Autor Tema: CURIOSIDADES  (Leído 178375 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #960 en: 19 de Diciembre de 2022, 08:06:05 am »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #961 en: 24 de Diciembre de 2022, 07:50:43 am »
La reina María Cristina: vaya tela


Mujer rancia y con adusto gesto conservado en formol, en el año de 1833 se hizo con las riendas de un país de locos donde el absolutismo, su policía política y espadones afines recordaban los tiempos de su impresentable maridito


María Cristina (Fuente: Wikimedia)
Por Á. Van den Brule A.
24/12/2022 - 05:00
"Sabemos que nos mienten. Saben que nos mienten. Saben que sabemos que nos mienten. Sabemos que saben que sabemos que nos mienten. Y, aun así, siguen mintiendo". Alexander Solzhenitsyn. No entiendo de que nos quejamos los españoles, pues tenemos los mejores políticos que el dinero pueda comprar. Hace unos años un partido ”mucho” diestro dejó temblando los cimientos del Pacto de Toledo (pensiones) con un butrón que no quiero rimar, pero que nos salvó según el portador de su ilustre y ocular rictus delator, del rescate europeo. Poco antes, dos angelitos que nunca conocerán las mazmorras, dejaron a los trabajadores de una región sureña esquilmados hasta el tuétano, y más recientemente un atildado guapetón rodeado de hermosas ministras le está haciendo un roto al país de aquí te espero con el tema de la deuda externa que uno ya piensa que va a ser eterna. Pero tranquis, los japoneses deben tres veces su PIB y el país no se viene abajo por más filigranas que hagan sus brutotes colosos del Sumo. A ver si nos aclaramos, España no se hunde porque los chorizos se guarezcan en Suiza o en la Isla de Man, en Caimán o Jersey, no. Arquímedes (lo recuerdo cuando iba al cole en uno de esos días que no me echaban por enredar), decía que en un cuerpo que está dentro del agua actúan sobre él dos fuerzas; una, el peso del cuerpo, que va hacia abajo, la otra, el empuje del agua sobre el cuerpo, que va hacia arriba. Salvo que el tal Arquímedes no se hubiera excedido con el morapio, la conclusión es bastante clara: el empuje del agua es igual al peso del volumen del líquido desplazado por el cuerpo que pulula encima de ella.

Pues bien, desde que tengo uso de razón, esto es, desde hace poco que se me rompió la televisión y me quede in albis, cuanto más nos roban a los españoles mejor marcha el país, pues lo que desalojan nuestros bienamados padres de la patria hace que la nave no se hunda. Es que no nos enteramos, leñe. Y para acabar con esta coña decir que a mí, personalmente, me gustaban más los tiempos románticos en los que los cacos se cubrían con un pasamontañas. Qué tiempos aquellos en los que el pretendiente declaraba su oficio y la fémina ruborizada impostaba un mohín mientras se entregaba discretamente al malvado vaciador de bancos. Ahora que llevan trajes de Armani es más complicado detectarlos.
Vamos al alpiste

Es sabido que hemos tenido algunos monarcas con tendencias a emular al inspector Gadget, esto es, con sofisticados brazos telescópicos, ojo avizor, avanzadas habilidades cleptocráticas, incontestable pericia de ilusionistas y a la mínima que te despistas y ¡zas!, estabas en calzoncillos. La madre de la lujuriosa Isabel II, la voraz monarca Doña M. Cristina de Borbón, tenía un ADN hecho de hormigón armado y un dominio palmario en lo tocante a la ley de los vasos comunicantes o deslocalización de objetos. Sus capacidades artísticas de afanar eran de una maestría inigualable y su desmedida ambición era legendaria. Para ponernos en situación hay que recordar que el maridito de esta incalificable criatura (si hemos de apelar a un lenguaje correcto), el llamado rey “felón” o Fernando VII, estaba a la sazón sumergido en láudano y en la recién patentada morfina (1803/Friedrich Wilhelm Sertürner) mientras la vida le recordaba la irreversible caducidad de la materia. Abusando del permanente colocón de su atrabiliario cónyuge, la aviesa María Cristina de Borbón, que nunca mostró afecto visible por el monarca más atroz que ha regido los destinos de nuestra patria, le daba caña de la buena a este inválido mental en sus postreros días. Forzó a su moribundo maridito a firmar el decreto que revocaba la Pragmática Sanción trucando la sucesión en favor de la descocada Isabel II. A partir de ahí pensó que ancha era Castilla y que su poder era omnímodo e incontestable.

María Cristina fue la sobrina (y cuarta esposa) del tarambana de Fernando VII. Mujer rancia y con adusto gesto conservada en formol, en el año de 1833 se hizo con las riendas de un país de locos donde el absolutismo, su policía política y espadones afines recordaban los tiempos de su impresentable maridito.

Su naturaleza de urdimbre abrumadora, su omnipotencia casi divina y su desprecio absoluto por su pueblo, la definieron como un personaje de pronóstico reservado (como su progenitor y su propia hija). Mientras tanto, la línea de flotación del país se hundía más en la historia a causa de sus incompetentes coronados. Pero la cuadratura del círculo es una loable aspiración filosófica y matemática que en lo que afecta a lo humano y sus relaciones sociales no alcanza nunca a materializarse. La reformada Pragmática Sanción no llegaría a buen puerto, ya que el malandrín de Fernando VII sorpresivamente se rehabilitó (de su salud solamente) retornando a sus antiguas aficiones, entre las que destacaba esquilmar a sus súbditos, intervenir el erario público hasta crear telarañas en las arcas del estado, hacer limpia de los conspiradores auténticos o sospechosos y su máxima especialidad; descarrilar el estado a cualquier precio. A la postre, este aberrante monarca que hizo de la traición un arte y de la represión su distracción personal, palmó gracias a que su creador tuvo un momento de lucidez y finalmente se apiadó de nuestro castigado reino.

Pero por poco tiempo…

Con la regente María Cristina y su desastrosa hija Isabel II, la pérdida de legitimidad política experimentada por los gobiernos posteriores, la binaria polarización del poder en esta hermosa nación de lúgubre trastienda, etc. son secuelas que se atribuyen a esta etapa en la que la corrupción se convierte en una calamidad nacional.

El sustantivo corrupción tiene su origen en la voz latina corruptio. Llama la atención que la acepción más antigua de esta palabra es la de 'muerte de los seres vivos', de lo que se deduce que la corrupción es lo opuesto a la generación de vida. "Era sin duda una persona carente de vergüenza que se amparaba en la más absoluta impunidad" Finalmente, se hizo la luz y la mendaz criatura abdicó en el general Espartero (el del equino con colosales atributos). En sus escasas entendederas no cabía el cambio de tendencia en los tiempos. Europa se iba reciclando, renunciar al absolutismo era indispensable para acceder al futuro, el Antiguo Régimen era el pasado. Esta mujer que odiaba la cultura ignoraba que hacía unos años, unos clarividentes idealistas en Cádiz, habían engendrado un texto de apariencia salvífica llamado 'La Pepa' y que por ella habían muerto miles de hombres y mujeres entregados a la causa de la libertad. Esta botarate regia de ambiciones económicas desmedidas, era sin duda una persona carente de vergüenza que se amparaba en la más absoluta impunidad. La población no daba pábulo a los abusos de esta máquina devoradora de los bienes públicos, pues arramplaba con cualquier cosa que tuviera un mínimo de brillo; era un testimonio vivo de la amoralidad inhumana. Agustín Muñoz era su cónyuge y maridito (en segundas nupcias) chorizo y cleptócrata consumado de fama internacional. Tras la tramoya de su mujercita, su carta credencial en el mundo de los negocios se elongaba en un elegante escorzo egipcio con la palma de la mano siempre presta. Ambos se hicieron de oro con el esclavismo y el saqueo más impune. En 1844 era la primera fortuna del país. Esta reina aprovechó bien el periodo ventana que le ofreció la regencia, pues no se conformaba con el chocolate del loro, no, era más de Lady Godiva. Afortunadamente, el pueblo español se levantó sobre su desgracia. En 1854 cuando el clamor sonaba como las trompetas de Jericó, aquella mujer que vino de Nápoles con lo puesto, fue expulsada sin contemplaciones del suelo patrio. Qué país, qué karma.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51136
  • Verbum Víncet.
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #962 en: 24 de Diciembre de 2022, 10:33:06 am »
Pues de aquellos polvos. . . éstos lodos. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #963 en: 29 de Diciembre de 2022, 08:17:02 am »
La cara de una hormiga vista muy de cerca...


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #964 en: 02 de Enero de 2023, 09:48:16 am »

Un agricultor ugandés de 67 años con 12 esposas, 102 hijos y 568 nietos: "No conozco a todos los niños de mi casa por su nombre"


El elevado coste de vida para mantener a su familia, le ha obligado a tomar la decisión de no tener más hijos.



Su nombre es Mzee Musa Hasahya, tiene 67 años, es agricultor y su vida matrimonial empezó a los 16 años en el pueblo de Lusaka, situado en Uganda. Desde entonces, ha contraído matrimonio con 12 mujeres y ha forjado la familia más extensa con 102 hijos y 568 nietos.

En su pueblo, la poligamia es legal y, aunque creció en la pobreza extrema, Mzee pronto consiguió cambiar su condición y empezó a acumular riquezas y prestigio. Poco después, durante varias décadas pasó a ser el presidente de su aldea. La finalidad de este cometido no era otra que asegurarse un 'sí'  de la familia cada vez que él se mostrara interesado en alguna mujer.

Desde que contrajo matrimonio a sus 16 años, continuó diciendo el 'sí quiero' a diferentes mujeres hasta sus 21 años. Hasta entonces, Mzee sólo había tenido dos hijos lo que amenazaba con extinguir su clan. "Mi difunto padre tenía dos esposas pero solo tuvo dos hijos. Esto arriesgó la extinción de nuestra familia y clan", explicó Mzee.

De esta manera, el agricultor ugandés empezó a ampliar su familia y tuvo 100 hijos más para asegurarse que su línea de sangre perdurara. Ahora, la labor de seguir ampliando su clan la tienen sus hijos y nietos.

Mzee afirma no poder decir cuál de sus hijos pertenece a qué esposa y admite que no conoce a todos los niños de su casa por su nombre. Alrededor de un tercio de los hijos del agricultor viven con él y sus esposas en su hogar y el resto ha formado sus propias familias.

El agricultor ha asegurado no poder estar satisfecho con una sola mujer y añade que quien se conforma con una sola mujer es una "señal de haber nacido hombre pero con hormonas femeninas”.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #965 en: 09 de Enero de 2023, 15:47:54 pm »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #966 en: 13 de Enero de 2023, 07:57:57 am »
Un hombre convive con una modelo de silicona a tamaño real de su esposa fallecida


Historia de Adrián Parrondo • Ayer a las 19:05

https://www.youtube.com/watch?v=EbbRFIow0Lc

Tapas Sandilaya ha decidido rendir tributo a su esposa fallecida, Indrani, cumpliendo su último deseo. Murió a los 39 años víctima de la pandemia del coronavirus y, antes, le había pedido que si ella moría antes que él, recrearía una estatua realista de ella.

El hombre, de 65 años de edad, ha relatado a The Times of India que tanto él como Indrani visitaron el templo Iskcon en Mayapur hacía ya una década. Durante el recorrido por el santuario, la estatua realista del fundador de la orden AC Bhaktivedanta Swami llamó la atención de los dos. "Fue entonces cuando Indrani me hizo saber su deseo de una estatua similar si falleciera antes que yo", relató entonces Tapas.

Un modelo de silicona
Fue así, cuando el año pasado él se puso en contacto con un escultor para recrear una modelo de silicona de tamaño natural de su difunta esposa. Pasó varios días trabajando junto al escultor para asegurarse de que la estatua se hiciera a su gusto. Tapas insistió en que la estatua tuviera la expresión facial de Indrani.


La labor conjunta de ambos tuvo como resultado final la imagen de una mujer de silicona de 30 kilogramos vestida con una sari de seda asamos, que Indrani había utilizado en la recepción de la boda de su hijo. La escultura se situó en un lugar especial en el interior de su hogar, en el que fuera el lugar favorito de la esposa de Tapas, sentada en el columpio de la casa.

La familia del hombre se opuso a cumplir con una idea de estas características, pero con el tiempo entendieron sus deseos y finalmente cumplieron con ellos. Algunos de sus familiares y vecinos incluso les ayudaron en la recreación. "Si podemos tener fotografías enmarcadas en casa después de la muerte de alguien, ¿por qué no una estatua?", se plantea.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51136
  • Verbum Víncet.
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #967 en: 13 de Enero de 2023, 08:37:04 am »
Que mal rollo. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #968 en: 14 de Enero de 2023, 07:38:53 am »
LA AMBICIÓN TIENE UN PRECIO
A los vikingos les gustaban los percebes: así llegaron a Galicia contra viento y marea


Por la ría de Arosa, cerca de dos centenares de drakkars y snekkar, entraron profunda y sigilosamente aguas arriba para saquear las tierras gallegas

Por Álvaro Van den Brule
14/01/2023 - 05:00

Lo que hace la literatura es equiparable a lo que hace una pobre cerilla en medio del campo en mitad de la noche. Una cerilla no ilumina apenas nada, pero nos permite ver cuánta oscuridad hay a su alrededor. William Faulkner Era el tiempo del siglo IX y también de la Edad Oscura. La Alta Edad Media se acercaba irremisiblemente al amenazante fin de los tiempos o milenarismo, había una sensación de abandono, vacío y orfandad en las iletradas gentes del momento, y un clero ignorante, codicioso y manipulador atizaba las conciencias de las pobres gentes para hacer caja ante el temor de que el más allá se estuviera acercando a marchas forzadas para cargarse a la ya sobradamente estigmatizada humanidad, culpable de un extraño pecado llamado original, un pecado que como la peste era imposible de erradicar y que lógicamente nos acercaba a nuestro creador, pues según las escrituras fuimos hechos a su imagen y semejanza. De este defecto de fábrica se deduce que había alguien que estaba tarado y solo podía haber un responsable. Lo que era evidente es que a nadie se le ocurría manifestar discrepancia alguna, pues los atentos siervos del señor estaban siempre prestos a encender una virtuosa barbacoa con cualquier librepensador que intentara deshacerse de la mugre tóxica a la que el populacho analfabeto era sometido. Quedaban aislados en lejanos lugares, cultos monjes que protegían el legado mágico de antiguas culturas en hermosas bibliotecas inaccesibles para el vulgo. Los desheredados habían quedado a merced de los poderosos y no se atisbaba signo alguno de libertad. Era una época literalmente monstruosa.

En las latitudes del norte de Europa, en las gélidas tierras escandinavas, existían unos marinos extraordinarios que habían hecho de la piratería de temporada un negocio redondo. En los momentos en que el deshielo se producía, esto es, en primavera, bajaban raudos hacia las costas del oeste del continente y en ocasiones se infiltraban hasta el mismísimo Mediterráneo. A esos guerreros despiadados les había llegado una inquietante noticia sobre un lugar sagrado en el que las riquezas y dádivas acumuladas por una institución llamada Iglesia prometían una grande y lucrativa experiencia. Aquellas tierras que una vez pertenecieron al Imperio Romano enviaban un mensaje invitando a estos terribles depredadores a una buena faena.

Primera parada: Galicia

Con cada información que goteaban los peregrinos, más se alimentaba su deseo de acercarse a visitar aquel santo lugar que era el transitado destino de los que todavía esperaban algo. La codicia de este pueblo que, entre los meses que van desde marzo hasta finales de agosto, antes de que las mareas de septiembre hicieran intransitable el océano, nunca auguraba otra cosa que no fuera una oleada de horror para sus víctimas.

Una de las expediciones que hicieron a la península ibérica fue de parada y posta en Galicia. Santiago de Compostela sería el codiciado objetivo. En la mitología escandinava lo llamaban Jakobsland. Sus ágiles naves sin quilla, proa ni popa, enormes embarcaciones que podían albergar hasta treinta remeros, accedían con facilidad el arribo a cualquier río, como en los casos del ataque a Sevilla en el año 844, donde sufrieron un correctivo importante perdiendo a más de tres centenares de los suyos. Quince años más tarde, las alegres ranas que, con su candoroso desenfado y desparpajo habitual croaban en las riberas del río Arga, guardaban un silencio sepulcral; Pamplona estaba siendo atacada por una enorme horda de vikingos que se habían desviado un pelín al remontar el Ebro. Su audacia, todo hay que reconocerlo, no tenía límites.

Las ambiciones del gigante Gunderedo

En el 968, el temible gigante Gunderedo o Gunrod para los amigos, primo del rey de Noruega Harald II, había fracasado en sendos ataques a vascos y cántabros en sus ansias por acaparar territorios y volver ufano a sus tierras. En su tercer asalto llegó a las puertas de Santiago de Compostela, arrasando sin contemplaciones la proverbial tranquilidad del pueblo gallego. Una orgía de terror se instaló inmisericorde y dio comienzo a la aparición del más desnudo horror vikingo en tierras gallegas Por la ría de Arosa, cerca de dos centenares de drakkars y snekkar (estos últimos tenían mayor calado que los primeros y estaban concebidos para navegaciones que demandaban gran seguridad), entraron profunda y sigilosamente aguas arriba. Controlados desde ambas orillas por los observadores del obispo Santiago Menéndez, este logró contener a aquella hueste furibunda durante cerca de una semana a base de arqueros que les imposibilitaban acercarse a tierra, pero el 29 de marzo una certera lanza vikinga lo dejó sin el imprescindible aliento vital. A partir de ahí una orgía de terror se instaló inmisericorde y dio comienzo a la aparición del más desnudo horror vikingo en tierras gallegas. Según el Cronicón Iriense, la llamada diócesis de Iria Flavia se convirtió en una sucursal del infierno en la tierra. Hacía décadas que los celebrados (por el cine) piratas escandinavos atacaban las costas gallegas para obtener condumio, arramplar con joyas y raptar féminas distraídas.

Casi tres años de saqueos

En el desembarco que precedió a la batalla de Fornelos, el noble Hermenegildo impidió el asalto a la ciudad amurallada por los romanos, pero no puedo evitar el total saqueo de la comarca. Parte de aquella hueste de piratas profesionales acabó en el puerto de Xunqueira para desde aquel embarcadero intentar arrasar posteriormente Santiago de Compostela. La antiquísima ciudad, según relata Álvaro Cunqueiro, sitiada y sin acceso a los alimentos más básicos, previendo que tarde o temprano acabarían pasándolos a cuchillo, decidió pagar un rescate para impedir que se alargara el proceso. Casi tres años permanecieron en Galicia saqueando todo lo que se movía o estaba al alcance de sus ávidos brazos. El enorme poderío y su dominio del arte de la guerra los hicieron indesalojables. Al final, en el año 970 decidieron marcharse para no volver, pero no se iban a ir de rositas estos especímenes. Los vikingos de Gunrod iban coreando, como una alegre cadena de niños a la salida del 'kindergarten', una de las canciones de sus famosas sagas. Caminaban relajados y felices ante su incuestionable superioridad en el campo de batalla y la facilidad con que habían sometido a los campesinos. El botín era enorme. Usaron porteadores, caballerías, carretas, parihuelas de fortuna, etc. pero no era suficiente. Había que acercarse a las embarcaciones y esto implicaba un riesgo importante de enfrentamiento con un caballero llamado Gonzalo Sánchez, famoso por sus expeditivas tácticas con los del turbante y los nórdicos en lances anteriores. Este, que había reunido un ejército de profesionales asturleoneses y gallegos desperdigados tras la derrota del clérigo Santiago Menéndez, los interceptó justo cuando creían que todo iba a desembocar en un final feliz.

En un lugar sin determinar de la zona de Ferrol, Gunrod encontró la horma de su zapato. La idea del conde que enfrentó a esta horda canalla no era otra que la de no dejar con vida ni al Tato. De hecho, no se hicieron prisioneros ni durante ni después del durísimo enfrentamiento en el que la caballería tuvo un papel determinante. Muerto Gunrod se acabó la rabia. Años más tarde, Olaf Haraldson, se apoderó de las islas Cíes, y aburrido de estar mano sobre mano por no poder levantar a los locales sus pertenencias, se dio a la fuga. Todavía habría un último bribón, un tal Ulf El Gallego, apodado Ulf Galiciefarer, por sus éxitos saqueando el país. Hay que reconocerles imaginación a los bardos que escribieron las sagas sobre este sujeto. En un mes de andanzas por los lares gallegos fue hostigado hasta por la Santa Compaña para acabar llevándose unas cuantas cabras y quesos. Todo un botín. Lo dicho, la carga historiográfica sujeta a curiosas interpretaciones en ocasiones y con un componente de subjetividad que viene a dificultar bastante su comprensión histórica, acabaría convirtiendo a los villanos en héroes. En Galicia estos astados barbudos tardaron en irse, pero cuando volvieron a sus brumosos pagos del norte no lo harían ni la tercera parte de ellos. La ambición siempre tiene un precio.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #969 en: 25 de Enero de 2023, 07:41:50 am »
Muere el loro que entró en un programa de protección de testigos porque quería matarlo la mafia


Historia de El Confidencial • Ayer a las 12:31

La historia parece sacada de una película de Hollywood con un montón de guionistas que destacan por su exceso de imaginación. Pero lo cierto es que es real como la vida misma: un loro tuvo que formar parte del programa de protección de testigos del FBI en los años 90 porque la mafia de Nueva Orleans quería matarle. Y lo cierto es que tenían razones para estar nerviosos.

El loro se llamaba Echo y perteneció al jefe de la mafia de Nueva Orleans, en Estados Unidos. Cuando la policía logró detenerle se dieron cuenta de que el ave seguía repitiendo algunas de las cosas que había oído a su dueño durante el tiempo que vivió en su casa, lo que podría significar que terminara desvelando conversaciones que, hasta entonces, habían sido secretas.

Entre las frases que repetía el loro una y otra vez había una muy clarificadora: "Estoy moviendo 20 kilos de cocaína si te interesa". Pero, además, el mafioso fue acusado también de pederastia después de que Echo desvelara otras frases de su vida anterior. Por eso, la mafia puso precio al loro y el FBI tuvo que protegerlo introduciéndolo en su programa de testigos.

Las autoridades explicaron que Echo reproducía sonidos que había aprendido durante aquella época, como gemidos, fuertes ruidos de golpes o el llanto de los niños. Cuando el FBI tuvo que esconderlo fue entregado a Suzy Heck, fundadora de un centro de rehabilitación animal llamado Heck Haven en el estado de Luisiana, con la promesa de que lo mantendría en secreto.

Ella se encargó de cuidar de Echo durante un tiempo y, ahora, hemos sabido que Echo ha muerto. El ave habría vivido más de 40 años, que es una esperanza de vida habitual para los Loros africanos grises. La historia la contaba Miguel Ángel Paniagua en Cope y no es el primer loro que tiene un papel crucial en una investigación.

En el año 2015, Glenna Duram disparó a su marido Martin delante de su mascota, un loro, que repetía una y otra vez las últimas palabras de la víctima: "No dispares, no dispares". Aunque la mujer intentó quitarse la vida, su intento de suicidio fracasó y, tal y como publica la BBC, las palabras del loro ayudaron a la policía de Michigan a entender lo que había sucedido en esa casa.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #970 en: 28 de Enero de 2023, 08:06:17 am »
Una juez decidirá si una novia debe devolver un anillo de diamantes de 45.000 € al no haber boda


Historia de Javier Corbacho • Hace 4 h

Una juez decidirá si una novia debe devolver un anillo de diamantes de 45.000 € al no haber boda
Una mujer ha sido demandada por su ex, que le reclama la joya. Ella sostiene que no se trata de un anillo de compromiso, sino un regalo por su santo.
28 de enero 03:04 28 de enero 03:04 Javier Corbacho

Aquel sí, quiero ha acabado en los tribunales. Aquella historia de amor, propia de una canción de Julio Iglesias, se topó con el Código Civil. Y ahora, una juez decidirá el destino del anillo con el que los dos amantes —luego, novios y, después, prometidos— sellaron su compromiso... si es que lo hubo alguna vez.

El Juzgado de Primera Instancia número 13 de Madrid ha señalado para el próximo 9 de mayo la audiencia previa entre Arturo y Blanca (nombres ficticios).

Arturo demandó a su ex para reclamarle un anillo de compromiso, de diamantes, tasado en 45.000 euros, que ella se niega a devolverle. Blanca sostiene que se trata de una simple joya, que no sellaba compromiso alguno, que no había boda a la vista.

Ambos se conocieron cuando estaban casados con otras personas. "Comenzaron a salir en marzo de 2019, cuando deciden dar un paso más en la relación de amantes que mantenían", expone la demanda de Arturo, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. Los dos se divorciaron y no tardaron en empezar a vivir juntos.

Una noche en el Parador

En septiembre de 2020, tras más de un año de relación, la pareja acude a un Parador de cuatro estrellas. Según su versión, Arturo, rodilla en tierra, le pide matrimonio mientras toman el desayuno y ella le da su sí.

"De forma sorpresiva y con galantería, (...) Arturo pide matrimonio a doña Blanca, entregándole un solitario de pedida. Ella acepta con alegría la petición y ambos comienzan a soñar con la boda mientras terminan el desayuno", relata la demanda.

Se trata de una joya de lujo: hecha a mano, en platino, engastada con un importante diamante brillante de 5,09 quilates. ¿Su precio? Arturo asegura que pagó por él 45.000 euros. Así lo confirma la tasación de una experta en gemología.

La visita al Parador también está constatada con una factura, de 225 euros (una noche y desayuno para dos personas incluido). La entonces feliz pareja regresa a Madrid en un caro coche que Arturo acababa de comprar. En su demanda, también adjunta una foto de Blanca luciendo el anillo mientras lo conduce. Ella, poco después, le regalaría un caro reloj de oro de marca IWC.

¿Un regalo de santo?

Aunque coinciden en algunas cosas, las versiones de ambos difieren en lo fundamental. En respuesta a la demanda, la defensa de Blanca asegura que ella siempre manifestó que "nunca se volvería a casar". Tanto a Arturo como a su entorno: a sus amigas, a su familia...

"Ninguna expectativa matrimonial podría generarse en don Arturo y, por consiguiente, ninguno de los regalos que hubo durante la relación sentimental pudo basarse en una promesa de matrimonio", reza el escrito de contestación a la demanda, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Asimismo, sus abogados niegan lo romántico de aquella visita al Parador. "No es cierto que decidieran hacer una escapada juntos ese fin de semana (...); todo lo contrario, mi representada decidió acompañar a Arturo a un viaje de trabajo y el alojamiento en el Parador fue fruto de improvisación (...), al no tener otro lugar donde dormir", insiste el escrito.

Lo que sí reconocen es que aquel día, por la mañana, él le entregó un caro anillo. Las fechas coinciden, pero no el motivo. Los letrados de Blanca defienden que fue un mero regalo, porque ese día se celebraba su santo. Y que no fue, en ningún caso, una propuesta matrimonial.

Y reiteran que la joya también fue una "muestra de gratitud", ya que Blanca "ayudó económicamente" a Arturo durante la pandemia de la Covid-19. Cuando mejoró su situación financiera y obtuvo un relevante cargo en una empresa, "se compró un vehículo de ultralujo (...) y le regaló a mi representada el anillo", subraya la defensa de Blanca.

¿Y cuánto costó la joya? De nuevo, las cifras bailan. Los abogados de ella deslizan en su escrito que quizá no alcance esos 45.000 euros. "A mi representada le ha llegado a decir que le costó 30.000", relatan. Y adjuntan un informe pericial que lo cifra en torno a los 27.000.

También refutan que el IWC de oro fuese un regalo de compromiso. Según la versión de Blanca, sólo fue un obsequio de cumpleaños. "No es cierto que regalara a Arturo un reloj como muestra de compromiso por el futuro matrimonio; lo entregó (...) al actor con motivo de su cumpleaños. Era un reloj que mi representada ya tenía y el actor le había dicho en varias ocasiones que le gustaba mucho", relatan sus abogados, que también niegan que la relación "se enfriase", como defiende Arturo, por culpa de su clienta.

"Trae causa del descubrimiento por parte de mi representada de comportamientos deshonestos del demandante, quien no es capaz de cumplir el compromiso de fidelidad que habían adquirido", sostienen los letrados de la demandada, quien es, a su vez, la antigua esposa de un exministro.

Devolver el anillo
Por lo pronto, ambas partes volverán a verse las caras ante el Juzgado de Primera Instancia número 13 de la capital. La defensa de Arturo, ejercida por el despacho Zaballos, exige que la juez obligue a la exnovia a devolver el anillo. O, si ya no lo tuviese en su poder, que le abone 45.000 euros. Además, que pague las costas del procedimiento.

Para ello, su abogada Emilia Zaballos se basa en el art. 1.342 del Código Civil. "Quedarán sin efecto las donaciones por razón de matrimonio si no llegara a contraerse en el plazo de un año", establece dicho artículo.

La defensa de Blanca niega la mayor. Y defiende que nunca hubo una lista de boda, ni fecha para el enlace, ni ubicación para la ceremonia... Porque, a su juicio, nunca hubo intención —ni individual ni común— de casarse.

"Es un regalo de agradecimiento afectivo y personal", señalan en respuesta a la demanda. Por tanto, subrayan que la "donación es irrevocable". Y citan otros dos artículos del Código Civil: el 42 —"la promesa de matrimonio no produce obligación de contraerlo"— y el 43 —"el incumplimiento sin causa de la promesa cierta de matrimonio hecha por persona mayor de edad o por menor emancipado sólo producirá la obligación de resarcir a la otra parte de los gastos hechos y las obligaciones contraídas en consideración al matrimonio prometido"—. Antes de llegar a juicio, las dos partes aún pueden recurrir a una mediación.

EL ESPAÑOL ha tratado de ponerse en contacto, vía telefónica, con Blanca, quien contestó a una primera llamada, que finalizó a los siete segundos. En una segunda conversación, de 43 segundos, aseguró: "No tengo nada que decir".

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #972 en: 06 de Febrero de 2023, 08:28:05 am »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #973 en: 14 de Febrero de 2023, 11:44:13 am »

Este es el mayor asesino de masas de la historia

Por Redacción
14 de febrero de 2023, 11:26

"El hombre es un lobo para el hombre", se dice desde hace siglos. Pero algunos hombres han sido bastante más destructivos que otros con su propia especie.

Hitler, Stalin, Mao o Pol Pot son algunos de los nombres que nos vienen a la cabeza al pensar en los mayores asesinos.

"El hombre es un lobo para el hombre", se dice desde hace siglos. Ahora bien, algunos hombres han sido mucho más destructivos que otros con su propia especie.

La historia ha dejado bien documentadas las matanzas, especialmente en el siglo XX, el de las grandes guerras. Aunque no es fácil obtener las cifras exactas de sus víctimas, bien por el tiempo transcurrido, bien por la dificultad de realizar un conteo en áreas a veces muy amplias.

Según las estimaciones de los historiadores, el emperador mongol Gengis Kan sería probablemente el segundo mayor asesino de masas. A él, o técnicamente a su ejército, se le atribuyen unos 40 millones de muertes causadas durante (y debido a) su expansión territorial.

Sin embargo, surgiría un exterminador de masas aún más cruento, probablemente el más mortífero de la historia, precisamente en una de las zonas que fueron ocupadas en los tiempos del imperio de Kan. Se trata de Mao Zedong.

El historiador holandés Frank Dikötter, autor del libro 'La gran hambruna de Mao', afirma que el gobernante chino causó la muerte de 45 millones de personas, pese a que años atrás esta cifra se estimaba en hasta 32 millones.

Según explica en su obra: "En lo que se refiere al número total de muertos, los investigadores han tenido que extrapolar hasta ahora las estadísticas oficiales de población. Sus estimaciones oscilan entre 15 y 32 millones de muertes en exceso. Pero los informes de seguridad pública recopilados en la época, así como los voluminosos informes secretos cotejados por los comités del partido en los últimos meses del Gran Salto Adelante, muestran lo inadecuado de estos cálculos, que apuntan, en cambio, a una catástrofe de una magnitud mucho mayor. Este libro muestra cómo al menos 45 millones de personas murieron innecesariamente entre 1958 y 1962".


No necesariamente todas las muertes fueron directas, es decir, ejecuciones, explica Dikötter: "Gracias a los informes, a menudo meticulosos, recopilados por el propio partido, podemos deducir que entre 1958 y 1962, según una aproximación aproximada, entre el 6% y el 8% de las personas que murieron prematuramente fueron torturadas hasta la muerte o ejecutadas sumariamente, lo que supone al menos 2,5 millones de personas.

Muchas otras víctimas fueron deliberadamente privadas de alimentos y murieron de hambre. Muchas más desaparecieron por ser demasiado viejas, débiles o enfermas para trabajar y, por tanto, incapaces de ganarse el sustento. Se asesinó selectivamente a personas por ser ricas, por arrastrar los pies, por hablar o simplemente porque no caían bien, por la razón que fuera, al hombre que manejaba el cazo en la cantina".


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #974 en: 01 de Marzo de 2023, 14:57:17 pm »


Dos gemelas comparten novio y quieren quedarse embarazadas a la vez: «Entiende que tenemos que ser iguales»


La historia de Anna y Lucy, que son idénticas y afirman ser inseparables, se ha vuelto viral
Las gemelas que han ganado un juicio por hacer trampas en un examen
Las gemelas Anna y Lucy y su novio Beninstagra
Las gemelas Anna y Lucy y su novio Beninstagra @ANNALUCYDECINQUE

ABC

01/03/2023 a las 09:07h.


Dos gemelas idénticas australianas compartieron en la televisión británica una confesión que no dejó indiferente a ningún espectador y que está dando la vuelta al mundo: tienen el mismo novio y quieren quedarse embarazadas a la vez.


Las hermanas se llaman Anna y Lucy Decinque, tienen 35 años y viven en Perth. Fueron entrevistadas por el programa 'This Morning' de la ITV para hablar de su día a día ya que lo hacen todo juntas. De hecho, tienen su propio programa en la televisión australiana donde muestran su estilo de vida.


Anna y Lucy comparten el mismo novio, Ben, desde hace 11 años y se mostraron orgullosas de la relación que mantienen los tres: «Así es como elegimos vivir nuestra vida y estamos felices de vivir así». Además, explicaron que no pueden vivir la una sin la otra y son inseparables durante las 24 horas del día.

Así es la relación que mantienen los tres
La historia no se queda ahí porque Ben también tiene un hermano gemelo. Por este motivo, las gemelas explicaron que él comprende perfectamente la situación. «Él entiende que tenemos que ser iguales, tenemos que hacer todo juntos, no hay presión, simplemente entiende», afirmaron.


Al ser preguntadas sobre si podría haber algún tipo de celos, fueron rotundas en su negativa. No obstante, también reconocieron que son conscientes de que quedarse embarazadas a la vez es algo que no pueden controlar.

Su deseo es vivir sus embarazos juntas y cuidar a sus hijos de la misma manera, aunque no pretenden que los niños sean idénticos, simplemente quieren que sean «felices».

La entrevista a las dos hermanas ha generado multitud de comentarios. Como recoge el tabloide 'DailyMail', algunos han llegado a considerar «espeluznante» su historia. De hecho, en los minutos que estuvieron en televisión, los espectadores pudieron comprobar la sincronía entre las dos.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 51136
  • Verbum Víncet.
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #975 en: 01 de Marzo de 2023, 15:14:40 pm »
Pues si a ellos les vale. . . perfecto. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #976 en: 30 de Marzo de 2023, 09:35:17 am »

Hazañas y crímenes de los Tercios: 15 soldados intrépidos que vivieron y murieron por el acero

El consagrado especialista Julio Albi de la Cuesta reúne una serie de semblanzas para indagar en la experiencia humana de los hombres, con sus defectos y virtudes, que conformaron el ejército de la Monarquía Hispánica.
30 marzo, 2023 01:51David Barreira  @davidbr94

Ya solo el nombre presagia una existencia turbulenta, aliñada por epopeyas con la espada y pendencias desvergonzadas. Tiburcio de Redín fue un militar insolente con aires de bravucón y mostachos engarfiados, "un hombre tremendo y desbaratado", como diría un mesonero que sufrió sus iras. Combatió, en las filas de los Tercios, el ejército que forjó el imperio de la Monarquía Hispánica a golpe de pica y arcabuz, en Italia —donde según la leyenda se le apodaba el "Júpiter de España"—, en el Caribe a bordo de la Armada de la Carrera de Indias y en la del Mar Océano y en el sur de Francia, donde sería ascendido a maestre de campo por su "calidad, valor y plática y experiencia en las cosas de la guerra".

Nacido en 1597 y miembro de una honrosa rodada pamplonesa de militares —su padre, el señor de Rodín barón de Bigüezal, combatió en Lepanto; y sus hermanos, de los que uno llegaría a ser virrey de Sicilia y gran maestre de la Orden de Malta, brillaron en las campañas de Flandes y allí donde se les requirió—, Tiburcio protagonizó en el cénit de su trayectoria bélica, en 1637, una decisión drástica y sorprendente: cambió sus armas por el hábito de novicio de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. También su nombre por el de fray Francisco de Pamplona.

Quizá fue la receta mística para tratar de expiar sus pecados y reconducir su temperamento endiablado. Fue retratado como libertino, jugador, camorrista, burlador de la justicia y un largo etcétera de calificativos malditos. "No había mayor festín para don Tiburcio que hallarse en una refriega de cuchilladas", dijeron de él. Se ensañó y desafío especialmente a los representantes de la autoridad, tal vez como venganza por su tiránica madre: en una ocasión se abrió paso en un atasco de carruajes en Madrid saltando de uno a otro golpeando con la espada a los cocheros y las mulas; en otra, asaltó empuñando hierro y expuso sus agravios al conde duque de Olivares cuando el pasmado valido iba a visitar las obras del Buen Retiro.

Pero el catálogo de desmanes en mar y tierra del espadachín resulta infinito. Acuchilló a un joven soldado lanzándose al agua y persiguiéndolo entre las olas. ¿Su crimen? Fastidiarle una siesta. Pero la más inverosímil de todas está vertebrada por el despecho: Tiburcio convenció al general de la flota de Cádiz para que le prestase cuatro navíos bien artillados para una misión. Remontó el Guadalquivir y fondeó frente al barrio de una mujer sevillana casada con la que había tenido una aventura. Amenazó con arrasar el distrito a cañonazos aunque una autoridad municipal llegó a tiempo de disuadirlo.

La desorbitada biografía de Tiburcio de Redín —en su faceta como religioso, finalizada como misionero en el Nuevo Mundo, sus superiores le tuvieron que obligar a rebajar la brutalidad de las penitencias corporales que se infligía—, como la resuelve Julio Albi de la Cuesta, es una de las semblanzas que conforman la nueva obra del reconocido historiador militar, Vidas intrépidas. Españoles que forjaron un imperio (Desperta Ferro).

Si en su clásico De Pavía a Rocroi firmaba una historia total de los célebres soldados de infantería de la Monarquía Hispánica narrando sus orígenes, organización, armamento, tácticas y experiencia en los campos de batalla de todo el mundo, este nuevo ensayo que desprende un perfume a bizarría y pólvora es un complemento excitante y revelador para indagar en la experiencia humana de lo que significó combatir y formar parte de los Tercios. De la Cuesta glosa una quincena de retratos biográficos, "un caleidoscopio de múltiples facetas", como dice él mismo, hombres con sus defectos y sus virtudes, con luces y sombras, que abarca el periodo 1535-1690 y todos los campos de operaciones.

En la nómina hay nobles de ancestrales blasones, como Alonso Enríquez de Guzmán, que cambió de bando a su antojo en las guerras civiles entre pizarristas y almagristas en Perú y combatió al lado de Carlos V en la batalla de Mühlberg, aunque el emperador nunca se fio de él; y plebeyos de escasos recursos, como Pedro de Bermúdez de Santisso, nacido en Castropol hacia 1525 con "tan poca hacienda que no bastase a sustentarme conforme a mi estado y calidad". Este soldado fue capturado por los otomanos durante la desdichada campaña de Los Gelves (1560), aunque obtendría su venganza en el victorioso socorro de Malta.

Soldados y mujeres

Resulta imposible trazar un prototipo de soldado de los Tercios, si bien el que con más fuerza se ha convertido en epítome de esta invencible fuerza militar fue Julián Romero, convertido en leyenda gracias a su actuación en la batalla de San Quintín. "Sería inútil buscar aquí paladines de brillante armadura; solo se encuentran hombres, no todos recomendables", expone Albi de la Cuesta, que además de introducir episodios asombrosos convierte la historia militar en un arte literario, narrativo. "Hay, sin embargo, denominadores comunes: a ninguno, ni siquiera al más cuitado de ellos, les faltó el valor y todos transitaron sus vidas a un paso de la gloria y de la muerte", añade.

En Vidas intrépidas se despachan multitud de hazañas, pero también matanzas y abusos de poblaciones indefensas y crímenes como asesinatos de mujeres o de oficiales impopulares entre la tropa. La figura Tiburcio de Redín, al que descubrimos en el penúltimo capítulo, conjuga toda esta complejidad. "Se trataba de gente que vivía y moría por el acero; solo el filo de una espada separaba la gloria del triunfo de la humillación de la derrota. En esas condiciones, resultaba muy difícil mantener una trayectoria lineal; se vivía como se podía", defiende el historiador.



Portada de 'Vidas intrépidas'.
Portada de 'Vidas intrépidas'. Desperta Ferro Ediciones

El soldado Miguel Castro, que luchó en tierra y en numerosas operaciones marítimas, estaba obsesionado con las mujeres. Formó parte del Tercio de Nápoles, una de las piezas clave en el despliegue militar de la Monarquía Hispánica y una unidad que participó en todas las grandes campañas. Envenenó a una amante con la que se había fugado, que había sido detenida y torturada para confesar lo sucedido. Sus peripecias le sirven a Albi de la Cuesta para presentar el entorno de los Tercios en lo referente al mundo femenino: que un recluta estableciera una relación estable con una "mujer manceba" originaba celos y rivalidades que terminaban degenerando en reyertas.

Porque esta obra es mucho más que una simple concatenación de biografías de sujetos valerosos y temerarios. El hastío de Diego Suárez Montañés y sus guardias infinitas en el presidio de Orán muestra otra ventana de un escenario poliédrico, heterogéneo. Julio Albi de la Cuesta añade al universo de los Tercios un fabuloso ejercicio de historia social —siempre que se puede son los propios protagonistas o sus contemporáneos los que hablan— para comprender todavía más a fondo los entresijos de ese ejército que dominó el mundo en los siglos XVI y XVII.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #977 en: 03 de Abril de 2023, 08:33:50 am »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #978 en: 05 de Abril de 2023, 07:16:20 am »

"Intentaba levantarse con las cervicales medio rotas": crónica del garrote vil y otras torturas


Historia de Julio Martín Alarcón • Ayer a las 19:58

"El condenado, con las vértebras cervicales medio rotas, intentaba levantarse, entre las argollas de hierro, mientras el verdugo y su ayudante daban vueltas a la manivela, que no acertaba a hacer funcionar". El reo al que le dieron garrote no era otro que José Muñoz Lopera, según la crónica periodística escrita por el pintor José Gutiérrez-Solana, que era gran aficionado a las ejecuciones, recogida en A garrote vil: verdugos, ejecuciones y torturas en España y otros países, (Arzalia) de Isabel Castro Latorre y Juan Eslava Galán.

Lopera había cometido seis asesinatos junto a Juan Andrés Aldije en Sevilla en 1909, en lo que fue conocido como el célebre caso de los crímenes de huerto del francés. En otra crónica sobre ese ajusticiamiento, se decía que Muñoz Lopera murió, entre convulsiones, por impericia del verdugo o por el mal estado del artilugio, y que Aldije, según la leyenda, le decía al verdugo: “Aprieta sin miedo”.
Parece una barbaridad, pero tal y como explica Juan Eslava Galán a El Confidencial, en realidad el garrote era una bendición dentro de lo que cabe, un instrumento de los Estados modernos, más piadosos con los condenados a muerte para no causarles tanto martirio.

Para muestra, un botón: en 1492, el frustrado regicidio contra Fernando el Católico cuando salía de la Diputación de Barcelona supuso para su perpetrador, Joan Canyamars, una ejecución acorde con la audacia de intentar acabar con la vida del rey de Aragón con una cuchillada en la nuca, que al final no afectó a ningún órgano vital del monarca: “Lo subieron a un carro desnudo y atado a un palo y de esta guisa recorrió las calles de Barcelona acompañado por el verdugo que en cada plaza hacía un alto para amputarle un miembro: la nariz, un ojo, una mano, la otra; una pierna, un muslo, la otra pierna, el otro muslo…Cuando agonizaba, lo lapidaron y finalmente quemaron sus restos, junto con el carro mismo, extramuros de la ciudad, en el Canyet”.

La mera imagen de la tortura repugna inmediatamente, pero no está tan lejos de la reacción de la sociedad cuando por ejemplo se han conocido esta semana las declaraciones finales de Francisco Javier Almeida que cerraban el juicio en el que está acusado de asesinar y abusar del niño de nueve años en Lardero, La Rioja, y quien decía “que no tenía intención de hacerle ningún daño”. O cuando se lee en la prensa que unos menores, que no van a ir a la cárcel, violaron en grupo a otra menor en los baños de un centro comercial, algo que se ha repetido de forma similar esta semana en Alicante. Aparecen en las redes inmediatamente personas indignadas que comienzan a verter improperios y comentarios sobre lo que habría que hacerles a los criminales, pidiendo para ellos castigos más acordes con el sufrido por Joan Canyamàs que con el torpe garrote que le dieron a Lopera y al Francés.

Castro Latorre y Eslava Galán, más allá de relatar la galería de los horrores de lo que fueron muchos más siglos de tortura y espectáculo, advierten asimismo del morbo y del sadismo que desataban, en muchas ocasiones disfrazados de venganza, que se supone que es lo que mueve a la muchedumbre a los castigos más brutales e increíbles que se puedan imaginar. Buena cuenta de ello dan en su libro: la tortura de los 100 cortes, en vigor en China hasta 1909, los empalamientos, las castraciones, la castellana picota, lapidaciones y otras galerías de monstruosidades, algunas de ellas aún presentes en ciertas partes del mundo. En Estados Unidos, de hecho, sigue funcionado en muchos estados su garrote vil, ya sea en forma de silla eléctrica o de inyección letal.

PREGUNTA. Al final la de Lopera, entre otras muchas ejecuciones fallidas con el garrote vil, fue muy suave en contraste con lo que hubiera ocurrido si se hubiera permitido a la gente satisfacer su sed de venganza...

RESPUESTA. Sí, sin duda eso es algo que se ha dado a lo largo de la historia. Es decir, por una parte, esa especie de venganza social que significa la justicia. Y por otra parte, lo que tiene el espectáculo, algo que siempre, en todas las culturas, ha traído como espectáculo la crueldad. Eso es algo que podemos perfectamente constatar, incluso llegando a nuestro tiempo, cuando se abrió camino la idea más moderna y más progresista —que partió de los gobiernos— de que las ejecuciones se llevaran a cabo en secreto. Y aun así, siempre hay subterfugios para que una serie de gente, falsamente movida por intereses cristianos, asista a las ejecuciones.

Lo que explica Eslava Galán es otro de los componentes esenciales del libro: la necesidad de unir ese castigo vengativo y sádico con el espectáculo público, que los autores equiparan con el de la Fiesta Nacional, los toros. Durante todo el siglo XIX y hasta 1909 que se prohíben, las ejecuciones se llevaban a cabo en plaza pública y formaba parte de una puesta en escena perfectamente medida, con sus puestos de bebida y comida para amenizarlo (hasta que se prohibieron 1874). Cada vez que se habla de linchamiento en redes sociales no somos conscientes de que en otras circunstancias, sin un control del Estado como el que se fue abriendo paso a lo largo del siglo XX, las cosas serían muy distintas. La crónica de esas costumbres en España, no tan lejana, es espeluznante. Una práctica común, según el libro, era que los padres llevaran a sus hijos de seis o siete años a presenciar la ejecución, y, una vez concluida esta, les daban una paliza tremenda para que asociaran para siempre el dolor y el castigo con hacer algo mal, algo en contra de la sociedad. ¿De qué sociedad? ¿Una que disfrutaba o condenaba las ejecuciones pero luego acudía en masa a presenciarlas?


El verdugo Vicente López, cuando era un joven legionario.

P. No sé si hay como un componente de venganza, de la ley del Talión o directamente se aprovechaba para para dar rienda suelta a los instintos sádicos de la gente y no sé si cuando en redes se expresa este odio se está sublimando un poco ese impulso, un impulso que es algo más que el morbo.

R. Existe ese impulso sádico: por una parte asociaciones de tipo religioso siempre pedía que se indultar a los reos, pero cuando llegaba un indulto era una contrariedad, porque se perdían el espectáculo. Era una actitud absolutamente hipócrita. Hoy la industria del espectáculo nos presenta, incluso para edades bastante tempranas, cantidad de ejecuciones, muertes, desastres, tripas, gore... Todo eso está a la orden del día, es parte del espectáculo y al público en general le gusta.

P. Aquí tenemos como instrumento piadoso del Estado para la ejecución uno tan españolísimo como el garrote vil, que se asocia al franquismo por proximidad incluso con a la película de Luis García Berlanga El verdugo (1963).

R. Se asocia con el franquismo porque la última ejecución con garrote fue la del 4 de marzo del 72. Pero, en principio, el garrote está pensado para ser menos cruel con el reo. Hay que verlo en el contexto del siglo XIX. Se plantea un concurso, digamos, a nivel europeo entre los intelectuales para aligerar la pena y las ejecuciones. Los franceses inventan la guillotina, a pesar de que en la Revolución Francesa su uso fue tan extenso que fue algo terrible. Pero en cualquier caso, seguía siendo un instrumento piadoso de ejecución, porque no fallaba nunca. Lo que había antes, que era la decapitación mediante espada, fallaba muy a menudo. Los ingleses inventan la caída larga, que al hacer que corresponda la longitud de la cuerda con el peso del reo, consigue que en lugar de que se estrangule éste se rompa el cuello, lo cual es una muerte instantánea. En ese mismo contexto piadoso España aporta el garrote, que ya estaba inventado, pero lo que hace es extenderlo a todo el mundo con idea de hacer las cosas lo mejor posible. Lo que ocurre es que la guillotina y la horca responden a la ley de la gravedad actuando a favor, digamos, de la justicia, de una ejecución limpia y segura. En España no, en España responde al músculo del ejecutor, que muchas veces es viejo, está en mal estado y llega además borracho…A veces hay ejecuciones que son muy rápidas, como se buscaba, pero también hay otras que son absolutamente desastrosas.

P. ¿De dónde sale la idea de que una justicia brutal, sádica, sea más rentable para la sociedad que una que busca la reinserción en su versión más moderna? ¿Habría menos asesinos y violadores con castigos desproporcionados que pretendieran ser ejemplares?

R. Está estadísticamente demostrado, es algo que no admite discusión, que el castigo de la pena de muerte no es ejemplarizante. Allí donde existe la pena de muerte el nivel de delitos es equivalente a los países donde no existe. La pena de muerte no retrae al violador o al asesino. Lo que ocurre es que existe ese prurito de venganza social. Muchas veces la persona, no necesariamente bien informada, ni culta, lo que quiere es ese sentimiento directo de la venganza. “Este tipo ha hecho tal cosa, pues que pague, que pague con su vida…”. Le molesta incluso que el Estado tenga ciertas consideraciones hacia los delincuentes. Molesta a cierto nivel social, que no se caracteriza por ser la capa más culta de la sociedad, y lo estamos viendo enredes constantemente.

P. ¿Está más avanzada Europa que Estados Unidos en ese sentido? ¿Por qué aquí se ha ido abandonando la pena de muerte y allí aún son reticentes? Existe un espectáculo, aunque sea privado, para los familiares de la víctima?

R. Sí, porque en realidad lo que estamos presenciando son culturas distintas. En la cultura protestante hay siempre ese prurito de castigo ejemplarizante que tiene que acompañar a la ejecución. Muchas veces no se ha buscado la piedad, que el castigo no sea doloroso, porque la silla eléctrica sí lo es, aunque se haya modernizado ahora con la inyección letal. Es decir, que existen esas discordancias culturales entre la forma de verlo en Europa y Estados Unidos. Aquí se ha renunciado a esa venganza o compensación para las víctimas.

"Hay un contraste entre los verdugos españoles, unos desgraciados marginados en la sociedad, y los franceses, que están orgullosos de su oficio"

P. Sin embargo, en España hasta hace poco también se seguía este espectáculo, no digamos en el XIX, si no hasta bien entrados los años cincuenta, cuando ya no había público pero si periodistas que escribían sus crónicas…

R. Sí, efectivamente, existió una forma de periodismo un poco paralelo al de las crónicas taurina, que retrataba el comportamiento del verdugo en las ejecuciones múltiples. Todo esto genera una literatura y un interés que están ahí, incluso por parte de la gente que se supone que por su cultura debía estar en contra de todo ese espectáculo. Antes, en el XIX, era algo que se hacía muy públicamente. Cuando había una ejecución, por ejemplo en Madrid, del asesino de una víctima de un pueblo de los alrededores, ese día no se trabajaba porque todo el mundo procuraba ir a la ejecución, se alquilaban incluso terrenos, balcones, se ponían puestos de churros, es decir, había el mismo espectáculo que había entonces respecto a los toros, que antes del fútbol era el gran espectáculo nacional.

P. En el libro retratas la última generación de verdugos, que no se parece en nada al de Pepe Isbert en El verdugo de Berlanga…

R. La última generación se suponía que tenía que estar compuesta de cinco verdugos, pero al final, en el año 48, cuando salió en el Boletín Oficial del Estado la convocatoria, solo salieron tres plazas y con eso se arreglaron…Podían ir de un lado a otro, desplazarse. No hacía falta que hubiera un verdugo en las cinco audiencias que tradicionalmente los tenían, no. Esa es la generación del año 48, que es la que más hemos podido estudiar modernamente. A esa generación, cuando muere uno de ellos, el titular de Sevilla, se une el famoso José Moreno Moreno, quien solo ejecutó una vez sin tener ni idea de cómo se montaba el garrote y fue algo desastroso. La verdad es que los verdugos españoles no tienen mucha dignidad. Son unos bestias. Vicente López, en concreto, era un tipo que no tenía ningún escrúpulo. En cambio su colega Antonio López, extremeño, tenía que emborracharse cada vez que actuaba y procuraba actuar lo menos posible. Hay un contraste entre los verdugos españoles, que son unos desgraciados sin más y están completamente marginados en la sociedad, y los verdugos franceses o ingleses, que tienen su cierta fama y que digamos que están orgullosos de su oficio y hasta alardean de ello.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 223231
Re: CURIOSIDADES
« Respuesta #979 en: 06 de Abril de 2023, 07:22:48 am »
Unas 12 manos mutiladas revelan una inquietante práctica del Antiguo Egipto

Historia de dw.com • Ayer a las 19:30

Las manos fueron halladas en Avaris, la antigua capital de los hicsos, un pueblo extranjero que dominó el Antiguo Egipto. El estudio sugiere que la práctica de remover estas extremidades fue replicada por los egipcios.


Los investigadores creen que podría haber más manos en la zona arqueológica.

Un grupo de investigadores sugiere que las doce manos derechas mutiladas que fueron encontradas en un antiguo palacio egipcio serían parte de una macabra práctica de "toma de trofeos" por parte de un pueblo extranjero, según se detalla en un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Scientific Reports.

La docena de extremidades amputadas, 11 de las cuales pertenecen a hombres adultos y la restante presumiblemente a una mujer, fueron descubiertas en 2011 al interior de tres fosas separadas, en un palacio de la antigua capital hicsa Avaris, actual Tell el-Dab'a, ubicada en el delta del Nilo, al noreste de Egipto.

Los hicsos, un pueblo de origen extranjero que dominó el Antiguo Egipto durante cien años y hasta el 1580 a. C aproximadamente, habrían practicado la amputación de la mano derecha entre 50 y 80 años antes de que se registrara en los jeroglíficos de las tumbas durante el reinado del faraón Amosis I, quien expulsó a los hicsos de Egipto.

Manos cortadas de manera deliberada

El equipo de arqueólogos austriaco-alemán a cargo de la investigación, el primero en analizar estas osamentas, cree que podría haber hasta unas 18 manos en la zona y que estas habrían sido colocadas deliberadamente en las fosas, con los dedos separados y sin rastros de los antebrazos.

"Después de quitar las partes adheridas del antebrazo, las manos se colocaron en el suelo con los dedos bien extendidos, principalmente en los lados palmares", escribieron los especialistas.

Mutilación previo a una ceremonia
No es posible establecer si las personas estaban con vida cuando se realizó la amputación de sus manos. Sin embargo, la evidencia sugiere que el desmembramiento habría ocurrido poco antes de una ceremonia, con cortes realizados con mucha con precisión para su presentación.

"Mutilar a las personas sin tener en cuenta su supervivencia suele hacerse seccionando el brazo en cualquier posición anatómica. Este método es más rápido y sencillo, pero deja una sección de la parte inferior del brazo unida a la mano", explicaron.

"Si este era el caso de estas manos, las personas que las ofrecían, o los encargados de la ceremonia, se preocupaban lo suficiente por su correcta presentación como para desprender partes de la parte inferior del brazo", añadieron.

Inscripción en la tumba del faraón Amosis I que muestra una representación de una mano con cinco dedos extendidos.
Inscripción en la tumba del faraón Amosis I que muestra una representación de una mano con cinco dedos extendidos.
© William Vivian Davies, Oxford
Una práctica que trascendió a otros pueblos
Según los investigadores, no se ha podido por ahora determinar el origen étnico o cultural de las personas que fueron mutiladas. Sin embargo, señalaron, es muy probable que la práctica de cortar las manos derechas fuera replicada por otros pueblos de la zona, como un elemento simbólico para detener a las fuerzas invasoras.

No instale paneles solares en 2023 hasta que haya leído esto
No instale paneles solares en 2023 hasta que haya leído esto
Publicidad
Eco Experts
No estaba claro si estas mutilaciones habrían sido realizadas como parte de un castigo, pero los autores del nuevo estudio no lo ven muy probable: "La ubicación, el tratamiento y posiblemente la posición de las manos cortadas argumentan en contra de la hipótesis del castigo policial como motivación para estos actos", señalaron.

"Las manos cortadas sirvieron como moneda simbólica para la adquisición de estatus dentro de un sistema de valores que celebra la guerra y el dominio, como argumentan otros estudios bioarqueológicos en contextos geográficamente diversos", concluyeron los investigadores.

Editado por José Ignacio Urrejola