Autor Tema: CURIOSIDADES  (Leído 141100 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #900 en: 09 de Octubre de 2020, 06:52:15 am »


Escena que recuerda el cuadro 'Venus y la música', de Tiziano. Luis González Bravo, último presidente del Consejo de Ministros isabelino, interpreta al piano una pieza para Isabel II, desnuda sobre la cama.


 Cae el mito
'Los Borbones en pelota', la biografía que rebate que la propaganda porno contra Isabel II era de los Bécquer
Un nuevo estudio de la vida del poeta desmiente que él y su hermano Valeriano estuviesen detrás de la elaboración de las crudas acuarelas.
9 octubre, 2020 02:46

    Biografías Historia Monarquía

David Barreira @davidbr94

Durante el Sexenio revolucionario (1868-1874), la sátira pornográfica se convirtió en una punta de lanza de la campaña de desprestigio contra la monarquía borbónica, centrada especialmente en airear los escándalos sexuales de Isabel II. Las principales ciudades del país se llenaron de "impresos obscenos" de evidente tendencia republicana y anticlerical, sobre todo a partir del triunfo de la Gloriosa. Era una guerra propagandística descarnada, explícita, de tres equis.

Uno de los creadores más audaces en este sentido se escondió tras el seudónimo de SEM, autor de una serie de imágenes de denuncia burlesca que pretendían "desnudar" y degradar a los poderosos. Estas acuarelas, que combinaban crudas escenas de sexo en grupo, masturbación, sodomía, lesbianismo o bestialismo, tenían como protagonistas a la reina, a su confesor el padre Claret, a sor Patrocinio —la llamada "Monja de las Llagas"—, al rey consorte Francisco de Asís o al ministro Carlos Marfori.

El álbum de ilustraciones, de gran calidad artística y que abarcaban desde los acontecimientos previos a la Revolución de septiembre hasta el efímero reinado de Amadeo I de Saboya, estuvo perdido hasta 1986, cuando fue adquirido por la Biblioteca Nacional. Un lustro más tarde, en 1991, volvió a publicarse bajo el título de Los Borbones en pelota, con una recopilación de 107 láminas. Fue un escándalo, pero no por las escenas de orgías en la corte de Isabel II, sino por su autoría: Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer. Los hermanos eran SEM.
Isabel II y su amante Carlos Marfori en una de las acuarelas de 'Los Borbones en pelota'.

Isabel II y su amante Carlos Marfori en una de las acuarelas de 'Los Borbones en pelota'. Wikimedia Commons

Una atribución que provocó un terremoto entre los estudiosos del poeta romántico, convertido de sopetón en pornógrafo, republicano y anticlerical, y que generó un acalorado debate que sigue activo en el presente. O hasta ahora. Este es uno de los aspectos que el investigador Joan Estruch Tobella analiza y desmonta por completo en su reciente biografía sobre el autor de Rimas y leyendas, titulada Bécquer. Vida y obra (Cátedra). El historiador y catedrático demuestra que se trató de una treta interesada cuando los hermanos ya estaban muertos.
Historia del engaño

La semilla de la polémica se halla en la necrológica que el periódico republicano Gil Blas dedicó a Gustavo Adolfo, fallecido en diciembre de 1870, tres meses después que Valeriano. El periodista anónimo manifiesta el desconsuelo del diario y la intención de "consagrar un recuerdo a la memoria de quienes, en la primera época de esta publicación, ilustraron sus columnas con dibujos que llevaban la firma de SEM". Un seudónimo famoso, que también aparecía en otras páginas de la prensa republicana, como las de El Monaguillo de las salesas, La Píldora o la sevillana El Padre Adán.

Estruch Tobella, tras reconstruir todo el caso y el contexto histórico, señala que la autoría de Los Borbones en pelota hay que atribuírsela "en exclusiva" a Francisco Ortego y Veredo (1833-1881), un pintor y dibujante satírico, el principal de Gil Blas, de conocidas convicciones republicanas y anticlericales. Varias pruebas sustentan esta hipótesis, como el descubrimiento de la firma de este artista sevillano —también lo eran los Bécquer— en varias caricaturas del mismo formato y estilo fechadas entre 1865-1866 y que anticipan la línea del volumen pornográfico.
Escena lésbica entre Isabel II y y la monja sor Patrocinio.

Escena lésbica entre Isabel II y y la monja sor Patrocinio. BNE

La segunda prueba, todavía más definitiva, es la localización —mérito del becquerianista Jesús Rubio— de una ilustración en blanco y negro que se corresponde con la lámina número 62 de Los Borbones en pelota, una de las más suaves, en la revista El Siglo ilustrado. Su autor, como se desprendía de la firma, era Francisco Ortego. Las satíricas acuarelas, dice Estruch, "no era pornografía de uso privado, sino que formaba parte de la propaganda del movimiento republicano, en la que Ortego ejercía un reconocible liderazgo".

Ahora bien, ¿cómo se explica la calumnia vertida contra los Bécquer —relacionarles con SEM era atribuirles directamente la autoría de esas escenas, alguna de ellas especialmente degradante y zoofílica, como la que representa a Isabel II copulando con un asno—, en la necrológica de Gil Blas? "No parece probable que se hiciera por error o desconocimiento", lanza Estruch. El autor de la biografía del poeta romántico identifica a dos responsables principales, ambos relacionados con el citado diario: Manuel del Palacio y Eusebio Blasco.
Portada de 'Bécquer. Vida y obra'.

Portada de 'Bécquer. Vida y obra'. Cátedra

El primero de ellos, fundador de Gil Blas, era autor de mordaces sátiras que le habían granjeado mucha popularidad... y enemigos. Sin embargo, desde finales de 1870, comenzó a sentirse atraído por la burguesía. Bajo la protección de Sagasta fue nombrado para ocupar un puesto destacado en el Ministerio de la Gobernación y después en el Ministerio de Estado. Quizá para cortar con ese pasado revolucionario —dejó asimismo un libro de poemas eróticos—, y unos hipotéticos rumores que le identificaban como autor de Los Borbones en pelota, valora el historiador, Del Palacio trató de acallarlos endosándole el álbum a los hermanos Bécquer.

El otro presunto sujeto que pudo haber mediado en ese sutil obituario de Gustavo Adolfo fue Eusebio Blasco, también redactor fundador de Gil Blas, un hombre de "envidiosa antipatía por Bécquer" que, como su colega, emprendió una evolución política hacia el conservadurismo por las mismas fechas. Secretario del ministro de Ultramar, director de Correos o miembro del partido conservador de Cánovas durante la Restauración, parecen bastante evidentes sus motivaciones para desligarse del pasado revolucionario.
Una ilustración descarnada de 'Los Borbones en pelota', donde se ve a Isabel II copulando con un burro.

Una ilustración descarnada de 'Los Borbones en pelota', donde se ve a Isabel II copulando con un burro.

"Tanto Eusebio Blasco como Manuel del Palacio tenían, pues, sobrados motivos para borrar cualquier posible vínculo con Los Borbones en pelota", concluye Estruch Tobella. "Estaba claro que, si el álbum aparecía y se montaba un gran escándalo, ambos podían poner en riesgo los beneficios obtenidos de su giro conservador, es decir, podían perder sus cargos, sus prebendas y su honorabilidad. Así pues, la atribución del álbum a los Bécquer, bajo la apariencia de un homenaje sincero y desinteresado, tiene todas las apariencias de una calculada y desleal maniobra".





Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #901 en: 18 de Octubre de 2020, 09:03:29 am »
.


Retrato de Cristian VII.


Vandalismo y orgías en los burdeles: las violentas juergas del rey Cristian VII de Dinamarca


Los historiadores indican que el monarca podría haber sufrido esquizofrenia, lo cual explicaría sus ataques de ira.
18 octubre, 2020 01:54

 CURIOSIDADES DE LA HISTORIA DINAMARCA SEXO
J.B.
El lema que Cristian VII escogió al coronarse rey de Dinamarca y de Noruega fue el siguiente: "Gloria ex amore patriae" (Gloria por amor a la patria). Pese a que viviera la época de la Ilustración y realizara diversas reformas liberales desde el absolutismo, el amor hacia su país ha de matizarse.

Noticias relacionadas
 Carlos de Borbón, el nieto del Rey Sol que capturaba niñas para satisfacer sus depravaciones sexuales
 Felipe I de Orleans y sus fiestas prohibidas en palacio: engañó a su mujer con numerosos hombres
 El fracaso de la 'segunda Gran Armada' para invadir Inglaterra: una disentería venció a 150 buques
Siempre se le consideró un monarca débil y relegó la mayoría de las decisiones que concernían a la corona en terceros. Los historiadores especulan sobre su posible esquizofrenia, la cual daría una explicación a todos los despropósitos que realizó en la bella Copenhague.


Al contar con una gran cantidad de asesores y consejeros que decidían por él, Cristian dedicaba sus días a satisfacer sus deseos y vicios. El matrimonio tampoco recondujo la situación. En 1766, a los 17 años, se casó con la princesa de Gales Carolina Matilde de Gran Bretaña, hermana del rey Jorge III del Reino Unido. Juntos tendrían un hijo, el príncipe Federico, aunque desde el principio de la relación Cristián fue infiel a su esposa.


Fuera de palacio, Cristian VII se dedicaba a organizar todo tipo de fiestas y orgías a las que acudían las prostitutas más prestigiosas de la capital danesa. Entre las muchas que asistían a sus juergas, Anna Cathrine Benthagen era su favorita.


Al monarca no le preocupaba que el hecho de que tuviera una amante saliera a la luz. La traía consigo a la Corte, sin temer que su esposa pudiera increparle. De esta forma, Anna Cathrine Benthagen compartía la faceta monárquica de Cristian cuando acudía a los bailes de la Corte, y también lo acompañaba en sus orgías y en los burdeles. Se convirtió en la persona de confianza del rey danés.


Anna Cathrine Benthagen, la prostituta favorita del rey danés.
Anna Cathrine Benthagen, la prostituta favorita del rey danés.

Sus correrías no solo se basaban en el sexo y la infidelidad. La esquizofrenia del monarca le llevó a ser un delincuente en el país que él mismo regía. Tal y como señala el escritor Karl Shaw en 5 People Who Died During Sex: and 100 Other Terribly Tasteless Lists (Three Rivers Press), el rey solía golpear su cabeza contra las paredes del palacio hasta sangrar.

Asimismo, se reunía con sus amigos para realizar todo tipo de actos vandálicos, "ocasionalmente destrozando burdeles". Su locura le llevó a tener varios altercados con la policía de Copenhague.

Aquellas nocturnas fiestas vandálicas llegarían a su fin y poco a poco el rey desapareció de la vida pública. Sus últimos años de vida los dedicó a firmar los documentos que le presentaba el Consejo. Murió el 13 de marzo de 1808, a los 59 años.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #902 en: 26 de Octubre de 2020, 06:54:20 am »
Una curiosidad...


Hernando de Alarcón, Pedro Antonio de Alarcón y Pablo Iglesias.

Un antepasado de Pablo Iglesias fue capitán de los Reyes Católicos: el 'secreto' de su árbol genealógico
Según una investigación de MyHeritage, desciende de Martin de Alarcón, que intervino en la conquista de Granada. Recibió títulos nobiliarios
25 octubre, 2020 02:22

Jaime Susanna @jaimesusanna

“Usted es el hijo de un terrorista”. Aunque esa frase no conste en los diarios de sesión del Congreso de los Diputados, está en las hemerotecas y memorias de muchos. La pronunció la otrora portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, contra el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, el pasado 28 de mayo en una sesión de control en la Cámara Baja. Lo que seguramente desconocía la defenestrada política es que ella no es la única con raíces nobles.

La polémica acusación de Álvarez de Toledo podría completarse —y matizarse— de la siguiente forma: usted es el hijo de un militante del FRAP, el nieto de un condenado a muerte al que se le conmutó la pena y acabó trabajando en un ministerio franquista, el sobrino-chozno de un exitoso escritor y descendiente —no se sabe exactamente en qué grado— de un capitán de la guardia de los Reyes Católicos. Ahí es nada.

Esto ha descubierto la web myheritage.es, un portal dedicado a construir árboles genealógicos, en su mayoría, creados por los propios usuarios para conocer mejor sus orígenes. "Nos encantó hacer este descubrimiento. Esta debe ser una rama de la familia que no estaba demasiado trazada, aunque estamos hablando de antepasados medianamente cercanos somos conscientes que no en todas las familias la historia familiar se preserva", asegura Sonia Meza, gerente de MyHeritage en España y América Latina.

Meza cuenta que MyHeritage siempre está buscando sorpresas de este tipo. Otros famosos tienen ya también su árbol creado, o mejor dicho, el árbol de familiares con los que comparten los mismos antepasados. Tras un par de semanas de investigación, esto es lo que han descubierto de la curiosa genealogía del vicepresidente Pablo Iglesias. Retrocedamos cinco siglos atrás.
El “valeroso capitán”

El vicepresidente es un republicano declarado, pero tiene un antepasado que estuvo a las órdenes directas de los Reyes Católicos, nada menos. Era Martín de Alarcón, capitán de la Guardia Real y progenitor de los Marqueses de Trocifal y los condes de Torresvedras.

Las hazañas del llamado “valeroso capitán” vienen recogidas en el cuarto tomo de las Relaciones genealógicas de la casa de los marqueses de Trocifal; condes Torresvedras; su varonía Zevallos de Alarcón, y por la casa, y primer apellido Suárez. El libro está firmado por Antonio Suárez de Alarcón e impreso en Madrid en 1656, es decir, casi dos siglos después de la toma de Granada, en la que Martín de Alarcón participó.
Hernando de Alarcón, sobrino de Martín de Alarcón el valeroso capitán. Es el primer miembro de la familia del que se conoce una imagen. Grabado de Pedro Perete.

Hernando de Alarcón, sobrino de Martín de Alarcón el "valeroso capitán". Es el primer miembro de la familia del que se conoce una imagen. Grabado de Pedro Perete. BNE

“Fue Martín de Alarcón uno de los insignes capitanes que se hallaron en las guerras y conquista del Reino de Granada (...) que tuvo en custodia al Rey Moro de Granada, y al Infante su hijo, y fue nombrado juntamente con el Gran Capitán Gonçalo Fernández de Córdoba para las capitulaciones y entrega de aquella ciudad como todo lo escriben muchos historiadores, de cuyo crédito me valdré luego”.

El “valeroso capitán”, amigo personal de Fernández de Córdoba, tenía a su cargo la fortaleza de Porcuna (Jaén), donde les fue entregado a Isabel y Fernando el último sultán del reino nazarí de Granada, Muhammad XII, también llamado Boabdil el Chico por los cristianos. Allí estuvo el sultán “cerca de nueve años” bajo la vigilancia de Martín de Alarcón, hasta que Fernando el Católico hizo un trato con él para que le ayudara a derrocar a su padre y tomar Granada.

Tras una guerra civil en el reino nazarí y un embrollado juego de tronos, Granada cayó en 1492. Así fue, en parte, gracias a un antepasado de Pablo Iglesias. Al capitán y al vicepresidente les separan unas 14 generaciones, siguiendo la secuencia lógica de las fechas.
'La rendición de Granada' por Francisco Pradilla y Ortiz.

'La rendición de Granada' por Francisco Pradilla y Ortiz. Wikipedia

Hay versiones dispares sobre lo que ocurrió con Martín de Alarcón tras la toma de Granada. Un autor sostiene que se lanzó a las guerras italianas junto a Fernández de Córdoba. Otros lo contradicen ya que al parecer ya había muerto cuando se cumplía el año 1497. Sea como fuere, en algo coinciden todos: “Fue Martín de Alarcón uno de los más celebrados Capitanes desta guerra [la de Granada] como se reconoce de los que dizen tantos autores”.

Aún no sabemos si Pablo Iglesias es conocedor de estos datos de su pasado y si le será de mucho agrado. En una ocasión, mucho antes de su vicepresidencia y moño, tachó de “patrioterismo rancio, inculto y reaccionario” que Esperanza Aguirre celebrara el aniversario de la toma de Granada.
Los Alarcón de Guadix

Los primeros antepasados del vicepresidente de los que se conocen fotografías son Pedro de Alarcón Carrillo y Joaquina Teresa Ariza Ferrer. Él fue regidor perpetuo de Granada y escribano de número de la Ciudad de Guadix. A ella no se le conoce oficio.

De este matrimonio nacieron nueve hijos con nombres muy elaborados. El más notable de ellos fue Pedro Antonio Joaquín Melitón de Alarcón y Ariza, escritor, periodista, poeta, político, dramaturgo y diplomático. De joven fue un liberal exaltado -en 1854 azuzó la rebelión de la Vicalvarada- y posteriormente se convirtió a un conservadurismo moderado. Una de sus obras más famosas fue El sombrero de tres picos, llevada al ballet de la mano del compositor Manuel de Falla y al cine hasta en tres ocasiones.
Joaquina Teresa Ariza Ferrer y Pedro de Alarcón Carrilo, abuelos en quinto grado de Iglesias.

Joaquina Teresa Ariza Ferrer y Pedro de Alarcón Carrilo, abuelos en quinto grado de Iglesias. MyHeritage

También la pareja de este, Enriqueta Lozano, fue una notable autora del romanticismo tardío. Sin embargo, esta relación no terminó en matrimonio debido a incompatibilidades de fe. Ella, devota creyente; y él, ateo confeso. No ha lugar. Posteriormente, Enriqueta tuvo 12 hijos con Antonio Vílchez. Él tuvo cinco con Paulina Contreras.

De la vida del hermano mayor del escritor, Pedro Joaquín Víctor de Alarcón, se conocen muchos menos datos. Sabemos que se casó con María de los Dolores Roquier y Gómez, de la que enviudó en 1890. De ese matrimonio nació Joaquina de Alarcón Roquier, quien continúa la saga familiar que desembocó en el líder de Unidas Podemos.
El escritor Pedro Antonio de Alarcón.

El escritor Pedro Antonio de Alarcón. Wikipedia

En las siguientes dos generaciones el apellido Alarcón se disuelve en el árbol genealógico de Pablo Iglesias al haber dos mujeres en la línea temporal. El primer apellido del vicepresidente viene por parte de su abuelo paterno, protagonista de una curiosa historia que ya contó este periódico.
Condena y absolución

Manuel Revertino Benito Iglesias Ramírez, el abuelo de Pablo, nació en Villafranca de los Barros (Badajoz) en 1913. Estudió Derecho en Sevilla y, al terminar la Guerra Civil, fue apresado y condenado a muerte. Estaba acusado de haber participado en el rapto y asesinato del marqués de San Fernando, Joaquín Dorado y Rodríguez y su cuñado Pedro Ceballos, ocurrido en Madrid al poco de estallar la guerra. Eso, unido a haber sido un destacado miembro de la Federación Anarquista Ibérica (FAI), era una invitación directa al otro barrio.

Las pruebas contra él eran muy cuestionables y, para su fortuna, varios falangistas y curas de su pueblo natal intercedieron por él y le salvaron la vida. No solo fue absuelto, también consiguió un empleo en el ministerio de Trabajo regido entonces por el falangista de línea dura José Antonio Girón. Durante aquellos años fue escalando socialmente y llegó a trabajar en la llamada Casa Sindical, en el madrileño Paseo del Prado, el mismo edificio donde ahora tiene un despacho su nieto.
Retrato contemporáneo de Manuel Iglesias Ramírez, abuelo de Pablo.

Retrato contemporáneo de Manuel Iglesias Ramírez, abuelo de Pablo. FPI

Del padre de Iglesias, Francisco Javier, poco hay que decir que no se haya dicho ya. En su juventud fue miembro del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), algo que la derecha ha usado como arma arrojadiza en varias ocasiones contra el actual vicepresidente.

Antes incluso de que Cayetana Álvarez de Toledo formulara la frase que abre este reportaje, el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch fue condenado a pagar 15.000 euros a Francisco Javier Iglesias por “intromisión ilegítima y una vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen”.

Esta condena le fue impuesta por escribir el siguiente tuit: “Del nombre de este policía tampoco se acuerda nadie. José Antonio Fernández Gutiérrez, asesinado por el FRAP, grupo terrorista comunista, el 1 de mayo de 1973. Entre los miembros detenidos después estuvo el padre de Pablo Iglesias. Como llegó la amnistía, nunca fue acusado nadie”.

Posteriormente Tertsch intentó matizar sus palabras, pero de nada sirvió. La acusación, además, era falsa. Al padre de Iglesias le detuvieron por repartir propaganda sobre el Primero de Mayo y no por un delito de sangre. Es más, para cuando fue detenido, el asesino de José Antonio Fernández Gutiérrez llevaba tiempo en la cárcel.

Llegados al día de hoy, la saga de Martín de Alarcón, aquel “valeroso capitán” que ayudó a tomar Granada, continúa con dos apellidos que constantemente copan titulares: Iglesias y Montero. Los pequeños Aitana, Manuel y Leo siguen engrosando un árbol genealógico que, a su manera, es un reflejo de la historia de España.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #903 en: 31 de Octubre de 2020, 07:33:40 am »

El rey portugués que engañó a su mujer acostándose con monjas: tuvo dos hijos con ellas

Juan V de Portugal, en lugar de visitar los prostíbulos como otros monarcas de su época, frecuentaba los conventos cercanos a la corte.
31 octubre, 2020 00:57



J.B.

Uno de los acontecimientos más importantes de Portugal durante la monarquía de Juan V fue la explotación de oro en Brasil. Este metal preciado había sido descubierto en la lejana región americana hacia 1690 y todo indicaba que el reinado del joven monarca sería próspero y duradero.

Juan ascendió al trono en mitad de la Guerra de Sucesión española. Débil y enfermo, y sin haber logrado descendencia, Carlos II el Hechizado se había visto obligado a rehacer su testamento y nombrar como descendiente a su sobrino Felipe de Borbón, el candidato por el que había apostado Francia. Ese traspaso de poderes en el trono español provocó un sangriento conflicto de armas a nivel continental, que se desarrollaría desde 1701 a 1713.

Toda Europa movilizó a sus tropas, incluida Portugal. Para el año 1710 se calcula que 1,3 millones de soldados de ambos bandos habían sido movilizados, por lo que el baño de sangre y muerte estaba asegurado. Según los cálculos del historiador catalán Joaquim Albareda, que ha pasado buena parte de su vida documentando un enfrentamiento que puede ser visto como una suerte de primera guerra mundial, las hostilidades desatadas se cobraron 1.251.000 muertos en Europa.
María Ana de Austria, esposa de Juan V de Portugal.

María Ana de Austria, esposa de Juan V de Portugal.

En este conflicto, Juan V se alineó con la Reina Ana de Gran Bretaña y el Emperador Leopoldo I contra España y la gran potencia continental, Francia, la gran derrotada de la contienda. El rey portugués buscaba afianzar el poder portugués de cualquier manera y para ello buscó una alianza matrimonial. En octubre de 1708 contrajo matrimonio con su prima María Ana de Austria, hija del Emperador Leopoldo I de Habsburgo y Leonor Magdalena de Palatinado-Neoburgo, para acercarse a Austria y tener aliados en el centro de Europa.

Con ella tuvo hasta seis hijos, aunque dos de ellos murieron durante su infancia. No obstante, y pese a todo el tiempo que le requería la política internacional de aquella época, su esposa no era suficiente para él. Juan, sediento de nuevas mujeres con las que yacer, recurrió al Convento de Odivelas, en la ciudad de Lisboa, para acostarse con monjas del convento.

Sus encuentros con las religiosas fueron tan continuos que era imposible que estas no quedaran embarazadas en algún momento. De esta manera, Juan V de Portugal tuvo hasta dos hijos varones con sus amantes monjas —también tuvo un tercer hijo con una mujer cuya identidad se desconoce—. Lejos de abandonarlos a su suerte, fueron educados en el Monasterio de Santa Cruz, en Coimbra.
Hijos bastardos

Gaspar había nacido del encuentro entre Juan V y la monja Madalena Fernandes de Silva. El hijo se convertiría con el paso de los años en arzobispo de Braga. Por su parte, su amante más frecuente fue la Madre Paula de Odivela. Fruto de su aventura fue José de Braganza, quien se convertiría en inquisidor general de Portugal.

Como era evidente, el heredero al trono de Portugal no sería sino uno de los hijos legítimos del matrimonio entre María Ana de Austria y Juan V. Así, José I de Portugal, nacido en 1714, fue coronado rey en el año 1750. Ese mismo año Juan V había muerto dejando tras de sí una vergonzosa herencia ilegítima con algunas de las siervas de dios.










Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #904 en: 07 de Noviembre de 2020, 06:44:16 am »
Dormir?...querrá decir follar.





María de Médici, Enrique IV de Francia y Catalina Enriqueta de Balzac d'Entragues.

Las travesuras de Enrique IV, el rey francés que quiso dormir con su esposa y su amante
A lo largo de sus dos matrimonios, el rey francés no disimuló en su ansia por yacer con numerosas mujeres.
7 noviembre, 2020 02:00

J.B.

Desde que era joven, Enrique IV de Francia fue infeliz en el amor. En una Europa inestable donde cualquier conflicto podía desencadenar una guerra, los matrimonios eran un recurso para sellar alianza y predicar la paz. En este sentido, con el propósito de alcanzar la reconciliación entre los bandos católicos y hugonotes, se concertó un matrimonio entre Enrique y Margarita de Valois en el año 1572.

Aquella decepción hizo que el joven Enrique, aún sin haberse proclamado rey y casado para la eternidad, buscara el placer en sus amantes. Prostitutas, nobles, monjas... Nadie se escapaba de la mirada del futuro rey. Encontró a una mujer que le sedujo durante un tiempo, Fleurette de Nérac, primera amante de la que se tiene constancia. Era vecina de la villa de Nérac e hija de un jardinero del castillo. Tras conocerla a través del padre, iniciaron una relación secreta.

La leyenda afirma que el aspirante al trono la abandonó. Después de aquel trágico final, Fleurette habría acabado quitándose la vida arrojándose al río Baïse. Sin embargo, la primera amante de Enrique IV vivió al menos 16 años más tras haber finalizado su aventura amorosa.

A partir de Fleurette, se cuentan en decenas las mujeres con las que Enrique engañó a su esposa. Por su parte, el trato de ambos era tenso y sin ningún tipo de confianza mutua. Él la aborrecía y cuando se coronó rey de Francia en el año 1589 no disimuló lo más mínimo al introducir a sus amantes en palacio.

En esta nueva vida como monarca conoció a Diana d’Andouins, condesa de Guiche y mujer con gran poder a la que podía pedir ayuda siempre que lo necesitara. Diana era una de las mujeres más adineradas del sur de Francia y siempre se mantuvo fiel a su amado Enrique IV. El monarca, necesitado de efectivos para las guerras de la Liga que estaban sucediendo en el territorio, vendió todas sus joyas para poder costear un ejército de aproximadamente 20.000 gascones que socorrieran al rey.

Y es que Enrique IV debía hacer frente a un movimiento de insurrección que pretendía imponer el catolicismo en Francia. Como enemigos del protestante francés se encontraban el papa, la reina Catalina de Médici y el rey Felipe II de España, entre otros. Ante un enemigo de tal magnitud, toda ayuda era escasa para el rey francés.

Esta anécdota que narra la ayuda que le brindó su amante para la guerra la explica el poeta, narrador e historiador Théodore Agrippa d'Aubigné, quien además recalca que el rey le prometió contraer matrimonio con ella por su valerosa ayuda.

Gabrielle de Estrées

Pero lo cierto es que Enrique IV tampoco amaba a Diana, por lo que no pretendía aventurarse en un nuevo matrimonio infeliz -suficiente tenía con Margarita de Valois-. Con quien sí pensó en anular su matrimonio con su esposa fue con Gabrielle de Estrées, aunque para desgracia del rey, y alivio de Margarita de Valois, Gabrielle fallecería por una intoxicación alimentaria el 10 de abril de 1599.

No obstante, aquella situación era insostenible y el papa terminó por anular el matrimonio de Margarita de Valois y Enrique V de Francia. En menos de un año, Enrique se volvió a casar, esta vez con María de Médici, gozando de apenas unos meses de soltería. Asimismo, la fidelidad brilló por su ausencia en esta nueva relación.

Catalina Enriqueta de Balzac d'Entragues, hermosa e inteligente, sedujo al monarca francés. Tal y como explica el escritor Philippe Erlange, Enrique IV "tenía una concepción árabe del matrimonio, haciendo que su esposa conviviera y conociera a las amantes". La introducción de Catalina en la corte generó una gran polémica y sería calificada por María de Médici como "esa puta". María era celosa y no soportaba cruzarse con las amantes de su marido en el palacio.

Las infidelidades de un rey incapaz de saciarse sexualmente solo cesarían con su muerte. El 14 de mayo de 1610, el fanático católico François Ravaillac, asesinó al rey de Francia de una puñalada, dejando viuda a su mujer y huérfanos a sus hijos legítimos y bastardos.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #905 en: 16 de Noviembre de 2020, 06:35:27 am »

Las infidelidades de Josefina a Napoleón Bonaparte: no se acostaba con él por su micropene

Mientras el militar realizaba campañas por toda Europa, Josefina se encontraba en Francia rodeada de hombres que le satisacieran mejor que su esposo.
15 noviembre, 2020 02:19


J.B.

La figura de Napoleón Bonaparte siempre ha oscilado entre la realidad y la ficción. Sus enemigos británicos arrojaron todo tipo de bulos para deslegitimar y desprestigiar a uno de los militares y estadistas más importantes de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Sin embargo, con las propias manías y actitudes de quien fuera proclamado como emperador de los franceses no hacía falta caer en inventos despectivos.

El corso manifestaba una desorbitada obsesión por la limpieza. Durante sus campañas militares obligaba a que le enviaran ropa de cama y trajes a diversas localizaciones porque los ensuciaba deprisa: "La menor mancha le hacía retirar una pieza de ropa y también la menor diferencia sobre la calidad del lino. No se cansaba de decir que no quería ir vestido como un oficial de la guardia", relata Madame de Rémusat, la joven a quien Napoleón nombró dama de compañía de la emperatriz Josefina de Beauharnais.

Fue esta relación, la consolidada entre Josefina y Napoleón, quienes se casaron el 9 de marzo de 1796, la que hizo florecer los miedos, complejos y abusos del emperador de Francia. Josefina, nacida en el año 1763, se había codeado con las altas élites incluso en plena época de revolución, cuando las amistades podían perfectamente condenar o perdonar a un individuo. Era una mujer decidida y con gran carisma. Había estado casada previamente con el aristócrata Alejandro de Beauharnais y tras su separación conoció a Napoleón en casa de Madame Teresa Tallien. Allí empezaría una relación turbulenta entre la mayor autoridad de Francia y su futura esposa.

En primer lugar, el corso se sentía inferior ya que su esposa había tenido una gran trayectoria con diferentes hombres antes de contraer matrimonio con Napoleón. Entre otros, se dice que fue amante de Paul François Jean Nicolas Barras, uno de los personajes más relevantes de la Revolución francesa.

Asimismo, se sentía comprometido a la hora de practicar sexo con su mujer. El pene de Napoleón, que según la leyenda medía cuatro centímetros por los efectos de una enfermedad glandular, se expuso en 1927 en el Museo de Artes Francesas de Nueva York. Un periodista de la revista Time que acudió a la exhibición lo definió como "la tira maltratada de un cordón" y otro reportero de "anguila encogida". Nadie sabe cómo llegó el miembro hasta nuestros tiempos, pero lo cierto es que tenía verdaderos problemas para yacer con su esposa.

Napoleón, así como logró grandes victorias en el campo de batalla por su valentía, se mostraba indefenso en el acto más íntimo que existe para el ser humano. Evitaba acostarse con su mujer y las pocas veces que sucedía desesperaba a Josefina. Finalmente, la paciencia de Josefina llegó a su fin y mientras el militar salía victorioso llevando la bandera francesa por toda Europa, ella se dedicó a coleccionar todo tipo de joyas y amantes. En la ciudad de París era conocida por su carácter derrochador y su pasión por el lujo.

En un documental de la BBC sobre Napoleón Bonaparte, el historiador Andrew Roberts explica que el emperador era un hombre muy celoso, lo cual se confirma gracias a las cartas que este le enviaba a su infiel esposa. "¿Me has olvidado? ¿O es que sabes que no hay mayor tormento que no recibir una carta de mi amor?", escribía Napoleón, quien enviaba mínimo una carta al día de su puño y letra. Mientras, Josefina se encontraba en Francia rodeada de hombres que le satisfacían mejor que su esposo.

Aquella tóxica relación donde sin lugar a dudas la emperatriz era la figura intimidante llegó a su fin el 10 de enero de 1810. Se separaron sin haber concebido un hijo y Josefina se trasladó a vivir al Castillo de Malmaison mientras que Napoleón probaba suerte con un nuevo matrimonio. Josefina falleció el 29 de mayo de 1814, por complicaciones de un resfriado y fue enterrada en la iglesia de San Pedro y San Pablo de Rueil. Napoleón jamás la olvidó, ni siquiera en su lecho de muerte, donde se dice titubeó su nombre.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 188646
Re:CURIOSIDADES
« Respuesta #906 en: 28 de Noviembre de 2020, 06:40:10 am »

El Borbón que se construyó un hotel para sus fiestas homosexuales prohibidas


El duque de Vendôme jamás llego a querer a su esposa Francisca de Lorena ya que el casamiento no fue sino una excusa para tapar su homosexualidad.
28 noviembre, 2020 02:43

 FRANCIA HISTORIA SEXO
J.B.
César de Borbón-Vendôme nació en junio de 1594 fruto de una relación ilegítima. Su madre, Gabriela de Estrées, era la amante favorita del rey Enrique IV, quien en esos momentos se encontraba casado con Margarita de Valois. Gabriela falleció en extrañas circunstancias, por lo que su hijo César se convirtió en lo único que el monarca francés mantenía de la mujer que verdaderamente amaba.

Noticias relacionadas
 Pedro II, el rey español que cometió adulterio con su propia esposa (sin saberlo)
 Felipe I de Orleans y sus fiestas prohibidas en palacio: engañó a su mujer con numerosos hombres
 Sexo, drogas y derroches: el primo de Alfonso XIII expulsado de la familia real por sus correrías
Debido a la ilegitimidad de la relación, no pudo heredar el trono. Mientras la corona pasaba a Luis XIII y posteriormente a Luis XIV, conocido como el Rey Sol, César se dedicó a disfrutar de los privilegios que le facilitaba ostentar el ducado de Vendôme. Fundó la Casa de Borbón-Vendôme y además fue duque de Beaufort y duque de Étampes.


Pese a ser homosexual, contrajo matrimonio con Francisca de Lorena en 1608 en una ceremonia celebrada en el Palacio de Fontainebleau. Francisca era una rica heredera de Felipe Manuel, duque de Mercœur. Sin embargo, él jamás llegó a quererla ya que el casamiento no fue sino una excusa para tapar su homosexualidad.



Retrato de César de Borbón en su juventud.
Retrato de César de Borbón en su juventud.

De esta forma, el duque recurrió siempre a amantes para encontrar el amor y satisfacerse sexualmente. Mientras tanto, participó en numerosas conspiraciones políticas y religiosas, por lo que en más de una ocasión se vio obligado a abandonar Francia y buscar refugio en el exilio.

Hotel de Vendôme
Tras su estancia en Holanda y posteriormente en Londres, regresó y se asentó finalmente en Francia poco antes del inicio de la regencia de Luis XIV. Para conseguir esa estabilidad que siempre se le había negado, participó activamente en las campañas de su sobrino, el Rey Sol.

Fue nombrado gobernador de Borgoña en 1650 tras conducitr las tropas reales contra los rebeldes y al año siguiente le nombraron Gran Almirante de Francia. Incluso combatió contra los españoles en Barcelona en el año 1655.

Aquellas misiones le permitieron instalarse a largo plazo en París. Entre sus proyectos ordenó levantar un hotel, el Hotel Vendôme, cerca del actual Distrito I. Allí finalmente pudo organizar sus correrías con todo tipo de hombres y amantes que disfrutaban de la nueva construcción. La homosexualidad en Francia estaba prohibida en el siglo XVII y el hotel se convirtió en un paraíso a la vez que en un refugio liberador.

Retrato de César de Borbón.
Retrato de César de Borbón.

Tal y como explica el catedrático y académico Louis Crompton en su libro Homosexuality and Civilization, "el Hotel Vendôme en París era conocido como el Hotel Sodoma". Los parisinos conocían la tendencia homosexual del duque y comparaban lo que sucedía tras los muros de aquel enorme hotel con la "sodomía" de la antigua ciudad bíblica.

Mientras seguía con su esposa y tras haber formado una familia con hasta tres hijos, César de Borbón se escapaba siempre que tenía ocasión a su hotel. No obstante, en 1665 falleció el duque y dueño del hotel. No solo dejó a su engañada mujer viuda, sino que much