Autor Tema: La otra cara del deporte  (Leído 271617 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2580 en: 24 de Julio de 2019, 12:08:12 pm »

Desconectado Der Kaiser

  • Experto II
  • *
  • Mensajes: 2771
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2581 en: 24 de Julio de 2019, 13:53:58 pm »
Menudo subnormal, pena que no le diera una buena hostia, por tonto.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42898
  • Verbum Víncet.
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2582 en: 24 de Julio de 2019, 15:02:15 pm »
Le tenéis envidia porque es rico y guapo . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2583 en: 26 de Julio de 2019, 16:33:11 pm »

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2585 en: 31 de Julio de 2019, 07:02:23 am »

La Audiencia dice que gritar "hijo de puta" en un partido de fútbol relevante no es inocuo y puede causar violencia

    La Sala de lo Contencioso-Administrativo rechaza así el recurso presentado por el Sevilla FC contra el cierre parcial del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuan tras insultos a Sergio Ramos
    La Federación Española de Fútbol considera responsable al club por no evitar las manifestaciones de dicha expresión

infoLibre
contacta@infolibre.es @_infoLibre
Publicada el 30/07/2019 a las 17:53 Actualizada el 30/07/2019 a las 18:22

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional considera que el uso reiterado de "hijo de puta" en el contexto de un partido de fútbol de gran rivalidad no es algo inocuo y puede provocar reacciones violentas. Este es uno de los argumentos por los que rechaza el recurso presentado por el Sevilla FC contra el cierre parcial del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuan impuesto por la Federación Española de Fútbol (RFEF) tras los insultos que recibió Sergio Ramos en la vuelta de octavos de final de la Copa del Rey de enero de 2015.

La resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera proporcionada la sanción impuesta y rechaza todos los motivos alegados por el club sevillista, que fue sancionado con el cierre parcial de la grada Gol Norte, que el día de los hechos ocupaban unos 1.000 aficionados locales del grupo conocido como "cazaporras".

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, zanja el proceso judicial emprendido por el Sevilla contra la citada sanción y confirma la tipicidad de la conducta del club, al que la Federación consideró responsable por no poner las medidas necesarias para evitar manifestaciones como las dirigidas en dicha jornada contra el ahora capitán del Real Madrid.

"Llamar cinco veces a lo largo del partido "hijo de puta" al jugador del Real Madrid (...) encaja perfecta mente en el artículo 69. 1.c.) del Código Disciplinario de la RFEF que sanciona las conductas violentas, racistas xenófobas e intolerantes en el fútbol", señala la sentencia, cuyo ponente ha sido el magistrado Ramón Castillo.

Resulta irrelevante para la Audiencia Nacional que el calificativo no fuera violento, amenazador, ni revelador de xenofobia "pues es objetivamente insultante y despreciativo para un jugador rival". Añade que por ello no se puede aceptar que se entienda dicha expresión, tal y como subrayaba el Sevilla en su recurso, un "insulto utilizado en la vida diaria" sin estas consecuencias violentas.

Mil espectadores gritando el insulto

En el contexto de un partido de gran rivalidad y formulado de manera reiterada por más de 1.000 espectadores de forma coordinada, según la Audiencia Nacional, "la expresión no es inocua, es objetivamente insultante y puede por su reiteración provocar reacciones violentas del propio jugador, de su equipo etc. Que generen un episodio de violencia de mayor alcance".

En cuanto a las medidas adoptadas por el Sevilla, la Audiencia Nacional reprocha al club que los insultos fueron reiterados en varias ocasiones hasta el final del partido y sólo se emitió un mensaje por megafonía en el descanso, cuando éstos ya se habían producido incluso antes de comenzar el encuentro. "Por lo tanto, a la vista de las circunstancias concurrentes el club no adoptó las medidas necesarias que podrían haber evitado la conducta, incurriendo en la pasividad objeto de sanción", dice la Audiencia Nacional.

Finalmente, y frente a la alegación de que la sanción debería ser para los aficionados y no para el club, la sentencia señala que el Código Disciplinario de la Federación establece que responsabilidad que pueda surgir por daños, lesiones, cánticos violentos insultantes etc. con ocasión de un encuentro deportivo es del club organizador. "En el presente caso, los abonados del Sevilla no forman parte de esta relación y por tanto, no son interesados en el procedimiento sancionador con independencia de que la sanción al club pueda perjudicarles", concluye la Audiencia Nacional.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2587 en: 29 de Agosto de 2019, 15:43:10 pm »

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2588 en: 30 de Agosto de 2019, 07:20:36 am »
Fallece la hija pequeña de Luis Enrique a los nueve años

 :Lazo_Negro

Desconectado Der Kaiser

  • Experto II
  • *
  • Mensajes: 2771
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2589 en: 31 de Agosto de 2019, 00:52:01 am »
 :Lazo_Negro

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42898
  • Verbum Víncet.
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2590 en: 31 de Agosto de 2019, 01:50:40 am »
D.E.P.

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2591 en: 02 de Septiembre de 2019, 07:22:27 am »
Detenido un arquero indio menor de edad por robar en el Mundial de Tiro con Arco
Lunes, 2 septiembre 2019 - 02:02


El competidor robó una mochila a un entrenador español durante la ceremonia inaugural y fue arrestado por la Policía Nacional.
ciòn de Tiro con Arco

La Policía Nacional detuvo a un arquero indio menor de edad acusado de robar en la ceremonia inicial del campeonato del Mundo de júnior y cadete de Tiro con Arco celebrado este pasado mes de agosto en Madrid. Se le imputaba la sustracción de material del evento organizado por la Federación Española de Tiro con Arco, según fuentes policiales. El arrestado tiene 17 años y ya ha regresado a la India con el resto de componentes de su equipo.

Un portavoz de la Federación Española de Tiro con Arco confirmó que el robo se produjo durante la ceremonia inicial del torneo que se desarrolló el pasado lunes 19 de agosto en las instalaciones deportivas de la Universidad Complutense de Madrid.

Durante ese acto desapareció una de las mochilas de unos de los entrenadores de la Federación que contenía material audiovisual, ordenadores portátiles y otros tipo de artículos.

El propietario de la mochila denunció los hechos en comisaría pensando que había sido alguien ajeno a la competición el que había sustraído la bolsa.

Desde la Federación Española de Tiro con Arco se informó a los agentes que disponían de grabaciones del desarrollo de la ceremonia ya que colocaron una cámara de vídeo que filmó todo los actos de esa jornada inaugural.

Los agentes revisaron las imágenes y lograron comprobar que el presunto autor del robo era un jugador indio de categoría cadete. En un principio se sospechó que contó con la ayuda de otro compatriota y de hecho la Policía Nacional identificó a dos personas durante las pesquisas.

Finalmente, la Policía Nacional detuvo a un jugador indio de categoría cadete de 17 años tras interrogar a varias personas y tomar declaración a uno de sus entrenadores.

Documentación confiscada

El material robado no fue localizado por la Policía Nacional que en un principio confiscó al implicado su documentación. El arrestado pudo volver a su país tras acabar la competición. En el propio aeropuerto los agentes volvieron a registrar los bolsos y pertenencias del menor pero no se halló nada del material robado.


Fuentes de la Federación Española de Tiro con Arco confirmaron los hechos y aseguraron que intermedió en la investigación del caso la propia Federación Internacional que era la que tenía la custodia de la información de los hechos, según precisaron desde el organismo.

El Campeonato del Mundo de Tiro con Arco Júnior y Cadete se celebró en Madrid entre el 19 y el pasado domingo 25 de agosto. Participaron cerca de 600 deportistas de 60 países en categorías masculina y femenina de arco recurvo y arco compuesto. La delegación española estuvo compuesta por 24 jóvenes.

El último día de competición que albergó las pruebas finales se desarrolló frente al Palacio Real de Madrid y el Teatro Real.

Mónica Galisteo, una madrileña de 19 años hizo gala de su concentración y precisión logrando la medalla de bronce junto al equipo español en este campeonato mundia

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2592 en: 08 de Septiembre de 2019, 07:25:19 am »

José María García: "Blanca Fernández Ochoa pidió trabajo a la Federación y nadie le ayudó"

El periodista asegura que la medallista olímpica estaba en una "situación terrible" y revela que hace unos meses fue a pedir trabajo a la Federación española de esquí


José María García: "Blanca Fernández Ochoa fue a pedir trabajo a la Federación y no le ayudó nadie "
Vozpópuli


Publicado 07.09.2019 - 22:36


Diversas personalidades y personas cercanas a Blanca Fernández Ochoa acudieron este sábado a la capilla ardiente de la exesquiadora, instalada en el tanatorio de la localidad madrileña de Cercedilla, para darle su último adiós.

Una despedida en la que el periodista deportivo José María García estalló contra el trato recibido por la exesquiadora de parte de los dirigentes del deporte español.

"Apenas hace unos meses fue a la Federación a pedir trabajo porque estaba en una situación terrible porque había tenido juicios y demás, temas familiares. Y hasta hoy no tenemos nada", señaló ante los medios de comunicación al llegar a la capilla ardiente.


"Se va a hacer un recinto en Madrid con su nombre y seguimos igual que hace cien años, todo cuando se muere. ¿Por qué no lo disfrutan en vida?", añadió en declaraciones recogidas por la agencia Efe.
"No le ha ayudado nadie"

"La semana que viene me voy a extender en consideraciones tremendamente negativas para los dirigentes del deporte español. Blanca no era una más, es la única deportista española con una medalla olímpica en esquí", recalcó García.

"Nadie sabe lo que ha pasado esta chica, nadie. No le ha ayudado nadie. Al contrario, le han puesto trabas en su camino los dirigentes. En los Juegos anteriores a ganar el bronce queda primera en la primera manga. Y entre manga y manga un altísimo dirigente del deporte español, que no doy su nombre porque ya no vive, le hace una presión terrible diciendo que no puede caerse, que debe sacar una medalla", aseguró.

    "Apenas hace unos meses fue a la Federación a pedir trabajo porque estaba en una situación terrible porque había tenido juicios y demás, temas familiares. Y hasta hoy no tenemos nada"

Último adiós

Desde las 09.00 horas de la mañana de este sábado un goteo de rostros conocidos ha sido constante en la capilla ardiente dedicada a Blanca Fernández Ochoa, que concluyó aproximadamente a las 21.00 horas, cuando el féretro abandonó el recinto para ser incinerado.

Entre los que acudieron al tanatorio por la mañana se encontraban José Guirao, ministro de Cultura y Deporte, y María José Rienda, también exesquiadora y en la actualidad presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD).

El primero de ellos quiso agradecer el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que participaron en su búsqueda, y la definió como una "mujer y una deportista extraordinaria", quien, junto a su hermano Paco, llevó "el deporte de invierno a unas cuotas de popularidad y reconocimiento que nunca había tenido España".

Por su parte, Rienda ha destacado que "su figura ha sido muy grande para el deporte español en general y para mí también". "A todos los que pertenecemos a los deportes de invierno nos ha aportado muchísimo a nivel de motivación, de ver que es posible. Ella y su hermano pusieron el esquí español a nivel internacional en lo más alto. Son figuras importantísimas", ha añadido la presidenta del CSD.
Exdeportistas se despiden de ella

Antes que ellos pudo verse a la exdeportista de taekwondo Coral Bistuer o al exjugador de baloncesto Juan Antonio Corbalán, quien apuntó: "He podido ver por fortuna a todos los hermanos, estaban destrozados. Les he querido transmitir que detrás de Blanca estamos todos y que mientras estemos nosotros, Blanca estará con nosotros".

El cuerpo de Blanca Fernández Ochoa fue hallado el pasado miércoles por un guardia civil fuera de servicio que paseaba con su perra por el pico La Peñota, al norte de la Comunidad de Madrid.

El hallazgo puso fin a tres días y medio de trabajo de un dispositivo de búsqueda sin precedentes en la Comunidad de Madrid, en el que participaron hasta 400 personas entre voluntarios, policías, guardias civiles, bomberos y agentes forestales, además de perros y de drones.


 

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2593 en: 09 de Septiembre de 2019, 07:04:20 am »
Bueno el ser humano es asi, hipócrita por naturaleza, Blanca fue una deportista de élite en su momento y a Blanca la olvidaron... hasta que murió, pero estos días todo eran parabienes, calles y polideportivos, pero en vida nadie la ayudó.



“Blanca estaba desesperada. Vendía chalecos y en la Federación la mandan a esparragar”

“Su situación económica era caótica y ahora le dedican calles”. José María García, entrevistado por EL ESPAÑOL, dice sentir náuseas por lo que ve.
9 septiembre, 2019 03:52



David Palomo @Davidlpalomo

Hace años que José María García (Madrid, 1943) colgó los hábitos, guardó el cincel y reservó su locuaz palabra para los más íntimos. Sin embargo, de cuando en cuando, su esporádico discurso, afilado por el tiempo, bendice titulares no exentos de razón ni de polémica. Esta vez, en Cercedilla, en la capilla ardiente habilitada para despedir a Blanca Fernández Ochoa, con recado a los que mandan incluido.

Allí, tras el pésame, enfiló su sombra hacia los micros para reprochar a los dirigentes su actitud. “Blanca pidió trabajo hace meses en la Federación, su situación era terrible, pero nada”, lamentó y, de paso, levantó la polvareda. En EL ESPAÑOL, explica cuál fue la situación y ajusta cuentas recordando a aquella niña que vio crecer hasta ver convertida en la primera medallista olímpica en esquí en Albertville 1992. 

¿Cuándo conoció usted a Blanca?

Yo era amigo de Paquito (su hermano) y la conocí cuando era muy pequeña. Entonces, el esquí lo seguíamos muy poco en España. Cuando empezó a despuntar, tenía algo especial dentro de su propia personalidad. Le había costado mucho empezar: era de una familia muy modesta, la habían mandado interna fuera, no le gustaba nada la montaña porque pasaba mucho frío –no había ni camisetas térmicas–… Pero se fue aclimatando a todo.
José María García: "Blanca pidió trabajo hace meses a la Federación, su situación era terrible, pero nada"
Redacción | AgenciasLa exesquiadora "no fue ayudada por nadie, al contrario, le pusieron trabas en su camino", según el periodista.

Estos días se ha hablado mucho de su manera de ser. ¿Recuerda la primera entrevista que le hizo?

Siendo todavía joven, cuando no era campeona ni había ganado la medalla olímpica, ya tenía mucha personalidad. Estaba muy segura de lo que hacía.

Blanca Fernández Ochoa celebra su victoria. Fue la primera española en ganar un bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno en esquí.

Blanca Fernández Ochoa celebra su victoria. Fue la primera española en ganar un bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno en esquí.

A pesar de las trabas que le ponían.

Sí. Hay un tema muy doloroso. En los Juegos Olímpicos de 1988, en Calgary, gana la primera manga, y entre la primera y la segunda manga, se le acerca un destacadísimo directivo –digo destacado no porque fuese bueno, sino porque era muy conocido– y la somete a una presión terrible. ‘No puedes caerte, no puedes caerte, con la medalla de bronce está muy bien…’, le dice. Luego fue la carrera, se cayó y, aunque no fue por eso, ella estaba enfadadísima. Pensó que tenía que haberse ido a otro sitio para que no le dieran el coñazo. ¡Imagínate a una niña de 16 años sometida a esa presión! Y estos tenían muy pocas ayudas.

Pero, aunque aquello fue muy grave, lo que a mí me revienta son otras cosas. Cuando los deportistas ganan son dioses, dioses, dioses… y entonces hasta el del carrito de los helados se fotografía con ellos. Y los dirigentes, a su modo, se fotografían también como si fueran los que han ganado la medalla. Pero claro, luego, cuando se retiran –siendo deportistas de élite que se han dedicado exclusivamente a eso–, nadie les ayuda.

Ni siquiera la Federación.

Esto es un dato fehaciente y reciente. La familia de Blanca no había tenido suerte con las tiendas deportes que habían puesto, luego había muerto Paco –y eso para ella fue un palo enorme–, las cosas no habían salido bien… Y, ahora, últimamente, Blanca se ganaba la vida vendiendo chalecos eléctricos de estos para adelgazar... Pues bien, hace poco tiempo fue a la Federación (de Deportes de Invierno) a pedir ayuda. Estaba en una situación económica dramática porque el último dinero lo había gastado en unos juicios con su exmarido… Y la Federación le dijo que no podía hacer nada. La mandan a esparragar. Y ahora ves, cuando ha pasado tan poco tiempo, le quieren poner su nombre a las calles, a las instalaciones deportivas y a todo. Te repatea y te da vergüenza. Sientes náuseas. Es incomprensible, injusto y caótico. Y esto no va a cambiar. No lo va a hacer porque los políticos ni entienden el deporte ni quieren el deporte, pero sí se sirven de él y de los deportistas.

Blanca Fernández Ochoa y su hermano Paco, oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sapporo 1972.

Blanca Fernández Ochoa y su hermano Paco, oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sapporo 1972.

Es que aquello no fue normal. ¡Qué pocas dificultades habría tenido la Federación para buscarle trabajo a esta chica en un gimnasio! Y eso es lo que a mí me repatea. Luego ver allí a toda esta gente… Me parece que es nauseabundo.

Por el Gobierno han pasado el PSOE, el PP… Ahora están estos. Mientras que los dirigentes políticos no se den cuenta de lo que significa el deporte, pues nada. Pero e deporte es la forma más económica de erradicar y apartar a los jóvenes de la droga, del botellón… Mientras no entiendan eso, no se puede hacer nada. Es un drama.

Respecto al episodio de la Federación, ¿había ido ella a pedir trabajo en más de una ocasión?

Sí, sí, había ido. Y en la Federación sabían cuál era su situación caótica económica.

¿Por qué la obviaron?

Pasan de ella y pasan de todos. Es esa Federación y son todas las federaciones. Es que no ayudan absolutamente a nadie.

¿Sabe cuidar España a sus ídolos?

Los tenemos absolutamente abandonados y dejados de la mano de Dios, pero sean más o menos grandes, sean lo que sean. Además, la gente que en España, salvo en el fútbol masculino, se dedica al deporte de élite –que es tremendamente competitivo y lesivo para el cuerpo– lo tiene muy complicado. Hay deportistas con 45-50 años que necesitan toda la ayuda del mundo, porque por una centésima de segundo pasas de la ruina a la gloria. Ellos se han dejado todo y no están preparados para lo de después. Hay que hacer programas y dar ayudas para que entren de nuevo en la sociedad… Pero nadie quiere hablar o saber de eso.

¿Es el caso de Blanca Fernández Ochoa el más paradigmático?

No, hay muchísimos casos. Yo llevo más de 20 años ayudando a Legrá, que está en una residencia, porque siendo el campeonísimo que fue, nadie se ha ocupado de él.

José Legrà, campeón mundial de boxeo al que José María García ayuda.

José Legrà, campeón mundial de boxeo al que José María García ayuda.

Volviendo de nuevo a Blanca, ¿tuvo más problemas, como con aquel dirigente, al principio de su carrera?

No, porque ella tenía mucha personalidad y la protección de su hermano Paco. Pero, claro, la pérdida de Paco fue tremenda para ella. Y eso que nunca se ha quejado por nada, que nunca ha dicho una palabra más alta que otra, que sale de la federación después de que la hayan mandado a hacer puñetas y no dice nada… Ejemplar.

¿Nos olvidamos de ella después de aquel bronce en los Juegos hasta el punto de que muchos, sobre todo los más jóvenes, a raíz de lo ocurrido estos días, no sabían ni quién era? 

Ya, pero en eso hemos tenido parte de culpa los profesionales de la información. Había periodistas que no sabían ni quién era Blanca y ahora le han dedicado horas y horas. Pero bueno, desgraciadamente, así está este mundo.

¿Cómo ha visto usted a Blanca en esa transición de la fama al olvido?

Ella ha sido una chica muy alegre, pero que lo ha pasado muy mal: se separó dos veces… Pero la convivencia con ella no debía ser fácil. Aunque, repito, con un poco ayuda no habría pasado lo que pasó.

¿Lo que ha pasado es consecuencia directa de su desaparición y posterior muerte?

Bueno, ella estaba enferma, eso está claro. No vamos a poner la carreta delante de los bueyes, pero es evidente que nadie, por lo que fuera, la ha querido ayudar. Es urgente que los dirigentes ayuden a esta gente que dedica sus mejores años al deporte. Y es que, mientras un tipo normal se está jubilando con 65 años, un deportista de élite a los 40 es un jubilado sin oficio ni beneficio. Y muchos sin haber ganado dinero…

Blanca Fernández Ochoa celebra su victoria.

Blanca Fernández Ochoa celebra su victoria.

¿La gente cree que son futbolistas?

Ni eso. Que miren a los futbolistas de Segunda división. Cuando terminan, tienen que ponerse a trabajar. Por eso digo que nuestras autoridades políticas, ahora que empieza una nueva época, se tienen que dar cuenta, por un lado, de las ayudas fiscales que tiene que tener el deporte y el deportista; y por otro lado, que ellos tienen que cuidar a los patrocinadores. El país que más cuida a sus deportistas es Estados Unidos y es el que menos invierte gubernamentalmente en el deporte. ¿Por qué? Porque Coca-Cola paga millones de dólares, pero tienen la desgravación fiscal adecuada. Qué más le da a una compañía de esas pagarlo al Gobierno que al deporte.

Por ejemplo, cuando llega una crisis, un país avanzado duplica sus gastos en publicidad. Y aquí lo primero que se quita es la publicidad. ¿Por qué? Porque el empresario americano-inglés piensa que la publicidad es una inversión y el español cree que es un gasto.

Por eso, cuando ha llegado la crisis, el deporte se ha pegado un batacazo. Antes, diputaciones y ayuntamientos mantenían un poco a los equipos de las comunidades. Ahora, les han cerrado el grifo.

Volviendo a Blanca. ¿Ha pedido ayuda a más instituciones (como el CSD o el COE) más allá de la Federación de deportes de Invierno?

No. Estos (en referencia al CSD) acaban de llegar y además están en funciones. No les ha dado tiempo. Y el Comité Olímpico Español, creo que simplemente es una agencia de viajes.

Blanca Fernández Ochoa, pionera en el esquí.

Blanca Fernández Ochoa, pionera en el esquí.

¿Dentro del deporte conocían la situación de Blanca?

No, en general, aunque los dirigentes del deporte sí lo sabían, pero ella no quería poner el grito en el cielo. Ella se lo ha tragado todo.

Hasta que no tuvo más remedio que ir a la Federación. Entiendo que su situación era complicada…

Estaba en una situación desesperada.

¿Ha hablado con la gente que le dijo que no?

No, pero no voy a decir quién es porque ya no está, se ha muerto.

¿Había hablado con ella recientemente?

No, hace mucho que no lo hacía. Uno de los últimos contactos que tuve con ella fue porque Paquito murió de la misma enfermedad que tenía yo (cáncer linfático). Para mí aquello fue muy duro porque me llamó en una ocasión Chus, la cuñada de Blanca, y me dijo que le había puesto mi ejemplo a Paco, pero que él le dijo: ‘Yo no tengo solución, yo no tengo solución’. Y a los tres o cuatro días se murió. Para mí fue un golpe tremendo.

¿Habló con la familia en Cercedilla?

De todo esto prefiero no hablar más. Estuve allí con todos y ya está.

Blanca quedará en el recuerdo como una pionera, pero quizá también como un ídolo caído. ¿Qué tiene que hacer España para que esto no ocurra?

Simplemente, que los políticos empiecen a considerar al deporte y a los deportistas. Que sirvan al deporte y no se sirvan del deporte. 


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2594 en: 11 de Septiembre de 2019, 06:22:21 am »
Orden hasta pa respostar....y a la vuelta cillcista

https://www.youtube.com/watch?v=b0LLYMjsPMk

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2595 en: 14 de Septiembre de 2019, 07:30:24 am »


Los últimos días de Blanca Fernández Ochoa 'mendigando' un empleo digno

A lo largo de estos años, a la laureada esquiadora no le quedó más remedio que emprender en todo tipo de trabajos.
14 septiembre, 2019 03:30


Brais Cedeira @BraisCedeira


Un acto tradicional que se celebra al cierre de la temporada de esquí, a mediados del mes de abril, es el que se produce en el Madrid Snowzone con el campeonato organizado para periodistas. Se trata de una competición amistosa en una pista cerrada de 200 metros. Van las familias, las hijas, los hijos. Es un día festivo y alegre. Hay regalos, comida; el mundillo de este deporte de nieve, reunido en un solo lugar. Cuentan quienes acuden regularmente a este evento que era uno de los actos que Blanca Fernández Ochoa nunca solía perderse. Figura totémica de los deportes de invierno, era habitual encontrársela por allí. Pero este año no apareció.

No estaban siendo las mejores semanas de su vida. Es la opinión que deslizan la mayoría de las fuentes empleadas en este reportaje. Una de las mayores figuras de la historia de los deportes de nieve en España se encontraba en un momento delicado, personal y económicamente. Antaño su presencia en todo tipo de actos estaba garantizada, pero en ocasiones más recientes, Blanca desapareció por completo del mapa. El 16 junio, en un partido de rugby de la Selección Española, en la que milita su hija Olivia, fue la última vez que se dejó ver en uno de estos eventos multitudinarios.

¿Se había cansado Blanca de tener que llamar puerta por puerta para conseguir un trabajo? ¿Había dejado de luchar? Son preguntas complicadas de responder, pero la mayor parte de los miembros de su entorno, amigos, compañeros de trabajo, conocidos, periodistas, seres queridos, reconocían que la laureada esquiadora atravesaba una temporada complicada. Continuaba tomando la medicación que tenía prescrita; llevaba consigo el litio que le habían recetado para tratar el trastorno bipolar que padecía desde años atrás. Tras su trágica muerte, y a falta de conocerse todos los datos de una autopsia que no ha sido revelada, la hipótesis del suicidio permanece en el ambiente como una posibilidad real y plausible.

El cuerpo de Blanca apareció el pasado miércoles 4 de agosto, a las doce y media de la mañana, en la subida hacia el alto de La Peñota. Dieron con ella un guardia civil fuera de servicio que se encontraba patrullando en su tiempo libre con su perra, experta en el rastreo de estupefacientes en el Centro Cinológico de El Pardo. La hallaron sin vida junto al Pino de San Roque. Llevaba entre siete y nueve días muerta.

Junto a ella se encontró una mochila con sus escasas pertenencias: unas cuantas monedas, y una importante cantidad de pastillas de litio, toda su medicación, la que tenía recetada para tratarse del trastorno bipolar que padecía desde años atrás. La última persona que la había visto, un vecino de Cercedilla, quien advirtió su presencia días atrás, en torno al día 24 o 25 de agosto, en el centro del pueblo, junto a la estatua de bronce de su hermano Paco, Paquito Fernández Ochoa. Allí le dio un beso a la efigie de su amado hermano, se santiguó, se dirigió al vecino cuando este la saludaba y le dijo que se marchaba al monte, en dirección a la Peñota.

Tras su caso se han puesto de relieve las penurias por las que atraviesan gran parte de los deportistas de élite cuando acaban su carrera profesional. Una semana y media después del hallazgo de su cuerpo, EL ESPAÑOL reconstruye los últimos pasos de la vida de Blanca Fernández de Ochoa. Era siempre ella quien se sacaba las castañas del fuego. Hizo todo cuanto estuvo en su mano. No hizo ascos a ningún trabajo que se le puso por delante. Todo lo que hiciera falta por seguir.
Trabajos de todo tipo

A Blanca no se le caían los anillos por buscarse la vida del modo que fuera: anuncio publicitarios, guía de montaña, excursiones con ricos pudientes, reality shows de baratillo... En su entorno la recuerdan como una mujer que buscaba toda clase de retos, asuntos que la entusiasmasen y que despertasen cierto interés en ella. Por eso, en los últimos meses, la decepción fue patente en la ex esquiadora cuando llamó a las puertas de la Federación y nadie respondió al otro lado.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, a lo largo del último año Blanca se dedicaba mayormente a visitas guiadas por la naturaleza, por la montaña o de esquí con grandes multinacionales. Era una de las últimas ocupaciones que se le conocían. También había montado con sus hermanos una empresa de electroestimulación a domicilio, atendiendo a amigos cercanos, en sesiones de 20 minutos cada una.

En el mundo de la publicidad también iba encontrando algún encargo, y así obtenía cierta parte de sus ingresos. Una imagen de Blanca recurrente en estos últimos años era la de la primera mujer en conseguir una medalla olímpica haciendo anuncios y promociones de coches. Conducir era una de sus grandes pasiones, por lo que no dudó en aceptar este tipo de encargos. Con Ford, por ejemplo tuvo que realizar decenas de colaboraciones probando automóviles de todo tipo, recomendando restaurantes, planes en la sierra. También se la podía ver en anuncios y carteles publicitarios como el ya extinto Banco Popular.

Así transcurrieron los últimos años de la mayor figura del esquí femenino español: una vida un poco a salto de mata, trabajando de lo que apareciese, apareciendo en algún que otro acto de homenaje, tratando de conseguir eventos para fundaciones como Intheos, que organizó un campeonato benéfico de golf -la nueva gran pasión de Blanca desde su retirada- para recaudar fondos en la lucha contra el cáncer. Incluso llegó a integrar una candidatura que resultó fallida a las elecciones a la Real Federación Española de Golf. Lo hizo a través del club al que ella acudía regularmente a desahogarse, el Real Club de Golf La Herrería.

Eso fue en 2016. En 2017, más de lo mismo, como en 2018, cuando sí que apareció en la I Gala de los Premios Nacionales de Deportes de Nieve, o en 2018 en los IV Premios Internacionales Patrocina un Deportista.

Probó suerte con todo, también como organizadora de eventos de una compañía llamada Golf and Win, una empresa de asesoramiento para grandes figuras mediáticas, para directivos y ejecutivos. Incluso llegó a integrar la organización de campeonatos en distintos puntos de España. En los últimos meses, las ofertas decayeron y Blanca no encontraba ninguna clase de trabajo. Como decíamos, a ella no se le caían los anillos. Hacía todo lo que hiciera falta para tirar para adelante.

Volcada en sus hijos

Ella siempre decía que el esquí le había quitado miles de horas de sus años jóvenes, de estar con su familia y amigos, de estar con su gente en su país. A día de hoy dicen los suyos que era una mujer "volcada" en sus hijos y en cuidar a su madre, ya con 85 años, a la que visitaba con enorme frecuencia. Una de las últimas veces, a principios del mes de agosto, ambas se fueron juntas a Cercedilla. Allí fue donde se criaron, donde la mamá de Blanca trabajó como cocinera en la escuela de esquí. Su padre había sido el gerente. Cada poco tiempo regresaban todos a ese lugar.

Encaró esas responsabilidades con la fuerza de siempre. El pasado domingo el periodista José María concedió una entrevista a EL ESPAÑOL en la que hablaba con total claridad sobre la situación que la deportista había atravesado a lo largo de los últimos años. Decía que Blanca, tras años aceptando toda clase de encargos, se encontraba en una situación absolutamente desesperada.

-Cuando los deportistas ganan son dioses, dioses, dioses… y entonces hasta el del carrito de los helados se fotografía con ellos. Y los dirigentes, a su modo, se fotografían también como si fueran los que han ganado la medalla. Pero claro, luego, cuando se retiran –siendo deportistas de élite que se han dedicado exclusivamente a eso–, nadie les ayuda.

Bajo el trágico final de la historia de Blanca subyace un drama velado al que muchos otros deportistas se tienen que enfrentar: qué hacer cuando se termina la gloria. Al colgar las botas. La gimnasta Almudena Cid reflexionaba esta semana sobre ello en las redes sociales: cómo tuvo que encauzar su vida en el ocaso de su carrera deportiva hacia la televisión, hacia otros estímulos.

    Durante varios años, un grupo de ex deportistas hemos llevado a cabo encuentros mensuales conducidos por una psicóloga deportiva para hablar, debatir, compartir sobre el durante, la transición y el después del deporte de élite.

    Siempre en la intimidad.

Entra aquí la reflexión sobre si se cuida desde las instituciones a los deportistas. Sobre quién se preocupa del futuro de quienes en su día fueron promesas para luego convertirse en estrellas y que lo dieron todo por el deporte al que amaban. Qué hacer con la infancia perdida, con media vida que queda atrás cuando queda la otra media y uno no sabe hacer otra cosa ni desenvolverse en otro terreno que no sea ése, el que ha sido su hábitat durante los 15-20 años anteriores, hasta el momento de la inevitable retirada. Y muchos apenas cuentan con la ayuda para salir adelante, ni siquiera de las federaciones a las que representaron.

Sus más allegados explican que siempre recordarán a Blanca como la que fue, una luchadora incansable, de fuertes convicciones, que afrontaba con arrojo cada reto que se le presentase. Los suyos, como García en la entrevista, lamentan también que en vida no recibiera en contrapartida a todos sus éxitos el reconocimiento que merecía del modo en que merecía.

Meses atrás, explicaba el ya célebre periodista, Blanca había ido a pedir ayuda a la Real Federación Española de Deportes de Invierno. Nadie movió un dedo. Es un dato confirmado a este diario por personas muy cercanas a la célebre figura de los deportes de nieve. Al ponerse EL ESPAÑOL en contacto con May Peus, el presidente de la Federación, ha declinado hacer declaraciones.


No fue, al parecer, la única persona de la familia que se dirigió a la federación a lo largo de estos años. Esa relación inexistente se reproducía a instancias superiores del organigrama deportivo en España. No era ni es un secreto que la relación entre Blanca y su familia con Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE) resultaba inexistente.

Una infancia complicada

Blanca no pudo tener estudios. Tan solo el graduado escolar. Cuando cumplió los 11 años, su hermano Paquito era ya una figura venerada y laureada a nivel nacional gracias a su actuación en Sapporo '72. La Federación vio allí un filón, así que indagaron entre los otros hermanos para comprobar si existía algún otro con esas cualidades excepcionales en el mundo del esquí. Cogieron a Blanca y la mandaron a Viella, al Valle de Arán, en pleno Pirineo, donde fue entrenada hasta la más absoluta perfección con el resto de los jóvenes de la época para convertirse en una esquiadora del más alto nivel.

Ella daba más. Sus cualidades eran superiores a las del resto de sus compañeros. Así que no le quedó más remedio que pasar la adolescencia de ese modo. Debía hacerlo: a fin y al cabo, el nombre de su querido hermano pesaba sobre ella como una losa que le obligara a no fracasar jamás.

Ella y los otros chicos competían hasta el mes de abril. Después, podían disfrutar del descanso desde mayo hasta julio. Entonces comenzaban de nuevo los entrenamientos interminables en la nieve. Y se los llevaban a todos a Bariloche, en Argentina, o a los glaciares austríacos en los que todavía existía la nieve perpetua. Y así un año tras otro. Una vida cíclica, de eterno retorno a la montaña.

Las peñas y los senderos de Cercedilla eran su corazón y su hogar, pero pocas veces se cuenta que en realidad la esquiadora nació en Carabanchel junto a sus hermanos. Dicen los suyos que tuvo una niñez entrañable, buena y libre. Se pasaba el tiempo jugando a indios y vaqueros en las calles que le vieron nacer. Todos los hermanos estaban muy unidos. Con el tiempo, ella se recordaba a sí misma y a los suyos en aquellos años felices y lejanos como "Blanca Nieves" y sus siete hermanitos.

Sin embargo, los duros años de entrenamiento la alejaron de todos esos pequeños detalles que se hallan en la infancia de cualquier niño. Nueve meses al año, durante la temporada en que la nieve resulta más abundante, Blanca permanecía en el cuartel general del esquí español entrenando todas las modalidades del eslalon. Solo regresaba a casa de cuando en vez, y en vacaciones. Así un año tras otro, durante toda su vida como profesional, y hasta su retirada.

Blanca era muy dura consigo misma. Se definía como una persona perfeccionista. Tras haber dejado de esquiar decía que ese deporte le había abierto muchas puertas. Pero también le había quitado todo lo demás: horas con la familia, con los amigos, horas en su país, con su gente... De las cosas buenas de la vida. Incluso de la diversión que acompaña un deporte como ese acabó perdiéndola. Termino por aborrecer el esquiar.

El resultado de todo ello, cinco copas del mundo, el bronce en Albertville 1992, nombrada dos veces premio Reina Sofía a la mejor deportista del año y 19 títulos de campeona de España. Con los monarcas su familia había entablado cierta relación. Paco había sido durante un tiempo profesor y guía del rey Juan Carlos en sus viajes por la nieve; el monarca le llamaba y ambos se iban juntos a parajes lejanos e ignotos, tan remotos cómo Canadá.
Al final de su carrera

Al terminar su carrera se distanció por completo del mundo del esquí, pero muy poca gente importante dentro de ese mundo preguntó por ella desde entonces. Había pasado ya por un traumático divorcio con su primer marido, el italiano Danielle Fioretto. Había sido madre dos veces. Decidió montar un par de empresas con sus hermanos. En 2007 abrieron StarDreams, una compañía dedicada a asesorar a ejecutivos para mejorar en su rendimiento laboral. Cerró poco después. Aquello no funcionó, como tampoco lo hizo la empresa Tibosec SL, que aparece en la consulta realizada por este diario al Boletín Oficial del Registro Mercantil como una firma de "lavado y limpieza de prendas textiles y de piel". Aquello tampoco funcionó.

Ella y sus hermanos abrieron en la última década tres tiendas dedicadas a productos del mundo del esquí bajo el nombre de FOSS (Fernández Ochoa Sky Shop). La última tuvieron que cerrarla en el año 2014. Concretamente, la de la calle Pintor Rosales. "La crisis en la que estamos inmersos desde hace ya algunos años, y la estacionalidad de nuestro negocio, nos han forzado al cierre inmediato de la tienda. La nieve sigue siendo nuestra pasión".

El periodista Alfonso Ojea, del programa de la Cadena Ser Pistas Blancas, es uno de los que la ha seguido a lo largo de todos estos años: "Blanca lo pasó mal, muy mal. Y uno de los pocos hombres que la trató bien en su vida fue su hermano Paco, al que ella adoraba". Desde entonces, seguía indagando en otras ofertas como las que ya hemos comentado. Pocas, muy pocas en el mundo del deporte en el que llegó triunfar. En cuanto se retiró de aquello, desapareció.

Al encontrar a Blanca los investigadores pronto cercaron el perímetro, y tomaron algunas fotografías y se las enviaron a Olivia y David, sus hijos, fruto de su segundo matrimonio, para que pudiesen identificar si aquel era el cuerpo de su madre. La distinguieron por la ropa, su clásico pantalón de salir a la montaña y sus zapatillas Salomon de color negro. Las que empleaba en los últimos tiempos cada vez que quería salir al monte. Y al monte, sobre todo, salía por su Cercedilla natal, al norte de Madrid. El lugar donde creció y al que volvía en cuanto se lo podía permitir como quien regresa a los lugares de una infancia perdida.

La semana pasada, con la tragedia aún sobre la mesa, todavía resonaba la imagen de una niña de ojos claros, llorando desconsolada al final del recorrido, con la medalla de bronce en la mano. Entre sollozos, Blanca se dirigió a las cámaras para exclamar llena de rabia y alegría: "Es el pago a todo un trabajo, a muchos años... No llegaba nunca. El deporte, en este momento, ha hecho justicia conmigo". Luego todos se olvidaron de ella.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2596 en: 14 de Septiembre de 2019, 20:45:04 pm »

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274
Re:La otra cara del deporte
« Respuesta #2597 en: 15 de Septiembre de 2019, 06:14:07 am »
Gañan y facha con placa, pues qué podemos esperar, un premio Nobel?

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077
« Última modificación: 19 de Septiembre de 2019, 09:28:57 am por 47ronin »

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174077