Autor Tema: Del cultivo y consumo de drogas  (Leído 66313 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #420 en: 13 de Diciembre de 2022, 12:44:23 pm »

El 'colocón' de las autoridades con el cannabis que no 'coloca': legal en la calle mientras la Guardia Civil detiene a los agricultores


El CBD, el cannabis que no embriaga, vive un boom de ventas en la calle en pleno limbo legal: mientras España se llena de tiendas que lo importan de Europa y lo venden como cosmético, Fiscalía Antidroga persigue el cultivo y los jueces comienzan a exculpar a los agricultores, que denuncian persecución


J.M. PRESAS
QUICO ALSEDO
FOTOGRAFÍAS: J.M. PRESAS
12/12/2022 13:54
Facebook
Twitter
Whatsapp
Agricultores detenidos como si fueran narcos y luego exculpados por la Justicia.

Analgésicos hechos con cannabis pero que en realidad no colocan y que se venden legalmente como si fueran cosméticos en vez de medicamentos.

Un boom comercial en las calles de productos -mire el lector a su alrededor- que se pueden vender pero no producir en España, y que si te pones a fabricarlos tú mismo te conviertes en una especie de Pablo Escobar.


Países como Alemania que planean meterse fuerte en el negocio del cultivo, con importantes perspectivas económicas y ambientales, mientras España se encierra en un extraño laberinto legal.

Megaoperaciones antidroga de la Guardia Civil sobre empresarios que comunican constantemente a la propia Benemérita lo que hacen y cómo lo hacen, pero que después son detenidos y obligados a quemar sus cosechas, para que finalmente la cosa quede judicialmente en nada.

Un batiburrillo de normas, algunas de ellas incongruentes entre sí, que empiezan en la España de los años 60 y terminan en las sentencias actuales de la Unión Europea.

PARA SABER MÁS

Drogas. La psiquiatra Enriqueta Ochoa: "El cannabis es uno de los mayores psicotizantes"
REDACCIÓN: EMILIA LANDALUCE
La psiquiatra Enriqueta Ochoa: "El cannabis es uno de los mayores psicotizantes"
Y, al fondo, un negocio floreciente que parece destinado al éxito, con el que nuestros campos podrían mejorar sus ratios de captación de CO2 -limpiando la atmósfera-, y que cabalga a lomos de una inevitable demanda social que los políticos se prestan ya no sólo a alimentar, sino incluso a abanderar.

«Lega-legalización», que cantaban Ska-P. Al menos de lo que no produzca adicción, ni tampoco daños a la salud.

El cannabis permanece congelado en un profundo limbo legal en España, difícil de explicar si no es por los extremos.

Desde hace un año se reproducen por esporas en las calles las tiendas de CBD, la variante legal y medicinal del cannabis, al que estaban dedicados nada menos que 83 expositores en el último Farmaforum, la feria farmacéutica española de referencia.

Sin embargo, ay, en España es legal vender CBD, pero no producirlo. Lo primero se puede hacer porque la Justicia europea garantiza la libre distribución de mercancías por toda Europa, y si se puede vender fuera, como sucede, también aquí. Hace un par de años Francia, en conflicto con Chequia, elevó una consulta al Tribunal de Justicia de la UE, que desbloqueó la venta en toda Europa de CBD.

Pero no se ponga usted a plantarlo en su finca, porque la Guardia Civil le meterá en un buen lío apoyada por la Agencia Española del Medicamento, que, según el sector, se niega a aceptar los estándares internacionales del cannabis que no es psicoactivo, y por lo tanto ni coloca ni daña. Lo mismo hace la Fiscalía Antidroga, para la que cualquier cogollo es droga, aunque no contenga tetrahydrocannabinol (THC), el compuesto que embriaga y engancha.

Ni la Fiscalía ni la Agencia han querido hablar para este reportaje. Quizás porque, luego, los tribunales han venido a contradecir en varias ocasiones a Antidroga.

Por ejemplo, el juzgado de lo Penal 8 de Valencia sí aceptó el límite internacional del 0,2% de THC por debajo del cual no es droga cuando absolvió al vendedor de una tienda de CBD de Sagunt en junio de 2021. O, ya en marzo de 2022, la Audiencia Provincial de Alicante archivó una causa contra otro comercializador por considerar, al contrario que la Fiscalía, que por debajo de ese 0,2% de THC se puede vender CBD legalmente.

Los jueces y la Fiscalía no se ponen de acuerdo, es verdad que se están produciendo incongruencias

LA GUARDIA CIVIL
«Pero vamos, lo nuestro sí que es increíble, lo nuestro es lo peor», dice Soraya C. Su pareja, Francisco Gómez, permanece detenido tras la denominada Operación Jardines con que la Guardia Civil aprehendió, el pasado 15 de noviembre, 32 toneladas de marihuana, el mayor alijo jamás trincado a nivel mundial, según se apresuró a anunciar el departamento de prensa del Instituto Armado. «Pero es que lo que nosotros vendemos es cáñamo industrial, no droga», cuenta Soraya C.

Su empresa, E-Canna Farming, radicada en Quatretonda (Valencia), es «la única que procesa cáñamo industrial en España», y vive radicada en la zona cero de este limbo legal: «Es que es una locura lo que nos están haciendo», dice Soraya, «Estamos en contacto constante con la Guardia Civil de Xátiva, comunicamos todo lo que procesamos, tenemos hasta documentos de la Brigada de Estupefacientes de la Policía Nacional que avalan lo que hacemos, pero luego los de la Guardia Civil de Toledo, que aplican el criterio de la Fiscalía Antidroga, nos meten en la cárcel».

La empresa, explican sus abogados, ya ha tenido en el pasado otro procedimiento similar a este, y fue archivado por considerar el juez que no era droga y sí cáñamo industrial tipo fibra. Así, explica Gabriela Sierra, abogada en muchos de estos procesos, «se está persiguiendo a muchos agricultores a los que se obliga a quemar cosechas y se clausuran terrenos sin base legal».

Sierra, que lidera desde Barcelona Luz Verde, un partido que busca dar la batalla legislativa por la legalización, expone el limbo en sí: «El problema es que España se empeña en que la Agencia del Medicamento regule el cáñamo industrial que no es psicoactivo, porque según la OMS no tiene suficiente THC. Entonces, la Agencia, que da las licencias para el cáñamo que sí es psicoactivo y por tanto medicinal, de lo que hay 16 permisos, no otorga licencias para el otro, el que no coloca. Y por eso España persigue todas las plantaciones, y se inculpa a muchos agricultores como si fueran narcos, sin mirar si lo que cultivan lleva o no lleva THC»

El sector, muy floreciente tanto en la distribución de CBD como en lo agrario (el cáñamo es conocido como el «cerdo vegetal», del que se aprovecha todo), reivindica que España aplique «de una vez» la fórmula que permite determinar si una planta produce droga, y por tanto predomina el THC o tetrahidrocannabinol, o si por contra gana en ella el CBD o cannabidiol.

Que es justo lo contrario: el segundo baja los efectos del primero, y es el que se puede vender, porque tiene, en principio, propiedadades anti-inflamatorias, ansiolíticas y neuroprotectoras. «Pero España se niega a aplicar la fórmula que permite distinguir el cáñamo que es psicoactivo del que no lo es», dice Eduardo C., ingeniero y perito en estos procedimientos, que se refiere a una normativa de la OMS denominada ST/NAR/40, que determina mediante una fórmula si una planta es droga o no.

«España se niega a aceptar esa fórmula, la Agencia Española del Medicamento no quiere hacerlo, y va contra la legislación europea muy claramente», añade. «Es simplemente por un impulso punitivo. Además, es muy fácil cultivar este cáñamo industrial tipo fibra, que es bajo en THC y por tanto legal: hay 42 variedades de semillas permitidas por la Unión Europea, y con eso te aseguras de que la planta va a contener más CBD que THC. Aunque también es cierto que dependiendo de las condiciones atmosféricas al final se puede desarrollar más THC del deseado, y también en muchas ocasiones la Guardia Civil se agarra a eso para quemar plantaciones».

Hablamos de cultivos que son acreedores de subvención dentro de la Política Agrícola Común, y que lo son dependiendo de si su índice de THC es inferior a 0,2%, de nuevo atendiendo a ese límite marcado por la OMS y que «España no asume».

La brecha por la que se rompe este bloqueo es finalmente judicial. En 2020, el Tribunal Supremo asumió ese límite del 0,2% en una sentencia de 21 de mayo en que asumió que el cannabis con índices no psicoactivos de THC no está fiscalizado por las instancias internacionales y, en consecuencia, no debe ser considerado droga a efectos del artículo 368 del Código Penal.

Esa sentencia, incluso, señala que según Naciones Unidas las condiciones ambientales pueden hacer crecer ese 0,2% de THC de las semillas hasta un 2%, pero que siempre se debe aplicar la fórmula ST/NAR/40 para ver si la planta en cuestión es psicoactiva, y que si predomina el CBD, el inhibidor, no debe considerarse droga ni perseguirse.

Hasta la propia Guardia Civil asume, a preguntas de este diario, la «incongruencia» legal en la que nada hoy la cuestión, explica una fuente de la Unidad Técnica de Policía Judicial encargada: «Legalmente está claro que hay una paradoja. Por un lado, nos tenemos que sujetar a la legislación de 1968 de Naciones Unidas, que dice que toda la planta, entera, está fiscalizada como droga, así que tenemos que perseguir el cultivo de toda la planta. Pero, por otro lado, los tribunales ya lo están permitiendo, así que hay que analizar constantemente no sólo lo que se planta, sino también lo que va creciendo, y hay que ver el uso que se le da».

Algunos agricultores cultivan aquí, exportan para extraer el CBD y vuelven a importar para vender. Es una locura

CAROLA PÉREZ, DEL OBSERVATORIO DEL CANNABIS MEDICINAL
Esta fuente oficial de la Benemérita asume que «los jueces y los fiscales no están de acuerdo», e implícitamente admite que al final los agricultores pagan el pato. «La Fiscalía Antidroga emitió una nota muy clara diciendo que todo es droga, y nosotros debemos atenernos a eso».

Otras fuentes de la Guardia Civil dan por hecho que, si en el resto de Europa se permite cultivar CBD, «en España también se va a permitir más pronto que tarde». La fuente oficial de la Benemérita explica no obstante que ya han recibido dos consultas de partidos políticos, «Podemos y Esquerra Republicana de Catalunya», para poner en marcha sendos proyectos de ley para legalizar la situación.

Por encima de todo observa lo que sucede Carola Pérez, activista de largo recorrido de la legalización de la marihuana de uso terapéutico, lograda en junio pasado -y que ahora debe poner en marcha la Agencia del Medicamento-, desde el Observatorio Español del Cannabis Medicinal.

«Lo que está sucediendo es una completa vergüenza. Se da la paradoja de que algunos agricultores cultivan aquí la planta, y se ven obligados a sacarla al extranjero para extraer el CBD y luego importarlo para venderlo, con el sobrecoste que ello comporta. Se está criminalizando a gente que simplemente intenta llevar adelante un negocio completamente legal, y estamos haciendo el ridículo ante el resto de países europeos, que no entienden qué pasa en España».

La desregulación, en todo caso, es tan galopante que, explica Pérez, «se está vendiendo CBD diciendo que tiene unas propiedades que no se sabe si tiene, no hay suficientes estudios. Se dice que es antitumoral, pero no se sabe en qué volumen y cantidad. Hay gente que deja la quimio para tomar CDB sin que esté claro que es un sustitutivo. Otros hacen lo mismo con el lorazepan... Todo lo que está desregulado es un caldo de cultivo para la estafa».

En el Observatorio se ha hecho, comenta, un estudio de calidad de 15 marcas de CBD «en los laboratorios del Ayuntamiento de Madrid», con un lamentable resultado: «Sólo dos de los 15 productos tenían el contenido que anunciaban. Los poderes públicos tienen que ponerse en serio con esto».

Mientras, en medio del desconcierto tanto legal como científico, el CBD va camino de ser un negocio enorme no sólo en España, sino en todo el mundo. Según la base de datos onlineGrand View Research, el crecimiento anual será en los próximos años del 20%, hasta llegar a mover 11.800 millones de euros en 2028. Más de 2.000 webs españolas venden la variante legal, y en ciudades como Barcelona fuentes del sector calculan ya en 200 las tiendas que lo comercializan a pie de calle.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #421 en: 12 de Febrero de 2023, 09:36:26 am »
100 años de un experimento fracasado: ¿Ha llegado el momento de despenalizar las drogas?


La prohibición de los estupefacientes ha permitido la irrupción de un poder paralelo, el narcotráfico, y se ha cebado con las clases menos privilegiadas de la sociedad. ¿Hasta cuándo nos negaremos a formular alternativas?

Pol Pareja

Ilustración de Fede Yankelevich
Fede Yankelevich
11 de febrero de 2023 22:26h

Actualizado el 12/02/2023 05:30h

Cuando un joven empieza a salir de noche, todavía siendo menor de edad, le puede resultar más sencillo llamar a un camello y comprar una pastilla de éxtasis que entrar a un supermercado e intentar que le vendan una botella de ron. Imaginen qué acabarán eligiendo muchos.

El ejemplo demuestra que cuando algo es ilegal no significa que esté más o mejor controlado. Tal vez al contrario: hay una serie de requisitos sobre su calidad, su pureza y su acceso que quedan en manos de criminales en lugar de las autoridades. ¿Ha sido efectivo prohibir las drogas?

Hasta finales del siglo XIX (en algunos lugares incluso hasta principios del siglo XX), los ciudadanos eran libres de alterar su conciencia con las sustancias que quisieran. No debería hacer falta usar el manido recurso de que la cocaína y varios opiáceos podían comprarse en la farmacia. Tampoco recordar que la humanidad ha consumido estupefacientes desde tiempos inmemoriales sin rasgarnos las vestiduras.

En Las Drogas, de los orígenes a la prohibición (Espasa), el pensador Antonio Escohotado documentó cómo las primeras referencias a la adormidera aparecen en tablillas sumerias del tercer milenio antes de Cristo. El opio figura también en jeroglíficos egipcios y en La Odisea de Homero. Se dice que Aristóteles, Platón, Sófocles, Sócrates, Plutarco y muchos más tuvieron experiencias visionarias tomando un concentrado con propiedades similares al LSD en los ritos de los misterios eleusinos. Se presume que Nietzsche era adicto al opio cuando escribió Genealogía de la Moral.

¿Cuándo y por qué decidimos perseguir penalmente a las drogas? ¿Ha servido de algo prohibirlas durante más de un siglo? ¿Quién ha sido el principal perjudicado? ¿Es legítimo que el Estado imponga lo que podemos tomar y lo que no?

La semana pasada se inició una prueba piloto de tres años en Vancouver (Canadá), donde se permitirá la posesión de cantidades inferiores a 2,5 gramos de cocaína, heroína, éxtasis, morfina… En lugar de multas o arrestos, los usuarios recibirán información o serán derivados a servicios de atención social si así lo desean. En Oregón (EEUU) se tomó una decisión similar hace dos años.

“El consumo de sustancias es un problema de salud, no un problema penal”, señaló al respecto la ministra de salud mental y adicciones de la región. “Necesitamos dar este paso adelante para abordar la vergüenza y el estigma”.

Los resultados de la prohibición de las drogas están a la vista de todos y sus efectos se extienden por todo el mundo. El resumen es que ha sido un auténtico desastre: adulteración de sustancias que desembocan en accidentes mortales, vidas truncadas por la cárcel o el estigma y un consolidado poder paralelo, el narcotráfico, que no existiría si las drogas fuesen legales.

No hablamos solo de Sudamérica: la policía holandesa alertó en 2018 del peligro de que Holanda se convirtiera en un narco estado ante el poder que las mafias de la droga estaban ganando en el país. La situación en México es todavía más funesta: más de la mitad de la población cree que el crimen organizado es una institución más poderosa que el propio Gobierno.

Defender la despenalización de las drogas es cada vez una postura menos radical porque la evidencia habla por sí sola. La lista de ex gobernantes y mandatarios que se manifiestan en este sentido no para de crecer: el presidente de Colombia Gustavo Petro, los expresidentes Felipe González y Pepe Mujica, el exsecretario general de la OTAN Javier Solana, el exsecretario de Estado de EEUU George Schultz, también expresidentes de Brasil, Perú, Colombia, Chile…

Existe, además, consenso entre los historiadores en que las primeras políticas prohibicionistas no estaban basadas en la ciencia ni la salud, sino que tenían un sesgo claramente racista: se buscó criminalizar o aislar a los migrantes chinos fumadores de opio, a los esclavos que consumían cocaína o a los nativos y curanderos sudamericanos que fumaban marihuana.

La prohibición fue también un asunto moral y de clase y lo sigue siendo a día de hoy: la legislación castiga más a los pobres y a los jóvenes que a los ricos y a los mayores, porque tienen donde refugiarse para consumir drogas sin que nadie les juzgue. Hasta hace poco, las penas por poseer crack en EEUU eran 100 veces superiores que las que se imponían por poseer cocaína, a pesar de que farmacológicamente son muy similares. La primera la toman los pobres y la segunda los ricos.

Más allá de los efectos negativos que ha tenido la prohibición en tantas capas de la sociedad, del peligro para la salud que supone dejar las drogas en manos del mercado negro, del clasismo que impera en el origen y en la actual legislación sobre drogas, al final hay un motivo que debería ser igual de relevante: tomar o no tomar drogas es una cuestión de libertad individual en la que nadie debería inmiscuirse.

El filósofo Stuart Mill lo resumió a la perfección hace más de un siglo en su obra Sobre la libertad: los ciudadanos adultos de un país libre tienen todo el derecho a hacer consigo mismo lo que ellos quieran, siempre y cuando no produzca un daño a terceros.

Aunque a algunos les cueste admitirlo, tomar drogas es una expresión de nuestra libertad personal en la búsqueda del placer. ¿Debería el derecho penal imponer la moral por la vía de la fuerza? La respuesta, vistos los resultados, es que no. Una moral impuesta de manera coercitiva es -o debería ser- una contradicción, como ya señaló hace 40 años el prestigioso catedrático Emilio Lamo de Espinosa en su defensa de la despenalización.

Después está otra cuestión. ¿Y si las drogas no fueran tan malas como nos las han pintado? ¿Y si la mayoría de información al respecto, ampliada por los medios de comunicación, partiera de un consolidado sesgo moral impuesto durante décadas? ¿Por qué cuando hablamos de drogas nos centramos solo en el pequeño porcentaje que sufre una adicción, y no en la mayoría que las consume sin que eso suponga ningún problema?

Anne Katrin Schlag, psicóloga, investigadora y durante años profesora del King's College de Londres, analizó la mayoría de estudios y datos oficiales disponibles y concluyó que los consumidores que desarrollan un “consumo problemático” oscilan entre el 25% en el caso de la heroína y un 10% en drogas psicodélicas. La mayoría de datos públicos ofrecen porcentajes similares.

También es malo abusar del azúcar, de la comida basura, de las pantallas, del tabaco o del alcohol. También generan adicción y nadie lo prohíbe, aunque últimamente proliferan regulaciones sobre la publicidad y campañas para concienciar sobre todo a los menores.

Carl Hart es doctor en neurociencia, investigador y profesor de psiquiatría en la Universidad de Columbia (Nueva York). Llegó a ser el jefe del departamento de psicología de esa prestigiosa universidad. Durante casi tres décadas ha investigado los efectos que tienen las drogas en humanos y ratones. Nacido en uno de los barrios más desfavorecidos de Miami, sufrió en primera persona la delincuencia y los estragos sociales vinculados a las drogas en la comunidad negra. Sus conclusiones, sin embargo, escapan de la norma.

“Los resultados de una impresionante base de datos de nuestro laboratorio muestran que las drogas producen efectos predominantemente positivos”, explica por correo electrónico. “En pocas palabras, el consumo sensato de drogas puede mejorar la vida y por eso hay un gran número de personas sobrias y honradas en nuestra sociedad que las consumen”.

En su último libro, Drug use for grown-ups (Penguin, por ahora sin traducción al español), Hart lanza una bomba en el prólogo: confiesa que desde hace un lustro consume heroína de vez en cuando. Aún así es un profesional respetadísimo, un adulto funcional y un responsable padre de familia.

¿Cuántos hay cómo Hart? Los datos disponibles muestran que buena parte de los consumidores de drogas están en esa situación y nadie parece tenerlos en cuenta porque la mayoría permanece en el anonimato. ¿Cuántos prefieren ocultar a la sociedad que de vez en cuando consumen alguna droga por miedo a lo que pensará el resto? ¿Por qué no sucede lo mismo con el alcohol, con tasas de adicción altas y una de las sustancias más difíciles de abandonar?

“Hay mucha más gente que tiene experiencias con drogas de lo que el público sabe, pero la mayoría tiene miedo de reconocer públicamente que las consume”, prosigue el psiquiatra en su correo electrónico. “Saben que las comunidades están asediadas de información que solo hace hincapié en sus efectos nocivos, e incluso mortales. También saben que los consumidores de drogas son habitualmente menospreciados”.

Hart cree que los medios de comunicación y los productos culturales hemos ampliado esta visión sesgada del consumo de drogas. “¿Has visto alguna película sobre la heroína que no se centrara en la adicción?”, pregunta. “¿Quién va a querer ver una película o leer un artículo sobre una persona que consume heroína un par de veces al mes, va a trabajar según lo previsto y cumple con sus responsabilidades sin incidentes? Nadie. Sería demasiado aburrido”.

La postura de Hart tiene, evidentemente, muchos detractores y entre ellos se encuentran prestigiosos profesionales. No se trata de banalizar las adicciones ni esconder que un porcentaje de los usuarios de drogas acaba desarrollándolas con graves consecuencias para él y su entorno. Lo que pide este investigador es que se abra la mirada y se tenga una visión que vaya más allá del simplista “droga mala” y admitir que la mayoría de los consumidores obtienen placer de los estupefacientes y pocas contrapartidas negativas. Y, lo más importante: por mucho que estén prohibidos no dejarán de consumirlos.

EL ARTÍCULO CONTINÚA DESPUÉS DEL SIGUIENTE MENSAJE
elDiario.es y My Opera Player juntos a un precio único
Disfruta del mejor periodismo independiente y de la mas cuidada selección de ópera, danza, conciertos y flamenco desde mas de 50 teatros y festivales de todo el mundo con un 40% de descuento. Hazte socio/a con esta cuota anual conjunta por solo 100€.

¡Lo quiero!!


El verano pasado Josep Rovira, fundador del reputado proyecto de reducción de riesgos Energy Control, me dijo una frase que se me quedó grabada. “Nadie dejará de conducir porque muera gente en la carretera ni dejará de tener sexo por riesgo a contraer una enfermedad”, me explicó. “Pasa lo mismo con las drogas. De lo que se trata es de que todo el mundo tenga información para que lo haga de la manera más segura posible”.

Despenalizar las drogas no debería ser ningún experimento, básicamente porque así ha vivido la humanidad durante toda su historia. El experimento fue prohibirlas. Más de 100 años después y constatado su fracaso, ¿tal vez tocaría regresar al punto de partida?

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51386
  • Verbum Víncet.
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #422 en: 12 de Febrero de 2023, 12:17:20 pm »
El eterno debate legalización VS prohibición. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #423 en: 13 de Febrero de 2023, 07:42:10 am »
Ámsterdam estudia prohibir fumar marihuana y restringir la prostitución y la hostelería


El Ayuntamiento se plantea prohibir fumar cannabis y restringir la venta de alcohol en la zona centro de la ciudad por el turismo masivo y de fiesta.
10 de febrero 13:41 10 de febrero 13:52 Imane Rachidi (EFE)

El casco antiguo de Ámsterdam, la parte de la capital neerlandesa que incluye el Barrio Rojo, sufre las consecuencias del turismo masivo y de fiesta, por lo que el municipio busca vías para reducir su atractivo a ciertos visitantes y se plantea prohibir fumar cannabis en la zona y limitar el horario de venta de drogas blandas.

El ayuntamiento tiene una serie de propuestas sobre la mesa, que aún deben debatirse con los vecinos, empresarios y el consejo, y que incluyen prohibir fumar cannabis en el casco antiguo, cerrar antes la hostelería y la prostitución los fines de semana, y restringir aún más la venta de alcohol en la zona, cuya venta está ya prohibida en comercios y cafeterías de jueves a domingo a partir de las 16:00 horas.

El gobierno municipal también investiga la posibilidad de limitar la distribución de drogas blandas en los coffeeshop, locales de venta y consumo de marihuana, de la zona durante las últimas horas de la tarde, en un paso más hacia la reducción de las consecuencias del abuso de las drogas y el alcohol en las calles.

El municipio busca sobre todo mejorar la vida de las personas que residen en el área, tras el éxodo de los últimos años hacia la periferia por las inseguridades, el ruido y la suciedad que está suponiendo vivir en el casco antiguo de Ámsterdam.

"Los turistas también atraen a vendedores ambulantes que a su vez provocan delincuencia e inseguridad. El ambiente puede volverse sombrío, especialmente por la noche. Las personas que están bajo la influencia se quedan mucho tiempo. Los residentes no pueden dormir bien y el vecindario se vuelve inseguro e inhabitable", lamenta el ayuntamiento.

En vigor en mayo

El objetivo, explica, es "contrarrestar aún más las enormes molestias, especialmente por las noches", en el área de De Wallen, que incluye el Barrio Rojo. Vecinos y empresarios tendrán cuatro semanas para dar su opinión de las propuestas, antes de que el pleno del ayuntamiento debata las medidas. Si el consejo las aprueba, entrarían en vigor a mediados de mayo.

Estas medidas se suman a otras que ya están en marcha, como la prohibición de beber alcohol en la calle, la aplicación de restricciones a los vendedores ambulantes, la limitación del tráfico en un solo sentido durante los periodos de mayor actividad, y el cierre de partes del Barrio Rojo en épocas de mucho turismo.

"Si las molestias no disminuyen lo suficiente con la prohibición de fumar, también se estudiarán las posibilidades de prohibir fumar en las terrazas de los cafés de la zona", advirtió el Ayuntamiento, que ha intensificado en los últimos años la búsqueda de soluciones a las atracciones turísticas más controvertidas de la ciudad: el Barrio Rojo y los "coffeeshop".

Una de las medidas ya decididas por el municipio es que los establecimientos con licencia de hostelería cierren sus puertas a las 02.00 los viernes y sábados (en vez de las 04.00), mientras que los negocios de la prostitución pueden permanecer abiertos hasta las 03.00, en lugar de hasta las 06.00 de la mañana." "Para distribuir mejor a las multitudes, no se permiten nuevos clientes después de la 1.00 de la madrugada".

"También queremos cerrar las terrazas a la 1.00 a.m. en los meses de verano, en lugar de las 2.00 como ahora. Podéis opinar durante cuatro semanas sobre el adelanto de los horarios de las terrazas", pide el ayuntamiento en su web a los vecinos de Ámsterdam.

Hace dos años, Ámsterdam quiso dar un paso más allá y prohibir a los turistas extranjeros el acceso a los coffeeshops, debido al aumento de demanda de drogas blandas provocado por el "turismo del cannabis", pero la medida no ha salido adelante, al menos de momento.

Casi un tercio de estas cafeterías en Países Bajos se encuentran en Ámsterdam. Según una investigación llevada a cabo por el municipio, un gran número de turistas extranjeros ya no querrían venir a Ámsterdam si se les prohíbe la entrada a los "coffeeshops", lo que supondría que, en 2025, la capital solo necesite 73 locales para atender a la demanda local.

Ámsterdam también investiga la posibilidad de trasladar el Barrio Rojo a una especie de "centro erótico" en otro lugar de la capital, alejado la prostitución del centro turístico, en una apuesta por atraer "un turista diferente" a la ciudad, haciendo que sea un lugar al que también quieren ir los propios residentes.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #424 en: 26 de Febrero de 2023, 08:16:04 am »
"MURIÓ SIN QUE SE HICIERA JUSTICIA"
Los discípulos de la 'abuela marihuana' en Navarra quieren echar a los policías de su sede


El Partido Cannábico Luz Verde de Navarra existe formalmente desde 2006, pero nunca ha obtenido representación. Denuncian ante el Defensor del Pueblo las inspecciones reiteradas de los agentes en el 'grow shop' donde se reúnen


Fernanda de la Figuera, en una reunión de Mujeres Cannábicas en Barcelona. (Getty/Laura Lezza)

Por Lourdes Barragán
26/02/2023 - 05:00
Son el único grupo político exclusivamente dedicado a promover el cultivo y la legalización de la marihuana en España. El Partido Cannábico Luz Verde de Navarra existe formalmente desde 2006, pero nunca ha obtenido representación. Su supervivencia, sin embargo, está en entredicho por los efectos del cambio en la normativa que regula estas organizaciones. La sede de este insólito ejemplo está ubicada en un grow-shop, una tienda de artículos relacionados con esta droga y su cultivo, y su principal ambición es persistir. Una suerte de homenaje al legado de la abuela marihuana, líder histórica de la formación, ante las inspecciones que padecen. La dirección prepara incluso una denuncia ante el Defensor del Pueblo por su futuro incierto. Hace tiempo que los agentes del Seprona o la Policía Nacional les visitan. Dicen que fuerzan inspecciones en el establecimiento, llegando a levantar un conflicto en los tribunales que terminó multando al presidente del grupo con 601 euros. De momento, la sentencia está recurrida, como él mismo explica. "Las llegadas han sido constantes", asegura Fermín Les, el líder del Partido Cannábico Luz Verde. Hace unos días se reunía con el Defensor del Pueblo de Navarra para denunciar esta misma situación. Quiere que eleve su demanda a Ángel Gabilondo. En estos momentos, explica que están elaborando un informe para recopilar toda la información de la que disponen: desde los números de placa de los efectivos que entraron en la tienda, hasta las imágenes captadas por las cámaras.

Intentaron dar el salto

Esperan tener los resultados del documento que remitirán a Gabilondo para la próxima semana. Dudan que esta vez pueda tener el efecto que ya lograron en otra solicitud anterior ante el Defensor del Pueblo, cuando pidieron registrar a las asociaciones cannábicas y no se lo permitían. Fue entonces cuando iniciaron el contacto con este órgano constitucional, que acabó emitiendo un informe vinculante por el que obligaba al Gobierno de Navarra a admitir estos establecimientos. "En 2020 nos intentamos convertir en un partido nacional, porque siempre habíamos estado solo aquí. En ese momento empezaron los verdaderos problemas", añade Les. "No tenemos subvenciones ni sedes oficiales, nos reunimos en un grow-shop porque nuestro principal objetivo es disolvernos", sentencia a El Confidencial. Si dejan de existir como partido, significará que la marihuana ha sido finalmente legalizada y su misión se daría por cerrada. Además, hay un factor personal en juego. Las principales cabezas de entre los 400 afiliados y simpatizantes de la formación, según sus propias estimaciones, quieren a la vez defender el legado de su líder histórica. "Ella murió sin que se hiciera justicia", lamenta su actual presidente, que le relevó en el cargo después de que falleciera el año pasado.

Fernanda de la Figuera (1943–2022), más conocida como la abuela marihuana, dio su última calada un 24 de abril tras toda una vida de activismo procannabis. Fue su gran defensora en Málaga, donde encabezó el movimiento por la legalización de esta droga. Llegó a ser la líder de la Asociación Ramón Santos de Estudios del Cannabis de Andalucía (Arseca), y también presidió durante casi toda su trayectoria el Partido Cannábico Luz Verde, que hoy trata de seguir su estela. En enero de 2020 fue condenada a nueve meses de cárcel y 10.000 euros de multa. El motivo se remonta a 2014, cuando era el rostro visible de la asociación María de las Marías, en la que las fuerzas de seguridad incautaron 181 plantas de cannabis, en la finca El Refugio de Alhaurín el Grande. La resolución consideraba que existía una "organización y planificación" para que unos 200 asociados, calculaba, tuvieran acceso a esta sustancia. También se procesó al secretario y tesorero de dicha entidad, en una causa en la que en un primer momento enfrentaba a la abuela marihuana con la posibilidad de pasar hasta cuatro años entre rejas. Fernanda falleció a los 78 en Zaragoza, pero su legado sigue muy vivo entre sus fieles.


En estos momentos, el Partido Cannábico Luz Verde prepara otra recogida de firmas junto a más asociaciones europeas procannabis. No son partidos políticos como tal, pero sí grupos activistas, en su mayoría, con excepciones en Australia o Israel, donde sí hay formaciones consolidadas. Otro punto en conflicto es que el Gobierno de la Comunidad Foral creó el año pasado la Asociación Navarra para la Investigación del Cáñamo "sin contar con nuestro partido, que podría ser un asociado más", denuncia Les, que lanza una pregunta al aire: "¿Cómo no íbamos a protestar?". "Creemos que hay partidos mucho más peligrosos que nosotros como para que seamos los que estén en el centro de la diana", remata. Reconoce que la reunión que mantuvo con el Defensor del Pueblo navarro fue "muy tensa" y no tiene mucha fe en que "puedan hacer algo". Pero no tiran la toalla, y siguen recopilando toda la información para armar un informe con el que defenderse de los ataques que denuncian. El peor momento que recuerdan fue cuando llegaron a pararles un mitin en el que también participaba un alcalde. Hace un año también "pararon a un par de afiliados fuera y los registraron", recuerdan. Advierten, aun así, que no pararán hasta que se reconozca su derecho a reunirse con libertad.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #425 en: 17 de Marzo de 2023, 07:32:18 am »
¿Por qué mueren tantos jóvenes por las drogas en Finlandia?

Ayer a las 16:50


Finlandia a menudo se presenta como un país ejemplar. Gracias a sus avanzados sistemas de salud y educación, sus bajas tasas de criminalidad y la riqueza de su belleza natural, la ONU lo ha nombrado el país más feliz del mundo durante cinco años consecutivos.

Sin embargo, tras las románticas fotos de los pueblos enterrados en la nieve, el país nórdico tiene un problema creciente: Finlandia es el país europeo con la mayor tasa de menores de 25 años que mueren a causa de las drogas.

En 2022, casi el 30 % de las víctimas tenían 25 años o menos, y los consumidores de drogas en Finlandia mueren, de media, diez años antes que los de otros países de la Unión Europea (UE).

Muchas sobredosis ocurren debido a la presencia de múltiples sustancias en el cuerpo, en particular buprenorfina, benzodiazepinas y alcohol.

El reportero de Euronews Hans von der Brelie ha estado en Finlandia para ver y mostrar las caras detrás de estas cifras.

Solo el 20 % de los drogadictos reciben tratamiento en Finlandia
Niko es un joven de 25 años con trastorno por uso de sustancias. “Empecé a fumar marihuana por primera vez cuando tenía 12 años”, le cuenta a Hans. “Cuando tenía 16 años, estaba haciendo té de opio y comencé a consumir éxtasis, anfetaminas y todo tipo de drogas”.

“Perdí muchos amigos cuando era más joven”, explica. “Cuando tenía 20 años, empezaron a caer como manzanas de un árbol”.

Niko pronto será enviado a prisión por su comportamiento delictivo. Ve su tiempo entre rejas como una oportunidad para dejar de consumir.

Solo el 20 % de las personas con trastorno por abuso de sustancias reciben tratamiento en Finlandia, en comparación con el 70 % en la vecina Suecia.

Salas de inyección supervisadas para evitar sobredosis
Suvi y Ninja trabajan para la Fundación Blue Ribbon en Finlandia, una organización que apoya a las personas sin hogar y a las que luchan contra la adicción a las drogas.

Ambas mujeres están a favor de las salas de inyección supervisadas, un lugar donde las personas pueden tomar drogas en un ambiente higiénico, bajo la supervisión de un profesional. Estas salas, que se encuentran principalmente en Alemania y los Países Bajos, han demostrado reducir los daños relacionados con la inyección.

“La gente usa drogas en estos lugares”, Suvi señala un aseo público. “Son muy peligrosos para la salud de las personas”.

Una nueva vida es posible
Sin embargo, el encuentro de Hans con Tomi, un antiguo drogadicto, ofrece un rayo de esperanza frente al oscuro telón de fondo del problema de las drogas en Finlandia.

Tomi llleva limpio dos años, después de pasar por cuatro experiencias cercanas a la muerte, a causa de las drogas.

Superó su adicción tras una temporada en prisión.

Ahora, con un recién nacido en casa, sueña con convertirse en bombero y empezar de nuevo.

Tomi le dice a Hans: "Me adentro en mi nueva vida para ver adónde me llevan mis nuevas alas".

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51386
  • Verbum Víncet.
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #426 en: 17 de Marzo de 2023, 07:41:25 am »
Un país con pocas horas de luz solar. . . y poca vigilancia policial. . . es la tormenta perfecta para que ocurra ésto. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #427 en: 13 de Abril de 2023, 09:40:55 am »
Clubs privados y 25 gramos: Berlín limita la legalización del cannabis tras la presión de Bruselas


La coalición semáforo alemana renuncia de momento a la venta generalizada en tiendas y farmacias.
13 abril, 2023 02:43
Juan Sanhermelando  @jsanhermelando Bruselas

Las objeciones de Bruselas han obligado a Alemania a revisar a la baja su plan para legalizar el cannabis. El Gobierno de Olaf Scholz pretendía autorizar la venta de esta droga para fines recreativos en tiendas especializadas, o incluso farmacias, de todo el país. Sin embargo, la coalición semáforo de socialdemócratas, liberales y verdes (que había incluido esta iniciativa como proyecto estrella de su programa conjunto) ha tenido que limitar el alcance de la despenalización debido a la presión de la Comisión Europea.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #428 en: 26 de Mayo de 2023, 08:05:45 am »

Detenidos tres hombres por tráfico de drogas en un club cannábico de Las Palmas de Gran Canaria


Los agentes incautaron 3.793 gramos de marihuana, 744 gramos de polen, 181 gramos de hachís, 54 gramos de resina de marihuana, más de 500 euros en efectivo
C. A. C.
25·05·23 | 10:20 | Actualizado a las 07:04


Detenidos tres hombres por tráfico de drogas en un club cannábico de Las Palmas de Gran Canaria
Detenidos tres hombres por tráfico de drogas en un club cannábico de Las Palmas de Gran Canaria


Agentes de la Policía Nacional han detenido en Las Palmas de Gran Canaria a tres hombres de 38 y 40 años, sin antecedentes policiales, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas al vender sustancias estupefacientes en un club cannábico de la capital grancanaria.


RELACIONADAS
Tráfico de drogas a través de mensajería express entre Cataluña y Canarias
Así ocultaba la droga en un bote de papas un traficante en Las Palmas de Gran Canaria
“Sí, clavé el cuchillo a mis padres”: un asesino reconoce un parricidio bajo los efectos de las drogas
Las detenciones se produjeron después de que la Policía Nacional recibiera la información de un posible punto de venta de estupefacientes, lo que llevó a iniciar una investigación policial que permitió confirmar cómo desde dicho club se producía la venta de drogas a numerosas personas que acudían al lugar, según ha informado el cuerpo policial.

Así, con la preceptiva orden judicial, se realizó el registro en el establecimiento donde los agentes incautaron 3.793 gramos de marihuana, 744 gramos de polen, 181 gramos de hachís, 54 gramos de resina de marihuana, más de 500 euros en efectivo y diverso material para pesaje y dispensación de la droga.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #429 en: 06 de Junio de 2023, 08:34:35 am »


EN IRÚN

Un detenido con 2 kilos de cannabis en el confinamiento, absuelto porque era para repartir


Según recoge la sentencia del caso, los trece amigos, todos ellos consumidores de cannabis "se pusieron de acuerdo" para que uno de ellos comprara la droga para repartírsela "entre todos"
Foto: Guardia Civil. Foto de archivo.
Guardia Civil. Foto de archivo.
Por EP
06/06/2023 - 05:00
Un hombre que fue detenido en Irún, en Gipuzkoa, con 2,1 kilos de cannabis el 23 de marzo de 2020, pocos días después de decretarse el confinamiento por la emergencia sanitaria de la covid, ha sido absuelto porque la droga iba a ser repartida entre un total de trece amigos, sin que el acusado llegara a lucrarse de la operación. Según recoge la sentencia del caso, a la que ha tenido acceso EFE, los trece amigos, todos ellos consumidores de cannabis "se pusieron de acuerdo" para que uno de ellos comprara la droga para repartírsela "entre todos".
Foto: Centro Penitenciario de Botafuegos, en Algeciras (Cádiz). (EFE/A. Carrasco Ragel)
El mapa de la droga en las cárceles: 170 kilos de cannabis y 178.000 psicofármacos
Miguel Ángel Gavilanes Gráficos: Marta Ley
Dadas las restricciones de movilidad impuestas desde el 14 de marzo de aquel año por el Estado de Alarma decretado a raíz de la pandemia, los amigos decidieron que el encargado de comprar el cannabis sería uno de los miembros del grupo (el ahora acusado) "que tenía mayor facilidad de movilidad" porque disponía de un pase "que le permitía circular para el cuidado de un enfermo". De esta manera, cada uno de los amigos le entregaron 260 euros, tras lo que el 23 de marzo el inculpado adquirió la droga "según lo acordado", si bien fue interceptado sobre las 12.00 horas por efectivos de la Guardia Civil en un control instalado en la localidad fronteriza en cumplimiento de la normativa contra la covid. Los agentes descubrieron en el maletero del turismo del procesado un total de 2.113 gramos de cannabis, que hubiera alcanzado un valor de 10.777 euros en el mercado ilícito en caso de haber sido vendida al por menor y de 3.498 euros al por mayor.
Foto: Fernanda de la Figuera, en una reunión de Mujeres Cannábicas en Barcelona. (Getty/Laura Lezza)
Los discípulos de la 'abuela marihuana' en Navarra quieren echar a los policías de su sede
Lourdes Barragán
Para absolver al acusado, la resolución concede total credibilidad a la versión exculpatoria ofrecida por el hombre, ratificada en el juicio por los otros doce miembros del grupo, quienes declararon que el inculpado "no iba a obtener ningún beneficio económico" por la gestión de la compra y que el reparto de la sustancia iba a ser "a partes iguales" y con la "aportación del mismo dinero" por parte de cada uno de ellos. Todos recalcaron asimismo que el cannabis del que iban a disponer iba a ser destinado a "su propio autoconsumo". El texto judicial constata, por otra parte, que la cantidad de la droga que el procesado llevaba en el maletero del coche así como su posterior valoración económica "refuerzan" su versión exculpatoria, dado que los 260 euros aportados por cada uno de los trece amigos para su adquisición suponen un total de 3.380 euros, "que era la prevista para que a cada uno de ellos les correspondieran aproximadamente 150 gramos".
Foto: El consumo de cannabis puede hacer que las personas sobrestimen su creatividad, según un estudio. (Pexels)
La marihuana no te hace ser más creativo
Sarah Romero
En función de todas estas circunstancias y "atendiendo" también a las "restricciones de movilidad y de confinamiento domiciliario" existentes en aquel momento, la sentencia considera que "no cabe por menos que concluir" que la droga "no estaba preordenada al tráfico".

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51386
  • Verbum Víncet.
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #430 en: 06 de Junio de 2023, 08:51:42 am »
Me parece razonable el planteamiento de la defensa y ajustada a derecho la sentencia. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #431 en: 02 de Enero de 2024, 07:54:06 am »
Sanidad retomará desde este mes la regulación del cannabis medicinal


El Ministerio de Mónica García va a recuperar el documento que aprobó el Congreso al final de la pasada legislatura, y que el anterior equipo dejó morir, para aprobar un programa médico, mientras algunos socios del Gobierno apuestan para legalizar también el uso recreativo

Sanidad va a retomar la regulación del cannabis medicinal. Fuentes del ministerio que dirige Mónica García han confirmado a elDiario.es que pretenden reimpulsar a partir de mediados de enero la creación de un programa médico. El Congreso aprobó a finales de la pasada legislatura un documento que instaba al Gobierno a regular el uso medicinal del cannabis, pero el anterior equipo ministerial acabó dejando morir la iniciativa, que decayó del todo con el adelanto electoral.

Ahora, la ministra va a reabrir el melón. España es de los pocos grandes países europeos que no tiene un programa medicinal regulado, pese a que tiene un gran respaldo social (un 84% estaba a favor de este uso la última vez que preguntó el CIS) y una mayoría del Congreso similar a la que hay ahora ya avaló su creación hace un año en una subcomisión en la que solo PP y Vox votaron en contra. El actual reparto de escaños, calcula el Gobierno, es favorable a esta regulación.



Además, hay partidos que también van a agitar el árbol de la legalización integral. La pasada legislatura ya se registraron varias iniciativas parlamentarias (Ciudadanos, UP, Más País y ERC) que decayeron por motivos variados –el principal es que el PSOE no lo veía–, y podemos ha vuelto a la carga: el pasado 19 de diciembre Podemos presentó, de nuevo tras hacerlo la pasada legislatura, otra proposición de ley. En el Ejecutivo hay voces que creen que puede haber margen para dar algún paso más allá del medicinal, según ha podido saber elDiario.es.

Igual que los programas terapéuticos están muy extendidos, el uso recreativo del cannabis es una rareza en Europa en este momento. Malta acaba de ser la pionera, pero el gran salto lo dará Alemania, que ya ha anunciado una regulación que el país germano pretende que entre en vigor el 1 de marzo de 2024.

En España el cannabis está en un limbo legal. La posesión de pequeñas cantidades –no existe una cifra específica de gramos que separen el consumo personal del tráfico– no es un delito, pero tampoco es legal. El transporte en vía pública está prohibido, pero se puede tener alguna planta en casa... mientras no se vea desde la calle. El consumo en el hogar se permite de facto, fuera de él está multado.

En manos del PSOE
La regulación del cannabis, sea medicinal o integral, pasa por el PSOE. Con el rechazo casi garantizado de PP y Vox y el apoyo previsible del resto de la cámara (seguro en el caso del médico, el PNV y Junts podrían dudar con el recreativo) la posición que adopten los socialistas es lo que decanta la balanza. Históricamente el partido se ha alineado con la postura prohibicionista de la ONU y ha negado incluso las propiedades médicas de la planta, pero el cambio de posición del organismo internacional en los últimos años (la OMS ya admite que el cannabis tiene utilidad médica e insta a que se investigue más) ha arrastrado a los socialistas, que estuvieron a punto de aprobar el uso medicinal del cannabis en la pasada legislatura pero acabaron bloqueándolo.

El PSOE apoyó hace un año y medio una iniciativa del PNV para que una subcomisión del Congreso evaluara el tema y votó a favor del informe que emitió dicha subcomisión proponiendo la creación de un programa medicinal en España. Pero en el último momento el partido se echó atrás, pese a que legalizar el cannabis medicinal tiene el respaldo del 84% de la población, según el CIS. El Ministerio de Sanidad dejó pasar los seis meses que tenía para validar el texto y la iniciativa murió cuando se convocaron las elecciones.

Entonces votaron a favor de aquella regulación medicinal PSOE, UP, Cs, PNV y PDECAT, mientras Bildu y Esquerra se abstuvieron, más por el diseño de regulación específico que se proponía que por estar en contra de la medida (los republicanos catalanes presentaron una propuesta de legalización integral). En contra se quedó sola la derecha nacional de PP y Vox.

De aquella propuesta, que Sanidad va a retomar ahora, empezando por el encaje que tendría un programa medicinal en el andamiaje legal español, una de las principales batallas era dónde se podría dispensar y si entraban entre las opciones las flores del cannabis (los cogollos) y las fórmulas magistrales. En la primera cuestión, para el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM), uno de los principales actores civiles en este tema, era fundamental que se hiciera en las farmacias comunitarias y no solo las hospitalarias como se proponía, bajo el argumento de que un programa que no facilita el acceso no es útil. De la segunda había una de cal y otra de arena para los pacientes: flores no, preparados y fórmulas magistrales sí. También quedaron fuera como dispensadores los actores privados del sistema sanitario (Quirón, HM, etc.) pese a que sí se les permite dispensar otras drogas, como la ketamina.

¿Y la integral?
Respecto a la regulación integral, por un lado, el CIS sostiene que hay más gente a favor de la legalización de todos los usos del cannabis que en contra (un 47% contra un 41%). Por otro, a nivel económico podría suponer una notable inyección de recursos. En España la referencia para el impacto que podría tener una legalización de la marihuana es un estudio realizado por David Pere Martínez Oro, profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Sostiene este informe, realizado en base al consumo actual, que el estado ingresaría 3.312 millones de euros anuales en concepto de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social, y que se crearían 101.569 empleos de calidad para producir los 772.313 kilos de marihuana necesarios para abastecer la demanda.

En el otro espectro, el cannabis no deja de ser una droga y, aunque legalizarla tiene más apoyo que rechazo, menos de la mitad de la población respalda la regulación integral. Nadie quiere dejar su nombre asociado a la regulación de otra droga y que se dispare su consumo.

Al mirar los números parlamentarios, si el Gobierno se planteara una regulación integral, algo que incluía Sumar en su programa electoral, –o apoyara una propuesta externa, como va a hacer Podemos– le bastaría con los votos de la investidura –de hecho sobraría algún voto– ya que más “síes” que “noes” serían suficientes para aprobar una ley no orgánica. Del grupo que apoyó la investidura (PSOE, Sumar, ERC, Junts, Bildu, PNV, BNG, CC), los que han mostrado tradicionalmente más reticencias son, en principio, el PNV y Junts.

En España, en 2021 el 14,9% de la población adulta se declaraba consumidora habitual (lo había hecho en el último mes), tras alcanzar picos del 20,1% en 2008, según el Plan Nacional sobre Drogas. Es la droga no legal más consumida, pero lejos de otras sí reguladas como el tabaco (23,9%) o el alcohol (53,6%), según la misma fuente.

Desde el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM), quizá el grupo que más ha presionado por una regulación medicinal y pese a que son favorables a una regulación integral, creen que ser demasiado ambiciosos puede ser perjudicial. “Tramitar las dos leyes a la vez, integral y medicinal, puede retrasar mucho la de los pacientes”, advierte Carola Pérez, su presidenta, “y llevamos ya muchas promesas incumplidas desde 2016”, cuando Ciudadanos presentó su iniciativa y se empezó a hablar en serio de la posibilidad de tener un programa medicinal. Los usuarios medicinales, cansados de tener que comportarse como delincuentes para conseguir el cannabis que alivia sus dolores, claman por un programa médico.

Canadá y Uruguay, experiencias previas
En los dos países que tienen una mayor experiencia con la legalización del cannabis, Uruguay primero y Canadá después, la legalización, polémica en su momento, se va asentando. El principal objetivo de ambos países cuando regularon el consumo fue tanto atacar al narcotráfico como proteger la salud de las personas, aunque cada Gobierno eligió un camino. El sudamericano optó por un modelo basado en el usuario consumidor, la protección de la salud y los derechos humanos. El modelo canadiense prima más el negocio. Autocultivo y clubes de consumidores en un lado, empresas y productos estandarizados en el otro.

Aunque el consumo ha crecido en ambos casos tras la legalización, no lo ha hecho más de lo que venía creciendo de manera natural en todo el planeta en los últimos años, explica Milton Romani, exsecretario general de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay. “No ha habido esas hordas de zombies deambulando por Montevideo buscando farmacias que asaltar, como se dijo”, ironiza Romani. “El impacto que sí ha tenido, diría que cultural y antropológico, es que cuando se abrieron las farmacias aparecieron las viejitas que lo habían probado porque les iba bien para dormir, el ingeniero electrónico que consumía... Desapareció el estigma del joven rasta fumeta y aparecieron todo tipo de usuarios”, cuenta.

En cifras, tanto en el país sudamericano como en Canadá el consumo ha mantenido la tendencia alcista que traía antes de la legalización. En Uruguay, el usuario habitual (que dice haberlo consumido en el último mes) ha pasado de un 1,4% en 2001 al 9,3% en 2014 (se aprobó en 2013), al 14,8% en 2018 y ronda el 18% hoy.

En Canadá, la otra gran referencia mundial, se triplicó entre 1985 (5,6%) y 2017 (14,9%), cuando se aprobó. Desde entonces ha subido otro 40% hasta el 21% de consumidores habituales que registra hoy el país.




Desconectado carax

  • Profesional
  • Experto III
  • **
  • Mensajes: 2359
  • Como se notan los Trienios
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #432 en: 02 de Enero de 2024, 17:09:58 pm »
No dice la pistolera, que hay que prohibir el tabaco en las terrazas por salud pública; pero con la marihuana estaria bien, ya que dejaria mucho dinerito en las arcas públicas. Son unos putos cínicos.  :metralleta
PARTIDO SANCHISTA OBRERO ESPAÑOL. EL MAS MENTIROSO DE LA HISTORIA.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #433 en: 04 de Febrero de 2024, 07:37:41 am »
LAS BANDAS SON CADA VEZ MÁS VIOLENTAS

La producción de marihuana inunda España y se desborda por las regiones menos pobladas

Nuestro país es ya el mayor productor de Europa con 126 toneladas y 2,8 millones de plantas incautadas en 2022. Este boom responde a diversos factores: un buen clima, la situación geografía y unas leyes laxas

Por Inés P. Chávarri Alejandro Requeijo Pablo Gabilondo Esteban Hernández Gráficos: Marta Ley Infografía: Emma Esser
04/02/2024 - 05:00

"Yo he visto a la Guardia Civil hacer un servicio en la rotonda y detrás, al lado de la carretera, tener la plantación". Huerta de Valdecarábanos (1.760 habitantes, Toledo) saltó a la fama en 2021 por acoger la que entonces fue la mayor plantación de marihuana de Europa.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #434 en: 13 de Febrero de 2024, 10:13:17 am »
No se ponen de acuerdo sobre la marihiaba como para entrar a legalizar el hachís.

https://twitter.com/voz_populi/status/1757070625431056498?t=rBAXC3h6LUstf1EQOYMYvQ&s=19

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #435 en: 24 de Febrero de 2024, 06:37:24 am »
Alemania legaliza el consumo recreativo de cannabis y la posesión de pequeñas cantidades


Historia de Almudena de Cabo • 10 h
El Bundestag alemán aprobó este viernes el controvertido proyecto de ley del ministro de Sanidad alemán, Karl Lauterbach, para legalizar el consumo de cannabis, a pesar de las fuertes críticas que había suscitado tanto entre expertos y la oposición, así como dentro de la propia coalición de gobierno del canciller alemán, Olaf Scholz, formada por los socialdemócratas (SPD), los Verdes y los liberales (FDP).

Hasta ahora, cualquier tipo de posesión de esta droga por parte de individuos estaba prohibida en Alemania, aunque en muchos lugares la posesión de pequeñas cantidades ya no era perseguida desde hacía tiempo. El cannabis medicinal para pacientes con dolor, por ejemplo, es legal con receta desde 2017.

Con la nueva ley, que recibió 407 votos a favor, 226 en contra y cuatro abstenciones, la posesión y el cultivo de ciertas cantidades por parte de adultos serán legales en el futuro. Además, el cannabis será eliminado de la Ley de Estupefacientes. Los médicos podrán recetarlo más fácilmente con fines de salud.

La nueva ley establece que la posesión de hasta 25 gramos de cannabis seco en lugares públicos será legal y que se pueda cultivar en casa hasta 50 gramos y tres plantas. Además, el cultivo y la distribución serán inicialmente posibles a través de clubes no comerciales, conocidos como clubes de cannabis, al que solo podrán acceder adultos y donde solo se podrá distribuir un máximo de 25 gramos de cannabis por día a sus hasta 500 miembros y un máximo de 50 gramos por mes. Sin embargo, los miembros entre 18 y 21 años recibirán un máximo de 30 gramos por mes y el contenido de THC (Tetrahidrocannabinol, principal constituyente psicoactivo del cannabis) no deberá superar el 10%. A modo de referencia: Con 25 gramos se pueden hacer aproximadamente 75 porros.

Junto con esto, los clubes de cannabis podrán proporcionar semillas y esquejes a los miembros para el cultivo doméstico con un máximo de siete semillas o cinco esquejes por mes. Además, la nueva ley establece que el consumo de cannabis no estará permitido en escuelas, instalaciones para niños y jóvenes, parques infantiles públicos, instalaciones deportivas de acceso público y en un radio de 100 metros a su alrededor. En las zonas peatonales, estará prohibido su consumo entre las siete de la mañana y las ocho de la noche. En las áreas militares del Ejército alemán, el consumo de drogas estará prohibido las 24 horas del día.

Además de la reducción en la cantidad permitida hasta los 21 años, el Ministerio de Sanidad ha iniciado una campaña de educación para este grupo de personas. Una primera evaluación sobre el impacto de la legalización en la protección de niños y jóvenes se realizará 18 meses después de su entrada en vigor. Para el proyecto de ley completo, esto está previsto después de cuatro años.

“La situación en la que nos encontramos ahora no es de ninguna manera aceptable”, ha declarado Lauterbach en el debate parlamentario de este viernes. En su opinión, la ley servirá para luchar contra el “preocupante mercado negro criminal”, proporcionando una alternativa legal al aumento en el número de consumidores y a las “concentraciones tóxicas” de cannabis procedente del tráfico ilegal de drogas.

“El mercado negro es el núcleo del problema”, indicó el político socialdemócrata. “Cada lucha contra el mercado negro es un paso importante para proteger a los jóvenes”, dijo, al tiempo que destacó que está prevista una mayor educación entre los jóvenes. “No trivializamos”, afirmó. “Muchos jóvenes aún no saben que el consumo de cannabis actúa como un veneno para el cerebro en desarrollo”, agregó consciente de las críticas que suscita la nueva ley.

Su postura fue apoyada por la experta de sanidad de los Verdes, la política Kirsten Kappert-Gonther, que aseguró que así se pone fin a una “política de prohibición perjudicial” y “fortalece la protección de la salud y de los jóvenes”.

Mientras, la política del FDP Kristine Lütke se refirió a la legalización como un “punto de inflexión histórico” que refleja la realidad social y que conseguirá, gracias al cannabis de cultivo propio, que los consumidores sepan de dónde proviene.

Pero no todos lo ven igual. La legalización del cannabis es muy controvertida en el país y ha tenido que superar muchos obstáculos en el camino para ver la luz. Primero dentro del propio Ejecutivo y después frente a la oposición. Incluso los propios alemanes están divididos, según una encuesta publicada el mismo día de la votación.

El 47% indicó que apoya la legalización en cierta medida o totalmente. Mientras, el 42% dijo que la rechaza en cierta medida o totalmente y el 11% no se pronunció al respecto, según la encuesta elaborada por YouGov y dada a conocer por la agencia alemana de prensa DPA.

Los conservadores y el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) criticaron duramente la ley. Para la diputada de la Unión Cristianodemócrata (CDU) Simone Borchardt, esta medida es como una “ayuda para cualquier traficante” y advirtió de un aumento del consumo y una carga adicional para el sistema sanitario. Para ello se basó en las críticas de asociaciones médicas, psicoterapeutas, juristas y el sindicato de policía al proyecto. Además, señaló que no será posible controlar el cultivo privado.

Otros, como el político de la Unión Cristianosocial (CSU) Stephan Pilsinger aprovecharon para recordar los peligros que supone el consumo para el desarrollo cerebral de los jóvenes hasta los 25 años e indicó que “cuando se permite una cantidad de drogas que es suficiente para 75 porros, ya no se puede distinguir entre consumidores y traficantes”.

Por su parte, Jörg Schneider, de la AfD, predijo un auge del mercado negro, “especialmente porque los clubes no podrían comenzar a entregar hasta finales de año”. La ley es un “programa de estímulo para el crimen organizado”, criticó.

La nueva ley debe pasar aún por el Bundesrat (la cámara de representantes de los estados federados alemanes) el 22 de marzo. Si bien no requiere aprobación, el Bundesrat podría llamar al comité de conciliación con el Bundestag y así retrasar su entrada en vigor.

Sin embargo, Lauterbach se mostró confiado en que no habrá obstáculos. “El Bundesrat verá que estamos resolviendo un problema que hemos tenido durante tanto tiempo y del cual los estados también están directamente afectados” y agregó que actualmente hay “mucho control, muchas condenas, un mercado negro en auge y ningún éxito”. Con la ley, los traficantes “no tienen motivo alguno para celebrar”.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #437 en: 10 de Mayo de 2024, 09:32:36 am »

Policías que defienden la regulación del cannabis: "Es muy triste nuestra labor represora"


El sindicato Agrupación Reformista del Cuerpo Nacional de Policía exige la supresión de las multas de la 'ley mordaza' por consumo, elogia la labor de los clubes sociales y apoya la manifestación que este sábado recorre el centro de Madrid por la legalización de la marihuana.
     

Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil detienen en la Base Naval de Gran Canaria a los tripulantes de un pesquero tras la incautación de fajos de hachís , a 1 de junio de 2021. — Europa Press


09/05/2024 21:34
SANTIAGO F. REVIEJO@SREVIEJO
En las fuerzas de seguridad del Estado que persiguen el tráfico de drogas y ponen multas aplicando la Ley de Seguridad Ciudadana por consumo en espacios públicos también hay sectores que consideran ineficaces las medidas prohibicionistas. Es el caso de la Agrupación Reformista de Policías (ARP), sindicato del Cuerpo Nacional de Policía que defiende abiertamente la regulación del cannabis y la labor que realizan los clubes sociales de usuarios de esa planta.

La ARP fue creada en 2016 con un perfil reformista y progresista para hacer frente a otros sindicatos policiales predominantes, de marcado carácter conservador. Y así, en el ámbito de las drogas ha hecho pública una postura claramente favorable a una regulación como la que han emprendido otros países con el cannabis y totalmente contraria a la ley mordaza, que obliga a los policías a ejercer una función represora y recaudatoria "muy triste", imponiendo miles de multas a los consumidores.

Este sábado, una manifestación convocada por las principales organizaciones cannábicas españolas recorrerá el centro de Madrid desde la Puerta del Sol, para exigir la regulación de una planta cuyo uso aún no ha sido legalizado en nuestro país –el Gobierno sigue tramitando la del uso medicinal solicitada por el Congreso hace dos años–, algo que sí ya han hecho otros países como Alemania, Gran Bretaña, EEUU, Canadá, Israel, Australia o Portugal, por poner algunos ejemplos.


La maría portuguesa triunfa en España, el segundo mayor comprador de cannabis medicinal luso
https://twitter.com/MarihuanaMarcha/status/1770751992320631078
La manifestación, que forma parte de una movilización internacional denominada la Marcha Mundial de la Marihuana, también cuenta con el beneplácito de la la Agrupación Reformista de Policías, que manda "un cordial saludo" a una de las organizadoras, la Confederación de Federaciones de Asociaciones Cannábicas (CONFAC), con la que ha conocido más de cerca la labor que se lleva a cabo en los clubes sociales.

El portavoz nacional de la ARP, Manuel Soler, parte de un dato que, a su entender, tiene una gran trascendencia a la hora de abordar este tema: el número de consumidores de cannabis que hay en España, que él cifra en unos cinco millones de personas.
MÁS NOTICIAS

Manuel Soler calcula que en España consumen cannabis 5 millones de personas
Según la Encuesta de 2022 sobre Alcohol y otras Drogas elaborada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, el 40,9% de la población de 15 a 64 años reconoce haber consumido cannabis alguna vez en la vida, lo que supondría una cifra aproximada de 13 millones de personas, aunque el número de quienes lo usan de manera más frecuente –en el último mes– es del 8,6%.


Christiania destruye su calle más célebre en Copenhague, principal mercado de cannabis en Escandinavia
"Ese tema se quiso atajar erróneamente desde la Administración con la ley mordaza, que impone sanciones de entre 601 y 30.000 euros por consumo o tenencia. Eso es una labor ingrata para el policía, que tiene que aplicar una política ineficaz, que para el Estado supone millones de euros pero que es mala para el bolsillo del ciudadano", dice a Público Manuel Soler.

Según los datos de los anuarios estadísticos del Ministerio del Interior,  casi el 60% de las multas que se han impuesto con esta norma, aprobada en 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy, están relacionadas con un uso de las drogas que no comporta un tráfico de sustancias, algo que está tipificado penalmente.

Desde entonces y hasta el 31 de diciembre de 2022, se tramitaron 1.115.066 multas por consumo o tenencia de drogas en lugares públicos, con una cuantía total que asciende a 708,8 millones de euros, es decir, cerca del 64% de todo el dinero que se ha recaudado por infracciones de esa ley.


La regulación del cannabis echa a andar en Alemania con un modelo de clubes similar al de España que aquí es perseguido
Esas cifras suponen, a juicio de Soler, que la mayoría de los policías estén enfrascados en la aplicación de una ley ineficaz. "Es muy triste nuestra labor represora en este campo cuando se sale a la calle a patrullar y coges a alguien con un porro medio consumido y tienes que mandarlo a la Subdelegación del Gobierno y a los servicios sanitarios. Eso no es luchar contra el mundo ilícito. Esa labor no es propia de una policía que lucha contra el narcotráfico", subraya el portavoz y fundador de la ARP.

La violencia y la corrupción policial
Tampoco resulta muy eficiente la lucha contra el narcotráfico, según este dirigente sindical, porque las fuerzas de seguridad del Estado nunca tendrán los medios suficientes para enfrentarse a organizaciones criminales cada vez más poderosas.

"No se puede luchar contra ese mercado ilegal, eso es perpetuarnos como país receptor. Lo que queremos es que haya más medios y otras políticas eficaces como las que llevan a cabo otros países", explica.

https://twitter.com/ARPolicias/status/1758737708422172890
La prohibición de las drogas y la lucha contra quienes trafican con ella acarrean, según Soler, mucha violencia y corrupción, de la que tampoco escapan las fuerzas de seguridad. También existen muchos riesgos para los agentes que participan en las unidades especializadas que investigan a esas organizaciones.

La muerte en Barbate de dos guardias civiles arrollados por una lancha de narcos el pasado mes de febrero supuso, a su juicio, un punto de inflexión en esa lucha. "Los grupos criminales del narco constituyen un mundo incontrolable, con muchos medios. Está claro que hay que solucionarlo, pero no solo con medidas policiales. Parece que en este país la policía tiene que pagar las consecuencias de todas las decisiones políticas", subraya.

Alemania permite la posesión de hasta 25 gramos en espacios públicos y la acumulación de 50 en el domicilio
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como dirigente de la Internacional Socialista debe liderar el debate, según el portavoz de este sindicato policial. "Es tiempo de abrir el debate para corregir una política errónea y que se legalice el cannabis, como han hecho otros países, entre ellos un referente de Europa como es Alemania".

Alemania, primera potencia económica de la UE y su país más poblado, inició en abril la mayor regulación del cannabis en Europa para uso recreativo: su normativa permite la posesión de hasta 25 gramos en espacios públicos y la acumulación de 50 en el domicilio, así como cultivar tres plantas en casa para uso personal. Y los clubes sociales de usuarios serán un espacio de abastecimiento –no de consumo–, a partir de julio.

España, donde hay entre 1.000 y 2.000 asociaciones de ese tipo con medio millón de socios, fue el primer país en el que se abrieron estos clubes con el objeto de fomentar un consumo compartido y responsable del cannabis. Sin embargo, su funcionamiento aún no ha sido regulado y las dos únicas leyes que lo hicieron, una en Catalunya y otra en Navarra, fueron declaradas inconstitucionales por invasión de competencias del Estado. Esa falta de regulación es la que propicia numerosas operaciones policiales y judiciales contra sus responsables.

Una “labor impresionante” de los clubes sociales
El portavoz de la Agrupación Reformista de Policías afirma que los clubes sociales de cannabis "están haciendo una labor impresionante" y que se debería visibilizar más su trabajo como formadores en prevención y reducción de riesgos en el consumo.

"Podrían instruir también a los policías en las comisarías, en la Escuela Nacional de Policía de Ávila, para que conozcamos otras alternativas. Son todo lo contrario a un elemento perturbador para la labor de la policía. Son muy necesarios para explorar otras políticas", recalca el dirigente sindical.

Manuel Soler: "Desde la ARP no invitamos a que la gente consuma. Pedimos que se regule su uso"
A juicio de Manuel Soler, si se regula de forma eficiente el uso del cannabis, los millones de consumidores de esta sustancia que hay en España se pondrán al lado de la administración, de la policía, serán sus aliados, porque una sociedad libre, añade, proporciona un estado de bienestar para todos, para los consumidores y para las propias fuerzas de seguridad.

"Queremos dejar muy claro que desde la ARP no invitamos a que la gente consuma. Lo que pedimos es que se regule su uso, que las asociaciones de usuarios tengan un papel protagonista como educadores y grandes conocedores del tema. Y que la policía se libere de una labor ingrata e ineficaz", precisa su portavoz.

Este sindicato policial español ha mantenido contactos con la LEAP, una asociación internacional de policías que han trabajado en la lucha contra el narcotráfico y consideran que la prohibición ha sido un fracaso y deben buscarse políticas alternativas. "Queremos que sepan que hay un sector de la policía española que está en esa misma línea y, por supuesto, apostaríamos por entrar en esa confederación policial", dice Manuel Soler.

La 27 edición de la Marcha Mundial de la Marihuana, en la que cada año participan miles de personas, parte a las 18.00 horas de este sábado de la Puerta del Sol de Madrid y seguirá por la Gran Vía hasta terminar en la Plaza de España.

En su manifiesto de apoyo a la manifestación , CONFAC reivindica "el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales de consumir, poseer y autocultivar cannabis", y exige la "despenalización total" y el fin de las multas por posesión y consumo en vía pública".

Según la última encuesta del CIS en la que se preguntó sobre la regulación del cannabis, en abril de 2021, la mitad de la población española –el 49,7%– está a favor de legalizar la venta de marihuana en determinados establecimientos y condiciones, un porcentaje que sube hasta el 90,1 si esa venta es para uso médico.
« Última modificación: 11 de Junio de 2024, 15:12:49 pm por 47ronin »

Desconectado omejelen

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 1
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #438 en: 14 de Junio de 2024, 10:56:25 am »
Descubrí el mundo del CBD flores cuando buscaba alternativas naturales para el manejo del estrés. Me llamó la atención la variedad de productos disponibles y decidí probar algunas opciones. Las CBD flores no solo me ayudaron a sentirme más relajado, sino que también mejoraron mi concentración durante el día. Es fascinante cómo una planta puede ofrecer tantos beneficios sin los efectos negativos de otros tratamientos. Desde entonces, he estado recomendando a amigos y familiares que prueben estas flores como una opción natural y efectiva.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 225032
Re: Del cultivo y consumo de drogas
« Respuesta #439 en: 24 de Junio de 2024, 08:09:53 am »


Los policías que piden legalizar el cannabis y derogar la ‘ley mordaza’: “Nos tachan de extrema izquierda y sufrimos acoso”


El sindicato Agrupación Reformista de Policías (ARP) persigue la “plena libertad sindical” en el Cuerpo con posiciones controvertidas
Jose Sánchez
Por
Jose Sánchez

23 Jun, 2024 01:00 a.m.
Actualizado: 23 Jun, 2024 07:15 a.m. EST
Un agente de la Policía Nacional en un cultivo de marihuana. (Policía Nacional)
Un agente de la Policía Nacional en un cultivo de marihuana. (Policía Nacional)
Son unos rara avis en la Policía Nacional, un cuerpo de seguridad jerárquico, disciplinado y donde los trapos sucios se lavan de puertas para adentro. Pese al derecho de sindicación, no es habitual que existan voces demasiado disonantes sobre asuntos que atañen a su labor. El sindicato Agrupación Reformista de Policías (ARP) es una excepción: está a favor de la legalización del cannabis en España y en contra de la actual ley de Seguridad Ciudadana, bautizada como ley mordaza. En las últimas elecciones al Consejo de Policía, fueron la séptima organización más votada con el apoyo de 208 agentes.

Manuel Soler, uno de sus fundadores y portavoz nacional, explica en una conversación con Infobae España que su fin último es el de conseguir la “plena libertad sindical” en el seno de la Policía Nacional. Hasta la fecha, los agentes tienen reconocido este derecho, pero las organizaciones sindicales del Cuerpo no funcionan como un sindicato de clase al uso. Cuentan con representación en el Consejo de Policía, presidido por el ministro del Interior, y en el que también comparecen representantes de la Administración.

Una de las posturas más controvertidas del sindicato ARP es su oposición a la ley de Seguridad Ciudadana de 2015, la conocida como ley mordaza, que, a juicio de su portavoz, “utiliza a los policías como represores”. De hecho, la entrada en vigor de la norma motivó la fundación de este sindicato. Por ejemplo, rechazan que “se pueda cachear a una persona por simples sospechas” y afirman que su aplicación “ha perjudicado la imagen de la Policía Nacional en la sociedad”.

Legalizar el cannabis, “la mejor forma de erradicar el narcotráfico”
Otro reciente pronunciamiento de ARP que ha sido criticado en el seno del Cuerpo es su posición a favor de la legalización del cannabis en España. Manuel Soler argumenta que “es la mejor forma de erradicar el narcotráfico” ya que, bajo su punto de vista, en la actualidad la Policía Nacional “no trabaja por erradicar” este fenómeno criminal y “utiliza” a sus agentes como “recaudadores”. “La Policía tiene que entender que en España hay 1.500 clubes de consumidores donde la gente va a conocerse y a compartir experiencias”, añade.

Soler alaba a los agentes destinados a la lucha antidroga, pero subraya que “no tienen medios para hacer frente a la entrada masiva de estupefacientes” y afirma que el levantamiento de actas por tenencia ilícita de sustancias “solo sirve para engordar las estadísticas”. Además, critica que las multas son “astronómicas” cuando “cada uno es libre de tener sus adicciones”.

Loading video
Guerra de Ayuso contra la marihuana: prohibirá la venta de sus derivados a menos de 300 metros de los centros educativos y todo tipo de merchandising.
Este tipo de manifestaciones han provocado numerosas represalias contra ARP y sus representantes: “Nos tachan de extrema izquierda y sufrimos acoso, tanto de algunos compañeros como de los mandos”. Desde su fundación, el sindicato ha llegado a contar con 1.600 afiliados, aunque su portavoz prefiere “no dar pistas” sobre la cifra actual. Su organización, al contrario que el resto de sindicatos, no es jerárquica, y no existe la figura de un secretario general, sino la de varios “coordinadores”. Uno de los primeros que ostentó ese cargo perdió temporalmente su puesto en el Cuerpo por una falta muy grave.

Soler relata que ha sido víctima de “investigaciones extraoficiales” y tiene “constancia” de haber estado bajo la lupa de la Unidad de Asuntos Internos. “Hemos sido perseguidos y lo seguimos siendo”, continúa. Pese a todo, este particular sindicato seguirá su lucha por “cambiar las cosas desde dentro”.