Autor Tema: Sobre la vocación policial  (Leído 56405 veces)

Desconectado patrulleros

  • Webmaster
  • Senior
  • ****
  • Mensajes: 914
  • Museo PMM en el Organigrama, ¡¡YA!!
    • Patrulleros
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #640 en: 23 de Diciembre de 2017, 13:13:52 pm »
Su post se encuentra en anuncios, si quiere, puede escribir al webmaster al correo situado al pie del foro y se publicará en la web sin mayores problemas. Un saludo

Por la incorporación en nuestro Organigrama del Museo de la Policía Municipal, ¡¡YA!!

Desconectado LVA

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 7
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #641 en: 23 de Diciembre de 2017, 13:29:40 pm »
Si, lo sé, este mensaje no era para este foro, es para "todopolicias", ya he contactado con un administrador, pero es que no sé como eliminar el mensaje.

Estoy de promción y es un caos.

Saludos.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #642 en: 23 de Diciembre de 2017, 13:37:18 pm »
Y cuál es esa "verdad azul"?

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #643 en: 23 de Diciembre de 2017, 13:42:54 pm »
La primera ....Falso.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #644 en: 23 de Diciembre de 2017, 13:49:21 pm »
Y se lo.he sacado de la sección de anuncios y combinado.a este tema por que la verdad azul puede ser una verdad anclada en unos prejuicios de, generalmente, funcionarios inseguros...el que siempre se deja de la mierda de justicia, de que el juez es nuestro enemigo y no nos protege dándonos una patente de corso absoluta sobre el resto del mundo..en definitiva queremos ser y estar en un plano superior y que ese plano.nos arrogue una verdad azul....o.absoluta.

Desconectado LVA

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 7
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #645 en: 23 de Diciembre de 2017, 16:59:50 pm »
Tu afirmacion es totalmente correcta. Leete el libro y lo entenderás. Esa frase esta dicha por un personaje en un contexto.  La critica es hacia el sistema general que nos gobierna a todos, no solo a los policias. Lo que pasa que el personaje, el narrador de la historia es policia.

No es un libro de quejas y pataletas, bastante jodida esta la cosa como para eso.

Desconectado LVA

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 7
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #646 en: 23 de Diciembre de 2017, 17:04:02 pm »
Sacar una conclusión de un libro entero por un parrafo, que no sabes quien lo dice, ni porque, ni a cuento de que...seria como ver a un soldado de las SS darle de comer a un perrito abandonado en una antigua foto de la segunda guerra mundial y afirmar que las SS eran ejemplo de bondad y civismo.

La parte por el todo nunca ha funcionado, ni lo hará.

Desconectado LVA

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 7
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #647 en: 23 de Diciembre de 2017, 17:09:32 pm »
De todas formas me alegro de despertar alguna reacción, aunque sea prejuiciosa como la tuya.

Imagina que aburrimiento el mundo si todos estuviesemos de acuerdo.

Saludos y felices fiestas.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #648 en: 23 de Diciembre de 2017, 17:58:36 pm »
De todas formas me alegro de despertar alguna reacción, aunque sea prejuiciosa como la tuya.

Imagina que aburrimiento el mundo si todos estuviesemos de acuerdo.

Saludos y felices fiestas.

Estaré encantado.en debatir el resto de frases...pero.si, no.me pida que me sitúe dentro del ultracorporarivismo imperante que sirve para justificar nuestras carencias.

Desconectado LVA

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 7
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #649 en: 23 de Diciembre de 2017, 23:00:00 pm »
Pues entonces te gustará , cero corporativismo. Hechale un ojo, no es lo q te parece. De hecho voy a hacer pocos amigos con él.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #650 en: 27 de Febrero de 2018, 10:11:08 am »
Tiene algo más de un año pero son reflexiones a tener en cuenta.


“Los policías viven los 20 peores minutos de las vidas de otros”

AYAMONTE    15 diciembre, 2017 Redacción

Reflexiones de un policía veterano

En todos los años de servicio he visto todo lo que vosotros nunca veréis y más de lo que nadie debería ver nunca: se como es el olor de la sangre, de un cuerpo putrefacto o quemado… ( He visto casi cada tipo de muerte que pueda existir, más de las que podáis imaginar, esos olores e imágenes los recuerdas durante el resto de tu vida, ); he entrado en un domicilio a detener a tíos que miden más que tú y te están esperando con todo tipo de armas; he detenido traficantes de droga, violadores, he estado en más peleas de las que puedo contar, he aguantado escupitajos, insultos, vómitos; he perdido amigos y compañeros, he caminado ese largo paseo hasta la puerta para decirle a una madre, padre, esposa, hijo o familiar que su ser amado nunca volverá a casa.

He aguantado la agonía verbal e incluso las amenazas de esa pobre gente que no puede aguantar su dolor y lo proyecta contra la primera persona que puede, el mensajero de la noticia, yo.

He visto el maltrato y la violencia entre personas que un día se prometieron amor, entre padres e hijos, entre hermanos y entre amigos. He visto los actos más crueles y mezquinos del ser humano. He visto la enfermedad y la vejez, he ayudado a levantarse al caído y he socorrido al enfermo. Si fallo en mi trabajo, o aún sin fallar, puedo ser fácilmente denunciado ante una justicia que no me ampara, poniendo en riesgo mi trabajo, mi familia y mi propia vida. Como un compañero una vez me dijo: "Los policías viven los veinte peores minutos de las vidas de otros".

Sí. He escuchado de amigos y familiares como "la Policía no hace nada" como "nos quedamos con droga" con "el dinero de las multas" como "maltratamos y torturamos a los detenidos" o como "llegamos tarde a propósito"…

He visto a mi mujer escatimar y arañar intentando sacar adelante a dos niños con el sueldo de un policía. He visto a mis hijos aguantarse cuando se dieron cuenta de que no podía ir a sus actos escolares porque "Papá no tiene un horario normal". He visto también a mis hijos llevar una carga que no deberían haber llevado, cuando uno de sus compañeros o amigos ha dicho que "Todos los policías
son unos hijos de puta y deberían estar muertos". A eso no hay derecho. He trabajado noches, fines de semana y vacaciones, noche viejas, navidades, mientras tu estabas cómodo y seguro en tu casa con tu familia.

He visto las caras de niños que estaban perdidos y que mis colegas y yo tuvimos el privilegio de devolverles a los brazos de su desesperada madre. He visto hemorragias que he sido capaz de parar, fracturas abiertas con gritos desgarradores que tuve que sujetar, corazones a los que he sido capaz de dar una segunda oportunidad para volver a empezar y a las víctimas de tantas otras cosas que hemos sido capaces de proteger. Tengo grabadas en mi mente las caras de las personas cuyas vidas salvamos.

Sí, tengo historias de éxito… y de fallos. Tengo noches en las que no puedo dormir, simplemente porque veo las caras de los que no pude ayudar, porque no llegue a tiempo o simplemente porque pienso en un "y sí…" para cada caso en que fracasé . Y si usted nunca ve una milésima parte de esto, es porque la policía no ha hecho bien su trabajo…
Un saludo.

 Policía local de Ayamonte

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #651 en: 07 de Abril de 2018, 09:14:34 am »
Discurso tóxico de policías inseguros, quie creyeron que todo el monte era orégano y que no asimilan que ser policía no es estar situado en un plano superior al resto.


La sociedad no me comprende
Los jueces no me respaldan
Los políticos me odian
No tengo apoyos
Si disparo voy a la cárcel


Toxicidad en estado puro que hay que errradicar





Carlos Lospitao
Ya no quiero ser policía
07/04/2018

Ya no quiero ser policía.

“Se acabó, no aguanto más. No quiero seguir siendo policía”. Esta es la triste realidad de un agente de la Policía Municipal de Madrid, que es extrapolable a muchos policías nacionales, locales y guardias civiles. La Seguridad es un asunto muy controvertido, todo el mundo la necesita, pero la mayoría de personas la observan con recelo y desconfianza, según afirman estos descontentos agentes. Los últimos incidentes acaecidos en Lavapiés han reflejado la deplorable situación que viven los policías, maltratados en ocasiones por la opinión pública y desprotegidos por las administraciones.


Son noticia cada mes, cada semana, cada día. Los encargados de salvaguardar la integridad de los ciudadanos son el epicentro de la actualidad pase lo que pase. O al menos, esa es la sensación que tienen en los senos de los cuerpos. Se han convertido en un blanco fácil de la sociedad y en muchas ocasiones sienten el abandono de la administración. “En multitud de veces tenemos el enemigo en casa”, afirman. Profesionales por vocación, por convicción, por forma de ser. Todos ellos entraron en sus diferentes cuerpos de seguridad con el único objetivo de proteger a los débiles y garantizar el cumplimiento de la ley. Pero tras años de servicio, el hastío ha hecho mella en muchos agentes y guardias civiles. “Este es el único trabajo que cuando tomas el servicio, no sabes si terminarás en la cárcel, herido o muerto, o arruinado”, afirma un agente municipal.

Precisamente, esta última circunstancia es la que le ha ocurrido a un policía local de la capital. Arruinado y ayudado económicamente por sus compañeros, tras una controvertida sentencia de un juez.

“Un individuo corría para evitar la multa por botellón en la plaza del 2 dos de mayo. Un compañero logró alcanzarle, reducirle y detenerle. Tras el juicio por resistencia activa a un agente de la autoridad, el magistrado decide imponerle al policía una multa. En la causa, se habla de una supuesta lesión de rodilla y aunque el fiscal no presenta cargos contra el agente el juez le condena a pagarle 40.000 euros de indemnización al detenido”, narra un compañero del afectado. En la actualidad, la administración le descuenta todos los meses de la nómina un porcentaje y sus propios colegas de profesión son los encargados de ayudarle con los gastos de la hipoteca y de sus dos hijos. “Después de esto no quiere ser policía ni salir a la calle”, explica un policía cercano al caso.

El fallecer en un acto de servicio es otro de los posibles riesgos –evidente por otra parte- del agente. En este sentido, los policías y guardias civiles entienden que tienen que garantizar la seguridad del ciudadano, cuando no son capaces ni siquiera de salvaguardar la suya propia. Falta de material, de efectivos, elementos de trabajo en mal estado y protocolos demasiados restrictivos son barreras que evitan que los policías puedan realizar sus labores de una manera segura. “Si tú no estás protegido, es muy difícil proteger al ciudadano”.
Arma sí, pero enfundada

El uso del arma y las circunstancias en las que se emplea son un objeto de debate continuo. Los más críticos aseguran que el protocolo es demasiado restrictivo para el agente, porque existen muchas situaciones en las que no pueden emplearla. Además, el policía está obligado a dar el alto al supuesto infractor y de realizar el primer disparo al aire o al suelo a modo de aviso.

    “Si tú no estás protegido, es muy difícil proteger al ciudadano”.

El problema es que el desánimo que cunde en los cuerpos de seguridad no sólo alcanza a los agentes con experiencia o con años, sino que también es protagonista en la academia de Ávila. “Aquí es cierto que observamos como los policías somos señalados en la prensa como los malos de la película y esto desalienta”, afirma un alumno de Ávila.
La administración torpedea a la policía

Aunque lo cierto es que la prensa no es el único culpable de proyectar esta mala imagen. En muchas ocasiones son las propias direcciones de los cuerpos o los gobiernos locales, regionales o el propio estatal los encargados de realizar una mala publicidad de sus funcionarios. Esto ha ocurrido en ciudades como Madrid o Barcelona, donde su policía local (Policía Municipal de Madrid y Guardia Urbana) se han sentido abandonada. Los dos cuerpos han vivido situaciones muy similares y paralelas. El conflicto con los ‘manteros’ es algo que comparten ambas fuerzas de seguridad y que ha terminado por minar la relación con el consistorio de la ciudad.

“Lo vivido en Lavapiés es sólo la constatación de un hecho: no nos quieren y nunca nos van a querer. Han sido capaces de dar validez a informaciones surgidas en las redes sociales, antes que, a sus propios trabajadores, que somos nosotros. Me han pegado, me han insultado, me han tirado botellas, me han lanzado adoquines… pero cuando sientes que son los de arriba, tus jefes los que no apoyan… Ya no quiero ser policía, porque ahora se castiga más al que hace cumplir la Ley que al que la infringe”, afirma uno de los agentes que intervino en el castizo barrio de Madrid.
Una equiparación salarial que no contenta a nadie

Pero esta falta de solidaridad no sólo se produce a nivel local. A nivel estatal también existen algunas situaciones que han provocado que muchos policías nacionales y guardias civiles hayan querido abandonar sus respectivos cuerpos. En este caso, es el deterioro con el Ministerio del Interior lo que ha motivado esta sensación. Durante muchos años, estos dos cuerpos han reclamado una equiparación salarial que les igualara a sus colegas locales. Esta guerra ha mermado los ánimos y la paciencia de los agentes, que en muchas ocasiones se han planteado qué hacían en el cuerpo.

Esta situación se agravó durante el desafío independentista de Cataluña, cuando miles de guardias civiles y policías nacionales fueron desplazados a Cataluña para garantizar el orden en las calles. Fue entonces cuando los ciudadanos y parte de la prensa comenzaron a ejercer presión para conseguir esta equiparación salarial. Al final, tras una intensa lucha han conseguido su objetivo, aunque la satisfacción no ha sido completa. De hecho, la firma de este acuerdo con Zoido, también ha significado que otros muchos agentes no quieran ser policías por su descontento con los sindicatos policiales y las asociaciones de los guardias civiles. “Nos engañan hasta nuestro propios compañeros”, afirmaron varios agentes del Instituto Armado tras la firma.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #652 en: 30 de Abril de 2018, 09:36:33 am »

ESPAÑA | UN POLICÍA NACIONAL LE SACA LOS COLORES AL GOBIERNO, EN 27 PÁGINAS

La rebelión en los cuerpos policiales es imparable: o cambiar o sucumbir

   

Compras absurdas y cargos a dedo para que los menos preparados, prosperen.

Gasto desmesurado, escasa eficacia; nombramientos a dedo, estadística de detenciones para medrar, intereses políticos antes que seguridad ciudadana: el despropósito está servido.

 Por EDURNE G. ORDÓÑEZ. 29/04/2018


 
A Samuel Vázquez le importa su responsabilidad de policía nacional, la seguridad y la eficacia; lucha por ‘Una Policía para el siglo XXI’, a través de la plataforma on line, ‘Cambio de modelo’ a la que, en días, se han sumado 7.000 profesionales voluntarios, para trabajar en mejorar lo que los mismos funcionarios califican de desastre nacional.

En el documento que ha elaborado Vázquez resume, en 27 páginas, las deficiencias en las que se empecinan los diferentes cuerpos policiales, “por una cuestión política y de egos”, dice. Miembro del Grupo Operativo de Respuesta de la Policía Nacional (GOR), con una experiencia de 13 años, hace deducir que el sentido común es el menor de los sentidos que aplican los responsables de los distintos cuerpos policiales en España, aplaudidos por el Gobierno.

Propuesta que saca los colores

Su propuesta de ‘Policía para el siglo XXI’, hace un repaso a la situación y a los vicios en los que subsisten las policías locales, autonómicas y de ámbito nacional. Muestra ejemplos y da soluciones, que parecen obvias. Por ejemplo, en ‘El coste de la política’, señala que, “en España hay casi el doble de policías que en EE UU, porque los cuerpos policiales comparten todo tipo de competencias, para las que duplican el número de personas, estructuras y logística, que conllevan un gasto millonario”.

Llamadas

Recuerda Samuel Vázquez que, en el resto de países hay un solo número de teléfono para avisar de las incidencias, mientras que en España están el 092, 1-1-2, 091 y 060. “El triple de gasto. ¿El triple de eficacia? No, mitad de eficacia. Esto no ocurre en ningún país avanzado de nuestro entorno”.

“El sistema de ascensos termina con los menos capacitados en lo más alto de la pirámide”
Suministros

Cuando Vázquez afronta el tema de los suministros, alude a que, “cada administración y cada cuerpo policial, realizan sus contrataciones de manera autónoma. Esto, por sí solo, ya supone un sobrecoste carísimo”.

Sin formación

“La falta de formación específica en la Escala de Mando, sin ninguna especialidad en las materias sobre las que tienen que tomar decisiones, hace que todavía no se haya implementado un sistema tan sencillo de compra de vehículos como el ‘construido a propósito’ (purpose built)”.

Comprar a lo loco

Aquí, “se compran vehículos comerciales y luego se convierten en policiales: unos pintan el vehículo, otros ponen la mampara interior, otros introducen la lámina de acero antibalas… Los coches se estropean muy rápido y con mucha facilidad. Uno de los máximos responsables del gasto de millones de euros, ni siquiera se había preocupado de ver cómo se hace en otros países”.

Ausencia de la sociedad

El autor de la propuesta de cambio, señala que, “uno de los grandes problemas del sistema de organización, es la ausencia absoluta de implicación de la sociedad civil en el trabajo policial”, y menciona los casos de Reino Unido (neighborhood watch), EE UU (town watch) y Canadá (Block Parent Program). “En España no existe ninguna estructura ni siquiera parecida, ni personal voluntario”.

Trabajo policial

“Hay que añadir otra anomalía a la ausencia de personal civil voluntario, continúa Vázquez; en las diversas policías (local, autonómica y estatal) existen miles de puestos de secretario y administrativo, que no son realizados por trabajadores especializados contratados, sino por policías jóvenes y muchos no han hecho otra cosa, desde que juraron el cargo, que labores de secretaría”.

Volver a casa

Para Samuel Vázquez, “es muy difícil encontrar ningún tipo de implicación en un policía, cuando está pensando sólo en volver a su tierra y en el último día del ciclo de trabajo, a partir de las tres de la mañana, evita hacer detenidos porque ya tiene el billete de AVE sacado. Por otro lado ningún mando policial llega nunca a sentirse parte de lo que defiende, en tanto en cuanto en unos años ya no estará destinado allí”.

A dedo

En el informe se lee: “Si hay algo que funciona mal en la Policía española es el sistema de selección y ascensos, que termina generalmente con los menos capacitados en lo más alto de la pirámide jerárquica. El 90% de los puestos de trabajo que se adjudican en la Policía se hacen a dedo, sin ningún concurso de méritos”.

Desconectado Iruñes78

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 4
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #653 en: 08 de Junio de 2018, 01:26:11 am »
Hola compañer@s, hace un par de años atrás que he dejado de sentirme bien vistiendo el uniforme y realizando el trabajo, vamos que no me siento identificado con el trabajo que desempeño. No llevo dos días, dentro de 18 meses haré 20 años, entre con 21 añitos, desde entonces ha sido todo calle, he realizado mis funciones hasta la fecha en tráfico, barriada y actualmente 15 años en seguridad ciudadana (092). Os ha pasado, me gustaría que me aconsejarais si alguno ha pasado por mi situación, gracias compañeros!!

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12367
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #654 en: 08 de Junio de 2018, 07:38:17 am »
Si tienes capacidad económica o una alternativa laboral yo en tu situación optaría por una excedencia voluntaria para hacer un paréntesis y con el tiempo valorar con más perspectiva otras opciones

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #655 en: 08 de Junio de 2018, 08:59:11 am »
Todos hemos pasado alguna vez por un "burnout", a veces es pasajero y a veces se hace definitivo. Trate de encontrar la parte positiva de lo que hace o lo vera todo tan "insulso" que acabara con su vocación.

Hola compañer@s, hace un par de años atrás que he dejado de sentirme bien vistiendo el uniforme y realizando el trabajo, vamos que no me siento identificado con el trabajo que desempeño. No llevo dos días, dentro de 18 meses haré 20 años, entre con 21 añitos, desde entonces ha sido todo calle, he realizado mis funciones hasta la fecha en tráfico, barriada y actualmente 15 años en seguridad ciudadana (092). Os ha pasado, me gustaría que me aconsejarais si alguno ha pasado por mi situación, gracias compañeros!!

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #656 en: 10 de Enero de 2019, 08:27:41 am »

Soy de esos de azul

porelplacerdeescribirte



Tenía ganas de hablar de esto. Vale, sí, no es de los temas habituales que acostumbro a tratar, pero voy a hacer caso al título que le puse en su día al blog. Voy a disfrutar escribiendo. Hoy, de una manera distinta.

Como muchos sabréis, soy policía.  Soy de esos que desde pequeño querían serlo. Porqué eran los buenos, los que atrapaban a los malos y los que ayudaban. Mis padres nunca me dijeron aquello de “pórtate bien o te llevará el policía”. Mis padres me dijeron: “aquel señor es tu amigo, si te pierdes o te pasa cualquier cosa, díselo a él. Te ayudará.” Así que por favor, no amenaces a tu hijo con que vendrá la policía, como si del Coco o del hombre del saco se tratara.

Esos y esas de azul que ves en la calle, pasaron una oposición larga. Demasiado larga en algunos casos. Horas y horas de estudio, preparación física y nervios. No les sirvió el aprobar únicamente. Fueron los mejores de miles como ellos, hasta lograr pasar el umbral de la puerta de acceso a la Academia de Policía. Esos de azul no son más que tú, pero tampoco menos. Están para servir sí, pero no son siervos de nadie. Y esos, son como dijo Beatrice Hall en el libro “los amigos de Voltaire”, los que llevan por bandera la frase de: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. Y yo, puedo decir con orgullo, que formo parte de esa familia azul.

Me han dicho que soy un afortunado, un privilegiado. Me lo dijeron porqué, en plena crisis, yo era funcionario. Y me lo dijo aquel que, hasta hacía pocos meses, conducía un coche que jamás me podré permitir y que creía que podría vivir de la burbuja inmobiliaria toda su vida. Y tenía razón. Soy un privilegiado por poder decir hoy, que soy lo que quería ser de pequeño. Soy un privilegiado porqué tengo compañeros que se jugarían su vida por mi y yo por ellos. Es más, soy privilegiado porqué esos compañeros son mi pequeña familia. Dime tú si no es para sentirse así.

Me he perdido navidades, cumpleaños, fines de años y fechas señaladas. Me he ido a trabajar cuando otros se iban a dormir, cuando se iban de fiesta y cuando volvían a casa de madrugada. He visto como mi hijo abría los regalos de Reyes gracias a los vídeos que me hacían llegar al móvil, porqué yo no podía estar allí. He estado en disturbios de todo tipo y he sido el blanco de muchos de ellos. He aguantado el odio y el desprecio hacía mi, los gritos, faltas de respeto e insultos. Me han tocado la cara, sí, el uniforme no te hace inmune a nada y creo, que ese es el baño de realidad más efectivo que me podía encontrar. He tocado a gente con más enfermedades que años y he visto muertos de varios tipos. He actuado fuera de servicio jugándome el tipo varias veces. He sentido lo que es el miedo, la rabia y la impotencia de verdad, al escuchar a un compañero pedir ayudar por emisora y no estar allí en aquel momento.

Y no, no soy especial, pero (volvemos) sí un afortunado. Un privilegiado. Soy de esos y esas de azul que salen a la calle cada día para protegerte. Que se ponen el uniforme con orgullo y que les importará poco tu religión, tu condición sexual, tu inclinación política, o si eres de aquellos que los critican a la primera de cambio. Correré para ayudarte. Soy de esos locos que, en medio del caos, son fáciles de distinguir: correrán en dirección contraria de donde huyes. Soy de esos de azul que han celebrado su cumpleaños y fiestas señaladas trabajando y, si te soy sincero, me ha encantado. Soy de esos de azul que deseaban ir a trabajar cuando estaba de vacaciones. “Busca un trabajo que te guste, y no tendrás que trabajar un sólo día de tu vida”. Soy de esos que han ayudado a todo tipo de personas y clase social. De los que han notado la paciencia de aquel que enseña a un novato. De los que ha hecho de psicólogo con el compañero y él conmigo. Soy de esos de azul que respeta, admira y quiere a los compañeros con los que trabaja día a día. Esos hombres y mujeres. La línea que separa el bien y el mal. El orden del caos. Yo soy de esos de azul.

Déjame acabar con una frase que me encanta de Honoré de Balzac:

    Los gobiernos pasan, las sociedades mueren, pero la policía es eterna.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #657 en: 18 de Marzo de 2019, 17:46:32 pm »
Perder el "mojo".



Lecciones clave para retener el talento

Seis razones inesperadas por las que los buenos empleados dejan sus trabajos


Los directivos creen tener claro qué trabajadores están más o menos descontentos, pero siempre hay salidas que sorprenden. Y hay que estar atento.

MIGUEL AYUSO
Lunes, 18 Marzo 2019, 04:30
¿Están tus empleados realmente satisfechos? / Pexels
¿Están tus empleados realmente satisfechos? / Pexels
Pese a que en España sigue habiendo una alta tasa de paro, encontrar buenos empleados no es sencillo en ningún sector y hay algunas industrias en las que tampoco es fácil retenerlos, dada la alta rotación a la que se enfrentan las compañías.


Los directivos creen tener claro qué trabajadores están más o menos descontentos, y quiénes son más susceptibles de abandonar la compañía. Esto les permite hacer cábalas sobre cómo actuar cuando alguien lo deja. Pero algunas salidas pillan a los jefes por sorpresa: de repente, un empleado importante para la empresa, que parecía feliz, deja la compañía. En ocasiones esto ocurre por cuestiones puramente monetarias, pero es más habitual que estos trabajadores abandonen las empresas por otro tipo de motivos, que no son sencillos de valorar de antemano.

Un buen jefe no evita el conflicto. / Pexels
Mira también
Undermanagement: el error que hace a las buenas personas malos jefes
Como explica el conocido conferenciante Scott Mautz en su libro ‘Find the Fire: Ignite Your Inspiration and Make Work Exciting Again’ muchos empleados llegan a un punto en su carrera laboral en el que, sencillamente, pierden el ‘mojo’, esto es, el espíritu que daba sentido al trabajo que hacían. Si este ‘mojo’ desaparece, poco importa que ofrezcas a un empleado que ya ha decidido marcharse más dinero o nuevas responsabilidades, probablemente se irá de todas formas.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
Por ello, lo mejor que pueden hacer los directivos para retener el talento es estar atentos a ciertas señales que indican que un empleado empieza a estar descontento. Mautz ha realizado para 'Inc' una selección de algunas de las pistas que arroja su libro. Son estas:

1. Su trabajo ya no encaja en su narrativa
Un trabajo no es solo algo que nos permite pagar el alquiler, la comida y nuestras vacaciones, es el lugar en el que pasamos la mayor parte del tiempo, una parte importante de nuestra vida, que debe encajar en nuestro proyecto vital. Como apunta Mautz, la mayoría de gente no espera que un trabajo sirva solo para recibir un sueldo, debe significar algo más.


La única manera en que un jefe puede tomar el pulso sobre qué significa el trabajo para sus empleados es preguntando. Si tratamos a los trabajadores con humildad y cercanía sabremos qué les preocupa y podremos responder ante sus necesidades antes de que nos dejen en la estacada.

Hamilton rocía a una azafata con champán
Mira también
Los cinco tipos de trabajos (del todo inútiles) que deberían desaparecer
2. Creen que se está reconociendo a las personas equivocadas
Puede que sea costoso de admitir, pero hay algo que nos fastidie más que no obtener el reconocimiento al que aspiramos, y es que la empresa en la que trabajamos premie a personas que, consideramos, no se lo merecen.


Como explica Mautz en su libro, las recompensas no merecidas y el reconocimiento basado en criterios poco claros o inconsistentes son sorprendentemente venenosas. No hay nada peor para la moral de los empleados que ver como la compañía está premiando, por ejemplo, a trabajadores pelotas o con buenas conexiones que sus compañeros saben que no están trabajando adecuadamente.

3. No tienen la suficiente flexibilidad
El rígido trabajo de oficina con un horario de 9 a 6 sigue siendo la tónica, pero cada vez más empresas ofrecen facilidades como el teletrabajo o la flexibilidad horaria que puede colocar a las compañías más conservadoras en serios problemas a la hora de retener el talento.

No hay nada más frustrante que el presentismo y el ‘micromanagement’ que sufren demasiados trabajadores. Y como explica Mautz solo hay un camino para retener el talento por esta vía: “Comienza por realizar una gestión por objetivos, no por observación, y equipa la flexibilidad con herramientas de productividad y colaboración”.

Todos hemos pasado por un momento en el que nos preguntamos qué hacemos ahí. / Pexels
Todos pasamso por un momento en el que nos preguntamos qué hacemos ahí. / Pexels
4. Están cansados de hacer siempre lo mismo
Las aspiraciones de los trabajadores cambian, y aumentan a medida que pasan por más trabajos. Hace ya mucho tiempo que se acabó eso del “trabajo para toda la vida”. Exceptuando algunos funcionarios, la mayoría de las personas han pasado por tres o cuatro trabajos al cumplir los 30 y pueden alcanzar los 50 habiendo pasado por más de diez, por lo que ya saben qué cosas quieren y cuáles no.

Como apunta Mautz, las investigaciones muestran que los empleados quieren ver cómo evoluciona su trabajo, necesitan recibir de vez en cuando nuevas responsabilidades y modificar las antiguas para que su empleo sea más significativo. “El trabajo debe ajustarse a los empleados y no al contrario”, asegura el exerperto.

5. Piensan que todo va muy lento
Un excesivo estrés puede quemar a los trabajadores, pero también agota una excesiva lentitud. “No subestimes el efecto ácido del progreso retardado por los procesos, la jerarquía y la política”, afirma Mautz.

Una de las razones ocultas por las que muchos trabajadores dejan una compañía es por puro aburrimiento. Y solo ofreciendo a los empleados nuevos retos, acompañados de autonomía y confianza, se puede lograr que un trabajo nunca resulte aburrido.

El despido es una decisión emocionalmente exigente. / Pexels
Mira también
Cómo decidir si debes despedir a alguien: claves para saber que haces lo correcto
6. Creen que no le importan a la compañía
Muchos de los motivos que empujan a los trabajadores a abandonar una compañía son puramente emocionales, y uno de los sentimientos que más enseña a los empleados la puerta de salida es, sencillamente, la sensación de que son ignorados.

Cuando una empresa ve a su capital humano solo como las piezas de un engranaje, que reciben un dinero a cambio de un servicio, está explicándoles que son igual que máquinas. Y nadie quiere ser tratado como una máquina. Las personas que puedan abandonarán esta situación lo antes posible.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058
Re:Sobre la vocación policial
« Respuesta #658 en: 19 de Marzo de 2019, 07:52:15 am »
Alguno ha perdido el mojo?



Como explica Mautz en su libro, las recompensas no merecidas y el reconocimiento basado en criterios poco claros o inconsistentes son sorprendentemente venenosas. No hay nada peor para la moral de los empleados que ver como la compañía está premiando, por ejemplo, a trabajadores pelotas o con buenas conexiones que sus compañeros saben que no están trabajando adecuadamente.




Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175058