Autor Tema: Radares  (Leído 222905 veces)

Desconectado corneta

  • Profesional
  • Experto II
  • **
  • Mensajes: 2655
Re:Radares
« Respuesta #2300 en: 11 de Febrero de 2021, 01:07:34 am »
A partir

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 193207
Re:Radares
« Respuesta #2301 en: 04 de Marzo de 2021, 06:24:11 am »

Tener pleitos y ganarlos puede no ser tan malo como reza la famosa maldición.
El Ayuntamiento de Madrid tiene un problemón para ejecutar multas

    FERNANDO LLAMAS

Actualizado 03/03/2021 - 14:31

Dos personas que interpusieron demandas en sendos juzgados contencioso-administrativos contra el Ayuntamiento de Madrid, a través de la compañía DVuelta, han conseguido que la Justicia les levante multas por exceso de velocidad.

Según los magistrados de cada caso, una fotografía no es prueba bastante para sancionar (harían falta al menos dos diferentes), como tampoco basta con aportar el certificado del verificación del cinemómetro que ha detectado el exceso de velocidad, hace falta también la de la cabina que lo contiene. El consistorio madrileño tiene un problema... que se puede extender a cualquier otro.

PRIMER CASO

Recurso admitido y sentenciado en el juzgado contencioso administrativo número 30. El demandante recurre a la multa de 100 euros decretada por el Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid por sobrepasar en 4 km/h con su vehículo la velocidad máxima permitida de 70 km/h. Expone que en el expediente sancionador no hay suficientes pruebas para ejecutar una "sanción grave" y que se vulnera el principio de presunción de inocencia.

La prueba de la Administración para sancionar se basa en la captura de un cinemómetro lateral cuyo certificado de validez estaba en uso en el momento de la presunta infracción (agosto de 2018). La juez, sin embargo, observa que, según un apartado del anexo de la ley que regula la validez de los cinemómetros se indica que "salvo que el instrumento sea capaz de detectar seguir e identificar inequívocamente el objetivo durante todo el proceso de medición, a los instrumentos instalados de forma fija y diseñados para operar bajo circunstancias donde no es posible la presencia continua del operador que vigile sus especificaciones de funcionamiento se les exigirá al menos dos fotogramas del vehículo infractor tomados en diferentes instantes: uno de ellos mostrará una visión panorámica del vehículo y otra, su placa de identificación".

Con esta información, la juez decide que "la resolución sancionadora se tomó faltando requisitos legalmente previstos" y accede a estimar el recurso del conductor e imponer las costas procesales, 300 euros, al Ayuntamiento de Madrid. La juez recuerda que no es posible un recurso ordinario de apelación a esta sentencia.



SEGUNDO CASO

La infracción recurrida en el segundo caso que mostramos es similar (ir a 74 km/h en lugar de 70 km/h) y la impugnación se basa en que no se ha aportado al expediente elementos de prueba más allá de una fotografía y el certificado de verificación del cinemómetro. El demandante informa de que la Administración no le ha remitido ni tampoco denegado de forma motivada los que se le había solicitado: dos fotografías y la verificación de la cabina que contiene el cinemómetro.

La verificación de la cabina debe hacerse cada seis años y el inculpado pidió un certificado sin haber recibido respuesta, lo que ha jugado claramente a favor de su demanda contra la multa.

Tras un largo alegato sobre la necesidad de respetar el derecho a la presunción de inocencia, el juez asegura que no se han practicado las pruebas reclamadas por el demandante y que la fotografía "no acredita ni el lugar ni la situación del vehículo en relación con la vía de circulación" que pudieran haber aclarado las dudas sobre la infracción sostenidas por el inculpado". También insiste en el punto del anexo esgrimido por la jueza en el caso anterior referente a la necesidad de una sola fotografía.

Por todo ello, la sentencia acepta la demanda del conductor e impone el pago de las costas al Ayuntamiento.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 193207
Re:Radares
« Respuesta #2302 en: 12 de Marzo de 2021, 06:25:24 am »

La sentencia contra la DGT que puede anular todas las multas de radares fijos que lleguen con sólo una foto

Las multas de este tipo de cinemómetros deben venir acompañadas por dos imágenes de momentos diferentes, lo que podría invalidar la mayoría de sanciones impuestas.
11 marzo, 2021 15:49

Domingo Díaz

La justicia ha puesto contra las cuerdas nuevamente a la DGT. Un único fotograma de un vehículo captado por un radar fijo, no avalado por la referencia de ningún Guardia Civil ni persona física alguna, es insuficiente para multar a un conductor, aunque se aporten dos imágenes diferentes. Así lo ha estimado el Juzgado Contencioso Administrativo número 5 de Córdoba, donde un magistrado ha anulado una multa captada por un cinemómetro fijo por "no existir dos fotografías tomadas en diferentes instantes".

El juzgado cordobés entiende que Tráfico actúa con mala fe cuando realiza este tipo de actos. Por su forma de proceder, la DGT ha sido condenada a pagar las costas del juicio. No es la primera vez que los Tribunales achacan malas praxis a Tráfico cuando de multar se trata —véase la aplicación de los márgenes de error—.

La sentencia emitida estima que, según la orden ITC/3699/2006, de 22 de noviembre, "salvo que el instrumento —el radar— sea capaz de seguir e identificar inequívocamente el objetivo durante todo el proceso de medición, a los instrumentos instalados de forma fija y diseñados para operar bajo circunstancias donde no es posible la presencia continua del operador que vigile sus especificaciones de funcionamiento, se les exigirá al menos dos fotogramas del vehículo infractor tomados en diferentes instantes: uno de ellos mostrará una visión panorámica del vehículo; el otro, su placa de identificación".

Es decir, el radar fijo debe avalar la multa con dos fotografías diferentes del mismo vehículo. La multa no procede si está avalada únicamente por una fotografía de la que se han extraído dos imágenes diferentes, una con un campo de visión mayor y otra menor.

En el caso concreto juzgado, la foto fue realizada por un aparato fijo que no contaba con operador, por lo que era necesario que la DGT aportara dos imágenes para multar al infractor. Las aportó. Sin embargo, eran del mismo momento, habiéndose formulado una especie de 'trampa' por parte del organismo para obtener la razón.

El juzgador entiende que "no puede concretar que uno [de los fotogramas] no sea más que la ampliación del otro, que en la práctica supondría la existencia de una sola fotografía". Esto lo avala argumentando que "la fotografía de la matrícula no contine los datos exigidos igualmente por la norma objeto de estudio, identificación del aparato captador del exceso de velocidad, fecha y hora del suceso, velocidad registrada o punto kilométrico de ubicación del aparato".

La carencia de todos esos datos en una de las pruebas gráficas aportadas haría que, incluso siendo imágenes diferentes, la fotografía no pudiera ser admitida como prueba. Estos argumentos emitidos son suficientes para la justicia, que no entro siquiera a valorar el resto de los aportados por el recurrente Dvuelta, asociación de ayuda a los automovilistas.

Pedro Javaloyes, portavoz de DVuelta, anima a agotar todas las vías posibles a los conductores en conversación con EL ESPAÑOL: "Por supuesto. Esto abre el camino, lo que hay que hacer es recurrir esas multas, porque la DGT no las va a quitar. Que no le tengan ningún miedo a la administración. Llevamos 25 años peleando como David contra Goliat. Nos produce una gran satisfacción esta sentencia".
El 'caos' por venir

Esta sentencia abre una veda para que otros conductores reclamen sus multas. A pesar de que cada caso puede ser tratado de forma diferente en un juzgado y cada episodio puede estar marcado por otras connotaciones, la DGT podría ser castigada por diversos tribunales si concurren estas mismas circunstancias. En DVuelta apuntan que este es el procedimiento habitual de la DGT.
Un automóvil de dispone a adelantar a otro en una carretera secundaria

Un automóvil de dispone a adelantar a otro en una carretera secundaria

No obstante, Tráfico no debería, o al menos debería cuidarse bastante, de utilizar este sistema a través de los radares fijos para castigar a aquellos que infrinjan las normativas de velocidad.

Desde la asociación de ayuda al automovilista Dvuelta tienen clara su postura: "Esta sentencia muestra el camino de la nulidad de las multas de radar fijo, ya que nunca se adjuntan a la denuncia dos fotografías en momentos diferentes".

Tras vencer en este procedimiento, Dvuelta cree que "hay que resaltar" la condena en costas a la DGT "por mala fe procesal, al obligar al interesado a emplear recursos propios y del Estado para poder defenderse, cuando la nulidad del expediente tendría que haberse producido en fase de alegaciones".

De esta forma, la asociación de automovilistas recalca que no se cansarán de pelear en los tribunales "el desprecio de la DGT por los conductores cuyos recursos no sólo no se atienden, sino que ni siquiera se leen".