Autor Tema: 11-M  (Leído 81317 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1220 en: 26 de Enero de 2019, 11:33:59 am »
FRANCIA LO DEJA EN LIBERTAD
Dejan libre al marroquí cuyo ADN apareció en el piso de Leganés del 11M


Agencias
España / 25 enero, 2019

Tras varias pesquisas, según han indicado a Efe fuentes policiales, los investigadores no vinculan al arrestado con los ataques.

Las fuerzas de seguridad francesas han dejado en libertad a Mustapha B., el hombre detenido el martes por la coincidencia de su ADN con uno de los encontrados en el piso de Leganés donde se inmolaron los autores del 11M.

Se trata de un marroquí de 43 años, detenido en Lyon por los servicios antiterroristas franceses en colaboración con la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y con el visto bueno del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.

PUBLICIDAD

No es la primera vez que aparecen coincidencias de ADN con los hallazgos del piso de Leganés donde murieron siete de los autores de la masacre de Madrid y hasta el momento ninguno ha tenido trascendencia para la investigación.

Los atentados del 11 de marzo de 2004 causaron 193 víctimas mortales y dejaron mas de 2.000 heridos, en una serie de ataques terroristas con explosivos en cuatro trenes de cercanías de Madrid, lo que supuso el mayor golpe terrorista perpetrado en España.

Fue el 3 de abril cuando siete terroristas, cercados por la policía en un piso de Leganés, se suicidaron mediante una fuerte explosión, que también mató al GEO Francisco Javier Torrenteras.

Los suicidas eran Serhane Ben Abdelmajid, “El Tunecino”; los marroquíes Jamal Ahmidan, “El Chino”; Abdennabi Kounjaa, Asri Rifaat Anouar, los hermanos Mohamed y Rachid Oulad Akcha, y el argelino Allekema Lamari.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1221 en: 06 de Marzo de 2019, 11:51:48 am »

Sujetos vinculados a la embajada marroquí" intervinieron en el 11-M, denuncia Villarejo al juez


Agentes de Rabat "instruyeron en el montaje de los explosivos a los terroristas", sostiene el excomisario.
Que no se inmolaran "evidencia" que fue "una operación de inteligencia no yihadista", según el exagente encubierto.
6 marzo, 2019 02:57

 TERRORISMO  YIHADISMO  ATENTADOS 11-M
Carmen Lucas-Torres  @carmenlucast
El excomisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017 como principal investigado en el caso Tándem, ha remitido un escrito al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón donde asegura que los terroristas del 11-M "fueron instruidos" en el montaje de las bombas que dejaron 191 fallecidos "por unos sujetos vinculados a la embajada marroquí".

El exagente encubierto, que se dedicó durante años a labores de Información y dependía directamente de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional, mantiene en su escrito remitido al Juzgado Central de Instrucción número 6 que cuerpos policiales y de Inteligencia españoles detectaron estas prácticas "y que sorprendentemente no se siguió ninguna acción para su identificación".

Villarejo, que el pasado lunes emitió un comunicado a través de su abogado anunciando que solicitará la desclasificación de documentos reservados sobre el 11-M para defenderse, mantiene que "lo más sorprendente de esta instrucción" -en referencia a las enseñanzas de los supuestos espías marroquíes a la hora de manipular explosivos- es que "nunca se les preparó para el suicidio, lo que evidencia que se trata de una operación de inteligencia, no yihadista".

El excomisario ahonda así en su declaración en la Audiencia Nacional del pasado enero, cuando ya mantuvo que investigó la posible intervención de servicios secretos extranjeros en los peores atentados de la historia de España. En aquella ocasión, el exagente habló de la organización de un viaje a Beirut (Líbano) para investigar las llamadas que se hicieron desde una cabina ante la sospecha de que era una vía de comunicación entre los autores intelectuales del atentado y los terroristas.


En aquella comparecencia se le impidió continuar porque aludió directamente a miembros del CNI protegidos por la ley. Sacó a la luz toda esa información para defenderse en la pieza abierta contra él también en la Audiencia Nacional por su presunto trabajo de espionaje ilegal a miembros de Sacyr que habría realizado a petición del presidente del BBVA.

El rey de Marruecos, Mohamed VI.
El rey de Marruecos, Mohamed VI.  Reuters

Ahora, el mando policial ahonda en esa tesis y explica que en un atentado como el del 11-M los terroristas, "como siempre ocurre, se habrían inmolado para causar el máximo daño, esto es, esperando la máxima aglomeración de personas". Sin embargo, el excomisario investigado sostiene que en este caso y rompiendo la pauta de la mayoría de los ataques yihadistas en suelo europeo, los causantes no se inmolaron durante los atentados ni buscaron el enfrentamiento directo con las fuerzas de seguridad para causar el mayor número de víctimas y terminar con su vida.

"Luctuosos acontecimientos"
El 18 de enero de 2019, la defensa del comisario acusado de organización criminal, blanqueo, revelación de secretos, cohecho y falsedad, aseguró ante la prensa que Villarejo daría explicaciones de "luctuosos acontecimientos acaecidos en la vida española". Pocos días antes, Moncloa.com comenzó a publicar detalles de la llamada operación Trampa, la presunta investigación de espionaje privada contratada al agente encubierto por el BBVA para frenar la entrada de la constructora Sacyr en su capital. Según la documentación desvelada por el portal, Villarejo pinchó incluso los teléfonos de ministros de José Luis Rodríguez Zapatero como Miguel Sebastián, que se ha personado como afectado en la pieza abierta al respecto en la Audiencia Nacional.

Para defender que esa operación privada no fue ilegal, Villarejo aseguró ante la Audiencia Nacional que lo hizo con conocimiento del CNI y para controlar la supuesta voluntad del servicio secreto francés de desestabilizar el sistema bancario español. Villarejo basaba sus palabras en que la compra de acciones planeada por Sacyr estaba financiada por el banco francés Sociétté Générale por medio de un "producto opaco".

Fue en ese punto cuando vinculó la operación del BBVA con el 11-M, asegurando que meses antes de ese intento de compra del banco, los servicios secretos franceses habrían cercenado los datos sobre las llamadas que recibieron los terroristas que atentaron en Madrid desde una cabina concreta de Líbano. Unos datos que, según su versión, fueron "mutilados" antes de que terminaran en manos de la Policía y "nunca fueron debidamente investigados".

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1222 en: 07 de Marzo de 2019, 07:03:28 am »
 EL 11-M, 15 AÑOS DESPUÉS

Parte de los explosivos del 11-M salió de “depósitos de la Guardia Civil”, denuncia Villarejo al juez
La dinamita se entregó “con el fin de colocar un dispositivo de seguimiento” y luego se alteró el libro de registro.
7 marzo, 2019 03:16


C.L.

Las revelaciones del excomisario José Manuel Villarejo sobre el 11-M no terminan en la presunta implicación de espías marroquíes y franceses en el atentado, según ha sostenido en un escrito remitido a la Audiencia Nacional. Además, el exmando policial investigado en el caso Tándem y en prisión desde noviembre de 2017 asegura en el documento remitido al juez Manuel García-Castellón que parte del explosivo utilizado en los trenes salió en realidad de "los depósitos de armas de la Guardia Civil". Eso explica, según el exagente, la existencia de distintos tipos de explosivo (Titadine o Goma 2 ECO) en los atentados.

Según la versión aportada por Villarejo, que ha pedido que el Gobierno desclasifique los documentos oficiales que le vinculen con el 11-M para poder "defenderse",  la operación de compra de 200 kilos de explosivos por parte de Jamal Ahmidan, alias El Chino, el 29 de febrero de 2004, era en realidad una "entrega controlada" por la Guardia Civil, que "con el fin de colocar un dispositivo de seguimiento" integró entre la dinamita "algún material explosivo existente en los depósitos de armas" del instituto armado, según la teoría del excomisario.

El objetivo que había detrás, según Villarejo, era crear un intento de atentado ficticio, una compra controlada de dinamita que serviría para detener a los presuntos terroristas en posesión de la munición y acreditar así su intención de atentar en suelo español de forma inminente. Pero, según él, algo salió mal.

El comisario jubilado sostiene que los yihadistas contaron con "ayuda externa" para burlar la vigilancia y terminar perpetrando el atentado y apunta directamente a encubiertos de la inteligencia francesa. "De no haber contado con ayuda muy profesional, esos delincuentes comunes de tan escasa preparación jamás habrían burlado a un experimentado y muy fogueado equipo de seguimiento de la Guardia Civil", sostiene en el escrito remitido al Juzgado Central de Instrucción número 6.

"Inexplicablemente la vigilancia y el dispositivo fallaron y El Chino se perdió al entrar en Madrid, a pesar de que el control fue tan riguroso que se le llevó a parar en varias ocasiones para verificar que por el peso detectado en la amortiguación no había transferido su letal carga a ningún otro vehículo", sostiene el exagente encubierto.
El excomisario José Villarejo.

El excomisario José Villarejo.
Mentiras en el juicio

El uso de distintos explosivos en los diez artefactos que estallaron en los trenes de Madrid dejando 191 muertos es uno de los principales puntos de discordia en la investigación judicial del 11-M. Sobre el papel, los terroristas tuvieron acceso únicamente a la Goma 2 ECO que el minero y confidente de la Guardia Civil, José Emilio Suárez Trashorras, obtuvo de forma ilegal de la explotación minera donde trabajó, Mina Conchita.

Sin embargo, tanto los análisis oficiales como los realizados por los distintos peritos de las acusaciones determinaron que en al menos en una de las explosiones el reactivo tenía componentes que no se encontraban en la Goma 2 ECO utilizada para uso minero. Por los componentes, allí se utilizó un tipo distinto de dinamita, llamada Titadine.

Ahora, el excomisario Villarejo mantiene ante la Audiencia Nacional que ese explosivo dispar salió de un polvorín de la Guardia Civil y que se camufló entre los 200 kilos de dinamita adquiridos por El Chino, propiciando así "la confusión de Titadine o Goma 2 ECO con cordón detonante".

El excomisario, acusado de encabezar una presunta organización criminal para enriquecerse por medio de investigaciones ilegales, señala además a dos agentes de la Guardia Civil, a los que acusa de mentir en el juicio para ocultar que la compra de los explosivos fue una operación concertada por la Guardia Civil con Trashorras, que era su confidente.

"Cuando se produjo el atentado, el coronel jefe que era el responsable de la operación [Félix Hernando, entonces responsable de la Unidad Central Operativa] negó la existencia de la misma durante el juicio y después, antes de su pase a la reserva, fue ascendido a general ante su amenaza de hablar", explica el policía en el documento remitido la pasada semana al juez que le investiga.

"Respecto al cabo responsable del control de armas y explosivos de la Guardia Civil, de nombre L.A, pasó de inmediato al CNI y el libro de registro se perdió y fue sustituido por uno nuevo, adecuadamente maquillado", concluye el excomisario en su alegato.


 

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1223 en: 08 de Marzo de 2019, 07:24:55 am »

La embajada de Francia rehúye hablar de implicaciones en el 11-M

08/03/19access_time 1:02


Apenas hay día en que el José Manuel Villarejo no ocupe portadas. Esta vez, el ex comisario ha señalado mediante un escrito enviado al juez que los explosivos utilizados en los atentados del 11-M provenían en realidad de depósitos controlados por la Guardia Civil.

Es más. Según su testimonio, habrían sido las Fuerzas de Seguridad españolas las que habrían facilitado a los terroristas el material para fabricar las bombas utilizadas contra los trenes de Cercanías, con el objetivo de seguir los explosivos y capturar a todos los integrantes de la red.

Sin embargo, como relata Villarejo en su peculiar versión de los hechos, ‘El Chino’ -encargado de transportar la Goma 2 Eco- burló la vigilancia policial una vez llegó a Madrid. Se le perdió la pista poco antes de los atentados.

Y el ex comisario asegura que tuvo ayuda externa. Concretamente de los servicios secretos de Francia y Marruecos, que ya habían ayudado a sus colegas españoles en operaciones similares y por lo tanto conocían el ‘modus operandi’.

El Chivato se ha puesto en contacto con fuentes de la embajada de Francia en España para conocer su valoración acerca de estas acusaciones, si se estaba valorando emitir un comunicado o desmentido, o incluso si se barajaba tomar medidas legales contra dichas informaciones.

La delegación francesa, sin embargo, no quiere entrar en este terreno. Se limita a responder con un “sin comentarios”.


Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12068
Re:11-M
« Respuesta #1224 en: 08 de Marzo de 2019, 08:46:25 am »
No me creo nada de ese tipejo

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1225 en: 11 de Marzo de 2019, 06:49:32 am »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1226 en: 12 de Marzo de 2019, 07:43:54 am »
Casado, Casado...




 

JUAN JESÚS SANCHEZ MANZANO: COMISARIO Y JEFE DE LOS TEDAX EN EL 11-M
“El Gobierno de Aznar me pidió que asumiera su mentira sobre el 11-M”

El comisario y jefe de los Tedax (unidad de desactivación de explosivos) cuenta cómo se fraguó la mayor manipulación informativa tras el peor atentado terrorista de España

Patricia Ortega Dolz
Madrid 11 MAR 2019 - 11:39 CET   
Juán Jesús Sánchez Manzano en la estación de Atocha el pasado jueves. En vídeo, se cumplen 15 años del 11-M: el peor atentado terrorista en España que dejó 193 muertos. FOTO: ULY MARTIN | VÍDEO: ATLAS

El comisario principal Juan Jesús Sánchez Manzano, 65 años, llega en tren, puntual, a la cita en Atocha, uno de los principales escenarios de aquel 11 de marzo de 2004, cuando el yihadismo golpeó con mayor dureza en España, dejando un reguero de bombas y sangre en los trenes: 193 muertos y cerca de 2.000 heridos. Se jubiló el pasado mes de octubre y viene dispuesto a hablar sin tapujos y a desmontar la "gran mentira" fraguada y cultivada por el Gobierno de Aznar tras el peor atentado terrorista de nuestra historia.



Pregunta. ¿A qué hora del 11 de marzo de 2004 estaba usted ya seguro de que se trataba de un atentado yihadista y que nada tenía que ver con ETA?

Respuesta. A las 15.00 del mismo día 11. En ese momento se inspeccionaba la furgoneta Kangoo utilizada por los terroristas y se incautaron restos de Goma 2 Eco y unos detonadores. Además, se encontró una cinta cassette que contenía cánticos del Corán en árabe. No obstante, antes ya surgieron indicios sobre la autoría yihadista, pues a primera hora de ese día, cuando se encuentran las bolsas-bomba en la estación de El Pozo y en la de Atocha, los Tedax (unidad de desactivación de explosivos) ya comprobaron que la materia explosiva era blanca, no de color rojizo como la dinamita Titadyn, que era la que ETA usaba habitualmente. También ya observaron y nos informaron, en la misma estación de Atocha, de que los efectos de las explosiones tenían que deberse a un explosivo más potente y de mayor velocidad que la dinamita Titadyn.

P. ¿Qué hizo después de encontrar esos efectos en la furgoneta?

R. Comunicárselo al comisario general de Seguridad Ciudadana [Santiago Cuadro], que era mi superior inmediato. En el momento del hallazgo, estaba conmigo el comisario general de Información [Jesús de la Morena], que observó los mismos indicios que yo y formuló preguntas a los Tedax en relación con los restos que habían aparecido en la furgoneta. Los técnicos le comunicaron que esos componentes y artefactos nada tenían que ver con lo que había utilizado ETA con anterioridad.

P. ¿Lanzaron entonces ya la idea de que podía tratarse de un atentado yihadista?

R. Sí, con esos indicios ya se empezó a pensar en los islamistas. Desde luego, lo que se descartaba con absoluta certeza era la autoría de ETA y así se comunicó a las 15.00 del 11 de marzo a las autoridades policiales.

P. ¿Cómo se explica entonces que cinco horas más tarde compareciera Ángel Acebes, entonces ministro del Interior, y dijera que la principal hipótesis era ETA aunque no se descartaban otras?

R. Eso es lo que comunica Acebes a la opinión pública en la tarde, pero es que antes, a las 17.35, el Gobierno de Aznar ya había remitido a las embajadas y a los organismos internacionales un telegrama, firmado por la entonces ministra de Exteriores, Ana Palacio, en el que adjudicaba explícitamente la autoría del atentado a ETA y se instaba a los embajadores a que mantuvieran esa teoría. No había necesidad de adelantar la autoría.

P. ¿Por qué cree que quiso el Gobierno lanzar ese mensaje hacia el exterior, contrario a las informaciones que se mandaban desde la policía?

R. No lo sé, no entro en valoraciones. A mí me sorprendió mucho, me lo dijo mi esposa a la 1.00 de la madrugada ya del día 12, cuando regresaba a mi casa. Ella lo había escuchado en las noticias. Poco después, me llamaron los Tedax de servicio para decirme que habían encontrado otra bolsa con una bomba en Puente de Vallecas. Ignoro qué finalidad tenía ese comunicado internacional, que no se ajustaba a los datos sobre nuestros hallazgos y a nuestras hipótesis.

P. ¿Cómo y cuándo cree usted que comienza la mentira?

R. Según publicaron posteriormente los medios de comunicación, fue en Moncloa. El 11 de marzo era jueves y el domingo había elecciones generales. Al parecer, uno de los asesores del presidente Aznar le dijo: “Si ha sido ETA barremos, pero si son los yihadistas ganará el PSOE”. A partir de que en Moncloa se hablara en esos términos, empiezan los comunicados adjudicando la autoría a ETA.

P. ¿En cuántas ocasiones, a lo largo de ese día 11, recuerda haber hablado con sus superiores acerca de que no podía ser ETA?

R. A partir de las 13.00, cuando llega el comisario general de Seguridad Ciudadana a la unidad de los Tedax, y habla con la inspectora química del laboratorio y otros Tedax, le comunican que lo incautado hasta ese momento no apuntaba a ETA. Le dijeron que no se podía determinar la clase de explosivo, solo que era dinamita, con más velocidad de detonación que la usada habitualmente por la banda terrorista, por los efectos de las explosiones en los trenes. Se ratificó más tarde, cuando encontraron en la furgoneta detonadores y restos de dinamita Goma 2 ECO. En ese momento, a las 15.00 del mismo día 11, yo se lo comuniqué a mi comisario general de Seguridad Ciudadana y al comisario general de Información [Jesús de la Morena], que se había desplazado hasta allí. Delante de mí, efectuó la llamada para informar al secretario de Estado, Ignacio Astarloa.

P. ¿Qué pensó cuando supo que se habían enviado esos telegramas a embajadas y organismos internacionales?

R. Como me avisaron casi en ese momento, sobre la una de la madrugada, del hallazgo de una bolsa con un artefacto explosivo en la Comisaria del Puente de Vallecas, me tuve que trasladar inmediatamente a Vallecas. Por el camino iba pensando que alguien tendría que justificar ese telegrama y las comparecencias del ministro del Interior, en las que atribuía la autoría de los atentados a ETA. Necesitarían un chivo expiatorio, y el más propicio era yo, que era el jefe de los Tedax. Así que, cuando llegué a Puente de Vallecas, lo primero que hice fue ordenar al jefe de sección que encargara al jefe de grupo de informes la elaboración de una memoria de todas las actuaciones y comunicados que emitiera la unidad: notas informativas y documentos, todo. Así lo hicieron hasta el día 23 de junio que se cerró esa memoria de actuaciones, se registró en el libro oficial y se envió a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y al director general de la Policía [Agustín Díaz de Mera]. Ahí consta todo lo que se hizo y lo que se comunicó. Esa memoria era nuestra salvaguarda.

P. Sin embargo, le pidieron explicaciones a usted.

R. Días antes de que arrancara la comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, a principios de julio, instancias superiores del Gobierno de Aznar me pidieron que asumiera que los Tedax habían utilizado la palabra Titadyn como el explosivo usado en los atentados del 11-M, el que usaba habitualmente ETA. De esa manera el Gobierno podría justificar su error. Nunca fue así.

P. ¿Y qué hizo usted?

R. A las instancias que me lo solicitaron les dije que no asumiría esa cuestión, porque no era verdad. Como máximo responsable de la especialidad no iba a permitir que se manchara el prestigio que tenían los Tedax a nivel nacional e internacional. No podía quedar para la Historia, con mayúsculas, que habían confundido al Gobierno de España. Me negué rotundamente.

P. El día 12 [viernes] ya había personas identificadas, se detuvo a gente ya ese mismo sábado, mientras aumentaban las cifras de muertos [fueron 193 en total] y de heridos ¿Cómo podía el Gobierno mantener la mentira?

R. Pues no lo sé. Pero desde que los Tedax consiguen desactivar la bomba de Puente de Vallecas, en la madrugada del día 12 —un hecho de suma importancia—, se obtiene la tarjeta del móvil utilizado como sistema de activación de la bomba. Esa tarjeta llevó a los servicios de investigación directamente a Lavapiés. Por otro lado, los detonadores y el explosivo hallados en la furgoneta nos llevaron a una mina de Asturias, lo que permitió establecer las conexiones entre los autores del atentado. Pero es que, además, cualquiera que haya trabajado el terrorismo de ETA sabe que una organización autóctona, que necesita el apoyo social para subsistir, no puede cometer un atentado con víctimas indiscriminadas, porque inmediatamente sería aniquilada por la colaboración de la propia gente de su organización.

P. ¿Quién diría que alimentó la mentira?

R. Lo ignoro. Si bien es cierto que a medida que se acercaba la comisión de investigación parlamentaria, algunos periodistas, como Pedro J. Ramírez, Casimiro García-Abadillo, o Jiménez Losantos, comenzaron a difundir teorías para tratar de mantener la relación de los atentados con ETA. Fueron creando lo que luego se llamó las “teorías de la conspiración”. Llegaron a decir cosas tan delirantes como que la mochila que contenía la bomba hallada en Puente de Vallecas la tenía yo en la cocina de mi casa. El objetivo era hacer creer que la policía estaba detrás de una conspiración contra el Gobierno de Aznar. Una estrambótica idea que mantuvieron durante 10 años y que estaba centrada en la actuación de los Tedax, de otras unidades policiales y también de la Fiscalía y la judicatura.

P. ¿De dónde salió entonces la palabra Tidadyn?

R. Lo desconozco. Lo que sí trascendió, tanto en la comisión como en la vista oral del juicio, es la controversia surgida entre el entonces subdirector adjunto operativo [Pedro Díaz-Pintado] y el comisario general de Seguridad Ciudadana [Santiago Cuadro]: uno se lo imputaba al otro y el otro lo negaba; así que nunca quedó claro de quién partió la palabra Titadyn. Lo que quedó claro es que de los Tedax no salió, porque desde primera hora de la mañana estaban seguros de que el Titadyn no podía producir los efectos observados en los trenes de cercanías. El exjuez Garzón también utilizó el término Titadyn en la comisión parlamentaria. Aseguró que un Tedax le había informado de que el explosivo utilizado había sido Titadyn. El mismo día que lo dijo en la comisión, ordené una investigación interna; ese documento está registrado en el libro oficial de la unidad Tedax, adjuntado en el libro Las bombas del 11-M. En esta investigación se determinó que no era cierto. Cuando la comisión le citó para que se ratificara en sus declaraciones, el exjuez dijo que no lo recordaba.

P. ¿Qué falló en Leganés?

R. Bueno, antes de Leganés, el 2 de abril se evitó un atentado en las vías de AVE, en Mocejón, con 10 kilos de explosivo Goma 2 Eco colocados estratégicamente bajo un puente, y que podía haber matado a cientos de personas. Esto siempre se olvida.

P. Los terroristas seguían teniendo capacidad operativa.

R. Como he dicho antes, se pudo evitar el atentado en el AVE. Nosotros hicimos el cálculo de cuánto explosivo les podía quedar y se concluyó que una cantidad considerable, teniendo en cuenta la capacidad del coche que utilizaron para trasladar el explosivo de Asturias hasta Madrid.

P. El que usaron para inmolarse en Leganés.

R. No se inmolaron, es un término incorrecto. Lo de Leganés fue un atentado kamikaze contra la policía. Los terroristas esperaron para activar la explosión, buscaron matar al mayor número de policías posibles.

P. ¿Y qué falló? Murió un GEO.

R. No falló nada. Fue una operación perfectamente planificada por los GEO (Grupo Especial de Operaciones), que era a quienes correspondía llevarla a cabo. Nosotros sabíamos que tenían allí una cantidad considerable de explosivo y que, según lo que se deducía de sus gritos en la casa, estaban moviéndolo hacia la puerta de entrada de la vivienda. Por eso la intervención, que tenía mucho riesgo, se hizo de manera escalonada y con mucha distancia entre los miembros del GEO. Ya vencida la tarde de ese 3 de abril y después de muchas valoraciones previas, se decidió actuar. Desgraciadamente, falleció el subinspector Torronteras. Hablé con él cuando sus compañeros lo sacaban después de la explosión. Parecía que podía sobrevivir a las lesiones sufridas: "No creo que haya problema", me dijo. No fue así.

P. ¿Si tuviera a Acebes delante de usted ahora, que le diría?

R. Le diría que debió ejercer las funciones de ministro del Gobierno de España con más responsabilidad y que, como en otros atentados, no había ninguna prisa de comunicar la posible autoría del atentado. Que no ejerció su responsabilidad adecuadamente. Que hay que saber mantener la independencia y la autonomía en algunos puestos respecto a otros poderes. Y, por supuesto, le mostraría mi desagrado ante la falta de respeto hacia los técnicos, que son los expertos.

P. ¿Y a Zaplana?

R. Su comportamiento deja mucho que desear, sobre todo en relación con las preguntas [300] que llegó a formular en el Parlamento y que sirvieron para institucionalizar la teoría de la conspiración, que habían diseñado y difundido Casimiro García-Abadillo y Pedro J. Ramírez. Llegó a decir que la mochila de Vallecas la tenía el jefe de los Tedax, es decir yo, en la cocina de su casa. Su comportamiento, como portavoz de la oposición, se merece calificativos duros que no procede pronunciarlos aquí. Pero el ciudadano puede valorar su calidad moral: en la mayoría de esas preguntas parlamentarias no se respetaba a las instituciones ni a las víctimas.

P. ¿Diría que el Gobierno fabricó en el 11-M una de las mayores noticias falsas [fake news] de la historia de nuestro país?

R. Sí, esta es la gran mentira propagada por determinados periodistas y, además, hemos visto las consecuencias: crisparon a la sociedad, la dividieron, dividieron también a las víctimas, las ofendieron porque no respetaron su dolor. Aquella campaña, orquestada por algunos medios, llevó al PP a perder de nuevo las elecciones en el 2008. Previamente, en 2004, Rajoy había puesto a Acebes como secretario general del partido y a Zaplana como portavoz del Congreso, que era como poner a la zorra a cuidar las gallinas.

P. ¿Y cómo afectaron a su vida personal estas teorías de la conspiración propagadas por algunos medios e institucionalizadas por algunos políticos?

R. Al final tiene uno que crearse una coraza, aunque tenía la conciencia muy tranquila, porque sabía que los Tedax y yo habíamos hecho bien las cosas. Además, tenía la confianza de la gente que me conoce y mis compañeros me arroparon. Fueron 10 años de difamaciones y mentiras, hasta 2014 estuvieron publicando cosas relativas a mi persona y que afectaron a mi familia, principalmente a mi esposa. Es un sufrimiento que traté de no exteriorizar hacia mi mujer y mis hijos. Me hice la promesa de que a los 10 años publicaría todo, por eso escribí el libro Las bombas del 11-M, relato de los hechos en primera persona, cuyos beneficios están donados a la Fundación de Huérfanos de la Policía. Mi objetivo es que sea un libro didáctico, para escuelas, que nadie pueda cambiar la verdad de lo que ocurrió, la historia. Por eso incluye documentos oficiales.

P. ¿Y profesionalmente le ha afectado?

R. Sí, afectó a mi carrera, porque una vez que algún medio de comunicación cuestiona tus actuaciones, es difícil que un superior decida asignarte puestos de mayor responsabilidad. Yo ascendí a comisario muy joven, con 42 años, por lo que mi trayectoria podría haber sido muy distinta de no haber sido jefe de los Tedax en los atentados del 11-M. No obstante, mi trabajo como comisario de Móstoles, donde he estado los últimos 10 años, ha sido muy gratificante.

P. ¿Cuál fue el momento más duro en este proceso?

R. Cuando se publicaban noticias por esos periodistas que no respetaron el dolor de las víctimas y trataron de sembrar dudas sobre la actuación policial, era como estar metiendo el dedo constantemente en la herida de las víctimas y sus familias. Algunas veces me llamaban desde alguna asociación quejándose de esas noticias y mostrándome su apoyo; ellos se merecían la verdad, no esa tergiversación interesada de los datos.

P. ¿Qué le diría a una de esas víctimas hoy, 15 años después?

R. Lo que me gustaría que supiera es que se trabajó con mucho esfuerzo y rigor. Ningún Tedax dio un paso atrás y contribuyeron a resolver la situación de forma ágil y eficaz. Lo lamentable fue que la policía no pudiera evitar que el atentado se cometiera.

P. ¿Si tuviera que extraer una lección de lo vivido cuál sería?

R. La resistencia. Al final, si resistes, ganas. Desde principios y valores sólidos, se puede resistir cualquier situación, más aún cuando no tienes duda de que las cosas se han hecho de la mejor manera posible.

P. ¿Diría que ha ganado la verdad?

R. Por supuesto. ¡Claro que ha ganado la verdad!
















Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12068
Re:11-M
« Respuesta #1227 en: 12 de Marzo de 2019, 12:47:27 pm »
Después de la guerra basada en una mentira en Irak, trataron de manipular la opinión pública mintiendo deliberadamente, arruinando las vidas de funcionarios profesionales y honestos.

Aznar ni ha pedido perdón ni ha asumido responsabilidad alguna, vergüenza debería darle, siendo él mismo víctima de terrorismo el trato vejatorio que dispensó a las victimas del 11M por no tragar su mierda

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1228 en: 16 de Marzo de 2019, 08:17:03 am »
   
sopesan si investigar para despejar cualquier duda
La Fiscalía decidirá si reabre la causa del 11-M tras las insinuaciones de Villarejo

Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, su criterio será determinante para decidir si la causa vuelve a impulsarse

Autor
Beatriz Parera
Contacta al autor
@beaparera


16/03/2019 05:00

La reapertura de la causa sobre los atentados del 11 de marzo en Madrid está en manos de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. El escrito presentado hace unos días por el excomisario José Villarejo ha tenido consecuencias y el Juzgado Central de Instrucción 6 se ha dirigido ya al Ministerio Público para recabar su informe sobre si procede reactivar la investigación sobre algunos puntos del procedimiento. Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, su criterio será determinante para decidir si la causa vuelve a impulsarse.

Quince años después de los atentados 17 de los 26 condenados por la masacre (que dejó 191 víctimas y 1.856 heridos) están ya en libertad. En junio de este año está previsto que salga de prisión otro más, Hassan el Haski, exdirigente del Grupo Combatiente Islámico Marroquí (GICM). Ocho de los condenados están recluidos en cárceles españolas, el noveno en Marruecos. Otros siete islamistas radicales se suicidaron en el piso de Leganés, y otros tres murieron tiempo después en Irak.

De los trenes de Atocha a las furgonetas de Las Ramblas: el olvidado rastro del terror
Braulio García Jaén
A partir de los atentados de Atocha, Mohamed llevó también una doble vida: empezó a colaborar en secreto como informante policial

La instrucción judicial dejó 116 personas investigadas, aunque solo 28 se llegaron a sentar en el banquillo de los acusados. Finalmente la Audiencia Nacional condenó a 21 de ellos, aunque un año después el Tribunal Supremo absolvió a cuatro pero condenó a Antonio Toro, que había sido inicialmente absuelto por la Audiencia. Así, entre ambos tribunales (Audiencia y Supremo) las condenas se elevaron a 22. En Marruecos los tribunales de este país condenaron a otras cuatro personas, las 26 en total. Dos tercios (17) ya han saldado su deuda con la justicia.

En el origen de la duda actual se encuentra un escrito de 15 folios remitido por Villarejo en el que el policía retirado, en prisión en el marco de la operación Tándem, cuestionaba algunos de los puntos de la investigación inicial sobre los atentados, sobre la que se sustentó el procedimiento completo. La cuestión se ha abordado desde la convicción de que las afirmaciones del comisario pueden ser falsas. La decisión implicará valorar si pese a ello, es conveniente contrastar sus datos y comprobar si quedan respaldados por pruebas materiales. Descartar si se trata de simples especulaciones. Eliminar cualquier duda vertida sobre el sumario.

Se aborda desde el convencimiento de que ningún paso vinculado con el atentado más grave de la historia de España puede tomarse a la ligera

La decisión aún no está tomada y, en última instancia dependerá del juez instructor Manuel García Castellón. El estudio se aborda desde la máxima discreción y, en el convencimiento de que ningún paso vinculado con el atentado más grave de la historia de España puede tomarse a la ligera, apuntan las fuentes consultadas.

El extenso escrito del excomisario colocaba a los servicios secretos franceses y marroquíes en el origen de las explosiones de los trenes de cercanías de Madrid. También indicaba que la compra de los explosivos estuvo controlada por la Guardia Civil y que este contó con "ayuda profesional" para sortear a los agentes del Instituto Armado. Levantaba también incógnitas sobre la mochila de Vallecas y sobre la autoría de uno de los condenados, Jamal Zougam.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
« Última modificación: 03 de Abril de 2019, 06:16:45 am por 47ronin »

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12068
Re:11-M
« Respuesta #1230 en: 02 de Abril de 2019, 22:49:47 pm »
Que bonito....


https://jotapov.com/2019/04/01/por-esta-y-cuatro-de-perdimos-las-elecciones-el-hilo-censurado-a-la-madre-de-un-fallecido-el-11m/


Perdieron las elecciones por hijos de puta y tras perderlas siguieron siendo unos hijos de puta, el 11M les retrató y se vio claro que sólo respetan a las victimas que les proporcionan réditos electorales, de ahí la indiferencia y despreció que dispensaron a aquellos que murieron y fueron heridos en los atentados de Atocha a ellos y a sus familiares, lo mismo que les ocurre con las victimas de violencia de género, no les da votos.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 171451
Re:11-M
« Respuesta #1231 en: 03 de Abril de 2019, 08:01:21 am »

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12068
Re:11-M
« Respuesta #1232 en: 03 de Abril de 2019, 17:30:07 pm »
Si es que tuvo mala suerte Aznar, un atentado de moros en un tren lleno de obreros rojos, jooder así no se puede, con el rédito electoral que obtuvo con el que le hizo a él la ETA si nos llega a colar La MENTIRA, hubiera tenido mayoria absoluta otra vez.


Qué gentuza más corrupta el PP todos de misa diaria eso sí, digo yo que estarán buscando el alma porque es evidente que no la tienen.