Autor Tema: Las drogas ese "submundo"  (Leído 36941 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #300 en: 09 de Febrero de 2019, 07:54:15 am »
    Dos detenidos por narcotráfico huyen del edificio de la Aduana

    Los presuntos narcos escaparon por una claraboya o por una de las ventanas del edificio de la Aduana de Cádiz mientras eran custodiados por Vigilancia Aduanera

    CÁDIZ
    Publicado: 08/02/2019 · 08:20
    Actualizado: 08/02/2019 · 10:07

    Dos detenidos en una operación contra el narcotráfico en la costa de Cádiz realizaron ayer una huida de película cuando estaban siendo custodiados por varios agentes en el edificio de la Aduana en Cádiz capital. Cuestionada tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil, ambas fuerzas dijeron a este medio que no tenían constancia de este suceso aunque sí que les había llegado parte de la información.

    Este medio supo por fuentes totalmente fiables que dos de los detenidos en una operación contra el tráfico de drogas lograron huir mientras esperaban para declarar. Llegaron de madrugada y desaparecieron.

    Al parecer, y siempre según estas fuentes, en un descuido, mientras estaban solos en una habitación del citado edificio, los presuntos narcos escaparon por una claraboya o por una de las ventanas, saltando posteriormente hasta la calle, a pesar de estar custodiados.

    Lo curioso es que desde Vigilancia Aduanera, siempre según fuentes consultadas por este medio, no pusieran en conocimiento de la Policía Nacional tales hechos, al menos para pedir ayuda a la hora de localizar a dos fugados que estarían en la calle en estos momentos. .

    Resulta que los dos hombres que fueron detenidos en aguas del Estrecho de Gibraltar con 2.400 kilos de hachís han huido saltando por una ventana del edificio al que habían sido trasladados, desde una altura de una tercera planta, y en el que permanecían arrestados, han indicado a EFE fuentes del Servicio de Vigilancia Aduanera.

    Los dos hombres, un ceutí y un sevillano, fueron detenidos junto a otros dos en la madrugada del jueves en aguas del Estrecho de Gibraltar. Los agentes del patrullero "Milano 2" les sorprendieron en una barca neumática con 81 fardos de hachís, un total de 2.400 kilos de droga. Los agentes de Vigilancia Aduanera aprehendieron la droga, detuvieron a los cuatro tripulantes y alertaron a Salvamento Marítimo para que se hiciera cargo de la embarcación ya que estaba en muy mal estado. El patrullero "Milano 2", con la droga y los cuatro detenidos, se dirigió después al puerto de Cádiz.

    Una vez allí los cuatro detenidos fueron conducidos al edificio de la Aduana de la capital gaditana para emprender las diligencias policiales. Fue en ese momento cuando dos de ellos lograron saltar a la calle por una ventana ubicada a una altura de un tercer piso, según las mismas fuentes. Vigilancia Aduanera alertó a sus servicios de seguridad pero no pudieron localizar a los dos fugados, que continúan huidos.

    Ambos están identificados y se desconoce si, dada la altura desde la que saltaron a la calle, tienen alguna lesión. Vigilancia Aduanera ha dado traslado de la huida al juez de guardia, que ha decretado su búsqueda y captura.

______________________________________________________________________________________________________________________


    Los huidos de la Aduana de Cádiz habían sido desgrilletados para que se cambiaran la ropa mojada


    Los dos jóvenes sorprendieron en su buena fe a los agentes y saltaron por la ventana desde una altura equivalente a tres pisos

    M.M.F.
    08 Febrero, 2019 - 11:46h

    Estaban empapados y por eso los agentes de Vigilancia Aduanera en Cádiz que los custodiaban les permitieron cambiarse de ropa, y para eso, los liberaron de sus grilletes. Esa actitud 'humanitaria' delos agentes ante sus peticiones, precedidas de un "por favor", permitió a dos detenidos en una operación antidroga en aguas de la Bahía de Cádiz tomar una decisión casi suicida y saltar por una de las ventanas de las dependencias de Aduanas frente al muelle, situadas en la última planta del edificio y a una altura equivalente a un tercer piso.

    Ya era la mañana de ayer jueves cuando esos dos de los cuatro arrestados en la operación se arrojaron con la imprudencia de su juventud desde tamaña altura. De entrada, los agentes, sorprendidos en su buena voluntad, pensaron que los jóvenes, de unos 20 años, se habían matado. Pero desde luego no fue así, y tras el primer "visto y no visto", anoche aún los estaban buscando. Nunca se arrepentirán bastante de la "pena" que les produjo ver a los jóvenes mojados y acceder a su petición.

    No se mataron porque, según todo indica, en realidad no cayeron desde tanta altura, sino a una azotea del mismo edificio situada dos plantas más abajo. Aunque la altura no es poca, lo cierto es que luego se pudieron descolgar hasta la calle y, probablemente, confundirse con la gente que a esa hora ya andaba por las inmediaciones, pese a que los agentes salieron inmediatamente en su persecución, sin resultados.

    "Simplemente, se tiraron y huyeron. Es una cosa que no te esperas", explicaron desde las oficinas centrales de la Agencia Tributaria en Madrid al ser preguntados sobre cómo podían haberse zafado los presuntos delincuentes de manera tan extraña, y estando custodiados en unas dependencias policiales.

    Durante todo el proceso de la detención en el barco y la filiación en la sede de Aduanas la actitud de los cuatro detenidos había sido de buen comportamiento, por lo que nada hacía pensar que iban a tomar esa determinación.

    "No sabemos en qué estado, pero huyeron. Inmediatamente dimos aviso a los servicios de seguridad y a la Policía, que desde entonces los están buscando. Están filiados e identificados, eso sí", añadieron las mismas fuentes, mientras otros auguran que es una "locura" lo que han hecho, algo que a nadie se le ocurriría. Un portavoz de la Policía Nacional en Cádiz decía a última hora de la tarde de este jueves no tener ninguna comunicación oficial de la huida de estos delincuentes, lo cual se antoja demasiado increíble.

    Es difícil creer también que los huidos no quedaran, al menos, seriamente lesionados en su salto, pero el caso es que lograron escapar. La única posibilidad es la ya dicha de que se arrojaran por un lateral o por la parte trasera del edificio, que dan a terrazas a una mayor altura, y que desde ahí se pudieran deslizar hasta el nivel de la calle. Lo que sí demostraron, no obstante, es una gran agilidad y rapidez de reflejos.

    La operación se había iniciado en la noche del miércoles, cuando la patrullera 'Milano 2' de Vigilancia Aduanera y con base en Cádiz interceptó en aguas de la Bahía de Cádiz una embarcación semirrígida, de las comúnmente conocidas como 'gomas' a bordo de la cual iban cuatro personas, que fueron detenidas. La lancha, que portaba además 2.400 kilos de hachís empaquetados en los habituales fardos, se encontraba en muy mal estado, y fue entregada al servicio de Salvamento Marítimo, que se hizo cargo de ella.

    Los cuatro detenidos, tres residentes en Sevilla y uno en Ceuta, fueron conducidos a las dependencias de la Aduana, frente al muelle de Cádiz, y fue precisamente en estas instalaciones donde, de sopetón y en la mañana de este jueves, se produjo la huida de dos de ellos, en concreto el arrestado de Ceuta y uno de los de Sevilla. No se ha dado a conocer más información sobre la identidad de los huidos, pero sin duda sería curioso conocer algunos detalles sobre sus aptitudes atléticas, alguien diría que sobrehumanas.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #301 en: 11 de Febrero de 2019, 07:38:09 am »

Un hombre amenaza con matar a un agente de la Guardia Civil en el cuartel de Bujalance
La Asociación Española de Guardias Civiles dice que es el individuo que en diciembre fue con un hacha a las instalaciones
S. P.
@ABCCórdoba
CórdobaActualizado:
08/02/2019 08:21h


La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) alertó ayerde la «impunidad» con la que actúa un hombre que, el pasado martes y en el propio cuartel de la Benemérita en Bujalance (Córdoba), amenazó con matar a tiros a uno de los agentes y agredir sexualmente a su mujer, que también es guardia civil.

Así lo ha indicado la AEGC en una nota en la que ha detallado que «el delincuente», que es el «mismo individuo que el pasado mes de diciembre se presentaba con un hacha en el cuartel», acudió a las instalaciones de la Benemérita con sus hijos para «amenazar a los agentes, porque habían retirado a su mujer el vehículo en el que viajaba y que estaba requisado por tráfico de drogas».

Desde la asociación, han dicho no entender que «este individuo, que fue detenido en diciembre tras el incidente del hacha y que está pendiente de un juicio por narcotráfico, fuera puesto en libertad el mismo día», no entendiendo tampoco «cómo, tras el amplio historial de amenazas a los agentes, aún la justicia no ha actuado», ya que las amenazas «no son falsas y van en aumento, puesto que conoce los movimientos de, al menos, dos de los componentes del cuartel, el agente amenazado y su mujer».


Por ello, la AEGC ha solicitado que «se ponga fin a esta impunidad con la que actúan estos peligrosos delincuentes que entran por una puerta del juzgado detenidos y salen en libertad por otra creyéndose intocables». Así, ante «la lentitud de la justicia», la asociación ha pedido que, «al menos, la Guardia Civil sí vele por la seguridad de sus miembros y busque una salida para estos agentes».


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #302 en: 11 de Febrero de 2019, 07:39:46 am »

Los Tarabito, el clan que amenaza a la Guardia Civil
Entre dos hermanos acumulan una decena de denuncias por amedrentar y agredir a los agentes de Bujalance: "Os vamos a colgar de un olivo. Hoy no llegas vivo a casa".

Belén Tobalina.

10 de febrero de 2019. 03:46h


Pedradas, hachazos, amenazas... La escalada de violencia en Bujalance (Córdoba) tiene unos claros protagonistas: el clan de los Tarabito, formado por el padre, Tomás León, la madre y los cuatro hijos: Sebastián, Antonio, Tomás y Luis, de entre 35 y 42 años. Nadie sabe realmente por qué comenzaron las amenazas ni las agresiones de los miembros de este clan a la Guardia Civil. Ni menos aún, cómo puede ser que, pese a las numerosas denuncias y antecedentes que tienen, los integrantes de esta familia campen a sus anchas con una especie de halo de impunidad. La última, el pasado miércoles. «15 tiros te voy a pegar. Si no te cojo a ti, se lo haré a tu mujer», fue una de las amenazas que Sebastián León Muñoz profirió a uno de los agentes dentro del propio cuartel de Bujalance, tal y como ya avanzó este periódico.

Pese a ello, no fue detenido. Pero, ¿a qué se debió? Según explican fuentes consultadas por este periódico, el mismo miércoles, una patrulla se cruzó con uno de los vehículos del clan que había sido intervenido por orden judicial. «Ese coche fue el único que no fue decomisado durante la operación antidroga de mayo de 2018 porque supuestamente estaba averiado». Tras varios días detectando que el coche no siempre estaba aparcado y al haber una orden judicial, los agentes procedieron a trasladar el vehículo a las dependencias del cuartel. Fue entonces cuando Andrea, la mujer de Sebastián, amenaza con llevarles por delante si se llevan su coche. Tras esto, Sebastián ve a los agentes y los amenaza: «Hoy no llegas vivo a casa. La carretera del Carpio cuando te vayas va a ser tu tumba. Hoy te espero cuando salgas. 15 tiros te voy a pegar con la pistola que tengo. Si no te cojo a ti se lo haré a tu mujer y la violo. Pero hoy no llegas vivo a casa. Ven a la barriada o a mi casa que te espero.

A ver si pasas otra vez, que será la última». «Se le podía haber detenido, pero nunca viene solo. Esta vez estaba con niños, uno tenía unos cuatro años, y no se procede a detenerlo porque el jefe de la unidad así lo decide», explican fuentes de la Benemérita. Dada la escalada de violencia, el agente al que Sebastián amenaza cambia la hora de salida y se retira a su casa con chaleco puesto y pistola en mano. «Lo del chaleco no es habitual. Pero lo de que los agentes cambien de horario y de ruta para volver a casa sí es frecuente», explican fuentes consultadas. A él no es la primera vez que le amenazan. Tampoco a su mujer, que también es agente. E incluso amenazan con hacer daño a sus hijos, con que saben dónde viven. Así, en una ocasión Antonio, hermano de Sebastián, tras coger una piedra con intención de agredir a un agente y amenazarle con que hoy no llegaba vivo a casa. Cualquier día apareces ahorcado. Esto lo van a pagar tus hijos». «Es el que más tiempo lleva en el cuartel», nos dicen.

De ahí que se suelan dirigir hacia él con todo tipo de improperios. Máxime cuando para Sebastián él es el culpable de recoger la denuncia que su mujer interpuso por violencia de género: «Le dijo que tenía la culpa de la denuncia de su mujer. Y le amenazó con asesinarle». Ese día, «Sebastián había amenazado a su mujer con un hacha, y luego entró al cuartel con ella afirmando que iba a matar a dos agentes y advirtiéndoles que tenían una semana para devolver los vehículos de alta gama retirados». Luego, golpeó con el hacha la puerta de acceso y trató incluso de romper una cámara del cuartel. «Menos mal que ahora no hay niños en la casa cuartel». Pese a ello, y a los antecedentes que tiene, Sebastián, que había salido un mes antes de prisión preventiva, quedó en libertad con cargos, eso sí.

Es precisamente fruto de esta violencia por lo que la mayoría de agentes se ha ido a vivir a otra localidad. «Han llegado a seguir a agentes cuando iban a hacer la compra en Bujalance», explican otras fuentes. En otras ocasiones, les insultan al verlos, a veces les siguen cuando salen del cuartel para ir a su casa, y en otras, cuando están fuera de servicio tomando algo con un amigo. No importa cómo ni dónde, para los del clan, que se movían con coches de alta gama antes del operativo antidroga de mayo de 2018, los agentes son los culpables de todas sus desgracias. Ellos y cualquiera que se enfrente, «imagínate». Prueba de ello es que Antonio «robó a un vecino y éste, al enterarse de que estaban vendiendo sus cosas, fue a casa de Antonio y recibió una paliza. De hecho, Antonio tiene una orden de alejamiento de este vecino».

Los más agresivos

Una denuncia de tantas, porque «Sebastián y Antonio son los más problemáticos. El primero tiene más de una denuncia por violencia de género, bastantes por conducir sin carnet de conducir, antecedentes por drogas, blanqueo de capitales, etcétera, al igual que el padre y los hermanos que estuvieron de mayo a noviembre de 2018 en prisión. Antonio, similares, más la orden de alejamiento».

En total, «como mínimo tendrán entre 10 y 15 denuncias recientes porque a la mínima, por ejemplo si se les para por no llevar el cinturón, empiezan a amenazar». Así, en una ocasión, el yerno de Sebastián, que ahora vive en casa de uno de ellos, tuvo un accidente con el coche. Los hechos se remontan a 2015. «Nada más salir del coche se puso insultar y a amenazar a dos agentes con que les iban a rajar de arriba a abajo y a colgar de un olivo y que quedaban avisados». Pese a la sarta de barbaridades, lo cierto es que en aquella ocasión, los agentes sólo hicieron las diligencias de tráfico de prevención por si había que reclamar daños. En otra ocasión, Antonio siguió a dos agentes que acababan de finalizar su servicio, tal y como quedó grabado en una de las cámaras de la Guardia Civil. La lista de amenazas y agresiones continúa, como aquella vez que les tiraron piedras. Entonces, los agentes fueron agredidos cuando intentaban llevar a cabo una detención a una persona, que encima era de otro clan. «El problema para los Tarabito es que actuaron en la roda sur, que es ''su territorio''». Por la agresión, los agentes estuvieron algo más de un mes de baja médica. Por todo ello, desde la Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC) explicaron a este periódico el hastío de los agentes, cansados de que por la lentitud de la justicia y de la impunidad con la que actúan piensen que son intocables. «No entendemos cómo este individuo –refiriéndose a Sebastián por los hechos del pasado miércoles– que está pendiente de un juicio por narcotráfico esté en libertad. No comprendemos, tras el amplio historial de amenazas a los agentes que tienen, cómo la Justicia aún no ha actuado. Las amenazas de este delincuente no son falsas, y como vamos comprobando, van en aumento».

Por todo ello, desde la AEGC se preguntan hasta cuándo tendrán que aguantar los agentes del puesto de Bujalance las amenazas de muerte y las agresiones de este clan. y piden que se «ponga fin a esta impunidad con la que actúan estos peligrosos delincuentes que entran por una puerta del juzgado detenidos y salen en libertad por otra creyéndose intocables». Algo que, por otra parte, llevan años denunciando desde AEGC, así como desde otras asociaciones de la Benemérita, que ya en 2016 aseguraban que no era la primera vez que sucedían hechos similares en dicha barriada. Entonces se pidió un aumento de la plantilla guardia civiles en el Puesto de Bujalance, así como más medios materiales para frenar la escalada de violencia. «Entonces, el propio delegado de Gobierno declaró que se iban a poner más medios pero, tras la detención de un miembro de otro clan, la cosa se tranquilizó y lo cierto es que no sólo no se pusieron más medios, sino que ahora hay menos agentes en la calle y menos vehículos. Todo ello pese a que las agresiones y las amenazas de estos individuos van a más». «Son unos soberbios que se sienten fuera de la ley, con la sensación de ser impunes pese a las múltiples denuncias que tienen». Y la situación es cada vez más tensa. «Se ven ya como los clanes de la Línea, un escalón por encima». De ahí, que desde AEGC vayan a empezar a reunirse la próxima semana con partidos políticos de la Junta de Andalucía con el fin de encontrar una solución.




Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #303 en: 16 de Marzo de 2019, 08:29:24 am »

La huella sangrienta del narco en Madrid

Una investigación conjunta entre ABC y «Crónicas subterráneas», de Telemadrid, desvela la presencia de los principales cárteles en la capital, donde cierran negocios de droga y blanqueo los temidos Miami, el «Chapo» Guzmán, Los Zetas y la Camorra

Carlos Hidalgo
Carlos Hidalgo
@carloshidalgo_
MadridActualizado:
16/03/2019 00:53h

Doce de marzo de 2018. A las 9.26 de la mañana, una llamada angustiosa al 112 pone en marcha la maquinaria de los servicios de emergencias y de la Policía Nacional. Dos sujetos, a lomos de una Yamaha 500, acaban de descerrajar una decena de tiros con un subfusil contra los ocupantes de un Volkswagen Golf gris. Acababan de dejar a su hijo en el British Council, uno de los colegios de mayor prestigio de la zona. Al conductor, José Ricardo Rojas Montes, de 44 años, natural de Colombia y con nacionalidad española, se la tenían jurada desde hace mucho tiempo. «Richi» fue uno de los capos de los Miami, la principal banda de matones «made in Spain» encargada del tráfico de drogas a gran escala, extorsiones y blanqueo de dinero. Murió en el acto y su mujer salió ilesa. El crimen, un año después, está sin resolver y no parece que a esos sicarios les vayan a echar el guante, como ocurre en la mayoría de estos casos.

Es el último gran asesinato entre cárteles que ha tenido Madrid como escenario. La capital de España, explican los expertos, es una ciudad marcada por el crimen organizado, donde se cierran negocios del narcotráfico y de blanqueo de dinero. Yun lugar idóneo en el que esconderse, por su tamaño. España es la puerta de entrada de muchísima droga, sobre todo por el puerto de Algeciras: «Puedes ir paseando por la calle y que a tu lado estén dos personas hablando de un negocio de tráfico de droga», explica un mando de la Udyco de la Policía Nacional. Lugares tan transitados como el invernadero de la estación de Atocha son puntos de encuentro para estos «empresarios».

La droga mueve 300.000 millones de euros al año a nivel planetario. Se cultivan 213.000 hectáreas de cocaína, lo que equivale a casi 300.000 campos de fútbol. La consumen 18 millones de personas en el mundo y, solo en 2017, fueron aprehendidas 41 toneladas de cocaína y 141 de hachís.

El rastro criminal de los Miami comenzó en la década de los 90. Muy cercano a Richi era el fundador de la mafia, Juan Carlos Peña Enano, conocido como «El Cojo» porque le reventaron a tiros una pierna en un semáforo, cuando circulaba con su Porsche por Chamartín. En 2009, era detenido en Navacerrada y, en 2015, por regentar un cultivo de marihuana.

Sufrieron su primer golpe en 1996, pero los Miami se han ido convirtiendo en una marca criminal que ha pasado de manos en estos últimos 25 años. Sus últimas caras más conocidas son las de los hermanos Álvaro y Artemio López Tardón, que se conjuraban con Ana María Cameno, la Reina de la Coca, para controlar el negocio del polvo blanco en Madrid. Esta mujer, que escaló posiciones desde que saltara de su Burgos natal a la capital, residía en una finca en Sevilla la Nueva: «Ingresaba millones de euros en los cuatro bancos del pueblo», explica su exsuegra. El punto de inflexión llegó en enero de 2009, con el asesinato de Catalin Stefan Crazium, de 31 años, en la discoteca Palace, en plena plaza de Ópera. Era uno de los «rompecostillas» de Ivo el Búlgaro, supuesto líder de la banda de matones por excelencia de los Miami. También murió, por una bala perdida, un relaciones públicas de Joy Eslava. Aquello dio origen a la mayor investigación policial entre el mundo del narcotráfico y las mafias de la noche, Edén-Colapso. De los ciento cincuenta imputados y 180.000 folios del sumario, solo está en prisión, en Florida y por blanqueo de capitales, Álvaro López Tardón. Se está a la espera de juicio, con 92 procesados.

Pero también organizaciones extranjeras, como Los Zetas, de México, que durante el proceso electoral de 2018 asesinó a a 112 políticos, dejan su impronta en Madrid. Su contable, Juan Manuel Muñoz Luévano, «El Mono», fue detenido en nuestra ciudad por la UDEF, pese a las enormes medidas de contravigilancia que mantenía. Vivió desde 2013 en Las Tablas y La Moraleja, desde donde coordinaba el traslado de cocaína de España a Europa y el blanqueo. Frecuentaba la zona norte, como el centro comercial Las Rozas Village y el club Bellagio de Villalba, en el que invirtió 273.000 euros.

El cartel de Sinaloa, liderado por Joaquín «Chapo» Guzmán, también ha dejado su rastro por Madrid. Su primo, Jesús Gutiérrez, fue grabado por agentes del FBI encubiertos en el Hotel Palace, donde mantenía reuniones para ampliar el negocio en nuestro continente.

La Camorra italiana tiene ramificaciones por toda Europa. La operación Tarantela, de la Policía, tuvo como objetivo al clan de los Amato y de los Escarpa, con 32 detenidos en Rivas y Arroyomolinos, con 14 registros. Aunque el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu archivó el caso por falta de pruebas. No ha sido esa la única investigación sobre la Camorra en la región: los clanes ocultan a los llamados «latitantes» o huidos. Uno de ellos fue detenido en la calle de Fuencarral, donde se escondía.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #304 en: 20 de Marzo de 2019, 07:38:56 am »

La historia criminal de los Brunos, los nuevos reyes de la marihuana

La Policía desmantela a este histórico clan, que se había dedicado a la cocaína y la heroína

Carlos Hidalgo
Carlos Hidalgo
@carloshidalgo_
MADRIDActualizado:
20/03/2019 01:45h

La Policía Nacional ha desmantelado uno de los clanes históricos de la Cañada Real, el de los Brunos. Se trata de un entramado familiar que desde hacía décadas venía dedicándose al negocio de la cocaína y de la heroína. De hecho, la operación Cacahuete ha sido desarrollada por el Grupo XIV de la Brigada de Policía Judicial de Madrid, especializado en la lucha contra el tráfico del «caballo». También ha colaborado la comisaría de Villa de Vallecas.

Sin embargo, lo que hace especial a esta intervención, además del elevado número de detenidos (17, nueve hombres y ocho mujeres), es que los Brunos se dedicaban ahora al cultivo de marihuana «indoor», y a grandes cantidades. Fuentes de la investigación explicaron a ABC que ese cambio delictivo obedece a varios factores: los numerosos golpes policiales recibidos, la mayor dificultad para entablar contactos internacionales y que el tráfico de cocaína y heroína tiene una condena mayor que la de la «hierba».

La investigación arrancó a finales del año pasado, cuando los agentes que patrullan por el poblado se percataron de que los Brunos habían vuelto. Entre los 17 detenidos se encuentra el patriarca, Manuel Bruno Suárez, de 60 años, encartado en otras ocasiones. Pero esta vez era su hijo Manuel Bruno Jiménez, alias «Mané», de 41, quien lideraba el negocio, junto a su mujer, Inés Pardo Fernández, de 39 años. Mané cuenta con una veintena de reseñas, tanto por Policía Nacional como por Guardia Civil: reclamaciones, delito contra la seguridad del tráfico, quebrantamiento de condena, atentado a agente de la autoridad, conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas, tenencia de armas y explosivos, robo con fuerza, malos tratos, trato denigrante...

La pareja ha entrado en prisión, junto a la conformada por Antonia Jiménez, de 56 años, con cinco antecedentes por tráfico de drogas, entre otras cosas;y Antonio Bruno Jiménez, de 42, alias «El Gato» y hermano de Mané. Tiene doce reseñas de ambos Cuerpos por reclamaciones, robo de vehículo, quebrantamiento de condena y delito contra la seguridad del tráfico. También ha sido arrestado el hijo de Mané e Inés, Enrique Bruno Pardo, alias «Kike», de 22 años y sin historial.
Tres plantaciones

La operación Cacahuete fue explotada el 5 de enero. El clan contaba con ocho construcciones en la parcela 20 de Valdemingómez, una de ellas, una «sankys», que es como se conocen en el argot los prefabricados. Escondían tres plantaciones de marihuana, de las que sacaban tres cultivos al año. La Policía sospecha que no llevaban mucho tiempo con ese negocio. Además de tráfico de drogas, se les acusa de pertenencia a grupo criminal y defraudación del fluido eléctrico.

En los ocho registros se han intervenido casi 1.500 plantas, que iban a ser vendidas a otras bandas de traficantes. Aún conservaban tres planchas de heroína y cantidades pequeñas, de 200 gramos, de cocaína y hachís, de su anterior «época» delictiva, manifestaron fuentes del caso.

 

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #305 en: 22 de Marzo de 2019, 08:05:00 am »
Tiros al aire de la Policía frente a los juzgados de Ronda

2019-03-20 21:41:51   - La Opinión   
Agentes de la Policía Nacional tienen que dispersar a familiares y allegados de los detenidos a inicios de semana en la ciudad rondeña en una operación contra el tráfico de drogas.

Vídeo: https://www.laopiniondemalaga.es/multimedia/videos/malaga/2019-03-20-169616-tiros-aire-policia-frente-juzgados-ronda.html

Desconectado Der Kaiser

  • Experto III
  • ******
  • Mensajes: 2436
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #306 en: 23 de Marzo de 2019, 00:34:55 am »
Tiros al aire de la Policía frente a los juzgados de Ronda

2019-03-20 21:41:51   - La Opinión   
Agentes de la Policía Nacional tienen que dispersar a familiares y allegados de los detenidos a inicios de semana en la ciudad rondeña en una operación contra el tráfico de drogas.

Vídeo: https://www.laopiniondemalaga.es/multimedia/videos/malaga/2019-03-20-169616-tiros-aire-policia-frente-juzgados-ronda.html

Serían salvas con la bocacha.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169792
Re:Las drogas ese "submundo"
« Respuesta #307 en: Hoy a las 07:45:44 »

La amenaza de un 'patrón' del hachís arruinado: "Si los policías no se van pronto, habrá muertos"

Óscar tiene 50 hombres a sueldo y es uno de los patrones del narcotráfico. Su amenaza es nítida tras 3.000 detenciones y 100.000 kilos de hachís incautados.
19 abril, 2019 03:28

Andros Lozano @AndrosLozano

Al narcotraficante, un joven treintañero, le gusta que le llamen “el patrón” pese a su corta edad. Dice que por algo es jefe de un grupo de 50 hombres a sueldo. Dos de ellos vienen con él a la cita con el reportero. Este delincuente lleva 12 años trabajando en el negocio del tráfico de hachís a gran escala, aunque mucho antes, cuando todavía era una chaval imberbe, ya trapicheaba con cocaína y toda droga lo que se le pusiera a tiro. En este reportaje lo llamaremos Óscar.

Desde hace tres años, Óscar es el líder de una banda que opera en el entorno de la comarca del Campo de Gibraltar, en Cádiz. Se conoce sus playas y sus caminos de acceso como el perro de un pastor al silbido de su amo. Antes de ser patrón, trabajó para otras organizaciones. Entre ellas, la de Antonio y Francisco Tejón, ‘Los Castañas’.

Las autoridades policiales consideran a Antonio Tejón, el pequeño de los hermanos, el mayor narcotraficante de hachís de la historia. “Es cierto, él es Papá. Es el Pablo Escobar de La Línea. Nadie ha tenido más huevos. Yo aprendí de él y fui ascendiendo”.

EL ESPAÑOL se cita con Óscar para conocer cómo se vive desde dentro del negocio del hachís las alrededor de 3.000 detenciones de miembros de distintas bandas que se han producido desde julio del año pasado, cuando el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se lanzó de lleno a la tarea de combatir al narco en la zona.
Samuel, el desaparecido de Huelva, asesinado junto a otra persona tras un posible ajuste de …
David PalomoSu coche fue encontrado el lunes calcinado. Han detenido a dos personas como posibles autores del…

Desde que arrancó el Plan Especial del Campo de Gibraltar, las plantillas de Guardia Civil y Policía Nacional han crecido en 407 efectivos. En este tiempo se han incautado más de 100.000 kilos de hachís y se han desarticulado a un gran número de clanes. Pero, ¿hasta cuándo puede sostener el Ejecutivo esta presión extra policial que se coordina con la labor de los jueces, los fiscales y de la Agencia Tributaria?

“Si los guardias no se van pronto, las muertes van a llegar. No tengo dudas. Los traficantes nos vamos a empezar a matar entre nosotros por las deudas. Yo no le debo nada a ninguno de mis chicos, pero otros patrones sí a los suyos”, explica Óscar.
Una de las muchas lanchas que utilizan los narcotraficantes en el Campo del Gibraltar.

Una de las muchas lanchas que utilizan los narcotraficantes en el Campo del Gibraltar. Marcos Moreno EL ESPAÑOL

“Si el mercado no se vuelve a reabrir, los del escalafón más bajo, los ‘puntos’ (vigilantes), los alijadores o los conductores van a querer cobrar los trabajos que tengan pendientes. Pero si el jefe se niega, alguno lo pagará con su vida porque la gente tiene que comer y no saben hacer otra cosa en la vida que mover hachís”. Esta presión policial ha disparado el número de peones de la droga en paro en el Campo de Gibraltar.

- ¿El negocio está parado actualmente?, pregunta el periodista.

- No, pero casi. Hay muchos que se están yendo a la zona del río Guadalquivir, a Huelva… Pero son cuatro kamikazes locos. No vale la pena. Ahora te cogen fijo, aunque no tengas nada que ver.
“Las armas van a silbar”

Durante la conversación, Óscar realiza una descripción detallada de cómo se encuentra el sector en la actualidad. Este narcotraficante, que en dos meses llegó a meter 40 lanchas con 60 fardos de hachís cada una, unos 1.800 kilos -se embolsó limpios dos millones de euros-, salió de prisión hace sólo unas semanas. Fue arrestado a finales de verano junto a varios de sus peones. Ahora ha pagado fianza y está a la espera de juicio.

- Los jefes tenemos un serio problema si no se reabre el Estrecho. Si no se vuelve a trabajar, las armas, que hay todas las que queramos, hasta bazocas, van a empezar a silbar. Sobre todo, en La Línea [de la Concepción, Cádiz].

- Dice que no usted le adeuda a su gente…

- No. A mí el 'moro' me adeuda 600.000 euros por un trabajo que no me ha pagado. Él sí lo ha cobrado de sus clientes a este lado del Estrecho, pero yo no por traerle la droga hasta aquí. Ese dinero yo lo he asumido al pagar a mis chicos, pero ahora necesito que él me pague a mí. Por eso digo que si no vuelve a fluir el dinero, los capos vamos a tener serios problemas hasta para salir de casa (risas).

- ¿Cuánto les paga?

- Al que me lleva los coches hasta las guarderías, 15.000 euros. Al que me alija en la playa, 3.000. El que se monta en la lancha, de 20.000 a 30.000 euros. Yo no soy avaricioso. Me gusta tener contentos a los míos.
El narcotraficante muestra el interior de un todoterreno sin asientos para introducir la carga cuando se produjen alijos.

El narcotraficante muestra el interior de un todoterreno sin asientos para introducir la carga cuando se produjen alijos. Marcos Moreno EL ESPAÑOL

- ¿A tanta gente se le adeuda en La Línea? [Las autoridades policiales estiman que alrededor de 600 familias viven directamente de los ingresos que reciben del tráfico de drogas]

- Sí, mucha gente. Si la gente no empieza a trabajar de nuevo y a ver dinero, se van a matar unos a otros y van a salir ‘paleros’ (ladrones) hasta de debajo de las piedras. Habrá secuestros, palizas… Yo no quiero sangre, por eso siempre respondo con mi gente y les pido lealtad. 

El primer trabajo de Óscar en el negocio del narcotráfico de hachís fue como ‘punto’ en una playa. Le pagaron 800 euros. Luego, dice, “fui subiendo como la espuma”. Ha pilotado lanchas, ha custodiados guarderías… Cuando fue jefe, en una sola noche llegó a alijar en la playa la mercancía de cuatro lanchas.

- ¿Considera que se estaba perdiendo el principio de autoridad en la zona? Llevaban años siendo violentos con las fuerzas policiales.

- Es así. Yo soy de los que piensa que cada uno ha de estar en su lado, pero sin perder el respeto a la vida de una persona. Yo nunca he atentado de ninguna forma contra un guardia. Nunca he pedido a mis chicos que embistan sus coches. Ellos hacen su trabajo. Yo, el mío. Si me pillan, a la siguiente seré yo quien se escape.

- ¿Qué más han hecho para que el Gobierno no tuviera otra opción que volcarse en la zona?

- No era normal que un día cualquiera de verano, a las cuatro de la tarde con la gente en la playa, alijásemos en la orilla mientras los bañistas nos grababan con sus móviles. Nos pensábamos intocables, pero no. Yo nunca he hecho eso. Siempre he trabajado a partir de las diez de la noche. Nos hemos echado mucha mierda encima. Somos los causantes de lo que nos está pasando ahora.
Los 500 narcos de Botafuegos

Durante su paso de casi medio año por la prisión de Botafuegos, en Algeciras, Óscar cuenta que coincidió con medio millar de narcos de la zona. Dice que se conocían todos, que “no hubo ni una pelea” entre ellos y que, quien quería, tenía barra libre: dinero, cocaína, hachís, teléfonos móviles…

Óscar explica que narcotraficantes como él cuentan con alta tecnología para eludir el cerco policial al que se les somete: antenas, repetidores, inhibidores de señal… “Pero ahora la mayoría estamos parados. Esperamos que la situación se relaje y se deje de poner el foco sobre nosotros”, explica.
Peñón de Gibraltar.

Peñón de Gibraltar.

- Usted dice que es patrón, pero por lo que le escucho Antonio ‘El Castaña’ es el número uno.

- Sin duda. Es Papá, ya te lo he dicho antes. Durante los últimos tiempos, quizás dos o tres años, llegó a tener tanto poder que los moros sólo te cargaban si él daba el visto bueno. Si no pasabas por él, no trabajabas.

- ¿Y les cobraba a ustedes de alguna forma?

- Por supuesto. Si a mí me cargaban 60 fardos, él pedía otros 60 como pago. Le salía gratis la droga y el transporte. Luego él ya la ponía en manos de las bandas europeas que mueven el hachís.

- Pero ahora está en prisión. Cayó a principios del pasado verano.

- Sí, pero todo el mundo está esperando a que salga. Si él empieza a mover hachís como antes, el negocio se reactivará para todos. Si no, esto va a ser Medellín, con sus muertos por las calles.