Autor Tema: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas  (Leído 195545 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re:Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1500 en: 18 de Marzo de 2021, 15:56:02 pm »
Sólo quien se vea en la desgraciada necesidad de utilizar esta ley la valorará debidamente. . . un gran avance para nuestra sociedad muy alejada de lo que para algunos es vivir en un valle de lágrimas por designio divino. . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk

Pues en esrecforo tenemos un forero.que esperaba esta ley desde hace tiempo.por que su estado se ha ido deteriorando con el.tiempo hasta hacer que su vida sea ese valle de lágrimas que menciona.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1501 en: 12 de Abril de 2021, 07:16:22 am »

Los primeros aspirantes a la ley de eutanasia: "La decisión está tomada, lo duro ahora es elegir la fecha"

Asociaciones de mayores empiezan a recibir solicitudes de información de personas interesadas en acogerse a una ley que podría ser declarada anticonstitucional. Mayores con cáncer, alzhéimer y demencia lideran las consultas
 
Alberto Sierra

Publicado 12/04/2021 04:45   

Pedro es psicoanalista, escritor y roza ya los 70 años de edad. Desde hace unos días sabe que el cáncer que padece se encuentra en fase de metástasis. Ahora aspira a ser una de las primeras personas en acogerse a la ley de eutanasia que entrará en vigor el próximo mes de junio tras ser aprobada en marzo por el Congreso de los Diputados y el Senado.

"No es una decisión tomada a la ligera. Le dio un ictus hace siete años y aunque de aquello se recuperó con el tiempo, desde entonces colabora con una asociación en defensa de la muerte digna con la que hizo el testamento vital y a la que ha estado apoyando", cuenta su hijo Adrián, de 35 años. "Sin embargo, ahora que sabe que el cáncer es metastásico y que no hay vuelta atrás, elegir la fecha o pensar en que pronto va a llegar el día es lo más duro", añade.

A aquel ictus le siguió una operación de las dos rodillas, después una enfermedad respiratoria crónica y ahora el cáncer, por el que Pedro se encuentra hospitalizado desde hace dos semanas. "Tiene muy claro que no ve sentido a una vida en la que por alguna enfermedad tuviese que estar postrado en una cama, sin poder hacer leer ni escribir, ni hacer otras de las cosas que le dan la vida, por mucho que nos quiera a sus hijos o a sus nietos", cuenta su hijo.

Pedro lleva años involucrado en la defensa de la eutanasia por convicciones personales y colaborando con la principal ONG dedicada a esta cuestión, la asociación Derecho a Morir Dignamente. Sin embargo, desde que el Congreso y el Senado aprobaron el pasado mes de marzo la ley de eutanasia impulsada por el PSOE, con los votos en contra de PP y Vox, otras organizaciones que nunca se han dedicado hasta ahora a esta cuestión están empezando a recibir consultas al respecto.

Es el caso de la Asociación Cultural de Mayores de Fuenlabrada (ACUMAFU), según informa a este diario su presidente, Marcelo Cornellá. Las primeras solicitudes de información que han recibido hacen referencia a personas mayores con Alzheimer, Parkinson y demencia, pero no todas se ajustan a una ley que, según apunta Francisco Rubiales, abogado de la asociación, puede resultar de difícil aplicación ya que presenta importantes lagunas legales y su ejecución correrá a cargo de las 17 comunidades autónomas, algunas de ellas gobernadas por partidos que se oponen a su aplicación.

"Hemos empezado a recibir consultas de gente de toda España sobre cómo poder empezar a aplicar la ley de eutanasia. Nos hemos encontrado con casos muy sorprendentes como el de una mujer que nos llamó pocos días después de aprobarse la ley para preguntar cómo podría acogerse a ella para aplicar la eutanasia a su madre, que lleva años enferma con alzhéimer, pero la ley no contempla explícitamente esta posibilidad, tiene que ser el propio paciente quien lo solicita", explica Cornellá.
¿Quién puede solicitar la ley de eutanasia?

La ley de eutanasia establece varios requisitos para recibir ayuda médica para morir en un plazo máximo de cinco semanas. El primer requisito es ser mayor de edad y sufrir "una enfermedad grave e incurable" o un "padecimiento grave, crónico e imposibilitante" que afecte a la autonomía y que genere un "sufrimiento físico o psíquico constante e intolerable". El propio paciente debe formular dos solicitudes de manera voluntaria y por escrito, dejando una separación de al menos quince días entre ambas, aunque el médico puede acortar ese plazo si cree que existe un riesgo "inminente" de "pérdida de la capacidad" del enfermo para otorgar el consentimiento informado.

En el caso de que el paciente no se encuentre en pleno uso de sus facultades ni pueda prestar su conformidad de forma libre, voluntaria y consciente, debe haber suscrito con anterioridad un documento de instrucciones previas, lo que se conoce como un testamento vital, voluntades anticipadas o documentos equivalentes legalmente reconocidos.

"También nos llamó una pareja que roza los setenta años, que llevan años cuidando a su hijo con parálisis cerebral, para consultar si sería posible acogerse a la ley para que el día que el último de ellos padezca el chico no se quede solo", indica el presidente de ACUMAFU. "Nuestros servicios jurídicos estudiarán cada caso una vez que las comunidades autónomas empiecen a aplicar la ley, pero esto puede abrir un melón que será difícil de resolver. ¿Qué pasará si los familiares quieren alegar que el paciente les dijo que su voluntad era la eutanasia y aseguran tener testigos de ello?", añade Cornellá.
Lagunas legales

Tanto el Partido Popular como Vox anunciaron que recurrirán la ley de eutanasia ante el Tribunal Constitucional tras su aprobación en el Congreso el pasado 22 de marzo. Una situación que hace que algunos abogados duden de que realmente llegue a aplicarse.

"Es muy posible que se acabe declarando como anticonstitucional", indica el abogado Francisco Rubiales. "Se trata de una ley degradante que está llena de lagunas legales desde el punto de vista técnico, que atenta contra la vida y que genera mucha inquietud jurídica", añade.

Rubiales considera que el texto aprobado por el Congreso deja muchos "flecos sueltos" y "abre la puerta" a que alguien que no puede solicitar la eutanasia en nombre de un familiar lo acabe haciendo, dejando en manos de un comité médico la decisión final.

"Además, el hecho de que sea una ley de ejecución autonómica lo complica todo más y hace que los procesos sean más complicados o demasiado laxos en función de qué partido político gobierne en cada autonomía", concluye Rubiales.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1502 en: 13 de Abril de 2021, 13:15:03 pm »




La ruina del Puerta de Hierro: gastos de 12 de millones para mantener un hospital cerrado y comercios empobrecidos


En 2008 se cerró el viejo Hospital Puerta de Hierro tras las promesas del PP de convertirlo en un centro de larga y media estancia. Trece años después, aún no han cumplido y la instalación está cada día en una situación más precaria. Dentro del edificio ya solo hay basura y materiales médicos abandonados, pero fuera hay familias arruinadas por la clausura que esperan que el hospital vuelva a tener actividad.

 
PUBLICIDAD


Vistas desde fuera del antiguo Hospital Puerta de Hierro. — Jaime García-Morato / Público
Vistas desde fuera del antiguo Hospital Puerta de Hierro. — Jaime García-Morato / Público

MADRID, 10/04/2021 22:46 ACTUALIZADO: 10/04/2021 23:26 BEATRIZ ASUAR / AMANDA GARCÍA (VÍDEO)
El 18 de julio de 1964 se inauguró el Hospital Puerta de Hierro en la ciudad de Madrid. Entonces se presentó como un "establecimiento modelo" y se convirtió en un hospital puntero. Pero, casi 45 años después, el PP decidió abandonar este centro ubicado en la calle San Martín de Porres (distrito de Moncloa-Aravaca). Ahora no es más que un edificio en ruinas que se ha llevado hasta 12 millones y medio de las arcas públicas en gastos de suministros, mantenimiento y seguridad, entre otras partidas.

PUBLICIDAD


Las consecuencias de este abandono para el barrio han sido devastadoras: negocios cerrados y otros tantos arruinados. La imagen de la antigua clínica también es decadente con una valla que rodea los 51.300 metros cuadrados llena de grafitis. Quienes han visitado el centro por dentro dicen que solo hay escombros, basura y material médico abandonado. Empresas privadas como Ariete Seguridad han sido las únicas que han salido ganando al haberse encargado durante años de la seguridad del edificio.


Vista general del antiguo Hospital Puerta del Hierro. — Jaime García-Morato / Público
Vista general del antiguo Hospital Puerta del Hierro. — Jaime García-Morato / Público

Fue el 12 de septiembre de 2008 cuando Juan José Guemes, entonces titular de la Consejería de Sanidad, anunció que el antiguo hospital sería demolido para construir un hospital de media y larga estancia y de cuidados paliativos. Trece años después no ha sido ni demolido, ni reconvertido. No es más que una ruina que consume gastos de seguridad, agua, electricidad e impuestos. Y no son pocos. Público ha conseguido en exclusiva a través del Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid todos los gastos desde 2008 por partidas y el total asciende a 12,5 millones.

El PP ha cerrado 3.000 camas en hospitales públicos madrileños en diez años, que Ayuso no recupera pese a la pandemia
El PP ha cerrado 3.000 camas en hospitales públicos madrileños en diez años, que Ayuso no recupera pese a la pandemia
El mayor gasto ha sido por tributos locales (7.103.951,23 €). Le sigue el de seguridad (2.876.251,48 €), electricidad (1.325.241,64 €), limpieza (518.023,62 €), agua (184.484,10 €), otros servicios en el exterior (165.766,87 €), gas (131.913,32 €), reparaciones (109.481,38 €), cuota comunidad de propietarios (68.993,68 €) y teléfono (18.847,42 €). El año en el que más se gastó en este hospital fue en 2020 (1.583.857,25 € en total), coincidiendo con la pandemia y pese a que ni siquiera se intentó reformar y utilizar su estructura para hacer frente a la grave emergencia sanitaria.

PUBLICIDAD



Los datos ofrecidos por la Dirección General de Gestión Económico-Financiera y Farmacia, basados en "los gastos que constan en la contabilidad oficial del Servicio Madrileño de Salud", no indican el dinero de seguridad de los años 2016, 2017 y 2018. Pero los contratos de la Comunidad de Madrid indican que siempre que se ha prestado este servicio ha estado en manos de Ariete Seguridad. Esta empresa tiene como administradora única a Silvia Cruz Martín, exconcejala del PP en el Ayuntamiento de Alcorcón, y es la misma empresa a la que se le adjudicó a dedo la seguridad del hospital Isabel Zendal. El dinero que se lleva por la seguridad es por tan solo un vigilante en la jornada de día y otro en la jornada de noche, según cuentan a Público los vecinos de la zona.

El pasado mes de marzo volvió a salir el anuncio de licitación para el servicio y el valor estimado ha incrementado hasta los 366.138,68 euros por un plazo de doce meses. Es decir, se estima un gasto de 30.000 euros al mes durante el próximo año.

PUBLICIDAD


La factura del Hospital Isabel Zendal de Madrid: 153 millones de euros
La factura del Hospital Isabel Zendal de Madrid: 153 millones de euros
Según el Portal de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid, más empresas han salido beneficiadas de esta década, aunque sea en menor medida. Metalúrgicas ADA S.L. se ha encargado, a través de cuatro contratos menores, de la reparación y conservación de aparatos e instrumental médico. Y Contratas y Servicios SA de la desinfección, desinsectación y desratización mediante otros tres contratos menores.

Una ruina también para el barrio
Mientras el tiempo pasa, todo un barrio se está viendo afectado por este abandono y cúmulo de promesas rotas. Uno de los madrileños que más lo ha sufrido ha sido Isidro, quien tiene un kiosko a las puertas del centro: "A los dos años de inaugurar el hospital mi padre puso el kiosko. Desde que se cerró el hospital he tenido un 70% de pérdidas de venta. Ahora ya no viene nadie", cuenta a este medio.

PUBLICIDAD


No es el único comercio destrozado. La calle de enfrente estaba llena de bares. La mitad de ellos tuvieron que cerrar. Los que quedan abiertos sobreviven como pueden. Viky, del bar de La Piscina, lamenta que durante estos años han tenido deudas con la Seguridad Social y Hacienda. El bar es un negocio familiar y vivían todos de él. "Pasamos de dar 50 comidas a dar una. Las pérdidas han sido del 95%. Cuando cerró el hospital, un sábado llegamos a facturar cinco euros", lamenta.

Ayuso adjudica a dedo la seguridad del hospital de pandemias a la empresa de una exconcejala del PP
Ayuso adjudica a dedo la seguridad del hospital de pandemias a la empresa de una exconcejala del PP
Los vecinos entrevistados recuerdan con nostalgia cómo eran las jornadas cuando el hospital funcionaba. "Se cerraron papelerías, ferreterías, estancos, bancos. Las consecuencias para el barrio han sido brutales", añade Viky.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1503 en: 30 de Abril de 2021, 07:13:00 am »

Tenía cáncer
Fiscalía no ve delito en la muerte de una mujer que falleció sin lograr cita médica

La familia de la fallecida Sonia Sainz-Maza interpuso una denuncia al entender que se había cometido un delito de imprudencia con resultado de muerte y omisión del deber de socorro.

    A la mujer que murió de cáncer sin ver al médico "la trataron como a un animal"

La Información   NOTICIA 29.04.2021 - 20:51h
 
ANA VARELA/XUNTA

La Fiscalía de Burgos ha decidido archivar la investigación sobre el caso de la mujer de 48 años que falleció de un cáncer en agosto del año pasado en Burgos tras pasar tres meses sin recibir atención médica presencial en medio de la pandemia del coronavirus al entender que no existen elementos objetivos de la comisión de ningún delito.

La familia de la fallecida Sonia Sainz-Maza interpuso una denuncia al entender que se había cometido un delito de imprudencia con resultado de muerte y omisión del deber de socorro ya que la mujer falleció a causa de una metástasis de cáncer de colon sin haber obtenido la debida atención presencial ni las pruebas médicas necesarias para el diagnóstico y tratamiento adecuados.
La OMS alertó de la peligrosidad de la hidroxicloroquina ante el coronavirus.
Mira también
Muere una paciente de Covid tras seguir un tratamiento irregular con cloroquina

Sin embargo, la Fiscalía, que abrió diligencias para investigar el caso, concluye en su decreto de archivo, al que ha tenido acceso Efe, que no se produjo una omisión del deber de asistencia ni de homicidio imprudente por negligencia médica y añade que "la posible irregularidad de las actuaciones referidas por la denunciante escapan, en todo caso, al ámbito del Derecho Penal".

En la resolución de la Fiscalía no se descarta la posibilidad de irregularidades en las actuaciones sanitarias, aunque se señala que, en todo caso, “escapan” a la vía penal, y un posible funcionamiento anormal de los servicios públicos podría dar lugar a actuaciones administrativas por la vía Contencioso-administrativa.

La Fiscalía alude a las “circunstancias” motivadas por la covid-19, que llevaron a la Junta de Castilla y León a dictar dos órdenes que permitían “suspender o limitar actividades sanitarias”, lo que justificaría la atención telefónica o retrasos de citas y pruebas médicas.

En este sentido, se considera en la resolución que la atención presencial o telefónica en Atención Primaria en Espinosa de los Monteros (Burgos), donde estaba el centro de salud de la mujer que falleció, o en los hospitales Universitario de Burgos y Cruces (Vizcaya), donde fue atendida, encajaban en los protocolos de ese momento. También se indica que no tenía síntomas claros de padecer cáncer, por lo que en los tres ámbitos sanitarios se coincidió en el diagnóstico de una lumbalgia.
El diagnóstico se produjo en una segunda visita

Aunque presentaba síntomas de fatiga severa, color amarillo y anemia, el diagnóstico de cáncer no se llegó a producir hasta la segunda visita al Hospital de Cruces el 13 de agosto, cuando la enfermedad estaba muy extendida, por lo que falleció menos de un mes después.

La hermana de la fallecida, Lydia Sainz-Maza, ha asegurado en un comunicado enviado a los periodistas que el archivo de las diligencias “no ha sido en absoluto una sorpresa” porque su confianza en la vía penal era “escasa”, aunque fue la Fiscalía la que abrió una investigación de oficio cuando tuvo conocimiento de los hechos por parte de la Asociación El Defensor del Paciente.

 Anuncia que su familia centra ahora su “esperanza” en la vía civil, a la que estudian recurrir para que se reconozca lo que consideran “una realidad incuestionable que jamás nadie podrá negar”, como es que su hermana “no recibió la atención médica que merecía”. Estima que a su hermana “no se la mató, pero tampoco se la ayudó para que pudiera vivir el mayor tiempo posible y, desde luego, no se la ahorró ningún dolor, tras un diagnóstico erróneo de lumbociatalgia por teléfono".

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1504 en: 13 de Mayo de 2021, 07:29:30 am »
LA SANIDAD PÚBLICA ES UN ASCO..esa es mi opinión.

Ayer mismo tuve oporunidad de comprobar el deficiente funcionamiento, y les cuento:

Solicito hablar con el médico, me toman nota para que me llame pero pasamos al día siguiente, son las 13 horas y nadie me ha llamado, contacto con el centro de salud tras multiples intentos y me dicen que "eso fue el turno de tarde" que ellos son de la "mañana", como si al usuario nos importase quien es quien--- pero como es la 1 ya me tienen que derivar al de urgencias, insisto, llamé AYER y no han tomando nota de mi requerimiento, páseme con el médico o pásele nota para que me llame; oiga, oiga, sin avasallar, que encima de lo que estamos aguantando, me espeta...media hora después me llama, me activa el medicamento y bajo a la farmacia...no le podemos dar este medicamento porque lleva meses "desactivado" y no lo va a encontrar en ninguna farmacia y si quiere otro similar tendrá que ir a una consulta de un médico PARTICULAR para que le haga la receta...., llamada nuevamente al centro de salud, ya no lo cogen, me persono en él con cara de pocos amigos y me encuentro que de las cuatro administrativas solo una atiende, las tres restantes "conversan" entre ellas, me espero con la misma cara de juez a que terminen sus "cosas" y cuando ya me hinchan las partes nobles me acerco a una, "perdone, atiende usted?", ah, si, si, dígame que quiere, le cuento y le digo.. pásele al médico lo ocurrido, media hora después me llama, venga, le activo otro parecido...en fin, un asco.

Más de 200 días pendientes del teléfono: Castilla-La Mancha, Cataluña y Andalucía lideran las listas de espera

    La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública ha elaborado un informe en el que analiza la calidad de los sistemas sanitarios autonómicos
    Para operarse, los ciudadanos que más esperan son los castellanomanchegos (269 días), seguidos de los catalanes (223) y los andaluces (212)
    Al otro lado de la tabla se encuentran Illes Balears (donde esperan 40 días), Madrid (42) y Asturias (52)
    En el cómputo global, los peores sistemas sanitarios los tienen en Murcia, Andalucía, Comunitat Valenciana y Canarias

Lara Carrasco
lcarrasco@infolibre.es @_CarrascoLara
Publicada el 13/05/2021 a las 06:00

Nacer o vivir en una u otra comunidad es determinante para muchos aspectos de la vida. Para el sanitario, por ejemplo. No es lo mismo necesitar someterse a una intervención quirúrgica viviendo en Castilla-La Mancha que viviendo en Baleares. Estar en una u otra autonomía establece el tiempo de espera para poder entrar a quirófano. Un castellanomanchego, por ejemplo, está, de media, 269 días en la lista de espera quirúrgica; un balear, en cambio, sólo está 40. Así lo refleja el Informe 2021 de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) presentado este miércoles bajo el título Los servicios sanitarios de las CCAA y que ha elaborado este ránking con los datos del Ministerio de Sanidad de 2020.

El estudio, que dibuja la situación de la sanidad en toda España, ha analizado datos de 2019 y 2020 —año en el que la pandemia obligó a no publicar esta comparativa, que la organización hace año tras año— y ha llegado a una conclusión clara: "Se sigue evidenciando una gran disparidad en los servicios sanitarios entre las comunidades autónomas que, aunque se reduce ligeramente, continúa poniendo en peligro la necesaria cohesión y equidad entre territorios", ha afirmado el presidente de la organización, Marciano Sánchez Bayle, durante la presentación del documento.

Thank you for watching

Las listas de espera son uno de esos indicadores que muestran la desigualdad. Si se analizan los días que los ciudadanos esperan para someterse a una intervención, se ve de manera evidente. De media, los españoles están 133 días pendientes de la llamada que les dé una cita para operarse, pero hay algunos que están mucho más tiempo. Junto a los castellanomanchegos, los catalanes y los andaluces son los que más esperan. Los primeros lo hacen 223 días y los segundos 212. Por encima de la media pero por debajo de 200 días, por su parte, se sitúan Aragón (171 días de espera), Canarias (163), Castilla y León (161), la Comunitat Valenciana (154), y Cantabria (150).

Al otro lado de la lista, y destacando en el sentido positivo, se encuentran Illes Balears (con 40 días de espera), Madrid (42) y Asturias (52). Junto a ellos, también por debajo de la media pero por encima de 60 días de espera, se encuentran La Rioja (sus ciudadanos esperan 69 días para operarse), País Vasco (donde se esperan de media 96 días) y Galicia (101 días).

Si se analizan las listas de espera para obtener una cita con un médico especialista, en cambio, las comunidades peor paradas cambian. Cataluña, no obstante, sigue estando, y en esta ocasión a la cabeza. De media, los catalanes esperan 158 días para obtener la cita, un tiempo de espera que se sitúa en 149 días para los canarios y en 139 para los aragoneses. En esta ocasión, la media de espera está en 92 días, una demora que también superan en Navarra (donde esperan 102 días), en Extremadura (112), en Castilla y León (127) y en Andalucía (132).

Por contra, La Rioja, Asturias y Madrid repiten como algunas de las autonomías donde menos tiempo esperan para obtener esa visita al médico especialista. Los riojanos lo hacen durante una media de 32 días, un tiempo que asciende a 38 en el caso de los asturianos y a 44 en el caso de los madrileños.

La trampa de Madrid, ¿por qué tiene tan buenos datos?

Sorprende, a la luz de los datos, que la Comunidad de Madrid tenga tan buenas cifras. Es, también según el informe de la FADSP, la región con menos presupuesto sanitario per cápita en 2021. Exactamente, la autonomía presidida por la conservadora Isabel Díaz Ayuso ha destinado 1.236 euros por cada ciudadano, 713 euros menos por persona que en Asturias, la comunidad que más invierte. Sin embargo, y curiosamente, ambas regiones se encuentran entre las que menos tiempo de espera registran, tanto para operar como para conseguir cita con un especialista. ¿Por qué?

La respuesta está en la relación de Madrid con la sanidad privada. Tal y como publicó infoLibre hace algunas semanas, la región cuenta con casi 2,5 millones de asegurados, un 36,6% de la población, más que ninguna otra, tras sumar cerca de 150.000 en 2020, año en el que se registraron estos datos de listas de espera. Además, el gasto en conciertos ha subido más de un 300% desde 2002 en Madrid y ha doblado su espacio en el presupuesto hasta ocupar el 10,5%.

Por eso, y según los datos de Sanidad recogidos por el informe de la FADSP publicado este miércoles, Madrid también sale ganadora en la lista de comunidades con un mayor porcentaje del gasto sanitario dedicado a la contratación con centros privados. Es de un 10%, un porcentaje muy superior al 3,5% dedicado en Cantabria.

El aseguramiento privado no es una variable del gasto público, pero son numerosas las voces que alertan de una conexión entre el auge de la sanidad privada y déficits en la sanidad pública [ver aquí información en detalle]. Así lo denuncian organizaciones como Audita Sanidad y la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública.

La sanidad vasca, la mejor; la madrileña, la quinta por la cola

Según la organización, que además del parámetro de las listas de espera, la privatización sanitaria y el gasto per cápita en sanidad ha analizado otros factores como el número de camas y profesionales sanitarios por 1.000 habitantes o el gasto farmacéutico, la mejor sanidad pública de España se disfruta en el País Vasco, que obtiene en el análisis un 98 de puntuación sobre una máxima de 130. Le siguen Navarra (97 puntos), Asturias (96) y La Rioja (92), muy por delante del otro extremos de la tabla donde se sitúan Murcia (con 60 puntos), Andalucía (63), Comunitat Valenciana (64), Canarias (68) y Madrid (72).

Desde 2014, la Comunidad presidida por Ayuso no se encontraba en un nivel tan bajo. El peor, no obstante, lo obtuvo en 2009, cuando la sanidad de la región, en plena crisis económica, se situó tercera por la cola en el ránking elaborado por la misma organización, que siempre han situado a Canarias y a la Comunitat Valenciana como las peores autonomías en materia sanitaria. En 2020, en cambio, la palma se la llevó Murcia, que obtuvo una nota de 60 puntos.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1505 en: 07 de Junio de 2021, 06:50:42 am »

La tragedia de Nuria: muere desangrada en el quirófano del Hospital de Coslada, la juez desautoriza su autopsia y su familia lleva 10 días sin poder enterrarla

    LUIS F. DURÁN
    Madrid

Actualizado Lunes, 7 junio 2021 - 01:29


El hospital pidió permiso a la familia para hacer una autopsia clínica que tardaron en realizar una semana. Sus padres y hermanos no quieren enterrarla mientras no se le haga una autopsia judicial a lo que la juez se ha negado. No entienden como no se cortó la hemorragia en una operación dentro del Hospital. Algunos de los que la operaron están de baja psicológica, según la familia

La muerte de Nuria, administrativa de 35 años, soltera y sin hijos, cuesta creerla y aún más lo que está pasando después. Falleció el viernes 28 de mayo en el quirófano del Hospital público del Henares de Coslada en una cirugía menor del riñón, el hospital tardó una semana en hacerle la autopsia clínica y concluyó que se desangró, el juez ha desautorizado una segunda autopsia de un forense, la familia ha presentado tres denuncias contra el Hospital y 10 días después de su muerte sus parientes aún no la han podido enterrar.

Nuria López, vecina de Coslada y menor de tres hermanos, era una chica sana aunque con diabetes. Tenía malformación congénita y uno de los riñones le funcionaba al 35%. «No se quería operar, pero el urólogo del hospital la convenció, ya que le dijeron que era algo sencillo e incluso le daban el alta el mismo día de la operación», cuenta su hermana Susana. La cirugía consistía en separar la arteria ilíaca del riñón e implantarle en este un catéter uretral denominado, doble J, para facilitar el flujo de la orina y darle una mejor calidad de vida. Entró en el quirófano a las siete de la mañana y antes del mediodía los médicos empezaron a correr en busca de bolsas de sangre, según sus parientes. En primer lugar dijeron a sus hermanas y a sus padres que había sufrido un infarto. Una hora después falleció en la sala de operaciones y se lo comunicaron a la propia familia. «Fue un mazado y ya fue muy raro que nos dieran la mala noticia unos médicos que no la habían operado», recuerda con extrañeza su hermana.

Ese día fatídico nadie les dio una explicación de la causa de su muerte y el hospital pidió permiso a la familia para hacer una autopsia clínica para determinarlas. Su hermana aceptó. No pensaban lo que iba a suceder. La primera sorpresa fue cuando les comunicaron que hasta el lunes no le harían el examen al cadáver.
Demanda escrita a mano

Fueron pasando los días y la intranquilidad crecía entre los familiares al no recibir noticias. No entendían la demora y por qué no se le hacía una autopsia judicial. Sospecharon que algo querían esconder. El martes de la semana pasada pusieron una demanda escrita a mano en el juzgado de guardia número 4 de Coslada exigiendo una prueba forense para aclarar lo ocurrido en la muerte de Nuria.

Algo iba mal y además les entregaron un acta defunción donde decía que murió el 31 de mayo, en vez del 28. La familia se enteró por amigos que los médicos que la operaron podían haber cometido un grave error y que alguno de ellos estaba de baja psicológica. Sus parientes clamaban justicia y empezaron a empapelar de carteles las calles de Coslada para delatar el caso. Incluso pidieron ayuda al alcalde de San Fernando para que intentase mediar en el caso y que solicitase a su homólogo de Coslada que hiciese algo. "El alcalde de San Fernando si habló con la familia se portó muy bien, pero el de Coslada no nos hizo nada de caso", explica una prima de Susana.
Fachada del Hospital público del Henares en Coslada.
Fachada del Hospital público del Henares en Coslada.ALBERTO DI LOLLI

El pasado viernes el juzgado número 4 de Coslada archivó la primera demanda de la familia, autorizó su enterramiento y se negó a que se le hiciese una autopsia judicial. Ese mismo día el Hospital del Henares entregó el resultado de la autopsia clínica indicando que la causa de la muerte era un paro cardiaco por shock hipoglucémico. Este informe preliminar indicaba que había muerto desangrada por "la rotura de la vena cava previamente suturada", pese a que esa arteria no había que tocarla en la operación, según asegura la familia.
Han roto una vida en el quirófano

«Ha sido una cadena de errores desde el principio. ¿Cómo es posible que no pudieran cortar una hemorragia en una operación?», se pregunta Susana. «El día de su muerte yo firmé la autorización para que le hicieran la autopsia clínica. Nunca pensé que sucedería esto. Creía que iba a ser una autopsia de un forense. Por humanidad queremos saber que pasó y si la vena estaba mal o si ha sido una mala praxis», agrega. «Mi hermana falleció un viernes y el domingo tenía que estar ya enterrada y con una autopsia. Encima que te la matan no podemos cerrar este duelo. Han roto una vida en el quirófano y muchas más alrededor», recalca su hermana.
Nuria, la mujer fallecida en una foto reciente.
Nuria, la mujer fallecida en una foto reciente.

Tras desestimar la juez la denuncia el abogado de la familia, Luis Montero, puso dos recursos de reforma y apelación, el pasado viernes, en el juzgado de Coslada, pidiendo una segunda autopsia a la Audiencia Provincial. También ha puesto otra denuncia por una supuesta negligencia médica. «Creo que la juez no ha hecho las indagaciones correspondientes y pedimos que el cuerpo se traslade al Instituto de Medicina Legal para una autopsia», dice Montero. «El juzgado debería de haber mandado a un forense desde el principio y encima no ha querido hablar con nosotros», señala el abogado.

La familia ha contratado un forense particular para que les asesore en el caso y ha pedido al hospital el nombre de los médicos y enfermeros que participaron en la operación.

El cuerpo de Nuria sigue en el depósito del hospital de Alcalá. Según el abogado, le han quitado todos los órganos aunque los mantienen en formol y la han vaciado. El hospital dice que investiga el caso y que está a disposición de la familia y de la justicia.




Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1506 en: 12 de Junio de 2021, 06:28:58 am »

Segunda denuncia por negligencia médica con resultado de muerte contra el centro médico en 2021
Muere en el Hospital de Coslada tras esperar 10 horas en urgencias sin que detectaran que padecía un aneurisma

    LUIS F. DURÁN
    MADRID

Actualizado Sábado, 12 junio 2021 - 01:30

Emilio, de 35 años, llegó al Hospital de Coslada con un dolor en el pecho y tras casi medio día de agonía murió sin que le descubrieran que tenía un aneurisma de aorta. Le vaciaron por dentro y no se le pudo hacer la autopsia judicial
Muere en el Hospital de Coslada tras esperar 10 horas en urgencias sin que detectaran que padecía un aneurisma

El Hospital del Henares, en Coslada, se enfrenta a otra denuncia de muerte por presunta negligencia médica. Tras el caso de Nuria, una mujer de 35 años que falleció desangrada en una operación de riñón el 28 de mayo, ahora se ha conocido otro posible error en el centro que investiga el juzgado número 5 de Coslada.

El pasado 31 de enero perdió la vida en el mismo hospital Emilio Díaz, de 39 años, tras pasar 10 horas de agonía en las urgencias. Su familia asegura que llegó con una tensión muy alta y un fuerte dolor del que no fue tratado hasta que sufrió un síncope y su corazón dejó de latir. Días después se determinó que había muerto de un aneurisma de aorta y creen que hubo una mala praxis por parte de la doctora que le atendió.

«Lo que hicieron con mi hermano fue descabellado e inhumano. No se le dio una oportunidad. Si nada más entrar en urgencias le hubieran diagnosticado la dolencia le podrían haber operado», dice su hermana Vanesa, sanitaria de 42 años.

La madrugada de su óbito el hospital se ofreció a hacer una autopsia clínica a Emilio para averiguar la causa de su repentina muerte. Sus padres y hermana aceptaron. Firmaron el consentimiento igual que lo hizo la familia de Nuria sin saber lo que les esperaba. Acabaron denunciando al hospital, ya que no les entregaba el cadáver, y reclamaron una autopsia judicial. Cuando les dieron el cuerpo a Emilio le habían vaciado por dentro, metido sus órganos en formol y era imposible la prueba de un forense. Tardaron ocho días en poder enterrarlo.
Emilio en la puerta de Urgencias en una imagen tomada por las cámaras de seguridad del Hospital.
Emilio en la puerta de Urgencias en una imagen tomada por las cámaras de seguridad del Hospital.

Emilio trabajaba como mozo de almacén y era un apasionado del deporte. Estaba separado y tenía tres hijos. Su único problema físico era que sufría hipertensión.

El viernes 29 de enero empezó a sentirse mal. Tenía una opresión en el pecho. Al día siguiente se levantó con un gran dolor torácico y abdominal. Las molestias no cesaban y, acompañado de su madre, se fue a las urgencias del Hospital del Henares. Llegó a las 14.00 horas.

«Le hicieron el típico triaje para determinar si su caso era grave y ya tenía una tensión de 19,8. La doctora le mandó a la sala de espera y le fueron haciendo a lo largo de la tarde un electro y una analítica de sangre», señala Vanesa.

El hombre seguía con mucho dolor. «Se quejaba mucho y fue varias veces a pedir que le pusieran algo porque no aguantaba más. No paraba de moverse. Tan solo le dieron una pastilla para bajarle la tensión y no le monitorizaron nunca mientras estaba en la sala de espera de Urgencias no Covid».

A las 22.30 horas por fin le hicieron una radiografía de tórax, prosigue Vanesa. La familia averiguó después que la radióloga ya vio ahí una elongación aórtica que sospechan que no llegó a ver la doctora. A las 23.30 le dijeron que entrara en el box de urgencias y una hora después, Emilio se desplomó en una salita de espera. «Le dio un síncope y ya no pudieron reanimarle pese a que bajaron hasta internistas de la UCI».

Su hermana recuerda que esa noche su madre le llamó para decirle que Emilio estaba muy mal. Al entrar al hospital un médico le dijo a Vanesa que su hermano estaba «en parada». «Vino la doctora que le había atendido y me soltó: 'Son cosas que pasan'. Y le contesté que mi hermano había estado pidiendo durante 10 horas ayuda sin que le atendiesen», continúa su hermana.

«A las dos de la madrugada del domingo nos comunicaron su muerte y que no sabían las causas. Por ignorancia aceptamos que se le hiciera una autopsia clínica. Pensé que era una autopsia en condiciones y cuando pasa todo el domingo y no hay noticias del hospital me fui a poner una denuncia en la comisaría de Policía Nacional de Coslada», añade.
Emilio, el hombre fallecido en las urgencias del Hospital de Coslada.
Emilio, el hombre fallecido en las urgencias del Hospital de Coslada.

La indignación en la familia aumentó cuando el martes averiguaron que le habían sacado todos los órganos y los había puesto en formol. «No había manera de hacerle una segunda autopsia, aunque la forense vio una serie de anomalías y mandó los órganos de mi hermano a Toxicología. Lo que hace el hospital de Coslada con los fallecidos es algo increíble. Te engañan con la autopsia clínica y así ellos actúan a su favor», cuenta Vanesa.

La familia denunció al centro y el juzgado investiga los hechos. Los parientes han conseguido el testimonio de varias personas que avalan cómo «sufrió Emilio en las urgencias», tienen ya las grabaciones de las cámaras de seguridad del hospital y han encargado un peritaje para tratar de demostrar que el paciente fue abandonado.

El pasado 28 de mayo otra familia de Coslada sufrió algo similar. Nuria murió en una operación del riñón en el quirófano del mismo hospital. También la vaciaron por dentro y metieron sus órganos en formol sin que el forense haya podido hacer una autopsia judicial. Tardaron dos semanas en enterrarla y la familia ha denunciado al centro por negligencia. El hospital, por estar ambos casos judicializados, no se pronuncia.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1507 en: 15 de Junio de 2021, 14:46:58 pm »


Vox denuncia la ley de eutanasia ante el Constitucional por violar el deber del Estado a la protección de la vida


El grupo parlamentario pide una medida cautelar para que la prestación de ayuda a morir no entre en vigor el próximo 25 de junio

Laura Daniele
Laura Daniele
SEGUIR
MADRID
Actualizado:15/06/2021 08:49h
GUARDAR

NOTICIAS RELACIONADAS
Aborto y eutanasia, las dos leyes que regulan la objeción de conciencia en España
A menos de dos semanas de que entre en vigor la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, más de medio centenar de diputados del Grupo Parlamentario Vox presentará este miércoles al Tribunal Constitucional (TC) un recurso para que declare «nula» la prestación de ayuda a morir. La demanda, a la que ha tenido acceso ABC, sostiene que «la configuración de la eutanasia como un derecho subjetivo de nueva generación contradice de forma radical lo afirmado reiteradamente por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y por el TC de que no existe un derecho a exigir que se provoque la propia muerte».

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1508 en: 22 de Junio de 2021, 08:58:45 am »

Condenado un hospital privado de Elche a indemnizar con 350.000 euros a los familiares de un fallecido por una caída "inconcebible" en la UCI

    "Resulta inconcebible, incoherente, desproporcionado y sin justificación de clase alguna (...) que en una UCI un enfermo se caiga de la cama y a los pocos días muera por el golpe recibido en la cabeza", señala la sentencia

Lucas Marco
21 de junio de 2021 22:16h
@lucas_marco

"Resulta inconcebible, incoherente, desproporcionado y sin justificación de clase alguna (...) que en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) un enfermo se caiga de la cama y a los pocos días muera por el golpe recibido en la cabeza". Así de contundente fue el titular del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Elche al condenar al hospital IMED de la ciudad a indemnizar con casi 350.000 euros a los familiares de un hombre que sufrió una caída en la UCI a consecuencia de la cual falleció poco después. Hospimar 2000 SL, la firma que controla el centro sanitario recurrió la sentencia, pero la sección novena de la Audiencia Provincial de Alicante ha confirmado el fallo y ha reiterado el severo varapalo a las deficiencias que presenta la UCI del hospital.

Los hechos se remontan al 28 de abril del 2018, a las 06h30, cuando la caída accidental del paciente le causa un traumatismo craneoencefálico inicialmente leve. El hombre falleció dos días después. "Los hechos hablan por sí solos y resulta realmente inconcebible que un enfermo se caiga, nada más y nada menos que en la Unidad de Cuidados Intensivos, con causa de muerte, sin que el personal sanitario fuera capaz de evitar semejante caída y sin que en el centro sanitario existan o se adopten los medios necesarios para la seguridad de los pacientes, que es lo mínimo que los consumidores pueden esperar de la prestación de servicios de tal calibre", afirma la sentencia de la Audiencia de Alicante a la que ha tenido acceso elDiario.es.

El propio perito de la empresa que prestó testimonio en la vista oral "declaró sin reservas que la caída en la UCI provocó la muerte prematura" del paciente. "El hecho, sin más, de que, en un lugar de vigilancia intensiva, un enfermo caiga al suelo desde la cama, sin que nadie haya observado cómo fue" (tal como declaró la médico intensivista de guardia aquel día), "pone de manifiesto una clara negligencia en la prestación del servicio sanitario", señala la sentencia. Así, el hospital "no utilizó todos los medios personales y materiales necesarios para que tal hecho no sucediera".

La facultativa declaró que el personal de la UCI no puede "estar constantemente mirando". "Tal aseveración pone de manifiesto el descuido que sobre los pacientes se produce en determinadas fases de su vigilancia intensiva" y, además, el paciente "se cayó pese a estar controlado". Otra médica relató que el personal sanitario se queda sentado en su cabina y no ve directamente al paciente al haber un mostrador y un cristal.
"Inadecuada construcción"

Así, la sentencia alude a una "inadecuada construcción de la estancia en la que se ubica el personal, hasta el punto que les impide ver lo que sucede si permanecen sentadas, lo que supone, nuevamente, una falta de previsión suficiente por el centro sanitario sobre los medios necesarios para el control intensivo de los pacientes".

La empresa interpuso un recurso de apelación alegando que el juez había "valorado de manera errónea la declaración del perito" de la propia firma privada y hecho una "interpretación sesgada". La caída del paciente fue un "suceso imprevisible", argumentaba la empresa. La sección novena de la Audiencia Provincial de Alicante, por contra, ha desestimado el recurso y le recuerda al hospital IMED su obligación de tratar las patologías de los pacientes y también de "aplicar estas técnicas con el cuidado y precisión de acuerdo con las circunstancias".

La Audiencia de Alicante avala la sentencia, que impone una indemnización de 349.550 euros (además de los intereses legales y las costas), y rechaza de plano el error en la valoración de la prueba que argumentaba la empresa. "Pura y simplemente se intenta sustituir la valoración del juzgador (...) por otras más convenientes a los intereses de la parte recurrente", señala.

Los magistrados aluden a varios protocolos oficiales (como la Guía de actuación de enfermería y manual de procedimientos generales de la Conselleria de Sanitat o el informe del Ministerio de Sanidad sobre los estándares y recomendaciones para las UCI). "O bien el centro médico demandado no cumplía con las citadas recomendaciones materiales de visualización de los pacientes o, en otro caso, su personal no estaba atento a las vicisitudes nocturnas de aquéllos", concluyen.

En todo caso, "en cualquiera de dichas situaciones se estaba actuando de manera inadecuada y por ello no garantizaba la seguridad del enfermo", apostilla la sentencia, que no es firme y contra la que cabe recurso ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana o ante el Tribunal Supremo.

     


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1509 en: 24 de Junio de 2021, 08:33:27 am »

Condenados tres médicos de La Paz por el fallecimiento de una bebé al errar en el diagnóstico

Los sanitarios la dieron el alta tras diagnosticar que era una gastroenteritis aguda cuando en realidad tenía una obstrucción intestinal que requería una cirugía de manera urgente

S. L.
Actualizado:23/06/2021 13:24h

Un error humano. Eso es lo que ha apreciado la Audiencia de Madrid que ha condenado a tres médicos por la muerte de una bebé de cinco meses en 2017 en el Hospital La Paz, que falleció al no detectarse una grave obstrucción intestinal que tenía y que requería de una intervención de manera urgente.

Por estos hechos, los facultativos deberán indemnizar a los padres de la pequeña con 218.465 euros y tendrán que pagar una multa de 2.160 por un delito de homicidio imprudente tras su actuación en urgencias durante la madrugada del 5 de enero de 2017.

Según señala la sentencia que recogen las agencias, los condenados omitieron pruebas complementarias de diagnóstico que debían haber realizado teniendo en cuenta los antecedentes clínicos y los síntomas de la bebé, que requería un tratamiento quirúrgico urgente.

El tribunal considera probado que los padres de la menor acudieron a las Urgencias de La Paz, donde había sido un mes antes operada la pequeña con motivo de una «invaginación intestinal», con un cuadro de vómitos y dolor de tipo cólico. Allí, los facultativos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) realizaron un exploración determinando que tenía una gastroenteritis aguda y le dieron el alta poco antes de las diez de la noche.

No obstante, pocas horas más tarde la bebé volvió a ser ingresada ya con parada cardíaca hasta que falleció más tarde tras los intentos de reanimación del personal sanitario por necrosis hemorrágica intestinal.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1510 en: 25 de Junio de 2021, 07:14:43 am »

La ley de eutanasia entra en vigor mientras las derechas tratan de tumbarla en el Constitucional

    La eutanasia es desde hoy un derecho en España que afrontará la oposición de los sectores conservadores y el reto de su aplicación práctica, para lo que no todas las comunidades han trabajado al mismo ritmo
    — ¿Cómo se pide? ¿Cuáles son los pasos? Las claves de la ley de eutanasia que entra hoy en vigor


Marta Borraz
24 de junio de 2021 22:10h

@martaborraz

La eutanasia es desde este viernes un derecho en España. La Ley Orgánica 3/2021 de regulación de la eutanasia, aprobada por el Congreso el pasado mes de marzo, entra en vigor este 25 de junio, tres meses después de su publicación en el BOE. El país se adentra en la aplicación de una prestación apenas reconocida por un puñado de estados del mundo y que ha tardado en llegar más de dos décadas después del primer intento y tras la pelea de enfermos, familiares y asociaciones. El reto está ahora en trascender del papel a la práctica, para lo que las comunidades han trabajado a contrarreloj y varias han apurado los plazos al límite. Mientras, planea sobre su aplicación la férrea oposición de los sectores conservadores y los recursos de inconstitucionalidad presentados por el PP y Vox.

La mayoría de las comunidades han esperado a esta semana para constituir la Comisión de Garantía y Evaluación, un organismo multidisciplinar formado por personal médico, de enfermería y jurídico que hará una verificación previa y posterior de cada caso y que han tenido tres meses para crear. Algunas como las Islas Baleares, la Comunitat Valenciana, la Región de Murcia o Euskadi se adelantaron, pero otras como Castilla y León o la Comunidad de Madrid han esperado al último momento. En Andalucía ni siquiera se ha constituido el organismo. No todas, además, han nombrado a estas alturas a todos sus miembros. Y lo mismo ha ocurrido con el registro de profesionales objetores de conciencia que prevé la ley.

Con todo, asociaciones y expertos creen que se llega a tiempo para ofrecer la prestación desde este viernes porque estas comisiones no tendrán que actuar hasta pasados unos veinte días desde la primera solicitud. Asumen que hay incógnitas, dudas entre los profesionales sanitarios y necesidad de formación e información, pero las voces consultadas coinciden en que es una norma garantista sobre la que, cree Fernando Marín, médico y presidente de Derecho a Morir Dignamente (DMD), "hay un temor exagerado y con el tiempo iremos comprobando que no era para tanto". Para él el "principal reto" es "pasar de la teoría a la práctica y esto supone superar un montón de prejuicios que los sectores más integristas han puesto encima de la mesa".

Tanto el PP como Vox, los dos partidos junto a UPN que votaron 'no' a la ley, han presentado sendos recursos de inconstitucionalidad. Ambos defienden una supuesta conculcación del derecho a la vida recogido en la Constitución. El tribunal ha admitido a trámite el presentado por el partido de extrema derecha, pero rechazó paralizar la norma cautelarmente. Organizaciones ultracatólicas como Hazte Oír o Abogados Cristianos llevan desde su aprobación presionando al presidente el PP, Pablo Casado, para que la recurriera. El anuncio ha llegado este jueves, 24 horas antes de la entrada en vigor de la ley. Por su parte, los hospitales católicos han suscrito una declaración en la que plantean, sin citarla, la objeción a la norma, mientras La Conferencia Episcopal Española ha reclamado, también este jueves, que sus centros sean "libres de eutanasia". Eso a pesar de que la ley detalla que la objeción es un derecho "individual" de cada profesional y se debe regular mediante un registro.

Despejar los interrogantes con la práctica

Desde Derecho a Morir Dignamente, Marín cree que la ley –que ayudará a terminar la vida dignamente a personas que así lo soliciten ante sufrimientos irreversibles– "funcionará bien" y su demanda "será minoritaria", como en el resto de países que ya lo aplican: en Holanda se produjeron así en 2019 un 4% del total de fallecimientos, y un 2% en Canadá, donde la ley es más reciente. "Quienes solicitan la muerte voluntaria saben lo que quieren, han meditado y reflexionado largamente y es su último recurso. Iremos aprendiendo a medida que lo vayamos aplicando", reitera el presidente de DMD. El proceso es exhaustivo y requiere de varias peticiones del paciente. Dos médicos evaluarán el caso, además de la Comisión de Garantía.

"Es algo nuevo, nadie ha hecho este camino antes. Entiendo la inquietud, pero desde mi punto de vista es trasladar a la práctica lo que ya los profesionales sanitarios debemos estar haciendo: escuchar, observar, tratar de entender, evaluar que se cumplan los requisitos y acompañar en decisiones que ya han tomado las personas. No las vamos a tomar por ellas; nos están pidiendo una prestación, no una decisión", señala Yolanda Muñoz Alonso, presidenta de la comisión de Baleares. Esta enfermera experta en bioética y cuidados paliativos apuesta por individualizar cada caso "porque cada uno tendrá sus peculiaridades" y asegura que frente a las incógnitas, la práctica hará "que una vez que tengamos a la persona delante, todo eso que se plantea en lo abstracto se torne en cuestiones más claras".

No obstante, el Ministerio de Sanidad está ultimando un Manual de Buenas Prácticas "para orientar la correcta puesta en marcha" de la ley que contempla desde recomendaciones sobre los fármacos a administrar o para el ejercicio de la objeción de conciencia a modelos de los principales documentos. El de qué formación y capacitación deberán tener los profesionales que apliquen la eutanasia es uno de los "interrogantes" que han señalado algunos colectivos sanitarios, como la Organización Médica Colegial, que se ha manifestado en contra de la norma. Desde Sanidad aseguran que se está trabajando con las comunidades en "la coordinación de la oferta de formación continuada específica para los profesionales sanitarios".

También algunas están ya poniendo en marcha recursos para ello. Es el caso de Baleares que está diseñando acciones formativas en base a las necesidades de los profesionales. "Pueden surgir en diferentes ámbitos, desde el procedimiento reglamentario y la metodología a abordar las cuestiones del sufrimiento, la valoración de la capacidad o relacionadas con los fármacos previstos", señala Muñoz Alonso. Lo que ha hecho ya el archipiélago es crear una figura no contemplada en la ley, la de "profesionales referentes" ya formados "que colaborarán con los médicos responsables para ayudarles a seguir el procedimiento".

No obstante, todas las decisiones serán supervisadas por un segundo médico, el que la norma llama "consultor" y todos los casos pasarán por las comisiones de garantía y evaluación. La composición de estos organismos preocupa a Derecho a Morir Dignamente, que temen que aquellas comunidades más conservadoras nombren integrantes que en la práctica obstaculicen la prestación y haya más denegaciones. Sin embargo, Marín explica que "los datos van a cantar pronto y si hay una comunidad con cifras muy bajas requerirá explicaciones". Los pacientes pueden recurrir las denegaciones ante las comisiones, y si son estas las que rechazan, ante la jurisdicción contencioso-administrativa.
Valorar la capacidad del paciente

También cree que las dudas e incógnitas arreciarán "sobre todo ahora al principio" Josep Arimany Manso, que preside una comisión consultiva por los colegios de médicos catalanes. El de Barcelona, del que es director del área de praxis, ha creado ya píldoras y material formativo, mientras que la comisión tendrá entre sus funciones formar a los profesionales, asesorarles o crear un protocolo de actuación. "La ley pretende dar una respuesta jurídica, equilibrada y garantista a una demanda de la sociedad actual y respetando la autonomía del paciente, dice Arimany, lo que no quita que "ahora al principio surjan dificultades porque es una norma nueva y compleja".

Entre ellas, el médico destaca la que a su juicio es "la principal zona gris" de la aplicación de la eutanasia y que "la ley no aclara": de qué forma se evalúan las peticiones de personas que además de tener, como exige la norma, una enfermedad "grave e incurable" o un "padecimiento grave, crónico e imposibilitante" que le cause "un sufrimiento físico y psíquico intolerables", tienen algún tipo de deterioro cognitivo. Es decir, de qué forma se valorará la situación de capacidad del paciente, ya que la ley impone como condición que sea "capaz y consciente en el momento de la solicitud" y descarta las peticiones de quienes estén "en una situación de incapacidad de hecho".

Precisamente el Ministerio de Sanidad y las comunidades acordaron este miércoles un protocolo de actuación para ello, en el que se establece que el sanitario "debe partir de la misma actitud que se tiene ante cualquier paciente que solicita una determinada prestación". Y, como es habitual en la práctica clínica, hacer una entrevista durante la que se debe evaluar "la capacidad de comprensión, apreciación, razonamiento y expresión de una elección". La guía recomienda consultar a un facultativo especialista en la patología del paciente si hay dudas o usar herramientas de apoyo, pero siempre de forma "complementaria y posterior" a la deliberación con la persona. "Cuando una persona solicita morir, se trata de profundizar y ver si comprende cuáles son las consecuencias y alternativas que tiene", dice Marín, de Derecho a Morir Dignamente.

"Estamos hablando de algo muy íntimo y complejo, del sufrimiento, el final de la vida y la autonomía. Y con esas tres variables las posibilidades son muchas, pero no debemos olvidar que tenemos por delante a una persona y que nos ayudará a disipar las dudas. Debemos sentarnos delante de ella sin juicios y prejuicios y valorarla de forma integral, con respeto e individualmente", resume Muñoz Alonso.

 

   

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1512 en: 01 de Julio de 2021, 07:05:13 am »

Ángel Hernández ya no irá a juicio por ayudar a morir a su esposa: "No tenía ningún miedo, estaba preparado"

    El marido de María José Carrasco había escrito un alegato final en el que responsabilizaba a la Comunidad de Madrid del empeoramiento de la enfermedad de su compañera
    — La Fiscalía retira por la ley de eutanasia su acusación contra Ángel Hernández, que ayudó a morir a su mujer enferma


Elena Cabrera
30 de junio de 2021 22:31h
@elenac

Este miércoles, la Fiscalía ha retirado la acusación por cooperación al suicidio contra Ángel Hernández, el hombre que hace dos años ayudó a morir a su esposa, María José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple en fase terminal. Ángel considera que "era lógico" que le retiraran la acusación desde que el pasado 25 de junio se aprobara la ley de eutanasia. "Aunque no me considero un delincuente y, por tanto, no tengo miedo a los juicios", indica en conversación telefónica con este diario, tras conocerse la noticia.
¿Cómo se pide? ¿Cuáles son los pasos? Las claves de la ley de eutanasia que ya ha entrado en vigor

Una noticia de la que Ángel y su representante legal han sabido por los medios de comunicación, ya que aún no han tenido acceso al escrito de la Fiscalía y, es más, ni siquiera habían recibido todavía la asignación de un juzgado de lo penal, según indica su abogada, Olatz Alberdi.

El expediente del caso se encuentra aún en traslado desde un juzgado de violencia de género, lugar al que había llegado cuando la jueza de Madrid que instruía el caso de la muerte de María José se inhibió en favor de un juzgado de violencia contra la mujer. Finalmente, aunque se abrió el juicio oral, se rechazó esa vía y el expediente fue devuelto. "Pasar una carpeta de un juzgado a otro puede tardar tranquilamente seis meses", indica Alberdi. La abogada estaba esperando la asignación de un nuevo juzgado para presentar un escrito en la misma línea que el de la Fiscalía. "Pensábamos acogernos a la modificación del Código Penal, aunque la redacción es un poco ambigua, ya que dice que se eximirá de responsabilidad a aquel que haya seguido el procedimiento indicado en la ley de eutanasia… pero que Ángel pudiera seguir el procedimiento de la ley de eutanasia antes de que esa ley existiera era imposible", explica. "No obstante, Ángel actuó con todas las cautelas", añade.

Preparado para el juicio

La Fiscalía pedía para él seis meses de cárcel pero ha retirado su acusación al aplicar retroactivamente la modificación del Código Penal que impulsa la norma, debido a que Ángel se encuentra "en el supuesto legalmente autorizado", según se señala en una nota de prensa distribuida por la Fiscalía General del Estado. Al disolverse la acusación de la Fiscalía y no haber acusación particular, lo lógico es que el juez decrete el sobreseimiento de la causa que pide la Fiscalía. Cuando esto tenga lugar, el periplo judicial de Ángel habrá terminado.

No obstante, Ángel admite que estaba "preparado para ir a juicio" y no le tenía "ningún miedo". "Cuando vi que el Partido Popular recurría la ley al Tribunal Constitucional, me enfadé mucho, me pareció una desvergüenza. En ese momento decidí utilizar mi derecho a la última palabra en el juicio para hacer una acusación al PP de la Comunidad de Madrid", explica.

Ángel se remonta al año 2018, cuando pidió ayuda de los servicios sociales autonómicos para cuidar de María José mientras él se realizaba una operación de hernia, la cual había sufrido precisamente por los cuidados que debía darle. Solicitó una residencia temporal que la Consejería de Políticas Sociales le denegó porque era necesario que hubiera pasado un año desde una anterior petición (que no llegó a utilizar), a no ser que concurrieran circunstancias muy excepcionales. Cuando Ángel fue detenido por el presunto delito de asistencia al suicidio de su esposa, escribió una larga carta denunciando el "desamparo" por la "nefasta gestión en dependencia" del Gobierno madrileño. María José Carrasco pasó ocho años en una lista de espera para conseguir plaza en una residencia: primero entre 2009 y 2011, momento en el que se les concedió una plaza pero renunciaron a ella, y a partir de la siguiente petición, en 2013, y hasta su muerte en 2019.

"El comportamiento de la Comunidad de Madrid al denegarnos una residencia temporal para que yo me pudiera operar aceleró la enfermedad de María José, que fue lo que le llevó a pedirme lo peor, porque era una situación insostenible para ella", dice Ángel. "Si a María José le hubieran permitido ir a una residencia, yo estoy seguro de que podría estar viviendo actualmente", aventura Ángel.

Su abogada explica que cuando se le fue denegada la plaza en 2018, prepararon una demanda ante un juzgado de lo contencioso administrativo para conseguir que les dieran esa plaza, algo que Alberdi estaba confiada en que tendría recorrido y conseguirían. "Al tener que pasar por todo esto, María José se pone peor y la pasan a cuidados paliativos", recuerda la abogada. En ese momento, Ángel está convencido de que a María José le queda poco de vida y le pide a la letrada que retire la demanda.

Pero no es así. Ángel cuida de su mujer con una extrema atención y dedicación y, aunque aumenta notablemente su deterioro, todavía vivirá algunos meses más, hasta que ella misma decide poner fin a su vida. "2018 fue un año terrible para María José y para mí", recuerda Ángel. "Por todo esto, no solo no me hubiera importado ir a juicio sino que me hubiera encantado, lo habría contado todo", señala.
Una promesa a María José

A María José le habían diagnosticado la enfermedad en 1989, y siete años más tarde le fue reconocida una gran invalidez. A partir de ese momento, ella necesitaba ayuda para todo. Al avanzar la esclerosis múltiple, se le redujo la movilidad progresivamente y creció el dolor hasta un punto en el que no podía mitigarlo con la medicación. Ella pidió consciente y reiteradamente, incluso en los medios de comunicación, poder acabar con su vida. Ante el retraso que acumulaba la ley de eutanasia y sus múltiples tropiezos legislativos en el año 2017, ella tomó la decisión y puso fin a su vida, asistida por su marido, ante una cámara que lo registró todo. "Tuve que ayudarla porque la situación era insostenible para ella", recuerda.

"Esto no lo voy a olvidar", recalca Hernández, en referencia a la oposición del Partido Popular a la ley de eutanasia, que Ángel celebra que se haya aprobado al fin, una promesa que le había hecho a su compañera. "María José y yo siempre hemos estado a favor de la eutanasia, como derecho. Lo estábamos incluso aunque ella hubiera vivido y no hubiese estado entre los supuestos de la ley", explica.

Ángel es consciente de que si no hubiera habido "un Gobierno progresista" y "un apoyo de otros políticos progresistas en el Congreso" la ley no se hubiera aprobado y él habría pasado por un juicio y, probablemente, hubiera sido condenado.

Al fin, el derecho a la muerte digna se ha abierto paso en España e ineludiblemente la ley viene acompañada de unos rostros cuya historia ha acompañado la tramitación, el de María José y el de su marido son dos de ellos. A partir de ahora, Ángel podrá pasar página.

   
   

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 50828
  • Verbum Víncet.
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1513 en: 01 de Julio de 2021, 11:40:25 am »
“Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines.” Proverbio sioux



Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1514 en: 02 de Julio de 2021, 06:45:39 am »

La odisea de Ariadna en el Hospital de Coslada: le dejan una esponja al operarla de un cáncer y le duplican la quimio por error

    LUIS F. DURÁN
    Madrid

Actualizado Viernes, 2 julio 2021 - 01:13


La gasa se le enquistó, le provocó una inflamación y la sometieron por error a un exceso de sesiones de quimioterapia, radioterapia y pruebas de pec tac

Ariadna Caballero, una joven de 22 años, ha tenido sin saberlo durante 24 meses una esponja quirúrgica de medio centímetro dentro del cuello. La operaron de un linfoma de Hodgkin en 2019 y por error la dejaron la gasa en la intervención realizada en el Hospital público del Henares de Coslada, dependiente de la Comunidad de Madrid. Nadie se dio cuenta y eso le provocó un bulto en el cuello y un quiste. Como consecuencia de esta supuesta negligencia los especialistas pensaron que se agravaba el tumor y le sometieron a más ciclos de lo previsto de quimio y radioterapia.

Su odisea por el hospital finalizó el pasado mes de mayo cuando volvió a pasar por segunda vez por el quirófano ante la sospecha de que el tumor había crecido. En esa nueva intervención se dieron cuenta de que el bulto sospechoso crecía por la gasa. Le había causado, además, un quiste y por culpa del error la habían sometido a un exceso de ciclos de quimioterapia y radioterapia sin que lo necesitase.

La joven ahora no sabe las secuelas que le ha podido producir el exceso de sesiones que recibió pese a que el centro la tranquiliza. Además, ha perdido el trabajo este pasado mes de junio como consecuencia del largo tratamiento padecido. Ariadna ya tiene preparada la denuncia judicial contra el centro sanitario de la mano del abogado Luis Montero y su caso se une a un goteo de negligencias médicas cometidas supuestamente en el Hospital de Coslada que han costado la vida a dos pacientes y han dejado secuelas de por vida a otros dos más en el último año.

La protagonista de esta historia, vecina de San Fernando de Henares, trabajaba en una empresa de seguridad y alarmas. A principios de 2019 empezó a sentirse mal. «Me agotaba, estaba muy cansada y en unos análisis me dijeron que tenía todos los valores triplicados», cuenta. La prueba definitiva determinó que tenía en el cuello un linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que se forma en el sistema linfático.
Ciclos dobles de quimio

En julio de 2019 fue operada en el Hospital de Coslada. La operación, en la zona izquierda lateral del cuello, fue aparentemente un éxito. Después de la intervención le dieron un tratamiento de quimioterapia. «Pasé por seis ciclos dobles, pero luego decidieron darme más, ya que el bulto en el cuello no se reducía. Luego estuve también yendo al hospital para sesiones de radioterapia durante dos meses», explica la joven.

«Los análisis de sangre ya eran buenos, pero me hicieron además un pec tac. Me dijeron que era un diagnóstico por imagen en el que te inyectan medicamentos y hacen que brille parte cancerígena. Esa prueba también me dejó KO durante varias semanas y luego me metieron también una cámara por la nariz y me explicaron que tenían que hacerme una biopsia», relata la joven.

En abril uno de los otorrinos del centro decidió de nuevo intervenir el supuesto tumor debido a que no remitía. «Pensaban que el cáncer se había reproducido, ya que la hinchazón había crecido varios milímetros. Me disgusté mucho. Otra anestesia, otra operación, otros días de intranquilidad para toda mi familia y para mí y encima me dijeron que tenía darme más quimio después de lo que ya me pasó», relata Ariadna. Nada más abrir su cuello descubrieron, según el informe médico, un cuerpo extraño amarillento de cinco milímetros. Su tumor no había crecido, estaba limpia y curada, pero por culpa de la esponja creyeron lo contrario.

«Cuando me lo dijeron no daba crédito. Era alucinante y encima me contaron que no pasaba nada. Que el cáncer ya se había curado de sobra. Pedí explicaciones y señalaron que era culpa de la oncóloga, pero ella me ha dicho que los responsables fueron los cirujanos que me operaron. Lo que si me comentaron es que me podía haber ahorrado varios ciclos de quimio y que me podía haber entrado una infección muy grave por la esponja quirúrgica. Y además en caso de que vuelva a tener un cáncer me han dicho que estoy al límite en tratamientos futuros», cuenta la joven que añade: "Estoy muy indignada. Me podía haber pasado cualquier cosa. Solo quiero denunciar lo sufrido y unirme a todas las familias que han perdido a sus familiares por culpa de la presunta mala praxis del hospital».

El hospital no hace manifestaciones ni valoraciones de este tipo de denuncias y asegura que siempre está a disposición de la familia y de la justicia.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1516 en: 10 de Agosto de 2021, 08:29:10 am »
MUERTE DIGNA

El Gobierno rechaza la objeción en bloque de los hospitales de la Iglesia a la eutanasia avalada por el comité bioético


El Ministerio de Sanidad señala que la negativa a aplicar la ley por motivos de conciencia es por ley un derecho "individual, nunca corporativo": "Una institución o centro no puede obligar a sus trabajadores a ser objetores"
La posición del Ejecutivo choca con las pretensiones de la Conferencia Episcopal y hasta cinco "instituciones religiosas dedicadas a la asistencia sanitaria" con el respaldo del Comité de Bioética
PSOE, Unidas Podemos y Más País critican el informe del organismo asesor
Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.
Á. Munárriz / J.E. Monrosicontacta@infolibre.es @_infoLibre
Publicada el 10/08/2021 a las 06:00

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1517 en: 22 de Agosto de 2021, 08:09:32 am »


La hija de una muerta por Covid pedirá al Anatómico Forense que la indemnice tras recibir por error las cenizas de un hombre


XIMENA HESSLING / EFE
Madrid
Actualizado Sábado, 21 agosto 2021 - 09:32
El Instituto de Medicina Legal informó a la familia de M.S.B., una mujer de 65 años, de que las cenizas que habían recibido eran de J.S.M., un hombre de 75 años incinerado en su lugar por error

JAVIER BARBANCHO

La hija de una mujer fallecida por coronavirus emprenderá acciones legales después de recibir por error las cenizas de un hombre que murió también por Covid-19 y cuyo cadáver procedía igualmente del Instituto de Medicina Legal de Madrid.

Ha sido "todo muy fuerte, muy triste y muy lamentable", ha declarado a Efe Gema Nañez, la hija de la mujer fallecida, que pedirá indemnización por daños morales.

"A la fecha en la que estamos, todavía no he podido darle sepultura a mi madre. Estoy tan desolada que apenas puedo hablar. Estoy muy angustiada", lamenta.


El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Madrid informó el jueves 19 de agosto a la familia de M.S.B., una mujer de 65 años, de que las cenizas que habían recibido no eran suyas sino de J.S.M., un hombre de 75 años incinerado en su lugar por error.

CADENA DE ERRORES
Los cadáveres de ambos, en estado de descomposición y fallecidos por Covid-19, ingresaron el 4 de agosto en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses para la práctica de las correspondientes autopsias, en los dos casos a instancias del Juzgado de Instrucción número 24 de Madrid, según han confirmado a Efe fuentes del Instituto y de la Comunidad de Madrid.

El 5 de agosto, el Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid, en funciones de guardia, envió un oficio al Instituto para poner el cadáver de la mujer a disposición de la familia para que fuera incinerado en Alcobendas.

Pero un día después, el 6 de agosto, en vez del cadáver de la mujer se entregó el del hombre por una cadena de errores de un trabajador del Instituto, de la empresa funeraria, así como del médico forense y del auxiliar (pertenecientes a la empresa Thanatec) que le practicaron una técnica tanatológica de conservación temporal.


Los empleados de la funeraria no se percataron del error ni en el momento de recibir el cuerpo ni cuando procedieron a su incineración.

El tanatorio Parcesa de Alcobendas ha confirmado a Efe que el 6 de agosto fue incinerado el cuerpo de una mujer, M.S.B., aunque en realidad se trataba de los restos mortales de un hombre, J.S.M.

El Instituto de Medicina Legal le comunicó a la familia de la mujer el pasado jueves 19 de agosto que le habían entregado el cadáver de otra persona.

Los familiares pensaban que tenían las cenizas de M.S.B., pero el cadáver incinerado el 6 de agosto en el tanatorio Parcesa de Alcobendas fue el del hombre, mientras que el de la mujer permanece en una cámara frigorífica del Instituto de Medicina Legal.

"UN JARRO DE AGUA FRÍA"
El Gobierno de la Comunidad de Madrid no se ha pronunciado sobre este asunto, que está judicializado.

El propio Instituto de Medicina Legal -han indicado a Efe fuentes de esta institución dependiente de la Comunidad de Madrid- ha puesto el caso en conocimiento de la justicia con el objetivo de determinar las posibles responsabilidades en la cadena de custodia, conservación y entrega de los restos de la fallecida, que pueden ser del personal del Instituto o de la empresa funeraria.


El Instituto de Medicina Legal detectó el "presunto error" gracias a sus sistemas internos de control e inmediatamente se activó el protocolo de actuación para subsanarlo.

Además, ha puesto a disposición de la familia todos los recursos para atender y subsanar el daño moral que este incidente haya podido causarles, tras informarles de la equivocación el jueves.

La pareja de Gema, Hilario Vicente, ha explicado a Efe que el jueves recibieron la llamada del Instituto de Medicina Legal para informarles de que el cadáver de su suegra estaba en el centro y fue "como un jarro de agua fría".

A continuación, la Policía Judicial se llevó las cenizas que correspondían al hombre, que al parecer no tiene familia porque nadie ha reclamado el cadáver.

"Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid pueden tener confianza plena en el sistema forense de la región, que cuenta con grandes profesionales y unos medios materiales de vanguardia", han señalado a Efe fuentes de la institución.

Más en El Mundo

Mayim Bialik, Amy en 'The Big Bang Theory', será una de las nuevas presentadoras del concurso 'Jeopardy!'

Drake pide a sus fans que no se burlen de su pérdida de pelo
"Aunque se pueda producir un error humano, el sistema siempre lo detecta por lo que no se derivan consecuencias definitivas del mismo", han subrayado las mismas fuentes.

En el Instituto de Medicina Legal de Madrid se practican unas 3.000 autopsias cada año.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1518 en: 01 de Septiembre de 2021, 16:54:44 pm »

Ofrecen 11.000 euros a una mujer tras "olvidarse" una toalla en su barriga tras una operación médica


"Casi me matan y deben pagar hasta el último euro por la negligencia", asegura la víctima que rechazó el dinero que le ofrecieron
L. M.
31·08·21 | 06:34


Imagen de archivo
Imagen de archivo

El Servicio Gallego de Salud ofrece 11.000 euros a una mujer tras "olvidarse" una toalla en su barriga. Ocurrió el pasado 8 de julio de 2020, cuando Beatriz entró en el Hospital Provincial de Pontevedra para ser operada de un tumor pélvico, que consistió en la extirpación del útero y de las trompas de falopio. Finalmente ocurrió una negligencia que casí acabó con la vida de la paciente: "Me dejaron un paño dentro de la barriga en la operación".

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221909
Re: Negligencias médicas/ Enfermedades/ Salud / dietas
« Respuesta #1519 en: 05 de Septiembre de 2021, 08:55:31 am »

Aurelia era conocida como ' la abuela del atletismo murciano' por sus logros deportivos.

Aurelia murió tras esperar 7 horas una ambulancia con el hospital a 6 minutos: su triste historia en Murcia


Ignacio Martínez, letrado de la Asociación El Defensor del Paciente, pide al Servicio Murciano de Salud que abone 308.650 euros a los hijos de la difunta
5 septiembre, 2021 02:23GUARDAR
 DENUNCIAS NEGLIGENCIAS MÉDICAS REGIÓN DE MURCIA (COMUNIDAD)
Jorge García Badía  @@jgbadia Murcia
Aurelia tenía una fuerza de voluntad de otro planeta. Estuvo pluriempleada para sacar adelante a diez hijos tras sobrevivir a la Marcha Verde del Sáhara. Por si no fuera poco, adoptó a dos sobrinos y con 50 años debutó en el atletismo, logrando campeonatos internacionales. También superó una operación de corazón y peleó contra el cáncer hasta que murió el 26 de abril de 2020, tras esperar siete largas horas a que una ambulancia la trasladase de su domicilio al Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia. Del piso de la anciana al centro hospitalario había dos míseros kilómetros.

Noticias relacionadas
 No todos son iguales: estos son los inmunodeprimidos que recibirán antes la tercera dosis
"A mi madre se le quitó la oportunidad de pelear por su vida: hubo una actuación completamente negligente", concluye Antonio, mientras argumenta a EL ESPAÑOL que el trayecto en coche desde la vivienda de Aurelia al centro hospitalario se cubre en seis minutos. El caso de Aurelia Marín Ramón, conocida en la Federación de Atletismo de la Región de Murcia como 'la abuela del atletismo murciano', por sus logros deportivos, ya está en manos de la Asociación El Defensor del Paciente.

Antonio habla en nombre de sus hermanos porque vivía puerta con puerta con el piso de su madre, en un bloque de la pedanía murciana de Aljucer, y aquel 26 de abril fue él quien solicitó asistencia sanitaria urgente para Aurelia."Ese día no podía moverse de la cama y era un terremoto de mujer, eso me pareció extraño, por eso decidí medir sus constantes con un pulsioxímetro que tengo de uno de mis hijos porque padece asma".

El resultado fue alarmante y Antonio telefoneó -de inmediato- al 112 para alertar del estado en el que amaneció Aurelia: "Les dije que tenía una saturación de oxígeno del 91%, dificultad para respirar, estaba semiconsciente y les expliqué que en su historial clínico constaba que había sido intervenida de una válvula del corazón".

La familia reclama una responsabilidad patrimonial de 308.650 euros al Servicio Murciano de Salud, a través de una demanda interpuesta por el prestigioso letrado Ignacio Martínez, ante el silencio administrativo con el que se despachó la defectuosa asistencia sanitaria que supuestamente recibió Aurelia: 'la abuela del atletismo murciano'.

Cronología de un desastre
EL ESPAÑOL ha accedido en exclusiva al expediente administrativo del Servicio Murciano de Salud sobre el caso de Aurelia. El documento expone cronológicamente la atención de llamadas y activación de recursos que evidencian la presunta demora que hubo para evacuar a la anciana al hospital. Y todo ello, a pesar de que por su domicilio a lo largo de siete horas llegaron a desfilar la friolera de cuatro ambulancias antes de tomar la decisión de trasladarla a urgencias.

- Antonio, ¿qué ocurrió tras su primera llamada al 112?

- Llamé a las 10.03 de la mañana y la primera ambulancia no llegó hasta las 12.16 del mediodía: tardó más de dos horas. Un médico la examinó y me dijo que mi madre estaba para ser trasladada al hospital para hacerle pruebas, pero que ellos no iban a hacerlo porque vendría otra ambulancia.

El expediente de Aurelia confirma la gravedad de su pronóstico desde esa llamada. Prueba de ello es esta afirmación que se recoge: "Tras conversación, se subió la prioridad a dolor torácico". Antonio, consciente de que por esas fechas el país llevaba un mes sumido en la mayor crisis sanitaria de su historia y el personal médico estaba desbordado por el coronavirus, optó por mantener la calma aceptando esperar la llegada de otra ambulancia para evacuar a su madre al Servicio de Urgencias. "No entendí el motivo, pero desconozco sus protocolos".

Antonio, mostrando una foto con su madre, acompañado de su mujer, Angi, y sus hijas, Nina y Luna.
Antonio, mostrando una foto con su madre, acompañado de su mujer, Angi, y sus hijas, Nina y Luna. Badía

Angi se puso de parto
A partir de ese momento comenzó el infierno asistencial de Aurelia, cuyos síntomas empeoraron porque la segunda ambulancia no llegaba. Así lo recoge la demanda: "Trascurridas tres horas sin noticias de los servicios de emergencias, a las 15.01 horas, Antonio Barranco llamó de nuevo al 061 a fin de reclamar la ambulancia de traslado, puesto que habían aparecido nuevos síntomas, como fiebre y diarrea".

Durante la desesperante espera, Angi, la esposa de Antonio, empezó a notar las primeras señales de que el cuarto retoño del matrimonio estaba de camino. "Sumaba seis días fuera de cuentas y cuando se fue la ambulancia llegaron las primeras contracciones", relata la mujer. El cabeza de familia comenzó a sentir "angustia" porque se le acumulaban las urgencias médicas en pleno confinamiento: al delicado estado de Aurelia, sumaba la inminente llegada al mundo de Nina.

"No podía dejar a mi madre moribunda y marcharme al hospital para que mi mujer diese a luz: me vi con las manos atadas", admite Antonio. "Yo solo no podía bajar a mi madre a la calle para llevarla a urgencias en mi coche porque estaba en peso muerto, tenía que arrastrarla y no quería hacerle daño". De forma que aguardó al vehículo sanitario, mientras su mujer iba controlando la periodicidad de las contracciones.

Ambulancias a gogó
La espera, una vez más, no sirvió de nada. Así lo refleja el expediente: "A las 15.29 horas llegó la ambulancia de traslado que, ante el estado de la paciente y la aparición de los referidos síntomas, solicitó apoyo. El médico regulador, ante tales explicaciones, ordenó la retirada de la ambulancia de traslado y asignó una VIR2, una unidad especial equipada con técnico y enfermero para casos por Covid-19, pero sin médico".

En la práctica, ordenaron marcharse a la segunda ambulancia movilizada y activaron el protocolo de casos de coronavirus, solicitando una nueva ambulancia: la tercera del día. El resultado de la operación: Aurelia seguía en cama sin ser evacuada a urgencias. "El conductor de la segunda ambulancia dijo que no podía trasladarla porque no tenía equipo de oxígeno: lo que enviaron fue un taxi", critica el hijo de la difunta.

Aurelia recibe la felicitación del público durante un campeonato donde compitió en la modalidad de lanzamiento de peso.
Aurelia recibe la felicitación del público durante un campeonato donde compitió en la modalidad de lanzamiento de peso. Cedida

Antonio trataba en vano de bromear con su madre para rebajar tensión al preocupante panorama. "Ella no era consciente de la situación, se iba y venía, me empezó a decir que veía a sus padres". Cada vez presentaba peores síntomas aquella mujer, nacida hace 87 años en Dolores de Pacheco, que era enérgica, valiente, emprendedora, bromista, solidaria y con una vida digna de un guión cinematográfico:

Aurelia se casó con un legionario de Almería, con el que no dudó en irse a vivir al Sáhara Occidental cuando destinaron a la colonia española al hombre con el que había tenido dos hijos. Allí vivieron lo mejor y lo peor de sus vidas: vieron crecer a su prole hasta convertirse en familia numerosa, porque tuvieron otras siete criaturas, y también fueron amenzados de muerte durante la invasión marroquí.

"Cuando se produjo la Marcha Verde en el Sáhara regresaron a Murcia, a mi padre le asignaron dos viviendas sociales porque era un militar trasladado con familia numerosa, pero luego abandonó a mi madre", resume Antonio, el último hijo gestado por Aurelia porque luego vinieron las adopciones. "Mi madre acogió a su hermana y adoptó a sus dos hijos: para sacarnos adelante a los doce, tuvo un empleo de limpiadora en el Ayuntamiento de Murcia, y otro, limpiando en la estación de autobuses".

Sergio, 'la Centella de Aljucer'
Los dos pisos del bloque de Aljucer bullían con el ir y venir de esta familia numerosa. "Las puertas siempre estaban abiertas, era como un hotel". Había zagales de todas las edades, con personalidades dispares, y una pasión en común: el deporte. "Hacíamos atletismo, natación, gimnasia rítmica, ciclismo, piragüismo...". Y al final, a los cincuenta, Aurelia siguió el ejemplo de su prole: inició una carrera como atleta, compitiendo en 100 metros lisos, media maratón y lanzamiento de peso. Casi nada.

Aurelia llenó las estanterías de su casa de trofeos de competiciones nacionales e internaciones. En 2009, logró la medalla de bronce del Campeonato del Mundo de Veteranos, celebrado en Lahti (Finlandia). En la temporada 2012-2013, fue distinguida Mejor Atleta Veterana de la Federación de Atletismo de Murcia. "Mi madre era una máquina: compitió hasta los 80 años y formó parte de la selección española de atletas veteranos". De hecho, en la Región era conocida cariñosamente por su dilatado palmerés como 'la abuela del atletismo murciano'.

"No sabía idiomas y se iba a competir al extranjero porque le encataba viajar, solo le faltó por visitar un continente: Asia". Esa vida intensa se estaba apagando aquel 26 de abril, dejando atrás el amor infinito que le procesaban una docena de hijos que le dieron 27 nietos y 8 biznietos. Algunos de ellos con la genética deportiva de 'la abuela del atletismo murciano'.

Prueba de ello es su nieto: el velocista internacional, Sergio López Barranco, apodado 'la Centella de Aljucer', y cuya trayectoria es impresionante porque ha sido Campeón de España Sub23 de 60 metros en pista cubierta, de 100 metros, de 200 metros al aire libre...

El velocista internacional Sergio López Barranco, 'la Centella de Aljucer', junto a su querida abuela, Aurelia.
El velocista internacional Sergio López Barranco, 'la Centella de Aljucer', junto a su querida abuela, Aurelia. FAMU/Cedida

"Tenían una relación especial: ella siempre le daba consejos. Le solía decir a Sergio que en el atletismo había que competir contra uno mismo para superarse". Aurelia siempre que podía iba a ver volar por la pista a 'la Centella de Aljucer', cuando competía con el Nutribán Sociedad Atlética de Alcantarilla. Abuela y nieto llegaron a darse el capricho de entrenar juntos en la Universidad de Murcia.

Aurelia Marín Ramón se superó dentro y fuera de la pista, a pesar de que la vida nunca se lo puso fácil, ya que uno de sus hijos padecía una minusvalía del 70% y otro una discapacidad del 68%.

Antonio rogó por Aurelia
Las gestas personales de esta superabuela iban camino de convertirse en recuerdos póstumos porque la tercera ambulancia que acudió a su piso tampoco la evacuó. "A las 16.28 horas acudió el VIR (3ª ambulancia) para traslado de la paciente al hospital, y dado el grave estado clínico de la señora Marín, no estaba hemodinámicamente estable, presentaba dolor torácico e insuficiencia respiratoria, se consideró necesaria la presencia de un médico, por lo que se pidió asistencia del SUAP". Fin de la cita del folio 21 del expediente del Servicio Murciano de Salud.

- Antonio: ¿cómo reaccionó cuando el personal de la tercera ambulancia no evacuó a su madre porque solicitaron la cuarta ambulancia del día?

- La tercera ambulancia vino sin médico, solo con un técnico y una enfermera, con traje para evitar contagios de coronavirus. Encima, les tuve que dejar el pulsioxímetro de mi hijo porque su equipo no funcionaba. Les imploré que trasladasen a mi madre al hospital; les rogué que me ayudasen a bajarla a mi coche... Ellos se negaban diciendo que era peligroso para ella, pero en realidad no se la llevaron porque tenían miedo de que se les muriese por el camino. Cuando solicitaron otra ambulancia no se me fue la cabeza porque hice de tripas corazón.

Parte catastrófico
Pasadas seis horas desde la primera llamada al 112, se plantó en Aljucer la cuarta ambulancia del día, con una novedad: había un médico. Por tercera vez, Aurelia fue evaluada, y finalmente este SUAP la trasladó a urgencias. A las 17.22 de la tarde, la 'abuela del atletismo murciano' batió contra su voluntad un triste récord: tardar 7 horas y 19 minutos en ingresar en el Hospital Virgen de La Arrixaca que está a dos kilómetros de distancia de su piso.

Era demasiado tarde para esta anciana cuyo parte de ingreso presagiaba un luctuoso desenlace: "La señora Marín Ramón presentó muy mal estado general". Tenía insuficiencia cardiaca, presión arterial alta, problemas respiratorios y 39 grados de fiebre. "Ante dichos síntomas se inició oxigenoterapia y tratamiento farmacológico".

No pudo despedirse de su madre
Antonio llegado este punto de la entrevista con EL ESPAÑOL no puede evitar romper a llorar: "No le pude dar el último adiós a mi madre porque cuando llegué a urgencias con mi mujer nos metieron directos al paritorio". Durante el parto, se enteró de que Aurelia murió, a los 87 años, a las 19.30 horas del 26 de abril. Nina nació pasados cinco minutos de la medianoche, del 27 de abril.

"Siempre pienso que Aurelia y mi hija, Nina, se cruzaron por el camino", reflexiona emocionado este empleado de supermercado, de 42 años, mientras su esposa, Angi, de 39 años, lamenta la última conversación que tuvo con su suegra: una mujer divertida, miembro de la Peña Huertana El Trillo, a la que le encataba ayudar en las barracas de Murcia y que era una fiera bordando trajes típicos regionales. "Cuando iban a bajar a Aurelia a la ambulancia, le dije: 'Abuela, va a nacer Nina, mañana se la llevo a su habitación en el hospital para que la conozca, pero no pudo ser".

Ignacio Martínez, abogado de la Asociación del Defensor del Paciente.
Ignacio Martínez, abogado de la Asociación del Defensor del Paciente.

Ignacio Martínez, abogado de la Asociación El Defensor del Paciente, confirma que la anciana dio negativo en la PCR por coronavirus que le hicieron en La Arrixaca: "Murió de una insuficiencia cardiaca y respiratoria". El letrado experto en derecho sanitario detalla que una de las hijas de Aurelia presentó una queja por la demora en el traslado y la Gerencia de Urgencias del 061 admitió un "error cometido" por dos operadoras, a la hora de asignar la primer ambulancia a la paciente.

"Los errores cometidos por las operadoras de los puestos 113 y 96, primero, al asignar una ambulancia que no era de la zona, y segundo, al dejar sin asignar la ambulancia correcta, una vez advertido el error, implicaron un retraso de más de 2 horas y 10 minutos en la llegada del SUAP a la vivienda de la paciente", tal y como sostiene el letrado en su demanda que ha sido admitida a trámite.

"Dicho lapso pudo suponer la diferencia entre vivir o morir, más aún si tenemos en cuenta la edad, estado clínico y antecedentes de la señora Marín", según argumenta Ignacio Martínez. La conclusión cuarta de su demanda es demoledora y lo resume todo en un párrafo:

"En conjunto, y en relación a las asistencias recibidas, concluyo que no se ha actuado conforme a la praxis médica correcta, circunstancia con relevancia plena en el fallecimiento posterior de la señora Marín. La paciente hasta recibir asistencia correcta y efectiva en el hospital, permaneció por un periodo superior a 7 horas en su domicilio, sin las mínimas medidas de soporte respiratorio, ventilatorio, antitérmico y de alivio de la sobrecarga cardiaca. Todas estas medidas son elementales, simples y asumibles por los servicios de urgencias, y que sin duda hubieran detenido la progresión del cuadro clínico y por tanto su muerte".

- Antonio, ¿qué esperan usted y sus once hermanos del proceso judicial que se inicia ahora?

- Hemos emprendido acciones legales para que esto no le vuelva a pasar a nadie y para que mejoren los protocolos de atención sanitaria. Si la primera ambulancia se llega a ocupar del traslado de mi madre al hospital, ella habría tenido alguna oportunidad de pelear por su vida, pero le quitaron siete horas de tratamiento médico.