Autor Tema: Guardia Civil... ni pies ni cabeza  (Leído 133601 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #700 en: 01 de Marzo de 2018, 12:17:27 pm »

En plena negociación por la equiparación salarial

Clamor en la 'familia' de la Guardia Civil por la ruina de los pisos en los cuarteles


Las asociaciones del Cuerpo denuncian que más del 40% de las 33.806 viviendas no tienen unas condiciones dignas para vivir

BARBARA BARÓN
Jueves, 01 Marzo 2018, 04:30
Estado de una vivienda en 2017
Estado de una vivienda en 2017 / Cedida por AUGC
En plenas negociaciones por la equiparación salarial, los derechos sociolaborales de los guardia civiles ha sido uno de los temas que más polémica ha causado. A pesar de que sus salarios para el mismo puesto son inferiores a los de sus compañeros de profesión como mossos o policías nacionales, tradicionalmente la Benemérita ha disfrutado, por su condición militar, de unas prebendas que no han compartido otros Cuerpos, entre ellas, el acceso a viviendas oficiales. Sin embargo, según denuncian sus asociaciones, y teniendo en cuenta la calificación realizada la Dirección General, solo el 57,1% de los pabellones tiene las viviendas en buen estado, mientras más de un 40% de las mismas presentan condiciones que no se pueden considerar dignas para que viva una familia. E incluso se denuncia que un 5,5% del total está definido como "inhabitable".

Por ello, critican, aproximadamente el 20% del total de agentes, tienen que optar bien por sufragar de su propio bolsillo los arreglos, bien por alquilar un inmueble con su sueldo, a menudo en poblaciones rurales donde la oferta es más bien escasa.


 Se derrumban dos balcones de la casa-cuartel de la Guardia Civil de El Escorial y AUGC pide más mantenimiento
Mira también
Se derrumban dos balcones de la casa-cuartel de la Guardia Civil de El Escorial y AUGC pide más mantenimiento
Es el caso de David. Cuando salió de la Academia y emprendió su primer destino como Guardia Civil estaba emocionado. Con veintipocos años iba a dejar toda su vida atrás y vivir su vocación en un pueblo de Huesca. Los 1.300 euros que cobraba entonces no eran problema, le habían dicho que tendría derecho a una vivienda oficial. El joven suspiró aliviado. A pesar de estar a algo más de 50 kilómetros de la capital, encontrar un piso en la zona era complicado. Además, pensó, su salario no le permitiría calentar adecuadamente su casa en una de las regiones más frías de España, mientras que en el pabellón oficial tendría que pagar únicamente unos 180 euros al mes en concepto de gastos. Cuando aterrizó en su destino comenzó el horror. "La vivienda, calificada como habitable, parecía 'el circo de los horrores': goteras, humedades y una calefacción que no funcionaba, cuya instalación se realizó en los 50", arranca.

"El interior era habitable... como concepto, pero la verdad es que daba pena. No le habían hecho una reforma en más de 30 años, y no solo en lo estético, también en cuanto a instalaciones o electrodomésticos. Lo peor es que este pabellón más o menos se mantenía porque continuamente pasaba por allí un comandante, pero de los ocho que estaban destinados a los guardias solo la mitad eran habitables y el resto eran una ruina. Te dan una casa, sí, pero las condiciones son penosas, unido a que vivir en una casa cuartel supone que estar en tu puesto las 24 horas del día. Nunca desconectas", cuenta David. Malvivió los meses que tardó en encontrar una casa que pudiera costearse. Su compañero Ramón no duró tanto, pudo alquilar una casa por 700 euros, gastos aparte, que, aunque se comía una gran cantidad de su salario, "al menos estaba en condiciones dignas".

Según los datos facilitados por la Dirección General de la Guardia Civil, existen 33.809 viviendas del Cuerpo para 76.806 miembros. Solo un 43% de los 64.262 cabos y guardias civiles rasos tiene acceso a un pabellón y, de ellos, el 76% vive en uno deteriorado. Tal y como se deduce de estos mismos datos, 1.689 de las 26.089 casas cuartel de la escala básica, esto es, un 6%, están catalogadas como inhabitables. Por otro lado, en la escala de suboficiales, un 63% de sus pisos asignados está clasificados como buenos. En la de capitán a alférez, el porcentaje sube hasta el 70%; en la escala de coronel a comandante suponen el 75%, y, por último, los generales, tienen un 89% de pisos asignados en buen estado.

Curiosamente, el Estado debe asumir los gastos de estas viviendas que no se pueden ocupar, unos 180 euros al mes por cada una. El deterioro llega hasta tal punto que no es raro que haya pisos, como algunas ubicados en Madrid y considerados habitables, que sufren plagas de distintos animales, denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en España, que ha documentado gráficamente el problema y a cuyas denuncias se han sumado las otras asociaciones.

Como ejemplo, desde la AUGC, desvelan que a principios de mes, la cubierta de un aparcamiento exterior del acuartelamiento de la Guardia Civil en Ocaña (Toledo) se hundió atrapando a cuatro personas, dos menores y dos mujeres que sufrieron heridas de distinta consideración. "Para AUGC se trata de un nuevo ejemplo del deficiente estado en el que se encuentran numerosas casas cuartel en toda España. Es sabido que en las casas cuartel de la Guardia Civil viven los agentes con sus familias, en muchos casos integradas por menores que tienen libre acceso a zonas que deberían estar restringidas por seguridad", arrancan.


Estado en el que quedó la cubierta tras su hundimiento.
Estado en el que quedó la cubierta tras su hundimiento. / Cedida por AUGC
"Se trata ésta de otra circunstancia de riesgo añadida al ya de por sí lamentable estado de los pabellones destinados a los trabajadores y sus familias, afectados en demasiados casos por deficiencias como humedades, pésimo aislamiento térmico, sanitarios deteriorados o instalaciones eléctricas obsoletas", aseguran desde la organización.

Piden a Interior más medios

Las razones de este mal estado son variadas, circunstancia que sufren especialmente las escalas más bajas, pero fuentes de la Guardia Civil apuntan directamente al Ministerio del Interior: muchas de la viviendas son de medidos del siglo XX y la Benemérita no recibe fondos suficientes para su arreglo. Según la AUGC, se invirtieron 3.052.255 euros en 2016, últimos datos disponibles, en la rehabilitación de pabellones, cifra a todas luces insuficiente, dicen, para las necesidades reales del Cuerpo. Sin embargo, critican desde esta asociación, el reparto de este presupuesto no es uniforme, sino que mayoritariamente se dedica a viviendas ocupadas por oficiales.

"En tan solo tres años (entre 2012 y 2014) se gastaron más de 93.000 euros en la reforma de tres pabellones destinados al Coronel y Teniente Coronel: 45.000 en 2012; 8.349 en 2013; y 39.763,77 en 2014. Por desgracia, nunca parece haber presupuesto para reparar defectos y facilitar una vivienda digna a los agentes. El dinero siempre se acaba en la frontera que divide las viviendas de los mandos, para los que siempre llega generosamente, de los trabajadores de base", ponen de ejemplo.

 Sueldos
Mira también
Las diferencias salariales entre Policía, Guardia Civil, Mossos y Ertzaintza
También Aitor recuerda su paso por un pabellón oficial con horror. Recién ascendido a cabo fue destinado a una población cercana a Madrid. Como no le correspondía vivienda por cargo, se tuvo que apuntar a una lista, "completamente opaca, sin tener muy claro qué criterio de asignación se seguía y sin posibilidad de reclamar". Tras cinco años pagando un alquiler que apenas podía asumir, le informaron de que ya tenía derecho a ocupar una casa. Cuando entró por la puerta, no podía creer lo que veía. "Al menos estaba recién pintado", bromea. "El interior era deprimente. Las puertas y la cocina eran de los años 70. Estaba en muy malas condiciones. Tuve que invertir 4.000 euros de mi bolsillo solo para adecentar el suelo, cambiar el calentador... Normalmente, cuando tú alquilas una casa, esas cosas van a cargo del propietario. Aquí las asumimos nosotros", se queja.

"La AUGC considera que, en una situación en la que miles de guardias civiles se encuentran en lista de espera para ocupar una vivienda, con la dificultad añadida que supone hallar acomodo en poblaciones rurales pequeñas, unido a que los pabellones existentes se encuentren en un estado lamentable, se hace necesaria una urgente revisión de la norma que regula las viviendas para que ésas sean adjudicadas atendiendo a unos criterios donde se priorice las necesidades sociales, pues lo contrario fomenta irregularidades. Debemos mirar por los trabajadores que se encuentran destinados lejos de sus lugares de origen y que con sus sueldos apenas pueden costearse el alquiler de una vivienda", concluye.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #701 en: 04 de Abril de 2018, 10:20:36 am »
 EN SUS VACACIONES
Las ‘penosas condiciones’ de los guardias civiles que escoltan a Zapatero
La Gaceta
España   
/ 04 abril, 2018

    Desde AEGC señalan que “él si puede exigir a Presidencia que respete la prevención de riesgos laborales e instale la caseta y si no que renuncie a su protección”.

Los guardias civiles que protegen a José Luis Rodríguez Zapatero durante sus vacaciones en Lanzarote se ven obligados a prestar servicio “a la intemperie”. Así lo ha denunciado la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que lamenta que “no es la primera vez que ocurre que los agentes destinados a proteger al expresidente del Gobierno en sus vacaciones canarias no lo hacen con unas condiciones higiénicas idóneas y con un lugar físico desde el que prestar servicio”.

AEGC denuncia que se vuelve a repetir la misma escena. “Él disfrutando de sus días de asueto en Famara y los guardias civiles que deben hacerle las labores de escolta prestando el servicio en penosas condiciones”.


“Por no tener, los agentes carecen hasta de un aseo en el que poder lavarse o realizar sus necesidades fisiológicas. Por no decir que no tienen ni una sombra en la que cobijarse del calor canario ya que la vigilancia, por la falta de medios, se hace a pie de calle de forma estática”, ha relatado la organización.

Los agentes recuerdan que esta situación no es nueva y que ya se han presentado quejas por las circunstancias del servicio en antiguas vacaciones, además de revelar que la Comandancia de Las Palmas ha realizado las pertinentes gestiones para la instalación de una caseta de obra con aire acondicionado que preste la función de garita, así como la instalación de un inodoro químico, peticiones ante las que el Gobierno “no ha respondido”.

“Somos conscientes de que la instalación de la caseta solicitada por la Comandancia no depende del expresidente, sino de Moncloa, pero sí depende del señor Zapatero el que los guardias civiles que velan por su seguridad puedan llevar a cabo su trabajo con todas las garantías de seguridad tanto para él como para los agentes”, han reiterado.

Desde AEGC señalan que “él si puede exigir a Presidencia que respete la prevención de riesgos laborales e instale la caseta y si no que renuncie a su protección, salvo que considere que los guardias civiles no tienen derecho a trabajar con buenas condiciones higiénico sanitarias mientras él disfruta del buen tiempo canario y de sus playas. Porque si en agosto, al comienzo de sus vacaciones, el expresidente pudo alegar desconocimiento de la situación, después de días y días viendo a los agentes prestando servicio a pleno sol la excusa ya no sirve para que se mantenga y repita”.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #702 en: 06 de Abril de 2018, 17:27:14 pm »

DENUNCIA DE IGC


Vuelve la ‘elección a dedo’ a la Policía Judicial de la Guardia Civil


La Gaceta
España   / 03 abril, 2018

Independientes de la Guardia Civil (IGC) considera la vuelta a la ocupación de las plazas en la Policía Judicial de la Guardia Civil por el sistema de libre designación como una “prueba de la involución auspiciada por el Gobierno actual”.

La redacción del nuevo Real Decreto de Destinos de la Guardia Civil, promovido por las altas instancias de la Guardia Civil y de los ministerios de Defensa e Interior, ha aprovechado la oportunidad para evitar que el logro de la ocupación de las plazas de Policía Judicial por concurso de méritos permanezca vigente y ha impuesto nuevamente el sistema de ocupación de puestos por libre designación, auspiciada por los Generales componentes del Consejo de la Guardia Civil y por su asociación profesional.

IGC advierte del riesgo, “perfectamente conocido por el Gobierno, de la pérdida de independencia política y de la utilización y sumisión de los miembros de la Policía Judicial a los dictados y designios de esa concreta y limitada organización directiva de la Institución, en torno al seleccionado grupo de oficiales procedentes de la Academia General Militar, y de los “lobbys” de poder interno de esa élite directiva”.

PUBLICIDAD

Desde hace cuatro años, los puestos de libre designación de la Policía Judicial de la Guardia Civil, a excepción de la conocida Unidad Central Operativa (UCO), se cubrían mediante el sistema de concurso oposición en base a sus méritos profesionales. Ahora se vuelve nuevamente al pasado sistema que “permite a los oficiales de la Guardia Civil que ostentan la jefatura provincial de la Policía Judicial, también designados por libre designación en su cargo, elegir a los peticionarios a su arbitrio”.

Para IGC, la vuelta a ese sistema de ocupación de puestos de trabajo representa una “clara regresión a un sistema organizativo de la Guardia Civil que favorece o facilita que puedan darse situaciones de nepotismo, de afinidad personal, simpatía o amistad hacía los seleccionados, la falsedad y adulación en las relaciones entre profesionales, y, lo que es peor, generando inseguridad jurídica, discriminación y exclusión en la Policía Judicial por la personalidad o forma de pensar de los guardias civiles”.

Los oficiales, denuncian, “tendrán que realizar -ya sea por voluntad propia o impuesta- informes desfavorables de buenos profesionales, buscándole defectos y no reconociendo sus méritos, para que otros puedan ocupar su plaza en la Policía Judicial, convirtiéndose esta en un instrumento manejado al arbitrio de la personalidad del jefe provincial”.

  por Taboola Enlaces Patrocinados .
El adelgazamiento más rápido del mundo!
SkaiStore
Cambia su vida gracias a su nuevo trabajo en linea: la increíble historia de Pedro
http://supernoticiasonline.com
Tu seguro al mejor precio. Calcúlalo en 2 minutos.
Linea Directa
Independientes de la Guardia Civil apela al director general, profesional de la Justicia, a “reflexionar sobre la medida, por cuanto qué pasaría si los cargos de juez y magistrado se ocuparan por la libre designación del Poder Judicial, a su vez elegido por el mismo sistema… Es evidente que se pondría claramente en riesgo la libertad y autonomía de los jueces, quebrando su independencia e imparcialidad”.

“Llevar el sistema de libre designación tan lejos como para decidir desde el empleo de guardia civil hasta el de oficial quiénes deben ocuparlo supera la potestad de la Administración para elegir, dentro de las condiciones o requisitos de la convocatoria, al participante que estime más adecuado para el desempeño del que se trate, utilizando un sistema no supeditado a una valoración tasada de los méritos invocados según un baremo previamente establecido”, han denunciado desde IGC.

Los agentes recuerdan al Gobierno que la Guardia Civil “no es una empresa privada donde el empleador o empresario decide a quiénes quiere para trabajar, sino que es una entidad pública al servicio de todos los españoles y que no se puede hacer de la misma un instrumento creado al capricho, o siquiera a la libre voluntad de la persona que ostenta la Jefatura de una Unidad provincial de la Policía Judicial compuesta en término medio por 50 guardias civiles”.

PUBLICIDAD
Advertisement
Las consecuencias de ese sistema son claras, advierten: “sólo podrán integrar la Policía Judicial de la Guardia Civil los elegidos por el jefe, excluyendo al resto del sistema de concurso oposición y vulnerando por ello el artículo 23.2 de la Constitución”. Además, lamentan, “el jefe se verá en la necesidad de evaluar negativamente el trabajo del subordinado, aunque lo haga mejor que la media, para poder echarlo de la Unidad y meter a sus elegidos”.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #703 en: 18 de Abril de 2018, 11:30:59 am »
El agente de la Guardia Civil de Verín que insultó a su sargento en un partido de fútbol condenado a ir a prisión


La asociación UniónGC anuncia que recurrirá la sentencia de cuatro meses y un día de cárcel. El guardia civil ourensano deberá cumplir la pena íntegra si no se acepta su apelación

S. De La Fuente Ourense 30.05.2017 | 09:15


__________________________________________________________________________


El agente que insultó a un superior en un partido no irá a la cárcel

El guardia civil de Tráfico de Verín que fue condenado a tres meses de prisión militar, por insultar a un superior durante ua pachanga de fútbol sala fuera del horario laboral se libra de la prisión
2018/04/12 16:05 h

El guardia civil de Tráfico de Verín que fue condenado a tres meses de prisión militar, por insultar a un superior durante ua pachanga de fútbol sala fuera del horario laboral, no tendrá que ir a la cárcel finalmente, según informó la asociación Unión GC. El Tribunal Militar Territorial Cuarto estimó la petición de los letrados de Unión GC, que se opone a la aplicación del Código Penal Militar.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #704 en: 06 de Mayo de 2018, 09:08:38 am »
La Guardia Civil cesa durante tres meses a la sargento del Seprona que investigaba las irregularidades en la perrera de Arrecife

La Guardia Civil ha cesado en su funciones a la sargento jefe del destacamento del Servicio de protección de la naturaleza (Seprona) en Lanzarote, Gloria Moreno. Se trata de una medida cautelar, decidida por la Dirección General de la Guardia Civil ante la apertura de un expediente por una falta muy grave. El cese se hizo efectivo el pasado 20 de abril y durará tres meses, durante los cuales no podrá ejercer sus funciones ni cobrar su sueldo. La medida cautelar se ha tomado de forma fulminante sin que la afectada haya podido presentar un informe sobre los hechos, como es habitual en la mayoría de los casos.

El expediente lo origina la queja presentada ante la Guardia Civil por parte del veterinario municipal de Arrecife, Javier López, que acusa a la sargento de acoso por las inspecciones realizadas a las dependencias municipales que derivaron en la apertura de un procedimiento judicial en el que se investigaron delitos de prevaricación y de falsedad documental, en el que estuvo imputado y que fue archivado de forma provisional.

El Seprona realizó varias inspecciones en la perrera por una denuncia de la concejal de Ganemos en Arrecife, Leticia Padilla, sobre presuntas irregularidades en los informes sobre el estado de salud de los perros y en la protección de los animales. En una primera inspección, los agentes no detectaron irregularidades. Sin embargo, en una segunda inspección se detecta que en casi cien casos se ha incumplido el periodo mínimo de permanencia en esas instalaciones, así como la entrega de más de 300 animales a una pareja que llevaba los perros a Alemania. La concejal advirtió también de otras presuntas irregularidades en la gestión de la perrera y en los libros de registro de la citada instalación, que depende del Ayuntamiento.

Este es el quinto expediente disciplinario abierto a la sargento en los últimos meses. Además de este, se le abrieron dos expedientes por faltas leves y otros dos por faltas graves. De los dos leves, uno ha llegado al contencioso administrativo y el otro se cerró siendo favorable a la sargento. Uno de los dos expedientes graves, que se abrió por responder a dos de las protectoras de animales que algunas de sus denuncias por maltrato animal no se habían tramitado ante la Guardia Civil, caducó y posteriormente fue archivado. En el caso de la otra falta grave, está derivada de otro de los procedimientos y aún se está tramitando. En todos los casos, no se trata de negligencias sino de acciones que sus superiores consideran que afectan a la buena imagen de la Guardia Civil por tramitar quejas de ciudadanos que habían puesto denuncias y fueron a interesarse por el estado en que se encontraban.

Ante la apertura de esos expedientes, la sargento del Seprona recibió cientos de apoyos en una campaña en redes sociales y de forma explícita por parte de asociaciones ecologistas y de protectoras de animales por considerar muy positiva su labor en defensa del medio ambiente y de la protección de los animales. Dos de los casos denunciados por los que se le abrió expediente se tramitaron tras sus denuncias y terminaron con dos sentencias por maltrato animal. Moreno también tramitó la denuncia por el asadero masivo de pardelas en Alegranza contra 19 personas, de las que 11 se sentarán en el banquillo.

En los últimos meses, la sargento ha visto, por contra, cómo se reconocía su labor. En febrero fue galardonada en Madrid por la Red de protección animal “en reconocimiento a su larga trayectoria profesional marcada por el compromiso insobornable con la protección de los animales y las numerosas actuaciones desarrolladas contra los delitos de abandono y maltrato a los animales”. Ese mismo mes participó como ponente en el II Encuentro Nacional de Mujeres Policía, organizado por Unijepol, la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #705 en: 26 de Junio de 2018, 06:52:41 am »
Incertidumbre con las instalaciones con tres o cuatro efectivos

Primeros datos de la reorganización de la Guardia Civil: puestos con 20 agentes

Un borrador de la Dirección General sobre la histórica reestructuración territorial en toda España establece una cifra mínima para acuartelamientos en zonas rurales

La Dirección General de la Guardia Civil lleva meses preparando un ambicioso plan a varios años vista para redefinir su despliegue territorial por toda España, con especial atención a las zonas rurales. La idea es concentrar unidades y acuartelamientos para ganar en eficacia, y prueba de ello es el número mínimo de agentes que los altos mandos barajan para los puestos del Instituto Armado.

26/06/2018 01:00

A finales de 2017, en el marco de las negociaciones por la equiparación salarial con las policías autonómicas, los mandos de la Guardia Civil informaron a las asociaciones profesionales del cuerpo de que se estaba preparando un “Plan plurianual de modernización”, que junto a mejoras en las infraestructuras supondría un cambio notable en la presencia y la distribución de los efectivos y unidades de la Guardia Civil por el territorio.

Tal y como llevaban años reclamando las asociaciones de agentes, la Dirección General se ha puesto a analizar la viabilidad de cada puesto, su eficacia, para ver si la Guardia Civil podría atender mejor a los ciudadanos de las zonas rurales -que es donde se centra su actividad- concentrando acuartelamientos y unidades.

El Ministerio del Interior, y concretamente la Dirección General de la Guardia Civil, elaboró un documento que analiza con detalle la situación actual y propone cambios en este plan para reformar un despliegue territorial que sus críticos denuncian que en lo fundamental no se ha cambiado desde la fundación de la Guardia Civil en el siglo XIX.

El Confidencial Digital ha podido conocer un detalle relevante de ese plan de la Guardia Civil, un documento que según las fuentes consultadas ya estaría diseñado pero que por el momento no se ha difundido ni en formato borrador a las asociaciones profesionales.
Un mínimo de 20 agentes por puesto

Una de las claves del proceso de reestructuración que prepara la Benemérita es que a medio plazo los puestos de la Guardia Civil cuenten con, al menos 20 agentes y dos suboficiales. Se esta forma se acabará -tal y como se adelantó en estas páginas- con los puestos que apenas tienen tres, cuatro o cinco agentes, y que son poco operativos al obligar a tener a un agente de guardia, otro atendiendo el teléfono, y sin apenas capacidad de sacar patrullas por el territorio del que se encarga su puesto.

La cifra de 20 agentes como mínimo la confirman fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y de la Unión de Guardias Civiles (UniónGC). La han puesto encima de la mesa algunos mandos, en ocasiones generales de zona en diversas comunidades autónomas, que en reuniones recientes han aportado alguna pincelada de por dónde irán los cambios del “Plan plurianual de modernización” en lo referente a la reestructuración territorial.

Esto supondrá una cierta “revolución” en algunas provincias en las que la gran mayoría de los puestos no llegan a esa cifra de 20 agentes que se plantea ahora como mínima para tener una unidad plenamente operativa y eficaz.
Plan de la etapa del PP que hereda el PSOE

Este plan de reorganización se planteó hace meses, cuando gobernada el Partido Popular y el ministro del Interior era Juan Ignacio Zoido. Ahora existe la incógnita de si el PSOE (y el ministro Fernando Grande-Marlaska) asume este plan y continúa con su desarrollo. Sin duda se trata de un cambio que tendrá implicaciones políticas profundas.

“Algunos alcaldes se niegan a que le cierren el puesto en su pueblo, no se creen que sea más efectivo que pasen más patrullas por la zona”, resumen fuentes internas de la Guardia Civil conocedoras de la resistencia de muchas autoridades municipales que, en pueblos pequeños, plantearán ante este plan.

Y es que, aunque se va a tratar de evitar cierres a corto plazo, a medio plazo la concentración de unidades para conseguir acuartelamientos con por lo menos 20 agentes provocará que se prescinda de los puestos más pequeños, que ahora ocupan esos tres, cuatro, cinco efectivos.

Eso sí, la idea de la Dirección General de la Guardia Civil es realizar estos cambios de forma gradual, progresiva, en hasta seis años.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #706 en: 23 de Julio de 2018, 06:48:24 am »

La última batalla de Paco y José, los dos boinas verdes multados por enterrar, uniformados, a un compañero


Cumplir la promesa que Paco y José Luis contrajeron con Conejo, enfermo de cáncer, de rendirle todos los honores puede costarles 30.000 euros. Los tres lucharon contra ETA en el País Vasco.
Los novios de Cádiz, la pareja de enamorados que ETA 'aproximó' a su tierra pero en ataúd
22 julio, 2018 03:18
 
 ETA  GUARDIA CIVIL  TERRORISMO UNIFORMES MILITARES
Pepe Barahona  Fernando Ruso
Paco y José Luis se miran el uno al otro sin entender nada. “Hay que ser miserable”, repiten casi al unísono los dos, guardias civiles retirados forjados en el Grupo Antiterrorista Rural (GAR) en los años de plomo de ETA. “Miserables”, insisten vehementes. Ninguno se explica cómo la Guardia Civil los ha denunciado por vestir el uniforme en el entierro de un compañero con el que compartieron tantos intercambios de disparos con los etarras hace décadas en el País Vasco. Les piden de 601 a 30.000 euros. “Son unos miserables”.

Manolo Martín Conejo, Conejo para los guardias civiles del GAR destinados en el País Vasco en los años noventa, acordó con sus compañeros que cuando falleciera lo enterraran con la boina verde de la unidad de la que tanto orgullo sentía. La promesa, sellada cuando todos sabían que el cáncer de páncreas que padecía sería irreversible, también incluía que ellos lo despedirían rindiéndole honores con sus respectivas boinas y vistiendo el uniforme de la Guardia Civil.


El pasado 15 de marzo el trato se cumplió por ambas partes. Aunque a última hora el hijo de Conejo pidiera entre lágrimas que sacaran del féretro la boina de su padre para quedársela de recuerdo.


Manolo Martín Conejo junto a familiares y compañeros del GAR en el hospital. Foto: Cedida

Los diez años en el GAR marcaron a Conejo y al resto de compañeros presentes en su entierro: José Luis Serrano El Tigre, Francisco Gómez y Salvador, el único guardia civil en activo, aunque de baja psicológica; el resto son agentes retirados, el primero por enfermedad y el segundo por accidente en acto de servicio.

“Lo nuestro era un hermanamiento, poníamos nuestras vidas en manos de nuestro compañero”, narra Paco. “No se puede describir la relación que fraguamos en el País Vasco, eran días, meses, años durmiendo juntos, cagando juntos, haciéndolo todo juntos —sigue—; lo que nosotros vivimos no lo ha vivido nadie con él, ni sus familiares; porque esos momentos fueron únicos”.

—¿Compartieron también el miedo a ETA?

—[Paco]. Yo nunca tuve miedo. Miedo no. Nunca. Pero sí hemos vivido el miedo de los demás, como cuando llegábamos a los acuartelamientos para darle protección a otros guardias civiles y sentíamos su alivio. No olvidamos ninguno la presión de ir encajonados en los Nissan, siempre a la espera de que abriesen fuego contra nosotros, atentos… Era un estrés mantenido durante 24 horas al día y eso se paga.


Manolo Martín Conejo, junto a sus compañeros del GAR José Luis y Francisco, a quienes hizo prometer que lo despedirían con sus boinas verdes y uniformes al morir. Foto: Fernando Ruso

Desde su creación y hasta el año 2004, el GAR —acrónimo que ha servido para los distintos nombres de la unidad, desde Grupo de Acción Rural al extinto Grupo Antiterrorista Rural o el actual Grupo de Acción Rápida— ha detenido a 341 personas vinculadas con ETA y su entorno, además de localizar armamento o documentación de la banda o incautar explosivos. Nacieron para dar respuesta a la actividad de los etarras en los años 70, pero han desempeñado actuaciones en Bosnia, Afganistán, Kosovo o en el Líbano. En su servicio contra ETA han sufrido seis atentados directos, registrándose cinco muertos y una treintena de heridos.

“ETA nunca pudo con nosotros"
“Si tenía que caer alguien, caíamos nosotros; el objetivo era la Guardia Civil, pero el miedo nos lo tenían a nosotros”, explica Paco, legionario antes que guardia civil. “Nunca pudieron con nosotros, nunca”, insiste. “Le supimos hacer frente”, apunta José Luis, que cita las comunicaciones intervenidas a Artapalo, el nombre clave que utilizó la dirección de ETA entre 1986 y 1992. “En sus cartas decía —recuerda José Luis—: ‘Cuidado con los boinas verdes, tiran a matar’. Y era así”.

Los dos narran que era habitual abrir fuego contra los etarras, como el día que murieron tres miembros del comando Donosti —Fernando, Mikel y Martín— en Morlans. Tanto Paco como José Luis se encienden a medida que avanza el relato. “Yo tuve el placer de escupir a las tripas de los etarras”, afirma El Tigre. “A esos ya nunca los va a llevar Pedro Sánchez a su casa —sigue—; ya no tendrán ni gusanos, fueron vilmente acribillados”.


José Luis Serrano ‘el Tigre’ (d) y Francisco Gómez (i), sostienen una imagen del funeral del compañero fallecido, en la que ellos portan el féretro. Foto: Fernando Ruso

Los guardias del GAR entraron en un bloque de pisos del barrio de Morlans, en San Sebastián. Los etarras, bien armados, se pertrecharon en la vivienda y abrieron fuego contra los agentes. “José Luis Renco iba de número uno —abriendo el operativo— y las balas le alcanzaron la columna, le seccionaron tres vértebras”, recuerda Paco. “Miliki, que iba de dos, entró sudándole los cojones su vida y agarró al compañero del brazo, conforme salía iba disparando con la otra mano y mató a uno de ellos”, continúa José Luis.

El intercambio de disparos duró cuatro horas. El apenas medio millar de vecinos del edificio Tolaretxe, donde se cobijaban los etarras, empezó a oír cómo se vaciaban los cargadores poco después de las diez de la mañana. “Se disparaba sin mirar”, asegura José Luis. “¡En las paredes había más de 600 impactos de bala!”, detalla. La operación, seguida de cerca por el por entonces director general de la Guardia Civil, Luis Roldan, terminó con los agentes abrazándose. “Había compañeros que llevaban las tripas de los etarras en los tacones de las botas —confiesa brusco El Tigre—, se las hundieron en el pecho”. “Mira, se me pone la carne de gallina”, comenta José Luis.


Miembros del GAR durante una práctica en el País Vasco. Foto: Cedida.

El fallecido Manolo, Salvador, José Luis o Paco también participaron juntos en la búsqueda de los secuestrados Julio Iglesias Zamora o Emiliano Revilla. “Tuve el honor de ser el número uno en la detención de José Ramón Treviño, el arcipreste de Irún —detalla Paco—; tuvimos que subir a pie trece plantas en el barrio de Behobia, no se me olvida ni un detalle”. “Y a tantos otros”, añade su compañero.

“Esta boina huele a Intxaurrondo”, cuenta Paco a sus 54 años sosteniendo la prenda en sus manos. Ya han pasado 21 desde que dejó los GAR y 16 años desde que pasó a ser guardia civil retirado. “Todos hemos sufrido unas secuelas psicológicas tremendas y mucha desatención psiquiátrica —sigue el cabo Navarrete—; muchos de los que pasamos por el GAR estamos hoy de baja o retirados".

Paco se ha divorciado dos veces y sus dos hijas, una de cada matrimonio, no le hablan. “Di mi vida, todo lo que tenía por la Guardia Civil”, insiste.


La boina verde del cabo Navarrete. Foto: Fernando Ruso

Meses de ingreso y anécdotas
Las anécdotas eran recurrentes en los meses que los tres amigos acompañaron a Manuel en sus ingresos hospitalarios. José Luis recorría habitualmente los casi 400 kilómetros que hay desde Valdepeñas a Málaga para pasar días con Conejo; Salvador y Paco lo tenían más cerca. “Como el día que estábamos buscando a Julio Iglesias Zamora y a Conejo le mordió una víbora”, apunta Paco. José Luis ríe.

“Él estaba apostado con una metralleta, dando seguridad al resto; al acabar el control, mientras que los guardias recogían el puesto, él se dedicó a juguetear con una serpiente, una viborilla, y le mordió. El dedo empezó a hincharse. Fuimos con Segovia —otro guardia— al hospital, pero teníamos tantísima hambre que decidimos parar a comer. Era paella. Estando comiendo ya empezó a hincharse la mano, luego el brazo… Dijimos que entre pasar hambre o que se muriera Manolo, perdía Manolo”, cuenta Paco entre risas. “Estuvo tres días en la UCI”.

La anécdota de cuando casi muere Manolo era una de las habituales del repertorio. “Lo hemos pasado muy bien los últimos meses de vida”, advierte Paco. “Nos hemos reído, hemos hecho burradas —sigue el guardia civil retirado—; hasta desconectarlo de la máquina para llevárnoslo a la calle durante cinco horas”. “Manolo tenía que vivir lo que le quedaba”, añade José Luis, que pasó la Nochebuena con su amigo. “Su madre me ha adoptado como hijo mayor, qué envidia de familia”, desvela el guardiacivil de Valdepeñas.


José Luis Serrano ‘El Tigre’ mostrando su uniforme de los GAR. Foto: Fernando Ruso

El fallecimiento de su amigo Manolo pilló a El Tigre en la cama, recuperándose de una varicela que había cogido en el hospital donde estaba ingresado Conejo. “¡Si entrabas a escondidas por Urgencias del Infantil!”, le recrimina con guasa Paco.

José Luis se presentó en el tanatorio ‘La quinta’ de Antequera (Málaga), localidad en la que estaba destinado Manolo, con más de doscientos granos en la cara y 39 de fiebre. Iba vestido con el uniforme de la Guardia Civil y se presentó al capitán jefe de la compañía de Antequera. “Mi capitán, se presenta el guardia civil José Luis Serrano Sánchez retirado”, dijo. Ambos hablaron de su relación con el finado y de la etapa que compartieron en los GAR.

Los honores a un GAR
José Luis veló el cuerpo de su compañero con el uniforme de la Guardia Civil y la boina de los GAR. Al día siguiente, Paco, Salvador y él, los tres de la misma guisa, portaron los restos mortales de Manolo junto con otros tres compañeros del SEPRONA, unidad a la que pertenecía el fallecido.


El jabalí es el animal de referencia para los GAR de la Guardia Civil. Foto: Fernando Ruso

Al acabar, José Luis se dirigió al capitán para que los presentes cantaran el himno de la Guardia Civil. “Manda tú la formación y ordénalo”, respondió el oficial. Y así fue.

El pasado mes de abril, el mismo capitán firma el inicio de un procedimiento por una falta leve al guardia civil Salvador —se omiten los apellidos por expreso deseo del agente— por un presunto incumplimiento de las normas o instrucciones de uniformidad y una denuncia administrativa para los guardias civiles retirados Francisco Gómez Navarrete y José Luis Serrano Sánchez en base al artículo 36, apartado 14, de la Ley de protección de la Seguridad Ciudadana por el “uso indebido del uniforme de la Guardia Civil generando engaño acerca de la condición de los que lo estaban usando”.

Al guardia en servicio le recriminan que no se atuviera a la uniformidad del cuerpo en el que está asignado. Esto es, que llevase la boina de los GAR cuando actualmente pertenece al SEPRONA. A los otros dos, que vistieran el uniforme de la Guardia Civil siendo personal retirado.

“Nosotros como guardias civiles retirados podemos lucir el uniforme”, contesta Paco. “Yo no soy una majorette y no iba de majorette; yo iba de lo que he sido, de lo que he mamado, de aquello por lo que me he entregado, de guardia civil. No llevaba ninguna insignia ni ninguna condecoración que no me perteneciera”.

Los GAR solo se diferencian del resto de guardias en el uso de la prenda de cabeza. “Y tenemos una boina que crea mucha envidia”, apunta el cabo Serrano.


El decálogo de los GAR fue creado por el teniente Ignacio Mateo Istúriz, asesinado por ETA en 1986. Foto: Fernando Ruso

José Luis sigue con el discurso y enseña su placa y su carnet que lo identifica como guardia civil. “Estoy dolido y ofendido, porque desplazarme 300 kilómetros para honrar a un compañero y que un mando me quiera meter una sanción de 600 a 30.000 euros…”, asegura el de Valdepeñas. “En el informe pone ‘con ánimo engañoso’ y yo nunca traté de engañar a nadie, porque lo primero que hice al llegar al tanatorio fue presentarme al capitán. Si en aquel momento hubiese considerado que era incorrecto, me lo hubiese dicho; y no lo hizo, todo lo contrario, vio con buenos ojos mi presencia para honrar a mi compañero”, detalla El Tigre.

No salirse del protocolo
Antes de enfundarse el uniforme de la Guardia Civil, José Luis pidió consejo a un coronel amigo, Jefe de la Agrupación, para saber si podía usarlo para despedir a un compañero. “¿Qué me puede pasar?”, le preguntó. “Nadie se va a meter contigo si no te sales del protocolo”, le respondió. “Hay que ser miserable, esa es la palabra, miserable para querer proceder hacia mí, sin salirme del protocolo”, critica el guardia, que ha vestido el uniforme en varias procesiones religiosas.

“Salirse del protocolo es ponerse en un cruce a cortar el tráfico o ir a un puticlub vestido de uniforme para no pagar las copas, que es lo que algunos suelen hacer”, añade Paco. “A nosotros ni nos han visto ni nos verán hacer eso”, zanja.

“He visto a coroneles y generales retirados que visten el uniforme sin haber pedido permiso —insiste el cabo Serrano—; aquí hay una doble vara de medir y a nosotros nos han aplicado la del pringado”.


José Luis Serrano ‘el Tigre’ con la boina verde característica del GAR. Foto: Fernando Ruso

El artículo 36 de la Ley de protección de la Seguridad Ciudadana tipifica como infracción grave el uso público e indebido de uniformes, insignias o condecoraciones oficiales, o réplicas de los mismos, así como otros elementos del equipamiento de los cuerpos policiales o de los servicios de emergencia que puedan generar engaño acerca de la condición de quien los use.

El proceso sancionador está esperando que sea despachado por el subdelegado del Gobierno de Málaga, que será quien expediente a los guardias civiles retirados. “Pero vamos a plantar pelea, habrá recursos… de hecho, esta entrevista es el inicio de la pelea”, advierte Paco. “Hay jurisprudencia del Supremo favorable a guardias que han vestido el uniforme estando retirados”, completa José Luis. “Vamos a llegar a donde haya que llegar”, afirma Paco.

La 'vendetta'
“No entiendo por qué en la Guardia Civil nos están haciendo eso. Bueno, sí, intuyo que ellos tienen ese ánimo espurio contra mí”, concluye Paco.

—¿Y por qué ese ánimo espurio?

—Supongo que porque en su día denuncié a personas del cuerpo que eran corruptas y que esperan la sentencia firme del Supremo. Y parece ser que no he sido bien visto en la Guardia Civil por ello.


José Luis y Francisco, junto a compañeros del Seprona, el último destino del agente fallecido, portando el féretro. Foto: cedida

Paco también tiene otro procedimiento judicial abierto contra él. Le acusan de dos delitos, uno contra la salud por tráfico de hachís y otro por tenencia ilícita de armas, “para la que supuestamente tenía licencia”, se defiende. El juicio está señalado para mitad de noviembre de 2018. La Fiscalía le pide más de cinco años de cárcel y otros cinco millones de euros por unas conversaciones telefónicas que le implican en una operación de hachís cuando ya estaba fuera de la Guardia Civil.

“Yo he sido detenido, he cometido un error y asumiré lo que venga. De hecho, ya lo estoy pagando después de nueve años esperando el juicio. Lo único que trato es de reparar el daño que he podido causar a esa parte de la sociedad y, en la medida de lo posible, es lo que estoy haciendo”, esgrime Paco.

Sus declaraciones ante la Policía Nacional llevaron a que se desarticulase la Unidad Antidroga de Málaga. Su confesión iba contra el teniente jefe de la unidad, que espera la sentencia del Supremo, y contra otros guardias “que han llegado a firmar acuerdos después de que les imputasen hasta 16 delitos”, apunta el cabo Serrano. “Dicen que Roma no paga traidores y ellos me consideran un traidor”, resuelve Paco. “Yo no tengo sentencia —sigue—, pero a mí ya me ha condenado toda la Guardia Civil”.

—¿De ahí la sanción del uniforme?

—[Paco] Parece ser que al coronel jefe de la comandancia de Málaga le llegó al oído que yo estaba en el entierro de un amigo vistiendo el uniforme. Y hace tiempo que yo soy non grato para la comandancia de Málaga, si no para la Guardia Civil completa. Y vieron la oportunidad de hacerme daño. El resto son daños colaterales.

“A mí esto me ha salpicado sin comerlo ni beberlo”, resuelve José Luis, que critica que la Guardia Civil los está tratando peor que ETA. “Aquello entraba en el contrato, pero contra esto no podemos combatir

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #707 en: 06 de Agosto de 2018, 08:05:32 am »

Una guardia civil que ha denunciado a un superior por prevaricación corre ahora el riesgo de ir a la cárcel


La Audiencia Provincial de Sevilla ha dictaminado que la denuncia de la Sargento Serrano al Coronel Fernando Mora corresponde a la Jurisdicción militar, que no contempla el delito de "prevaricación de funcionarios públicos" y sí la pena por "falsa denuncia"


La sargento primero de la unidad Seprona en Sevilla, María Serrano Cedida
 JOAQUÍN HERNÁNDEZ
PERFILEMAILTWITTER
2
06.08.2018 - 05:15
Existen ámbitos en los que denunciar hechos condenables puede ser la auténtica condena. "Llevo tres años viviendo un calvario", cuenta a este periódico María Serrano, que ingresó hace más de veinte a la Benemérita. Era marzo de 2015 cuando la sargento primero del Seprona de la Guardia Civil en Sevilla fue finalmente recibida por su coronel superior para abordar las irregularidades que la propia Serrano venía detectando en un subordinado, un cabo primero. En el ordenador del cabo, Serrano había encontrado los pliegos de descargos a empresas a las que previamente habían sancionado él o funcionarios de la Junta de Andalucía por tráfico ilegal de productos pesqueros. Sin embargo, "y pese a la evidencia de los hechos", su más inmediato superior, un teniente, le había dicho que lo dejara y mirara para otro lado.


"Hubo un antes y un después para ella, tras la reunión que mantuvo finalmente con el coronel y otros dos mandos que estaban presentes. En esa reunión fue amenazada, vejada e insultada, el coronel le gritó perdiendo la compostura y le dijo que quien no encajaba en la unidad era ella y que era ella quien tenía que hacer las maletas e irse. Desde entonces comenzó a verse sometida a un acoso y derribo", cuenta el abogado de Serrano, Fermín Vázquez, que hace hincapié en que tresguardias civiles corroborarían luego en sede judicial los gritos que profirió el coronel. 

Desde aquella reunión, dice la sargento, "empezaron a hostigarme como si fuera yo la criminal". Primero fue un expediente disciplinario y luego "multitud de resoluciones administrativas, tendentes a cesarla en su destino y privarla de su especialidad, que han originado 14 procedimientos judiciales, administrativos y disciplinarios. Así, se la ha excluido de dos concursos de méritos - algo que nunca ha ocurrido en la historia de la Guardia Civil - y se la destinó forzosamente a Madrid a una unidad de traslado de presos. Todo un dislate", enumera Vázquez.

Serrano denunciaría en julio de 2015 al coronel, al teniente de coronel y su inmediato superior por abuso de autoridad, extralimitación en el ejercicio del mando, deslealtad e incumplimiento de deberes inherentes al mando, entre un total de nueve puntos denunciados. El Juzgado Togado Central de Madrid - jurisdicción militar - se limitaría a seguir el criterio del ministerio fiscal y juzgar solo la reunión entre Serrano y sus superiores -algo que fuentes jurídicas achacan a que lo contrario hubiera acarreado una condena para el coronel, denunciando que lo habitual es evitar la condena a altos mandos. El Juzgado dictaminaría así que lo que sufrió la sargento fue una "riña paternal". "¿Si no se tratara de una mujer sería lo mismo?", se pregunta el abogado de la sargento, que se siente "discriminada" por una justicia "machista" y que, en este caso, fue impartida por un "coronel juez" que comparte la misma profesión del denunciado.

Desde la primera reunión con mis superiores, empezaron a hostigarme como si fuera yo la criminal"

La sargento interpuso entonces una denuncia en la Justicia ordinaria por prevaricación contra el coronel Fernando Mora Moret por "encontrarse detrás de todas las maniobras para apartarla de su carrera profesional” y, al mismo tiempo, "el simple hecho de que el Código Militar vigente no contempla como delito la prevaricación (dictar resoluciones arbitrarias en un asunto administrativo o judicial a sabiendas de que dicha resolución es injusta y contraria a la ley) de funcionarios públicos". 

El pasado lunes, sin embargo, la Audiencia Provincial de Sevilla dictaminó en un auto al que ha podido acceder Vozpópuli que la competencia sobre la denuncia recaerá en la Jurisdicción militar, "lo que conllevará, sin más, el archivo de las actuaciones", apunta Vázquez.

La Justicia militar no contempla la prevaricación
"Detesto victimizarme, no me sale, pero no concibo que después de haber denunciado irregularidades sea yo la que puede ir a la cárcel", se lamenta Serrano. "En el mundo militar, el que denuncia acaba denunciado, hay un efecto bumerán", añade su abogado. El temor de ambos emana de la denuncia que ha interpuesto contra Serrano el propio Mora Moret por "falsa denuncia", utilizando como principal argumento el referido fallo del Juzgado Togado Central de Madrid sobre la "riña paternal".

La denuncia de Mora Moret estaba suspendida precisamente a expensas del auto de la Audiencia Provincial de Sevilla, que ha acabado dictaminando que el asunto de la supuesta prevaricación de Mora Moret lo debe zanjar la Justicia militar porque los hechos denunciados "acontecieron en el ámbito de las relaciones jerárquicas propias del régimen castrense del que participa la Guardia Civil, y más concretamente en el seno de las potestades disciplinarias y organizativas propias asimismo del funcionamiento militar de la Guardia Civil, sin que ningún caso se afectara el desempeño de algún cometido policial" y no es competencia de la justicia ordinaria "como ya admitió, al menos tácitamente" la propia Serrano "cuando denunció los mismos hechos traídos a nuestra consideración ante la jurisdicción militar", según el auto.

Asimismo, el juez, frente al criterio de otras fuentes jurídicas, entiende que "los hechos denunciados en este procedimiento, aun cuanto se califiquen de delito de prevaricación del artículo 404 del código penal común, tienen encaje en el artículo 103 del código penal militar que castiga al superior que, abusando de sus facultades de mando o de su posición en el servicio, irrogare un perjuicio grave al inferior, le obligare a prestaciones ajenas al interés del servicio o le impidiese arbitrariamente el ejercicio de un derecho. La conclusión no puede ser otra que negar que los hechos objeto de la querella carezcan de encaje y tipificación en el código penal militar", dando curso a que el veredicto de la historia lo imparta la justicia militar.

"Me pueden caer seis meses de cárcel por falsa denuncia, y estoy seguro que van a usar más cosas para perjudicarme, pero voy a ir hasta el final", insiste la Sargento, que ha solicitado ya audiencias con el director de la Guardia Civil y los ministros de Defensa e Interior. Por lo pronto, ha recurrido ante el Tribunal de Estrasburgo la sentencia de la "riña paternal" y recurrirá ante el Tribunal Constitucional el auto que dictamina que sus denuncias son cosa de la justicia militar. "He recurrido y veremos que pasa, pero lo duro es ya de por sí esta justicia paralela que existe en el mundo militar". 

Apoyo de la AUGC
"Efectivamente, el caso de María no es aislado, es una constante el calvario de aquellos y aquellos que se atreven a denunciar irregularidades o tienen simples desaveniencias con la cadena de mando", dice el portavoz de la Asociación Unificada de Guardias CivilesJuan Fernández. "Por aquello de la disciplina, en la justicia militar siempre tiene más peso la palabra del superior y eso, aplicado a los guardias civiles, supone un Estado dentro de otro Estado".

Así las cosas, desde la AUGC reivindican que se deje de aplicar el código penal militar a los guardias civiles y a su actividad, fundamentalmente policial y no militar. "A nuestro entender, solo cabe la jurisdicción militar ante un Estado de sitio o para misiones de guardias civiles en el extranjero, pero lo que esté fuera de esas excepciones amerita una jurisdicción ordinaria ya que lo contrario, que es lo que está sucediendo, constituye una aberración democrática". 

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #708 en: 09 de Agosto de 2018, 15:22:44 pm »

LA AUGC LO CALIFICA DE "NUEVO CASO DE DISCRIMINACIÓN"

La Guardia Civil oferta un curso de "autoestima" sólo para el personal femenino


JOSÉ RODRÍGUEZ SOJOTWITTERCONTACT
09/08/2018 09:07 ACTUALIZADO: 09/08/2018 14:4

La Guardia Civil impartirá un curso de desarrollo personal y liderazgo exclusivo para las agentes del cuerpo a partir del próximo mes de octubre, según publicaba ayer en su Boletín Oficial. Unas jornadas que tienen como objetivo "complementar los conocimientos y aptitudes requeridas por el personal femenino de la Guardia Civil en la gestión de emociones en lo referente a la autoestima".

Así lo ha denunciado la Secretaría de la Mujer de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), que se pregunta "si el hecho de estar este curso dirigido única y exclusivamente a mujeres significa que sus compañeros ya están sobradamente capacitados personal y colectivamente para gestionar sus emociones en lo referente a la autoestima para progresar gracias a sus innatos conocimientos y aptitudes en la gestión de emociones".

En este sentido, la organización mayoritaria de agentes tacha de "nuevo caso de discriminación" la organización del curso que ahonda en la "desigualdad existente entre hombres y mujeres en la Guardia Civil" y llama a rectificar la convocatoria "cuya segregación por sexos señala directamente la inferioridad de uno de ellos", algo "totalmente intolerable" a su juicio.

Para la AUJC, "nuevamente hay que lamentar el paternalismo" después de que ayer mismo se conociera la suspensión de empleo y sueldo de Pilar Villacorta, la cabo que se negó a vestir un chaleco antibalas masculino durante la realización de un ejercicio de tiro en 2016. Villacorta y otras dos compañeras aseguraron haber sido obligadas por el coronel jefe de la Comandancia de Cantabria a usar estas prendas no adaptadas a la complexión femenina, a lo que respondieron a su superior: "¿Cómo se sentiría usted con un tanga?".

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #709 en: 17 de Agosto de 2018, 08:17:57 am »




Piden cuatro años de cárcel para la guardia civil que denuncia el maltrato animal en Canarias


La sargento Gloria Moreno ha recibido cinco expedientes sancionadores en menos de un año en Canarias


La Sargento del Seprona de Lanzarote, Gloria Moreno. Greenpeace
 JOAQUÍN HERNÁNDEZ
PERFILEMAILTWITTER
1
17.08.2018 - 05:15
La Fiscal Ramona Muñoz Casas ha solicitado al juzgado número dos de Arrecife (Lanzarote, provincia de Las Palmas) la pena de cuatro años de cárcel para el 'azote' del maltrato animal, la sargento del Servicio de protección de la naturaleza (SEPRONA), Gloria Moreno, a través de un escrito al que ha tenido acceso este periódico.


MÁS INFO

Una guardia civil que ha denunciado a un superior por prevaricación corre ahora el riesgo de ir a la cárcel
Una guardia civil que ha denunciado a un superior por prevaricación corre ahora el riesgo de ir a la cárcel
El argumento en el que se apoya la fiscal es la denuncia que hizo Moreno a un guardia civil por presuntamente 'chivarse' a los cazadores de las inspecciones que emprendía la sargento. La denuncia fue archivada, siendo este elemento del que se vale la fiscal para denunciar ahora a Moreno por "falsedad documental" ya que "ostentando el cargo de Sargento Jefe de la Guardia Civil del destacamento del Seprona de Lanzarote (...)y a sabiendas de que sus manifestaciones no se correspondían con la realidad, elaboró un oficio con fecha 20 de noviembre de 2015, dirigido al Capitán Jefe de la Compañía de Costa Teguise...conteniendo en el mismo unas afirmaciones mendaces, y en las que le atribuía la comisión de unas irregularidades en el ejercicio de sus funciones al Guardia Civil Miguel Ángel Padial Ortiz destinado en el mismo destacamento del Seprona de Lanzarote, y por lo tanto subordinado de la acusada". La fiscal incluye en su denuncia a seis testigos, entre los que aparece el propio Padial. 

En declaraciones a Vozpópuli, la abogada de Moreno, María Jesús Díaz Veiga, alega que su defendida solo puso por escrito, como le dijo su superior que lo hiciera, lo que un testigo, biólogo, le comunicó, e insiste en que la denuncia "sorprende por lo desmedido de la pena y por la falta de sustancia de los hechos denunciados pero ya no nos extraña, dentro del conjunto de la estrategia de acoso reiterado que desde agosto de 2017 se viene desarrollando contra ella desde la jefatura de la Comandancia de la Guardia Civil de la provincia de Las Palmas”. A preguntas de este periódico, desde la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas responden que "el asunto está judicializado y no nos pronunciaremos".

A principios de semana, la ONG Greenpeace mostraba su "preocupación" por el caso de la Sargento, ya expedientada entonces por "excederse" en la defensa del medio ambiente. "No es tolerable que la protección del medio ambiente acarree consecuencias negativas para quienes defienden la naturaleza frente a las agresiones de los que ponen sus intereses por encima del bienestar del resto y de las futuras generaciones", afirmaba el portavoz de la organización ecologista, Javier García Raboso, que denunciaba una "posible persecución" a Moreno.

"Posible persecución"
La ONG se hacía así eco de las denuncias de la abogada de Moreno. En conversación con este periódico, Díaz Veiga relata que Moreno llegó a su actual puesto a finales del año 2015 y al poco de llegar, encabezó una operación contra la caza furtiva de pollos de pardela cenicienta (un ave protegida) por la que una veintena de personas están siendo ahora investigadas. La sargento Moreno se presentó en el islote de Alegranza e identificó y denunció a 19 personas que se estaban dando un festín de pollos de parcela, un ave protegida y dentro de una Reserva Natural. Entre los denunciados había gente importante de la sociedad conejera, entre otros el empresario constructor y hotelero Fernando González Berriel y otros miembros de su familia", denuncia Díaz Veiga, que puntualiza que  "11 de los denunciados están hoy a la espera de juicio y podrían ser condenados a fuertes multas económicas y a varios años de inhabilitación", a la vez que afirma que la caza de pardela cenicienta era un secreto a voces en la isla que había sido tolerado durante décadas. 

La sargento, además, activó las investigaciones de varias denuncias de maltrato animal que hasta entonces no habían sido atendidas e investigó las irregularidades en la perrera municipal de Arrecife. Durante el año 2016 estuvo de baja por maternidad. "Entre agosto de 2017, cuando volvió de su baja por maternidad, y abril de 2018, la sargento Moreno recibió cinco expedientes disciplinarios... está sufriendo un claro hostigamiento, precisamente por cumplir con su obligación de proteger el medio ambiente", asegura la abogada. "El guardia Padial, el mismo que ahora le ha denunciado, fue el jefe del Seprona de Lanzarote durante los meses en que la sargento Moreno estuvo de baja por maternidad, período durante el cual no se tramitaron las denuncias presentadas por los ciudadanos, teniendo que hacerse cargo de ellas la sargento Moreno a su vuelta tras el parto" .

La Sargento ha recibido 5 expedientes, uno de los cuales puede alejarle del Seprona de forma definitiva

De los cinco expedientes que ha recibido, tres han sido archivados (uno de ellos, por haber emitido contestación a las protectoras de animales señalando que no constaban sus denuncias), pero uno de los restantes supone una falta "muy grave" que ha mantenido a Moreno suspensa del servicio durante los últimos tres meses y podría suponer su apartamiento definitivo del Seprona: fue uno originado por una denuncia del veterinario municipal de Arrecife, Javier López, por el "acoso" de las inspecciones ordenadas por Moreno que desataron un procedimiento judicial en el que se investigaron delitos de prevaricación y de falsedad documental - como el de haber entregado en adopción a una misma pareja de alemanes a 300 perros sin microchip y de los que se desconoce el destino - por los que López sería imputado. El procedimiento ha sido archivado de forma provisional. El País ha informado de una carta que envió el coronel Arranz Vicario al veterinario pidiendo disculpas por la actuación de la sargento e informándole de que le ha abierto expediente disciplinario interno.

Esta última semana, en suma, se ha sumado la denuncia de la Fiscalía, que podría suponerle a Moreno hasta cuatro años en prisión, "multa de 12 meses con una cuota diaria de 10 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de la multa, inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de 3 años e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y abono de las costas".

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #710 en: 19 de Agosto de 2018, 08:28:29 am »

La guardia civil del chaleco antibalas, sancionada por reprochar a un coronel si "se sentiría cómodo en tanga"


La agente, que se negó a colocarse un chaleco antibalas masculino, ha sido suspendida de empleo y sueldo durante un mes.
“Para nosotras es Pili, para otros es el terror de los generales”, aseguran sus compañeras con orgullo.
19 agosto, 2018 02:12
 GUARDIA CIVIL  DISCRIMINACIÓN  MUJERES
Beatriz Yubero  @b_yubero
María Pilar Villacorta Díez es una guerrera. A sus 48 años, la cabo 1º ha roto las barreras de la discriminación de género siendo la primera y única mujer en formar parte del Consejo de la Guardia Civil. Sin embargo, ni su experiencia ni su profesionalidad son objeto de debate. El nuevo director general del cuerpo, Félix Vicente Azón, ha impuesto un mes de suspensión de empleo y sueldo a la guardia por falta disciplinaria grave después de haber rechazado colocarse un chaleco antibalas masculino.

-“Y usted, mi coronel, si a usted le pusieran un tanga, ¿se sentiría cómodo?”, espetó Villacorta a su coronel al mando.


En ese momento comenzó su calvario profesional. Los hechos ocurrieron el pasado 5 de octubre en la galería de tiro de la Comandancia de Cantabria. Durante unos ejercicios la agente protestó por la falta de chalecos femeninos. De hecho, una semana antes había advertido que no disponía de chaleco femenino. Su queja pasó inadvertida a pesar de que el chaleco masculino le quedaba grande y ello le ponían en riesgo. Ante esta situación el coronel al mando autorizó a las agentes presentes a realizar el ejercicio de tiro sin chaleco. Sin embargo, una vez concluido el ejercicio el teniente director decidió “instruir” a las guardias en la forma correcta de colocarse la prenda.


AUGC

El expediente abierto detalla cómo el teniente entró en contacto con Villacorta, a pesar de que ella no se lo pidió, para ‘ajustarle’ el chaleco. Esta acción afectó físicamente a sus pechos que quedaron aplastados por la presión de la prenda. “El agente quería encajarlo apretando mucho. Yo ya estaba agobiada y muy incómoda”, explicó en declaraciones a los medios la protagonista. Ante esa circunstancia la cabo se encaró a su coronel planteándole la incómoda cuestión.


Pilar Villacorta, cabo 1º de la Guardia Civil David S. Bustamante

Esta situación humillante fue denunciada por Villacorta ante el Juzgado Togado Militar Central que archivó la causa. Sin embargo, en contrapartida la agente, que ha interpuesto un recurso de alzada, fue sancionada. “Poco le dijo. Le humillaron y vejaron. Ella se negó solamente a ponerse un chaleco masculino. Desde la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC) -que cuenta con 31.000 efectivos- tiene todo nuestro apoyo", explica a EL ESPAÑOL Alicia Sánchez, secretaria nacional de la Mujer de la AUGC y compañera de promoción de la protagonista.

El hecho sucedió enfrente de otras dos agentes que, según los compañeros de Villacorta "no han sido solidarias con Pili por miedo; porque para nosotras es Pili para otros el terror de los generales. Algunos compañeros actúan como toca, otros ante una inspección, no. Es curioso, nos enfrentamos a criminales y delincuentes a diario pero ante los jefes, no somos capaces de hablar”.


"Pili, el terror de los generales"
Originaria de Palencia, Villacorta se incorporó al Instituto Armado con 23 años aunque el destino le condujo hasta Cabezón de la Sal (Cantabria) donde desarrolla su actividad profesional ligada al SEPRONA. “Viéndola es fácil averiguar que ella es Guardia Civil por vocación. Le encanta su trabajo. Otra cosa es que le dejen hacerlo”, explica Sánchez.


Pilar Villacorta  David S. Bustamante

“Éramos cerca de 180 mujeres en nuestra promoción. De entre todas, ella ya destacaba. Como cabo cuartel era firme, se notaba que valía para este trabajo”, asegura Sánchez. Dentro del cuerpo Villacorta se formó en Biblioteconomía y Documentación. También como Técnica en Igualdad de Género. “Es una mujer que por convicción decidió luchar por dignificar los derechos y el trabajo de la mujer en la Guardia Civil”, expresan sus compañeros de la AUGC. Sin duda, es la filosofía de vida de esta palentina, motera y abanderada del lema: “Los cambios hay que lucharlos y el sentido común más”.

Un sentido común que aplicó en el año 2016 cuando dimitió por razones de salud ligadas al estrés de su cargo como secretaria de la AUGC. Como vocal también formó parte del Comité para la Igualdad efectiva de las Mujeres y Hombres. “Es una mujer fuerte que nos ha abierto el camino a las mujeres en la Guardia Civil. Tiene una visión de futuro exagerada”, explica Sánchez.

Sus compañeros temen que sufra represalias
Sin embargo, a su regreso "los mandos que están sobre ella van a seguir siendo los mismos pero es una luchadora nata. Es alguien en quien reflejarte", explican a EL ESPAÑOL sus compañeros, que temen que a la hora de su reincorporación al SEPRONA como jefe de grupo existan represalias contra su persona: "En las zonas rurales la situación para las mujeres es aún más compleja a pesar de que es una profesional muy preparada. Para nosotros es una líder".

Villacorta tiene además dos hijos, uno de 15 y otro de 13 años que crecen teniendo como modelo a una mujer rompedora "en el seno de una institución machista. Sacrifica tiempo en común con su familia por luchar por los derechos de las guardias civiles. Su marido viaja mucho por su trabajo y combinar toda esta actividad y lo sucedido es muy complicado. Al fin y al cabo es humana", explica una fuente del entorno cercano a Villacorta. De hecho, a través de su cuenta de Twitter la agente expresó con decepción la decisión respecto a su sanción: "Cumplo un mes de empleo y sueldo por exigir la plena efectividad del principio de igualdad. Al final no todas disponemos de las mismas herramientas”.

Este es uno más de los muchos casos de discriminación de género que denuncia la AUGC. De hecho, desde la Asociación profesional recuerdan: “la Guardia Civil: no hay suficientes partidas presupuestarias para chalecos antibalas femeninos, y no se dan cuenta de que un chaleco correcto puede salvar mi vida y la de mi compañero ya que me permitirá moverme correctamente. Tampoco hay vestuarios femeninos. A veces nos cambiamos en baños o en despachos. Por qué si yo también soy agente de la Guardia Civil he de padecer esta desventaja frente a un hombre. No quieren gastarse dinero en nosotras”, explica la portavoz de la asociación profesional.

“Esta situación no puede ser resuelta de otra manera que no sea con la llegada de una segunda generación de derechos para que cambie la manera de entender las relaciones laborales entre los altos mandos“, concluye a través de un comunicado la AUGC.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #711 en: 06 de Septiembre de 2018, 08:21:52 am »


Nueva cacicada: cierra el bar para guardias en la Comandancia de Vizcaya para que el agente a su cargo atienda un homenaje a un mando


Si no fuera ya suficiente abuso destinar a un funcionario de la seguridad pública a desempeñar unas labores que no le corresponde, ahora se le añade poder disponer de él a capricho, en función de los fastos y deseos de los oficiales

04/09/2018
Visitas: 4455

A estas alturas, todavía hay guardias civiles que tienen que deben hacer funciones de camareros en las comandancias. A estas alturas, todavía hay guardias civiles que tienen que deben hacer funciones de camareros en las comandancias.

Una vez más, AUGC debe denunciar el espíritu rancio y caciquil que sigue imperando en la Guardia Civil. En este caso la situación que ilustra esta actitud se ha producido en la Comandancia de Vizcaya, cuyo bar para guardias civiles ha permanecido cerrado desde las 10.00 hasta las 12.30 horas para que el agente del Núcleo de Destinos que desempeña el cometido de camarero realice su labor en el bar de oficiales al objeto de homenajear a una teniente, hija de un general, en su despedida.

Para ello se ha puesto una nota en la puerta del bar indicando que la instalación permanecería cerrada en esa franja horaria, sin dar más explicaciones a los trabajadores. Asimismo, miembros de esa unidad destinada en la cocina han elaborado una comida especial, dentro de su horario laboral, para ese evento privado.

Nos encontramos ante un acto clasista y trasnochado, más propio de otras épocas que de una democracia europea del siglo XXI.  Porque si no fuera ya suficiente abuso destinar a un funcionario de la seguridad pública a desempeñar unas labores que no le corresponde, ahora se le añade poder disponer de él a capricho, en función de los fastos y deseos de los oficiales, privando con ello, además, del servicio de bar al resto de guardias civiles que trabajan en la Comandancia.

Resulta del todo inconcebible que todavía hoy sigan perviviendo estas situaciones, tan alejadas de lo que debe ser un cuerpo de seguridad pública moderno y democrático, en el que sus trabajadores gocen de los mismos derechos que cualquier otro ciudadano.


.
 

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #712 en: 29 de Septiembre de 2018, 10:34:01 am »


La Guardia Civil niega trato discriminatorio hacia una agente del Cuerpo


La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia que obligasen a una joven a trasladarse a Madrid en su día libre y sin facilitarle alojamiento

S. L.
@abc_madrid
MADRID
Actualizado:
28/09/2018 19:13h
La Guardia Civil ha celebrado hoy el trigésimo aniversario de la incorporación de la mujer al Cuerpo. Un acto que se ha visto ensombrecido por una denuncia de la Asociación Unificada de Guardias Civiles. Según critica el sindicato, a menos de 24 horas para que se celebrase el acto en la Dirección General, una de las agentes recibió una llamada ordenándole que debía desplazarse a Madrid en su día libre. Además de la falta de planificación, critican que el Cuerpo le informó «que no era posible facilitarle alojamiento en la capital».


La Guardia Civil, por su parte, niega tajantemente esta información. «Se llamó a 39 mujeres para que desfilasen. La solicitud se trataba de unas comisiones de servicio que incluían viaje, transporte y alojamiento. Dos de esas mujeres dijeron que no, y no se las obligó en ningún momento a trasladarse a Madrid. Se las descomisionó inmediatamente», indican fuentes de la Guardia Civil, que aseguran que si las agentes «no quieren ir, no van». Hay dos formas de hacer estos viajes cuando se crean las comisiones: o bien a través de la agencia y que lo pague directamente el Cuerpo, o bien más tarde y por propia cuenta y luego pasar la factura.

AUCG asegura que la joven agente tuvo que desplazarse más de 500 kilómetros desde la provincia en la que está destinada a la capital y buscarse por sí misma un hotel. «Hablamos de un acto previsto desde hace meses, no de un suceso inesperado al que hubiera que dar respuesta rápida. Pero ello no ha sido obstáculo para imponerle una comisión en medio de su día libre», opina la Asociación, en un incidente que denominan «autoritarismo por bandera» y que describe la «discriminación que la mujer sigue padeciendo en la institución», al evidenciarse prepotencia y falta de respeto.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #713 en: 05 de Octubre de 2018, 18:12:09 pm »


Víctor, el guardia civil 'desterrado' dos años de Cádiz por ecologista


Ha sido suspendido seis meses de empleo y sueldo por intervenir de paisano en un pleno solicitando terrenos para poner un vivero.
Durante dos años no podrá pedir destino en la provincia gaditana. Los vecinos de El Bosque, donde vive con su familía, se manifiesta este sábado contra la medida disciplinaria.
Luisa, la guardia civil sancionada por negarse a dejar sin protección a una maltratada con riesgo extremo.
5 octubre, 2018 03:08
 GUARDIA CIVIL  CÁDIZ (CIUDAD)  ECOLOGÍA
Pepe Contreras  Jesús Quesada

"Está de baja, en casa. Menos mal que yo tengo un pequeño vivero social y ahí se entretiene cuidando los tomates. Ahora ha vuelto al gimnasio. Ha alquilado una casita y ha dejado el pabellón del cuartel de la Guardia Civil. Está muy agobiado porque todo esto es muy injusto, y tiene que acabar”, resume Victoria Casas a EL ESPAÑOL, mientras exhibe, orgullosa y emocionada, la fotografía de su hijo Víctor, con uniforme de la Benemérita. La madre se separó hace tres décadas: "He sacado adelante sola a mis tres hijos, que son muy buenas personas y por eso estoy con ellos para lo que haga falta, no los pienso dejar de ayudar”.

Este sábado 6 de octubre, a mediodía, el caso de su hijo será objeto de una concentración y apoyo en la pequeña población de El Bosque, en la Sierra de Cádiz, convocada por Plataforma Abriendo Caminos Sierra de Cádiz (en la que se integra Ecologistas en Acción) y Ama Natura-EA Arcos, organizaciones que luchan por la apertura de caminos y vías pecuarias serrana, un asunto que les ha provocado no pocos problemas con los nuevos terratenientes que están haciéndose con fincas enclavadas en la serranía gaditana.

Víctor Manuel Calderón, de 42 años, guardia civil destinado en Grazalema -aunque reside en el cuartel de El Bosque (Cádiz)- su esposa Anabel y sus hijos Hugo (11) y Sara (3), están viviendo desde el 1 de agosto los efectos emocionales y económicos de una grave sanción disciplinaria que, en la práctica y además de la suspensión de empleo y sueldo por seis meses y un día, les supone un destierro. La sanción conlleva “la pérdida de su actual destino en el Puesto de Grazalema y la imposibilidad de solicitar otro durante un período de dos años en la Comandancia de Cádiz”, es decir, en toda la provincia andaluza.

 
El bosque, guardia civil

Víctor soñó todos estos años atrás con volver a su pueblo, lo que consiguió tras cumplir destinos en Mallorca, Ibiza, y Almonte (Huelva) tras lo que pidió Grazalema, asentándose en su localidad natal de El Bosque. Su mujer ha encontrado en estos días un pequeño trabajo temporal para suplir la sensible merma del sueldo que, por efecto de la sanción, “se le ha quedado en unos 600 euros”, según su madre. El grupo parlamentario de Podemos, según su diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado –que participará este sábado en la concentración en El Bosque- planteará al Ministerio de Defensa “la anulación de esa sanción y la reforma de la Ley Orgánica 12/2007 de Régimen Disciplinario de la GC en ese apartado”.

Falta grave
El director general de la Guardia Civil, Félix Vicente Azón, considera al agente autor de una “falta grave”, según el Régimen Disciplinario de la Guardia Civil, por “la violación de la neutralidad política o independencia política o sindical en el desarrollo de su actividad profesional”. Pero ¿es así? ¿Qué ha motivado una sanción tan grave? ¿Puede un guardia civil ser ecologista e impulsar acciones medioambientales en su pueblo como un ciudadano más? Juan Clavero, biólogo, veterano ecopacifista gaditano, no alberga duda al respecto: “Tiene todos los derechos pero si no se reforma la ley, que es de 2007, pasarán siempre estas cosas”.

Todo tiene su origen en las Navidades de 2016. En el Pleno celebrado el 29 de diciembre de aquel año. Como un ciudadano más, el guardia Víctor Calderón intervino en calidad de miembro de la asociación de defensa de la naturaleza Amigos del Bosque, Acción local para que se le cediera una parcela municipal, antiguamente dedicada a vertedero de basuras. Tras debatir el punto del orden del día el Pleno aprobó la cesión del citado terreno por unanimidad.

En el vídeo de la sesión se constata que la intervención de Víctor Calderón en el Pleno contó con la  autorización de la alcaldesa, Pilar García, del PSOE, y que consistió en exponer la conveniencia de que la cesión fuera por un tiempo de cinco años. "De tratarse de la instalación de un vivero de plantas que tardan un tiempo en crecer y en estar disponibles para su uso en repoblaciones se necesita un tiempo. Este proyecto tiene como objetivo abastecer de plantas autóctonas al Ayuntamiento, entidades ciudadanas y vecinos, con una clara vocación divulgativa y de educación ambiental”, explica Juan Clavero, de Ecologistas en Acción.

Pilar García la alcaldesa del PSOE
Pilar García la alcaldesa del PSOE  E.E.

Las quejas de la alcaldesa
Pero meses después se dieron otras circunstancias según la alcaldesa de El Bosque, la socialista Pilar García Carrasco, quien compareció en dos ocasiones, 22 y el 25 de agosto en 2017, en el puesto de la Guardia Civil de su pueblo. En la primera comparecencia presentó “una queja” criticando la “conducta” del guardia en redes sociales. Y en la segunda, como continuación, aportó ocho folios con comentarios que atribuyó a la cuenta personal del agente en Facebook. El autor, supuestamente el guardia civil, proponía tanto a ella como al alcalde de Grazalema (también del PSOE) “hacerse seguidores del círculo político de Podemos a través de su cuenta de Facebook”.

La alcaldesa sostiene además que el guardia hizo unos comentarios en esa red sobre sus piernas “que me parecieron fuera de lugar, irrespetuosos, y sobre eso iban mis quejas”. Expuso ante la Guardia Civil que el agente afirmó: “Yo las he visto y están muy bien…". Las de la alcaldesa también. Por favor no me encasilléis como machista aunque yo solo quería hablar de la portada y de San Antonio”. El asunto no fue tenido en cuenta por el juez instructor, según Juan Clavero. Por lo que la denuncia fue desestimada oficialmente”. Acusa a la alcaldesa de “intentar envenenar” este tema en concreto “haciendo referencia a comentarios de tipo sexista que no son ciertos”.

Juan Clavero, portavoz Ecologistas en Acción
Juan Clavero, portavoz Ecologistas en Acción  E.E.

La alcaldesa, por su parte, niega tajantemente que considerara ofensiva o una crítica política la intervención plenaria del guardia en su calidad de representante ecologista. “Él intervino con autorización y no tengo nada que objetar”, precisa a este periódico. Esa afirmación deja en evidencia una parte de los argumentos usados por el director general en el expediente sancionador.

También al guardia civil se le incoó un expediente sancionador acusado de “conducta gravemente contraria a la dignidad de la Guardia Civil” por participar, de paisano y en su tiempo libre, en una ruta por una vía pecuaria. “Tras divulgarse este expediente se anunció su archivo, pero ahora lo han reabierto”, recuerda, muy extrañado, Juan Clavero, muy activo siempre en estas reivindicaciones.

“La sanción, por ello, ha sido la suspensión de empleo y sueldo por 6 meses y 1 día, más destierro de la provincia de Cádiz por 2 años... Todo por defender el medio ambiente, bajo la excusa de haber intervenido en política, pero sabemos que realmente es una venganza por la participación en las marchas en defensa de los caminos públicos... Todo esto, siempre en su tiempo libre y de paisano”, afirma Ecologistas en Acción en un comunicado. La organización exige el inmediato archivo de este expediente sancionador contra el guardia civil Víctor Calderón y ha solicitado una reunión con el nuevo subdelegado del Gobierno “para exponerle de primera mano estos hechos”. El caso de Víctor es tendencia en las redes sociales.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #714 en: 20 de Octubre de 2018, 07:33:46 am »


La sargento desalojada de la comandancia: "Me tratan peor que a los etarras"

EFE - Sevilla
18/10/2018 - 21:07h


La sargento de la Guardia Civil María Serrano ha sido desalojada hoy de la Comandancia de Sevilla por orden de un juzgado, una decisión con la que cree que se persiste en el mal tratamiento hacia ella, peor que al de los etarras, y cuyo origen es que alertó de una presunta corrupción de un subordinado.

"Ni al peor de los etarras se le ha tratado como me han tratado a mí", ha declarado a Efe la sargento primero, que atribuye sus problemas a la "inquina personal" que le tiene el coronel jefe de la Comandancia de Sevilla, con el que se ha cruzado denuncias, porque "sabe perfectamente que no ha cumplido con su deber" a diferencia de ella, que sí lo hizo al avisar de la corrupción.

El secretario de Organización de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), José Cabrera Farfán, estaba en el interior de la vivienda cuando se produjo el desahucio junto a otras cinco personas que apoyan a la sargento, que no pudo estar, solo por unas horas de diferencia, ya que volvía de Bruselas de una reunión con otros denunciantes de corrupción represaliados.

El desalojo lo ejecutó una comisión judicial formada por un teniente de la Guardia Civil, un sargento y cuatro guardias, que estaban "muy tristes" por actuar contra una compañera y a los que apoyaban agentes del Grupo de Reserva y Seguridad, según las personas que apoyan a la desahuciada.

"Parecía que ETA estaba allí en su plenitud", concluye la madre de la sargento, que está de baja y en tratamiento psicológico.

Por su parte, un portavoz de la Guardia Civil ha asegurado a Efe que han cumplido una orden del juzgado Contencioso Administrativo 12 de Sevilla tras agotarse la vía administrativa de la sargento y una vez que ha cesado el derecho de uso de la vivienda recogido en la orden general de pabellones del instituto armado.

Se trata de un contencioso administrativo que ha perdido y, además, el desalojo no vulnera ningún derecho de la sargento, ha añadido el portavoz tras subrayar que la ocupación de esa casa de la Comandancia en Montequinto perjudicaba a tres agentes que esperaban domicilio.

La sargento, tras su informe sobre presunta corrupción de un cabo, se queja de que "a la tortilla se le ha dado la vuelta" porque el jefe de la Comandancia "tiene la fuerza y el amparo por el mero hecho de ostentar el empleo de coronel. Pero torres más altas han caído porque seguiré pleiteando", advierte la sargento, que sabe que puede acabar en la cárcel por la denuncia del coronel.

Esta denuncia es una de las catorce causas judiciales que tiene abiertas la sargento, que están pendientes de resoluciones en el Tribunal Supremo, en el Constitucional y en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, al que han acudido porque consideran que en España sufre "indefensión" y en busca de "amparo", precisa su abogado, Fermín Vázquez.

El origen del "acoso y derribo" a la sargento del Seprona, que lleva 25 años en la Guardia Civil y es familiar de numerosos agentes, empezó en el 2013, cuando entregó un informe con datos de un cabo que ejercía de denunciante y a la vez de defensor ante las multas de hasta 60.000 euros que ponían a empresas de pescado.

El caso lo perdió judicialmente, pero siguió pleiteando, lo que provocó los primeros encontronazos con el coronel y un posterior litigio, tras el cual la apartaron de un destino que luego volvió a ganar.

Los contenciosos administrativos son de "represalia" para "cambiarla de destino, para que no participe en los concursos de mérito y desahuciarla. Todo para acabar con su carrera administrativa", subraya su abogado, que se siente "muy frustrado" por la "gran indefensión" que sufre su clienta.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #715 en: 21 de Octubre de 2018, 06:42:47 am »

Un superior a la sargento denunciante: "No navegues a contracorriente, es lo que hay en la Guardia Civil"


La sargento reclamaba expediente para un cabo al que había denunciado por redactar los pliegos de descargos a empresas de tráfico ilegal de productos pesqueros que él mismo u otros funcionarios habían sancionado. El cabo acababa de ser sobreseído por prescripción de los delitos
Joaquín Hernández
Audio: https://www.vozpopuli.com/espana/grabaciones-guardia-civil-denuncia-superior-contracorriente_0_1168084068.html

21.10.2018 - 05:15

"No navegues a contracorriente", le dijo uno de sus superiores a la Sargento del Seprona de Sevilla, María Serrano. Esta le pedía insistentemente que no le dejara "sola" en su investigación a un cabo que presuntamente redactaba los pliegos de descargos a las empresas de tráfico ilegal de productos pesqueros que él mismo, otros agentes del Seprona o funcionarios de la Junta de Andalucía habían sancionado y al que la comandancia no le abría expediente disciplinario.

La conversación, a la que ha podido acceder Vozpópuli, tuvo lugar en junio de 2014, poco después de que el Juzgado de Instrucción número dos de Sevilla decretara el 29 de mayo de 2014 el sobreseimiento del caso - el cabo había sido imputado el anterior enero - por prescripción de los delitos que se le habían imputado a partir de las investigaciones internas de la propia Serrano, con la excepción de un expediente que no estaría prescrito pero cuya redacción fue asumida por un letrado y no por el cabo denunciado.

    "Ya por el solo hecho de haber sido imputado por un delito con ocasión del servicio" es que "se le aparte de la unidad y no se le cubra, sin abrirle ningún expediente"

La Sargento se sentía "sola" por el "malestar" que le suponía convivir con el cabo denunciado y porque "lo normal en estos casos, ya por el solo hecho de haber sido imputado por un delito con ocasión del servicio" es que "se le aparte de la unidad y no se le cubra, sin abrirle ningún expediente".

"¿A usted no le resulta extraño que un cabo, haciendo las cosas que hace, continúe en la unidad trabajando?, le pregunta la sargento a su superior.

"María, cuántas veces te he dicho, no navegues a contracorriente, es que es lo que hay en la Guardia Civil. Es que tenemos ahí desde que siete años de baja a un tío, de que un tío del equipo se haya ido con un año y medio, que que que...esto sea el coño la Bernarda. Pero pero vamos a ver, ¿qué tú no estás de acuerdo con estas cosas? Pero si es que y que haya un jefe de la comandancia que sepa lo que había en la unidad y no se ha hecho nada? Que haya un teniente coronel que no haya hecho nada, qué me vas a contar", le contesta el superior.

"¿Usted qué quiere, que nade a favor de la corriente de que a sabiendas que los jefes no hacen nada yo continúe sin hacer nada?", pregunta Serrano. "No, que no digas cosas que tú ves...… que no veas… como el…el… yo que sé…cosas imposibles como decir…yo es que quiero quitarme a este tío de la Unidad… estás diciendo una odisea...", replica el superior, que insiste en que él no está cubriendo a nadie.
"Ya te dio prisa para contarlo"

"Yo voy con la verdad, lo que no voy a tolerar es que un delincuente trabaje en la unidad, no es que me quiera sacar un hombre de en medio, yo con él tengo una relación estrictamente laboral", dice la Sargento, que le pregunta al superior su "opinión personal" sobre el cabo. "Yo creo que no debería estar en la unidad, pero cada uno hemos cumplido nuestra obligación, lo ha tenido un juez y ha dicho lo que ha dicho".

En la misma conversación, el superior le reprocha a Serrano que haya contado a "más gente" (Policía Judicial) lo que él le había dicho anteriormente: que el cabo le habría confesado haber redactado los pliegos.

"Ya te dio prisa para contarlo (...) ¿también has dicho que él me ha jurado que no cobró nada por hacer eso?", le reprocha a Serrano. "A mí me da igual si cobró o no (...) ese hombre está tirando por tierra el trabajo de la unidad", insiste la Sargento.
Desalojo y posible cárcel

Tras un oficio de la propia Serrano, narra la sargento, un comandante instructor solicitaría la apertura de un expediente disciplinario para el cabo y su "pérdida de destino", expediente que se resolvería el 5 de marzo de 2015 "sin responsabilidad para el cabo". Al día siguiente, Serrano se reunió con sus superiores y vivió un episodio que marcaría un antes y un después. "María fue amenazada, vejada e insultada, el coronel le gritó perdiendo la compostura y le dijo que quien no encajaba en la unidad era ella y que era ella quien tenía que hacer las maletas e irse", ha contado el abogado de Serrano, Fermín Vázquez, a este periódico, remarcando que tres guardias civiles corroboraron los gritos del coronel en sede judicial.

En julio, la propia Serrano denunciaría a sus superiores por abuso de autoridad, extralimitación en el ejercicio del mando, deslealtad e incumplimiento de deberes inherentes al mando, entre un total de nueve puntos denunciados, en muchos de los cuales el Juzgado Togado Central de Madrid - jurisdicción militar -, no entraría. El Juzgado Togado Central de Madrid se limitaría a juzgar el incidente que vivió la Sargento con sus superiores y encuadraría el asunto en una "riña paternal".

El coronel F.M.M. se acogería a este fallo para denunciar a Serrano por "falsa denuncia", lo que le enfrenta al riesgo de seis meses de cárcel. Paralelamente, el mismo coronel ha emitido la orden de desalojo de las pertenencias de Serrano del pabellón de la comandancia, consumada el pasado 18 de octubre. Este medio se ha intentado poner en contacto con el coronel tras el desalojo pero no ha sido posible.

Serrano denuncia ser objeto de un acoso continuado de sus superiores tras haber denunciado, "sufriendo multitud de resoluciones administrativas, tendentes a cesarla en su destino y privarla de su especialidad, que han originado 14 procedimientos judiciales, administrativos y disciplinarios". Ahora, ha elevado su caso ante el Tribunal de Estrasburgo (la resolución de la "riña paternal") al tiempo que ha recurrido ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea laresolución de la Audiencia Provincial de Sevilla según la cual el caso que denuncia Serrano corresponde a la justicia millitar.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #716 en: 28 de Octubre de 2018, 07:13:37 am »

Dedazos en la Guardia Civil: "Un 15% del personal es de libre designación"


La mayoría de asociaciones critican que la Guardia Civil aumente el porcentaje de agentes de libre designación en policía judicial y otras divisiones, respaldado por la APROGC

28.10.2018 - 05:15

"Decisión unilateral de la Dirección de la Guardia Civil", claman las principales asociaciones. La "marcha atrás" el pasado otoño en la designación de ciertos cargos en la Benémerita, que han vuelto a ser "de libre designación" tras ser "de mérito", ha reavivado el malestar entre las principales asociaciones - con la excepción de la Asociación Pro Guardia Civil- por lo que consideran una fuente de injusticia e ineficiencia. 

Según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles, tras el último Real Decreto de Destinos de la Guardia Civil de abril - que afectó en especial a la Policía Judicial pero también a los Centros Operativos de Servicios (seguridad ciudadana), la Central Operativa de Tráfico e Información, sustituyendo uno de 2013 -, el personal de libre designación pasó de representar el 6% del total de la plantilla a "una cifra de alrededor del 15%".

Esta última cifra, "perfectamente posible" según el portavoz de la Asociación Española de Guardias Civiles, José Cobo, incluye sobre todo a cabos (en torno a un 9% sobre el total de la plantilla) pero también a suboficiales (en torno a un 2%) y oficiales (alrededor de un 2%).

Desde la AUGC asimismo estiman que de un total de 77.574 servidores públicos en el Cuerpo, un 11%, es decir, unos 8.000 agentes se dedican exclusivamente a servicios burocráticos cuando apenas llegan a 500 los funcionarios civiles que trabajan en dependencias de la Benemérita.
"Ni negativa ni alarmante"

Desde la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC), la que respaldó el último decreto, afectó a puestos que, según entiende esta asociación, deben ser elegibles y precisan de un mayor nivel de confianza entre los agentes siempre que se cumplan unos requisitos mínimos. Sin manejar datos alternativos, consideran que el 15% que denuncia AUGC no es una "cifra negativa ni alarmante".

Desde la AUGC, la AEGC y la Asociación de Independientes de la Guardia Civil, por contra, consideran la cifra como elevada y piden combatir el "dedazo" en todos los niveles, en especial en investigación, considerando el último cambio como un "retroceso".

"Un caso palmario y reciente de situaciones que se pueden dar ahora ha sido la reciente vacante de policía judicial en La Coruña: se postularon agentes con 20 años de experiencia y al final el jefe de la unidad seleccionó a un teniente recién salido de la academia; ello alimenta la discrecionalidad y la devolución de favores", manifiesta a este medio el secretario de asuntos jurídicos de la AUGC, Eugenio Niemiña.

"No haremos valoraciones sobre lo que digan las asociaciones", respondió un portavoz de la Guardia Civil a preguntas de este periódico. Hasta el momento y tras haberlas solicitado, este medio no ha recibido las cifras de personal de libre designación que maneja la propia Guardia Civil.

 

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #717 en: 16 de Diciembre de 2018, 08:32:39 am »


Ignacio Carrasco Navarro, guardia civil en situación administrativa de jubilado por insuficiencia de condiciones psicofísicas.

Ignacio, el guardia civil 'expulsado' por decente: "Denuncié negocios sucios de compañeros"
16 diciembre, 2018 02:19

Pepe Barahona Fernando Ruso

—Si pudiese dar marcha atrás en el tiempo, ¿volvería a actuar como lo ha hecho? 

—Por supuesto.

A Ignacio Carrasco (56 años) se le pone el semblante serio cuando saca del armario el traje verde de la Guardia Civil. La camisa tiene el filo del cuello gastado por el uso, aunque hace ya varios años que la prenda lleva enfundada y colgada sin uso en el ropero. Ingresó en el cuerpo en 1993, pidió ir voluntario al País Vasco para saldar asesinatos familiares pendientes con ETA, y lo apartaron de la Institución 30 años después, en 2013 por —según defiende con ahínco— denunciar múltiples casos de corrupción en la Comandancia de Málaga. “Que quintuplica a otras en número de imputados”, zanja el agente retirado.

“Yo me negué a participar en negocios sucios”, expone rotundo a EL ESPAÑOL en los primeros compases de una conversación que sucede en su casa, situada en Málaga a un paseo no muy largo hasta la Comandancia, donde tiene prohibida la entrada desde el 19 de marzo de 2015.

“A fecha de hoy desconozco los motivos que me impiden entrar en el edificio y se los he pedido por escrito al coronel que me lo prohibió”, explica. “Sospecho que pudiera ser porque, un mes antes, Asuntos Internos detuvo a miembros del SEPRONA a instancia de mi reiterada insistencia o puede que fuera porque ese mismo mes denunciamos que este coronel se había realizado mejoras ‘reiteradas’ en su pabellón con dinero público”, descerraja el guardia retirado, que ostenta el cargo de secretario general provincial de la delegación en Málaga de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUCG).

El ser un proscrito para la Comandancia de Málaga tiene su origen con la llegada del teniente Alonso Gómez, al que nombran jefe del SEPRONA en Málaga. Era el año 2008. Según denunció en su día Carrasco a Asuntos Internos, las buenas relaciones establecidas entre este oficial y un empresario dedicado a la gestión de gases de refrigeración llegó hasta tal punto que un mismo agente de la Guardia Civil de la unidad dirigida por Gómez actuaba por las tardes de comercial de la empresa de instalaciones frigoríficas y, por las mañanas y vestido de uniforme, se personaba en aquellas con las que no llegaba a acuerdos para darles un plazo o ser sancionados. “Eso sí, siempre sugiriendo o entregando tarjetas de la empresa del amigo del teniente”, detalla Carrasco.
“Me negué en rotundo a entrar en ese juego de sinvergüenzas”

“Cuando me di cuenta de todo esto, me negué en rotundo a entrar en ese juego de sinvergüenzas e informé a Asuntos Internos mediante un detallado informe”, explica Carrasco. “¡Esta entrevista se queda corta para tantas irregularidades, eh!”, advierte el agente retirado, que pone un rápido ejemplo de la forma de actuar de sus mandos.

“Efectuaban inspecciones a empresas con el propósito de colocar a algún familiar, eso era algo de lo más común; yo, cuando me percataba de aquello, dejaba la inspección a medias y sin mediar explicación me iba”, denuncia. “Así ocurrió en un Mercadona de la barriada Ciudad Jardín de Málaga cuando un cabo del SEPRONA intentó meter a su esposa”, denuncia.

—¿Alguna vez le pidieron que se presentara en alguna empresa a imponer un expediente sancionador?

—Sí, muchas veces, pero siempre actué correctamente, conforme a lo preceptuado, negándome a cualquier otra actuación que no fuera la que marcaba la ley.

Según su testimonio, los miembros del SEPRONA sancionaban a aquellas empresas —talleres, desguaces y otras relacionadas en las que tuviesen como residuos los gases de refrigeración— siguiendo un certificado confeccionado con la empresa Emma, vinculada al amigo del teniente. En ella se exigía a los empresarios mucho más de lo que pedía la normativa, “por lo que no había base legal para proceder a la denuncia”. “Y el teniente insistía reiteradamente en que se denunciara, a lo que me negué”, recuerda Carrasco.
Su pasión por la pintura ha sido una vía de escape para Ignacio Carrasco.

Su pasión por la pintura ha sido una vía de escape para Ignacio Carrasco. Fernando Ruso EL ESPAÑOL

La respuesta del mando no tardó en llegar. “Como medida de presión, se me impide salir de servicio con el resto de mi unidad, llegando en alguna ocasión a enviarme a patrullar con miembros de otras unidades o permanecer en la oficina realizando un cometido con medios inadecuados y sin sentido”, detalla el ahora secretario general provincial de AUGC en Málaga.
“Una percepción paranoica” e irrecuperable para el servicio

Aunque los hechos llegaron más allá. Los mandos, para argumentar ese cambio en el estatus del guardia civil denunciante, se basan en un informe del capitán psicólogo. En él decía “que fabulaba sobre los hechos que denunciaba en el seno del SEPRONA y que las mismas eran una percepción paranoica, que me llevó a denunciarlos a Asuntos Internos y que, al no obtener los resultados deseados, la ansiedad dio lugar a un estado depresivo profundo, irrecuperable para el servicio”, relata Carrasco.

A Ignacio le gusta pintar. En la planta baja de su casa tiene un amplio y diáfano estudio del que cuelgan cuadros de las paredes. La luz natural baña el ambiente, confiriendo al espacio una sensación de serenidad. Allí, pinceles en mano, va fraguando bodegones, retratos y una prolija colección artística. Junto a él trabaja su esposa, una ceramista que realiza desde joyas —bien valoradas por los turistas— con motivos andaluces a grandes piezas en las que se reivindica la extinguida tradición ceramista de Málaga, alfar de Granada durante la construcción de la Alhambra.

Desde allí también ha estado siguiendo, y siendo parte como secretario general provincial de AUGC en Málaga, los efectos derivados de su denuncia a varios compañeros del SEPRONA. Y se alegró cuando en 2015 Asuntos Internos procedió a la detención del entonces jefe del SEPRONA, así como la imputación de delitos a varios miembros de esta Unidad, “demostrando con esta actuación que todo lo que denuncié no se correspondía con una percepción paranoica ni fabulación, sino que eran hechos ciertos, que fueron encubiertos por quienes tenían la obligación de actuar y no lo hicieron”, apostilla. “Desgraciadamente estos presuntos delitos ya habían prescritos cuando se decidió actuar”, lamenta.
Ocho presuntos delitos prescritos y capitán en La Línea

Cuando Asuntos Internos actuó, el teniente Alonso Gómez ya no dirigía el SEPRONA de Málaga. En 2013, la Guardia Civil ya le había buscado un nuevo destino para el ascendido a capitán y mandar la compañía en La Línea de la Concepción. “Pensé que esa zona se iría al garete en poco tiempo como así ha ocurrido desgraciadamente”, se resigna. “Le imputaron un total de ocho delitos, según la Fiscalía, todos prescritos —insiste Carrasco—; y lo mandan a La Línea, casi nada”.
Ignacio Carrasco defiende que fue apartado del servicio por denunciar la presunta corrupción de miembros de la unidad del eqiupo del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga.

Ignacio Carrasco defiende que fue apartado del servicio por denunciar la presunta corrupción de miembros de la unidad del eqiupo del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga. Fernando Ruso EL ESPAÑOL

“Creo que una persona a la que le han prescrito más de media docena de presuntos delitos, según Asuntos Internos, no es la más adecuada para mandar una unidad como La Línea de la Concepción con todo lo que conlleva”, valora el secretario provincial de la AUGC. Solo en 2017, se aprehendieron 145.372 kilos de hachís frente a los 100.423 de 2016, lo que supone un incremento cercano al 45 por ciento. El pasado año se cerró con 755 detenidos en una localidad en la que una treintena de bandas se reparten el negocio del hachís marroquí.

—¿La Guardia Civil encubrió los delitos de corrupción en el SEPRONA?

—Sí, sin lugar a dudas, de ello existen pruebas contundentes en las escuchas telefónicas realizadas por la Unidad de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Málaga en relación a otros casos. De hecho, hubo miembros de esa Unidad que se sinceraron conmigo y me dijeron que se detectaron en las citadas escuchas irregularidades por parte de miembros del SEPRONA y que se había elevado informe al mencionado capitán sin que hubiera habido consecuencias algunas. Y todo ello me lo decían encogiéndose de hombros.

—¿Se siente traicionado por el cuerpo? 

—Más que traición, me siento decepcionado por todos aquellos que no han tenido el valor de cumplir con su deber.

—En la Guardia Civil, ¿qué se paga más la obediencia o el cumplimiento del deber? 

—En la mayoría de los casos, desgraciadamente se premia más la obediencia mal entendida, que solo sirve de garantía de impunidad para quien la exige.
Málaga, una comandancia salpicada por la corrupción

Desde 2004 hasta la fecha, la AUGC ha registrado a más de 60 guardias civiles imputados por corrupción, quintuplicando la media española. “Muchos de ellos oficiales, lo que hace muy preocupante esta cifra”, valora Carrasco. “Es evidente que la responsabilidad de una Comandancia recae sobre sus jefes y desgraciadamente en esta comandancia su jefe no está a la altura de las circunstancias con un incremento de la tasa de criminalidad por encima del 80 por ciento y con unos índices de corrupción tan elevados”, denuncia el secretario provincial de la AUGC.

“En mi opinión profesional pueden ocurrir dos cosas: o que no se entera de lo que pasa en su comandancia o si se entera no actúa para erradicarla adecuadamente —argumenta Carrasco—; en cualquiera de los dos supuestos, en mi opinión demuestra su incompetencia para estar al frente de una comandancia tan importante como la de Málaga”.

Sus opiniones, que narra con una serenidad absoluta, le han costado cuatro querellas, una denuncia a la Agencia de Protección de Datos y una imputación por injurias a la Guardia Civil. “Todas ellas archivadas por carecer de argumento alguno”, presume el guardia retirado. Y advierte: “Han intentado coaccionarme para que me callara”.
Ignacio mostrando su documentación a los reporteros de EL ESPAÑOL.

Ignacio mostrando su documentación a los reporteros de EL ESPAÑOL. Fernando Ruso EL ESPAÑOL

Aunque asegura no temer por su vida, sigue diariamente lo aprendido en los seis años que estuvo destinado en el País Vasco en los años de plomo. “Evidentemente voy prevenido, porque soy consciente que me enfrento a una mafia policial”, acusa.

Más allá de esta tensa calma con la que ha aprendido a convivir, el guardia civil Ignacio Carrasco narra a este periódico hechos puntuales que le han afectado física y anímicamente. “Tengo un dicho para estos casos: ‘Hoy toca botiquín; mañana, arsenal”. A lo largo de estos años ha sufrido él, pero también su familia.

Nunca quiso promocionar dentro del Cuerpo, en la disyuntiva siempre primaba la familia y renunció a ascender en el escalafón, lo que conlleva necesariamente en la Guardia Civil un cambio de destino. Es padre de dos hijos, el mayor es ingeniero y la menor estudia Derecho. “Todos me han apoyado siempre”, confiesa.

—¿Ha tenido la tentación de tirar la toalla y mirar a otro lado?

—Jamás, creo que el mejor ejemplo que puedes darles a tus hijos es la práctica de la honradez y me siento satisfecho por lo orgulloso que se sienten de su padre.
“Un proscrito” que busca justicia

Pese a que en la balanza haya pesado la honradez, Ignacio se queja amargamente de su situación en el cuerpo. “Ser un proscrito, una persona despojada de todo derecho por cumplir con mi deber”.
Ignacio Carrasco denunció los hechos ante el Servicio de Asuntos Internos de Guardia Civil a principios del 2009.

Ignacio Carrasco denunció los hechos ante el Servicio de Asuntos Internos de Guardia Civil a principios del 2009. Fernando Ruso EL ESPAÑOL

Ese cumplir con el deber es una pieza clave en el último movimiento del guardia Ignacio Carrasco, que el pasado 12 de septiembre de 2017 dirigió un recurso de reposición a la ministra de Defensa en la que solicita que se modifique la resolución de 2013 de declararlo inútil permanente para el servicio por insuficiencia de condiciones psicofísicas en causa ajena a acto de servicio por otra en la que se haga referencia a que su baja fue ocurrida en acto de servicio.

La diferencia, además de un “gesto de justicia”, tiene repercusiones económicas. Su actual pensión asciende a poco más de 1.500 euros, mientras que de reconocérsele que su enfermedad fue provocada en acto de servicio por, como defiende Asuntos Internos, la “ausencia ética” de la unidad en la que Carrasco estaba destinado y el estrés asociado a ello, pasaría a cobrar unos 2.000 euros al mes.

No son pocas las veces que Carrascos ha hecho números. En los años que lleva jubilado, desde 2013, ha dejado de ingresar en torno a 40.000 euros. Primero por la baja y después por la catalogación, a su juicio inadecuada, de esta. Precisamente este pasado lunes 10 de diciembre, en su 56 cumpleaños, le hubiese correspondido jubilarse.

Dos días después, el miércoles 12, concluía el plazo estipulado para que la Ministra de Defensa contestara a su escrito. “Y no lo ha hecho”, lamenta Carrasco. Pero él promete seguir luchando: “Es otra decepción, ahora recurriré a los tribunales de lo contencioso con la intención de llevar mi caso a los tribunales de Europa, donde tengo puestas todas mis esperanzas de que se haga justicia”.

—Si pudiese dar marcha atrás en el tiempo, ¿volvería a ser guardia civil? 

—Sí.

—E insisto, ¿actuaría otra vez como lo ha hecho?

—Por supuesto.




Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #718 en: 13 de Enero de 2019, 13:04:38 pm »

Las bajas psicológicas de las mujeres en la Guardia Civil se disparan en el último lustro

Según datos de la AUGC, el número de bajas psicológicas de agentes femeninos creció un 25% entre 2013 y 2017, en paralelo a un 11% de los masculinos

Joaquín Hernández

Publicado 13.01.2019 - 05:15

Las bajas por motivos psicológicos de las mujeres agentes de la Guardia Civil ha crecido de forma sostenida en el último lustro. Según datos aportados por la Asociación Unificada de Guardias Civiles a Vozpópuli - la Guardia Civil no los ha aportado a este medio por ser "confidenciales" -, el número de bajas psicológicas empezó a crecer en 2013 de forma que al cabo de 2017, la cifra de bajas fue de 831, casi un 25% más que en 2013. Los datos de 2018, en suma, permiten avisorar que la cifra de bajas será similar a la de 2017, siendo que al cabo del tercer trimestre, la cifra era de 612, frente a los 645 de todo 2013.

La evolución de las bajas psicológicas de las mujeres contrasta en cierta medida con la de los agentes masculinos. La de estos últimos creció en los últimos años a un ritmo menor, de un 11% entre 2013 y 2017. Según datos del mismo sindicato, entre 2012 y 2017 el número de mujeres en la Benemérita creció un 1%, hasta los 5.500 agentes, mientras que la cifra de los agentes masculinos se mantuvo cercana a los 75.000.

Manuel Cobo, representante de la Asociación Española de Guardias Civiles, considera que la razón del aumento de las bajas psicológicas tiene que ver con los problemas que plantea el trabajo en la Guardia Civil en materia de conciliación familiar y que afectan tanto a mujeres como a hombres.

"No hay problema específico con las mujeres por el hecho de que lo sean sino que la conciliación es en sí complicada; pides la reducción horaria y te la dan pero no en los horarios que quieres por aquello del agravio comparativo a otros agentes...y cada familia se toma esto de una forma. Así, muchas veces no te queda otra que la baja psicológica para cuidar de tu hijo, queda mucho por hacer en materia de conciliación familiar", explica este portavoz de la AEGC, sin dejar de recordar la dificultad que esto entraña sobre todo para los matrimonios entre guardias civiles.

Paralelamente, la Secretaria de Mujer de AUGC, Alicia Sánchez, apunta la entrada en vigor en 2013 de un protocolo para las agentes que son madres y, que según la representante de AUGC, plantea derechos que en la práctica luego no se respetan, lo que favorece puntualmente el incremento sostenido de las bajas psicológicas de forma sostenida de las mujeres.
Conciliación y denuncias

"Cuando estás embarazada o una vez que eres madre, ocurre que solicitas la conciliación y prefieren que te dés de baja", dice Sánchez, que explica que la baja puede darse bien porque lo solicita la afectada o porque lo hace un psicólogo o representante de la propia Benemérita.

"En otras ocasiones, sucede que denuncias acoso sexual o laboral y te recomiendan que te dés de baja para quitarte de en medio en lugar de investigar al denunciado". Así, para Sánchez existe otro factor detrás de las bajas psicológicas y tiene que ver con la creciente predisposición de las mujeres para reivindicar derechos y denunciar situaciones que consideran injustas, lo que redunda en una espiral de presuntos acosos que acaba por generarles problemas psicológicos reales.

"Antes, las mujeres no reclamábamos nuestros derechos pero hemos empezado a hacerlo y eso lleva en muchos casos a que nos machaquen, provocándonos situaciones que nos llevan a baja psicológica", reivindica Sánchez, haciendo alusión a casos de agentes como las sargentosMaría SerranoyMaría Luisa Flores.

Otras fuentes, asimismo, apuntan en la misma línea que "no es normal" que los psicólogos de la Benemérita sean oficiales del cuerpo y que los agentes no pasan reconocimientos médicos periódicos.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183591
Re:Guardia Civil... ni pies ni cabeza
« Respuesta #719 en: 24 de Enero de 2019, 08:09:40 am »

Un agente y su familia viven sin agua caliente ni calefacción por una avería de la caldera de su pabellón, pero desde la Administración no se pone remedio

El mal estado de los pabellones es un problema que se extiende al resto de España. A lo largo de los últimos años, AUGC ha llevado a cabo distintas campañas y denuncias en los medios de comunicación dando a conocer el lamentable estado de muchas de las viviendas.

23/01/2019



Imagen de la cocina de un pabellón de la Guardia Civil en la provincia de Sevilla. Imagen de la cocina de un pabellón de la Guardia Civil en la provincia de Sevilla.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Alicante, una vez más, lamenta tener que dar a conocer a los ciudadanos las carencias que sufren los agentes de la Guardia Civil encargados de velar por la seguridad de los ciudadanos y sus bienes.

AUGC ha denunciado en varias ocasiones públicamente la escasez de medios y materiales de las distintas unidades en la provincia de Alicante, pero esta vez debemos denunciar y lamentar la falta de sensibilidad, por parte de quien está al mando de la Comandancia así como del Ministerio del Interior, que al parecer hacen oídos sordos a las necesidades y peticiones de los propios agentes.

No es la primera vez que sale a la luz el estado ruinoso en el que se encuentran algunas viviendas en las que residen los agentes de la Guardia Civil, los llamados "pabellones", pero en esta ocasión no se trata del estado en sí, sino de las indignas condiciones en las que deben residir algunos de ellos, como en este caso, donde uno de los agentes destinado en el acuartelamiento alicantino de Concentaina debe residir sin tan siquiera disponer de agua caliente para su aseo personal y el de su familia, incluso con menores de edad, ni tampoco calefacción para poder soportar las bajas temperaturas que se dan en estos fríos días invernales, todo ello debido a una avería en la caldera que la vivienda tiene instalada y que tiene varios años de antigüedad.

El agente, que lleva residiendo en el pabellón de dicha unidad algo más de seis años, ha comunicado en varias ocasiones a sus mandos superiores la avería que le impide disponer de algo tan básico en estas fechas, y ante la pasividad y el paso de los días sin obtener solución decidió formalizar por escrito una solicitud al objeto le fuese reparada, o en su caso sustituida por otra nueva. Pero lejos de solucionar el problema, desde la Comandancia de Alicante se han limitado a remitirle un escrito para formalizar el trámite administrativo y donde se le comunica el plazo máximo de resolución y notificación de tres meses, o que en caso de vencimiento de dicho plazo sin notificación expresa se entenderá desestimada su solicitud.

Se desconoce el motivo de querer posponer por más tiempo la reparación o si estarán esperando que lleguen fechas más cálidas para no necesitar la utilización de la caldera, pero lo cierto es lo vergonzoso que parece esta situación, sobre todo, tal y como queda recogido en uno de los informes emitidos por uno de los mandos del Cuerpo, que para considerar acreedor a un agente y su familia de un derecho tan fundamental como es la salud, tengas que ser "bueno y obediente", de ahora en adelante, antes de solicitar nada a lo que se tenga derecho, habrá que comprobar primero si se cumple con estos requisitos.

Se da la circunstancia que el resto de agentes que residen en las viviendas del acuartelamiento de Cocentaina ya han comunicado a sus superiores en alguna ocasión el mal estado de las calderas de sus domicilios, y que éstas pueden sufrir en breve roturas definitivas, incluso siendo sustituida recientemente en una de las viviendas tras una grave avería, por lo que desde AUGC Alicante no entendemos la pasividad de quien debe velar por el bienestar de los agentes, no sólo por la diversa normativa interna que así lo exige, sino  también la de Sanidad, Higiene y Seguridad.

El mal estado de los pabellones es un problema que se extiende al resto de España. A lo largo de los últimos años, AUGC ha llevado a cabo distintas campañas y denuncias en los medios de comunicación dando a conocer el lamentable estado de muchas de las viviendas.

La Secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, nombró recientemente al Coronel José Hernández Mosquera como nuevo Jefe de la Comandancia de Alicante en sustitución de Manuel Muñoz, que pasó a situación de reserva en julio del año pasado, desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles esperamos que el nuevo Jefe de los agentes, que hasta hace poco y cuando se encontraba al mando de la Comandancia de Almería, se encargó de dirigir la búsqueda e investigación del niño Gabriel Cruz, se sensibilice también con las necesidades de los guardias civiles y sus familias en las que le recordamos que también hay menores de edad y que no deberían estar pasando ningún tipo de penosidad.

Simplemente, volver a recordarles a los responsables políticos y militares la obligación del cumplimiento de la Ley en lo referente a Sanidad, Seguridad e Higiene y su tipificación en la Ley de Infracciones /Sanciones del Orden Social.

Les pedimos a esas autoridades que, por favor, se sensibilicen con el problema y recuerden que la Guardia Civil, año tras año, sigue siendo la institución más valorada por los ciudadanos, sólo les pedimos que deberían responder en igual medida a la que estamos valorados.