Autor Tema: ELECCIONES  (Leído 824798 veces)

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 46427
  • Verbum Víncet.
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14380 en: 11 de Marzo de 2020, 11:53:16 am »
Pués en eso de chats de borregos que no saben escribir te voy a dar la razón . . . sobre todo los que sustituyen la Q por la K, esos suelen ser de ese grupo al que te refieres con tanto acierto . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"quotquotNo hay hechos, sino interpretaciones"quotquot Nietzsche

Desconectado 81betelgueuse

  • Novato
  • ****
  • Mensajes: 40
  • LIBERTAD,LEALTAD,VERDAD MCRC
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14381 en: 11 de Marzo de 2020, 12:42:15 pm »
Pués en eso de chats de borregos que no saben escribir te voy a dar la razón . . . sobre todo los que sustituyen la Q por la K, esos suelen ser de ese grupo al que te refieres con tanto acierto . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk

No necesito que usted me de la razón en nada y mucho menos que me critique por sustituir una letra por otra, entre otras cosas porque vd. también ha cometido errores gramaticales.
Pero si su mejor aportación es la de corregir cómo ha de escribir la gente vuelva al colegio, que a lo mejor aprende algo. De todas formas es bastante común que quien no tiene nada que aportar ni que producir se fije en la letrita, porque es que es a lo único que puede llegar.
NO SE MUDA LA NATURALEZA DEL PODER CAMBIANDO DE SOBERANO Y DEJANDO INTACTA LA SOBERANÍA.

TEORIA PURA DE LA REPUBLICA

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 46427
  • Verbum Víncet.
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14382 en: 11 de Marzo de 2020, 16:03:18 pm »
Los toros mansos son los que se duelen en banderillas . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"quotquotNo hay hechos, sino interpretaciones"quotquot Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14383 en: 12 de Marzo de 2020, 07:18:14 am »
En el caso de que finalmente se celebren la abstención por el miedo a estar en locales cerrados puede causar estragos...


El vacío legal complica el aplazamiento de las elecciones vascas y gallegas que los partidos ven "inevitable"

    El lehendakari Urkullu y Pablo Casado apuntan a que la Junta Electoral tiene la última palabra, pero con la actual legislación en la mano no se pueden suspender unas elecciones ya convocadas
    Desde la Junta Electoral Central se ha sugerido en diversas ocasiones la necesidad de una reforma legal, pero los partidos mayoritarios nunca la han abordado
    Juristas enumeran dos vías para aplazar ahora las elecciones "con calzador": una ley orgánica o anular los decretos de convocatoria de las elecciones en Euskadi y Galicia

Yolanda González
ygonzalez@infolibre.es @yolanda_glez
Publicada el 12/03/2020 a las 06:00 Actualizada el 11/03/2020 a las 23:26



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14384 en: 13 de Marzo de 2020, 07:33:23 am »


Malestar con Feijóo en los partidos que concurren a las elecciones gallegas por la gestión del coronavirus
"Tenemos que esperar cuatro días para saber qué nos va a decir", asegura en conversación con eldiario.es el candidato socialista, Gonzalo Caballero
Gonzalo Cortizo / Daniel Salgado
13/03/2020 - 06:30h


La Xunta ya analiza qué vías legales permitirían aplazar unas elecciones que Feijóo ve "secundarias"

Las formaciones que concurren a las elecciones autonómicas del 5A se quejan de falta de información y denuncian que Alberto Núñez Feijóo está actuando con opacidad, sin hacerles partícipes de un posible aplazamiento de la cita electoral. Todas las formaciones políticas se han apresurado a suspender sus actos de precampaña después de que el Gobierno gallego se lo recomendase desde la mesa del Consello de la Xunta.

Tras la reunión semanal del gobierno gallego, Feijóo anunció su decisión de suspender las clases en todos los niveles educativos. Solo unas horas antes, el presidente gallego estableció comunicación telefónica con todos los candidatos del resto de formaciones pero no les dijo una sola palabra sobre el cierre de colegios.

La recomendación de suspender la precampaña electoral gallega fue planteada primero a los periodistas y después a los los partidos políticos. El propio Feijóo fue el encargado de comunicar en rueda de prensa que había dejado en manos de su portavoz parlamentario, Pedro Puy, la tarea de trasladar la idea al resto de formaciones. Cuando Puy llamó a sus contrincantes en la carrera electoral, la noticia ya había saltado a los teletipos.

A consecuencia de la propuesta del gobierno gallego todas las formaciones que concurren a los comicios han decidido anular los actos de precampaña. La última formación en hacerlo ha sido el PSOE gallego, que este fin de semana tenía previsto acoger la visita de la ministra de economía, Nadia Calviño y el próximo lunes la de Pedro Sánchez.

Desde inicios de semana, Feijóo se ha mostrado abierto a la suspensión de las elecciones. Bajo el argumento de que "la salud es lo primero", el presidente de la Xunta abría un debate que también se ha instalado en País Vasco, en donde las elecciones coinciden con las gallegas. Sin embargo, el presidente de la Xunta no ha establecido ningún contacto con el resto de aspirantes a la Xunta para poner en común las ideas con las que abordar el inédito camino de frenar un proceso electoral ya en marcha.

Los contactos del presidente gallego se han centrado en establecer un canal de coordinación con su homólogo vasco, Íñigo Urkullu. Ambos mandatarios han decidido acompasar sus decisiones sobre qué hacer de cara a una cita electoral cuya celebración parece cada día más improbable.

Mientras aborda ese debate, el jefe del ejecutivo gallego ha dejado en sombra al resto de formaciones, sin apenas información, más allá de la que se comunica desde las ruedas de prensa que celebra el gobierno gallego. Feijóo ha citado al resto de partidos para reunirse el próximo lunes. "Tenemos que esperar cuatro días para saber qué nos va a decir", asegura en conversación con eldiario.es el candidato socialista, Gonzalo Caballero. Caballero también se lamenta de no saber quién está llamado a esa reunión y se pregunta. "¿Estarán también los de Vox, y los de Ciudadanos?".

Desde Galicia en Común también se han quejado. Quieren verse antes con el presidente de la Xunta y preparar con él "una posición de país" de cara al encuentro que el próximo sábado reunirá al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con todos los presidentes autonómicos. El candidato de esta formación política, Antón Gómez-Reino ha anunciado este martes que abandona todos los actos de campaña para ponerse en cuarentena por coronavirus, tras conocer la existencia de casos confirmados en su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Desde el BNG, su candidata Ana Pontón, lleva días solicitando de Feijóo una reunión que siente a la misma mesa a todos los líderes políticos gallegos. Finalmente ese encuentro se celebrará el próximo lunes.

Mientras tanto, los expertos aseguran que el aplazamiento de las elecciones se presenta muy difícil si no concurre un acuerdo unánime entre las fuerzas políticas que concurren a esos comicios. La Junta Electoral de Galicia ha pedido que los partidos se pongan de acuerdo "ante la ausencia de una regulación expresa que autorice cualquier aplazamiento". Por el momento los candidatos tendrán que esperar a la cita que les ha reservado su principal oponente: el próximo lunes 16 de marzo.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14385 en: 16 de Marzo de 2020, 14:55:08 pm »
SUSPENDIDAS las elecciones en el País Vascos ..TODOS los partidos de acuerdo.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14386 en: 20 de Marzo de 2020, 14:21:10 pm »

Sánchez se queda sin legislatura
 


Casado le brinda su leal apoyo para contener la pandemia, y pedirá después investigar la gestión. El desmarque de ERC marca el camino de lo que se le viene encima: su soledad para afrontar la crisis

Carmen Morodo
Última actualización:19-03-2020 | 09:57 H
Creada:19-03-2020
La histórica sesión que ayer celebró el Congreso para solemnizar el apoyo mayoritario de la Cámara al estado de alarma oficializó el fin de la legislatura. De la que hemos conocido hasta ahora, seguro. Y muy probablemente, en sentido estricto, de la legislatura actual, aunque sin ponerle fecha dentro de lo incierto del futuro en todos los ámbitos.


MÁS NOTICIAS

La oposición en bloque y Podemos piden a Sánchez más medidas de apoyo a los autónomos
El Gobierno mantiene en la recámara la ayuda para padres que tengan que cuidar a sus hijos
El cierre de filas con el Gobierno para hacer frente a la crisis nacional, salvo el sonoro y relevante bofetón de ERC, no debe llevar a engaños porque es un apoyo coyuntural, hasta que acabe la pandemia y para adoptar todas las medidas que el Gobierno necesite activar para proteger la salud de los españoles y el primer impacto económico de esta dramática situación. Eso es importante para la eficacia de la ofensiva contra esta «guerra», pero no quita para que cuando pase el problema sanitario, el presidente del Gobierno se encuentre prácticamente solo para explicar su gestión y para hacer frente a los ajustes que exigirá el volumen de gasto extraordinario que tiene que poner en marcha para que empresas, autónomos y familias no se ahoguen en la parálisis del estado de alarma.

Ayer el Congreso asistió a una sesión parlamentaria excepcional, como la situación del país. En la que la mayoría de los portavoces midieron al milímetro su discurso, pero también esbozaron la crítica y la enmienda que lanzarán contra Sánchez una vez pase el momento del «todos a una», como manifestaron en su mayoría, y se contenga la expansión de la enfermedad del coronavirus y España intente volver a la normalidad.


La sensación de que ayer empezó el «funeral» de la actual legislatura se la llevaron en el Gobierno y se la llevaron también en la oposición. El presidente del Gobierno va a tener un problema con sus socios porque es muy improbable que estén ahí, para seguir sujetando a su Ejecutivo cuando haya que arremangarse y tomar decisiones impopulares. E implementar los «ajustes» necesarios para cuadrar las cuentas domésticas, y con Bruselas, después de los desajustes extraordinarios a los que obliga esta situación. Cuando Sánchez se encuentre ante el espejo del Rodríguez Zapatero de los ajustes de mayo de 2010 tiene muy difícil, por no decir imposible, mantener a su lado a Pablo Iglesias. Y mucho menos a los partidos independentistas, que ya no están. El PNV aguantó ayer al lado de Sánchez porque por delante tiene unas elecciones inciertas y está en la misma situación que el presidente del Gobierno, desbordado por una crisis sanitaria que deja en evidencia el autogobierno vasco.

Ayer fueron los socios catalanes lo más desleales con su pacto con Sánchez y con el espíritu coyuntural de concertación nacional, pero los más realistas al colocarle ante el espejo de lo que le viene por delante. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, dijo lo que piensan en el PP, en Ciudadanos y en otras fuerzas minoritarias, pero que ayer callaron porque saben que la opinión pública no entendería que en esta situación de emergencia nacional pierdan ni un minuto en echarse la basura a la cabeza. Ya llegará el momento, como advirtió Casado en un discurso de guante blanco, pero en el que deslizó la advertencia de que su partido pedirá una comisión de investigación de esta gestión, y con la agenda, en eso no entró, que sí verbalizó Rufián ante un Pleno diezmado, apenas una treintena de diputados, y esterilizado por el miedo al contagio.


Fue Rufián, la voz del partido en el que Sánchez ha hecho residir la legislatura, el que anticipó la que se le viene encima al líder socialista. Calificó de «tardía» e «insuficiente» la respuesta del Gobierno de Sánchez, le reprochó que sea «el médico que se acaba de enterar» cuanto tiene un país en situación de urgencia. «Demora e incompetencia frente a lo que tenemos enfrente no comporta pérdida de votos, comporta pérdida de vidas», sentenció. «Primero nos dijeron que era imposible que llegaran contagios de fuera; después, que era imposible que se produjeran casos dentro; y después, respondieron con medios débiles», continuó en su tono demoledor de la gestión socialista. El aliado ha sido el peor enemigo de Sánchez, a pesar de que abriera su estocada con el lema de que es el momento de dejar a un lado las banderas. En una línea que tienta a Podemos, aunque ayer la formación morada primara su papel institucional, Rufián cuestionó la gestión y el alcance de las medidas económicas, además de atacar la implicación del Ejército y no dejar pasar la ocasión sin golpear a la Casa Real. «Un aviso a quienes están utilizando miserablemente esta crisis para tapar sus vergüenzas. Investigaremos hasta el último euro del ‘business’ con sátrapas saudíes. Ya sean eméritos, pretéritos o futuros», concluyó en su intervención.

En Moncloa saben que, para la complicada etapa que habrá que administrar en los próximos meses, y este escenario nunca entró en los cálculos de previsiones a la hora de elegir los compañeros de viaje para la Legislatura, los socios no querrán mancharse. Y la apuesta de Sánchez fue tan excluyente que incluso aunque ahora haya quien ya especule con cuándo Sánchez tendrá que cesar a Iglesias para buscar el apoyo del centro derecha, esa puerta quedó cerrada con su pacto de investidura y su negociación con los partidos independentistas. Sin marcha atrás porque Casado, que ayer tendió su mano lealmente al Gobierno de la Nación, tampoco se hará cómplice ni de los hechos pasados ni de la administración de la crisis sanitaria ni de sus consecuencias sociales y económicas, con una recesión que ya amenaza en el horizonte.

«Lo más duro está por llegar», explicó el presidente del Gobierno. Todos los portavoces intentaron dar grandeza a sus palabras para ajustarlas a la situación de crisis nacional que vive el país. Sánchez pidió «sacrificio y unión» porque España «saldrá reforzada, habiendo demostrado que somos una sociedad renovada, que camina y se protege unida». Unidas Podemos reclamó más medidas sociales, como una renta mínima o la moratoria de alquileres. También ERC. «El virus nos desbordó a todos», lamentó el presidente del Gobierno y hasta ahí llegó su ejercicio de autocrítica, algo que sí le reprocharon tímidamente otros portavoces como el líder de la oposición. Por cierto, Sánchez escuchó la advertencia de varios grupos de que se está equivocando con la flexibilidad del estado de alarma porque la paralización de la actividad debería ser total para no alargar la crisis. Cuando haya que prorrogar este estado de excepcionalidad, seguro que se lo recordarán.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • **
  • Mensajes: 16898
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14387 en: 20 de Marzo de 2020, 16:16:09 pm »
Esta crisis les va a costar el Gobierno

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14388 en: 20 de Marzo de 2020, 16:20:44 pm »
Esta crisis les va a costar el Gobierno

No descarto una moción.de censura en octubre si la situación no se resuelve en un mes.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • **
  • Mensajes: 16898
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14389 en: 21 de Marzo de 2020, 02:07:58 am »
Mi pronóstico es que durará mínimo de dos a tres meses, mínimo,  he pedido las vacaciones en Agosto y no tengo claro que no las pase confinado en mi domicilio.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14390 en: 25 de Marzo de 2020, 19:19:30 pm »
...

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14391 en: 02 de Abril de 2020, 07:19:05 am »



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14392 en: 05 de Abril de 2020, 07:39:12 am »

El 5-A que no fue: así afectará a Feijóo y Urkullu la epidemia que obligó a aplazar sus elecciones
La anulación de las elecciones autonómicas vascas y gallegas que deberían haberse celebrado hoy obliga a PP y PNV a replantear desde cero sus estrategias electorales.
5 abril, 2020 02:40

Cristian Campos @crpandemonium

No habrá colas este domingo en los colegios electorales vascos y gallegos. Las elecciones autonómicas, cuya fecha había sido escogida con mimo por Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo para no coincidir con los tóxicos comicios catalanes, han quedado aplazadas hasta un momento indeterminado del futuro.

La fecha de la nueva cita electoral dependerá de cuánto dure el estado de alarma. Pero, sobre todo, de cómo se produzca la vuelta a la normalidad. Si esta es súbita, los comicios podrían celebrarse en junio. Si esta, como todo parece indicar, es gradual, lo más probable es que se celebren en otoño.

No resulta fácil valorar el impacto que la epidemia de Covid-19 podría tener en las elecciones autonómicas vascas y gallegas. La epidemia ha volado por los aires las estrategias electorales del PNV y del PP gallego. El Covid-19 no sólo podría hacer coincidir los comicios vascos y gallegos con los catalanes, sino alterar sensiblemente la valoración ciudadana de los gobiernos del PNV y del PP. Para bien o para mal.
País Vasco

Antes del estallido de la crisis, el PNV se preparaba para afrontar unas elecciones sin mayores complicaciones. Los sondeos vaticinaban una clara victoria del PNV y un buen resultado para el PSE, su socio de Gobierno. Ni siquiera el derrumbe del vertedero de Zaldibar parecía hacer mella en las expectativas electorales de Urkullu.

La coalición de PP y Ciudadanos, por su lado, parecía no dar mayores frutos en los sondeos. Algo que ambos partidos daban por descontado ante la evidencia de que el objetivo de su alianza no eran tanto los resultados electorales a corto plazo como explorar sus posibilidades a cuatro años vista.

Pero la epidemia de Covid-19 ha descentrado al Gobierno vasco y hecho que todas sus contradicciones ideológicas salgan a flote. Prueba de ello son episodios tan rocambolescos como las declaraciones de Andoni Ortuzar, el presidente del PNV, pidiendo en plena epidemia que el Gobierno no suspenda la Copa del Rey "porque es una de las pocas ilusiones que los vascos tienen en momentos tan difíciles".

El País Vasco es la única comunidad española en la que la UME no se ha desplegado con normalidad. El Ejército ha debido limitar sus labores de desinfección a las infraestructuras dependientes del Gobierno central por el rechazo del Gobierno regional vasco, ofuscado en un debate extemporáneo sobre competencias y transferencias.

"Es difícil comprender que el PNV haya reaccionado a la crisis como si Euskadi fuera una isla" dice una fuente cercana a la oposición constitucionalista vasca. "El Ejército está desinfectando calles y residencias, ¿qué tiene eso que ver con las obsesiones identitarias del PNV? El virus no entiende de fronteras".

La fantasía de un Euskadi autosuficiente se ha derribado con estrépito durante esta crisis. La duda es si el PNV logrará poner en pie esa fantasía de nuevo cuando la situación se normalice o si el daño que el Covid-19 ha hecho a la utopía nacionalista vasca tendrá impacto en las futuras elecciones autonómicas.

"El PSOE ha prescindido del PNV a la hora de decretar el cierre de empresas y el PNV ha quedado en evidencia" añade la misma fuente. "El PNV ha querido ser una isla en lo sanitario, pero seguir influyendo en lo económico". Un encaje de bolillos difícil de gestionar para cualquier Gobierno.

Y menos para un Gobierno regional aliado con el mismo partido que ocupa la Moncloa y al que se hará responsable de los errores –y los aciertos– en la gestión de la epidemia cuando los españoles vuelvan a la normalidad.

"El PNV siempre ha presumido de gestión y eso le ha permitido captar votantes que en circunstancias de normalidad votarían al PP e incluso al PSOE" dice la misma fuente. Pero la catástrofe de Zaldibar y la pésima gestión autonómica de la pandemia han demostrado que si el PNV podía presumir de gestión es porque los nacionalistas vascos nunca se habían enfrentado a un reto de relevancia.

"Y eso ha generado un enorme malestar entre los ciudadanos vascos", añade, "porque ven al Gobierno hablar de cuestiones identitarias cuando eso no toca. Las contradicciones han aflorado: ahora el PNV amenaza con retirar el apoyo al PSOE, aunque gobierna en el País Vasco con consejeros del PSE".

Se suele decir que el PNV es especialista en oler el fracaso ajeno antes de que este se concrete. "Si ves al PNV desmarcarse de alguien, desmárcate tú también" dicen en la comunidad. Y la moción de censura a Mariano Rajoy, pocos días después de que el PNV diera su visto bueno a los Presupuestos Generales del Estado, fue la mejor prueba de ello.

La amenaza de ruptura del PNV parece, ahora mismo, poco más que un aviso para navegantes. Es decir, un farol del nacionalismo vasco. Un farol, sin embargo, que podría llegar a concretarse en el futuro dependiendo de cómo evolucione la crisis sanitaria y, sobre todo, la económica.

Idoia Mendia, la secretaria general del PSE, ha pedido "más prudencia" al PNV en sus críticas al Gobierno de Pedro Sánchez. Está por ver cómo afectarán al PSE las críticas al PSOE por su gestión de la epidemia. Pero lo que parece obvio es que los equilibrios actuales entre PNV y PSE serán difíciles de mantener en el futuro.

La fecha que los partidos vascos manejan como más probable para las futuras elecciones autonómicas es septiembre u octubre. Es decir, la misma fecha en la que deberían haberse celebrado los comicios si Urkullu no hubiera decidido adelantarlos.
Galicia

La situación en Galicia es sensiblemente diferente a la del País Vasco. Alberto Núñez-Feijóo está capeando la crisis con bastantes menos sobresaltos que el PNV y no sería de extrañar que, de manera similar a lo que está ocurriendo en muchos países europeos, su liderazgo saliera reforzada de la epidemia. Al menos, en términos de valoración ciudadana.

Antes de la crisis, las encuestas electorales daban al PP gallego una victoria apabullante en porcentaje de votos –de alrededor del 46 o el 47%– pero ajustada en escaños ante la posibilidad de que la oposición en pleno decidiera unirse contra Feijóo en un remedo de la maraña de apoyos heterogéneos que sostiene a Pedro Sánchez en Moncloa.

Feijóo se había resistido como gato panza arriba a una alianza con Ciudadanos ante la evidencia de que el partido naranja apenas lograba superar el 1% de los votos en Galicia. Un dato que hacía sospechar al presidente autonómico gallego que la suma de ambas formaciones podría incluso restar apoyos en vez de sumarlos. Su renuencia avivó incluso los rumores de distanciamiento con Pablo Casado, cuyos incentivos para un pacto global con Ciudadanos son mucho mayores que los de Feijóo.

Vox, por su lado, había llegado a rozar el 8% en intención de voto, muy por encima del 5% necesario para entrar en el Parlamento gallego, pero los sondeos más recientes apenas le daban un 4%.

La incertidumbre, en resumen, era mayor antes del estallido de la crisis para Feijóo que para el PNV. Pero la situación actual es más favorable para el popular gallego que para los nacionalistas vascos, aprisionados en la contradicción de gobernar con el mismo partido que ha prescindido de ellos en la gestión de la crisis.

Feijóo ha dado apoyo al Gobierno en varias de sus decisiones, aunque manteniendo un perfil crítico en el terreno económico e incluso alineándose con el PNV en su crítica a la unilateralidad del Ejecutivo.

El presidente de la Xunta, por ejemplo, ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de haberse apropiado de forma unilateral de cien millones del presupuesto autonómico gallego que iban a ser destinados a programas de formación de desempleados. Pero, en términos generales, el presidente gallego ha optado por un perfil bajo que le ha permitido distanciarse de la sensación de caos transmitida por el Gobierno central.

El gallego también ha reaccionado con sobriedad cuando ha defendido su decisión de ceder once aparatos de UCI a la Comunidad de Madrid frente a una oposición que se lo reprochaba.

Galicia ha sido, como Andalucía, también gobernada por el PP, una de las comunidades menos afectadas por la epidemia. En el momento de escribir este texto la cifra de muertos es de 200 y la de infectados, de casi 5.000. Algo que ha permitido que los hospitales en la comunidad no hayan sufrido las tensiones que sí han sufrido los centros madrileños, catalanes y castellanos.

La crisis ha permitido a Feijóo ocupar en exclusiva el escenario mediático gallego. En realidad, ningún partido de la oposición está en disposición de disputarle esa preeminencia en las circunstancias actuales. El Parlamento autonómico está disuelto y la única posibilidad de fiscalizar las decisiones de Feijóo es la Diputación Permanente, de alcance limitado. Mucho más en la situación de emergencia sanitaria actual.

Dada la previsible extensión del estado de alarma hasta finales de abril, e incluso principios de mayo, la fecha más probable para las elecciones autonómicas gallegas sería algún domingo del mes de septiembre o de octubre.

El escaso entusiasmo que suele generar entre los partidos políticos la idea de celebrar unos comicios durante los meses de julio y agosto sugiere descartar esas fechas, aunque lo anómalo de la situación podría hacer que los partidos aceptaran una excepción a la regla general. No es probable, sin embargo, que eso ocurra.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14393 en: 05 de Abril de 2020, 11:27:01 am »

La madre de todas las encuestas: El coronavirus no pasa factura al PSOE y Pedro Sánchez volvería a ganar con holgura las elecciones



Partido Popular y Ciudadanos crecen frente al bajón de Unidas Podemos y Vox
LUIS ABASCAL
Sábado, 4 de abril de 2020
   
Este sábado se cumplen 21 días desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretara en España el estado de alarma por la rápida expansión del coronavirus por el territorio nacional.

Según los datos facilitados este viernes por el Ministerio de Sanidad, los casos de Covid-19 en España se elevan a 117.710 contagiados. Además, un total de 10.935 personas han muerto, 30.513 se han curado y 6.416 han precisado en algún momento de ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Durante todo este tiempo, el papel del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos ha sido muy cuestionado y el Ejecutivo ha recibido numerosas críticas de la oposición y a través de los medios de cabecera de la derecha. A esto hay que añadir, incluso, la propagación de bulos con el único objetivo de debilitar la fuerza del Gobierno.


Vox ha llegado a reclamar la dimisión de Sánchez y la creación de un Gobierno de "emergencia nacional", además de pedir un golpe de estado. Una estrategia cuya base es saltarse sin reparos el mandato democrático otorgado por los ciudadanos a través de sus votos en las últimas generales y que evidencia su 'respeto' al sistema parlamentario español.

La ultraderecha lleva semanas tratando de culpar directamente al movimiento feminista de la propagación del virus señalando con el dedo la celebración de la marcha del 8M , cuando las autoridades sanitarias todavían no habían previsto la magnitud del problema. De hecho, ese mismo fin de semana miles de personas llenaron como cada jornada del campeonato de la Liga los campos de fútbol e incontables eventos culturales se celebraron sin problema. Asimismo, aquel 8 de marzo, aunque la ultraderecha trate de hacerlo desaparecer del relato colectivo, miles de personas se congregaron, a puerta cerrada en Vistalegre para aclamar en masa a los líderes de Vox. Entre ellos Javier Ortega Smith, con evidentes síntomas de la enfermedad y que no dudó en besar y abrazar a sus fieles.


Durante este tiempo, los estudios demoscópicos han estado parados; sin embargo, en la última semana hemos podido conocer publicaciones sobre el comportamiento del electorado en caso de elecciones, que revelan en qué momento se encuentran los partidos políticos y de qué manera les está afectando la crisis del coronavirus. De esta manera, en la madre de todas la encuestas de esta semana, analizamos los resultados de sondeos como DYM para 20 Minutos, el barómetro de marzo de SW Demoscópica, Electopanel para Electomanía y el CIS de Marzo.

A pesar de la campaña de desgaste por parte de la oposición, sumada a los errores cometidos por el Ejecutivo, la mayoría de los españoles sigue confiando en el PSOE. Según todas las encuestas publicadas durante el estado de alarma, Pedro Sánchez volvería a ganar con holgura las elecciones. De esta manera, en caso de celebrarse unos comicios generales hoy, el socialismo volvería a salir vencedor.

Intención de voto

En cuanto al porcentaje de voto, la madre de todas las encuestas de este fin de semana revela que Pedro Sánchez sería el más votado de todos los candidatos. De esta manera, el PSOE ganaría las elecciones con el 27,3% de los votos. En cuanto al PP, el partido conservador sufriría un crecimiento respecto a las elecciones del pasado 10 de noviembre, y reforzaría su segundo puesto con el 21,8% de los votos.

Sobre Vox, la ultraderecha no ha sabido aprovechar la coyuntura actual y el electorado conservador otorga su confianza a Pablo Casado antes que a Santiago Abascal, quien obtendría el 15% de los votos. A continuación quedarían Unidas Podemos con el 12,3% y finalmente Ciudadanos con el 7,1%

Escaños

Sobre la cantidad de escaños que obtendría cada partido, la victoria socialista se reproduciría en 118 diputados, dos menos que en la actualidad. Quien vería plasmado su crecimiento sería el PP, que pasaría de los 89 escaños que consiguió tras el 10N a los 96 que lograría en la actualidad.

Vox perdería 2 escaños y se quedaría con 50. Unidas Podemos pasaría de 35 a 33 y Ciudadanos ganaría un escaño con respecto a los últimos comicios generales quedándose con 11 en caso de nuevas elecciones.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • **
  • Mensajes: 16898
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14394 en: 05 de Abril de 2020, 14:35:17 pm »
Máquinas de Fake y Bulos por wasap a toda máquina!!!!!! :metralleta

Desconectado Der Kaiser

  • Druida
  • ****
  • Mensajes: 9774
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14395 en: 05 de Abril de 2020, 18:20:08 pm »
Si hubiese unas elecciones mañana, no se yo si esa encuesta se correspondería con la realidad.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14397 en: 09 de Abril de 2020, 07:24:23 am »

Podemos teme que el desplome de la temporada de verano desemboque en nuevas elecciones

El Gobierno de Pedro Sánchez lo fía todo a la temporada de verano y por ello quiere adelantar la reactivación económica

Luca Costantini


Publicado 09.04.2020 - 05:15


Podemos teme que la economía no aguante y que se lleve consigo la temporada de verano. Fuentes del partido morado aseguran que los ministros morados son conscientes del batacazo de la economía y que con Pedro Sánchez esperan que de aquí al comienzo del tercer trimestre se puedan percibir datos de reactivación. Sin esos datos, creen que el Ejecutivo difícilmente aguantará la embestida.

Pablo Iglesias fue partidario de poner en marcha un parón total de la economía que, sin embargo, se convirtió en un bumerán. Recibieron críticas desde la patronal y hasta los sindicatos, que de puertas adentro se han quejado por la falta de información del Ejecutivo. También los socios de investidura, el PNV y ERC, han cuestionado la medida.

Sánchez se encuentra más solo que nunca. Trabaja para tejer nuevas alianzas o acuerdos puntuales, pero le ha garantizado a Iglesias su compromiso. Ambos van de la mano y esperan salir juntos de la crisis. Por ello, personas de confianza de Sánchez en la Moncloa han recordado al presidente que la clave será que el país aguante la temporada turística del verano. Sin esa temporada, la presión sobre Sánchez será “enorme”.

A raíz de esta reflexión, el Gobierno adelantará las medidas necesarias para aparentar “normalidad”. Es un cálculo peligroso, porque el contagio de coronavirus no está controlado, aunque va bajando. El Ejecutivo considera que la situación económica es imposible de recuperar hasta junio. Pero a partir de julio y hasta septiembre queda un rayo de esperanza.
Mirada puesta en EEUU

Si la economía no repunta en el tercer trimestre, tanto en el PSOE como en Podemos reconocen que será difícil que el Gobierno aguante. De ahí que si Sánchez intenta in extremis cambios en el Ejecutivo para buscar otras fórmulas parlamentarias, la situación se complicaría para Podemos.

El problema, reconocen las fuentes consultadas, es que aunque España logre controlar el contagio y tener abiertos sus bares, restaurantes y hoteles, mucho dependerá de la situación internacional. Y, sobre todo, de la evolución del contagio y la economía en el Reino Unido y Estados Unidos.

El país norteamericano preocupa a La Moncloa. “Si Estados Unidos entra en algo parecido a una recesión o su economía se estanca, podemos decir adiós a las exportaciones”. En ese caso, no solo se resentiría el sector del turismo, sino también el de productos agrícolas y otros bienes de la marca España.

Caída en los sondeos

El entorno de Iglesias desveló a este diario que la propuesta de Sánchez de unos nuevos pactos de la Moncloa son más un farol que un plan estratégico. En el PP nadie se cree que las intenciones de Sánchez sean honestas. Sin embargo, frente a un colapso de la economía, en Podemos creen que Sánchez hará todo lo posible para seguir al mando de la Moncloa.

El plan inicial de Sánchez pasará por buscar “responsables”, según un esquema de “cortafuegos” en el que ya está trabajando su asesor Iván Redondo. Pero es posible que también fracase. En ese caso se acercarían elecciones.

El argumentario para la oposición no será difícil de encontrar. Será suficiente con apelar a que se exprese la voluntad popular, y que el pueblo soberano vuelva a confrontar nuevos programas de Gobierno en un escenario post-Covid. "Es de cajón", dicen en Podemos. 

Iglesias llegó al Gobierno casi a la desesperada. El partido no tiene estructura ni fondos. Y la crisis está mermando sus apoyos. Las encuestas que manejan varios partidos políticos consultados por Vozpópuli coinciden en que el bloque de izquierdas está cayendo en los sondeos, y que en ese segmento Podemos baja más que el PSOE. Sánchez logra en ese ámbito recoger incluso votos de Podemos. Aunque todo es muy “volátil”, advierten muchos.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 46427
  • Verbum Víncet.
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14398 en: 09 de Abril de 2020, 07:31:08 am »
Como el gobierno sea incapaz de aprobar los PGE, y el PNV ya le ha dicho que se los va a tumbar, el año que viene . . . elecciones . . . salvo un acuerdo con el PP para un Gobierno de salvación nacional o unos nuevos pactos de la Moncloa, pero para esto último Podemos ha de salir de la ecuación, lo que supone crisis de gobierno y nuevos nombramientos, lo que está claro es que habrá un antes y un después de la Pandemia . . .

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"quotquotNo hay hechos, sino interpretaciones"quotquot Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 199174
Re:ELECCIONES
« Respuesta #14399 en: 10 de Abril de 2020, 12:45:54 pm »


Ni el PP ni Vox van a tumbar a este Gobierno



Pedro Sánchez sigue y seguirá contando con la mayoría justita que tiene en el Parlamento para poder continuar gobernando. Los partidos nacionalistas no van a dejarle tirado

Pablo Casado, durante el debate sobre la prórroga del estado de alarma.
Por Carlos Elordi
09 abr 2020 21:43
No debería serlo a la vista de las terribles circunstancias, pero la guerra política sigue muy activa. En los cenáculos madrileños, y en los de otras capitales autonómicas, se conspira sin descanso. Porque el que más y el que menos cree que antes o después la pandemia y sus secuelas económicas colocarán al Gobierno de coalición PSOE-UP al borde del abismo. Vista la agresividad de la derecha en el pleno parlamentario de este jueves, se diría que el PP y Vox están convencidos de que eso va a ocurrir en breve.


Pero la cosa no está tan clara si se avanza un poco respecto de esa primera impresión. Porque a lo que principalmente asistimos en estos momentos, que dentro de unos pocos meses puede ser distinto, es a una versión, más descarnada e indecente que las anteriores, de la pugna entre el PP y Vox por aumentar su espacio político en la derecha. Esta vez únicamente sobre las espaldas del Gobierno, de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias, sin matiz ni digresión algunos.

Es una carrera por demostrar cuál de los contendientes tiene menos escrúpulos, cuál de ellos dice la barbaridad más grande, la mentira más contundente. Porque eso, en su particular visión de las cosas, les hará parecer más fuertes. Los estrategas de ambos partidos deben estar convencidos de que una parte cuanto menos significativa de la población es sensible a este tipo de mensajes, por muy sórdidos y falaces que sean.

Porque una parte siempre ha conectado con ese lenguaje, y la ultraderecha que pulula en ambos partidos no es precisamente pequeña en España. Y porque otra, deben creer en el PP y en Vox, puede estar sintonizando con el mismo a medida que crece el hartazgo, la irritación, si no la desesperación, que están provocando la pandemia, el confinamiento y, sobre todo, el aumento de muertos.


Nada indica que esa actitud política de los partidos de la derecha vaya a cambiar en un tiempo previsible. Sobre todo en el caso de Vox. Reproducir los modos brutales del fascismo de siempre y del que ahora campa en Italia, en Francia o en Hungría es la opción por la que el partido de Santiago Abascal ha apostado desde su nacimiento. Y no es sólo que no le haya ido mal con ella, sino que seguramente no sabe hacer otra cosa. Basta mirar el perfil dominante en sus líderes y en sus cuadros y seguir lo que dicen sus medios afines, y especialmente cómo lo dicen, para comprobar las enormes limitaciones argumentales y políticas de este partido.

Lo malo es que tal y como están las cosas, el PP no tiene más remedio que seguir la senda que marca Vox. Porque la principal amenaza que pende sobre la cabeza de Pablo Casado y su equipo es que puede pasar a ser el segundo partido de la derecha en las próximas elecciones. Que los modos políticos de personajes, como José María Aznar -referente y principal sostén de Casado- nunca hayan estado muy lejos de los de Vox complementa y refuerza la necesidad de no quedarse atrás en la política de tierra quemada que está practicando la derecha.

La cosa sería muy inquietante si hubiera elecciones a la vista. Pero no las hay ni parece que las vaya a haber a medio plazo. Por mucho deterioro que la pandemia y la crisis económica produzcan al Gobierno, éste no tiene por qué tirar la toalla y todo indica que no lo va a hacer. Y, más allá de contratiempos puntuales en el Congreso, Pedro Sánchez sigue y seguirá contando con la mayoría justita que tiene en el Parlamento para poder continuar gobernando. Los partidos nacionalistas no van a dejarle tirado. Y menos cuando unas elecciones con la pandemia y la crisis económica haciendo estragos en la cordura de no poca gente, comportarían el riesgo de una victoria de una derecha brutal y justiciera. El todavía incipiente cambio de actitud de Ciudadanos, que ahora parece tratar de ser distinto del PP y de Vox, también podría avalar esa hipótesis.


Pero que no vaya a haber elecciones no significa que el Gobierno no vaya a tener serias dificultades. Sobre todo porque necesita algún tipo de pacto con la derecha. No sólo porque en la UE se vería muy bien ese acuerdo y eso abriría la puerta a una postura más solidaria con España, que seguramente va a ser, junto con Italia, el país más golpeado por la crisis económica. Sino también porque el Gobierno necesita que el PP acepte alguna de las medidas cruciales e inevitables que tendrían que figurar en un plan de salvamiento económico y social que sería preciso adoptar en breve.

Y, particularmente, las decisiones que se destinen a aumentar la recaudación fiscal. Porque es encomiable la sensibilidad que el Gobierno está mostrando hacia los crecientes problemas de los sectores menos pudientes de la sociedad y las medidas que en ese sentido se están adoptando. Pero sin un golpe de tuerca en los impuestos éstas pueden terminar quedándose en el aire. Aparte de que la UE no se conformaría con mandar dinero si algo de esto no ocurre.

Sánchez ha denominado ese proyecto de acuerdo "unos nuevos pactos de La Moncloa". Pero si la clave de los originales fue la política de rentas, es decir, la aceptación por parte de las entonces poderosas Comisiones Obreras y del PCE de que se redujeran los salarios reales, la de esta segunda edición sería justamente la política fiscal, en toda su amplia gama de aplicaciones. ¿Qué podría ofrecer Sánchez a la derecha para que entrara en ese juego?

Eso está por ver. Pero no parece difícil que una de las contrapartidas que el PP pudiera exigir, impelido por la banca y la gran empresa, fuera que Unidas Podemos se alejara del Gobierno. Más de un personaje de la vieja guardia socialista estaría también por esa labor.

Pero lo más probable es que ese deseo no se cumpla. Porque Sánchez necesita de Pablo Iglesias. No sólo para seguir saliendo indemne de la lucha parlamentaria en estos meses terribles y no sólo porque a los muchos problemas que ya tiene y los que va a tener no puede permitirse añadir el de una contestación de izquierdas. Sino también, y tal vez sobre todo, porque la clave de su futuro político es la aprobación del futuro presupuesto. Y sin Unidas Podemos no hay presupuesto que valga. Luego, dentro de un año o año y medio, ya se verá. Pero tal y como están las cosas, eso es demasiado tiempo para hacer predicciones.