Autor Tema: "Plumas" de oro  (Leído 91816 veces)

Desconectado 112

  • Profesional
  • Master
  • *
  • Mensajes: 1259
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #880 en: 05 de Junio de 2014, 12:38:37 pm »
En absoluto pertenecen a mi circulo de amistades, pero por cuestiones laborales que usted conoce coincidí con ambas dos. le voy a dar una pista, bueno mas que una pista una autopista.
Concejala Presidenta  JM Vicalvaro.
Saludos.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #881 en: 05 de Junio de 2014, 13:45:56 pm »
En absoluto pertenecen a mi circulo de amistades, pero por cuestiones laborales que usted conoce coincidí con ambas dos. le voy a dar una pista, bueno mas que una pista una autopista.
Concejala Presidenta  JM Vicalvaro.
Saludos.

Sip, cierto...aunque yo la conocí siendo de Villa de Vallecas...ha llovido un poco.


Desconectado flip

  • Profesional
  • Experto I
  • *
  • Mensajes: 4386
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #882 en: 06 de Junio de 2014, 03:43:35 am »
Pepe siempre se ha sabido "rodear" bien el joio  :partirse

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #883 en: 30 de Junio de 2014, 05:32:24 am »
Pluma de oro?



« Última modificación: 30 de Junio de 2014, 09:59:55 am por 47ronin »

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #884 en: 12 de Noviembre de 2014, 14:17:33 pm »


JOSÉ ROMERO, "ROMMEL", MADERA DE ESCRITOR

Las letras del policía



“El gran juego” es la primera novela importante de un peculiar escritor. Agente de la policía de Madrid, exinfante de marina, habitante de la noche, superviviente a mil batallas profesionales y vitales. Detrás de este tipo duro, “madero”, se esconde madera de escritor



¿En qué tipo de cuerpo vive un escritor? ¿Ha de llevar gafas (de pasta, claro), el pelo desgreñado, vestir chaquetas de punto con zapato inglés? ¿Fuma en pipa? ¿Es aburrido? En escena entra un escritor, con pipa, pero no la que uno asigna a un escritor. Cráneo rapado, anilla en la oreja, camiseta demasiado ajustada, músculos trabajados, gorra beisbolera y mirada desafiante. Un escritor por vocación, porque en su situación, en su forma de vida, si se escribe es porque se quiere. Y él, José Romero, al que llaman “Rommel”, escribe porque le da la gana. ¿Sí que no?

La mirada patibularia y descreída de un policía es la que alumbró “El gran juego”, que no es su primer libro, ni son sus primeras letras. Es policía con hábitat natural en la noche más confusa, lleva desde los 15 años escribiendo. Es decir, un poco antes de que fuera un terrorífico infante de marina adscrito a una unidad de élite. Es decir, que escribía y aprendía a matar y que no mataran, por eso seguramente se hizo policía.

Pero ahora mismo José Romero no lleva el uniforme de agente de la policía municipal de Madrid, sino que lleva un libro bajo el brazo. Un libro que sorprende porque, bajo la corteza de servicios secretos, noches sórdidas y novela negra de buen ulso, subyace una cara tierna que habla de la mirada de un escritor con sensibilidad para los personajes, también para los femeninos.

“En Madrid pasan muchas cosas”, asegura José Romero, y no se sabe bien si quien te habla es el agente de la le o el escritor. El primero ha visto la muerte y la miseria de la condición humana muy de cerca, sin duda para darle armas al escritor. Armas incluso para una segunda novela, “El corazón del mundo”, a punto de presentarse. Otra novela en la que hay noche, pero lejos del corazón de la ciudad,  un sorprendente relato que rodea la magia. Una pirueta aún mayor que la de su primera novela, en la que el oficio de policía le regalaba un escenario inmejorable.

Para explicarse, José Romero habla de una infancia dura en la disciplina, de pocos lujos económicos, pero de instrucción esmerada, como si hubiera sido la misión militar que se hubiera autoimpuesto sus padres. De su trabajado físico de policía duro surge el contrapunto de un poeta desde temprana edad. De los rigores del entrenamiento militar de un fusilero de la Infantería de Marina –que erróneamente muchas veces llaman “marines”–, un tipo que escribe piezas de teatro.

A un lado la pistola, el libro en la otra. Él no es José Romero sin sus matrimonios, sus hijos, su cuerpo con tatuajes, sus cinco medallas por valor en el trabajo policial, su casco de moto, sus bíceps y su sensibilidad extraordinaria que solo deja asomar cuando se habla cara a cara. Como cuando se enfrenta a un teclado y una pantalla de ordenador.

No es el suyo, en los libros,  el léxico atropellado de un agente de la ley, de un habitante de la noche más oscura de Madrid, de un tipo que lleva arma y esposas al cinto cada día, que lleva en la memoria asesinatos, mujeres apalizadas por criminales, niños abandonados en la calle, el “caballo” desbocado por las aceras de Madrid, el vicio de “perico” y la desgracia de los perdidos. No, es el léxico de un narrador observador, ágil y con muchas más tablas de las esperadas en un escritor a tiempo parcial.
 ¿En qué tipo de cuerpo vive un escritor? Un escritor no lo es por su cuerpo, sino por su alma. José Romero, un policía con alma de escritor.

 



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #885 en: 04 de Diciembre de 2014, 08:59:39 am »
 Feria del Libro de Guadalajara   
Arturo Pérez-Reverte: “Mi consejo es que os preparéis para el fracaso”
El escritor explica en la FIL el valor pedagógico de 'El Quijote' en un acto para los jóvenes

    'El Quijote' de Pérez-Reverte, por J. RODRÍGUEZ MARCOS

Pablo de Llano Guadalajara (México) 4 DIC 2014 - 06:57 CET5
Archivado en:

   
Arturo Pérez-Reverte está cómodo en Guadalajara. En América Latina. El martes en una rueda de prensa en la Feria Internacional del Libro opinó que el futuro está en esta tierra, no en Europa, a la que le pega sin contemplaciones. Este miércoles protagonizó la charla Mil jóvenes y un Quijote, en la que habló sobre la edición que ha hecho para la Real Academia Española con el objetivo de facilitar la lectura de la Biblia de la literatura en castellano.

Está tan cómodo que esta tarde se puso a hablar y hasta se le fue el hilo un momento: “Ya no sé de qué estaba hablando, pero es que me caliento”.

Fuera de ese instante de descarrile, su discurso fue estructurado y agudo, comprometido con la idea de impulsar El Quijote como una herramienta pedagógica. “Otras veces vengo a vender libros, pero esta vez vengo en plan misionero, en plan predicador del Quijote”, dijo el autor de la saga del Capitán Alatriste, vestido de traje negro y camisa blanca.
más información

    Arturo Pérez-Reverte arremete contra "los ministros analfabetos"
    Sanchos que intentan ser quijotes
    DESCARGABLE Lee los prólogos de Arturo Pérez-Reverte y Darío Villanueva
    Pérez-Reverte gana el premio CWA International Dagger por ‘El asedio’

En esta edición de El Quijote, Pérez-Reverte ha tratado de hacer más accesible el texto a lectores jóvenes limando las partes que encontró más áridas, dentro de unos límites rigurosos de respeto a la obra original. Su idea y la de la RAE es facilitar la entrada al pozo de sabiduría del ingenioso hidalgo y de Sancho Panza. “Lo que quiero es que os llevéis en la cabeza que El Quijote está lleno de cosas buenas. A un profesor lúcido, a un buen profesor, le bastaría un ejemplar de este libro en una mano para dar todo un curso de Historia, Filosofía, Ética…”.

Su discurso fue vehemente y positivo. Pero no por ello dejó de advertir al público, sobre todo a los jóvenes, de su visión de la vida y de por qué cree que se debe leer; por qué formarse; por qué aprender. “Mi consejo es que os preparéis para el fracaso, que os vitaminéis. Cuando yo era corresponsal de guerra, mis compañeros y yo siempre estábamos preparados para saber por dónde huir cuando empezasen los cebollazos”.

Y habló sobre la preponderancia de lo malvado y la disposición moral deseable ante ello: “Yo creo que los malos siempre ganan. Y tú puedes asociarte al malo o, de una forma más quijotesca, tratar de hacer que el malo no duerma bien, que sepa que en cualquier momento alguien se puede levantar y cortarle el sueño, o el negocio. Que el malo sepa que no es tan fácil ser malo, y que incluso puede ser peligroso”.

Pérez-Reverte, presentado por la periodista mexicana Gabriela Warkentin, también quiso dejar claro que El Quijote no es un paseíto sencillo sino una obra de arte exigente que hay que administrarse con tino. “Es un libro difícil, hay que leerlo despacio, no nos engañemos. Una lectura ‘apasionada’ es imposible e incluso peligrosa. Pero leyéndolo poco a poco estaréis alimentándoos con él”.

    Lo que quiero es que os llevéis en la cabeza que 'El Quijote' está lleno de cosas buenas

En la ronda de preguntas, un hombre del público le preguntó si Evo Morales, el presidente indigenista de Bolivia, le parece un Quijote.

Pérez-Reverte tardó un instante en arrancar: “Estaba pensando. Para algunos puede ser un Quijote que triunfó y para otros un Quijote que llevó a Sancho a la ruina. Pero Evo Morales es una figura necesaria porque hace soñar, aunque yo no sepa si es un Quijote honrado o no. No siempre la palabra pueblo es utilizada de manera noble. Pero lo que está claro de él es que ha traído esperanza a mucha gente”.

Los jóvenes estuvieron pero no participaron demasiado. A Adrián Vázquez Reyes, 18 años, le indicó su maestra que debía asistir. Dice que le gustó la charla.

–¿Qué crees que puede aprender tu país de un loco soñador como el Quijote?

–Parece un personaje al que no le importa lo que piensen los demás. Eso a nosotros los mexicanos nos ayudaría, es un paso que nos hace falta para avanzar, para atrevernos a ver nuevas cosas.

Aidé Ortiz, una chica de 17 años, dijo que es posible que lea el libro: “Sí, tal vez”. Ella no sabía con exactitud de qué trataba. “Pensaba que era un cuento para niños”. Una amiga que tiene al lado dice que ella creía que era “algo así como de la historia de las guerras”.

–Aidé, ¿y tú que opinas de lo que dijo el escritor de que hay que preparase para el fracaso?

–Es natural. Como todo, es parte de la vida.

–¿Y tú te consideras preparada para esas cosas?

La estudiante, morena, con los ojos negros redondos, dice “No”.

La lección del profesor Pérez-Reverte ha terminado.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #886 en: 09 de Diciembre de 2014, 17:34:29 pm »

Pérez-Reverte: “Ningún chaval de 15 años debería leer El Quijote... a palo seco"


Para el académico, novelista y periodista Arturo Pérez-Reverte "ningún chaval de 15 años debería leer El Quijote a palo seco", así lo ha explicado en la presentación de la edición popular de la real Academia Española. La adaptación, hecha por él, elimina algunos capítulos y refunde otros.

Con la publicación de esta  edición popular de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha se sacan una espina, asegura Darío Villanueva, secretario de la Real Academia Española. Sin embargo, la que se sacan ellos se la clavan a otro: al mismísimo Miguel de Cervantes, quien llega ahora a manos de los escolares no sólo manco, sino amputado, y no precisamente por un arcabuz. Se trata de una versión escolar de su obra más importante, adaptada por el novelista y académico Arturo Pérez Reverte, quien ha podado el texto para hacer posible una lectura “rigurosa, limpia y sin obstáculos”. Un Quijote acorde con los tiempos que corren: recortado.

 Pérez-Reverte ha podado el texto para hacer posible una lectura “rigurosa, limpia y sin obstáculos".

La edición publicada por Santillana -que ha sacado una tirada de 30.000 ejemplares, de los cuales un tercio se queda en España-, hace las veces de preludio a las celebraciones cervantinas —en 2015 se cumplen cuatro siglos de la aparición de la segunda parte del Quijote y en 2016 se conmemora el 400 aniversario del fallecimiento del autor-. Así, la RAE “rinde homenaje”, a decir de Villanueva, al Quijote académico de 1780, impreso por Joaquín Ibarra, y cumple con una antigua cuenta pendiente: el encargo recibido mediante una Real Orden de 12 de octubre de 1912, que confiaba a la institución la dirección de dos ediciones del Quijote, “una de carácter popular y escolar y otra crítica y erudita”. Esta última se publicó en 2004, a cargo del académico Francisco Rico.

Del rebuzno y las suturas

La versión del Quijote  presentada esta semana no posee una relación exacta ni aclara en ningún texto qué capítulos han sido eliminados y cuáles no. Se sabe, porque lo aclaró el propio Arturo Pérez-Reverte en la rueda de prensa ofrecida este martes, que el capítulo 25, Donde se apunta la aventura del rebuzno y la graciosa del titerero…, ha sido eliminado, así como también todas aquellas “disgresiones” y palabras que entorpezcan la lectura. “El rebuzno no está incluído. El dilema está ahí: qué me cargo y qué no. Ese es el problema del amputador”, aseguró Pérez-Reverte.

Tras insistir en que su versión del Quijote no pretende suplantar al original, sino “complementarlo”, Pérez-Reverte repitió –no dos ni tres sino varias veces- que “el Quijote da miedo”, refiriéndose a la complejidad del manuscrito cervantino entero. De ahí que haya decidido "cortar" y luego “suturar” el texto original. Con respeto, cuidado y un sentido práctico; dice él. “Ningún chaval de 15 años debería leer el Quijote a palo seco”. Por eso, insistió, éste pretende ser  “un libro sencillo”, una versión  “que no complicara la vida a los lectores”.


“Ningún chaval de 15 años debería leer el Quijote a palo seco”

“Todas las palabras que necesitaban pies de página las cambié, pero usé expresiones cervantinas”, dijo el autor de La reina del Sur. Esta versión, en efecto, no sólo carece de pies de página ni de la relación de qué ha sido eliminado y qué no, tampoco posee una introducción específica, excepto el breve prólogo de Arturo Pérez-Reverte y un texto de Darío Villanueva sobre las ediciones del Quijote.

Al ser preguntado por las críticas que podría despertar –y que ya despierta- esta “poda”, Arturo Pérez-Reverte –visiblemente irritado- respondió, un tanto tabernario: “¿Críticas?¿Cuáles críticas? ¿Alguna que pueda citar?¿Alguna que tenga más peso que el de la Academia? Por supuesto que no hay críticas. Yo no respondo a las cosas que no existen. Ésa es una pregunta gratuita”.

Algo más conciliador, Darío Villanueva, secretario de la Academia, aseguró ser consciente de “la polémica” que casi siempre suscita este tipo de ediciones. Sin embargo, Pérez-Reverte retomó sus argumentos y razones, algunas de ellas un tanto contradictorias con el espíritu de su intervención.


“¿Críticas?¿Cuáles críticas? Yo no respondo a las cosas que no existen".

“En un lugar llamado Bruselas, se están desmontando 3.000 años de cultura europea”, dijo. Según Pérez- Reverte, “pasteurizar y homogeneizar” la educación con programas planos –de los que se han eliminado los clásicos-, es una muestra de la “tiranía comunitaria” que busca dar a los jóvenes una educación “desnatada”. Así lo ha dicho el responsable de la edición, diez minutos después de asegurar que el texto cervantino entero asusta.

No somos 4 tipos que hacen un diccionario

Lo de que la Academia no es un lugar donde se sientan cuatro “amiguetes” a tomar café o “cuatro tipos que hacen un diccionario” lo repitió Arturo Pérez-Reverte no menos de cinco veces. Incluso, poco antes de acabar la rueda de prensa, pronunció un discurso reivindicativo: “Hacemos encaje de bolillos con todas las academias americanas, que son 500 millones de hispanohablantes. Somos un vínculo diplomático y de unión con América. La Academia es un asunto de Estado y el Estado le está dando la espalda a la Academia. Rajoy no ha venido aquí en cuatro años”.


"Rajoy no ha venido aquí en cuatro años”.

Sobre la reunión de este jueves, cuando está prevista la votación para elegir los cargos vacantes de la RAE, incluyendo el de director, hubo preguntas específicas que tanto Villnueva, actual secretario, como Pérez-Reverte, respondieron a su manera. “En la RAE no hay campañas electorales, todos somos candidatos”, aseguró Villanueva para salir al paso sobre su intención de sustituir a José Manuel Blecua frente a la institución. Al ser interrogado sobre si creía necesario un cambio en la dirección de la RAE, Pérez Reverte respondió con un sí rotundo y cortante.

Desconectado pindongo

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 10528
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #887 en: 10 de Enero de 2015, 20:16:45 pm »
Je suis Ahmed
LORENZO SILVA
Se llamaba Ahmed y está muerto. Lo que puede decirse para compensar lo anterior es que murió por algo. Lo hizo mientras trataba de proteger y defender a sus conciudadanos de un ataque criminal. Es posible que aquellos a quienes protegía no terminaran de gustarle. Entre otras cosas, hacían chistes con el profeta de la religión que Ahmed profesaba y llamaban imbéciles a sus seguidores o, para ser más exactos, a una parte de ellos. También coincide que aquellos a quienes se enfrentó, y que lo mataron, invocaban el nombre de su Dios y decían desagraviar al profeta. Ninguna de estas circunstancias, que habrían podido confundir a más de una mente ofuscada, disuadieron a Ahmed, ni siquiera le hicieron dudar, de ponerse ahí, en medio, donde el fuego y el plomo de los asesinos acabaría con su vida.

Ellos se llamaban Said y Chérif y están también muertos. Sin embargo, Said y Chérif murieron por nada, para nada, en la misma nada en que decidieron convertirse cuando abrieron la puerta de sus mentes a las voces que los incitaban a la reivindicación de su fe por el odio y la muerte, cerrándola a todo lo demás. Cuando, en vez de ideas, sentimientos o esperanzas, aceptaron que sus cabezas pasaran a contener una oquedad negra que otros manipulaban y que los condenaba a matar y morir. Los Said y Chérif primero se manchan las manos de sangre ajena y luego acaban abatidos, liquidados como perros rabiosos y untados en la propia, mientras en algún lugar tipos de mente y corazón mugrientos siguen sobando y predicando los detritos ideológicos producidos desde hace siglos por doctrinarios igualmente mugrientos, a fin de que otros Said y otros Chérif, infectados por ellos, empuñen las armas para seguir matándose y matando a quienes no comparten su vacío y su miedo.

Said y Chérif, puede ser y hay que decirlo, no lo tuvieron fácil. Se les ofreció una ciudadanía, una educación, una sanidad, etcétera, pero al mismo tiempo, por llamarse Said y Chérif, por vivir en su barrio y por todo lo que eso invisiblemente atraía sobre ellos, les ponía las cosas más difíciles que al resto. Las estadísticas son frías y mienten, pero no del todo: el desempleo entre los musulmanes franceses es mayor que entre los no musulmanes, y franceses hay que apartan con un mohín el currículum de quien se presenta con rostro y nombre de sarraceno. A eso, súmese la tendencia que todo humano tiene, en medio de los apuros, a volverse hacia quien se ofrece como redentor, como restituidor del orgullo perdido, y máxime cuando quien eso hace reivindica la idea de "los nuestros" frente a "los otros".

Sin embargo, Said y Chérif, como cualquiera que nazca de mujer, como Ahmed y como las chicas musulmanas que acudirán con su hiyab a las manifestaciones para alzar en una mano un libro de uno de los dibujantes asesinados y en otra una vela en señal de duelo, portaban en su cráneo un cerebro capaz de ver más allá de todo eso, de escoger y seguir otro camino. Sus muertes, las de ambos y las que causaron, les corresponden por derecho propio, sin que les valgan excusas, como no valdrán a quienes decidan seguirlos en su dimisión como seres inteligentes para rebajarse a sicarios del rencor. Sobre sus lápidas y sus rostros sólo los dimitidos como ellos podrán (pero ni siquiera perderán mucho tiempo en ello, hay que seguir haciendo rodar los engranajes del vacío) poner algún tinte de gloria. Para el resto, sus nombres y sus rasgos son ya ceniza amarga e inútil.

Por eso mismo, porque el fanatismo acecha, y no sólo bajo la religión de Said y Chérif, no sólo bajo las religiones, e incluso entre quienes dicen repudiarlo, conviene repetirlo: se llamaba Ahmed, está muerto y murió por algo. Para hacernos ver que el odio es opcional, incluso si uno nace musulmán. Para avergonzar a quien despotrica contra los Ahmed y no se juega la vida.

 :Plasplas :Plasplas

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #888 en: 10 de Enero de 2015, 21:39:29 pm »
Creo que no se puede añadir más ni mejor.

 :buenpost

Desconectado pruden

  • Cadete
  • *
  • Mensajes: 204
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #889 en: 10 de Enero de 2015, 22:29:21 pm »
Je suis Ahmed
LORENZO SILVA


Por eso mismo, porque el fanatismo acecha, y no sólo bajo la religión de Said y Chérif, no sólo bajo las religiones, e incluso entre quienes dicen repudiarlo, conviene repetirlo: se llamaba Ahmed, está muerto y murió por algo. Para hacernos ver que el odio es opcional, incluso si uno nace musulmán. Para avergonzar a quien despotrica contra los Ahmed y no se juega la vida.

 :Plasplas :Plasplas
:buenpost, efectivamente es el fanatismo lo que es malo, muy malo, no "Todas las Religiones", como defienden los fanáticos anti-religión, Religión, viene de Religare que significa unir, como bien se comenta es el odio lo peligroso, el odio a los otros, el odio a los que no creen lo que yo, el odio al que piensa distinto que yo, el odio al que nació en un país distinto al mío (pura casualidad), el odio al que tiene un color distinto al mío y eso es lo que tiene que darnos miedo, pero también pena por quien vive en el odio, mucha pena.

Desconectado Pepe Romel

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 2
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #890 en: 16 de Noviembre de 2015, 15:26:48 pm »
Murieron con las botas puestas
13/11/2015 | 21:54 H.
 
POLICÍA EJÉRCITO MUERTE DEBER
Idoa siempre quiso ser soldado profesional. Cuando se alistó soñaba con servir en un escenario donde pudiese demostrar su valía. Estaba destinada en la Brigada Ligera Aerotransportable y conducía una ambulancia blindada en la provincia de Herat. Aquella mañana, su misión consistía en formar parte de un convoy que trasladaría soldados italianos que formaban al ejército afgano. Tenía veintitrés años y pensaba casarse en breve. Todo parecía ir bien, como tantas y tantas misiones. Pero en el camino de vuelta, una bomba antitanque se interpuso en sus sueños, en su proyecto de vida. Los talibanes volaron el vehículo e Idoa murió como mueren los héroes: cumpliendo con su deber. Tal vez Idoa viajo en algún momento de su vida a Madrid. Tal vez no llegó a conocer a otra mujer uniformada. Se llamaba Carmen y ya era veterana. Tenía sesenta y dos años y patrullaba las calles de Madrid en una patrulla de la Policía Municipal. A pesar de la edad, no quería un destino de segunda actividad. Le gustaba salir a la calle, estar en contacto con la gente. Aquella mañana de Agosto fue alertada junto a su compañero de que se había producido un atraco. Detuvieron el vehículo de los malhechores y estos respondieron con plomo. Carmen murió como siempre habría querido: cumpliendo con su deber. Quizás Carmen no fue de vacaciones nunca a Galicia, pero tal vez coincidió en alguna ocasión, en algún curso o en alguna comisaria con Vanesa. Era una Policía Nacional destinada en Vigo, en un grupo de respuesta inmediata. Aquella mañana fría de noviembre acudió sin dudarlo a una llamada: se estaba produciendo un atraco con rehenes a una entidad bancaria. Junto a su compañero -un subinspector que resultó herido de gravedad-, se enfrentó al criminal. Vanesa no llevaba chaleco antibalas, el Cuerpo no los daba de dotación. Vanesa cayó al gélido suelo defendiendo la vida de otros ciudadanos. Murió pensando que lo que hacía era justo, que era lo que debía hacer.

Los talibanes volaron el vehículo e Idoa murió como mueren los héroes: cumpliendo con su deber
Posiblemente, ninguna de estas tres mujeres acudía a manifestaciones por los derechos de la mujer. Posiblemente no eran feministas recalcitrantes. Ellas habían cogido el toro por los cuernos siendo lo que querían, demostrando que podían realizar el mismo trabajo que cualquiera de sus compañeros masculinos.

En realidad, no necesitaban demostrar nada. Ganaron unas duras oposiciones entre miles de personas del mismo sexo. Lucharon por vestir un uniforme que dignificaba su condición femenina. Ganaron a pulso el respeto de todos y cada uno de los hombres de su entorno, demostrando día a día que eran tan buenas o mejores que ellos.

SPONSOR
00:00:21
Eran tres mujeres pero representaban a todas aquellas que en silencio, sin alharacas, trabajan jornadas interminables como camareras, oficinistas, vendedoras, amas de casa, madres…Mujeres que después de su jornada cuidan de los hijos, de sus ancianos de todos aquellos que las necesiten.

Porque resulta que jamás pensaron que eran menos porque poseyeran una musculatura inferior, o porque fueran capaces de dar a luz a hermosos niños. Realizaban su trabajo como cualquier otro, con diligencia, sin ningún tipo de complejo de inferioridad. Y no se equivoquen, se maquillaban, eran coquetas y se vestían con sus mejores galas para demostrar que a pesar del duro trabajo que realizaban, eran femeninas.

Y por eso, cada gota de sangre que derramaron sobre la arena de Afganistán, el asfalto de Madrid o la acera de Vigo, no son otra cosa que un manojo de rosas rojas que representan la dignidad, el valor y la honestidad. Y todos aquellos que tuvieron el honor de manchar sus dedos en la sangre de las heroínas, jamás-por mucho que se froten las manos-, podrán quitársela de la piel. Porque es una mancha indeleble que se lleva con orgullo y satisfacción.

Fueron mujeres valientes y murieron con las botas puestas, como tanto y tanto hombres antes y después de ellas. Demostraron que los nobles valores que defendían no son patrimonio de la masculinidad. Por eso, se merecían -ellas y todas las demás mujeres-, estas líneas. Para que nadie las olvide. Para que en nuestra memoria queden reflejadas sus vidas y hechos. Para que nadie piense que una mujer es un ser inferior al que se puede maltratar sin escrúpulo alguno. Y cuando entres en un bar, o trabajes en una oficina, o pases delante de una comisaria o un cuartel, detente un momento y piensa que esa mujer que te pone la cerveza, que escribe un informe, que detiene a un ratero o maneja una ametralladora, se merece que la saludes con todo el respeto que se ha ganado a lo largo de la historia.

Que la tierra os sea leve, compañeras.

Desconectado Pepe Romel

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 2
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #891 en: 16 de Noviembre de 2015, 15:30:06 pm »
Todos los sabados escribo un articulo en el periodico ESTRELLA DIGITAL, publicare aqui los de tematica policial

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #892 en: 16 de Noviembre de 2015, 15:33:44 pm »
Todos los sabados escribo un articulo en el periodico ESTRELLA DIGITAL, publicare aqui los de tematica policial

Lo sabemos.

http://www.patrulleros.com/foro/index.php?topic=4849.msg947711#msg947711

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12135
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #893 en: 16 de Noviembre de 2015, 21:05:27 pm »
Y te leemos  :Ok :Plasplas

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #894 en: 05 de Marzo de 2016, 09:10:26 am »

Vea la infografía '1975-2016'
Dragó se pregunta si con Franco vivíamos mejor

El escritor compara la España actual con la de 1975 y aporta datos que sugieren que el país habría sufrido una involución en todos los órdenes: político, económico, social y moral.
Gaceta.es
Jueves, 3. Marzo 2016 - 19:30

“A burro muerto”, así se titula la columna de Fernando Sánchez Dragó en El Mundo que ha revolucionado las redes sociales. El texto compara las cifras de 1975 con las del año en curso e invita al lector a sacar “sus propias conclusiones”. Todo mientras los Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias “invisten y embisten”. Se pregunta si “para el viaje iniciado en 1975 se necesitaban tantas alforjas”.

Dragó advierte que las cifras que ilustra su análisis “proceden de fuentes oficiales: el BOE, el Ministerio de Hacienda, el Instituto Nacional de Estadística, la DGIP...”. Entre otros números, destaca una deuda pública disparada (del 9% al 98% del PIB), un paro desbocado (del 3'74% al 24'5%) o una población reclusa que ha pasado de poco más de 8.000 presos a más de 80.000.

El escritor, y autor de “Si habla mal de España, es español”, recupera algunas citas críticas con nuestra historia y referidas al llamado ‘problema de España’. Dragó rememora la España “sola, triste, cansada, pensativa y vieja” de Machado y otras Españas decadentes de Quevedo o Cernuda, del que toma prestada una frase trágica. “España ha muerto”.



http://www.gaceta.es/infografias/sanchez-drago1975-vs-2016-03032016-1928

Desconectado Hipolita

  • Novato
  • ****
  • Mensajes: 92
  • Lo que creemos poseer, nos posee a nosotros.
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #895 en: 25 de Julio de 2016, 14:22:09 pm »
Todos los sabados escribo un articulo en el periodico ESTRELLA DIGITAL, publicare aqui los de tematica policial

honras mas aun si cabe, a las caídas por los derechos y las libertades de los españoles, que son por desgracia, cada día más,
que Carmen, Idoia y Vanesa.
Descansen en Paz
Nací con las manos vacías, moriré con las manos vacías, y he visto la vida en su máximo esplendor, con las manos vacías.
  Más vale morir de pie, que vivir de rodillas.
  Si yo sonrío, alguien más va a sonreír ;)
Tengamos ideales elevados.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #896 en: 09 de Enero de 2017, 12:06:51 pm »
Cada día me gusta menos este sujeto....el de "picolandia".




Intrusos en casa y otras impotencias

09 Ene 2017
/Arturo Pérez-Reverte
 / Patente de corso
Patente de corso de Arturo Pérez-Reverte



Hace unos días, al anochecer, dos ladrones se pasearon por el jardín de mi casa. Uno de ellos, incluso, llegó a introducirse por una ventana semiabierta y penetró en el interior. Estábamos viendo Perdición en la tele y nadie se dio cuenta hasta que Rumba, la perra, alzó la cabeza, gruñó y se lanzó hacia el pasillo, seguida por Sherlock. Cogí la escopeta de caza y la linterna, hice clac-clac metiendo un cartucho de postas en la recámara –no sabía lo que iba a encontrar, y estoy mayor para que me inflen a hostias–, pero el intruso ya se había largado. Así que, tras asegurarme de eso, salí al jardín a echar un vistazo. Pero no había nadie. Los dos fulanos habían saltado el muro, largándose. Así que telefoneé a Picolandia por si entraban en otra casa cercana, guardé la escopeta, cerré la ventana, conecté la alarma, acaricié a los perros y seguí viendo la peli, resignado. Se preguntarán ustedes cómo sé que los asaltantes eran dos. Y la respuesta está chupada: los vi luego en las cámaras de vigilancia. Las imágenes eran todo un espectáculo, pues se veía perfectamente como los malos saltaban el muro con una tranquilidad asombrosa, cual si no les preocupase que los vieran o no. Caminaban rodeando la casa mientras buscaban cómo entrar. Lo hacían sin esconderse, con toda calma, charlando entre ellos mientras comentaban la jugada, esta ventana sí y aquella no, cómo lo ves, colega, etcétera. Ni siquiera se agachaban, y miraban las cámaras –llevaban gorras que les ocultaban la cara– sin esconderse, con ganas de saludar. Y al llegar ante la ventana iluminada del cuarto donde veíamos la tele, se detuvieron un buen rato, estudiándonos. Una familia y dos perros absortos en Fred McMurray, Bárbara Stanwick y Edward G. Robinson. Pan comido, compañero. Ningún problema. Así que siguieron dando la vuelta, vieron entreabierta una ventana en la cocina, uno ayudó al subir el otro, y éste se coló por ahí. Como por su propia casa.

Tiene huevos el asunto, oigan. Los dos, tan campantes. Y yo, luego, mientras exploraba el jardín con la herramienta en la mano, preocupado por si los encontraba allí. Qué pasa, pensaba, si le pego un tiro a uno, aunque sea en una pierna, y le estropeo algo. O si en la casa, olvidándome de la escopeta, al ver a un tío dentro, hubiera agarrado uno de los sables de caballería napoleónicos que tengo allí para endiñarle un sablazo. O sea, mi ruina total. Si lo dejo vivo, me reclamará daños y perjuicios. Si me lo cargo, su familia vivirá de mí el resto de su vida. Pero si ocurre lo contrario, si es el malo quien madruga y mi mujer o mi hija se los encuentran en el pasillo o el dormitorio, si a mí me dan las mías y las del pulpo –a ver quién se mete en una casa ajena sin llevar, al menos, una navaja en el bolsillo– a ellos no les pasará absolutamente nada. Como mucho, una visita al cuartelillo para comprobar que tienen más antecedentes que Curro Jiménez. Después, un juez aburrido o comprensivo los pondrá en la calle tras afearles la conducta, e incluso sin afeársela, citándolos para dentro de unos meses, o unos años, o nunca. Y si alguna vez les cae algo, que lo dudo, será una cosita suave, poco traumática; porque, a fin de cuentas, el noble deseo de nuestra sociedad no es castigar, sino regenerar. Y más cuando los regenerables se limitan a entrar en casas ajenas y dar a sus propietarios unos golpes o navajazos de nada. Y encima, a lo mejor o casi seguro, esos fulanos que miran las cámaras con todo descaro son producto de una sociedad explotadora e injusta; o incluso, atenuante definitivo, inmigrantes sin trabajo rechazados por la opulenta y egoísta Europa. Y una casa con jardín, propia en España de ricos y de fachas, es provocación pura y dura.

Total, que esos eran mis alegres pensamientos mientras iba la otra noche con la linterna y la escopeta, mirando rincones como un gilipollas. Podrías ahorrarte el paseo, chaval. Pensaba. Porque ya me contarás, si los encuentras, qué carajo vas a hacer con la posta lobera. Y lo peor es que lo saben. Hasta puede que sean ellos quienes te introduzcan la escopeta por el ojete. Conocen de sobra dónde están, y a qué leyes se enfrentan. Por eso posan tranquilos ante las cámaras. Es la ventaja que tiene vivir en un país como éste, democracia ejemplar donde los derechos y libertades de cualquier hijo de la gran puta empiezan donde acaban los de la gente honrada y normal; no en una pseudo-democracia fascista como, por ejemplo, los Estados Unidos, donde a un intruso pueden pegarle un tiro en cuanto pisa un jardín ajeno. Aquí, eso sólo nos parece bien en las películas de Clint Eastwood.

Desconectado PELAYO

  • Profesional
  • Master
  • *
  • Mensajes: 1116
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #897 en: 09 de Enero de 2017, 13:07:16 pm »
Estoy contigo, cada dia me gusta meno esa falta de respeto hacia los colectivos policiales. Pero sigue diciendo verdades como puños.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172404
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #898 en: 09 de Enero de 2017, 14:09:04 pm »
Estoy contigo, cada dia me gusta meno esa falta de respeto hacia los colectivos policiales. Pero sigue diciendo verdades como puños.

Ya lo dijo Honorato..las sociedades mueren y aunque la policia sea eterna lo cierto es que la misma se adapta en cada momento a la sociedad con la que le toca convivir pues es parte de ella.

En los años de la dictadura la policía, no voy a referirme a la estatal por ser odiada y temida sino al guardia urbano, era considerado un "alma cándida" que simplemente ponía multas y cuyos incidentes ciudadanos se resolvían dentro de ese mismo sistema dictatorial que amordazaba a la mayor parte de los ciudadanos salvo los elegidos para la gloria, pero esa sociedad murió y dió paso a otra muy distinta, donde tras 40 años de mordaza el ciudadano no terminó de entender que transición y democracia no eran sinónimos de libertinaje y pretendió arrebatarle a Fraga aquello de "la calle es mia", todo ello unido a un acceso competencial más amplio de aquel entrañable "Manolo de Cibeles" hizo que el ciudadano empezase a revelarse y enfrentarse al señor agente del orden, ya no eramos entrañables y cándidos sino que había nacido otra "raza" y la misma tuvo que adaptarse a esa sociedad violenta y abrirse paso en ella a base de "respeto", algunos lo llaman "un "reparto" de lo que no estaba en los escritos", pero esa sociedad también murió y dió paso a otras hasta llegar a la actual, donde la policía ha de volver a adaptarse a la sociedad que le toque..y el que no sepa, cuelgue el uniforme y se dedique a otras labores.

Quizás en un futuro la policía del señor Reverte, la de dos revólveres con cachas nacaradas a ambos costados de la cintura sea una realidad y puedan desenfundar y disparar sin que el Juez, pues será "Dredd",  les catigue por ello, pero mientras esa sociedad llega la que hay es la que hay.


Lucaspoli

  • Visitante
Re:"Plumas" de oro
« Respuesta #899 en: 09 de Enero de 2017, 15:30:50 pm »
Lo que sucede es que el éxito se nos sube a todos a la cabeza y este señor tiene éxito.


Un saludo