Autor Tema: Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"  (Leído 287413 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1840 en: 26 de Marzo de 2018, 19:26:40 pm »


La Guardia Civil expedienta a un agente que lanzó gritos racistas desde su garita


 El senador de Bildu Jon Iñarritu ha publicado el vídeo en redes sociales en el que se ve al agente gritar "¡Moro, vete de ahí que te va a llevar el viento!"

 La Guardia civil confirma que ya ha identificado al agente y que ha abierto un expediente disciplinario

Por Marcos Pinheiro
26 mar 201814:17

La Guardia Civil ha abierto un expediente disciplinario a uno de sus agentes por proferir gritos racistas desde la garita en la que hacía guardia. Los hechos los ha desvelado el senador de Bildu Jon Iñarritu, que ha publicado en Twitter un vídeo en el que se ve al agente llamando "moro" a un ciudadano.


"¿Qué hace el moro ese en mitad de la arena?¡Moro, vete de ahí que te va a llevar el viento!", grita el agente, según se aprecia en el vídeo.

Buenos días @zoidoJI @ja_nietob ! Me ha llegado un vídeo grabado desde la garita d la @guardiacivil dl Dique Sur d Melilla. En el vídeo 📹 se escuchan comentarios d tipo peyorativo contra una persona x su origen étnico ⚠️ ¿Quién lo grabó?¿Qué medidas tomarán? #Stopracismo pic.twitter.com/QNBZqcad2X


— Jon Inarritu (@JonInarritu) 26 de marzo de 2018
Los hechos se produjeron en la garita que la Guardia Civil tiene en la zona del Dique Sur de Melilla. Iñarritu ha preguntado en su tuit al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, si va a tomar medidas y si sabe quién grabó el video.

El senador asegura a eldiario.es que se cercioró de que el vídeo se había grabado desde la garita de la Guardia Civil en Melilla antes de publicarlo, y añade que tiene previsto presentar una pregunta parlamentaria al Gobierno para que dé más detalles.

Fuentes de la Guardia Civil aseguran que ya se ha identificado al agente que profirió los gritos y se le ha abierto un expediente disciplinario.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1841 en: 26 de Marzo de 2018, 19:29:56 pm »
Echa un vistazo al Tweet de @JonInarritu: https://twitter.com/JonInarritu/status/978195960416399361?s=08

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 44937
  • Verbum Víncet.
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1842 en: 27 de Marzo de 2018, 03:02:06 am »
Coloquialmente como se llama a las personas que practican la religión musulmana? . . . moros no? . . . pues eso, que ya llega un momento en que nos la cogemos con papel de fumar, de seguir así van a desaparecer los desfiles de moros y cristianos porque a los moros no se les puede llamar moros . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado titohiges

  • Profesional
  • Master
  • **
  • Mensajes: 1443
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1843 en: 27 de Marzo de 2018, 15:49:04 pm »
Pero ha habido insultos?

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1844 en: 27 de Marzo de 2018, 15:58:32 pm »
Pero ha habido insultos?

Bueno...podríamos decir que un "capullo" a voces sería suficiente para considerarlo.infraccion administrativa...a parte de dos consideraciones, una que queda feo y la otra que hay que ser bobo.


La Guardia Civil ha identificado al agente que llamó "capullo" y "pedazo de moro"

Desconectado titohiges

  • Profesional
  • Master
  • **
  • Mensajes: 1443
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1845 en: 27 de Marzo de 2018, 20:45:39 pm »
Pero ha habido insultos?

Bueno...podríamos decir que un "capullo" a voces sería suficiente para considerarlo.infraccion administrativa...a parte de dos consideraciones, una que queda feo y la otra que hay que ser bobo.


La Guardia Civil ha identificado al agente que llamó "capullo" y "pedazo de moro"

En estos días que vivimos se busca cualquier excusa...hemos pasado de un extremo a otro. Efectivamente hay que ser tonto, pero de ahí a abrir un expediente...
Bueno, es lo que toca hoy. Expedientar a unos y defender a delincuentes.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • **
  • Mensajes: 15412
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1846 en: 28 de Marzo de 2018, 01:23:53 am »
Los móviles los carga el diablo, porque parece que se graba él y será el quién lo difunde, qué esperaba?

Desconectado Der Kaiser

  • Gurú
  • ***
  • Mensajes: 6552
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1847 en: 28 de Marzo de 2018, 02:53:22 am »
Pero ha habido insultos?

Bueno...podríamos decir que un "capullo" a voces sería suficiente para considerarlo.infraccion administrativa...a parte de dos consideraciones, una que queda feo y la otra que hay que ser bobo.

¿ La de “moro” es la fea o la boba?



Según la RAE:


Citar

moro, ra
Del lat. Maurus 'mauritano', y este del gr. Μαῦρος Maûros; propiamente 'oscuro', por alus. al color de su piel.
1. adj. Natural del África septentrional frontera a España. U. t. c. s.
2. adj. Perteneciente o relativo al África septentrional frontera a España o a los moros.
3. adj. Que profesa la religión islámica. U. t. c. s.

4. adj. Dicho de una persona: Musulmana, que habitó en España desde el siglo VIII hasta el XV. U. t. c. s.
5. adj. Perteneciente o relativo a la España musulmana del siglo VIII hasta el XV.
6. adj. Dicho de una persona: Musulmán de Mindanao y de otras islas de Malasia. U. m. c. s.
7. adj. Dicho de un caballo o de una yegua: De pelo negro, con una estrella o mancha blanca en la frente y calzado de una o dos extremidades.
8. adj. coloq. Dicho del vino: Que no está aguado, en contraposición al bautizado o aguado.
9. adj. coloq. Dicho de una persona, especialmente un niño: Que no ha sido bautizado.
10. adj. coloq. Dicho de un hombre: Celoso y posesivo, y que tiene dominada a su pareja.
11. adj. Cuba. Dicho de una persona mulata: De tez oscura, cabello negro lacio y facciones finas.
12. m. trigo moro.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1848 en: 28 de Marzo de 2018, 10:50:42 am »
Aquellos que hemos hecho la mili sabemos de la soledad y aburrimiento de una garita de vigilancia, y aún cuando todos hemos hecho.alguna tontería en nuestras vidas, no.se me ocurre que de haber tenido.un móvil en aquellas horas de soledad, ponerme a vociferar, grabar y subir a la red...mi aburrimiento.

En fin...

Desconectado pindongo

  • Profesional
  • Chamán
  • **
  • Mensajes: 10528
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1849 en: 28 de Marzo de 2018, 12:47:49 pm »
Se ve que con las pajas ya no se suficiente  ;ris; ;ris;

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 44937
  • Verbum Víncet.
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1850 en: 28 de Marzo de 2018, 13:30:56 pm »
Y eso que ahora se tiene todo el porno del mundo en el móvil . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado Der Kaiser

  • Gurú
  • ***
  • Mensajes: 6552
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1851 en: 29 de Marzo de 2018, 01:39:15 am »
Aquellos que hemos hecho la mili sabemos de la soledad y aburrimiento de una garita de vigilancia, y aún cuando todos hemos hecho.alguna tontería en nuestras vidas, no.se me ocurre que de haber tenido.un móvil en aquellas horas de soledad, ponerme a vociferar, grabar y subir a la red...mi aburrimiento.

En fin...

Está claro que subirlo a la red no es lo más inteligente, pero se está exagerando mucho para lo que realmente ocurrió.

No sé que tiene de malo llamarle moro a un moro.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1852 en: 04 de Abril de 2018, 09:43:56 am »
Tres días sin sueldo para una legionaria por no ir a un acto militar para cuidar de su hija

La Unidad de Protección frente al Acoso (UPA) de las Fuerzas Armadas entiende que se podría estar ante un posible acoso por razón de sexo
Javier Ramajo
03/04/2018 - 17:23h

EFE

Una legionaria ha sido sancionada con tres días sin sueldo por no asistir el pasado 8 de diciembre al acto de celebración con motivo del Día de la Inmaculada, patrona de Infantería, en la base de Viator (Almería). La mujer, que tiene concedida una reducción de jornada de una hora para atender a su hija de dos años de edad, pidió sin éxito que se le eximiera de acudir a la celebración. Pese a ello, la legionaria no acudió y ha sido multada.

Según han informado a este periódico fuentes del Ejército de Tierra, la mujer solicitó un día de asuntos propios para ese 8 de diciembre pero el capitán de servicio entendió que no procedía y le aplicó la sanción por "inexactitud en el cumplimiento de las órdenes recibidas". La legionaria recurrió la multa en alzada al jefe del tercio, que ratificó la multa, con lo que a la mujer solo le queda interponer un recurso contencioso-administrativo por la vía judicial.

Por otra parte, y según las mismas fuentes, ella cursó un parte al Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME) contando lo sucedido, quien trasladó los hechos a una Unidad de Protección frente al Acoso (UPA), "que ha entendido que se podría estar ante un posible acoso por razón de sexo".

La UPA le ha ofrecido apoyo y asesoramiento jurídico o psicológico a la dama legionaria, que no ha requerido dicha asistencia y ha cambiado de compañía. Esta Unidad ha abierto una información previa y decidirá próximamente si archiva el caso, si incoa algún tipo de expediente disciplinario o si da traslado del asunto a la jurisdicción militar.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1853 en: 23 de Abril de 2018, 09:13:21 am »


Atendían los arcos de seguridad

Sancionados dos guardias civiles por desidia en el control de equipajes en plena alerta antiterrorista

Ocurrió en el aeropuerto de Bilbao. El Supremo estima “falta muy grave por desatender un servicio” y confirma el castigo de cuatro meses sin empleo y sueldo

No prestar atención a un servicio de vigilancia es una falta grave, pero la falta se convierte en muy grave cuando “por su naturaleza y circunstancias sea de especial relevancia”. Y el nivel de alerta antiterrorista actual es una de ellas.

23/04/2018 01:00

Así lo ha entendido el Supremo, que ha desestimado el recurso de casación contencioso-administrativo presentado por dos agentes de la Guardia Civil destinados a la vigilancia del aeropuerto de Bilbao.

Los hechos ocurrieron el pasado verano, en el mes de julio, cuando ambos guardias civiles tenían nombrado el servicio de seguridad aeroportuaria en los denominados ‘filtros’ de embarque: las máquinas de rayos X por las que los pasajeros deben introducir sus equipajes de mano.

Días después, una mujer presentó una denuncia por la sustracción de dinero de su equipaje de mano en el recinto del aeropuerto. Los responsables de la investigación revisaron las cámaras de seguridad de aquel 26 de julio en busca de alguna pista sobre el ladrón, pero encontraron otra cosa.

En dichas imágenes se puede ver a ambos agentes, tal y como describe la sentencia a la que ha tenido acceso ECD, desatendiendo de forma continuada el servicio de vigilancia de equipajes. En uno de los casos, tal y como se comprueba en las imágenes, uno de los agentes se distrae durante largo con su móvil escondiéndolo cerca de la pantalla en la que se muestran los resultados del escáner.

Según refleja la sentencia, pasó en dicha situación 12 minutos, sin prestar ninguna atención a los monitores del escáner que da acceso a la zona de seguridad crítica del aeropuerto. En ese lapso de tiempo se contabilizaron un total de cinco pasajeros y 15 bultos que “no fueron revisados”

En esos vídeos también  se ve como es relevado por un compañero para “ir al baño”. Durante este relevo, que duró 45 minutos, el segundo agente conversa con diversas personas que se acercan al puesto, se aleja del monitor, manipula su teléfono móvil e incluso se recuesta en la silla con los brazos cruzados en la nuca “. Durante ese lapso accedieron a la zona de seguridad 23 pasajeros y 55 bultos “sin que se les efectuase ningún control”.

“La obligación del operador de Rx es examinar a través del monitor el equipaje de mano de todos los pasajeros en busca de objetos prohibidos (…) y en los casos de duda indicar la necesidad de proceder a un examen más exhaustivo de los equipajes” indica la sentencia.

El Supremo ha confirmado la sentencia de cuatro meses de suspensión de empleo y sueldo por una falta “muy grave” consistente en “ausentarse o desatender un servicio cuando por su naturaleza y circunstancias sea de especial relevancia”, entendiendo así que el actual nivel de amenaza terrorista supone una agravante en su conducta.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1854 en: 25 de Abril de 2018, 21:09:16 pm »


Sancionan a un sindicalista de la Policía por colarse en la zona de los tenistas del Masters


Hizo un uso inadecuado de una acreditación especial y accedió a zonas restringidas de la Caja Mágica para hacerse fotos con los jugadores durante el Mutua Open de Madrid

 
Nadal celebra la victoria en cuartos. EFE
POR ALEJANDRO REQUEIJO
25/04/2018 - 08:43
Un sindicalista de la Policía ha sido sancionado por el Cuerpo después de tener conocimiento de que se coló en la zona exclusiva para tenistas durante el pasado Masters de Tenis celebrado en Madrid y que acabó con victoria de Rafael Nadal. Según la propuesta de sanción a la que ha tenido acceso este periódico, el sindicalista usó una acreditación habilitada para “la prestación del servicio” y acabó transitando “por las distintas zonas del recinto, fotografiándose con deportistas y personalidades, llegando incluso a acceder a la zona reservada exclusivamente para organizadores y jugadores”.

El expedientado es Alejandro Crespo Sacristán, perteneciente a la Confederación Española de la Policía (CEP). Según detallan fuentes policiales, desempeña el cargo de secretario de Riesgos Laborales del Comité Regional del sindicato en Madrid. Los hechos ocurrieron el pasado 12 de mayo y la propuesta de sanción ha sido certificada por el Jefe Superior de Policía de Madrid con cuatro días de suspensión de empleo y sueldo.

Según explican fuentes policiales, la organización del Mutua Madrid Open 2017 de tenis puso a disposición de la Policía una serie de acreditaciones para facilitar su trabajo durante los días del torneo, que se disputó del 6 al 14 de mayo en la Caja Mágica. El Masters, cuya edición de 2018 se celebrará en las próximas semanas, es uno de los campeonatos sobre tierra batida que sirve de previa para el Roland Garros de París. El expedientado, según consta en el documento, usó esta acreditación pese a estar liberado y para fines diferentes al sentido de la acreditación.

Medallas en la CEP regional
Las fuentes consultadas informan de que este policía del comité regional de Madrid de la CEP fue condecorado en 2016 con una Cruz al Mérito con distintivo Blanco pese a estar liberado y no desempeñar función policial alguna que merezca reconocimiento para dicha medalla salvo el de la trayectoria en el Cuerpo. Para ello es necesario llevar al menos una década en la Policía, algo que en su caso cumplía por estrecho margen: diez años y cuatro meses (aunque se encuentra en situación de liberado desde diciembre de 2014).

Reguladas por una Ley de 1964, estas medallas están previstas inicialmente para aquellos miembros del Cuerpo que realicen hechos que “redunden en prestigio para la Corporación o utilidad para el servicio”. En caso de acudir a la trayectoria, se reconoce a aquellos casos en los que "la dedicación, la disponibilidad, la especial responsabilidad, la iniciativa en su labor profesional o la participación en determinados dispositivos que mejoren la eficacia, eficiencia y calidad del servicio policial, y el prestigio y la imagen del Cuerpo Nacional de Policía". A diferencia de las Medallas al Mérito con distintivo Rojo, las blancas no acarrean pensión vitalicia, pero aportan ventajas sobre quien no la tiene, por ejemplo, a la hora de solicitar destinos.

Se da la circunstancia de que en los tres últimos años han sido reconocidos con esta condecoración sendos miembros del Comité Regional de Madrid de la CEP. Además de Crespo Sacristán en 2016, el año pasado esta misma medalla fue a parar a uno de sus compañeros, el secretario regional de Formación (con 12 años de antigüedad en el Cuerpo y liberado desde 2015). Por su parte, en 2015 fue condecorado el secretario regional de Asuntos Jurídicos y Temas Legales (en su caso sí lleva 24 años en el Cuerpo).

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1855 en: 26 de Abril de 2018, 11:11:32 am »
Levantan la suspensión a los agentes de la Macarena
 La Policía reincorpora a los seis funcionarios que llevaban 32 meses suspendidos de empleo y sueldo tras un registro en una tienda

POR FERNANDO PÉREZ ÁVILA
24 Apr 2018  09:42

La Dirección General de la Policía ha levantado las suspensiones de empleo y sueldo que pesaban sobre seis agentes del distrito Macarena desde hace casi tres años. Los policías están ya reincorporados y sólo se encuentran a la espera de que se les comunique el nuevo destino en el que trabajarán, ya que no regresarán a la comisaría del distrito Macarena y serán enviados casi con toda seguridad a otras demarcaciones. Mientras tanto, la investigación judicial del caso permanece completamente estancada y sigue sin visualizarse de manera íntegra el vídeo que constituye la principal prueba de cargo contra ellos. Se trata de una grabación de las cámaras de videovigilancia del local que registraron, Alimentación Dani Digi, ubicado en la Ronda de Pío XII, donde se vendía tabaco de contrabando.

El registro de esta tienda se produjo el 19 de mayo de 2015. La pareja que regenta el local, de nacionalidad rumana, denunció a los seis agentes de la Policía Nacional que registraron el inmueble y los acusó de apropiarse de 17.000 euros y tabaco, algo que los policías han negado desde el principio. La intervención policial fue recogida por las cámaras de seguridad del local, pero la grabación fue extraída por un informático amigo de la pareja y aportada a la denuncia, que los dueños de la tienda presentaron en la Unidad de Coordinación Operativa Territorial (UCOT, que en Sevilla ejerce las funciones de Asuntos Internos) en compañía de un inspector de la Brigada de Extranjería al que conocían de años atrás. Las defensas de los policías alegan que se ha roto así la cadena de custodia de la prueba, ya que la grabación aportada al juzgado no está completa y debería haber sido la propia UCOT quien se encargara de obtener el archivo original de su soporte. Los policías han pedido que se extraiga el vídeo original, pero tras casi tres años de investigación y numerosos intentos por parte de los informáticos de la Policía y de la Guardia Civil, esto ha resultado imposible.

El vídeo aportado por el matrimonio no puede acreditar que los policías intervengan el dinero porque sólo aparecen contándolo. En varias ocasiones, los agentes les devuelven los billetes a la pareja, primero en una caja de color amarillo y luego en una bolsa. Los funcionarios cuentan el dinero que hay en el negocio para comprobar si la cantidad excede del límite a partir del cual podría imputársele un delito de contrabando. Como no llegaba a superarlo, lo que hicieron fue intervenir las cajetillas que había y levantar un acta por una infracción administrativa. La acusación ha incidido en que uno de los agentes se lleva dinero al bolsillo y que otro mueve la cámara de seguridad que graba la escena. El abogado de los dueños del local incidió recientemente en que el vídeo no ha sido manipulado, aunque sí admitió que está incompleto. En uno de sus escritos al juzgado, asegura que para ver el vídeo "sería tan fácil como insertar el disco duro en la videograbadora".

Tras la denuncia de la pareja rumana se abrió una investigación por parte del juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, que mantiene a los policías investigados por tres delitos: cohecho, hurto y falsedad documental. En agosto de 2015, la Dirección General de la Policía decidió suspender de empleo y sueldo a los seis funcionarios. Esta situación se ha prolongado hasta ayer mismo, cuando por fin los policías firmaron sus reincorporaciones tras 32 meses sin poder trabajar.

Todavía no tienen sus destinos asignados. La Jefatura no quiere enviarlos de nuevo al distrito Macarena, pese a que el turno 3, del que formaban parte, era uno de los más activos en la lucha contra la delincuencia. Incluso algunos vecinos del Polígono Norte, una de las zonas más deprimidas del distrito, han expresado a este periódico que la suspensión de empleo y sueldo de estos policías, así como la baja de otro que sufrió un accidente al caerse de un tejado, se ha notado especialmente en la lucha contra el tráfico de drogas y la delincuencia en la zona. Sin embargo, los seis agentes optaron recientemente por denunciar a su jefe por falso testimonio, con lo cual no es lo más recomendable que coincidan con éste en la comisaría.

Los agentes presentaron una querella contra este inspector jefe al entender que mintió en su declaración como testigo, que prestó el 14 de enero de 2016. En esta comparecencia, el inspector jefe aseguró que los policías registraron la tienda de la Ronda de Pío XII por iniciativa propia. Los agentes investigados, sin embargo, aportan en su denuncia un correo electrónico reenviado por la unidad de Participación Ciudadana de la Jefatura Superior. En este correo se detallaban una serie de locales del distrito Macarena en los que supuestamente se estaba vendiendo tabaco de contrabando. La unidad de Participación Ciudadana había recibido una serie de quejas de los estanqueros, que alertan frecuentemente a la Policía de los lugares en los que ellos tienen conocimiento de que exista venta clandestina de cigarrillos y paquetes de tabaco. La tienda de la Ronda de Pío XII era el primero de los locales indicados en aquel correo electrónico. "En dicho documento, que venía de la Jefatura Superior, se acredita que fue él quien dio las órdenes", dicen los denunciantes en su querella.

Tampoco resultaría muy operativo enviarlos al distrito Macarena porque los seis agentes tienen vigente una orden de alejamiento de la pareja denunciante. Esta circunstancia ha sido esgrimida reiteradamente por la Dirección General para no levantar la suspensión de empleo y sueldo a los agentes cada vez que lo habían solicitado. Sin embargo, la orden de alejamiento sigue en vigor pese a que ninguno de ellos la ha quebrantado en casi tres años. Para poder trabajar y no vulnerar esta medida cautelar, los policías tendrían que hacerlo en los despachos o en puestos fijos de la comisaría y no patrullando por las calles del distrito.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1856 en: 06 de Mayo de 2018, 06:40:35 am »
Luisa, la guardia civil sancionada por negarse a dejar sin protección a una maltratada con riesgo extremo

La gaditana Luisa Flores denuncia que quieren echarle del cuerpo como venganza por desoír una orden: su superior le dijo rebajase la vigilancia a una víctima de violencia de género. La agente pidió protección porque el acosador la amenazó con abrirla de “arriba abajo”. Tras la negativa le llenaron de pintura el coche y rondaban su casa con navajas.

6 mayo, 2018 01:10



Pepe Barahona Fernando Ruso

Luisa sigue sin entender qué clase de broma macabra la ha apartado de la Guardia Civil. Trata de buscarle sentido en su memoria y en los cientos de papeles que resumen un litigio que viene manteniendo con sus mandos desde el 11 de enero de 2017, justo el día en el que decidió mantenerse firme y desoír la orden de su comandante de puesto, que le pidió que le rebajase la vigilancia a una mujer en riesgo extremo que acababa de denunciar un caso de violencia de género. Ella se negó. Y desde entonces vive un periplo marcado por el acoso y las amenazas.

Luisa María Flores, una chipionera de 35 años, quiso ser guardia civil desde los tres años. Se crió en una casa cuartel, entre los uniformes de su padre y de hasta cincuenta miembros de su familia. La vocación pudo con la insistente resistencia de su madre, que pensó que el futuro para su única hija sería más fácil fuera de la Guardia Civil. Después de tres intentos y de superar, por fin, las pruebas físicas, logró convertirse en agente en la promoción de 2008. Desde entonces viene vistiendo el verde con el orgullo que le enseñó su padre, fallecido hace un par de años. De él aprendió a ser “honorable, honesta y justa”. Incluso si para cumplir con ese precepto fuese necesario desoír las órdenes de un superior.

La tarde en la que todo cambió, Luisa ejercía sus labores en la sección de violencia de género en el cuartel de Chipiona (Cádiz). Llegada una hora que no sabe precisar, recibe el testimonio de una joven de alrededor de 30 años. La mujer advierte nerviosa que está siendo amenazada de muerte por su expareja, sobre el que pende ya una condena que impide ambos estén juntos. La joven explica a la agente que el acercamiento se ha producido con su consentimiento, pero que, en un momento determinado, la situación se ha complicado, llegando el chico, mucho menor que ella, a querer partirle el cañero —donde se guardan las cañas de pescar— en la cabeza.

El carácter violento del denunciado, bien conocido en el cuartel por sus actividades ilícitas en la zona, activa las alarmas en Luisa, que como en todos los casos de violencia de género procede a hacer una valoración policial de riesgo, conocida en el argot por sus siglas VPR.

La agente lleva un año de baja pese a tener un informe peridical forense en el que acredita encontrarse en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo.

La agente lleva un año de baja pese a tener un informe peridical forense en el que acredita encontrarse en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo. Fernando Ruso

Esa valoración se hace en base a una serie de preguntas prefijadas que están recogidas en un sistema integral de violencia de género, un método que evita que haya fallos en las evaluaciones del riesgo. “Preguntas como ¿Tiene el agresor antecedentes de violencia de género? ¿Tiene antecedentes de violencia doméstica?”, recuerda Luisa. En ambos ejemplos la contestación era sí.

Dependiendo de las respuestas, el procedimiento ofrece unos resultados, una valoración del riesgo, que llega a dividirse en cinco niveles: no apreciado, bajo, medio, alto y extremo. En este último supuesto, la norma obliga a que la víctima está protegida permanentemente las 24 horas del día por una patrulla. Y esa era la situación de la denunciante.

A tenor del resultado de riesgo extremo, Luisa comunica a sus superiores el caso y pide una patrulla para la vigilancia de la joven. “Y el alférez, comandante de puesto ocasional, me dice por WhatsApp que le ha dicho el capitán que a ver si puedo bajar el riesgo porque ese día no tenía patrullas”, recuerda la agente.
“No le podía bajar el riesgo a la víctima”

“Llamé al alférez y le dije que no le podía bajar el riesgo a la víctima, que si no tiene patrullas, que me mande a mí, que no tenía problema en trabajar más —sigue la agente—; o que si él quería bajar el riesgo, que lo hiciese él”. La valoración no se altera y los mandos le envían una patrulla desde la sierra de Cádiz. Un día después detienen al presunto agresor, pero el juez lo pone en libertad. Justo en ese momento, es arrestado de nuevo por una patrulla de la Policía Nacional de Sanlúcar de Barrameda y entra en prisión por el elevado número causas pendientes.

La misma semana en la que se producen los hechos, Luisa denuncia que le han arrojado un bote de pintura verde a su coche blanco, un BMW con más de 14 años. Sus pesquisas la llevan a averiguar que el autor es del círculo de amigos del detenido y pide que se active el protocolo para la protección de los agentes de la autoridad cuando son amenazados por terceras personas por su condición laboral. “Mi caso”, apunta la guardia civil.

El vehículo particular de la agente Luisa Flores aún conserva restos de la pintura que sobre el mismo vertió el acosador de la mujer maltratada.

“No activaron nada, esa fue su forma de vengarse contra mí por no rebajarle el riesgo a la víctima”, denuncia la agente. “La orden la tenía que dar el que me dijo que bajara la evaluación de riesgo extremo”, esgrime Luisa. No montaron vigilancia, ni se ordenó identificar a los autores de las amenazas, ni de las pintadas. “Fueron 11 días interminables”, confiesa la agente.

“En el trabajo, instruyendo atestados referentes a los autores de las amenazas y las pintadas del coche, algo que no debía haber hecho yo al ser parte implicada; y por la noche, cuando estaba en casa, tenía que estar vigilante, porque esos mismos agresores rondaban mi casa con navajas y seguían tratando de quemarme el coche”. “Incluso me gasté el dinero en instalar cámaras”, apunta la guardiacivil.

Las sospechas de Luisa apuntando a la vendetta se fueron confirmando a lo largo de las semanas posteriores. El 31 de enero, veinte días después de activar el riesgo extremo tras la denuncia de violencia de género, la agente Flores acude al despacho del capitán para pedirle que activase el protocolo. Él le respondió que estaban en ello, a lo que Luisa contestó airada que no se estaba haciendo nada. Además, le informó que iría al coronel para informarle de que “se estaban saltando el protocolo a la torera”. “Que no se me estaba protegiendo”, recuerda la de Chipiona.
Estado del vehículo tras el caso de acoso al que fue sometida la agente por parte del matratador de su víctima.

Estado del vehículo tras el caso de acoso al que fue sometida la agente por parte del matratador de su víctima. Fernando Ruso
“Solo quería que me dejasen seguir trabajando”

Los tres días posteriores se desencadenó una suerte de citaciones y comunicados que suponen un punto de inflexión en toda esta historia, la certificación de su baja y la entrega del arma a petición de los mandos. “No entendía que me dieran de baja —advierte Luisa—, yo estaba bien, solo quería que me dejasen seguir trabajando”.

En su única cita oficial con el psicólogo de la Guardia Civil, este le dice que se lea un libro de cómo mejorar sus habilidades sociales. Lo compró, pero nunca lo llegó a leer. También le dice que es muy perfeccionista. Otro de sus superiores, el teniente coronel médico que también la examinó, le dijo que no veía estrés, ni ansiedad, “y que por él firmaría el alta”. “Pero que como el psicólogo le había dicho que estaba un poco estresada, que debía traerle un informe de un médico de la calle para poder darte el alta”, relata la guardia.

A partir de ahí se empezaron a suceder otros partes médicos. Primero estrés, después estado ansioso por estrés laboral o trastorno de la personalidad mixto. “Y todo sin verme, sin reconocerme, y sin mandarme medicación”, explica incrédula la agente Flores, que ha activado el protocolo de acoso en aras de salir de esta situación.
“Un flagrante intento de quitar de en medio a una trabajadora que resulta molesta”

Más de un año de baja que, según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), “se trata de un flagrante intento de quitar de en medio a una trabajadora que resulta molesta al cuestionar la arbitrariedad de órdenes dictadas por razones ajenas al compromiso con la seguridad pública que se ha de prestar a los ciudadanos”. “Con el agravante —sigue la denuncia— de que lo que se le pedía, en este caso, era rebajar el grado de protección a una víctima de violencia de género en riesgo extremo”.

Tras este “calvario de un año apartada de su trabajo sin motivo para ello”, critica la AUGC, esta guardia civil se ha sometido por su cuenta, y pagado de su propio bolsillo, a un completo chequeo para el informe pericial forense, psiquiátrico y psicológico, en el que se acredita que se encuentra en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo.

En este informe pericial, al que tiene acceso EL ESPAÑOL, se exponen además como conclusiones que Luisa “no presenta patología psiquiátrica evidente, ni grave ni moderada” y que “a la vista de los documentos estudiados sobre ella, se deduce que se encontró inmersa en una situación laboral y de bajas médicas confusa”.
Luisa enseña el informe que acredita que se encuentra en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo

Luisa enseña el informe que acredita que se encuentra en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo Fernando Ruso

—¿Cree que ha sido objeto de una venganza?

—Claro que sí, por activar el protocolo de acoso y por anteriormente no rebajarle el riesgo a una víctima de malos tratos. Todo empieza ahí.

—¿Cree que el fin último es echarla de la Guardia Civil?

—A la vista está que sí. Ya tengo un expediente grave, y si llega el segundo estaré fuera del cuerpo. Han propiciado una situación de dificultad económica en mi casa, me han reducido el salario y me han obligado a hacer gastos; esa falta de recursos hace que me sea muy difícil defenderme. Y todo, tirando de préstamos.

En su día a día, Luisa cuida de su madre, en tratamiento psiquiátrico y con una minusvalía reconocida del 76%. Ambas viven solas, con la única compañía de un perrito de raza yorkshire, en una casa de planta baja en Chipiona, propiedad de la familia. Sin lujos. Sigue conduciendo el mismo coche que le pintaron hace un año.

De vez en cuando se cruza con la mujer que fue a denunciar las amenazas de su novio. El suceso que dinamitó la tranquilidad de la agente Flores. Es hermana de una vecina. Alguna vez ha hablado con ella. Sabe que la denunciante mantiene la relación con el tipo al que denunció. En una conversación le contó que no quiso declarar en contra de su agresor porque todavía estaba enamorada de él. Sus abogados le instaron a que declarase, pero no quiso.
Un cuadro con la fotografía de la agente Luisa María Flores en un mueble del domicilio familiar.

Un cuadro con la fotografía de la agente Luisa María Flores en un mueble del domicilio familiar. Fernando Ruso

La guardia civil sabe que la víctima ha llegado con ojos morados, labios reventados; que el joven, de 21 años, que llegó a denunciar ese 11 de enero de 2017 es una persona muy agresiva. Que incluso tiene una orden de alejamiento de sus padres, a los que amenazó con un cuchillo. Y que hasta a ella, a una guardiacivil ha llegado a amenazarla con abrirla de “arriba abajo”. Y no, no tiene una orden de alejamiento en vigor.
“Soy muy buena guardia civil, sería una pena no volver a ejercer”

Por eso Luisa, la agente Flores, repasa en su cabeza todo lo que ha sucedido desde aquel enero. Qué habría pasado si en vez de ella otro guardia civil hubiese atendido a la denunciante; qué habría pasado si hubiese habido patrullas disponibles en ese momento para la vigilancia de la víctima; qué habría pasado si nadie le pidiese que rebajase la valoración de riesgo. Sí sabe que actuó bien, con el sentido del honor, la honestidad y la justicia que aprendió de su padre. Y que volvería a hacer lo mismo.

—¿Le gustaría ejercer de nuevo como guardia civil?

—Yo soy guardia civil en activo. Soy muy buena guardia civil como para no volver a ejercer, sería una pena. Y no soy narcisista, soy realista. Pero temo que estos individuos, viendo cómo se están vengando de mí, lo vuelvan a hacer de nuevo cuando regrese a mi puesto y acaben por arruinarme mi carrera profesional. Yo no me voy a quedar de brazos cruzados.

—¿Se siente decepcionada con la Guardia Civil?

—No, con ciertos individuos de la Guardia Civil. Con el cuerpo jamás, porque amo a la Guardia Civil. Para mí es un honor vestir el uniforme. En mis diez años de ejercicio siempre me he llevado bien con compañeros honrados, pero me da vergüenza ver a borrachos, a porreros, a cocainómanos o narcotraficantes vistiendo el uniforme. Ellos son la manzana podrida que pudre el frutero. Yo no voy a dejar que se me pudra.
La agente lleva un año de baja pese a tener un informe peridical forense en el que acredita encontrarse en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo.

La agente lleva un año de baja pese a tener un informe peridical forense en el que acredita encontrarse en plenas facultades psicofísicas para realizar su trabajo. Fernando Ruso

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1857 en: 09 de Mayo de 2018, 13:34:55 pm »


La Guardia Civil cesa de sus funciones al capitán que quería conducir ebrio


También se ha abierto un expediente disciplinario para depurar las posibles responsabilidades.
Vídeo externo: Retenido un capitán de la Guardia Civil por encararse con varias personas que trataban de impedir que condujera ebrio
 
TEXTO: REDACCIÓN/ VÍDEO: M.G.
09 Mayo, 2018 - 07:18h

La Guardia Civil ha cesado en funciones, como medida cautelar, y ha abierto un expediente disciplinario para depurar posibles responsabilidades del capitán del Grupo Marítimo de este cuerpo,  que en la tarde de este martes intentó conducir su vehículo en estado ebrio tras haberse encarado previamente con varios vecinos del Cerro del Moro. Éstos intentaban impedir, precisamente, que se pusiera al volante de su todo terreno ante los más que evidentes signos de embriaguez y fue la Policía Local de Cádiz la que finalmente evitó que lo hiciera.
El capitán de la Benemérita -que no pertenece a la Comandancia de Cádiz, sino al Grupo Marítimo del Estrecho- llegó al barrio y tras aparcar su coche oficial se introdujo en un bar, donde según testigos presenciales contaron a la Policía Local, estuvo bebiendo y departiendo con otros clientes hasta que, llegado un momento determinado, intentó volver al vehículo y marcharse.


Un momento de la trifulca entre la Policía Local y el detenido / M.G.

Los vecinos, algunos de los cuales habían estado grabando la escena con sus teléfonos móviles, llamaron a la Policía Local, cuyos agentes, tras personarse en el lugar de los hechos, le hicieron la prueba del alcohol al capitán, cuyo resultado fue de 1,3, según fuentes de la propia Policía Local, es decir, prácticamente siete veces más de lo permitido por el código de la circulación, que es de 0,15.

Tras llegar a caerse al suelo y encararse con varios de los vecinos que le impedían subirse al Patrol de la Guardia Civil, el capitán del Servicio Marítimo, siempre con su pistola oficial al cinto, fue llevado por los agentes a la Jefatura de la Policía Local, donde se le retiró el arma reglamentaria que portaba y se dio aviso a la Comandancia de la Guardia Civil.

Un comandante de la Benemérita tuvo que acudir al cuartelillo para hacerse cargo del capitán, que estaba en un estado lamentable y que en una segunda medición del alcoholímetro incluso superó el primer registro, según estas mismas fuentes de la Policía Local.Al cierre de esta edición, los mandos del Instituto Armado ya barajaban dar de baja del Servicio al capitán hasta que se aclare lo ocurrido en una tarde que no debe manchar el buen hacer y el exquisito comportamiento que siempre exhibe un cuerpo como la Guardia Civil.

No obstante, según mandos del cuerpo, el agente ha cometido faltas gravísimas, entre ellas llevar el uniforme sin estar de servicio, portando la pistola, estar ebrio e intentar conducir un vehículo oficial. Por todo ello, se le va a abrir una información reservada para tratar de aclarar lo ocurrido y se adoptarán las medidas oportunas.
« Última modificación: 09 de Mayo de 2018, 13:48:07 pm por 47ronin »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 189890
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1858 en: 26 de Mayo de 2018, 20:43:26 pm »

Un tribunal militar anula una sanción a una guardia civil de Sax tras admitir una grabación que le exculpa


La agente estuvo seis días suspendida y el audio de su móvil demuestra que la acusación de un mando era falsa

P. Cerrada 26.05.2018 | 04:15
La palabra de un sargento de la Guardia Civil bastó que el director general del Instituto Armado confirmara una sanción seis días de empleo y sueldo a una agente del cuartel de Sax por una falta grave al amenazar supuestamente al comandante de Puesto con que tenía que haberle «dado un par de hostias». Nada más lejos de la realidad. El Tribunal Militar Central ha anulado ahora dicha suspensión de empleo y sueldo tras admitir como prueba una grabación realizada por la guardia civil con su teléfono móvil y en la que se demuestra que no profirió tal amenaza y el contexto de la conversación entre la agente y el comandante de Puesto fue diferente a como venía reflejada en el parte disciplinario, según se recoge en una sentencia facilitada por la Asociación Nueva Coproper (Anucop) de guardias civiles de Alicante.

 
La guardia civil suspendida de empleo y sueldo acudió al Tribunal Central Militar, donde prosperó el recurso contencioso disciplinario militar planteado por el abogado de la Asociación Nueva Coproper, Luis Santamaría. Según la Anucop, el Tribunal Militar Central ha permitido «valorar una grabación que la guardia expedientada pudo aportar, donde se puede oír cómo eran falsas las imputaciones del sargento comandante de Puesto que había puesto en boca de ella para poder sancionarla con seis días de haberes con suspensión de funciones».

La sentencia tiene su importancia. Según ANC, la clave de la defensa ha sido que la agente pudiese grabar la conversación ante su superior y que el Tribunal Central Militar la haya aceptado. Por ello, Nueva Coproper afirma que ve «con mucha preocupación que la Dirección General de la Guardia Civil quiera cambiar la normativa interna actual, prohibiendo el llevar de servicio los teléfonos móviles a los guardias civiles cuando salgan a trabajar».

Nueva Coproper está estudiando, junto a la demandada, el interponer una demanda contra el sargento que promovió el expediente disciplinario por un presunto delito de falsedad en documento público.

 
La guardia fue suspendida de empleo y sueldo por una falta grave consistente en «la grave desconsideración con los superiores en el ejercicio de sus funciones». La agente había estado de baja por una grave enfermedad y acudió al cuartel de Sax para recibir una notificación. Pidió entrevistarse con el comandante de Puesto y el mando la expediente porque asegura que le dijo que «lo que debería haber hecho en su momento es haberle dado un par de hostias».

Por contra, en la grabación admitida como prueba, el tribunal indica que la conversación transcurre en un «tono absolutamente moderado» y dice que la enfermedad le había enseñado a luchar por sobrevivir y no odiar a las personas y que le había costado mucho no odiar al sargento.

La agente continuó en el mismo «tono mesurado» y dijo que antes de su enfermedad tenía un problema de contención «porque tenía muchas ganas de pegarle a usted un bofetón», añadiendo que no quería reprocharle nada, sino agradecer lo que había pasado.


Desconectado porlapiedra

  • Profesional
  • Master Honorario
  • **
  • Mensajes: 1919
  • He vuelto.-
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #1859 en: 27 de Mayo de 2018, 11:36:41 am »
Que sepáis que esta Guardia Civil fue forera de este sitio...
44RM