Autor Tema: Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas  (Leído 120670 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #942 en: 18 de Marzo de 2019, 14:14:57 pm »
Comienza el juicio contra el  expolicía sevillano que disparo a los ladrones que asaltaron su casa


MDSVID20190318_0014
Informativos Telecinco
18/03/2019 08:49
Comienza el juicio contra el expolicia local Casimiro Villegas en Sevilla. Se enfrenta a 20 años de cárcel por haber herido a los asaltantes que entraron a robar en su casa en 2011. El agente, que vive desde entonces una auténtica pesadilla y tiene su casa embargada, se enfrentó a los ladrones e hirió a tres de ellos.


El caso de Casimiro Villegas ha levantado una enorme polémica. Hoy le juzgan porque se enfrentó a las cinco personas que asaltaron su casa el 29 de marzo de 2011. Para él piden 20 años de cárcel.

Usó su arma reglamentaria e hirió a tres de los asaltantes. Aquella noche comenzó una pesadilla para este ex agente de la policía local y su familia.

“Cuando accedí al salón de mi casa me cayeron dos individuos que se liaron a patadas y puñetazos conmigo”, narra Casimiro Villegas. Su vida y la de su familia corrió un serio peligro. “Vas buscando el instrumento más poderoso que tienes en tu casa y eso es mi arma reglamentaria”, señala.

Casimiro solo quiere que se acabe todo: “Yo quiero descansar, yo quiero pasar página para bien o para mal. Si me tengo que ir a prisión  iré”.

MDSVID20190210_0075
La enorme diferencia de penas entre atacantes –les piden entre tres y cinco años para cuatro de ellos porque el quinto nunca ha sido identificado- y atacado -20 años, la pena máxima- porque el fiscal no ha aplicado la eximente de legítima defensa y eso es lo que tendrá que aclararse en el juicio que empieza hoy.

El expolicía siempre ha tenido el apoyo de sus compañeros que hoy estarán a las puertas del juzgado para arroparle y para que se tenga en cuenta que los hizo en legítima defensa.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #943 en: 19 de Marzo de 2019, 07:43:59 am »

La delirante versión de los asaltantes de la casa del policía local Casimiro Villegas

    Los acusados declaran que iban a cobrar un dinero de un marroquí llamado Karim, del que no se sabe quién es ni dónde está

    También aseguran que la vivienda era "una guardería de hachís", pese a que no se hallaron restos de droga ni ningún zulo


Fernando Pérez Ávila
18 Marzo, 2019 - 13:18h

Iban a cobrar un dinero para un "marroquí de Marruecos" llamado Karim, que había comprado unos motores fueraborda a otro marroquí llamado Mustafá, que era "de La línea o de Algeciras" pero del que no saben más datos porque "Mustafá hay muchos". Esta ha sido parte de la delirante versión de los acusados de asaltar el chalé del policía local de Sevilla Casimiro Villegas, cuyo juicio por disparar a los cuatro delincuentes que irrumpieron en su casa ha comenzado este lunes en la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla.

Durante la sesión de este lunes han declarado los cuatro acusados del robo con violencia e intimidación en la casa del agente, ubicada en Dos Hermanas pero muy próxima a Bellavista, la noche del 29 de marzo de 2011. Los cuatro pertenecen a la misma familia y han asegurado que no tenían ninguna intención de robar en la vivienda, sino que "fue algo que surgió" después de tomar unas copas en un pub.

El cabecilla del clan, Raúl P. R., ha asegurado que decidió ir a las tres de la mañana a buscar un dinero que el policía local (al que ha llamado en todo momento Casi, con una familiaridad sorprendente pese a que ha dicho que sólo lo había visto una vez antes) tenía en su casa y que pertenecía a Karim, un ciudadano marroquí para el que él hacía trabajos.

Según esta versión, Karim le había comprado unos motores fueraborda para embarcaciones a otro marroquí del campo de Gibraltar, por los que había pagado 30.000 euros. De esos, 15.000 los tenía el policía local en su vivienda, donde también, siempre acorde a esta versión, había una "guardería de hachís". Raúl P. R. ha asegurado que habló varias veces con Karim esos días porque le ejercía de chófer cuando venía a España y también de recadero.

Sin embargo, la Policía no ha podido localizar a Karim en los ocho años que han transcurrido desde los hechos, ni tampoco se encontraron llamadas entre ellos en el análisis del teléfono móvil del cabecilla del clan. Tampoco se ha encontrado al supuesto vendedor, Mustafá, del que ha dicho que no sabe más porque "Mustafá hay muchos". Tampoco se ha encontrado ningún resto de hachís ni ningún zulo en los registros de la vivienda de Casimiro Villegas.

Raúl P. R. ha sostenido que llegaron a casa del policía a las tres de la mañana en una furgoneta Citroën C15. "No son horas frecuentes para personas normales, pero para estas cosas sí lo son", ha explicado el cabecilla cuando le preguntaron por la hora de ir a cobrar un dinero. Tampoco los acompañantes le preguntaron dónde iban ni a qué.

El supuesto recadero de Karim entró en la casa por la puerta principal, porque le abrió Casimiro, mientras que sus tres familiares esperaron en la furgoneta y fumando un cigarillo. Una vez dentro, Raúl P. R. le explicó que venía a por el dinero de Karim y estuvo charlando unos minutos con el policía local en el salón de la vivienda. "La conversación fue normal hasta que le expliqué que Karim me había dicho que no tocara el hachís. En ese momento se transformó", ha añadido Raúl P. R.

En ese momento se produjo un forcejeo entre ambos, que terminó con el policía local arrancando de un mordisco la nariz del asaltante. Algo que le ha supuesto un trauma porque no puede trabajar de cara al público y su hija y los compañeros de clase de ésta "se cachondean" de él. "La nariz la tengo reconstruida con una parte de la oreja y otra de la nalga".

Otros dos de los acusados, Iván P. R. y Julio R. F., hermano y sobrino de Raúl, entraron en la vivienda y llegaron hasta donde se produjo la pelea. Según ellos, su presencia hizo que el policía se quitara de encima de Raúl y los tres salieron huyendo. Antes, Juio ha admitido que cogió un ordenador portátil para "asustar" al agente. "Fue lo primero que vi y lo primero que cogí", ha dicho, no sin antes tener que hacer un parón porque es "algo que cuesta recordar", ya que le han quedado graves secuelas, como la inmovilidad de los dos pies y la imposibilidad de mantener relaciones sexuales.

Tras esto, según los asaltantes, el policía los persiguió disparando. "Yo me hice el muerto porque si no no salgo de allí", ha explicado Raúl, que ha detallado cómo Casimiro le puso la pistola en el costado. Sus familiares Julio e Iván fueron alcanzados por los disparos del policía cuando se montaban en la furgoneta, que habían aparcado a unos dos metros de la entrada de la parcela.

El cuarto de los asaltantes, Esmeraldo R. F., huyó hacia un "barranquillo" próximo y no se montó en la furgoneta. Desde su posición, ha asegurado que, tras el tiroteo y cuando sus familiares se habían marchado, vio llegar una furgoneta y sacar unos paquetes envueltos en unas sábanas del chalé, algo que no contó en su momento durante la instrucción. Esmeraldo también recibió un disparo en el brazo.
Casimiro Villegas, segundo por la derecha, en la concentración ante la Audiencia.
Casimiro Villegas, segundo por la derecha, en la concentración ante la Audiencia.

Casimiro Villegas, segundo por la derecha, en la concentración ante la Audiencia. / José Ángel García

Pese a que han declarado que no tenían intención de robar, ninguno de los acusados ha podido explicar cómo llego el ordenador portátil de Casimiro Villegas a la furgoneta en la que huyeron, y que fue interceptada poco después por la Policía Nacional. Sólo Julio ha explicado que lo cogió para tratar de intimidar al agente mientras éste golpeaba a su tío Raúl. Después, no ha detallado si se lo llevó consigo, pese a que llegó a recibir tres disparos de bala.

Tres de los cuatro asaltantes, los que huyeron en la furgoneta, fueron detenidos en la barriada de las Portadas, en Dos Hermanas. En el vehículo había dos heridos de bala y el tercero tenía la nariz arrancada de un mordisco. Desde la casa de Casimiro Villegas se divisa el Hospital de Valme, al que Raúl P. R. ha explicado que se dirigía pero que "se saltó la salida". Por eso fueron arrestados a varios kilómetros del complejo sanitario y en dirección contraria al mismo.

Raúl ha explicado que había al menos un perro, que vio al entrar, pero que después no lo vio. El resto de acusados no vieron ni al perro ni a Casimiro antes de los hechos, porque la furgoneta tenía los laterales opacos, "de chapa". Sí han coincidido en que en la casa había luz, tanto en la vivienda como en la parcela, y que los tiros no fueron a las ruedas, porque la furgoneta circuló bien en todo momento durante la fuga.

Casimiro Villegas se enfrenta a una petición de 20 años de cárcel por cuatro delitos de lesiones, mientras que a los cuatro asaltantes les piden entre 3 y 5 años por robo con violencia e intimidación. Durante el juicio, el policía local ha estado arropado por numerosos agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que se han concentrado en la puerta de la Audiencia.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #944 en: 20 de Marzo de 2019, 07:07:16 am »

Los Mossos abren fuego contra un individuo que ha herido con arma blanca a dos agentes

Las fuentes policiales consultadas apuntan a que se trata de un perturbado

Alejandro Requeijo


Publicado 19.03.2019 - 20:26
Actualizado19.3.2019 - 21:05

Los Mossos d'Esquadra han abierto fuego esta tarde contra un individuo que previamente ha herido con arma blanca a un agente de la Policía Autonómica y a otro de la guardia urbana de Barcelona, según informan a Vozpopuli fuentes policiales. Los hechos han ocurrido en el barrio de Horta-Guinardó.

Una dotación de Mossos acudió al lugar de los hechos tras la llamada del propio entorno de este individuo. Las fuentes consultadas apuntan a algún tipo de perturbación mental como origen del incidente en el que han resultado heridos dos agentes. Por el momento se desconoce el estado de la persona que ha recibido varios disparos. En un primer momento los Mossos trataron de reducirlo con una pistola Taser.

Los Mossos recibieron la llamada de la hermana del individuo, que se encontraba con actitud "beligerante y agresiva", según indican las fuentes consultadas. Cuando la Policía llegó al lugar de los hechos el hombre estaba con un cuchillo en la mano, momento en el que hirió a los dos agentes, motivo por el que se solicitaron los refuerzos policiales.
Dos disparos

Los agentes que llegaron al lugar de los hechos redujeron al atacante mediante dos disparos, uno en la pierna y otro en el brazo. Por ello, las fuentes consultadas indican que no se temen por su vida. Además, cuando se encontraba en el hospital, tras el pertinente traslado, se ha procedido a su detención. Por su parte, los dos agentes han sido atendidos por los servicios sanitarios y trasladados a un centro hospitalario.





Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #945 en: 21 de Marzo de 2019, 07:44:47 am »

El Policía Local que hirió a un sospechoso disparó el arma de forma accidental tras ser golpeado

El primer informe facilitado por el caso revela que el sospechoso, con un arma real en el momento del atraco, impactó contra el agente tras saltar desde un muro después de no atender de forma reiterada las órdenes de 'alto' y efectuarse dos disparos previos al aire

Martes, 19 marzo 2019, 14:17

La herida de bala de un sospechoso de cometer un atraco a punta de pistola en un bar situado en la calle Mariano Andrés fue efectuada de forma accidental por el agente que le perseguía en ese momento.

Según consta en el informe preliminar -al que ha tenido acceso leonoticias- el policía, que había disparado por seguridad dos disparos al aire en una zona abierta y libre para esa acción, fue golpeado por el sospechoso cuando descendía del muro en el que se había atrincherado en una zona de muy baja iluminación.

El herido, que presenta una herida de bala de carácter leve en un brazo, fue reconocido por parte de los titulares del bar donde se cometió el robo como el responsable de acceder al mismo con un arma.

La titular del bar, en el informe al que ha tenido acceso leonoticias y que forma parte del atestado en poder de la Policía Nacional, manifestó «a los comparecientes que tiene la seguridad de que la pistola pude ser real ya que tenía aspecto metálico y era de color negro».

Maleza y oscuridad

Fueron los agentes de la Policía Local quienes, tras intervenir en el lugar, observaron «cómo un individuo que porta ropa oscura, complexión delgada de un metro ochenta aproximadamente caminaba por la acera de números pares de la Avenida Álvaro López Núñez procedente de la avenida Mariano Andrés« girando »la cabeza en todo momento para observar a la dotación policial«.

Fue así hasta que comenzó una «veloz huida» hacia Álvaro López Núñez accediendo posteriormente a la calle Tres Mitras al final de la cual «hay un muro el cual escala el mismo para saltar al otro lado con la intención de huir de los agentes» los cuales le indicaron «de viva voz y en numerosas ocasiones 'Alto Policía, alto policía' haciendo caso omiso».

Los agentes, según consta en el auto policial, procedieron a saltar igualmente el muro encontrándose en un solar completamente oscuro y con «muchísima maleza» en el que resultaba fácil esconderse.

Pistola real

Fue en ese lugar donde se realizaron nuevos requerimientos para que abandonara el lugar y saliera de la oscuridad siempre ante la certeza de que la persona a la que se requería podía «portar una pistola real».

Finalmente los agentes intuyen la presencia del sospechoso detrás de un muro de metro y medio de alto para a continuación visualizar cómo intentaba acceder al tejado de una vivienda.

En ese momento tuvo lugar la acción clave: los agentes solicitaron nuevamente «que levante las manos, si bien lejos de obedecer dicha persona continúa con su actitud negativa, incorporándose ligeramente, observando los agentes cómo baja la cremallera de la cazadora e introduce su mano en el interior de la misma momento en cual el agente 3xxx observando que la zona es segura para posibles rebotes realiza un disparo de advertencia al aire apuntando en todo momento al cielo«.

Pese a ello el sospechoso «continúa con su actitud de introducir su mano en la cazadora llegando al lugar el agente 3xxx a realizar un nuevo disparo de advertencia si bien intenta colocarse en el muro para poder saltar al otro lado«.

Actitud amenazante del sospechoso y el disparo

Los agentes (tres en ese momento), con sus armas desenfundas ante la actitud amenazante del sospechoso, no encontraron colaboración alguna del mismo quien se negó a deponer su actitud y descender del muro en el que se encontraba.

Fue un agente quien le cogió de la pierna «para poder bajarlo, momento en el cual dicha persona se precipita sobre un cableado de luz quedando unos instante colgado del citado cable para posteriormente arrancar el mismo con sus correspondientes grapas el cual golpea fuertemente contra el arma de dicho agente disparándose de forma involuntaria debido al fuerte golpe y quedándose ésta encasquillada con la corredera hacia detrás«.

Tras el suceso se ha abierto el expediente que de forma habitual se tramita cuando suceden este tipo de acciones mientras el sospecho recibirá el alta en las próximas horas al carecer de importancia su lesión. En la escena de la detención, según consta en la información a la que ha tenido acceso leonoticias, no se localizó el arma que portaba el detenido en el momento del atraco según la identificación facilitada por los titulares del bar en el que se cometió.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #946 en: 23 de Marzo de 2019, 08:16:20 am »
El jefe policial que investigó el asalto: "Lo que hizo Casimiro fue defender su vida, ya está"

    El responsable del Grupo de Policía Judicial de Dos Hermanas dice que los ladrones planearon "un robo que salió mal" y hubo "una pelea a muerte"

    El mando de la Policía Nacional detalla que los cuatro asaltantes tienen múltiples antecedentes y viven de la delincuencia

Fernando Pérez Ávila
21 Marzo, 2019 - 15:35h

El jefe de la Policía Nacional que dirigió la investigación del asalto a la casa del agente de la Policía Local de Sevilla Casimiro Villegas ha explicado este jueves que lo que hizo éste fue "defender su vida" en todo momento. Así lo ha declarado este mando policial en el curso de la segunda sesión del juicio contra el agente municipal y los cuatro delincuentes acusados de asaltar su vivienda de Dos Hermanas, la madrugada del 29 de marzo de 2011.

"Fue un robo con fuerza que salió mal y se convirtió en un robo con violencia. Robos como éste tenemos así", ha dicho, acompañando su declaración con un gesto con la mano. "En este se despertaron las personas que estaban durmiendo y hubo una pelea a muerte. Lo que hizo Casimiro fue defender su vida y la de su mujer, que se encontraba también en la casa. Ya está", ha expuesto el agente.

"Imagínense la violencia que tuvo que haber para que el hombre arrancara un trozo de nariz de uno de los asaltantes", ha añadido este inspector, que dirigía la Brigada de Policía Judicial de Dos Hermanas. El jefe policial dijo también que conoce a los cuatro asaltantes porque tienen todos múltiples antecedentes.

"Son conocidos nuestros, claro, son delincuentes que les dan a todos los palos. La vida delictiva suya es así, viven de eso", ha dicho este responsable de la Policía Nacional. El jefe también ha declarado que la cerradura de la puerta estaba "apalancada", un método común entre los delincuentes cuando entran a robar en una vivienda.

El jefe admitió que no se encontró ningún arma de fuego en posesión de los delincuentes, pero no le dio ninguna importancia. Casimiro Villegas aseguró que le tirotearon con una escopeta. "En la huida tuvieron tiempo de sobra para deshacerse de ella", ha dicho, a lo que uno de los abogados de los asaltantes le ha respondido que, sin embargo, no se desprendieron del ordenador portátil sustraído en la vivienda de Casimiro. "Mire, si yo estoy huyendo y tengo un arma de fuego que me incrimina en un delito, y un ordenador portátil, prefiero deshacerme del arma".

El responsable de la investigación del robo aseguró que los disparos se efectuaron en el interior de la parcela, si bien este extremo tendrá que ser confirmado por los especialistas de la Policía Científica. A la pregunta de si se encontró droga en la casa, o escuchó a alguien decir que había hachís en la vivienda, como sostienen los asaltantes, el jefe fue rotundo: "¿En casa de Casimiro? En ningún caso encontramos nada ni oímos eso".

A lo largo de la jornada de este jueves han declarado numerosos agentes de la Policía Local de Sevilla y de la Policía Nacional, que han coincidido en que encontraron a Casimiro en estado de shock. "Tenía un bajón de adrenalina tremendo. No podía ni hablar", ha dicho el jefe de la investigación, que lo trató horas después de los hechos.
El policía Local Casimiro Villegas muestra la reja por la que entraron los ladrones.
El policía Local Casimiro Villegas muestra la reja por la que entraron los ladrones.

El policía Local Casimiro Villegas muestra la reja por la que entraron los ladrones. / Juan Carlos Muñoz

También han comparecido como testigos dos vecinos que ayudaron al policía local a buscar un trozo del candado de su vivienda, que se encontró, unos meses después, en un montículo cercano después de que se desbrozara la zona. Uno de los letrados defensores le preguntaron a uno de estos dos vecinos si Casimiro Villegas les pagó dinero para que colaboraran en la búsqueda del candado: "Me está usted insultando. Lo hice solidariamente porque a mí me habría gustado que me ayudaran en una situación así", ha replicado el testigo.

A este hombre también le han preguntado si el candado tenía moho. "Pues... si lo había, ya se habrá muerto y todo, el moho pobrecito", ha bromeado el testigo. La pieza fue recogida por la Policía Científica un mes después del hallazgo. Durante la batida vecinal se hallaron más de una decena de piezas metálicas, muchas sin relación alguna con el caso.

El juicio, que se celebra en la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla, continuará el próximo lunes 25 de marzo con las declaraciones de varios peritos. A Casimiro Villegas le pide la Fiscalía veinte años de cárcel por cuatro delitos de lesiones graves, por disparar a los asaltantes de su casa, mientras que para los cuatro delincuentes solicita penas de entre 3 y 5 años por un robo con violencia e intimidación.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #947 en: 23 de Marzo de 2019, 08:30:30 am »
O lo que es lo mismo ..."patente de corso"?


https://twitter.com/Somos_Policias/status/1109050714817482753



Cuando un policía hace uso en LEGÍTIMA DEFENSA de su arma, particular o reglamentaria, no tiene nada de lo que preocuparse más allá de lo que es el control judicial que en un estado de derecho ha de garantizar que ese uso haya sido el correcto, pues sin ese control entraríamos en la "patente de corso".

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #948 en: 28 de Marzo de 2019, 07:47:01 am »
Exactamente...a lo que yo añadiría: "un policía con miedo a disparar es un riesgo para él, sus compañeros y la ciudadanía".


https://twitter.com/ultimo_cartucho/status/1110616759529340929


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #949 en: 22 de Abril de 2019, 10:07:45 am »




El policía de La Línea retirado, ponente e instructor de tiro, Ernesto Pérez Vera, presenta nuevo libro. - FRANCIS JIMÉNEZ
ENTREVISTA
«El 'aquí no pasa nada' es la peor leyenda urbana que puede existir entre los policías»

El agente linense retirado e instructor de tiro, Ernesto Pérez Vera, presenta 'Policías, muerte en la calle', su segundo libro basado en enfrentamientos armados reales
María Almagro
@MariaAlmagroD
Actualizado:
21/04/2019 19:19h

«Ruego respeto, estimado lector. Tiene usted en sus manos la radiografía biográfica de los peores cinco segundos de un puñado de policías que estuvieron a punto de perecer por obra y desgracia de malvados congéneres». Un mensaje directo. Como es él. Así presenta Ernesto Pérez Vera su nuevo libro 'Policías, muerte en la calle. Anatomía de un tiroteo', una intensa y trabajada compilación de historias reales que continúa en la senda de su primer ensayo 'En la línea de fuego', obra que sigue siendo todo un éxito.

Este policía linense, ahora retirado, sabe bien de lo que habla. Él mismo lo vivió y lo sobrevivió. Tuvo a centímetros la muerte cuando siendo agente en su ciudad natal un individuo al que iba a identificar lo arrastró con su coche varios metros aplastándolo contra otros vehículos y dejando su piel, su sangre y su oficio derramado sobre el asfalto. Por las graves secuelas físicas que le produjo ese atentado, tuvo que guardar a la fuerza su uniforme, pero nunca dejó atrás las ganas de seguir en la lucha. Ahora, tras años de recuperación, Ernesto se vuelca en sus publicaciones, en impartir ponencias por todo el país y también, en sus facultades como experto instructor de tiro para mostrar a sus compañeros policías qué ocurre y qué puedes hacer cuando piensas que ya no hay salida.

«Este libro ofrece nuevos episodios de policías que sobrevivieron al tú o yo pero sobre todo, da un grado extra de realidad porque el noventa por ciento de estos casos se dieron cuando 'En la línea de fuego' estaba ya en la calle. Nos siguen apuñalando o tiroteando a policías, o lo intentan», cuenta.

Sin embargo en esta ocasión la estructura de la narrativa ha cambiado. Esta vez es solo Pérez Vera quien lo firma y además las opiniones técnicas y psicológicas las da a la vez que va narrando el suceso. «Es más elástico, menos rígido, por lo que es más fácil que el mensaje divulgativo llegue». Además se acompaña también de una serie de artículos sobre los asuntos tratados que completan más aún todos los relatos.

Y para crear de nuevo su obra, el agente linense ha conseguido contar con la «confianza y generosidad» de más de veinte entrevistados, pertenecientes a diferentes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que han querido compartir con él y, en definitiva con todos, sus recuerdos marcados por el sudor frío y el miedo cuando, por vicisitudes de su oficio, se vieron ante uno o varios individuos armados que, sencillamente, querían matarlos. Daba igual si en frente tuvieron una escopeta, una pistola, un cuchillo, un destornillador... querían matarlos. «Narro qué ocurrió, qué sintieron, qué hicieron o qué no hicieron en esos largos segundos que se hacen tan eternos».

La formación desinformada

Conversados, mascullados y analizados estos casos, las conclusiones son bastante similares a las que dejó sobre la mesa 'En la línea de fuego'. Como por ejemplo una de las mayores y más incómodas batallas que siempre lleva como bandera Pérez Vera: la formación (la verdadera, la real) que tienen los agentes para poder salir vivos de situaciones tan críticas como las que se cuentan. «En las galerías de tiro se les entrena para reaccionar de un modo que difiere completamente de cómo reacciona nuestro cuerpo ante la posibilidad de morir. La respuesta más frecuente dada por los protagonistas del libro era 'yo no estaba preparado para esto', 'no me lo habían enseñado'. Cuando todos te dicen eso, es que algo está fallando en los procesos de formación y eso es muy serio».

Parece que poco ha cambiado. Y los avances que ha habido han venido motivados porque «ya sí se está hablando de este tema, ya se está contando la verdad y esa es la mejor medicina para empezar a cambiar algo». En ello ha tenido que ver mucho el propio Pérez Vera quien con sus libros y sus intervenciones públicas ha puesto voz a un silencio que llevaba tiempo gritándose a voces.

«El policía tiene que saber que el miedo y las reacciones que eso le va a provocar son algo normal, como perder por ejemplo lucidez o movilidad, y por tanto sus entrenamientos tienen que estar adaptados a eso», asegura el autor. «No me vale que un hombre que trabaja más con una pistola, haga más entrenamiento con armas largas que con pistola porque es más 'guay'. Es imprescindible que el aprendizaje esté adaptado a su situación y a ataques verídicos».

Pero además, a juicio del agente hay otro componente fundamental que si no existe todo este plan no sirve para absolutamente nada. Y es la predisposición que deben de tener esos policías de aprender. «Hay una especie que yo les llamo los 'esquerosos', voluntarios buscadores de excusas para no saber y, por tanto, tener una futura justificación por su inacción. Es que no sabía, es que no podía, es que me vino...» El interés. Las ganas. «Si el que recibe esa enseñanza no quiere recibirla, de nada vale». «Hay mucho desinterés por parte de los policías de aprender. El 'aquí no pasa nada', 'a mí nunca me va a pasar' es la leyenda urbana más peligrosa que existe en la comunidad policial. Y la verdad solo es una. Puede ocurrirte y, encima... cuando menos te lo esperas».

En Cádiz ocurre

Porque este tipo de «episodios de pólvora» sí se dan. En Cádiz también. Sin ir más lejos, en este último año, aquí en la provincia ha habido unos cuantos. Como cuando en El Puerto un hombre fuera de sí salió de una casa armado con dos cuchillos hacia los agentes; o en Algeciras, con unos narcos que atrincherados dispararon a los funcionarios desde una ‘guardería’ de hachís, o en Jerez, donde aconteció otro cara a cara contra un delincuente que se les abalanzó con otra imponente arma blanca de grandes dimensiones.

«El peligro está donde está el cuerpo. La gente suele pensar que solo pasa en las puertas de bancos y joyerías de grandes ciudades... pero cada vez más las situaciones que requieren del uso del arma contra otra persona se producen en situaciones de los más cotidianas como por ejemplo los servicios relacionados con violencia de género o la mera identificación de un individuo sospechoso».

Pero en estos 'tú o yo' se abre otra brecha: la judicial y el miedo de los que no se quieren ver sometidos a la temida pena de banquillo. El «dolor de cabeza». Sin embargo, llegado el momento, Pérez Vera insiste en que «la inmensísima mayoría de las veces que un policía se defiende hiriendo o matando resulta exonerado, bien porque se archiva la causa o porque es absuelto cuando llega a juicio. Y además, en gran parte de estos casos la acusación no llega por parte del Ministerio Público, sino por particulares, lo que ya dice mucho».

En definitiva, 'Policías, muerte en la calle', un libro donde Ernesto Pérez Vera habla más de vida que de muerte porque, sencillamente, es el sentido de su propósito, y donde además vuelve a no esconderse detrás de justificaciones o de lamentos para «mostrar lo que de verdad pasa en la calle, lo que puede pasar y lo que, por tanto, se debe de enseñar y aprender». De nuevo, un libro, cargado de realidad y pólvora y, ante todo, de muchas intenciones.


 

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #950 en: 26 de Abril de 2019, 08:14:21 am »

Fiscalía rectifica y pide la libre absolución para Casimiro, el expolicía que disparó contra unos ladrones en su casa

telecinco.es
25/04/201911:54 h.

La Fiscalía, que pedía inicialmente 20 años de cárcel para el expolicía que usó su arma contra unos ladrones que asaltaron su vivienda hace 8 años, cambia su petición en la última sesión del juicio. El Ministerio Fiscal alega que Casimiro Villegas actuó en legítima defensa para defender su vida y la de su familia. "Estoy muy abatido porque esto ha sido muy largo", ha comentado el expolicía al salir del juzgado.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #951 en: 27 de Abril de 2019, 08:40:21 am »
Ya me extrañaba a mi que 20 años se esfumasen de un plumazo...

https://twitter.com/David_UI1/status/1121753179996270595

« Última modificación: 27 de Abril de 2019, 10:56:48 am por 47ronin »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #952 en: 01 de Mayo de 2019, 15:46:00 pm »
VISTO PARA SENTENCIA

El expolicía que disparó a sus asaltantes: «Nunca tuve intención de causar daño, sólo de salvar mi vida»


El abogado de Casimiro Villegas pide su absolución porque actuó en legítima defensa y por un miedo insuperable ante una situación «terrorífica»
Jesús Díaz
Sevilla
Actualizado:
30/04/2019 10:31h
NOTICIAS RELACIONADAS
El fiscal baja a 16 años la pena de prisión al ex policía local
Casimiro Villegas, el exagente de la Policía Local de la capital andaluza que se enfrenta a 16 años de prisión por disparar a los cuatro asaltantes de su vivienda en la madrugada del 29 de marzo de 2011 en Dos Hermanas, ha hecho uso de su derecho a la última palabra en el juicio que celebra la Audiencia de Sevilla contra él: «Nunca tuve intención de causar daño, sólo de salvar mi vida, la de mi mujer y mi propiedad».


El tribunal de la Sección Tercera que ha juzgado a Villegas y a los cuatro asaltantes durante ocho sesiones ha dejado el juicio visto para sentencia, tras escuchar a tres de los acusados. El ex policía local ha intentado defender su actuación durante su uso de la última palabra.

«Actué lo mejor que pude y supe», ha afirmado Villegas, cuyo abogado ha pedido su libre absolución porque actuó en legítima defensa y por un miedo insalvable, circunstancias que ha solicitado como eximentes completas, ante una situación «terrorífica» y un «ataque feroz».


«De haber fallecido los asaltantes, también hubiera pedido la legítima defensa», ha afirmado el abogado Luis Romero, quien ha asegurado que su cliente y su esposa fueron las verdaderas víctimas de una agresión. Usó el arma, según el letrado, para advertir a los ladrones, no con herirlos. Villegas actuó como »un héroe» para defender su vida y a su mujer, y no de manera premeditada.

La Fiscalía redujo de 20 a 16 años la petición de cárcel para Casimiro Villegas en la fase de conclusiones del juicio, reconociendo la eximente completa de legítima defensa en uno de los cuatro delitos por los que acusaba a Villegas, y por el que pedía la Fiscalía cuatro años de prisión por las lesiones sufridas por uno de los asaltantes y que fue agredido en el interior de la vivienda del exagente.


Casimiro Villegas actuó como «un héroe» para defender su vida y a su mujer
En concreto, los hechos que constituyen este delito, del que ahora la Fiscalía no acusa al exagente, hacen referencia al mordisco en la nariz dado por Villegas a Raúl P.R., uno de los asaltantes, que se enfrenta a cinco años de prisión por un delito de robo con violencia e intimidación.

De esta forma, de los 20 años de prisión iniciales solicitados por la Fiscalía inicialmente se pasa a 16 años por los otros tres delitos, que hacen referencia a los hechos ocurridos en el exterior de la casa, donde presuntamente disparó los otros tres atacantes. El representante del Ministerio Público distingue los hechos enjuiciados en dos partes, los que tuvieron lugar en el interior de la vivienda en la que residían Villegas y su pareja, y los que ocurren en el exterior de la misma.

Para el fiscal, el asalto de los acusados al domicilio del ex policía local supuso una agresión sorpresiva contra los inquilinos, especialmente Casimiro Villegas, que vio como los ladrones se llevaban su televisor. Ante lo que estaba sucediendo y en esos momentos, el exagente actuó en legítima defensa frente al ataque del que era víctima. De ahí que el Ministerio Público entienda que hay que retirar la acusación por ese delito.

El representante de la Fiscalía ha señalado que ha quedado «más que contrastado» que en la noche de autos se produjo un robo con violencia, toda vez que la versión de los asaltantes sostiene que acudieron a la vivienda de Casimiro para cobrar una deuda «ya sea de un tema de drogas como dijeron en la instrucción o unos motores de lanchas como dijeron en la vista oral» es una cuestión «que cae por sí sola».


Robo con violencia
Por contra, en el exterior, el acusado, tras localizar y coger su pistola, actuó buscando a cada uno de los asaltantes para dispararle. El exagente disparó once veces contra la furgoneta en la que huían los asaltantes, sin que consten tiros al aire o que sólo apuntara a ellos. Para el fiscal, la actuación de Villegas supone una «desproporción» en los medios defensivos, siendo más ajustado los tiros al aire o el uso de otros medios. Además, apunta que no está probado que los asaltantes usaran armas en su actuación.

En este sentido, Villegas, en su última palabra en el juicio, ha explicado que actuó de buena fe y siempre con buena predisposición ante lo socilitado en la investigación policial y judicial. «No he ocultado nada», ha afirmado.


Además, ha intentado hacerle ver al tribunal que los asaltantes tuvieron varias ocasiones para irse de su casa y no lo hicieron, preguntándose los motivos. Ha asegurado que portaban una escopeta.

La Fiscalía pide para Iván P.R. y Julio R.F. tres años por un delito de robo con violencia e intimidación, así como cinco años para Esmeraldo F.R. y Raúl P.R., por el mismo delito. De éstos, dos han hecho uso de su derecho a la última palabra. Julio, el más joven, ha lamentado que hayan metido a todos «en un mismo saco»: «Nunca en mi vida he hecho nada a nadie. Nunca he sido detenido».

Asimismo, ha admitido que llevan desde los 19 años, la edad que tenía cuando sucedieron los hechos, «pagando esta condena». Por su parte, Raúl ha querido matizar su declaración inicial.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #953 en: 16 de Mayo de 2019, 07:01:50 am »
Santa Pola
Piden cinco años de cárcel para dos policías locales por disparar a un coche que huyó de un control

El fiscal también reclama cuatro años de prisión para el conductor por atentado a la autoridad en el supuesto atropello

ABC
@ABC_alicante
ALICANTEActualizado:
14/05/2019 17:06h

Dos policías locales de Santa Pola (Alicante) se enfrentan a una petición del fiscal de cinco años de prisión por haber disparado contra un coche que huyó de un control, al considerarlo «una actuación desproporcionada» que tipifica como homicidio intentado, en el juicio que se celebra en Elche.

También reclama cuatro años de cárcel para el conductor del vehículo, por un delito de atentado a agentes de la autoridad, y nueve meses de prisión para otro individuo, "que dio cobertura a la ocultación del turismo".

El juicio, que se sigue en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Alicante, con sede en Elche, ha celebrado este martes su tercera sesión.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 19 de marzo de 2009 en la plaza de la Diputación de la villa marinera cuando, según la Fiscalía, los agentes locales, durante un control, dieron el alto a un vehículo que en vez de parar se dio a la fuga.

Los agentes, según el fiscal, dispararon al vehículo sin causar daños personales, pero sí materiales en el coche. En la fuga los agentes resultaron heridos.

Por su parte, la defensa de los agentes pide la absolución; mientras que la defensa del conductor también pide la absolución o que "al menos, se le condene solo por desobediencia y no por atentado".

El conductor del vehículo ha asegurado, en declaraciones a Europa Press antes del inicio de la sesión, que no trató de atropellarlos: "Yo sí paré el coche y en el momento que los agentes se apartaron inicié la marcha, no los atropellé".

En esta jornada han declarado como testigos dos agentes de la Policía Local de Santa Pola que ayudaron esa madrugada en la actuación policial; un tercer agente que se incorporó al operativo a la mañana siguiente; el Guardia Civil que realizó un informe de lo sucedido; y el perito que la defensa del conductor del vehículo contrató en su día para que elaborase un informe pericial.

La defensa de los agentes locales ha tratado de probar que la actuación no fue desproporcionada, mientras que la defensa del conductor ha intentado mostrar que sí lo fue y que los dos disparos que se produjeron fueron intencionados.

Encontronazo confuso

Uno de los agentes ha testificado que a su llegada al lugar vieron como los compañeros del dispositivo daban el alto al coche implicado y que cuando el agente procedió a acercarse al vehículo el conductor del coche "aceleró bruscamente y vi al compañero por los aires", que escuchó "dos detonaciones" y que después vio "al otro compañero en el suelo".

Según este testigo, "pasó todo muy rápido" pero "en ningún momento" vio a su compañero "con el arma en la mano", por lo que ha asegurado que "fue un atropello intencionado para huir".

El otro agente ha señalado que cuando llegaron el coche "inició maniobra como para atender el alto de los compañeros pero enseguida empieza a acelerar bruscamente y atropelló al agente", que desenfundó el arma y se produjo una detonación: "Es cuando el compañero cae al suelo y el coche se da a la fuga".

Este testigo observó cómo "el arma salió de la funda" y "el fogonazo" cuando el agente "estaba encima del capó del coche" pero no vio que "apuntara a ningún sitio" aunque acto seguido escuchó "otra detonación".

Por su parte, el guardia civil que inspeccionó el vehículo ha afirmado que el disparo "por la trayectoria, y con el arma montada" debió "ser fortuito, no es posible un tiro a conciencia encima del capó", aunque ha indicado que no lo podía asegurar al "100%".

Por su parte, el perito contratado por la defensa del conductor del coche se ha ratificado en la pericial que elaboró en su día "con las versiones de los diferentes profesionales que intervinieron y la inspección que pude hacer del vehículo tiempo después".

Según el especialista, el disparo sobre el capó del coche "es muy difícil que se hiciera por la trayectoria del mismo". Además, asegura que las lesiones que presentaba el agente en la rodilla izquierda "son incompatibles con un atropello frontal", de acuerdo con sus datos. El juicio se reanudará el 17 de junio con las conclusiones finales.





Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #954 en: 01 de Junio de 2019, 09:33:32 am »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #955 en: 09 de Junio de 2019, 08:41:30 am »

Toda la policía municipal irá armada a partir de ahora

La radiografía actualmente es muy dispar por territorios: en Bizkaia, la mayoría de los municipios arman a sus agentes, mientras que en Gizpukoa y en Araba no ocurre esto
Toda la policía municipal irá armada a partir de ahora

Gonzalo Loza
Bilbao
05/06/2019 - 14:25 h. CEST

PNV, PSE y PP han formalizado este miércoles un acuerdo que permitirá aprobar la quinta modificación de la Ley de Policía del País Vasco. Un cambio en el que se recoge que la policía municipal de las diferentes localidades vascas deberá ir armada por ley.

Actualmente, esto no ocurre en todos los municipios y la diferencia es muy dispar por territorios. En Bizkaia, prácticamente en todos los municipios grandes tiene agentes armados, como Barakaldo, Getxo, Portugalete, Durango y, por supuesto, Bilbao. En todos los casos en los que van armados, la flota de agentes supera o iguala los 15 agentes.

Sin embargo, en Gipuzkoa, ocurre todo lo contrario. Prácticamente solo en la capital, San Sebastián, los municipales llevan pistola. Es llamativo el caso de Eibar, donde la flota está compuesta por 45 agentes y donde aquí, tampoco llevan, además, por orden judicial tras un largo recorrido en los tribunales.

En Araba, solo en Vitoria van armados los agentes municipales. Ni en los pueblos más grandes como Llodio o Amurrio llevan armas y mucho menos en los más pequeños. En estos lugares, precisamente, el papel de policía municipal está muy ligado al de alguacil, una figura que se comparte entre los pueblos de menos de 5.000 habitantes.

Para el jefe de la Policía Municipal de Leioa, Ricardo Egiguren, es una buena noticia que todos los cuerpos municipales lleven armas a partir de ahora: "No por el hecho propio de portarla, sino por unificar equipamientos, como los elementos de trabajo, atestados o uniformes. Es bueno en el sentido en el que no se pueden dar peculiaridades".


 

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #956 en: 01 de Julio de 2019, 06:09:16 am »
Le dieron, no le dieron...



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #957 en: 01 de Julio de 2019, 06:11:46 am »
Un joven agrede a dos policías locales de Pedreguer y un matrimonio con un palo

  06/30/2019

Los agentes han tenido que dispararle a las piernas para poder detenerlo

Un joven de 22 años de nacionalidad argelina ha agredido este domingo por la mañana a dos policías locales de Pedreguer y en un matrimonio utilizando un palo con puntas. Según ha podido saber CANFALI MARINA ALTA, los agentes han tenido que disparar con sus armas reglametàries sobre las piernas del hombre para poder inmovilizarlo ante la imposibilidad de detenerlo de otra forma. El incidente se produjo alrededor de las 8 horas en la partida Las Cometas, a la salida del pueblo en dirección a Gata.

Todo indica que el agresor intentaba atracar a un peatón de avanzada edad, momento en el que unos vecinos le han increpado y le han advertido que o se iba o avisarían a la Policía. El joven no le ha hecho caso y ha accedido a la propiedad de los vecinos por agredir también con el palo a la mujer, a la que ha causado heridas en la cara. Los heridos han sido atendidos en el Hospital de Dénia. Uno de los agentes resultó herido en la espalda debido a los golpes que le ha propinado el hombre.

El Ayuntamiento ha hecho público un comunicado en el que agradece "la actuación diligente de los agentes de las fuerzas de seguridad" y desea una rápida recuperación de las personas heridas.

 La Policía Local está investigando los hechos para esclarecer si el agresor intentaba atracar a la persona mayor.


Desconectado Der Kaiser

  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 3019
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #958 en: 01 de Julio de 2019, 17:57:56 pm »
Dos policías tirotean a un hombre tras atacarles con un machete en Zaragoza

El agresor recibió tres disparos en las piernas y está ingresado en el módulo de detenidos del hospital Miguel Servet, fuera de peligro. Los hechos se produjeron en la calle de Pignatelli tras una reyerta multitudinaria.

ACTUALIZADA 1/7/2019 A LAS 03:00
M. A. COLOMA 

Un hombre de 37 años y nacionalidad argelina resultó herido el pasado domingo por arma de fuego al ser tiroteado por dos agentes de la Policía Nacional a los que previamente atacó con un machete de 40 centímetros de hoja en un portal de la calle de Ramón Pignatelli, en el entorno de la plaza de toros de Zaragoza. Los hechos se produjeron de madrugada a la altura del número 76, lugar al que se habían desplazado dos patrullas Zeta para intentar disolver una reyerta multitudinaria.

Según indicaron fuentes de la Jefatura Superior de Aragón, fueron los propios vecinos quienes, asustados, sobre las 4.30, llamaron a la central del 091 para informar del enorme jaleo que había en la calle. Al ver llegar a los vehículos de la Policía, todos los allí presentes se echaron a correr en distintas direcciones. Sin embargo, dos agentes lograron dar alcance a uno de los involucrados en la pelea en el portal del número 76. Al sentirse acorralado, J. E. M. sacó de entre sus ropas un enorme machete y se encaró con los funcionarios. Estos le gritaron varias veces que tirara el arma al suelo, pero hizo caso omiso y se abalanzó sobre ellos.

Según fuentes oficiales, el agresor se encontraba a escasos dos metros de los policías, que viendo que sus vidas corrían serio peligro se vieron obligados a desenfundar sus armas reglamentarias y abrir fuego contra su atacante, al que le constan al menos siete detenciones anteriores.

Se desconoce todavía cuántos disparos llegaron a efectuar los integrantes de esta patrulla, pero fueron tres las balas que finalmente alcanzaron al hombre que empuñaba el machete. El objetivo de los agentes era neutralizar a esta persona, por lo que ambos apuntaron a las piernas. De hecho, parece que fue en ambas extremidades inferiores donde le hirieron.

El herido fue trasladado enseguida en ambulancia al servicio de urgencias del Hospital Miguel Servet, donde recibió las primeras asistencias, para quedar ingresado después bajo custodia en el módulo de detenidos. Desde la Jefatura Superior de Aragón aseguraron ayer que su evolución es favorable y su vida no corre peligro.

Les tiraron piedras y botellas

Tras el tiroteo en el portal, los policías actuantes vieron como los inquilinos de varias viviendas empezaban a arrojarles piedras y botellas desde las ventas de algún edificio. Sintiéndose amenazados, solicitaron refuerzos a la central del 091, que enseguida envió a la calle de Pignatelli varios vehículos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR). De hecho, sus funcionarios identificaron a tres personas de un piso del número 76 por presuntos delitos de atentado y amenazas. Al no verlos lanzar ningún objeto, no llegaron a detener a ninguno, por lo que será ahora el juez quien decida si les abre diligencias penales.


Afortunadamente, ninguno de los agentes resultó al final herido durante la intervención, en la que se logró recuperar el machete que portaba el agresor para ponerlo a disposición del juzgado.

https://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza/2019/07/01/tiroteo-zaragoza-policias-disparan-hombre-ataco-machete-1323019.html

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Los cuerpos de seguridad: porte y uso de las armas
« Respuesta #959 en: 02 de Julio de 2019, 18:23:51 pm »


"Salí a defender a mi marido y casi nos mata a los dos; ni con tres tiros en las piernas lo pararon"


Un joven de 22 años fuera de sí ataca brutalmente en Pedreguer a un anciano, a la mujer que lo defendió y a su marido y a un policía local que acudió a auxiliarlos

Un impacto de bala y el muro que saltó el agresor para entrar en la casa. - a. p. f.
01.07.2019 | 23:05 | alfons padilla | pedreguer | La Marina
Fernando, un anciano de 82 años, paseaba como todas las mañanas por la salida de Pedreguer hacia Gata. Sin ningún motivo, un joven de 22 años fuera de sí se abalanzó sobre él y empezó a golpearle en la cabeza con un rígido cable trenzado que llevaba enganchado en el brazo. Ahí comenzó el domingo, sobre las 8.00 horas, una salvaje agresión en cadena que no acabó en tragedia por el valor de los vecinos y de un policía local, que, pese a estar en el suelo aturdido (el atacante le había atizado con un palo en la cabeza), logró dispararle tres tiros en las piernas.


A Fernando, al que han dado unos 40 puntos de sutura en la cabeza, lo salvó que una mujer y su hija observaron atónitas la agresión desde la terraza de su casa, en el Camí de les Cometes (da al vial de la salida de Pedreguer). «Empezamos a gritarle que parara. Lo había tirado al suelo y no paraba de golpearle», recordó ayer Rosario Argudo, de 56 años.


El joven dejó a su primera víctima. Y se fue derecho a la casa. Saltó el muro y subió como un poseso las escaleras. Empezó a darle patadas a la puerta para echarla abajo. Madre e hija llamaron, aterrorizadas, a la policía local.

En ese momento, llegó el marido de Rosario, Antonio Fornés, de 61 años. Aparcó la furgoneta. Escuchó sorprendido los porrazos contra la puerta. Y vio como el joven saltaba de las escaleras y se iba a por él. Empezó a aporrearlo por todo el cuerpo (tiene heridas en la cabeza, en la espalda y en los brazos).

«Cogí lo primero que encontré, que fue un paraguas. Y salí a defender a mi marido. Casi nos mata a los dos», explicó a Levante-EMV Rosario. El agresor se fue a por ella. La tiró al suelo. «Me puso la rodilla en el pecho y empezó a darme en la cara».

El joven se ensañó con la mujer. Le rompió los pómulos y la nariz. Le dejó la cabeza llena de cortes. A Rosario la han operado en la unidad de cirugía maxilofacial del Hospital La Fe de València. No puede ver ni abrir los ojos. Los tiene totalmente hinchados. Cuando le baje la inflamación, le reconstruirán los huesos fracturados de la cara. También presenta contusiones en los brazos.

El perro de la familia, un pastor alemán, mordió en una pierna al agresor. Pero éste lo repelió con un golpetazo con el cable.

Entonces llegaron dos agentes de la Policía Local. El joven atacó con violencia a uno de los policias. Antonio había sacado una «forca» (un robusto palo de madera) para defender a su esposa. El atacante lo cogió y le atizó al agente en la cabeza. Ayer lo operaron con éxito de un edema craneal en el Hospital de Manises.

El policía quedó grogui, pero pudo sacar su arma reglamentaria y dispararle tres tiros en las piernas al agresor. «Ni así paró», recordó Rosario. «Ya habían llegado dos guardia civiles y entre los cuatro (los dos policías) les costó muchísimo reducirlo y esposarlo», indicó Almudena, la hija de Rosario y Antonio.

Esta familia sigue conmocionada. El ataque fue brutal e inexplicable. «El joven estaba trastornado, se le habían cruzado los cables», precisó Antonio. «Los guardias civiles nos dijeron que nunca habían visto nada igual».