Autor Tema: Incompatibilidades con la función policial  (Leído 71249 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175007
Re:Incompatibilidades con la función policial
« Respuesta #440 en: 17 de Febrero de 2018, 07:43:00 am »
sus excompañeros de empresa le delataron

Un guardia civil se dio de baja dos años y se los pasó trabajando como transportista

El Tribunal Militar Central le condena a tres años de suspensión de empleo y sueldo y le reprime porque puso en juego su imparcialidad, su independencia y su honestidad

Roberto R. Ballesteros
e

Tiempo de lectura4 min
17.02.2018 – 05:00 H.

El guardia civil José L. R. C. trabajaba en la Agrupación de Tráfico de Valladolid allá por 2010. Sin embargo, un contratiempo provocó que tuviera que darse de baja del servicio. Lo hizo, en concreto, el 16 de junio de ese mismo año. El funcionario aparcó el vehículo con la que venía recorriendo las vías públicas de la zona, colgó sus botas, se quitó el uniforme, dejó su arma y se calzó la ropa de calle para prepararse para pasar un tiempo alejado de la corporación, aunque no de las carreteras.

De hecho, estuvo casi dos años en esta situación, de baja laboral. Hasta abril de 2012. Sin embargo, durante este periodo José no quiso permanecer parado, sin hacer nada. Decidió aprovechar los meses. Al poco tiempo de darse de baja, aceptó un trabajo en la empresa de transportes vallisoletana Jesús Linares Juárez. Comenzó a operar como conductor para esta mercantil. El guardia civil llevó a cabo "servicios de manera regular y cotidiana", según recoge la sentencia del Tribunal Militar Central que mantiene la condena de tres años de suspensión de empleo y sueldo para el agente que le había impuesto el Ministerio de Defensa.

En concreto, José se dedicó a recoger medicamentos de la Cooperativa Farmacéutica de Zamora y Valladolid (Zacofarva), que subcontrató el servicio de distribución a la mencionada empresa de transportes de la que dependía el funcionario, y a repartirlos por diversos establecimientos de la zona. Esa era su labor dentro de la nueva sociedad a la que pertenecía. El agente estuvo haciendo este trabajo entre junio de 2010 -justo cuando acababa de darse de baja- hasta abril de 2012.

Sin embargo, no fue hasta dos años más tarde cuando el director general de la Guardia Civil le impuso la sanción de tres años de suspensión de empleo y sueldo, decisión que llegó al afectado el 7 de febrero de 2014. El agente recurrió, pero el ministro de Defensa volvió a fallar contra él, por lo que este no tuvo más remedio que acudir a la justicia castrense, que es la competente para resolver estos contenciosos de guardias civiles y que también le han dado la espalda a este funcionario.

José se dedicó a recoger medicamentos de la Cooperativa Farmacéutica de Zamora y Valladolid (Zacofarva), que subcontrató el servicio

El Tribunal Militar Central da por válidos los testimonios de tres trabajadores de la empresa de transportes que aseguraron que veían a diario al guardia civil de baja. El jefe de almacén explicó durante su declaración judicial que le veía habitualmente y que se encargaba de llevar medicamentos. Además, indicó el apellido del acusado, que era como le llamaban habitualmente en la sociedad. En la misma línea, el jefe de administración de la cooperativa indicó igualmente su nombre y apellidos y su función. Añadió además que le conocía personalmente. Lo mismo que aseguró otro empleado de Zacofarva, que subrayó que era normal ver por allí al agente, cargar la furgoneta con la mercancía e irse a repartirla.

El alto tribunal castrense considera estos testimonios así como la documentación aportada por la cooperativa y la Seguridad Social, que confirman que el guardia civil había sido contratado e incluso dado de alta por la mercantil de transportes, como pruebas suficientes "para vencer la presunción de inocencia" y condenar al funcionario a la pena que le había impuesto la vía administrativa. "De las diligencias legítimamente realizadas se deriva que José L. R. C. estuvo trabajando mientras se encontraba de baja para el servicio entre junio de 2010 y abril de 2012, tiempo en el que estuvo dado de alta en la Seguridad Social en una empresa de transportes y trabajando para una cooperativa farmacéutica".

La sentencia responde asimismo a la alegación que hizo el agente, quien adujo que su actuación como transportista no influía en sus funciones ni en modo alguno comprometía su imparcialidad o independencia como miembro de las fuerzas de seguridad. La resolución sostiene, en este contexto, que el guardia civil no cumplió con la normativa de incompatibilidades. Estas, explica citando una sentencia del Tribunal Supremo, "sirven para reforzar la credibilidad de las personas que desempeñan funciones públicas". "La imparcialidad e independencia en la gestión y la imagen pública de la Guardia Civil son los principios informantes de la normativa", añade al tiempo que destaca "el componente ético", la "honestidad profesional" y la "relación de lealtad" como conceptos que se ponen en juego en decisiones como la tomada por el agente.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175007
Re:Incompatibilidades con la función policial
« Respuesta #441 en: 22 de Junio de 2018, 08:22:59 am »
Un policía de Baleares gana la batalla legal por el derecho al pluriempleo
BALEARES

        ENRIQUE FUERIS
        Palma

    20 jun. 2018 07:47


El agente de Policía y abogado de Alternativa Sindical de Policía (ASP), Óscar Navarro, con la sentencia en la mano. ALBERTO VERA

La Justicia le da la razón y abre brecha en favor de una reivindicación del cuerpo que acumula más de 30 años

La negativa sistemática del Estado y los costes de los procesos judiciales han estado retrayendo las solicitudes

Óscar Navarro López pasó un año entero escudriñando a conciencia los recovecos del proceso legal en el que estaba a punto de embarcarse. Los pocos que lo habían intentado antes se habían quedado por el camino o habían aguantado lo suficiente para llegar a leer una sentencia en contra. No ha sido su caso, en el que por primera vez los tribunales atienden una demanda con 32 años de historia y abren la puerta del pluriempleo a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

En la sentencia, el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 9 de Madrid da la razón al demandante y confirma que no existe incompatibilidad alguna entre su desempeño como funcionario público y el ejercicio de otra actividad profesional, en su caso la abogacía, que ejerce desde que la resolución se hiciera firme al no haber recurrido los abogados del Estado.

Para Navarro, abogado de Alternativa Sindical de Policía (ASP) en Baleares, esta sentencia supone el reconocimiento de un derecho personal del que ya ha empezado a hacer uso; para el CNP es la apertura de una brecha que afecta a 67.000 funcionarios de todo el Estado y que desde ahora disponen de jurisprudencia en la que ampararse para reclamar su derecho a obtener unos ingresos extra siempre que sean compatibles con el desempeño de su función pública.

«Hay cientos de compañeros que tienen licencia de taxi y quieren trabajar sus días libres en eso, o de electricistas, fontaneros, carpinteros, psicólogos o fisioterapeutas. Es gente que tiene su formación y sus oficios y que quiere desarrollar una segunda actividad pagando honradamente a Hacienda y hasta ahora no se le permitía», explica Navarro para denunciar el muro con el que tantos compañeros se han venido estrellando durante todo este tiempo. Todo un agravio comparativo, insiste, respecto a otros ámbitos del funcionariado.

«Lo que no puede ser es que se persiga a la gente que de forma legal quiere hacer un trabajo que no tiene nada que ver con el trabajo policial en sus días libres». Y sentencia: «La Administración quiere tener una policía exclusiva sin pagar ningún complemento de exclusividad». Su sentencia es el segundo pronunciamiento judicial en los últimos meses en ese sentido. Ambas sentencias son pioneras -la otra dio la razón a un agente de Motril (Granada)- y se espera que den paso a un alud de solicitudes que hasta ahora habían estado retraídas por una enconada oposición de la Dirección General de Policía y el Ministerio del Interior.

Lo normal hasta ahora, explica, era que los policías desistieran con el no inicial. Los que decidían acudir a la Justicia debían realizar un estipendio de 3.000 o 4.000 euros solo en gastos legales. Cantidad que podría incluso llegar a ser más alta si el juez decidía imponerles las costas. «Juegan con la estadística: al final siempre serán pocos los que luchen porque no les sale a cuenta».

La lucha por el derecho al pluriempleo nace con la unificación del CNPen 1986, fruto de la integración de los cuerpos Superior de Policía y de Policía Nacional. En 1990 ya hubo un caso de un inspector jefe que solicitó ejercer como profesor universitario asociado. A partir de ese momento el Estado se abre a la posibilidad de que los policías desarrollen otras labores fuera del cuerpo siempre que se enmarquen en el terreno de la formación (clases, conferencias...). Y eso sí, no pueden superar las 75 horas al año; en caso contrario se sanciona al funcionario con la retención de 540 euros de su nómina mensual.

Una concesión insuficiente para multitud de agentes que han estado reclamando sin éxito desarrollar otras actividades en su tiempo libre que, con la ley en la mano, son perfectamente compatibles con la labor policial. A grandes rasgos, las pocas ocupaciones incompatibles se concentrarían mayoritariamente en el ámbito de la seguridad y/o la investigación privadas (ejercer de guardaespaldas, detectives y en definitiva cualquier actividad profesional que pueda colisionar frontalmente con la labor policial).

Es más, para los sindicatos las reivindicaciones por la posibilidad de obtener unos ingresos extra adquieren mayor dimensión si cabe en el contexto de premura general que llevan años denunciando, con cuestiones como la equiparación salarial con los Mossos d'Esquadra o las dificultades para el acceso a la vivienda en comunidades como Baleares.

La sentencia, no obstante, no regala nada: todo agente que reivindique la compatibilidad deberá iniciar un proceso legal por su cuenta, aunque a partir de ahora lo hará con el amparo de una jurisprudencia favorable. La idea es que las resoluciones de casos individuales lleguen a ser las suficientes como para obligar al Estado a un replanteamiento estructural. «Cuando tengamos 15 o 20 en la mano iremos y les preguntaremos, ¿hasta cuándo?».

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175007
Re:Incompatibilidades con la función policial
« Respuesta #442 en: 08 de Julio de 2018, 09:19:29 am »

Autorizan a que un guardia civil practique esoterismo en sus horas libres


El Tribunal Superior de Justicia de Madrid entiende que las dos actividades son compatibles, pese a la oposición del Ministerio del Interior
ABC.ES
@abcengalicia
SantiagoActualizado:
07/07/2018 11:30h

    El CGPJ abre expediente disciplinario por falta «muy grave» a la jueza pitonisa

Ser guardia civil y dedicarse a las ciencias ocultas son tareas compatibles según ha sentenciado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid como respuesta a la denuncia interpuesta por un agente de Pontevedra que solicitó permiso para practicar el esoterismo cuando se quita el uniforme de la Benemérita. Según el fallo que recoge La Voz de Galicia, el tribunal madrileño entiende que su profesión como guardia civil no tiene que ser un obstáculo para que el hombre desarrolle sus querencias por el esoterismo siempre y cuando, apuntan, se respete el «estricto cumplimiento de los deberes de su puesto como guardia civil, sin que pueda afectar a su horario o jornada».

La sentencia también subraya que en su labor en el ámbito de las ciencias ocultas y la astrología el denunciante no podrá actuar en asuntos relacionados con las actividades que desarrolle en la Guardia Civil o que se refieran a ellas. Con esta decisión, el tribunal madrileño echa por tierra la prohibición expresa del Ministerio del Interior que recibió como respuesta el efectivo cuando formuló su petición. A su favor, el TSJM asume que «los asuntos esotéricos «no se encuentran incluidos en la relación de actividades prohibidas».

Beneficios limitados

En cuanto a la cuestión económica y, tal y como marca la normativa del Instituto Armado, sus beneficios por esta segunda actividad no podrán superar el 30 % de las retribuciones básicas del agente en cuestión. Un límite que, entiende el tribunal madrileño, no se superó en este caso, donde las certificaciones presentadas hablan de unos ingresos al cabo del año por valor de 2.472 euros.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175007
Re:Incompatibilidades con la función policial
« Respuesta #443 en: 09 de Diciembre de 2018, 09:19:53 am »


Reconocen a un agente de la Guardia Civil se derecho a ejercer como músico

EFE
El agente presentó escrito solicitando compatibilidad para el ejercicio de una segunda actividad -en concreto como músico y en el ámbito de las artes escénicas- fuera del horario asignado a su puesto de trabajo
EFE
Domingo, 25 noviembre 2018, 11:09


Huelva, 25 nov (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha reconocido a un agente de la Guardia Civil destinado en la Plana Mayor Compañía de Moguer (Huelva) el derecho a compatibilizar su actividad como funcionario con la de músico y artes escénicas, que le negó el Ministerio del Interior.

En una sentencia, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM estima el recurso presentado por el agente contra la resolución en julio de 2017, dictada por la Subdirección General de Recursos Humanos e Inspección del Ministerio del Interior, que le denegada dicha posibilidad, la cual anula por no ser conforme a derecho.

El agente presentó escrito solicitando compatibilidad para el ejercicio de una segunda actividad -en concreto como músico y en el ámbito de las artes escénicas- fuera del horario asignado a su puesto de trabajo y sin menoscabo del cumplimiento estricto de sus funciones.

Sin embargo, desde el Ministerio del Interior se le denegó ya que esa actividad no figura entre las previstas en la Ley de Incompatibilidades del Personal Laboral al Servicio de las Administraciones Públicas e incumplía el requisito en relación con la cuantía que percibe como complemento específico singular de un 30 por ciento por el puesto que ocupa.

Entiende ahora el alto tribunal, en contra de lo sostenido por el Ministerio, que este agente puede realizar la actividad privada cuya compatibilidad solicitaba porque «no hay norma que así lo prevea ni conflicto de intereses efectivo para que se generase aquella».

Ello sin menoscabo del estricto cumplimiento de sus deberes y con respeto absoluto al horario asignado al puesto de trabajo que desempeñe, y sin que pueda ejercer esa actividad privada en asuntos relacionados o que se refieran a las actividades que desarrolle el Cuerpo de la Guardia Civil o que sean de su competencia.

Respecto a la denegación de incompatibilidad en atención al importe del complemento específico que percibe el recurrente, la sentencia establece que en este caso «no podría considerarse que tenga amparo legal».

Además, condena al Ministerio del Interior al abono de las costas procesales causadas en el presente recurso a la Administración.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175007
Re:Incompatibilidades con la función policial
« Respuesta #444 en: 02 de Agosto de 2019, 07:01:38 am »

Reconocido el derecho de una guardia civil a trabajar como psicóloga privada
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha revocado la resolución del Ministerio del Interior que le denegó la compatibilidad para el ejercicio de una segunda actividad

Fecha
02/08/19access_time 1:02

Una guardia civil con destino en la Oficina de Protocolo de la Dirección de la Guardia Civil solicitó en abril de 2018 que se le autorizara la compatibilidad de su actividad como empleado público con la actividad privada de Psicóloga, solicitud ante la cual el Ministerio del Interior emitió una resolución negativa, con fecha de 1 de junio de 2018.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó un Auto, el pasado 13 de junio, dando la razón a la recurrente y reconociendo su derecho a compatibilizar la actividad de psicología, e imponiendo a la Administración demandada el pago de las costas procesales con el límite de 400 euros.

La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso Administrativo, después de examinar la normativa aplicable, concluye que la actividad privada a que hace referencia la recurrente como psicóloga, no se encuentra incluida en la relación de actividades prohibidas en la Ley 53/1984, de incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas.

Señala que la posibilidad de desempeñar una segunda actividad privada siempre está condicionada por lo dispuesto en el art. 14 de la Ley 53/1984, a cuyo tenor: Los reconocimientos de compatibilidad no podrán modificar la jornada de trabajo y horario del interesado y quedarán automáticamente sin efecto en caso de cambio de puesto en el sector público.

Y, como se establece en el art. 1.3 del mismo texto, no puede comprometer su imparcialidad e independencia.

Por tanto, la compatibilidad solicitada puede reconocerse en este caso, con estricto cumplimiento de los deberes de su puesto como Guardia Civil, sin que pueda afectar su horario o jornada, y sin que pueda actuar en asuntos relacionados o que se refieren a las actividades que desarrolle en el Cuerpo, o que comprometan su imparcialidad e independencia.