esarenfrdeitptru

El perfil psicológico de un policía

psicologia policial

Muchas veces nos preguntamos cual es el perfil psicológico que debe cumplir un policía, pues de su forma de ser y aún más, de actuar, dependerá la seguridad de los demás. Hubo una época, una policía que queda muy primitiva, en la cual el perfil psicológico era igual al de los delincuentes. De hecho, para ser policía hay que empatizar mucho, ponerse en la piel del delincuente y predecir sus movimientos, su forma de delinquir. Obvio, un delincuente sería buen policía en este sentido, pues se adelantaría a muchos delitos porque ya conoce la forma de actuar. De hecho muchos delincuentes fueron padres de la criminalística, criminología y en general de la policiología, y dejaron escritos manuales de los cuales los policías de hoy todavía siguen aprendiendo.

Pero nos encontramos en una sociedad moderna, avanzada, con nuevas formas delictivas (más allá de los primitivos delitos contra la vida y la propiedad) En una policía moderna, encontramos perfiles específicos dependiendo de la unidad operativa a la que pertenezca el policía, pues no todos deben reunir el mismo perfil, la especialización hace que las formas de investigar o actuar sean distintas. Así, los de los Policías Operativos (las fuerzas de choque, los Rambos), los Policías Administrativos (Académicos), los Policías Sociales o de Proximidad (Sociables), los Policías de Investigación de accidentes (Intuitivos y Observadores), etc.

Después tenemos que observar un hecho que buscan algunos para ser policías, personas que buscan en el uniforme un objetivo específico, ya sea venganza, prepotencia, valoración, etc. El ideal es el policía que ingresa por vocación policial.

En mi opinión, para formar buenos policías, la edad ideal de ingreso es de 25 a 35 años, pues se posee una experiencia en la vida, acompañada en ocasiones de una experiencia laboral que hace valorar la profesión con más interés. Maduros y concientes de lo que significa una gran profesión que tiene que ver con valores y compromiso con la sociedad, pues se corre el peligro de ser demasiado joven y en ocasiones buscar la plaza con buena paga, olvidándose de la vocación de servicio.

CARACTERÍSTICAS GENÉRICAS

Como quiera que sea, les debe gustar la aventura, las emociones fuertes, trabajo bajo presión, tolerantes, autodominio de sus emociones, dispuestos a grandes jornadas de trabajo, independientes emocionalmente, callejeros y de barrio, pero que al mismo tiempo puedan tratar con gente de altos niveles sociales; con educación media, líderes natos, un poco actores, políticos, críticos y propositivos.

- Formación y estudios. Estar actualizado en los temas que son propios con el puesto que ocupa.

- La personalidad. La capacidad de comunicarse con los demás, mantener cierta amistad, comprender y aceptar las opiniones de los demás, etc. El grado de adaptación y resolución frente a los problemas cotidianos. Saber aceptar el trabajo en equipo. En general, no tener un carácter colérico, irreflexivo, tozudo, etc.

- Sus actitudes: valoraciones y creencias que tiene de las cosas, de la vida, de los que le rodean, el trabajo de policía. Lo correcto sería mostrar siempre una actitud positiva.

- La motivación. El grado interés real hacia el puesto de trabajo. Se ha de mostrar siempre un gran interés, y además demostrarlo o parecerlo.

- Otras: Compromiso ciudadano, actitud y aptitud de servicio, lealtad a las Instituciones, capacidad para resolver problemas bajo mucha presión, valor, pero más inteligencia que valor, resistencia a situaciones difíciles, respeto por los derechos humanos, ética, disciplina, etc.

Asimismo, deberá descartarse la existencia de síntomas o trastornos psicopatológicos y/o de la personalidad. Para ello hay que tener estabilidad emocional, autoconfianza, capacidad empática e interés por los demás, habilidades interpersonales, control adecuado de la impulsividad, ajuste personal y social, capacidad de adaptación a normas, capacidad de afrontamiento al estrés y motivación por el trabajo policial.

MI REFLEXIÓN

Policía, es una palabra que no solo en su composición original tiene un significado u otro. Hay que ir más allá, alberga un trasfondo de humanidad, tolerancia, respeto y cuidado por los bienes y la paz común. Por lo tanto ese perfil policial, puede tener una génesis desarrollada en forma de vocación y heredada de padres a hijos como un sigma o nexo generacional o bien, por la tendencia del opositor a contribuir con un mundo mejor y por ende con la vida.psicologia policial

El perfil policial y fuera de los contextos sociales en los que nos movemos al dia de hoy, requiere no solo una actitud adecuada, sino se hacen necesarias herramientas aptitudinales para ejercer con equilibrio dicha tarea tan honorable como la es la defensa de los derechos y libertades del ciudadano.

Hablamos de hombres y mujeres capacitados y entregados por una sociedad más libre y donde tengamos mayor calidad de vida. (da lo mismo, por dinero o por vocación), pues hoy en día, se busca una situación laboral satisfactoria y un puesto que te dé una libertad económica suficiente. Decir ante eso, que el verdadero policía, va mucho más allá de esto. Su sueldo no esta reflejado en su trabajo, su ocupación o entrega por la seguridad de las personas, y en similitud con los médicos, hacen gala de la perseverancia y constancia que lleva al éxito de sus actuaciones. Pero lamentablemente, nos vemos enfrentados a situaciones como la de nuestro amigo Fran, -entre la vida y la muerte o entre la libertad y condena del sistema judicial- o la de nuestro compañero Juan Jesús Arcas, que murió asesinado, en acto de servicio, a manos de un despiadado criminal.

Aspectos fundamentales como justicia, templanza, sabiduría y fortaleza, no solo son las esferas de las virtudes conativas del hombre según Kant. Esto son valores éticos que todo profesional de la seguridad debe tener o intentar conseguir para el desarrollo digno de sus tareas asignadas.

Luego viene el desgaste profesional que como bien es sabido, amartilla con fuerza y sigilo el temperamento o comportamientos del operativo policial. Dígase, la frustración laboral por no verse cumplidos los objetivos (ascenso o designación laboral), o en su caso, las desavenencias con el sistema de justicia que tantas veces deja impunes situaciones que policialmente deberían tener condena o con los mismos compañeros o jefes en su afán de poder y supremacía en este mundo jerárquico al que se pertenece. La envidia no se queda atrás.

Por ello y como conclusión a esta reflexión, el poli veterano asentirá cuando dgo que no es lo mismo  ser buen policía que ser un policía bueno. En la primera, implica el desarrollo profesional en condiciones y la segunda la bondad del mismo. Solo una debe ser la premisa general de ese perfil, que sería el respeto, donde quede imbuido todo cuanto se pueda desear en un estado de derecho como en el que vivimos.


Autor:  Juan Antonio Carreras

Blog:  http://carris.wordpress.com


patrulleros.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios facilitando la navegación por nuestra web. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information