Autor Tema: "Júnior" vs "Sénior"  (Leído 21452 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #240 en: 06 de Julio de 2017, 14:28:25 pm »

El jefe de los Mossos acusa de falta de lealtad a las nuevas generaciones


Trapero describe a los 'milenials' como una generación "sobradamente capacitada" para liderar el cuerpo, pero poco comprometida
OtrosConéctateConéctate
EFE EL PAÍS
Twitter
Google Plus
Barcelona 5 JUL 2017 - 20:52   CEST

Josep Lluis Trapero toma posesion como Mayor de los Mossos. ALBERT GARCIA
El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, aseguró este miércoles que los milenials [los nacidos entre 1980 y 1995] están “sobradamente capacitados” para liderar la policía catalana, pero advirtió sobre su “poca paciencia”, “baja tolerancia a la frustración” y “falta de lealtad y compromiso”. Trapero lo afirmó en el marco de una conferencia que pronunció bajo el título Generación milenial, ¿preparada para liderar?, en la segunda jornada de la VII Escuela de Verano del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña.


El mayor recordó que actualmente en los Mossos d'Esquadra hay 2.727 milenials, lo que supone el 16% de la plantilla de la policía catalana. “El milenial, por lo general, se caracteriza por la poca paciencia y la baja tolerancia a la frustración. Están acostumbrados a tener todos los recursos y medios. Lo tienen que tener todo y de forma inmediata. Esto a veces se expresa en forma de queja constante por falta de medios”, recriminó.

Para el mayor de los Mossos d’Esquadra, los milenials también se caracterizan por su “falta de lealtad y compromiso con la organización”, lo que en ocasiones, dijo, se traduce en absentismo. Según Trapero, esta generación valora más las relaciones personales que los resultados organizativos, ya que dan prioridad a la “satisfacción personal” por encima de los "resultados del negocio", por lo que, en ocasiones, pueden incurrir en la ausencia de responsabilidad, ejemplaridad, voluntad de servicio o sentimiento de pertenencia a un colectivo.

El mayor de los Mossos también advirtió sobre el "impacto de determinados hábitos de comportamiento" en sectores de este colectivo a la hora de prestar servicios, por su "especial visión del mundo", como el uso "intensivo" del móvil y el WhatsApp, "incluso en funciones de vigilancia, poniendo en peligro la propia seguridad".

También les afeó la "transmisión instantánea de información, que puede comprometer la reputación corporativa o los derechos de los ciudadanos". "La conectividad y la necesidad de máxima información pueden comprometer valores tan relevantes como el respeto, la imparcialidad, la seguridad y la responsabilidad y se pueden confundir también con la transparencia", esgrimió.


No obstante, Trapero afirmó que los milenials tienen capacidad para liderar el cuerpo de la policía catalana. "No solo podrán hacerlo, sino que están sobradamente capacitados para hacerlo", indicó. Y explicó que los actuales mandos de la policía catalana tienen que trabajar para traspasar a los mossos de la generación de milenials' sus vivencias y legado y dejarles "organizaciones permeables". "La experiencia es un valor a fomentar, pero también lo es reservar espacios a la innovación, la frescura y la fuerza de la juventud", agregó

El sindicato USPAC mostró su malestar por las críticas de Trapero a los agentes de la generación de milenials y advirtió de que con ello "fractura" las relaciones entre las base y la cúpula policial, al tiempo que denunció que los agentes han visto empeorar en los últimos años sus condiciones de trabajo, con recortes salariales y de derechos.

En la misma línea, el Sindicato de Policías de Cataluña (SPC) lamentó que las declaraciones de Trapero evidencian la "fractura existente" entre la cúpula y el resto del cuerpo de los mossos y le recriminó su "falta de compromiso" a la hora de defender a los agentes, por lo pidió que dimita "antes de perjudicar más a un cuerpo del que todos los mossos están orgullosos".

En una mesa redonda posterior a la conferencia dictada por Trapero, el comisario de los Mossos Emili Quevedo, jefe de la Comisaría Técnica de Planificación de la Seguridad, anunció que se estudia que en la próxima promoción de la policía catalana se pueda seleccionar a aspirantes que lleven tatuajes visibles

Desconectado titohiges

  • Profesional
  • Master
  • *
  • Mensajes: 1440
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #241 en: 06 de Julio de 2017, 16:22:32 pm »
Pues tiene su razón. Hemos nacido con muchas comodidades para bien y para mal.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #242 en: 15 de Julio de 2017, 10:54:40 am »
Un policía local en segunda actividad evita un robo en Calatayud (Zaragoza)


14-07-2017 / 10:20 h EFE

Un policía local en segunda actividad ha evitado un robo en Calatayud (Zaragoza) al enfrentarse a dos jóvenes que intentaban atracar a una persona en la calle.

Según ha informado el ayuntamiento de Calatayud, el policía observó cómo dos jóvenes que conducían un vehículo se acercaban a un peatón para pedirle información y robarle.

El agente consiguió reducir y detener a los dos jóvenes a pesar de que lo arrastraron con el vehículo cuando intentaban huir.

La Policía Nacional y la Policía Local realizaron la detención de los presuntos autores del robo.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12353
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #243 en: 16 de Julio de 2017, 04:11:27 am »
Se la jugó y le salió bien  :Plasplas


Por cierto, bonita ciudad.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #244 en: 07 de Mayo de 2018, 08:10:33 am »
 Nec Otium
3 formas en que los trabajadores senior crean un ambiente de trabajo tóxico

Los empleados más veteranos son los que reproducen los peores vicios de las compañías y pueden generar enormes conflictos si no se les controla.
Miguel Ayuso
lunes, 07 mayo 2018, 04:30

Ya sean directores, subdirectores, adjuntos al director –o cualquier otro puesto que haya que inventarse para contentar a los empleados que llevan mucho tiempo en la firma–, lo cierto es que los trabajadores senior pueden ser una fuente de conflicto en cualquier compañía.

En demasiadas ocasiones las personas que deberían liderar los equipos y, por ende, las empresas, están cansados de su trabajo o, por el contrario, demasiado obsesionados con este, y reproducen los defectos más tóxicos de la cultura empresarial de la firma.

Ron Carucci, cofundador de Navalent y autor de numerosos libros de management, explica en Harvard Business Review que durante sus más de 30 años trabajando con directivos ha identificado los tres hábitos de los perfiles senior que tienen una influencia más negativa sobre las compañías. Son estos:

1. Prioridades dispersas

“Es asombroso lo mal que la mayoría de los equipos de liderazgo usan su tiempo juntos”, apunta Carucci. “Establecen reuniones al azar, que se convocan con frecuencia solo unos días antes (si es que lo hacen). Sus conversaciones se desvían del tema, a menudo en minucias. Y dejan sin abordar las decisiones y los problemas que necesitan resolverse”.

Ya hemos hablado de lo improductivas que son la mayoría de las reuniones, un vicio especialmente evidente entre los directivos, que parecen necesitar convocar y desconvocar encuentros para justificar su trabajo, pero es que además algunos líderes ni siquiera tienen claro qué es lo verdaderamente importante para una empresa y cambian de opinión de un día para otro, muchas veces de forma caprichosa.

“Las implicaciones para una organización cuyo equipo de liderazgo está poco enfocado son serias: los recursos y el esfuerzo son desperdiciados y la confusión generalizada se convierte en la norma”, apunta Carucci.

2. Rivalidades insanas

La competición entre trabajadores es habitual en todas las empresas, pero es más encarnizada a medida que se escala en la jerarquía, pues cuánto más arriba se está más difícil es ascender, pero mayores son las recompensas. Es imposible que no exista cierta rivalidad en los escalones superiores, pero esta puede ser más o menos tóxica.

De lo que no cabe duda, como apunta Carucci, es de que “un equipo de líderes excesivamente individualistas que compiten por los recursos, el estatus, la influencia y, con mayor frecuencia, el trabajo de su jefe, pueden fracturar la organización por debajo de ellos”.

Muchos trabajadores se encuentran atrapados entre varios jefes, que no dudan en utilizar a los empleados para sus propios fines, puenteándose entre ellos, lo que provoca una situación insostenible en la empresa.

“Es casi imposible tomar y ejecutar decisiones críticas cuando los miembros del equipo no confían entre sí, y es igualmente difícil pedir al resto de la organización que lleve a cabo esas decisiones si todos saben que fueron tomadas por personas que no están alineadas”, asegura Carucci.

Los equipos directivos deben actuar de forma compenetrada, con objetivos comunes que sean evaluados de forma conjunta. La rivalidad debe guardarse para la competencia externa, y esto solo se logrará con un sistema que evite una competencia interna demasiado evidente.

3. Conflictos improductivos

Teniendo en cuenta que, como hemos visto, muchos directivos y mandos intermedios están más preocupados por ascender y competir con sus compañeros que por hacer bien su trabajo, no es de extrañar que surjan conflictos entre ellos.

“Hablar negativamente por la espalda, retener perspectivas honestas, o esconder las decisiones de veto después de tomarlas, debería ser inaceptable”, apunta Carucci. “Los equipos directivos deberían tener unas normas para no caer en estos comportamientos, y deberían compartir esas normas con el resto de la organización, pidiendo a otros que velen por su cumplimiento”.
Dwight Schrute es el prototipo de compañero que saca de quicio a cualquiera.

Es imposible evitar conflictos entre directivos si no existen unas normas claras y un mecanismo que garantice su cumplimiento y establezca represalias para quienes no las cumplan. “En mi experiencia, cuando sabes que la organización está observando cómo te apegas a tus propias reglas, piensas dos veces antes de romperlas”, concluye Carucci.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #245 en: 19 de Junio de 2018, 08:31:15 am »

Radiografía a la marina española

Los ‘milennials’ de la Armada no saben escuchar ni hablar en público

Un capitán de Navío publica un estudio sobre las generaciones que forman la escala de oficiales, incidiendo en las carencias de los nuevos cadetes

¿Cómo pueden explotarse las diferencias de comportamiento de los distintos grupos que conforman la escala de oficiales de la Armada? Esa es la premisa del estudio-reflexión publicada por un capitán de Navío, que analiza las características de cada una de las cinco generaciones salidas de la Escuela Naval.


Buque escuela de la Armada, Juan Sebastián Elcano Buque escuela de la Armada, Juan Sebastián Elcano

19/06/2018 01:00

El capitán de Navío Enrique Cubeiro Cabello publica en el último número de la Revista General de Marina un estudio sobre la ‘Diversidad Generacional de la Armada’. Analiza a los miembros de la escala de oficiales de la Armada distribuyéndolos en un total de cinco grupos generacionales, que abarcan desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad.

Cada generación, explica el autor, tiene “unas señas de identidad que se reflejan en su lenguaje, comportamientos y preferencias, y que pueden diferir enormemente (y hasta ser radicalmente opuestas) a las generaciones adyacentes”.

Lo capitanes de Navío en la reserva pertenecen a la generación de ‘veteranos’, los capitanes de Navío y de Fragata en activo a la del ‘baby boom’, los capitanes de Corbeta y tenientes de Navío antiguos a la generación ‘X’, los tenientes y alféreces de Navío a la ‘Y’, y por último los alumnos de la Escuela Naval Militar, denominados generación ‘Z’.

Este último colectivo, tal y como señala el estudio, es uno de los más reseñables ya que en él se agrupan los futuros oficiales de la Armada española, y de ellos dependerá la misión de dirigir y educar a las generaciones venideras.
La generación ‘Z’, los ‘milennials’ de la marina

Este grupo, formado por los futuros oficiales y que han nacido a partir de 1994, “es el que ahora puebla las universidades (y la Escuela Naval)”. Ha “nacido en la abundancia y crecido en la crisis”. Así la define el autor:

--Consumista y pesimista.

--Con gran dependencia de dispositivos electrónicos (y extraordinaria adaptación a estos)

--Interaccionan socialmente mediante medios virtuales.

--Sus interacciones sociales reales resultan un desafío para muchos y hablar en público “les resulta un reto casi insuperable”.

--Es la generación de Pokemon y Harry Potter, “única experiencia como lectores de ocio para muchos de ellos”.

--Dan más importancia a la tecnología e inteligencia que a la educación y al esfuerzo.

--Muy individualistas.

--Valor a la familia menor que el resto de generaciones.

--Tienden a ser malos oyentes.

--No confían en la política.

--Serios problemas para consolidar relaciones de pareja.

--Aceptan la diversidad como algo natural, por lo que son más tolerantes.

--Entienden la conciliación como tiempo para ellos mismos.

--Menos inclinados a las medidas drásticas o violentas para la defensa o consecución de sus ideales.
La generación ‘Y’

Esta generación corresponde a los nacidos entre 1984 y 1993, quienes tienen recuerdos vívidos del 11-S pero apenas recuerdan la caída del Muro de Berlín y la desintegración del Pacto de Varsovia. Hoy son los oficiales subalternos en unidades operativas.

--Desde pequeños han estado rodeados por la inseguridad.

--Compensaron la falta de dedicación hacia ellos por sus progenitores –por motivos laborales- con videoconsolas y tablets.

--Su cuidado en la infancia recayó sobre sus abuelos, lo que ha “contribuido al producto resultante con su talante consentidor”.

--Permanecen conectados a sus dispositivos las 24 horas del día y sienten verdadero pánico a quedarse sin batería.

--Buscan conocimiento en internet más que en profesores o padres.

--Son impacientes, lo quieren todo ya.

--Vivir plenamente el presente es su consigna.

--Son derrochadores y administran mal su dinero.

--Tienen escaso sentido de la responsabilidad y el compromiso.

--Le dan gran importancia a lo emocional.

--Para que rindan bien en el trabajo es necesario que las tareas que se les asignen les diviertan y motiven.
Buscar sinergias intergeneracionales

Las peculiaridades de estas dos generaciones jóvenes, que ahora conviven en la Armada con miembros de las otras tres que les preceden, pueden explotarse buscando sinergias tal y como explica el autor.

“Cada generación responde de forma distinta a los estímulos, y para motivar a un joven oficial pueden no valer las mismas cosas que funcionaban en el pasado” explica el capitán de Navío Cubeiro.

Estas diferencias entre generaciones pueden provocar encontronazos en aspectos de la vida diaria de los militares. Por ejemplo, “los actuales capitanes de fragata han sido educados en echar al trabajo las horas que hagan falta y esperan lo mismo de sus subordinados. Pero los que tengan a sus órdenes a alféreces de Navío han de ser conscientes que retenerlos a bordo sin una razón de peso supondrá para ellos un motivo de descontento, cuyas proporciones escapan a la capacidad de comprensión de un ‘baby boomer’”.

“Del mismo modo, los jóvenes oficiales (…) han de tratar de conocer la esencia que caracteriza a sus mandos para analizar con mayor objetividad sus actitudes e inclinaciones. Ello les ayudará a comprender mejor, por ejemplo, que pocas cosas pueden revolver tanto las entrañas de un comandante ‘baby boomer’ que ver a sus oficiales salir zumbando por el portalón al toque de retirada”.

Puede leer el artículo completo en el siguiente enlace (a partid de la pagina 681).

http://www.armada.mde.es/archivo/rgm/2018/05/RGM%20Mayo%202018%20V%20FINAL.pdf


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #246 en: 02 de Agosto de 2018, 17:47:53 pm »
DEDICADO A LOS CAIMANES

Definir qué es un caimán es tarea harto difícil, puesto que no hay un caimán tipo o modelo, no abundan y probablemente sean una especie o espécimen en vías de extinción. Digamos que el refrán “más sabe el diablo por viejo que por diablo” se les ajusta como un guante. Son compañeros muy veteranos, que suman muchos trienios, a quienes el peso del bagaje de su experiencia, les hace ir inclinados ligeramente hacia delante, o bien, buscar asiento a cada poco.

Unos peinan canas y otros simplemente ya no tienen qué peinarse, pero todos ellos, sin excepción, tienen la mirada del león, fiera y viva, en la que se reflejan su historia vivida, sufrida y sentida, sus dificultades en tiempos difíciles, y sus servicios realizados buenos, malos y peores, los que no se hicieron porque miraron para otro lado y los que merecieron medalla y no la obtuvieron.

Constituyen una clase de policías y unos policías con clase, son unos individuos simpáticos, caraduras, golfos, oportunistas, y que no tuvieron recelos a la hora de eludir el cumplimiento de un cargo que juraron defender con, si fuera menester, la vida, y a los que la misma vida, les fue diciendo tras enterrar a los que la perdieron, que nada había tan sagrado como para darla. Figuras antagónicas, pueden ser el peor de los compañeros y también el mejor. Al que quieres olvidar cuando por fin se va y al que siempre recordarás. Al que en principio, llegas a odiar y terminas por admirar. Del que temes que te toque en suerte y acabas por temer ser separado.

El peor cuando piensas que debes de estar a su lado muchas horas y por la diferencia de edad, sus temas no serán tus temas aún, y, por sus escasas ganas de trabajar, que son inversas a las que tienes como recién salido, harán que sientas ganas de haber estado con uno de tu promoción y maldecirás tu suerte.

Pero comprobarás que resulta el mejor cuando crees no poder salir del primer problema del primer servicio complicado y compruebas que el inútil que creías tener a tu lado, lo resuelve fácilmente, y te das cuenta de que es así porque lleva toda la vida haciéndolo.

Su filosofía del trabajo: hacerlo con el mínimo esfuerzo y sólo si es imprescindible; su ideología: con las máximas garantías; su doctrina: en el menor tiempo posible y su credo: a ser posible, que no trascienda y que no termine por escrito y en Juicio para no perder una mañana, porque dicen -al final nada merece la pena, ni sirve para nada-, salvo su mañana.

Son ingeniosos siempre tienen la primera palabra, pero también, la última. Hablan cuando tienen que callar, silencian al personal, con el que son deslenguados, irritantes, pero al que por encima de todo, divierten. Adolecen de la vanidad necesaria para tener siempre una buena historia que contar, que bien vale por una clase de la Academia. Son necios, majaderos, testaduros e impertinentes, sabedores de que su veteranía les concede un grado al que nunca renuncian y que siempre te recuerdan.
Todo lo que saben lo saben porque lo han vivido y lo han experimentado, no han leído muchos manuales, pero tampoco los necesitan porque en cierto modo los aciertos que están escritos en ellos, han sido ya sus errores que juraron no volver a repetir.

Suelen ser los últimos que llegan a un servicio y los primeros en resolverlo. Los últimos que fichan por la mañana y los primeros que se van en la tarde, puntualmente siempre, antes de la hora. Han perdido la ilusión por el trabajo, pero estarán y sabrán estar, cada vez que se les necesite, porque no son vagos, simplemente ya creen haber cumplido con creces el compromiso adquirido, y haber trabajado lo suficiente y lo necesario, como para poder vivir una especie de retiro en activo, una segunda actividad aún dentro de la primera, un quehacer diario a medio gas.
El nuevo les mirará con desdén, pero con el tiempo, y a fuerza de verles actuar acabará admirándolos cuando las cosas se hayan puesto feas y vea la segura forma en que las resuelven. Quizás acaso algún día, cuando pasen los años, se diga así mismo: “que razón tenía el jodío”.

No son los más íntegros, ni los más temerarios, ni los más justos, no son tampoco los más instruidos, pero saben lo que no está escrito. Casi siempre denostados por los jóvenes, a menudo desacreditados por sus contemporáneos; pero una cosa ten por segura, siempre responden cuando el compañero está en peligro, siempre tienen una vía de escape para salir de los atolladeros y siempre saben qué decir y –lo que es más importante- qué callar al jefe y al requirente.

El caimán sabe que lo es y se precia de serlo, presume de ello. No se arredra ante la adversidad y, cuando se le conoce más, goza del respeto, tanto de los jefes, como de los nuevos. Nunca se le pillará en un renuncio aunque sea parte de el. Y por mucha mierda que se le eche siempre saldrá a flote.

Como rendido homenaje a todos los caimanes que a su pesar y pese a todo, me enseñaron lo poco que sé, en especial a aquellos cuya luz se apagó definitivamente".

Desconectado Boffer

  • Senior
  • ***
  • Mensajes: 881
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #247 en: 02 de Agosto de 2018, 20:15:43 pm »
DEDICADO A LOS CAIMANES

Definir qué es un caimán es tarea harto difícil, puesto que no hay un caimán tipo o modelo, no abundan y probablemente sean una especie o espécimen en vías de extinción. Digamos que el refrán “más sabe el diablo por viejo que por diablo” se les ajusta como un guante. Son compañeros muy veteranos, que suman muchos trienios, a quienes el peso del bagaje de su experiencia, les hace ir inclinados ligeramente hacia delante, o bien, buscar asiento a cada poco.

Unos peinan canas y otros simplemente ya no tienen qué peinarse, pero todos ellos, sin excepción, tienen la mirada del león, fiera y viva, en la que se reflejan su historia vivida, sufrida y sentida, sus dificultades en tiempos difíciles, y sus servicios realizados buenos, malos y peores, los que no se hicieron porque miraron para otro lado y los que merecieron medalla y no la obtuvieron.

Constituyen una clase de policías y unos policías con clase, son unos individuos simpáticos, caraduras, golfos, oportunistas, y que no tuvieron recelos a la hora de eludir el cumplimiento de un cargo que juraron defender con, si fuera menester, la vida, y a los que la misma vida, les fue diciendo tras enterrar a los que la perdieron, que nada había tan sagrado como para darla. Figuras antagónicas, pueden ser el peor de los compañeros y también el mejor. Al que quieres olvidar cuando por fin se va y al que siempre recordarás. Al que en principio, llegas a odiar y terminas por admirar. Del que temes que te toque en suerte y acabas por temer ser separado.

El peor cuando piensas que debes de estar a su lado muchas horas y por la diferencia de edad, sus temas no serán tus temas aún, y, por sus escasas ganas de trabajar, que son inversas a las que tienes como recién salido, harán que sientas ganas de haber estado con uno de tu promoción y maldecirás tu suerte.

Pero comprobarás que resulta el mejor cuando crees no poder salir del primer problema del primer servicio complicado y compruebas que el inútil que creías tener a tu lado, lo resuelve fácilmente, y te das cuenta de que es así porque lleva toda la vida haciéndolo.

Su filosofía del trabajo: hacerlo con el mínimo esfuerzo y sólo si es imprescindible; su ideología: con las máximas garantías; su doctrina: en el menor tiempo posible y su credo: a ser posible, que no trascienda y que no termine por escrito y en Juicio para no perder una mañana, porque dicen -al final nada merece la pena, ni sirve para nada-, salvo su mañana.

Son ingeniosos siempre tienen la primera palabra, pero también, la última. Hablan cuando tienen que callar, silencian al personal, con el que son deslenguados, irritantes, pero al que por encima de todo, divierten. Adolecen de la vanidad necesaria para tener siempre una buena historia que contar, que bien vale por una clase de la Academia. Son necios, majaderos, testaduros e impertinentes, sabedores de que su veteranía les concede un grado al que nunca renuncian y que siempre te recuerdan.
Todo lo que saben lo saben porque lo han vivido y lo han experimentado, no han leído muchos manuales, pero tampoco los necesitan porque en cierto modo los aciertos que están escritos en ellos, han sido ya sus errores que juraron no volver a repetir.

Suelen ser los últimos que llegan a un servicio y los primeros en resolverlo. Los últimos que fichan por la mañana y los primeros que se van en la tarde, puntualmente siempre, antes de la hora. Han perdido la ilusión por el trabajo, pero estarán y sabrán estar, cada vez que se les necesite, porque no son vagos, simplemente ya creen haber cumplido con creces el compromiso adquirido, y haber trabajado lo suficiente y lo necesario, como para poder vivir una especie de retiro en activo, una segunda actividad aún dentro de la primera, un quehacer diario a medio gas.
El nuevo les mirará con desdén, pero con el tiempo, y a fuerza de verles actuar acabará admirándolos cuando las cosas se hayan puesto feas y vea la segura forma en que las resuelven. Quizás acaso algún día, cuando pasen los años, se diga así mismo: “que razón tenía el jodío”.

No son los más íntegros, ni los más temerarios, ni los más justos, no son tampoco los más instruidos, pero saben lo que no está escrito. Casi siempre denostados por los jóvenes, a menudo desacreditados por sus contemporáneos; pero una cosa ten por segura, siempre responden cuando el compañero está en peligro, siempre tienen una vía de escape para salir de los atolladeros y siempre saben qué decir y –lo que es más importante- qué callar al jefe y al requirente.

El caimán sabe que lo es y se precia de serlo, presume de ello. No se arredra ante la adversidad y, cuando se le conoce más, goza del respeto, tanto de los jefes, como de los nuevos. Nunca se le pillará en un renuncio aunque sea parte de el. Y por mucha mierda que se le eche siempre saldrá a flote.

Como rendido homenaje a todos los caimanes que a su pesar y pese a todo, me enseñaron lo poco que sé, en especial a aquellos cuya luz se apagó definitivamente".

Qué gran verdad!!!

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #248 en: 09 de Agosto de 2018, 14:03:36 pm »
Una policía joven.....

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #249 en: 28 de Septiembre de 2018, 15:23:40 pm »
El Límite Del Bien (@ellimitedelbien) twitteó:

El baile, la diversión y el amor no tienen edad.

Fantástico vídeo, ojalá más personas así. https://t.co/JEI5vVEmri https://twitter.com/ellimitedelbien/status/1045297779688509440?s=17

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174886
Re:"Júnior" vs "Sénior"
« Respuesta #250 en: 03 de Octubre de 2019, 10:34:32 am »
https://www.policiah50.com/si-follo-no-barro/



Si follo no barro


Por H50 Digital Policial -02/10/201901793



Al igual que en cualquier profesión, hay algunas frases típicas , y en la policía no iba a ser menos.
Un día cualquiera en el despacho del grupo, nos encontramos hasta arriba de trabajo.


 
Hay que finalizar unas diligencias con los últimos detenidos que hicimos y queda mucho por hacer.

Me dirijo a mi compañera que tengo al lado, la cual tiene el pelo rubio y mucho carácter, y le digo que me eche una mano.

Se da la vuelta mirándome fijamente y me dice con voz alta mientras me enseña varias denuncias encima de su mesa “si follo no barro”.

Es una de las típicas frase del caimán que se transmite de generación a generación de policías.

En el argot policial se llama caimán de modo afectuoso a los veteranos que ya están a vueltas de todo y a los que nadie va a explicarles cómo funciona la policía.

Hay que decir que hay una nueva modalidad de caimán que se da entre los pepinillos, que son los policías recién jurados.

Policía nuevos que creen que conocen todo de la policía y que a diferencia de los caimanes a ellos si les queda mucho por aprender.

Hacemos una recopilación de algunas frases del caimán.
La mejor intervención es la que no se hace.

En este oficio hay que estar 29 días tonto y uno listo para cobrar.

En la última hora de servicio hay que ponerse las gafas de madera.

¿Va Usted a denunciar?, Porque si no, nosotros, aquí hemos terminao.

No intentes hacer intervenciones Americanas con medios Africanos.

Vale más un día en la calle que 10 años de academia.

Al amigo culo, al enemigo por el culo y al indiferente la legislación vigente.

Si el Jefe no cede, el médico concede.

Tarde o temprano el guardia siempre llega.

El enemigo está dentro