Autor Tema: De la venta ambulante (Top manta, fruta...)  (Leído 321668 veces)

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Mentor
  • **
  • Mensajes: 14840
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3720 en: 02 de Noviembre de 2019, 22:55:32 pm »
Lo tenía que pagar Jhonson e Higueras de su bolsillo

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3721 en: 03 de Noviembre de 2019, 07:26:37 am »
 
UPM argumenta en el escrito de apelación, al que ha tenido acceso Europa Press, que en este caso han infringido los artículos 208 y 504.2 del Código Penal, los referidos a las injurias y las amenazas graves a los Ejércitos, Clases o Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, "que deberían haber sido observados en la aplicación de la Ley Penal por parte del Tribunal".

https://www.lavanguardia.com/local/madrid/20191101/471311683444/union-de-policia-municipal-interpone-un-recurso-de-casacion-contra-el-archivo-de-la-causa-sobre-rommy-arce.html

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3722 en: 08 de Noviembre de 2019, 08:42:45 am »

Madrid: sin tregua para los «manteros»
Se triplica el número de detenidos y las actuaciones de la Policía Municipal aumentan un 15% en septiembre

    Alberto R. Roldán

J.V. Echagüe.

Tiempo de lectura 2 min.

06 de noviembre de 2019. 20:00h

La política de «tolerancia cero» con las mafias del «top manta» prometida por el PP durante la campaña electoral se ha asentado definitivamente en la ciudad de Madrid. Así lo indican los datos relativos a las actuaciones de la Policía Municipal, pertenecientes al pasado septiembre. Un mes en el que entró en vigor la instrucción del actual Gobierno municipal y que corregía a la emitida por el Consistorio de Manuela Carmena, que solo permitía actuar a los agentes siempre que no se produjera una alteración del orden público. Ahora, bastará con que presencien una venta ilegal para que puedan intervenir.

En total, se produjeron 598 actas y/o denuncias en la vía pública por delitos contra la propiedad industrial o intelectual. Supone un 15% más que en el mismo mes de 2018 –entonces fueron 520– y un 60% más que en agosto de este año.

El número de detenidos por estos delitos también reflejan una tendencia al alza. En septiembre se detuvo a 17 personas por venta ambulante ilegal. Alrededor del triple de los arrestados hace justo un año (5) y también en el mes de agosto (6).

Pese a que se ha notado el «bajón» en el número de «manteros» en las calles, el distrito de Centro sigue siendo su principal centro de operaciones. Cerca de siete de cada diez intervenciones se producen en la zona (un total de 406). El siguiente distrito más activo es Usera, con 62 actuaciones, seguido de Arganzuela (36) y Carabanchel (28).

Si bien la nueva instrucción del Consistorio entró en vigor en septiembre, el Ayuntamiento la comunicó al Cuerpo de forma oral en agosto, mes en el que se disparó el número de intervenciones con un 74% respecto a hace un año. Precisamente, hace pocas semana el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, celebró que «ya se estaban viendo los resultados» en las políticas contra este fenómeno.

El actual equipo municipal estima que las medidas laxas tomadas por el Ayuntamiento de Carmena provocaron una caída del 20% en lo que a actuaciones policiales se refiere. No en vano, la ex alcaldesa invitó el pasado año al presidente del Sindicato de Manteros, Serigne Mbaye, a dar el pregón en las fiestas de Lavapiés. Mbaye aprovechó la ocasión para arremeter contra el «racismo institucional».

Según el alcalde, el «top manta» no se puede encarar «desde una perspectiva buenista», ya que, si bien pocos quieren ser «mantero», lo cierto es que existen «mafias que explotan a personas que están en la calle».

El coste de estos delitos se sitúa en torno a los 157 millones de euros anuales para los comerciantes, según estimó este año la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM). Del mismo modo, las pérdidas de puestos de trabajo se cifran en 1.400.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3723 en: 18 de Noviembre de 2019, 10:06:37 am »
Ocurrió en 2017, cuando gobernaba en solitario



Ada Colau contrató a 'manteros' como vigilantes


La cooperativa de vendedores impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona ambulantes realizó labores de "apoyo a la vigilancia" en la feria navideña de la ciudad


Vendedores ambulantes en Barcelona.
VÍCTOR MONDELO | BARCELONA
17/11/2019 01:47
Facebook
Twitter
Whatsapp
El Ayuntamiento de Barcelona contrató a manteros para realizar tareas de vigilancia de seguridad. Ocurrió en 2017, cuando Ada Colau gobernaba en solitario la ciudad después de romper su pacto con el PSC por el apoyo de los socialistas a la aplicación del 155.


El Consistorio barcelonés adjudicó los «servicios de apoyo a la vigilancia» de la feria navideña que organiza anualmente en la céntrica plaza de Cataluña a DiomCoop SCCL, la cooperativa de vendedores ambulantes que el propio Ejecutivo de Colau impulsó en marzo de 2017 para ofrecer salidas laborales a los extranjeros que hacen de la venta ilegal de productos falsificados en las calles de Barcelona su modo de vida.

El Consistorio abonó a la cooperativa de manteros 17.850 euros (21.599 con IVA) el 29 de enero de 2018, a través de la Gerencia de Presidencia y Economía, según consta en la factura emitida por DiomCoop SCCL y a la que ha tenido acceso EL MUNDO. Al tratarse de un contrato menor -inferior a los 17.999 euros sin IVA para el suministro de servicios- la adjudicación fue directa, es decir a dedo.

En 2018, la cooperativa de manteros volvió a ser contratada por el Ayuntamiento de Barcelona para prestar sus servicios en la Feria de Consumo Responsable y Economía Social y Solidaria, el nombre con el que el Gobierno de Colau bautizó a la feria navideña alternativa que implantó en el centro de la ciudad con su llegada a la Alcaldía. En esta segunda ocasión, el Consistorio barcelonés contrató a DiomCoop SCCL para llevar a cabo «servicios de apoyo a la infraestructura» de la feria navideña, según consta en el concepto de la factura, que asciende a 6.611 euros, también fue adjudicada a dedo y abonada el 24 de diciembre de 2018.

Según el Ayuntamiento, en la edición de 2018, la cooperativa de manteros fue contratada para llevar a cabo servicios de «apertura y cierre» de la infraestructura de la feria, así como su «montaje y mantenimiento», recayendo las labores de vigilancia en la empresa Barna Porters Seguretat SL.

La cooperativa de manteros impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona recibió 364.468 euros entre el 1 de enero de 2018 y el 1 de enero de 2019 a través de ocho adjudicaciones entre las que constan las dos relacionadas con la feria navideña.


La vuelta del PSC al Gobierno de Barcelona, tras las elecciones del 26-M, supuso un cambio radical en la relación entre el Ayuntamiento y los manteros. El concejal de Seguridad, Albert Batlle, -encuadrado en la candidatura socialista- impulsó un potente operativo para tratar de erradicar el top manta de la ciudad. Durante el verano, Ayuntamiento y Generalitat dedicaron un centenar de agentes al día para luchar contra la venta ilegal de productos, que causa 65 millones de pérdidas anuales al comercio barcelonés, según un estudio de la patronal de pequeños y medianos comerciantes, PIMEC.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3724 en: 29 de Noviembre de 2019, 06:28:52 am »

Ser policía, vergüenza me daría: Madrid se llena de policías para frenar la espantosa criminalidad de los manteros
noviembre 2019
Guardado en: Policía

A medida que avanzaba septiembre y dejábamos atrás el verano, tímidamente pero con notoriedad excesiva, las calles de Madrid se iban llenando cada vez más de presencia policial. No todos los barrios, no, principalmente Vallecas, Tetuán, Carabanchel y Centro.

“Madrid. Estación de metro de Sol. Tras el cambio de gobierno en el Ayuntamiento comienza a imperar el orden y la Ley con la detención de manteros”. Así de alto y claro lo expresa en un tuit la cuenta de @FuerzasDelOrden, que informalmente está vinculada y dedicada a las Fuerzas de Seguridad del Estado y que resume el redoble de la presencia policial que el nuevo alcalde, José Luis Martínez Almeida, ha ordenado y ejecutado en tiempo récord.

”Con los últimos responsables no se podía detener en determinadas circunstancias, como si había mucha gente por la calle (…). No había mucha presencia policial en las calles” según declaraciones del ahora sindicato mayoritario de la policía municipal de Madrid CPPM.

En el anterior gobierno de Manuela Carmena, la responsabilidad sobre la policía municipal corría a cargo del concejal de Seguridad, Salud y Emergencias, Javier Barbero. Hoy la nueva concejala del PP Inmaculada Sanz Otero ocupa su lugar. La misma firmó un decreto que ponía fin a una de las medidas estelares de su antecesor: El Comité Ético. El mismo estaba formado por agentes y representantes de asociaciones que se sumaron a la propuesta de Barbero de manera voluntaria. El Comité Ético se encargaba de mediar y asesorar, dentro de sus posibilidades, en problemas y conflictos éticos de la ciudadanía que pudieran surgir en casos bastante concretos.

Ahora bien, no nos equivoquemos. Un ciudadano es, según nuestra queridísima  Real Academia Española, una persona considerada como miembro activo de un Estado (en este caso el Estado Español), titular de derechos políticos y sometida a su vez a sus leyes. Esto es, aquellas personas que no están reguladas, que no tengan la nacionalidad española o la residencia oficial, no cuentan con esta consideración contemplada por el Estado y, por consiguiente, no tienen derechos.

Con el gobierno de Ahora Madrid han pasado cuatro años de una política presuntamente más amable, y sí, hemos bajado la guardia, pero no podemos obviar que la política de Barbero era una política del disimulo. Barbero y su comité ocultó al cuerpo de antidisturbios municipales por ser un cuerpo de rudeza y representación más cerca del ideario militar que de una autoridad blanda y cercana al ciudadano; un eufemismo con el que agradar a cierta parte de la ciudadanía, incluida la progresista. La política de Barbero “no implicó, ni mucho menos, un decrecimiento del poder policial, sino la desviación de la atención a funciones aparentemente más ‘blandas’, ‘amables’ y cercanas a las demandas vecinales y el desarrollo de roles menos reactivos y mas preventivos, basados en el manejo de la información y en la comunicación directa con la ciudadanía” según palabra de Débora Ávila, integrante del grupo Carabancheleando de Investigación de Prisiones e Instituciones Punitivas, en unas declaraciones que hizo al periódico El Salto el pasado mes. No olvidemos la muerte de Mame Mbaye que se produjo durante el gobierno del mismísimo Javier Barbero y que nunca llegó a esclarecerse tras un raudo archivo judicial una vez que la autopsia reveló que falleció por un paro cardíaco, pero nunca se investigó qué lo provocó. O el hecho de que Malick Gueye, portavoz del Sindicato de Manteros y Lateros, se encuentre acusado por calumnias a la policía y se enfrente a una posible multa de 5.760 euros por vincular la muerte de Mame con el racismo institucional.

El nuevo grupo gobernante de la municipalidad de Madrid viene sin reparos, restituye el régimen anterior a la era Barbero e implementa con más fuerza una nueva política represiva. Y los primeros en vivirlo en carne propia serán los vendedores ambulantes, propiamente dicho, los manteros. La asfixia ha sido tal que hasta cincuenta manteros se manifestaron a principios del verano frente la comisaría en la calle Montera para protestar por la detención de un compañero en la Gran Vía.

El nuevo equipo del gobierno tiene clara su necesidad de acabar con la “inmunidad” que supuestamente tenían los manteros bajo El Comité Ético, el cual obligaba a los agentes a avisar a sus superiores antes de actuar. Lo que suponía, según Inmaculada Sanz Otero, una enorme demora en las intervenciones.

Así, no es de extrañar las estrambóticas redadas que se están llevando a cabo con policías de paisano. Una vez presenciamos cómo hasta diez agentes se han aparecido de la nada en la plaza de Tirso de Molina para detener a un solo varón, negro; o los paseítos en rombo de los antidisturbios municipales boina en tupé y cigarrito en mano; o la incansable ida y venida de los coches policiales tanto municipales como estatales; así como las lecheras aparcadas a la espera del “crimen”tanto en Lavapiés, Vallecas como Tetuán.

Sí, es cierto, Barbero nos engatusó con su mano blanda y bajamos la guardia. Hemos de volver a subirla, estar atentas, porque el cuerpo policial quiere resarcirse, va con ganas, a la caza y son muchos. Demasiados. 


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3725 en: 20 de Diciembre de 2019, 07:41:41 am »

La Audiencia de Huelva desestima más pena contra el vendedor ambulante que apuñaló a un policía local
Se le impuso una condena de dos años y el subinspector Antonio Garrido pedía 3 años y 6 meses
S.A.
Huelva Actualizado:19/12/2019 14:15h

La Audiencia de Huelva ha desestimado el recurso interpuesto por el subinspector jefe de la Policía Local de Punta Umbría (Huelva), Antonio Garrido, contra la condena de dos años impuesta a F.C.M., el vendedor que lo apuñaló el pasado 7 de agosto en el marco de una intervención contra la venta ambulante ilegal en la playa.

La sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, a la que ha tenido acceso Efe, no admite las alegaciones esgrimidas por Garrido -y otros cuatro compañeros que resultaron lesionados en menor medida- en su recurso contra la sentencia del Juzgado de lo Penal 1 de Huelva y la confirma íntegramente.
Alarma social

En el recurso se decía que el juez debió de haber optado por imponer la pena de 3 años y 6 meses, la superior en este caso atendiendo a la gravedad de los hechos, el bien jurídico contra el que se atentó atentado, la comisión del delito en público, sus consecuencias, y la alarma social que ha creado contra un agente uniformado en el ejercicio de sus funciones en público.

La Audiencia considera que en este caso la sentencia impugnada impone la pena al acusado del apuñalamiento «con estricta sujeción a las pautas establecidas en el Código Penal y contiene una motivación suficiente y racional sobre la duración de la pena».

Además, señala que la alarma social creada por los hechos derivada de la facilidad actual para la difusión rápida y masiva de imágenes y vídeos por redes sociales o por sistema de mensajería instantánea «no constituye un criterio jurídico a tener en cuenta conforme a las reglas de determinación de la pena del Código Penal».



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3726 en: 10 de Enero de 2020, 06:42:22 am »

Batalla campal en el metro Catalunya entre policía y manteros: tres heridos
Guillem RS

Jueves, 9 de enero de 2020

Dos agentes antidisturbios y de paisano de la Guardia Urbana de Barcelona han resultado heridos en una batalla campal entre policías y manteros este miércoles por la tardes en la estación de Catalunya del metro de Barcelona.

Una pasajera que estaba a la estación del centro de la ciudad en el momento del enfrentamiento entre vendedores ilegales y la policía de la ciudad, también ha resultado herida.
Tensión en la L1 del metro de Barcelona

Aunque no se sufre por la vida de las tres personas, los momentos de tensión fueron muy altos en la zona de andenes de la Línea 1 y se ha tenido que alterar el paso de trenes.

El enfrentamiento lo iniciaron un grupo de manteros que se quiso resistir a una de las actuaciones habituales que hace la policía de la ciudad contra la venta ambulante en el centro de la capital catalana.
Lanzamientos de piedras contra la policía

Agentes de la Guardia Urbana han querido retirar y confiscar material a los topmanta y han iniciado lanzamientos de objetos -piedras de las vías- contra la línea policial y han bajado a la zona de vías.
Contra el topmanta

Agentes antidisturbios de la policía de Barcelona han podido restablecer la situación y ahora mismo, aunque hay una investigación abierta, no constan detenidos. Las operaciones contra el topmanta se van repitiendo durante la semana y con más frecuencia durante los últimos meses después del plan de choque liderado por el concejal de Seguridad Albert Batlle para hacer frente a esta lacra en el centro de la ciudad.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3727 en: 15 de Enero de 2020, 09:01:26 am »


La Policía Local de València pone en marcha su unidad especial contra la venta ilegal
La UCO también se fijará en los "puntos negros" de la seguridad ciudadana y hará controles de tráfico
j. p. 13.01.2020 | 13:40

Nueva unidad especial de la Policía Local de València contra la venta ilegal


La Policía Local de València ha puesto en marcha una unidad especial que ayudará a las unidades de distrito en la lucha contra la venta ilegal, la vigilancia de los mercados extraordinarios, los controles de alcoholemia y las labores generales de seguridad ciudadana en puntos concretos de la ciudad considerados "puntos negros".

En un acto de presentación organizado en la central de la Avenida del Cid, el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, ha explicado que esta unidad supone "un cambio fundamental en la estructura policia de la ciudad de València". "Es una unidad que nos permite acceder con más agilidad a las actuaciones que requieran de nuestra presencia, nos va a dar presencia inmediata, refuerzo en las unidades de distrito y garantizará aún mejor los derechos y los deberes de la ciudadanía valenciana", ha dicho Cano, quien ha precisado que "aunque venga dada por una situación coyuntural de fata de personal, es una unidad que va a permanecer".

Para esta unidad, UCOs día, habrá 42 agentes, con nuevas dotaciones de material y vehículos, un hecho que el concejal atribuye a la histórica asignación de 1 millón de euros de inversión para el próximo año.

El concejal de Protección Ciudadana admite que hay venta ilegal, "como en todas las ciudades", y asegura, así mismo, que la Policía Local va a luchar contra estas situaciones, más ahora con este refuerzo. "Hay actividades ilegales y nosotros las vamos a combatir", ha dicho el concejal, quien asegura que en breve se harán públicos los resultados de la campaña de Navidad. A su juicio, en cualquier caso, "la venta ilegal existe porque hay compradores que compran material ilegal", un asunto en el que ha querido poner todo el énfasis.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3728 en: 22 de Marzo de 2020, 14:42:53 pm »

CRITICAN LA LEY DE EXTRANJERÍA

El sindicato de manteros de Madrid pide ayuda ante su situación de vulnerabilidad por el coronavirus


"La Ley de Extranjería no nos deja cotizar y, si no vendemos, no cobramos", han criticado los manteros de Madrid, quienes han apelado a la responsabilidad de este colectivo vulnerable ante la crisis del coronavirus y han pedido una ayuda económica "para poder cubrir las necesidades básicas".

laSexta.com

  Madrid | 21/03/2020
Imagen de una manifestación de manteros en Madrid
Imagen de una manifestación de manteros en Madrid | EFE (Archivo)
El sindicato de manteros y lateros de Madrid pide el apoyo de la población en medio de la pandemia del coronavirus: "Ante la crisis sanitaria del coronavirus, se habla poco de la crisis de las personas precarias que dejará este estado de alarma. Nuestro colectivo es especialmente vulnerable a esta situación", alertan.

En este sentido, critican que la Ley de Extranjería no les permite cotizar: "Y por eso, si no vendemos, no cobramos", han indicado en una página web del sindicato de manteros de Madrid.

Por este motivo, los manteros apelan "a la responsabilidad y el apoyo mutuo" y piden que se apoye económicamente "una caja de resistencia para poder cubrir las necesidades básicas de la gente del colectivo". Así, facilitan un número de cuenta para que se hagan donaciones con el concepto 'Apoyo sindicato manteros'. "Mil gracias y nos veremos en las calles, cuando podamos", concluye el comunicado del sindicato.


Asimismo, afirman que la persona que tenga alguna duda o mensaje sobre su campaña, puede escribirles al correo electrónico 'sindicato.manteros.madrid@gmail.com' o a su perfil de Facebook.

Por último, los manteros de Madrid dejan un enlace a la tienda de sus "compas" del sindicato de Barcelona, en la que, según indican, venden "productos legales y de diseño y fabricación artesanal" con los que aspiran a generar recursos que les "permitan luchar contra la desigualdad y el racismo que soporta la comunidad inmigrante africana".

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3729 en: 19 de Abril de 2020, 12:22:55 pm »
 

Manteros: sin manta ni calle pero organizando su propia "renta básica"



Visitamos la casa de Serigne, uno de los puntos donde los vendedores ambulantes de la capital recogen la "renta básica" activada por el Sindicato de Manteros de MadridDATOS | La evolución del coronavirus en España, día a día

Serigne traslada una manta cargada de camisetas al recibidor de su casa. OLMO CALVO
Por Gabriela Sánchez
18 abr 2020 22:23

En el salón de Serigne no amanece hasta las cuatro de la tarde. Las siete personas que comparten este pequeño piso de Lavapiés (Madrid) se sientan entonces sobre el sofá naranja, donde intentan retrasar la hora de la primera comida. Los sacos que solían cargar sobre sus hombros reposan ahora dispersos por varios rincones de la casa. Las camisetas de fútbol que ningún turista ha comprado abarrotan la esquina de uno de los cuartos. Los bolsos que debían haber expuesto hace semanas en la Puerta del Sol permanecen en el recibidor.


Durante las primeras tardes de confinamiento, el timbre de esta casa, donde residen siete manteros, no dejaba de sonar. Esta vivienda se ha convertido en uno de los puntos de recogida de la ayuda con la que sobreviven decenas de vendedores ambulantes en la capital. Por aquí han pasado muchas de las personas apoyadas por el Sindicato de Manteros de Madrid para recibir su parte de la caja de resistencia en la que acumulan desde hace años donaciones para casos de emergencia.


Ante la falta de ayudas gubernamentales para las personas sin papeles, la organización ha repartido una "renta básica", así la llaman, de 200 euros a un total de 60 personas durante el último mes. En estos momentos se encuentran recaudando más dinero para poder aportar a más gente la próxima semana.



Serigne muestra en su habitación las camisetas de fútbol que no ha podido vender ante la imposibilidad de salir a la calle a vender por el coronavirus. OLMO CALVO
Serigne es el encargado de distribuir las entregas de dinero a aquellos compañeros que lo necesitan. "El sindicato ha lanzado una campaña para ayudarnos. Es muy importante para nosotros. Sin esta campaña no podríamos comer", lamenta el vendedor ambulante en el interior de la estrecha habitación que comparte con su hermano.


Dos camas cubiertas con sábanas de coloridos dibujos y separadas por medio metro de distancia ocupan la mayor parte del espacio de su cuarto. A los pies de una de ellas, junto a un pequeño mueble, su herramienta de trabajo: dos grandes sacos cargados de camisetas de los principales equipos de fútbol. Esas que antes vendían frente a un estadio Santiago Bernabéu convertido ahora en un enorme almacén de productos sanitarios en la respuesta contra la pandemia.

El senegalés sujeta las cuerdas de las que solía tirar con destreza cuando se acercaba la Policía, abre la gran sábana blanca y muestra montones de camisetas aún envueltas. Observarlas le empuja a pensar de nuevo en esos temores intensificados desde el inicio de la cuarentena obligatoria. "No sé cuándo podremos volver a venderlas. No solo tengo miedo por el confinamiento, también por los meses que vienen. Creo que la gente no va a querer tocarlas, no nos van a comprar", confiesa Serigne, sentado en una pequeño taburete azul.



Varios ciudadanos senegaleses, dedicados a la venta ambulante, observan las noticias después de un mes del inicio del estado de alarma. OLMO CALVO
Detrás de él, una foto impresa en blanco y negro rompe la monotonía de su armario. En ella, un hombre posa con un cartel entre sus manos: "Sobrevivir no es delito". Es Mame Mbaye, mantero fallecido en el barrio madrileño de Lavapiés en 2018, cuando regresaba a su casa tras una persecución policial.

Llevaba 12 años en España, pero murió sin haber conseguido regularizarse. Serigne se acuerda de "su hermano" para describir su propia situación. "Llevo aquí desde 2008. Como Mame y como tantos otros, aún no he podido sacarme los papeles", lamenta el mantero. Ha intentado obtener la documentación en dos ocasiones. La primera se la denegaron. La segunda se encontraba en trámite cuando se declaró el estado de alarma. "Y ahora todo está parado".

Pasadas las 17 horas, uno de los manteros con los que vive, escondido bajo su capucha amarilla, se sienta en una pequeña mesa del salón. No habla mucho, lleva días preocupado: le han comunicado que un familiar de Senegal tiene fiebre, cuenta uno de sus amigos. Come en silencio, frente a la televisión, un plato de arroz con pollo y verduras. "Lo de siempre", añade Serigne entre risas. Él suele preparar la comida a sus compañeros. "Hice un curso de cocinero", señala con cierto orgullo.


Un joven mantero come arroz con pollo en el salón de su casa. OLMO CALVO
No hay mucho que hacer y hay poco comer. Por eso buscan posponer la hora de despertarse y del almuerzo todo lo posible. En época de confinamiento, han generado una nueva rutina diaria para estirar su ajustado presupuesto, ante la imposibilidad de salir a la calle a desplegar sus mantas en el centro de Madrid. "Ahora nos levantamos muy tarde, hago arroz con pollo y luego comemos. Así ya aguantamos hasta las 11 o doce de la noche. Comemos dos veces al día", describe el senegalés. Es su estrategia para aminorar la sensación de hambre en tiempos de coronavirus.

El hermano de Serigne, quien no pertenece al sindicato y solo recibe el apoyo de sus compañeros de piso, suele comer solo una vez al día: "Dentro de poco viene el Ramadán, pienso que ya he empezado y no me cuesta mucho comer menos", sostiene el hombre, quien, aunque tiene papeles, aún no ha podido abandonar la venta ambulante. Mientras lo explica, el resto de compañeros permanecen sentados en el sofá, con los pies descalzos sobre una gran alfombra roja, pendientes de sus teléfonos móviles.

Pasan los días de encierro "tranquilos", insisten, sin pensar mucho en las deudas acumuladas por el retraso del pago del alquiler y del material guardado entre las mantas. "El casero nos dijo que podíamos pagar el alquiler el mes que viene. También debo todo esto", dice señalando las camisetas, su fuente de empleo. "Cuando nos dejen salir, también va a ser muy difícil", sospecha Serigne. El senegalés saca de debajo de la cama una carpeta azul donde guarda los recibos de todas aquellas personas que han recogido la "renta mínima" creada por el Sindicato. Por aquí pasan a recogerlo a las horas marcadas por el mantero. Siempre de manera individual, aclara, para respetar las restricciones de movimiento ligadas al brote.


Una de las mantas cargadas de material en el recibidor. Al fondo, varios manteros hablan en el salón. OLMO CALVO
Entre ese fajo de recibos, donde especifican el nombre y el pasaporte del beneficiario, se encuentra Moussa. "El Sindicato es el único colectivo que me ayuda", repite por teléfono desde el barrio madrileño de Delicias. Durante los primeros días de confinamiento, se desplazó desde su lugar de residencia hasta la casa de Serigne para recoger los 200 euros de ayuda.

Lo primero que hizo con ese dinero fue separar 70 euros y enviárselos a sus padres, quienes aún viven en su país. Para distribuir bien esos 130 euros restantes, suele comer solo una vez al día. Vive en otro punto de Madrid, pero su rutina es muy similar a la instalada en el hogar de Serigne. Moussa se levanta a as 16 horas, toma un café y no ingiere un plato fuerte hasta alrededor de las nueve de la noche, sostiene. Para él, lo más importante es poder mandar algo de dinero a sus familiares, quienes también están sufriendo los efectos económicos del confinamiento.


Un joven senegalés confinado, que se dedica a la venta ambulante, prepara un café en su casa del barrio madrileño de Lavapiés. OLMO CALVO
La preocupación dividida entre España y Senegal
"Si vine aquí, era para ayudarles. Mientras siga recibiendo algo de dinero, continuaré mandándoles, aunque sea un poquito. No me importa comer menos", argumenta el senegalés, quien llegó a España hace tres años y medio.

La preocupación por el avance del virus en su país es compartida por cada uno de los manteros entrevistados. Su ansiedad se divide entre los números de contagiados en España y la cifra de positivos registrada en su país de origen. A los nervios ligados a la imposibilidad de trabajar se suman aquellos relacionados al empeoramiento de la situación económica de sus allegados, sin que puedan cumplir la promesa de apoyarles.

Reconocen intentar no pensar mucho en el futuro. "Hay que vivir día a día, como siempre solemos hacer. Aunque claro que asusta pensar en todo lo que esto puede durar", dice Serigne. Son expertos en salir adelante en la incertidumbre, en ganar lo justo para sobrevivir y desconocer cuánto dinero ganarán mañana. Por eso, desde hace años, el Sindicato de Manteros creó la caja de resistencia que ahora les permite tener algo que comer.

Organizaciones por la regularización
Más de un centenar de organizaciones por los derechos humanos lanzaron el lunes una petición al Gobierno exigiendo la regularización "extraordinaria y sin condiciones" de las cerca de 600 mil personas que se encuentran en situación irregular, según el comunicado. Denuncian la vulnerabilidad y condiciones de vida precarias de estas personas, sin derechos laborales ni acceso a ayudas.

En una línea similar a esta petición actuó el Gobierno de Portugal, que anunció la regularización de los migrantes pendientes del permiso de residencia para garantizar su acceso a la sanidad ante la crisis de la Covid-19. "Es un deber de una sociedad solidaria en tiempos de crisis asegurar el acceso de los ciudadanos inmigrantes a la salud y seguridad social", afirmó el ministro de Administración Interna de Portugal, Eduardo Cabrita.

El borrador del decreto que preparó el Gobierno de Pedro Sánchez para la incorporación urgente de mano de obra al sector agrícola abría una puerta a la regularización extraordinaria por el periodo que durase el contrato a algunos grupos de migrantes: solicitantes de asilo que todavía no tengan permiso de trabajo porque lleven menos de seis meses en España, o a niños migrantes que llegaron solos y que ya estén en el rango de los 18 y 21 años sin tener todavía permiso de trabajo. La versión definitiva, aprobaba en Consejo de Ministros el martes, excluía finalmente estas posibilidades.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3730 en: 08 de Mayo de 2020, 07:07:20 am »

Condenado un inmigrante senegalés por injuriar a la Policía Local de Zaragoza

El juez le impone seis meses de multa, a 5 euros diarios, por decir que los agentes requisaban la mercancía a los manteros y luego hacían negocio con ella y obtenían beneficios. Lo absuelve de calumnias.
ACTUALIZADA 7/5/2020 A LAS 18:08

    Marta Garú

El portavoz de AISA, Idrissa Gueye, muestra el dosier que han hecho llegar al Consistorio.El portavoz de AISA, Idrissa Gueye, muestra el dosier que han hecho llegar al Consistorio.Guillermo Mestre

Idrissa Gueye, expresidente de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses de Aragón (AISA), ha sido condenado a seis meses de multa, a razón de 5 euros diarios, por un delito de injurias graves con publicidad que cometió al decir que la Policía Local de Zaragoza requisaba la mercancía a los manteros y luego hacía negocio con ella y se llevaba beneficios. También dijo, según recoge la sentencia como hechos probados, que los agentes hacían eso con ellos y les agredían porque son negros.

Para el titular del Juzgado de lo Penal número 2, Eduardo Marquina, estos hechos constituyen un delito de injurias graves y lo condena por ello al pago de 900 euros. El magistrado absuelve a Idrissa Gueye del delito de calumnias que también le atribuía el Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza (STAZ) y la Fiscalía. Igualmente, exonera de este último delito a AISA, entidad que también fue juzgada.

El acusado se enfrentaba a una condena de dos años de cárcel, la solicitada por la acusación particular, representada por el abogado Luis Alfonso Rox, y a una multa de 4.200 euros, mientras que para la asociación de senegaleses solicitaba una indemnización de 11.400 euros. Durante la vista oral, la Fiscalía rebajó su petición de cárcel a multa. Mientras, el abogado de la defensa, Eduardo Martínez, reclamó la absolución al entender que su representado no había cometido delito alguno.

Este proceso se inició a raíz de un reportaje publicado en febrero titulado: “La vida del mantero, la Policía nos roba la mercancía. Solo queremos comer”. En la información, según plasma el juez, se vertían graves acusaciones contra la Policía Local de Zaragoza a raíz de las indentificaciones y la requisa de los productos que ofrecían en la calle.

Entre ellas, se decía: “La Policía nos roba, ¿dónde están las cosas que nos requisan?”. O también: “En el parte pusieron que me habían pillado vendiendo en la calle para justificar un delito contra la propiedad industrial. Se aprovechan mucho de los vendedores que no hablan bien y mienten en el parte”.

Posteriormente, el 14 de abril, se convocó en la plaza de España de una protesta (una cadena humana) contra el racismo que, en opinión del colectivo, sufría por parte de la Policía Local. Dos días antes, Idrissa Gueye compareció ante la prensa y “con claro desprecio a la verdad” y “plena conciencia de que así ofendía la dignidad y profesionalidad del mencionado cuerpo policial” manifestó, según el fallo judicial, que no entendía cómo los agentes requisaban las mercancías y no les daban ningún justificante. “Hacen negocio y recogen los beneficios”, insistió. 

Durante la protesta, el acusado volvió a hacer acusaciones similares. Para el juez, es "legítimo criticar la labor policial y de las administraciones por lo que pueda suponer de cercenar las posibilidades de supervivencia de las personas". Pero en este caso entiende que Gueye, con sus expresiones, "excedió innecesariamente ese derecho de crítica" e imputó a la Policía Local "comportamientos reprobables ilícitos o incluso racistas"

La magistrado expone que no hay prueba alguna de las imputaciones efectuadas por Idrissa Gueye, pues no consta que la investigación que hizo el Ayuntamiento culminara con algún tipo de sanción ("ni siquiera si se abrieron expedientes disciplinarios donde se oyera a los agentes mencionados por algunos ciudadanos senegaleses", recoge la sentencia.

Por esa razón, el magistrado considera que el acusado "desacreditó globalmente al  colectivo de agentes de la PolicÍa Local de Zaragoza "atribuyéndole comportamientos  sistemáticos ilícitos y racistas" . Esto refuerza la idea de que el inmigrante senegalés era perfectamente consciente" de que al hablar así "menoscababa gravemente la dignidad y profesionalidad del mencionado Cuerpo Policial en su conjunto".

"Con tales expresiones el acusado no se limitó a hacer de interprete o de correa de transmisión de quejas u opiniones de otros ciudadanos de su país, sino que a título personal hizo imputaciones de enorme gravedad contra la Policía Local".

Contra la sentencia cabe recurso.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3731 en: 23 de Agosto de 2020, 07:07:55 am »

La "nueva normalidad" apenas existe para los manteros y lateros: "Estamos aún peor que durante el confinamiento"

    La falta de turistas y el miedo al virus mantienen en la precariedad a migrantes sin papeles dedicados a la venta ambulante: sin ayudas públicas y con las donaciones ciudadanas cada vez más mermadas, algunos aseguran que su situación más complicada que durante el estado de alarma


Gabriela Sánchez
22 de agosto de 2020 21:42h

@gabriela_schz

Nur Mohamed tiene marcada la última tarde que pudo salir a trabajar. “El día de la mujer”, apunta el hombre bangladesí, dedicado a la venta ambulante. Desde aquel 8 de marzo, poco antes de la declaración del estado de alarma, no ha vuelto a la calle cargado de latas de cerveza, flores artificiales o sombreros de estridentes colores. Moussa también intenta buscar alguna hora en la que merezca la pena extender de nuevo la manta en las plazas de Madrid, pero el aumento de la vigilancia policial, la falta de turistas y el “miedo” al coronavirus impide que apenas pueda volver a casa con algo de dinero.
Manteros: sin manta ni calle pero organizando su propia "renta básica"


La “nueva normalidad” nunca llegó para muchos migrantes sin papeles dedicados a la venta ambulante. Manteros y lateros acumulan más de cinco meses sin ingresos, sin apenas poder trabajar, y sin acceso a ayudas públicas debido a su situación administrativa irregular. “No tengo papeles, no tengo nada. No tengo trabajo. Antes trabajaba en la calle y, poco a poco, podía salir adelante. Luego, vino el confinamiento. Ahora, la policía molesta mucho por el día y, por la noche, no hay gente”, describe Nur Mohamed, de 28 años.

El bangladesí, como muchos lateros, solía aprovechar las horas nocturnas de los fines de semana para vender cerveza por las calles de Madrid. Sobre la medianoche empezaba su jornada hasta las 6 de la mañana, cuando ofrecía la última cerveza a quienes ‘cerraban’ bares o discotecas. “Tras el estado de alarma no sale mucha gente por la noche. Y ahora que los bares cierran a la 1… ”, se lamenta el hombre en la sede de la asociación Valiente Bangla, en el barrio madrileño de Lavapiés. Algunos compañeros sí vuelven a vender sus productos por algunos parques de Madrid, pero no hay espacio para todos.
Los lateros siguen sin apenas poder trabajardes de antes del estado de alarma.

Durante este tiempo sin empleo, Nur Mohamed y sus compañeros salen adelante gracias al banco de alimentos de esta histórica organización, de la que también participan como voluntarios en repartos de comida a domicilio. “Ahora que no trabajo, estoy en casa o aquí, en Valiente Bangla, ayudando en lo que pueda”, añade el bangladesí, quien llegó a España hace algo más de un año, después de trabajar un tiempo en la construcción en Singapur. Gracias a la solidaridad de sus compatriotas puede comer, pero ya acumula cinco meses sin pagar el alquiler.

“¿Cómo voy a pagarlo si no puedo trabajar?”, pregunta Nur. “Puedo comer, con productos básicos, pero nada más. Para gastos personales, como el saldo del móvil, tengo problema. Y ya llevo cinco meses sin pagar el alquiler”, lamenta el hombre, quien vive junto a siete personas más. A las complicaciones económicas se suma el miedo al contagio, debido a las condiciones en las que residen muchos migrantes en situación irregular. El bangladesí duerme en una habitación compartida con cuatro compañeros. Cada uno debería abonar 200 euros mensuales por persona. De momento, el casero, también originario de su país, es comprensivo, aunque su deuda se incrementa: "Sabe cuál es nuestra situación y dice que podemos dárselo más adelante".

No todos tienen la misma “suerte”. “Sabemos que muchos lateros no han podido pagar el alquiler en estos meses y ahora viven en la calle. Algunos acuden a nosotros, e intermediamos con el Samur Social. Otros, con vergüenza, se quedan en parques y apenas podemos ayudarlos”, sostiene Elahi, presidente de Valiente Bangla, quien exige al Gobierno el impulso de un proceso de regularización masivo que permita el acceso a empleos y viviendas dignas a quienes ahora viven en la clandestinidad. La exigencia, apoyada por mil organizaciones y la formación Unidas Podemos, ha sido rechazada por el Ejecutivo.

A Moussa su casero le llama “tres veces cada semana” para preguntar si ya puede pagar el alquiler. La respuesta sigue siendo negativa. Su situación, como la de varios manteros contactados por elDiario.es, ha empeorado con respecto a los meses de confinamiento. Entonces, el Sindicato de Manteros de Madrid aún tenía dinero en su “caja de resistencia”, con la que entregaba una “renta básica” -como ellos le llamaban- de 200 euros a cerca de 60 manteros cada mes. A medida que han pasado los meses, el dinero recaudado se ha agotado mientras que la solidaridad ciudadana que caracterizó a la época de cuarentena obligatoria ha caído durante los meses de verano. “Nos ayudaron durante mucho tiempo, pero ahora ya no pueden”, dice el senegalés, quien ahora acude a un banco de alimentos de su barrio.
Serigne muestra en su habitación las camisetas de fútbol que no ha podido vender ante la imposibilidad de salir a la calle a vender por el coronavirus.

Serigne era encargado de organizar la “renta básica” en el Sindicato. Su casa, donde viven siete manteros, se convirtió en el punto de reparto de dinero para los compañeros más necesitados durante el confinamiento. “Ahora es más duro. Antes, en el estado de alarma, el sindicato estaba ayudando a mucha gente. Pero ya han pasado muchos meses con la gente parada y ahora está vacío, no hay nada en la caja de resistencia”, sostiene el vendedor ambulante. “Mi hermano mayor, llama a un banco de alimentos. Cogemos arroz, pasta, aceite, leche… y con eso estamos. Con eso y organización no pasamos hambre, pero ya no tenemos más”, detalla. De los más de cinco meses transcurridos desde la declaración de la cuarentena obligatoria, solo ha podido pagar un mes de alquiler.

“El dueño de la casa está llamando todo el día a mi hermano mayor… Le decimos que solo tenemos algo de dinero para comer o pagar la luz, pero no para el alquiler”, cuenta Serigne resignado. Ya acumula cuatro facturas de la luz sin pagar. “El mes que viene si no pagamos, se va a cortar la luz. Pero, ¿qué vamos a hacer? Sin trabajar, sin ayudas…”, dice.

Pasan las  22 horas y Serigne junto algunos compañeros se dirigen a la Puerta del Sol. Van a intentar desplegar la manta para ver si pueden vender alguno de sus productos. “Suelo ir a partir de las 22:30, porque la policía no deja antes. Pero la gente casi no compra, sigue teniendo miedo. Sobre esa hora, estamos unos 45 minutos, por si conseguimos algo, pero es muy difícil. A las 23:30 horas ya aparecen los coches de la policía para echarnos”, se queja el mantero.

Hace cuatro meses, Serigne ya imaginaba que lo peor estaba por llegar. Evitaba pensar mucho en el futuro, pero temía que sus dificultades económicas no acabarían con la “nueva normalidad”. "No sé cuándo podremos volver a venderlas”, decía a elDiario.es en su pequeña habitación, junto a un saco cargado de camisetas de fútbol. “No solo tengo miedo por el confinamiento, también por los meses que vienen. Creo que la gente no va a querer tocarlas, no nos van a comprar", auguraba el senegalés en el mes de abril.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3732 en: 31 de Agosto de 2020, 06:34:22 am »

El "top manta" desaparece por el coronavirus

Los inmigrantes dedicados a la venta ilegal se organizan para sobrevivir ante la ausencia de turistas

31/08/20access_time 1:02

Lara Zofío Lleó

La crisis social y económica derivada del coronavirus ha supuesto un estacazo para la mayoría de sectores de la sociedad, aunque hay colectivos más vulnerables ante las dificultades ocasionadas por la pandemia. Este es el caso de los manteros de España. Sin ayudas de la administración y sin poder vender en las calles, sobreviven como pueden.   

El Confidencial Digital ha hablado con el Sindicato de Manteros de Madrid y el de Barcelona para que expliquen la situación actual de sus compañeros y cómo están sobrellevando las consecuencias de la pandemia.

No hay ventas de top manta

Desde ambas organizaciones afirman que el top manta ha desaparecido. Ya sea por la ausencia de turistas, las dificultades económicas por las que pasan la mayoría o el miedo al Covid-19, la realidad es que sus ventas son casi inexistentes. “Nosotros vivimos de las sobras de los demás. Si la gente tiene sus gastos cubiertos, y les sobra dinero, sí que se permiten el lujo de comprar algo. Pero si solo les alcanza para lo básico no se gastan nada en nuestros productos” confirma Serigne portavoz del sindicato de la capital.

Aún así muchos se la juegan y salen a vender sus productos, a pesar de que saben que lo más probable es que vuelvan a casa con las manos vacías, porque no tienen muchas más opciones para conseguir ingresos. Viven “al día”.

Los pocos que salen siguen todas las medidas que se piden: llevan mascarilla, alcohol y mantienen la distancia social. Lo hacen no solo por evitar ser multados, sino porque ellos también le temen al virus. Pero, estar encerrados en su casa sin recursos para sobrevivir es un problema mayor que la enfermedad.

Los "manteros" se organizaron para sobrevivir

Desde el sindicato de Barcelona exponen que son los propios "manteros", muchos de ellos sin papeles, los que se organizaron para ayudarse entre sí, ya que, a falta de ayudas de la administración, su único ingreso eran las ventas en la calle, que desaparecieron con el estado de alarma.

Las campañas de apoyo por y para los manteros comenzaron con el confinamiento. La abrupta interrupción de su única ocupación les empujó a una búsqueda colectiva de recursos. En Cataluña organizaron un banco de alimentos financiado con lo poco que podían aportar ellos mismos, y otras personas en situación de riesgo, y con las donaciones de organizaciones y particulares. En Madrid, siguiendo el mismo método, consiguieron reunir ahorros para distribuirlos de forma equitativa. Daban entre 50 y 200 euros en función de las necesidades que tuviera cada uno.

Ambas iniciativas siguen en funcionamiento puesto que apenas han visto brotes verdes. Aunque sí tienen mayor facilidad ahora para organizar la distribución de los recursos que durante el estado de alarma. Cuando en España se impuso el confinamiento, les resultó muy difícil repartir las ayudas. En muchas ocasiones, los compañeros que ya tenían papeles tuvieron que acercarse donde vivían los que no los tenían para evitar que multaran a estos últimos, como ocurrió en alguna ocasión.

Actualmente, dado que la mayoría sobreviven de las ayudas de los sindicatos o de comedores sociales y otras organizaciones, muchos no pueden enviar dinero a sus casas. Relatan la crudeza que supone no poder ayudar a sus familias que al otro lado del mar también se enfrentan a la pandemia, pero a su vez explican que deben sobreponerse puesto que “lo primero es sobrevivir”.
Muchos "manteros" emigraron al campo

La desesperación les empuja a moverse constantemente en busca de trabajo. Durante abril y mayo un gran número de manteros emigró al campo ante la promesa de conseguir los papeles y/o trabajo. Agricultura solicitó cientos de miles de recolectores cuando, llegados los meses de recolección, el cierre de fronteras y la restricción de movimientos impidieron la llegada de miles de temporeros desde otros países. Y, aunque se hizo un llamamiento a los españoles parados, finalmente fueron las personas en situación irregular las que conformaron la mayoría de la plantilla de recolectores la pasada temporada.

El sindicato de Manteros de Madrid calcula que mínimo entre el 60% y el 70% de los recolectores eran inmigrantes sin papeles. La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón aseguró en abril que “casi un 95% de las solicitudes para trabajar en el campo fueron de trabajadores extranjeros y del total de estos, casi un 93% no tenían permiso de trabajo”.
Coronavirus y pésimas condiciones de trabajo

Además de las dificultades económicas, ellos también son vulnerables frente al coronavirus. La mayoría viven en pisos de alquiler, y los demás en casas okupas o albergues, que se ubican en las zonas más pobres de las grandes ciudades, donde ahora mismo se encuentran grandes focos de contagio. Aún así aclaran que ellos, de momento, no tienen conocimiento de ningún caso de coronavirus que no haya surgido en el campo, donde las condiciones de trabajo son lamentables según denuncian varias organizaciones.

Ya en febrero, el relator de la ONU para la pobreza extrema y los derechos humanos, Philip Alston, quedó "pasmado" tras ver que los recolectores de fresa en Huelva vivían "como animales", como informó Europa Press. El portavoz afirmó que visitó zonas de España "con peores condiciones que un campo de refugiados, sin agua corriente ni electricidad".

El sindicato de Madrid lamenta el llamamiento que desde el Gobierno se hizo para que jóvenes extranjeros, de entre 18 y 21 años, fueran a trabajar al campo, prometiendoles  un permiso de trabajo de dos años a cambio de su labor. “Animaron a chavales que tenían que estar pensando en ir a la universidad a meterse en ese sector de miseria” protesta Serigne.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3733 en: 10 de Septiembre de 2020, 17:19:07 pm »


La Audiencia absuelve al inmigrante senegalés condenado por injuriar a la Policía Local de Zaragoza



El tribunal considera que no hay pruebas de que quisiera injuriar y que prevalece el derecho la libre expresión e información.

ACTUALIZADO 07/09/20 A LAS 11:49MARTA GARÚ
El portavoz de AISA, Idrissa Gueye, muestra el dosier que han hecho llegar al Consistorio.
El portavoz de AISA, Idrissa Gueye, en la rueda de prensa en la que mostraba  el dosier que habían hecho llegar al Consistorio con sus quejas. Guillermo Mestre
La Audiencia Provincial de Zaragoza ha absuelto a Idrissa Gueye, expresidente de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses de Aragón (AISA), del delito de injurias graves con publicidad por el que fue condenado. Un juzgado de lo penal le impuso una pena de seis meses de multa (900 euros) por decir que la Policía Local de Zaragoza requisaba la mercancía a los manteros, hacía negocio con ella y se llevaba beneficios. También dijo, según la sentencia, que los agentes les agredían por ser negros.


Ahora, los magistrados de la Audiencia estiman que debe ser absuelto puesto que tienen dudas de si las frases que se dicen injuriosas fueron dichas por el acusado y en qué contexto y circunstancias. Dudan también de si su intención era la de injuriar o más bien criticar o informar sobre hechos que los manteros habían denunciado a nivel interno de la asociación que presidía el acusado.

Idrissa Gueye y la asociación fueron denunciados por el Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza (STAZ) y la Fiscalía. El acusado fue defendido por Eduardo Martínez Miñana, abogado de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados de Zaragoza, quien en todo momento reclamó su absolución

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 187190
Re:De la venta ambulante (Top manta, fruta...)
« Respuesta #3734 en: 12 de Septiembre de 2020, 07:35:00 am »


La incómoda versión de los manteros: absuelto el líder africano que acusó a la Policía Local de Zaragoza de robarles
La Audiencia Provincial dictamina que un ciudadano no puede ser condenado por el mero hecho de que una denuncia pública pueda resultar aparentemente injuriosa cuando la realiza “en el ejercicio de un derecho o un cumplimiento de un deber”, en este caso las quejas del colectivo de vendedores ambulantes.

Idrissa Gueye, en la mesa con camisa de cuadros, se sentará este miércoles en el banquillo de los acusados para afrontar una petición de condena de dos años de prisión. / Marimar Cabrera
Idrissa Gueye, en la mesa con camisa de cuadros, , fue arropado antes de juicio por organizaciones sociales y políticas de Zaragoza. MARIMAR CABRERA

ZARAGOZA 11/09/2020 07:40

EDUARDO BAYONA @e_bayona

Afirmar públicamente que algunos policías "requisan pertenencias de los manteros sin justificarlo a través de ningún documento" y que "les agreden y lo hacen sólo porque son negros" no constituye, de por sí, un delito. O, cuando menos, no siempre.

Así lo ha dictaminado la Audiencia Provincial de Zaragoza, que ha revocado la condena por injurias que el Juzgado de lo Penal número 2 de Zaragoza había impuesto al autor de esas afirmaciones, Idrissa Gueye, cuando era presidente de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses de Aragón (AISA).

Gueye pronunció esas palabras, recogidas por varios medios, durante una concentración de manteros frente al ayuntamiento de Zaragoza en la primavera de 2018, poco después de que, tras la muerte de Mame Mbaye en Lavapiés, AISA y el colectivo de Derechos Civiles 15-M hubieran hecho llegar al consistorio las quejas de quince vendedores callejeros que aseguraban haber sufrido a manos de agentes abusos como la requisa del género con el que trabajaban sin que quedara constancia del mismo, o no de todo, en las actas. Protestaban contra lo que consideraban episodios de racismo institucional.

    Vendedores ambulantes/EFE
    Una juez investiga a manteros por acusar a la Policía Local de robarles en Zaragoza
    EDUARDO BAYONA

Las denuncias, cada una de las cuales incluía la identificación de los agentes señalados y la fecha de la intervención policial, dieron lugar a la apertura de una información reservada que acabó archivada unos meses después sin más consecuencias.

Es decir, que no quedó acreditada ninguna infracción por parte de los agentes como tampoco la hubo, finalmente, en la denuncia pública de Idrissa Gueye, que planteó, como las denuncias, una incómoda versión, muy distante de la oficial, sobre la convivencia interracial en las calles de Zaragoza.
“Lo triste es que hayamos tenido que llegar hasta aquí”

"Dudamos en definitiva sobre el ánimo injuriante del acusado", señala el tribunal provincial, al que no le parecen "desmedidas o imprudentes las consideraciones genéricas sobre algún miembro de la Policía Local, que bien se pudieron realizar en un contexto de crítica e información a la opinión pública de algo que se consideraba de su interés".

    Idrissa Gueye, en la mesa con camisa de cuadros, se sentará este miércoles en el banquillo de los acusados para afrontar una petición de condena de dos años de prisión. / Marimar Cabrera
    Un líder africano, en el banquillo por acusar a la Policía Local de Zaragoza de robar a los manteros
    EDUARDO BAYONA

"La sentencia está muy fundamentada, lo triste es que hayamos tenido que llegar hasta aquí", explicaron fuentes de Derechos Civiles 15-M, grupo que fue inicialmente encartado como presunto autor de un delito de odio y exculpado de ese cargo.

"Es una victoria, pero relativa, porque este tipo de asuntos están acabando en absolución en toda España. Sin embargo, la función de la denuncia, que era mediática y criminalizadora, se ha cumplido", anotaron. "La cuestión es que este tipo de denuncias no sean admitidas a trámite. Hemos ganado el juicio, pero el trabajo ya estaba hecho", añadieron.
“La crítica que necesariamente ha de existir en unos hechos de relevancia”

El Juzgado de lo Penal concluyó que Idrissa había actuado "con temerario desprecio a la verdad y con plena conciencia de que así ofendía la dignidad y profesionalidad del mencionado cuerpo policial" cuando pronunció esas palabras, criterio que no comparte la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, que ha avalado el recurso presentado por Eduardo Martínez Miñana, letrado del africano.

    Samba, senegalés de 28 años, muestra el el salón de su casa de Lavapiés la manta con los bolsos que no ha podido vender en la calle durante el confinamiento decretado por el coronavirus.- JAIRO VARGAS
    Serigne: "Si el Gobierno me diera papeles dejaría de ser mantero"
    JAIRO VARGAS

"No dudamos de que el acusado tuviera palabras de censura hacia la Policía Local y alguna de sus actuaciones, pero nos asalta la duda sobre su origen", señala la sentencia, que disecciona la configuración jurídica de los delitos contra el honor y su equilibrio con las libertades de expresión y de información.

La Audiencia recuerda que para que una afirmación sea calumniosa o injuriante debe realizarse "necesariamente con el propósito de deshonrar, desacreditar o menospreciar a aquel contra quien se dirige", si bien esas mismas palabras pueden resultar justificadas "al estimarse que se actuó en el ejercicio de un derecho o un cumplimiento de un deber".

Es decir, que cabe que esté "presente alguna otra intención distinta que puede coexistir con el animus injuriandi, o desplazarlo y excluirlo", lo que elimina "este elemento del delito y la consiguiente responsabilidad criminal". Se refiere al ejercicio de la libertad de expresión "como presupuesto imprescindible para la existencia de una opinión pública libre, necesaria para el desarrollo del pluralismo que ha de existir en un Estado democrático de Derecho".

En este caso, añade, la sentencia del Juzgado de lo Penal no aclara "si el acusado manifestaba ideas propias o eran transmisiones de las denuncias que figuraban en el dossier elaborado al efecto y aconsejado precisamente por la propia Policía Local". En el segundo caso, concluye, las finalidades de la ley y de los tribunales son las de  "no obstaculizar la crítica que necesariamente ha de existir en estos hechos de interés general y de favorecer la mayor participación de los ciudadanos en los asuntos públicos".


    Las tortugas bobas abrazan el litoral metropolitano de Catalunya [Las tortugas bobas abrazan el litoral metropolitano de Catalunya] Las tortugas bobas abrazan el litoral metropolitano de Catalunya
    El exnúmero dos de Interior con el PP: "Mi grandísimo error fue serle leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal" [El exnúmero dos de Interior con el PP: "Mi grandísimo error fue serle leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal"] El exnúmero dos de Interior con el PP: "Mi grandísimo error fue serle leal a miserables como Jorge, Rajoy o Cospedal"
    La batalla final de los veteranos de guerra en Los Ángeles: encontrar un techo [La batalla final de los veteranos de guerra en Los Ángeles: encontrar un techo] La batalla final de los veteranos de guerra en Los Ángeles: encontrar un techo