Autor Tema: Unidades y material antidisturbios  (Leído 243974 veces)

Desconectado Der Kaiser

  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 4186
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3220 en: 09 de Marzo de 2020, 00:47:30 am »
Con lo fácil que es pedir al Gobierno el apoyo del CNP o que lo decida el Gobierno de motu propio, pero.......

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 181264
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3221 en: 13 de Marzo de 2020, 06:38:13 am »

instrucciones internas para limitar servicios
Antidisturbios y agentes de tráfico entran en hibernación para el plan B anticoronavirus

La Policía Nacional y Guardia Civil están recortando sus servicios ordinarios para proteger a sus plantillas y disponer del mayor número posible de efectivos si se aumentan las restricciones

Autor
José María Olmo

13/03/2020 05:00

La Policía Nacional y Guardia Civil están recortando sus servicios ordinarios ante el avance del coronavirus. Los mandos de ambos cuerpos han comenzado a redactar instrucciones para tratar de reducir la exposición de sus plantillas y asegurarse el mayor número posible de efectivos en el caso de que se requiera su intervención para aplicar un plan B contra la pandemia con medidas mucho más restrictivas, como el confinamiento de ciudades o regiones o incluso la declaración del estado de alarma, algo que ya no descarta ni Pedro Sánchez.

El objetivo es que se movilice únicamente a los funcionarios que desarrollen tareas estrictamente necesarias, según recogen numerosas comunicaciones internas a las que ha tenido acceso este diario. Entre los servicios afectados por la nueva situación, se encuentran los controles rutinarios de vehículos (PAVD), que realizan habitualmente los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, una de las secciones más importantes del Instituto Armado, con unos 9.000 efectivos repartidos por todo el territorio nacional, excepto Cataluña y País Vasco. Se trataría de una unidad clave en el caso de que se acuerde el confinamiento de alguna comunidad.

Diversas comandancias han ordenado ya posponer los controles de automóviles hasta el 3 de abril o “hasta que la situación aconseje su reanudación”. Lo mismo ocurre con las pruebas de alcoholemia y drogas, que solo se realizarán a partir de ahora en “siniestros viales e infracciones administrativas graves”. Los dispositivos de vigilancia continuarán, pero se eliminan los test para reducir al mínimo el contacto de los funcionarios con los conductores. Asimismo, se cancelan todas las acciones formativas de la agrupación que estaban programadas.

Medidas similares se están aplicando en las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, la sección encargada del mantenimiento del orden público, con presencia en toda España. Las salidas previstas para servicios rutinarios no imprescindibles o cursos de reciclaje se están cancelando para no poner en riesgo la salud de sus aproximadamente 2.000 efectivos. A cambio, se ha pedido a sus miembros que estén pendientes del móvil por si tienen que movilizarse.

Además de los efectos sanitarios y económicos del SARS-CoV-2, también inquieta que la expansión de la pandemia ocasione disfunciones en el orden público por la proliferación de 'fake news' o episodios de histeria colectiva. Nadie esperaba que la población de media España se lanzara compulsivamente a los supermercados para hacer acopio de alimentos. La UIP y sus homólogos en la Guardia Civil, los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), están preparados para proteger instalaciones hospitalarias o establecer cordones sanitarios. Los antidisturbios de la Policía se encargaron, por ejemplo, del cinturón de seguridad que se montó en torno al hotel de Adeje (Tenerife) para contener uno de los primeros brotes en suelo español.

Según comunicaciones internas de UIP, la orden es que el mayor número posible de funcionarios permanezca en sus casas, eviten pasar por las comisarías y estén listos por si tienen que intervenir de urgencia en cualquier punto. Tanto la UIP como el GRS serían las unidades que tendrían que actuar en el caso de que se registraran motines en las cárceles, como ha ocurrido en Italia. En la localidad de Foggia, en el centro de ese país, incluso se produjo una fuga de presos. En territorio nacional no se ha producido ningún incidente, aunque Instituciones Penitenciarias ha eliminado los vis a vis (encuentros entre internos y visitas sin mampara) para intentar que el virus no se cuele en los módulos. Todas las cárceles dependientes del Ministerio del Interior han quedado aisladas con fines preventivos, han confirmado fuentes de este departamento.

Aparte de estas medidas, los dos cuerpos han puesto en marcha un protocolo de aplicación para todas las unidades que pretende evitar infecciones entre compañeros. Los viajes y reuniones se han reducido al mínimo. Y cualquier policía o guardia civil que presente síntomas compatibles con el coronavirus debe quedarse en su casa. “Es muy importante la rápida reacción ante cualquier sospecha de síntomas tanto en los componentes del cuerpo como en sus familias o contactos cercanos”, pide una instrucción interna de la Guardia Civil. “En este sentido, informar a la Unidad y no presentarse al servicio planificado a la espera de tener un diagnóstico definitivo”.

El Gobierno inyectará 2.800 millones de euros a las CCAA para la luchar contra el coronavirus

En el caso de la Policía Nacional, se han paralizado incluso “los nombramientos provisionales del personal ,salvo los de urgente e inaplazable necesidad” y “la actividad académica presencial en los centros de formación dependientes de la Dirección General”, entre ellos, la academia de Ávila, donde coincidían diariamente 4.000 alumnos. Asimismo, se están readaptando los turnos para facilitar la conciliación familiar, sobre todo tras la cancelación de las clases en casi toda España.

“Son medidas lógicas que vemos bien, pero hace falta más. No solo porque es necesario evitar que los agentes se contagien. Es que también habrá que movilizarlos si se ponen en marcha planes más restrictivos para frenar el coronavirus”, señala Juan Fernández, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que está pidiendo un protocolo aún más concreto y una mayor dotación de recursos materiales para proteger a los miembros del cuerpo con las máximas garantías.

En la misma línea se pronuncia el Sindicato Unificado de Policía (SUP). "Las medidas están llegando tarde y con descoordinación. Y no lo entendemos, porque ha habido tiempo para prepararse. Difícilmente vamos a poder cuidar de la gente si no estamos en condiciones", asegura un portavoz del sindicato policial. "Faltan medios. La Dirección General está enviando 15 mascarillas a comisarías con 120 agentes. Eso no puede ser".



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 181264
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3222 en: 19 de Marzo de 2020, 07:15:22 am »

Un antidisturbios, apartado por no querer quitarse su propia mascarilla y sus guantes

Casi todos los miembros de su grupo, unos 40 agentes, acuden con medidas de protección pagadas de su bolsillo a trabajar en protesta por el “injustificado castigo” al agente

Victoria Torres Benayas
Madrid - 18 mar 2020 - 19:59CET

Agentes antidisturbios de Madrid, con guantes y mascarilla esta tarde, en apoyo del compañero apartado y por su propia seguridad.

Madrileño, 35 años, policía nacional desde hace 12, los tres últimos en el cuerpo de antidisturbios. En lugar de ir a las calles, como él querría, ha sido apartado del servicio y le han ordenado quedarse en la base. ¿La razón? Ir a trabajar con guantes y mascarilla pagados de su bolsillo para protegerse del coronavirus, lo que incumple, según su jefe, la debida uniformidad que recoge el reglamento.

En Madrid hay 12 grupos de las Unidades de Intervención Policial (UIP), más de 500 efectivos y, según el sindicato mayoritario de la policía, Jupol, que ha denunciado el caso, muchos de ellos usan, como el agente apartado, medidas de protección compradas por ellos mismos. De hecho, lo han hecho “siempre” porque en su día a día “no les facilitan guantes”. Para el Sindicato Unificado de Policía (SUP), “la situación es crítica para todo el mundo y los policías no son una excepción”. Consideran “frívolo quejarse” cuando ven a los sanitarios usando bolsas de plástico, guantes de fregar, mandiles y archivadores a modo de protección.

Según el entorno del agente, que jamás ha sido sancionado en todos sus años de servicio, dada la situación y ante la carencia de medios, decidió hacerse con su “equipo de protección particular”. Fue a un supermercado Dia a comprar una caja de guantes azules y a la farmacia a por unas mascarillas “de las malas, las únicas que quedan”, que usa también cuando sale a pasear a su perra.

El martes por la tarde se presentó en su puesto de trabajo con ellos “siguiendo las indicaciones de Sanidad y del Gobierno”. Los antidisturbios, según describen ellos mismos, no pueden respetar las distancias de seguridad, dado que se desplazan “en furgones con entre cuatro y siete compañeros” codo con codo y tienen que estar en contacto directo y cercano con ciudadanos. El virus puede sobrevivir en el metal de las armas y de los vehículos, que “nadie desinfecta”, hasta 12 horas.

Todo iba bien hasta que, a mitad del servicio, tuvieron que volver a la base y le llamó al orden el coordinador. Le dijo que se tenía que quitar mascarilla y guantes, pero él se negó “por responsabilidad” y por “sentido cívico”. Le explicó que podría contagiarse fácilmente o estar contagiado ya, ser un caso asintomático y pasarlo a las personas con las que entrara en contacto por su trabajo, desde compañeros a eventuales detenidos o auxiliados. No tiene miedo por él, agente por vocación que entiende que su trabajo de por sí es peligroso, pero sí teme por su mujer, embarazada y en casa teletrabajando al ser grupo de riesgo.

Según fuentes sindicales, hay unos 70 antidisturbios de Madrid en cuarentena por posibles positivos, a los que se suma un guardia civil de 37 años sin patologías previas, que ha fallecido este miércoles en Alcorcón (Madrid), la primera víctima mortal por el coronavirus de este cuerpo. “Si no nos protegemos, vamos a acabar todos enfermos o en cuarentena”, comenta un compañero. “Se supone que no debía llevar guantes ni mascarilla para no alarmar, pero no hay ninguna orden por escrito ni a favor ni en contra del uso”, alega otro agente.

Pero su jefe no atendió a razones, le recordó que debía cumplir con la uniformidad y le dijo que la orden se la daba él. Otros efectivos del cuerpo comentan con ironía que cuando se les da ropa rota o remendada, pantalones de otras secciones, gorras echas polvo o cascos reventados no pasa nada por no respetar la uniformidad.

El coordinador le pidió que cursara una minuta, una documento con sus motivos para desobedecer una orden, y le dijo que, si no deponía su actitud, se enfrentaría a sanciones, ya que lo iba a mandar al régimen disciplinario. En el caso de que se volviera a presentar con el material no reglamentario, tendría que volver a escribir una minuta y se quedaría en la base.

El policía, para quien sus principios son “la disciplina, la profesionalidad y el servicio público”, no cree haber hecho nada ilegal, según fuentes próximas a él, ya que “un real decreto está por encima de cualquier otra norma”. Fuentes sindicales recuerdan que el Código Penal obliga a las empresas a dotar a sus trabajadores de las medidas de prevención necesarias para evitar riesgos laborales.

Jupol emitió un comunicado en el que se denunciaba el “injustificado castigo” y el caso corrió por los grupos de WhatsApp policiales, donde causó indignación. Muchos compañeros apoyaron al afectado y prometieron secundarle. Así ha sido: casi todos los efectivos de su grupo, unos 40 agentes, han llevado esta tarde sus propios guantes y mascarillas a riesgo de que los dejaran también en la base. A las cuatro y media, les han facilitado finalmente material de protección oficial, “pero con restricciones”, y los que pretendan seguir usando el suyo particular “deben escribir minutas”. Han salido a trabajar todos, incluido el afectado, pero sin sus guantes ni mascarilla.

Un portavoz de la Dirección General de Policía, que desconocía el caso, sostiene que están “distribuyendo desde el primer día” a todos los efectivos el material recomendado por Sanidad. Empezaron por dotar a los policías de los aeropuertos que inspeccionaban los vuelos procedentes de China y luego, al resto de agentes de calle, que “tienen el material adecuado desde antes del decreto del estado de alarma”. La Dirección ha comprado a distintos proveedores, por lo que se usan muchos tipos de guantes y mascarillas.

Sin embargo, según Jupol, el material llegó la semana pasada a las UIP de Madrid y hasta ayer martes no comenzaron a repartirse, en un sobre y solo cinco por furgona. Cuando usen dicho material, aseguran, tienen que justificar por escrito por qué. “Las EPIS [equipos de protección individual] se usan solo bajo orden del mando”, concluye Jupol. SUP, que describe esta misma situación de mascarillas en sobres, opina que es “una entelequia pedir a los agentes que se protejan cuando tengan una situación de peligro”, ya que los enfermos no llevan una marca en la cara. “Ir en una furgoneta ocho horas en la que acaban de ir otros compañeros otras ocho horas es un contexto potencialmente ideal para el contagio”, subraya un portavoz del sindicato. A su juicio, tanto los antidisturbios como el resto de los agentes que van en patrulla “deberían salir de servicio con la mascarilla y los guantes puestos, igual que todos los ciudadanos”.

Un portavoz de Interior destaca que se ha establecido un protocolo de autoprotección, mientras que la Jefatura de Madrid alega que se “siguen las recomendaciones sanitarias" y que "puede ser contraproducente llevar la mascarilla permanentemente”. Según la Dirección General, el servicio para el que estaba destinada el martes la UIP “no encaja en ninguno de los supuestos en los que se recomienda el uso de mascarillas y guantes por situaciones de riesgo directo”. El protocolo, publicado el lunes, establece que solo se usarán medios de protección cuando se esté de servicio en puestos fronterizos, medios de transporte, lugares de confinamiento de enfermos, aglomeraciones y nudos de comunicaciones, de cara al público, en misiones en el extranjero o en zonas de riesgo alto.



Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 43742
  • Verbum Víncet.
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3223 en: 19 de Marzo de 2020, 09:31:09 am »
Quizás esté Jefe viva en el Distrito de Fuencarral y allí todo se pega . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado Der Kaiser

  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 4186
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3224 en: 19 de Marzo de 2020, 12:21:11 pm »
El DGP protegerá a los policías que quieran usar mascarillas y guantes

https://www.h50.es/el-dgp-protegera-a-los-policias-que-quieran-usar-mascarillas-y-guantes/

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 181264
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3225 en: 20 de Marzo de 2020, 10:51:43 am »

Un antidisturbios, apartado por no querer quitarse su propia mascarilla y sus guantes

Casi todos los miembros de su grupo, unos 40 agentes, acuden con medidas de protección pagadas de su bolsillo a trabajar en protesta por el “injustificado castigo” al agente

Victoria Torres Benayas
Madrid - 18 mar 2020 - 19:59CET

Agentes antidisturbios de Madrid, con guantes y mascarilla esta tarde, en apoyo del compañero apartado y por su propia seguridad.




"Si caes, otro te sustituirá": Interior no deja a los guardias civiles usar sus mascarillas


La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia que varios altos mandos se oponen a que los agentes lleven de casa su propio material de protección aunque la Dirección no les dote

4'
ROBERTO R. BALLESTEROSTWITTERCONTACT
20/03/2020 09:27 ACTUALIZADO: 20/03/2020 09:39
El Ministerio del Interior no permite que los guardias civiles lleven sus propias mascarillas y guantes para protegerse del coronavirus. Así lo denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, que en concreto acusa a algunos mandos del instituto armado de ejercer su cargo "de manera autoritaria" y abrir expediente a los agentes que se traen los equipos de protección de casa. Es el caso de un oficial de Andalucía, señala la agrupación sin decir el nombre, que "se ha dedicado a vigilar y amenazar a agentes para que no portasen guantes y mascarillas particulares con un argumento difícill de sostener".


Este mando, afirman desde AUGC, aseguraba que llevar este material generaba "alarma social" de cara a la ciudadanía. "Parece que muchos responsables olvidan que estamos en estado de alarma", apunta la asociación en un comunicado al que ha tenido acceso El Confidencial. El mismo alto cargo de la Guardia Civil argüía para prohibir a sus agentes este material que la Dirección General ya proporciona a todos los funcionarios que dependen de ella todo lo necesario para afrontar "la situación", extremo que sin embargo niegan rotundamente desde AUGC.

Chinos de media España dan a los policías las mascarillas que no proporciona Interior
Roberto R. Ballesteros

"No todas las unidades están dotadas del material necesario o el que tienen resulta ineficaz", se queja la asociación en la mencionada nota. "En la demarcación donde trabajan estos agentes ya se han dado cerca de sesenta casos de aislamiento de personas infectadas, entre ellas un policía local al que los guardias civiles han atendido", apunta AUGC, que califica de "absurda" e "irresponsable" la actitud del superior de la corporación, que, cuando uno de los agentes afectados le indicó que tenía un hijo con leucemia y una madre trasplantada de riñón que por lo tanto eran personas de riesgo, el jefe le respondió que "las órdenes son las órdenes". "Si caemos enfermos, algún compañero nos sustituirá", añadió el superior jerárquico.


Esta respuesta, a juicio de AUGC, es "una falta de respeto" ante la situación de crisis sanitaria que vive la sociedad "hacia la salud de los guardias civiles y de sus familiares". "Son tiempos para el sentido común, la coherencia y arrimar el hombro en lugar de amedrentar y utilizar el régimen disciplinario por utilizar material de protección", añaden desde la asociación.

También en la Policía
Ayer una historia similar ocurría en la Policía Nacional. Un miembro de estos antidisturbios se presentó en su puesto de trabajo con una mascarilla que se trajo de casa. Ante los escasos equipos de protección individual que proporciona la Dirección General —argumentó—, el funcionario decidió actuar por su cuenta. Su mujer está embarazada y entiende que toda medida es poca para evitar contagiarse él y traspasarle el coronavirus a ella. Así se lo trasladó de hecho a su jefe cuando este le llamó al orden. El superior le pidió que se quitara la mascarilla y le recordó que existe una instrucción de la Jefatura Superior de Policía de Madrid que prohíbe utilizar todo tipo de material profiláctico que no esté validado por el Departamento de Riesgos Laborales del instituto armado.

37 años, con una niña y sindicalista: el primer guardia civil que se lleva el coronavirus
Roberto R. Ballesteros

El policía, sin embargo, se negó a obedecer la orden. El superior le pidió que hiciera una minuta en la que relatara lo sucedido y fue entonces cuando elevaron la voz como un solo hombre los compañeros del afectado. Dos de los 12 grupos de la Unidad de Intervención Policial, ubicada en el madrileño barrio de Moratalaz, se presentaron ante el jefe con guantes y mascarilla en señal de protesta. "No nos dan medios ni nos dejan utilizar los nuestros, eso no tiene sentido", afirman desde el Sindicato Unificado de Policía, que salió así a defender la pequeña rebelión protagonizada por los antidisturbios.

Según fuentes policiales, los miembros de esta unidad salen a trabajar en una furgoneta y ahí tienen un sobre con guantes y mascarillas que solo pueden utilizar en caso de que se enfrenten a masas sospechosas de haber contraído el coronavirus. "El problema es que el Covid-19 no se manifiesta hasta pasados unos días y no hay manera, además, de saber que quien tienes delante está infectado; por eso, al final es lógico que los usen en todo momento y que por ese motivo también se acaben", continúan desde el sindicato profesional. "La Dirección General no nos da medios suficientes para protegernos", insisten desde la organización, que comprende la escasez que sufre también el personal sanitario, pero que reclama igualmente material para los funcionarios del cuerpo, porque ellos también son "personas" que tienen que lidiar con la pandemia.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 181264
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3226 en: 28 de Marzo de 2020, 06:55:37 am »
Ya encontró su espacio para ser útil a la sociedad....



El cañón de agua antidisturbios de la Policía empieza a desinfectar las calles de Madrid

    LUIS F. DURÁN
    Madrid

Viernes, 27 marzo 2020 - 19:28

El camión antidisturbios con cañón de agua de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, el único de estas características que existe en el cuerpo, ha comenzado a funcionar en Madrid para desinfectar las calles de la capital. En concreto, se han usado unas boquillas que se han desarrollado para hacer frente a la pandemia, y que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, el mismo tamaño que el virus. La idea de los mandos policiales fue puesta en marcha el miércoles y el vehículo esta siendo utilizado también para limpiar las diferentes sedes de la Policia Nacional.

La tanqueta, conocida con el sobrenombre de botijo, lanza el vapor desinfectante sobre las calles, vehículos y fachadas. Una empresa con sede en Salamanca y Madrid, Fontanería sin obra Castilla-León, ha cedido un potente compresor a la Policía para que puedan nebulizar el agua con desinfectante en tareas de limpieza.

Según la Policía, su desarrollo ha sido posible gracias a la "intensa" colaboración con la Cátedra de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Alcalá de Henares, que ofreció a la Policía Nacional el equipo desarrollado en el proyecto europeo COUNTERFOG.

El prototipo ha sido adaptado a los medios materiales de que dispone la Policía Nacional, gracias un equipo multidisciplinar de la Subdirección General de Logística e Innovación (Servicio Innovación y equipos del GOIT), técnicos de la cátedra mencionada y el asesoramiento de la Unidad Central de TEDAX-NRBQ.

Se constituyeron dos grupos de trabajo independientes que han desarrollado su labor de forma ininterrumpida para la puesta en funcionamiento de dos Unidades de Desinfección, para la descontaminación de grandes superficies y su utilización en espacios interiores.

Para la descontaminación de grandes superficies se ha adaptado el camión lanza-agua, dotándolo de las boquillas diseñadas también con la ayuda del Cuerpo de Bomberos de Valdemoro (Madrid). Para la descontaminación de interiores, se ha diseñado un equipo portátil, dotado con las mismas boquillas diseñadas en la Universidad.

Tras las pruebas efectuadas el 26 de marzo en las instalaciones del Complejo Policial de Canillas, que han ofrecido un resultado "muy positivo", según la Policía, las dos Unidades de Desinfección van a ser puestas en servicio, operadas por miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas-GOIT, que irán dotados de los Equipos de Protección Individual necesarios.

La Policía ha destacado que ha desarrollado este prototipo "en tiempo récord" que, gracias a las boquillas que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, permitiendo la adhesión del desinfectante al virus, con lo que es "atacada su capa lipídica, consiguiendo su disolución y caída al suelo".

En la Operación Ícaro de Cataluña, el camión llegó a desplazarse a la Ciudad Condal debido a los graves disturbios que se produjeron el año pasado pero no llegó a usarse. Si se utilizó con una extraordinaria eficacia el camión mas pequeño, aunque para el mismo fin, de los Mossos de Escuadra. La tanqueta de Policía Nacional permaneció en las instalaciones policiales de Zona Franca de Barcelona y regresó a Madrid sin llegar a salir a la calle. El camión costó 350.000 euros hace seis años.



Desconectado Der Kaiser

  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 4186
Re:Unidades y material antidisturbios
« Respuesta #3227 en: 28 de Marzo de 2020, 13:55:37 pm »
Que conste que personalmente a mi no me chifla como medio de orden público, pero ya que lo tenemos, su utilidad podría haber llegado antes, pero como Pedrito es un desgraciado, pues no se utilizó antes, como por ejemplo hace unos meses en Barcelona.


Ya encontró su espacio para ser útil a la sociedad....



El cañón de agua antidisturbios de la Policía empieza a desinfectar las calles de Madrid

    LUIS F. DURÁN
    Madrid

Viernes, 27 marzo 2020 - 19:28

El camión antidisturbios con cañón de agua de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, el único de estas características que existe en el cuerpo, ha comenzado a funcionar en Madrid para desinfectar las calles de la capital. En concreto, se han usado unas boquillas que se han desarrollado para hacer frente a la pandemia, y que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, el mismo tamaño que el virus. La idea de los mandos policiales fue puesta en marcha el miércoles y el vehículo esta siendo utilizado también para limpiar las diferentes sedes de la Policia Nacional.

La tanqueta, conocida con el sobrenombre de botijo, lanza el vapor desinfectante sobre las calles, vehículos y fachadas. Una empresa con sede en Salamanca y Madrid, Fontanería sin obra Castilla-León, ha cedido un potente compresor a la Policía para que puedan nebulizar el agua con desinfectante en tareas de limpieza.

Según la Policía, su desarrollo ha sido posible gracias a la "intensa" colaboración con la Cátedra de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Alcalá de Henares, que ofreció a la Policía Nacional el equipo desarrollado en el proyecto europeo COUNTERFOG.

El prototipo ha sido adaptado a los medios materiales de que dispone la Policía Nacional, gracias un equipo multidisciplinar de la Subdirección General de Logística e Innovación (Servicio Innovación y equipos del GOIT), técnicos de la cátedra mencionada y el asesoramiento de la Unidad Central de TEDAX-NRBQ.

Se constituyeron dos grupos de trabajo independientes que han desarrollado su labor de forma ininterrumpida para la puesta en funcionamiento de dos Unidades de Desinfección, para la descontaminación de grandes superficies y su utilización en espacios interiores.

Para la descontaminación de grandes superficies se ha adaptado el camión lanza-agua, dotándolo de las boquillas diseñadas también con la ayuda del Cuerpo de Bomberos de Valdemoro (Madrid). Para la descontaminación de interiores, se ha diseñado un equipo portátil, dotado con las mismas boquillas diseñadas en la Universidad.

Tras las pruebas efectuadas el 26 de marzo en las instalaciones del Complejo Policial de Canillas, que han ofrecido un resultado "muy positivo", según la Policía, las dos Unidades de Desinfección van a ser puestas en servicio, operadas por miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas-GOIT, que irán dotados de los Equipos de Protección Individual necesarios.

La Policía ha destacado que ha desarrollado este prototipo "en tiempo récord" que, gracias a las boquillas que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, permitiendo la adhesión del desinfectante al virus, con lo que es "atacada su capa lipídica, consiguiendo su disolución y caída al suelo".

En la Operación Ícaro de Cataluña, el camión llegó a desplazarse a la Ciudad Condal debido a los graves disturbios que se produjeron el año pasado pero no llegó a usarse. Si se utilizó con una extraordinaria eficacia el camión mas pequeño, aunque para el mismo fin, de los Mossos de Escuadra. La tanqueta de Policía Nacional permaneció en las instalaciones policiales de Zona Franca de Barcelona y regresó a Madrid sin llegar a salir a la calle. El camión costó 350.000 euros hace seis años.