Autor Tema: Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley  (Leído 18457 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #200 en: 01 de Diciembre de 2017, 08:43:14 am »
 LOS PADRES EXIGEN CAMBIAR NOTAS
Aumentan las amenazas y agresiones de alumnos a profesores
Rosalina Moreno

/ 28 noviembre, 2017

    En una España donde el cachete fue borrado por el BOE, dar clase se convierte en un calvario.

El profesor vive, día tras día, en el aula situaciones que impiden el normal desarrollo de la clase. Desde hace algún tiempo, la falta de disciplina y la violencia escolar se muestran como un fenómeno creciente, lo que supone un desafío para el colectivo docente.

“Empezó a gritar que era una hija de p*** y me lanzó una silla y su mochila”; “El alumno habla a media voz con su compañero de atrás y comienza a tirarme bolitas de papel cada vez que me vuelvo de espaldas (…) me dió un fuerte empujón contra la pared, levantando la mano para pegarme. Dos alumnos lo sujetaron. Sentí vergüenza, impotencia y miedo”; “Me arrojó con toda su fuerza un balón a la cara”; “Me amenazó con que me esperaría en la calle con sus colegas”, “Me dijo que acusaría de haberlo agredido”… Son escenas de la educación en una España donde el cachete ha sido borrado por el BOE, y dar clase se convierte en un calvario.

Hasta 2.249 profesores han denunciado problemas de convivencia escolar durante el curso 2016-2017 en El Defensor del Profesor, un servicio de atención inmediata y gratuita del sindicato independiente ANPE para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas. Esta semana pasada ha presentado su último informe, y han aumentado las agresiones y amenazas de alumnos a profesores, y las presiones de los padres para que modifiquen las notas de sus vástagos. Desde su puesta en marcha en 2005 ha atendido ya 32.538 casos.
Alumnos indisciplinados, profesores con ansiedad y depresión

Estas situaciones de tensión, repetidas día tras día, en varias aulas sucesivamente, conducen al profesor a un estado de estrés permanente, que desencadena cuadros patológicos, tanto físicos como mentales, que le obligan en algunos casos a pedir la baja laboral, y en otros a sufrir cuadros de ansiedad y de depresión. De los profesores atendidos en el curso 16-17 por el Defensor del Profesor, el 70% presentaba ansiedad y el 9% depresión.

Iñaki Piñuel, experto en acoso escolar y coautor de los prestigiosos Estudios Cisneros, define violencia psicológica y física como “toda esa serie de conductas de violencia verbal o física que producen en los profesores una sensación de amenaza, de intimidación, de coacción, y que afectan a largo plazo a su capacidad de resistencia psicológica y les generan determinadas enfermedades, sobre todo, psicosomáticas.

Para Piñuel, el dato más importante en el profesorado no es tanto el daño directo procedente de una agresión física o de una amenaza puntual, sino el desgaste psíquico a medio o largo plazo que produce en el organismo del profesor afectado por esta violencia o en el que la presencia. “Los profesores están padeciendo una situación de sociópatas, de niños anómicos, sin normas, que no sólo está produciendo un daño de estrés postraumático, sino cuadros de burn-out importantes y de estrés grave“, manifiesta Araceli Oñate, otra experta en la materia, que elabora al alimón con Piñuel los Estudios Cisneros.

“A los docentes les produce verdadero miedo, incluso terror, acudir a clase”, lo que Piñuel considera un verdadero problema “porque un profesor con miedo es un profesor cuyo cerebro no funciona”.

Las causas de la violencia

Los expertos consultados por LA GACETA coinciden en que la primera causa de la violencia en los centros educativos es el abandono de padres y madres, que, abrumados por cargas de trabajo muy intensas y jornadas y horarios interminables, han renunciado a la tarea educativa, por lo que los niños llegan a los centros en primaria y secundaria sin haber recibido la socialización en la familia.
PUBLICIDAD

“La filosofía falsamente progresista del prohibido prohibir ha hecho una pedagogía falsa y torcida, y ha producido toda una generación de niños que se han educado sin límites, sin sentido de la norma, sin conocer dónde está el límite en el respeto al otro, en la dignidad que tiene y que merece siempre la persona”, explica Piñuel. Insiste en que “el prohibido prohibir impide que los niños se encuentren con una oportunidad fundamental de internalizar los límites y que existen consecuencias de sus compartimientos”. Y advierte de que “el fallo en la internalización produce una salida del adolescente a la vida adulta en una posición psicopática”.
Tanto en primaria como en secundaria

El Defensor del Profesor ha presentado su último informe esta pasada semana, y alerta de que las denuncias han aumentado en casi un 15% con respecto al curso anterior (300 más). El 42% de las llamadas corresponden a profesorado de Primaria; otro 42% a Educación Secundaria, que se han incrementado en relación a los cursos anteriores hasta igualarse con Primaria; el 7% corresponde a Infantil y el resto se reparte entre las enseñanzas restantes.

Principalmente están relacionadas con agresiones y amenazas por parte de alumnos, que se han multiplicado por cuatro, pasando del 3% al 12%. Otros casos son los problemas que encuentran para dar clase (el número de casos se mantiene igual que el curso pasado); las conductas agresivas de alumnos hacia sus compañeros, que representan el 10%, como el curso anterior. Las faltas de respeto han disminuido del 24% al 23%; y el acoso de alumnos se ha reducido del 14% al 10%; mientras que las grabaciones, fotos y el ciberacoso han aumentado del 18% al 20%, y han sufrido daños a la propiedad, que representan el 1% de los casos.
Problemas relacionados con los padres

Los profesores también suelen tener conflictos con los padres de los alumnos. En el curso anterior aumentaron sus denuncias a docentes (de un 18% a un 19%), y la presión para que modificasen las calificaciones (de un 7% a un 8%).

Y son objeto de agresiones de los padres, que se mantienen en torno al 3%. El acoso y amenazas representa el 29%; y se ha observado una bajada muy significativa de las acusaciones carentes de fundamento, que han pasado del 50% al 25%. Además, se ha explicitado por primera vez el apartado de ciberacoso, y ha supuesto un 1% de los casos atendidos.
PUBLICIDAD

Cabe también destacar que Madrid sigue siendo la comunidad que más demandas recibe curso tras curso. Los docentes que solicitaron ayuda en esta comunidad ascienden a 1.165. Le siguen con mucha distancia Galicia, Canarias y Murcia.
Plan estratégico de mejora de la convivencia escolar

ANPE y El Defensor del Profesor insisten en la propuesta de elaboración de un Plan Estratégico de Mejora de la Convivencia Escolar, que debería contar, entre otros, con los siguientes apartados:

-La reactivación del Observatorio estatal y los Observatorios autonómicos de Convivencia Escolar.

-Un programa de prevención de acoso escolar que contemple la aceleración de los protocolos de protección a las víctimas y un plan de detección precoz de los problemas de convivencia en los centros educativos.

-El cumplimiento de los Decretos de convivencia, así como las Planes de convivencia y los Reglamentos de régimen interior de los centros.

-Un plan específico de formación del profesorado para la prevención y detección de conflictos relacionados con la convivencia escolar.

-Asistencia jurídica y psicológica gratuita, mediante convenios de colaboración con los Colegios profesionales de abogados y psicólogos, para los profesores víctimas de acoso.

-Reconocimiento de la ansiedad, la depresión y el estrés como enfermedades profesionales de los docentes siempre que se deriven de situaciones de acoso, estableciendo estas situaciones como accidentes laborales.

-Compromiso, por parte de la administración, para el tratamiento rehabilitador de los agresores.

Expresa que este plan debe estar liderado y coordinado por el Ministerio de Educación, partiendo del seno de la Mesa Sectorial de Educación.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #201 en: 29 de Diciembre de 2017, 08:35:19 am »
Condena de tres años de cárcel por agredir a dos profesionales sanitarias en un centro de salud

El denunciado agarró del cuello e intentó ahogar a su doctora y mordió a una enfermera tras ser atendido

La magistrada destaca la figura de autoridad de las agredidas y reseña que dicta el fallo "en la modalidad agravada en la penalidad más alta"

El colegio de enfermería regional destaca el carácter "ejemplar" de la sentencia, "con el fin de que exista un efecto disuasorio"
Laura Galaup Follow @@gallaup
28/12/2017 - 20:00h

La magistrada de un juzgado penal de La Rioja ha condenado a tres años de cárcel a un paciente que agarró del cuello e intentó ahogar a una doctora y mordió a una enfermera tras ser atendido en el centro de salud de Lardero el pasado 11 de diciembre. En la sentencia la magistrada justifica esta pena, destacando la figura de autoridad de estas dos profesionales y la gravedad de la pena.

El colegio de enfermería regional destaca el carácter "ejemplar" de la sentencia. En un comunicado destacan que "la jueza, a petición de este organismo –que representaba jurídicamente a una de las denunciantes- y con el fin de que exista un efecto disuasorio ante posibles futuras agresiones, ha decidido aplicar la pena máxima".

Según relata la titular del juzgado penal, el paciente esperó a que la doctora terminase las consultas domiciliarias y le solicitó un informe sobre la asistencia sanitaria que le había prestado previamente. Tras la negativa de su médico, el denunciado agarró su cuello con las dos manos dificultando que esta mujer pudiese respirar. "Ante esta situación extrema de verse sin oxígeno y sin fuerzas, la doctora consiguió mover uno de los brazos y tocar, en varias ocasiones, la puerta, lo que provocó que una enfermera entrara a la consulta", continúa narrando la jueza.

Tras la intervención de su compañera, el condenado soltó a la doctora y mordió el brazo derecho de la enfermera, "durante bastante tiempo", concreta el fallo, causando a esta profesional "lesiones en el antebrazo derecho". La especialista en atención primaria necesitó seis días y la enfermera ocho días para rehabilitarse de las lesiones sufridas.

La defensa alegó una alteración o anomalía psíquica del denunciado para que se le eximiese de la pena, esta patología sí que ha sido tenida en cuenta por la magistrada como "circunstancia atenuante" dado el "trastorno de ansiedad generalizada" y la leve "limitación de sus capacidades" que detectaron en el acusado. Pero no ha tenido más peso porque no mostró arrepentimiento.

La magistrada considera que estos hechos son "constitutivos de un delito de atentado", previsto en el artículo 550 del Código Penal. Este epígrafe  recoge penas máximas de prisión para este delito de cuatro años. Al aplicarlo, la jueza tiene en cuenta que esta agresión es un ataque contra la autoridad, ya que las dos víctimas "estaban en el ejercicio de sus funciones como médico de familia y de enfermera, cuando se cometió el acto de acometimiento y de lesiones".

En esta argumentación, destaca que esta actuación "debe ser castigada de forma firme y contundente" ya que estas profesionales "sirven a un bien tan preciado como es la salud, en su concepto más amplio". "No se ha de consentir ni justificar ningún tipo de acometimiento ni de agresión al personal sanitario (educativo) que, en el ejercicio de sus funciones, cumplen un cometido que va más allá del juramento prestado, representando valores esenciales para con la sociedad", apunta.

Además, reseña que dicta el fallo "en la modalidad agravada en la penalidad más alta" teniendo en cuenta "la indiferencia del acusado escuchando el relato y un posible resultado fatídico si no hubiera sido por la intervención de terceras personas".

El año pasado la Organización Médica Colegial (OMC) registró 495 agresiones a profesionales sanitarios, el mayor número de ataques a sanitarios desde hace siete años. Los médicos de atención primaria asumieron el 73% del total que contabilizó esta corporación (55% en consulta y 18% en urgencias).

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #202 en: 03 de Enero de 2018, 10:05:14 am »
El colapso de nuestro sistema público de salud es evidente, tanto en atención primaria como en hospitales....y algunos pierden los papeles y acaban en agresión contra quienes no tienen la culpa


Doce de Octubre: una paciente agrede a una enfermera a puñetazos «harta de esperar»


Otro menor, familiar de un paciente, atacó a otra de una patada en la pierna. Ambas denunciaron los hechos en comisaría
Un sindicato se queja del colapso de las Urgencias por falta de personal porque no se cubren las bajas y hay camas cerradas
S. L.
@madrid_abc
Madrid
03/01/2018 01:07h
Actualizado:
03/01/2018 08:25h

Dos enfermeras del Hospital Universitario Doce de Octubre han denunciado ante la Policía sendas agresiones por parte de un paciente del centro y de un menor. Según ha relatado una portavoz del Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad (MATS), las presuntas agresiones se produjeron cuando las trabajadoras se encontraban en la zona de triaje de urgencias, donde se realiza una primera valoración preliminar a los pacientes para establecer su grado de urgencia, informa Ep.


La primera ocurrió el 30 de diciembre pasado. Siempre de acuerdo con las palabras de la portavoz, una enfermera fue agredida por una paciente que estaba «harta de esperar». «No era siquiera su turno, pero entró gritando y le pegó un puñetazo en la cara», cuenta. La otra presunta agresión sucedió el lunes pasado, cuando un familiar menor de edad de un paciente propinó una patada en la pierna a otra.

Las enfermeras denunciaron ayer en la comisaría a los dos presuntos agresores por un delito de atentado contra la autoridad y otro de lesiones. Además, han formulado una petición a la Gerencia del Hospital para que se realice una reunión «de carácter urgente». «Esto no puede seguir sucediendo», reclama la portavoz, que tiene claras cuáles son las razones de estos incidentes: «Las urgencias están colapsadas, no hay personal suficiente porque hay bajas que no se cubren y no hay camas porque hay unas 200 cerradas. Esto conlleva más tiempo de espera, lo que hace que los familiares y pacientes pierdan los nervios. Después de 12 horas esperando la pagan con el primero que pasa».


La portavoz asegura que sufren agresiones verbales y las llaman «vagas» todos los días. «Creen que estamos tomando café, pero no es así. La gente no ve el caos montado que hay detrás de las urgencias colapsada


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #203 en: 13 de Febrero de 2018, 15:11:03 pm »

Condenada una madre por amenazar de muerte y con falsas denuncias de abusos a maestros de su hija


Imagen de archivo de un centro escolar Efe
EUROPA PRESS
PERFIL
0
13.02.2018 - 13:50
La Audiencia de Granada ha condenado a una madre por amenazar a dos profesores del colegio de su hija en el transcurso de una discusión en la que les dirigió expresiones como "te mato" o "te piso la cabeza", llegando a decirle al jefe de estudios que "le tenía que denunciar y que se iba a inventar que ha abusado de ella y de su hija para arruinarle la vida".


La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, también condena al padre de la menor, que en una reunión posterior se dirigió al jefe de estudios y para amedrentarlo le dijo "que por meterse en asuntos de mujeres se las tenía que ver con él en la calle", siendo necesaria la presencia de la Policía Local para poner fin al incidente.

Con la resolución judicial, la Audiencia desestima el recurso de los padres y confirma el fallo previo del Juzgado de Instrucción, condenando a la madre al pago de dos multas de 160 euros cada una como autora de dos faltas de amenazas y al padre al pago de otra de la misma cuantía por el mismo delito.

La Audiencia desestima así el recurso presentado por los padres contra la resolución de un Juzgado de Instrucción que les condenó al pago de tres multas como autores responsables criminalmente de una falta de amenazas y confirma el fallo previo, después de que los profesores denunciaran los hechos no tanto por una finalidad personal como por "preservar el orden que ha de prevalecer en un centro educativo de menores de edad".

Absentismo escolar
El incidente se inició a raíz de que la madre le hiciera saber a la profesora que creía que no atendía a la niña y "la iba a dejar sola", sin ser entregada directamente a la progenitora, como suele ser lo habitual. La maestra lo tildó de "malentendido" y durante la conversación le recordó las ausencias injustificadas de su hija, después de que la progenitora fuera amonestada en el colegio por absentismo escolar.

Para el tribunal, esta circunstancia "muy probablemente influyó en el comportamiento airado y poco adecuado" de la madre aquel día. Mientras ella negó en el juicio que ocurriera algo y que sus palabras fueran más allá de una simple queja, la profesora manifestó que tuvo que subir las escaleras rápidamente huyendo y refugiarse en Secretaría, puesto que la progenitora "se encontraba muy agresiva" dirigiéndole a voces todo tipo de insultos como "desgraciada, mamona" y amedrentándola con frases como "te voy a matar, te tengo que pisar la cabeza".

Amenazas de la madre
Este episodio concluyó cuando acudieron al lugar otros profesores alarmados por estas expresiones. No obstante, al día siguiente la madre fue a primera hora al centro para manifestar a la directora sus quejas por el comportamiento de la maestra.

Según la Audiencia, "la conversación se produce con cierta normalidad, aunque el enfado de la madre continúa hasta el punto de llegar a referirle al jefe de estudios que lo denunciaría por abusos sexuales como represalia por su actitud y posicionamiento en favor de la maestra".

Concretamente, le dijo que "le tenía que denunciar y que se iba a inventar que ha abusado de ella y de su hija para arruinarle la vida", tras lo que se marchó. Regresó más tarde con su esposo, que quería saber la posición del centro y, considerando que se trataba de "una cuestión de mujeres", recriminó al jefe de estudios su participación, tras lo que le retó a solucionar el "asunto como hombres".

"Te las vas a ver conmigo y mes vas a demostrar lo hombre que eres", le espetó, ante lo cual desde el centro llamaron a las fuerzas del orden para poner fin al conflicto.

Para la Audiencia, en los tres momentos se produjo por parte de los denunciados, "no ya un comportamiento improcedente y mal educado, sino relevante penalmente pues se utilizó la intimidación contra el personal docente como instrumento de comunicación, lo cual resulta muy reprobable".

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #204 en: 18 de Febrero de 2018, 08:15:11 am »

Agresiones a sanitarios: «Llevo siempre gas pimienta desde que un paciente me amenazó de muerte»

Crecen un 37,6% los ataques a profesionales de la salud por parte de pacientes o familiares. Las enfermeras sufren la mitad


M. J. Álvarez
@mariajo_abc
Madrid
18/02/2018 01:04h
Actualizado:
18/02/2018 01:04h

Rompe a patadas la puerta de Urgencias del Hospital de Salamanca y amenaza a los médicos
Las agresiones que sufren los profesionales de la salud no dejan de crecer. Lo hicieron un 37,6% en 2016, con un total de 1.287 incidentes notificados al Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (Remac) de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. De todos ellos son los enfermeros los que concentran la mitad de los ataques, con el 49,96%. Una tendencia que se mantiene estable en los últimos seis años con ligeras variaciones.


Los incidentes que tienen como protagonistas a los médicos supusieron un tercio del total, un 34,97%, con un aumento de un 2% respecto a 2015; mientras que los que afectaron a los empleados no sanitarios -celadores, administrativos, etc.- un 15%, continuando a la baja y experimentando una caída de cerca de un 2% respecto al ejercicio anterior.

Estos incidentes se producen, generalmente, en los hospitales, en donde hubo un aumento del 40,6%. Mientras, en los centros de atención primaria subieron un 33,9% y los que afectaron a los trabajadores de Summa 112 subieron un 36%.


En cuanto al tipo de agresiones, son las verbales las que se sitúan en cabeza, con un 69,08% y un crecimiento del casi tres puntos respecto a 2015, seguidas de las amenazas, con un 56,25%, 9,46 puntos más y las coacciones, que alcanzaron el 22,14% y subieron 6,62 puntos. Por contra, las físicas alcanzaron en 2016 un 14.76%, lo que supone una caída de siete puntos.

Suelen ser pacientes o familiares de estos los autores de estos ataques al personal de la salud debido, principalmente, a no estar de acuerdo con la atención recibida, a la presión asistencial y a la falta de medios, indican desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amys).

Un infierno
Uno de los casos más llamativos que acabó con una orden de alejamiento de seis meses hacia dos enfermeras ocurrió en un hospital público de un municipio del sur de la Comunidad cuyos afectados prefieren omitir el nombre. Lo protagonizaron dos hijas de un enfermo de cáncer que estaba en la planta de Urología. Ocurrió en 2016. «Desde que llegó a planta no dejaron de amenazarnos. Nos decían: "Como le pase algo a mi padre os vais a enterar"», explica Carmen (nombre ficticio), una de las sanitarias que denunció el acoso constante.

«No se fiaban y cada vez que su padre sufría una crisis se ponían agresivas. Una de las veces, llegaron a dar un tortazo al jefe de servicio en presencia de dos enfermeras que se libraron de sus iras como pudieron», agrega. La situación durante el mes que estuvo ingresado este paciente llegó a tal extremo que entraban de tres en tres en la habitación, por miedo. «Temblábamos; nadie quería que nos tocara ir a esa habitación, fue un infierno».


Carmen indica que en el control tenían anotado el protocolo a seguir «Llamar al 091, a seguridad del hospital y al jefe de guardia». Ella estuvo de servicio la noche que falleció. «No me dejaron suministrarle la medicación, decían que iba a matarle», explica.

Esta enfermera agrega que: «Cuando murió, comenzaron a dar patadas a diestro y siniestro, incluido a los vigilantes, recuerda, y una de las hijas del fallecido se abalanzó sobre una compañera que estaba en el control, quien, presa de pánico, se zafó como pudo y sufrió tal ataque de ansiedad que perdió la visión en un ojo. Otra se encerró en una habitación por temor a las represalias», indica.

Fueron estas dos a las que un juez impidió a las agresores que se acercaran. «Yo, desde entonces, llevo un 'spray' de gas pimienta en el bolso para defenderme», recalca Carmen. Y es que una de las dos condenadas, comenzó a vociferar: «¡Os voy a matar!. Os espero en el aparcamiento. De donde está mi padre no se sale, pero de la cárcel sí». El estrés aún les dura. «Pasamos por la puerta y nos ponemos nerviosas», explica. Este caso es extremo, pero refleja los conflictos que sufre el personal sanitario «A mí una vez me lanzaron el teléfono a la cabeza por decir a un hombre que su hijo menor no podía entrar en la unidad», indica otra enfermera.

Reclaman que sean accidentes laborales
«Lo peor, a veces, es como te hablan, con qué desprecio y como te tratan, como si fueras su criada», indica Manuela. «Consideran su caso prioritario sobre los demás, sobre todo en las Urgencias. Cuando hay esperas todo el mundo se ponen nervioso, se enrarece el ambiente y saltan chispas».


Para poner coto a estos episodios el Sindicato de Enfermería, Satse, exige a las administraciones que estos casos sean considerados como accidentes laborales, ya que ocurren en el ejercicio de su trabajo y que las víctimas cuenten con la debida asistencia psicológica y jurídica gratuita. Así lo indica Verónica Díaz Sánchez, responsable de Salud Laboral del colectivo.

Desde la consejería de Sanidad replican que la declaración de accidente laboral es competencia del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y que todos los profesionales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) tienen el acompañamiento necesario.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #205 en: 16 de Mayo de 2018, 07:29:55 am »
Según este tema llevan ya unos cuantos años cubiertos por la ley...y no confuda a la audiencia señora Belver, una cosa es ser autoridad y otra ser "agente de la autoridad".


Médicos y enfermeros con rango de autoridad pública para evitar las agresiones
MADRID

        MARTA BELVER
   
    16 may. 2018 04:54


La Comunidad de Madrid ultima una ley de protección ante conductas violentas que permitiría aumentar las condenas a cuatro años de cárcel

Las agresiones a médicos se incrementan un 4% en toda España

Un paciente está sentado en la consulta del médico escuchando el diagnóstico de la enfermedad que lo ha llevado hasta allí. Como no recibe la información que esperaba antes de entrar, termina por insultar a su interlocutor o, en el peor de los escenarios, incluso se lía a puñetazos.

Sólo en 2007 se registraron al menos 1.936 escenas similares a ésta en hospitales y ambulatorios de la Comunidad de Madrid. Para tratar de erradicarlas, el Gobierno autonómico está ultimando el anteproyecto de la Ley de Autoridad de los Profesionales del Servicio Madrileño de Salud, con la que se quiere «proporcionarles la protección y el respeto que les son debidos en el ejercicio de sus funciones y responsabilidades».

La previsión que se maneja en la Puerta del Sol es que la nueva norma entre en vigor este mismo año tras su paso por la Asamblea de Vallecas para someterla a votación. De recibir la aprobación de la mayoría de la Cámara, tanto médicos como enfermeros y el resto de trabajadores del ámbito sanitario tendrían el mismo rango que desde 2010 ostentan todos los profesores que dan clase en centros educativos de la región.

Es decir, serían considerados agentes de la autoridad pública, como los policías, lo que en caso de ser víctimas de una conducta violenta elevaría las penas de prisión para sus agresores de uno a cuatro años según el Código Penal. Además, según subrayan en la Comunidad de Madrid, «a efectos de un procedimiento sancionador, tal condición les permitiría gozar de presunción de veracidad y valor probatorio a las manifestaciones o testimonios vertidos en sus informes y declaraciones».

Durante el trámite de consulta pública del borrador de la ley, el pasado mes de marzo, el Colegio de Médicos de Madrid planteó que la protección se hiciera extensiva también a los trabajadores del sector privado. En la Consejería de Sanidad explican que en la versión definitiva del texto se incorporará esta alegación porque «teniendo en cuenta el precedente de los centros educativos es coherente que se siga por el mismo camino».

«El tratamiento penal es distinto dependiendo de si el atentado se comete contra una autoridad o no», señala en su exposición de motivos la futura nueva ley. «Este precepto tiene una vigencia demasiado reciente [2015] como para poder evaluar su impacto, pero parece claro que otorgar a los profesionales sanitarios ese carácter constituiría un elemento disuasorio nada despreciable que contribuiría aún más a la erradicación de esas perniciosas conductas», señalan.

La Consejería de Sanidad dispone de un registro de agresiones en el que el año pasado se contabilizaron 1.936, un 33% más que el ejercicio previo, lo que consideran que ha pasado «de ser algo anecdótico a un problema de muy seria entidad». No obstante, según el director de Recursos Humanos, Pablo Calvo, este repunte se debe también al aumento de la sensibilidad social ante este tipo de casos y de la percepción de los episodios de violencia en general, además de a la mejora en la recogida de los datos.
Agresiones por grupo profesional

Entre las causas que desencadenan estos comportamientos agresivos se encuentran «el simple hecho de proporcionar una información diferente a la que el paciente o su familia quiere oír; la negativa a certificar una baja o a prescribir un determinado medicamento;la frustración de no ver satisfechas sus expectativas de atención en cuanto a tiempos y pruebas diagnósticas; o la no aceptación por parte del personal sanitario de demandas específicas de los pacientes».

En las situaciones conflictivas registradas la mayoría responden a agresiones verbales y amenazas, aunque también se producen coacciones e incluso agresiones físicas. El año pasado la mayoría de ellas tuvo lugar en los hospitales (1.098), seguidos de centros de atención primaria (792) y en servicios del Summa (46) y entre los profesionales más afectados destacan los enfermeros (51%), seguidos de médicos (32%) y personal no sanitario (15%).

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #206 en: 15 de Junio de 2018, 07:50:55 am »

En estado crítico el médico agredido en Camarena durante un aviso domiciliario


Había acudido para auxiliar al padre de su agresor

En estado crítico el médico agredido en Camarena durante un aviso domiciliario

Toledo
14/06/2018 - 09:16 h. CEST

Un hombre de 29 años, que presentaba síntomas de haber ingerido alcohol y drogas, agredió esta madrugada a su padre en la localidad toledana de Camarena (Toledo) y, posteriormente, golpeó con una barra de hierro al médico de urgencia que había ido a atenderle.

El servicio de urgencias y emergencias 112, recibía el aviso pasadas las tres de esta madrugada en la calle Cura de la localidad, donde el joven agredió a su padre, de 59 años, y le causó heridas en la cara.

Los servicios sanitarios y la Guardia Civil se trasladaron a la vivienda, donde en ese momento no se encontraba el joven, pero cuando regresó golpeó al facultativo con un barra de hierro y fue detenido por los agentes.

El médico, de 54 años, fue atendido por una UVI y trasladado al hospital Virgen de la Salud de Toledo, donde ingresó en estado grave y permanece en estado crítico
Repulsa de los colegios profesionales

El Colegio de Médicos de Toledo, que ha mostrado su "más enérgica repulsa" ante la agresión sufrida esta madrugada por un médico del Servicio de Urgencias de Atención Primaria del Centro de Salud de la localidad de Camarena, ha instado a los facultativos a protegerse y tomar las máximas medidas de precaución para preservar su propia seguridad y evitar en lo posible agresiones como ésta.

En nota de prensa, el colegio ha trasladado la solidaridad de todo el colectivo médico de la provincia con los familiares y amigos del compañero herido.

En términos parecidos se ha pronunciado el Colegio Oficial de Enfermería, que tras mostrar "su total rechazo y repulsa a las agresiones sucedidas la pasada noche en Camarena" ha lamentado que "las agresiones a profesionales sanitarios, desgraciadamente, son noticia con frecuencia".

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha confirmado que se personará como acusación particular en cuanto se abra un procedimiento judicial tras este deleznable suceso.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #207 en: 17 de Junio de 2018, 07:44:21 am »
El agresor del médico en estado crítico intentó apuñalar a una enfermera con un arma blanca

La mujer logró refugiarse en un vehículo hasta que el joven, alterado por el consumo de alcohol y drogas, fue detenido por la Guardia Civil

El joven de 29 años que ha dejado en estado crítico a un médico, después de agredirle con una barra de hierro en Camarena esta madrugada, intentó también apuñalar con un arma blanca a la enfermera que acompañaba al facultativo. El hombre, armado posiblemente con un cuchillo, golpeó repetidamente la carrocería del vehículo en el que la sanitaria se refugió para evitar la agresión y pedir auxilio al servicio de emergencias 112, según las fuentes consultadas por ABC. Finalmente, agentes de la Guardia Civil lograron reducir y detener al agresor, alterado por el consumo de alcohol y drogas.

El médico y la enfermera habían acudido sobre las tres y media de la madrugada a un aviso en la calle Cura de Camarena, una población de 3.700 habitantes situada al norte de la provincia de Toledo. Cuando el personal sanitario llegó a la vivienda, se encontró en el interior a un hombre de 59 años, malherido y ensangrentado, que había sido agredido por su hijo, de 29 años. Sin embargo, el joven se había marchado del lugar momentáneamente.

Mientras el médico estaba curando al padre, su hijo regresó a la vivienda y aprovechó que el facultativo estaba de espaldas para golpearle varias veces en la cabeza con una barra de hierro, lo que le provocó un traumatismo craneoencefálico severo.

La enfermera logró huir y refugiarse en el vehículo con el que ella y su compañero habían llegado a la calle Cura, a dos minutos a pie del Ayuntamiento. Mientras la mujer pedía ayuda al 112 desde dentro del utilitario, el agresor intentó acceder a él, golpeándolo violentamente con el arma que portaba en las manos.

Agentes de la Guardia Civil tuvieron que emplearse para reducir al individuo y detenerlo. También se personaron miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, aunque no tuvieron que intervenir, según confirmó a ABC un portavoz oficial. Otras fuentes próximas a la investigación aseguraron que la mujer pudo salvar la vida gracias al v

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #208 en: 14 de Agosto de 2018, 15:34:07 pm »

Ataca con una sombrilla de playa la ambulancia que acudió a atender a un familiar


Los hechos ocurrían en El Palo este lunes por la mañana - El hombre ha sido detenido
13.08.2018 | 14:03 | Europa Press | Málaga
     
Un hombre ha agujereado en la mañana de este lunes con el palo de una sombrilla de playa una ambulancia del Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgentes del centro de salud de El Palo, en Málaga capital, que se ha desplazado para atender una urgencia en un domicilio.


Los profesionales han acudido a una vivienda, después de una llamada al centro coordinador a las siete de la mañana, para atender a un paciente y, al llegar, han encontrado a un familiar "muy violento" y al que su propia familia ha echado del domicilio para que dejara intervenir al equipo sanitario, formado por una médico, un enfermero y un técnico.

Antes de irse de la casa, según ha informado a Europa Press el delegado del Sindicato Médico de Málaga, José Becerra, ha lanzado una silla desde la terraza, que ha caído sobre el techo de la ambulancia.

Tras asistir a la víctima, los profesionales de urgencias han salido del domicilio y se han visto sorprendidos por el individuo, quien iba hacia ellos amenazándolos con el palo de una sombrilla de playa, según ha indicado Becerra.

Los sanitarios, cuyo servicio concluía a las ocho de la mañana, han logrado refugiarse en el interior de la ambulancia y llamar a la Policía. Mientras tanto, el hombre, "muy agresivo", la ha emprendido contra el vehículo, que ha ido directamente al taller después de estos hechos.

Hasta el lugar se ha desplazado agentes de la Policía Nacional y han detenido al hombre, que tenía antecedentes por sucesos similares, ha precisado Becerra. 

La doctora que iba en el equipo ha sufrido una crisis de hipertensión arterial por la agresividad vivida, ha puntualizado Becerra, quien ha añadido que la familia del hombre "se ha portado correctamente".

El caso ha sido denunciado y se han activado todos los protocolos .Desde el momento en que se produjeron los hechos, el Distrito Sanitario ha puesto a disposición de los trabajadores todo el apoyo necesario, incluyendo la defensa y asesoría jurídica, según recoge el Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los profesionales del sistema sanitario público de Andalucía.

La dirección-gerencia del Distrito ha convocado para este martes a la 12.00 horas una concentración en todos los centros de salud y en la sede del citado distrito en Málaga, situado en calle Sevilla; para manifestar "su más absoluto rechazo a las agresiones tanto física como verbales que sufren los profesionales sanitarios".

El Distrito Sanitario Málaga-Valle del Guadalhorce ha exigido "tolerancia cero frente a las agresiones" y ha apelado "a seguir trabajando conjuntamente en esta lucha", según han informado desde la Junta de Andalucía.

El Plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales del sistema sanitario público andaluz engloba asistencia jurídica, apoyo psicológico, formación y diferentes medidas y protocolos que tienen como objetivo prevenir y minimizar las posibles agresiones que puedan sufrir en sus centros de trabajo.

La pasada semana el Sindicato Médico ya denunció otras dos agresiones a profesionales sanitarios en centros de salud, en concreto en el de Campanillas y en Ciudad Jardín, ambos en la capital malagueña.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #209 en: 15 de Noviembre de 2018, 08:11:37 am »

Una profesora, atacada en Melilla con una escopeta de perdigones de camino al instituto

    Los sindicatos han denunciado la agresión y piden una investigación para aclarar los hechos.
    Los partidos políticos piden que sobre el culpable "caiga todo el peso de la ley".

15 noviembre, 2018 03:56

 

Redacción | Agencias

Una profesora del Instituto de Educación Secundaria Rusadir, ubicado en un barrio periférico de Melilla, ha sufrido este miércoles una agresión al recibir un disparo con una escopeta de perdigones cuando iba andando hacia el centro educativo. El disparo le dio en la frente, según han publicado medios locales.

Varios sindicatos educativos de Melilla han informado de este suceso en sus cuentas de Twitter, donde han condenado esta agresión, al igual que algunos partidos políticos de la ciudad.

ANPE Melilla ha sido uno de los primeros en reaccionar en la red social al informar de que se ha producido una "brutal agresión a una profesora del IES Rusadir con una escopeta de perdigones" y que acudió la Policía Local.

Además, ha apuntado que se está investigando la procedencia del disparo, "pero se cree que haya sido desde una vivienda".

    Encerrona a Arrimadas en TV3: "Deje de mentir sobre la televisión pública" Encerrona a Arrimadas en TV3: "Deje de mentir sobre la televisión pública" Redacción | Agencias La líder de Ciudadanos y el director de la cadena se enzarzan en una discusión sobre la credibilidad de la televisión pública catalana. Los presos de Lledoners invitan a Arrimadas y Albiol a visitarles a la cárcel

recomendado por

CSIF Educación, en su página web, ha manifestado su apoyo y solidaridad a esta profesora, "víctima de esta intolerable agresión", y ha exigido que se realicen todas las acciones necesarias para que sea localizado y puesto a disposición de la Justicia "el responsable de estos hechos tan execrables".

También se ha manifestado al respecto en Twitter, donde ha ampliado su comunicado apuntando que la profesora ha sido agredida con una escopeta de perdigones, "al parecer desde una ventana próxima al centro", y le ha deseado su pronta recuperación física y anímica, así como la "rápida" detención del responsable.

CCOO Enseñanza, por su parte, ha mostrado en Twitter su apoyo a la profesora tras esta "salvaje agresión por parte de unos desalmados con una escopeta de perdigones", y ha expresado su deseo de una pronta recuperación, así como que "la Policía pueda detener a esos indeseables".

Estos hechos han provocado reacciones políticas, y PSOE y Ciudadanos (Cs) han expresado su condena por lo ocurrido.

Así, la formación socialista ha condenado en Twitter "el ataque a una docente en Melilla por parte de un descerebrado", y ha confiado en que el autor de los hechos sea identificado y "que caiga sobre él todo el peso de la ley".

También ha expresado su más absoluto apoyo a la profesora agredida y le ha deseado "una pronta recuperación".

Cs ha afirmado que lo ocurrido es "un acto cobarde que no debe quedar impune", y ha mostrado su apoyo a la profesora agredida.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #210 en: 02 de Febrero de 2019, 07:47:22 am »

Madre e hija encierran y golpean a un profesor en Vigo por una nota de examen

Según la versión del docente, la madre lo sujetó mientras la alumna lo golpeó con un paraguas y le ocasionó una brecha en la nariz
La Información
viernes, 01 febrero 2019, 17:01
   
Es habitual las tensiones entre madres y profesores a cuenta de las notas de los hijos. Pero en esta ocasión, a una madre y su hija se les fue de las manos la tensión. En la Universidad de Vigo, una alumna y su madre han sido denunciadas por un profesor de la Facultad de Económicas por encerrarlo en su despacho y agredirlo tras discutir por la nota de un examen, han informado este viernes fuentes de la Policía Local.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia confirman que el profesor ha denunciado un episodio de amenazas y agresión en el Juzgado de Instrucción 4 de Vigo y que lo mismo ha hecho la alumna respecto su docente, alegando que respondió con violencia después de que él la agarrara de la camisa.

El profesor relató a los agentes de la Policía Local que madre e hija irrumpieron en su despacho e iniciaron una fuerte discusión a cuenta de la nota de un examen, y que en un momento dado le sustrajeron las llaves y lo dejaron encerrado. El hombre, de 48 años, pudo salir, ya que tenía otra copia de las llaves en el despacho, y una vez fuera madre e hija lo empujaron hacia dentro.

Entonces, según la versión del docente, la madre lo sujetó mientras la alumna lo golpeó con un paraguas y le ocasionó una brecha en la nariz. La alumna ha denunciado en el juzgado que golpeó a su profesor con un paraguas después de que él la agarrara de la camisa.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #211 en: 07 de Marzo de 2019, 11:33:35 am »
Una madre rompe de un cabezazo el labio a una maestra de un colegio de Churriana


La mujer acudió al centro porque su hijo se había quejado de que le habían puesto poco desayuno en el Día de Andalucía

FRANCISCO GUTIÉRREZ
Jueves, 7 marzo 2019, 00:17
 
El habitual desayuno de pan con aceite que se sirve en colegios e institutos para celebrar el Día de Andalucía ha tenido en un colegio de Churriana el peor de los desenlaces. Una maestra de Primaria fue agredida este martes por la madre de un alumno del CEIP Manuel Fernández. Según ha podido saber este periódico, la mujer acudió al centro después de que su hijo se quejara de haber desayunado poco en la conmemoración del Día de Andalucía, en los días previos a semana blanca. La madre propinó a la maestra un cabezazo y le rompió el labio.


La docente, que se encuentra de baja, está siendo asesorada por el servicio jurídico del sindicato CSIF. Desde la Delegación de Educación se manifestó ayer la solidaridad con la maestra agredida y desea su pronta y completa recuperación. Al mismo tiempo, manifiestan su condena «ante cualquier acto de violencia realizado contra un miembro de la comunidad educativa».


Ante lo sucedido, la Delegación Territorial de Educación y Deportes ha activado el protocolo de actuación en caso de agresión hacia el profesorado o el personal no docente. Al mismo tiempo, desde la inspección educativa se ha tomado contacto con la profesora para atenderla, así como con el centro, en el momento en que se ha tenido conocimiento de los hechos, señalan desde la Delegación de Educación.

El secretario de Educación de CSIF, Francisco González, explicó que la agresión se produjo el martes. Ya por la mañana se presentó en el colegio el abuelo del menor, que comunicó a la maestras las quejas del niño por el desayuno, que le pareció insuficiente, con poco pan o aceite en este típico desayuno que, además, se ofrece a los escolares por gentileza de las AMPAs o de las empresas del comedor escolar, según los casos.


Falta de respeto a los docentes
Y a la hora de la salida del colegio se presentó la madre, que también empezó a quejarse del desayuno, culpabilizando a la maestra de que su hijo se quedara con hambre. Sin que la maestra se espera una reacción violenta, en un momento de la discusión la mujer le propinó un fuerte cabezazo, que le partió el labio. La docente acudió al servicio de urgencias, donde fue curada de las heridas y se realizó un informe. El sindicato CSIFha ofrecido también el apoyo psicológico que prestas para estos casos a través de CSIF-Ayuda. González aseguró que este caso muestra la «falta de respeto» hacia los docentes por parte de algunos padres y la necesidad de que maestros y profesores recuperen la autoridad perdida. En este sentido, el nuevo consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, anunció hace unas semanas que su departamento está trabajando en el borrador del proyecto de Ley de Reconocimiento de la Autoridad Docente. Este nuevo estatus que promueve implicará la presunción de veracidad tanto para docentes como directores y demás miembros de los órganos de gobierno de los centros, el reconocimiento del derecho a la asistencia jurídica, así como el establecimiento de un marco para la fijación de normas y medidas disciplinarias dentro de los planes para el fomento de la convivencia en los centros.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #212 en: 09 de Marzo de 2019, 07:37:46 am »
   
PRESENTA DOS HERIDAS POR ARMA BLANCA
Un hombre de 84 años apuñala a su médico en un centro de salud de Zaragoza

El presunto agresor fue detenido por un intento de homicidio por una patrulla de la Unidad de Refuerzo Flexible de la Policía Local que acudió al centro tras recibir el aviso

Autor
Efe
Contacta al autor
elconfidencial

08/03/2019 11:20 - Actualizado: 09/03/2019 03:46

Un hombre de 84 años fue detenido por la Policía Local tras haber apuñalado a su médico de cabecera, de 60 años, en el centro de salud Univérsitas de Zaragoza.

El médico fue trasladado al hospital Miguel Servet de Zaragoza para ser tratado de dos heridas de arma blanca que no revisten gravedad, según informaron desde el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

El presunto agresor fue detenido por un intento de homicidio por una patrulla de la Unidad de Refuerzo Flexible (URF) de la Policía Local que acudió al centro tras recibir el aviso.

El agresor también fue trasladado al Miguel Servet, donde se encuentra pendiente de evolución.

El suceso tuvo lugar a las 08.30 horas de la mañana en el centro de salud de la calle Andrés Vicente de la capital aragonesa.

Los Médicos de Atención Primaria de Aragón (Fasamet Y Cesmaragón) convocaron este viernes concentraciones en los centros de salud a partir de las 11.00 horas como protesta por la falta de seguridad.

Los sindicatos médicos reclaman medidas urgentes, especialmente la necesidad de que exista al menos un guardia de seguridad en cada uno de ellos.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #213 en: 16 de Marzo de 2019, 07:46:19 am »
La Comunidad de Madrid activa un protocolo para evitar agresiones al personal sanitario


MARTA BELVER

Sábado, 16 marzo 2019 - 01:28

Fachada del Hospital Gregorio Marañón.
S. ENRÍQUEZ-NISTAL

Mantener la calma. Explicar de forma razonada los motivos por los que no se pueden cumplir las expectativas del paciente. Reconocer las posibles deficiencias propias o de la organización. Liberar la tensión emocional de la otra persona dejándola hablar cuanto necesite. No responder a las agresiones verbales o provocaciones. Evitar la adopción de un lenguaje desafiante...

Éstas son algunas de las recomendaciones que la Comunidad de Madrid hace a los trabajadores de hospitales y ambulatorios de la región «ante la inminencia de una agresión» y que están recogidas en el primer Protocolo de Prevención y Actuación frente a la Violencia en el Trabajo en las instalaciones sanitarias. En la Consejería de Sanidad explican que es un documento que ha sido consensuado con los sindicatos y que viene a homogeneizar las pautas que ya se seguían en algunos centros.

Los equipos directivos tendrán que garantizar a partir de ahora la promoción de una cultura preventiva y de erradicación de las situaciones de riesgo y mejorar las condiciones de seguridad con medidas efectivas. Asimismo, se debe ofrecer apoyo, acompañamiento y asesoramiento a las víctimas y velar por su rehabilitación integral mediante la asistencia médica y psicológica oportuna.


Además, el protocolo establece que se tendrán que identificar los centros, áreas y puestos de trabajo con mayor exposición a las agresiones. Entre las actuaciones concretas, por ejemplo, se señala la instalación de sistemas de alarma conectados con empresas de seguridad y/o la Policía en las zonas identificadas como socialmente conflictivas.

1.936 CASOS EN 2017
En el año 2017, el último del que hay datos, se registraron 1.936 agresiones a médicos, enfermeros y profesionales de otras categorías, un 33% más que en el ejercicio anterior. En la Consejería de Sanidad consideran que ha pasado de ser «algo anecdótico» a «un problema de muy seria entidad», aunque consideran que el repunte también se debe a un aumento de la sensibilidad social ante este tipo de casos.

Entre las principales causas que provocan los comportamientos violentos en las consultas figuran «el simple hecho de proporcionar una información diferente a la que el paciente o su familia quiere oír», «la negativa a certificar una baja o a prescribir un determinado medicamento» y «la frustración de no ver satisfechas sus expectativas de atención en cuanto a tiempos y pruebas diagnóstico».

La mayoría responden a agresiones verbales y amenazass, aunque también se producen coacciones y agresiones físicas. El colectivo más afectado es el de los enfermeros (51%), seguidos de médicos (32%) y el personal no sanitario (15%).


En paralelo, la Comunidad de Madrid había impulsado la tramitación de una Ley de Autoridad de los Profesionales del Servicio Madrileño de Salud, con la que se les quería dotar de «protección» a los trabajadores dotándolos del rango de agentes de la autoridad pública, como los polícias y un reconocimiento que desde 2010 ostentan también los profesores de la región. Sin embargo, el texto finalmente no verá la luz esta legislatura.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #214 en: 22 de Marzo de 2019, 07:19:41 am »

Violencia hacia los sanitarios: las agresiones crecen más de un 50% en apenas un año

Las enfermeras encabezan el «ránking» con más de la mitad. El sector contará con alarmas para atajar estos casos con el protocolo de la Comunidad
M. J. Álvarez
M. J. Álvarez
@mariajo_abc
MadridActualizado:
22/03/2019 01:31h


Los ataques al personal de la sanidad pública se han disparado. En apenas un año han crecido la friolera de un 50,4%. Así, pasaron de los 1.287 de 2016, a las 1.936 de 2017, según consta en el Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (Remac) de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
«Vamos solas y a mí casi me dejan manca. Ahora digo siempre a alguien dónde estoy y cuando entro y salgo», dice una enfermera de atención domiciliaria«Me amenazaron con violarme y matarme. ¿La razón? Pedir a un motón de familiares que salieran de la habitación de una enferma para atenderla, recalca otra compañera de un hospistal

De ellos, el colectivo de Enfermería acapara el grueso, con el 51,24%, un 1,78% más, siguiendo la tónica de los últimos años. Le siguen los médicos, con el 32,7%. En este grupo han caído un 2,2%. Por último, figuran los incidentes que tiene como protagonistas al personal no sanitario (celadores, administrativos, etc...), que han pasado del 15% al 15,86%.

Las agresiones verbales, que representan el 72,6% de las denuncias notificadas al Remac, son las más comunes, seguidas de las amenazas ( 50,3%), mientras que los ataques físicos suponen el 15,8%. Gran parte de estos episodios ocurren en hospitales (aumentaron un 54%), seguidos de los centros de salud, con una subida del 46,6%.

Con este telón de fondo, los profesionales del sector han visto cumplida una de sus reivindicaciones: ya disponen del Protocolo de Prevención y Actuación frente a la Violencia en el Trabajo en instituciones del Sermas. El pasado viernes fue publicado en el BOCM, el último paso pendiente para su entrada en vigor un día después.
Colapsos, largas esperas...

Esta herramienta sirve no solo para cuantificar los ataques que sufre este colectivo por parte de pacientes y/o familiares, sino que identifica los factores de riesgo –sobrecarga laboral, masificación, tiempos de espera prolongados, expectativas falsas, exigencias inapropiadas del paciente, etc.– y señala las medidas preventivas. Entre las de contención, figuran los botones antipánico y alarmas antiagresiones.

El texto, además de homogeneizar los reglamentos de los centros en un procedimiento único, se adapta al Protocolo Antiviolencia para todos los funcionarios de la Comunidad. Elaborado y consensuado con las organizaciones sindicales en diciembre pasado, fija los pasos a seguir en las denuncias notificadas al Remac y explicita la responsabilidad de cada miembro de la institución sanitaria, que deberá notificar y atender a la víctima. Para ello, cada gerencia creará un departamento jurídico.

Para el Sindicato de Enfermería Satse, el mayoritario, «ya era hora de que esta herramienta, que llevaba meses durmiendo en un cajón, arranque. Garantiza la atención integral del agredido y el seguimiento administrativo y judicial de sus denuncias», precisó Verónica Díaz, responsable de Salud Laboral. A su juicio, el documento, además de acabar con las lagunas existentes, entre ellas no recoger el sexo de las víctimas –mujeres, en general– permitirá hacer una fotografía acorde con la realidad, esencial para adoptar medidas que combatan esa lacra y rompan los tabúes existentes: el silencio.
Testimonios

No es el caso de María (nombre ficticio). Tiene 27 años y en sus seis de experiencia ha sufrido dos percances. El peor fue en un domicilio. «Vamos solas, no sabes qué ni con quién te vas a encontrar. Nos sentimos desamparadas», relata. Empleada en un centro de salud de la capital cuya zona prefiere omitir, explica lo ocurrido. «Tenía que ir a curar a una mujer de mediana edad aquejada de una infección. Sabía que era conflictiva. Fui varias veces y una de ellas no quería dejarme entrar. Intenté razonar con ella, pero fue peor. Tenía apoyada la mano en el quicio de la puerta acorazada. Empezó a insultarme y dio un portazo. No sé cómo no me quedé manca. Gracias a que una compañera me sustituyó, si no, tendría que haber ido al día siguiente hasta que la burocracia resolviera el asunto», indica.

A partir de entonces toma precauciones. «Aviso a mi pareja y a mis compañeros y les indico donde estoy. Lo normal son 20 minutos de atención. Si pasa ese tiempo y no digo que he salido, saben que algo va mal», recalca. «Los pacientes problemáticos deberían ser sancionados de algún modo, y, aunque suene fuerte, en casos extremos, negarles la asistencia», precisa María.
Miedo a represalias

El «miedo a la represalias hace que solo se denuncien ante Policía o Guardia Civil las agresiones físicas y por tu cuenta, sin respaldo de la administración», precisa Pilar (nombre falso). A ella le espetaron los familiares de una mujer en un hospital: «Te voy a violar. Te voy a matar». ¿El motivo? Pedirles que salieran de la habitación para ponerle el tratamiento. «Al final, lograron su propósito y la llevaron a una habitación doble solo para ella y los suyos. Sus allegados no se iban nunca, lo único que conseguimos es que se alejaran de la cama. Tenían que estar controlando todo el rato lo que hacíamos». El vigilante de seguridad la tuvo que acompañar una temporada hasta el coche. «Tenía miedo».

Como Lola, de 39 años, acorralada y zarandeada por un paciente y su hija en un centro de salud rural. Soportó los gritos de ambos mientras le curaba las úlceras a él. «Me decían que así no se hacía», asevera. Denunció ante la Guardia Civil. Fue hace una semana. Aún llora al recordarlo. «Seguí trabajando hasta que acabé el turno. Ya no puedo más, tengo tres hijos que mantener, pero pienso en tirar la toalla. Estamos para cuidarles no para que nos maltraten».

Botones antipánico fijos en hospitales y centros de salud y dispositivos móviles para visitas domiciliarias

Instalación de botones antipánico y de alarma fijos en todos los hospitales y centros de salud conectados con los servicios de seguridad y/o Policía, así como dispositivos móviles para desplazamientos en las visitas a domicilio, además de acompañamiento. Estas son las principales medidas de contención para evitar ataques a los sanitarios. El Satse recalcó que va a fiscalizar el cumplimiento de todas las medidas del protocolo para que no se convierta en papel mojado.

Y reclaman lo que se ha quedado pendiente a pesar del compromiso del gobierno regional: una ley de autoridad pública. «El protocolo es una herramienta interna, pero insuficiente; la ley cerraría el círculo», explican. «No solo como garantía jurídica del profesional sanitario sino para prevenir ante la ciudadanía. Para que reconozca y respeten nuestras funciones de cuidadores, para poner limites», agrega. Además, protegería a los sanitarios del sector privado, que quedan descolgados del protocolo del Sermas, indica.




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #215 en: 30 de Marzo de 2019, 06:26:02 am »

Los médicos denuncian el aumento de las agresiones: "Tenemos miedo. En el día a día te sientes inseguro"

    ANA DEL BARRIO
    Madridi

Sábado, 30 marzo 2019 - 02:24

Los ataques a los profesionales sanitarios han pasado de 1.287 en 2016 a 1.936 en 2017, lo que supone un incremento del 50%.
La doctora Carolina Pérez, una de las agredidas. OLMO CALVO


Marta estaba intentando pinchar a un paciente, que era drogadicto. Le costaba encontrarle la vena. Cuando iba cogiendo el último tubo, el enfermo agarró la jeringuilla, se la clavó y le atravesó el dedo. El paciente era portador del VIH y tenía hepatitis B y C. La enfermera estuvo un año en tratamiento. Marta puso una denuncia, que cayó en el olvido, porque el agresor no se presentó en el juicio.

Yolanda se encontraba de servicio en las urgencias de un centro médico rural. A las 4 de la mañana, un hombre empezó a dar golpes en la puerta. Después, comenzó a gritar y a tirar pedradas a los cristales. Le amenazó con matarla. Ella apretó el botón antipánico, pero no funcionó. El señor logró entrar y ella se escondió en los cuartos de basura junto a sus compañeros. La Policía llegó y detuvo al agresor. A Yolanda le dijeron que debía curarle porque tenía una herida en la mano, pero el agresor se negó.
PUBLICIDAD
inRead invented by Teads

Verónica acudió a atender a un enfermo en su domicilio. Cuando llegó, el familiar le contestó que por qué habían mandado a una niñata si él había pedido un médico. Cuando entró, le cerró la puerta y le amenazó con que no salía viva si no solucionaba el problema de su padre. Por suerte, el contratiempo se resolvió.

No son casos aislados ni tan infrecuentes como pudiera parecer. Las agresiones verbales y físicas a médicos/as y enfermeros/as van en aumento. Según los datos del Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (Remac), los ataques a los profesionales sanitarios han pasado de 1.287 en 2016 a 1.936 en 2017, lo que supone un incremento del 50%. Los datos de 2018 todavía no están disponibles.

Las causas

¿Por qué se producen las agresiones? Los profesionales sanitarios opinan que les está tocando pagar los platos rotos de los recortes porque son los que tienen que dar la cara. Las listas de espera interminables y la saturación de las urgencias son la espita de muchas de las protestas.

En otras ocasiones, los pacientes discrepan del tratamiento que el médico les ha prescrito o quieren una prueba diagnóstica o un medicamento que el doctor no les quiere recetar. Las bajas laborales también son una fuente importante de conflictos.

La mayoría de los ataques que se producen son verbales, pero en un 50% de los casos se pasa a la amenaza y un 15% acaba en agresión física. Carolina Pérez es una de esas médicos agredidas por un paciente y una de las pocas que se atreve a dar la cara con su nombre y apellidos. Las otras profesionales que figuran en el reportaje prefieren aparecer sólo con su nombre de pila para que no se las reconozca. Porque hay una cosa clara: los profesionales sanitarios tienen miedo.
Las urgencias de La Paz.EL MUNDO

«No me he atrevido a dar la cara hasta después del juicio. El miedo te queda para siempre. En el día a día, te sientes desprotegido e inseguro. Nos dicen de todo y nos amenazan», relata.

Pérez es médico de familia en un centro de salud de un barrio humilde de Madrid. La hija de una paciente insistía en pedirle unas tiras para medir en casa el azúcar en sangre a su madre. La médico no se las recetaba porque la enferma no cumplía los requisitos. Pero su hija insistía y ya la había insultado alguna que otra vez.
Condenada a 6 meses de cárcel

Un día, las injurias fueron en aumento y pasó a las amenazas. Pérez invitó a la hija y a la madre a salir de su consulta. Avisó al guardia de seguridad que se las llevó. Según el testimonio de la doctora, al poco tiempo, la hija regresó y la mujer empezó a empujarla varias veces y a tirarla contra la pared.

Pérez salió corriendo y se refugió en la consulta de un compañero. La agresora fue detrás y empezó a impulsar la puerta, mientras la médico se lo intentaba impedir. Al final, llamaron a la policía y se la llevaron.

A la agresora la prohibieron volver al centro de salud como paciente, pero siguió acudiendo como familiar:«Cuando yo estaba pasando consulta, mis compañeros me tenían que avisar para no encontrarme con ella. Si hacía visitas a domicilio, tenía que recorrer su barrio, uno de los más conflictivos de Madrid, sola y de noche. Me ha tocado pasar miedo».

Pérez denuncia que el respaldo que recibió de la Administración fue «lamentable y desastroso». Aunque el caso sucedió cuatro años antes, no fue hasta hace dos meses cuando fue citada para el juicio. Al final, no se celebró porque llegaron a un acuerdo: la agresora fue condenada a seis meses de cárcel, pero no fue a prisión porque no tenía antecedentes.

Ante el creciente número de casos, la Comunidad de Madrid acaba de activar un protocolo para evitar las agresiones, una herramienta útil a la hora de homogeneizar las actuaciones cuando se produce un ataque de este tipo. La iniciativa también promueve la instalación de sistemas de alarma conectados con las empresas de seguridad o con la Policía en las zonas conflictivas.
Botones antipánico

Desde el sindicato de Enfermería Satse instan a la Consejería de Sanidad a contratar vigilantes de seguridad y a instalar y mantener botones antipánico en todos los centros, ya que muchos no funcionan por falta de cuidado.

«Las denuncias registradas son sólo la punta del iceberg. No hay una cultura de denunciar. Las agresiones verbales son un tema tabú porque el profesional siente vergüenza y piensa que si lo da a conocer parece que no ha hecho bien su trabajo», se queja Verónica Díaz, responsable de Salud Laboral del sindicato de Enfermería Satse.

En el fondo del conflicto subyace un malestar cada vez más creciente ante un sistema público sanitario, con pocos recursos y que no es capaz de absorber las demandas de la población. De hecho, el 85% de las agresiones se produce en el ámbito público y sólo un 15% en el privado, según los datos del Observatorio Nacional de Agresiones a Médicos.

«Un paciente no puede tener que esperar seis meses al traumatólogo, otros tres meses para una resonancia y otros tres para una operación. La Administración apenas invierte en Sanidad. Llevo 20 años trabajando. Cuando empecé veía a 25 pacientes en mi consulta, ahora tengo 55», insiste Carolina Pérez.

Algunos médicos también opinan que la Administración ha otorgado demasiado poder al usuario, y, en muchos conflictos, ha dado la razón a los enfermos desautorizando a los profesionales sanitarios.

En las urgencias de los hospitales, las agresiones verbales son el pan nuestro de cada día. Los pacientes suelen atacar al eslabón más débil de la cadena: al auxiliar y a la enfermera. «Somos muy pocos y no damos abasto. Los pacientes se creen únicos, pero, a veces, tardamos 20 minutos en ir a verles. Si un familiar empieza a quejarse, arrancan los demás», indica Marta.

La situación en los centros médicos rurales tampoco es mucho mejor, como relata Yolanda: «Estamos vendidas. Somos todas mujeres y nos quedamos solas por la noche. Los fines de semana no hay policía. Llegan chavales borrachos y se ponen chulos con nosotras. Necesitamos protección».





Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 176658
Re:Profesores y sanitarios serán cubiertos por la ley
« Respuesta #216 en: 22 de Abril de 2019, 07:55:11 am »
aumentan las agresiones al personal sanitario
Botones del pánico y cursos de defensa en las consultas: "Aquí apuñalaron a un médico"
Un médico apuñalado, una doctora secuestrada, dos auxiliares linchadas... Zaragoza ha sufrido tres agresiones brutales en pocos meses y su personal sanitario exige protección inmediata


Autor
Ángel Villarino
Contacta al autor
anvillarino

22/04/2019 05:00

El personal del Centro de Salud Univérsitas de Zaragoza acaba de recibir un curso de defensa personal. “Han sido solo tres clases, de dos horas cada una, pero aquí se apuntó todo el mundo y faltaron plazas”, comenta una de las asistentes. Ahora exigen también una mampara protectora en Admisión, un guardia de seguridad todo el día, puertas laterales para escapar en las consultas y botones del pánico bajo las mesas, como los que ya existen en otros centros de España.

El Univérsitas se encuentra en el Distrito de Delicias, cerca de la estación de AVE, una zona que en principio no debería ser conflictiva pero que en menos de un año ha sido escenario de dos agresiones salvajes. En junio de 2018, un paciente retuvo durante casi una hora, a punta de cuchillo, a una doctora que había acudido a una visita a domicilio. La ató, la amordazó, se desnudó e intentó abusar de ella.

Entró en la consulta con un cuchillo, unas tijeras... y se lanzó a por él sin mediar palabra

El segundo susto, en marzo de este año, casi acaba con la vida de un veterano doctor, que fue apuñalado por un paciente octogenario. “Fue horroroso. Entró en la consulta con un cuchillo, unas tijeras... y se lanzó a por él sin mediar palabra. El pobre hombre se tuvo que esconder aquí detrás, sangrando. Da escalofríos pensar que aquí mismo acuchillaron a un médico”. Desde que ocurrió, el personal se concentra cada viernes en la puerta exigiendo más protección.

A 15 minutos andando de allí, en el Hospital Nuestra Señora de Gracia —uno de los más antiguos de España—, se produjo el 7 de abril otra agresión que acabó en la portada de los diarios regionales: una familia de etnia gitana dio una paliza a dos auxiliares que aún siguen de baja.

Los sindicatos aseguran que no se trata de casos aislados, ni circunscritos a Aragón. Según el 'Informe estadístico de agresiones en el ámbito sanitario', el año pasado se denunciaron 6.384 “situaciones violentas”, de las cuales 954 fueron agresiones físicas y el resto, amenazas graves o insultos. En la Comunidad de Madrid se dispararon los casos reportados un 50,4% solo en 2017, según el Registro Madrileño de Agresiones y Conflictos (Remac).

La sensación de desprotección se extiende por centros médicos y hospitales. El personal denuncia un aumento de la conflictividad, agravado por la falta de recursos. Insisten en que los pacientes son cada vez más exigentes y que los trabajadores no dan abasto. Algunas comunidades autónomas han instalado botones del pánico debajo de las mesas de los doctores. “Si el paciente se pone muy chulo, aprietas sin que se dé cuenta y viene un compañero. Cuando hay otra persona, normalmente baja la tensión”, explica una doctora de Murcia, donde se ha convertido en una práctica habitual en muchos centros médicos. También son ya frecuentes las puertas laterales en las consultas. “Están pensadas para que te puedas escapar si te bloquean la salida”.

“La gente tiene que esperar cada vez más y les atienden personas que llevan muchas horas trabajando, que están desbordadas y a menudo agotadas. La plantilla es tan ajustada que muchos van al límite. Hay médicos reventados, que pueden ver a casi 100 pacientes al día… y eso provoca roces. Existen diferentes estadísticas, pero desde 2012 todos los años vemos cómo aumentan las agresiones”, resume José Abril Palazón, secretario de Salud Laboral de CCOO en Aragón.
Patadas en el suelo

El parte de la agresión sufrida este mes en el Hospital Nuestra Señora de Gracia describe una escena que tiene indignadas a las enfermeras de la planta de geriatría, donde se produjo el suceso: más de 10 familiares de un paciente llevaban todo el día acampados en la sala de espera y cuando se les pidió que se retiraran comenzó una discusión que degeneró en linchamiento.

“Les dieron patadas en el suelo y tirones de pelo hasta que llegó la Policía”, indica el informe. “Llevaban horas y horas riéndose de nosotras, gritando, comiendo, bebiendo y ocupando todo el espacio. Yo he vivido la época de los heroinómanos y las prostitutas, y no recuerdo situaciones como esta. La gente cada vez es más agresiva y maleducada”, resumen los testigos.

Yo he vivido la época de los heroinómanos y las prostitutas, y la gente cada vez es más agresiva

Uno de los agresores huyó y otro está detenido, pero los familiares del paciente siguen paseando a diario por el hospital: algunos dentro de la habitación, otros en un corrillo instalado en la puerta del recinto. La sala de enfermeras se caldea comentando lo sucedido. “Vino un patriarca a mediar, pero les da igual. Saben que si son conflictivos y dan guerra, acaban saliéndose con la suya”.

“Por ejemplo”, continúan, “son los únicos en la planta que tienen una habitación para ellos solos por sistema. Y nosotras tenemos que seguir atendiéndolos, aun sabiendo que han pegado una paliza a dos compañeras que están amenazadas y asustadas en casa. Han traído a un chico de seguridad, pero él también les tiene miedo. Dan ganas de salir corriendo”, se quejan.

Han traído a un chico de seguridad, pero él también les tiene miedo. Dan ganas de salir corriendo

El director del hospital, José María Arnal, trata de ver las cosas con perspectiva. “Es doloroso que ocurra algo así, pero tampoco podemos dar la impresión de que esto ocurre a diario. El personal denuncia más que antes, no están dispuestos a consentirlo y me parece bien”, comenta. “No quiero que la gente que viene a trabajar o a consulta se piense que esto es Alcatraz”, zanja.

Los números, sostiene Abril Palazón, demuestran que las agresiones son más frecuentes en los centros de salud y en las atenciones primarias que en los hospitales. Y casi todos los problemas, dice, se originan por un puñado de motivos: “Tiempos de espera”, “falta de información”, “falta de señalización” y conflictos “en zonas comunes y salas por temas de limpieza, confort”…

Imagen de las protestas.
Imagen de las protestas.


Perder los nervios esperando

El Observatorio Contra las Agresiones de la OMC, que solo tiene en cuenta los casos denunciados por médicos, indica que el 46,1% de los casos se inicia por discrepancias en la atención médica, el 11,4% por el tiempo en ser atendido, el 11,1% por no recetar lo propuesto por el paciente y el 10,3% por las bajas de incapacidad laboral.

En marzo, por ejemplo, un doctor fue brutalmente apaleado por sus pacientes en un centro de salud de Mollet del Vallès (Barcelona) después de anunciarles que tendrían que esperar un rato más porque él se retiraba unos minutos a disfrutar de un descanso legalmente establecido después de muchas horas de trabajo.

Las consultas (28%), las ventanillas de citas (15%) y Urgencias (13%) son las zonas de mayor riesgo, y los familiares pueden llegar a ser más conflictivos que los pacientes. En 2012 se creó un grupo de trabajo a nivel nacional para aunar criterios, y en 2018 se reactivó por el incremento de la violencia. La próxima reunión se celebra en julio y participarán los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

No podía seguir trabajando en ese pueblo, así que me tuve que ir y ahora estoy preparando el MIR de nuevo

“Claro que hay instrucciones y un plan de la Secretaría de Estado, el problema está reconocido y el diagnóstico hecho, pero no se le pone remedio. Hace falta ayuda psicológica, ayuda jurídica, reforzar las órdenes de alejamiento y los traslados conflictivos. Hemos tenido casos en los que se persigue al trabajador fuera del centro, médicos y enfermeros que tienen que cambiar de horario o de planta… Hay cuadros de depresión, de ansiedad y mucha gente de baja por este motivo”, lamenta.

Algunos profesionales han acabado huyendo de la atención primaria para no seguir soportando la presión de las consultas. Marta (nombre ficticio) estuvo trabajando varios meses como pediatra interina en un consultorio rural de Murcia, pero acabó pidiendo la baja por las amenazas constantes de una familia a la que acabó llevando a juicio.

“Me amenazaron y me insultaron. No sabía si me iban a rajar las ruedas del coche, como les ha pasado a algunos compañeros. Denuncié y tuve testigos, pero les absolvieron porque, tal y como está la ley, si las amenazas no son de muerte, no les pasa nada. No podía seguir trabajando en ese pueblo, así que me tuve que ir y ahora estoy preparando el MIR de nuevo, con otra especialidad, para no tener que volver a trabajar tan de cara al público”.