Autor Tema: LA PROSTITUCIÓN  (Leído 223758 veces)

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42703
  • Verbum Víncet.
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #700 en: 01 de Noviembre de 2016, 09:26:35 am »
La falsa moral . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Lucaspoli

  • Visitante
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #701 en: 01 de Noviembre de 2016, 14:16:50 pm »
Si cierto, regular  la explotación de la mujer es necesario, y tener clase de pornografía en las aulas, ya está bien de falsas morales

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #702 en: 07 de Noviembre de 2016, 09:36:19 am »

'Operación Pompeya'
La mayor red de blanqueo en prostíbulos salpica a futbolistas de Madrid y Atlético, toreros y cantantes

"Están en el chalet de Pozuelo con una borrachera y quieren chicas": las fiestas sexuales al descubierto.



Detenciones en la operación Pompeya. Efe
Carlota Guindal @carlota_guindal
07.11.2016 02:03 h.

Cinco organizaciones criminales de prostitución estaban unidas por una misma vía para defraudar a Hacienda y blanquear dinero: la empresa Larratruk, que les facilitaba TPVs (datáfonos) para cobrar en su nombre y ocultar a Hacienda el verdadero origen, el pago de prostitutas en clubes de alterne.

La 'operación Pompeya' se saldó con la detención en junio del año pasado de más de 60 personas vinculadas a estos locales, en la mayor investigación por blanqueo de capitales y fraude fiscal vinculada a la prostitución llevada a cabo en España.

El monto de lo defraudado fue estimado inicialmente en más de 260 millones de euros. Sin embargo, la causa, instruida por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, tiene otras vertientes: las relaciones de los dueños de los prostíbulos con políticos, futbolistas, empresarios o policías que requerían de sus servicios.

Por un lado, los propietarios de estos clubes buscaban personas con solvencia económica que pagaran bien los servicios de las chicas y por otro lado querían mantener contactos con gente del mundo de la política, abogados, altos cargos de la Administración y de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado para requerir de su ayuda en caso de necesitarles.

EL ESPAÑOL ha tenido acceso al sumario, en el que quedan perfectamente reflejadas estas relaciones. Un gran número de futbolistas de Primera División pasaron por clubes de alterne como el 'Vive Madrid' o llamaron para pedir chicas a domicilio. En una conversación entre el dueño de este local, sito en la calle Marqués de Viana en la capital madrileña, y su mano derecha, en mayo de 2015, este último le comenta que "el chico" de un conocido torero ha llamado para pedir sus servicios.

Esa noche del 24 de mayo de 2015 habían montado una fiesta en un chalet en Pozuelo, entre el reconocido matador de toros, un jugador del Real Madrid y un famoso cantante. "Están con una borrachera y quieren chicas. Han llamado ya tres o cuatro veces. ¿Qué le digo por chica? Depende del tiempo y un par de horitas. ¿Cuánto les digo? Lo que pasa es que hay que llevarlas a Pozuelo", pregunta uno de los investigados, Miguel Angel Bonache, a Ángel Crispín Gilaranz, dueño del 'Vive Madrid'.

"Eso no es problema. El problema es que quieren mucho por poco", explica Ángel Crispín. "Estos ya sabes como son", apostilla Bonache, que añade que el torero "no es de los que escatima dinero". "Si ya -contesta el dueño del club- pero son muchos y se lían unos con otros".

La llamada se produjo a las cuatro de la mañana. "Quieren cuatro chicas hasta mañana por la mañana", le sigue explicando Bonache. "Pues entonces quinientos cada una", le ordena Ángel Crispín Gilaranz.

Fue el propio Bonache quien llevó a las chicas al chalet de Pozuelo, ya que conocía la casa de otras veces. "Que sean chicas espectaculares, ya sabes como son de tiquismiquis. No está Angelina porque está en una despedida de soltero pero está otra bailarina", le recuerda Bonache, encargado del día a día del club.
Celebración del final de Liga en la suite

Esa madrugada del 24 de mayo fue muy movida para ciertos futbolistas. Esa misma noche (23 de mayo) había sido la última jornada de Liga, ganada por el Fútbol Club Barcelona. Sin embargo, en esa jornada número 38, el Real Madrid ganó 7-3 al Getafe y el Atlético de Madrid empató a cero con el Granada, lo que le daba el pase a la Champions. Esa noche había euforia. Mientras Bonache llevaba a las chicas al chalet de Pozuelo, en el que había un jugador del Real Madrid, en torno a las 4 y media de la mañana, éste recibió otra llamada. Un entonces jugador del Atlético de Madrid le llamó para decirle que iba a ir al club, aunque finalmente no fue.
Interior del club Vive Madrid.

Interior del club Vive Madrid.

Eso sí, cambió los planes para la noche siguiente. Este mismo jugador avisó de que estaba con tres amigos y pedía que les recogiera el coche por la puerta de atrás del 'Vive Madrid' para que no les vieran entrar, tal y como contó Ángel Crispín a Pedro L.B., otra de sus personas de confianza y también investigado, en una llamada del 24 de mayo por la noche.

"Tenéis que esperarles atrás, que deje el coche aparcado ahí. Harán falta dos personas, uno para bajarlos y otro para coger el coche. Cristian les puede bajar al reservado y que les pongan una copita. Hay que buscar cuatro majas", ordena Ángel Crispín Gilaranz. "Ahora no hay muchas", le explica su interlocutor. "Pues si están cenando, que dejen de cenar y luego ya se las da de cenar. Que hoy han dicho que son buenos, van a ir a la suite, los cuatro".

Tres horas después se marcharon. El trabajador del 'Vive' llamó al propietario para contarle que "los futbolistas" se acababan de ir y que habían dejado "dos-seis". "¿2.600?", pregunta Ángel Crispín. "Sí. Han pagado la primera hora, han invitado a las niñas y han dejado 2.600 euros con botellas de champán que han invitado, con la suite, más luego lo de las niñas", le explica su trabajador.
Fiesta del Atlético con denuncia incluida

Las relaciones con los futbolistas eran constantes. De las conversaciones se desprende cómo organizaron una fiesta de cumpleaños de un integrante del equipo técnico del Atlético de Madrid y que se celebró en marzo del pasado año en el restaurante 'La Embajada', que acabó con la Policía acudiendo al lugar de la fiesta por el ruido a las cuatro de la mañana e imponiendo una multa.

Para la organización del "evento", Gilaranz llama a uno de sus trabajadores el día de antes y le dice que para esa noche necesita una mesa de 12 para cenar "los del Atlético" y que la parte de arriba "la deje para ellos solos y 20 chicas, con un picoteo como la otra vez". El propio dueño del 'Vive' acudió aquella noche para controlar que todo iba bien. "Estoy haciendo guardia con los atléticos, en cuanto terminen voy para allí", le dijo sobre las 1:40 de la madrugada a otro trabajador del club.

Más de dos horas después es cuando llama la persona que Gilaranz contrató para organizar la fiesta diciéndole que la Policía había acudido por el ruido que estaban haciendo. "Que apaguen la música de arriba, disculparos con ellos, y si falta algún papel se les llevará mañana", ordenó el empresario. Tras la aparición de la Policía, los jugadores se marcharon y los agentes dejaron una denuncia. "Mañana va Pedro y la recurre", tranquilizó Gilaranz a su interlocutor.

La voz iba corriendo de unos a otros. En las intervenciones telefónicas se ve cómo el teléfono de Crispín se iba moviendo entre deportistas y celebridades para obtener un trato de favor en su club. El 6 de junio de 2015, pocas semanas antes de su detención, el propietario del Vive Madrid llama a uno de sus empleados para decirle que "van a ir ahora seis jugadores del Mallorca y van a ir preguntando por Miguel en la puerta para que les reciban y les atiendan". Y añade: "Si gastan les invitáis a una copita y si no gastan, pues nada". Crispín dice a su interlocutor: "Son amigos del torero, que les ha mandado al club".

Angel Crispín fue detenido en la 'operación Pompeya' el pasado 29 de junio junto a otras 60 personas tras una investigación iniciada en 2014 por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) y Agencia Tributaria. Tras su detención y orden de ingreso en prisión por parte del juez Andreu, el empresario, al igual que el resto de investigados, obtuvieron su libertad y a día de hoy a pesar de seguir la causa abierta contra ellos mantienen los negocios operativos.

De la investigación se desprende que todo el entramado investigado en el marco del 'caso Pompeya' controlaba a en torno 2.000 mujeres, las cuales, en algunos de los casos, eran obligadas a mantener relaciones sexuales orales sin preservativo. Además, era controladas por un software de lectura de huella digital para saber el tiempo que estaban con cada cliente.
Desaparición del exnovio de Sabater

En el caso de Crispín Gilaranz, explota los clubes de 'Vive Madrid', 'Olimpo' y 'Princess Room', los tres localizados en la comunidad madrileña. Está investigado por diversos delitos como fraude fiscal, blanqueo de capitales, contra el derecho de los trabajadores o prostitución.

Este empresario inició su carrera en el mundo de los clubes de alterne en los años 90 y ya fue investigado por introducir mujeres ucranianas, rusas y polacas en España para prostituirlas. Además, su madre también fue investigada en 1997 por blanqueo de capitales, tráfico de cocaína, inmigración clandestina y falsedad documental.

Pero no solo eso. Según datos recogidos en los informes policiales, uno de los hombres de Crispín Gilaranz, Francisco José Donate, también ha sido detenido con anterioridad a esta operación por su relación en el año 2009 con la desaparición de un prestamista llamado Roberto Corbo, expareja de la presentadora de televisión Leticia Sabater, y posteriormente, en 2014, fue detenido por un delito de extorsión. Además, tanto Crispín, como Donate y otras cinco personas fueron investigadas en el año 2009 por utilizar el 'Vive Madrid' como centro de reunión de diferentes individuos dedicados al cobro de deudas, tráfico de drogas y clonaciones de tarjetas, así como cargos ilegales a tarjetas de clientes.
El fraude de las TPVs

Según informes policiales incorporados a la causa, Crispín Gilaranz podría haber ocultado a la Hacienda Pública en torno a 85 millones de euros, tanto del dinero que ha dejado de declarar al fisco por el cobro a través de los TPV (Terminal Punto de Venta) de la empresa Larratruk, como de haber dejado de declarar los trabajos de las chicas de sus clubes y gran cantidad de consumiciones en sus locales.

De la investigación se desprende que la organización de Crispín se dedicó a tener otros negocios así como invertir en proyectos inmobiliarios y compra de obras de arte para blanquear el dinero obtenido de los clubes de alterne.

Junto a la organización de Crispín Gilaranz, el 'caso Pompeya' investiga las tramas de Antonio Herrero, José Moreno, Santos Pérez Vargas y José Arsenio Pérez Vieitez, que dirigen una veintena de los principales prostíbulos de este país. Su nexo de unión es Larratruk S.L., y por ende Jesús María Larrañaga, su administrador único, "como pieza fundamental para que las organizaciones pudieran ocultar grandes cantidades de dinero a la Hacienda Pública gracias a la gestión de los TPVs utilizados en los clubes para pagar los servicios sexuales ofrecidos por las mujeres que trabajan en los mismos".

Según la UDEF, las organizaciones investigadas dejaron de trabajar con Larratruk para crear sociedades similares que hacían la misma función. Es decir, por el uso de dichos TPVs, el cliente tiene que pagar un recargo del 10%, de forma que el 6,5% se lo queda la mercantil gestora del TPV y el otro 3,5% la sociedad que gestiona el club. El modus operandi consiste en que Larratruk presta dinero en efectivo a los clubes, comprometiéndose a la renovación del préstamo cuando éste se acaba.
10% por pagar las chicas con tarjeta

"Es decir, tanto el dinero cargado a las tarjetas bancarias como la comisión pagada por el uso del TPV deberían revertir en la propia Larratruk. En la realidad, esto no sucede así", sostienen los investigadores en uno de sus informes entregados al Juzgado Central de Instrucción número 4.

En realidad lo que ocurre es que vinculada al TPV siempre hay una cuenta bancaria en la que la titular es la propia Larratruk, figurando como apoderado alguna persona vinculada al club en el que se instala la terminal. Tras en análisis de los movimientos de estas cuentas, los agentes han comprobado que la mayoría del dinero procedente de las remesas es retirado en efectivo por la persona apoderada relacionada con el club.

Así, realmente Larratruk sólo se queda con parte del porcentaje de la comisión pagada por el cliente, aproximadamente el 6,5%, puesto que el 3,5% restante y el dinero cobrado al cliente, es retirado por la persona vinculada al club. "Los TPVs funcionan como máquinas expendedoras de dinero, es decir, el cliente que utiliza dicho TPV no paga un servicio o realiza una compra, sino que, en principio recibe el dinero en metálico. Así, por usar dicho TPV, el cliente paga un recargo, que ha podido estimarse en un 10%, es decir, si el cliente quiere 100 euros, se cargan en su tarjeta de crédito 110 euros", explica la Policía.

De esta manera, al ser el TPV de una empresa ajena al local, al cliente no se le puede identificar con dicho club al pagar con la tarjeta. "Se ha podido comprobar que los TPVs instalados por Larratruk ni se encuentran en las zonas de consumo de bar de los locales, ni son utilizados para pagar las bebidas, sino que se sitúan en la zona de las habitaciones donde se producen los pases sexuales, por lo que, pese a que el dinero se recibiría en metálico, el mismo es utilizado para el pago de éstos", concluye el informe.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #703 en: 12 de Noviembre de 2016, 14:01:57 pm »
Detenido un psicólogo por presunta prostitución de menores tutelados de un centro foral

Ignacio Gatón | 12 noviembre, 2016 |     

El Correo desvela la investigación abierta, que podría destapar una red de prostitución de menores tutelados
El periódico El Correo desvela este sábado la detención de un psicólogo por prostitución de menores. Los menores estarían tutelados por la Diputación, que denunció la situación tras contárselo una menor a su tutor.

La Diputación ha aclarado que el detenido no tenía relación laboral con Bienestar Social, y que los menores tuvieron que entrar en contacto con él fuera de la institución. El centro ya ha puesto las medidas necesarias para proteger y atender a los menores afectados, según ha confirmado la Diputada de Bienestar Social.

Publicidad
 
Esta detención podría no ser la única, ya que la Ertzaintza investiga una posible trama, en la que menores de un centro tutelado de la Diputación habrían ejercido la prostitución en un piso de Vitoria. La Ertzaintza investiga los abusos sexuales que sufrieron los menores y si dichos encuentros fueron grabados.

“Presentamos denuncia a la Ertzaintza y hablamos con la Fiscalía y el fiscal jefe de Álava para proteger a los menores”, ha asegurado la Diputada de Bienestar Social Beatriz Artolazabal.

La Ertzaintza ha confirmado que la investigación se encuentra actualmente bajo secreto de sumario. Los menores tutelados por la Diputación habrían ejercido la prostitución en otro piso de Vitoria-Gasteiz. Por ahora el único detenido es el psicólogo y está acusado de haber abusado de una decena de jóvenes. Es además un psicólogo especializado en maltrato familiar.

Todos los posibles menores implicados están acogidos en el Centro de Sansoheta, donde se alojan principalmente jóvenes cuya custodia se ha retirado a los padres. En cualquier caso se desconoce si hay más implicados, que investiga la Ertzaintza.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #704 en: 24 de Enero de 2017, 15:09:41 pm »
Balance policial en el polígono Marconi en tres meses: cuatro detenidos y 401 hogueras sofocadas

El PP critica la desidia de la Policía Municipal y denuncia la falta de efectivos en la zona

JOSÉ ALFONSO |Varias prostitutas junto a una hoguera en una imagen de archivo del polígono
SEGUIRIGNACIO S. CALLEJA
24/01/2017 11:49h - Actualizado: 24/01/2017 12:21h
La Policía Municipal detuvo a cuatro personas e identificó a otras 559 en el polígono de Marconi en el último trimestre de 2016. El edil de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, se defendió así de las acusaciones del grupo municipal del PP, que sostiene que esta zona industrial del distrito de Villaverde atraviesa un repunte de degradación, ante la desidia y falta de efectivos policiales

La edil popular Inmaculada Sanz ha preguntado esta mañana, durante la comisión del ramo, por la escasez de actuaciones en el polígono. En base a las denuncias de las asociaciones vecinales, Sanz ha cuestionado la limpieza y la operatividad de los agentes en Marconi: «Está lleno de preservativos usados  y de todo tipo de restos orgánicos, de escombros y hogueras, cuestiones de su competencia». La concejal del PP ha denunciado, además, que «la implicación real» en la zona es tarea exclusiva de la Policía Nacional. «Nunca hay Policía Municipal», ha aseverado.
Barbero ha negado este extremo y ha detallado que los agentes también  sofocaron 401 hogueras, prendidas por las prostitutas para calentarse, y realizaron 498 controles a vehículos y un total de 274 dispositivos de alcoholemia. «Esa es la desidia del Ayuntamiento», ha ironizado el edil de Seguridad.

Ley de Seguridad Ciudadana

Inmaculada Sanz, portavoz de Emergencias en su grupo, ha centrado su crítica al equipo de Gobierno de Carmena en el presunto uso partidista que hace de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como «Ley Mordaza», y la consiguiente falta de detenciones. «No pueden ser insumisos y objetores por mucho que no les guste la ley», ha reprochado. Javier Barbero, por su parte, ha contestado que el Ayuntamiento «no hará seguimiento de una ley que detiene a personas sin contemplarlo la propia ley».

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #705 en: 10 de Febrero de 2017, 08:37:36 am »
El Supremo delimita la diferencia entre alterne y prostitución: si hay sexo no hay relación laboral

En una sentencia reciente obliga a un empresario a reconocer como trabajadoras a varias mujeres que ejercían el alterne en un local

Son varios los fallos que definen el alterne como la captación y acompañamiento de clientes y constatan que se trata de una actividad laboral
Ana Requena Aguilar
09/02/2017 - 20:43h

Alternar y prostituirse no es lo mismo y no tienen las mismas consecuencias, tampoco en términos de derechos laborales. El Tribunal Supremo dictó hace unas semanas una sentencia en la que marca la diferencia entre una actividad y otra: si hay sexo no es posible reconocer una relación laboral, es decir, esa persona no es una trabajadora. Si no hay sexo y solo alterne, esto es, captación de clientes, acompañamiento y consumo de copas, sí existe relación laboral entre quien ejerce la actividad y quien regenta el local donde se produce.

La sentencia, de la ponente María Luisa Segoviano, de la Sala de lo Social, resuelve un recurso de casación para unificar doctrina. El origen del conflicto es una inspección de trabajo llevada a cabo en club. Fruto de esa visita, la inspección obligó al empresario a reconocer la relación laboral que le unía a doce mujeres que realizaban "la denominada actividad de alterne" en el local. El empresario recurrió y el asunto llegó al Supremo, pues la defensa aseguraba que una sentencia anterior no reconocía la laboralidad a varias mujeres que ejercían la misma actividad y existía, por tanto, una contradicción que resolver.

El Supremo no ve contradicción alguna. En una sentencia anterior, de 2008, se desestimaba la relación laboral de 14 mujeres extranjeras que ejercían la prostitución en un local que también fue visitado por la inspección. La magistrada subraya que en ese caso la actividad principal de esas mujeres era la prostitución "siendo, por lo tanto, de imposible calificación dicha relación como laboral".

En este caso, sin embargo, las mujeres ejercían el alterne –"consistente en en captación y entretenimiento de clientes, induciéndoles a realizar consumiciones y obteniendo por ello una contraprestación económica"–, pero no la prostitución. Es decir, son trabajadoras que deben estar dadas de alta en la Seguridad Social.

Es decir, si hay sexo, no puede reconocerse que existe una actividad laboral y, por tanto, el empresario no tiene que dar de alta en la Seguridad Social, algo que sí sucede con el alterne. "La frontera entre alterne y prostitución es muy tibia. Los jueces parten de los hechos que se pueden probar, en este caso que hay alterne, pero no prostitución", resume el catedrático de Derecho del Trabajo Eduardo Rojo.

La magistrada de lo social y presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas, Glòria Poyatos, va más allá: "El alterne es inescindible de la prostitución, forma parte de ella". La vía de conceder derechos laborales a las trabajadoras del alterne es, dice Poyatos, una forma de proteger de facto a mujeres que ejercen la prostitución, puesto que el ordenamiento actual impide dar de alta a mujeres como prostitutas y reconocer su ejercicio como una actividad laboral.

Esta no es la primera sentencia ni el primer pronunciamiento del Tribunal Supremo al respecto. Desde los años ochenta existen fallos que definen el alterne como una actividad que anima el baile e incita a la consumición y que la consideran una actividad laboral. Sentencia a sentencia, el límite se ha marcado en el acceso carnal.

Para que el alterne se reconozca como actividad laboral por cuenta ajena, las sentencias marcan ciertos requisitos, como la existencia de un horario aproximado o adaptado al del local, y que exista una contraprestación económica, aunque esta proceda de la consumición de las bebidas.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42703
  • Verbum Víncet.
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #706 en: 10 de Febrero de 2017, 18:16:10 pm »
Algún día algún político cogerá el toro por los cuernos y regulará todo este tipo de actividades de forma que se terminen las lagunas y las interpretaciones . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #707 en: 26 de Febrero de 2017, 08:22:41 am »

Así pasé una hora con una muñeca por 120 euros en el prostíbulo de las sex dolls



Un club de Barcelona es el pionero en Europa. Oferta 4 figuras para practicar sexo: una caucásica, una africana, una asiática y un personaje manga. Son de silicona y pesan 40 kilos. Un reportero de EL ESPAÑOL acudió el día de la inauguración.

David López Frías  ›@lopezfrias
 26.02.2017 01:02 h.   



Me cuentan en la redacción que está a punto de abrir en Barcelona el primer burdel de Europa de muñecas hinchables. En efecto, aún no lo habíamos visto todo en esta vida. Llamo al teléfono que sale en la web para pedir un reportaje y me atiende Gina, la chica de prensa. “No daremos entrevistas hasta que pase un mes. Ya hay un par de medios más interesados”, se disculpa.

Se lo explico a mi jefe y le advierto de que, si esperamos, se nos pueden adelantar otros medios, pero que lo que yo no pienso hacer es ir de cliente y zumbarme a una muñeca de plástico. “Yo nunca me he metido en la vida sexual de mis redactores. Tú sabrás qué haces con ella. Pero vas, te haces pasar un cliente y lo cuentas”, me contesta.
 
Lumidolls es el nombre del club en cuestión. El nombre ya lo resume todo: lumi (prostituta) y doll (muñeca). Para ir hace falta pedir cita previa con una de las 4 figuras disponibles: Niky, la caucásica, Leyza, la africana, Lily, la asiática estándar y Aki, la asiática de pelo verde que imita a un personaje de manga. En realidad no son muñecas hinchables, sino réplicas humanas hiperrealistas de silicona. Una especie de maniquís articulados con rasgos muy exuberantes. El precio de cada unidad ronda los 5.000 euros. Pasar una hora con una de ellas en Lumidolls, 120 euros. 80 estos días, por la promoción inaugural.

CONCERTAR UNA CITA

Escribo un mail pidiendo cita con Aki, porque dado lo bizarro del reportaje, prefiero elegir a la más rara. Me contestan a los pocos minutos. Vuelve a ser Gina, la chica de prensa, que también se encarga de concertar las citas y no sabe que soy yo. Ahora también se disculpa: la única muñeca disponible para el fin de semana es Lily, la asiática estándar. Inauguran el viernes y ya tienen el fin de semana completo. Me maravilla que, sin haber hecho publicidad, ya haya tantísima gente esperando a pagar 80 euros por tirarse a un muñeco.

Contesto que Lily estará bien. Total, no voy a tener sexo con ella. Mi decisión me enfrenta a las presiones de los sectores más radicales de la redacción de El Español, que consideran que tengo que consumar por el bien del periodismo. El tema provoca debate, cachondeo y muchas preguntas: ¿Cómo la limpian? ¿Sexo con una muñeca son cuernos?, ¿Cómo desinfectan los orificios?, ¿Hemos tocado fondo como especie?, ¿Seguro que los desinfectan?

PRIMER PERCANCE

Me dan hora con Lily el viernes a las 7 de la tarde. Los problemas empiezan a las 6. Gina me escribe un Whatsapp para decirme que hay un contratiempo y que tendremos que suspender la cita. La llamo para que me lo aclare: “El anterior cliente se ha debido de emocionar mucho, porque le ha roto una teta. Y mira que esta silicona es dura, eh. Pero la ha agujereado. Igual le ha pegado un bocado”, se disculpa. Es la tercera vez que tiene que disculparse y aún no he llegado. Yo no me lo puedo creer y le contesto: “¿Cómo que le han agujereado una teta? ¿Pero me va a poder recibir o no? ¡Porque yo he venido desde Madrid sólo para estar con ella!”. Todo eso lo digo casi a voces en mitad de la calle Ferran de Barcelona, un eje comercial muy transitado. No he medido bien.

Gina me asegura que sus jefes la están reparando, y que si estoy dispuesto a esperar un ratito más, podré pasar una hora con mi muñeca asiática. Yo doy el OK y llego a Lumidolls con media hora de retraso. El club está en el entresuelo de un viejo edificio, en una callejuela estrecha del centro de Barcelona, muy cerca de la Rambla. Comparte planta con un hostal. Me abre la puerta Gina, que además de atender a la prensa y concertar citas, también se encarga de recibir, cobrar, vestir a la muñeca y proporcionar al cliente preservativos y lubricante.

LILY Y LA GANGRENA

El club en realidad es una casa compuesta por un comedor y varias estancias aparte. Llegamos a la habitación y ahí está Lily. Me espera sentada en la cama y vestida con un camisón rosa. En realidad, el parecido con un ser humano es asombroso. Tanto, que creo ver gangrena en sus brazos. “Oh no, eso es porque el anterior cliente ha pedido que se la vistan de negro y parece que la ropa ha desteñido”, se disculpa (de nuevo) Gina. “¿Y la teta rota?”, le pregunto yo. Ella me la enseña: “Nada, como nueva. Tiene como una pequeña cicatriz. Era un cliente muy alto y muy grande. Creo que le ha pegado una paliza”. También me fijo que cuando la construyeron no calibraron bien las retinas y es estrábica

Gina me pregunta cómo he conocido Lumidolls. Yo no sé muy bien qué contestarle e improviso que ya está viendo mi barba y mi camisa de cuadros; que soy un hípster, y como somos medio idiotas, nos gusta hacer cosas que no hace el resto de la gente, comprarnos el Iphone el día que sale y esas tonterías. Que yo en realidad esto lo hago para fardar luego. Y que por eso me gustaría que me explicase más cosas sobre las muñecas. Es la única forma que encuentro de sacarle información sin que sepa que soy el periodista que la llamó el día anterior. Y ella me lo cuenta.

ORIFICIOS DE 17 CENTÍMETROS

Las sex dolls son, como su propio nombre indica, muñecas diseñadas para practicar sexo. Están hechas de silicona quirúrgica. Son piezas únicas y no se fabrican en serie. Miden entre 1,60 y 1,70 metros, pesan 40 kilos y sus rasgos son hiperreales. El esqueleto contiene unas varillas metálicas flexibles que le permiten articularse y ponerse en posturas realmente curiosas. Cada muñeca tiene 3 orificios de 17 centímetros de profundidad: boca, vagina y ano. Cuatro en el caso de Lily, que tiene un seno agujereado. Son juguetes que tienen mucho éxito en Japón, la meca de este tipo de fetiches sexuales, aunque estas en concreto están fabricadas en Estados Unidos. El pelo no es natural, pero en Lumidolls ya han programado la compra de pelucas para customizarlas.

“¿Y esto es higiénico?”. Gina, que también es (cómo no) la persona encargada de limpiarlas, me responde que las lavan antes y después de cada uso “con un jabón que se usa en los hospitales. Para los orificios uso una de esas pistolas de presión, tipo Karcher”. Con eso se asegura, me dice, que queden totalmente desinfectadas. No obstante, siempre recomiendan al cliente utilizar un condón; ella misma lo facilita junto al lubricante.


Aunque es una muñeca de silicona, Lily celebra los goles haciendo el arquero, como Kiko Narváez.

/Aunque es una muñeca de silicona, Lily celebra los goles haciendo el arquero, como Kiko Narváez.

En la habitación también hay unas velitas para ambientar, toallas, una (sola) copa de cava (no han tenido el detalle de ponerle una a Lily), un bol con fresas, un hilo musical en el que suena algo muy romántico que me recuerda a Michael Bolton y una televisión en la que sólo ponen porno. Elementos más que suficientes para tener el mejor polvo de tu vida con un objeto inanimado.

Gina cierra la puerta y me deja a solas con la muñeca. “Pobre Lily. Qué te han hecho”, le pregunto. Lily no me responde. Tampoco se queja cuando le aprieto la teta, pero la cicatriz se abre y sale una burbuja; como una pompa de chicle de fresa. Eso provoca un desequilibrio dentro del seno y se le queda un agujero encima del pezón, como si la hubiesen apuñalado. Casi tengo el reflejo de pedirle disculpas.



El anterior cliente no controló su fuerza y le destrozó un pecho a Lily

/El anterior cliente no controló su fuerza y le destrozó un pecho a Lily

Lily huele muy bien porque además de lavarla le han puesto colonia. El tacto es bastante curioso. Es mullida pero firme, como esas pelotas antiestrés que se aprietan fuerte con las manos. Está bastante más fría que un ser humano y, sobre todo, pesa mucho. Muchísimo. Me doy cuenta al levantarla para examinarla. Aunque es la más bajita de las cuatro muñecas (mide 1,61), es difícil maniobrar con ella. En uno de esos meneos se le cae la peluca. Lo que le faltaba a Lily. Por detrás se le da un aire a Iván De la Peña. Yo ya había tomado la decisión de respetarla como muñeca y no tener sexo, pero así ya es imposible. Con el brazo engangrenado, la teta pinchada, calva y con un ojo mirando a Tokio, no puede haber nada de líbido y sí mucho de compasión.


Lily, contrariada porque es calva y no le gusta que le hagan fotos sin peluca

/Lily, contrariada porque es calva y no le gusta que le hagan fotos sin peluca

Como he decidido no probarla sexualmente, paso un buen rato colocándola en posiciones graciosas. La pongo a hacer el saludo surfero de Ronaldinho, o la celebración del arquero de Kiko Narváez. Cuando me canso de símiles futbolísticos la pongo a imitar a un egipcio, a un italiano gesticulando, a un heavy y a Chiquito de la Calzada. Sus 40 kilos de peso me desgastan mucho la espalda y su gangrena me pringa las manos. En cada movimiento, ella queda más maltrecha. El pecho empeora por momentos y cada vez es más difícil recolocarle la peluca, porque los cabellos se le enganchan al cuerpo. Ella me observa impasible con su ojo a la virulé.

SAYONARA LILY

Gina me dijo que me avisaría cuando hubiese pasado una hora. No da lugar. Cuando me he cansado de hacer el imbécil abandono la habitación, advirtiendo de que la buena de Lily ha tenido un debut muy duro y la van a tener que retirar un tiempo, porque está muy lesionada. El seno izquierdo está destrozado. Gina me cobra los 80 euros y se la lleva a lavar con la Karcher, que Lumidolls abre de 10 de la mañana a 10 de la noche (como un Carrefour) y seguro que ya hay otros clientes esperando.

Yo me despido y me marcho repasando las fotos que le he hecho con el teléfono móvil. No es un ser vivo, pero me genera compasión. Eso me permite comprender que haya gente a la que le suscite otro tipo de sentimientos y pague por pasar una hora con estas muñecas. Vuelvo a mirar la foto de la teta pinchada. Pobre muñeca. Qué debut más duro. Sayonara Lily; mañana será otro día.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #708 en: 03 de Marzo de 2017, 09:58:20 am »

Conflicto laboral

Rebelión en el burdel: Evelyn, la prostituta atrincherada en su habitación porque quieren despedirla


Lleva 15 años ejerciendo para los mismos jefes que ahora la quieren echar del Club Flowers de Las Rozas (Madrid). El despido tiene carácter de desahucio, porque además de trabajar en la habitación 113, Evelyn vive allí.




/Evelyn Rochel se ha atrincherado en la habitación 113 del club de alterne en el que trabaja


› David López Frías  ›@lopezfrias
 03.03.2017 02:43 h.   

Evelyn, como la mayoría de las chicas que trabajan en el Flowers, vive allí, por lo que el despido tiene carácter de desahucio. Irse del club le supondría no tener ni un techo donde dormir. Con lo que no contaba nadie era con que Evelyn iniciase su particular rebelión y se hiciese fuerte dentro de su cuarto. Allí dentro lleva metida una semana.

Ella usa la palabra “atrincherarse” y es casi literal. En el suelo hay maletas, bolsos, bolsas, ropa y todo tipo de enseres personales. Todas sus pertenencias están desparramadas por la habitación, a la espera de que un juez determine qué hacer en este caso. Porque cuando le comunicaron su despido y le dijeron que tenía hasta las 6 de la tarde para abandonar el Flowers, Evelyn fue al juzgado y lo denunció. Ese es, cree Evelyn, el motivo por el que sus jefes no han cumplido aún sus amenazas de echarla del edificio.

LA PRIMERA REBELIÓN: EL ORIGEN

Las causas del desencuentro definitivo entre Evelyn y los propietarios del burdel se remontan a finales del año pasado. Evelyn cuenta que “nos endurecieron las condiciones laborales. Antes eran más flexibles, pero en noviembre todo cambió. Nos querían obligar a estar en la barra de 5 de la tarde a 5 de la mañana, sin descanso. Nos impedían comer o cenar a la hora que nosotros tuviésemos hambre”, explica mostrando un ticket azul en el que le especifican a qué hora puede ir al comedor. “Nos obligan a nosotras a limpiar la habitación después de estar con los clientes, porque ahora el servicio de limpieza no viene tan a menudo. Nos cargan con la responsabilidad de cobrarle al cliente 5 euros extra más por cada media hora de uso de la habitación. Y si nos olvidamos, lo tenemos que pagar nosotras. ¡Ah! Y el protocolo con el cliente. Cada vez más severo. Siempre sonrientes y siempre dispuestas para ellos. Tenemos que acercarnos, ser amables con ellos y tenerlos contentos. Son órdenes”, enumera.

Ese cúmulo de nuevas obligaciones unilaterales la llevó a empezar la primera rebelión en el burdel. Quiso sentarse con su jefe para negociar, pero la encargada le negó esa cita. Entonces reunió al mas de medio centenar de prostitutas que trabajan en el Flowers. Las espoleó para amenazar con una huelga y lideró las protestas. “Todas me apoyaron. Cuando el jefe se dio cuenta de lo que se le podía venir encima, aceptó hablar con nosotras”. Al parecer, el propietario desistió en aquel momento de incorporar aquellas normas, aunque a Evelyn le consta que con algunas chicas nuevas sí que las está aplicando. Sea como fuere, Evelyn ganó aquella batalla, pero pasó a estar en el punto de mira. “Me convertí en una persona incómoda para ellos”, recuerda ahora.

EL SEGUNDO Y DEFINITIVO EPISODIO

El segundo episodio tuvo lugar el viernes pasado. “Yo estaba en la barra con un hombre que me prometió que iba a subir conmigo. Estuvo una hora sobándome y magreándome mientras hablábamos. Cuando se cansó de meterme mano, me dijo que se largaba y me tiró un billete de 10 euros como propina”. Cuenta Evelyn que ese tipo de comportamientos es habitual en los prostíbulos, "pero a mí ese día me pilló cruzada y le insulté. Le dije que yo no funciono con propinas, y que si él me había prometido que íbamos a subir juntos y ahora no lo cumplía, él no era un hombre sino un mierda”.

Ambos se enzarzaron en una fuerte discusión, a la que acudió el encargado del burdel. “Le preguntó a él qué había pasado. Yo quise dar mi versión pero me mandó a callar diciendo que la única versión que le importaba era la del cliente”, cuenta con rabia.

La resolución de aquel conflicto tuvo lugar al día siguiente. “A las dos de la tarde me citó el propietario para comunicarme, de muy mala maneras, que me echaba a la calle. Además, como quería que aquello fuese ejemplarizante, llamó a una persona de cada departamento para que estuvieran presentes: a una de las chicas, una de las limpiadoras, uno de seguridad… Y allí mismo, con todo su público, me dijo que tenía hasta las seis de la tarde para abandonar el edificio. Fue muy humillante”, explica.

DENUNCIA EN EL JUZGADO

Visto el carácter definitivo de la medida, Evelyn decidió no acatar la decisión. Se fue al juzgado e interpuso una denuncia por estar sometida a condiciones de esclavitud. Luego volvió a su habitación y comunicó que no pensaba marcharse de allí.

“Lo que hicieron fue, entre otras cosas, anular mi acceso a la máquina de pagar”. Evelyn se refiere al ticket que tiene que adquirir cada día, por 90 euros, en concepto de alquiler de la habitación. Evelyn corrige ese extremo: “Eso es lo que dicen ellos, que es por la habitación. Pero en realidad yo pago 90 euros al día por trabajar. Si fuese por la habitación, a mi me tratarían como a un huésped. Pero no es así. A mí me obligan a bajar a trabajar 12 horas seguidas y me prohíben que vaya a cenar cuando tengo hambre. Si quiero toallas limpias, las tengo que pagar. Si quiero sábanas limpias, lo mismo”.

Anulando su método de pago, los propietarios del burdel podrían echarla por no abonar su estancia. Evelyn se fue a ver al propietario y le dejó los 90 euros en metálico enicma de la mesa, pero él no le quiso coger el dinero. Mantuvieron una tensa reunión y Evelyn acabó llamando a la policía para ponerlos en conocimiento de la situación. “Vinieron y hablaron con él; a mí los agentes me dijeron que no valía la pena denunciarle porque iba a quedar en nada”.


Evelyn muestra los incómodos zapatos de tacón que le obligan a llevar 12 horas

/Evelyn muestra los incómodos zapatos de tacón que le obligan a llevar 12 horas

Desde entonces, ha decidido no salir de la habitación 113, que no tendrá más de 15 metros cuadrados. Tiene un baño compartido con otra compañera y un pequeño balcón con unas ‘preciosas’ vistas a la autovía. Tiene miedo a salir por si al volver no la dejan entrar, le han cerrado la puerta o le han cambiado la cerradura. Cuenta que los primeros días eran sus compañeras las que le subían alimentos a escondidas, pero que después le comunicaron desde la dirección del Flowers que le iban a permitir bajar al comedor. Dice que tiene el apoyo moral de sus compañeras, que están bastante nerviosas con todo este asunto. Tiene el apoyo moral pero, en contra a lo que sucedió con la rebelión que ella misma lideró en noviembre, en esto está prácticamente sola.

LA PROSCRITA DEL BURDEL

Llegar a la habitación de la proscrita de un burdel no es tarea fácil. Me cito con ella a las 7 de la tarde en el interior club. Como ella no puede bajar hasta la sala a recibirme, urde un plan para que nos veamos: yo tengo que hacerme pasar por un cliente y esperar en la barra. Una compañera suya me identificará y ambos subiremos a la habitación. Pero cuando lleguemos a la primera planta, yo me meteré en la 113 a hacer la entrevista. Evelyn sólo me dice el nombre y el color de pelo de la chica que vendrá a buscarme.

A las 7 de la tarde de un día laboral ya contabilizó a más de una veintena de hombres en la pequeña discoteca que es la planta baja del Flowers; una oscura sala con luces de muchos colores, una gran barra central y el volumen de la música muy alto. Pago 11 euros por una cerveza y me pongo a mirar el pelo de todas las mujeres del lugar. Un pequeño contacto visual (o a veces ni eso) provoca que la chica se acerque sonriente, empiece a hablar conmigo y se ponga a tocarle la espalda. Efectivamente, el protocolo del que me habló Evelyn se cumple a rajatabla.


En el ticket muestra el horario que tiene asignado para cenar. Fuera de esas horas, no puede entrar al comedor.

/En el ticket muestra el horario que tiene asignado para cenar. Fuera de esas horas, no puede entrar al comedor.

En 5 minutos rechazo educadamente la compañía de una chica búlgara, una brasileña y otra colombiana. Allí no viene nadie a recogerme. Suena el teléfono y Evelyn me cuenta que su amiga no va a bajar porque está con un cliente. Me toca ir solo. Aunque en este tipo de locales no es normal que un cliente suba a las habitaciones sin compañía, ella me da instrucciones para llegar al ascensor por mi cuenta y me dice que me estará esperando en la primera planta, que no hable a nadie ni mire a nadie por el camino.

Finjo hablar por teléfono y me meto en el ascensor. A la salida me espera una chica rubia en ropa interior que me pregunta dónde voy tan solo. No parece colombiana. Es rubia y tiene acento del este de Europa. A tres metros, otra mujer muy morena me hace señales desde la puerta de la 113. Esa es Evelyn.

"PAREZCO UN REFUGIADO"

Entro en la habitación y miro todas sus pertenencias tiradas por el suelo. Sonríe con amargura. “Parezco un refugiado, ¿verdad? Estas son todas mis cosas. Soy como las tortugas, voy con la casa a cuestas”. Me lo dice en voz muy bajita, porque ahora que ella no está autorizada a trabajar allí, no colaría que estuviese con un cliente.

Hablamos en susurros durante dos horas, en las que me cuenta que se vino de Barranquilla (Colombia) al País Vaco hace 18 años, por amor. Que la relación no salió bien y decidió buscarse la vida. Por un cúmulo de circunstancias, acabó dedicándose a la prostitución. “Encontré un libro que se llamaba ‘Guía secreta de España’ en la que salían casi todos los puticlubs del país. Como yo en España ya no tenía a nadie, me daba igual dónde ir. Cerré los ojos y puse el dedo al azar en una página. Me tocó Empuriabrava (Girona). Allí me fui a un club en el que tenía que darle el 40% de lo que cobraba a mis jefes”.


Todas las pertenencias de Evelyn están apiladas en el suelo de su habitación.

/Todas las pertenencias de Evelyn están apiladas en el suelo de su habitación.

De allí fue a parar al mítico Riviera de Castelldefels, el que fue el prostíbulo más grande de Cataluña y propiedad de los dueños del Flowers. Para ellos ha estado trabajando los últimos 15 años. “Yo estuve en la última redada del Riviera, que la policía nos marcaba a las chicas con rotulador para controlarnos, como los nazis a los judíos”, recuerda. Pasó por otro burdel de los mismos propietarios antes de llegar al Flowers, y aquí ha estado trabajando (y viviendo) los últimos dos años y medio de su vida. “Sábados, domingos, Navidad, fin de año… No es justo que ahora me echen por quejarme de una vejación. Y menos así, como un perro”.

SIN PARO NI COTIZACIÓN

Evelyn sabe que esta situación tiene que llegar a su fin, pero no piensa moverse de la 113 hasta que el juez se pronuncie. “Dirá que no es competencia suya, porque lo presenté en un juzgado penal. Pero así al menos hago tiempo”, explica. También reconoce que no tiene objetivos a corto ni a medio plazo. “¿Dónde voy yo? Esto es mi casa. Y oficialmente no he trabajado. No tengo paro ni años cotizados. Como mi trabajo no existe, yo no existo”, lamenta, recordando que “lo que sí me toca es pagar. Yo ejerzo porque estoy dada de alta en autónomos como vendedora. Mentimos por nuestros jefes. Y aquí ahora no me cobran la habitación, pero hasta ahora he estado pagando 2.700 euros al mes por poder trabajar. Les he pagado, según mis cuentas, 109.200 euros en los últimos 4 años y medio y habrán ganado como un millón y medio de euros conmigo desde que trabajo para ellos. Pero el jefe el otro día aún tuvo la cara dura de decirme que lo que estaba haciendo no era ético”.

Lo que sí que tiene claro es que no hay posibilidad de solucionar el conflicto entre ella y su jefe. “Aquí me han humillado y me han tratado como a un animal. Yo no vuelvo a trabajar para él”, asegura. Se enfurece cuando recuerda que “por culpa de mi trabajo estuve a punto de morir en mayo. Como tenemos que lavarnos las partes íntimas muy a menudo, la flora se debilita. Me cogió un dolor intensísimo al vientre que era insoportable. No fueron ni para llamar a una ambulancia. Me montaron en el coche del chico de mantenimiento y me soltaron en el centro de salud, como a un bulto. El médico que me atendió me diagnosticó una peritonitis y me mandó al hospital Puerta del Hierro. Casi me muero. Y así me tratan ahora”.


Evelyn lleva dos años y medio residiendo en el Club Flowers

/Evelyn lleva dos años y medio residiendo en el Club Flowers

La pregunta que le suelen hacer a Evelyn es: "¿Por qué no te fuiste?". Y ella siempre responde lo mismo: "Porque no hay adonde ir. En todos los clubes ponen las mismas condiciones". Cree que este tipo de problemas vienen “por la situación en la que estamos las prostitutas en España. Recuerdo que en la última redada vino gente de una ONG que ayuda a las chicas. Me dijeron que me buscase un trabajo digno. Mire, mi trabajo ya es digno aunque a usted le moleste. Yo lo único que quiero son los derechos que tiene cualquier persona. Y esto sólo lo consigue la ley. Así no podemos estar. Que sigan con la hipocresía y prohíban la prostitución. O que se conciencien y la regularicen con todas las de la ley. Pero tal y como estamos ahora no podemos seguir. Porque no existimos. No somos personas”.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42703
  • Verbum Víncet.
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #709 en: 03 de Marzo de 2017, 10:01:01 am »
Pues se abre un melón interesante . . . a ver que resuelven . . .

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #710 en: 07 de Marzo de 2017, 09:07:34 am »

Así pasé una hora con una muñeca por 120 euros en el prostíbulo de las sex dolls



Un club de Barcelona es el pionero en Europa. Oferta 4 figuras para practicar sexo: una caucásica, una africana, una asiática y un personaje manga. Son de silicona y pesan 40 kilos. Un reportero de EL ESPAÑOL acudió el día de la inauguración.

David López Frías  ›@lopezfrias
 26.02.2017 01:02 h.   




Las prostitutas de Barcelona, contra el burdel de muñecas hinchables


Critican que se les relegue a un objeto sin alma y envían mensajes a los clientes para concienciarles de las diferencias con una mujer real

Nuria Vázquez

07.03.2017 00:00 h.

Las reacciones a la apertura del primer prostíbulo de muñecas hinchables situado en Barcelona no han tardado en aparecer. Apenas han trascurrido 15 días desde la inauguración y ya ha levantado ampollas entre distintos colectivos, entre los que se encuentran las propias prostitutas. Las de carne y hueso.

Rechazan la idea de ser substituidas por las sex doll, como se les llama a estas muñecas, que esperan a sus clientes con la ropa que ellos quieren y en la posición que ellos han decidido, siempre que hayan efectuado la reserva. Todo, por un módico precio de 80 euros la hora; 150 euros la hora y media, y 170 euros las dos horas de servicio.

Un fetiche más

“Es una estrategia más del patriarcado que nos presenta como objeto sin derecho ni alma. Un privilegio de las clases pudientes”, explica a Crónica Global Janet, prostituta del Raval de Barcelona con más de 30 años de experiencia en el sector.

Considera la iniciativa como “un fetiche más de muchos hombres y mujeres que desean volver a una infancia tal vez carente de afecto o simplemente inexistente” y recuerda que este tipo de burdeles no son nuevos, ya que en Estados Unidos y Europa hace tiempo que funcionan.

Una de las muñecas hinchables a disposición de los clientes en el burdel de Barcelona / LUMIDOLLS

La prostituta lamenta que las muñecas hinchables de este burdel se conviertan en un reclamo sexual que relegue a las trabajadoras reales a un objeto y las sitúe “no como un sujeto político que exigirá derechos laborales y constitucionales”.

Mensaje a los clientes

Por su parte, la Asociación de Profesionales del Sexo (Aprosex) también se ha posicionado en contra de la apertura de este nuevo burdel en Barcelona. A través de sus redes sociales, envía mensajes a los potenciales clientes recordando las diferencias que aportan las mujeres reales.

“El sexo-afecto de una persona no puede proporcionarlo una muñeca. Son servicios distintos y compatibles. Ellas no comunican”, publican. “No te escuchan ni acarician, no te consuelan ni te miran. Tampoco te dan su opinión, ni saborean contigo una copa de cava”, concluyen.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42703
  • Verbum Víncet.
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #711 en: 07 de Marzo de 2017, 10:14:04 am »
Las prostitutas, profesionales como son del sexo, deberían de saber que el mundo del sexo está lleno de fetiches . . . si ahora un emprendedor ha encontrado ese nicho económico ellas tendrán que asumir que contra eso no van a poder hacer nada, es una cuestión de fetichismo, de una búsqueda del placer sexual alejado de la prostitución real . . .  pero es curioso que ocurran este tipo de cosas, curiosísimo la verdad, el ser humano es extraordinario, una vez más.

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #712 en: 15 de Marzo de 2017, 08:51:04 am »


Morir de éxito

Lily ya no me coge el teléfono: cierra el prostíbulo de muñecas a las dos semanas de abrir

El Ayuntamiento de Barcelona ha confirmado que el club no tenía licencia de actividades para operar. Cuando han ido a inspeccionar el inmueble, no quedaba ni rastro del negocio. El propietario del piso se enteró de lo que estaba pasando en su propiedad al leer el artículo de EL ESPAÑOL.

Lily ya no me coge el teléfono. La muñeca sexual con la que pasé una hora en un burdel de maniquís, ya no quiere saber nada de mí. Llamo cada día. Pero Gina, la chica que me gestionó aquel primer encuentro, no atiende el móvil. El buzón de voz de su teléfono está lleno. ¿Está Lily pasando de mi cara? No. Es que el club ya no existe. Ha muerto de éxito.

Lumidolls, el prostíbulo de Barcelona pionero en Europa en ofrecer sexo con muñecas de silicona, acaba de cerrar, tan sólo dos semanas después de su apertura. Tal vez haya sido el burdel con la carrera más exitosa y efímera de la historia de Barcelona. Tras infiltrarme en el club el día de la inauguración, en EL ESPAÑOL publicamos una historia que se viralizó por todo el planeta. Literalmente. Medios de comunicación de Holanda, Colombia, México, Perú o Alemania llamaban a Lumidolls para interesarse por este novedoso modelo de negocio. Mientras, el gremio de trabajadoras sexuales de Barcelona protestaba por lo que consideraban competencia desleal.
 
El enorme interés suscitado en todo el mundo dejó al descubierto las irregularidades de aquel establecimiento. El club ejercía sin licencia de actividades y el propietario del inmueble se enteró por nuestro artículo de lo que se estaba cociendo en su piso. Ahora, Lumidolls ha echado el cierre sin avisar. En el entresuelo del número 2 de la Baixada de Sant Miquel (Barcelona) ya no queda ni rastro de muñecas, de toallas ni de hilo musical romántico.

¿Qué ha pasado con Lily?

LA PRIMERA ADVERTENCIA

El viernes 25 de febrero abría sus puertas en Barcelona, de forma clandestina, el primer burdel de Europa de muñecas de silicona. Como nos negaron un reportaje, me hice pasar por un cliente y me infiltré para contar la experiencia, que expliqué aquí.

La historia se publicó (y viralizó) durante el fin de semana. El lunes recibí un Whatsapp de Gina, la chica que atiende en Lumidolls, con una velada amenaza: “Recibirás noticias nuestras”. Me bloqueó del Whatsapp antes de que pudiese mandarle un beso para mi amiga, la muñeca Lily.

Paralelamente, medios de todo el mundo se hacían eco de la noticia. Algunos me llamaban para hacerme entrevistas. Otros directamente fusilaban la noticia sin citar la fuente. Los más atrevidos copiaban nuestra estrategia e infiltraban a otro periodista. Es el caso del programa de Ana Rosa Quintana: a pesar de haber mandado a un reportero a hacer lo mismo que yo, decidieron que no tenían la imaginación suficiente para escribir una crónica y copiaron casi palabra por palabra el reportaje publicado en EL ESPAÑOL. Sólo una de las invitadas (la periodista Celia Blanco) citó a la fuente primigenia, mientras Ana Rosa y el resto de colaboradores pasaban de puntillas por encima de aquel dato y fingían no escuchar. Además, entrevistaron al reportero que se infiltró después y le taparon la cara como si fuese un testigo protegido.

EL AYUNTAMIENTO ENTRA EN ESCENA

Entre las amenazas de Gina y las peticiones de entrevistas que se amontonaban en mi teléfono, se coló un mensaje del Ayuntamiento de Barcelona. Me pedían la dirección exacta del burdel, para ir a hacerles una inspección. No les constaba ninguna licencia de actividades en aquel inmueble, más allá de la del Hostal Llevant; una pensión ubicada en el mismo edificio pero una planta por encima.

Desde el Consistorio barcelonés localizaron al propietario del piso, que nada tenía que ver con el negocio. Es un hombre que había alquilado el piso a unos arrendadores que en ningún momento le informaron de que iban a levantar allí un burdel de muñecas de silicona. De hecho, el propietario se enteró de lo que estaba pasando en su propiedad al leer nuestro artículo. En las fotos reconoció su piso y no daba crédito de lo que estaba pasando. Había alquilado un piso y le habían montado un prostíbulo en el que se le pegaban palizas a muñecas hiperreales. Al enterarse, decidió rescindir el contrato.


Lily no volverá a celebrar goles haciendo el arquero

/Lily no volverá a celebrar goles haciendo el arquero /David L. Frías

Desde el Ayuntamiento de Barcelona han estado intentando, durante una semana, ponerse en contacto con los directores de Lumidolls. Sin éxito. Gina no le cogía el teléfono. Sí atendió, no obstante, a varios medios que la llamaron los días posteriores a la inauguración. Desde el club seguían negando a los medios la posibilidad de hacer un reportaje en el interior del burdel. Un periódico gratuito que contactó con ellos se hacía eco de una advertencia de Lumidolls: el viernes (pasado) iban a publicar una exclusiva que habían pactado con un periódico de tirada nacional.

NI RASTRO DEL BURDEL

Pero esa exclusiva jamás llegó. El Ayuntamiento de Barcelona ha conseguido hoy, 14 de marzo, acceder al inmueble. No queda ni rastro del burdel. Ni hilo musical, ni bol con fresas, ni películas porno, ni toallas… ni Lily, la protagonista de esta historia.

Siempre sospeché que, aunque en la página web ofrecían cuatro, Lily era la única muñeca de la que disponían en Lumidolls. Cuando entré en el club no me dio la sensación de que fuese un piso preparado para albergar a cuatro clientes a la vez. Yo pedí cita con otra muñeca, pero me dijeron que estaban todas ocupadas. Que sólo podían ofrecerme una hora con Lily, la muñeca asiática.

Mis sospechas se confirmaron cuando me percaté de que, todos los medios que llegaron después a rebufo para infiltrarse, recibían la misma respuesta: todas las muñecas están ocupadas y sólo está disponible Lily. Esa teoría se reforzaba con la decisión de Lumidolls de no conceder entrevistas a los medios: si viene un periodista a hacer un reportaje, lo primero que te va a pedir es que pongas a las cuatro muñecas juntas para hacerles una foto. Si ellos no disponían de las otras tres, el pastel iba a quedar descubierto.

MORIR DE ÉXITO

Ahora, dos semanas después de la inauguración, la página web sigue activa, pero Lumidolls no atiende llamadas. El buzón de voz Orange está lleno y no se pueden dejar más mensajes. El piso está vacío y el burdel ya no funciona.

Lumidolls es un ejemplo de mala praxis empresarial. Y de morir de éxito. Si hubiesen gestionado el negocio dentro de los márgenes de la legalidad, probablemente se habrían forrado. La historia se expandió por el mundo como un virus y suscitó el interés de gente de todo el mundo. El club estaba en los medios de comunicación de los 5 continentes. El revuelo mediático les hubiese garantizado clientes durante mucho tiempo. Pero como los dueños no tenían licencia ni habían informado al propietario de lo que pensaban hacer, han tenido que clausurar el chiringuito cuando aún no había cumplido ni medio mes. No obstante, aviso a emprendedores: si se hacen las cosas bien, aquí hay negocio para rato.

¿DÓNDE ESTÁ LILY?

¿Y Lily? Los negocios abren y cierran. Tiene un ciclo. Pero las personas permanecen durante mucho tiempo. Y las muñecas de silicona también. Su carrera era prometedora y yo se la he cortado sin miramientos. Me gustaría poder tenerla cara a cara al menos una vez más, para pedirle perdón por haber contribuido a cerrarle el tinglado.

O no. Quizás le he salvado la vida. En uno de los reportajes que se publicaron posteriormente, comprobé con mucha pena que a la pobre muñeca le habían roto un dedo del pie, que era una lesión que no tenía cuando yo fui a verla. Cuando nos vimos sólo tenía un seno pinchado. En sólo una semana ya estaba casi destrozada. Demasiado trajín. Me la imagino saliendo del club por la noche, a escondidas para que nadie la viese. Impasible, como cuando pasó una hora conmigo. Con sus 40 kilos de silicona y metal arrastrados por los dueños del local, que intentarían que no se le cayese la peluca con el trajín. Y vagando en la clandestinidad por las noches de Barcelona, como hacía El Vaquilla.

Me niego a pensar que está condenada a acumular polvo en la esquina de un desván por el resto de sus días. Prefiero imaginarme que ahora está en un lugar mejor. En el cielo de las muñecas, donde ningún cliente desalmado puede morderle una teta. Polvo somos y en polvo nos convertiremos. Tú también, Lily. Suerte, muñeca. Fue un placer conocerte. Nos veremos algún día en la cola del INEM.

¿ES ESTE EL FINAL?

Ampliación: Unos minutos después de publicar este artículo, recibimos una noticia que nos hace recobrar la fe y la esperanza. Lumidolls ha anunciado en su web que reabrirá en breve, pero en otro enclave secreto. Les da igual la licencia de actividades y el revuelo formado. Volverán. Es sólo un traslado. La maltrecha Lily seguirá dando guerra hasta que su silicona diga basta. Aguanta Lily, que yo te encontraré. ¡Sé fuerte y espérame!

La web de Lumidolls acaba de anunciar que reabrirán en breve, en otro enclave.



Desconectado Boffer

  • Senior
  • ***
  • Mensajes: 869
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #713 en: 15 de Marzo de 2017, 10:34:08 am »
Ohhhhhh. Esperemos que Lily vuelva pronto...

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #714 en: 18 de Marzo de 2017, 08:13:46 am »
traía a sus víctimas desde nigeria

La 'madame' de la prostitución de Torrevieja que obligaba a sus esclavas a comer barro

Con menos de treinta años, Gloria dirigía una organización criminal en la ciudad alicantina. Su detención ha llevado hasta el mayor traficante de personas en el Estrecho


Gloria fue detenida por la Policía Nacional.

Daniele Grasso
18.03.2017 – 05:00 H. - Actualizado: 21 H.

Cuando Gloria volvía al piso, una de las chicas corría a esconderse debajo de la cama. Esperaba que no la viera. Tenía la regla, pero Gloria la obligaría igualmente a salir a la calle. Y trabajar por 5, 10, quizás 15 euros por servicio. Gloria le daba miedo incluso a la competencia. Ni siquiera el cártel de la prostitución de Torrevieja había podido con ella.

Su aventura acabó hace un año, cuando la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Policía Nacional desarticuló su imperio, un negocio próspero gracias a las aportaciones de turistas en cualquier momento del año. Tirando de los contactos de Gloria, los agentes han llegado a detener uno de los mayores traficantes de personas de este siglo, Ebo Rabel, y a sus colaboradores a comienzos de este año.

La red de Ebo proveía a Gloria de chicas, sus hombres en Madrid le movían el dinero y los rituales de vudú en la iglesia local cerraban el círculo de su éxito. Tres claves en el rápido ascenso de Gloria que, según la investigación policial, se había convertido en la reina de la prostitución en Torrevieja con menos de treinta años. Ahora un juez deberá decidir su destino.

Lucha entre cárteles

En agosto de 2015, una chica de 15 años fue encontrada escondida en un motor de un coche. Estaba intentando cruzar a España a través de Ceuta y el número de teléfono de una persona de Torrevieja era una de las pocas cosas que llevaba consigo.

Su contacto sirvió a los investigadores para llegar a uno de los pisos de las afueras de la ciudad alicantina regentados por Gloria. Por allí pasaron al menos 36 chicas obligadas a prostituirse en los últimos cinco años, según se pudo acreditar después con varios meses de seguimiento policial. Las chicas trabajaban desde las 7 de la mañana hasta las nueve de la noche, siete días a la semana.

El cerebro y brazo ejecutor de todo el negocio era Gloria, de origen nigeriano, nacida en 1987. Tenía contactos en Marruecos para seguir abasteciendo su negocio, aunque en los últimos tiempos se estaba abriendo también otra vía para recibir chicas, a través de Libia. El país está dividido y hay menos relaciones directas con los países europeos, por lo que es más fácil colar a alguna mujer nigeriana con destino España.

Pasar por Libia es, sobre todo, más barato que hacerlo a través de Marruecos. Y en 2015 Gloria había empezado a dedicarse a la trata además de la explotación. Según las investigaciones, había vendido a al menos dos chicas de menos de veinte años, además de un matrimonio nigeriano, por aproximadamente unos 5.000 euros por cabeza.

La red de Ebo proveía a Gloria de chicas, sus hombres en Madrid le movían el dinero y los rituales de vudú en la iglesia cerraban el círculo de su éxito

Gloria es agresiva, dictatorial, jerárquica, según los testimonios que las chicas a las que explotó han prestado a los agentes de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos. Se encaró hasta con los cárteles de la prostitución que históricamente controlaron el mercado de Torrevieja y que también cayeron a comienzos de 2016. Aceptó quedarse a las afueras de la ciudad (los cárteles dominaban el centro), pero rechazó pactar precios. De hecho, los tiraba. Solo ella tenía tantas chicas como para poder permitírselo. Las obligaba a prostituirse cuando tenían la regla o estaban malas. Ir a ver a un médico no era nunca una opción.

La principal arma de la que disponía para controlarlas era el vudú, como ocurre a menudo con chicas de origen centroafricano. Las siete chicas liberadas gracias a la intervención policial han explicado cómo las sacaba desnudas al patio y las obligaba a beber agua con barro. En ese mismo patio, detrás de un congelador repleto de comida al que las chicas no tenían acceso, los agentes encontraron unos pañuelos blancos, manchados de sangre y pelos.

Esos amuletos se envían a menudo a Nigeria para que perdurase el ritual. En esto, Gloria contaba con un aliado espiritual: el Pastor Kelvin. Cura, también nigeriano, mantenía viva la fe de las chicas y el contacto con las iglesias nigerianas no solo para Gloria, sino también para otras organizaciones criminales de la ciudad.

Para el ritual vudú se escribían los nombres de las chicas en un papel, donde se guardaban gotas de su sangre y vello púbico.
Para el ritual vudú se escribían los nombres de las chicas en un papel, donde se guardaban gotas de su sangre y vello púbico.

Antes de salir hacia Europa, las familias de las chicas, las tratantes y las propias explotadas tomaban parte en un ritual de vudú con vello púbico, uñas y trozos de piel. Es lo que acompaña la firma de un contrato de unos 40.000 euros. Un euro se corresponde con 330 nairas, así que la cifra, a una chica de 16 años, le suena a poco. En ese momento firma la deuda que contrae con sus tratantes y que pagará trabajando como prostituta.

Y es que Gloria obraba siempre de manera calculada. Para contactar con las chicas, hablaba directamente con la hermana y la madre y tenía a un grupo de personas de su confianza que iba a por ellas hasta el centro de África. En Benín City, ciudad precolonial en el Sur de Nigeria, empezaba la selección.

El traficante

Tras el ritual de vudú, iniciaba el viaje. Las chicas van en autobuses y sin demasiados obstáculos hasta Agadez, en Níger, donde paran antes de seguir hasta la frontera entre Argelia y Marruecos, cerrada a cal y canto por rivalidades históricas. Hay una valle de 150 kilómetros que empieza en la costa del Mediterráneo y que, aseguran fuentes policiales, se ha convertido en una fuente de riqueza para los traficantes de personas. Son ellos, o sus guías, quienes saben cómo colarles por la zona boscosa cerca de Oujda, en el lado marroquí de la frontera. El traslado se paga en dinero o directamente con el cuerpo de las chicas, cedidas a los guardias.

Las mayores de edad entraban en contacto con la red de Ebo Rabel. Este nombre desconocido al gran público es el de uno de los mayores traficantes de personas en el estrecho de Gibraltar. La Policía Nacional le atribuye decenas de embarcaciones que han cruzado los 14 kilómetros de océano desde 2008. Tirando del hilo de Gloria, los agentes le han detenido gracias a una inédita colaboración con Marruecos. Ahora está a la espera de su extradición para ser juzgado en España.

La investigación policial sobre la joven 'madame', por su parte, se cerró del todo a finales del año pasado y el caso está en fase de instrucción. En diciembre, la Interpol detuvo a una chica en Austria. Venía de España, de Torrevieja, donde había salido una noche a trabajar. Tras enterarse de dónde estaba la estación de autobuses, se subió en uno rumbo a Italia. Cuando la encontraron, tenía en el bolsillo el número de teléfono y la foto de Gloria.


Desconectado mu2

  • Profesional
  • Experto I
  • *
  • Mensajes: 4876
  • "Son mis principios; si no le gustan, tengo otros"
"Son mis principios; si no le gustan, tengo otros"

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #716 en: 27 de Abril de 2017, 21:30:56 pm »
http://www.boa.aragon.es/cgi-bin/EBOA/BRSCGI?CMD=VERDOC&BASE=BOLE&PIECE=BOLE&DOCS=1-28&DOCR=1&SEC=FIRMA&RNG=200&SEPARADOR=&&PUBL=20170427

Artículo 15. Sistema automático de control de aforo y cámaras de video-vigilancia.

1. Tienen la obligación de disponer de un sistema automático de control de aforo y cámaras de grabación:

a) Las discotecas, salas de fiesta, pubs, bares con música y güisquerías, a partir de 150 personas de aforo autorizado.

b) Los espectáculos públicos y actividades recreativas, a partir de 1.000 personas de aforo máximo autorizado.

2. La persona organizadora de un espectáculo público o actividad recreativa debe designar a un responsable del control de aforo para evitar que, en ningún momento, la afluencia de público supere el aforo máximo autorizado y para proporcionar, en cualquier momento, información a las Fuerzas de Seguridad sobre el número de personas que se encuentran en el establecimiento, espectáculo o actividad recreativa.

3. El sistema de grabación únicamente incluirá la instalación de cámaras en su interior y las que graben puertas y accesos de los establecimientos donde se celebren los espectáculos o actividades, enfocadas de forma que no graben imágenes ni sonidos de espacios públicos.
« Última modificación: 27 de Abril de 2017, 23:01:48 pm por 47ronin »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #717 en: 19 de Mayo de 2017, 07:20:21 am »
Los vecinos de Quintana se rebelan contra la publicidad porno


Una vecina del barrio de Quintana coloca un cartel en su coche para evitar que le coloquen en el parabrisas publicidad de prostitución. JOSÉ S. GUTIÉRREZ
0Comentar

Crean una campaña contra los anuncios colocados en los parabrisas de los coches

Como en muchos barrios de Madrid, en Quintana es habitual desde hace años encontrar en los limpiaparabrisas de los coches tarjetas con imágenes de mujeres casi desnudas que anuncian masajes eróticos y servicios sexuales. Lo que no es común en el resto de barrios es encontrar dentro del coche un cartel disuasorio con la leyenda: «No acepto publicidad de prostitución. Por las mujeres. Por nuestros niños/as. Porque quiero un barrio limpio. Porque no quiero mafias». Es la respuesta de estos vecinos a un problema sin resolver.

«Barajamos distintas formas de protesta y ésta nos pareció que recogía lo que queremos decir», explica Ana Martínez, miembro de la Asociación de Vecinos de Quintana. Según explican ella y sus compañeras Victoria Sánchez y Cristina Díaz, pretenden «que la gente ponga el cartel dentro de su coche y así los que colocan la publicidad se den por aludidos de alguna manera, porque cuantas más quitamos, más ponen».

Los vecinos de esta zona del distrito de Ciudad Lineal llevan años retirando a diario estas publicidades obscenas de sus parabrisas. Hasta 15 han llegado a recoger en un día del mismo vehículo, dicen. Las colaboradoras de la Asociación de madres y padres (Ampa) del Centro Cultural Elfo, Yolanda García y Rocío Barrios, explican que los niños ya juegan con esas tarjetas «como si fueran cromos». «No queremos que nuestros hijos crezcan aprendiendo esas cosas, es importante que no las banalicen», sentencian.

Para hacer frente al problema y ante la ineficacia de las medidas sancionadoras impuestas por el Ayuntamiento, las asociaciones vecinales de Quintana, La Elipa y San Pascual se unieron a las AMPA del distrito con esta campaña contra la publicidad porno. Una iniciativa con la que también pretenden «implicar a cada vecino del distrito», explican. «No hacer nada contra la situación en el fondo es consentirla y, en cierta medida, apoyarla. Todos nos debemos concienciar de que no debe ser así», añaden. De momento, aseguran que el cartel está llamando la atención de vecinos y profesores, que se suman a la iniciativa.
Un voluntario que retiraba tarjetas de los coches dice que recibió amenazas

Además de la distribución del cartel antiporno, voluntarios de estas asociaciones están haciendo batidas por el barrio para retirar los flyers de los coches, hasta tres veces al día. En esos paseos de limpieza algunos de ellos han sido amenazados por las personas que colocan las tarjetas. «El otro día una mujer me dijo: 'No quites esto que las chicas se pueden enfadar'», recuerda Martínez. «No lo quité de ese coche, pero seguí y lo seguí retirando de los siguientes. Al poco se paró un coche y la misma chica me volvió a decir lo mismo, pero el que iba conduciendo me insultó, me amenazó...», recuerda esta vecina, que está convencida de que «esto tiene que ser una mafia».

Fuentes de la Policía Municipal explican que estos anuncios «incumplen la Ordenanza de Publicidad», ya que quienes los colocan «no piden autorización». Los vehículos policiales que patrullan «proceden a la retirada de los flyers y, si ven a alguien colocándolos, le multan», prestando «especial atención a las zonas escolares». Según informan, los equipos policiales de cada distrito trabajan sobre los «posibles puntos calientes», aunque «no hay ninguna iniciativa especial» al respecto.

Los vecinos y las Ampa consideran sin embargo que los agentes «tiran balones fuera» en este tema, explica Martínez. «Argumentan que no pueden entrar a un piso sin denuncia del propietario. Lo único que dicen es que cuando veas que están poniendo los anuncios, les llames y que ellos vienen. Pero claro, cuando llegan el de la publicidad ya se ha marchado. Les tienen que pillar en el momento en el que ponen el cartelito».

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #718 en: 27 de Mayo de 2017, 10:21:27 am »
LA LEY DEL PLOMO

Sangre en los prostíbulos de Don Benito: nueve crímenes para 36.000 habitantes

Desde 2011, nueve personas han fallecido de manera violenta en este pueblo pacense de 36.000 habitantes. Cinco de ellas trabajaban en el negocio de la prostitución. La localidad vive un ciclo de violencia pese a que las autoridades locales aseguran que es una población tranquila.


Ángel Luis Musquiz es la última víctima del ciclo de violencia que se vive en Don Benito (Badajoz) desde hace seis años.
ANDROS LOZANO  @AndrosLozano
27.05.2017 01:21 h.   
 
En Don Benito (Badajoz) este pasado martes los vecinos volvieron a despertarse sobresaltados. De nuevo era por un asesinato. Esa mañana, Ángel Luis Musquiz, el dueño del club de alterne Zona Cero, paseaba por la plaza de su barrio cuando un antiguo enemigo le descerrajó un disparo con un fusil.


Su presunto asesino era Emilio, uno de los miembros del clan de los Mauriño. La bala le impactó en la parte alta del torso. Aunque los servicios médicos que le atendieron allí mismo intentaron salvarle la vida, Ángel Luis falleció en aquella plaza. El juez levantó el cadáver en torno al mediodía.


Ángel Luis Musquiz, dueño del burdel Zona Cero, murió en una plaza de Don Benito este martes. Su asesino era un peligroso miembro del clan de los Mauriño. Cedida por HOY de Extremadura.
En los últimos siete meses, en esta localidad pacense de 36.000 habitantes han fallecido tiroteadas cuatro personas. Pero el reguero de sangre viene de antaño. En 2012 fallecieron otras tres en similares circunstancias a las puertas de un prostíbulo. Un año más tarde mataban al dueño del burdel El Edén.

Pese a que las autoridades locales aseguran que se trata de una población tranquila y segura, las cifras señalan lo contrario. En Don Benito hace tiempo que se impuso la ley del plomo. Y la última víctima que se ha cobrado es Ángel Luis. Tenía 67 años.

EL ESPAÑOL viaja hasta allí para narrar unos sucesos en los que se mezclan rencillas personales, camellos con deudas  y familias gitanas enfrentadas entre sí. Varios de los casos tienen algo en común: los clubes de alterne de la zona.

“NADIE LE ECHARÁ EN FALTA”

Ángel Luis Musquiz había paseado ya a su jauría de perros –“tenía una pila, siete u ocho”, cuenta su vecina María- cuando de nuevo salió a la calle para dar un paseo. Encontró la muerte a sólo 50 metros del portón de su casa. Sólo tuvo que girar una esquina y caminar durante unos segundos.

Su asesinato se produjo sobre las diez y media de la mañana de este pasado martes. Musquiz, un tipo de carácter agrio y al que dicen odiar la mayoría de sus vecinos, cruzaba la plaza Cíjara cuando se topó con dos de los hermanos del clan de los Mauriño. Eran Emilio y Manuel Sánchez Mauriño, dos quinquis  locales de rostros conocidos para la Policía Nacional.

Emilio, de 55 años, disfrutaba de un permiso penitenciario tras pasar varios años en prisión. Llevaba encima un fusil. Sin apenas mediar palabra le descerrajó un tiro a Ángel Luis.

Cuenta un testigo que Emilio llegó y le disparó por la espalda. “Estaba regando las plantas cuando lo vi desde mi ventana. Todo fue muy rápido. Me metí corriendo de nuevo a la casa al escuchar el disparo”.

A Emilio le acompañaba su hermano Manuel (43), con quien el fallecido también había tenido varios roces. “Los dos Mauriño y Ángel Luis se dedicaban al menudeo de cocaína y de heroína en Don Benito”, explican varios vecinos del Noque, el barrio en el que los tres vivían a sólo 250 metros de distancia. Uno de ellos apostilla: “Mantenían una deuda entre sí, por eso se quemaban los coches”.

Este hombre, quien prefiere mantenerse en el anonimato, se refiere a los últimos altercados vividos entre la víctima y el homicida. Días antes del asesinato de Ángel Luis apareció calcinado un coche propiedad de Emilio, un Seat Córdoba plateado, en la avenida de Madrid. Aparentemente, era la vendetta de Ángel Luis, quien pensaba que en las jornadas previas Emilio le había quemado uno de sus vehículos en otra avenida de Don Benito.

“A Emilio se le fue de las manos y le pegó un tiro”, cuenta este vecino de ambos, de unos 40 años y de etnia gitana. “Pero nadie echará en falta al Musquiz. Ese hacía de todo menos ir a misa”.

Durante los días previos a la muerte de Ángel Luis tanto él como su presunto asesino habían acudido a comisaría, que la tienen a dos calles de sus casas. Allí comunicaron lo sucedido. La víctima, Ángel Luis, denunció que le habían calcinado su coche y señaló directamente a quien acabaría convirtiéndose en su asesino.

En cambio, el presunto autor de los disparos lo hizo para conocer si las cámaras de vigilancia exterior del supermercado cercano al lugar donde apareció quemado su vehículo disponían de imágenes de lo sucedido.

Ante los agentes policiales, Emilio Sánchez Mauriño advirtió que, si era Musquiz el culpable, “lo iba a pagar muy caro”. Según contó esta semana el diario Hoy de Extremadura, también Manuel, el otro miembro del clan de los Mauriño, había avisado a los agentes que Ángel Luis corría peligro.


Emilio Sánchez Mauriño, el presunto autor del disparo que acabó con Ángel Luis Musquiz. Hoy de Extremadura
Tras cumplir con las amenazas, los dos hermanos huyeron en una furgoneta blanca por la autovía A-66. En Mérida se apeó Emilio, el presunto autor del disparo. Su hermano Manuel volvió a su vivienda en El Noque. A ambos se les detuvo a las pocas horas del suceso.  Ninguno opuso resistencia.

RETIRADO DE LOS PROSTÍBULOS, NO DE LAS DROGAS

Ángel Luis Musquiz tenía hijos y estaba casado. Desde hacía tres o cuatro años se había retirado del mundo de la noche. Fue cuando echó el candado al último de sus clubes de alterne, el Zona Cero. El prostíbulo está ubicado a las afueras de Don Benito, en una nave de un polígono industrial en la carretera que une este pueblo con Medellín.


Fachada del burdel Zona Cero. Su último propietario fue el asesinado a tiros este pasado martes. A.L.
En el Zona Cero, además de tener a mujeres que cobraban a cambio de sexo con sus clientes, el fallecido movía cocaína y heroína. “Siempre ha sido un hombre turbio y agresivo. Todo el mundo sabía que se dedicaba al menudeo en su local. Cerró el puticlub –cuenta José Ángel, un conocido de la víctima- pero no abandonó el negocio de la droga”.

En su barrio, El Noque, Musquiz era un tipo despreciado al que siempre se le veía con sus perros, insultaba a las mujeres, se enfrentaba con cualquiera y conducía como un kamikaze.

“Ahora que ha muerto, la barriada descansa en paz”, explica una anciana que vive a 20 metros de la casa del fallecido, donde este miércoles nadie contestaba al timbre. “Con mi marido tuvo algún que otro roce. ¡Qué descanso ha dejado!”.

Sólo unos portales más arriba de la casa del fallecido se encuentra otro vecino, quien prefiere no revelar su identidad. Dice que conocía bien a agresor y a víctima. ¿Por qué Ángel Luis estaba enfrentado a los Mauriño? ¿Sólo por el tema de los vehículos?, pregunta el reportero. “No. Además de la deuda que al parecer mantenían entre sí, porque los hermanos también eran camellos, entre los vecinos siempre se ha comentado que los Mauriño prometieron vengarse del fallecido ya en 2012”.

El hombre se refiere a cuando un tercer miembro del clan, José Sánchez Mauriño, mató a tiros a tres personas en el antiguo club Tabarín, hoy llamado Lovely. “Aunque no tuvo nada que ver en aquello, siempre se ha dicho que Musquiz estaba allí aquella noche, que conocía al dueño del local y que rápidamente le dijo que José se había cargado a tres tíos”.

EL TABARÍN: ORIGEN DE UN CICLO DE VIOLENCIA

Sea cierto o no aquello, Don Benito vive con sobresalto desde marzo de 2012, cuando empezó un ciclo de violencia que esta semana ha sufrido un nuevo episodio. Por aquel entonces, José Sánchez Mauriño, un toxicómano de 44 años apodado El Bizco, disfrutaba de un permiso penitenciario.

Su ingreso en prisión se debió a que unos años antes apuñaló en el bar El Faro de su pueblo a un hombre que ni siquiera conocía. Le pidió dinero, éste se negó, José fue a su coche a por un cuchillo y regresó al local. Luego, se abalanzó sobre él y le dio cuatro puñaladas. Le impusieron ocho años de reclusión y le condenaron al pago de 36.000 euros a su víctima, que logró salvar la vida.

A finales de 2011 se le concedió un permiso. Pocos meses después asesinó a tiros a tres personas. Pero, ¿qué ocurrió entonces? El 17 de marzo de 2012 El Bizco, hermano de los dos detenidos por el asesinato de Ángel Luis Musquiz, se presentó en el club de alterne El Tabarín, en la carretera que une Don Benito con Miajadas. Le acompañó un amigo, Carlos Torres.


En Lovely, antaño llamado Tabarín, tres personas murieron tiroteadas en 2012. El autor de los asesinatos fue un tercer miembro del clan de los Mauriño. A.L.
Junto al Tabarín, donde trabajaban 15 mujeres, había un centro de rehabilitación de toxicómanos llamado Tu paz es posible.  Allí, cerca de una veintena de personas trataban de dejar las drogas. El dueño del prostíbulo y del centro eran la misma persona, un tal Mariano, separado y con tres hijos.

El Tabarín –hoy el Lovely- y Tu paz es posible ocupaban sólo una parte de una finca de 20 hectáreas. Mariano había abierto el centro de rehabilitación porque un familiar suyo había muerto por la droga.

Durante el posterior juicio a José Sánchez Mauriño, su amigo Carlos Torres contó que aquella tarde los dos estuvieron drogándose y bebiendo alcohol  con otro amigo en un parque de Don Benito. Que luego se quedaron ellos dos solos y que El Bizco le propuso ir al prostíbulo, que él invitaba.

Al llegar al Tabarín, el dueño del puticlub les invitó a una copa para evitar problemas. Mauriño contrató a una mujer y pasó a una de las habitaciones. Mariano se fue y dejó a cargo de todo a Agustín Estirado, su mano derecha. José pagó a la chica. Pero quiso repetir, esta vez sin darle un duro.

Entonces, El Bizco y Carlos salieron del local de alterne y fueron al coche. José primero cogió una pistola de fogueo. Luego, una escopeta. Al adentrarse de nuevo en el negocio, éste le pidió al encargado que le diera el dinero de la caja, unos 300 euros. Luego, le descerrajó varios tiros  y salió del puticlub rumbo al aparcamiento. Quería más sangre.

Fuera, José El Bizco mató a dos personas de ese centro de rehabilitación que había junto al Tabarín. Sus nombres, Fermín Corbacho, de 49 años, y Santiago Sánchez, de 41. Eran los porteros del Tabarín. Como ya habían dejado las drogas, el dueño del local los empleaba allí.


José Sánchez Mauriño, alias El Bizco, fue condenado a 43 años de prisión por matar a tiros a tres personas en el club Tabarín.
Aunque El Bizco se fugó durante meses, finalmente se le condenó a 43 años de prisión. Durante el juicio confesó que en 2011 había matado también a tiros a Aquilino Avilés en su casa de Medellín. Arrojó luz sobre un caso que hasta ese día estaba sin resolver. Otro más con disparos.

Pero el reguero de sangre por los burdeles dombenitenses iba continuar. En octubre de 2013 secuestraron al dueño del club El Edén, Pepín Astillero, quien era propietario de otro local de alterne en el pueblo. Apareció sin vida en una caseta. Estaba amordazado y presentaba un fuerte golpe en la cabeza.

TRES MUERTOS A FINALES DE 2016

Don Benito vivió un final de año 2016 marcado por la tragedia. En octubre, una riña entre dos clanes gitanos en la calle Laguna, a las afueras del pueblo, se saldó con dos muertos y varios heridos por arma blanca.

La discusión entre ambas familias se inició por el atropello de un hombre de 75 años, que acabaría falleciendo en el hospital a causa de un traumatismo craneoencefálico y de tórax. Los clanes comenzaron una disputa a tiros y navajazos que acabó con la muerte de un segundo hombre.


Furgoneta en la que huyeron los dos hermanos del clan de los Mauriño. A.L.
Sólo dos meses después, el 21 de diciembre del año pasado, Manuel González era abatido a tiros cerca de su casa, en la avenida del Pilar de Don Benito. Tenía 51 años. Aunque su asesinato sigue sin esclarecerse, las autoridades policiales manejan desde un principio el ajuste de cuentas como principal móvil. Manuel también era camello. Cada día iba a Mérida a por cocaína para luego distribuirla en el pueblo.

Aunque Juan Antonio Merino, teniente alcalde de Don Benito, dice que todos son casos aislados en una ciudad tranquila, lo cierto es que ahora, con nueve muertes de forma violenta desde 2011, los vecinos de la localidad recuerdan con amargura aquel otro crimen ocurrido en 1902, que tanto ha estigmatizado a esta población pacense. Se trata del asesinato de una joven, Inés María Calderón, y de su madre a manos del cacique del pueblo.

A la chica le asestó 21 puñaladas después de intentar violarla. Aquel suceso se convirtió en una novela de Felipe Trigo, Jarrapellejos. A mediados de los años 80 del siglo pasado, mucho tiempo después, aquel caso llegó a las pantallas de cine con Antonio Ferrandis y Aitana Sánchez Gijón. Hoy, a los guionistas españoles no les faltarían argumentos con las últimas muertes de Don Benito, donde la venganza a tiros y la sangre corriendo por los burdeles locales está a la orden del día.
   
 

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172539
Re:LA PROSTITUCIÓN
« Respuesta #719 en: 11 de Julio de 2017, 09:00:37 am »

Puteros con tarifa plana en Alemania: 60€ por una cerveza, una salchicha y acceso ilimitado a mujeres


Traductoras para la abolición

Traductoras para la abolición de la Prostitución es un grupo formado por abolicionistas que colaboran en la traducción al español de los textos más relevantes que se van produciendo en el abolicionismo europeo e internacional.

Exposición de la Dra. Ingeborg Kraus en la Conferencia de Madrid: “La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres”, organizada por la “Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres”

Traducción: Maura Lopez

Texto original:https://ressourcesprostitution.wordpress.com/2015/12/23/dre-ingeborg-kraus-la-prostitution-est-incompatible-avec-legalite-hommes-femmes/

«En Alemania el abolicionismo no es tomado en serio porque se cree que existe una «prostitución buena». Se comprende que la prostitución infantil no es tolerable, también se considera que la prostitución llamada «forzada» es un flagelo. Pero la prostitución entre dos adultos que decimos mutuamente consentida, ¿por qué no? ¿Por qué prohibir a dos adultos esta decisión?

Hace un año, publiqué un Manifiesto de psicotraumatólogas alemanas contra la prostitución. Dicho texto afirma que la prostitución es humillante y degradante, que es un acto de violencia y que perpetúa esta violencia en la vida de las mujeres. No hay “prostitución buena”. También reclama una ley que responsabilice a los hombres exigiendo una legislación que penalice a los compradores de sexo. Este manifiesto fue firmado por los especialistas en traumatismos psíquicos más reconocidos e influyentes de Alemania.

Para comprender la importancia de este manifiesto, me gustaría situarlo en su contexto histórico porque llega con 120 años de retraso.

La psicología clínica fue fundada por Sigmund Freud. A fines del siglo XIX, los psiquiatras europeos se interesaron en el fenómeno de la histeria. En París estaba el psiquiatra Charcot y en Viena, Sigmund Freud. Mientras que Charcot observaba y registraba los síntomas de estas mujeres, Freud comenzaba a escucharlas. Publicó sus descubrimientos en un primer libro llamado Seis Estudios sobre la Histeria, donde revelaba que todas esas mujeres habían padecido violencias sexuales en la infancia. Este libro obviamente provocó un escándalo en ese momento, sobre todo porque las mujeres provenían de buenas familias. Muy rápidamente, la Asociación de médicos vieneses presionó a Freud para que retirara las tesis que asociaban los síntomas de la histeria con violencias sexuales padecidas por las mujeres durante su infancia. Dichas presiones amenazaban con poner fin a la carrera de Freud y cedió. Renegó de este descubrimiento y en su lugar creó la teoría de las fantasías, según la cual esas agresiones eran deseadas y fantaseadas por las mujeres. Durante 100 años, todas las universidades han difundido esa tesis, con la cual se legitima la negación de la violencia sobre las mujeres y la absolución de los culpables.

    Hoy en día, las discusiones sobre la prostitución todavía giran alrededor de los mismos mecanismos: la negación de las violencias contra las mujeres, la transferencia de la culpabilidad a la víctima con este argumento “pero es usted la que quiere acostarse con nosotros”. Todo eso para proteger un tema tabú – la sexualidad masculina – y garantizar su derecho a desplegarse sin límites ni restricciones.

Si el lobby de la época no hubiera tomado de rehén a la ciencia, si Freud no hubiera renegado de su primera tesis, no estaríamos en esta situación ahora. Las escuelas hubieran formado y sensibilizado a sus alumnos sobre las violencias contra las mujeres desde hace ya muchas generaciones. Actualmente, al ver una mujer prostituida, tendríamos el reflejo de decir “ha debido padecer cosas graves para hacer esta elección” y no “es su voluntad!”.

Al analizar hoy en día la problemática de la prostitución en Alemania, constatamos que la cultura de la negación es omnipresente y que el lobby está también infiltrado en todos lados:

Hay una negación de las violencias contra las mujeres antes de su entrada en la prostitución; hay una negación de las consecuencias físicas y psíquicas que genera la prostitución; hay una negación de las violencias contra las mujeres en situación de prostitución; hay una negación del impacto de la prostitución en la sociedad, en las relaciones entre hombres y mujeres y en la familia.
La negación de la realidad

En 2002, Alemania aprobó una ley que legaliza la prostitución sin ningún tipo de reglamentación y esto la convierte en un trabajo como cualquier otro. Se hizo porque se pensaba que lo traumatizante no era la prostitución sino la estigmatización de estas mujeres en la sociedad. De ahora en adelante pasarán a llamarse “trabajadoras sexuales”. (Es el mismo discurso que tiene ahora el lobby Amnistía Internacional).

El resultado, trece años después de la vigencia de esta ley, es catastrófico:
– Industrialización de la prostitución:

– Ingreso total del sector: 14,6 mil millones de euros con 3.500 prostíbulos registrados. (Michael Jürgs, Sklavenmarkt Europe, 2014, p. 327).

– Creación de mega-prostíbulos con capacidad de recibir alrededor de 1.000 compradores de sexo a la vez. (Chantal Louis: «Die Folgen der Prostitution», dans Alice Schwarzer HG, Prostitution, ein Deutscher Skandal, p. 70-87).

– Prostíbulos con tarifa plana: por 60€ se ofrece una cerveza, una salchicha y acceso ilimitado a mujeres.

– Ya no hace falta ir a Tailandia para encontrar turismo sexual: observamos la llegada de turistas sexuales provenientes del mundo entero, que llegan en grupos traídos por microautobuses directamente desde el aeropuerto de Frankfurt a los mega-prostíbulos.
– Aumento de la demanda.

– Hay alrededor de 400.000 mujeres prostituidas en Alemania y 1,2 millones de hombres que compran esas mujeres cotidianamente (TERRE DES FEMMES: http://frauenrechte.de/…/them…/frauenhandel/prostitution).

-Bajada en los ingresos de las mujeres: 30 € por una relación sexual y ellas deben pagar alrededor de 160€ por una habitación), en la calle comienza incluso a partir de 5€.

– Banalización de la prostitución, para mí esta violencia se convierte en estructural.

La guía turística oficial de Múnich promociona sus prostíbulos. Se recluta a las mujeres en la calle como “acompañantes”. Es común que los jóvenes festejen el fin de sus estudios en el prostíbulo. También hay visitas guiadas para los nuevos estudiantes en Berlín.

En mi ciudad, Karlsruhe, un gimnasio se encuentra justo en frente de un prostíbulo. A la noche, las mujeres hacen ejercicio con música y con las ventanas abiertas. Los compradores de sexo se quejaron. Hubo un juicio y el prostíbulo ganó. Esta ley protege, entonces, a los compradores de sexo y no a las mujeres.

– El supuesto objetivo de la ley, es decir, proteger y apoyar a las mujeres prostituidas fracasó totalmente: de las 400.000 mujeres solamente 44 se registraron como trabajadoras autónomas. Más de la mitad de estas mujeres trabajan en la ilegalidad, o sea, no tienen ningún seguro social y no tienen acceso a servicios médicos en Alemania. Es decir, aunque solo tengan una gripe, no pueden consultar un médico.

– Se observa una pervertización de los compradores de sexo, las prácticas son cada vez mas peligrosas y hay un aumento de las violencias contra las mujeres y una falta de protección para ellas.
Investigaciones han estudiado también la violencia en la prostitución

– El estudio internacional realizado por Melissa Farley en 2008 reveló las siguientes estadísticas:

– 82% de mujeres agredidas físicamente
– 83% amenazadas con arma
– 68% violadas
– 84% han estado o están sin domicilio fijo

– Estudio de Zumbek de 2001 en Alemania:
70% fueron agredidas físicamente. (Zumbeck, Sibylle: «Die Prävalenz traumatischer Erfahrungen, Posttraumatische Belastungsstörungen und Dissoziation bei Prostituierten», Hambourg, 2001)

– Estudio del Ministerio alemán de la familia de 2004:
82% dijeron haber padecido violencias psíquicas, 92% acoso sexual. («Bundesministerium für Familie, Senioren, Frauen und Jugend : Gender Datenreport», 2004)

Teniendo en cuenta estos números es difícil hablar de un oficio como cualquier otro. Y estos estudios ya tienen más de 10 años, las cosas han empeorado considerablemente en Alemania.

La dominatrix Ellen Templin en 2007 constata lo siguiente: “A partir de la reforma, podemos constatar que no solamente los anuncios con cada vez más desinhibidos sino que los compradores de sexo son cada vez más brutales”. Y esto es cada día. Si decimos hoy, “no, no hago esto”, a menudo nos responden “vamos, no te hagas la difícil, es tu trabajo”. Antes estaba prohibido exigir sexo sin protección. Hoy en día, los clientes ya preguntan por teléfono si te pueden orinar en la cara, quieren sexo sin protección de forma anal u oral. Hoy es cotidiano. Antes los compradores todavía tenían cargo de conciencia, eso ya no existe actualmente, cada vez quieren más”. (p. 171-178, Alice Schwarzer HG., Prostitution, ein Deutscher Skandal, 2013)

Hay un “menú” que circula en Internet, donde los compradores pueden prácticamente elegir lo que quieren a partir de una larga lista a la carta.

Hay páginas en Internet donde los compradores intercambian sus experiencias: esta es la clase cosas que se pueden leer:

“Le separé las nalgas y le metí lentamente mi polla, lo que la hizo gemir en voz baja. Cuando llegaba al final y que la follaba cada vez con mas violencia, quiso que parara y la follara en la vagina. ¡No tenia ganas, lo lamento Vanessa! Después de varios sólidos empujones, me descargué y se la metí hasta el fondo”. (https://freiersblick.wordpress.com/)

Hace algunas semanas, recibí una nueva investigación de Melissa Farley (http://prostitutionresearch.com/…/Sex-Buyers…), que constata que los compradores de sexo presentan una estructura mental similar a los hombres que tienen un trastorno antisocial, con las siguiente características: falta de empatía, misoginia y deseo de dominar a la mujer, la práctica del sexo sin entrar en una relación, ausencia de cargo de conciencia…

El comprador no es entonces el tipo simpático que solo quiere un poco de sexo. No, la prostitución atrae a los psicópatas y alimenta los comportamientos antisociales de los hombres. Está claro que dichos comportamientos no quedan encerrados tras los muros de los prostíbulos sino que infuyen en la relacion cotidiana entre hombres y mujeres.

– En tales condiciones, ninguna mujer alemana puede verdaderamente hacer este “trabajo”. La composición de las mujeres prostituidas ha cambiado. Con la apertura de Europa al oeste, las mujeres vienen de las regiones más pobres de Europa: Rumania y Bulgaria. Y a menudo pertenecen a las minorías que viven en la extrema pobreza, como los romaníes. Actualmente alrededor del 95% viene del extranjero. Se ha convertido en una prostitución de supervivencia.

Sabine Constabel, una asistente social que trabaja en Stuttgart hace más de 20 años con las mujeres prostituidas, dijo lo siguiente durante una entrevista televisada:

“El 30% de las mujeres son jóvenes, tienen menos de 21 años. Muchas veces han sido sacrificadas por sus propias familias para sostén económico. La mayor parte no habla alemán y algunas son analfabetas. A menudo no tuvieron antes relaciones sexuales. Estas jóvenes vienen a Alemania y son sometidas a los deseos perversos de los compradores. No tienen capacidad para decir no, para defenderse. Están completamente superadas por la situación y completamente traumatizadas. Muchas de ellas piden en seguida psicofármacos o drogas después de sus primeras experiencias. Dicen “sin eso no podemos sobrevivir”. Algunas mujeres que están allí hace pocos días dicen “estoy muerta, ya no puedo reír”. Otras lo soportan durante años y dicen “tengo niños en casa, debo mantenerlos”. Estas mujeres están muy traumatizadas, desarrollan depresiones, pesadillas, problemas físicos, somatizan, tienen dolores de estómago, se enferman y se sienten enfermas. Desarrollan una gran desesperanza, no quieren hacer ese trabajo espantoso”.

Para concluir me gustaría citar a Michaela Huber, presidenta de la asociación alemana de “Traumatismo y Disociación”: «La sociedad debe pensar en esto y preguntarse ¿Qué es esto, qué sucede?¿Como la sexualidad llegó a desconectarse del compañerismo, del amor, de la familia? ¿Es eso lo que queremos? Es una discusión que deberíamos darnos en nuestra sociedad. ¿Queremos aceptar que millones de hombres compren cada día cuerpos de mujeres para penetrarlas? ¿Nos parece equitativo? ¿Qué sociedad puede creer que es justo?»