Autor Tema: Estilos de vestir en dia libre  (Leído 39393 veces)

Desconectado escalaejecutiva

  • Moderador
  • Chamán
  • **
  • Mensajes: 11432
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #300 en: 03 de Junio de 2016, 13:54:49 pm »
Sus enormes pechos apenas le caben en el top y fue expulsada del gimnasio



Jenna Vecchio, una joven canadiense, denunció en su cuenta de Facebook haber sido objeto de "discriminación" en el gimnasio donde se ejercita por tener los senos demasiado grandes.

 “Soy socia del Movati Athletic Club en Ottawa - Orleans. Hoy un responsable del club me ha dicho que la camiseta que llevo puesta es inapropiada y ofensiva para los trabajadores y otros usuarios”, escribió la canadiense. "Que debido al tamaño de mis senos no podía llevar un top", fue la explicación que me dieron.

Jenna decidió preguntar a todas las mujeres que estaban en el gimnasio en ese momento si su ropa les resultaba ofensiva y todas respondieron que no. "Quedó claro que las únicas ofendidas debían ser las dos supervisoras presentes en la sala", opina.

"Me sentí humillada y discriminada. ¿Por qué yo no puedo vestir un top y otras mujeres sí? ¿Diferentes cuerpos significan diferentes reglas?", se pregunta.

Su protesta se ha hecho viral en la redes sociales, donde muchos internautas le dan la razón, su apoyo y piden al gimnasio que le permitan practicar deporte con esa vestimenta que a las demás usuarias.



Hombres heterosexuales ofendidos en el gimnasio pocos... :carcaj
-Me acuerdo de madre, padre.
-Bueno, pero...¿no te gusta la moto que te he comprado?"

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #301 en: 03 de Junio de 2016, 14:23:41 pm »


Hombres heterosexuales ofendidos en el gimnasio pocos... :carcaj


 :carcaj





Desconectado Kimi1

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 4
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #302 en: 19 de Octubre de 2016, 11:47:45 am »
Pelo engominado y gafas de sol molan de http://www.tusgafasdesolonline.com/

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #303 en: 17 de Enero de 2017, 15:56:05 pm »
Modelito de fondo de armario ante la ola de frío que viene.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #304 en: 01 de Febrero de 2017, 09:00:31 am »
Que será lo próximo...el tuteo?



 :Quemado_1



Adáptate a las tendencias

Al trabajo ya no se va con traje: el nuevo código de vestir para quedar bien


La moda no solo está en la calle, también está presente en la oficina. El problema es que lo que valía ayer, ya no sirve hoy y mañana estará anticuado. Estas son las nuevas reglas

Gonzalo de Diego Ramos

Tiempo de lectura6 min
01.02.2017 – 05:00 H.

Los hombres ya se pueden ir olvidando del traje y las mujeres del 'tailleur' de chaqueta y falda. Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Peter Chou, Larry Ellison, Richard Branson... además de revolucionar el mundo de la tecnología han transformado (¿sin querer?) la vestimenta con la que hay que acudir al trabajo.

¿Cuáles son los motivos por los que el 'look' en la oficina ha cambiado tanto? Recientemente, Zuckerberg colgaba en su cuenta de Facebook la siguiente foto con las prendas de su guardarropa.

Un armario, sin duda, monótono. El joven emprendedor afirma que tener un abanico tan limitado de posibilidades le ayuda a aumentar su productividad: "Quiero hacer limpieza en mi vida para asegurarme de que tengo que tomar el menor número de decisiones y poderme centrar en esta comunidad". Eligiendo un uniforme para su día a día Zuckerberg quería demostrar su compromiso con su ocupación.

No es necesario ser un "dejado", pero si los grandes CEO's de las empresas más poderosas han abandonado la etiqueta, ¿por qué los comunes empleados tienen que ir de punta en blanco? Es cierto que existen profesiones, como la de comercial, donde los códigos de vestimenta están muy codificados, pero para la mayoría de trabajadores llevar hoy una indumentaria excesivamente formal puede ofrecer una imagen conservadora que llegue a provocar hasta rechazo.

Llevar unos vaqueros denota que uno no es extravagante y que está dispuesto a integrarse en su ambiente de trabajo como si fuera uno más

La paradoja moderna del estilo está en saber vestir de calle, pero con distinción. Lo complicado, por tanto, es no caer en el falso lujo, pero tampoco que parezca que uno sale a comprar el pan, y, por supuesto, no crear combinaciones grotescas como ese "con mi chandal y mis tacones arreglá, pero informal", que cantaba Martirio.

El asunto es peliagudo ya que las normas han cambiado mucho. Lo que ahora toma relevancia son los pequeños detalles. Minúsculas variaciones pueden ocasionar que, a pesar de que llevas puesto lo mismo que todo el mundo, tu indumentaria sea inadecuada para tu profesión: basta pensar en cómo los informáticos llevan códigos de vestimenta diferentes a los de profesores y periodistas. A continuación te damos las claves para encontrar ese justo punto medio y para que aprendas adaptarlo a tu ocupación y a tu personalidad.

El secreto está en los vaqueros

El caso de los 'jeans' es el mejor ejemplo de cómo el estatus de una prenda no depende del tejido en sí, sino de cómo se interpreta socialmente el hecho de llevarla puesta. Estos pantalones han tenido un papel muy relevante en el trabajo de la clase obrera de diferentes países. Posteriormente fueron adquiriendo prestigio (actualmente existen vaqueros a precios desorbitados) al ser transformados en indumentaria 'casual' por famosos y miembros de las clases altas.

Es más difícil alcanzar el término medio con los zapatos: si están cuidados resultan lujosos, los desgastados proyectan una imagen desaliñada

Llevar puestos unos vaqueros denota que la persona no es extravagante y que está dispuesto a integrarse en su ambiente de trabajo como si fuera uno más. La gracia de esta prenda consiste en aceptarla como base y elegir con inteligencia las pequeñas particularidades que están más en sintonía con nuestro cuerpo, nuestra forma de ser y nuestro empleo. El color (más claro o más oscuro), la forma ('skinny', 'loose', 'slim'...) y los detalles (rotos, desgastados, con letras, descoloridos, etc.) ofrecen multitud de variantes con las que jugar. Ir a comprar un vaquero es, de hecho, una tarea que puede llevar horas hasta encontrar aquel que se adapte mejor a nosotros. Otra manera de darles un toque de personalidad es a través del cinturón que usamos como complemento.

Las zapatillas no son solo para correr

Es curioso cómo ha cambiado la percepción de los zapatos. Es mucho más difícil alcanzar ese término medio del que hablamos con este calzado: los zapatos demasiado cuidados y brillantes resultan lujosos, mientras que si están desgastados proyectan una imagen desaliñada.
(iStock)
(iStock)


Por parte de las mujeres, el tacón, de nuevo, puede dar un 'look' demasiado excesivo en una oficina, además de ser una mala opción de cara a la salud de los pies. Hoy en día existen zapatillas sobrias y elegantes que son perfectas para vestir. El truco está en huir de los colores flúor, de las zapatillas de 'running', así como de otras opciones exageradas propias del mundo de los deportes, como las botas de baloncesto o de trekking. Las zapatillas estilo 'classic' o aquellas con suela plana que se diseñan para la calle son una elección segura.
Ten en cuenta el olor corporal

Si te da la sensación de que tu camiseta y tus vaqueros son solo un aburrido uniforme de trabajo, considera que tienes vía libre para jugar con otros factores con los que adornar tu cuerpo. El olor es un signo personal primario y encontrar el que más se adapte a ti no es para nada sencillo.

Un reloj en los hombres dice mucho. La hora se mira hoy en los móviles. La relevancia de ese complemento se encuentra en su valor estético

La gama va desde confiar en tu propio olor corporal (importantísimo en ese caso ir muy bien aseado y utilizar desodorantes neutros que combatan el sudor que aparecerá durante el día) hasta los perfumes, pasando por las suaves colonias. Considera que el olor es un aspecto que resulta invasivo para los demás: si es ligero puede resultar agradable; si es fuerte, puede llegar a ser molesto. Lo importante es saber jugar con las cantidades y que el resultado no sea demasiado intenso como para acabar mareando a tu compañero de al lado.
La importancia de los complementos

Al igual que el olor, pequeños detalles pueden ir dándonos identidad y carácter. Un reloj en los hombres dice mucho (las mujeres se fijan con frecuencia en las manos). Hoy casi siempre consultamos la hora en el móvil o en el ordenador, así que toma conciencia de que la relevancia de ese elemento se encuentra casi exclusivamente en su valor estético.

Si los tatuajes están en la calle, ¿por qué no pueden encontrarse en el puesto de trabajo?

Con los complementos existen innumerables recursos: pendientes, anillos, pulseras, colgantes... El uso de estos es muy distinto entre hombres y mujeres. Ellas tienen más libertad frente a los varones, que se ven más condicionados por ciertos prejuicios ligados a la profesión.

Para el género femenino ir al trabajo no tiene por qué significar renegar del maquillaje. Eso sí, considera que pasas muchas horas en tu puesto y mucho maquillaje puede ser incómodo. Son suficientes unos pequeños toques que añadan distinción.

Adiós al prejuicio de los tatuajes

Durante años los tatuajes se han penalizado en ciertos empleos de forma injustificada. Sin embargo, ¿si están en la calle por qué no pueden estar en el puesto de trabajo? Ten en cuenta que la percepción de estas marcas corporales está cambiando mucho (sobre todo cuando los propios jefes suelen llevar alguno).

Si existen supermodelos como Kate Moss o Jourdan Dunn que han adornado su cuerpo con tatuajes, no se entiende por qué en algunas empresas un empleado de oficina no puede llevar uno visible.

Desconectado mu2

  • Profesional
  • Experto I
  • *
  • Mensajes: 4874
  • "Son mis principios; si no le gustan, tengo otros"
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #305 en: 01 de Febrero de 2017, 09:48:23 am »
Que será lo próximo...el tuteo?



 :Quemado_1



Adáptate a las tendencias

Al trabajo ya no se va con traje: el nuevo código de vestir para quedar bien


La moda no solo está en la calle, también está presente en la oficina. El problema es que lo que valía ayer, ya no sirve hoy y mañana estará anticuado. Estas son las nuevas reglas

Gonzalo de Diego Ramos

Tiempo de lectura6 min
01.02.2017 – 05:00 H.

Los hombres ya se pueden ir olvidando del traje y las mujeres del 'tailleur' de chaqueta y falda. Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Peter Chou, Larry Ellison, Richard Branson... además de revolucionar el mundo de la tecnología han transformado (¿sin querer?) la vestimenta con la que hay que acudir al trabajo.

¿Cuáles son los motivos por los que el 'look' en la oficina ha cambiado tanto? Recientemente, Zuckerberg colgaba en su cuenta de Facebook la siguiente foto con las prendas de su guardarropa.

Un armario, sin duda, monótono. El joven emprendedor afirma que tener un abanico tan limitado de posibilidades le ayuda a aumentar su productividad: "Quiero hacer limpieza en mi vida para asegurarme de que tengo que tomar el menor número de decisiones y poderme centrar en esta comunidad". Eligiendo un uniforme para su día a día Zuckerberg quería demostrar su compromiso con su ocupación.

No es necesario ser un "dejado", pero si los grandes CEO's de las empresas más poderosas han abandonado la etiqueta, ¿por qué los comunes empleados tienen que ir de punta en blanco? Es cierto que existen profesiones, como la de comercial, donde los códigos de vestimenta están muy codificados, pero para la mayoría de trabajadores llevar hoy una indumentaria excesivamente formal puede ofrecer una imagen conservadora que llegue a provocar hasta rechazo.

Llevar unos vaqueros denota que uno no es extravagante y que está dispuesto a integrarse en su ambiente de trabajo como si fuera uno más

La paradoja moderna del estilo está en saber vestir de calle, pero con distinción. Lo complicado, por tanto, es no caer en el falso lujo, pero tampoco que parezca que uno sale a comprar el pan, y, por supuesto, no crear combinaciones grotescas como ese "con mi chandal y mis tacones arreglá, pero informal", que cantaba Martirio.

El asunto es peliagudo ya que las normas han cambiado mucho. Lo que ahora toma relevancia son los pequeños detalles. Minúsculas variaciones pueden ocasionar que, a pesar de que llevas puesto lo mismo que todo el mundo, tu indumentaria sea inadecuada para tu profesión: basta pensar en cómo los informáticos llevan códigos de vestimenta diferentes a los de profesores y periodistas. A continuación te damos las claves para encontrar ese justo punto medio y para que aprendas adaptarlo a tu ocupación y a tu personalidad.

El secreto está en los vaqueros

El caso de los 'jeans' es el mejor ejemplo de cómo el estatus de una prenda no depende del tejido en sí, sino de cómo se interpreta socialmente el hecho de llevarla puesta. Estos pantalones han tenido un papel muy relevante en el trabajo de la clase obrera de diferentes países. Posteriormente fueron adquiriendo prestigio (actualmente existen vaqueros a precios desorbitados) al ser transformados en indumentaria 'casual' por famosos y miembros de las clases altas.

Es más difícil alcanzar el término medio con los zapatos: si están cuidados resultan lujosos, los desgastados proyectan una imagen desaliñada

Llevar puestos unos vaqueros denota que la persona no es extravagante y que está dispuesto a integrarse en su ambiente de trabajo como si fuera uno más. La gracia de esta prenda consiste en aceptarla como base y elegir con inteligencia las pequeñas particularidades que están más en sintonía con nuestro cuerpo, nuestra forma de ser y nuestro empleo. El color (más claro o más oscuro), la forma ('skinny', 'loose', 'slim'...) y los detalles (rotos, desgastados, con letras, descoloridos, etc.) ofrecen multitud de variantes con las que jugar. Ir a comprar un vaquero es, de hecho, una tarea que puede llevar horas hasta encontrar aquel que se adapte mejor a nosotros. Otra manera de darles un toque de personalidad es a través del cinturón que usamos como complemento.

Las zapatillas no son solo para correr

Es curioso cómo ha cambiado la percepción de los zapatos. Es mucho más difícil alcanzar ese término medio del que hablamos con este calzado: los zapatos demasiado cuidados y brillantes resultan lujosos, mientras que si están desgastados proyectan una imagen desaliñada.
(iStock)
(iStock)


Por parte de las mujeres, el tacón, de nuevo, puede dar un 'look' demasiado excesivo en una oficina, además de ser una mala opción de cara a la salud de los pies. Hoy en día existen zapatillas sobrias y elegantes que son perfectas para vestir. El truco está en huir de los colores flúor, de las zapatillas de 'running', así como de otras opciones exageradas propias del mundo de los deportes, como las botas de baloncesto o de trekking. Las zapatillas estilo 'classic' o aquellas con suela plana que se diseñan para la calle son una elección segura.
Ten en cuenta el olor corporal

Si te da la sensación de que tu camiseta y tus vaqueros son solo un aburrido uniforme de trabajo, considera que tienes vía libre para jugar con otros factores con los que adornar tu cuerpo. El olor es un signo personal primario y encontrar el que más se adapte a ti no es para nada sencillo.

Un reloj en los hombres dice mucho. La hora se mira hoy en los móviles. La relevancia de ese complemento se encuentra en su valor estético

La gama va desde confiar en tu propio olor corporal (importantísimo en ese caso ir muy bien aseado y utilizar desodorantes neutros que combatan el sudor que aparecerá durante el día) hasta los perfumes, pasando por las suaves colonias. Considera que el olor es un aspecto que resulta invasivo para los demás: si es ligero puede resultar agradable; si es fuerte, puede llegar a ser molesto. Lo importante es saber jugar con las cantidades y que el resultado no sea demasiado intenso como para acabar mareando a tu compañero de al lado.
La importancia de los complementos

Al igual que el olor, pequeños detalles pueden ir dándonos identidad y carácter. Un reloj en los hombres dice mucho (las mujeres se fijan con frecuencia en las manos). Hoy casi siempre consultamos la hora en el móvil o en el ordenador, así que toma conciencia de que la relevancia de ese elemento se encuentra casi exclusivamente en su valor estético.

Si los tatuajes están en la calle, ¿por qué no pueden encontrarse en el puesto de trabajo?

Con los complementos existen innumerables recursos: pendientes, anillos, pulseras, colgantes... El uso de estos es muy distinto entre hombres y mujeres. Ellas tienen más libertad frente a los varones, que se ven más condicionados por ciertos prejuicios ligados a la profesión.

Para el género femenino ir al trabajo no tiene por qué significar renegar del maquillaje. Eso sí, considera que pasas muchas horas en tu puesto y mucho maquillaje puede ser incómodo. Son suficientes unos pequeños toques que añadan distinción.

Adiós al prejuicio de los tatuajes

Durante años los tatuajes se han penalizado en ciertos empleos de forma injustificada. Sin embargo, ¿si están en la calle por qué no pueden estar en el puesto de trabajo? Ten en cuenta que la percepción de estas marcas corporales está cambiando mucho (sobre todo cuando los propios jefes suelen llevar alguno).

Si existen supermodelos como Kate Moss o Jourdan Dunn que han adornado su cuerpo con tatuajes, no se entiende por qué en algunas empresas un empleado de oficina no puede llevar uno visible.

¿Entonces ya podemos ir a los juicios vestidos de perroflautas?  :mus;
"Son mis principios; si no le gustan, tengo otros"

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42493
  • Verbum Víncet.
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #306 en: 01 de Febrero de 2017, 10:07:48 am »
Alguno va de pokero poligonero ciclado de barrenazos y con más tatuajes que Barbarroja . . . los tiempos cambian, he visto procesados con mejor presencia que los funcionarios que deponían como testigos . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #307 en: 22 de Octubre de 2017, 13:19:25 pm »


EN UNA CIUDAD POSTRADA POR EL DESEMPLEO

La emprendedora de Brasil que gana 14.000 euros al mes con bikinis de cinta aislante

La idea de Erika surgió de la pobreza: “De pequeña no podía comprar un traje de baño”. Ahora gana miles de euros con un spa casero en Río, una ciudad arrasada por el desempleo

Foto: Una mujer muestra la marca del bikini en la terraza del spa de Erika Bronze. (Reuters)

Valeria Saccone. Río de Janeiro

19.10.2017 – 19:17 H.

En plena primavera tropical, las mujeres de la periferia de Río de Janeiro ya han empezado a prepararse para la operación bikini. El verano en Brasil comienza el 21 de diciembre, pero en Realengo, un barrio suburbano situado a 44 kilómetros de la playa de Copacabana, las temperaturas ya superan los 30 grados.

En la terraza de Erika Martins, Erika Bronze para los entendidos, una treintena de mujeres toman el sol a las 9.00 de la mañana de un lunes, antes de ir a trabajar. Su objetivo es tan simple como urgente: conseguir una marquinha perfecta antes de que comience el verano. “La marca del bikini es muy sexy. A los hombres les encanta, se vuelven locos”, asegura Juliana de Macedo, una cajera de supermercado de 24 años que irá directamente a trabajar después de este baño de sol.

Para que la ansiada marca quede perfecta, Erika Bronze aplica sobre el cuerpo de sus clientes un peculiar atuendo muy conocido en la periferia de Río de Janeiro: el bikini de cinta aislante. “Tomar el sol en la terraza es algo típico para las mujeres del extrarradio, que viven muy lejos de las playas. Usar el bikini de cinta aislante es un clásico. Todas las mujeres suburbanas lo han hecho alguna vez. Yo de pequeña no tenía dinero para comprarme un traje de baño. Entonces cogía a escondidas el rollo de cinta aislante de mi padre y me hacía el mío a medida”, cuenta esta empresaria, que ha convertido su casa en un solárium.

“Con el tiempo, me enganché a la cinta aislante porque deja una marca perfecta, y mis amigas también. Un día me di cuenta de que podía ganar dinero con eso y monté un spa en la terraza de mi casa. Hoy atiendo a cerca de 30 mujeres por día, es decir, más de 200 por semana, y gano de media 55.000 reales netos mensuales (14.600 euros). Para que te hagas una idea, el verano pasado recibí a cerca de 3.500 mujeres”, asegura Erika con una sonrisa.

Una ciudad arrasada por el paro

Esta empresaria de 35 años y madre de tres hijos es todo un ejemplo de iniciativa y creatividad en una ciudad postrada por el desempleo. Ocho de cada 10 brasileños que pierden su trabajo viven en Río de Janeiro. El fin de los grandes eventos deportivos como el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, junto a la crisis del sector petrolífero y las pérdidas millonarias causadas por la trama de corrupción Lava Jato han llevado a la ciudad más conocida de Brasil a la ruina.

En el primer semestre de este año, Río de Janeiro registró 1,3 millones de parados. La tasa de desempleo en este Estado batió todos los récords históricos alcanzando el 15,6% de la población, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). En el segundo trimestre de 2014, esta tasa se situaba en el 6,4%.

Mientras los funcionarios públicos sobreviven gracias a la caridad de amigos y desconocidos porque reciben su salario con hasta cuatro meses de retraso debido a la bancarrota del Estado de Río, el negocio de Erika Bronze florece. Este milagro de marketing se debe a tres ingredientes completamente gratuitos: el sol de uno de los barrios más calientes de Río de Janeiro; las redes sociales, que la han consagrado como la reina del bronceado; y la vanidad de las cariocas.

“Llevo más de 12 años con el solárium. El año pasado colgué un vídeo en Instagram y el día siguiente mi cuenta y mi Whatsapp se habían colapsado. Parecía que todo el mundo quería conocer el spa de Erika Bronze. Desde entonces, el negocio no ha parado de crecer”, cuenta esta empresaria, que tiene a seis empleadas a su cargo. Dos trabajan en el despacho que ha habilitado en la que era su antigua vivienda. Las otras ofrecen asistencia a las chicas en la terrazas. Su tarea principal consiste en pasar el bronceador que la misma Erika ha desarrollado por los cuerpos tostados por el sol. Está hecho con manteca y urucum, un colorante natural usado en la gastronomía brasileña y conocido por sus propiedades diuréticas, antibacterianas y astringentes.

“A mí siempre me ha gustado tomar el sol y siempre he leído mucho sobre la composición de las cremas solares más caras que hay en el mercado. Hasta que inventé mi propia fórmula que permite un bronceado perfecto, sin quemaduras y sin que la persona se despelleje. De tanto leer me he vuelto casi bioquímica”, bromea Erika, que trabaja bajo la supervisión de un dermatólogo. Está a punto de lanzar otra crema de sol para pieles negras, que lleva zanahoria “por eso del betacaroteno”. Todos sus productos han sido aprobados por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa).

Siguiendo las instrucciones del dermatólogo, sus empleadas controlan los tiempos de exposición al sol, que solo se realiza a primera hora de la mañana. Armadas de un walkie-talkie, también se encargan de mojar constantemente a las chicas con una mini-ducha y las mantienen hidratadas con agua fría y zumos. “Me encanta venir aquí porque te lo ponen muy fácil. Primero, yo no sé hacerme este bikini de cinta aislante. Además, aquí estás con compañía y conoces a gente. Es mucho mejor que quedarme sola en mi terraza”, asegura Juliana. “Además, todos los modelos de bikini son personalizados. Puedes escoger tú misma cómo hacerte la marca”, añade otra cliente.

Ir a las famosas playas de Copacabana e Ipanema, ni pensarlo. En transporte público se tarda casi dos horas para ir y otras dos para volver. “Y además el bikini no deja una marca tan perfecta”, destaca Erika. “Mis clientes adoran mi spa por una serie de razones. Aquí solo hay chicas que vienen con un objetivo claro en la cabeza: broncearse. Esto significa que pueden quedarse como les da la gana, sin tener que preocuparse de si hay alguien que mira. Pueden dejar las piernas completamente abiertas, por ejemplo, para que se broncee todo su cuerpo”, explica la empresaria, que supervisa todo el proceso desde su iPad gracias a una cámara web que ha instalado en su solárium de barrio.


Una brasileña posa para un fotografía en el spa casero de Erika Bronze. (V. Saccone)


En la terraza, donde la sensación térmica roza los 50 grados, suena la música funk, la banda sonora de la periferia carioca. Erika cuenta con orgullo que ha participado en el último videoclip de Anitta, la cantante brasileña más famosa del momento. “Anitta quiso mostrar en Vai Malandra esta parte de la cultura suburbana de Río. Me llamó para que le hiciese personalmente su bikini. Grabamos en la favela Vidigal, pero el videoclip todavía no se ha estrenado. Aún así, mi Whatsapp no para. Esta publicidad está ayudando mucho a mi empresa”, admite Erika.

Erika Bronze, que ya vendió ropa y trabajó como canguro y esteticista, ha sido invitada en los principales platós de televisión, incluido el famoso programa de Fatima Bernardes. Ahora esta atrevida empresaria está pensando en ampliar su terraza para ofrecer más comodidad a sus clientas y en abrir una franquicia. Mientas, otras mujeres en el resto de Brasil está siguiendo sus pasos, como Patricia Lobo, dueña de Spa & Bronze en Fortaleza, en el nordeste del país. “Al principio me daba rabia que copiasen mi idea. Ahora prefiero pensar que otras mujeres se inspiran en mí. Muchas son madres como yo o incluso abuelas, que necesitan sacar adelante a sus familias. Algunas incluso me escriben para pedirme consejo o para mostrarme sus spas. Hay mercado para todas”, asegura Erika con magnanimidad. La empresaria también imparte cursos sobre el bronceado perfecto.

Ahora lo último que se le ha ocurrido es organizar un concurso de marcas de bikini. Musa da laje ya cuenta con más de un centenar de inscripciones. Pueden participar todas las mujeres de Río de Janeiro y no solo las clientas de Erika Bronze. La identidad de las ganadoras solo será revelada en diciembre, en el auge del verano. “Como primer premio voy a regalar una moto. El segundo premio es una piscina de fibra y el tercero es el material para construir su propia terraza en su casa”, revela Erika, en alusión a una práctica del suburbio carioca que consiste en ampliar verticalmente las casas de ladrillo. Su concurso va camino de ser tan popular como el famoso Miss Bumbum, que cada año consagra los mejores culos de Brasil.


(Foto: V. Saccone)

Antes de dejar la terraza de Erika Bronze preguntamos con incredulidad a una de las clientas qué es lo que tiene la famosa marquinha y por qué las mujeres europeas, más pendiente de evitarla que de conseguirla, tienen otra opinión. “Es muy sensual, los hombres flipan con esta marca. Y nosotras salimos de aquí con la autoestima por las nubes”, explica Juliana. “Yo creo que las mujeres dedican tanta energía a conseguir una marca perfecta porque saben que van a seducir a los hombres. Ellos son los que realmente aman la marquinha”, agrega Erika.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #308 en: 02 de Diciembre de 2017, 08:04:02 am »
Vivir desnudo en el gélido invierno de Granada: el reto del empresario que lo dejó todo
Inspirado por místicos como el ruso Porfiry Ivanov, este joven de la ciudad de la Alhambra pasea regularmente sin ropa. Tiene la intención de pasar así los meses más fríos del año.
2 diciembre, 2017 03:09



Salvador Martínez @SMMEnBerlin

Vivir desnudo pese al frío. Ese parece ser el reto que se ha puesto Olmo García. A este joven de 34 años se le conoce en la ciudad de la Alhambra por pasear sin una sola pieza de ropa. Como dios le trajo al mundo. Lleva ya más de un año prodigándose por Granada de esa guisa. No lleva nada encima, excepto un único objeto: el llavero en el que reúne las llaves de su casa.

Olmo vive en el céntrico Paseo de los Tristes, uno de los parajes más atractivos visualmente de la otrora capital mora. Situada a orillas del río Darro, esa calle se encuentra casi a la sombra de la Alhambra. Es una zona de obligada visita para quienes están de turismo en la ciudad andaluza. Sin embargo, también es una de las áreas más frías de Granada. Éste es un detalle importante para cualquiera, pero resulta crucial para alguien como él.

Si el Paseo de los Tristes es especialmente agradable por su frescor durante las calurosas noches de verano, esa calle constituye estos días un lugar ideal para sufrir un enfriamiento. Sobre todo si uno se pasea por allí sin apenas echarse encima una sencilla chaqueta.

Antes que personaje atípico del paisaje del centro de Granada, Olmo es empresario. En 2004, con apenas 21 años, montó Hiperproteína, una empresa de productos dietéticos. Empezó su carrera a la vez que estudiaba Química en la Universidad de Granada. Aún y todo, Olmo sólo aprendía lo que le interesaba. Así, acabó dejando esa actividad intelectual y universitaria para dedicarse a su empresa.

Sin embargo, trece años después de abrir Hiperproteína, la compañía se encuentra en manos de su padre, un conocido veterinario en la ciudad. Olmo le ha dejado la gestión del día a día. Su padre, ocupado al máximo en los negocios familiares, no suele saber donde está Olmo. “No lleva zapatos, imagínese teléfono móvil. Ya le digo, no tiene teléfono, pero si lo veo le diré que ha llamado”, responde su padre desde la nave industrial donde tiene su sede Hiperproteína.

“El negocio es para mí una plataforma de experimentación. Estoy muy satisfecho porque me permite viajar. No tengo que estar siempre en la instalación”, aclara Olmo. Esta es su historia.
Seguidor de Ivanov y otros
Olmo sostiene una caja de uvas en pleno centro de Granada.

Olmo sostiene una caja de uvas en pleno centro de Granada. José Torres García

“Yo creo que es posible vivir desnudo en invierno. Ya he probado ir desnudo en esta época del año. Es verdad que las manos se me quedaban muy frías, entumecidas. Al volver a casa no podía ni siquiera abrir la puerta”, cuenta Olmo a EL ESPAÑOL. “Me estoy informando y voy leyendo sobre casos de gente que va desnuda en zonas muy frías del planeta, he leído de personas que viven o han vivido así en la Patagonia o en Rusia”, añade.

Olmo es delgado, posee una larga cabellera y barba generosa y bíblica. Este hombre sigue el ejemplo del místico ruso Porfiry Ivanov. “Él siempre iba en bañador, se daba baños de agua helada, es algo interesante”, cuenta Olmo sobre este ruso fallecido en 1983 después de vivir 85 años. Ivanov fundó su propio culto, el ivanovismo, que mezclaba ideas paganas y religiosas del cristianismo. Propio del ivanovismo es el “Detka”, una forma de entender la salud basada, entre otras cosas, en la exposición del cuerpo desnudo al frío.

Olmo no es un ivanovista de nuevo cuño ni nada parecido. Se podría decir que, como buen posmoderno, incorpora a su modus vivendi ideas y credos que va leyendo aquí y allá. Así, en una hora de conversación con él, se acumulan las referencias al islam, el cristianismo, los testigos de Jehová o el taoísmo. Dice ser una persona “interesada en averiguar qué es la vida”. “Yo quiero saber, quiero probar”, afirma. Ese deseo es el que le ha llevado, precisamente, a vivir desnudo las cuatro estaciones del año.

Ese anhelo surgió en septiembre de 2016. “Llevaba mucho tiempo yendo a playas nudistas. También me ponía desnudo cuando iba al campo. Estando una playa de El Ejido (Almería, nldr.), vi que detrás de la playa había como una laguna con mucho fango. Ya había estado allí, pero nunca me había atrevido a cruzar la laguna por temor a sufrir algún accidente, tenía miedo a hacerlo, pero ese día me atreví”, cuenta Olmo. “Cuando vi que había sido capaz de cruzar, me dije pues… El lunes voy a salir desnudo por Granada”, añade. Esa idea ya se le había pasado antes por la cabeza. Pero nunca se había atrevido a llevarla a cabo. “Era por miedo”, dice. Esa experiencia en El Ejido cambió su vida.

“Es tan agradable para el cuerpo el baño de sol, sentir la libertad de que la piel respire...”, asegura con aire de satisfacción. “Es que de ponernos calcetines, por ejemplo, es un poco estresante. Todo lo que sea ropa entorpece el intercambio de gases con el exterior Ir vestido es ir encerrado”, explica. “La diferencia entre ir vestido y desnudo es como la diferencia entre un día con nubes y un día con sol. Las nubes son menos alegres para el cuerpo”.

Olmo puede pasar a la acción, sobre todo, porque en Granada el nudismo no está prohibido. “Yo no sabía que no estaba prohibido, cuando empecé, simplemente me dije: 'Tira palante'”, recuerda. También contribuye a su forma de vida el que tenga sus necesidades más que cubiertas.
Desnudo por la paz mundial
Olmo en plena calle de Granada.

Olmo en plena calle de Granada. José Torres García

Ha contado en más de una ocasión que su desnudez por la vía urbana es una forma de estar al servicio de la paz mundial. “Al final, todo lo que hacemos tiene un impacto sobre el plantea, todo lo que hacemos tiene una influencia sobre los demás, y si a mí me sienta bien ir así, ésa es una forma de influir positivamente”, estima.

Ante momentos especialmente conflictivos como los que vive España por la crisis en Cataluña, Olmo apuesta por dejar de pelear. “Pelearse no va acabar con el hambre en el mundo, ni con el envejecimiento, ni va a traer ni dicha ni plenitud a los seres humanos”.

Paz no es precisamente lo que le ha traído su desnuda forma de vida. Al contrario, a Olmo le han insultado en numerosas ocasiones por ir por la calle sin ropa. El acoso llegó hasta el extremo. En una ocasión le dieron una paliza. “Me quedé una semana sordo, y todavía tengo una cicatriz en la mano, es pequeñita, pero ahí está de recuerdo”, dice. No denunció la agresión. “He preferido no invertir energía en eso e invertirla en otras cosas, uno no puede hacerlo todo”, señala. Habla de aquel mal trago sin alzar la voz en ningún momento.
En el calabozo y en el psiquiátrico, pero sin multas que pagar
Olmo se hace un selfie con gente de la calle que se interesa por él.

Olmo se hace un selfie con gente de la calle que se interesa por él. José Torres García

Hace poco, se encontraba paseando cerca de la puerta de un colegio. Estaba esperando a un amigo suyo en un portal. Algunos padres apenas tardaron unos minutos en alamar de su presencia. “Estaba en el portal de la casa de un amigo que vive con sus padres frente al Colegio del Cristo de la Yedra. Esperaba a mi amigo en la puerta de su casa porque tenía que bajarme ropa. Sus padres no quieren verme desnudo”, explica Olmo. “Entonces era el momento de la salida de los niños del colegio y un padre se me puso a dar voces. Me detuvieron y pasé 24 horas en el calabozo”, añade.

La Policía en Granada confirma este extremo, pero resta gravedad a los hechos. A Olmo se le conoce por no ser un exhibicionista. “Fue detenido por la presencia de menores, en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, lo que traerá consigo una multa”, dicen a EL ESPAÑOL fuentes de la Policía en Granada, que descartan todo elemento sexual en ese incidente. “Ese hombre es un naturista, vive así y dicen que así hace publicidad de su tienda”, señalan desde la Policía en Granada.

Las autoridades también conocen de sobra a Olmo. “He tenido más de cincuenta encuentros con policías. Lo que ha pasado en ellos depende del humor del señor agente, pero tampoco te dan palmas ni te dicen que guay lo que haces ni qué guapo eres”, cuenta con una sonrisa este joven granadino. En más de una ocasión lo han llevado al psiquiátrico. Olmo dice que tiene partes médicos de esas visitas en las que queda claro que no sufre ninguna enfermedad mental.

Esa vida de anacoreta urbano no ha sido todo felicidad y buen rollo. “En una ocasión vieron que me traían desnudo al psiquiátrico y yo creo que se asustaron. En esta vida, todo es por miedo, y al médico le daría miedo que luego me pegaran por la calle o algo, y me dijeron que me quedara allí. Me medicaron y, por la noche, me trasladaron a otro hospital. Allí pasé una vez todo un fin de semana”, recuerda Olmo. “Me han llevado a hospitales, pero también me han llegado a dejar en lo alto del Sacromonte, ya no saben qué hacer con el muerto”, dice Olmo de sí mismo. Hasta ahora, él no ha pagado ni una sola multa.

Este tira y afloja que mantiene Olmo con las autoridades no es el único que marca la vida de este joven empresario entregado a su particular causa. De hecho, no siempre sale completamente desnudo a la calle y, aunque dice estar “en lucha” con el sentimiento de pudor en el que ha sido educado, asegura que es muy capaz de sentir vergüenza. Y hay cosas que todavía la resultan complicadas de afrontar. “El otro día, por ejemplo, me pasó por primera vez que tuve un principio de erección en público con un grupo de gente en el huerto de un amigo y aquello me dio mucho corte. Conseguí que aquello no fuera a mayores. Sé que es una tontería, pero me da vergüenza”, revela. “Hay cosas que todavía me dan vergüenza, como cagar en público, tengo muchas limitaciones”.
La senda de la timidez
Olmo totalmente desnudo en plena calle de Granada.

Olmo totalmente desnudo en plena calle de Granada. José Torres García

Sin embargo, bajo su desnudez pública, Olmo parece esconder una personalidad hasta cierto punto marcada por la timidez. Hace unos años, se apuntó a un curso para aprender a ligar con Brendan Clark, un coach para hombres que se hace llamar “Víctor Malvado”. En el momento de hablar con EL ESPAÑOL, Olmo está releyendo un libro firmado por este formador que, entre otras cosas, dice enseñar a los hombres a abordar a las mujeres.

Asistir a un seminario en Alicante de Clark fue, para Olmo, “una de las mejores inversiones” de su vida, según los términos de este granadino. “Yo era muy tímido, con 25 años todavía era virgen, estaba buscando soltarme. Me veía que estaba agarrotado. Y eso cuando las mujeres es un tema que me interesa mucho. El seminario me sirvió para espabilarme”, aclara Olmo.

Tras aquel cursillo, este granadino estuvo en una relación con una chica que duró cuatro años y medio. Después empezaría a salir desnudo por Granada y, paradójicamente, a sentir de nuevo timidez.

El hecho de haberse convertido en una suerte de 'celebrity' granadina, según Olmo, ha tenido algún “efecto positivo en alguna chica” que le ha podido interesar. “Pero no ligo nada”, reconoce. “He vuelto otra vez a la timidez. He leído en el libro El Tao de la Motivación (Ed. Paidos Ibérica, 2000): 'la vida es una escalera en espiral'. Yo ahora vuelvo a caminar por la senda de la timidez”.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #309 en: 14 de Julio de 2018, 07:42:57 am »
20 años en pelotas: El Fonoll, el pueblo desnudo donde la vida parece un reality show



https://www.elespanol.com/reportajes/20180713/pelotas-fonoll-pueblo-desnudo-parece-reality-show/322218970_0.html

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 170673
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #310 en: 13 de Enero de 2019, 18:23:18 pm »
« Última modificación: 14 de Enero de 2019, 08:20:13 am por 47ronin »

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42493
  • Verbum Víncet.
Re:Estilos de vestir en dia libre
« Respuesta #311 en: 13 de Enero de 2019, 19:58:00 pm »
Marcando la hucha, está, como su madre, tiene la bacaladera entre las piernas, cada uno vende lo que tiene.

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche