Autor Tema: Denuncias: calificación y tratamiento  (Leído 38738 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #360 en: 23 de Enero de 2019, 07:37:23 am »

Detenido un trabajador de una fábrica que se autolesionó para simular un atraco

Los agentes pudieron demostrar que el denunciante había escenificado el robo y la agresión para apoderarse de la recaudación guardada en la caja

Madrid 22 ENE 2019 - 20:09 CET   

La Policía Nacional ha detenido a un varón que simuló ser víctima de un atraco y una detención ilegal. Tras llamar al 091, el hombre relató a los agentes que durante el robo fue maniatado y golpeado por los asaltantes que finalmente se llevaron la caja fuerte del comercio. Los agentes pudieron demostrar que el denunciante había escenificado el asalto y la agresión para apoderarse de la recaudación guardada en la caja.

La investigación se inició el pasado mes de diciembre, cuando un empleado de un comercio dedicado a la venta al por mayor de textil, llamó al 091 solicitando auxilio por haber sufrido un atraco y encontrarse herido. Cuando llegaron los agentes, denunció que dos individuos habían accedido al local portando armas blancas y exigiendo la recaudación de la tienda, entregándoles la caja fuerte que contenía alrededor de 2.000 euros. Además, relató que tras ser maniatado con unas bridas a una estantería fue golpeado en la cabeza con gran violencia, pudiendo zafarse para pedir auxilio rozando las bridas contra un objeto metálico.

Tras ser atendido por los servicios de emergencia de una herida sangrante en la cabeza y de magulladuras en las muñecas, los agentes del Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Centro practicaron las primeras pesquisas. Tras diversas gestiones pudieron averiguar que la propia víctima se había auto lesionado, había robado el contenido de la caja fuerte y se había desecho de esta.

Además, se pudo comprobar que el contenido de la caja fuerte lo había sustraído el día anterior, había estado apostando en un salón de juegos cercano y conforme iba perdiendo dinero volvía al comercio y cogía efectivo de la caja fuerte hasta gastarse aproximadamente 1.700 euros. Los investigadores finalmente procedieron a su detención por su presunta participación en una simulación de delito y en un robo con fuerza.





Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #361 en: 29 de Enero de 2019, 08:28:43 am »


Una gijonesa, condenada tras denunciar falsamente a su marido hasta seis veces

La mujer, que cobra un subsidio como víctima de violencia de género, deberá indemnizar a su expareja con 1.000 euros por daños morales
i. peláez 28.01.2019 | 02:37




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #362 en: 03 de Febrero de 2019, 08:30:06 am »

El Tribunal Supremo impone penas de cárcel por denuncias falsas en casos de maltrato
Violencia de género

        MANUEL MARRACO
        Madrid

    28 ene. 2019 11:48

Junto a las diversas sentencias que extienden la protección a la mujer en casos de violencia de género, el Tribunal Supremo también ha dictado una que endurece las condenas por denuncias falsas en las que el acusado por su ex pareja llega a ser juzgado.

La sentencia que aborda estos casos ha estimado en parte el recurso de un hombre afectado por una denuncia falsa y ha sustituido la condena inicial de multa a su mujer por otra de año y medio de prisión, además de la multa. El criterio de la Sala de lo Penal es que en los supuestos en los que la denuncia se ratifica en un juicio debe condenarse por un delito de falso testimonio, y no por una mera denuncia falsa.

"Si los bienes jurídicos del denunciado falsamente corren el riesgo de ser dañados ante una denuncia falsa, ese riesgo se acentúa más gravemente cuando se produce frente a aquel, ya en juicio oral, un falso testimonio", afirma el Alto Tribunal para revocar la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que había optado por una condena más suave sólo de denuncia falsa.

La Audiencia consideró que el delito de falsa denuncia, pese a tener una pena más leve, debía absorber el del falso testimonio. El Supremo afirma que debe ser al revés. "Resulta más adecuado la aplicación del criterio de alternatividad y castigar por el delito que tenga asignada mayor penalidad, en este caso el delito de falso testimonio, en causa penal en contra del reo", dice la sentencia, de la que es ponente el magistrado Juan Ramón Berdugo.

El Código Penal castiga la denuncia falsa con una multa, mientras que la pena por falso testimonio parte de un mínimo de un año de cárcel y puede llegar hasta los tres, además de ir acompañada de multa.

La sentencia del Supremo, dictada el pasado mayo, no parece proclive a aplicar la pena en su nivel mínimo. Por el contrario, indica que el hecho de que el falso testimonio por el que se va a condenar se haya producido tras haberse cometido antes otro delito de denuncia falsa puede "tenerse en cuenta" a la hora de fijar la pena concreta.

El caso estudiado por el Alto Tribunal es el de un matrimonio residente en Aravaca (Madrid). En 2007 la mujer presentó una denuncia contra su entonces marido por malos tratos físicos y psíquicos, presentando para ello un parte de la asistencia médica que reflejaba hematomas en brazos, glúteos y espalda. La mujer afirmó que se los había hecho su esposo, si bien este lo negó y sostuvo que las lesiones se las había producido el padre de la mujer cuando echó a su hija de casa. Tras recibir la denuncia, el juzgado de violencia doméstica de Madrid estableció una orden de alejamiento para el hombre.

La Fiscalía no presentó cargos, pero sí lo hizo la mujer y el hombre fue juzgado. El escrito de acusación reclamaba para él cárcel y una indemnización. Según explica el Supremo, la mujer declaró en el juicio "que venía sufriendo maltrato de su marido desde que contrajo matrimonio con él y cómo un día concreto cuando intentó quitarle el teléfono le dio un empujón y ella se cayó hacia atrás".

La sentencia fue absolutoria. Posteriormente, se celebró un posterior juicio contra la mujer por falsa denuncia que desembocó en una multa de 4.320 euros.

Su ex marido, sin embargo, reclamaba penas muy duras de prisión y llevó el asunto al Supremo. El Alto Tribunal no acepta todas las tesis del recurso -que pedía un total de seis años de prisión-, pero sí establece un criterio que obligará a los tribunales a imponer penas de prisión en los casos en los que la denuncia haya tenido recorrido suficiente para llegar a juicio.


Desconectado Pipireta19

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 1
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #363 en: 04 de Mayo de 2019, 19:04:13 pm »
Buenas tardes.

Tengo una duda. Conozco un policia nacional que es conocedor desde hace mucho tiempo de una plantación de marihuana en casa de un amigo de un familiar suyo, ha estado varias veces en ella, conociendo el sistema de cultivo y estando presente en la elaboración de hachis.
Este policia no ha comunicado esta situación ante nadie, ni ha hecho nada al respecto.
Estaría cometiendo un delito? Sería un delito de omisión del deber de perseguir delitos? Gracias

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #364 en: 04 de Mayo de 2019, 19:15:16 pm »
Evidentemente.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #365 en: 05 de Mayo de 2019, 09:15:41 am »


Dos policías denuncian a agentes locales de Alicante por detención ilegal al confundirlos con unos violadores


Los funcionarios de la Policía Nacional y otros dos amigos suyos también denunciantes quedaron libres sin cargos tras ser retenidos ocho horas como presuntos implicados en una agresión sexual en el Riscal

P. Cerrada 03.05.2019 | 21:42

Un grupo de amigos de la provincia de Valencia, entre ellos dos policías nacionales, han denunciado por detención ilegal a varios agentes de la Policía Local de Alicante que les arrestaron al confundirlos con una «Manada» de agresores sexuales. El origen de la confusión fue la violación de una mujer por parte de un solo hombre, aún no arrestado, en el mismo aparthotel donde se alojaban los cuatro amigos, que estuvieron detenidos 8 horas en la comisaría antes de ser puestos en libertad sin cargos. El caso contra ellos ya está archivado al comprobarse que eran totalmente inocentes.

El arresto se realizó después de que una mujer francesa pidiera ayuda porque aseguró haber sido violada por un hombre en una habitación del Estudiotel Alicante en el Riscal y de nada les sirvió a los policías nacionales que se identificasen como tales para aclarar la situación. La Policía Local comenzó a realizar sus pesquisas y acabó deteniendo a los cuatro hombres después de que la víctima se equivocara al recordar el número de la habitación donde fue agredida sexualmente.

La actuación de la Policía Local ha causado gran malestar en la Policía Nacional, ya no solo por lo que consideran un claro error de procedimiento en la intervención, sino también por las consecuencias y la posible pérdida de pruebas o indicios para esclarecer la denuncia por violación.

El agresor sexual ya se había marchado del Estudiotel cuando la Policía Nacional realizó sus pesquisas. En menos de media hora la Policía Nacional pudo comprobar que los cuatro detenidos eran totalmente ajenos a los hechos denunciados por la mujer.

Las cámaras de seguridad demostraron que los denunciantes llegaron tres horas antes al estudiotel y que la víctima lo hizo en compañía de otra persona diferente.

Juzgado

La denuncia de los cuatro amigos, presentada en la Comisaría de Alzira, ha sido remitida a los juzgados de la capital de la Ribera para que a su vez sea enviada a los de Alicante, donde se decidirá la apertura o no de diligencias judiciales por un delito de detención ilegal o por un delito cometido por funcionarios públicos contra las garantías constitucionales.

Los hechos se produjeron a primera hora de la mañana del pasado 21 de abril. Una mujer de nacionalidad francesa se personó en el Parque de Bomberos de la avenida Jaime II de Alicante y pidió auxilio porque había sido víctima de una agresión sexual. Desde el parque se avisó al 112 y la primera patrulla que llegó fue una de la Policía Local. La mujer relató a los policías que había perdido su teléfono móvil y una tarjeta de crédito. Un hombre se ofreció a ayudarla para anular la tarjeta desde el ordenador que tenía en su habitación del hotel y ambos se dirigieron al establecimiento.

Según la denunciante, en la habitación había solo una cama en la que estaba durmiendo otro varón. Su acompañante le dejó el ordenador para anular la tarjeta bancaria y a continuación fue cuando la intimidó y la agredió sexualmente en el cuarto de baño.

Fuentes policiales aseguran que en un caso así el protocolo de actuación con víctimas de agresiones sexuales establece que sea conducida a un centro hospitalario. Sin embargo, una vez conocieron lo que había ocurrido y antes de llevarla al médico, los policías locales subieron a la víctima en el coche patrulla y comenzaron realizar sus indagaciones para descubrir dónde se produjo la agresión y quién era el autor, según se recoge en la investigación sobre lo ocurrido. De este modo acabaron localizando el estudiotel Riscal y entraron con ella para realizar gestiones que permitieran identificar al presunto violador.

Con las indicaciones de la víctima la Policía Local solicitó en recepción la identidad de los ocupantes de una habitación bajo sospecha. Eran dos vecinos de la provincia de Valencia que vinieron a pasar el fin de semana con otros dos amigos, alojados en otra habitación. Dos de ellos estaban desayunando y fueron detenidos y esposados sobre las diez de la mañana. Los otros dos fueron arrestados poco después y los cuatro acabaron en la Comisaría Provincial.

Los dos policías detenidos llegaron a identificarse con sus placas y se ofrecieron a colaborar. Todos dicen que negaron los hechos y pese a no guardar parecido físico con el verdadero agresor fueron detenidos. A las 18.30 horas quedaron los cuatro en libertad sin cargos tras comprobarse que la chica entró con otro varón al estudiotel.

Desde la Concejalía de Seguridad aseguran que la Policía Local ofreció desde el principio a la Policía Nacional la dirección de las actuaciones y la plena colaboración. Además, indicaron que durante la actuación contactaron en varias ocasiones con responsables policiales y que una patrulla que acudió al Parque de Bomberos les dijo que siguieran ellos tras decirles que habían llevado a la víctima al hospital.


Desconectado Der Kaiser

  • Experto II
  • *
  • Mensajes: 2731
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #366 en: 06 de Mayo de 2019, 00:12:03 am »
Si nos basamos en lo que dice la noticia, la mujer en ningún momento dice que son cuatro. Por no hablar de que entre las indagaciones que hicieron no se les ocurrió ver las cámaras.



Dos policías denuncian a agentes locales de Alicante por detención ilegal al confundirlos con unos violadores


Los funcionarios de la Policía Nacional y otros dos amigos suyos también denunciantes quedaron libres sin cargos tras ser retenidos ocho horas como presuntos implicados en una agresión sexual en el Riscal

P. Cerrada 03.05.2019 | 21:42

Un grupo de amigos de la provincia de Valencia, entre ellos dos policías nacionales, han denunciado por detención ilegal a varios agentes de la Policía Local de Alicante que les arrestaron al confundirlos con una «Manada» de agresores sexuales. El origen de la confusión fue la violación de una mujer por parte de un solo hombre, aún no arrestado, en el mismo aparthotel donde se alojaban los cuatro amigos, que estuvieron detenidos 8 horas en la comisaría antes de ser puestos en libertad sin cargos. El caso contra ellos ya está archivado al comprobarse que eran totalmente inocentes.

El arresto se realizó después de que una mujer francesa pidiera ayuda porque aseguró haber sido violada por un hombre en una habitación del Estudiotel Alicante en el Riscal y de nada les sirvió a los policías nacionales que se identificasen como tales para aclarar la situación. La Policía Local comenzó a realizar sus pesquisas y acabó deteniendo a los cuatro hombres después de que la víctima se equivocara al recordar el número de la habitación donde fue agredida sexualmente.

La actuación de la Policía Local ha causado gran malestar en la Policía Nacional, ya no solo por lo que consideran un claro error de procedimiento en la intervención, sino también por las consecuencias y la posible pérdida de pruebas o indicios para esclarecer la denuncia por violación.

El agresor sexual ya se había marchado del Estudiotel cuando la Policía Nacional realizó sus pesquisas. En menos de media hora la Policía Nacional pudo comprobar que los cuatro detenidos eran totalmente ajenos a los hechos denunciados por la mujer.

Las cámaras de seguridad demostraron que los denunciantes llegaron tres horas antes al estudiotel y que la víctima lo hizo en compañía de otra persona diferente.

Juzgado

La denuncia de los cuatro amigos, presentada en la Comisaría de Alzira, ha sido remitida a los juzgados de la capital de la Ribera para que a su vez sea enviada a los de Alicante, donde se decidirá la apertura o no de diligencias judiciales por un delito de detención ilegal o por un delito cometido por funcionarios públicos contra las garantías constitucionales.

Los hechos se produjeron a primera hora de la mañana del pasado 21 de abril. Una mujer de nacionalidad francesa se personó en el Parque de Bomberos de la avenida Jaime II de Alicante y pidió auxilio porque había sido víctima de una agresión sexual. Desde el parque se avisó al 112 y la primera patrulla que llegó fue una de la Policía Local. La mujer relató a los policías que había perdido su teléfono móvil y una tarjeta de crédito. Un hombre se ofreció a ayudarla para anular la tarjeta desde el ordenador que tenía en su habitación del hotel y ambos se dirigieron al establecimiento.

Según la denunciante, en la habitación había solo una cama en la que estaba durmiendo otro varón. Su acompañante le dejó el ordenador para anular la tarjeta bancaria y a continuación fue cuando la intimidó y la agredió sexualmente en el cuarto de baño.

Fuentes policiales aseguran que en un caso así el protocolo de actuación con víctimas de agresiones sexuales establece que sea conducida a un centro hospitalario. Sin embargo, una vez conocieron lo que había ocurrido y antes de llevarla al médico, los policías locales subieron a la víctima en el coche patrulla y comenzaron realizar sus indagaciones para descubrir dónde se produjo la agresión y quién era el autor, según se recoge en la investigación sobre lo ocurrido. De este modo acabaron localizando el estudiotel Riscal y entraron con ella para realizar gestiones que permitieran identificar al presunto violador.

Con las indicaciones de la víctima la Policía Local solicitó en recepción la identidad de los ocupantes de una habitación bajo sospecha. Eran dos vecinos de la provincia de Valencia que vinieron a pasar el fin de semana con otros dos amigos, alojados en otra habitación. Dos de ellos estaban desayunando y fueron detenidos y esposados sobre las diez de la mañana. Los otros dos fueron arrestados poco después y los cuatro acabaron en la Comisaría Provincial.

Los dos policías detenidos llegaron a identificarse con sus placas y se ofrecieron a colaborar. Todos dicen que negaron los hechos y pese a no guardar parecido físico con el verdadero agresor fueron detenidos. A las 18.30 horas quedaron los cuatro en libertad sin cargos tras comprobarse que la chica entró con otro varón al estudiotel.

Desde la Concejalía de Seguridad aseguran que la Policía Local ofreció desde el principio a la Policía Nacional la dirección de las actuaciones y la plena colaboración. Además, indicaron que durante la actuación contactaron en varias ocasiones con responsables policiales y que una patrulla que acudió al Parque de Bomberos les dijo que siguieran ellos tras decirles que habían llevado a la víctima al hospital.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #367 en: 24 de Mayo de 2019, 11:52:49 am »


"Papá me ha mordido ahí": las denuncias sexuales
falsas de las tres madres detenidas de Infancia Libre


QUICO ALSEDO
PABLO HERRAIZ
Viernes, 24 mayo 2019 - 07:56

Cartel de Infancia Libre pegado en la puerta de los juzgados de Arganda (Madrid), donde se ha llevado el procedimiento de la tercera madre detenida.
EL MUNDO

Abril. Detenida la presidenta de Infancia Libre por secuestrar a su hijo
Mayo. La Policía libera a una niña de 10 años secuestrada por su madre desde 2017
Testimonio. La pesadilla de dos años con mi hija secuestrada
Mayo. Detenida una tercera madre de Infancia Libre
Organización criminal. Investigan al menos cinco nuevas denuncias contra madres de Infancia Libre
"Papá me llama 'chochete' y me toca el chichi", repetía la hija de Ana María Bayo, pese a que los psicólogos decían que no había detrás vivencias que sustentaran dichas acusaciones, y sí una probable inducción materna.

Una tarde, Daniel I. Aguirre fue a casa de su ex a buscar a su hija. Patricia González bajó con la niña y le dijo: "Dile a papá lo que me has dicho, dile". "Que me has mordido el menene y no quiero ir contigo". Jamás apareció evidencia alguna de abuso y la niña le admitió a su padre que había mentido, pero la madre secuestró a su hija, liberada luego por la Policía.

Rafael Marcos se reunió con su hijo en un punto de encuentro en Valdemoro. En presencia de los servicios psicosociales. Al devolver al niño con la madre, María Sevilla denunció que el crío llegaba con el pantalón roto porque su padre, pese a la presencia de los psicólogos, le había introducido los dedos en el ano. Unos años después la Policía liberaba a S., retenido por su madre en una apartada finca de Cuenca de la que sólo podía salir, para airearse, 25 minutos al día.

Son las denuncias por abuso sexual intrafamiliar interpuestas por las -hasta ahora- tres madres detenidas pertenecientes a la asociación Infancia Libre. Denuncias todas archivadas por la Justicia, a veces poniendo incluso a tratamiento a las madres... Pero que no consiguieron que los niños retornaran con sus padres hasta que la Unidad de Policia Judicial Adscrita a los Juzgados y la Fiscalía de Madrid se hizo cargo de la causa.

Este jueves la agencia Efe publicó que los agentes investigan cinco casos similares más. En realidad hay decenas en el punto de mira. Infancia Libre fue incluso contratada por Podemos para realizar un estudio sobre violencia sexual intrafamiliar, del que no se ha vuelto a saber una vez ha estallado el caso, con dos madres acusadas de secuestrar a sus hijos, y la otra de desobedecer a la Justicia y hurtar a la niña de su padre.

ANA MARÍA BAYO: MÁS DE 300 DENUNCIAS SIN RESULTADO
El último caso, el de José Luis, es paradigmático de los objetivos de estas denuncias, según los expertos: apartar al padre. Tras años sin ver a su hija aunque había interpuesto hasta 300 denuncias por los incumplimientos de su ex pareja del régimen de visitas, el hombre se iba de viaje al Sureste Asiático cuando la Policía se puso en contacto con él. Habían localizado a su ex, detenida este martes. Anuló sus planes y lucha por su hija.


Cuando la niña tenía siete años su madre se fue a la Guardia Civil y dijo que veía cosas raras en ella desde que tenía tres. Fue el 16 de marzo de 2015. Ana María Bayo declaró que desde que la cría era pequeña cerraba las piernas al limpiarla. Que al agredirla sexualmente su padre la había herido con una uña en la vagina, y le había producido frecuentes infecciones.

La Guardia Civil ni siquiera detiene al padre, al no ver evidencias, a lo que la madre responde yéndose a la Justicia. Se presenta en los juzgados de Arganda , donde un juzgado abre diligencias pese a que ella misma aporta un informe del Hospital del Sureste que dice que la niña no tiene nada.

Se suceden las acusaciones: la abuela dice que la cría le refiere agresiones sexuales del padre, el ubicuo psiquiatra Antonio Escudero Nafs decreta que el estado de la niña es compatible con dichos abusos y la abogada Carmen Simón, el cerebro jurídico tras las acusaciones de Infancia Libre, batalla en toda instancia.

La niña, señalan los psicólogos, comienza a repetir comportamientos de su madre. Cuando José Luis va a recoger a la niña al colegio, porque según el convenio entre ambos le toca a él, Ana María Bayo se planta en el lugar y llora delante de la concurrencia al grito de "¡Que me roban a mi hija!". La niña actúa igual poco después, pese a que el director del centro declarará más tarde ante la Justicia que la cría era feliz a ojos vista con su padre, que era muy cariñosa con él y le abrazaba al verle.


Toda acusación de agresión sexual es archivada, hasta que en noviembre de 2017 la Audiencia Provincial de Madrid dice que José Luis tiene derecho a ver a su hija y que la madre mantiene "comportamientos obstruccionistas" y debe ponerse "a tratamiento". De nada sirve. Hasta el martes pasado, cuando es detenida por incumplir las órdenes de un juez.

MARÍA SEVILLA: DENUNCIANDO HASTA A LOS PSICÓLOGOS
María Sevilla no sólo denunció al padre de su hijo en 2012, 2014 y 2016 por abuso sexual sobre el menor, intentó reabrir las causas varias veces e incluso maniobró para buscar nuevos juzgados ante los archivos, sino que se querelló sucesivamente contra los tres equipos psicosociales que recurrentemente le daban la razón al padre. El cerebro jurídico fue, de nuevo, la abogada Carmen Simón.

La primera denuncia fue presentada en 2012. La abuela de S. decía que el niño refería que su padre le había introducido los dedos en el ano. Al padre, Rafael Marcos, que ya llevaba meses sin ver a su hijo, le cayó instantáneamente una orden de alejamiento aunque la causa fue archivada rápidamente en Majadahonda por falta de pruebas: el relato de la madre resultaba incoherente, y el del niño forzado, aparentemente aprendido.


Infancia Libre usó ahí una argucia procesal: la catequista evangélica del menor interpuso otra denuncia por hechos similares, pero en Plaza de Castilla. No resultó: las diligencias fueron remitidas a Majadahonda, donde el juez archivó al ya conocerse la cuestión.

En 2016 llega el último intento. Tras estar el niño con su padre en un punto de encuentro de Valdemoro, Sevilla denuncia ante el juez de Familia que Marcos había abusado de su hijo allí mismo, rompiéndole el pantalón, para penetrarle. El informe psicosocial sobre estos inexistentes abusos y sobre la inducción de la madre fue tan demoledor que Sevilla se querelló luego, sin éxito alguno, contra la psicóloga que lo emitió.

Al no conseguir nada, poco después de hablar sobre abusos sexuales en la familia en el Congreso de la mano de Podemos, procedió a secuestrar a su hijo por espacio de dos años, hasta que llegó la Policía.

PATRICIA GONZÁLEZ Y EL PSICÓLOGO ESCUDERO NAFS
El primer "infierno" de Daniel I. Aguirre, el de la acusación de abuso sexual, duró algo más de un año -luego vendría el segundo, la desaparición de su hija por espacio de otros dos-. El 21 de diciembre de 2014, dos días después de denunciar incumplimientos de la madre en el régimen de visitas, ésta le denunció por abusar de la niña en el juzgado de guardia.


Según tanto madre como niña, el padre había mordido a esta última en sus partes. La incoherencia entre las declaraciones posteriores de ambas fue total. La madre llegó a admitir que la relación padre/hija era "normal", y las frases de la niña fueron "ambiguas e imprecisas", recoge la sentencia. Las diligencias se archivan ese mismo día, pero Patricia González, además de recurrir, intenta reabrir la causa en otro juzgado, el 54.

El psicólogo forense del juzgado ha emitido un informe diciendo que el relato de la niña es "inconexo y ambiguo", y que se evidencia una "percepción diferente entre madre e hija", pero la madre, asistida por Carmen Simón, lleva la acusación hasta las últimas consecuencias, hasta el archivo definitivo en la Audiencia Provincial en enero de 2016.

La cuestión, no obstante, sigue rodando en los sucesivos pleitos de Familia entre Aguirre y su ex, que se apoya en un informe del psiquiatra Antonio Escudero Nafs, habitual de Infancia Libre, que estima posible el abuso. Aguirre, periodista de EL MUNDO, se ve obligado a responder con una catarata de informes, alguno de los cuales ve incluso posible interés económico en la acusación.

Otro psiquiatra e incluso uno de los jueces que conocen de la causa afean a Escudero Nafs haber excedido sus funciones -"no sólo ha oficiado como psiquiatra, sino también como perito"-, a lo que el psiquiatra responde llegando a denunciar él personalmente a Aguirre en un juzgado, sin consecuencia judicial alguna.

El padre aún hoy se siente a ojos vista perseguido por la acusación: "Puidieron caerme 15 años de cárcel... Es increíble". Muestra a quien le pregunta un vídeo de su hija admitiendo que su madre la forzó a acusarle, o cómo la niña le confesó: "Cuando me llevan a Beatriz [psicóloga] mamá me dice que hable mal de ti para que no nos separen". Tras decaer la acusación, Daniel estuvo dos años sin ver a su hija, secuestrada por su madre en un pueblo de la Sierra madrileña.

Desconectado corneta

  • Profesional
  • Experto II
  • *
  • Mensajes: 2510
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #368 en: 27 de Mayo de 2019, 22:30:30 pm »
Pregunta vehículo con etiqueta b amarilla puede pasar por Madrid central para estacionar en un parking subterráneo público. Gracias dé antemano

Desconectado Javcop

  • Novato
  • ****
  • Mensajes: 91
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #369 en: 27 de Mayo de 2019, 22:58:06 pm »
Pregunta vehículo con etiqueta b amarilla puede pasar por Madrid central para estacionar en un parking subterráneo público. Gracias dé antemano

Etiqueta B o C pueden a un parking público o privado, etiqueta ECO hasta dos giras en zona azul y etiqueta ZERO buffet libre.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #370 en: 20 de Julio de 2019, 14:21:13 pm »
Es posible rastrear una llamada realizada con número oculto?


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #371 en: 23 de Julio de 2019, 11:00:55 am »

DENUNCIA FALSA

Piden 2 años a una falsa maltratada en su tercer juicio
 
Su primera denuncia falsa mantuvo a su ex en prisión durante 11 meses


 La Audiencia ya le advirtió: “su credibilidad está severamente condicionada”

Raquel, durante su juicio en 2015

Raquel, durante su juicio en 2015 /
facebook Share
twitter Share
google-plus Share
whatsapp Share
AMANDA GLEZ. DE ALEDO
22 Jul 2019 05:00
La acusación particular ha pedido dos años de cárcel para Raquel V.B., que va a ser juzgada por una nueva denuncia falsa de maltrato contra su ex marido. Será su tercer juicio, pues en el año 2012 fue condenada a 20 meses de cárcel y en 2015 a pagar una multa de 10.530 euros (luego rebajada a 1.620) por acusaciones similares.

Por la primera de esas denuncias, el ex marido estuvo once meses en prisión hasta que se demostró la falsedad, pero ahora han cambiado las tornas y la Audiencia de Sevilla, al archivar la última denuncia, advirtió a Raquel: su “ credibilidad subjetiva” está ya “ severamente condicionada”.

Ahora va a ser juzgada por denunciar una agresión supuestamente ocurrida en la localidad sevillana de La Puebla de los Infantes el 22 de noviembre de 2015. Pero el denunciado, José Antonio S.B., estaba a esa hora a 90 kilómetros de distancia, según declararon sus jefes y los clientes del bar donde trabajaba.

El abogado del denunciado, Fernando Retamar, imputa a Raquel un delito de falso testimonio por el que solicita 2 años de prisión y 6 meses de multa (1.080 euros), otro delito de denuncia falsa por el que pide 24 meses de multa (4.320 euros) y un tercero de simulación de delito por el que reclama 12 meses de multa (2.160 euros).

También la Fiscalía de Sevilla acusa a la mujer y le imputa un delito de denuncia falsa por el que pide 24 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros (8.640 euros). El juicio se celebrará en los próximos meses en un juzgado penal.

Según el relato de Raquel, estaba en la calle cuando se le acercó su ex marido y, sin mediar palabra, le agarró por el cuello y le agredió con un objeto, produciéndole lesiones en cuello y cabeza. Ella sintió “un porrazo muy grande en la parte trasera de la cabeza, empezó a ver oscuro y se mareó”.

La mujer ratificó la denuncia en el juzgado de Lora del Rio pero finalmente el juez, con el apoyo posterior de la Audiencia, archivó la causa porque las heridas, según el forense, podrían ser autoinflingidas “por su localización simétrica, escasa profundidad y carácter punzante pero no cortante”.

Además la Guardia Civil no encontró sangre en el lugar de la agresión y tanto los testigos como el posicionamiento de su móvil situaron al denunciado en Gines, localidad distante más de 90 kilómetros por carretera.

La mujer se declaró insolvente y no pagó ninguna de las multas anteriores
En los últimos años Raquel ha denunciado una decena de falsas agresiones de su ex marido. Por las siete primeras, José Antonio perdió su trabajo y pasó once meses en prisión, entre febrero de 2007 y enero de 2008.

Cuando las causas contra él fueron archivadas, Raquel fue juzgada y en el primer juicio, referido a las siete primeras denuncias, fue condenada en 2012 a 20 meses de cárcel aunque no ingresó en prisión porque obtuvo la suspensión.

En 2015 volvió a ser condenada a pagar una multa de 10.530 euros por denuncia falsa y falso testimonio, luego rebajada por la Audiencia provincial.

En su escrito de acusación, Retamar lamenta que la procesada nunca ha pagado las multas ni las indemnizaciones porque fue declarada insolvente.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #372 en: 26 de Julio de 2019, 07:13:13 am »

Reconoce que no sucedió
Detenida una menor en Murcia por fingir una violación múltiple en un festival

En el visionado de las cámaras de seguridad no se observa la presencia de la menor, y tampoco en las horas en que supuestamente ocurrieron los hechos
La Información
jueves, 25 julio 2019, 13:21
Actualizado: 25/07/2019, 13:21

Denunciar hechos delictivos que nunca se han cometido implica responsabilidad penal. / EP

Agentes de la Policía Nacional han detenido a una menor de 17 años acusada de simulación de delito tras denunciar que había sido agredida sexualmente por tres jóvenes cuando acudía a un festival de música en La Fica (Murcia), ha informado este cuerpo.

Según dijo en la denuncia, los jóvenes la abordaron y la llevaron a un lugar próximo al estacionamiento del auditorio y allí la forzaron a mantener relaciones sexuales. Posteriormente y una vez consumada la violación, siempre según la denuncia, los individuos se marcharon del lugar tras haberla robado el teléfono móvil.

El Grupo de Menores de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Policía Nacional de Murcia inició entonces una investigación en la que encontraron incongruencias tanto en la información aportada por la víctima como en las declaraciones efectuadas sobre personas que habían estado antes y después de la comisión del hecho. Al reconstruir paso a paso el itinerario de la denunciante, los policías detectaron que había algunas piezas que no encajaban.

En el visionado de las cámaras de seguridad de la zona, no se observa la presencia de la menor, y tampoco en las horas en que supuestamente ocurrieron los hechos descritos por la misma. Ante estos hechos los agentes llegaron a dudar de la veracidad de lo denunciado.

Una vez obtenidos todos los indicios necesarios y verificados de que la denunciante y víctima de la agresión sexual había fingido el hecho delictivo, los investigadores detuvieron a la joven como presunta autora de un delito de simulación de delito.

La menor terminó reconociendo que la agresión nunca se produjo, que había estado con un amigo y en un despiste le habían sustraído el teléfono móvil. La Policía Nacional recuerda que denunciar hechos delictivos que nunca se han cometido implica responsabilidad penal.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #373 en: 13 de Agosto de 2019, 14:20:29 pm »


AP: Varias mujeres acusan a Plácido Domingo de acoso sexual


Por JOCELYN GECKER

Durante décadas, Plácido Domingo, uno de los hombres más poderosos y elogiados en el mundo de la ópera, ha intentado presionar a mujeres para que entablaran relaciones sexuales con él, prometiendo empleos y en ocasiones tomando represalias contra las carreras de las mujeres que rechazaban sus proposiciones, según dijeron a The Associated Press numerosas acusadoras.

Domingo, considerado como uno de los mejores cantantes de ópera de todos los tiempos, es también un prolífico director de orquesta y director de la Ópera de Los Ángeles. Ganador de varios premios Grammy, es una figura muy respetada en su exclusivo mundo, descrito por compañeros como un hombre de prodigioso encanto y energía que trabaja sin descanso para promocionar su rama artística.


Sin embargo, sus acusadoras y otras personas de la industria dicen que hay un lado problemático de Domingo, de 78 años, un secreto a voces desde hace tiempo en el mundo de la ópera.

Ocho cantantes y una bailarina dijeron a AP que sufrieron acoso sexual del superastro español, que lleva décadas casado, en encuentros a lo largo de tres décadas a partir finales de la década de 1980, en ocasiones en compañías de ópera en las que él ocupaba puestos de alta dirección.

Una acusadora dijo que Domingo metió la mano dentro de su falda, y otras tres dijeron que forzó besos húmedos en la boca en un vestuario, una habitación de hotel y una comida de trabajo.

“Una comida de trabajo no es rara”, dijo una de las cantantes. “Que alguien intente agarrarte la mano durante una comida de trabajo es raro, o que te ponga la mano en la rodilla es un poco raro. Siempre te estaba tocando de alguna manera, y siempre besándote”.

Además de las nueve acusadoras, otra media docena de mujeres dijo a AP que las proposiciones sexuales de Domingo les hicieron sentir incómodas. Una cantante dijo que le pidió varias veces salir en una cita tras contratarla para cantar una serie de conciertos con él en la década de 1990.

AP también habló con casi tres docenas de otros cantantes, bailarines, músicos de orquesta, personal técnico, maestros de canto y administradores, que dijeron haber presenciado comportamiento inapropiado de índole sexual por parte de Domingo, y que perseguía a mujeres más jóvenes con impunidad.

Domingo no respondió a preguntas detalladas de AP sobre incidentes concretos, pero emitió un comunicado en respuesta.

“Las acusaciones de estas personas no identificadas, que se remontan hasta 30 años, son profundamente preocupantes, e inexactas tal como se describen”, indicó.


“Aun así, es doloroso saber que puedo haber molestado a alguien o haberles hecho sentir incómodas, sin importar cuánto tiempo haya pasado y pese a mis mejores intenciones. Yo creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consensuadas. La gente que me conoce o ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que dañe, ofenda o avergüence a nadie a propósito”, añadió.

“Sin embargo, reconozco que las normas y estándares por los que se nos mide hoy _como debe ser_ son muy diferentes de lo que eran en el pasado. He tenido la bendición y el privilegio de haber tenido una carrera de más de 50 años en la ópera y me atendré a los estándares más altos”.

Siete de las nueve acusadoras dijeron a AP que sintieron que sus carreras se vieron perjudicadas tras rechazar las proposiciones de Domingo, y algunas señalaron que se les prometieron papeles que nunca se concretaron. Varias dijeron que aunque trabajaron con otras compañías, nunca volvieron a ser contratadas para trabajar con él.

Solo una de las nueve mujeres aceptó ser identificada: Patricia Wulf, una mezzosoprano que cantó con Domingo en la Ópera de Washington. Las demás solicitaron anonimato, indicando que o bien siguen trabajando en el sector y temen represalias o temen ser humilladas e incluso acosadas públicamente.

Los testimonios de las acusadoras muestran patrones muy similares de comportamiento, en los que Domingo contactaba con ellas de forma persistente _a menudo, llamando repetidas veces a su casa por la noche_, expresaba interés en sus carreras y las instaba a reunirse con él en privado con el pretexto de ofrecerles consejo profesional.

Ninguna de ellas pudo ofrecer documentación como mensajes telefónicos, pero AP habló con muchos colegas y amigos a los que habían hablado del tema. Además, AP verificó de forma independiente que las mujeres trabajaban donde dijeron y que Domingo coincidió con ellas en esos lugares.

Dos de las mujeres dijeron haber cedido brevemente a las proposiciones de Domingo al creer que no podían poner en peligro sus carreras rechazando al hombre más poderoso de su profesión.

Una de ellas dijo haber tenido relaciones sexuales con él dos veces, incluida una en el hotel Biltmore de Los Ángeles. Cuando Domingo se fue para una actuación, señaló la mujer, dejó 10 dólares en la mesilla de noche y dijo “No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por estacionar”.

Las mujeres que hicieron las acusaciones _que dijeron haberse sentido animadas a hablar por el movimiento #MeToo_ eran en su mayoría jóvenes y estaban iniciando sus carreras.

Varias dijeron haber tomado medidas extremas para evitar a Domingo, como pedir a colegas que se permanecieran junto a ellas mientras trabajaban o no responder llamadas a su casa.

Una cantante que está entre las acusadoras tenía 23 años y actuaba en el coro de la Ópera de Los Ángeles cuando conoció al superastro en 1988. Dijo que recordaba haberse limpiado la saliva de la cara tras un torpe y húmedo beso en el escenario, tras el que le susurró “Ojalá no estuviéramos en el escenario”.

Domingo empezó a llamarla a casa a menudo, aunque ella no le había dado su número. “Decía cosas como ‘Ven a mi apartamento. Cantaremos unas arias. Te asesoraré. Me encantaría escuchar lo que puedes hacer para una audición’”, dijo.

Cada vez que volvió a Los Ángeles durante tres años, señaló, la hizo sentir incómoda por sus muestras de afecto, rodeando su cintura con el brazo o besándola en la mejilla demasiado cerca de la boca. Entraba en su camerino sin ser invitado, señaló, con lo que ella supuso que pretendía verla sin ropa.

La mezzosoprano dijo haberse esforzado por evitar quedar a solas con él al tiempo que evitaba que se sintiera insultado. Pero él no captó la indirecta, señaló.

Una noche aceptó reunirse con Domingo en torno a las 23:00 “y entonces tuve todo un ataque de pánico. Aluciné, y dejé de contestar al teléfono. Él llenó el contestador, llamando hasta las 3:30 de la mañana”.

En 1991, señaló, “Finalmente cedí y me acosté con él. Me quedé sin excusas. Era como ‘De acuerdo, supongo que esto es lo que tengo que hacer’”.

La mujer dijo haber tenido relaciones sexuales con Domingo en dos ocasiones, una en el apartamento de él en Los Ángeles y en el hotel Biltmore, donde dejó el dinero en la mesilla.

Otra joven cantante en la Opera de Los Ángeles, donde Domingo había sido designado como nuevo director artístico, dijo que empezó a llamarla a su casa inmediatamente después de conocerla en un ensayo en 1988.

“Decía ‘Voy a hablarte como el futuro director artístico de la compañía’ y hablaba de posibles papeles”, comentó. “Entonces bajaba el tono de voz y decía ‘Ahora voy a hablarte como Plácido’”, y le pedía que quedara con él para beber algo, para ver una película, para ir a su apartamento para que él pudiera prepararle un desayuno.

Durante una de sus frecuentes visitas al camerino de ella, Domingo admiró su ropa, se inclinó para besarla en las mejillas y colocó una mano en un lateral de su pecho, recordó.

La cantante, que tenía 27 años y estaba empezando su carrera, dijo haberse sentido atrapada.

“Estaba totalmente intimidada y sentí que decirle no a él sería como decirle no a Dios. ¿Cómo le dices que no a Dios?”, dijo.

Las llamadas continuaron, y ella dejó de coger el teléfono. En persona le daba excusas, señaló. Estaba ocupada, estaba cansada, estaba casada. Al final, se rindió a “una sensación de catástrofe inminente”, de que “no iba a tener una carrera en la ópera si no cedía”.

Dijo haber ido a su apartamento, donde practicaron “tocamientos” y “manoseos”.

En los días y semanas posteriores, señaló, Domingo la llamó muchas veces. “Me sentí como una presa. Me sentí como si me estuviera cazando”, dijo.

La cantante dijo que una vez Domingo tomó el control de las decisiones de reparto en la Ópera de Los Ángeles en 2000, nunca volvió a contratarla.

Otra cantante que trabajaba en Los Ángeles a mediados de la década de 2000 dijo a AP que ya conocía la reputación de Domingo cuando mostró un gran interés en su carrera, y se aseguró de tener siempre una excusa para marcharse justo después de trabajar.

Sin embargo, una noche tras el ensayo la tomó por sorpresa al preguntarle si podía llevarle a casa, lo que le pareció “ridículo. ¿Por qué no iba a tener Plácido Domingo cómo llegar a casa? Pero, ¿qué iba a hacer?”.

En el auto, señaló, le puso la mano en la pierna, le dijo que estacionara cerca de su edificio y entonces “se inclinó e intentó besarme”. La invitó a subir, lo que ella evitó diciendo que tenía otros planes.

Varias semanas más tarde, señaló, Domingo se le acercó una noche que sabía que tenía trabajo hasta tarde y la invitó a su apartamento para repasar un aria.

Ella fue, señaló, porque “sentí que había alargado esto y le había evitado durante seis semanas, y es Plácido, y es mi jefe y me está ofreciendo trabajar conmigo en este papel”.

Tras servir dos copas de vino, señaló, “se sentó en el piano de cola y sí que cantamos esa aria, y trabajamos en ella. Y me dio consejos y me hizo muchos elogios”.

Pero entonces, señaló, “Cuando terminamos, se puso de pie y metió la mano en mi falda, y ahí fue cuando tuve que salir de ahí”.

“Me fui a casa y estaba aterrada de volver a trabajar”, dijo. “Estuve paralizada de terror todo ese contrato”.

Desde entonces ha cantado en la Ópera Metropolitana de Nueva York, la Ópera de San Francisco y otros lugares, pero nunca ha vuelto a ser contratada para cantar en la Ópera de Los Ángeles o con Domingo.

En la Ópera de Washington, donde Domingo fue director artístico y después director general durante 15 años, la mezzosoprano Patricia Wulf dijo que el astro le susurraba la misma pregunta noche tras noche.

“Cada vez que bajaba del escenario, estaba entre bambalinas esperándome”, dijo. “Se pegaba a mí, todo lo cerca que podía, ponía su cara directamente junto a la mía, bajaba el tono de voz y decía, ‘Patricia, ¿tienes que irte a casa esta noche?’”.

Ella le rechazaba, pero Domingo no cesaba en sus proposiciones, señaló.

Llegó un momento, dijo Wulf, en el que intentaba esconderse de él tras un pilar. También se escondía en su camerino y asomaba la cabeza para asegurarse de que no estaba en el pasillo para marcharse.

“En cuando te apartas y sales, piensas ‘¿Acabo de arruinar mi carrera?’ y así fue durante toda la producción”.

Una bailarina que trabajó con el astro en varias ciudades dijo que de forma intermitente durante aproximadamente diez años en la década de 1990, recibió llamadas insinuantes de Domingo, que dejaba explícitos mensaje que ella escuchaba perpleja con su marido.

Domingo le pedía que quedara con él en lugares como su habitación de hotel. Ella dijo que solo se reunió con él para comer, siempre planteado como una comida de trabajo. Sin embargo, señaló, las manos d Domingo acaban en su rodilla, o la tomaba de la mano, o la besaba en la mejilla de una forma que la hacía sentir incómoda.

La bailarina dijo que solía comentar el tema con su esposo, preguntándose: “¿Entiende el riesgo en el que me pone, que podría arruinar mi matrimonio, arruinar mi trabajo?”.

“Cuando trabajas para el hombre más poderoso en la ópera, intentas seguirle el juego”, dijo.

Una tarde, cuando trabajaban juntos en la Ópera de Washington, Domingo le pidió que comiera con él en el restaurante de su hotel para hablar de trabajo, señaló. Al terminar la comida, dijo que tenía que pasar por su habitación antes de que fueran caminando al ensayo.

“Me llevó a su habitación, se suponía que para coger sus cosas, y me invitó a entrar”, dijo. “Y empezó a abrazarme y besarme”.

Ella dijo que le apartó e insistió en que tenía que llegar al ensayo.

“Cuando estuvo claro que no iba a acostarme con él, simplemente me acompañó al ascensor y volvió a su habitación”, dijo. “Se abrieron las puertas del ascensor y me derrumbé. Simplemente me quedé en el suelo del ascensor, sudando sin parar”.

Un exadministrador de ópera dijo haber sabido durante años que Domingo estaba “persiguiendo constantemente” a la bailarina. Y un director amigo de la artista dijo que recordaba cómo después de “decirle no a Domingo, se vio apartada durante varios años”.

Tras el incidente en el hotel, la bailarina dijo que no trabajó con el astro en varios años.

“Hubo años en los que estaba destrozada por eso y asustada de que no volverían a contratarme”, dijo la bailarina. Al final, señaló, “volví a tener su visto bueno”.

“Lo que hizo está mal”, dijo. “Utilizó su poder, acechó a mujeres, puso a mujeres en posiciones vulnerables. Hay gente que se ha quedado fuera del negocio y se ha visto expulsada solo por someterse o no someterse a él”.

___

La periodista de Associated Press Jocelyn Gecker está en Twitter como: https://twitter.com/jgecker

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 173433
Re:Denuncias: calificación y tratamiento
« Respuesta #374 en: 25 de Agosto de 2019, 21:28:09 pm »