Autor Tema: Servicio militar y reserva voluntaria...  (Leído 71208 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 191168
Re:Servicio militar y reserva voluntaria...
« Respuesta #360 en: 06 de Abril de 2020, 06:56:20 am »

Defensa moviliza hasta otoño a decenas de sanitarios en la reserva

En el Ministerio dirigido por Margarita Robles temen futuros brotes del coronavirus tras el verano y preparan un plan de contingencia con médicos, psicólogos y enfermeros reservistas

Gonzalo Araluce


Se trata de la primera constatación oficial de que el Ministerio de Defensa extiende sus planes contra el coronavirus al menos hasta otoño. En las últimas semanas ha movilizado a decenas de militares en la reserva con especialidad sanitaria para que se reincorporen a las Fuerzas Armadas en septiembre, octubre y noviembre. Médicos, enfermeros y psicólogos para hacer frente a la pandemia durante el próximo medio año.

El departamento que dirige Margarita Robles ha hecho públicas las convocatorias en consecutivas publicaciones del Boletín Oficial de Defensa (BOD). En ellos figuran los nombres de decenas de reservistas de especial disponibilidad que, pese a estar ya desvinculados de las Fuerzas Armadas, están obligados a reincorporarse en casa de ser llamados. Ese momento ha llegado.

En el listado figura el empleo del reservista, su nombre y apellido, su área de especialización, la subdelegación de Defensa por la que se le activa y la unidad a la que se incorporará. También las fechas iniciales y finales de su reincorporación. Los boletines detallan casos de sanitarios que ya se han incorporado a las Fuerzas Armadas, así como los que tendrán que hacerlo en los próximos meses.
Planes para otoño

Son decenas de ellos, con especialidades que van desde la medicina de familia hasta la psicología, la enfermería o la cirugía general, entre otros. A una veintena de ellos se les ha convocado durante el próximo en otoño. En concreto, entre septiembre, octubre y noviembre. Prueba por escrito de la preocupación que hay en el Ministerio a una prolongación de la pandemia o a futuros brotes.

“Todo dice que probablemente en octubre o noviembre esto pueda volver a reproducirse”, aseveró la ministra Robles en una reciente entrevista televisiva. Y como adelantó Vozpópuli, las Fuerzas Armadas ya trabajan en la redacción de informes sobre la actual Operación Balmis contra el coronavirus, con el objetivo de identificar cuáles son los espacios críticos -con un protagonismo destacado de las residencias de ancianos- y las medidas más eficaces contra la pandemia.

Las peticiones de los reservistas

Varias asociaciones militares con representación en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS) han instado al Ministerio de Defensa a que active a los reservistas de especial disponibilidad para que colaboren en el actual despliegue contra el coronavirus. Es el caso de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), que envió una carta por escrito con esta petición.

Consideran que los reservistas tienen conocimientos básicos sanitarios y que podrían colaborar en espacios sanitarios. También especialistas conductores o ingenieros, entre otros. Un modo, afirman, de no poner en riesgo la operatividad de las Fuerzas Armadas por el contagio del virus. Por el momento, Defensa sólo ha recurrido al personal sanitario.

 

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 191168
Re:Servicio militar y reserva voluntaria...
« Respuesta #361 en: 16 de Abril de 2020, 06:47:25 am »

Defensa ofrece a reservistas de especial disponibilidad conducir ambulancias en Madrid
Busca también médicos y enfermeros para el Área de Emergencias del SAMUR, coincidiendo con el epidemia de coronavirus

16/04/20access_time 1:02

El coronavirus abre oportunidades laborales a los Reservistas de Especial Disponibilidad (RED), ex militares que han dejado las Fuerzas Armadas tras cumplir su compromiso de larga duración a los 45 años.

El Servicio de Aprovechamiento de Capacidades Militares (Sapromil) del Ministerio de Defensa mantiene abierta hasta finales del mes de abril una oferta de trabajo temporal dirigida concretamente a estos reservistas de especial disponibilidad, según la información consultada por Confidencial Digital.

La oferta precisa que se prevé reforzar 30 plazas en el Área de Emergencias del SAMUR del Ayuntamiento de Madrid. Este tipo de ofertas del SAMUR no son habituales en la web de Sapromil, que suele ofrecer puestos de trabajo como mecánico, personal del CNI, conductor... pero pocas veces están vinculados con la sanidad ni con servicios de emergencia.

En este caso, el Ministerio de Defensa ha incluido esta posibilidad de trabajar temporalmente en los servicios de emergencias sanitarias en la ciudad de Madrid, precisamente cuando la sanidad en toda España, pero especialmente en la Comunidad de Madrid se encuentra al límite, necesitada de personal ante la avalancha de enfermos de coronavirus.

Concretamente, Defensa ofrece a los Reservistas de Especial Disponibilidad trabajar un mínimo de tres meses como técnicos de transporte sanitario (18 plazas), como enfermeros y ATS (tres plazas), y como médicos (nueve plazas).

Cabe recordar que el propio Mando de Operaciones que dirige el despliegue de las Fuerzas Armadas contra la epidemia de coronavirus ha dado orden de buscar militares que, sin pertenecer al Cuerpo Militar de Sanidad, tengan titulaciones civiles sanitarias, desde Medicina y Enfemería hasta, también, conductores de ambulancia, técnicos de rayos X, técnicos de laboratorio...


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 191168
Re:Servicio militar y reserva voluntaria...
« Respuesta #362 en: 22 de Diciembre de 2020, 08:38:18 am »
Un ex JEMAD propone una ‘mili civil’ de varias semanas para los jóvenes españoles
Fernando García Sánchez plantea imitar el modelo implantado por Macron en Francia para cubrir el déficit en cultura de seguridad en nuestro país

Fecha
22/12/20access_time 1:03
Aurelio Ruiz Enebral

¿Debe volver la ‘mili’ en España? ¿Tendría que ser un servicio militar obligatorio, o más bien un tiempo para colaborar en tareas comunitarias sin vinculación con lo militar? Este es un debate que algunos militares de alto rango veteranos han planteado en alguna ocasión, sobre todo a raíz de iniciativas en esta dirección que han surgido en países de nuestro entorno.

Sobre este asunto se ha pronunciado recientemente el almirante general de la Armada retirado Fernando García Sánchez, quien fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) entre el 31 de diciembre de 2011 (cuando llegó Mariano Rajoy a La Moncloa y nombró a Pedro Morenés ministro de Defensa) y marzo de 2017, cuando María Dolores de Cospedal lo relevó por Fernando Alejandre, del Ejército de Tierra.

El almirante general (r) García Sánchez es autor de un artículo (“De la Estrategia a las Capacidades”) que se incluye en el último número de ‘Cuadernos de Estrategia Naval’, publicación de la Escuela de Guerra Naval de la Armada.

Entre otras reflexiones, este antiguo JEMAD trata un punto que define como “Seguridad Integral”, a cuenta de lo que la actual Estrategia de Seguridad Nacional define como “un proyecto compartido de todos y para todos”, de lo que según García Sánchez “podríamos inferir que, como españoles, tenemos algo que hacer por la Seguridad, es decir existe una parte de responsabilidad individual en la seguridad ‘de todos’ y por otro lado que esta Seguridad es algo integral, ‘para todos’”.
Más formación en cultura de Seguridad

Este almirante general retirado apunta, al analizar ese concepto, el primer déficit de capacidad al que se enfrentan las Fuerzas Armadas españolas: un déficit en “la cultura de Seguridad de nuestra sociedad”. Añade que “no cabe duda que superar este déficit obliga a una inversión en formación, educación y cultura a nivel nacional que las Fuerzas Armadas y la Armada deben promover”.

¿Cómo se podría superar ese déficit? Según el almirante general García Sánchez, con “una inversión en formación, educación y cultura a nivel nacional que las Fuerzas Armadas y la Armada deben promover”.

Para potenciar entre las nuevas generaciones la Cultura de Seguridad, Fernando García Sánchez apunta a dos vías:

-- “No sería excesivo apostar por una mayor presencia de la Seguridad en los programas educativos en todos los niveles de enseñanza y en el desarrollo de un Servicio Nacional Universal al estilo del que el presidente francés Macron está desarrollando en Francia”.

Es decir, por un lado, se trataría de incluir más contenidos sobre seguridad y defensa en los currículos de la enseñanza reglada. Por otro, se trataría de poner en marcha una ‘mili civil’, con mayor o menor vinculación directa con el ámbito militar.
El vídeo del día
España comenzará a administrar la vacuna de Covid-19 el 27 de diciembre.
Así es la nueva ‘mili’ francesa

El ex JEMAD hace referencia directa al Service National Universel (SNU), que fue una promesa electoral de Emmanuel Macron antes de llegar a la Presidencia de la República, y que se está desarrollando desde 2018.

Este proyecto se ha ido probando con un pequeño número de voluntarios: jóvenes de en torno a 16 años, que al acabar el curso escolar marchan a una especie de campamentos en los que coinciden y se mezclan con otros jóvenes de todos los puntos de Francia.

Visten un uniforme, izan cada mañana la bandera mientras cantan el himno nacional y reciben clases sobre defensa, los valores de la república, desarrollo sostenible, participan en debates sobre la igualdad entre hombres y mujeres, se forman en primeros auxilios, visitan monumentos, realizan actividades físicas al aire libre....

El objetivo de todo ello es aumentar la cohesión interna de la sociedad y favorecer el compromiso cívico de los jóvenes.

Los planes pasan por que ya en 2021 este sistema movilice a unos 150.000 jóvenes, 400.000 en 2022, hasta convertirlo en unos años (como tarde, en 2026) en cuatro semanas de formación obligatorias que tendrían que realizar cada año unos 800.000 jóvenes franceses.

Ese mes de ‘mili’ a los 16 ó 17 años se complementaría, para quienes quisieran, con otra fase hasta los 25 años en que esos jóvenes ya voluntarios participarían en labores relacionadas con la seguridad, la defensa o la protección del medio ambiente.
Más prioritario que comprar armamento

Este es el modelo al que hace referencia quien fuera Jefe del Estado Mayor de la Defensa hace casi cuatro años. Sobre las propuestas planteadas para aumentar la Cultura de Defensa entre los jóvenes asegura que “avanzar en este campo sería más provechoso”, se entiende que para las Fuerzas Armadas, “y por lo tanto lo encuentro prioritario que obtener o sostener unidades o sistemas de combate de dudosa propiedad”.

Su reflexión apunta también que “las Fuerzas Armadas deben aspirar a ser modelo de desarrollo de sus valores y para ello nuestra gente debe ser lo más importante y su educación y formación en nuestro marco de valores (patriotismo): jerarquía, unidad y disciplina; valor, entrega, espíritu de servicio, espíritu de sacrificio, solidaridad, generosidad… debe ser siempre una capacidad necesaria y siempre mejorable”.

Añade que “no cabe duda que para defender nuestros valores necesitamos considerarlos y asumirlos mediante la educación, la formación y la información por lo que necesitamos profundizar en capacidades ya identificadas”.

Especialmente, insiste una vez más, es necesario potenciar la cultura de Seguridad de nuestra sociedad, “incluyendo la componente de responsabilidad individual muy importante en este campo donde se pone en evidencia que la seguridad es de todos, e introducir el cultivo de los valores en los programas educativos en todos los niveles de enseñanza, rematándolos con el desarrollo de un Servicio Nacional Universal”.

Recuerda que la Directiva de Defensa Nacional de 2020 ya señala que “no puede existir una Defensa eficaz sin el interés y la concurrencia de los ciudadanos”.
Plan de Cultura de Seguridad

Hay que recordar que el Gobierno de Pedro Sánchez está trabajando en un “Plan Integral de Cultura de Seguridad” que tiene como objetivo el mismo que señala el almirante general retirado Fernando García Sánchez: favorecer la implicación de más sectores de la sociedad en la seguridad y la defensa colectivas.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 191168
Re:Servicio militar y reserva voluntaria...
« Respuesta #363 en: 04 de Febrero de 2021, 06:10:04 am »
El padre Apeles asciende a capitán del Ejército como reservista voluntario

Del uniforme militar a la sotana. El mediático sacerdote, que dio el salto a la fama en programas como 'Moros y cristianos' y 'Crónicas marcianas', también tiene un pasado en el Ejército de Tierra

Buscón


Publicado 04/02/2021 04:45
Actualizado04/02/2021 4:49

El nombre del padre Apeles es de sobra conocido en España por el común de los mortales. Sonadas fueron sus incursiones en programas televisivos de prensa rosa y crónica generalista de los 90 y de la década de los 2000: de Crónicas Marcianas a Gran Hermano VIP, de Sálvame a Moros y cristianos. Es por eso que su nombre no ha pasado desapercibido en el Boletín Oficial de Defensa publicado el pasado 2 de febrero, donde en su condición de reservista del Ejército de Tierra se le promovía al empleo de capitán.


Porque el pasado de José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells -más conocido como padre Apeles- viste de uniforme militar. Nacido en Barcelona en julio de 1966, el a la postre mediático personaje se instruyó como un miembro más del Ejército de Tierra.

Entre sus compañeros se le recuerdan las dotes que tenía para la traducción e interpretación de idiomas. Prueba de su paso por el Ejército son algunas de las fotos que conserva de aquella época, como la que ilustra este artículo. Tras cumplir con sus servicios, quedó adscrito como reservista voluntario del Ejército de Tierra.

¿Y qué es un reservista voluntario? Se trata de una persona con formación militar que cumple con sus desempeños en la vida civil -o religiosa, en este caso- y que está a disposición de las autoridades para reintegrarse en su unidad en caso de que así se le requiera. Esta figura se contempla habitualmente como un refuerzo de contingencia ante una necesidad concreta, ya sea prevista o imprevista.
Adscrito a Tenerife

El Boletín Oficial de Defensa no deja margen de duda: "De conformidad con lo dispuesto en los artículos 26, 27 y 28 del Reglamento de Reservistas de Fuerzas Armadas, aprobado por el Real Decreto 383/2011, de 18 de marzo, por los que se regulan las condiciones de ascenso de los Reservistas Voluntarios, el personal que a continuación se relaciona asciende a los empleos que se indican".

En la lista figura el nombre del teniente don José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells, que pasa al empleo de capitán y queda adscrito a la Subdelegación de Defensa de Tenerife. La promoción en estos casos corresponde a efectos estrictamente relacionados con la antigüedad y se efectúa de forma automática al cumplir con los plazos establecidos.

El resto de la biografía del padre Apeles es más conocida. Del uniforme militar a la sotana. Autor de varios libros sobre el Vaticano, dio el salto a la fama nacional por esas participaciones televisivas en horarios de máxima audiencia, habitualmente entre las polémicas que dan vida a la prensa rosa.

En los últimos años ha llevado una vida más discreta y alejada de los focos, lo que no ha evitado que la publicación de su nombre en el Boletín Oficial de Defensa haya provocado un curioso revuelo en las Fuerzas Armadas.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 191168
Re:Servicio militar y reserva voluntaria...
« Respuesta #364 en: Hoy a las 06:46:43 »


Profesionalizado y modernizado
El ejército cumplirá 20 años sin servicio obligatorio: calidad antes que cantidad

En 2001 terminaban 165 años de un Ejército enfocado en enseñar, con miles de jóvenes que pasaban cada año por sus cuarteles y engrosaban luego las listas de reservistas por si se declaraba una guerra.

La InformaciónNOTICIA07.03.2021 - 11:53h
Un informe del Ejército aconseja forzar la salida de soldados y reducir la permanencia para rejuvenecer la tropa
Ahora, los alrededor de 121.000 militares profesionales están más especializados.

De un Ejército "masivo" volcado en formar reclutas tras la Guerra Fría a uno profesional, centrado en la tecnología y aprendiendo en 16 países con los mejores. El fin de la mili hace 20 años ha dado paso a unas Fuerzas Armadas donde la calidad prima sobre la cantidad.

"Es oportuno en este momento proceder a la suspensión del servicio militar obligatorio". El 9 de marzo de 2001, el Gobierno plasmó esta frase en el real decreto que adelantaba al 31 de diciembre de ese año del fin de la mili. Terminaban así 165 años de un Ejército enfocado en enseñar, con miles de jóvenes que pasaban cada año por sus cuarteles y engrosaban luego las listas de reservistas por si se declaraba una guerra.

"El esfuerzo de las unidades era recibir a los reclutas que llegaban sin ninguna formación para que, cuando se fueran, estuviesen preparados para actuar en un conflicto", explica a Efe el coronel José Pardo de Santayana, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos y experto en historia militar. Para Santayana, se trataba de "un proceso educador" donde las unidades "no estaban nunca del todo operativas para salir a operaciones". "Era el modelo antiguo de Ejército masivo", una realidad militar que ha desaparecido porque "el volumen no juega ya un valor tan importante".

Ahora, los alrededor de 121.000 militares profesionales están más especializados. "La calidad cuenta más que la cantidad", apunta el coronel, para quien el cambio era inevitable ante la tecnificación de las Fuerzas Armadas y la irrupción de robots, drones o ataques en el ciberespacio que requieren de una formación muy concreta.
La legión llega sin la cabra
Mira también
Defensa gastó 12.000 euros en CDs de música de la Legión en versión flamenca

Otra de las razones que empujaron a su profesionalización, destaca el analista, es que 20 años atrás el Ejército era "impopular". En el 2000, un 80% de los españoles apoyaban el fin de la mili y valoraban con un 6 sobre 10 la profesión de militar, una nota que ha ido aumentando hasta el 6,7 en 2017, según datos del CIS.
Profesionalización y modernización de la mano

Ahora, la "masa", coincide Javier Jordán, profesor de la Universidad de Granada especializado en seguridad, "no es tan relevante" y esos ejércitos numerosos de hace 40 años, preparados para luchar tras la experiencia de dos guerras mundiales, ya no son necesarios.

Pero la profesionalización tenía que ir unida a la modernización, algo que se comenzó a hacer poco antes del fin del servicio militar obligatorio. A finales de los años 90 del siglo pasado se pusieron en marcha los Programas Especiales de Armamento (PEA), que buscaban renovar los materiales militares a base de créditos.

Gracias a ellos se desarrollaron nuevas fragatas como la F110 y aviones como el Eurofighter, pero el sistema ha creado también un "déficit descomunal" que, desde la crisis de 2008, lastra los presupuestos de Defensa y dificulta el mantenimiento de los materiales.

"Estamos mejor que en 2001, pero tenemos un problema de mantenimiento de capacidades", dice Jordán, que también detecta carencias en personal, especialmente en el Ejército del Aire y en la Armada. La parte económica es, confirma Santayana, una "espada de Damocles y los presupuestos se han ido ajustando tanto que "las unidades están muchas veces en cuadro".

Otro de los avances en las últimas dos décadas es la apertura del Ejército al exterior. En realidad, las primeras misiones internacionales en las que participó España cumplen ahora 31 años, pero los últimos 20 han permitido consolidarlas y que los militares profesionales hayan aprendido de los mejores. Ahora, están presentes en 16 países.

"Lo más importante ha sido la apertura al mundo. Cuando un Ejército no se emplea, no progresa", dice Santayana, y Jordán constata que a lo largo de los últimos años la mayoría de los militares han salido fuera. "Es muy normal hacer ejercicios internacionales, muchos oficiales han pasado por mandos en la OTAN o puestos en la UE y eso es participar en la primera división. De estar trabajando codo con codo con ejércitos como el británico, francés, de EEUU, francés o alemán se aprende mucho".

Coordinar las misiones en el exterior es precisamente lo que hace el Mando de Operaciones (MOPS), un órgano creado en 2003 dentro del Estado Mayor de la Defensa que facilita estas labores y que se ha mostrado muy útil para poner en marcha, en tiempo récord, la operación Balmis de lucha contra el virus en España.
El ciberespacio y la "zona gris"

Desde 2001 también han aparecido nuevos fenómenos y amenazas, como los ataques por internet como arma de guerra o el concepto de "zona gris", un nuevo tipo de conflicto no armado. Se trata, resume Jordán, de "un espacio intermedio entre unas relaciones amistosas y una guerra, entre el blanco de la paz y el negro de la guerra", donde hay rivalidades por encima de las buenas prácticas, con injerencias políticas, económicas, ciberataques e intimidación militar.

Este experto cita las tensas relaciones entre la OTAN y Rusia, que protagonizan "un nuevo tipo de conflicto" donde "es fundamental la ciberseguridad". De ahí que en 2013 se creara el Mando Conjunto de Ciberdefensa (MCCD), que hace poco cambió de nombre ante una nueva amenaza en un entorno que no es nuevo: el espacio.

Ahora, el Mando Conjunto del Ciberespacio (MCCE) aúna los dos ámbitos ante la preocupación de posibles ataques a los sistemas de satélites, claves hoy para asegurar unas comunicaciones cada vez más presentes en los vehículos, aviones y barcos militares, cada vez más remotos.

Tampoco es nueva en estos 20 años, pero avanza poco a poco, la presencia de la mujer en las Fuerzas Armadas. Su incorporación al Ejército profesional arrancó con fuerza. En el año 2000, un 23% de los solicitantes de plaza eran mujeres.

Su presencia, coinciden los dos expertos, ha supuesto más un cambio social que en la manera de operar de los militares. "Han entrado con total normalidad", dice Jordán, aunque solo han pasado de ser un 11,2% de los efectivos hace 20 años a representar ahora un 12,9%.