Autor Tema: Barrios marginales  (Leído 148581 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1420 en: 03 de Enero de 2019, 07:15:31 am »
Así era el reguero de casquillos en el tiroteo de La Palmilla
Málaga

Así era el reguero de casquillos en el tiroteo de La Palmilla

Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer los dos sucesos que han tenido lugar en menos de 24 horas
ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga
Miércoles, 2 enero 2019, 20:21

El año ha empezado movido en La Palmilla. Agentes de la Policía Nacional mantienen abierta una investigación para esclarecer dos tiroteos que han tenido lugar en menos de 24 horas en esta barriada malagueña. En al menos uno de ellos se ha utilizado un arma larga, al parecer, un subfusil, según recoge SUR.

Los agentes encontraron medio centenar de casquillos que evidenciaban el uso de varias armas, una de ellas de tipo subfusil. Efectivos de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, con ayuda del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local, tomaron la zona con el objetivo de evitar nuevos incidentes y de situar el domicilio donde se había ocultado el autor o autores de los disparos, para lo que se realizó una minuciosa inspección ocular.
TemasPolicía Nacional, Sucesos





Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1422 en: 07 de Enero de 2019, 09:12:48 am »

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1423 en: 07 de Enero de 2019, 09:13:56 am »
Pues si, si sale en los medios.

Investigan a un grupo de vecinos de Las Viudas, en Valladolid, por celebrar a tiros el fin de año
00:20
Vídeo grabado por los autores en el que dos hombres y una mujer disparan al aire con una escopeta y, en apariencia, una pistola en la plazoleta de la calle Tajo en la pasada Nochevieja.
Los autores grabaron un vídeo en el que un joven y su padre disparan al aire con una escopeta y una mujer con una pistola
J. SANZ
Domingo, 6 enero 2019, 20:22

«Los incidentes en la barriada de Las Viudas son el pan nuestro de cada día y en cualquier momento puede acabar mal», lamentan fuentes del Sindicato Profesional de la Policía Municipal (SPPM) en alusión a los últimos incidentes ocurridos en este rinconcito de Delicias, situado entre la avenida de Segovia y el paseo de Juan Carlos I, donde un grupo de vecinos está siendo investigado por la Policía Nacional por celebrar literalmente a tiros el fin de año. Y lo curioso es que los propios autores, pertenecientes a un mismo clan salpicado con antecedentes policiales, grabaron y difundieron un vídeo en el que bajo el título 'Olé los hombres' se ve inicialmente a un joven portando una escopeta, con la que realiza, al menos, dos disparos al aire en algún momento de la madrugada del domingo, 30 de diciembre, al lunes, es decir, en vísperas del final del año. Después se observa a un mujer que realiza otro disparo, en apariencia, con un arma corta antes de que el primer protagonista se dirija al 'abuelo', le entregue la escopeta y este último realice un tercer disparo. El vídeo, que fue difundido por el SPPM para criticar la «inseguridad» que sufren los propios agentes en la barriada, está ya en manos de los agentes de la Policía Nacional. Los autores, que ya están identificados, se enfrentarían a penas de prisión de uno a tres años por un posible delito de tenencia ilícita de armas.

«Todos ellos son conocidos y, en especial, el principal protagonista del vídeo es un joven del barrio con antecedentes policiales por tráfico de drogas y el 'abuelo', al que entrega la escopeta, es su padre», confirmaron ayer fuentes de la investigación, que dan absoluta credibilidad al vídeo y que identifican el ­escenario como la plaza central de Las Viudas.

«Salieron vivos de milagro»

Los disparos en cuestión, sin embargo, pasaron relativamente desapercibidos en el entorno (pudieron ser confundidos con petardos y el 112 no recibió aviso alguno al respecto), aunque varias patrullas de las policías Nacional y Municipal sí llegaron a acudir a la barriada al filo de la una de la madrugada de aquel 31 de diciembre alertados por «posibles disparos –después descubrirían el vídeo–». Los representantes de los agentes aseguran que los diez agentes intervinientes se encontraron con una «encerrona» y fueron rodeados por un grupo de «doscientas personas» en la plaza de Jaramiel, también dentro de Las Viudas. «Salieron vivos de milagro», aseguraron fuentes del sindicato SPPM.

El doble incidente llega cuatro meses después de otro similar, aunque sin disparos, registrado el 10 de septiembre en la misma barriada, donde otro grupo de residentes apalearon a tres policías locales cuando estos se disponían a multar a un joven por arrojar de forma indebida un trozo de encimera a un contenedor. Aquel altercado se saldó con cuatro detenidos que serán juzgados por un delito de atentado.

Los disparos del día 31 vienen a sumarse a otras 'celebraciones' idénticas –léase a tiros– ocurridas también en las calles de Delicias en las nocheviejas de los años 2011, 2012 y 2016.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1424 en: 03 de Febrero de 2019, 08:20:31 am »

Hallan cinco casquillos de bala en la avenida de Palencia tras una pelea entre nueve jóvenes


Impactos de bala en el vehículo de uno de los grupos implicados en la pelea y posterior persecución. / El Norte
Tres de los implicados resultaron heridos de carácter leve tras una persecución que se inició en Pajarillos
Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid
Sábado, 2 febrero 2019, 10:13


Una pelea con nueve implicados originada en el barrio de Pajarillos en la pasada madrugada se saldó con una persecución y posterior tiroteo en la avenida de Palencia con Amor de Dios, donde agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local hallaron cinco casquillos de arma corta, dos de ellos en el vehículo de uno de los grupos implicados en la pelea. Como consecuencia de la disputa resultaron heridos leves tres jóvenes de 33, 32 y 27 años.

Los hechos comenzaron en un bar de la calle Tórtola, en el barrio de Pajarillos, donde por motivos que no han trascendido se inició una pelea entre tres jóvenes de origen marroquí y seis miembros de un clan. La disputa fue a más, de tal forma que, según relataron posteriormente a los Cuerpos de Seguridad, se inició una persecución con vehículos que terminó en la avenida de Palencia con Amor de Dios. Fue entonces donde, una vez acorralados, los tres jóvenes de uno de los dos grupos implicados salieron huyendo del vehículo, momento en el que se produjeron varios disparos, dos de ellos impactaron en el coche de estos últimos, pero ninguno alcanzó a los implicados.

A esa hora, las dos de la madrugada, vecinos de la avenida de Palencia alertaron al 112 de que se estaba produciendo una persecución en la zona. De forma inmediata se personaron varias patrullas de Policía Nacional y Local. A su llegada, y según fuentes de la investigación, salieron a su encuentro los tres jóvenes de origen marroquí, que presentaban diversos golpes y contusiones que no revestían gravedad. Aún así, uno de ellos se quejaba de un golpe en un hombro y fue trasladado en ambulancia al Hospital Clínico, mientras que los otros dos se desplazaron a pie hasta el centro hospitario, donde también fueron atendidos de diversas heridas.

En el lugar de los hechos, la Policía halló cinco casquillos de arma corta. Dos de ellos habían impactado en el vehículo de los heridos -que tenía varios golpes y la luna rota-, en la chapa a la altura de la rueda, mientras que el tercero estaba en el suelo. El coche fue requisado y trasladado a la Comisaría para que lo inspeccione la Policía Científica.

A media mañana de hoy no se había presentado denuncia alguna por los hechos ocurridos, aunque según fuentes de la investigación todos los implicados, tanto los identificados como los otros seis jóvenes que presuntamente se vieron involucrados en la pelea, tienen antecedentes.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1425 en: 26 de Febrero de 2019, 07:10:42 am »
 
El mayor gueto del narcotráfico en España
El barrio en el que no se atreven a entrar ni los repartidores de Amazon
Buenos Aires, en Salamanca, vende la heroína más barata del país y ni siquiera la gente más humilde quiere vivir allí aunque las casas no valen nada

Autor
Daniel Borasteros

26/02/2019 05:00

En España hay un barrio en el que nunca suben los precios. Ni siquiera nadie se molesta en calcular el valor del metro cuadrado: no vale nada. Un grupo de casitas rojizas encajonado entre carreteras, vigilado por grupos de jóvenes con cadenas en sus entradas, y rodeado de esa hierba pajiza que crece donde no llega nadie en las ciudades. Un barrio en el que ningún niño alcanza la educación Secundaria, no entran los repartidores por miedo y se vende la heroína más barata de España. Los chicos viven en un clima de violencia desde que no levantan un metro del suelo y los modelos a imitar son los grandes narcos. Tampoco hay un solo inmigrante. Nadie quiere vivir en el barrio más blindado del país: Buenos Aires, en Salamanca.

“Lo de que no entren los repartidores es lo de menos”, se lamenta Emiliano de Tapia, que es a la vez el cura, el presidente de la asociación de vecinos y la única voz que se atreve a hablar en la zona. La empresa MRW, según denunció el grupo de Ciudadanos en el ayuntamiento salmantino, decidió el pasado septiembre vetar varias calles de este lugar. Se trata del único sitio al que no llegan “oficialmente”. “Es lógico que no entren porque este barrio va ya por su tercera generación de gente que no ha vivido más que en la violencia y no tienen ningún contrapeso en su educación”, subraya el religioso.

A diferencia de otras barriadas marginales en las que es frecuente el tráfico de drogas, Buenos Aires es un fortín en el que no hay casi mezcla: aquí casi todos se dedican a lo mismo y casi nada de lo que hacen es legal. Se trata de un grupo de viviendas levantadas en 1983, cuando a raíz del 'boom' turístico en la ciudad castellana se decide recuperar la parte del casco histórico donde estaba el antiguo barrio chino echando a las familias que vivían allí y realojándolas en esta finca en los confines de la población. Hay 350 viviendas en total.

“Todo esto surge porque el modo de vida de estas familias desaparece con los tiempos modernos y muchos escogen el narcotráfico como alternativa"

De hecho, los dos principales bloques en los que se centra el tráfico de drogas son propiedad de la Junta de Castilla y León. Allí, en unas 30 viviendas, malviven los 'machacas' de las grandes familias de la droga y se encargan del trasiego diario. Son toxicómanos, en su mayoría de largo recorrido y cerca de 50 años, que a cambio de sus dosis trabajan para los clanes mafiosos.

“Todo esto surge porque el modo de vida de estas familias desaparece con los tiempos modernos y muchos escogen el narcotráfico como alternativa, lo que además es mucho más lucrativo”, relata Tapia. Los oficios a los que se refiere son, principalmente, la compraventa de mulos para trabajar en el campo. Un oficio, el de tratantes, en el que esos clanes ya han adquirido experiencia en relacionarse con las personas adecuadas para mover una mercancía de un lado para otro. Y lo mismo da animales que cocaína o heroína, siendo bastante más rentable el tráfico de drogas.

Un alto mando del Cuerpo Nacional de Policía en Madrid ya señalaba la relación de estos grupos de antiguos vendedores de animales salmantinos incluso con los grandes clanes de la droga que ahora están en Valdemingómez, el mayor punto de compra venta de estupefacientes de Europa. “Están aquí y allá, pero varias de las familias que controlan el mercado tienen fincas y provienen de Salamanca, Toledo o Extremadura”, recalcaba el policía.

“Este barrio es muy difícil y es una vergüenza, pero lo es también porque ha habido muchos intereses detrás para que fuera así”, desliza Tapia, a quien se le conoce popularmente como “el otro Papa de Buenos Aires”. Tapia se apunta a las teorías conspirativas que señalan al poder como el responsable del aumento del consumo de heroína en momentos puntuales: “A finales de los 70 con la movilización política, a primeros de los 90 con la crisis de entonces y la de 2008 en la que los jóvenes ven que no tienen ningún futuro”, desgrana. “Una manera de tener controlada a esa juventud es con las drogas”, sentencia el religioso, que ha apreciado un repunte en el consumo de heroína “en los últimos tres o cuatro años”.

Desde 2015 hay un grupo de trabajo con “reuniones sectoriales” para afrontar “el problema de Buenos Aires”, según explica un portavoz del Gobierno municipal salmantino. En esa comisión, además del consistorio, se sientan la Junta de Castilla y León y la subdelegación del Gobierno. Todos se han comprometido a “mejorar las condiciones del barrio”. Pero, por el momento, no se aprecian grandes resultados.

En el colegio público Gabriel Martín, los profesores acuden sin ninguna esperanza y con bastante temor. Ninguno de los niños que acude proseguirá sus estudios. Todos están atrapados en las dinámicas de la barriada y sus expectativas son seguir los pasos de los grandes héroes de cada clan de la droga. “Los padres que no están en el negocio no llevan sus hijos a ese colegio, no tiene ningún sentido”, revela Tapia, que insiste: “Esos niños son ya una tercera generación de narcos, no han vivido nunca una situación normal”.

Todos están atrapados en las dinámicas de la barriada y sus expectativas son seguir los pasos de los grandes héroes de cada clan de la droga

El colegio es tan peculiar que hasta los docentes tuvieron que compartir espacio con un okupa durante algún tiempo. Un hombre con problemas mentales que se colaba a dormir por el tejado del centro. “Lo curioso es que no era un hombre peligroso y era de lo menos de todo lo que sucede en aquel centro”, dice con ironía Tapia, que acoge en su parroquia a 17 exreclusos, como era el caso del hombre que pernoctaba en el colegio.

La situación del barrio es tan peculiar que cuando una mafia dedicada al tráfico de personas dejó tirados a 700 bolivianos en la provincia castellana y se los ubicó en esta zona por parte de los Servicios Sociales, todos se fueron marchando del lugar hasta no quedarse ninguno de ellos. Si se vende una casa en Buenos Aires, el precio lo ponen los clanes de la droga y se la quedan ellos. Aunque ninguna alcanza más de 18.000 euros en esas compraventas.

Los dos bloques en los que se centraliza el tráfico pertenecen a la Junta, pero tienen todos los suministros pirateados. Una situación que la asociación vecinal Asdecoba denuncia porque entiende que es “peligrosa”. El hartazgo de este grupo de vecinos es tal que lo que piden es, directamente, “que tiren el barrio y se empiece desde cero”, como exigieron en una manifestación el pasado 4 de febrero.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1426 en: 08 de Marzo de 2019, 07:51:09 am »

ValladolidHabla el autor de los disparos en Las Viudas: «La próxima Nochevieja no habrá tiros al aire»


Adrián, con uno de sus hijos, en Las Viudas. / ALBERTO MINGUEZA
Adrián, a la espera de juicio, dice estar arrepentido: «Se nos fue de las manos»
Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID
Miércoles, 6 marzo 2019, 11:53

Adrián Ramírez, 24 años, ala o cierre en el equipo de fútbol del Santo Toribio, soporta con una media sonrisa las bromas de sus compañeros de liguilla. El famoso, le llaman. El famoso. Lo fue a principios de año, cuando un vídeo en el que salía junto a su padre pegando tiros al aire se convirtió en mercancía de mercadeo en 'whatsapp'. Adri era el chaval que, escopeta en mano, disparaba para festejar el fin de año. «Se nos fue de la mano», dice. Reconoce que no es la primera vez que lo hace. Cuenta que hay «muchas familias gitanas de España» que celebran el 31 de diciembre con tiros al aire. «Este año, después de cenar, salimos a la calle. La escopeta, de fogueo, no era mía, me la pasaron y disparé. Y luego pegó otro mi padre. Un primo nos grabó, subió la foto a su estado, alguien la cogería de ahí y empezó a circular». Adrián (la Policía le atribuye tres detenciones por robo) y su padre se entregaron en comisaría. Ahora están a la espera de juicio. «Lo que tengo claro es que se acabó lo de celebrar así el fin de año».

Adri tiene 24 años y tres hijos (de ocho, cinco y tres años). Lleva diez años casado. Vivió en La Rubia, una temporada en Mojados. Con 13 años regresó a Valladolid, a la casa de Rosario, su abuela paterna. Después formó familia y ahora vive de alquiler en Aramburu-Las Viudas. «La gente habla mucho sobre la zona sin conocerla. Dicen que es marginal, que hay violencia. No sé. Gente buena y mala hay en todas partes. Hay vecinos que son conflictivos, pero el esfuerzo de la mayoría es para que sea una zona cada vez mejor. Mi calle es tal vez la más limpia del barrio porque en mi casa y la de mi primo nos preocupamos por limpiarla.Y los niños se me crían bien. No quiero que salgan mucho. En el parque sí, pero no me gusta que jueguen solos en la calle».

Ha trabajado «en el campo, remolacha, patata, en la vendimia cuando llega» y también haciendo «'chapús' con mi padre, que es albañil, o portes, que tiene una furgoneta». «Lo que sale», dice. Ahora está en paro. «He hecho las pruebas de Fasa en Palencia, pero no me han llamado». ¿Y el fútbol? «Lo tengo aparcado. Me he lesionado las fibras del aductor de la pierna derecha. Estoy en rehabilitación. Y oye, desde que estoy lesionado, el equipo no va tan bien, la verdad», bromea.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 169873
Re:Barrios marginales
« Respuesta #1427 en: 13 de Marzo de 2019, 08:13:54 am »

Estado del coche patrulla de la Policía nacional tras la colisión - Policía Nacional

Atacan en Linares a policías nacionales con bates, palos y piedras cuando intentaban detener a dos personas
Los ocupantes de un vehículo habían intentado antes atropellar a los agentes
Javier López
JaénActualizado:
12/03/2019 20:22h


Vecinos de la barriada linarense de El Cerro han atacado a una patrulla de la Policía Nacional con bates, palos y piedras cuando los agentes intentaban detener a los ocupantes de un vehículo que previamente habían intentado atropellarles. La situación ha motivado que hasta el lugar de los hechos se desplazaran numerosos policías nacionales y locales para auxiliar a sus compañeros.

La agresión ha tenido lugar tras intentar la Policía Nacional detener a dos jóvenes que se habían dado a la fuga y originado graves disturbios públicos al circular a gran velocidad por las calles de la ciudad. El coche era conducido por una mujer que carecía de permiso para la circulación, quien, tras intentó atropellar a los agentes, colisionó con el coche patrulla.

Los hechos han sucedido cuando una patrulla policial ha observado que un vehículo circulaba a velocidad excesiva por la vía pública. Lo ocupaban dos personas, una de las cuales, la conductora, ha sido identificada como miembro de un clan por los agentes, que sabían que no tenía permiso de conducir, ya que esta no es la primera vez que ha sido sorprendida al volante.

Los agentes le han dado el alto, pero la conductora ha hecho omiso de las órdenes y ha acelerado. Tras unos segundos de persecuciónse ha detenido en seco para forzar la colisión del coche patrulla, choque que los policías han evitado en principio si bien después la conductora ha embestido al vehículo del cuerpo de seguridad del Estado, que a causa del impacto ha sido desplazado varios metros. Tras el choque, los ocupantes se han refugiado en una vivienda de la barriada de El Cerro, a la que se han dirigido los agentes.

Cuando han intentado detenerles, uno de los ocupantes del vehículo, quien acompañaba a la conductora, ha intentado atacar con un cuchillo al agente que ha pretendido detenerle, momento en que varias personas armadas con objetos contundentes han agredido a los policías, a los que también han apedreado. Los investigadores realizan ahora labores de identificación de los agresores para proceder a su detención.