Autor Tema: Aquellos "viejos tiempos"  (Leído 266590 veces)

Desconectado .C.J.

  • Profesional
  • Gurú
  • **
  • Mensajes: 7333
  • LA MOLE IS BACK
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #420 en: 30 de Junio de 2010, 15:53:33 pm »
Aún no me habeís respondido a la pregunta:

¿sabeís porque el ABC tiene grapas?

Desconectado PeInG

  • Profesional
  • Chamán
  • **
  • Mensajes: 12214
  • To serve me and protect me.
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #421 en: 30 de Junio de 2010, 15:55:50 pm »
Aún no me habeís respondido a la pregunta:

¿sabeís porque el ABC tiene grapas?

No, pero es lo que le hace ser el periódico más sencillo de leer.

Además, está fundado por Don Torcuato Luca de Tena.
Old school Hollywood baseball...

Desconectado Ethan

  • Profesional
  • Chamán
  • **
  • Mensajes: 10790
  • Intento opinar, NO discutir, pero si me buscas...
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #422 en: 30 de Junio de 2010, 16:06:02 pm »
Aún no me habeís respondido a la pregunta:

¿sabeís porque el ABC tiene grapas?

Venga va....

A ver... TODOS JUNTOS:


¡¡¡ NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO !!!!

¿ PORQUE ?


 :Manifa  :Manifa :Manifa :Manifa :Manifa :Manifa

:Quemado_1
:Quemado_1 nbspnbsp  nbspnbsp nbspnbsp ¡ ETHAN ! nbspnbsp nbspnbsp  nbspnbsp  nbspnbsp :Quemado_1 nbspnbsp
:Quemado_1

* ¡ El poder de la Roja... CONQUISTA EL MUNDO ! *

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51387
  • Verbum Víncet.
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #423 en: 30 de Junio de 2010, 16:14:28 pm »
;ris;

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #424 en: 16 de Julio de 2010, 17:03:13 pm »
Es el mismo Cuerpo?




« Última modificación: 16 de Julio de 2010, 17:07:38 pm por 47ronin »

Desconectado Fedor

  • Profesional
  • Junior
  • **
  • Mensajes: 423
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #425 en: 17 de Julio de 2010, 08:47:04 am »
http://www.lacasaencendida.es/LCE/lceCruce/0,0,73537_2305341_73523%24P1%3D16,00.html

Exposición en la Casa Encendida (Madrid)

Quinquis de los 80. Cine, prensa y calle  

El punto de partida de la exposición es la figura del quinqui o delincuente acuñada por el género cinematográfico de delincuencia juvenil que vivió su momento de apogeo en nuestro país entre los años 1978 y 1985. La muestra se agrupa en dos grandes bloques. El primero analiza la figura del quinqui como icono, es decir, muestra al detalle el seguimiento que la prensa sensacionalista y de sucesos hacía del día a día del periplo del delincuente juvenil basado en la detención, el reformatorio y la posterior fuga. Se basa en la representación estetizada y estereotipada del delincuente de los ochenta, donde se atiende a la proyección del fenómeno especialmente alrededor de la prensa gráfica y el cine y a la retroalimentación de un medio sobre el otro. Personajes como El Vaquilla y El Jaro se convirtieron en héroes de la marginalidad para la calle y en ganchos irresistibles para la prensa. Además, en esta sala se analizará los recreativos como principal forma de ocio de los adolescentes, protagonistas de la exposición. Este territorio agrupa a aquella generación de jóvenes de los setenta con la industria de la cultura juvenil en su contexto internacional y sus formas de consumo capitalista.

No es sólo que las noticias de prensa alimenten las películas, sino que también las películas alimentan los periódicos de sucesos. Detrás del mito, analizado y evaluado a fondo en la exposición, queda el hecho real, al cual hay que buscar también las explicaciones y las motivaciones, sobre todo por ser capaces de impedir en el futuro tragedias individuales como las vividas por los quinquis de los ochenta, tragedias, que, en el fondo, suponen la constatación de un fracaso colectivo

Desconectado tixe

  • Moderador
  • Mentor
  • ***
  • Mensajes: 13373
  • Cuando el dinero habla, la verdad calla.
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #426 en: 17 de Julio de 2010, 11:07:33 am »
http://www.lacasaencendida.es/LCE/lceCruce/0,0,73537_2305341_73523%24P1%3D16,00.html

Exposición en la Casa Encendida (Madrid)

Quinquis de los 80. Cine, prensa y calle  

El punto de partida de la exposición es la figura del quinqui o delincuente acuñada por el género cinematográfico de delincuencia juvenil que vivió su momento de apogeo en nuestro país entre los años 1978 y 1985. La muestra se agrupa en dos grandes bloques. El primero analiza la figura del quinqui como icono, es decir, muestra al detalle el seguimiento que la prensa sensacionalista y de sucesos hacía del día a día del periplo del delincuente juvenil basado en la detención, el reformatorio y la posterior fuga. Se basa en la representación estetizada y estereotipada del delincuente de los ochenta, donde se atiende a la proyección del fenómeno especialmente alrededor de la prensa gráfica y el cine y a la retroalimentación de un medio sobre el otro. Personajes como El Vaquilla y El Jaro se convirtieron en héroes de la marginalidad para la calle y en ganchos irresistibles para la prensa. Además, en esta sala se analizará los recreativos como principal forma de ocio de los adolescentes, protagonistas de la exposición. Este territorio agrupa a aquella generación de jóvenes de los setenta con la industria de la cultura juvenil en su contexto internacional y sus formas de consumo capitalista.

No es sólo que las noticias de prensa alimenten las películas, sino que también las películas alimentan los periódicos de sucesos. Detrás del mito, analizado y evaluado a fondo en la exposición, queda el hecho real, al cual hay que buscar también las explicaciones y las motivaciones, sobre todo por ser capaces de impedir en el futuro tragedias individuales como las vividas por los quinquis de los ochenta, tragedias, que, en el fondo, suponen la constatación de un fracaso colectivo

Seguro que sale 47ronin, vamos todos a verlo en plan ¿donde está Wally?  :partirse


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #427 en: 25 de Agosto de 2010, 13:42:33 pm »
EL RESPETO A LA POLICÍA

“El señor que lee a mi lado en la biblioteca del club está dando hace diez minutos pruebas de una agitación extraordinaria. Se ha guardado una revista extranjera en la americana, ha sacudido en el tintero la ceniza de un puro y más de una vez enjugó, resoplando, el sudor de su frente.

- Permítame usted -exclama de pronto-, es preciso que yo aclare… ¿Qué es la policía?

- Perdón, señor -contesto un poco sobresaltado-. ¿Voy a tener el honor de oírle disertar acerca de Millán de Priego?

- No, no me importa nada el señor Millán de Priego. El suyo es un caso particular. Yo hablo de la policía en general. Soy un ciudadano celoso de sus deberes y deseo saber cómo he de considerar a la policía. ¿Es una institución funesta? ¿Debo odiarla? Por el contrario, ¿es útil? ¿Obedece a una necesidad inesquivable? ¿Estoy en el caso de respetarla? En fin, si yo tropiezo con un policía, ¿qué conducta debo seguir? ¿Escapo? ¿Le pego un tiro? ¿Le saludo?

- Lo ignoro completamente -respondí con recelo-. En todo caso, yo, en el pellejo de usted, no vacilaría en ingerir algún bromuro.

- No, disculpe usted; el asunto es serio. Vea usted estos periódicos: todos son de “orden”, burgueses; no puede sospecharse que les convenga minar los fundamentos de la autoridad para servir a un sectarismo. Estos periódicos dan cuenta de los choques que hubo entre la policía y los manifestantes. He aquí lo que dicen: “un policía requiere a un transeúnte para que no se estacione en determinado lugar. El transeúnte responde varonilmente (el periódico hace constar que fue varonilmente) que no le da la gana. El policía le pone la mano en el hombro. Y el digno ciudadano le da una bofetada.” El periódico describe esta magna bofetada que hace rodar al agente por los suelos. Más allá, tres policías, cercados por los manifestantes, saborean una paliza. Pero varios ciudadanos heroicos le siguen y le muelen directamente las espaldas. La prensa narra este episodio con tonos épicos. Y yo, un poco desconcertado, me pregunto: “Qué se propone la prensa al exaltar esa conducta de los ciudadanos que apalean a los policías?

- Censurar que los policías apaleen a los ciudadanos.

- No ha reflexionado usted. Eso no tiene sentido. Si un agente procede mal, debe ser castigado; pero si el ciudadano procede peor, pierde su derecho de reclamante. Esto es algo así como los lances entre caballeros. Si a mí me insulta un caballero y yo le contesto con un bastonazo, paso yo a ser el agresor. Más bien me inclino a sospechar que estos periódicos  aconsejan como un mérito relevante la caza del policía. La bofetada que el transeúnte da al agente es, para ellos, una estimable reivindicación, y el porrazo que propina el agente acosado, un tiránico atropello.

Esto es grave, porque si se estimula el odio hacia los encargados de sostener el orden, los choques habrán de ser necesairamente cada vez más sangrientos. El orden, en este caso, es la libertad. Para mí, un policía es un hombre que garantiza mi libertad, que impide que pueda ser atropellada. Por eso yo no tengo malquerencia alguna a los policías. Los pueblos cultos tampoco aborrecen a la policía. Los atrasados, como el nuestro, sí; y por eso puede haber en España periódicos que aplauden el hecho de que unos manifestantes golpeen a unos agentes que cumplen con su deber de disolver los grupos. Yo no sé si la policía española es brutal; pero no me atrevería a inculparla de serlo, porque reconozco que tiene que suplir con la fuerza lo que le falta de acatamiento en los ciudadanos. ¿Ha oído usted hablar de la enorme autoridad de los policías ingleses?

- Los policías ingleses son otra cosa…

- Los policías ingleses rompen cabezas alguna vez que otra; pero no tienen necesidad de entregarse a esta ocupación tan frecuentemente porque, por regla general, son obedecidos con respeto. Si un agente ordena: “¡Circulen!”, y usted “circula”, ¿cree que aquel hombre le vuelve a llamar para decirle: “Espere usted, me había olvidado de abrile la cabeza”? Evidentemente, no. Hay que hacer, indispensablemente, una labor previa para tener una buena policía: educar al pueblo en el respeto a la policía, a los agentes de la autoridad. Nunca se logrará nada recomendando a nuestros compatriotas que aprendan boxeo para ejercitarlo con los guardias de Seguridad y sus congéneres. Esto, sobre ser anárquico e incongruente, es idiota. Porque si el ciudadano tiene puños, el guardia tiene bastón; y si el ciudadano tiene bastón, el guardia tiene pistola; y si el ciudadano tiene pistola, el guardia tiene ametralladoras y no ha de ser él quien, en definitiva, pierda más. Pero tales razones son ridículas al lado de las que antes expuse: es preciso corregir ese impulso, tan español, de creer que es una hazaña honorífica desacatar a un agente. A veces esto no es más que una cobardía, porque se cuenta de antemano con que el agente, precisamente por su cargo, no apele al traumatismo, como la haría un simple particular que oyese las mismas expresiones. Y siempre es una prueba de incivilidad, de ineducación ciudadana y de desconocimiento de lo que es la libertad indivicual, que no consiste en hacer todo lo que uno quiere.”

W. FERNÁNDEZ FLÓREZ

24 de Diciembre de 1922

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #428 en: 05 de Septiembre de 2010, 10:41:08 am »
Seis guardias urbanos fueron represaliados tras el golpe

I.O. PALMA. Antoni Gorrías es la memoria viva de la Policía Local y un estudioso del cuerpo desde su creación como guardia urbana en 1852, cuando un gobierno conservador de turno lo montó para mitigar su terror a los alborotos callejeros.

Atesora numerosas anécdotas y hechos que nos deberían avergonzar como país caínita. Entre ellos, las represalias que sufrieron seis agentes de la guardia urbana por cumplir con su deber de obedecer al gobierno legítimo.

"Tras el 18 de julio fueron represaliados los guardias urbanos Juan Pascual Vidal, Juan Socías Sastre y Sebastià Juan Pujol, los guardias rurales Jaime Cañellas Cladera, Guillem Serra Martorell y Antoni Sabater, el guardia de jardines –un desempeño que se reservaba a los guardias urbanos ya entrados en años– Zacarías Ochoa Quintana. Un informe interno elaborado con posterioridad, en el mes de septiembre, colocó en la picota al guardia urbano Rafael Janer Noguera.

Pero el caso más sangrante fue el del jefe de la guardia nocturna Joan Salas Ginard que, durante la jornada del golpe de Estado, se hizo acompañar por dos agentes y se fue a proteger al alcalde de Palma, Emili Darder, en previsión de una noche de alborotos. Por este hecho fue condenado a muerte, sentencia que no se cumplió gracias a que tenía buenos informes e influencias familiares, pero no se libró de una condena de 20 años de cárcel", relata Gorrías.

"Tres de estos agentes se salvaron porque no se encontraban en aquellos momentos en Palma ya que habían ido a Barcelona para representar al cuerpo en la Olimpiada popular que se estaba celebrando en la Ciudad Condal para contrarrestar la Olimpiada que tenía lugar en la Alemania nazi", explica el archivero la diferencia de cifras.

"Los represaliados fueron todos despedidos, encerrados en la prisión de Can Mir, donde hoy en día se erige el cine Augusta, e inhabilitados para ejercer un cargo público. El castigo impuesto a los tres guardias rurales, una sección de la guardia urbana creada ex profeso para evitar robos y asaltos a las possessions alejadas de un núcleo urbano bastante exiguo en aquellos tiempos, la dejó muy en precario ya que tan sólo contaba con seis agentes", resalta Antoni Gorrías.

Pero no todo son malos recuerdos y represalias en el cuerpo precursor de la Policía Local. Gorrías repasa su libro histórico sobre el cuerpo y encuentra una anécdota jugosa que recordar en una denuncia formulada contra la madamme de Ca n´Elena. "Era un prostíbulo ubicado detrás del Teatro Principal y muy frecuentado por los señores de la época que los mayores de hoy todavía recordarán. Pues bien, la denuncia se formuló contra la propietaria por alboroto, escándalo y por no dejar descansar a los vecinos con las mujeres que mantenía en su casa. En el pliego se recordaba que la propietaria del negocio más antiguo del mundo había sido sancionada con anterioridad con una multa de cinco pesetas", concluye el archivero de la Policía Local.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #429 en: 15 de Septiembre de 2010, 13:41:41 pm »
LA GUARDIA CIVIL TUVO CAMELLOS

....

Así es cómo la Guardia Civil tuvo en sus plantillas y mantuvo en sus presupuestos ocho camellos, repito, de los de verdad, que figuraban en sus listas de revista, pasando mensualmente la de comisario con el devengo cada uno de 27,20 pesetas anuales para adquisición de bastes; seis, también anuales, para medicamentos y material de botiquín; y 2.60, éstas diarias, para pienso.

http://usuarios.multimania.es/historiaymilicia/html/oterinocamello.htm

Desconectado sinpalotes

  • Profesional
  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 3427
  • OJOS!!!!!!
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #430 en: 16 de Septiembre de 2010, 12:04:30 pm »
No se de que te sorprendes. Es nuestra plantilla hay mucho burro...
Y si empezamos a contar los motes que nos ponemos los unos a los otros... (a veces se escuchan por la emisora y no puedo hacer otra cosa que descojonarme)
La Policía judicial tiene por objeto y será obligación de todos los que la componen, averiguar los delitos públicos que se cometieren en su territorio o demarcación; practicar, según sus atribuciones, las diligencias necesarias para comprobarlos...

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #431 en: 24 de Septiembre de 2010, 17:07:37 pm »



La Policía expone sus medios en el Retiro

Galería fotográfica:

http://www.madridiario.es/galeria/evolucion-policia-exposicion-medios1/41702.html

« Última modificación: 24 de Septiembre de 2010, 17:30:42 pm por 47ronin »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #432 en: 24 de Septiembre de 2010, 17:12:59 pm »
El director general de la Policía ha explicado que ]las jornadas de puertas abiertas albergarán a partir de las 11.30 horas, desde el próximo lunes hasta el viernes 1 de octubre en el Paseo de Coches del Parque del Retiro, demostraciones operativas realizadas por unidades de Guías Caninos, TEDAX-NRBQ y Caballería acompañados de alumnos de la Escuela de Policía de Ávila.


http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/116610/el-retiro-alberga-un-museo-resumido-de-la-policia-que-incluye-la-pistola-que-eta-uso-para-matar-a-meliton-manzanas

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #433 en: 26 de Septiembre de 2010, 11:25:00 am »
CRÓNICAS DE BILBAO Y VIZCAYA
Policía y buen gobierno
26.09.10 - 02:39 - IMANOL VILLA


Primer carro de riego propiedad del Ayuntamiento de Bilbao. :: E. C.

A lo largo del tiempo, la limpieza, el cumplimiento de la ley y la seguridad de los ciudadanos han sido prioridades para las autoridades municipales de Bilbao
Desde siempre ha preocupado el orden en Bilbao. No hubiera sido posible, de lo contrario, el crecimiento y el desarrollo que la villa experimentó con el paso de los siglos. De ahí que, desde las ordenanzas más antiguas, se sentaran las bases para que la convivencia social entre todos los bilbaínos fuera un objetivo prioritario, asentado claro está, en el correcto comportamiento de los habitantes y en la habitabilidad del entorno urbano que ocupaban. No extraña, por ello, que la limpieza de las calles de Bilbao se convirtiera en una tarea de suma importancia.

De ahí las sucesivas reglamentaciones que regularon los oficios y profesiones sobre los que habría de recaer la, muchas veces ingrata, tarea de limpiar las calles de la villa. Pero si alguien tenía la verdadera responsabilidad de mantener en buenas condiciones el entorno urbano esos eran, indudablemente, los ciudadanos. Sobre su correcta educación recaía el que la ciudad se hallase en perfecto estado. De ahí que, ya desde hace siglos, se estableciese que «ninguna persona sea osada de echar ninguna agua ni otra viscosidad, ni de día ni de noche, a las calles ni a los cantones, en esta villa ni en sus rebales, so pena de cien maravedís».

Río abajo

No obstante, bien porque no todos cumplían con su obligación ciudadana, bien porque la limpieza perfecta es inevitable o bien porque toda actividad humana genera más porquería y desechos que voluntad de recogerlos, el Ayuntamiento no tardó en crear la figura del barrendero. Él era el encargado de recoger lo que popularmente se conocía como «la sarama», basura que, al igual que hoy en día, se producía en las viviendas y establecimientos varios de Bilbao. Para esta labor el «saramero» se ayudaba de un carro tirado por bueyes o caballos que hacía su ronda con paso lento.

Las primeras referencias documentales a este tipo de personal aparecieron ya en el siglo XVI. En ellas se cita a personas encargadas de limpiar las calles, plazas y cantones de la villa. También se describía el trabajo de los que se encargaban de llevar la basura río abajo en una especie de gabarra conocida como «arruquero». Y es que antiguamente la basura de Bilbao se transportaba hasta el Abra, donde se tiraba al mar. Más tarde se instalaron vertederos en zonas aledañas de la ciudad. A la altura del siglo XIX, el Ayuntamiento pasó a subcontratar el servicio de recogida de basuras. La ordenación del cuerpo de barrenderos se produjo en 1867 con la publicación de un reglamento en el que, además de establecer los distintos grados y puestos, también se especificaron las condiciones que todo aquel que quisiera pertenecer al cuerpo debía de reunir: tener entre 18 y 32 años, ser robusto y con buena salud, no tener defecto físico alguno y, lógicamente, tener acreditada buena conducta.

Tan importante como la limpieza era el orden y la disciplina. Cumplir la ley era, y es, un requisito indispensable para garantizar la convivencia y la marcha cotidiana de la villa. Antiguamente los encargados de esa tarea eran los alguaciles y los guardias municipales, antecesores de lo que hoy conocemos como policía municipal. Una de las referencias más antiguas relativas a estos cargos aparece en un documento de 1588, en el que se cita a dos alguaciles encargados de detener y expulsar a los vagabundos. El mismo documento refleja que ambos cobraban por la citada labor la cantidad de 6.000 maravedís al año. Casi un siglo más tarde, la villa contaba con unas seis personas encargadas de mantener el orden repartidas entre alguaciles, jurados y porteros, con un salario anual cada uno de 200 reales. A mediados del sigo XIX, los alguaciles pasaron a ser denominados guardias municipales. Por entonces vestían capa, sombrero y golilla. En 1861, bajo el mandato como alcalde de Federico Victoria de Lecea, se confeccionó el «Reglamento de alguaciles y serenos». A estos últimos, encargados de mantener el orden por la noche, se les conoció como «veladores». Como signo de autoridad, los alguaciles portaban una vara mientras que los veladores usaban una especie de lanza conocida como «chuzo».

La hora del Ángelus

Con menos responsabilidad directa sobre el cuidado de la disciplina y el orden aunque con una labor muy relacionada con la seguridad ciudadana, estaba la figura del «farolero». Su existencia fue pareja a los faroles de aceite, primero, y gas, después. Hay documentos que hacen referencia a esta figura desde el siglo XVIII. Los faroles de aceite se encendían a la hora del Ángelus por la tarde y así permanecían hasta el amanecer. En las noches de luna llena, por contarse con más luz, se encendían menos unidades. Una forma de economizar muy ingeniosa.
A mediados del siglo XIX (entre 1845-1847), el gas sustituyó al aceite en la iluminación urbana. La concesión primera para la iluminación a gas de Bilbao la tuvo Mr. Esprit Louis de Laty, de Bayona cuya representación en Bilbao, recayó en Pedro Errazquin. La fábrica de gas se instaló al final de la calle Sendeja. El plan de alumbrado municipal preveía la colocación de 245 faroles aunque el servicio comenzó con únicamente 59. Para su encendido se contó con un cuerpo de faroleros compuesto por diez personas. Desgraciadamente para ellos, a finales del siglo XIX, la irrupción de la electricidad les condujo directamente a la extinción.

Desconectado badboy

  • Profesional
  • Gurú
  • **
  • Mensajes: 5815
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #434 en: 26 de Septiembre de 2010, 18:24:26 pm »
Lo he leído hoy en la prensa, concretamente en el diario "El Correo Español", que es el de mayor tirada en Bizkaia.

A ver si puedo poner fotos antigüas de Barakaldo. Dejadme buscar......... :abuelo
ALGUNOS SABEN LO QUE DICEN Y OTROS DICEN LO QUE SABEN

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #435 en: 27 de Septiembre de 2010, 13:42:48 pm »
Los secretos mejor guardados de la Policía Nacional

Un recorrido por sus casi dos siglos de historia, armas y delincuentes más famosos

Vídeo: http://www.laprovincia.es/sociedad-gente/2010/09/27/secretos-mejor-guardados-policia-nacional/325038.html

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225062
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #436 en: 17 de Octubre de 2010, 11:29:29 am »



LA MURCIA QUE NO VEMOS
«¡Alto a la Guardia civil!»
La Benemérita, con más de siglo y medio de historia, ha ocupado en Murcia cuatro sedes

17.10.10 - 01:08 - ANTONIO BOTÍAS |

Un cura secuestrado, un capacho de piedras y tres guardias civiles camuflados. Estos fueron los elementos principales de una de las primeras operaciones que la Benemérita practicó en Murcia, hace ahora 166 años y sólo 3 después de que fuera creado en España el instituto armado.

A don Andrés Legaz, que así se llamaba el cura, lo retuvieron 3 malhechores bajo el Arco de los Frailes, en Totana. Pero el acuerdo fue inmediato: Don Andrés se comprometió a depositar al día siguiente, en el mismo sitio y hora, un rescate de 12.000 reales. Cuentan las crónicas que los secuestradores, sin duda más ilusos que bandidos, se conformaron con «la promesa solemne» del presbítero, lo que evidencia cómo han cambiado los tiempos.

Aún retumba en la comarca el golpe que diera, al conocer tan graves hechos, Mariano Fontana, alcalde constitucional de la villa. Y cuentan que el eco de sus juramentos provocó un escalofrío en los maleantes. «¡Tan vil atentado nunca ha sido visto en este país!», clamó don Antonio mientras ordenaba a la Guardia Civil que dispusiera un operativo.

Durante 24 horas, los números de la Benemérita aguardaron en una cueva próxima al lugar, «sin beber ni una sola gota de agua». Entretanto, para simular el rescate, llenaron un capacho de pedruscos, que un siervo del clérigo se encargó de acercar al lugar convenido. Allí se encontró con uno de los bandoleros, quien fue apresado de inmediato. Otro, al ver que su compinche se retrasaba, se acercó preocupado hasta el Arco y también fue detenido. Pero del tercero, que debía de ser el cerebro, nunca más se supo.

Desde su llegado a Murcia, el Cuerpo cosechó grandes éxitos en el cumplimiento de su objetivo fundacional: «proteger a las personas y propiedades dentro y fuera de las poblaciones», ante la oleada de bandoleros que oprimía el país. Y, ya desde sus primeros años de existencia, no siempre su labor fue bien recompensada por los poderes públicos.

De hecho, en 1858, se agotó el presupuesto para pagar las nóminas, lo que obligó a promulgar en marzo una Real Orden que obligaba, «a todos los individuos de dicha arma que cumplen el tiempo de su empeño hasta el 31 de diciembre próximo, se les dé licencia temporal para que vayan a sus casas a esperar las absolutas».
Sólo en aquel mes, la Guardia Civil detuvo a 6 personas por delitos de sangre, 3 por poseer armas sin licencia, otras 7 por robo, 2 por carecer de documentos de identidad, una más por desobediencia a la autoridad y 8 por otros delitos.
El escándalo de la iniciativa fue mayúsculo ante las protestas «de las personas e instituciones más respetables del país». Hasta el extremo de que los periódicos informaron, apenas pasados un par de días, que la Real Orden sólo se aplicaría al resto de militares y que, aun aquellos que tuvieran que marcharse a sus casas, podían pasar a engrosar las filas de la Benemérita.

Desde el principio, Murcia quedó bajo el mando del Cuarto Tercio de la Guardia Civil, que impulsaría operaciones descritas en la época como «gloriosas». Y no se trataba de meros hurtos o discusiones vecinales.

Asesino en serie

Entre las intervenciones se encontraban la muerte de una cuadrilla de bandoleros, capitaneada por el célebre Juan Manuel Nogueras, y la detención del asesino Francisco Alcaraz, quien con engaños atraía a las personas a su casa para degollarlas y robarles cuanto portaban, enterrándolas después en una habitación, donde se descubrieron tres cadáveres.

A finales del siglo XX, la Comandancia estaba situada en la plaza de Santa Eulalia, como lo prueba un anuncio de 1878 de admisión al Cuerpo para aquellos militares que lo habían solicitado. Durante la Guerra Civil, el cuartel de la fuerza estuvo ubicado en la plaza de Sardoy y la plana mayor en la plaza de Pedro Pou, en la conocida Casa de los Lisones. De allí sería trasladada a la plaza del Romea y la calle Alejandro Séiquer, hasta ocupar su sede actual, en el barrio de Vistalegre.

Condensar la fecunda historia de este Cuerpo es tarea complicada. En constante renovación, la Guardia Civil atesora los mayores éxitos contra el crimen en la historia de España, desde su primitiva función de vigilar los caminos hasta las más complejas operaciones, desde la apertura de sus filas a la mujer a la propuesta que, a comienzos de los años ochenta, sorprendió a muchos murcianos. Fue el anuncio de la creación de 2.000 plazas para cumplir con el servicio militar en la Benemérita.
Entre otros requisitos, se exigía tener 17 años, sin antecedentes penales y medir como mínimo 1,6 metros. Aquellos jóvenes, denominados 'guardias civiles auxiliares', cobraban 16.000 pesetas y tenían preferencia para quedarse en el Cuerpo. Muchos lo hicieron. Y gracias a ellos, como al resto de sus compañeros, generaciones de murcianos han podido conciliar el sueño sin más contratiempo que levantarse a por agua o para ir al retrete.'

Desconectado uidnoche

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • **
  • Mensajes: 16581
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #437 en: 17 de Octubre de 2010, 11:57:39 am »
Me gustaría haber visto la detención por desobediencia a la autoridad estilo munipa.
333

Desconectado usmc

  • Profesional
  • Master Honorario
  • **
  • Mensajes: 1547
  • " nos adaptamos y vencemos " semper fidelis
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #438 en: 17 de Octubre de 2010, 23:13:45 pm »
Es el mismo Cuerpo?






creo que si es el mismo cuerpo, al menos se sigue llamando igual.

lo que me confunden, son  los antitrauma, nosotros solemos utilizar antibalas.

Desconectado Kafka

  • Cadete
  • *
  • Mensajes: 288
  • LA RESPUESTA MAS OBVIA, SUELE SER LA CORRECTA
Re:Aquellos "viejos tiempos"
« Respuesta #439 en: 18 de Octubre de 2010, 00:53:48 am »
Es el mismo Cuerpo?






creo que si es el mismo cuerpo, al menos se sigue llamando igual.

lo que me confunden, son  los antitrauma, nosotros solemos utilizar antibalas.
Creo que fue un prestamo del CIFSE.