Autor Tema: Casos especiales de desapariciones  (Leído 76170 veces)

Conectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 48022
  • Verbum Víncet.
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #420 en: 04 de Septiembre de 2016, 17:49:56 pm »
Y se echó al monte? . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Diplodocus
  • **
  • Mensajes: 17977
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #421 en: 05 de Septiembre de 2016, 00:14:27 am »
Si se hubiese fugado de manera voluntaria, seguramente se podría poner en contacto con la G.Civil para comunicar que está bien y que la dejen en paz, seguro que está retenida contra su voluntad y ojalá acabe bien este asunto.

Conectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 48022
  • Verbum Víncet.
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #422 en: 05 de Septiembre de 2016, 03:26:34 am »
Seguro? . . . en contra de su voluntad? . . . no se, no se . . . veremos . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #423 en: 05 de Septiembre de 2016, 09:00:05 am »

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Diplodocus
  • **
  • Mensajes: 17977
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #424 en: 05 de Septiembre de 2016, 10:44:26 am »
Seguro? . . . en contra de su voluntad? . . . no se, no se . . . veremos . . .

Si ha escapado voluntariamente nadie la puede obligar a regresar si no lo desea puesto que es mayor de edad y tener a todo el mundo buscándola sin necesidad es de ser mala gente, yo si creo que tendría intención de marcharse pero que después le salió mal la cosa.

Conectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 48022
  • Verbum Víncet.
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #425 en: 05 de Septiembre de 2016, 17:19:41 pm »
Veremos en que termina esto . . . pero si no fuera una niña pija de Monte Alina y sus vecinos no fueran famosos . . . este asunto no estaría en los medios . . . así que les deseo la mejor de las soluciones . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Diplodocus
  • **
  • Mensajes: 17977
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #426 en: 05 de Septiembre de 2016, 22:31:47 pm »
Eso es muy cierto.

Desconectado porlapiedra

  • Profesional
  • Master Honorario
  • **
  • Mensajes: 1919
  • He vuelto.-
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #427 en: 06 de Septiembre de 2016, 09:47:07 am »
La niña del cas del Castillo no era ni pija, ni tenia vecinos famosos y saltó igualmente a los medios. Tal vez de otra manera, pero saltó.

Enviado desde mi GT-S5360 usando Tapatalk 2

44RM

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #428 en: 06 de Septiembre de 2016, 10:17:56 am »
Veremos en que termina esto . . . pero si no fuera una niña pija de Monte Alina y sus vecinos no fueran famosos . . . este asunto no estaría en los medios . . . así que les deseo la mejor de las soluciones . . .



Cobra fuerza la hipótesis de una huida voluntaria

06/09/2016

El CNI busca pistas sobre la desaparición de Diana Quer en la urbanización de la familia Aznar

La joven reside en el complejo Monte Alinda de Pozuelo de Alarcón, donde también viven Ana Mato, Ángel Acebes y otros ex altos cargos del Partido Popular

La investigación policial continúa sin hallar pistas concretas sobre el paradero de Diana Quer quince días después de su desaparición. Al operativo de búsqueda se han sumado los servicios secretos españoles. Las pesquisas se centran en Madrid, donde la joven comparte urbanización con altos ex cargos del PP como Aznar, Ana Mato o Ángel Acebes.


Diana Quer, la joven desaparecida en A Coruña el 22 de agosto. Diana Quer, la joven desaparecida en A Coruña el 22 de agosto.

No sólo la Policía y la Guardia Civil buscan a Diana Quer. Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes muy próximas a la investigación, el Centro Nacional de Inteligencia está colaborando activamente en la búsqueda de la joven, desaparecida en la provincia de La Coruña el pasado mes de agosto.

Tal y como ha podido averiguar este confidencial, el CNI ha aportado algunos de sus activos a las tareas de localización de la joven. Unas labores que, en principio, no suelen encuadrarse dentro de las atribuciones habituales de los servicios de inteligencia.
La búsqueda se centra en Madrid

La pasada semana, ECD informó en exclusiva de la existencia de una pista que estaban siguiendo tanto Policía Nacional como Guardia Civil, y que apuntaba directamente a Madrid. Se basaban en informaciones “bastante creíbles” que habían obtenido de forma reciente los investigadores.

Sin embargo, en esos primeros momentos, se desconocían datos concretos sobre esta pista. El secretismo en la investigación es máximo y se ha aplicado un exhaustivo protocolo contra filtraciones de información.
Registros a su domicilio en la capital

La búsqueda de Diana en Madrid ha quedado oficialmente confirmada el pasado fin de semana: efectivos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil realizaron un registro a fondo de la vivienda donde Diana Quer reside con su madre y su hermana menor Valeria. Se llevaron un ordenador y una agenda personal de la joven, que actualmente están bajo análisis.

Las investigaciones, según ha podido confirmar ECD, se centran actualmente en el círculo más íntimo de las amistades que Diana tiene en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde reside desde hace años y donde acudía al instituto.
Una urbanización de lujo

La joven es vecina de la urbanización Monte Alina, una lujosa comunidad de chalets independientes situada 10 kilómetros al oeste de la capital. Se trata de una de las zonas más exclusivas del municipio de Pozuelo de Alarcón.

La zona es un ‘bunker’ de seguridad para los propietarios. Numerosos sistemas de vigilancia de última generación, cámaras de grabación y barreras de acceso electrónicas protegen el perímetro de la urbanización, además de un continuo ir y venir de patrullas de vigilantes de seguridad.
Los Quer son vecinos de los Aznar, los Mato, Acebes…

La exclusividad y seguridad de la urbanización donde residen los Quer-López ha atraído en la última década a multitud de caras conocidas del mundo de la política. A sólo 50 metros, en la misma Calle Poniente donde se encuentra el domicilio familiar de los Quer-López, vive el matrimonio Aznar-Botella.

Los Aznar se mudaron a este chalet –valorado en 1,8 millones de euros- nada más dejar La Moncloa en 2004. Pero en la misma urbanización viven otros ex altos cargos del Partido Popular, como Ana Mato, Ángel Acebes o Carlos Mayor Oreja –hermano de Jaime Mayor Oreja-. Se trata, según ha sabido ECD, de una comunidad reducida donde la mayoría de los vecinos se tratan y conocen.

Fuentes de la investigación aseguran a este confidencial que el padre de Diana, Juan Carlos Quer, era una “persona conocida en la urbanización” mientras aún residía en ella –hasta el divorcio del matrimonio en 2012. Explican que estaba “bien relacionado” con algunos de sus vecinos, incluidos ciertos cargos ‘populares’.

De hecho, tal y como confirman fuentes políticas a ECD, la desaparición de Diana Quer ha causado gran impacto entre algunos de los ‘populares’ que residen en la urbanización de Pozuelo de Alarcón.
Una marcha voluntaria

Por otra parte, en las últimas horas ha cobrado fuerza la tesis de una huida voluntaria de la joven. De hecho, la investigación trata de determinar ahora si algún amigo de la chica pudo haberla ayudado a huir sin dejar rastro.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #429 en: 07 de Septiembre de 2016, 09:43:12 am »
Diana Quer se fue en coche tras pasar por casa y ya interrogan a amigos "poco recomendables"

Los movimientos registrados en el teléfono móvil aportan más información sobre los pasos de la joven desaparecida en A Pobra do Caramiñal.
La joven Diana Quer en su foto de perfil de Twitter.

La joven Diana Quer en su foto de perfil de Twitter.
Gonzalo Araluce @GonzaloAraluce
06.09.2016 18:23 h.

El teléfono móvil de Diana Quer sigue constituyendo una de las principales fuentes de investigación para los agentes de la Guardia Civil que están a cargo de las pesquisas. A falta de pruebas -su desaparición sigue siendo un misterio-, los movimientos que hizo con su terminal revelan algunos de los pasos que la joven madrileña efectuó en la localidad gallega de A Pobra do Caramiñal en la madrugada del 21 al 22 de agosto. Y, con esos indicios, todo apunta a que la joven madrileña se subió a bordo de un coche tras pasar por casa. El Instituto Armado interroga ahora a algunas de sus amistades que podrían estar vinculados a algunos casos de delincuencia.

Diana Quer abandonó el parque de Valle-Inclán, corazón de las fiestas de A Pobra que por entonces se estaban celebrando, pasadas las 2.30 de la madrugada. Su madre -Diana López-Pinel- denunció su desaparición al día siguiente, cuando advirtió su ausencia. En un primer momento se investigó a un hombre, un feriante, que aquella noche había lanzado improperios a varias jóvenes de la localidad, pero su vinculación con el caso quedó descartada. La madre, además, aseguró que su hija nunca había pasado por casa, y que lo habría advertido en caso que así hubiera sido.
más noticias

    Las 7 hipótesis que baraja la Guardia Civil sobre la desaparición de Diana Quer
    La modelo que lucha contra sus padres por la custodia de su hijo
    La víctima de San Fermín, sin defensa: su abogado no acudió a interrogar a los acusados

recomendado por

Pero las pesquisas vinculadas al teléfono móvil de Diana Quer alargan los movimientos que la joven realizó aquella noche. Según la señal del terminal, hubo actividad pasadas las 3.30 de la madrugada, hora más que suficiente para que llegara a su casa. Además, en la vivienda se encontró la ropa con la que aquella noche había salido de fiesta, por lo que todo indica que pasó por allí para cambiar su vestuario.

Los movimientos del teléfono móvil van incluso más allá: además de determinar las horas en las que el terminal tuvo actividad, los agentes que están al cargo de la investigación -que se encuentra bajo secreto de sumario- pueden comprobar desde dónde se realizaron. En base a estos datos, todo parece indicar que la joven se montó en un coche.

Por eso se están revisando de nuevo los movimientos filmados por las cámaras de seguridad: si hasta ahora se buscaban los pasos que Diana Quer podría haber realizado a pie, ahora se investigan los vehículos que circularon por las inmediaciones pasadas las tres de la madrugada.
Interrogatorios en el círculo cercano

En caso de que la joven hubiera montado en el coche, todavía faltaría determinar si lo hizo por iniciativa propia o contra su voluntad. Por eso, las autoridades han vuelto a citar para tomar declaración a algunos de los amigos de Diana Quer.

Según se ha podido desprender de las investigaciones y que ha confirmado el propio padre de la desaparecida -Juan Carlos Quer-, ahora se toma testimonio a algunos jóvenes con los que había entablado amistad y que podrían estar vinculados con algunos casos de delincuencia.

Estas amistades tuvieron contacto con Diana Quer bien en A Pobra do Caramiñal -donde veraneaba con su madre Diana y su hermana Valeria, de 16 años-, bien en Boadilla del Monte, donde residía el resto del curso.

Juan Carlos Quer, en una entrevista emitida en Antena 3, afirmó que desconocía estas amistades, a quien se les está tomando testimonio a lo largo de toda esta semana. Habló de personas que podían estar "bordeando la ley" y a las que calificó como "poco recomendables".
La hipótesis de la fuga

Con todos estos datos, la Guardia Civil se encuentra ante la disyuntiva de la hipótesis de la fuga. Por un lado, los vecinos advirtieron de una fuerte discusión que se había vivido en la casa de Diana Quer pocos días antes de su desaparición. La familia, no obstante, y a pesar de reconocer este enfrentamiento, siempre lo ha desvinculado a la desaparición.

Los datos que indican la presencia de un coche podrían respaldar la hipótesis de la fuga. Pero hay un detalle que contradice esta versión: la joven se fue sin más ropa que la que llevaba puesta, sin su DNI y sin tarjetas de crédito, elementos comunes en todas las fugas. Además, los días siguen pasando y no ha habido ninguna señal de su ubicación.

El padre de la joven, Juan Carlos Quer, siempre ha descartado la posibilidad de un secuestro por motivos económicos, puesto que no han recibido ninguna llamada en este sentido.

La clave, entonces, pasa por saber si Diana subió a aquel coche por iniciativa propia: de hacerlo, sólo existe la posibilidad de una fuga o de un crimen cometido a posteriori. En cualquier caso, no hay indicios los suficientemente claros para descartar ninguna hipótesis y la desaparición de la joven sigue siendo un misterio, 15 días después.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #430 en: 07 de Septiembre de 2016, 14:42:04 pm »
mmmmmm.....

La madre de Diana Quer: "Ahora lo puedo decir, volvió a casa y se cambió de ropa"

El teléfono móvil de la joven registró actividad hasta pasadas las 03.30 horas de la madrugada se apagó poco antes de las 4, según fuentes de la investigación.

Diana Quer, la joven desaparecida en A Pobra Do Caramiñal, se movió en coche justo antes de que su teléfono móvil se apagara y se le perdiera la pista la madrugada del 22 de agosto, tal y como indican los posicionamientos registrados por el aparato. El terminal, que registró actividad hasta pasadas las 03.30 horas de la madrugada se apagó poco antes de las 4, según fuentes de la investigación.

La madre de la chica se mantuvo firme en un principio en que su hija no volvió a casa aquella noche porque las habitaciones estaban pegadas y, de haberlo hecho, ella se habría enterado. La descripción de las prendas que llevaba Diana fue proporcionada por la madre que habló de un pantalón corto rosa y una sudadera, y con esa descripción trabajaban los cuerpos de seguridad.

La joven sí habría vuelto a casa y se habría cambiado de ropa. La progenitora ha admitido que falta un pantalón vaquero largo

No obstante, ahora se ha conocido que no fue así, que la joven sí habría vuelto a casa y se habría cambiado de ropa. La progenitora ha admitido que falta un pantalón vaquero largo y ha ido más allá: "Ahora lo puedo decir, Diana volvió a casa y se cambió de ropa", como recoge Antena 3. Sobre lo que pasó después, nada se sabe.

El abogado ha anunciado este miércoles que han pedido que la madre preste declaración ante la Guardia Civil además de otras diligencias. En principio, estos trámites se realizarían en Madrid, donde se encuentra ahora la familia a la espera de que se arroje algo de luz sobre la extraña desaparición de la joven.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #431 en: 08 de Septiembre de 2016, 09:58:24 am »
todas las vías de investigación siguen abiertas
Los agentes relativizan las contradicciones de la madre de Diana sobre su desaparición
Los investigadores restan importancia a que ahora admita que su hija llegó a su casa la madrugada del 22 de agosto y se cambió de ropa

Roberto R. Ballesteros

08.09.2016 – 05:00 H.

Los investigadores de la Guardia Civil están centrados únicamente en resolver el caso de la desaparición de Diana Quer López-Pinel. No quieren ni oír hablar de los dimes y diretes que rodean a los padres de la chica, Juan Carlos Quer y Diana López-Pinel. Ni siquiera dan importancia a las contradicciones en las que pudiera haber incurrido la madre durante las declaraciones públicas que ha hecho. "Desde el principio, siempre ha dicho lo mismo ante la Guardia Civil", asegura a El Confidencial su abogado, Pedro de Bernardo, que tras la decisión del Juzgado número 2 de Ribeira de retirar la custodia a la madre actúa como su portavoz, ya que ella se niega a volver a aparecer ante las cámaras.

El letrado se refiere a que su clienta y amiga acaba de admitir que su hija pasó por casa la madrugada del 22 de agosto, cosa que negaba hasta el momento. "Ella sigue insistiendo en que no oyó a Diana entrar en el domicilio", ha aclarado el abogado, quien ha confirmado también que la madre de la joven echa de menos unos pantalones vaqueros, que son probablemente los que la chica se puso cuando llegó a su casa. Dejó los rosas cortos con los que la describieron los carteles de SOS Desaparecidos que fueron divulgados por la Guardia Civil y se puso los mencionados tejanos para volver a la calle.

Probablemente estas pequeñas contradicciones han adquirido otra dimensión por haberse producido en el contexto en el que han tenido lugar: justo después de que la madre de Diana perdiera la custodia de su hija Valeria. Este último caso, sin embargo, aún está abierto, ya que existe un recurso que el juzgado debe resolver y un dictamen de otro tribunal de Pozuelo que otorga el cuidado a la madre y que ya ha desestimado en alguna ocasión la reclamación de Juan Carlos Quer de quedarse con la custodia.

Las difíciles relaciones que había en el seno de la familia no han facilitado la investigación precisamente, pero tampoco han supuesto un impedimento para la misma. La realidad era la que era y a ella han tenido que adaptarse los responsables de las pesquisas, que de hecho no rechazan ninguna hipótesis, precisamente por el ambiente en el que se ha producido la desaparición. Una huida voluntaria encajaría en el marco de los complejos y a veces violentos enfrentamientos que tenían lugar entre padres e hijas, pero es que una ausencia forzada podría concordar con esas compañías poco recomendables que frecuentaban las dos hermanas.

Todas las posibilidades están abiertas, por lo tanto, para los responsables de las diligencias, hasta que el caso quede meridianamente resuelto y todas las pruebas encajen. Mientras tanto, lo que hay es un cúmulo de indicios que apuntan a diferentes líneas de investigación en las que trabajan los agentes con el mismo ímpetu. Recientemente, por ejemplo, ha trascendido que Diana pudo subirse a un coche y abandonar su vivienda en él. Esta conclusión la habrían sacado los investigadores tras analizar la señal de los repetidores que dieron servicio al teléfono móvil de la chica durante la madrugada del 22 de agosto.

Según estos datos, el terminal se habría movido más rápido en un determinado momento y esto podría apuntar hacia la mencionada hipótesis de que se subió a un vehículo. Si luego fue a casa y volvió a moverse a la misma velocidad, la chica podría haber vuelto a meterse en el coche, cosa que ocurre lógicamente de manera voluntaria, ya que nadie podría haberla forzado a entrar a su casa a cambiarse y luego a salir. Esta hipótesis encajaría también con el hecho de que no se haya encontrado signo alguno de violencia en las inmediaciones de la casa.

Sin embargo, los agentes quieren tener todo asegurado y no dan por buena ninguna conclusión hasta que estén todos los cabos atados. La saturación de un repetidor en un momento dado, por ejemplo, puede provocar que la señal sea servida por otro, lo que dificultaría las deducciones, extremo que también están tratando de averiguar los investigadores, que en caso de comprobar la hipótesis del vehículo, tendrían que tratar de localizar en segundo término a su acompañante, probablemente también a través del análisis de los teléfonos móviles que utilizaron los mismos repetidores, tarea enormemente compleja desde el punto de vista técnico.

Los investigadores sospechan que Diana Quer se subió en un coche poco antes de desaparecer

Que Diana se pusiera unos vaqueros para abrigarse porque sentía frío casaría con los indicios que apuntan a que volvió a casa, pero no encajaría en principio con lo declarado por un testigo, que asegura que la vio con un mono azul. Sin embargo, también pudiera ser que este último declarante tuviera esa percepción, ya que se trata del recuerdo de una imagen que no tenía intención de memorizar cuando la vio y de una visión nocturna que pudo ser distorsionada por la falta de luz. De ahí que la Guardia Civil ponga todos los testimonios en tela de juicio y trate de comprobarlos sin excepción, ya vengan de personas anónimas que pudieron cruzarse con Diana, ya procedan de la propia familia.

Los investigadores, por lo tanto, se centran en analizar los hechos con extrema prudencia y en contrastar todos los testimonios, independientemente de la fuente de la que procedan. Algunas personas llaman a la Guardia Civil y aseguran haber visto a Diana en el campo con una mochila, por ejemplo. Están totalmente seguras, pero luego se comprueba y se descarta. Llegan decenas de avisos de ciudadanos con interés en colaborar y la Guardia Civil siempre los contrasta.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #432 en: 08 de Septiembre de 2016, 10:55:40 am »
Hablan los amigos de Diana Quer: "Solía escaparse pero siempre volvía, algo le ha pasado"

Conocida con el sobrenombre de Dianis, en Boadilla del Monte (Madrid) viven con la inquietud de saber qué le ha ocurrido.

Gonzalo Araluce @GonzaloAraluce
Nerea San Esteban @NSanEsteban
07.09.2016 19:19 h.

El entorno más cercano de Diana Quer la conocía como Dianis. La joven madrileña de 18 años, desaparecida en la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal, empleaba ese sobrenombre en las redes sociales. Amigos y conocidos expresan su desconcierto ante un caso que les tiene "en vilo": ya han pasado 17 días desde la última vez que se la vio y, aunque hay algunos nuevos indicios en la investigación -como que montara en un coche aquella madrugada- la Guardia Civil no descarta ninguna hipótesis.

Diana viajaba todos los veranos desde hace quince a A Pobra do Caramiñal. Sus padres -Juan Carlos y Diana, ahora divorciados- habían elegido este enclave gallego para que sus dos hijas -Diana, de 18 años, y Valeria, de 16- pasaran las temporadas estivales. La joven desapareció en la celebración de las fiestas patronales y sus vecinos viven con inquietud la falta de noticias de su paradero.

Pero el otro foco se traslada hasta Boadilla del Monte. Concretamente, hasta la urbanización Monte Alina. Allí es donde se erige la vivienda en la que pasa el curso escolar, junto a su madre y su hermana. Los vecinos viven "nerviosos" por lo que le haya podido ocurrir.

"No se ha podido ir por tanto tiempo", explica una chica, amiga de Diana, que también reside en Monte Alina. Prefiere mantener su nombre en el anonimato. Según explica, el ambiente juvenil que se respira en la urbanización no es tanto de amistad entre los vecinos, sino que los chicos terminan entablando más relación con sus compañeros de colegio o instituto.

"Había veces en las que Diana o su hermana se escapaban y entonces dormían en casa de alguna amiga", explica. Pero lo que no entiende es que, en caso de que la joven se hubiera fugado, hayan pasado tantos días sin tener noticias de ella: "Ninguno hemos tenido ninguna noticia de ella, algo le ha tenido que pasar".

Al cabo de un rato, otro joven enfila el camino que conduce a la entrada de la urbanización. No es habitual ir a pie por la zona, alejada de cualquier espacio comercial. El espacio residencial, a su vez, está protegido por una garita de seguridad.

"Todos los que vivimos aquí estamos muy nerviosos", esgrime el chico. Tampoco quiere dar su nombre para que los demás "no le señalen": "Se habla mucho de este tema, ahora todos comentan cualquier detalle de la familia y lo exageran".

A Diana la conoce de la propia urbanización y de haber pasado algunos años juntos en el mismo colegio, aunque no en la misma clase. "Esto es pequeño y, aunque sea por las caras, nos conocemos todos -sostiene-. Ni me lo creía cuando vi su foto en la televisión".
Movimiento en las redes

La joven Diana es muy activa en redes sociales, tanto que tiene cuentas en todas las que utilizan los adolescentes (Snapchat, Twitter, Instagram, Musical.ly…). Es en estas redes donde miles de usuarios han estado vertiendo mensajes estos días pidiéndole que vuelva a casa y explicando que todos están “muy preocupados por ella”, con la esperanza de que la joven los lea.
Algunos de los comentarios que le dejan a la joven en la red `Musical.ly´.

Algunos de los comentarios que le dejan a la joven en la red `Musical.ly´.

También su hermana Valeria ha tratado de ayudar a encontrar a Diana a través de las redes. Desde el primer día ha estado recogiendo los comentarios que podían aportar una pista sobre el paradero de su hermana, avisando a la Policía. Pero no solo eso, sino que a través de las redes está preparando una “sorpresa” para que Diana vuelva: un vídeo con todas los mensajes que quieran enviar los usuarios mandándole ánimo o algo que “la pueda ayudar a volver”.
Su hermana pequeña pide colaboración para regalarle un vídeo en `Ask.fm´.

Su hermana pequeña pide colaboración para regalarle un vídeo en `Ask.fm´.

Desde que se denunció la desaparición, Valeria Quer ha querido transmitirle a Diana de forma pública que en su casa “hay muchas personas” que la necesitan, “mucho más de las que piensa”, apuntó la menor. Lo hizo en el grupo de Facebook “Ayuda Diana María Quer”, donde cada día publican mensajes de ánimo y las últimas noticias que se conocen sobre los posibles movimientos de la joven.

Así, las redes sociales se están convirtiendo en el espacio utilizado por Valeria y los amigos de Diana para encontrar pistas sobre el paradero de la joven desaparecida. Y, además, en un lugar en el que compartir inquietudes y apoyarse entre sí.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Diplodocus
  • **
  • Mensajes: 17977
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #433 en: 08 de Septiembre de 2016, 20:35:02 pm »
Se marcha sin DNI y sin dinero, mal asunto

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #434 en: 09 de Septiembre de 2016, 09:32:03 am »
La madre de Diana Quer estalla ante las noticias sobre sus peleas con su hija

Un periodista de 'Diario de Arousa' afirma que la joven pudo discutir con su madre cuando volvió a casa para cambiarse.

Nerea San Esteban @NSanEsteban
08.09.2016 20:06 h.

Hace 18 días que Diana Quer desapareció en A Pobra do Caramiñal. Desde entonces, todas las hipótesis siguen abiertas y la repercusión mediática del caso es cada vez mayor. Su madre, Diana López-Pinel, ha estallado este jueves ante las "mentiras" que se están vertiendo sobre la situación en casa. Concretamente, por el dato que ha aportado Diario de Arousa, que señala que madre e hija pudieron tener una fuerte discusión de madrugada para evitar que la joven saliera de nuevo.

Según este diario local, la madre pudo despertar cuando Diana llegó a casa a cambiarse de ropa (ponerse unos vaqueros y "llevarse una cazadora") para volver a salir, lo que declinaría en una discusión entre ambas. Al decir de este periódico, cabe la posibilidad de que la madre pudiera "volver a dormirse" después de que "su hija se fuera haciendo caso omiso a sus órdenes", lo que explicaría, según el texto, que empezara a preocuparse cuando despertó a las ocho y media y vio que su hija no estaba, por lo que llamó a la Guardia Civil.
"Es totalmente falso"
más noticias

    Las 7 hipótesis que baraja la Guardia Civil sobre la desaparición de Diana Quer
    La Policía encuentra un nuevo vídeo de la presunta violación de San Fermín
    "Hola, soy masón": una noche para descubrir los 'secretos' de la Logia

recomendado por

El abogado de la madre ha explicado a EL ESPAÑOL que es "totalmente falso" que la madre discutiera con su hija, añadiendo que ni siquiera sabe en qué momento o en qué estado regresó Diana a casa. "Es una auténtica mentira", ha destacado el letrado, que ha indicado que la joven ya llevaba la cazadora cuando salió al comienzo de la noche.

A pesar de que Diana López-Pinel negó desde el comienzo de la investigación que la joven hubiera llegado a casa a cambiarse "porque la habría oído", admitió el miércoles a través de su abogado que el pantalón rosa que llevaba el día de su desaparición estaba en casa, por lo que quedaba claro que la joven se había cambiado de ropa en su vivienda. Además, echaba en falta un pantalón vaquero, que sería el que finalmente se llevó puesto la joven.
Las grabaciones de las cámaras

La investigación de la Guardia Civil está centrada en el teléfono móvil de la joven y en sus últimas conexiones. Según las pesquisas, Diana se habría montado en un coche después de pasar por casa para cambiarse de ropa. Lo que se desconoce es si lo hizo por iniciativa propia u obligada.

Por el momento, se están revisando otra vez las cámaras de seguridad (instaladas, en su mayoría, en entidades bancarias) y, a través de las cintas, las matrículas de los coches que aquella noche merodearon por el camino que recorrió Diana.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #435 en: 09 de Septiembre de 2016, 16:39:20 pm »
Los políticos las más de las veces deberían mantenerse callados, flaco favor a la GC con sus declaraciones.

Habremos de tomarlo con humor y contestarle que un cuerpo que fue capaz de interrogar a la momia de una pirámide puede con el pajar y más.





Fernández de Mesa, sobre el caso Diana: "Es estar buscando una aguja en un pajar"

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha calificado hoy de "muy complicada" la investigación que trata de esclarecer la desaparición de


Roberto R. Ballesteros

09.09.2016 – 13:33 H.

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha calificado hoy de "muy complicada" la investigación que trata de esclarecer la desaparición de la joven madrileña Diana Quer López-Pinel el pasado 22 de agosto. "Es estar buscando a veces una aguja en un pajar", ha dicho el responsable del instituto armado tras visitar a los mandos de la Comandancia de A Coruña y a los responsables de las pesquisas que instruye el Juzgado número 1 de Ribeira, que decretó el secreto de las actuaciones.

Fernández de Mesa ha insistido en que "siguen abiertas absolutamente todas las hipótesis de la investigación", que apuntan como posibilidad más viable a que la chica desapareciera voluntariamente, pero que no descartan ninguna otra suposición, tanto posterior a esa huida libre como de otro tipo. "La Guardia Civil no ha abandonado ninguna hipótesis y mientras no se haya esclarecido el caso, no vamos a dejar de seguir investigando", ha subrayado el director de la corporación, quien ha recordado que hay "pruebas de ello (...) a lo largo de los últimos años". "Seguimos investigando casos de los años 90", ha ejemplificado el director general, quien ha insistido en la necesidad de ser prudentes al comunicar datos relacionados con las diligencias.

"Cualquier información no contrastada o no suficientemente refrendada lo único que puede provocar es falsas expectativas a una familia que está sufriendo enormemente (...) o, en todo caso, generar cualquier tipo de desánimo que tampoco conduce a nada mientras la investigación está en curso", ha dicho Fernández de Mesa, que también ha asegurado que la institución que dirige "pone en todos casos los mismos medios a disposición de los investigadores" cuando éstos los solicitan. Ha admitido que se trata de un caso "con repercusiones mediáticas tremendas", pero que eso no quiere decir que el Ministerio del Interior quite medios de otras investigaciones para centrarlos en la búsqueda de Diana. Siempre que un grupo de investigadores solicite medios, la Dirección General se los aporta, ha afirmado.

Fernández de Mesa ha explicado que los responsables de las pesquisas "han considerado oportuno" hacer una batida especial hoy mismo en una zona situada entre Taragoña y Boiro con el fin de encontrar alguna pista que ayude a averiguar el paradero de Diana. Unos 40 efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Pontevedra en colaboración con miembros de la Comandancia de A Coruña han comenzado a peinar el área a las 9.30 horas de esta mañana. Según el director general, tienen "la obligación" de ir haciéndolo.

El responsable de la institución ha añadido que en este momento no hay ningún dato que conduzca a un sospechoso concreto, que la Guardia Civil sigue recabando información procedente "de todos los métodos" con el fin de averiguar qué pasó la madrugada del 22 de agosto, cuando Diana regresó de las fiestas de A Pobra do Caramiñal -donde pasa habitualmente el verano junto a su familia- pasadas las dos de la mañana en dirección a su casa. Según fuentes del instituto armado, la chica llegó a su domicilio, se cambió de ropa y volvió a salir.

Los agentes especializados en delitos tecnológicos, que según Fernández de Mesa están realizando una "fundamental" e "importantísima" labor en este caso, se centran en analizar actualmente el rastro del móvil de Diana. Los repetidores mostrarían que en un momento dado el terminal de la chica se movió más rápido, lo que hace pensar que pudo haberse montado en un vehículo.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Diplodocus
  • **
  • Mensajes: 17977
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #436 en: 09 de Septiembre de 2016, 18:15:26 pm »
Se nota que no es Guardia Civil, es un político y estas cosas le dan "mucha fatiga".

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #437 en: 11 de Septiembre de 2016, 09:57:23 am »
vuelve a tomar declaraciones

La Guardia Civil vuelve al punto cero del 'caso Diana' en busca de información de calidad

Los agentes peinan desde el viernes una amplia zona de la ría de Arousa mientras los especialistas informáticos del cuerpo siguen analizando el rastro de los teléfonos móviles


11.09.2016 – 05:00 H.

No hay ninguna hipótesis descartada. La Guardia Civil sigue manteniendo todas las líneas de investigación abiertas. Durante los 20 días que duran ya las pesquisas, desde que Diana Quer López-Pinel desapareció el pasado 22 de agosto, los agentes han ido iniciando diferentes vías de rastreo en función de los testimonios y pistas que iban encontrando. Estos caminos que se abrían apuntaban a diversas hipótesis.

Los agentes han ido explorando estas líneas de investigación tratando de contrastar las sospechas hacia las que apuntaban los indicios. Sin embargo, ninguna de ellas ha podido cerrarse. La toma de declaración de conocidos de Diana vinculados con la delincuencia, por ejemplo, que en un momento dado fue explorada por los agentes, se mantiene aún abierta -como todas-, aunque no ha podido ser comprobada. Como tampoco se han encarrilado otras líneas a las que apuntaban las decenas de testimonios que ha tomado la Guardia Civil.

La imposibilidad de continuar -hasta el momento- por determinadas líneas ha provocado que los agentes hayan tenido que volver sobre sus pasos para tratar de afinar la investigación y detectar declaraciones de calidad e información indubitada que permita mirar con otros ojos los indicios de los que ya disponen. En ese contexto, los responsables de las diligencias siguen la línea a la que apunta el análisis de los repetidores de telefonía que operan en la zona.

Según este estudio, al parecer, Diana pudo subirse a un coche de camino a su casa, cuando regresaba tras haber estado con sus amigas en las fiestas del pueblo, fue a casa, se cambió de ropa y volvió a salir a la calle probablemente en el mismo vehículo. Poco después, el móvil deja de emitir señal, lo que impide que los investigadores puedan sacar más conclusiones sobre la ubicación del terminal. Esta línea tiene sus matices, puesto que en todo momento se daría por hecho que la chica estaba junto al celular, extremo que los investigadores también tienen en cuenta.

El análisis de los datos aportados tanto por el teléfono de Diana como por el de otras personas que estuvieran por la zona resulta clave en este contexto. No en vano, el pasado viernes el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, destacó el "fundamental" e "importantísimo" papel que están jugando los especialistas informáticos del instituto armado en este caso.

Los investigadores pondrían en contraste las conclusiones de estos peritajes tecnológicos con los testimonios prestados por el amplio entorno de la desaparecida. Desde su familia hasta sus vecinos, pasando por los numerosos amigos y conocidos que tenía Diana tanto en Boadilla del Monte y Pozuelo (Madrid), donde vivía e iba al instituto, como en A Pobra do Caramiñal, donde pasaba los veranos y desapareció el 22 de agosto.

La desaparición de Diana ha tenido una enorme repercusión mediática que ha provocado que el caso se convierta en uno de los que cuenta con más colaboración ciudadana de los últimos años. La Guardia Civil ha recibido cientos de llamadas telefónicas de personas anónimas que aseguran haber visto a la chica por distintas provincias españolas. Todas estas alertas han sido comprobadas por los agentes encargados de las pesquisas, que en algunos casos han llegado a aventurar una nueva línea de investigación con estos datos que ha terminado en nada.

El viernes por la mañana comenzó una nueva batida realizada únicamente por efectivos de la Guardia Civil en una zona de monte de la Ría de Arousa. Según dijo Fernández de Mesa, este nuevo rastreo se realiza porque los agentes "han considerado oportuno" peinar el área situada entre Taragoña y Boiro con el objetivo de encontrar alguna pista que ayude a averiguar el paradero de Diana. Unos 40 efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Pontevedra en colaboración con miembros de la Comandancia de A Coruña exploraron un amplio territorio

El responsable de la institución, por otro lado, negó que en este momento hubiera indicio alguno que condujera a un sospechoso concreto, como apuntaban algunos medios, que insinuaban que la Guardia Civil podría incluso tener a alguna persona identificada, extremo que también aseguró desconocer el abogado de la madre de la chica, Diana López-Pinel.

Durante los 20 días de búsqueda, la familia de Diana también ha sido protagonistas. El Juzgado número 2 de Ribeira retiró la custodia de la hermana menor de la desaparecida a la madre de ambas, que decidió regresar a su domicilio de Pozuelo, donde se encuentra en la actualidad. La mujer está divorciada de su marido, Juan Carlos Quer, que no vivía en la casa familiar desde hacía cuatro años. Vecinos y amigos han descrito ante la Guardia Civil las reiteradas peleas que tenían las hijas con la madre.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 208906
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #438 en: 11 de Septiembre de 2016, 10:37:52 am »
Hay un refrán que dice: quien tiene padrino se bautiza.



Personas desaparecidas
Desaparecida 'rica', desaparecida 'pobre': por qué se habla de Diana Quer y no de Manuela Chavero


Cada año se denuncia la ausencia, voluntaria o forzada, de 14.000 personas. El director de 'El Caso', Juan Rada, explica por qué en algunos casos se ponen más medios.


Diana Quer (izquierda) y Manuela Chavero (derecha).
Juan Rada @Juansrada
11.09.2016 01:01 h.

Desde que se produjo la desaparición de la joven madrileña Diana Quer el pasado 22 de agosto, la televisión -sobre todo- y parte de la prensa están dedicando abundante espacio al caso. A cualquier hora en medios informativos y magacines se aportan nuevos resultados de las investigaciones, más datos, giros inesperados en las declaraciones de la familia... Es el suceso del verano.

Pero no el único. Tres días después ocurría lo mismo con Iván Durán, de 30 años. También en Galicia. Desapareció de su domicilio de Baiona (Pontevedra) sin dejar rastro. Su imagen apenas ha sido difundida y la familia pide similar trato en la labor de búsqueda. "Pagamos nuestros impuestos y tenemos el mismo derecho a que el Estado ponga también todos los medios a su alcance", es la queja de su entorno.

Otro caso parecido ha tenido lugar en Badajoz, que ha pasado casi desapercibido. Manuela Chavero Valiente, de 42 años de edad, desapareció misteriosamente de su casa en Monesterio en la madrugada del pasado 5 de julio. La puerta no estaba forzada, el televisor seguía encendido, los pantalones sobre la cama y el móvil en la cocina. Únicamente faltaban unas chanclas y quizá un pantalón de pijama.


El misterio de Monesterio: ¿Quién se ha llevado a Manuela Chavero?

La familia descarta que se haya ido por su propia voluntad. "La vivienda estaba como en un día normal. Nunca se hubiera ido, sus hijos son lo que más adora", afirma su hermano José Carlos. Tenía proyectado irse a la playa en breve con una amiga.

De complexión delgada, 1 metro y 60 centímetros de altura y pelo rizado castaño largo, su imagen apenas ha aparecido en algunos carteles que ha distribuido la familia. ¿Por qué esta diferencia de difusión entre un caso y otro? No es la primera vez que ocurre. Parece que hay desapariciones de primera y de segunda división.

PRESIÓN MEDIÁTICA: INCREMENTO POLICIAL

Sucede que determinados delitos, si no hay presión en los medios de comunicación social, no consiguen mayor resonancia y al poco tiempo entran en vía muerta. En cambio, si saltan a la popularidad, toda la maquinaria policial tensa los resortes.

Influyen en ello diversos factores, aunque el principal es la capacidad de la familia para movilizar a los medios de comunicación. Elevada posición social, buenos contactos –a poder ser a nivel político– y habilidad o recursos para moverse en ciertos ambientes hace que tengan gran repercusión y se le busque por todas partes y con todos los medios posibles.

En el caso de Diana Quer incluso se ha sumado a las labores de rastreo la Infantería de Marina y en Madrid andan tras la pista agentes del CNI (Centro Nacional de Inteligencia). No es la primera vez que un cuerpo ajeno a estas situaciones se une a dichas tareas. Esta semana el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, visitó a los mandos de la Comandancia de La Coruña y tuvo un encuentro con los responsables de la investigación. El cartel que hay en la Red con la foto de la joven, para que la gente aporte pistas, tuvo en los dos primeros días siete veces más visitas que los de otros en una pila de años.

A veces es la actitud de personas allegadas las que con su iniciativa personal ayudan a la resolución del problema. Así, el pasado año desapareció una peregrina americana que hacía el camino de Santiago. La familia, tras escribir infructuosamente al presidente en funciones, Mariano Rajoy, recurrió al senador John McCain para que intercediera. El ex candidato a la Casa Blanca contactó con Moncloa ofreciendo la intervención del FBI.

Fue un revulsivo en la durante cinco meses adormecida investigación. De inmediato el Ministerio del Interior envió 30 agentes que se volcaron en la búsqueda. En poco más de dos semanas aparecía el cadáver de Denise Thiem y era detenido su asesino.

"Se vuelcan más, se ponen más medios porque lo ordenan 'los de arriba'. Está bien pero tiene que haber proporcionalidad en todos los casos", se queja Joaquín Amills, presidente de la asociación SOS Desaparecidos y padre de un joven de 23 años que nunca regresó al hogar.

Al año se producen en España 14.000 desapariciones (el 40% son menores de edad) y la Guardia Civil abre diariamente 14 investigaciones nuevas. Entre 12 y 13 se solucionan en las primeras 24 o 48 horas. Generalmente, son voluntarias y a los pocos días vuelven a casa.

Pero unas 500 quedan sin resolver. De todos modos hay que tener en cuenta que mucha gente no acude, cuando llega el familiar, a retirar la demanda. Ahora hay alrededor de 3.500 casos de desapariciones sin resolver desde 1977. En 2014 las denuncias marcaron un récord: se iniciaron 22.593 expedientes, de los que más de 800 siguen abiertos.

El incremento de denuncias se debe a algo que no ocurría con anterioridad: menores inmigrantes que se escapan de los centros de acogida y cuya desaparición tiene que ser denunciada por ley. El problema surge cuando, tras ser localizados por los cuerpos y fuerzas de seguridad, dan un nombre falso. Y, en muchas ocasiones, reinciden huyendo de nuevo. Así las denuncias abiertas se multiplican sin poder cerrarse.

Las 48 horas anteriores y posteriores a una desaparición son clave para su desenlace. A partir de ahí el tiempo empieza a correr a la contra. Las pistas que los investigadores puedan encontrar en ese periodo de tiempo marcan líneas de trabajo a seguir y suelen arrojar luz sobre si la ausencia pudo ser voluntaria o forzada. En suma, de riesgo limitado o de alto riesgo, y lo suben a la base de datos que utilizan los cuerpos policiales a nivel europeo. Por ello es preciso que la familia denuncie cuanto antes y facilite la máxima información posible.

"Rastreamos las redes sociales, los mensajes que haya mandado a sus conocidos, los sitios donde ha estado, preguntamos a la gente con la que ha estado", explica el capitán José Manuel Quintana, jefe de la Sección de Homicidios y Desaparecidos de la Policía Judicial de la Guardia Civil.

IMPACTANTES CASOS SIN RESOLVER

A pesar del paso del tiempo y del archivo judicial de las causas, los expedientes por desaparición no se cierran nunca. Como mucho permanecen de modo pasivo a la espera de nuevos indicios o de que un juez decida reabrir el caso. En ocasiones las familias lo consiguen tras años de reclamaciones.

Otras veces, en cambio, sus nombres permanecen en el limbo del olvido, como el de Francisco Román Fontalba, el primer niño desaparecido en 1977, año desde el que se realizan estadísticas de tipo oficial. Se fue de casa con 15 años y sus familiares le siguen buscando, sin resultado. Tratan de reabrir el caso, pero al no existir pruebas concluyentes ni un juez ni la Benemérita dan por cerrado el caso.

Una década después nuestro país fue escenario de dos de las desapariciones extremas más desconcertantes y de mayor extrañeza ocurridas en el último cuarto del siglo pasado. Como tales considera la Oficina Europea de Policía (Interpol) a las de Juan Pedro Martínez Gómez, ocurrida en Somosierra, y a David Guerrero Guevara, el conocido niño pintor de Málaga. Las más mediáticas de nuestra reciente crónica negra y sobre las que se continúa sin noticia alguna. 

A David se le perdió el rastro a los 13 años, tras salir de su casa en Málaga.

Desde entonces se han producido numerosos sucesos similares, pero lamentablemente con apenas resonancia en su momento. Así, hubo dos desapariciones, casi parejas en el tiempo, pero con diferente tratamiento: las de Yéremi Vargas y Madelaine McCann. La gran diferencia entre ambas es que, en la del niño canario, el poder político apenas le prestó atención.

En cambio el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, recibió a los padres de la chiquilla inglesa –el suceso había ocurrido en la vecina zona del Algarve (Portugal)– pese a que contaban con gran respaldo por parte de las autoridades británicas. A partir del quinto aniversario de la desaparición ocurrida en las islas en 2007 fue cuando se empezó a prestar atención al citado Yéremi. Demasiado tarde.

También en Las Palmas desapareció hace una década Sara Morales, de 14 años. Salió de su casa en dirección al centro comercial La Ballena, donde estaba citada con un amigo para ir al cine. No llegó a su destino. Nadie sabe qué pudo haberle ocurrido. Su padre mantiene la teoría de que jamás se habría marchado de casa voluntariamente.

Ese año se produjo otra importante desaparición, la de Josué Monge García, de 13 años, en Dos Hermanas (Sevilla). Dijo que iba en bicicleta a casa de un amigo y jamás volvió. A las dos semanas se esfumaba también su padre, Antonio Monge Rodríguez. No se ha vuelto a saber nada de ninguno de los dos. Misterio doble.

Otra joven, Gloria Martínez Ruiz, de 17 años, desapareció en plena noche de una clínica de Alfaz del Pi (Alicante). En camisón, sin coger las gafas de aumento, en un centro sanitario bordeado por un gran muro de seguridad. "Lo único que sabemos es que dejamos una hija y ya no la hemos vuelto a ver. Esto es algo terrorífico", me decía su padre, Álvaro Martínez. Ocurrió en 1992. Aquello sigue envuelto en un halo de misterio.

Aquel mismo año se produjo otra doble desaparición. Las niñas Virginia Guerrero, de 15 años, y Manuela Torres Bouggefa, de 14, no volvieron a su casa de Aguilar de Campoo (Palencia). Desde entonces no existe el menor rastro de ellas. Como si se las hubiera tragado la tierra. Eran íntimas amigas. Estaban siempre juntas y desaparecieron cuando hacían autostop para ir a bailar, como ocurriría siete meses después con las chicas de Alcácer. Tremendo aquel 92 en cuanto a sucesos de este tipo.

La joven Cristina Bergua Vera, de 16 años, residía con su familia en Cornellá de Llobregat. Salió de casa para reunirse con su novio. Según comentó a las amigas, estaba resuelta a poner fin a dicha relación sentimental. Después no avisó por teléfono de que fuera a retrasarse, como acostumbraba a hacerlo cuando le surgía algún imprevisto. No regresó jamás desde aquel domingo de 1997. 

La familia recibió una pista indicando que el cuerpo estaba en un vertedero. Cuando se supo que la búsqueda tendría un coste de 50 millones de pesetas, se paralizó. Al padre de la chica le parece muy bien que se haya intentado buscar el de Marta del Castillo varias veces y nadie lo haya puesto en entredicho pese a la elevada cantidad de dinero que se ha invertido en tales labores de búsqueda.

Muy importante y a la par desconocido es el caso de los hermanos Dolores, de 17 años, e Isidro Orrit Pires, de 6 años. Desaparecieron misteriosamente en 1988 del hospital Sant Joan de Deus en Manresa, donde estaba ingresado el pequeño.

Habían perdido a su padre hacía una par de meses y la madre, con 14 hijos, se vio obligada a ampliar su jornada laboral para poner sustentar a la familia. Pidió a su hija que pasara la noche junto a su hermano, que iba a ser operado al día siguiente, dado que ella tenía trabajos pendientes que realizar.

El personal del centro vio a los dos menores en la habitación después de la cena y a las seis de la mañana comprobaron que ya no estaban. Allí permanecían las gafas de la chica que llevaba siempre puestas para corregir su astigmatismo. Se ve que estaban acostados cuando se los llevaron de allí. Hasta ahora, sin noticia alguna.

Cuando son niños la pregunta que se hacen todos es: ¿para qué los secuestran? Las respuestas pueden ser múltiples: pederastia, explotación sexual, mendicidad, tráfico de órganos, venta a padres sin hijos, bebedores de sangre humana, ceremonias satánicas, serial killers,.. Todas a cual más terribles.

Puede que algunos vivan desconociendo su pasado. Posiblemente nunca retornarán a su hogar por voluntad propia. Cualquier psiquiatra sofrólogo sabe que, inyectándoles determinados fármacos durante diez minutos, se olvidan hasta de su nombre. Y en una semana, a base de sesiones de hipnosis, se le cambia su historial e ignoran por completo quién fue su familia.

Otros corren peor suerte. En la memoria permanece el gitanillo Jonathan Vega Barrull, de menos de tres años de edad, desaparecido un verano como este del año 2000 en un centro comercial del municipio madrileño de San Fernando de Henares. A los seis meses un camionero que descargaba escombros en un vertedero encontró un cráneo diminuto, parte de la mandíbula, varias costillas y huesos del antebrazo. Era todo lo que quedaba del chavea de encrespado pelo trigueño y mirada despierta. Antes de matarlo lo habían golpeado con fuerza.
AUNAR ESFUERZOS DE LOS INVESTIGADORES

Al profundo dolor que inunda a muchas familias se añade el hecho de encontrarse desamparadas en la búsqueda de sus seres queridos. Consideran una falta de colaboración por parte de las autoridades. Un agravio comparativo en relación con otros casos donde no se repara en medios y esfuerzos humanos y materiales.

Por ello, los familiares se vieron obligados a agruparse para hacer fuerza en sus principales reivindicaciones: que se reconozca el derecho a saber dónde están sus niños y que haya más coordinación policial. Nombres como los de Joaquín Amills, presidente de SOS Desaparecidos, Juan Bergua, cofundador de Inter-SOS, Salvador Domínguez, presidente de Adesepa, José Miguel Ayllón, presidente de la Asociación Nacional de Víctimas de Delitos Violentos, y otros esforzadores luchadores saltan de continuo al ring de la actualidad buscando una victoria contra la desidia oficial y el delito impune. Denuncian negligencia, insensibilidad o insuficiencia de medios en algo que debería ser prioritario: encontrar a sus seres queridos.

Para los familiares no hay forma de cicatrizar una herida sin horizonte. Padres que, como tantos otros a los que les ha desaparecido violentamente un ser querido, despiertan cada mañana, cuando consiguen maldormir, con la tristeza y también ilusión de que finalmente aparezca. Necesitan volver a abrazarlos, si están con vida, o una tumba a la que poder acudir para llorarles y depositar flores.

No les falta razón cuando piden mayor ayuda para encontrar a los suyos. Que no se piense en diferencias sociales ni económicas, todos los ausentes son igual de víctimas. Policía y Guardia Civil deben volcarse en todos los casos, sin distinciones, y sobre todo evitar roces profesionales entre ambos cuerpos que perjudican las investigaciones. Por encima de competencias y el afán de colocarse medallas debe prevalecer la necesidad urgente de dar con el paradero, cuanto antes, de los desaparecidos.

"Las heridas que no se ven son las más profundas", decía William Shakespeare. Pero aquellas que con el paso del tiempo no terminan de cerrarse son más dolorosas. Para los familiares de tantos desaparecidos se trata de una muerte en vida.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Diplodocus
  • **
  • Mensajes: 17977
Re: Casos especiales de desapariciones
« Respuesta #439 en: 12 de Septiembre de 2016, 06:34:48 am »


Las otras desapariciones de Diana 3


La joven desapareció la madrugada del 22 de agosto en Galicia
Las otras desapariciones de Diana Quer

Valeria (a la izquierda) y la desaparecida Diana junto a su padre, Juan Carlos Quer, en Palma de Mallorca, donde el empresario cuenta con un velero.
Tuits y tragedia de la joven de 18 años desaparecida en Galicia. Hace un año deseaba quitarse de en medio. En abril lo hizo durante tres días

Dicen sus amigos que era su forma de castigar a su madre. La última noche se oyeron gritos en la casa donde veraneaban

JAVIER NEGRE
@javiernegre10
12/09/2016 03:20

Mes de abril. Son las ocho y media de la mañana en un aula del instituto público Arquitecto Ventura Rodríguez de la localidad madrileña de Boadilla del Monte. En sus paredes blanquecinas cuelgan murales y un colorido mapa político de Estados Unidos. La profesora de inglés del grupo C de primero de bachillerato pasa lista por orden alfabético. Los 25 alumnos no están entusiasmados con el repaso de los phrasal verbs. Es turno de cantar la Q... de Diana Quer. La maestra alza la mirada hacia el pupitre verde donde se suele sentar la adolescente. Está vacío, pero no desliza lamento alguno. No le sorprende. La estudiante acumula más de 100 faltas a clase en un mismo curso y arrastra cinco suspensos después de haber repetido, según confirman varios de sus compañeros. Cuarenta minutos después, la madre de la chica, Diana López , irrumpe exaltada en el centro educativo. Le pide a la conserje que saque a su hija del aula, pero Diana ya no está. Se ha esfumado.


La madre no obtuvo respuesta de la joven de 18 años hasta tres días después. Ni un whatsapp. Ni una nota de voz. Ni una carta de su puño y letra, según explican desde el entorno de la adolescente. La ama de casa no denunciaría su desaparición a la Guardia Civil como sí hizo este 22 de agosto en A Pobra de Caramiñal, un pueblo coruñés de 9.600 habitantes, cuando se percató de que su primogénita no estaba en casa a las ocho y media de la mañana. Lejos de preguntar a sus amigas si conocían su paradero, Diana informó a la Benemérita, comportamiento que despertó suspicacias entre los agentes. "Lo normal es que hubiese tanteado a su entorno antes de llarmarnos", comentan desde la Guardia Civil. La madre les vendió que su relación con ella era "idílica" y les ocultó que su hija ya se había fugado en otras ocasiones por discusiones parecidas a las que había mantenido esa noche con ella, según algunas amistades.

"Andaban siempre de bronca. De hecho, Diana ya le había dicho ese verano a su madre que se iba a ir para no volver nunca", confirman estas mismas fuentes, que han sido interrogadas por los mismos investigadores que ya resolvieron eficazmente el truculento caso Asunta. En la primera huida de Diana de tres días ni siquiera sus mejores amigas llegaron a saber dónde pernoctó a pesar de que tenía tendencia a publicitar todos sus movimientos en sus redes sociales. "Era muy confiada, su entorno era muy cambiante, se fiaba de chicos que conocía por internet y luego se andaba quejando de que si la acosaban. [Era habitual ver en el Twitter de Diana sus quejas ante supuestos acosadores]. Sus escapadas de casa eran continuas pero siempre volvía. A veces le decía a su madre que se iba con el padre y realmente no se iba allí. La engañaba mucho. Cuando desapareció yo no estaba preocupada. Sabía que volvería, pero ahora no entiendo nada. Diana ya habría vuelto. Es muy alocada pero no tanto como para irse de esta manera. Siempre amenazaba con desaparecer, pero esta vez han podido hacerla desaparecer", dice a Crónica una de sus tres mejores amigas.

A Diana le gustaba escaparse apagando el móvil "para joder a su madre y preocuparla", como relata una allegada. Desaparecer de una realidad familiar marcada por el cruento divorcio de sus padres tres años atrás. De una vida repleta de desengaños amorosos. De su falta de autoestima. Porque su deseo era ser modelo de Calvin Klein o una dependienta de curvas imposibles en la tienda de la marca surfera norteamericana Hollister. Pero no pasó el casting, un duro golpe para una joven de buen corazón que llegó a sufrir anorexia y que nueve meses antes de su fuga había avisado en Twitter de sus verdaderas intenciones. Esta red social se convirtió en el reflejo de su alma atormentada. De sus traumas adolescentes. De sus disputas con su hermana Valeria, de 16 años, a la que "envidiaba" y menospreciaba públicamente. "Qué hija de puta tengo por hermana", o "Mi hermana y el régimen igual a insoportable" son algunos de sus tuits. Valeria tampoco escondió esta animadversión cuando lanzó en Facebook un mensaje para encontrar a su hermana.

"Si apareces, te juro que te mato, te mato a todos los besos y abrazos que no te he dado. Nunca me he portado muy bien contigo y, a decir verdad, en estos momentos es cuando uno valora lo que tiene, cuando está a punto de perderlo y, si te pierdo a ti, me pierdo yo también. (...) Has superado anorexia y miles de adversidades y has sido capaz de superarlas con esa sonrisa que tienes y digo tienes porque tengo la esperanza de que la sigas teniendo y sé que la sigues teniendo. Vuelve, Diana", escribió Valeria.

Diana nunca escondió a nadie su deseo de evaporarse. De quitarse de en medio. "Me vendría bien desaparecer una temporadita", escribió el 27 de julio de 2015. ¿Pero por qué quería fugarse? ¿Que llevaba a una joven atractiva de familia adinerada y con acceso a numerosos caprichos a poner tierra de por medio? Es la pregunta que lanzamos a su entorno más cercano. La respuesta no tarda en llegar. "Estaba muy enamorada de un chico que le hizo la vida imposible, con el que tuvo que vivir un episodio traumático. Él no le ayudó y se sentía abandonada. Eso, unido a que no soportaba a su madre y que quería irse a vivir con su padre, le provocó una infelicidad constante. Ella estaba enfrentada al mundo por las circunstancias difíciles que le había tocado vivir", dice una chica con la que solía bailar reggeaton en la terraza Aviva Sky de Majadahonda, el coqueto refugio donde las niñas bien de la zona norte de Madrid se mezclaban con los malotes del municipio. Con algunos de esos chavales que, según declaró el padre de Diana en Espejo Público, "estaban bordeando la ley".

Mensaje de Diana Quer en su cuenta de Twitter en julio de 2015.

Diana vivió su relación de amor más traumática con mucha intensidad. El cariño que no encontraba en un domicilio familiar resquebrajado por la ruptura de sus padres siempre lo había buscado en los brazos de los hombres. Normalmente desconocidos y con estética de concursantes del reality Mujeres, hombres y viceversa. Jóvenes fornidos y tatuados, con looks a lo Cristiano Ronaldo y con escaso bagaje académico. Sus discusiones con su madre y con hermana Valeria eran constantes y ella buscaba evadirse con emociones fuertes, con amores imposibles, con vivir el romance a flor de piel de la protagonista de Tres metros sobre el cielo, su película de cabecera. Soñaba con ser esa chica de familia acomodada que se enamora apasionadamente de un chico problemático a pesar del criterio contrario de sus padres. Era su forma de reaccionar ante el mundo de riqueza en el que se había criado y que tanto detestaba. Su padre, con fuertes vínculos con algunos ministros del Gobierno de Rajoy, es un acaudalado empresario dedicado al sector inmobiliario de lujo y le concedió tanto a ella como a su hermana Valeria una vida de privilegios, que empezaron por vivir en un chalé de dos plantas y una parcela de 500 metros cuadrados en Monte Alina, una de las urbanizaciones más exclusivas de Pozuelo de Alarcón donde reside, por ejemplo, el ex presidente José María Aznar. O matricularla en el elitista Aquinas American School, que Diana terminó cambiando por un instituto público, para enfado de su progenitor.

"Diana siempre andaba juntándose con gente que no le correspondía por su clase social. Era rebelde y sus padres ya no podían con ella. Pero vamos, que es algo muy típico entre las niñas pijas de su edad. No quieren al empollón de turno, sino al cafre. Y su ex se lo hizo pasar bastante mal", comenta un amigo.


Su antigua pareja, acongojado por la llamada de Crónica, se muestra esquivo. "No me metáis en este lío. Yo no tengo nada que ver con la desaparición de Diana, ni os voy a contar todo lo que sé de ella", explica un chico al que la ahora desaparecida conoció semanas después de haber roto visceralmente con otra persona a la que declaró su amor en Twitter. Con fotos de acalorados besos inclusive. Porque Diana tenía siempre necesidad de radiar sus cambiantes estados de ánimo y sentimientos en el universo 2.0, los mismos que escondía en su núcleo familiar. Era una montaña rusa.


La madre de Diana Quer en un principio dijo que su hija no había regresado a casa y más tarde tuvo que reconocer que mintió ante las evidencias encontradas por la Guardia Civil.  EFE

"Me has jodido la vida"

El adolescente no se siente responsable de una hipotética huida de Diana Quer, pero las amigas de la joven le sitúan como el causante de un desamor que llevó a la chica a tocar fondo. A cubrir su rostro de lágrimas y a gritar su impotencia a los cuatro vientos. Un momento de depresión del que jamás se recuperó. De hecho, Diana le dedica a su ex un mensaje clarividente en Twitter. "A mí me has jodido la vida, pedazo de cabrón", tuiteó el verano pasado.

La tensión entre ambos no se rebajó con el paso de los meses. Sin embargo, la Guardia Civil no le sitúa a priori entre los sospechosos a pesar de que no descarta ninguna línea de investigación, según explica el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa. El mismo que reconoce la complejidad de un caso en el que se ha mezclado una extraña desaparición con la batalla en prime time que están protagonizando dos padres como si fuesen los personajes de La guerra de los Rose.

"Esto es como buscar una aguja en un pajar", explicó el viernes Fernández de Mesa, quien se desplazó a Galicia para rebajar la incertidumbre de un país donde desaparecen 14.000 personas al año. Los agentes peinaron la ría de Arousa y han rastreado ya centenares de matrículas de coche captadas por cámaras de seguridad. Se sospecha que Diana pudo montarse aquel 22 de agosto en un vehículo de un conocido dada la rapidez con la que se movió su móvil antes de apagarse. Están a la espera de recibir datos de la compañía de teléfono de Diana para conocer la localización de su terminal. También han interrogado a personas cercanas a la madre, que no estaba pasando por su momento más estable. El viernes, al cierre de este suplemento, los investigadores habían avanzado "considerablemente" y habían estrechado el círculo de los posibles sospechosos, todos ellos conocidos de la joven.

Lo que ya está confirmado es que la madre de Diana mintió en sus primeras versiones ante la Guardia Civil. Negó que existiese una discusión con su hija antes de su marcha y descartó que hubiese vuelto a casa a cambiarse de ropa. "No la escuché al entrar", llegó a decir, a pesar de que la habitación de su hija es contigua a la suya. Los agentes han podido confirmar que la joven regresó a su chalé, se quitó los shorts rosas que llevaba y se puso unos tejanos largos y una cazadora. También varios testigos confirman que oyeron voces en el interior del domicilio a altas horas de la madrugada. Alrededor de la medianoche del día de su desaparición, Diana mandó un whatsapp a un amigo informándole de que al día siguiente volvería ya a Madrid a pesar de que los planes de la madre eran estirar unos días más las vacaciones. Diana salió a la feria de A Pobra, allí coqueteó con un chico marroquí y amante del cannabis, y regresó a su domicilio para volverse a ir sin su DNI ni tarjetas de crédito. Sólo llevaba 20 euros en el bolsillo.

Entre las 2.40 y las 2.43 horas, mantuvo una conversación de whatsapp con un amigo de Madrid reconociendo que regresaba a casa y que se había asustado porque un feriante la estaba llamando: "Me estoy acojonando", escribió. Ya a las 3 y media mandó una nota de voz a una amiga diciéndole que la quería "mucho" y media hora después su móvil se apagó y se perdió su rastro. La Guardia Civil sospecha que su salida de casa se debió a una discusión con la madre, ¿pero a qué se debió la tensión entre madre e hija? Según fuentes cercanas a Diana, la joven fue obligada a pasar las vacaciones en Galicia cuando a ella le apetecía marcharse a Mallorca a navegar con su padre Juan Carlos Quer, que posee un velero. Diana llegó a escribirle desde Galicia a su padre días antes de desaparecer y éste le sacó los billetes de avión, pero la chica cambió de parecer.

Las hermanas Quer siempre habían deseado estar con su progenitor, escapar de los problemas de la madre. Y, en plena búsqueda de Diana, un juzgado gallego decidió retirarle la custodia de Valeria a la madre y dársela a su marido. Juan Carlos Quer, que ahora se teme el peor de los escenarios para Diana, aseguró que esta medida había llegado "tarde" porque sus hijas habían padecido "situaciones límite".

Días antes de la desaparición de Diana, hubo una fuerte discusión entre ella, su madre y su hermana pequeña, que tras el enfrentamiento fue atendida por una crisis de ansiedad. Después de aquello, las discusiones no cesaron. Diana estaba deseando volver a la capital y quiso evadirse sacándose el carné de conducir. Existe la sospecha de que alguien pudo ofrecerle un traslado hasta Madrid, que pudo acabar mal. En A Pobra de Caramiñal, los vecinos siguen conmocionados. Algunos recuerdan como 30 años atrás una persona desapareció en extrañas circunstancias. Fue encontrada muerta días después.
« Última modificación: 12 de Septiembre de 2016, 15:05:14 pm por 47ronin »