Autor Tema: Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"  (Leído 273464 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2020 en: 06 de Noviembre de 2019, 06:52:26 am »

El Supremo echa de la Guardia Civil a un agente que usó su cargo de árbitro para robar a los jugadores

Entraba en los vestuarios durante los descansos de los partidos. Se apropió de un total de 1.795 euros.
5 noviembre, 2019 19:19

María Peral @Maria_peral

El guardia civil Juan A.M. será expulsado de la Benemérita después de haber sido condenado por apropiarse de un total de 1.795 euros pertenecientes a los jugadores que participaban en los partidos en los que el agente ejercía de árbitro.

Juan A.M., que pitaba en encuentros de veteranos y llegó a ejercer en regional en Galicia, aprovechaba su acceso a las instalaciones para introducirse en los vestuarios, normalmente durante los descansos, con el fin de apoderarse de las carteras o del dinero que encontraba registrando la ropa.

Los hechos ocurrieron durante nueve partidos celebrados entre mayo y noviembre de 2015 y dieron lugar a denuncias y a un proceso penal que llevó al guardia civil al banquillo en abril del 2018. El fiscal pidió para él 18 meses de prisión por un delito continuado de hurto, pero el guardia civil alcanzó con la acusación un acuerdo por el que admitió los hechos y aceptó una pena de nueve meses de cárcel.

Tras la condena dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Ourense, el Ministerio de Defensa le impuso una sanción de separación del servicio por una falta disciplinaria muy grave consistente en haber cometido un delito doloso condenado por sentencia firme, relacionado con el servicio, o cualquier otro delito que cause grave daño a la Administración, a los ciudadanos o a las entidades con personalidad jurídica.

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha confirmado ahora la sanción, desestimando el recurso que el guardia civil había interpuesto y en el que se quejaba de la supuesta desproporción entre la expulsión de la guardia civil y el delito de hurto cometido.

El alto tribunal rechaza la queja. “Dada la naturaleza de los hechos que dieron lugar a la condena penal", explica, "es proporcional a los mismos que la Administración decida que su autor debe ser sancionado con la separación del servicio, pues teniendo en cuenta la importancia que tiene y se reconoce a la irreprochabilidad penal de los funcionarios públicos en general, y con mayor razón a aquellos que tienen por misión la averiguación y persecución de los delitos, es proporcionado que ante la comisión de varios delitos dolosos (aunque formen una continuidad delictiva y se condene por un único delito continuado doloso) por parte de un miembro de la Guardia Civil, la respuesta de la administración sea la separación del servicio”.
El crédito de la institución

La sentencia, redactada por el magistrado Jacobo López Barja de Quiroga, añade que "no hay duda de la importancia del delito continuado de hurto y de su afectación a los ciudadanos, pero tampoco la hay de la grave afectación que supone para el crédito que la institución de la Guardia Civil debe merecer a los ciudadanos el que uno de sus miembros sea condenado por tal delito".

El Supremo concluye que "es, sin duda, un interés legítimo de la Administración que los que a ella pertenezcan -y con mayor razón si como agente de la autoridad deben averiguar y perseguir delitos- no hayan sido condenados por este tipo de conductas”.



 

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2021 en: 12 de Noviembre de 2019, 16:47:51 pm »


Triunfo de un guardia civil que causó un incidente en Baeza


JUAN RAFAEL HINOJOSA
11 NOV 2019 / 12:02 H.
   
Un cabo de la Guardia Civil destinado en el norte de España consigue que el Tribunal Militar Central le reduzca considerablemente el castigo impuesto por el Ministerio del Interior a raíz del incidente que protagonizó en Baeza cuando era sargento eventual como alumno de la escala de Suboficiales de la Academia. Gracias al contencioso disciplinario planteado se queda con una pérdida de diez días de haberes con suspensión de funciones, pero logra la anulación de la falta prevenida consistente en un mes de suspensión de empleo con la accesoria de pérdida de su condición de alumno. Por ello, la Justicia dice que se reintegren las retribuciones dejadas de percibir y sus intereses y que se le reintegre a la situación administrativa correspondiente si se hubiera producido la sanción que queda revocada.

¿En qué consistió el altercado? El 7 de diciembre de 2016, después de pasar por un bar, donde consumió bebidas, llegó a un pub, donde tomó también alcohol. Comenzó a molestar a los clientes, “entrometiéndose en conversaciones” y se dirigió de forma despectiva a una camarera. Llegó a manifestar en voz alta que era sargento. Una llamada al 062 alertó de que alguien, que se identificó como guardia civil, estaba “borrachuzo” y “vacilaba” a la gente. Acudió una pareja del Instituto Armado que lo instó a salir, cosa que hizo. Allí dijo a los agentes que era un superior y tenían que saludarlo y que iba a dar cuenta de que lo habían sacado. “No me toquéis los cojones”, afirmó, según la sentencia. Ante el panorama, se pidió ayuda a una oficial que acudió con otro mando y ambos consiguieron que los acompañara hasta el cuartel de Baeza para aclarar lo sucedido. Aparte de la denuncia interna, fue impuso una sanción de la Subdelegación por falta leve conforme a la ley de Seguridad Ciudadana.

La Justicia razona su decisión de reducir el castigo en que no comparte que el hecho ocurrido se dividiera en dos partes, como hizo la Administración. La primera por conducta anterior a la llegada de los otros agentes “gravemente contraria a la dignidad de la Guardia Civil” y la segunda a partir de la presencia de estos queda calificado como “embriaguez... cuando tal circunstancia... afecta a la imagen de la Guardia Civil”. El tribunal razona que en ambos casos queda claro que la falta grave fue por la conducta en el pub y con la patrulla. La sentencia determina que no es lógica la ruptura de la continuidad de los hechos, especialmente porque la embriaguez se le atribuye solo en el episodio con los agentes mientras que por sorpresa la Administración decía que la ebriedad no estaba probada durante el incidente en el local. En definitiva, la Justicia cree que los hechos fueron solo unos y por tanto el castigo debe ser solo uno y no darse por duplicado. o sea que la actitud debe corregirse disciplinariamente y no con sendas faltas.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2022 en: 13 de Noviembre de 2019, 07:42:31 am »

El Tribunal Militar anula la medida cautelar de tres meses sin sueldo contra la sargento Moreno por "abstracta" y "desmedida"

La Fiscalía se mostró a favor de que se estimase el recurso de la sargento


La sargento del Seprona de Lanzarote, Gloria Moreno.
Saúl García 2 COMENTARIOS 12/11/2019 - 10:32

La medida cautelar de tres meses sin empleo y sueldo que la Dirección General de la Guardia Civil aplicó en abril de 2018 a la sargento del Seprona de Lanzarote, Gloria Moreno, estuvo carente de motivación, fue desproporcionada y no fue inmediata. Así lo considera la sentencia del Tribunal Militar Central del pasado 30 de octubre, que estimó el recurso de la sargento y que obliga a restituir las cantidades no cobradas más los intereses.

Esa medida cautelar se aplicó dentro de uno de los ocho expedientes abiertos a la sargento, uno de los dos que aún permanece en trámite, después de que se dictara su caducidad y archivo y tras su reapertura. El expediente se abrió tras la queja presentada por el veterinario municipal de Arrecife, Javier López, por lo que consideraba una situación de acoso por parte de la sargento.

El expediente era por una falta grave "por abuso de atribuciones que cause grave daño a los ciudadanos, a entidades con personalidad jurídica, a los subordinados o a la Administración". La supuesta actitud de acoso se habría producido porque la sargento, según el parte del coronel Arranz, acudió a la perrera alentada por grupos animalistas con los que está vinculada y que estaban interesados en menoscabar la credibilidad de la perrera.

La sargento puso tres denuncias por la situación de la perrera entre agosto de 2015 y septiembre de 2017. Arranz aseguraba que Moreno había hecho esas denuncias en base a juicios de valor personales y no a criterios profesionales.

Moreno cumplió los tres meses sin empleo y sueldo y puso ante el Tribunal Militar un recurso contencioso disciplinario militar preferente contra esa medida cautelar alegando vulneración de la tutela judicial efectiva, falta de motivación de la medida y ausencia del requisito de urgencia e inmediatez para aplicarla, así como la falta de indicios racionales que sustentasen la aplicación de la sanción. La Fiscalía se mostró a favor de que se estimase el recurso mientras que la Abogacía del Estado se mostró en contra.

La sentencia tan solo valora la falta de motivación y la inexistencia de urgencia, pero no entra a valorar si había indicios racionales para tomar dicha medida cautelar. Respecto a la motivación, señala la sentencia que el coronel hizo afirmaciones abstractas y usó una fórmula estereotipada que no contempla las circunstancias concretas del caso, así como que está ausente cualquier razonamiento sobre el concreto perjuicio al servicio de la Guardia Civil que pudo causar la actuación de Moreno.

El coronel afirmaba que afectaba gravemente al trabajo en la institución y que lesionaba la imagen "del cuerpo". Incluso destaca el fallo que el director general de la Guardia Civil añadió el argumento del mantenimiento de la disciplina, que en la propuesta "no aparecía por ningún lado", así como "la total y absoluta pérdida de confianza de sus superiores y compañeros". "Ignoramos en que se basa pues ningún dato había que permitiera hacer tal afirmación", señala la sentencia.

Añade que no hay la más mínima explicación acerca de por qué los hechos que dieron lugar al inicio del expediente atentaban contra el principio de disciplina ni por qué suponían una grave perturbación, un daño al servicio o un menoscabo a la imagen de la Guardia Civil.

Destaca la sentencia que lo que motivó el cese cautelar, "a diferencia de lo que sucede en otras ocasiones", no fue un acto que revistiera la apariencia de una conducta infractora sino la queja de un ciudadano, y que el autor del parte hizo suyo lo denunciado por ese ciudadano, pero que lo que habría que investigar es si la actuación de la sargento estuvo animada por el servicio al interés general o por una motivación espuria.

"Desproporcionada"

Según la sentencia, no se puede sostener el cese desde el punto de vista del mantenimiento de la disciplina puesto que su trascendencia sería hacia los ciudadanos y no hacia la institución. También dice la sentencia que no es fácil adivinar por qué de la relación profesional de un ciudadano que manifiesta su descontento se ha de seguir necesariamente una "grave perturbación y un notorio daño al servicio".

Además señala que fue una media "por completo desproporcionada" que se inició solo por la queja de un ciudadano cuando había otras medidas. Hubiera bastado con ordenar a la sargento que se abstuviera de realizar cualquier actuación relacionada con la perrera de Arrecife ya que cesarla en todas sus funciones resultaba "absolutamente desmedido".

Tampoco existía el requisito de urgencia para tomar la medida, ya que si lo que se quería era tomar una acción inmediata para evitar un perjuicio al servicio, señala la sentencia que la última actuación de la sargento fue en septiembre de 2017 y la medida se tomó en abril de 2018. Durante todo ese tiempo, la sargento siguió trabajando con normalidad.

Estas es la tercera sentencia del Tribunal Militar favorable a la sargento. La Justicia militar ha anulado dos sanciones y otras cuatro no han superado el trámite administrativo. Recientemente el Consejo superior de la Guardia Civil propuso que otro de los expedientes se resolviera sin responsabilidad por parte de la sargento, y queda por finalizar la reapertura del expediente que, precisamente, originó la queja del veterinario y dio lugar a esta medida cautelar.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2023 en: 18 de Noviembre de 2019, 09:18:50 am »


Sanción a un guardia civil que recriminó el color de labios de una agente


La mujer estaba realizando una guardia en la Comandancia de Palma cuando su compañero le reprochó que no le saludara

J.F. Mestre Palma 16.11.2019 | 20:12
El incidente ocurrió hace dos años en la Comandancia de Palma.

El incidente ocurrió hace dos años en la Comandancia de Palma. g. bosch
Dos días de pérdida de funciones, con suspensión de empleo y sueldo, es el precio que tendrá que pagar un agente de la Guardia Civil de la Comandancia de Palma, por faltarle al respeto a una compañera que se encontraba desarrollando un servicio de seguridad. El Tribunal Militar le sanciona por haber recriminado a su compañera el tono del color que había utilizado para pintarse los labios durante el servicio, así como que se había puesto unos pendientes que no eran de perlas.


Este incidente ocurrió en la Comandancia de Palma el día 28 de noviembre del año 2018 y la sanción disciplinaria deriva de la denuncia que presentó la agente, que se sintió ofendida por el comentario de su compañero, que pese a que tenía su misma categoría laboral, creía que se trataba de un teniente.



Te está esperando
La mejor oferta para conducir el nuevo T-Roc está aquí. ¿Quieres conocerla?
Patrocinado por

La sentencia explica que ese día la agente femenina tenía servicio de seguridad de las dos a las diez de la noche. Se colocó en la parte de atrás de la Comandancia. Esa tarde aparecieron por este punto del edificio el agente, acompañado de un cabo y de dos guardias civiles, destinados en distintos grupos de la Guardia Civil. La mujer solo identificó a uno de ellos, por iba vestido con el mono de trabajo propio de su especialidad. Por ello, le realizó el saludo militar.

Según detalla la sentencia, el agente sancionado se dirigió a su compañera y le preguntó si a "él no le saludaba". La mujer afirma que a continuación le dijo que "tú no sabes con quién estás hablando" y después se identificó como un teniente de la Guardia Civil. La reacción de la mujer fue instantánea. Se cuadró, realizó el saludo militar y se presentó con su nombre y apellidos.


Pero lo más grave que ha supuesto la sanción ocurrió a continuación. Según la denuncia que formuló la agente femenina, el agente le recriminó que "ese tono de labios no es reglamentario" y, además, le dijo que "ese pendiente debería ser una perla e ir pegado al lóbulo".

El agente sancionado sostuvo una versión muy distinta de cómo se habían desarrollado los hechos. Dijo que únicamente recriminó a su compañera que saludara solo a uno de los guardias civiles y al resto no. Y que a continuación le aconsejó que "si no sabes con quién hablas, no tendrías que tomarte la confianza que te estás tomando, porque nunca sabes con quién hablas, podrías estar hablando con un teniente". En cualquier caso, el sancionado negó en todo momento que se hubiera presentado como un teniente de la Guardia Civil e insistió en que esta conversación con su compañera se produjo en un ambiente "coloquial y distendido". A la vez, también negó que le recriminara el tono de su pintalabios o hubiera hecho mención a los pendientes que llevaba puestos. El agente aseguró que no tenía ningún tipo de relación personal, ni profesional con la compañera que le denunció, ni tampoco había tenido problemas con ella.

El agente fue sancionado por una falta grave que consiste en cometer una grave desconsideración con los compañeros en el ejercicio de sus funciones. La sanción la estableció el teniente general jefe del Mando de Operaciones de la Guardia Civil, que le impuso una sanción de cinco días al entender que el comentario a la agente femenina había sido grave.

El guardia civil, sin embargo, no se conformó ante la sanción y presentó un recurso, en un intento de que creyeran que no había menospreciado a ninguna compañera. El Tribunal Militar, que ha analizado el recurso, únicamente hace caso al agente sobre el asunto de su posible identificación como teniente. La sentencia indica que existen dudas sobre si hizo o no este comentario, si bien también señala que la agente femenina sí pudo interpretar que la persona que le estaba dedicando aquella desconsideración era un teniente. Al asumir solo una parte del recurso, el Tribunal Militar rebaja la sanción impuesta, y la limita a una suspensión de funciones de dos días.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2024 en: 18 de Noviembre de 2019, 11:06:05 am »


Pérdida de 10 días de empleo y sueldo para el guardia civil que pateó la puerta de Anticorrupción porque no se abría
AMP


OKDIARIO16/11/2019 11:05
El Tribunal Supremo ha confirmado una sanción de pérdida de 10 días de empleo y sueldo impuesta en octubre de 2016 a un guardia civil destinado a labores de vigilancia en la sede de la Fiscalía Anticorrupción, en Madrid, que dejó inservible la puerta de este órgano durante 6 días de las violentas patadas que le propinó al no poder acceder al edificio al inicio de su turno.

Según los hechos probados en la sentencia dictada por el Tribunal Militar Central, el agente pretendía acceder al edificio de la Fiscalía Anticorrupción a las 3 de la tarde del 23 de abril de 2016, para iniciar un turno de vigilancia que se extendería hasta las 11 de la noche. Al no poder entrar, propinó seis violentas patadas a una de las puertas de acceso, que quedó inservible por otros tantos días.


Dada la especial relevancia del lugar, donde tienen sus despachos numerosos fiscales Anticorrupción, fue necesario bloquear la entrada con una valla metálica desde el interior para impedir su apertura y el ingreso en las dependencias públicas de personal no autorizado. La teniente fiscal, Belén Suárez, tuvo que dictar además nuevas normas de acceso del personal al edificio.

Como consecuencia de lo ocurrido al guardia civil se le abrió un expediente que concluyó con una sanción de pérdida de diez días de haberes y suspensión de funciones como autor de una falta grave de la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil, que el agente recurrió ante el Supremo.


Su recurso se ceñía única y exclusivamente a la vulneración de la presunción de inocencia del miembro del Instituto Armado por insuficiencia de prueba de cargo, si bien el alto tribunal rechaza este extremo. Entre las pruebas analizadas están las grabaciones de ese día tanto en la cámara exterior como la interior de la Fiscalía, que grabaron la violenta acción.

Según las actas de la citada grabación el agente, una vez llamado el timbre y tras una breve espera propinó dos patadas a la puerta, llamó al timbre por segunda vez y dio cuatro patadas más, seguidas de un tercer timbrazo. Como seguían sin abrirle, se alejó un metro y medio de la puerta, cogió impulso y propinó los dos últimos golpes, logrando entrar. La grabación del interior recogió la apertura violenta de la puerta y cómo el agente recoge una pieza que trató de colocar varias veces hasta que logra encajarla.


De todo ello se desprende, según el alto tribunal, que «la probanza resulta suficiente para enervar la presunción de inocencia invocada» por el recurrente. Las grabaciones fueron borradas, reconoce la sentencia, aunque se apunta la existencia del acta de visionado en la que otros miembros de la Guardia Civil reconocen al agente sancionado como el protagonista del incidente.

La resolución cuenta con el voto particular del presidente de la Sala, Ángel Calderón que cuestiona la legalidad sancionadora en este caso porque los vídeos no llegaron a incorporarse al expediente disciplinario y no se observaron las garantías de contradicción, por lo que se afectó al derecho de defensa del agente. Añade sin embargo que lo ocurrido debió ser denunciado e investigado por la vía penal, al existir indicios de delito, y mientras tanto el expediente disciplinario quedar en suspenso.

Un segundo voto particular, del magistrado Francisco Barja de Quiroga, redunda en el hecho de que los vídeos fueran borrados, por lo que en este caso no se respetó el principio de igualdad de armas perjudicando al recurrente.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2025 en: 24 de Noviembre de 2019, 10:08:08 am »
La cúpula de los Mossos sanciona diversos agentes para expresar su ideología durante su servicio

Lluís Cle y Albert Donaire son dos de los policías suspendidos

por Redacción sábado, 23 de noviembre 2019 - 13: 23h

Desde que se conoció la decisión de la cúpula de los Mossos de realizar una auditoría interna de la que no han trascendido datos. Ahora, sin embargo, tras la polémica de la vinculación de Carles Puigdemont con miembros del gobierno ruso, nombres como el de Luis Escolà han vuelto a tomar protagonismo en los medios; la División de Asuntos Internos (DAI) abrió un expediente al sargento de los Mossos que escoltó el ex presidente de la Generalitat hasta Bruselas.

Asimismo, la auditoría interna ha puesto la mira sobre los agentes que han expresado públicamente su ideología independentista durante el ejercicio de su cargo. Otro miembro del cuerpo policial catalán sancionado -tal como recoge 'Crónica Global'- es Lluís Cle, jefe de sala de coordinación operativa de los Mossos de Girona.

Cle publicó en sus redes una imagen suya de espaldas mientras trabajaba para la Diada de Cataluña y mostraba una pantalla en la que había escrito «Cataluña is not Spain» dentro de una estrellada. «De noche también trabajamos para una Cataluña independiente. Buena jornada a todos! », Escribía de pie de foto. La acción ha repercutido en una suspensión de funciones y sueldo durante un mes.



En paralelo, la DAI, aparte de investigar los presuntos excesos durante las cargas policiales durante y después de la publicación de la sentencia del proceso, ha propuesto una sanción de cuatro meses a Albert Donaire, el mozo que considera España un estado «fascista» y que profesado reiteradamente la libertad de los «presos políticos». La denuncia de Inma Alcolea por calumnias e injurias provocó que el expediente se materializara, ya que Donaire habría hecho acusaciones durante los días de intervención amparados en el 155.




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2026 en: 02 de Diciembre de 2019, 09:57:59 am »


Sancionan al guardia civil tratado de héroe por rescatar menores inmigrantes en Melilla porque se lo inventó


La investigación encaminada a otorgarle la Cruz del Mérito derivó en una suspensión de 10 días.

Los testigos contradijeron su relato, que decía que había rescatado menores de una cueva que se había incendiado.
01.12.2019 - 10:18h

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha confirmado la suspensión de empleo y sueldo por diez días de un guardia civil destinado en Melilla que alcanzó cierta notoriedad pública en abril de 2017 por una actuación aparentemente heroica relacionada con el rescate de varios menores inmigrantes del interior de una cueva que se había incendiado.


La investigación encaminada a otorgarle la Cruz del Mérito de la Guardia Civil desvirtuó su versión y fue finalmente sancionado.


Los hechos tuvieron lugar el 16 de abril de 2017, cuando el guardia civil participaba en una actuación en la denominada Cuesta de la Alcazaba contra dos menores que habían sustraído una mochila del interior de un vehículo.

Al llegar a una zona de cuevas, el agente se percató de lo que parecía ser un conato de incendio y según el informe oral que hizo a sus superiores -y al Delegado del Gobierno en Melilla- entró en el lugar y auxilió y rescató a varios menores que presentaban síntomas de intoxicación.


La información abierta con el fin de otorgarle la distinción reveló una sorpresa, pues aparecieron testigos cuyos testimonios desvirtuaron la versión del guardia. Las pesquisas concluyeron que éste no rescató a ninguna persona de la cueva, "es más, no llegó a entrar en la misma, limitándose a actuar hasta donde le exige su condición de Guardia Civil, sin haber puesto en riesgo su vida, ni salvar a terceros".

Informó falsamente a sus superiores
Tras ser sancionado por el Tribunal Militar, el agente acudió al Supremo alegando que el procedimiento había vulnerado su presunción de inocencia, si bien el alto tribunal afirma que no alberga duda sobre la certeza de los hechos que se le imputan.

"Esto es, haber emitido informe a sus superiores acerca de su participación en un rescate de menores inmigrantes en una cueva, con un incendio en su interior, que no se ajusta a la realidad de lo acontecido", confirma el Supremo.

Además, esta misma versión el agente también se la ofreció al delegado del Gobierno en Melilla y a los periodistas que lo entrevistaron para distintos medios de comunicación locales "por su aparente heroísmo". La sanción se justifica en el deber de veracidad que tienen los guardias civiles en relación con sus actuaciones.


Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 43185
  • Verbum Víncet.
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2027 en: 02 de Diciembre de 2019, 16:48:02 pm »
Pués vaya historia . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2028 en: 03 de Diciembre de 2019, 07:36:41 am »

El Supremo confirma la rebaja a un año de suspensión de empleo al guardia civil que consumió cocaína estando de servicio en Xàbia

El teniente comandante del puesto principal de la Guardia Civil de Xàbia ordenó a un subordinado someterse a la prueba de drogas al observar que tenia "ojos enrojecidos, alteración, voz alta, movimientos de mandíbula y gesticulación"

El agente, al que retiraron el arma, dio positivo en cocaína y defendió ante la instructora del expediente sancionador que aquel día no había consumido sino que fue "tres o cuatro días antes"

Fue sancionado inicialmente a cuatro años de suspensión de empleo, el Ministerio de Defensa rebajó la sanción a un año y el Tribunal Supremo ha confirmado esta resolución

El guardia civil cometió una falta muy grave al "prestar servicio bajo los efectos de estupefacientes o sustancias tóxicas o psicotrópicas o el consumo de las mismas durante el servicio" un miércoles por la tarde

Lucas Marco - Valencia
02/12/2019 - 22:04h


Un agente de la Guardia Civil que dio positivo en cocaína ha sido sancionado con un año de suspensión de empleo. Así lo ha acordado la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo en una sentencia que confirma una resolución del Ministerio de Defensa que ya rebajó la sanción de cuatro años a un año de suspensión de empleo por una falta muy grave al "prestar servicio bajo los efectos de estupefacientes o sustancias tóxicas o psicotrópicas o el consumo de las mismas durante el servicio".

El agente, destinado en el puesto principal de la Guardia Civil de Xàbia (Alicante), estaba de servicio la tarde del miércoles 2 de agosto del 2017 cuando se disponía a comprar comida con su coche fuera del cuartel durante su media hora de descanso. El teniente comandante del puesto, situado en la avenida de los Fueros de la localidad costera, observó que su subordinado tenía "ojos enrojecidos, alteración, voz alta, movimientos de mandíbula y gesticulación".

El responsable del cuartel ordenó retirarle el arma y solicitó un equipo de atestados para realizar la prueba de detección de consumo de alcohol y drogas. Ante el "estado de nerviosismo y ansiedad" del guardia civil, sus compañeros llamaron al teléfono de emergencias 112 para que acudiera una ambulancia pero cuando llegó "la crisis de ansiedad había remitido". Otro agente declaró que el guardia sancionado mantuvo una actitud inadecuada con su superior, "dando voces y gesticulando sin encontrarse firme". La prueba dio negativo en alcohol pero positivo en cocaína.

El agente confesó ante la instructora del expediente sancionador que aquel día no consumió cocaína sino que fue "tres o cuatro días antes". Media decena de compañeros declararon como testigos y, finalmente, el director general de la Guardia Civil sancionó con cuatro años de suspensión de empleo al agente y le impuso además no poder solicitar destino en el mismo puesto de Xàbia durante un período de dos años, según la resolución del 15 de noviembre del 2018.

El agente planteó un recurso de alzada que la ministra de Defensa estimó parcialmente poniendo fin a la vía disciplinaria y rebajando la sanción de cuatro años a un año de suspensión de empleo. La resolución de Defensa considera que la falta cometida por el agente es muy grave "pues consiste en prestar un servicio habiendo consumido cocaína, que hubo de serle retirada el arma debido a su estado de excitación y que, tras someterse voluntariamente a la prueba analítica, el resultado fue positivo en cocaína, debiendo de ser relevado del servicio que prestaba".   

El guardia civil interpuso un recurso contencioso disciplinario militar contra esta resolución. Sin demasiado éxito. La sentencia de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo del pasado 11 de noviembre confirma la resolución, comparte "la motivación expresada" por la instructora del expediente sancionador y rechaza que vulnerara el derecho del agente a la presunción de inocencia y que no haya prueba de cargo suficiente. El Supremo considera que la resolución del Ministerio de Defensa es proporcional. El agente cumplirá una sanción de un año de suspensión de empleo por trabajar colocado de coca un miércoles de agosto a media tarde.




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2029 en: 05 de Diciembre de 2019, 07:16:33 am »

Canet castiga a los policías que denuncian deficiencias

Los tres agentes que desvelaron que coches y motos de la policía circulaban sin pasar la IT V reciben un expediente disciplinario por falta grave

Un vehículo policial estacionado en la comisaría de la Policía Local de Canet de Mar (cedida)
Fede Cedó, Canet de Mar
02/12/2019 00:05
Actualizado a 02/12/2019 03:35

A los tres miembros de la Policía Local de Canet de Mar (Maresme) que el pasado mes de septiembre denunciaron públicamente el mal estado de conservación de algunos vehículos policiales, que carecían de ITV y de seguro obligatorio, lo que propició la rápida reacción del gobierno municipal para poner al día todas las irregularidades, se les ha abierto un expediente disciplinario. Un hecho que el sindicato UGT aprecia como prevaricación administrativa.

El gobierno de Canet de Mar y en concreto el área de alcaldía, que ostenta la republicana Blanca Arbell, ha negado por escrito en dos ocasiones –la última el pasado viernes- que se hubiera incoado ningún expediente disciplinario. “Mantenemos que no ha habido ningún expediente disciplinario” apuntan, mientras que por su parte, los tres agentes expedientados han recibido una citación “como presunto inculpado” cuyo encabezamiento del documento es textualmente: “Expediente disciplinario a funcionarios por falta grave o muy grave”.

“A los agentes se les acusa de no haber usado el conducto reglamentario adecuado” apunta el responsable de Administración Local de la UGT en el Maresme, Àngel Caparrós, para denunciar que parte del parque móvil del área que dirige la propia alcaldesa, se encontraba en mal estado. Algunas motocicletas no habían pasado la perceptiva Inspección Técnica de Vehículos y otros automóviles tenían caducado el seguro obligatorio. En la actualidad, todos los vehículos cumplen con los requisitos legales.

Desde la oposición, la portavoz socialista en Canet de Mar, Marian Gómez, denuncia que se haya abierto un expediente disciplinario a quienes denunciaron unas irregularidades, pero que no se haya hecho lo mismo “al responsable de que los coches y motos estuvieran al día”. Desde el PSC insisten en que se debe “sancionar al responsable de que estos vehículos no estuvieran en condiciones” por lo que apuntan al jefe de la Policía Local, el sargento Servando Gómez.

Un posible delito de prevaricación administrativa

Para la UGT, que no se haya sancionado, ni expedientado, ni apercibido al máximo responsable de la policía después de la alcaldesa, sobre las irregularidades manifiestas, es para no entorpecer una oposición que supuestamente elevaría al actual jefe de la policía a la categoría de inspector. “Es de dominio público que el jefe de la policía está pendiente de una plaza de Inspector y la alcaldesa no lo quiere perjudicar” apunta el sindicalista.

“Alguien no ha hecho bien su trabajo y no se depura la mala gestión” aduce Caparrós. En cambio se expedienta a los trabajadores que luchaban por unas mejores condiciones laborales “por no haber utilizado el conducto reglamentario”. En este caso, según la UGT, la alcaldesa podría incurrir en un delito de prevaricación administrativa “al ser consciente que incoa un expediente conociendo que la irregularidad va por otro lado”.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176499
Re:Los expedientes disciplinarios. Formas y "formas"
« Respuesta #2030 en: 09 de Diciembre de 2019, 06:23:04 am »

Un cabo de la Guardia Civil, libre de un expediente abierto por emitir partes que no se ajustan a la realidad

El caso no ha llegado a los tribunales: el asesor jurídico de la Benemérita en Galicia ha puesto fin a la investigación sin declaración de responsabilidad

09/12/19access_time 1:03


Un expediente disciplinario a un miembro de la Guardia Civil termina satisfactoriamente para el expedientado sin llegar a la vía contencioso-administrativa de la justicia; algo muy poco común en las sanciones disciplinarias de la Benemérita.

Así lo explica a Confidencial Digital la abogada Silvia Domínguez García, socia directora de SDG Abogados.

Este bufete ha llevado la defensa jurídica de un cabo de la Guardia Civil destinado como comandante de puesto en el puesto auxiliar de Baltar, en la provincia de Orense, al que en julio le abrieron expediente “en averiguación de una presunta falta grave de emisión de partes de servicio que no se ajusten a la realidad o la desvirtúen”.

El cabo ha contado con el asesoramiento de la Asociación de Cabos de la Guardia Civil.

Aviso cuando estaba en descanso semanal

El asunto surge a partir de la hora -las 22:30 o las 21:00- a la que el cabo en cuestión se personó en el puesto de Xinzo de Limia (también en la provincia de Orense) tras recibir las llamadas de un guardia civil y de un teniente para informarle de una incidencia.

El 21 de mayo de 2019 el cabo recibió dichas llamadas cuando se encontraba disfrutando del descanso semanal, en Lugo. Recibió las llamadas en torno a las nueve, y según los antecedentes de hecho, se personó en el puesto de Xinzo de Limia para hacerse cargo de la incidencia e instrucción de las diligencias después de las 22:00.

El cabo permaneció allí hasta las 4:00 de la madrugada del 22 de mayo.

Ante este servicio por requerimiento, el cabo se nombró un servicio entre las 21:00 del 21 de mayo y las 4:00 del 22, y con ello originó una orden de servicio en el aplicativo SIGO, que fue cumplimentada el 3 de junio de 2019.

Todo ello se describe en el relato de hechos probados de la propuesta de resolución hecha por el instructor del expediente disciplinario en el seno de la Guardia Civil.
Falta grave según el régimen disciplinario

El coronel jefe de la 15ª Zona, de Galicia, incoó el expediente, como se ha indicado, al entender que este cabo podría haber cometido una falta grave de “emisión de informes o partes del servicio que no se ajusten a la realidad o la desvirtúen”.

Esa falta se contempla en el punto 9 del artículo 8 de la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, del régimen disciplinario de la Guardia Civil.

Activo desde que recibió la llamada

El asesor jurídico de la Zona de Galicia de la Guardia Civil, un teniente coronel, concluye que el expediente al cabo debe terminar “sin declaración de responsabilidad” al considerar que los acontecimientos investigados no son constitutivos de la falta grave de la que se le acusaba.

En este sentido, apoya lo que ya había concluido el instructor del expediente: “Siguiendo los acertados razonamientos del instructor, debe decirse que en el supuesto que nos ocupa, es necesario determinar desde cuándo se considera que el personal con funciones de mando se encuentra en ‘situación de actividad’, desde la activación por razones de servicio o desde el momento de personación en el puesto de trabajo o lugar de la demanda”.

Ahí surgió el motivo del expediente. El cabo se nombró un servicio desde las nueve de la noche, pero como llegó al puesto al que le habían mandado por esa incidencia pasadas las diez, se le abrió expediente por si hubiera cometido esa falta de “emisión de partes de servicio que no se ajusten a la realidad o la desvirtúen”: en este caso, por haber adelantado más de una hora su entrada en servicio.

A partir de las 21:00

En base a lo que establece la Orden General número 11, sobre regímenes de prestación del servicio y la jornada y horario de personal de la Guardia Civil, el asesor jurídico de la Guardia Civil en Galicia apoya que el servicio que nombró el cabo “en su integridad debe ser considerado de actividad”, desde las 21:00 hasta las 4:00.

“Fue en torno a las 21 horas cuando se le comunicó una incidencia de servicio” al cabo, “existiendo una relación de continuidad entre esta primera comunicación y segunda en la que se requirió su presencia por orden superior, considerándose el tiempo transcurrido hasta su personación en el puesto de Xinzo de Limia de aproximadamente una hora, ajustado y razonable, máxime cuando dicho cabo se encontraba de descanso semanal en Lugo, situación de descanso que implica la no disponibilidad”.

Es decir, que el cabo no cometió ninguna irregularidad al dejar registrado que su servicio había empezado a las 21:00, cuando recibió por teléfono el aviso de acudir al puesto de Xinzo de Limia, y no entre las 22:00 y las 22:30, cuando llegó a dicho puesto y se hizo cargo de la incidencia, tal y como le había ordenado el teniente.
Pulse o haga clic para ver más noticias.