Autor Tema: El lenguaje políticamente correcto  (Leído 33676 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 211203
Re: El lenguaje políticamente correcto
« Respuesta #320 en: 01 de Diciembre de 2022, 10:01:18 am »
De 'filoetarras' a 'fascistas': las Cortes de Castilla y León se contagian de la crispación del Congreso
Ambas Cámaras han vivido esta semana dos jornadas de llamadas al orden y expulsiones de la tribuna de oradores mientras la tensión política no parece tener freno
1 diciembre, 2022 07:
Óscar Estaire Cabañas

El virus de la crispación, cada vez más presente en la política española –y que por enésima vez ha infectado los debates de este martes y miércoles en el Congreso de los Diputados– ha contaminado también las sesiones de las Cortes de Castilla y León, cuyo ambiente se asemeja cada vez más al de la Cámara Baja. La expulsión de la tribuna del Congreso el martes de la diputada de Vox Patricia Rueda tras llamar "filoetarras" a los representantes de EH Bildu, ha generado un efecto contagio en la Cámara autonómica y la formación dirigida en la región por Juan García-Gallardo ha llegado al pleno con la artillería cargada.

Aprovechando una Proposición No de Ley (PNL) del PSOE dirigida a reprobar al vicepresidente de la Junta por haber llamado "banda criminal" a los socialistas en el pleno del pasado 25 de octubre, García-Gallardo no solo se ha ratificado en sus palabras sino que se ha solidarizado con su compañera expulsada del Congreso el día anterior y se ha hecho eco de sus palabras vinculando esa supuesta "historia criminal" del PSOE a sus pactos con "los filoterroristas".

TE PUEDE GUSTAR

¡SE FILTRÓ!
RAFA NADAL: La historia que escandaliza el país

BMW Serie 2 Seminuevo
Conduce ya tu BMW Serie 2 seminuevo con unas condiciones excepcionales

Peugeot 3008 Plug-In Hybrid
Descubre el Peugeot 3008 Plug-In Hybrid con allure. ¡Disfrútalo ya!

Con 3€ puedes salvar vidas
Es el momento de hacer algo extraordinario ¡Ayúdanos!

Poco antes, se había vivido una situación similar a la acaecida el día anterior en el Congreso en la tribuna de oradores de las Cortes, aunque en este caso personificada en el procurador de Unidas Podemos, Pablo Fernández. El representante izquierdista ha acusado de "profesar la ideología fascista" al vicepresidente y el presidente de la Cámara, Carlos Pollán, le ha quitado la palabra y le ha expulsado de la tribuna de oradores tras llamarle tres veces al orden. Un término que también utilizó la procuradora socialista Alicia Palomo el día anterior para referirse al consejero de Industria, Mariano Veganzones.


Mientras la distancia entre Madrid y Valladolid, a 200 kilómetros la una de la otra, daba la sensación de acortarse más que en un viaje en AVE, en el Congreso las aguas no se calmaban y la ministra de Igualdad, Irene Montero, era recriminada por la presidenta, Meritxell Batet, por acusar a los populares de promover "la cultura de la violación" en una campaña contra la violencia de género de la Xunta de Galicia que, a su juicio, "culpabilizaba" a las víctimas.

Rueda califica de "filoetarras" a los representantes de Bildu
Las tensiones se iniciaron en la sesión del Congreso de este martes, cuando la diputada de Vox Patricia Rueda calificó de "filoterrorista" a la coalición abertzale Euskal Herria Bildu. En un debate sobre la candidatura de Málaga para ser la sede de la Exposición Universal de 2027, Rueda acusó a Pedro Sánchez de "ningunear" a la ciudad y de premiar a "filoetarras, golpistas y nacionalistas".

El vicepresidente del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, del PSOE, que en ese momento presidía la sesión, llamó al orden a la diputada de Vox y la pidió que retirase ese término, algo que se negó a hacer. Tras ello, Gómez de Celis le quitó la palabra y le instó a abandonar la tribuna y el resto de diputados de Vox, en solidaridad con ella, abandonaron el hemiciclo entre aspavientos.

Mientras todo esto sucedía en la capital, en Valladolid el primer insulto llegaba al pleno de las Cortes. La procuradora socialista Alicia Palomo calificaba de "fascista" al consejero de Industria, Mariano Veganzones, y le acusaba de "no creer en la democracia", en mitad de un debate sobre el Servicio Regional de Relaciones Laborales (Serla). El presidente de la Cámara, Carlos Pollán, pidió también a Palomo que retirase el término, algo a lo que se negó, y terminó por eliminarlo del diario de sesiones al término de la jornada.

Pollán retira la palabra a Fernández tras llamar "fascista" a Gallardo
La reanudación de la sesión plenaria de las Cortes, en la mañana de este miércoles, ya anticipaba un incremento de la tensión ya que Vox llegaba al hemiciclo con ganas de reivindicar a su diputada expulsada de la tribuna del Congreso el día anterior. Pero antes de que García-Gallardo interviniese para defenderse de una iniciativa de reprobación a su persona propuesta por el PSOE, el procurador de Unidas Podemos, Pablo Fernández, se le adelantó y avivó la llama de la crispación en la Cámara.

Fernández acusó a García-Gallardo de "profesar la ideología fascista" y Pollán le llamó tres veces al orden. Ante la negativa del procurador de Unidas Podemos de retractarse en sus aseveraciones, le invitó a abandonar la tribuna de oradores y le retiró el uso de la palabra. Una decisión que el representante de Ciudadanos y compañero de Fernández en el Grupo Mixto, Francisco Igea, calificó de "vergonzosa" poco después.

Acto seguido, llegó el turno del vicepresidente de la Junta que se negó a retirar sus palabras del pleno del pasado 25 de octubre, cuando llamó "banda criminal" al PSOE, volvió a insistir en llamar a Pedro Sánchez el "jefe de la banda" e hizo un recorrido por la que a su juicio es la "historia criminal" de los socialistas, que vinculó a sus pactos con "filoterroristas" –reivindicando las palabras de la diputada Patricia Rueda del día anterior en el Congreso– y al acercamiento de presos de ETA.

Mientras tanto, en Madrid, la ministra de Igualdad, Irene Montero –en el centro de la polémica desde la aprobación de la cuestionada Ley del 'solo sí es sí'– acusaba al PP de fomentar "la cultura de violación" por, a su juicio, haber impulsado una campaña de prevención de la violencia de género en Galicia que "culpabiliza a las víctimas". La presidenta del Congreso, entre las protestas de los diputados populares, recriminaba los "excesos en el lenguaje" de la ministra. Dos jornadas de crispación y agresividad verbal en dos parlamentos que cada vez se diferencian menos.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 211203

Desconectado Ragnar

  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 4012
Re: El lenguaje políticamente correcto
« Respuesta #322 en: 01 de Diciembre de 2022, 23:39:46 pm »
Vamos, que no quieren que llamen a sus socios por su nombre...

Gómez de Celis, el fiel escudero de Sánchez que no quiere que llamen a sus socios 'filoetarras'


"Retire la calificación de filoetarra", exigió. Ante la negativa de la diputada de Vox por Málaga, el 'número 2' de Meritxell Batet en la Cámara Baja pasó a tutearla: "Te voy a llamar al orden y a retirar la palabra"

MARINA ALÍAS
 

PUBLICADO 01/12/2022 04:45
ACTUALIZADO 01/12/2022 04:50
A partir de ahora, el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (Sevilla, 1970) no quiere que nadie se refiera a los cinco parlamentarios de EH Bildu y socios del Gobierno de coalición PSOE-Podemos como 'filoetarras'. Según se puede constatar en los Diarios de Sesiones del Congreso de los Diputados, ese mismo término se ha empleado en más de sesenta ocasiones a lo largo de la legislatura vigente. El de 'fascistas' unas trescientas. Sin embargo, no fue hasta este martes cuando el vicepresidente primero de la Mesa decidió expulsar del Hemiciclo a la diputada de Vox Patricia Rueda tras pronunciarlo y no dar su brazo a torcer cuando le obligó a retirarlo.

"Retire la calificación de filoetarra", exigió. Ante la negativa de la diputada de Vox por Málaga, el 'número 2' de Meritxell Batet en la Cámara Baja pasó a tutearla: "Te voy a llamar al orden y a retirar la palabra". El asunto terminó con el Grupo Parlamentario Vox abandonando la cámara en solidaridad con su compañera y denunciando la "doble vara de medir" de Gómez de Celis. "Minutos antes de cortar la palabra a Rueda, la presidencia del Congreso ha avalado otras 'calificaciones ideológicas' como 'extrema derecha' o 'ultraderecha'", compararon los de Abascal.

Vox denuncia "sectarismo y odio"
Los parlamentarios de Vox no solo acusan al político sevillano de tener "sectarismo y odio" hacia ellos, sino también de no tener conocimiento alguno sobre el Reglamento de la Cámara Baja. "Había preguntado a Patricia Rueda si quería quitar del Diario de Sesiones el término 'filoetarra' (artículo 70.3), algo que, independientemente de si quiere o no retirar el término, no impide continuar con el discurso. Sin embargo, Gómez de Celis ha aplicado el 104", explican.

Este último artículo reza así: "Al diputado u orador que hubiere sido llamado al orden tres veces en una misma sesión, advertido la segunda vez de las consecuencias de una tercera llamada, le será retirada, en su caso, la palabra y el presidente, sin debate, le podrá imponer la sanción de no asistir al resto de la sesión". Si embargo, apuntan en Vox, Gómez de Celis ha retirado la palabra a la diputada de Vox de forma fulminante.

Fiel escudero de Pedro Sánchez en sus guerras contra la socialista andaluza Susana Díaz, el vicepresidente primero de la Mesa ha tenido un ascenso fulminante en el PSOE 'sanchista'
Fiel escudero de Pedro Sánchez en sus guerras contra la socialista andaluza Susana Díaz, el vicepresidente primero de la Mesa ha tenido un ascenso fulminante en el PSOE 'sanchista'. Nacido en el barrio sevillano de Santa Catalina y con residencia actual en el popular barrio de Triana, su primer contacto con la política se produjo en la época universitaria, cuando fue miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad de Sevilla. A finales de los 80, se convirtió en una de las voces destacadas de la Unión de Estudiantes contra la LOGSE.

En 1987, se afilió a Juventudes Socialistas y después animó a su entonces amiga Susana Díaz a seguir sus pasos. Llegó a ser elegido vicepresidente del Comité Federal. Más tarde ingresó en las filas del PSOE y se convirtió en el máximo responsable orgánico para Sevilla capital.

En su CV figuran no pocas diplomaturas y una licenciatura en Ciencias del Trabajo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Ejerció como asesor laboral y fiscal entre 1994 y 1998. Entre los años 1998 y 2003 desempeñó el cargo de director provincial de Sevilla del Instituto Andaluz de la Juventud de la Consejería de Presidencia de la Junta de Andalucía. En 2003, fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Sevilla y nueve años después se convirtió en diputado en el parlamento de Andalucía.

Fichaje de Sánchez en las primarias del PSOE
En 2017, Sánchez le convenció para que entrara en su equipo como coordinador de estrategias y comunicación en su campaña para las primarias del PSOE con Susana Díaz y Patxi López como rivales. Un año después, fue premiado con el cargo de delegado del Gobierno en Andalucía.​ En marzo de 2019 fue relevado en el cargo para presentarse a las generales por Sevilla. Tras ser elegido diputado, Sánchez le concedió la vicepresidencia segundo de la Cámara. Tras los comicios del 10-N, donde volvió a ser reelegido, escaló a vicepresidente primero.

No es la primera vez que Gómez de Celis tiene desencuentros con los diputados de Vox. En los últimos días, tratando de hacer un ejercicio de equilibrio -y según explicó en Twitter-, retiró la palabra "filoetarras", pero también la de "fascistas" que había empleado Irene Montero para referirse a Vox. Y recuperó el ruego de Batet: "Voy a seguir insistiendo en que si queremos ser ejemplo y ser ejemplares ante la sociedad lo tenemos que ser también ante nosotros mismos porque es imposible exigir respeto a los demás si no lo ejercemos aquí".

Un día después de la polémica expulsión de la parlamentaria Patricia Rueda -tuteo mediante- por llamar filoetarras a los diputados de EH Bildu, el diputado socialista mandó sentar a los integrantes de Vox. "Continuamos [la sesión]... Esperamos primero a que los señores y las señoras de Vox se sienten", espetó este miércoles al tiempo que otros parlamentarios entraban y salían de la Cámara.

Fue entonces cuando el vicepresidente cuarto del Congreso, Ignacio Gil Lázaro (Vox), le reprochó que los de su grupo no eran los únicos que no estaban sentados impidiendo que la sesión avanzase. También los había en la bancada de la izquierda: "¿Los demás también no? Es que vaya cachondeo es este". Gómez de Celis terminó asintiendo y mandó sentar, de nuevo, a los diputados. "Los que tengan que salir de la sala lo hagan urgentemente también", pidió.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 211203
Re: El lenguaje políticamente correcto
« Respuesta #323 en: 02 de Diciembre de 2022, 08:20:10 am »


“Inundar la zona con mierda” como técnica parlamentaria


No solo en el hemiciclo vuelan los cuchillos parlamentarios. Ni siquiera en los pasillos los diputados de Vox se privan de hacer comentarios insultantes en una estrategia deliberada basada en la deslegitimación del rival y los ataques personales

Iñigo Sáenz de Ugarte


1 de diciembre de 2022 22:41h

Actualizado el 02/12/2022 05:30h

Estaba Jon Iñarritu haciendo unas declaraciones a un periodista en los pasillos del Congreso el jueves por la mañana cuando pasó al lado un diputado de Vox. Precisamente el diputado de EH Bildu respondía en ese momento a una pregunta sobre el clima permanente de bronca en el hemiciclo. Al parlamentario ultraderechista Luis Gestoso se le ocurrió comentar la jugada mirando a los periodistas y diciendo: “Blanqueáis el terrorismo”.

Ya no es sólo en el hemiciclo donde vuelan los cuchillos. Ahora también insultan a los periodistas o a otros parlamentarios cuando están haciendo su trabajo. Hay cárteles de la droga que funcionan con más profesionalidad. ¿Cuál es la intención de todo esto? ¿Que los diputados terminen agarrándose por las solapas y empiecen a sacudirse? ¿Que los periodistas respondan en los mismos términos?


Iñarritu explicó que todo este clima de tensión propiciado por Vox no es algo que surja porque algunos pierdan los nervios: “Es una estrategia planificada. No es un planteamiento de un calentón que puedas tener en medio de un debate y que hagas un comentario desafortunado”. Esto último puede ocurrirle a cualquier grupo parlamentario. Es distinto si se trata de una elección deliberada para deslegitimar a los rivales y de paso calentar los bajos instintos de sus votantes.

Esa tarea de zapa se traslada de forma automática a las redes sociales. Allí se presume de todo aquello que los demás grupos pueden considerar impropio de la institución.

El diputado de EH Bildu lo relacionó con “el brutalismo parlamentario” de Steve Bannon, el ultraderechista que fue consejero de Donald Trump en su campaña y en la Casa Blanca. Si hay una idea que define bastante bien a Bannon es esta: “Los demócratas no importan –dijo en 2018–. La auténtica oposición está en los medios de comunicación. Y la forma de tratar con ellos es inundar la zona con mierda”.

Cuanta más mierda haya sobre el escenario, tanta que sea difícil mantenerse en pie ante el riesgo de resbalón, más fácil será convencer a tus votantes de que todo lo malo que dicen sobre ti es falso. No puedes creer a nadie, mucho menos a los medios de comunicación, así que sólo crees a los tuyos. Se trata de una estrategia perfecta para convencer a la gente de que debe creer solo lo que confirme sus ideas o prejuicios.

Por la mañana, la diputada de Vox Patricia de las Heras hizo un recuento de aquellos que supuestamente se ven beneficiados por las cesiones del Gobierno. A saber, “comunistas, separatistas, golpistas, malversadores, pederastas, violadores, y aquellos que defienden a los condenados por terrorismo, es decir, filoetarras”. Dejó esta última palabra para el final como forma de provocar a la presidencia de la Cámara, que ha decidido vetar esa expresión. Una diputada de Vox fue expulsada de la tribuna esta semana por negarse a retirarla.

La presidenta, Meritxell Batet, tuvo que intervenir otra vez para leer la cartilla: “Les pido que cada vez que suban a esta tribuna no suban a herir ni a ofender”. Ya puede pedirlo en todos los idiomas posibles, que algunos no le van a hacer ningún caso.


Aitor Esteban y Santiago Abascal en sus escaños en el pleno del jueves. Alejandro M. Vélez / Europa Press
No es un problema que se limite a Vox. Parlamentarios del PP y Ciudadanos han utilizado expresiones similares y alegan que limitarlas es un ataque a su libertad de expresión. De hecho, la líder de Ciudadanos cree que la extrema derecha se queda corta. “Desde luego que la diputada de Vox no dijo la verdad, porque no son filoterroristas. Son directamente terroristas”, dijo Inés Arrimadas, que recibió los aplausos de la bancada de Vox.

El Parlamento es ese lugar en que puedes acusar a otro representante de la soberanía nacional de ser un asesino y luego sentirte orgulloso de haber imputado un grave delito a una persona sin pruebas específicas (esas costumbres habituales en los tribunales). Pero no lo intenten los que no tienen el privilegio de ser diputados. Es muy probable que les caiga una querella.

El día anterior, fueron los diputados del Partido Popular los que montaron en cólera cuando Irene Montero les acusó de promover la cultura de la violación por las campañas de los gobiernos gallego y madrileño que hacían hincapié en lo que debe hacer una mujer para evitar agresiones. Batet dijo en el pleno que esa imputación directa a todo un grupo parlamentario “no es adecuada”. Por la cara que puso, a la ministra de Igualdad no le gustó nada el reproche, que a los del PP les pareció insuficiente.

Tampoco se quedaron muy contentos el jueves los diputados de Podemos cuando el vicepresidente de la Cámara, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, anunció que eliminaba del diario de sesiones la palabra 'fascista' empleada por un portavoz de UP. “La limitación de la libertad de expresión. Prohibir el uso de un término político en Parlamento. Incalificable”, dijo Pablo Echenique en Twitter.

Retirar una palabra del diario de sesiones es una medida que está a disposición de la presidencia. Su utilidad es prácticamente nula en una época en que todo se conoce en tiempo real.

El grupo parlamentario del PP se desquitó el jueves de lo sucedido el día anterior concentrándose en la escalinata de la fachada del Congreso con una pancarta que exigía cambios en la ley del 'solo sí es sí'. Como venganza personal, Alberto Núñez Feijóo menospreció en Albacete a la ministra de Igualdad por su edad al defender los antecedentes de su partido: “Le recuerdo que quizá cuando ella estudiaba estudios primarios, el PP ya estaba legislando contra la violencia doméstica y la violencia de género. En 1998 el PP aprobó el primer plan contra la violencia doméstica”.

Dice Batet que los parlamentarios no deberían “herir ni ofender”. Pues a algunos eso les va a dejar sin discurso.