Autor Tema: Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...  (Leído 89995 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1020 en: 01 de Enero de 2020, 07:04:33 am »

La mujer víctima de malos tratos durante una detención: "Mi mayor terror fue cuando me montaron en el coche. Pensaba que me iban a matar"

El Comité contra la Tortura acaba de condenar a España porque una mujer cordobesa sufrió, al menos, "tratos crueles, inhumanos o degradantes" de la Policía

La mujer cuenta su historia a eldiario.es/Andalucía: "Me pegan una paliza a muerte y a la media hora me dicen que me vaya a mi casa"

Tuvo que operarse de una fractura nasal y aún hoy toma pastillas contra la ansiedad: "Perdí la confianza hacia quienes se suponen que están para protegernos"
El Comité contra la Tortura de la ONU condena a España por malos tratos a una mujer durante su detención
Néstor Cenizo
31/12/2019 - 12:05h

E.L.G. | APDHA


"Mi mayor terror fue cuando me montaron en el coche, después de hartarme de hostias, cogerme de los pelos y golpearme contra la puerta… Yo pensaba que me iban a matar. Me dije: "A estos tíos se les ha ido la olla". No me explicaron nada". Ana (nombre ficticio) cuenta así lo que le ocurrió hace casi siete años. Aquella medianoche varios policías le dieron el alto muy cerca de la estación de Córdoba. Media hora después tenía la nariz rota. Ella misma pidió una ambulancia, que la trasladó desde la misma puerta de la comisaría al hospital.

El Comité contra la Tortura de la ONU acaba de condenar a España porque cree que Ana sufrió, al menos, "tratos crueles, inhumanos o degradantes" por parte de los agentes, que tampoco cumplieron con su deber de solicitar asistencia médica.

Su historia comienza la tarde del domingo 27 de enero de 2013, cuando tenía 34 años. Ese día, salió. Comió y tomó algunas cervezas y un vino en un mercado medieval, y decidió acabar el día en una discoteca, la Posada de Babylonia. Alrededor de la medianoche emprendió el camino de regreso a su casa, a unos diez minutos del local. Al pasar cerca de la estación de trenes, junto al parque, cuatro agentes de paisano la interceptaron y comenzó su pesadilla de golpes, burlas y menosprecio.

"No me esperaba que me preguntaran dándome guantazos"

Según declaró ella en la denuncia que puso sólo dos días después, una agente la abofeteó mientras la interrogaban por unos hurtos cometidos en la discoteca. "Me pidieron mi bolso, se lo di y no me esperaba que me preguntaran dándome guantazos en la calle", recuerda la mujer. Los agentes encontraron en el bolso un monedero que no era suyo: "¿Cómo le explicas eso a cuatro policías?". Ana se quedó paralizada.

Así que deciden seguir adelante: la esposan, la golpean contra el canto de la puerta del coche policial, le tiran muy fuerte del pelo y la meten en el coche. En el trayecto hacia comisaría, aceleran y frenan para que se golpee contra la mampara separadora. Se ríen.

En comisaría comprueban su identidad y en quince minutos (según la declaración de un policía que ha podido consultar este medio) la ponen en la calle: "Me pegan una paliza a muerte y a la media hora de estar en comisaría me dicen que me vaya a mi casa". Ella pide asistencia médica. "Me cogieron como con unas pinzas de ropa. El jefe a voces me dijo que iba a pasar toda la noche, que ni ambulancia ni mi puta madre. Desde la puerta, sentada en el suelo, llamé a la ambulancia". Tampoco tuvo asistencia de un abogado, aunque por cuestiones técnicas el Comité ha pasado por alto esta cuestión en su resolución.

Ana insiste: la dejaron hecha un trapo. Y aclara que no robó nada. Esa noche hubo varios hurtos en la discoteca. Cuando los agentes la detuvieron ella no llevaba su propia documentación, que apareció después en la discoteca. Nunca fue condenada por el supuesto hurto. Ese procedimiento se acumuló al caso de las presuntas torturas y ambos fueron archivados por los jueces sin llegar ni siquiera a juicio.

Ella salió de la comisaría con una nariz rota, que necesitó de intervención quirúrgica y siete días de ingreso hospitalario. Tenía una "fractura de los huesos propios" y en el Hospital Reina Sofía llegaron a practicarle un TAC craneal urgente para descartar lesiones neurológicas. "Hay una declaración del médico de urgencias, un ingreso y una operación, es una evidencia".

Una pregunta sin responder por los tribunales

A pesar de que Ana interpuso la denuncia apenas dos días después, las grabaciones de la comisaría se borraron y al juzgado sólo llegaron unos fotogramas insuficientes para apreciar nada. Un agente y el portero de la discoteca declararon ante la jueza que oyeron a Ana amenazar con autolesionarse para involucrar a los policías. De ser cierto, el portero habría escuchado esta amenaza antes de que se produjera cualquier incidente.

Siete años después, el Comité contra la Tortura para hacer hincapié en la pregunta que los tribunales ordinarios españoles dejaron en el aire: ¿cómo se rompió la nariz? Según consta en las declaraciones judiciales, un agente le dijo a la juez: "No se puede explicar las lesiones que esta señora presenta". Sin embargo, el juzgado y la Audiencia Provincial de Córdoba archivaron la investigación sin dar respuesta. Prefirieron creer a los agentes a costa de ignorar la pregunta.

El Comité condena a España porque entiende que "no proporcionó información suficiente que permita concluir que las lesiones a la autora no fueron causadas durante su detención". Sin embargo, en España nadie la creyó. Ni la jueza de instrucción, ni los magistrados de la Audiencia Provincial, ni la fiscal, que llegó a pedir que se la imputara por un delito de falso testimonio. Para ella, eso fue lo peor. "Yo lo que quería es que me escucharan. Ni siquiera tuve un juicio para defenderme…", lamenta.
"Perdí la confianza"

Este episodio le creó un terrible "miedo interior", y aún hoy toma pastillas contra la ansiedad. "Perdí la confianza hacia quienes se suponen que están para protegernos", cuenta a eldiario.es/Andalucía. "Yo no sabía ni qué me estaba pasando. El que no te crean… Puse la denuncia y la jueza la archivó porque sólo creyó las declaraciones de la policía". La mujer siente que la trataron como a una delincuente. "Yo no tengo antecedentes, ni soy una delincuente, y en todo caso, nadie se merece ese trato. Soy una ciudadana normal y corriente".

Durante este tiempo ha batallado para que su caso no se cerrase. Como no tenía dinero para elevar el caso hasta el Tribunal Constitucional (que rechazó el recurso de amparo) y las instancias internacionales, acudió a la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA).

Para Valentín Aguilar, el abogado de APDHA que ha llevado el asunto, el caso demuestra que existe un problema: "En España siempre se ha negado que exista, pero los organismos internacionales sí denuncian que esto ocurre". Según APDHA, España reconoció al comité que entre 2009 y 2012 se habían abierto 4211 procedimientos penales a funcionarios por torturas, de los que solo 29 fueron condenados. Menos del 1%. "Ese dato indica que algo ocurre: los ciudadanos no se ponen a denunciar porque sí", apunta Aguilar.

Ante las dificultades para probar estos supuestos, los jueces optan por creer a los agentes, que alegan recurrentemente la voluntad de la víctima para autolesionarse. "Es la tendencia natural, pero los organismos internacionales dicen que en estas circunstancias hay que utilizar algo distinto que los principios habituales y tener en cuenta a la víctima", explica el abogado.

Para Ana, la resolución del Comité contra la Tortura ha sido un alivio, aunque no le quita el "trauma" que le provocó aquella actuación policial y que nadie se sentara en el banquillo de acusados. "Estoy contenta porque alguien me ha escuchado. Hasta que no te pasan estas cosas no te puedes imaginar la cantidad de sinvergüenzas que llevan uniforme. Yo tengo familia que se dedica a esto y no quiero mirar a todos por igual, pero a algunos habría que quitarlos de ahí. Esto lo ha hecho mala gente".


Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • **
  • Mensajes: 15556
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1021 en: 01 de Enero de 2020, 08:21:46 am »
Creo que esa historia está coja.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956

Desconectado Der Kaiser

  • Gurú
  • ***
  • Mensajes: 6825
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1024 en: 12 de Febrero de 2020, 23:20:50 pm »
https://twitter.com/APROGC/status/1227555969598709761?s=19

Que vamos a esperar de un hijo de puta etarra. Pero lo peor es que son colegas del Gobierno comunista.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1025 en: 13 de Febrero de 2020, 15:12:43 pm »


Lorena Ruiz Huerta, durante su juicio por supuestas injurias a la Policía, se ampara en el derecho a la libertad de expresión



La Fiscalía solicita una multa de 4.700 euros y que se haga cargo de las costas de la publicación de la sentencia.
Iglesias formará parte de la mesa de negociación del Gobierno con Torra.
10.02.2020 - 17:50h

La exportavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid Lorena Ruiz Huerta ha amparado este lunes ante el juez sus críticas a la Policía durante su participación como abogada en un programa de televisión en su derecho a la libertad de expresión, criticando que no se haya tenido en cuente la atenuante de dilaciones indebidas en la causa.


Los comentarios fueron hechos durante su participación como abogada en el programa 'Salvados' de Jordi Évole sobre "la práctica habitual de actuaciones lesivas a los derechos de los detenidos". En el juicio, que ha quedado visto para sentencia, el fiscal ha modificado su petición y además de una multa de 4.700 euros por calumnias, ha incluido las costas que se deriven de la publicación de la sentencia en medios de comunicación.



Su letrado se ha quejado de que no se haya respetado el derecho a la libertad de expresión de su defendida y ha criticado que no se hayan tenido en cuenta las dilaciones indebidas, dado que los hechos se produjeron hace seis años. "Espero que no tengamos que estar igual dentro de otros 6 años en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos", ha señalado.

Ruiz-Huerta, que opinaba y trasladaba sus experiencias como letrada de turno de oficio, realizó distintas intervenciones atribuyendo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "la práctica habitual de actuaciones lesivas a los derechos de los detenidos".


Se basaba en su "experiencia profesional"
Por su parte, la asociación ALA, de la que Lorena forma parte, asegura en un comunicado que las afirmaciones de Ruiz-Huerta están basadas en su "experiencia profesional, y se corresponden con los informes de los organismos internacionales en los que participa España, creadas para prevenir prácticas de tortura y malos tratos, tanto del Consejo de Europa, como de Naciones Unidas".

"Las expresiones de nuestra compañera coinciden con las preocupaciones recogidas por las comisiones de los Comités contra la Tortura, tanto de la ONU como del Consejo de Europa", remarca este colectivo para afirmar a continuación que España ha sido condenada en "reiteradas ocasiones" por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por "no investigar la tortura".

En consecuencia, cree que este proceso "versa sobre la libertad de expresión y el derecho de participación en asuntos públicos mediante la descripción y la crítica de situaciones injustas que deben ser modificadas". "Esperamos que la exculpación de cualquier responsabilidad para la señora Ruiz-Huerta ponga de manifiesto que nuestro país goza de buena salud democrática y que el derecho a la crítica pueda contribuir a corregir los excesos del poder", zanja.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1026 en: 10 de Mayo de 2020, 07:19:51 am »
El manual de torturas que utilizaba Billy el Niño y la Policía franquista
viernes, mayo 08, 2020


El manual de torturas que utilizaba Billy el Niño y la Policía franquista

Luis Suárez, víctima de Billy el Niño, muestra a Equipo de Investigación un documento en el que se refleja los métodos de tortura que utilizaba González Pacheco.

https://www.youtube.com/watch?v=wUg4Q3Amdzc&feature=emb_title

https://www.youtube.com/watch?v=YAO58b-k80g&feature=emb_title

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1027 en: 01 de Junio de 2020, 07:09:25 am »
https://twitter.com/UnionOficiales/status/1267067571183943680

Estudiaremos QUERELLA PENAL contra Jaume Roures (propietario de Mediapro) por decir que la Guardia Civil practica la tortura y tiene por costumbre elaborar informes falsos.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1028 en: 04 de Junio de 2020, 06:48:40 am »

Mandos de la Guardia Civil se querellan contra Roures tras acusar al cuerpo de "torturar" y "manipular informes"

La Unión de Oficiales de la Guardia Civil emprende acciones legales contra el empresario de los medios de comunicación por sus declaraciones en un programa de TV3

Gonzalo Araluce
Publicado3.6.2020 - 13:45

La Unión de Oficiales de la Guardia Civil, que aglutina a buena parte de los mandos del cuerpo, ha presentado una querella contra el empresario Jaume Roures por unas declaraciones que vertió en TV3, afirmando que los miembros del cuerpo "torturar" y de "manipular informes". Desde la asociación consideran que estas afirmaciones pueden representar un delito de injurias y calumnias, y por eso han interpuesto la querella ante el juzgado de instrucción de Barcelona.

Jaume Roures se expresó en los siguientes términos en su entrevista en el programa Preguntes Frequënts de TV3, donde analizaba la destitución del coronel Pérez de los Cobos de la Guardia Civil y la crisis que se ha vivido en el cuerpo: "Si uno es capaz de torturar, que es la cosa más abyecta que se puede hacer sobre otro ser humano, pues lógicamente manipular informes, decir mentiras, intoxicar, es lo que antes se diría un pecado venial comparado con la tortura".
"Nos vemos obligados a actuar"

El comandante Javier Montes, vicepresidente de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, considera que Jaume Roures ha realizado unas "durísimas declaraciones" contra el cuerpo: "Nos vemos obligados a actuar contra aquellos que tratan de ensuciar la imagen de la Guardia Civil y de todos aquellos que la componemos". "No vamos a permanecer impasibles", señala el vicepresidente de la asociación.

Este miércoles, 3 de junio, Unión de Oficiales de la Guardia Civil ha interpuesto la querella criminal contra el empresario de los medios de comunicación ante el juzgado de instrucción de Barcelona que corresponda por turno. El escrito ha sido presentado por el abogado Jorge Belsa Colina.




Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1029 en: 13 de Junio de 2020, 06:55:00 am »

La policía ha recibido una media de 10 denuncias a al año por torturas en las comisarías en la última década
Asociaciones pro derechos humanos afirman que son más los casos pero no se notifican por miedo a represalias y por falta de investigación judicial. La mayoría de los procedimientos son archivados
Fecha
13/06/20access_time 1:05

La Policía Nacional ha recibido una media anual de 10 denuncias por torturas en comisarías de toda España en la última década. Una cifra relativamente baja si se compara con otros países como Estados Unidos en el que estas últimas semanas están viviendo una auténtica revolución por cómo las Autoridades del Estado actúan a raíz de la muerte de George Floyd.

Sin embargo, asociaciones pro derechos humanos argumentan que en España estos casos son solamente “la punta del iceberg” porque la mayoría de los incidentes no llegan a denunciarse.

Un total de 118 denuncias por torturas en jefaturas, comisarías provinciales, locales y de distrito se han interpuesto desde 2009, según los últimos datos ofrecidos por el Gobierno. La Comunidad Autónoma con más denuncias es Andalucía, con un total de 31; seguida de Castilla-La Mancha con 21; Comunidad Valenciana con 15; Canarias con 12 y Madrid con 10.

Hay algunas autonomías que no registran ninguna denuncia, como Cantabria, Navarra, La Rioja, Baleares y la ciudad autónoma de Melilla. 

Por provincias destacan en la comunidad andaluza Sevilla (con 12) y Cádiz (con 11). Llama especialmente la atención que en Castilla-La Mancha, la segunda autonomía con más casos, todas las denuncias se han producido en Albacete, las 21.

“Solo la punta del iceberg”

Estos datos proporcionados por el Gobierno muestran grandes diferencias según los años. En 2009 se presentaron 25, mientras que en 2019 solo 1, es decir, ha habido una disminución del 96%.

No se explica, en este documento, si las denuncias presentadas terminaron siendo tramitadas o archivadas, ni si los policías implicados resultaron condenados.

Fuentes policiales niegan que se practiquen torturas en las comisarías: “Puede haber algún caso aislado, pero no hay malos tratos. La mayoría de estas denuncias son injustificadas”. Es más, “la mayoría no llegan ni a juicio”.

En el otro lado de la balanza se encuentran las asociaciones de derechos humanos, que insisten en que esos datos “son solo la punta del iceberg”.

“En el momento en que se presenta una denuncia contra un funcionario, el Estado tiene el especial deber de investigar qué ha pasado, y, con bastante frecuencia, se tiende a archivar”, dice Francisco Fernández, coordinador del área de cárceles de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía.

Según estas entidades, las torturas y los malos tratos policiales apenas terminan en los juzgados porque no se investiga lo suficiente. “Hay un efecto de desaliento”, afirma Fernández.

Las causas por las que no se llega a denunciar son diversas. “Tenemos clientes que han sufrido malos tratos y no han querido denunciar porque piensan que puede tener poco recorrido. Otros no denuncian porque piensan que les puede aumentar sus gastos. Y otros que directamente quieren olvidarse de todo y que termine cuanto antes”, explica Daniel Amelang, abogado penal de Red Jurídica.

En este sentido, su percepción sobre la tortura policial es que sucede ocasionalmente. “No son sistemáticas. Aunque sí que una parte importante de los detenidos considera haber sufrido malos tratos”, dice Amelang.
La última sentencia de Naciones Unidas

Los defensores de los derechos humanos insisten en que no se investiga lo suficiente. “Hay una cadena de errores, por lo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el más garantista en esta materia, ha llamado la atención a nuestro país por falta de investigación”, explica Fernández.

El pasado mes de diciembre, la Convención contra la Tortura de Naciones Unidas condenó a España por no garantizar el proceso judicial de una mujer que denunció por tortura a cuatro agentes en Córdoba. 

Los policías le pidieron que abriera su bolso por “unas cosas supuestamente robadas en una discoteca”. Le golpearon en reiteradas ocasiones, según la resolución, la redujeron, le tiraron del pelo y la golpearon contra el borde de la puerta del coche.

Después de salir de comisaría, la mujer acudió a un hospital, donde tuvieron que practicarle una cirugía porque tenía la nariz rota. La autora denunció a los cuatro policías alegando que la torturaron y no cumplieron con su deber cuando solicitó asistencia médica.

El Juzgado de Instrucción de Córdoba determinó que concedía “mayor credibilidad a la versión de los agentes que a la de la autora”. El auto pasó por diferentes instancias hasta el Tribunal Constitucional, que también rechazó el recurso de amparo.

El Comité dictaminó que España debía proporcionar a la autora “una reparación plena y adecuada por el sufrimiento causado y medidas de rehabilitación”, además de tomar medidas administrativas “contra los responsables e impartir instrucciones precisas a agentes de policía en las comisarías para evitar que se cometan infracciones semejantes en el  futuro”.
El Defensor del Menor pidió un “protocolo claro”

Profesionales del derecho reconocen que también influye lo que se considere o no como malos tratos o tortura. “Una cosa son los malos tratos físicos, otra cosa los malos tratos verbales… y luego también muchas personas que perciben como malos tratos simplemente el ambiente”, explica Amelang.

“Por ejemplo me acuerdo de un cliente que detuvieron y lo metieron en una celda con paredes manchadas de heces, le dieron una manta mojada y que olía fatal de orina y de otro preso, y enfrente tenía a un detenido que era toxicómano y que estaba vomitando al que nadie asistía… A él nadie le insultó, nadie le hizo nada físicamente, pero las condiciones de esa detención ya le parecían un maltrato”, cuenta el abogado.

En su informe anual el Defensor del Pueblo en 2019 explicó que hay “un debate social” sobre lo que se considera correcto en cuanto a la “proporcionalidad en el uso de la fuerza por parte de quienes están autorizados a usarla”.

En ese momento, reclamó al Ministerio del Interior que diseñara un protocolo con instrucciones “claras y precisas” sobre este uso.

Durante el estado de alarma se ha reavivado en cierta manera este debate. Algunas actuaciones policiales dieron lugar a que las asociaciones pro derechos humanos pusieran el foco en abusos policiales por hecho concretos.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1030 en: 17 de Diciembre de 2020, 06:38:10 am »

Un histórico policía prepara un libro sobre torturas al GRAPO, cafés con Zapatero y el rey emérito
Dirigió el sindicato mayoritario del cuerpo nacional durante 24 años y ha sido uno de los agentes más críticos con la corrupción interna
Fecha
17/12/20access_time 1:03

José Manuel Sánchez Fornet, histórico dirigente sindicalista, está escribiendo un libro sobre sus cuarenta años en el cuerpo de Policía. Con fama de ser uno de los agentes más combativos contra la corrupción, Fornet tiene casi listos ya 23 capítulos en los que hablará de torturas al GRAPO, de cafés con expresidentes o de anécdotas del rey emérito.

Hace varios años que se jubiló, pero a sus 61 Fornet todavía mantiene en el recuerdo gran parte de las vivencias de su prolongada carrera profesional. Estuvo la mayor parte de ella vinculado al Sindicato Unificado de Policía (SUP), del que fue secretario general desde 1992 hasta 2014 mientras era el sindicato mayoritario.

En las aproximadamente 800 páginas que tiene escritas salen los nombres de varios ministros del Interior, como Juan Ignacio Zoido o Jorge Fernández Díaz. Aparece, por supuesto, el comisario encarcelado José Manuel Villarejo, con quien comió en varias ocasiones; así como anécdotas sobre el rey emérito Juan Carlos I o los cafés a los que Zapatero le invitaba en la época de ETA. Incluso, relata torturas que él mismo asegura haber presenciado como policía.

‘Un piso fantasma’, ‘el chulo teniente de Triana’, ‘noche mujeres, machismo, confidencias’ o ‘entre héroes corruptos y canallas’ son algunos de los nombres de los capítulos que Fornet ya tiene preparados. Está hablando con varias editoriales y espera que se publique en los primeros meses de 2021.

Un policía con decenas de sanciones

El líder sindical ha sido un agente muy reconocido dentro del cuerpo, se ha encargado de denunciar sistemáticamente corruptelas y ha sido igualmente sancionado en numerosas ocasiones. 

En julio de 2013 la Dirección General de la Policía le suspendió de empleo y sueldo durante 45 días por unas declaraciones que hizo sobre un presunto borrador policial que revelaba que Jordi Pujol y su familia ocultaban un patrimonio de 137 millones de euros en Suiza.

A lo largo de su carrera, ha acusado a miembros de la policía de vender explosivo a ETA en dos ocasiones con el Gobierno de Aznar; acusó también a Federico Trillo de haber dado un chivatazo para evitar la detención de tres comandos de ETA en Francia y a Ignacio Cosidó de intentar convencerlo siendo director de la policía para que dejara de denunciar la existencia del ático de Estepona de Ignacio González.

    Yo creo que Villarejo tenía localizada la ruta del dinero del ático. Como está en archivo provisional, si apareciera ese dato en la comisión de reabría el asunto. Sería un triunfo contra todos los obstáculos que han existido en la instrucción
    — José Manuel Sánchez Fornet. (@sanchezfornet) December 14, 2020

La Dirección General de la Policía le abrió un total de 11 expedientes y ha tenido 46 pleitos judiciales entre querellas y denuncias. Mientras Fornet estuvo al mando de la secretaría general, SUP fue el sindicato con mayor representación dentro de la Policía. Sus discrepancias con su sucesora, la actual secretaria de organización Mónica García propiciaron que se diera de baja del sindicato en 2014.


Desconectado Der Kaiser

  • Gurú
  • ***
  • Mensajes: 6825
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1031 en: 17 de Diciembre de 2020, 09:14:52 am »
Histórico policía  :partirse :partirse :partirse, en todo caso histórico sindicalista y vividor.

Que va a escribir ese si no ha trabajado en su vida, y menos en temas del GRAPO.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1032 en: 20 de Enero de 2021, 07:08:06 am »

Estrasburgo condena a España a indemnizar a Iñigo González con 20.000 euros por no investigar las denuncias de tortura

    El Estado ya fue condenado a abonar indemnizaciones a otros dos de los detenidos en 2011
    Pandemia — Urkullu plantea un posible toque de queda a las 20.00 horas y reuniones de no más de cuatro personas

Rubén Pereda
19 de enero de 2021 11:39h

@rubenspereda9

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España a indemnizar con 20.000 euros a Iñigo González por no investigar adecuadamente las torturas que este denunció haber sufrido tras ser detenido por la Guardia Civil. Ahora, el Estado ha de abonar la cuantía por daños morales en un plazo de tres meses.

Patxi Arratibel, Iñigo González, Iker Moreno, Gorka Zabala, Xabier Beortegi y Gorka Mayo fueron detenidos en 2011 en Navarra, en un operativo conjunto llevado a cabo por la Guardia Civil y la Policía nacional. Durante la comparecencia ante el juez Fernando Grande-Marlaska —ahora ministro del Interior—, todos a excepción de Maya denunciaron haber sufrido torturas en el tiempo en que habían permanecido incomunicados. Según recogió 'Gara' en aquel momento, González expuso que había sido víctima de "golpes por todo el cuerpo, simulacros de violación y de aplicar electrodos", así como de amenazas relacionadas con la familia y prácticas como la de "la bolsa". La compensación a González se suma a la de Arratibel y Beortegi, impuesta también por Estrasburgo.

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo considera, por unanimidad, que se violó el artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que prohíbe la tortura y dicta literalmente que "nadie podrá ser sometido a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes". En la sentencia, además, el tribunal comprende la dificultad de "reunir pruebas de los malos tratos sufridos mientras el detenido estaba en régimen de incomunicación". "Es imposible que pueda acopiarse de pruebas que demuestren la veracidad de sus alegatos", señala.

González, Arratibel, Beortegi y Zabala fueron condenados a penas de prisión por Grande-Marlaska, que consideraba probado que estos miembros de Ekin habían actuado a las órdenes de ETA. Estrasburgo ha condenado en más ocasiones a España por no investigar torturas a detenidos que se encontraban bajo la custodia de Grande-Marlaska, entonces juez: a estos, se suman también los casos de Beatriz Etxebarria —cuyo juicio se ordenó repetir al no haberse tenido en cuenta las torturas denunciadas— en 2014 y de Igor Portu y Mattin Sarasola en 2018, autores estos últimos de los atentados de la T4 del


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1033 en: 09 de Febrero de 2021, 07:12:07 am »
Condenados dos policías de Mogán a siete años de cárcel por tortura y lesiones a un inmigrante senegalés

La víctima, a la que los agentes le rompieron un brazo, recibirá una indemnización de 43.000 euros


Guillermo Vega
Las Palmas de Gran Canaria - 08 feb 2021 - 15:37 CET

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a siete años y seis meses de prisión a dos policías locales de Mogán (suroeste de Gran Canaria), Gilberto J. M. R. y Carlos J. H. R., como autores de un delito de tortura y otro de lesiones a un inmigrante de origen senegalés en enero de 2011. La sentencia impone además a ambos acusados 10 años de inhabilitación absoluta y la obligación de indemnizar a la víctima con 43.681 euros.

Este municipio turístico se ha convertido desde el verano pasado en uno de los puntos calientes de la inmigración en Canarias. Además de zonas como Puerto Rico o la Playa de Mogán, en su territorio se encuentra el muelle de Arguineguín, que llegó a albergar a más de 2.500 personas a la intemperie. Su alcaldesa, Onalia Bueno, ha amenazado con multar a los hoteles que sigan albergando migrantes y sus vecinos se han manifestado en repetidas ocasiones en contra de la inmigración ilegal.

La víctima recibirá 20.745,75 euros por las lesiones, 2.936 por las secuelas y 20.000 euros por el daño moral. El fallo del magistrado declara la responsabilidad civil subsidiaria del Ayuntamiento de Mogán en el abono de estas sumas y la sentencia es susceptible de recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Hechos probados

La sentencia declara probado que el 8 de enero de 2011, a las 21.40, ambos condenados se encontraban prestando servicio vestidos de paisano en el Centro Comercial de Puerto Rico (Mogán). En un momento dado, uno de los acusados se aproximó a la víctima, que se hallaba en la terraza de un restaurante en la planta superior vendiendo collares. Los agentes se dirigieron a él sin llegar a identificarse como agente de la autoridad y le requirieron “para que le siguiese a un lugar apartado”, detalla el texto.

El perjudicado conocía a los agentes de la policía local acusados por haber intervenido en una actuación días antes contra un primo suyo que se dedicaba a la venta ambulante en la que su familiar resultó lesionado.

La víctima, asegura el fallo, “sintió miedo por su integridad y salió corriendo”. Se inició una persecución por el centro comercial, desde la planta superior hasta un supermercado situado en la planta baja, en cuyo interior uno de los encausados logró alcanzarlo. “Le puso una zancadilla y tras caer este [la víctima] al suelo, le propinó dos fuertes patadas y un puñetazo, colocándose a continuación encima para inmovilizarlo”, recoge la decisión judicial.

Seguidamente, prosigue la Sala, “lo sacó a rastras del establecimiento” y en el exterior se personó su compañero, procediendo ambos acusados a golpear a la víctima empleando para ello unas porras u objetos contundentes de semejantes características, “resultando fracturado el brazo del perjudicado a causa de un fuerte golpe” propinado por uno de los investigados. A continuación, sujetaron por el cinturón al emigrante y lo lanzaron violentamente contra el suelo, mientras el perjudicado, enfatiza la Sala, “gritaba de dolor y pedía auxilio” a la gente que se hallaba presente por las inmediaciones.

“Yo tenía sangre en los ojos y en la mano y a pesar de eso, los dos me pegaron dentro de un cuarto oscuro. No tenía ni fuerza para moverme de la paliza que recibí y por eso no me resistí”, explicó en la primera jornada del juicio el perjudicado.

Una vez reducida la víctima, ya maltrecha por los golpes recibidos, los encausados “le esposaron la mano derecha con grilletes y de forma conjunta lo arrastraron a la fuerza entre los dos, agarrándolo del brazo y tirando del cinturón, hasta las dependencias policiales (…) eligiendo para llegar el camino por donde no había cámaras de seguridad, propinándole en el trayecto diversos golpes en distintas zonas del cuerpo y menoscabando gravemente su integridad y dignidad”. El motivo de la detención fue por un presunto delito de atentado, resistencia y desobediencia grave, investigación que acabó archivada “por no quedar debidamente acreditada la perpetración del delito que dio lugar a la formación de la causa”.

Durante el traslado, detalla la sentencia, la víctima “se tambaleaba por el dolor y pedía auxilio a todas las personas presentes, suplicando a gritos que llamaran a la Guardia Civil”.

Las palizas no se quedaron ahí, según el fallo. “Una vez en las dependencias utilizadas por la Policía, los acusados siguieron pegando al detenido”. Mientras tanto, en el exterior de la comisaría se había ido congregando un grupo de personas, unos alertados por la violencia de la actuación policial y “otros conocidos y paisanos senegaleses” de la víctima “que se avisaron unos a otros”, los cuales proferían gritos de solidaridad con el detenido y mostrándole su apoyo, “todo ello de forma pacífica”. Sobre las once de la noche, la víctima fue trasladada al Centro de Salud de Arguineguín y de allí remitido al Servicio de Urgencias del Hospital de San Roque Meloneras, donde fue atendido de sus lesiones y se procedió a su cacheo por los agentes referidos.




Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1034 en: 15 de Febrero de 2021, 06:56:05 am »

Condenas ínfimas, indultos y hasta ascensos: así se saldaron los casos de muertes por torturas en Euskadi


Este domingo se cumplen 40 años del fallecimiento de Joxe Arregi, quien murió tras ser torturado en dependencias de la Dirección General de Seguridad en Madrid. Es uno de los cuatro casos en los que hubo condenas, aunque posteriormente se decretaron indultos y uno de los agentes involucrados llegó a ser Comisario Jefe Provincial de la Policía en Tenerife.

Danilo Albin@Danialri

El cuerpo destrozado de Joxe Arregi vuelve a la memoria del País Vasco. Este domingo se cumplen 40 años de su muerte, causada por las salvajes torturas sufridas mientras permaneció en manos de la Dirección General de Seguridad en Madrid. En este caso hubo dos policías condenados que poco después fueron indultados por el Gobierno de Felipe González; en otros, ni siquiera eso.

"No hay palabras para contar lo allí sucedido", escribió algunos años después Maribi Arregi, hermana de la víctima. Joxe Arregi lo resumió antes de morir con tres palabras en euskera: "oso latza izan da" ("ha sido muy duro"). "Me colgaron en la barra varias veces dándome golpes en los pies, llegando a quemármelos no sé con qué; saltaron encima de mi pecho; los porrazos, puñetazos y patadas fueron en todas partes", llegó a relatar Arregi a otros presos en el Hospital Penitenciario de la cárcel de Carabanchel, donde encontró la muerte tras nueve días en la Dirección General de Seguridad.

Este domingo, la fundación Egiari Zor –impulsada para denunciar los abusos y crímenes de los cuerpos policiales en el País Vasco– organizará sendos actos de homenaje en Zizurkil (localidad natal de la víctima) y Bilbao. "Arregi no fue el primer muerto por torturas en el contexto del conflicto político, pero sí el primero tras la reforma del régimen y la firma de la Constitución Española.

Desgraciadamente durante la denominada democracia, otros nombres fueron añadidos junto al de Joxe Arregi, a la tétrica lista de los muertos por tortura", señala Egiari Zor en el texto elaborado a modo de convocatoria

En efecto, entre 1981 y 1993 se registraron ocho casos de muertes atribuibles a torturas. El ahora parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga, autor del informe "Oso latza izan da" que publicó la Fundación Euskal Memoria en 2012 y que trata sobre ese tipo de casos en el País Vasco, señala que cinco de esos casos se saldaron con "condenas irrisorias", mientras que en los restantes no hubo ningún tipo de consecuencia penal.

En el caso de Arregi hubo dos condenados: los policías Julián Marín y Juan Antonio Gil Rubiales, señalados como "instructor y secretario de la declaración que se tomó al detenido". Las penas decretadas por el Tribunal Supremo en 1989 fueron de cuatro meses de arresto para Marín y tres meses de arresto para Gil Rubiales, al tiempo que se decretó tres años de suspensión de empleo y sueldo para el primero y dos  y tres meses de arresto y tres y dos años para el segundo.

El Gobierno de Felipe González los indultó en 1990, tras lo cual se reincorporaron a la Policía e incluso recibieron condecoraciones. En 2005, Gil Rubiales fue nombrado Comisario Jefe Provincial del Cuerpo Nacional de Policía en Tenerife.

Murió tres años después.

Un año después de las torturas a Arregi, Euskadi recibía la noticia de la muerte de Esteban Muruetagoiena, un médico que había sido arrestado por la Guardia Civil en la noche del 15 de marzo de 1982. "Cuando lo vimos en los juzgados después de que lo dejaran libre, no entendíamos su comportamiento. Estábamos sorprendidos por las cosas que decía, algunas totalmente incoherentes. En ocasiones pensaba que éramos policías y ni siquiera sabía dónde estaba. He visto a personas golpeadas y medio muertas, pero lo de Esteban era diferente. A nivel sicológico estaba derrumbado. Cuando a los pocos días murió, lo entendí", declaró Bixente Ibarguren, detenido en la misma operación, durante un acto de homenaje que se celebró en el ayuntamiento de Oiartzun (localidad a la que pertenecía la víctima) en 2012. 

Muruetagoiena murió tres días después de ser liberado por la Guardia Civil a raíz de un infarto que, según denunciaron sus allegados, podía tener relación con lo vivido durante los diez días de incomunicación en dependencias de la Guardia Civil. Los médicos determinaron en la autopsia que había indicios de torturas, pero el caso no derivó en ningún tipo de condena.

Hubo casos de torturas no investigados que llegaron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que desde 1992 ha condenado en 11 ocasiones a España por no actuar de forma diligente ante esas denuncias. "Hay personas que han muerto por torturas, pero los partes médicos hablan de falta respiratoria o infarto, pero siempre detenidas y bajo régimen de comunicación", destaca a Público Encarnación Blanco, quien en 1998 consiguió que la ONU dictaminase que España no había investigado correctamente sus denuncias de torturas. 

En el listado de muertes provocadas por la actuación de miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado figuran también los nombres de Josean Lasa y Joxi Zabala, secuestrados y asesinados por guardias civiles del denominado "GAL Verde". En julio de 2001, el Tribunal Supremo condenó al exgeneral de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, al ex gobernador civil de Guipúzcoa Julen Elgorriaga, al excomandante Ángel Vaquero y a los exguardias Enrique Dorado y Felipe Bayo a penas de entre 71 y 75 años de cárcel.

Sin embargo, Galindo pasó solo cinco años en prisión y Elgorriaga no llegó a 15 meses: ambos fueron liberados por razones de salud y cumplieron sus penas en casa. Hay otro detalle: el donostiarra Palacio de La Cumbre, lugar donde Lasa y Zabala fueron torturados, fue declarado "bien de interés cultural" por el Gobierno de José María Aznar y a día de hoy es utilizado como residencia de ministros en sus visitas a la capital guipuzcoana.

En otros casos de muertes por torturas no hubo ningún tipo de condena. Así ocurrió con Mikel Zabalza, el joven navarro que fue detenido por la Guardia Civil y trasladado al cuartel de Intxaurrondo en noviembre de 1985. Su cuerpo apareció 20 días después flotando en el río Bidasoa. A pesar de las investigaciones periodísticas que apuntaban hacia la responsabilidad de la Benemérita en este caso, los tribunales ordenaron archivar la causa hasta en tres ocasiones, la última en 2010. "Ha habido silencio y complicidad durante muchos años", lamenta Blanco.

49 agentes condenados

Un extenso informe elaborado por el Instituto Vasco de Criminología para el Gobierno Vasco en 2017 señala que en Euskadi hubo más de 4.000 personas torturadas. El estudio concretó además que se produjeron 20 condenas ratificadas por el Tribunal Supremo de torturas y malos tratos a 31 víctimas. Hubo en total 49 condenados, de los cuales 21 pertenecían al Cuerpo Nacional de Nacional de Policía y otros 28 a la Guardia Civil. La mayor parte de estos casos refiere a víctimas que lograron sobrevivir a los tormentos.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 190956
Re:Las FFCCSS españolas entre las que mas torturan...
« Respuesta #1035 en: 22 de Febrero de 2021, 12:43:39 pm »

Una grabación prueba que Mikel Zabalza murió por las torturas que sufrió en el cuartel de la Guardia Civil en Intxaurrondo



"Posiblemente fue una parada cardiaca como consecuencia de la bolsa en la cabeza", asegura el capitán de la Guardia Civil Gómez Nieto
Pili Zabala pide que se investigue la posible vinculación de Felipe González con los GAL

elDiario.es Euskadi

22 de febrero de 2021 10:30 h
0

 @eldiarioeus
La grabación de una conversación entre el excoronel del CESID Juan Alberto Perote y el capitán de la Guardia Civil Pedro Gómez Nieto prueba que Mikel Zabalza murió tras ser torturado en el cuartel donostiarra de Intxaurrondo. "Mi impresión es que [se murió] en el interrogatorio, posiblemente fue una parada cardiaca como consecuencia de la bolsa en la cabeza", se le escucha a Gómez Nieto en la grabación que el diario 'Público' ha sacado a la luz.


El líder socialista de Gipuzkoa a Felipe González: "El que la hizo, que la pague"

SABER MÁS
El cadáver de Zabalza apareció en las aguas del río Bidasoa el 15 de diciembre de 1985, tres semanas después de que la Guardia Civil lo detuviese junto con su pareja, su primo, sus hermanos y el escritor Ion Arretxe. "Cometieron muchísimos fallos. [...] Porque decía el médico que estaba mal de salud, que debería haber tenido tres operaciones en el último año. Y la madre dice que le vio con la capucha y yo creo que se les ha quedado", se explaya el capitán Gómez Nieto. La grabación ya la desveló 'El Mundo' con su transcripción y se aportó como prueba en los juzgados, aunque el tribunal la desestimó al no tener "una mínima calidad convitiva". Ahora el documental 'Non dago Mikel?' —'¿Dónde está Mikel?', en castellano—, que recopila testimonios relacionados con las detenciones y las torturas, la recupera con sonido.


La conversación se prolonga y se habla también de otras personas que han estado al borde de la muerte —"que han estado a punto de quedarse", según las palabras de Gómez Nieto y Perote— durante las torturas. "Es que llega un momento en que lo que está respirando es su monóxido de carbono y entonces se está ahogando, se ahoga. Los esfínteres se le abren y el tío se ahoga. Y encima nos está mirando, porque realmente el quid del tema ese no es que él no vea nada, [...] sino que la capucha debe ser transparente para que él vea la vida", detallan.

En paralelo, el fiscal jefe de Gipuzkoa, Juan Calparsoro, ha remitido a la Audiencia Nacional una denuncia de Pili Zabala, hermana de José Ignacio Zabala, para que analice la responsabilidad de Felipe González en los GAL. Hace unos días falleció Enrique Rodríguez Galindo, que en la década de los 80 se hizo cargo de la Comandancia de la Guardia Civil con sede en Intxaurrondo y que en 2000 fue condenado a 71 años de prisión por el secuestro y asesinato de Zabala y de José Antonio Lasa.