Autor Tema: Del cultivo y consumo de drogas  (Leído 45154 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #320 en: 05 de Noviembre de 2018, 07:00:56 am »


La marihuana florece en Madrid
Varias empresas madrileñas facturan millones de euros con el cáñamo y sus productos relacionados. A pesar de que la planta es ilegal y de la persecución policial al sector, pronostican un boom alentado por la inversión extranjera


Madrid 4 NOV 2018 - 00:01 CET   

“La marihuana aún no ha tocado techo”. Álvaro Zamora, de 37 años lo tiene claro. Y no se refiere al tamaño de las plantas sino al negocio de la marihuana, que vive un efervescente momento. Zamora lleva más de media vida siendo un apasionado de la planta del cáñamo. Hace 15 años comenzó a trabajar tras el mostrador de una pequeña tienda del centro de Madrid dedicada a productos derivados del cannabis. Ahora habla desde una nave de 1.200 metros cuadrados en Rivas, la sede de Leaf Life, empresa dedicada a la distribución de productos para autocultivo de cannabis, donde Zamora ejerce de jefe de ventas internacionales. La firma cerró 2016 con un volumen de negocio de 12,7 millones de euros, tres veces más que lo que facturó en 2012 (4,1 millones), según datos del registro mercantil. Alentados por el clima global de legalización, florecen los negocios relacionados con el cannabis. En España, a pesar de que se mantiene la prohibición de la planta, la industria cannábica vive su mejor momento en dos décadas; Madrid es sede de muchas de estas empresas.
Álvaro Zamora, jefe de ventas internacionales de Leaf Life, en la sede madrileña de la empresa. ampliar foto
Álvaro Zamora, jefe de ventas internacionales de Leaf Life, en la sede madrileña de la empresa. KIKE PARA

“El perfil de los empresarios está cambiando mucho. Al principio éramos todos unos hippies y cada vez veo más hombres de traje y corbata”, añade Zamora, que este año ha visitado diez congresos, en Italia, México o Estados Unidos para reunirse con grandes inversores internacionales. Leaf Life, con 46 trabajadores, no es la única empresa con sede en Madrid dedicada a este boyante negocio. A pesar de que exportan, generan trabajo directo y facturan millones de euros de manera legal, toda la industria asociada con el cannabis sigue viviendo con cierta inquietud: a diferencia de otros países, en España el mero hecho de cultivar la planta es ilegal. Además —y a diferencia de otras comunidades autónomas— en Madrid algunos actores del sector se sienten “hostigados”.

El mercado del cáñamo tiene varias facetas y tipos de negocios: asociaciones o clubes de fumadores, growshops (tiendas para cultivadores), bancos de semillas, cáñamo industrial, distribuidores, fabricantes, revistas y abogados. Los usuarios utilizan las plantas con fines recreativos o terapéuticos y plantan en su casa o se asocian en un club. Ambas actividades se enmarcan en los márgenes de la ley. Si bien las semillas de cáñamo son legales, criar una planta no. A la vez, acudir a un club para consumir está permitido, pero está prohibido transportar por la calle la mínima cantidad de marihuana o de hachís. Aunque los usuarios son la parte más evidente del mundo del cannabis —tres de cada diez españoles lo ha consumido alguna vez, según datos del Plan Nacional de Drogas—, la faceta que más dinero mueve y la que más ha crecido es la industrial: las empresas que crean semillas, las que distribuyen materiales al por mayor para criar la planta o las tiendas que venden a los cultivadores.

El primer growshop de España abrió en Madrid: Houseplant inauguró en 1997 en un pequeño local de la calle Palma. Como muchos negocios de la época, no se atrevían a poner la mínima referencia a la marihuana en sus logos o anuncios. Actualmente, sigue funcionando en Malasaña, pero en un enorme local de dos plantas en San Vicente Ferrer. El año pasado facturó más de un millón de euros, diez veces más que en 2014. Por su parte, Cannabiogen, creada en 2002 como el primer banco de semillas español, multiplicó por cuatro sus ingresos entre 2012 y 2016, hasta 1.2 millones en ventas anuales.

“Mis colegas californianos se sorprenden del tamaño que ha adquirido nuestra industria a pesar de la ilegalidad [de la planta]”, dice Enrique Díez, alias Kaiki, fundador de Cannabiogen, con sede en Alcobendas. Como otros empresarios pioneros del cannabis, durante años usó pseudónimo por temor a represalias: “Nadie quería meterse en problemas con la DEA [Agencia antidrogas de EE UU]”. Ahora, esos pequeños emprendedores madrileños, que hace dos décadas abrieron negocios del sector, viven un momento brillante, gracias a una progresiva normalización del cannabis y al impulso de mercados extranjeros donde se ha legalizado el consumo medicinal o recreativo. Aún están lejos de las cifras multimillonarias de algunos empresarios de Canadá o de varios Estados de Estados Unidos que han legalizado el negocio, pero pronostican un futuro próspero para el sector en España.
La marihuana florece en Madrid

“Lo tenemos todo pero hay aún incertidumbre jurídica”, dice Xosé Bargé, portavoz de Spannabis, una de las ferias más importantes del sector —“la principal exposición de cannabis de Europa”—, y que lleva quince ediciones celebrándose en España. Madrid ha acogido el evento en anteriores ediciones (en La Cubierta de Leganés, la Casa de Campo o en Rivas) y lo iba a volver a hacer en 2019. Pero el pasado mes de octubre los organizadores cambiaron Madrid por Barcelona, concretamente por Cornellá de Llobregat. La razón: el año anterior sus visitantes se sintieron acosados por la policía a la entrada o a la salida del evento, que multó a varios de ellos. “Algo que no ocurre en Cataluña”, dicen desde la organización. Coincide que en 2019, Spannabis celebra el mayor evento de su historia: 282 expositores, con una lista de espera de un centenar, (y con más del doble de exhibidores que hace diez años). Una entrada al congreso de marzo, con invitación a la afterparty en el hotel de cinco estrellas W Barcelona, roza los 500 dólares (499, unos 440 euros).

Aunque fue pionera en la industria del cannabis, Madrid se ha quedado atrás con respecto a Barcelona. En España, en 2028, la industria del cannabis medicinal y recreativo tiene el potencial de alcanzar los 6.100 millones de euros, según un estudio de la consultora londinense Prohibition Partners, siempre asumiendo que se legalice. Además, la actividad podría generar más de 3.000 millones de euros en impuestos y cotizaciones a la seguridad social, según un estudio de la Unidad de Política de Drogas de la Universidad Autónoma de Barcelona publicado el mes pasado. Los más optimistas predicen que España podría ser una potencia mundial del sector por su clima propicio para el cultivo y por ser el segundo mayor mercado turístico del mundo.
Instalaciones en Rivas de la empresa Leaf Life, dedicada a la distribución del material necesario para el cultivo de cannabis.
Instalaciones en Rivas de la empresa Leaf Life, dedicada a la distribución del material necesario para el cultivo de cannabis. KIKE PARA

Madrid es sede de dos de las seis empresas a las que la Agencia del Medicamento dio licencia en 2016 para cultivo con fines terapéuticos o de investigación: Alcaliber, vendida recientemente por el multimillonario español Juan Abelló al fondo británico GHO, y DJT Plants, controlada por el británico William Piccaver Stuart. Esas plantaciones, autorizadas por el Gobierno, son vistas como la antesala de la esperada relajación legislativa. Por su parte, a Barcelona y al resto del Mediterráneo les ha beneficiado su clima, idóneo para el cultivo al aire libre. Ahí se encuentran algunas de las mayores semilleras, como la catalana Alchimia (7.5 millones de facturación y 39 empleados); la valenciana Sweet Seeds (6.3 millones y 43 trabajadores). La mayor de todas es la vasca Dinafem Seeds con (17.8 millones y 72 empleados). País Vasco fue pionero en la creación de clubes de fumadores.

“En España, la planta está demonizada. En Madrid, toda la actividad, muy perseguida”, incide el abogado Bernardo Soriano, que también es portavoz de Regulación Responsable. Activistas y empresarios se quejan también de que la fiscalía ha endurecido recientemente su postura con respecto a los clubes de fumadores. Señalan que la policía aguarda a las puertas de estos locales para multar a los socios por llevar cannabis en el bolsillo. La tenencia de droga en vía pública, aun cuando sea una cantidad para consumo personal, está sancionada con multas de entre 601 y 30.000 euros.

Cintia, de 30 años, es la gerente de uno de estos clubes. No quiere dar su nombre real y pide que no se identifique la localización de su establecimiento, junto a un discreto portal en un barrio de Madrid. El espacio, diáfano y luminoso, tiene dos plantas: en una hay un par de teles; en la otra, solo libros, sillones e incluso una sala sin humos. Entre ambas, una pequeña habitación funciona como dispensario de diversas variedades de hachís y marihuana. “Todos los días, cuando vengo a trabajar, pienso que puedo acabar en comisaría”, reconoce. Abrió el club hace dos años y medio. Cuenta que arrancaron con 20 socios, ahora tienen 600: “300 activos [que acuden al menos una vez al mes] y unos 50, terapéuticos”. “Pensamos en crecer y abrir en otro barrio”, cuenta la empresaria, “pero estamos esperando a ver qué pasa con el tema legal”. Sus colegas del sector en otras ciudades de España le dicen que la policía no les para tanto como en la capital. “En España, 320.000 personas son sancionadas al año por tener cannabis en el bolsillo”, dice Bernardo Soriano, que representa a muchos de los 110 clubes que funcionan actualmente en la capital, según datos de la FAC (Federación de Asociaciones Cannábicas).

A pesar de todo, en Madrid la industria sigue floreciendo. Los empresarios creen que el mayor potencial de la capital, en el escenario de legalización, reside en la venta del producto final en dispensarios y en clubes de fumadores, que podrían abrir sus puertas a turistas. El abogado Bernardo Soriano cree que en la actual legislatura es “improbable” que se autorice la venta de marihuana, pero pronostica que se producirá pronto: “Como muy tarde en cinco años”. Cree que la legalización el mes pasado en Canadá, “impulsada por un gobierno liberal”, contribuirá a desmontar muchas objeciones de la derecha española y de los sectores más moralistas y paternalistas: “Nunca hemos estado tan cerca”.
Movimientos políticos hacia la regulación
Semillas de diversas variedades de cannabis.
Semillas de diversas variedades de cannabis. RAUL ARBOLEDA AFP/Getty Images

Las experiencias con el cannabis en los nueve Estados de EE UU donde se permite su uso —como en Colorado, donde el uso terapéutico es legal desde el año 2000 y el recreativo, desde 2012—; en Uruguay o, desde el pasado octubre, en Canadá no solo están espoleando el mercado global sino también, el debate político.

“Solo queda la vía política”, dice el abogado Bernardo Soriano. Hace referencia a que las leyes planteadas y las sentencias judiciales falladas en España van cerrando cada vez más la puerta a opciones como el denominado “consumo colectivo”, precepto legal en el que se fundamentan los clubes de fumadores para poder funcionar.

“Nosotros hemos hecho todo lo posible”, incide el abogado que también es portavoz de la iniciativa Regulación Responsable, en defensa de sacar de la ilegalidad la planta y sus derivados. Han lanzado ideas como la realización de una ley autonómica en Madrid (registraron una Proposición No de Ley para su consecución) así como varias Iniciativas Legislativas Populares (ILP) en otros parlamentos regionales: en 14 de ellos se ha realizado algún tipo de acción.

Cataluña aprobó una ley para regular los clubes, pero el Constitucional la anuló poco después por considerar que invadía las competencias del Estado y podía amparar actividades ilegales. En Madrid, por su parte, la ley regional no prosperó. Además, se controla la entrada y salida de los socios de los clubes y varios han sido clausurados —el último, hace una semana—. Muchos, dentro del mundillo del cannabis, asocian esa mano dura con la llegada a la Fiscalía Provincial de Madrid de María Jesús Armesto.

Desde Regulación Responsable convocaron el año pasado, a finales de mayo, una concentración en Madrid, en la Puerta del Sol: acudieron 25.000 personas. “Aparte de que puede ser un sector estratégico, en la sociedad española hay una normalización de facto”, añade el abogado. Aporta otra cifra para reforzar esa idea: “Hace 12 años no habían ningún club de fumadores en España, ahora hay 1.500”.

Tras el anuncio de la legalización en Canadá, Podemos llevó al Congreso el debate sobre el cannabis. Su objetivo final es modificar la ley actual sobre estupefacientes, que tipifica como ilegal la venta y el cultivo de marihuana y restringe el consumo y posesión a espacios privados.

El partido prevé presentar a principios de 2019 una propuesta para legalizar el cannabis. Una regulación con la que el partido busca también evitar la concentración del mercado en unas pocas manos. “Queremos que el modelo español sea profundamente democrático en todos los sentidos, y especialmente en lo económico para evitar así monopolios y/o oligopolios”, afirma el diputado de Podemos Miguel Vila. “Esta es, de hecho, la batalla fundamental. La cuestión ya no es si legalizar o no el cannabis, sino de cómo y cuándo lo haremos. En el cómo es donde está la clave y por tanto donde va a haber mayor disputa política”, añade el político.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #321 en: 06 de Noviembre de 2018, 18:05:51 pm »
Problemas en el paraíso de la hierba: Canadá no da abasto con la demanda legal de marihuana



 Los propietarios de las tiendas tienen estantes vacíos y clientes descontentos. Muchos temen que los consumidores se vuelvan al mercado negro


Una joven celebra en Toronto la legalización de la marihuana. Foto tomada el pasado 17 de octubre CHRIS YOUNG / GTRES
Por Leyland Cecco
05 nov 201819:42

Cuando Trevor Tobin abrió una de las primeras tiendas legales de cannabis en Canadá el mes pasado, tenía la gran esperanza de formar parte de un experimento nacional histórico. También esperaba hacerse con sustanciosos beneficios. Lleno de optimismo, su madre y él reunieron 100.000 dólares de sus ahorros para crear High North, una de las pocas tiendas privadas que hay en la provincia de Terranova y Labrador.

Muy pronto, madre e hijo se encontraron mirando estantes vacíos y dinero invertido que se esfumaba. Día tras día, los dueños de la tienda han tenido que despedir a sus clientes por culpa de la escasez. Incluso han tenido que cerrar temporalmente la tienda en algún momento.

"Después de una semana en la que hemos estado todo el tiempo pidiendo perdón a los clientes, estamos cansados de disculparnos", comenta Tobin. "Nos dijeron que habría baches en el camino. Pero esto no es un bache, es un agujero".

Vídeo externo thumb
Dos semanas después de que Canadá se convirtiera en  el primer país del G-20 en legalizar el cannabis con un anuncio a bombo y platillo, numerosas tiendas –físicas o no– luchan por cubrir una demanda inesperadamente alta y, en gran parte del país, la oferta legal se ha agotado.

"No hay suficiente marihuana legal para abastecer a toda la demanda recreativa del país", asegura Rosalie Wyonch, analista de políticas del CD Howe Institute. "Hay escasez antes de lo esperado, pero nuestra investigación ya indicó que la habría durante el primer año de la legalización".

Hay escasez por culpa de una combinación de regulaciones, distribuciones en cadena y problemas logísticos, entre los que se incluye una huelga postal en todo el país. Cuando Colorado legalizó el cannabis recreativo, la oferta tardó tres años en alcanzar a la demanda y Canadá podría esperar un retraso similar, considera la especialista.

En Quebec, la Société Québécoise du Cannabis –entidad gubernamental que supervisa las ventas– ha optado por cerrar tres días a la semana para racionar mejor su limitada oferta. Las ventas online son muy importantes en el mercado de cannbis recreativo. En Ontario, lugar en el que no hay tiendas físicas, los residentes compran productos a través de una web administrada por el Gobierno.

En las primeras 24 horas de la legalización, el sitio web Ontario Cannabis Store procesó 100.000 pedidos, pero pocos han llegado a manos de los clientes.

Como Ontario solo permite la venta online, muchos residentes han tenido que esperar dos semanas para que llegasen sus pedidos y algunos aseguran que sus encargos han sido cancelados de manera aleatoria. Un estudiante llamado Curtis Baller descubrió que su compra estaba cancelado porque desapareció el cargo de su tarjeta, no por una notificación de la web.

"Lo peor de todo es que el Gobierno ha forzado un monopolio tanto en el suministro como en la entrega de productos de cannabis que luego no puede entregar", dijo Baller a The Guardian. Los defensores del pueblo de Ontario han recibido más de 1.000 quejas sobre esta web desde su lanzamiento el 17 de octubre.

El suministro a los minoristas, privados o públicos, se rigen por contratos entre el Gobierno y proveedores autorizados, lo que hace que el cambio a nuevas fuentes de cannabis para cubrir la falta de oferta sea un proceso largo.

"El Ministerio de Salud de Canadá sigue otorgando licencias a los productores, los productores existentes están ampliando sus instalaciones y, a fin de cuentas, la marihuana es una planta. Le lleva un tiempo crecer, ser procesada, empaquetada, enviada y probada", enumera Wyonch.

Es posible que esto también suponga un coste para los gobiernos provinciales y federales. En un documento orientativo redactado junto a Anundya Sen, Wyonch sostiene que el Gobierno podría perder 800 millones de dólares en ingresos en el mercado negro, superando con creces los ingresos fiscales previstos de 300 a 600 millones de dólares en el primer año de legalización.

Para Tobin y su madre la escasez ha hecho que lo que parecía que iba a ser un negocio lucrativo se convierta en un fracaso económico, al menos, temporalmente.

Pago a mis trabajadores para que estén de brazos cruzados mientras esperamos que lleguen suministros que no llegan", protesta Tobin. "No puedo seguir teniendo la tienda en funcionamiento, perdiendo dinero cada día al pagar al personal sin que haya producto".

Algunos ven en la escasez algo muy esperanzador: la falta de producto quizá signifique que un gran número de personas ha intentado salir del mercado negro al legal más rápido de lo previsto.

Pero existe el riesgo de que la tendencia se vuelva a invertir si no se resuelven los problemas de suministro.

"Es probable que el Gobierno tenga éxito en la eliminación del mercado negro siempre y cuando la oferta legal funcione online rápidamente. De lo contrario, corremos el riesgo de afianzar un posible mercado negro", alerta Wyonch.

Tobin teme que la reciente escasez ya haya alejado a los consumidores hacia los mercados ilegales. Tanto los nuevos consumidores como los anteriores han expresado su frustración por no poder comprar en su tienda o en cualquier otra de la región.

"Ahora que no podemos suministrarles, todavía consiguen comprarla. No hay escasez de hierba en la ciudad, sino de hierba legal", concluye.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #322 en: 07 de Diciembre de 2018, 08:04:54 am »

El CIS retrata la disparidad entre la sociedad y los políticos con la legalización de la marihuana

El 84% de los españoles se muestra a favor de legalizar el consumo de cannabis con fines terapéuticos y también son más los que regularían su uso lucrativo (47%) que los que lo mantendrían prohibido (41%)

Pese a esta demanda, las propuestas de Ciudadanos y Unidos Podemos para su debate y legalización, parcial o total, están paralizadas en el Congreso

Que esté legalizado o no "es la diferencia entre que se lo compres a un narco o a un Estado. No sabes la composición, estabilidad, pureza..." dice Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Complutense
Daniel Sánchez Caballero
05/12/2018 - 21:26h

La sociedad vuelve a atropellar a los políticos. Se conocía cierta simpatía de la población con la legalización de la marihuana, pero el CIS la acaba de cuantificar: el 84% de las personas apoya la regulación del cannabis con fines terapéuticos y el 47% es partidario de la legalización total (el 41% la rechaza), incluyendo el uso lúdico.

Frente a esta realidad, especialmente por el lado del cannabis con fines terapéuticos, las propuestas para su regulación duermen el sueño de los justos en el Congreso.  Ciudadanos registró una Proposición No de Ley para regular el cannabis con fines terapéuticos que espera para ser abordada un turno que nunca llega. Unidos Podemos presentó otra para la legalización total, al estilo de Uruguay o Canadá, que fue vetada, según el partido morado, bajo el pretexto de que ya existía la de Cs.

Desde Podemos explican que no se van a quedar ahí. "Los datos del CIS demuestran que hay una mayoría social que cree necesario un cambio hacia la regulación", explican fuentes del partido, que anuncian novedades. "Estamos impulsando nuestra propuesta de regulación con la redacción de la Proposición de Ley e impulsando el debate", añaden.

Aquí la formación que dirige Pablo Iglesias daría un salto de calidad: las PNLs presentadas solo informan al Gobierno del sentir del Congreso respecto a un tema determinado. Las Proposiciones de Ley se convierten automáticamente en leyes si el Congreso las aprueba. Y la composición de la Cámara invita a pensar que, de llegar una ley, podría aprobarse. Aunque desde UP hablan de "ley integral", esto es, que incluya el consumo lucrativo, y esta circunstancia puede echar para atrás a algún partido.

El estancamiento sigue hasta hoy, pese a que, si se pregunta a los partidos uno a uno, ninguno responde "no" abiertamente a regular el consumo de cannabis con fines terapéuticos.

Otros países están avanzando en la regulación en distintos grados. Desde EE UU, principal impulsor de la ilegalización a mediados del SXX, donde ya es legal en al menos nueve estados en diferentes niveles, hasta Uruguay pasando por Canadá, Israel, Alemania o Portugal, en todos estos países se puede consumir cannabis en el peor de los casos con fines terapéuticos.
"Tiene que salir adelante"

"Esto tiene que salir adelante, es una cuestión de urgencia médica", explica Carola Pérez, presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM) y de la asociación Dos Emociones de atención a pacientes.

Porque la realidad, explica Pérez, es que hay miles ("¿decenas de miles? No lo sabemos ni podemos saber") de consumidores terapéuticos de cannabis, y para ellos que sea ilegal adquirirlo es un problema a muchos niveles.

El primero, explica Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid e investigador durante más de 20 años de las propiedades del cannabis, es que la gente no sabe lo que está tomando. "Es la diferencia entre que se lo compres a un narco o a un Estado. No sabes la composición, estabilidad, pureza, etc. La estandarización es totalmente necesaria. Cuando tomas un paracetamol tienes que saber si tiene 100 mg o 500 mg. Obviamente, hay que saber cuando se toma un aceite [de cannabis] cuánto principio activo está tomando para tener una previsión de sus efectos", explica en esta entrevista.

Los efectos del cannabis son conocidos y están demostrados científicamente. Esta planta se utiliza para combatir el dolor crónico en forma de artritis, fibriomialgia, migraña o dolor neuropático. También alivia los espasmos, las convulsiones y los temblores, además de ser un conocido estimulante del apetito o de inhibir las naúseas y los vómitos asociados a la quimioterapia. Quienes lo consumen para tratar dolencias, como Pérez o Mercedes de la Mata, explican que es ha "cambiado la vida".

Otra consecuencia derivada del consumo habitual de cannabis es que, si te hacen un control de drogas en la carretera, vas a dar positivo aunque hayan pasado varios días desde el último consumo. El cannabis se acumula en el tejido adiposo, que lo va liberando paulatinamente.

Y un consumidor habitual puede tardar hasta un mes en expulsarlo del todo de su organismo: durante todo ese tiempo dará positivo en un control, un problema real para los consumidores terapéuticos. Real pero irreal a la vez, ya que algunos, como Carola Pérez, consumen una variedad de marihuana (en forma de aceite) sin THC, el principal componente psicoativo de la planta, pero no pasaría el control en cualquier caso.

La última vertiente, tampoco menor, es que, aunque la marihuana se mueve en un extraño limbo legal, lo que es seguro es que no se puede transportar ni consumir en la calle. Y como es ilegal, si uno no la cultiva en casa (permitido mientras sea para autoconsumo) solo queda salir a la calle a por ella, sea literalmente en la calle o en alguna de las asociaciones de consumidores de cannabis que proliferan por España.

Pero hay que hacer el desplazamiento desde el punto de adquisición a casa, periodo durante el cual el consumidor está expuesto a una intervención policial que le cueste la multa por posesión, además de perder lo adquirido. Los consumidores terapéuticos se sienten criminales en ocasiones, según relatan.
Consumir no, hacer negocio sí

Pero que no haya una voluntad expresa de legalizar el consumo de cannabis no quiere decir que España le dé la espalda al cáñamo. El negocio se permite, de forma limitada y con permiso del Gobierno. Así, en España hay autorización para cultivar hasta 20.000 hectáreas de cannabis para exportar con fines medicinales, según ha admitido el propio Ejecutivo. Dónde están esas plantaciones es un secreto.

Hasta el pasado mes de enero, el Ejecutivo había recibido al menos 160 solicitudes de autorización de cultivo de cannabis con fines terapéuticos y de investigación, pero solo había aprobado seis. Una de ellas le cayó al multimillonario Juan Abelló, que se ha aliado con el grupo inversor británico GHO "para el cultivo, producción, fabricación, importación, exportación, distribución y comercio de Cannabis sativa y sus productos. El destino del cannabis y de los productos del cannabis obtenidos de estos cultivos [extractos, tinturas, principios activos como cannabidiol (CBD), cannabinol (CBN), etc.] sería tanto la exportación, como la fabricación de medicamentos en entidades autorizadas (...), la realización de ensayos clínicos autorizados por esta Agencia o fines de investigación", según el permiso concedido por el ministerio de Sanidad.





Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #323 en: 19 de Diciembre de 2018, 14:27:27 pm »
Uruguay aumentará la producción de marihuana cinco años después del inicio de su regulación


 La ley que regula el mercado del cannabis, aprobada en diciembre de 2013, ha arrebatado al narcotráfico 10 millones de dólares en el último año y medio, según datos oficiales

 Ante la alta demanda, el Gobierno uruguayo otorgará nuevas licencias a empresas para que produzcan marihuana

 La venta de esta droga en farmacias desde 2017 es el punto más polémico y atraviesa varias dificultades



Manifestación en favor de la legalización de la marihuana en Montevideo en 2013 EFE
Por María García Arenales
18 dic 201821:26

Los ojos de todo el mundo se fijaron en Uruguay cuando hace cinco años este país de apenas 3,3 millones de habitantes se convertía en el primero en regular la producción, distribución y venta de cannabis, desafiando así a la tradicional política prohibicionista contra esta droga. Ninguna nación había puesto en marcha antes un proyecto tan ambicioso como el de Uruguay y pese a las dificultades, el Gobierno se muestra "satisfecho" con los avances en la implementación de la ley y asegura que la norma ha permitido arrebatar 10 millones de dólares al narcotráfico en el último año y medio.


"Hemos sido el primer país en aplicar una normativa de este tipo a escala nacional. Hemos desarrollado una normativa no con perspectivas de libre mercado, sino de garantizar la salud pública, que implica mayores controles a los que existían en algunos estados de EEUU", explica al diario.es Diego Olivera, secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND) de Uruguay.


La ley que regula el mercado de la marihuana permite el autocultivo con hasta seis plantas por hogar y un máximo de 480 gramos al año por cosecha, así como los clubes cannábicos, que pueden tener hasta un máximo de 99 plantas. También habilita su venta en farmacias, donde se puede adquirir en envases de cinco gramos por 220 pesos (algo más de 6 euros) y hasta un máximo de 40 gramos por mes.

Es precisamente la venta en farmacias, habilitada desde julio de 2017, la pieza clave y más polémica de la norma. De hecho, nada refleja mejor la diversidad de público que consume marihuana legal en el país como las colas que se forman frente a los establecimientos que la dispensan. "Me registré porque este sistema te permite comprar pequeñas cantidades a un precio barato", explica Rodrigo Acosta, uno de los más de 155.000 consumidores de cannabis en el país –entre frecuentes y esporádicos– que han decidido dar la espalda al mercado ilegal mediante este vía.

Sin embargo, el problema de las farmacias es que no disponen de suficiente producto para cubrir toda la demanda, lo que corrobora este montevideano de 30 años: "Si no vas pronto a hacer la fila el día habilitado para ello, te quedás sin marihuana". Acosta también explica que la hierba en estos establecimientos "pega menos", pues las dos variedades que venden, indica y sativa, tienen solo un 2% de THC (tetrahidrocannabinol), nivel considerado como medio-bajo.

Esa escasez de producto se debe a que solo dos empresas producen marihuana con fines recreativos para venderla en las farmacias y esta es la vía a la que recurren más usuarios, la que está robando más clientes al narcotráfico. Del total de 41.995 personas registradas para acceder al mercado legal, casi 32.000 compran la hierba en alguna de las 17 farmacias adheridas al proyecto –de un total de 1.000 en todo el país–, 7.000 son cultivadores y los 3.000 restantes pertenecen a alguno de los 110 clubes canábicos que existen.


Con el objetivo de consolidar el sistema de venta a través de la red de farmacias, el Gobierno uruguayo ha anunciado recientemente que en febrero abrirá una licitación para que hasta cinco empresas se sumen a la producción y distribución de cannabis psicoactivo no medicinal. "Queremos aumentar la cantidad de puntos de venta para tener una adecuada cobertura territorial, ya que hoy hay algunas regiones del país sin punto de venta. Queremos un abastecimiento del producto más fluido", indicó a este medio Olivera. Esas empresas deberán producir 2.000 kilos de cannabis por año en terrenos provistos por el Estado.

Veto de los bancos
Otra de las dificultades que ha enfrentado la venta de marihuana en farmacias es la negativa de los bancos a trabajar con empresas que estén relacionadas con la producción y comercialización de cannabis porque se exponen a fuertes sanciones en el exterior. Las objeciones provenían del sistema financiero estadounidense, pero en los últimos meses, asegura Olivera, se ha producido un cambio.

"Ante la negativa de los bancos, algunas de las farmacias decidieron prescindir de una cuenta bancaria para funcionar en efectivo, pero también vemos que a nivel internacional en el último tiempo hubo un cambio, en el sentido de que hay países como Canadá que ya han implementado una normativa de este tipo", o México, donde el nuevo Gobierno ha presentado una ley que regula el mercado de la marihuana con el objetivo de aprobarla en 2019, aclaró el funcionario.

Además, el pasado mes de febrero el secretario del Tesoro de EEUU, Steve Mnuchin, manifestó su interés en permitir que los bancos de su país puedan tener cuentas de negocios vinculadas a la marihuana, por lo que "si bien aún no hay un canal claro y fluido, los bancos parecen estar cambiando de actitud progresivamente", añadió Olivera.

Cannabis medicinal y cáñamo industrial
En febrero de 2015, el Gobierno uruguayo autorizó la producción de cannabis para uso científico y medicinal y la de cáñamo industrial, lo que se ha transformado en una "gran oportunidad de desarrollo" para el país, explica Olivera. "En este último año hemos recibido 100 millones de dólares de inversión relacionado con la industria medicinal y el cáñamo industrial y se han creado 500 puestos de trabajo directos", asegura, y aclara que se trata de un sector que requiere de mano de obra cualificada como químicos farmacéuticos, médicos, investigadores o ingenieros agrónomos, pues es una industria con un fuerte componente de innovación.

Sin embargo, la criminóloga Clara Musto asegura que el cannabis medicinal en Uruguay "no aporta muchas opciones" a quienes lo utilizan con fines terapéuticos, pues en las farmacias solo existen productos como aceite y crema y son caros. "Eso está generando que haya un mercado no regulado de aceites de cannabis; el estado uruguayo no ha terminado de involucrar a esa gente", lamenta Musto, investigadora sobre el tema.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #324 en: 30 de Diciembre de 2018, 08:19:39 am »

ENTREVISTA | Carola Pérez, presidenta del Observatorio del cannabis
"Somos diez millones de pacientes con dolor. Dejadnos que el cannabis sea una opción"

La presidenta del OECM se queja del bloqueo sobre el consumo terapéutico: "Somos pioneros en sacar cepas. Tenemos los mejores investigadores y licencias para cultivar. Nadie lo entiende"

"El 70% de los pacientes crónicos no encontramos ninguna solución", explica 
Daniel Sánchez Caballero
29/12/2018 - 21:07h

La casa de Carola Pérez siempre está en penumbra. "El dolor se lleva mal con la luz", se excusa al abrir la puerta. Y en su hogar siempre hay penumbra porque siempre hay dolor. Un dolor físico insoportable, que le postra en cama durante largos periodos de tiempo.

Un día, cuando tenía 11 años, salió a patinar, como tantas veces, y se cayó. Igual que en otras ocasiones. Pero esa vez no era lo mismo. Ella no lo sabía, pero esa caída le iba a cambiar la vida para siempre. Rotura de coxis. Con ella vendría el dolor crónico neuropático, la peor de las versiones del dolor. "¿Alguna vez te has roto un hueso? Pues imagina ese dolor constantemente", trata de explicarlo.

Hoy, 29 años después, Carola es un referente mundial en cannabis y dolor. Autodidacta, la llaman de todas partes del mundo para que dé charlas y cuente su experiencia. Tras años de un sufrimiento insoportable tratándose por la vía convencional, a base de opiáceos, acabó recurriendo a la marihuana para paliar su dolor. Probó variantes, aceites, flores. Mezcló plantas, las curó, desarrolló sus propias cepas hasta encontrar lo que su dolor necesitaba: "Cada dolor necesita una cosa".

Lograda la estabilidad física propia, ahora dedica todos sus esfuerzos a la ajena, a través de la asociación Dos Emociones, de ayuda a pacientes. Y en el tiempo libre que le deja su actividad profesional hace lobby , "pero sin ser lobby, no tenemos financiación", para lograr la legalización del cannabis con fines terapéuticos desde el Observatorio Español de Cannabis Medicinal, que fundó.

Se ha convertido en el rostro visible de la lucha para que España deje de ser una anomalía europea con su prohibición total. Al contrario que su trabajo, todo satisfacción, esta faceta de momento solo ha logrado frustrarla. Especialmente el PSOE, afirma. "Lo que está haciendo la ministra [de Sanidad] es cruel", dispara.
La decepción

Hace tres-cuatro años, Carola estaba convencida de que la legalización del cannabis con fines medicinales estaba al caer. Ella, y todo el sector. Las señales se sucedían. EE UU, uno de los impulsores del prohibicionismo, abría la mano. Se llegaron a registrar dos iniciativas en el Congreso en España. Ahí murió la ilusión. Las iniciativas legislativas están bloqueadas y no hay visos de que vayan a moverse antes de las elecciones, sean cuando sean, lo que significará volver a empezar. "Es una cuestión de medallas, de quién se la pone. Y como nosotros salimos con C's y Podemos...", lamenta.

"No creo en nadie ni en nada ya. La palabra de un político no vale para nada", cuenta Carola, con su máster en política "a las malas" a cuestas. Saca del lote a Francisco Igea, de Ciudadanos. Igea, médico de profesión, ha sido la persona en la que ha encontrado más apoyo, cuenta.

No así en el PSOE, más allá de que José Manuel Freire, portavoz de Sanidad en la Asamblea madrileña, sí les apoyó. Pero es un cargo menor, sin fuerza a nivel nacional. "Los argumentos de la ministra no son válidos y su obligación debería ser atender nuestras peticiones como pacientes", sostiene.

"Dicen que no hay evidencia, que está aumentando el consumo de tabaco entre menores. ¿A mí qué me cuenta, que consumo aceites, cremas y vapeo sobre todo? ¿Los israelíes, los alemanes, los italianos, lo están haciendo mal? Dame un argumento diferente, que el paciente pueda entender".

Y no son pocos. No existe estadística oficial de los consumidores de cannabis con fines terapéuticos (entre otras cosas porque la mayoría de las personas no lo admite, es casi como "salir del armario", explica Carola), pero se sabe que casi el 8% de la población declara haber consumido cannabis en el último mes. "Ponle que un 10% de ellos lo hace por cuestiones médicas. Serían 360.000 personas. Igual creen que no votamos".
España, un paraíso

Cuenta Carola que lo más sangrante es que España lo tiene todo para ser un referente mundial en el cannabis medicinal. De hecho lo es, pero no de manera oficial. "Somos pioneros en sacar cepas como esta", dice mientras señala un bote lleno de cogollos que ella misma prepara, "que luego nos copian los israelíes y los canadienses. Tenemos los mejores investigadores del mundo", cita a Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica de la Universidad Complutense que trabaja con el OECM, a Cristina Sánchez, referencia en cannabis y cáncer de mama, a Guillermo Velasco, compañero de Guzmán, o a José Antonio Orgado.

"Tenemos sol, tenemos licencias para cultivar marihuana [una empresa llamada Alcaliber, que tendrá que exportar a otros países toda su producción], tenemos el proyecto europeo que más sabe de cannabis y dolor". Pero está prohibido comprar, transportar o consumir cannabis en la vía pública. Se puede cultivar en casa si es para consumo personal, se puede fumar en tu salón. Pero hasta ahí. "Nadie lo entiende. El otro día se lo intentaba explicar a una periodista belga y no era capaz de comprenderlo. Creía que mi inglés no era bueno".
Los pacientes y el dolor

Carola recuerda que no lucha por capricho ni tiene que ver con la reivindicación de los grupos que buscan la legalización integral, también de la marihuana lúdica, al estilo canadiense o uruguayo (aunque ella la apoye). "Las necesidades no son las mismas. El que quiere consumir de manera lúdica, consume", expone en referencia a la posibilidad del autoconsumo o la existencia de los clubes de fumadores.

Para los enfermos no es tan fácil. Se sabe científicamente que el cannabis alivia el dolor, ayuda al sistema nervioso, con las convulsiones, la epasticidad, abre el apetito, un aspecto no menor para los pacientes. Pero cada persona es un mundo, la planta tiene diferentes sustancias activas (el THC y el CBD son las dos conocidas con mayores propiedades médicas) y no es lo mismo, por ejemplo, consumir un cannabis con un 3% de CDB (que no es psicoativo) y un 10% de THC que viceversa. Y en el mercado –muy propicio para ser negro– no hay manera de saber con certeza qué lleva una determinada variedad de marihuana o un aceite o crema. En el OECM lo saben bien: estudiaron 15 aceites comprados por internet y solo en dos de los lotes la composición anunciada en el etiquetado era real.

"Hay diez millones de personas con dolor crónico, tres de ellas con neuropático. El 70% de los pacientes no encontramos ninguna solución. Déjanos que al menos esto sea una opción. No decimos que sea la panacea, ni siquiera que sirva a todo el mundo ni que nos vaya a curar. Mi coxis roto sigue ahí. Yo no me habría puesto los electroestimuladores y no tendría esta cicatriz horrible. Con que ayudara a, ponle, un 40% de los pacientes ya sería un éxito", reflexiona.

Porque, prohibida como está, un médico no puede recomendar un tratamiento a base de cannabis. Mucho menos dispensarlo. Los hay, de hecho, "que lo desprecian", lamenta Carola. Como cuando fue al Colegio de Médicos y un doctor le vino a decir que el cannabis era como el Reiki o como si me tomara un zumo de boniato. "Hay mucha ignorancia", expone una persona que, si no fuera por el cannabis, hace tiempo habría dejado de luchar, según explica con la tranquilidad y serenidad de quien tiene una certeza grabada en la piel.

"No se habla del dolor. Como no se ve, es como si no existiera. Últimamente cada vez sale más gente y eso me pone muy contenta. Pero hay muchas personas sufriendo porque no quieren hacer esto hasta que no sea legal y se pueda hacer bien", expone.

Carola cuenta que la opción más habitual son los opiáceos legales. Fentanilo, benzodiazepinas, morfina. "Te hacen un adicto y luego te sueltan. Y estás enganchado, no te acompañan en el proceso", cuenta una situación que conoce de primera persona. "Te ves de repente en el Centro de Atención a la Drogodependencia, con un sentimiento de culpa tremendo, con los yonkis del barrio. En el CAD de la Casa de Campo la mitad de los 400 pacientes que tienen son personas adictas a los opiáceos", abunda.
Ayudar al prójimo

Entre tanto disgusto, dolor y frustración, Carola ha encontrado su lugar en el mundo en la asociación Dos Emociones, que fundó y preside. Junto a otras tres mujeres, se dedican a atender, aconsejar, apoyar y, si se da, enseñar a cultivar marihuana y administrarse dosis a personas en su misma situación, sobre todo pacientes con dolor crónico. Ellas son, para su desgracia, su última esperanza.

"Somos el clavo ardiendo, y yo no quiero. Yo querría ser el primer clavo, el que te da el impulso para salir hacia arriba", comenta. Atienden a unas 150 familias al año porque no dan más de sí. Tienen una lista de espera casi igual de grande, pero los fondos son limitados porque se nutren, básicamente, de la cuota de los socios (seis euros al mes) y de donaciones desinteresadas de empresas u organizaciones vinculadas al mundo del cannabis.

Por la puerta de Dos Emociones cruzan madres desesperadas porque sus hijos de dos años convulsionan sin remedio hasta que prueban el cannabis (en forma de aceite para los niños). "Mañana tengo cinco pacientes. Cinco personas con familia, con hijos, que necesitan apoyo, que alguien les escuche. A veces, aunque el cannabis no funcione, la gente necesita que alguien les escuche, y hoy en día los médicos no lo están haciendo. El dolor tiene un componente emocional muy grande", cuenta.
El precio y el futuro

Su activismo, haberse hecho un rostro público reconocible a su pesar a base de salir en televisión y dar entrevistas, ha venido con un precio. El desprecio de muchos, el estigma social que aún tiene el cannabis en ciertos sectores de la población, pese a que el 84% de las personas apoyaría la legalización con fines terapéuticos, según la última encuesta del CIS. "No fui consciente de lo que estaba pasando, y si tuviera que volver a hacerlo lo haría de otra manera", cuenta. "Porque la gente se cree que me estoy forrando con esto, cuando he rechazado ofertas de las farmacéuticas y de los partidos políticos. Como me ven bien, como el dolor no se ve, no son conscientes de lo que pasa cuando me voy a casa. Cuando hay días que te levantas con tal dolor que solo esperas que sea de noche para dormirte otra vez. O no despertarte nunca más".

Pero de momento solo queda seguir hacia delante: "Mientras tenga fuerzas voy a luchar por el dolor, no ya por el cannabis. El dolor, una patología abandonada que sufre mucha gente, y nadie hace nada. Yo ya no sé qué más puedo hacer. No me queda nada. No puedo salir más en la tele".





   

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #325 en: 15 de Enero de 2019, 09:26:41 am »

El Gobierno ha concedido ocho licencias para cultivar cannabis legalmente, una de ellas para fines "educativos"

Los permisos son para empresas que producen y exportan marihuana con fines medicinales y para investigación. Por primera vez hay una licencia para fines "exclusivamente didácticos y educativos"

El Parque Güímar, museo etnográfico en Tenerife, no aclara para qué van a utilizar este permiso, el único de este tipo concedido en España hasta la fecha

Sanidad informó en enero de 2018 de que la criba con las peticiones es grande: hasta ese mes habían recibido 160 peticiones, pero solo se autorizaron seis
Daniel Sánchez Caballero
14/01/2019 - 21:40h

Cultivar cannabis en España está prohibido... excepto para ciertas empresas. El Gobierno ha concedido hasta la fecha ocho autorizaciones para cultivar cannabis sativa a siete entidades, según una respuesta parlamentaria por escrito del Ejecutivo al diputado Miguel Vila Gómez, del grupo Unidos-Podemos-En Comú Podem-En Marea, aunque actualmente solo se encuentra en vigor cinco, según el mismo texto.

De los permisos concedidos originalmente, cinco eran para cultivos con fines de investigación, dos para empresas que desarrollan cultivos con fines medicinales (para vender sobre todo fuera de España) y la octava para la plantación de marihuana con fines "exclusivamente didácticos y educativos".

Esta última autorización le ha sido otorgada al Parque Etnológico Pirámides de Güímar, en Tenerife, aunque según el Ministerio de Sanidad, quien otorga las licencias, no se encuentra en vigor, quizá a la espera de que el centro comience de facto esta actividad.

El parque, que tiene proyectos botánicos y jardines (por ejemplo, uno de plantas tóxicas), no especifica para qué van a utilizar la licencia. Una portavoz explica que no pueden revelar el proyecto. Sanidad tampoco ha querido ofrecer más detalles.

El resto de licencias se utilizarán (o están utilizando, el oscurantismo impera en el sector) para producir cannabis, en su modalidad sativa, con fines de investigación o medicinales y para producir plantas, esquejes y productos derivados para exportar. Según otra respuesta parlamentaria anterior, del pasado mes de enero, el Ejecutivo autoriza hasta 20.000 hectáreas para plantar cannabis en toda España, una superficie equivalente a  la ciudad de Lleida.
Una anomalía europea

Pese a las restricciones al mercado del cannabis en España, el sector existe. Y podría ser puntero a nivel mundial, según explicaba en esta entrevista Carlota Pérez, presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM). "Somos pioneros en sacar cepas, que luego los israelíes y los canadienses nos copian. Tenemos a los mejores investigadores del mundo [en alusión a, entre otros, Manuel Guzmán o Cristina Sánchez], tenemos el sol, las licencias y el proyecto europeo que más sabe de cannabis y dolor", relata.

Pero cultivar cannabis, más allá de alguna planta en casa para uso personal y aprovechando una laguna en la regulación, está prohibido. Como lo está comprarlo o venderlo, transportarlo o consumirlo en la vía pública. Se puede consumir en casa y ya. España es más una anomalía europea con su política prohibicionista que otra cosa: Alemania, Portugal, Bélgica, Austria, Italia, República Checa han regulado su uso terapéutico. La lista sigue.

El proyecto que los expertos señalan como el que podría ser más sólido a nivel de mercado es Alcaliber, la empresa que el multimillonario y magnate de la industria de los opiáceos Juan Abelló comparte con el fondo de inversión británico GHO.

Esta compañía tiene la única licencia activa en España para "la producción,  fabricación, importación, exportación, distribución y comercio de cannabis sativa y sus productos con fines medicinales", según Sanidad. Pero para ellos el mercado español es muy pequeño, apenas existente. El único medicamento con cannabis autorizado en nuestro país es el Sativex, por lo que si la empresa está operando se dedicará básicamente a la exportación.

"Si la empresa está operando" es porque la compañía no ofrece información alguna de su actividad y remite al Ministerio de Sanidad, que tampoco amplía detalles. Nada se sabe de Alcaliber. El cannabis tiene la consideración de sustancia estupefaciente, y el Ejecutivo no permite la publicidad de estos negocios porque de drogas no se habla, aunque haya plantaciones (en emplazamientos que se mantienen en secreto)  y se exporte.

Además de esta compañía, las otras autorizadas para producir cannabis con fines de investigación son Cáñamo y Fibras Naturales, S.L., CIJA Preservation, S.L., DJT PLANTS, Phytoplant Research, S.L, y la Universidad Politécnica de Valencia. Además, DJT PLANTS también tiene una licencia para producir y exportar semillas y esquejes.

Sanidad aclara en su respuesta parlamentaria que "para la autorización del cultivo, las entidades deben presentar a la Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios el contrato con la entidad suministradora de las semillas y/o esquejes de cannabis, así como documentación que acredite que la entidad suministradora está autorizada para obtener estas semillas y/o esquejes".

En esta ocasión no lo detalla, pero en enero del pasado año Sanidad sí informó de que la criba con las peticiones es grande: hasta ese mes había recibido 160 peticiones, de las que autorizó solo seis.




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #326 en: 29 de Enero de 2019, 08:11:47 am »

Desmantelado un club cannábico en Estella en el que se traficaba con droga y se blanqueaba dinero

La Guardia Civil ha detenido al presidente y a sus padres, y se han intervenido cinco kilos de marihuana, dos de hachís y cerca de 3.000 euros en efectivo.


Operación contra un club cannábico de Estella realizada por la Guardia Civil. GUARDIA CIVIL 
Navarra.com
27 Enero, 2019 - 12:10

La Guardia Civil de Navarra ha detenido en fechas recientes a tres personas como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y blanqueo de capitales en la localidad de Estella.

Como consecuencia de las labores que el Instituto Armado realiza para evitar el consumo de sustancias estupefacientes, se detectó un local usado como club cannábico ubicado en la ciudad del Ega, el cual inició su andadura a raíz de la entrada en vigor de la Ley Foral 24/2014, de 2 de diciembre, reguladora de los colectivos de usuarios de cannabis en Navarra y que actualmente se encuentra declarada inconstitucional y nula por sentencia del Tribunal Constitucional de 14 diciembre del 2017.

Las investigaciones realizadas permitieron constatar que se trataba de un lugar donde existía una alta afluencia de personas conocidas por los investigadores como consumidores habituales de sustancias estupefacientes, a los cuales les constan denuncias por tenencia y consumo de estas en vía pública.

El Equipo de Policía Judicial de Estella de la Benemérita de Navarra, encargado de la investigación, realizó las pesquisas necesarias para comprobar la comisión de un delito de tráfico de drogas por parte de la citada asociación y sus representantes, y se iniciaron gestiones para poder determinar el sistema de financiación y mantenimiento de la misma.

El local de la asociación cannábica estaba preparado con extractores de humo, para disimular los olores, habiendo registrados cerca de 100 socios, que generaban entre cuotas y la compra de sustancias un importante ingreso de dinero.

Tras meses de laboriosa investigación y análisis de las informaciones financieras y operativas obtenidas, se descubrió que además de un posible delito de tráfico de drogas, existía un delito de blanqueo de capitales. Se pudo constatar documentalmente que entre el responsable del club cannábico, que figuraba como presidente, y sus padres, que actuaban como vicepresidente y secretario, habían blanqueado más de 16.000 euros supuestamente procedentes de la venta ilícita de sustancias estupefacientes.

CINCO KILOS DE MARIHUANA LISTOS PARA VENDER

En los registros, llevados a cabo en el local de la propia asociación y en un domicilio, se han intervenido cinco kilogramos de marihuana en inflorescencia (cogollos) lista para su venta, casi 3.000 euros en efectivo, 200 gramos de hachís, cuatro básculas de precisión y varios ordenadores.

Por todo ello, se ha detenido a un varón de 36 años (presidente del club cannábico) como presunto autor de un delito de tráfico de drogas y otro de blanqueo de capitales. Además, se ha procedido a la detención de dos familiares de este como presuntos autores de un delito de blanqueo de capitales.

Con esta operación denominada Zalema se da por desarticulado un punto de venta de sustancias estupefacientes que encubría su actividad real como asociación cannábica, ha indicado la Guardia Civil.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #327 en: 09 de Febrero de 2019, 07:45:34 am »

La OMS recomienda sacar el cannabis de la lista de sustancias más peligrosas y acerca la regulación terapéutica

La Organización Mundial de la Salud propone a la ONU que rebaje la fiscalización internacional del cannabis, medida que supondría reconocer su valor terapéutico y que sentaría las bases para que los Estados regulen su uso medicinal

El Gobierno se amparó recientemente en que la OMS no daba validez a los estudios sobre los efectos del cannabis para rechazar una posible regulación en España
Daniel Sánchez Caballero
08/02/2019 - 21:12h

Buenas noticias para el sector del cannabis. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a la ONU que retire esta planta de la Lista IV de su Convención de Estupefacientes de 1961, la que engloba las sustancias más peligrosas y sin valor medicinal, y la pase a la Lista I, con un control menor y a la que se reconocen propiedades terapéuticas. Se abre la puerta a la regulación en España del uso del cannabis con fines terapéuticos. El recreativo no se verá afectado.

Esta medida supondrá, si la aprueba Naciones Unidas (que es lo más probable dado que la OMS es su asesora en temas sanitarios), que se acaban los argumentos que la mayoría de estados, incluyendo el español, aducen habitualmente para no regular el cannabis con fines medicinales. La ONU tenía previsto abordar el tema en su próxima reunión al respecto en marzo, pero el retraso de la OMS en emitir su recomendación, esperada para finales de 2018, podría implicar que Naciones Unidas lo posponga a su vez hasta 2020.

"Es un hito. Han evaluado toda la evidencia disponible sobre el valor medicinal y los daños relacionados que pueda tener el cannabis [y reconocido su valor terapéutico]. Supone un gran avance para el cannabis en política internacional y una victoria de la evidencia sobre las falacias políticas que se han dicho estos años sobre el hecho de que el cannabis no tenía usos médicos", valora Bernardo Soriano, de SF Abogados y portavoz de la plataforma Regulación Responsable, partidaria de la legalización integral del cannabis.

Francisco Azorín y Héctor Brotons, del estudio jurídico Brotsanbert, coinciden y añaden: "No le queda opción al Estado [más que regular el uso terapéutico del cannabis] una vez que la OMS lo ha reconocido".

Este diario ha preguntado al Ministerio de Sanidad acerca de la recomendación de la OMS y cómo puede afectar a la legislación española, pero no ha obtenido respuesta.
El cambio de postura

En una carta del director general de la OMS, Tedros Adhanom, al secretario general de la ONU, António Guterres, adelantada por el HuffPost, la Organización Mundial de la Salud explica que su Comité de Expertos en Drogodependencias (ECDD, en sus siglas en inglés) ha analizado el cannabis y otras sustancias derivadas de él y sus propiedades y propone retirar la planta y sus derivados de la Lista IV de fiscalización, reservada a sustancias "muy peligrosas y sin valor médico alguno o muy limitado" e incluir algunos de sus principios activos, como el THC o el CBD, en la Lista 1.

Respecto a este último compuesto, el CBD, que no tiene propiedades psicoactivas, la OMS propone incluir una nota al pie que diga que los "preparados que contengan predominantemente CBD y no más del 0,2% de THC [este componente sí tiene efectos psicoactivos] no estén bajo control internacional". Con este cambio de postura, el primero de la OMS respecto a una sustancia considerada droga, viene a zanjar las dudas que se planteaban respecto a las propiedades terapéuticas del cannabis.

Es el caso del Gobierno español, sin ir más lejos. Hace apenas dos semanas, el Ministerio de Sanidad respondía al diputado de Ciudadanos Francisco Igea que "a nivel mundial, la eficacia terapéutica y seguridad de los tratamientos del cannabis se estudia en la actualidad y todavía no existe una decisión al respecto" y se remitía a este dictamen de la OMS, que todavía no se había hecho público, para justificar que no se planteaba por el momento estudiar una regulación.

Ahora la OMS zanja el debate y reconoce el valor terapéutico de la planta. Está demostrado que funciona para aliviar dolor en general, abre el apetito a personas en tratamientos de cáncer, alivia la espasticidad en pacientes de esclerosis y "pone una base regulatoria con el respaldo de la OMS para que los Estados puedan regularlo", explica el abogado Soriano.
El melón por abrir

Cuando la ONU incorpore esta recomendación los Estados tendrán el aval para seguir el camino que han marcado decenas de países que se habían saltado la Convención hace tiempo, como Alemania, Israel, muchos estados de EE UU o Canadá con el uso medicinal y, más recientemente, países como Canadá o Uruguay con la regulación integral.

La última pata de este cambio de postura es que el cambio de Lista del cannabis puede suponer un alivio para los investigadores. Por un lado, porque con la prohibición los Estados no tenían una política de investigación pública como tal y los investigadores tenían que buscarse la vida por su cuenta y sufrir el papeleo que implica lidiar con una sustancia fiscalizada por la ONU, explican desde el despacho Brotsanber.

También es más complicado, a la hora de realizar ensayos clínicos, encontrar el material específico con las características que el investigador quisiera (plantas o algunos de sus componentes, con más THC o más CBD, por ejemplo) y de una manera constante. El doctor José Martínez Orgado, jefe de Neonatología del  Hospital Clínico San Carlos e investigador con cannabis, explicaba: "Cuando coges una planta, sacas la yerba y la inhalas, ¿qué estás inhalando? ¿Cuánto THC, cuántos terpenos, cuánto CBD? No se puede saber exactamente qué se está tomando. Y eso es un problema cuando investigas, tienes que saber qué estás investigando y de qué está compuesto. Es como si haces una dieta sin saber cuántos hidratos o proteínas tiene la comida que ingieres". La regulación, si llega, también les ayudará a ellos a obtener productos más fiables y eliminar la burocracia.

La recomendación de la OMS no afectará a la regulación del cannabis recreativo. De hecho, la Convención de la ONU establece en su artículo VII que para los productos en la Lista I, a la que pasará el cannabis, se prohibirá "todo uso, excepto el que con fines científicos y médicos muy limitados hagan personas debidamente autorizadas en establecimientos médicos o científicos que estén bajo fiscalización directa de sus gobiernos".


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #328 en: 10 de Febrero de 2019, 14:00:44 pm »

Se deroga la “ley mordaza”, se dejará de sancionar plantar marihuana

Home /Análisis Policial, Noticias/Se deroga la “ley mordaza”, se dejará de sancionar plantar marihuana
https://www.policiah50.com/se-deroga-la-ley-mordaza-se-dejara-de-sancionar-las-plantaciones-de-marihuana-manifestacion/
Análisis Policial,Noticias | 10/02/2019


Los partidos llegan a un acuerdo, pendiente de votación, para eliminar las trabas que limitan el derecho de manifestación, a fotografiar agentes y a plantar marihuana, siempre que no sea delito, entre otros factores

Los grupos parlamentarios han alcanzado un principio de acuerdo sobre el texto presentado por el PNV para despenalizar, eliminar o suavizar muchos artículos de la Ley de Seguridad Ciudadana (la conocida como ley mordaza).

Pese a que aún debe pasar el trámite de la votación, en principio se habría llegado al consenso necesario para disponer de la mayoría necesaria para la consumación de modificaciones.

Parece ser que estas variaciones vendrían impuestas por el partido Unidos Podemos y su líder Pablo Iglesias, como condición sin ecuánime para aprobar los Presupuestos Generales del Estado elaborados por el Gobierno.

Entre otras modificaciones, el texto que finalmente se llevará al pleno de la Cámara Alta para su aprobación recoge que no se sancionará, con carácter general, a los ciudadanos que graben a los policías que participen en los operativos de control de las protestas. Sí seguirá siendo infracción el uso y difusión intencionada de datos o imágenes de estos agentes cuando generen un peligro concreto para ellos y sus familias o pongan en riesgo una operación policial.

Si embargo, la Agencia de Protección de Datos podrá seguir sancionando esta conducta aludiendo al “carácter persona” de los agentes.

En el siguiente enlace se disponen de las primeras resoluciones que avalan esta nueva “arma policial”: La Agencia de Protección de Datos, nueva aliada de los policías

Los parlamentarios también han decidido que deje de ser una infracción grave el uso público e indebido de uniformes, insignias o condecoraciones o réplicas de los distintivos que utilizan los agentes, por lo que será más habitual si cabe la comisión de delitos haciendo uso los autores de uniformes policiales.

Se reduce el tiempo máximo de retención en comisaria de un ciudadano para su identificación a dos horas (actualmente son seis horas), pudiendo elevarse hasta seis “en circunstancias excepcionales”, que deberán estar suficientemente motivadas y justificadas.

Los cacheos con desnudo integral estarán prohibidos en la calle salvo peligro inminente para la vida o la seguridad.

En relación con la prostitución, seguirá siendo considerada falta grave demandar y ofrecer prostitución en la vía pública.

Drogas

La tenencia de drogas en la vía pública pasa a ser una falta leve sancionable con multa y no grave como hasta ahora, lo que para muchos en un llamamiento al consumo en un momento de repunte en nuestra sociedad del consumo de la heroína y cocaína.

No será una infracción el cultivo de marihuana en lugares visibles al público cuando esta actividad no llegue a ser constitutiva de delito, por lo que la sociedad se acostumbrará a ver los edificios y casas adornados con vistosos maceteros en sus balcones y terrazas con plantas de marihuana y otras sustancias.

Si bien no se eliminará como falta grave el consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública ni las llamadas cundas (vehículos que traslada a toxicómanos a lugares donde se vende la droga).

Manifestaciones, concentraciones y daños

Se modifican los plazos establecidos en el derecho a manifestación y reunión. La actual ley establece la necesidad de comunicar por escrito una manifestación a la autoridad gubernativa competente en un plazo de 10 días como mínimo y 30 como máximo, excepto que la concentración se convoque por razones extraordinarias y graves, ya que en este caso se establece un procedimiento de urgencia que permite la comunicación con 24 horas de antelación.

La nueva redacción quiere reducir el tiempo de comunicación del procedimiento de urgencia a 4 horas y se elimina la posibilidad de que la Policía pueda disolver una manifestación por el mero hecho de no haber sido comunicada.

El partido en el Gobierno está conforme con el texto presentado por el PNV y apoyado por Unidos Podemos donde se recoge que la manifestaciones en las inmediaciones del Congreso y el Senado no serán sancionadas siempre y cuando las convocatorias sean pacíficas y no impidan el acceso de los representantes políticos a los edificios.

Los responsables de los posibles daños que se produzcan en las manifestaciones no serán los convocantes, como hasta ahora, sino las personas responsables que los comentan; y las sanciones por estos desperfectos se ajustarán a las capacidades económicas de los autores.

 




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #329 en: 17 de Febrero de 2019, 08:26:57 am »

EL GOBIERNO DA VERSIONES CONTRADICTORIAS
Un museo canario, una pyme de Aluche... el caos de la marihuana legal en España
Pocos saben que se están concediendo licencias para plantar en España, y casi nadie sabe qué condiciones debe cumplir para desarrollar su negocio

Alfredo Pascual
16/02/2019 05:00 - Actualizado: 16/02/2019 15:48

En España hay un puñado de empresas que pueden plantar marihuana legalmente. El Gobierno, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), está concediendo licencias desde finales de 2017, normalmente con fines de investigación, si bien no parece tener claro quiénes están plantando cannabis en estos momentos.

La lista de los licenciatarios cambia cada vez que se pregunta al Ejecutivo. En octubre de 2017 la diputada María Aurora Flórez, del PSOE, fue la primera en registrar una pregunta en el Congreso (PDF), que a la postre sirvió para descubrir que se habían empezado a dar licencias. De este modo se conoció que los permisos se otorgan por el plazo de un año y que los primeros agraciados fueron cuatro empresas Alcaliber (ex Abelló), DJT Plants Spain, Phytoplant y CIJA Preservartion más una institución, la Universidad Politécnica de Valencia.

Un mes después, y a través de una nueva pregunta parlamentaria (PDF), Sanidad informó que había concedido doce licencias y no cinco como dijo, aunque se negó a detallar la lista más allá de la comunidad autónoma de procedencia de las empresas. En noviembre de 2018, y de nuevo ante la insistencia de los parlamentarios (PDF), el ministerio ofreció una explicación más concreta que, no obstante, se contradecía de nuevo con las versiones anteriores: "Hasta diciembre de 2017 la Agencia Español a de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) concedió seis autorizaciones de cultivo de 'Cannabis sativa' con fines de investigación, didácticos y educativos. Por otra parte, se informa que en el pasado mes de enero únicamente una entidad disponía de autorización —diferente de las anteriores— para el cultivo, producción, fabricación, importación, exportación, distribución y comercio de 'Cannabis sativa' y sus productos con fines medicinales".

El Gobierno ni siquiera recoge en la web del Congreso todas las respuestas sobre la marihuana

Así, a la lista anterior se sumó la empresa Cáñamo y Fibras Naturales (Cafina) y el Parque Etnográfico Pirámides de Güimar, en Tenerife, que tiene una licencia para plantar marihuana "con fines didácticos y educativos". Este periódico se ha puesto en contacto con el museo, donde solo han indicado que disponen de un jardín botánico, pero no han respondido a ninguna otra pregunta. También ha sido autorizada la pyme de reciente creación Oils4Cure, con sede en el barrio madrileño de Aluche, especializada en la producción de aceite de cannabis para tratar la epilepsia, y Linneo Health, que al parecer ha 'heredado' la licencia de Alcaliber.
Una ley de 1967

A resultas, en estos momentos hay 20.000 hectáreas de marihuana cultivadas en España, pero pocas empresas se atreven a entrar en un negocio que, aún en su vertiente legal, se mueve entre sombras. "Cada vez que preguntamos al Gobierno sobre las licencias nos dice una cosa distinta. No se informó de que se abría la concesión de estas licencias, no sabemos qué requisitos se exigen para producir marihuana... sinceramente, creemos que la administración nos está mintiendo", dice Hugo Madera, portavoz del Observatorio Europeo del Consumo y Cultivo del Cannabis, una asociación que defiende la regulación del sector y que sostiene no tener ningún vínculo comercial con los productores.

A Abelló le dieron la licencia sin siquiera saber qué iba a hacer con ella

"No puede ser que estas licencias estén controladas por una ley de 1967, de tiempos preconstitucionales, que remiten para enjuiciar los casos a los Tribunales de Contrabando, que no existen desde hace décadas", continúa Madera. En un escenario global de apertura para con la marihuana y sus derivados, tanto a nivel terapéutico como recreacional, muchas empresas están cogiendo sitio para estar en las primeras posiciones cuando se dé el banderazo de salida: "Pero no se puede, porque no existe un reglamento que permita competir en condiciones igualitarias. Nos hemos enterado de que un grupo de empresas ya están explotando este negocio por nuestra cuenta, y hemos tenido que confirmarlo a través de parlamentarios de distintos partidos políticos. El Gobierno, por su parte, ni siquiera ha recogido muchas de estas preguntas en la página del Congreso, por motivos que no comprendemos", continúa Madera.

El Observatorio sospecha que detrás del déficit de reglamentación está la intención de favorecer la entrada de multinacionales y fondos de inversión: "La licencia que en principio estaba otorgada a Alcaliber, de Juan Abelló, descubrimos después que pertenecía en realidad a Linneo Health, controlada al 60% por GHO, un fondo británico que opera desde el paraíso fiscal de Islas Caimán", denuncia Madera. "¿Y por qué hay una entrevista personal en el proceso de licenciación? Esto no se hace en ningún otro sector, y pensamos que es, simplemente, para cribar a los candidatos".

Este periódico ha consultado a la Agencia del Medicamento acerca de las licencias y los requisitos para obtenerlas, pero no ha conseguido una respuesta.
Todas las semillas tienen un origen ilegal

Jaime Resin, de 52 años, es uno de los genetistas de cannabis más reputados de Europa. Pidió una licencia para plantar una variedad de marihuana con fines terapéuticos, e incluso adjuntó un estudio clínico para avalar su candidatura, pero después de dos años optó por desistir. "Sanidad nos exigía que garantizásemos la trazabilidad legal de las semillas, pero es que no hay forma de garantizar esto, porque no se pueden comprar legalmente", dice Resin que proporciona de variedades genéticas a Uruguay, uno de países pioneros en la legalización de la marihuana. "Básicamente nadie puede en España garantizar esta trazabilidad, porque todas las cepas genéticas proceden de otras variedades que llegaron de forma ilegal", dice Resin.

La ONU acaba de recomendar que se rebaje el control de la marihuana para favorecer su estudio

El genetista sostiene que ni siquiera las grandes empresas biogenéticas tienen acceso a semillas legales: "Lo que pasa es que con ellos los criterios son distintos. Con Alcaliber, de hecho, cuando nos denegaron la licencia, la gente de Juan Abelló se puso en contacto con nosotros para incorporar nuestro estudio clínico y nuestro proyecto a su licencia, porque no tienen ni idea de moverse en el mercado de la marihuana. Ellos se dedican a los opiáceos, que es un sector completamente distinto", explica Resin.

España tiene una relación peculiar con la marihuana. Posee una de las leyes más restrictivas con el estupefaciente, ya que básicamente solo permite su consumo dentro de casa y siempre que provenga del autocultivo. Esto es en la teoría; en la práctica abundan los clubes canábicos en las principales ciudades y las autoridades miran sistemáticamente para otro lado cuando alguien fuma en espacios públicos. Esta situación podría cambiar en los próximos meses, ya que la ONU ha recomendado que se rebaje el control de la marihuana en favor de un estudio científico que explore sus posibilidades terapéuticas. Si esto llegase a suceder, y todo indica que así será, varios países podrían seguir a Uruguay, Canadá o varios estados de Estados Unidos en la explosión del negocio del oro verde.

"La administración tiene la obligación de establecer un procedimiento administrativo debidamente delimitado para que las empresas puedan desarrollar sus proyectos, en igualdad de condiciones y dentro de un margen que aporte la transparencia y la seguridad jurídica necesarias", claman desde el Observatorio de la Marihuana.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #330 en: 14 de Marzo de 2019, 06:58:42 am »
Una falsa asociación de cannabis ocultaba un narcopiso
La Policía Nacional ha desmantelado cerca de un centenar de estas viviendas en los dos últimos años

F. Javier Barroso
Madrid 13 MAR 2019 - 19:06 CET   


Un falso club de consumo de cannabis, situado en las cercanías del barrio del Pilar (Fuencarral-El Pardo), ocultaba en realidad un narcopiso en el que se consumían otras sustancias estupefacientes. Entre sus socios, había incluso menores de edad. La Policía Nacional lo ha clausurado, al igual que otras tres viviendas similares de San Blas y de Alcalá de Henares.

El local contaba con numerosos socios que acudían de manera regular. Sin embargo, las investigaciones sacaron a la luz que se comerciaba con sustancias como cocaína. Los cinco responsables del establecimiento, con edades entre 22 y 51 años, fueron arrestados. Los dos mayores cuentan con detenciones previas por un delito contra la salud pública, amenazas y por reclamación judicial.

En el resto de narcopisos fueron arrestado siete personas. En los registros, los agentes se incautaron de casi 5.000 euros en efectivo, drogas de diferente procedencia así como útiles y productos para su elaboración.

Las quejas y denuncias de los vecinos permitieron que se iniciaran las investigaciones el pasado mes de noviembre. Los policías constataron que era frecuente el trasiego de toxicómanos que acudían a estos establecimientos a cualquier hora del día. Dos de ellos contaban con importantes medidas de seguridad para impedir que la policía irrumpiera en ellos.

Este hecho y la peligrosidad de algunos de sus integrantes motivaron que los arrestos los realizaran agentes del grupo especial de operaciones (GEO). Desde 2017, se han clausurado en la región 97 narcopisos, en su mayoría en el distrito de Puente de Vallecas y Villaverde.


   
























Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #331 en: 27 de Marzo de 2019, 08:06:20 am »
La Policía Municipal descubre una plantación de marihuana en Moratalaz tras un pequeño incendio

    Gacetín Madrid
    26 Mar 2019

Agentes de la UID de Moratalaz de la Policía Municipal han descubierto una plantación de marihuana en un piso tras declararse un pequeño incendio en el lugar.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado, 23 de marzo, sobre las 02:30 horas, en una vivienda de la avenida del Doctor García Tapia, en el distrito madrileño de Moratalaz. Al parecer, los servicios de emergencias recibieron una llamada alertando de una gran humareda que salía por la ventana del piso.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #333 en: 12 de Mayo de 2019, 08:55:11 am »


Los partidarios de que la maría sea legal toman la Gran Vía madrileña

"Está demostrado científicamente que ayuda en la cura del cáncer y de muchas otras enfermedades. Es algo sano, algo natural"

La vigesimotercera edición de la marcha por la regulación de la marihuana ha congregado a miles de manifestantes llegados tanto de diferentes puntos de España como de otros países del mundo
Aurora Santos-Olmo
11/05/2019 - 20:31h


Miles de manifestantes toman la Gran Vía para pedir la regulación de la marihuana

"Está demostrado que es una cosa que regulada está mejor que prohibida". Habla Javier Miravete, portavoz de la Federación de Asociaciones Cannábicas del Levante y presidente de una asociación de usuarios terapéuticos, que explica que ha decidido venir desde Castellón a Madrid a la Marcha Mundial de la Marihuana con un mensaje claro: "Hace falta mucha investigación, son nuestros derechos, es nuestra libertad", clama.

Con gritos de "La Gran Vía huele a maría" o "Un 'porrito' no es delito", miles de personas llegadas de diferentes puntos de España, y de países como Francia, Italia o Portugal, han pedido "la regulación ya de una vez".

Las pancartas que les acompañaban y los globos verdes, blancos y negros que sostenían han recorrido el centro de Madrid de manera pacífica. Tanto es así que en medio de la marcha han organizado una sentada, en la que, durante alrededor de diez minutos, han estado charlando y fumando sin que los numerosos agentes de policía supusieran un problema.

"Ahora es un momento de vientos favorables políticamente. Tienen que responder ante los votos que han recibido", asegura Javier Puig, presidente de la Confederación de Asociaciones Cannábicas, llegado desde Galicia. Ha hecho referencia al informe de la OMS del pasado febrero en el que se solicitaba sacar la marihuana de la lista de drogas peligrosas y ha asegurado que "debería ser el momento del último empujón": "Si la OMS decide esto, quién y con qué criterio puede ir en contra de esta recomendación".

Entre los manifestantes, destacaba la presencia de jóvenes como Kerry, que han destacado el uso medicinal de la marihuana: "Está demostrado científicamente que ayuda en la cura del cáncer y de muchas otras enfermedades. Es algo sano, algo natural". "Creo que cada persona debería ser libre de elegir cuándo fumar, pero sin abusar de ello", apunta Rodrigo, que también se ha acercado al centro de Madrid porque asegura que "si no estuviera prohibido, estaría mucho mejor tratado".

"Pediríamos que hubiera un control, que se sepa de dónde sale, a quién le llega", explica José Félix, de la asociación 'Seca', en Zaragoza, que declara que "pagarán los impuestos que el Gobierno crea correspondiente para ello", con el fin de "crear una regulación en la que salgamos ganando todos".






Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #334 en: 17 de Mayo de 2019, 07:01:09 am »

Siete detenidos por utilizar clubs cannábicos y de fumadores para vender marihuana

    LUIS F. DURÁN
    Madrid

Martes, 14 mayo 2019 - 17:59


Los establecimientos estaban situados en las calles Cabestreros, Montera, La Palma y San Bernardo.

La Policía Nacional ha detenido a siete personas como presuntos autores de delitos contra la salud pública y asociación ilícita por utilizar establecimientos destinados a la venta y distribución de productos derivados del cannabis y marihuana para ocultar la venta desustancias estupefacientes.

Según ha informado el Cuerpo policial este martes en un comunicado, la investigación se inició por la proliferación de este tipo de establecimientos comerciales ubicados en calles La Palma, Cabestreros, Montera y Cabestreros.

Tras realizar los registros, los agentes incautaron marihuana, hachís y otros productos con alto contenido en THC como resinas y aceites así como útiles y productos para su elaboración.

Además, pudieron comprobar que las personas que accedían y salían de los locales lo hacían en un breve espacio de tiempo y adquirían las sustancias ilícitas. Por su parte, los arrestados tenían un alto grado de profesionalidad, ya que contaban con asesoramiento jurídico y financiero de cara a la apertura de los establecimientos comerciales y así poder realizar dicha labor pasando desapercibidos.

Una vez verificados los hechos, los agentes pudieron acceder a los locales arrestando a las personas que explotaban y regentaban los negocios. Se incautaron productos como galletas, té o tabletas de chocolate en cuyo interior o camuflados en las tapas de los frascos contenían sustancias tales como hachís o marihuana.

La Policía Nacional tiene abiertos canales de comunicación con la ciudadanía en redes sociales, además del teléfono de emergencias 091 y la cuenta de correo electrónico antidroga@policia.es, para que las personas puedan aportar de forma anónima y confidencial cualquier información referente al tráfico de drogas.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #335 en: 03 de Julio de 2019, 06:32:59 am »

nuevo movimiento en españa
El gigante canadiense Aurora trae su cannabis a España con el exCEO de 'Ara'
Aurora Cannabis ha arrancado sus operaciones en España con el fichaje de Salvador García-Ruiz, hasta ahora CEO del diario 'Ara'. El cuartel general está ubicado en Barcelona

Autor
Álvaro G. Zarzalejos
Contacta al autor
agzarzalejos

03/07/2019 05:00

Aurora Cannabis, una de las productoras de cannabis más grandes del mundo, tiene planes en España. La compañía, de origen canadiense, ha cerrado recientemente el fichaje de Salvador García-Ruiz, hasta ahora CEO del diario 'Ara', para pilotar su entrada en España.

García-Ruiz está graduado en Economía por la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y cuenta con un MBA por la Universidad de Nueva York. Antes de dar el salto al mundo editorial, el directivo fue consultor de McKinsey y trabajó tanto en banca de inversión (Goldman Sachs) como comercial (Caixa Manresa). También es miembro del Consejo Social de la UPF. 'Ara', por su parte, mantiene activa la búsqueda de su sustituto.

La entrada de Aurora en España acredita el creciente interés que genera la industria de la marihuana terapéutica en todo el mundo, incluido España. Canadá es el país que más fuerte ha apostado por este negocio —aunque el primero en legalizarlo fue Uruguay— tras aprobar el año pasado su regulación lúdica y medicinal, amén de contar con las principales empresas productoras: Canopy Growth y la citada Aurora, entre otras. En Estados Unidos, el consumo también es legal en más de 30 estados y, según un estudio de New Frontier Data, esta industria podría generar más de 200.000 empleos en 2020.

Respecto a España, el debate sobre su regulación coge polvo en un cajón. Al menos por ahora. Unidas Podemos y Ciudadanos son los dos únicos partidos que han abogado por abrir este melón —con poco éxito— y afrontar el debate sobre la que ya es la droga ilegal más consumida de España, según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

Además, el 84% de los españoles se ha manifestado a favor de regular el uso terapéutico de esta sustancia, si bien solo el 47% apuesta por una regulación completa, incluido el uso lúdico, según apunta el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Con su inicio de operaciones en España, Aurora quiere espolear este debate para permitir que el cannabis pueda ser prescrito por médicos y dispensado en farmacias.
Inversión en España

La entrada de Aurora, que tiene una capitalización de 10.405 millones de dólares, se produce apenas tres meses después de que Canopy comprase Cafina, una pequeña empresa española con licencia para cultivar y comercializar cannabis. La plantación, ubicaba en Alicante, tiene permiso para hacer explotaciones destinadas a fines medicinales o de investigación, como ya publicó este diario.

Previamente, Canopy ya hizo sus pinitos en España con Alcaliber, la compañía de opio de Juan Abelló, con la que llegó a alcanzar un acuerdo para el suministro de semillas. Al igual que la alicantina Cafina, Alcaliber también cuenta con las licencias pertinentes.

Suma y sigue, porque la americana Freedom Leaf también adquirió hace menos de un año 37.000 metros cuadrados de invernaderos en Alginet (Valencia) con la intención de reconvertirlos en una plantación de este psicotrópico. Hasta entonces, este espacio se dedicaba al cultivo de flor de Pascua. Con la llegada de Aurora, el negocio en España alrededor del llamado 'oro verde' se acelera un poco más.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #336 en: 04 de Julio de 2019, 10:34:30 am »


La visión médica del cannabis


La planta se utiliza con fines terapéuticos desde hace milenios. La prohibición dificultó la investigación y los conocimientos son limitados, pero se han demostrado efectos positivos en varias enfermedades. También negativosEspasmos musculares, dolor en esclerosis múltiple, dolor oncológico, evitar náuseas y vómitos o estimular el apetito, entre otros, son algunos de los problemas que se ha demostrado pueden mejorar con el cannabisEste reportaje fue publicado en 'La revolución de la marihuana', número 23 de la revista de eldiario.es. Hazte socia ya y te enviaremos a casa nuestra nueva revista monográfica 'Portugal, la magia de lo improbable'


Plantas de marihuana. EFE
Por Esther Samper
03 jul 2019 21:23

La planta Cannabis sativa es una vieja conocida del ser humano. El documento escrito más antiguo en el que se detallan supuestas propiedades medicinales del cannabis data del año 2.727 a. C. En este texto, el emperador chino Shen-Nung promulgaba con entusiasmo los beneficios terapéuticos del cannabis como si se tratara de un antiguo bálsamo de Fierabrás. Aconsejaba el uso medicinal del cannabis para nada menos que más de 100 enfermedades diferentes (desde el estreñimiento hasta la gota, pasando por la malaria y el reumatismo).


Con el paso de miles de años, este vegetal fue distribuyéndose desde el lejano oriente hasta el resto del mundo. En la actualidad, el cannabis (más conocido como marihuana) es la droga psicoactiva ilegal más extendida del mundo para fines mayoritariamente recreativos y, en mucha menor medida, para fines terapéuticos. De hecho, en una reciente encuesta llevada a cabo en nuestro país, uno de cada tres españoles reconocía haber probado la marihuana al menos alguna vez en la vida. Según otra encuesta del Ministerio de Sanidad, un 7,3% de los españoles declaraba haber consumido marihuana en el último mes. Además, el Observatorio Español del Cannabis Medicinal estimaba que entre 50.000 y 100.000 de los consumidores lo son por fines terapéuticos.


El cannabis se trata de una planta muy compleja, pues contiene más de 500 compuestos químicos diferentes. Más de 150 de ellos son compuestos cannabinoides que tienen efectos específicos en el cerebro humano, al actuar sobre ciertos receptores (también llamados cannabinoides). Las dos principales moléculas que provocan los efectos típicos del cannabis (y sus drogas derivadas) son el tetrahidrocannabinol (THC) y, con un papel más secundario, el cannabidiol (CBD).

Estas moléculas se encuentran en su forma ácida en la planta y, en esas condiciones, no provocan efectos sobre el cuerpo humano. Es obligatorio calentar estos compuestos previamente para que su estructura química cambie ligeramente y actúen así sobre el cerebro humano. Por otra parte, tanto el THC como el CBD son muy solubles en grasa y se disuelven muy mal en agua. Esta propiedad química lleva a que, además de tener una afinidad especial por el cerebro (donde hay un porcentaje elevado de grasa) también se desplacen al tejido graso de las personas.

Así, alrededor de un 10% de estos cannabinoides van al cerebro y un 90% al tejido adiposo donde, además, se acumulan. Precisamente es esta acumulación en el tejido graso lo que lleva a que el THC y el CBD estén aún presentes en el organismo durante días/semanas incluso tras un uso puntual de cannabis. Por tanto, a diferencia de otras muchas drogas, la vida media de estos cannabinoides en el cuerpo humano es considerablemente larga.

Los efectos psicoactivos característicos de la marihuana se deben principalmente a los cambios que provoca sobre las neuronas del sistema endocannabinoide. Este sistema está implicado en la regulación de multitud de funciones (memoria, apetito, dolor, sueño, temperatura corporal, respuesta al estrés…). Lo que hacen moléculas como el THC y el CBD es funcionar como si fueran neurotransmisores cannabinoides presentes de forma natural en nuestros cerebros (la anandamida y la 2-AG) debido a similitudes en sus estructuras moleculares. Así, tanto el THC como el CBD se unen a los receptores a los que normalmente se unen nuestros propios neurotransmisores, sustituyendo su función y provocando diversos efectos. Aun así, el principal efecto del CBD está mediado por el incremento del 2-AG, ya que su afinidad por los receptores cannabinoides es baja y no se considera una molécula psicoactiva.

Además de las acciones de estas moléculas sobre el sistema endocannabinoide, también se produce una estimulación del sistema de recompensa cerebral (que nos aporta placer y bienestar) de forma indirecta. Se incrementa la liberación de dopamina mediante el bloqueo de la liberación de un neurotransmisor que inhibe la liberación de la dopamina, el GABA. Es esta estimulación del sistema de recompensa más la unión a los receptores cannabinoides (por la acción del THC, principalmente) lo que provoca el típico "colocón", en el que se experimenta euforia y bienestar, además de otros efectos típicos que se explicarán con más detalle más adelante.

Las barreras en la investigación médica del cannabis
A pesar de que el ser humano ha cultivado y consumido cannabis durante miles y miles de años, la investigación científica de sus moléculas psicoactivas y sus propiedades farmacológicas comenzó muy tarde, concretamente a finales del siglo XIX. Por otra parte, la ilegalización generalizada del cannabis en múltiples partes del mundo en los años 30 del siglo pasado fue y sigue siendo un gran obstáculo para su investigación científica.

Los investigadores en este campo se enfrentaron y se enfrentan a multitud de trabas administrativas, financieras, legales y políticas originadas por el carácter ilegal del cannabis. Como consecuencia, los conocimientos sobre los efectos del cannabis, tanto adversos como terapéuticos, son muy limitados con respecto a otras drogas debido a las trabas impuestas durante casi un siglo. De hecho, no hace ni 30 años que se descubrió el sistema endocannabinoide presente en los mamíferos (y, entre ellos, los seres humanos). Así pues, en la actualidad, existen multitud de detalles desconocidos acerca del cannabis y sus efectos sobre la salud humana.

La investigación médica del cannabis ha sufrido un peculiar círculo vicioso. Hasta hace muy poco, dado que las autoridades sanitarias como la Organización Mundial de la Salud (OMS) no disponían de suficientes evidencias científicas sobre los efectos adversos y terapéuticos del cannabis, estas no recomendaban la eliminación de la marihuana de la lista de drogas más peligrosas. A su vez, como se consideraba una droga peligrosa, las investigaciones científicas estaban llenas de impedimentos y limitaciones, que retrasaban considerablemente, a su vez, la obtención de nuevos conocimientos que pudieran aclarar la peligrosidad real de la marihuana.

Sin embargo, parece que este panorama está cambiando. Recientemente, la OMS ha anunciado una recomendación a los gobiernos para sacar a los cannabinoides THC y CBD de la lista de drogas más peligrosas (donde se encuentran otras como la heroína o el fentanilo). Además, respalda el "potencial terapéutico" de los preparados de cannabis para diferentes enfermedades y establece que el cannabis debe fiscalizarse para que se evite los daños causados por su consumo y, al mismo tiempo, no se creen barreras para el acceso y la investigación para su uso medicinal.

El lado recreativo del cannabis
El cannabis con fines recreativos se consume principalmente de tres formas: Como marihuana (hojas secas y flores), como hachís (preparado de resina) o como aceite de hachís (destilación de la planta). Cada uno de estos preparados tiene una concentración muy diferente de THC y CBD, siendo la marihuana el de menor concentración, el hachís con una concentración intermedia y el aceite de hachís con una concentración mucho más elevada. Además, el cannabis puede consumirse principalmente ingerida junto alimentos (mantequilla, galletas, bizcochos…) o inhalada mediante vaporización o combustión (fumada).

Es difícil establecer los riesgos específicos para la salud del cannabis para cada persona. ¿La razón? Los efectos dependen de múltiples factores: los hábitos y la forma de consumo, la concentración y el balance entre el THC y CBD, la edad y las características de la persona… Por un lado, cada planta de cannabis puede presentar concentraciones de THC y CBD muy diferentes que son determinantes en los efectos producidos en el cerebro. Por otro lado, cada persona tiene una predisposición diferente al cannabis que da como resultado patrones de absorción y efectos producidos muy distintos.

A nivel recreativo, los productores de cannabis han incrementado progresivamente la concentración de THC en sus cultivos. La explicación es bien sencilla, el THC es la molécula principal que provoca el subidón y el colocón. Por tanto, la población consumidora ha preferido esta molécula frente a otras como el CBD que no provoca estos síntomas, sino que es relajante. Sin embargo, un nivel elevado de THC con respecto al CBD incrementa también el riesgo de efectos negativos para la salud. Debido a ello, las plantas más seguras para consumir son aquellas que tienen concentraciones balanceadas de THC y CBD.

Los efectos agudos agradables y típicos del cannabis sobre el ser humano son, además de la euforia y la sensación de bienestar, la estimulación del apetito y del sueño, el alivio del dolor, la relajación y disminución del estrés y el incremento de la percepción de los sentidos.

En ocasiones y según la persona, pueden aparecer efectos neutrales como alucinaciones visuales, alteración en la percepción del tiempo, cambios en el estado de la conciencia, lentitud o pensamiento acelerado. Además, también pueden aparecer efectos negativos o desagradables, lo que se considera un "mal viaje". Durante un mal viaje se puede experimentar ansiedad y ataques de pánico (entre un 20 y 30% de los usuarios lo han experimentado tras fumar cannabis), mareos, agitación, problemas de coordinación motora y equilibrio, pensamientos paranoides u obsesivos y confusión.


Sobre los potenciales efectos adversos del cannabis sobre la salud humana, es necesario aclarar que la cantidad de evidencias científicas disponibles y de consenso entre los investigadores para cada uno de estos efectos es muy diferente. Por ello, es recomendable desglosarlos según el nivel de pruebas existentes.

Niveles de evidencia científica
Elevado nivel de evidencias científicas:

Afectación de la concentración y la memoria a corto plazo

Deterioro del sueño.
Dependencia / adicción (aproximadamente en el 10% de los consumidores).
Síndrome de abstinencia.
Desencadenante de episodios psicóticos.
Nivel intermedio de evidencias científicas:

Peso reducido de los bebés por el consumo de cannabis durante el embarazo.
Incremento del riesgo de padecer ansiedad.
Empeoramiento de enfermedades pulmonares previas como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva o la fibrosis quística (cannabis fumado).
Cáncer de pulmón (elevado consumo de cannabis fumado).
Controversia científica, nivel bajo de evidencias científicas (correlación sin demostración de causalidad):

Síndrome desmotivacional (desinterés en tareas productivas, conductas depresivas, pérdida de energía y motivación, falta de higiene).
"Puerta de entrada" a otras drogas.
Desarrollo de anomalías en fetos durante el embarazo.
Incremento del riesgo de padecer depresión o esquizofrenia.
Incremento del riesgo de suicidios.
Deterioro de las capacidades cognitivas (consumo en adolescentes).
En contexto con otras drogas
Todas las drogas tienen potenciales riesgos para la salud humana. Sin embargo, el grado de peligrosidad que posee cada una de ellas es muy diferente. A menudo, se suele pensar que las drogas legales (alcohol y tabaco) son más seguras por su aceptación legal y social. Nada más lejos de la realidad.

La marihuana, droga ilegal, es menos adictiva que el alcohol y el tabaco. Frente al 10% de las personas consumidoras que se vuelven adictas al cannabis, un 15% se vuelve adicta al alcohol y un 32% al tabaco. Además, no se han registrado sobredosis mortales por consumo de marihuana, cosa que sí ocurre con otras drogas como el alcohol. Por otro lado, los daños físicos asociados al tabaco (principalmente cáncer de pulmón e incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares) y al alcohol (principalmente enfermedades hepáticas e incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer) son también considerablemente mayores que los daños conocidos asociados al cannabis.

Ahora bien, también hay que tener en cuenta que son mucho mejor conocidos los efectos sobre la salud del alcohol y el tabaco comparado con el cannabis porque estas drogas legales cuentan con un volumen de estudios científicos a sus espaldas considerablemente mayor.

El lado medicinal del cannabis
Existen tres generaciones diferentes de medicamentos basados en el cannabis.

Primera generación: preparaciones de THC puro (Marinol) o de un análogo sintético del THC llamado nabilona (Cesamet). Segunda generación: medicamento con un balance controlado de THC/CBD (Sativex) que se administra en la boca mediante aerosol. Tercera generación: Cannabis vaporizado o en aceite a partir de plantas con ratios de THC/CBD controlados. Cada una de estas generaciones cuenta con ventajas y desventajas y la elección debe adaptarse al paciente y sus circunstancias.

Cuando se habla sobre las propiedades terapéuticas del cannabis en los medios de comunicación se tiende a la exageración. En realidad, si hay algo claro es este asunto es que sabemos muy poco y desconocemos mucho. De nuevo, el reducido número de estudios clínicos en este campo es el culpable de ello. Sin embargo, sí que existen en la actualidad ciertas aplicaciones terapéuticas respaldas hasta cierto punto por ensayos clínicos, que son, en general pocos, y no precisamente de elevada calidad.

En el campo de la neurología, se han demostrado beneficios del cannabis para el tratamiento de los espasmos musculares y el dolor en la esclerosis múltiple y para la inhibición de convulsiones en casos de epilepsias infantiles. En el área de la oncología, el cannabis puede ser útil para el tratamiento del dolor oncológico, para evitar las náuseas y vómitos desencadenados por la quimioterapia y para la estimulación del apetito en casos de pérdida de apetito y peso debido al cáncer… Y ya está.

Además, hay que tener en cuenta que el cannabis no es la panacea en las aplicaciones anteriormente comentadas. Existen fármacos usados de rutina que suelen ser más efectivos para el tratamiento de dichos problemas de salud. Así, el cannabis se presentaría como una opción más de tratamiento cuando las opciones estándar no han sido efectivas o no son toleradas por el paciente.

Muchos medios han difundido que el cannabis puede ser útil para el tratamiento del dolor crónico y neuropático. Una reciente revisión de los ensayos clínicos realizados en este tema mostraba que los potenciales beneficios de los medicamentos basados en cannabis eran inferiores a los efectos adversos provocados. Pese a todo, se encontró que una minoría de los pacientes sí que experimentaba alivios sustanciales de su dolor sin efectos adversos clínicamente relevantes.

En la actualidad, se están realizando ensayos clínicos y preclínicos que están valorando la utilidad del cannabis para el tratamiento de múltiples problemas de salud: enfermedades autoinmunes, trastorno del espectro autista, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, enfermedad de Crohn, trastornos por consumo de otras drogas, artrosis, enfermedad de Alzheimer, fibromialgia… y un largo etcétera.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #337 en: 14 de Julio de 2019, 16:05:04 pm »


El negocio del cannabis supera los 300.000 millones de euros a nivel global



Expertos destacan el atractivo para el inversor con perfil de riesgo alto por la gran volatilidad.

LA INFORMACIÓN
Domingo, 14 Julio 2019, 14:40
La industria del cannabis no deja de crecer. / Pexels
La industria del cannabis no deja de crecer. / Pexels
El negocio mundial del cannabis está valorado actualmente en más de 340.000 millones de dólares (unos 302.000 millones de euros) y cuenta con unos 263 millones de consumidores, según consta en el informe 'La industria del cannabis como inversión' del broker XTB.


Más de 200 empresas relacionadas con el uso medicinal del cannabis cotizan en las Bolsas de Canadá y Nueva York, con un total de 80.000 millones de dólares (unos 71.000 millones de euros) en capitalización bursátil, según XTB.

La inversión en el sector del cannabis es posible desde hace unos años y actualmente se trata de un mercado en expansión con el avance de la regulación en países como Estados Unidos, Uruguay o Canadá. Este último es el país con el mayor mercado de cannabis legal en el mundo, si bien, es el continente asiático el que más negocio tiene con unos 132.900 millones de dólares, seguido de Norteamérica (85.600 millones de dólares) y Europa (68.500 millones de dólares).

La industria del cannabis no deja de crecer. / Pexels
Mira también
Las mejores prácticas de verano en EEUU cultivando y recolectando marihuana
A pesar de la amplia prohibición mundial -su uso recreativo es legal solo en Canadá y Uruguay-, unos 30 países han aprobado el uso de la marihuana medicinal y los expertos consideran que su consumo aumenta en un mercado en plena expansión. Las trabas regulatorias y el escaso impulso de los organismos provoca que aún esté lejos del mercado de otras drogas "blandas" como el alcohol o el tabaco. Así, en Estados Unidos, donde siete estados ya permiten el uso recreacional del cannabis, la recaudación en impuestos de esta industria superó los 1.040 millones de dólares en 2018.

Los expertos esperan que el mercado continúe su expansión. "Si Trump gana las siguientes elecciones, es posible que se produzca el hito de regularizar el consumo del cannabis", señaló el abogado Bernardo Soriano, cofundador de S&F Abogados, en un desayuno financiero organizado por Investing este jueves.

¿Y en España?


Actualmente, en España no hay ninguna iniciativa que regule el cannabis. "Los únicos productos regulados son fármacos y se regulan y distribuyen desde el sector farmacéutico", apuntó Soriano. "El cannabis medicinal tiene potencial, con más de 200.000 usuarios, pero el de uso recreativo tiene todavía más, alcanzando los 4 millones de usuarios", aseguró Soriano.

"No hay que prohibir, hay que educar. Una vez que dejemos de vincular el cannabis con el 'porro', esta industria va a crecer más y más", enfatizó el director de Método Trading y estratega de mercados en XTB, Pablo Gil, en el encuentro.


A la hora de invertir, desde España, "no es fácil meterse en una acción o compañía concreta del sector sin conocer a fondo su funcionamiento", señaló el experto.

¿Dónde invertir?

"No podemos olvidar que es algo nuevo, y que todo lo nuevo entraña sus riesgos, como es el caso del bitcoin. Tiene una volatilidad enorme, de alrededor del 60%, y en los últimos doce meses su revalorización ha sido del 0%", reconoció el experto.

A pesar de ello, Gil incidió en que se ha revalorizado más de un 400% en los últimos años, por lo que se trata de una buena opción para inversores con perfil de riesgo alto. En este sentido, valoró la creación de índices que permite invertir en este sector, como el BITA Global Cannabis Giants Index (BGCANG), que permite posicionarse en el mercado de la marihuana medicinal en Canadá.

El volumen de negociación medio diario del índice en los últimos 90 días rondaba al menos el millón de dólares, según XTB. El índice está principalmente concentrado en el cultivo, distribución y venta de cannabis y marihuana medicinal, que engloba el 80%, con posiciones en Canopy Growth Corporate, Aurora Cannabis y Tilray, cotizadas en Toronto y el Nasdaq.

Asimismo, el índice busca la diversificación con un 10% a través de los subsectores de este mercado con posiciones en GW Pharmaceuticals y Corbus Pharmaceuticals, compañías del sector biotecnológico.

Con la presencia de la socimi Innovative Industrial Properties ofrece terrenos para el desarrollo de este cultivo y de los derivados del mismo y, por lo tanto, incorpora el subsector inmobiliario al índice. En último lugar, Auxly Cannabis Group aporta el subsector financiero, ofreciendo soluciones financieras a cada uno de los niveles de integración vertical que componen el índice, desde la propia agricultura hasta la distribución y comercialización. :gusano

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187674
Re:Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #338 en: 24 de Julio de 2019, 07:24:01 am »
l

Marihuana al volante: si llega la legalización, ¿cómo definir si un conductor está fumado?

No existen mecanismos capaces de detectar con exactitud el momento y la cantidad de cannabis consumido para evaluar cómo afecta a la conducción
El THC permanece semanas en la sangre, así que no es tan determinante como el alcohol para definir el estado del conductor
La percepción de los conductores que consumen en California, donde es legal: el 77% está convencido de que no afecta a su capacidad al volante y el 16% incluso cree que las mejora
Alex Halperin
23/07/2019 - 20:16h

Nadie recomienda conducir fumado. A pesar de que el proceso de legalización de algunas drogas ya lleva años en marcha, aún no está claro en qué medida los conductores que hayan consumido marihuana suponen una amenaza para la salud pública y qué respuesta merecen por parte de la administración. Si son una amenaza, nadie sabe qué hacer con ella.

El contenido de alcohol en sangre y su consecuente disminución de la capacidad de atención suelen ocurrir en paralelo. El alcohol se elimina de manera relativamente rápida del cuerpo. Los exámenes que lo detectan a través del aliento son un modo rápido y no invasivo de saber si un conductor está borracho.

Pero detectar conductores bajo los efectos del cannabis no es tan fácil. Por ejemplo, en Colorado (EEUU) el límite permitido de consumo se sitúa en cinco nanogramos de THC —principio activo del cannabis— por cada miligramo de sangre. Sin embargo, no existe una correlación lineal entre la concentración de THC en sangre y la incapacidad para conducir y, además, para que cualquier examen sea realmente preciso es necesaria una muestra de saliva o sangre.

El THC permanece semanas en el flujo sanguíneo. Así que en comparación con el alcohol su presencia no es tan determinante a la hora de definir el estado en el que se encuentra el conductor. Esta complicación es la que plantea retos a la hora de evaluar la relación entre legalización y seguridad vial.

En algunos lugares se han aprobado leyes que marcan como prohibidos ciertos niveles de concentración de THC en sangre independientemente del estado y capacidad que muestre el conductor. El resultado es que mientras el consumo de marihuana puede disminuir la habilidad al volante, los datos que ofrece un informe elaborado en 2017 por la institución que regula la seguridad en las autopistas en Estados Unidos sugieren que la posibilidad de verse implicado en un accidente tras haber consumido cannabis son bastante menores que después de beber alcohol.

La explicación más habitual es que el alcohol suele provocar agresividad, lo que hace tender a los accidentes. Sin embargo, el cannabis produce que la conducción sea incluso demasiado lenta de manera que, aunque suele ser ilegal conducir bajo sus efectos, no está definido que hacerlo constituya un problema grave ni que el enfoque adoptado por la Policía sirva de mucho. Al mismo tiempo, esto no significa que se deba obviar que los lugares en los que el consumo de cannabis es legal hay que plantearse el tema y hacer algo al respecto.

El pasado mes de octubre, antes de legalizar el uso recreativo de marihuana, Canadá aprobó el uso de un sistema de detección de THC en la saliva, el Dräger DrugTest 5000. Sin embargo, se ha cuestionado su efectividad porque ofrece tanto falsos positivos como falsos negativos y cuando la medición es correcta tampoco puede señalar la capacidad concreta de cada conductor para situarse al volante. Otro problema es que solo funciona en temperaturas entre los 4 y los 40 grados centígrados. Por lo que durante el largo invierno canadiense es inútil.

El país acaba de aprobar un segundo test para detectar el THC en la saliva, Abbot SoToxa. Seis meses después de la legalización, la Policía Federal de Canadá ha reconocido que no ha detectado ningún incremento en el número de denuncias por conducir bajo los efectos del cannabis.

Pero la gente sigue conduciendo colocada. Eaze, un servicio de entrega a domicilio en California, llevó a cabo una encuesta entre sus usuarios para conocer qué medios de transporte solían utilizar y descubrió que el 64% de los consumidores conduce en la hora siguiente al consumo. No hay consenso entre los propios consumidores cuando se trata de señalar la cantidad de cannabis que no afecta a una conducción segura. Sí reconocen, por ejemplo, que cuando hay un menor en el vehículo evitan conducir en este estado.

La encuesta va más allá. De los adultos que consumen y conducen, el 77% está convencido de que no afecta a su capacidad al volante y el 16% cree que consumir mejora su habilidades. Los hombres y los jóvenes suelen conducir en las ocho horas posteriores al consumo. Una nueva ley aprobada en California pide que la Policía busque métodos más eficaces y basados en hechos a la hora de detectar y ofrecer un enfoque para dirigirse a la conducción bajo los efectos del cannabis. Mientras eso no suceda, este sigue siendo uno de los aspectos de la legalización de la marihuana que sigue planteando más preguntas que respuestas.