Autor Tema: Cárceles, presos y condenas  (Leído 215804 veces)

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 44117
  • Verbum Víncet.
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1920 en: 09 de Abril de 2020, 18:41:14 pm »
Para el tiempo que llevan sin vis a vis, con lo que eso supone, demasiado tranquilas están las prisiones en España. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1921 en: 13 de Abril de 2020, 07:06:27 am »

Envían a un hombre a prisión por saltarse el confinamiento 14 veces en Reus
Se le investiga por un presunto robo con fuerza en una subestación eléctrica.
12 abril, 2020 19:57


Redacción | Agencias

Un juez de instrucción ha enviado a prisión a un vecino de Reus (Tarragona) que se saltó hasta 14 veces el confinamiento por el coronavirus, y al que ya se había dictado una orden cautelar de permanecer en casa.

Entre el 18 de marzo y el 10 de abril, los Mossos lo detuvieron por prsuntos delitos de distinta índole, en colaboración con la Policía Local de Reus, ha informado la policía catalana a Europa Press este domingo.

Así, se le investiga por un presunto robo con fuerza en una subestación eléctrica, por saltarse presuntamente el confinamiento para ir a pasear y por supuestamente amenazar a un vigilante de seguridad en una tienda de alimentación.

El 9 de abril pasó a disposición judicial por "varios de estos hechos", según los Mossos, y el juez decretó una medida cautelar que le ordena estar confinado en su casa.

Se la saltó al día siguiente, y el 11 de abril ingresó en prisión después de que el juez lo ordenara.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1922 en: 16 de Abril de 2020, 19:48:00 pm »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1923 en: 24 de Abril de 2020, 07:06:45 am »

Interior ordena a Policía y Guardia Civil que haya un solo detenido por celda en los calabozos
Pretende evitar contagios por coronavirus en comisarías y cuarteles

Fecha
24/04/20access_time 1:02

El Ministerio del Interior toma medidas para adaptar la custodia de detenidos y su estancia en celdas y calabozos a la epidemia de coronavirus. Confidencial Digital ha podido consultar una instrucción enviada a las direcciones generales de la Policía y de la Guardia Civil que establece una serie de medidas sobre la gestión de personas detenidas.

La instrucción la ha remitido la Inspección de Personal y Servicios de Seguridad, una subdirección general de la Secretaría de Estado de Seguridad que se encarga de la inspección, comprobación y evaluación del desarrollo de los servicios, centros y Unidades, centrales y periféricos, de las Direcciones Generales de la Policía y de la Guardia Civil y que también promueve “actuaciones que favorezcan la integridad profesional y deontológica de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

En el documento, esta inspección señala a las direcciones generales de la Policía y de la Guardia Civil la necesidad de que a su vez ordenen a sus unidades que adopten unas pautas con las que evitar contagios en los lugares de custodia de detenidos, como son los calabozos de comisarías de la Policía Nacional y de cuarteles y puestos de la Guardia Civil.

Una de las medidas trata de la distancia de seguridad que las autoridades insisten que hay que guardar para impedir que una persona portadora del coronavirus infecte a otra que no le está. “A efectos de garantizar la distancia social recomendada por autoridades sanitarias, la ocupación por celda debe ser individual”; se tendrá que evitar meter en una misma celda de los calabozos a varias personas.

También se plantea proteger a los detenidos con mascarillas, por ejemplo. La orden indica en su primer punto que “resulta necesario dotar de elementos de protección individual a los agentes actuantes”, algo que ya se va realizando progresivamente en todos los cuerpos policiales. Pero se añade que “conforme se determine por las autoridades sanitarias, estos elementos [de protección] también se suministrarán a las personas privadas de libertad”.

A los detenidos se les tendrá que garantizar asistencia sanitaria, y los desplazamientos y asistencias sanitarias no urgentes “deben ser coordinados previamente con los citados facultativos”.

Interior da otras instrucciones para extremar la higiene en los calabozos. “Resulta necesario proceder a la limpieza y desinfección de los espacios de custodia de modo frecuente, siempre después de cada uso”, ordena, y por ello “a estos efectos debe garantizarse que los servicios de limpieza se adaptan a estas necesidades”.

En cuanto a las mantas y colchonetas que se entregan en las celdas para que duerman los detenidos que pasan la noche en el calabozo, “deben ser igualmente objeto de desinfección y limpieza tras cada uso”. Además, “el resto de elementos y utensilios que se faciliten (cubiertos, vasos, pañuelos...) debe procurarse que sea de un solo uso”.

Por último, el documento remitido por la Inspección de Personal y Servicios de Seguridad se dan pautas sobre los efectos personales que se les retiran a los detenidos: se han de conservar en una bolsa cerrada, “a poder ser de material transparente, evitando manipulaciones innecesarias”.

La instrucción remitida a la Policía Nacional y a la Guardia Civil parte de una alerta lanzada por el Subcomité para la Prevención de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Se trata de un organismo internacional que con motivo de la pandemia de coronavirus pidió a los gobiernos de todos los países que tomaran medidas sanitarias con los detenidos y privados de libertad, para protegerlos a ellos y a los agentes que los custodian.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1924 en: 27 de Abril de 2020, 07:25:40 am »
Violenta agresión a tres funcionarios de prisiones en los Juzgados de Plaza Castilla.



Sobre las 12:00 de la mañana del día 24 de abril de 2020, se produjo una violenta agresión por parte de una detenida por un presunto delito de lesiones y amenazas a su compañero de piso.

La detenida de unos 25 años de edad, consumó dicha agresión en las dependencias judiciales de Plaza de Castilla. Dichas dependencias son competencia de Instituciones Penitenciarios, por lo que prestan servicio en las mismas, funcionarios de dicho cuerpo.

La agresión se produjo de forma súbita, una vez que dicha detenida fue reconocida por el  por el médico forense,  tal y como contempla el protocolo al efecto.  A continuación, la detenida sin mediar palabra,  se abalanzo contra uno de los funcionarios que prestan servicio allí, rompiéndole las gafas. Inmediatamente al intentar ser reducida por una funcionaria de servicio, le arranco varios mechones de su cabello con inusitada violencia, recibiendo golpes y patadas, por lo que tuvo que ser reconocida en el Hospital por las lesiones producidas.  Tal era la resistencia ofrecida por la detenida, que hicieron falta 3 funcionarios para poder reducirla,   arrancando a uno de los funcionarios de un mordisco, el dedo índice del guante de cacheo,   y recibiendo  golpes y patadas de diversa consideración..

Dichas dependencia de Plaza Castilla esta situadas en los sótanos de dichos juzgados madrileños, y de manera habitual, reciben cada día del orden de 50 a 60 detenidos que todos los días pasan a disposición judicial. Debido al confinamiento, el volumen de personas detenidas se ha reducido a la mitad, pero los medios con los que cuentan los Funcionarios de Prisiones que prestan servicio allí, son del todo insuficientes, no dotándoles la administración penitenciaria de los medios necesarios para desarrollar su difícil labor.

Desde la Asociación Profesional “Tu abandono me puede matar”, llevamos más de un año denunciando la falta de medios materiales y personales, así como la impunidad con que los internos nos agreden de manera reiterada. El año pasado se registraron 444 agresiones a funcionarios, algunas de ellas de extrema gravedad. Cabe recordar que este colectivo carece de la condición de agente de autoridad, por lo que cualquier tipo de agresión, en la mayoría de los casos no queda más que en una sanción de privación de paseos y actos recreativos, regulado en el régimen disciplinario del Reglamento Penitenciario.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1925 en: 29 de Abril de 2020, 07:06:28 am »

"QUIERO ELEGIR CóMO QUIERO VIVIR", RECLAMA
En primera persona: "Me salté 4 veces el confinamiento y he estado un mes en cárcel"
Luis González, de 48 años, salió en libertad el pasado viernes de la prisión de Palma. "No me ha aportado nada. Ha sido una catástrofe en mi vida". Intenta desplazarse a Menorca


Luis González, en el arcén de una carretera de Mallorca. EC
Autor
Agustín Rivera. Málaga

29/04/2020 05:00

Me llamo Luis González, tengo 48 años y he estado un mes en la cárcel de Palma por saltarme cuatro veces el confinamiento. Estoy en libertad desde el pasado viernes.

No tengo un hogar. Soy un 'sintecho'. No tengo pareja ni hijos. Quiero mucho a mis hermanos y a mi madre, que vive en Menorca, con los que me encuentro muy bien, pero cuando llevo ya un par de semanas con ellos, necesito irme a otro sitio.

Siempre he llevado este estilo de vida. No me quejo de nada. Tal y como está la sociedad y las dificultades que hay, se sobrevive y vas trabajando. Es verdad que con la edad se van aflojando las fuerzas.

L. G., de 48 años, no tiene hogar y ni siquiera está empadronado. Le gusta pasear cerca del mar, charlar con mayores y dormir en parques. Está en la cárcel desde el 25 de marzo

Tienes que vivir en algún sitio de alguna manera y vas pagando alquileres, lo habitual, y cuando tienes ingresos y te va bien, puedes mantener una vida determinada, como una persona normal; pero yo decidí prescindir de ciertas comodidades para vivir de una manera más libre y menos fija. Vives en determinados sitios y conoces a determinadas personas.

No recibo ninguna ayuda

Suelo quedarme en albergues públicos, conoces comedores… Es un mundo donde dependemos de las ayudas que hay en las ciudades. Yo vivo así y no recibo ninguna ayuda. Es verdad que estás muy limitado, pero si te mueves, cada día consigues comida o duermes con amigos.

Me ha sorprendido la mala fe que hay con el virus de la pandemia que ha causado tantas víctimas y la alarma mundial de alerta donde las personas tienen que vivir confinadas. Me sorprende que yo esté, por casualidad, involucrado de alguna manera con el covid-19 y con lo que me ha sucedido, esto es, haber estado una cuarentena confinado en un centro penitenciario en vez de estar en un centro de acogida.

Permanecí durante 15 días en el módulo de preventivos. Realmente es como si me hubiera pasado ayer mismo. Era una repetición de los días. Los primeros 15 días estuve aislado, me llevaban los alimentos y cada día pasaba el funcionario a realizar un recuento y me preguntaba cómo estba. Tras detenerme la Policía, ingresé directamente en prisión. Por la mañana, hablé con la orientadora social, le dije que me habían llevado en contra de mi voluntad y que no quería estar allí bajo ningún concepto. No sabía nada más.

"Creía que iba a ser una cosa de uno o dos días. Estuve dos semanas en una celda de aislamiento, incomunicada, de dos metros de ancho"

Creía que iba a ser una cosa de uno o dos días. Me tuvieron 15 días en una celda de aislamiento, incomunicada, de dos metros de ancho y tres de largo. Había una litera para dos personas y un pequeño aseo y ducha. La puerta era de hierro, como sale en los documentales. Los funcionarios me dejaron una radio para que pudiera escuchar las noticias. El día que llegué me dijeron que iba a estar unos días, pero no sabía cuántos serían.

No pude llamar a nadie

Yo no me sabía los números de teléfono de mi familia de memoria y el móvil tampoco tenía batería. Los sitios donde cargo el teléfono (los bares y la biblioteca) estaban cerrados y no pude llamar a nadie. Tampoco quería alarmarlos. Es verdad que podía haber pedido hacer una pequeña carga y mirarlo en el móvil, pero como no tenía conciencia de haber hecho nada malo pues yo me he dejado en todo momento cumplir los mandatos que me decían al pie de la letra.

Es verdad que como me detuvieron cuatro veces, a la cuarta vez me enfadé y lo expresé. La primera vez que me detuvieron estaba en la plaza de Sa Faxina, cerca de la Biblioteca pública del Estado, donde suelo acudir a conectarme a Internet. También leo muchos libros. En tu vida tienes que gastar tu tiempo de alguna manera. Me gusta mucho la filosofía, las películas de ciencia ficción y el conocimiento en general.

Le expliqué al agente que yo no tenía una residencia ni un lugar fijo. Fue algo muy rápido. El hombre insistió y le dije que llamara a alguien que me pudiera entender, porque yo tenía que hacer mi vida y si no no podía comer. Hay mucha gente, como yo, que no tienen un trabajo y que cada día tienen que buscarse la manera de solucionar tu comida y tus cosas. Me dijo que me sancionaba y que me fuera a mi casa. Firmé la multa.

“No entiendes que a lo mejor dentro de una hora nos vamos a volver a ver porque yo tengo que ir a Carrefour y me voy a comer un bocadillo y no me voy a mi casa”, dije. Me llevó a comisaría y esa fue la primera detención. Tenía una denuncia por quebrantar el confinamiento y a raíz de eso en el juzgado de guardia, por videoconferencia, me preguntó lo mismo que la Policía y me pusieron en libertad.

"Estaba cansado, algo alterado: porque cuatro detenciones seguidas no es nada agradable… y sin hacer nada malo"

Al día siguiente estaba en el Paseo Marítimo me volvieron a detener, otra vez a comisaría y la videoconferencia. Dos días después me pasó lo mismo. Estaba en la plaza de España, cerca de la Iglesia de los Capuchinos. Allí dan un bocadillo, un yogurt, una bebida y un refresco. A veces también algo de ropa. Me detuvieron y fue lo mismo.

La cuarta vez estaba en el Paseo Marítimo y ese día me pararon después de comerme el bocadillo. Otra vez igual y la videoconferencia. Les dije que estaba muy enfadado y cansado de que todos los días me detuvieran, no quería que lo hicieran más y quería que me escucharan de verdad. No quería que al día siguiente me volvieran a hacer lo mismo. Estaba cansado. Estaba ya algo alterado ya de esa circunstancia porque cuatro detenciones seguidas no es nada agradable… y sin hacer nada malo.

Yo no me he puesto en contra cuando me han detenido. Me ponían las esposas… y si esto se tiene que repetir todos los días de mi vida hasta que se acabe el confinamiento sería una agonía. ¿Cuánto tiempo podría estar así, deteniéndome todos los días y el juez luego me ponía en libertad?

La solución ha sido pasar un mes en prisión. Lo fastidioso es que me llevaron en contra de mi voluntad sin haber cometido ningún delito y no me han tratado mal. Los cursos que hay en la cárcel se han paralizado por el covid-19. He tenido contacto bueno con la gente. No me he sentido decaído ni en estado depresivo porque yo no tenía conciencia de haber hecho nada malo. Yo pensaba que cualquier día iba a salir, que estaba allí dentro porque tenía la alarma social de la cuarentena, que era lo que más me comentaban allí. Supe que algunas personas iban saliendo con lo mismo que me ha pasado a mí.

En la cárcel no te pasan llamadas y te quitan el móvil. Para poder llamar tienes que hacer una solicitud, pero como pensaba que la situación no se iba a alargar por eso no contacté con mi familia. Cuando salí, me fui al Carrefour de Palma, pude cargar el móvil 10 minutos y envié un wasap a mi familia. No tenía saldo y no podía llamar.

"¿Y si el coronavirus dura seis meses más? ¿Tengo que estar seis meses en casa de mi madre? Yo lo que no quiero es cometer una infracción"

Ahora quiero ir a casa de mi madre a Ciudadela, en Menorca. La Policía Nacional no dice nada. Deriva a la Guardia Civil y esta traslada a la Delegación del Gobierno en Baleares. Cuando llamo a ese teléfono me contesta una centralita en Valencia que me ofrece un correo electrónico a través del cual hay que presentar la tarjeta de residencia en Baleares para poder tomar el barco, pero no soy residente. Además de eso, me piden un permiso especial para ver si me puedo ir a Menorca.

¿Y si el coronavirus dura seis meses más? ¿Tengo que estar seis meses en casa de mi madre? ¿Qué excusa tendría que poner para volver aquí? Yo lo que no quiero es cometer una infracción.

[Habla su hermano, que le ha acogido unos días en su casa del interior de Mallorca]:

Con todo esto, ‘El proceso' de Kafka se queda pequeño. Que no nos priven de la libertad de haber nacido y elegir cómo queremos vivir. Jugar a ser dioses es fácil, pero nuestros políticos están jugando a ser dioses y están decidiendo quién vive y quién puede poder morir. Eso es una decisión, si pertenece a alguien, a lo seres mitológicos que hemos creado los seres humanos. Y si hablamos de Ciencia, estos señores han tirado por los suelos la Teoría de Darwin.

Querer ser libre

En ‘La evolución de las especies’, que yo leí con 18 años, me llamó mucho la atención de que se hablaba de la Revolución Industrial y se basó en la ley del más fuerte, pero es un error: es la ley del mejor adaptado. Ahora estamos jugando a ver quién es más fuerte. Prevalece un estado socio-político o socio-económico sobre la libertad más esencial, que es la de haber nacido. El único delito que ha cometido mi hermano es el de querer ser libre. Que nuestros políticos se equivoquen es humano, pero tienen que pagar por ello y reconocer sus errores.

La última cicatriz del coronavirus: los vagabundos que todos olvidaron en las calles
Javier Brandoli. Roma
Dejaron de pasar los coches con comida de los voluntarios, nadie les ha hablado del virus, nada saben de máscaras, nadie da limosna. Su pandemia es la pobreza. Y esa ha empeorado

—¿Otra vez el mismo? —le dijo un comisaría a mi hermano. Este va a tener más entradas en comisaría que Champions el Real Madrid.

Yo le preguntaría a ese señor: si usted tuviera un hermano, un hijo o un padre, un amigo, que decidiera ser libre, ¿le gustaría que le trataran así?

[Continúa Luis]:

Ya te digo que no me gustaría volver a pasar por esa experiencia. No sé exactamente qué palabras decir. No se lo deseo a nadie, porque me estuvieron todos los días deteniendo y además me tuvieron confinado contra mi voluntad en una prisión.

Tengo pocos ingresos. Lo que he hecho casi siempre ha sido vender al pie de la calle y también en domicilios. Soy muy sociable y trabajador. Nunca he tenido ningún conflicto con la justicia, ni con la salud.

Nunca me podría haber imaginado verme en medio de una pandemia mundial y que alguien se hubiera interesado en mi historia

¿Que si voy a cambiar mi vida? Todo esto me ha perjudicado. Me tengo que recluir, por decirlo de alguna manera. Yo he hecho mi vida en Mallorca y es donde mejor estoy. Ahora, si hay que cambiar de ciudad… vamos a ver. Si no puedo hacer la vida habitual que yo hacía, así no puedo vivir.

Mi vida sí ha cambiado. ¿Quién me va ayudar ahora a mí a cambiar de mi vida, a estar en un sitio? Estoy en una incógnita que yo no sé cómo va a seguir debido a toda esta movida mundial del coronavirus que me pilla a mí. Esto ha sido insólito en mi vida. Yo nunca me podría haber imaginado que me hubiera visto en medio de una pandemia mundial relacionado en una noticia y que alguien se hubiera interesado en mi historia.

Si quieres que te dé una conclusión, el coronavirus no me ha aportado nada. Ha sido una sorpresa negativa en mi vida, en general ha sido una catástrofe. Las detenciones tampoco me han beneficiado y que me hayan encarcelado, menos todavía. Es verdad que no me ha pasado nada malo, pero es una experiencia un tanto extraña.
Lo imprescindible

Por suerte no me ha afectado el coronavirus. Hay que recordar que la cárcel es una prisión, de castigo, para personas que hacen cosas malas, pero no me han tratado mal. Es un trato austero y hay que aguantar. Para nada me gustaría que se repitiera. Espero que todo vuelva a la normalidad.

Si todo esto ayuda a que todo el mundo sea mejor, que todo sea lo más rápidamente posible y todos podamos tener lo imprescindible en esta vida: un techo, comida, sanidad, educación, y transporte para que todas las personas podamos estar un poco mejor.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1926 en: 02 de Mayo de 2020, 07:04:05 am »

Los reclusos, en el patio de una cárcel de Venezuela.

Al menos 46 muertos en un motín en una cárcel de Venezuela
La cifra de fallecidos "irá subiendo" porque el estado de algunos lesionados es de "extrema gravedad".
2 mayo, 2020 03:51

Redacción / Agencias

Al menos 46 muertos y un número indeterminado de heridos se registraron este viernes durante un motín en una cárcel de Venezuela, informó a Efe un funcionario del penal, quien aseguró que la cifra de fallecidos "irá subiendo" porque el estado de algunos lesionados es de "extrema gravedad".

El motín comenzó pasadas las 13.00 horas locales (17:00 GMT) en el Centro Penitenciario de Los Llanos (Cepello), en Guanare, unos 500 kilómetros al suroeste de la capital venezolana, donde la investigación continua ocho horas después, según explicó a Efe una fuente fiscal, quien no precisó las circunstancias en las que se produjeron los hechos.

Durante la refriega, en la que los reos usaron armas blancas y de fuego, así como objetos punzantes y una granada, resultó gravemente herido el director de la cárcel, Carlos Toro, apuñalado en la espalda y en la región occipital.

Además, la teniente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Escarlet González, quien se encontraba en el lugar, fue alcanzada por esquirlas de una granada lanzada por uno de los reclusos implicado en el reyerta.

Los heridos de mayor gravedad fueron trasladados al hospital Dr. Miguel Oraá y los muertos llevados a una morgue improvisada en las proximidades de la cárcel en la localidad de Guanare, estado de Portuguesa, donde serán identificados para, posteriormente, informar a sus familiares.

El suceso se produce en un momento en el que Venezuela vive bajo orden de confinamiento y distanciamiento social a consecuencia de la pandemia por Covid-19, que mantiene en alerta a todos los centros sanitarios del país por mandato del presidente Nicolás Maduro.



Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Mentor
  • **
  • Mensajes: 13581
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1927 en: 02 de Mayo de 2020, 17:11:06 pm »

"QUIERO ELEGIR CóMO QUIERO VIVIR", RECLAMA
En primera persona: "Me salté 4 veces el confinamiento y he estado un mes en cárcel"
Luis González, de 48 años, salió en libertad el pasado viernes de la prisión de Palma. "No me ha aportado nada. Ha sido una catástrofe en mi vida". Intenta desplazarse a Menorca


Luis González, en el arcén de una carretera de Mallorca. EC
Autor
Agustín Rivera. Málaga

29/04/2020 05:00

Me llamo Luis González, tengo 48 años y he estado un mes en la cárcel de Palma por saltarme cuatro veces el confinamiento. Estoy en libertad desde el pasado viernes.

No tengo un hogar. Soy un 'sintecho'. No tengo pareja ni hijos. Quiero mucho a mis hermanos y a mi madre, que vive en Menorca, con los que me encuentro muy bien, pero cuando llevo ya un par de semanas con ellos, necesito irme a otro sitio.

Siempre he llevado este estilo de vida. No me quejo de nada. Tal y como está la sociedad y las dificultades que hay, se sobrevive y vas trabajando. Es verdad que con la edad se van aflojando las fuerzas.

L. G., de 48 años, no tiene hogar y ni siquiera está empadronado. Le gusta pasear cerca del mar, charlar con mayores y dormir en parques. Está en la cárcel desde el 25 de marzo

Tienes que vivir en algún sitio de alguna manera y vas pagando alquileres, lo habitual, y cuando tienes ingresos y te va bien, puedes mantener una vida determinada, como una persona normal; pero yo decidí prescindir de ciertas comodidades para vivir de una manera más libre y menos fija. Vives en determinados sitios y conoces a determinadas personas.

No recibo ninguna ayuda

Suelo quedarme en albergues públicos, conoces comedores… Es un mundo donde dependemos de las ayudas que hay en las ciudades. Yo vivo así y no recibo ninguna ayuda. Es verdad que estás muy limitado, pero si te mueves, cada día consigues comida o duermes con amigos.

Me ha sorprendido la mala fe que hay con el virus de la pandemia que ha causado tantas víctimas y la alarma mundial de alerta donde las personas tienen que vivir confinadas. Me sorprende que yo esté, por casualidad, involucrado de alguna manera con el covid-19 y con lo que me ha sucedido, esto es, haber estado una cuarentena confinado en un centro penitenciario en vez de estar en un centro de acogida.

Permanecí durante 15 días en el módulo de preventivos. Realmente es como si me hubiera pasado ayer mismo. Era una repetición de los días. Los primeros 15 días estuve aislado, me llevaban los alimentos y cada día pasaba el funcionario a realizar un recuento y me preguntaba cómo estba. Tras detenerme la Policía, ingresé directamente en prisión. Por la mañana, hablé con la orientadora social, le dije que me habían llevado en contra de mi voluntad y que no quería estar allí bajo ningún concepto. No sabía nada más.

"Creía que iba a ser una cosa de uno o dos días. Estuve dos semanas en una celda de aislamiento, incomunicada, de dos metros de ancho"

Creía que iba a ser una cosa de uno o dos días. Me tuvieron 15 días en una celda de aislamiento, incomunicada, de dos metros de ancho y tres de largo. Había una litera para dos personas y un pequeño aseo y ducha. La puerta era de hierro, como sale en los documentales. Los funcionarios me dejaron una radio para que pudiera escuchar las noticias. El día que llegué me dijeron que iba a estar unos días, pero no sabía cuántos serían.

No pude llamar a nadie

Yo no me sabía los números de teléfono de mi familia de memoria y el móvil tampoco tenía batería. Los sitios donde cargo el teléfono (los bares y la biblioteca) estaban cerrados y no pude llamar a nadie. Tampoco quería alarmarlos. Es verdad que podía haber pedido hacer una pequeña carga y mirarlo en el móvil, pero como no tenía conciencia de haber hecho nada malo pues yo me he dejado en todo momento cumplir los mandatos que me decían al pie de la letra.

Es verdad que como me detuvieron cuatro veces, a la cuarta vez me enfadé y lo expresé. La primera vez que me detuvieron estaba en la plaza de Sa Faxina, cerca de la Biblioteca pública del Estado, donde suelo acudir a conectarme a Internet. También leo muchos libros. En tu vida tienes que gastar tu tiempo de alguna manera. Me gusta mucho la filosofía, las películas de ciencia ficción y el conocimiento en general.

Le expliqué al agente que yo no tenía una residencia ni un lugar fijo. Fue algo muy rápido. El hombre insistió y le dije que llamara a alguien que me pudiera entender, porque yo tenía que hacer mi vida y si no no podía comer. Hay mucha gente, como yo, que no tienen un trabajo y que cada día tienen que buscarse la manera de solucionar tu comida y tus cosas. Me dijo que me sancionaba y que me fuera a mi casa. Firmé la multa.

“No entiendes que a lo mejor dentro de una hora nos vamos a volver a ver porque yo tengo que ir a Carrefour y me voy a comer un bocadillo y no me voy a mi casa”, dije. Me llevó a comisaría y esa fue la primera detención. Tenía una denuncia por quebrantar el confinamiento y a raíz de eso en el juzgado de guardia, por videoconferencia, me preguntó lo mismo que la Policía y me pusieron en libertad.

"Estaba cansado, algo alterado: porque cuatro detenciones seguidas no es nada agradable… y sin hacer nada malo"

Al día siguiente estaba en el Paseo Marítimo me volvieron a detener, otra vez a comisaría y la videoconferencia. Dos días después me pasó lo mismo. Estaba en la plaza de España, cerca de la Iglesia de los Capuchinos. Allí dan un bocadillo, un yogurt, una bebida y un refresco. A veces también algo de ropa. Me detuvieron y fue lo mismo.

La cuarta vez estaba en el Paseo Marítimo y ese día me pararon después de comerme el bocadillo. Otra vez igual y la videoconferencia. Les dije que estaba muy enfadado y cansado de que todos los días me detuvieran, no quería que lo hicieran más y quería que me escucharan de verdad. No quería que al día siguiente me volvieran a hacer lo mismo. Estaba cansado. Estaba ya algo alterado ya de esa circunstancia porque cuatro detenciones seguidas no es nada agradable… y sin hacer nada malo.

Yo no me he puesto en contra cuando me han detenido. Me ponían las esposas… y si esto se tiene que repetir todos los días de mi vida hasta que se acabe el confinamiento sería una agonía. ¿Cuánto tiempo podría estar así, deteniéndome todos los días y el juez luego me ponía en libertad?

La solución ha sido pasar un mes en prisión. Lo fastidioso es que me llevaron en contra de mi voluntad sin haber cometido ningún delito y no me han tratado mal. Los cursos que hay en la cárcel se han paralizado por el covid-19. He tenido contacto bueno con la gente. No me he sentido decaído ni en estado depresivo porque yo no tenía conciencia de haber hecho nada malo. Yo pensaba que cualquier día iba a salir, que estaba allí dentro porque tenía la alarma social de la cuarentena, que era lo que más me comentaban allí. Supe que algunas personas iban saliendo con lo mismo que me ha pasado a mí.

En la cárcel no te pasan llamadas y te quitan el móvil. Para poder llamar tienes que hacer una solicitud, pero como pensaba que la situación no se iba a alargar por eso no contacté con mi familia. Cuando salí, me fui al Carrefour de Palma, pude cargar el móvil 10 minutos y envié un wasap a mi familia. No tenía saldo y no podía llamar.

"¿Y si el coronavirus dura seis meses más? ¿Tengo que estar seis meses en casa de mi madre? Yo lo que no quiero es cometer una infracción"

Ahora quiero ir a casa de mi madre a Ciudadela, en Menorca. La Policía Nacional no dice nada. Deriva a la Guardia Civil y esta traslada a la Delegación del Gobierno en Baleares. Cuando llamo a ese teléfono me contesta una centralita en Valencia que me ofrece un correo electrónico a través del cual hay que presentar la tarjeta de residencia en Baleares para poder tomar el barco, pero no soy residente. Además de eso, me piden un permiso especial para ver si me puedo ir a Menorca.

¿Y si el coronavirus dura seis meses más? ¿Tengo que estar seis meses en casa de mi madre? ¿Qué excusa tendría que poner para volver aquí? Yo lo que no quiero es cometer una infracción.

[Habla su hermano, que le ha acogido unos días en su casa del interior de Mallorca]:

Con todo esto, ‘El proceso' de Kafka se queda pequeño. Que no nos priven de la libertad de haber nacido y elegir cómo queremos vivir. Jugar a ser dioses es fácil, pero nuestros políticos están jugando a ser dioses y están decidiendo quién vive y quién puede poder morir. Eso es una decisión, si pertenece a alguien, a lo seres mitológicos que hemos creado los seres humanos. Y si hablamos de Ciencia, estos señores han tirado por los suelos la Teoría de Darwin.

Querer ser libre

En ‘La evolución de las especies’, que yo leí con 18 años, me llamó mucho la atención de que se hablaba de la Revolución Industrial y se basó en la ley del más fuerte, pero es un error: es la ley del mejor adaptado. Ahora estamos jugando a ver quién es más fuerte. Prevalece un estado socio-político o socio-económico sobre la libertad más esencial, que es la de haber nacido. El único delito que ha cometido mi hermano es el de querer ser libre. Que nuestros políticos se equivoquen es humano, pero tienen que pagar por ello y reconocer sus errores.

La última cicatriz del coronavirus: los vagabundos que todos olvidaron en las calles
Javier Brandoli. Roma
Dejaron de pasar los coches con comida de los voluntarios, nadie les ha hablado del virus, nada saben de máscaras, nadie da limosna. Su pandemia es la pobreza. Y esa ha empeorado

—¿Otra vez el mismo? —le dijo un comisaría a mi hermano. Este va a tener más entradas en comisaría que Champions el Real Madrid.

Yo le preguntaría a ese señor: si usted tuviera un hermano, un hijo o un padre, un amigo, que decidiera ser libre, ¿le gustaría que le trataran así?

[Continúa Luis]:

Ya te digo que no me gustaría volver a pasar por esa experiencia. No sé exactamente qué palabras decir. No se lo deseo a nadie, porque me estuvieron todos los días deteniendo y además me tuvieron confinado contra mi voluntad en una prisión.

Tengo pocos ingresos. Lo que he hecho casi siempre ha sido vender al pie de la calle y también en domicilios. Soy muy sociable y trabajador. Nunca he tenido ningún conflicto con la justicia, ni con la salud.

Nunca me podría haber imaginado verme en medio de una pandemia mundial y que alguien se hubiera interesado en mi historia

¿Que si voy a cambiar mi vida? Todo esto me ha perjudicado. Me tengo que recluir, por decirlo de alguna manera. Yo he hecho mi vida en Mallorca y es donde mejor estoy. Ahora, si hay que cambiar de ciudad… vamos a ver. Si no puedo hacer la vida habitual que yo hacía, así no puedo vivir.

Mi vida sí ha cambiado. ¿Quién me va ayudar ahora a mí a cambiar de mi vida, a estar en un sitio? Estoy en una incógnita que yo no sé cómo va a seguir debido a toda esta movida mundial del coronavirus que me pilla a mí. Esto ha sido insólito en mi vida. Yo nunca me podría haber imaginado que me hubiera visto en medio de una pandemia mundial relacionado en una noticia y que alguien se hubiera interesado en mi historia.

Si quieres que te dé una conclusión, el coronavirus no me ha aportado nada. Ha sido una sorpresa negativa en mi vida, en general ha sido una catástrofe. Las detenciones tampoco me han beneficiado y que me hayan encarcelado, menos todavía. Es verdad que no me ha pasado nada malo, pero es una experiencia un tanto extraña.
Lo imprescindible

Por suerte no me ha afectado el coronavirus. Hay que recordar que la cárcel es una prisión, de castigo, para personas que hacen cosas malas, pero no me han tratado mal. Es un trato austero y hay que aguantar. Para nada me gustaría que se repitiera. Espero que todo vuelva a la normalidad.

Si todo esto ayuda a que todo el mundo sea mejor, que todo sea lo más rápidamente posible y todos podamos tener lo imprescindible en esta vida: un techo, comida, sanidad, educación, y transporte para que todas las personas podamos estar un poco mejor.

Este hombre es un enfermo,  quizás debería haber recibido otro tipo de asistencia, muchas personas se han quedado fuera del sistema con el confinamiento puesto que carecían de un lugar digno o simplemente de un lugar dónde confinarse,  pero si la derecha pone el grito en el cielo por el mínimo vital qué no diría si se les hubiera proporcionado a estas personas un alojamiento durante la crisis, seguimos en clave puramente económica

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1928 en: 04 de Mayo de 2020, 15:36:04 pm »




 Un hombre se suicida en la cárcel de Logroño tras ser detenido por saltarse el confinamiento


Raquel DuvaMadrid
03/05/202021:10h.

La Guardia Civil le detuvo el 16 de abril por segunda vezNIUS
El ganadero se ha ahorcado en su celda, en la que permanecía aislado
Le interceptaron en un control de la Guardia Civil en Villamediana de Iregua con droga oculta en los calcetines
Fue detenido dos veces y sancionado en 16 ocasiones durante el estado de alarma
Leoncio entró en la cárcel de Logroño el pasado 18 de abril. Tenía 41 años, era ganadero y todos le llamaban 'Moncho'. La Guardia Civil le había detenido tras descubrirle en un control en Villamediana de Iregua (La Rioja) con droga oculta en los calcetines y acompañado de una mujer.


No era la primera vez. El  4 de abril también fue arrestado por desobediencia grave al incumplir la restricción de movimientos marcada por el estado de alarma y había sido denunciado en 16 ocasiones por esta misma razón.

Un juez había decretado su ingreso en prisión provisional sin fianza. Este domingo por la tarde los funcionarios le han encontrado ahorcado en su celda. Estaba solo, aislado, siguiendo el protocolo por coronavirus, por el que las personas que llegan nuevas permanecen 14 días en observación, antes de ser enviadas a su módulo correspondiente.

Otros internos han dado la voz de alarma. Cuando los funcionarios lo han descubierto  todavía estaba vivo y han avisado a los servicios  de emergencias.  Los médicos le han practicado maniobras de reanimación pero finalmente ha fallecido. Un forense ha acudido a la prisión y el Cuerpo Nacional de Policía se ha hecho cargo de la investigación.


No era la primera vez que 'Moncho' ingresaba en prisión. Ya había cumplido condena durante siete meses y quedó en libertad el pasado mes de agosto. Era padre de tres hijos y tenía problemas familiares.

Incendio en una celda
El pasado 19 de abril también era domingo. Un interno del Centro Penitenciario de Logroño provocó un  incendio en su celda. Eran las 17:30 horas cuando los funcionarios se percataron de que salían humo y pudieron sofocar las llamas rápidamente.

El interno fue trasladado al hospital aunque recibió el alta y regresó a la prisión. Unos días antes había agredido a varios presos y a un funcionario, por lo que se encontraba en el módulo de aislamiento.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Mentor
  • **
  • Mensajes: 13581
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1930 en: 10 de Mayo de 2020, 21:22:09 pm »
 :Lazo_Negro

Desconectado Der Kaiser

  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 4774
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1931 en: 10 de Mayo de 2020, 23:51:06 pm »
 :Lazo_Negro

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1932 en: 12 de Mayo de 2020, 14:17:49 pm »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1933 en: 17 de Mayo de 2020, 07:16:55 am »

El Supremo estudia si se debe indemnizar a presos preventivos que acaban sin condena

El tribunal ha accedido a interpretar el polémico 294.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial a raíz de un recurso interpuesto por un expresidiario que fue absuelto por la Audiencia Nacional tras cumplir prisión provisional

Liliana Ochoa

El Tribunal Supremo estudia si el Ministerio de Justicia debe o no indemnizar a aquellas personas que cumplieron prisión preventiva y finalmente no fueron condenadas. Lo hace a petición de un exreo que considera que la Audiencia Nacional realizó una interpretación incorrecta de la ley al desestimar su reclamación de pago por responsabilidad patrimonial del Estado. La conclusión a la que lleguen los jueces fijará el camino en los próximos casos.

El debate reside en el análisis que se hace del artículo 294 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. En él se establecen cuáles son las condiciones necesarias para que se acuerde la indemnización de quienes han sufrido prisión preventiva y posteriormente han resultado absueltos. La norma original de 1985 contaba en su artículo 294.1 con un inciso que limitaba los casos a aquellas absoluciones "por inexistencia de hecho imputado" o que "por esta misma causa haya sido dictado auto de sobreseimiento libre". El 19 de junio de 2019 elConstitucional amplió el espectro.

Ahora, el acusado solicita al Supremo que "modifique la jurisprudencia existente sobre la interpretación de la responsabilidad patrimonial de la Administración de Justicia en los supuestos de inexistencia subjetiva del hecho y su afectación al derecho a la libertad y a la tutela judicial efectiva contemplados en la Constitución Española". A su juicio, la forma en la que se analiza el artículo vulnera su derecho a la presunción de inocencia. Se ampara en lo resuelto por el Constitucional.
Lo que dice el Constitucional

Según el tribunal de garantías, "resulta incomprensible circunscribir los supuestos indemnizables a aquellos en que la absolución o el sobreseimiento obedecen a la inexistencia del hecho imputado, que, además, ha debido probarse en el proceso penal". Los jueces estiman que cabe lugar a indemnización sin importar la razón por la que se absuelve al acusado. Tal y como alegan en la sentencia 85/2019, las diferentes "situaciones de prisión preventiva no seguida de condena desencadenan el mismo daño".

El Constitucional concluye que el hecho de que se deniegue el pago por la "insuficiencia de la prueba" suscita dudas sobre la inocencia del denunciante y vulnera sus derechos. "Todo ello conduce a declarar la inconstitucionalidad y nulidad de los incisos del artículo 249.1 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial".

Tras el fallo, se actualizó la normativa. A partir de entonces, "procede aplicar la doctrina reiterada por este tribunal" en nuevos casos, ya que la resolución no tiene carácter retroactivo.
Caso Rosell

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo ha admitido a trámite el recurso de casación interpuesto por el expresidiario cuatro meses después de la sentencia del Constitucional, según consta en el auto de 6 de marzo al que ha tenido acceso Vozpópuli. El tribunal ha accedido a interpretar el polémico 294.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial "sin perjuicio de que la sentencia haya de extenderse a otras si así lo exigiere el debate finalmente trabado en el recurso".

El Alto Tribunal deberá determinar si el Ministerio de Justicia debe cambiar su postura y acceder a indemnizar al acusado por el tiempo que pasó en prisión provisional preventiva. La resolución sentará jurisprudencia para futuros casos, como el ya anunciado por el expresidente del Fútbol Club Barcelona Sandro Rosell, quien -según adelantó El Mundo- prepara una demanda contra el Estado por los perjuicios ocasionados por su paso por prisión. El exdirectivo del equipo azulgrana estuvo 22 meses en prisión provisional acusado de un presunto blanqueo de capitales, aunque finalmente fue absuelto.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1934 en: 20 de Mayo de 2020, 07:07:49 am »

Un accidente de un preso de la cárcel de Estremera destapa un brote de Covid-19 y provoca el cierre de los talleres de producción
Fue trasladado al hospital para amputarle dos dedos y dio positivo en coronavirus. En las últimas 24 horas la prisión acumula 13 nuevos casos de contagio

Fecha
20/05/20access_time 1:02

La prisión de Estremera de Madrid, una de la más afectadas por la pandemia, ha registrado un nuevo foco de contagio en los últimos días. Un preso, después de sufrir un accidente con una máquina, ha tenido que ser trasladado al hospital, según han confirmado fuentes a Confidencial Digital. Allí ha dado positivo en coronavirus y la cárcel ha decidido cerrar los talleres de producción para presos temporalmente.

El incidente sucedió a finales de la pasada semana cuando varios internos trabajaban con una máquina de cortar cableado, en uno de los talleres que ofrece un empresa de ascensores en la prisión de Estremera. El interno sufrió un corte en los dedos que requirió de traslado hospitalario para su amputación. Le operaron y cuando le realizaron las pruebas de Covid-19 dio positivo.

Este hecho ha preocupado mucho a los funcionarios de prisiones, según indican fuentes a ECD. “Si dio él, nadie garantiza que los otros con los que estaba trabajando no lo tuvieran”, explican. La Entidad estatal de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo decidió desde mediados de abril la reapertura de muchos de estos talleres de trabajo en centros que dependen del Ministerio de Interior.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) manifestó su rechazo a esta decisión por considerarla demasiado temprana. “Entendemos que si fueran empresas dedicadas a la producción de material para afrontar el Covid… pues bueno. Pero aquí se ha decidido abrir ciertas empresas sin saber muy bien con qué criterios”, explica Paco Llamazares, presidente de la APFP.
13 nuevos casos de positivo en Estremera

En los últimos datos de la cárcel de Estremera se acumulan 13 nuevos casos de presos positivos por Covid-19, pasando de 26 a 39 reclusos infectados, según cifras oficiales de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

La prisión ha decidido cerrar provisionalmente el taller de producción para evitar más contagios, según ha indican estas fuentes a ECD, y ha prohibido el acceso a trabajadores externos de la empresa explotadora. 

En esta cárcel han llegado a estar aislados cuatro módulos completos de los 15 existentes, incluido en el que se encuentra encerrado el excomisario Villarejo.
La puesta en marcha de los talleres, precipitada para los funcionarios

En las cárceles se realizan un total de unos 120 talleres en los que se emplean unos 3.000 reclusos para trabajos de producción de diferentes cosas: desde perchas, hasta ventilación de trenes o balones, por ejemplo.

El 21 de abril el presidente del organismo que gestiona estos talleres, dependiente de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, envió una resolución en la que reanudaba la actividad laboral de una parte de los internos.

Con una serie de medidas de prevención, eso sí, como no superar el 30% de los trabajadores, selección de los internos o realizar las actividades con equipos de protección. Se decidió entonces que 11 cárceles retomaran sus talleres. 

La APFP llegó a presentar una carta al Defensor del Pueblo el 20 de abril -cuando ya conocían que se iba a reactivar la actividad laboral de los presos- para solicitar que se pronunciara sobre si esto garantizaba los derechos de los internos.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 183471
Re:Cárceles, presos y condenas
« Respuesta #1935 en: 25 de Mayo de 2020, 06:49:41 am »

Un preso intenta matar a otro en una reyerta en la cárcel de Aranjuez
Un interno se ha abalanzado con un «pincho» casero, pero los funcionarios de la prisión intervinieron rápidamente
S. L.
MADRID Actualizado:24/05/2020 18:52h
Guardar

Un interno en la prisión de Aranjuez ha intentado matar a otro este sábado por la mañana, en una reyerta en el módulo 2 del centro penitenciario. El agresor se ha abalanzado con un «pincho» casero para «intentar acabar con la vida del otro, lanzando una puñalada a la altura del corazón», según han informado los funcionarios de prisiones en su cuenta de Twitter.

Con todo, los trabajadores del centro Madrid VI Aranjuez intervinieron rápidamente y lograron salvar la vida del interno, que fue apuñalado, aunque no en profundidad. Ambos internos son de origen español, veteranos y «tenían ya ciertas desavenencias», según ha podido saber ABC.