Autor Tema: Academias de los Cuerpos policiales  (Leído 56983 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #541 en: 22 de Abril de 2019, 19:35:45 pm »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #543 en: 16 de Mayo de 2019, 07:29:04 am »

Deberes ‘escolares’ a los alumnos de la Guardia Civil que sean castigados

El nuevo régimen interior de los centros docentes contempla como acción correctora la realización de trabajos académicos de hasta 3.000 palabras

Fecha
16/05/19access_time 1:02

La Dirección General de la Guardia Civil prepara una orden general con la que regulará las normas generales de régimen interior de los Centros Docentes de la Guardia Civil. Dicha orden viene a completar la Ley de Régimen de Personal de la Guardia Civil y el Reglamento de Ordenación de la Enseñanza de la Guardia Civil.

Las asociaciones profesionales del cuerpo ya han tenido acceso al borrador de esa orden general, que se espera que se apruebe en los próximos meses. Dichas asociaciones realizarán alegaciones y propuestas de modificación antes de que la Dirección General eleve el texto definitivo y se apruebe por Orden del Ministerio de Presidencia.

Confidencial Digital ha podido consultar el borrador de esta orden, que entre numerosas cuestiones relativas a los alumnos de las academias y centros docentes de la Guardia Civil (calendario, horarios, uniformidad, vacaciones, permisos, régimen de internado...) contempla en el Capítulo IV unas “Infracciones de carácter académico del alumnado de la enseñanza de formación”.
Acciones correctoras “educativas y formadoras”

Dentro de ese régimen disciplinario interno, la Guardia Civil va a dejar establecido que “las infracciones de carácter académico se corregirán motivadamente, según su gravedad y circunstancias, con amonestaciones verbales y escritas a través de las acciones correctoras […], así como mediante una reprensión o llamada de atención”.

Junto a esas amonestaciones verbales o escritas, en los centros docentes de formación de la Guardia Civil los mandos podrán adoptar una serie de acciones correctoras; siempre, eso sí, con un carácter “educativo y formador”, y de forma que se garantice el respeto a los derechos de los alumnos.

Sin embargo, algunas de estas acciones correctoras (que en este caso no se daban hasta ahora) ha llamado la atención, por ejemplo, de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que se vaya a imponer “deberes” a los alumnos de las academias, lo que para ellos significará una notable “falta de pedagogía en la formación que aplica la Guardia Civil”.

3.000 palabras en seis días

¿En qué consistirán esos deberes? Si un alumnos comete una infracción académica, le podrán imponer como castigo “la realización de trabajos académicos en horario no lectivo en relación con la infracción cometida”. Esos trabajos o deberes “tendrán una extensión máxima de 3.000 palabras y serán acometidos en un período máximo de seis días hábiles”.

Otra posibilidad es que los alumnos de las academias de la Guardia Civil cumplan la sanción con “estudio obligatorio o controlado en horario no lectivo”. Como máximo le podrán poner de castigo un máximo de 16 horas de estudio controlado, repartidas en un período total de dos semanas de duración y pudiéndose realizar como máximo dos horas de estudio por día lectivo.

Además, también se contempla “limitar la participación en las actividades extraescolares adicionales del centro”, y también establecer un refuerzo de actividades de instrucción y adiestramiento o de educación física de hasta diez y doce horas como máximo.

Por último, en la lista de posibles acciones correctoras se establece la “privación de condiciones especiales que hayan sido autorizadas en relación con el régimen de vida, distintivos o reconocimientos propios de los alumnos del propio centro docente”.

Desde AUGC lamentan que el régimen disciplinario, una vez se apruebe esta norma que prepara la Dirección General de la Guardia Civil, no se basará en el rendimiento académico “sino en cualquier acción que quieran corregir lo podrán hacer con la imposición de “deberes”, o incluso la privación de condiciones especiales como cuestiones que afecten a la conciliación de la vida familiar y laboral que hubieran sido concedidas”. De ahí que vayan a presentar alegaciones en este punto concreto.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #546 en: 11 de Octubre de 2019, 07:01:12 am »

Ni móviles ni vítores en las pruebas físicas de la Policía Nacional

La Escuela de Ávila endurece los controles para evitar que se grabe y se difunda la carrera de 1.000 metros al aire libre, como sucedió hace un año

Fecha
11/10/19access_time 1:02

La Policía Nacional se pone firme en las pruebas físicas de la oposición de acceso... pero con los “espectadores” que siguen desde las gradas de la Escuela Nacional de Policía (Ávila) los ejercicios de los opositores.

Este año, como en años anteriores, la misma convocatoria de las oposiciones publicada en el BOE estableció que “la carrera de 1.000 metros sí será pública, al desarrollarse en pista al aire libre. No se permitirá su grabación por medio audiovisual alguno al poder afectar a la seguridad, al derecho a la intimidad personal y la propia imagen de los intervinientes”.

Confidencial Digital ha podido recabar el testimonio de familiares de aspirantes a ingresar en la Policía Nacional, que explican que este año los agentes encargados de la organización de las pruebas se han mostrado mucho más estrictos en ese punto de no grabar la carrera, así como en reprimir las muestras excesivas de apoyo durante la carrera.
Problemas en la carrera al aire libre

Las pruebas físicas, que se iniciaron en septiembre y se siguen desarrollando a lo largo del mes de octubre, se celebran en las instalaciones de la escuela en Ávila. Una parte de los ejercicios se realiza en un polideportivo, cubierto, en el que sólo pueden acceder los opositores y los examinadores.

Pero en la carrera de 1 kilómetro, que tiene lugar en la pista de atletismo, se permite que familiares y acompañantes puedan seguirla desde las gradas.

Fuentes oficiales de la Escuela Nacional de Policía señalan que hace unos años se fueron acumulando los problemas, en muchos casos faltas de educación que se quisieron cortar de raíz: “Algunos familiares, al animar, decían cosas despectivas de otros que corrían con sus hijos, parejas... Además, el ruido molestaba a quienes estaban calentando mientras otros corrían”.

Eso en lo que respecta a las muestras de ánimo excesivas. Sobre la prohibición de grabar, por ejemplo en 2018 se desató cierta polémica al difundirse por Internet un vídeo de la carrera de 1.000 metros grabado desde la grada. Una de las opositoras presentó una queja por haber permitido la escuela que se le grabara sin su consentimiento.

Controles y advertencias

Aunque ya desde hace algunos años se toman medidas, este año especialmente se ha detectado un celo especialmente riguroso en la academia de Ávila para evitar estos problemas.

A los familiares que se sitúan en las gradas se les está avisando, por parte del personal de la Escuela Nacional de Policía, que está completamente prohibido grabar la prueba. “Para respetar el derecho a la imagen de cada opositor”, apuntan fuentes oficiales de la escuela.

Otras fuentes apuntan que este año ha habido casos en que los policías que estaban allí controlando el desarrollo de la carrera se han acercado a algunos espectadores para hacerles un aviso: o bien guardaban de inmediato el móvil, que habían sacado de pronto, o bien dejaban de gritar para animar a su familiar que se examinaba. En ambos casos, o seguía las instrucciones, o tendría que marcharse de la grada.

Hace un par de años, ya una persona fue expulsada por sacar el móvil. Este año, ECD tiene constancia al menos de que en algún caso los vítores excesivos provocaron que varios padres fueran advertidos de que iban a ser expulsados si no paraban.

“La orden de no grabar también se da por seguridad, para que no se difundan los rostros de muchos policías que aparecerían en las imágenes”, apuntan fuentes policiales.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #547 en: 23 de Noviembre de 2019, 15:59:04 pm »


La Masia de los Mossos


Maholi soñaba de pequeña con ser investigadora, Xavi notaba que se había estancado y Héctor buscaba un trabajo que ayudara a la gente

Casi 1.500 aspirantes a agentes de los Mossos d'Esquadra o policías locales han comenzado esta semana la formación en el ISPC
Guillem Sànchez

Barcelona - Sábado, 23/11/2019 - 14:21
Botón Facebook Messenger
 2
Maholi se prueba por primera vez el uniforme en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya. 
Maholi se prueba por primera vez el uniforme en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya.  / ANNA MAS

Al salir del restaurante indio del Eixample donde celebraba con su novia que por fin había aprobado las oposiciones a agente de los Mossos d’Esquadra, Héctor (Barcelona, 37 años) se topó con los altercados. Ese 15 de octubre, a primera hora, se había conectado al ordenador y había leído 'apto' en la pantalla. Una palabra que perseguía desde el 2011. En la calle había barricadas en llamas. Entre los clásicos que coreaban los manifestantes esos días estaban versos como: "Ser policía, vergüenza me daría" o "Los Mossos también son fuerzas de ocupación".


Maholi (La Garriga, 30 años) llegó a España procedente de Ecuador. De pequeña, cuando jugaba sola en casa, siempre acababa preguntándose por qué los villanos son villanos. O más concretamente: "¿Qué les mueve a hacer el mal?". Años después quiso averiguarlo estudiando Criminología. Y después, Investigación Privada. Y después, un posgrado en perfiles delincuenciales. Cuando comenzó a sentirse preparada para intentar ser policía estalló la crisis económica que secó las promociones durante siete años. Finalmente, en el 2017, convocaron nuevas plazas. Pero a ella esa oportunidad la sorprendió embarazada de gemelos. Tras dar a luz y agotar la baja maternal, regresó a su puesto de secretaria. Al poco tiempo, oyó que también habría oposiciones. Consciente de que no sería un camino sencillo, se levantó de la silla y comunicó a sus jefes que lo dejaba para prepararse.
PUBLICIDAD

inRead invented by Teads


Más o menos entonces, un profesor de autoescuela, Xavi (Barcelona, 37 años) escuchaba sin ganas a conductores que se habían quedado sin puntos y echaban la culpa a la Guardia Urbana. Sin saber muy bien por qué, optaba por responder que sin normas de tráfico las muertes y los heridos en la carretera se dispararían. Al sentirse una y otra vez atrapado en el papel de quien defiende una labor que no es la suya, comenzó a pensar que se había "atascado profesionalmente". Cuando leyó que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona buscaban nuevos agentes y que ya no había límite de edad -ni tampoco de altura-, dejó caer entre sus amigos el farol de que iba a presentarse. La sorpresa fue descubrir que él lo deseaba de verdad.

Los fantasmas personales
Héctor suspendió las oposiciones a Mossos d’Esquadra en el 2011. Y en el 2017, se lesionó preparando la prueba del circuito de agilidad. Para Maholi, el test de resistencia, la extenuante Course Navette, se había convertido en un suplicio que podía convertir la renuncia a su trabajo de secretaria, y a pasar más horas con sus hijos, en un esfuerzo sin recompensa. Y a Xavi le costaban tanto los ejercicios de cálculo que el examen de aptitudes psicotécnicas amenazaba con encadenarle a la autoescuela.

Cada uno tuvo que vencer a un fantasma distinto. Héctor superó el circuito, con un cinco pelado. Maholi corrió hasta estar a punto de echar los higadillos y alcanzó la distancia mínima para ser apta. Y Xavi, lápiz en mano, se peleó con las preguntas matemáticas y logró que esta vez salieran los números. 

El 18 de noviembre, Héctor, Maholi y Xavi se conocieron en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC), el primer día de clase de una formación de casi 8 meses, penúltimo escollo para ser policías. Si aprueban, algo que no conseguirán un 10% de los 1.442 aspirantes (700 a Mossos d'Esquadra y 742 policías locales) de la promoción, harán prácticas durante otro año. Entre inscribirse a unas oposiciones y convertirse en policía a todos los efectos pasan unos 30 meses. Los que se apunten a la próxima, cuya inscripción sigue abierta hasta este 29 de noviembre, comenzaran la formación en el ISPC en otoño del 2020, se graduarán en verando del 2021 y superarán las prácticas en primavera del 2022. .


"Ser policía no es una vergüenza, es un orgullo. Y aquí no hablamos de política, aquí venimos a estudiar", responde Maholi cuando se le pregunta sobre la imagen oscilante que arrastran los Mossos tras un mes de disturbios y años de 'procés'. "Este es un trabajo que te permite ayudar y proteger a gente normal, como tus padres o tus vecinos, queremos ser policías por eso, porque es algo que te nace de dentro", zanja Héctor.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 178016
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #549 en: 03 de Enero de 2020, 07:30:44 am »

Archivada la causa por agresión sexual contra un alumno de la Escuela Nacional de Policía denunciado por una compañera

La Audiencia Provincial de Ávila desestima el recurso de apelación interpuesto por la alumna contra el auto en el que se acordó el sobreseimiento provisional de las diligencias previasEl tribunal señala, entre otras cosas, que "si realmente hubiese sido víctima de un presunto delito contra la libertad e indemnidad sexual cometido por el investigado, no se alcanza a comprender cómo, inmediatamente después de ocurridos los supuestos hechos, al llegar a su domicilio, invitase tanto" al acusado como a otro compañero "a dormir en la habitación de invitados de su casa para que no tuvieran que volver andando hasta sus respectivos domicilios".   


Rosalina Moreno | 02 enero, 2020

La Audiencia Provincial de Ávila ha confirmado el archivo de una causa por agresión sexual contra un alumno de la academia de Policía que fue denunciado por una compañera en diciembre de 2018.

El tribunal ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de la alumna contra el auto del Juzgado de Instrucción número 1 de Ávila del pasado 4 de julio que acordó el sobreseimiento provisional de las diligencias previas «por no existir motivos suficientes para acreditar la participación en los mismos» del investigado.

El auto, fechado a 6 de noviembre y difundido hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, lo firman los magistrados Javier García Encinar (presidente del tribunal), Miguel Ángel Callejo Sánchez, y Antonio Dueñas Campo, que ha sido el ponente.

Contra esta resolución no cabe interponer recurso ordinario alguno.

Los magistrados indican que la denunciante «no es que haya tomado múltiples bebidas alcohólicas, lo cual es totalmente indiferente para este tribunal, sino que el consumo de tales bebidas alcohólicas ha afectado y muy seriamente a su capacidad de memoria creándola dificultades».

Expone que confirme al informe pericial de la psicóloga adscrita al instituto de medicina legal de Ávila, ésta presenta dificultades para recordar los hechos ocurridos cuando consume alcohol, pero no en este supuesto sólo, sino ya en supuestos anteriores», y que como consecuencia de ello tiene «pérdida de memoria de la práctica totalidad de los hechos ocurridos en el interior del bar de copas denominado Delicatessen, y que solamente a partir de la salida de tal bar tiene recuerdos de los hechos ocurridos, pero no en su plenitud, sino de forma intermitente

«Incluso refiere a la psicóloga forense no solamente que tiene dificultades para recordar muchos acontecimientos y conversaciones que tuvieron lugar durante la noche, sino que incluso tiene dudas sobre si determinadas cosas o hechos los conoce porque los recuerda o porque se los han contado; por tanto, tiene dudas que afectan no solamente a su memoria de fijación, sino también a la realidad de lo acontecido», relatan los magistrados.
Destacan que en la denuncia ante la Comisaría provincial de policía de Ávila la denunciante manifestó que en el interior del bar de copas Delicatessen «varios chicos de la misma sección» estaban dándole besos en el cuello y chupándole en esa zona y que lo sabe porque así se lo ha contado un compañero de la escuela de policía, M.

El tribunal señala que «mal se lo puede haber contado» éste cuando «ni siquiera estuvo en tal bar de copas y es más el testigo citado en la fase de instrucción en sede judicial manifiesta que tiene conocimiento de los hechos acontecidos porque se los ha contado la perjudicada» y no porque «los haya presenciado él personalmente o porque terceras personas se los hayan narrado».

«Pero es que, además de todo lo ya indicado anteriormente sobre las muy serias dudas de la credibilidad de la declaración de la perjudicada» para ser considerado siquiera tal declaración en fase de instrucción como indicio racional de criminalidad, «tenemos, tal y como vuelve a informar muy acertadamente el Ministerio Fiscal en su escrito oponiéndose al recurso de apelación, que salvar el enorme obstáculo del único testigo presencial de los hechos», O., prosigue.

Los magistrados expresan que respecto del testimonio del citado testigo «no existen dudas de credibilidad ni por su supuesta amistad con el presunto autor de los hechos o con la víctima de los mismos por cuanto que era un compañero de la misma sección de la escuela de policía de ambos sin especial amistad con ninguno de ellos por ser simplemente respecto de ellos compañero de clase o de escuela ni por su presencia durante todo el trayecto o recorrido desde el bar de copas «Delicatessen» hasta el domicilio» de ella pues sus dos compañeros, esto es, tanto la perjudicada y denunciante como el investigado así lo reconocen expresamente.

Indican que respecto del contenido del testimonio de O. «es muy importante por su claridad y rotundidad al manifestar que durante el camino en ningún momento hubo ni la más mínima intención o acto de contenido sexual» por parte de G. hacia E. ni por parte de ella hacia él.

«Si tal testimonio es así de rotundo y si además afirma que en ningún momento se separó de ellos salvo unos instantes (menos de treinta segundos) para buscar música en su teléfono móvil, ello significa necesariamente que simplemente los hechos objeto de denuncia no ocurrieron», señala el tribunal.

Además, destaca que el testimonio o declaración de la presunta víctima y denunciante «se acompaña mal con dos hechos ocurridos».

El tribunal manifiesta que «si realmente hubiese sido víctima de un presunto delito contra la libertad e indemnidad sexual cometido por el investigado, no se alcanza a comprender cómo, inmediatamente después de ocurridos los supuestos hechos, al llegar a su domicilio, invitase tanto» al acusado como a otro compañero «a dormir en la habitación de invitados de su casa para que no tuvieran que volver andando hasta sus respectivos domicilios».

«Si realmente hubiese sido víctima de un presunto delito contra la libertad e indemnidad sexual cometido por el investigado, no se alcanza a comprender tampoco cómo ya muy cerca de su domicilio se hace un selfie» tanto con el acusado como con otro compañero «y en dicho selfie ella aparece no con una cara crispada, angustiada, desasosegada, nerviosa, asustada o similar sino lejos de ello con una cara que transmite tranquilidad y en actitud cariñosa de amistad o de compañerismo» hacia el segundo compañero citado «al apoyar su cabeza sobre su hombro».