Autor Tema: BUENOS LIBROS  (Leído 245188 veces)

Desconectado flip

  • Profesional
  • Experto I
  • **
  • Mensajes: 4386
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2800 en: 30 de Mayo de 2015, 01:37:58 am »
Alex Jenni. El Arte Francés de la guerra. :Ok

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2801 en: 31 de Mayo de 2015, 08:08:22 am »
La biblia del insulto: más de 2000 improperios para ofender más y mejor

Munición para la ira o el desquite. Eso es lo que trae el libro ‘Eso lo será tu madre. La biblia del insulto’ (Espasa), una especie de manual que recopila afrentas, agravios, gestos, todo con el fin de atacar o defenderse más y mejor.



Un detalle de la portada del libro.

Hay un amplio repertorio ofensivo español. Al menos es lo que el lector podrá constatar al leer libro Eso lo será tu madre. La biblia del insulto, una especie de compendio de palabras malsonantes, afrentas y sentencias, cuyo único objetivo es ése: agraviar al hipotético contrincante. En total, el volumen incluye más de 200 denuestos, desde los más callejeros hasta los más literarios, pasando también por los términos en desuso o las expresiones clásicas del enfado y la querella.

Escrito por María Irazusta, quien ya ha publicado distintos libros de este tipo como Las 101 cagadas del español (Espasa), esta biblia divulgativa del insulto echa mano de los santos patrones laicos que cultivaron con especial talento la habilidad para la humillación del adversario: Diógenes, Oscar Wilde, Jorge Luis Borges, Camilo José Cela, Quevedo, Schopenhauer… Según cuenta la propia Irazusta, toca ser más imaginativos en lo que a este epígrafe supone. Decimos casi tantos tacos como pronombres personales, ya podríamos entonces aplicarnos más extensamente en el refinamiento del uso del lenguaje viperino.

Introducido en el siglo XV como un cultismo, el insulto fue entendido todos esos años como un “acometimiento violento o improviso para hacer daño”. En el siglo XIX, la real Academia de la Lengua modificó la definición por la de “ofensa a alguno para provocarlo o irritarlo con palabra de acciones”. Sin embargo, el una historiografía de la ofensa, no son pocos los ilustras colaboradores en el enriquecimiento de un patrimonio en la materia. Aquí algunas de las dos mil palabrejas: agilado (atontado), casposo (cutre), malafollá (antipático), aljofifa (sucio), amavisca (que no ha salido del armario), bebecharcos (borracho)…

Y así como La biblia del insulto propone esta especie de antropología del insulto, no se queda corta al momento de aportar una historiografía de ilustres pendencieros. Quién tiró la primera piedra del combate literario más importante de nuestra lengua: ¿Góngora o Quevedo? ¿Quevedo o Góngora? Dicen las malas lenguas recogidas en este volumen que fue la envidia lo que llevó a Quevedo a intentar menospreciar a Góngora, quien ya acumulaba fama con La vidas del buscón cuando el propio Quevedo no era más que un imberbe.

Para rebajar a Góngora, Quevedo usaba las más variadas expresiones: “Vuestros coplones, cordobés sonado, sátira de mis prensa sy mis despojos”, le dedicó para arremeter contra la sangre andaluza de su enemigo, quien contraatacaba llamándolo cojo: “Anacreonte español, no hay quien os tope. Que no diga con mucha cortesía, que ya vuestros pies son de elegía”. Quevedo, ofendido por la burla contra sus pies, se decantó también por los defectos físicos. Se cebó entonces con la nariz de Góngora: “Érase un hombre a una nariz pegado, érase una nariz superlativa, érase una nariz sayón y escriba, érase un peje espada muy barbado”. El asunto es largo y detallado, sirva entonces de inspiración.

Dedica un capítulo este libro al Arte de injuriar, un tratado escrito por Jorge Luis Borges para arrojar luz sobre cuán refinada y cuidada puede resultar la pendencia y la mala baba. Hay recogidas muchas más expresiones borgianas, incluidas muchas veces en compilaciones de sus conversaciones. Por ejemplo, para referirse a Kant, Borges dijo: “Hice la primera tentativa con la Crítica de la razón pura de Kant, pero fui derrotado por el libro (como la mayor parte de los lectores, incluso la mayoría de los alemanes”… Borges es, a decir de Irazusta, un excelso maestro del insulto delicatessen, talento que se caracteriza por, sin pronunciar ni uno, resultar palmariamente ofensivo

Y aunque éste no es un asunto nuevo, toca traerlo a colación. Según escribe María Irazusta, existe en el lenguaje del agravio un insultante sexismo: hay más expresiones ‘elogiosas’ dirigidas hacia el género masculino que femenino, aun siendo las mismas. Por ejemplo, zorro para referirse a alguien experto y astuto, mientras que zorra se usa como sinónimo de prostituta o promiscua. 

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2802 en: 31 de Mayo de 2015, 18:28:37 pm »
Manuela Carmena, estrella literaria a la altura de Pérez-Reverte

Ha firmado su libro 'Por qué las cosas pueden ser diferentes', un título que ya publicó el año pasado. Este domingo se han agotado todos los ejemplares que había en la caseta



http://www.elconfidencial.com/cultura/2015-05-31/manuela-carmena-estrella-literaria-al-estilo-de-perez-reverte_865040/

Desconectado William

  • Moderador
  • Velociraptor
  • ***
  • Mensajes: 21817
  • Ignorantia legis neminen excusat.
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2803 en: 07 de Agosto de 2015, 18:01:30 pm »
Estoy por echarle un vistazo al libro de la Señora Carmena !
QUID PRO QUO

Desconectado Urko

  • Curioso
  • **
  • Mensajes: 12
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2804 en: 24 de Septiembre de 2015, 19:10:24 pm »
El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde.

Desconectado tixe

  • Moderador
  • Mentor
  • ***
  • Mensajes: 13373
  • Cuando el dinero habla, la verdad calla.
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2805 en: 25 de Septiembre de 2015, 16:01:16 pm »
El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde.
Al cual le han hecho mucho daño las referencias cinematográficas..


Desconectado Urko

  • Curioso
  • **
  • Mensajes: 12
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2806 en: 26 de Septiembre de 2015, 09:32:46 am »
No he visto las pelis, pero el libro me ha parecido muy vigente

Desconectado William

  • Moderador
  • Velociraptor
  • ***
  • Mensajes: 21817
  • Ignorantia legis neminen excusat.
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2807 en: 01 de Octubre de 2015, 22:15:40 pm »
El regreso del Catón, de Matilde Asensi,
QUID PRO QUO

Desconectado Urko

  • Curioso
  • **
  • Mensajes: 12
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2808 en: 15 de Noviembre de 2015, 09:04:41 am »
Tuareg - Alberto Vázquez Figueroa

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2809 en: 14 de Enero de 2016, 13:53:34 pm »

29 amantes poderosas de la historia: de Pepita Tudó a Corinna zu Sayn-Wittgenstein

De Cleopatra a Elena Sanz, de Madame de Pompadour a Corinna, así lo cuenta Ángela Vallvey en su libro Amantes poderosas de la historia (La Esfera de Los Libros)
Desde los líos de alcoba en la España visigoda, pasando por las luces del XVII y los amores de Teresa Cabarrús, hasta los incendios del XIX con las pasiones de Godoy por Pepita Tudó. Sin duda, se trata de una historia femenina del poder y la cuenta la escritora Ángela Vallvey en Amantes poderosas, un libro que aborda las biografías de 29 mujeres que supieron utilizar políticamente a su favor el deseo que despertaron en sus amantes.

Se trata de una historia femenina del poder y la cuenta la escritora Ángela Vallvey en Amantes poderosas, un libro que aborda las biografías de 29 mujeres

Pensado como un libro de divulgación, Amantes poderosas de la historia compone una serie de estampas escritas con ingenio y que recorren la historia universal desde el antiguo Egipto hasta el presente. Están contemplados desde Egipto hasta Inglaterra, sin embargo, la chicha está en las historias protagonizadas por personajes relacionados con España, el más reciente y apetitoso de ellos, el que corresponde a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, a quien Vallvey excluye de la categoría clásica de amante para describirla como algo mucho más complejo: la primera mujer de Juan Carlos I de Borbón de la que se habla por primera vez.

Abundan las anécdotas y los detalles biográficos de personajes que comparten entre sí no sólo la capacidad de capitalizar políticamente sus afectos, sino también el talento para acumular y conservar ese poder que sólo les vino dado tras convertirse en amantes –a veces esposas- de reyes y gobernantes. Es decir, el libro confirma lo que amargamente sabemos durante siglos: la más que difícil empresa de la mujer en una sociedad culturalmente dominada por valores masculinos para abrirse paso.

Las mujeres trabajadas por Vallvey tienen tal empuje y carácter que no resulta difícil entender el profundo ingenio que caracterizó a muchas de ellas, como fue el caso de Cabarrús, aquella madrileña castiza que a punto estuvo de morir guillotinada por Robespierre y que demostró bastante más arrojo y carácter que su entonces marido, Tallien, el temido legislador del Terror de la reacción Termidoreana durante la Revolución Francesa. Ni qué decir de Pepita Tudó, amante de Godoy –con quien se casaría en Roma años después-, quien en 1808, durante el motín de Aranjuez, se comportó con valor y entereza, al acompañar a Godoy y a los reyes españoles a su exilio en Francia, y luego a Italia.

La chicha está en las historias protagonizadas por personajes relacionados con España, el más reciente y apetitoso de ellos, el que corresponde a Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Las aventuras de estas mujeres, con sus pasiones, ambiciones y apetitos, componen un viaje en el tiempo, pero también un álbum de los prejuicios que a lo largo de los siglos han tenido que sortear muchos personajes. Por ejemplo, lo que ocurrió a la princesa Blanca de Navarra con Enrique IV de Castilla. Si bien es cierto que él era apenas un adolescente y ella una mujer ya madura cuando se casaron, la historia no puede ser más amarga.

El hermano de Isabel la Católica, un ser de extrema timidez y una severa incapacidad para relacionarse con las mujeres, consiguió zafarse del matrimonio al aducir que éste no se había consumado por “impotencia recíproca”, lo que dejaba sin dote y sin estatus de casada a Blanca de Navarra. Ella, solterona y sin un duro, tuvo un final muy distinto al de su marido, que quedó libre de toda complicación para seguir divirtiéndose con sus amigos, don Beltrán de la Cueva o Alfonso Herrera… Para contrarrestar, no faltan historias como la de Edelmira Sampedro, por quien Alfonso de Borbón y Battenberg, hijo de don Alfonso XIII, entonces era Príncipe de Asturias, tuvo que renunciar a sus derechos sucesorios por escrito en Lausana el 11 de junio de 1933 para poder casarse.

Siglo XXI, capítulo Corinna

Cuando no se trata de reinas, casi todas las mujeres aludidas suelen pertenecer a la nobleza o a la burguesía pujante que intenta abrirse paso. En el apartado contemporáneo de esa lenta batalla, resulta curiosa la historia de la más contemporánea de las mujeres retratadas en este libro. Su nombre de soltera es Corinna Larsen, aunque todos la conocen como Corinna zu Sayn-Wittgenstein. O simplemente Corinna.

Acaso por la naturaleza impronunciable del apellido del ex marido (zu Sayn-Wittgenstein) que todavía conserva junto con el tratamiento de alteza -o porque pocas Corinnas saltaron a la palestra como amantes del rey Juan Carlos Primero. Lo cierto es que el nombre de pila parece suficiente para saber a quién corresponde: aquella rubia empresaria de la que todos los españoles tuvieron noticia cuando el rey se fracturó la cadera cazando elefantes en Botsuana. Ella estaba entre sus acompañantes.

En la entrevista que ofrece Wittgenstein a la prensa, la princesa se hace retratar con una pulsera de tres millones de euros

Juan Carlos I de Borbón, de cuyas amantes y negocios nada se dijo jamás –a la manera de un un rey "del despotismo ilustrado y no de una democracia parlamentaria", escribe Vallvey-, consigue en Corinna algo más que un escarceo o una relación al margen de sus funciones. A tal punto, que según cuenta la autora, el monarca la llega a defender como una relación estable y duradera en una cena con sus dos hijas.

Una mujer culta, con saber estar y temple para moverse entre diplomáticos y empresarios. Ese es el punto de partida de un retrato tipo que se ha hecho de Corinna zu Sayn-Wittgenstein y que Ángela Vallvey intenta desbrozar. Ella, a quien el propio Juan Carlos I envió como representante suyo ante el príncipe saudí Alwaleed Bin Talal Abdulaziz Alsaud, queda en el conjunto no sólo como algo más que una amante, sino como algo mucho más complejo que eso.

Organizadora de safaris de alto nivel, y ex esposa de un empresario y un noble, Corinna se convirtió en la amiga entrañable del rey y su interlocutor en determinados negocios. Es allí donde Vallvey hace el retrato más acre: las comisiones, el uso de recursos del Estado español para su estancia en España… Uno de los detalles que delatan a una mujer tan acostumbrada a la discreción, asegura Vallvey, surge justamente en la entrevista que ofrece Wittgenstein a la prensa y en la que se hace retratar con una pulsera de tres millones de euros. No inmisericorde, pero sí bastante crítico y en absoluto nada indulgente, así es el retrato que queda de Corinna en esta larga galería de poderosas mujeres.


Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2810 en: 13 de Junio de 2016, 08:17:51 am »
SE PUBLICA LA BIOGRAFÍA DE JESSICA VALENTI
Las memorias de un objeto sexual: lo que tienen que aguantar (todavía) las mujeres

Sin llegar a las cuatro décadas de vida, la escritora se ha enfrentado con situaciones límite por el mero hecho de ser mujer y explicar en voz alta lo que le suele pasar por ello



Foto: La escritora estadounidense Jessica Valenti.

Héctor G. Barnés

13.06.2016 – 05:00 H.

Si lee con relativa frecuencia prensa extranjera, es muy probable que le suene el nombre de Jessica Valenti. Es una de las periodistas en auge ligadas al feminismo más célebres de los últimos años, tanto por su trabajo en medios como 'The Guardian' como por su abundante producción literaria, que abarca desde su experiencia como madre (en 'Why Have Kids') hasta su reivindicación del feminismo sin ambages ('Full Frontal Feminism'). La autora estadounidense acaba de publicar su último libro, 'Sex Object: a Memoir', una memoria de sus 37 años de vida desde su experiencia como mujer.

No, el libro no se limita a enumerar el maltrato que Valenti ha sufrido a lo largo de todos estos años, aunque se trata de su hilo conductor. Hay historias que quitan el sueño, y que dan buena muestra de que, a pesar de lo que muchos afirman, aún queda mucho camino por recorrer. Es el caso, por ejemplo, del profesor treintañero del instituto que le dijo que, si quería aprobar, bastaba con darle un abrazo. Para su sorpresa (o quizá no), apenas unos días después de su graduación, llamó a su casa para pedirle una cita.

Si hubiese aparecido con un aspecto desaliñado, me habrían atacado igual. No hay posibilidad de ganar

La autora explica en todas las entrevistas que, al principio, dudó en titular así su libro. “Se llama 'Objeto sexual' no porque me deleite la idea de ser considerada como tal”, explica a 'Vogue'. “Me he preparado para la inevitable respuesta de ser demasiado poco atractiva para encajar en esa etiqueta, pero los que dicen algo así no se dan cuenta de que ser considerada una cosa, en lugar de una persona, no es un cumplido. Que no nos demos cuenta de ello es parte del problema”. Como explica, se trata de un libro sobre “el impacto que tiene en las personas crecer en una cultura sexista que ha deshumanizado a las mujeres”. Se suma, como ella misma señala, a una tendencia literaria popular durante los últimos años: los testimonios femeninos que relatan experiencias personales en primera persona.
Una estúpida fotografía polémica

En esa constelación de historias-de-no-creer, destacan los interminables trayectos en el metro neoyorquino de Valenti hasta llegar al instituto (sí, el del profesor de los abrazos). Como explicaba a 'Salon', pasaba cada día unos 45 minutos en el suburbano, donde pudo apreciar genitales masculinos de toda clase: “No quiero decir que fuese bizarro, porque en retrospectiva puedo decir que lo era, pero en ese momento parecía muy normal”. La autora se refiere a cosas como “tíos enseñando sus penes en el tren, que era algo que tenía que tener en cuenta y ser consciente para estar en guardia todo el tiempo”.
La fotografía de la polémica. En serio.
La fotografía de la polémica. En serio.

Aunque reconoce que es algo muy propio de la gran ciudad, la escritora recuerda que “por lo que me han contado otras mujeres que han leído el libro, hay un montón de cosas con las que se identificaron aunque el libro esté muy centrado en Nueva York”. Lo que seguro que no les ha pasado a muchas de las lectoras es lo que le ocurrió en 2006, después de conocer en persona a Bill Clinton. Se trata de una de las polémicas más absurdas que nadie puede imaginar, y que fue originada por una imagen en la que el presidente aparecía rodeado de varios blogueros; entre ellos, Valenti. Una casual instantánea de grupo, como se puede ver:

La imagen, no obstante, fue pronto objeto de ciertas apreciaciones. Entre ellas, una entrada en el blog de Ann Althouse, llamada “Miremos de cerca esos pechos”, que, como era lógico, levantó bastante polvareda: en él, la autora incidía “desde una perspectiva feminista” en la posición de la supuesta “becaria”, que resultaba ser la autora, un comentario que pronto fue acompañado por otros hombres que, por ejemplo, preguntaban quién era “la becaria morena”, o que afirmaban que estaba “buscando llamar la atención” después de que ella misma respondiese a la autora. “Defenderte significa que quieres llamar la atención”, apostilla ahora. “Por supuesto, si hubiese aparecido con un aspecto desaliñado, me habrían atacado de otra manera. No hay posibilidad de ganar. Y creo que es revelador que el acoso empezase a ser masivo cuando alcé la voz”.

La conversación actual sobre el feminismo no muestra que la gente exitosa también se equivoca

“Al fin y al cabo”, prosigue, “creo que era simplemente un recordatorio de que si eres joven, y lo era en ese momento, no te toman en serio, eres valorada por tu apariencia, no eres realmente una persona, eres carne de cañón para los chistes chabacanos, y que debía darme cuenta de cuál era mi sitio”. Que Valenti respondiese al blog de Althouse supuso que recibiese una larga serie de insultos en forma de blogs respondiendo a la autora y correos electrónicos, una experiencia que recuerda como “horrible”, aunque afortunadamente las redes sociales no tenían tanta importancia como ahora.
Drogas, abortos y ser madre

El libro se detiene en otros aspectos importantes de la vida de Valenti. Por ejemplo, la época en la que tomaba drogas con frecuencia (como explicaba a 'Elle', “tenía que incluir el hecho de que realmente consumía un montón de drogas”). Especialmente, cocaína. “Las mujeres se automedican”, añade. “Y obviamente no todo tiene que ver con el sexismo, pero sí una parte importante de ello”. De paso, pega un tirón de orejas a ciertas tendencias “feministas”, sobre todo las más buenistas vía Sheryl Sandberg: “La conversación actual y 'mainstream' sobre el feminismo no muestra necesariamente que la gente exitosa se equivoca, y que está bien ser un trabajo sin terminar”.
'Sex object' de Jessica Valenti.
'Sex object' de Jessica Valenti.

También sobre sus experiencias relacionadas con la maternidad. Para empezar, los dos abortos que ha tenido, el primero de ellos voluntario, algo que le dio “la oportunidad de ser la escritora que fui y conocer a mi marido para tener a la hija que tengo ahora”. Es una visión alternativa sobre el asunto: “A menudo se privilegian las historias relacionadas con mi segundo aborto”, el no deseado. “Son trágicas, realmente difíciles, decisiones muy complicadas: era un embarazado buscado, así que no querías que se acabase de ninguna manera”. En su caso, hay historias tanto de abortos accidentales como de interrupciones del embarazo voluntarias, que representan ambas caras de la historia.

Actualmente, Valenti tiene una hija, aunque el parto y su nacimiento fue complicado, ya que fue prematura. “Para mí gran parte de la maternidad también ha sido objetificadora”, explica a 'Fusion'. “Hay pequeñas cosas, como la manera en que la gente piensa que está bien tocar el vientre de las embarazadas sin preguntar, que me hacían sentir mal y desconectada”, añadía en otra entrevista. “Como si no fuese una persona completa”. Aunque la autora reconoce que durante gran parte de su vida ha experimentado ansiedad, esta se disparó sensiblemente cuando fue madre, lo que le obligó a saber afrontarlo.

El libro concluye con la reproducción de un buen puñado de mensajes de desprecio recibidos a través de internet. Son reproducidos, de manera consciente, sin ninguna clase de contexto ni acompañamiento, con el objetivo de que fuesen leídos tal y como se escribieron. “Vuelve a la cocina y haz la cena, zorra”, le decían en un correo electrónico de 2008. “Esas mujeres de cerebro chiquitito, ¿cómo es que les dejamos pensar que eran alguien?, se puede leer en otro. “He estado lidiando con esa clase de reacciones más de 10 años, así que hay una parte de mí que dice: 'Vamos a ponerlo ahí fuera'”.

“Vuelve a la cocina y haz la cena, zorra” es uno de los muchos mensajes que recibió

El libro, de hecho, ha sido motivado por las conversaciones con muchas amigas, que le daban la enhorabuena por lo bien que sabía lidiar con esa clase de desprecio… cuando ella considera que no es así. “Creo que era una especie de perjuicio para mis lectores dar esa impresión”, explica, por lo que ha decidido contar, sin maquillaje ni interpretaciones, las reacciones que ha suscitado siendo una de las periodistas más prometedoras de EEUU. “Creo que alguna gente se sorprenderá”, concluye. “Creo que mucha gente entiende en la teoría que las mujeres son acosadas, pero no se dan cuenta de hasta dónde puede llegar. Deberían saberlo”.

Desconectado CarmenM

  • Mirón
  • *
  • Mensajes: 1
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2811 en: 08 de Marzo de 2017, 14:05:10 pm »
Hola, buenas.

Mi nombre es Carmen y estoy escribiendo un libro de ficción  que transcurre en 1985 y va sobre un secuestro y chantaje. Mi problema es que tengo muchas dudas sobre como funciona la brigada central de delitos contra las personas (BDCP) y sobre todos sus rangos, he buscado información in internet, pero muchas veces es contradictoria, por eso me gustaría contactar con alguien a quien pudiera  recurrir en caso de duda.

Me pueden mandar un mensaje si desean ayudarme.

Muchas gracias

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2812 en: 29 de Mayo de 2019, 13:59:34 pm »
.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re:BUENOS LIBROS
« Respuesta #2813 en: 14 de Diciembre de 2020, 06:12:19 am »
Fallece el escritor británico John le Carré a los 89 años

https://f7td5.app.goo.gl/fo1EKm

Enviado desde @updayESP
 :Lazo_Negro

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re: BUENOS LIBROS
« Respuesta #2814 en: 04 de Diciembre de 2022, 13:01:02 pm »


Hola, permíteme que me presente. Mi nombre es Germán de Prada vecino de la localidad de Cervantes de Sanabria tengo el gusto de presentarte mi primer libro: _El maestro en Sanabria_

https://www.amazon.es/dp/B0BMZFLNM6?ref_=cm_sw_r_apan_dp_YM4D6TX6426BWRD14NC5

_Conoce una historia que vivieron nuestros abuelos y algunos de nuestros padres._

🎁 *Un regalo perfecto para estas fechas* 🧑‍🎄 *original y emotivo.* 🛍️

No lo dejes escapar. Se adquiere a través de Amazon.
Pulsando el link te dirige a la página. https://amzn.eu/d/bDDzIxU

Si puedes, difúndelo entre tus contactos. Muchas gracias.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re: BUENOS LIBROS
« Respuesta #2815 en: 10 de Diciembre de 2022, 11:45:00 am »




Entrevista a la catedrática de Lingüística de la UV y especialista en análisis del discurso político.

Beatriz Gallardo: "Las ultraderechas solo son reaccionarias, solo se explican a la contra"

SALVADOR ENGUIX

VALENCIA

10/12/2022 05:10

Beatriz Gallardo Paúls ha logrado convertirse, gracias a sus últimas obras e investigaciones, en una referencia del discurso político en España. Su último libro, Signos rotos. Fracturas de lenguaje en la esfera pública, (Tirant Lo Blanch) profundiza en la reflexión que esta catedrática de Lingüística de la Universitat de València lleva tiempo realizando sobre el papel de la hipérbole en el relato político. En esta entrevista alerta del paso siguiente al de la polarización política: la ruptura.

En tu libro anterior hablabas de la hipérbole que presidía los discursos políticos y en el último hablas de “signos rotos”. ¿Cuáles son esas fracturas?


Dicho brevemente, lo que se ha roto es, por una parte, la correspondencia entre las palabras y las cosas, y por otro, la que sería la forma natural de usar el lenguaje, que en la esfera pública tiende a tratarse como un sistema de etiquetado; como si en lugar de lenguas manejáramos nomenclaturas. Tal vez podría pensarse que esas fracturas son resultado de las hipérboles, ¿verdad? Que la cuerda se ha tensado tanto que al final se rompe. Esa sería una interpretación posible, como si a partir de las exageraciones desmedidas los políticos hubieran cogido carrerilla y se hubiera llegado a este ambiente de confrontación, de pirotecnia discursiva, en la que el significado de las palabras, las ideas, son casi lo de menos.

¿Cuándo se produce el inicio de la fractura?

Es el populismo lo que permite olvidarse de las ideas y centrarse en los aspectos psicológicos. Los populismos fueron una respuesta generalizada a la crisis de 2008, tanto en la izquierda como en la derecha. Discursivamente coinciden en lo esencial: descripción catastrofista de la realidad, señalamiento del culpable y promoción del líder mesiánico que salvará al pueblo. Pero los elementos sociales y mediáticos que le dan forma habían empezado a perfilarse desde los años 60 y 70 del siglo XX: el personalismo, la frivolización, el rechazo a las ideologías como motor de cambio social… Son fenómenos de largo plazo.

Es el populismo lo que permite olvidarse de las ideas y centrarse en los aspectos psicológicos"
¿Qué papel juegan en esas fracturas los discursos de las ultraderechas?

Hemos de recordar que en España la ultraderecha no gana voz parlamentaria hasta 2018; hasta entonces, su presencia en los medios obedecía solo a su “costumbre” de poner denuncias. Pero la confrontación hiperbólica se remonta, como poco, a 2014. Y rasgos populistas podemos encontrarlos en el discurso de todos los partidos y todos los líderes, así que es sobre todo cuestión de grado. Porque en algunos discursos no queda absolutamente nada cuando borras los rasgos populistas, más allá de lo que llamamos “retóricas negativas”: solo hablan de todo lo que desharán, derogarán, anularán, revocarán… si llegan al poder. En ese aspecto, sin duda las ultraderechas representan un grado máximo; son reaccionarias literalmente, su discurso solo se explica a la contra.

Beatriz Gallardo
Beatriz Gallardo LVE

¿Las nuevas tendencias en los discursos pueden erosionar las democracias liberales?

Los discursos pueden ser una herramienta, enormemente eficaz, sí, pero nunca existen por sí solos. Esta idea, tan habitual, representa una de las fracturas a las que me refería. Los discursos son siempre objeto de alguien que habla en un contexto concreto. Si un diputado sube a una tribuna parlamentaria a insultar, de un modo, por cierto, que el ciudadano medio jamás podría usar en su lugar de trabajo, es porque el contexto está ya lo suficientemente erosionado. No solo como para que eso ocurra, sino para que no se sancione debidamente (hasta donde he leído el reglamento en la web del Congreso, hay maneras de cortar esas conductas). Llevamos años oyendo exabruptos que no les pasan factura, y a veces hasta se diría que sus señorías se lo pasan genial.

Llevamos años oyendo exabruptos que no les pasan factura, y a veces hasta se diría que sus señorías se lo pasan genial"
Pero ellos se escudan en la libertad de expresión.


Ya. Es un clásico al que la ultraderecha juega con éxito desde los años 80. Pero la libertad de expresión no se ve afectada por exigir cauces respetuosos y democráticos en el acto de expresarse; por el contrario, esa exigencia es precisamente lo que garantiza que el diálogo pueda tener lugar. Reducir el discurso a insultar, ofender, injuriar o difamar (por mencionar algunas de las acciones que no se corresponden con la libertad de expresión en los parlamentos) les sirve para enmascarar la falta de propuestas políticas reales, porque eso impide cualquier debate. Pero no son solo palabras, son acciones; y por eso creo que la respuesta debe darse igualmente en el terreno de las acciones.

Lo cierto es que parece ser difícil ya encontrar discursos que no sean hiperbólicos.

Yo modificaría esa afirmación diciendo que es difícil que la prensa o las redes den altavoz a discursos que no sean hiperbólicos; haberlos, haylos, como se suele decir. Hay muchos políticos que se toman realmente en serio su trabajo y se creen lo del servicio público, afortunadamente de eso puedo dar fe por mi experiencia en la Generalitat Valenciana.

Es difícil que la prensa o las redes den altavoz a discursos que no sean hiperbólicos"
Dice Enric Juliana que hay voluntad por parte de la ultraderecha de deslegitimar la acción parlamentaria con su estrategia discursiva.

Como te he dicho antes, los discursos surgen siempre como resultado de personas que hablan en ciertos contextos extradiscursivos: la crisis, la guerra, la pandemia, la inflación… Pero si solo nos fijamos en los discursos, vemos que efectivamente, la ultraderecha, pero también quienes les hacen el juego desde otros partidos, destacan ahora más en esa estrategia deslegitimadora. A falta de discurso político o acción política defendible, ruido; y, como mucho, eslóganes. Pero ¿qué hace la prensa ante esa estrategia discursiva? Yo echo de menos la pregunta y la repregunta periodística, que enfrente al agitador, o la agitadora, a lo absurdo o lo falso de su mensaje. Que, en lugar de amplificarlo acríticamente, o con supuesto escándalo, ayude a desactivarlo. Creo que el silencio resignado, tanto en las instituciones como en la prensa, termina ayudando a esa deslegitimación.

Beatriz Gallardo
Beatriz Gallardo LVE
Al respecto, José María LaSalle ha escrito, y no poco, sobre que uno de los factores de la crisis de las democracias liberales es, justamente, la polarización.

Creo que tanto el populismo de la ultraderecha como la versión supuestamente progresista que se centra en las identidades coindicen en que convierten al ciudadano en víctima; ya sea por la acción de las élites o porque el mundo no atiende suficientemente a su individualidad. Y esa victimización instaura una concepción polarizada, asimétrica, del entorno y la sociedad, porque los discursos no insisten en lo que une, sino en lo que separa. Los lingüistas utilizamos a veces el concepto de “palabra testigo” para referirnos a aquellas que parecen condensar el espíritu de una época. Por ejemplo, nuestra generación activa una serie de connotaciones muy concretas ante los términos “consenso” y “Transición”. No sé cuáles acabarán siendo las palabras testigo del momento, pero las que se me ocurren encierran asimetrías y desigualdad en la base.

Yo echo de menos la pregunta y la repregunta periodística, que enfrente al agitador, o la agitadora, a lo absurdo o lo falso de su mensaje"
¿Puedes decirme qué palabras son?

No lo tengo aún bien elaborado, pero me arriesgo con una. Por ejemplo, una palabra como “tolerancia” apunta a que aquello que se tolera es por sí mismo algo negativo, a diferencia de, por ejemplo, “respeto”, que activa una situación de simetría. Y hablamos mucho más de tolerancia que de respeto.

Has trabajado especialmente el discurso político digital, ¿qué opinas del modo en que el paradigma digital, y en especial las redes sociales, interviene en el auge de estos lenguajes hiperbólicos?

Bueno, eso lo hemos trabajado juntos. En primer lugar, las redes crean burbujas de todo tipo: lees sobre todo a los que opinan como tú. En segundo lugar, el funcionamiento de su interfaz crea un tipo de mensajes completamente diferentes a los de la comunicación humana: no hay principio ni final, no hay contexto, no hay interacción real. En tercer lugar, la presunta “desintermediación”, es decir, la comunicación directa con políticos, con personalidades, con empresas… no es tal. Sigue habiendo alguien “en medio”, como Musk nos ha demostrado (Zuckerberg no es tan histriónico, disimula más). El papel mediador que tradicionalmente tuvo la prensa ha sido usurpado por empresas tecnológicas y grupos de interés capaces de manipular el discurso público. Con la diferencia de que mientras la prensa tiene códigos deontológicos y de rendición de cuentas, esas empresas no. Y es necesario tener presente que los algoritmos, como el lenguaje, tampoco salen de la nada, sino que los programa alguien.

El papel mediador que tradicionalmente tuvo la prensa ha sido usurpado por empresas tecnológicas y grupos de interés capaces de manipular el discurso público"
¿Pero la realidad que crean las redes es ajustada a la verdad?

No lo es, porque tampoco funcionan como lo hace la comunicación humana. En mi entorno inmediato hay muchísima gente que no está en redes y eso permite comprobar que se trata de un mundo distinto a la realidad. Pero ahí vuelvo a insistir en la actitud que desde el principio tomaron los medios respecto a las redes, convirtiéndolas en un emisor legítimo de la esfera pública. Y siguen validándolas a diario, tomando un tuit como una declaración oficial, por ejemplo. Los medios y los partidos han de empezar a pensar en un mundo donde las redes sociales de las grandes tecnológicas carezcan de trascendencia. ¿Qué pasará si ningún medio difunde el tuit explosivo de alguien con pretensiones de político? Ese dicho infantil de que “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio” sería una buena divisa.

El último libro de Beatriz Gallardo, Signos Rotos
El último libro de Beatriz Gallardo, Signos Rotos LVE
Decía Lakoff en su ya antiguo No pienses en un elefante, que las derechas invierten miles de millones de dólares para desarrollar estrategias del mensaje en beneficio propio, ¿es un factor determinante de lo que está pasando?

Obviamente, creo que es algo determinante; no tanto por el dinero destinado a elaborar los mensajes, sino a difundirlos. Lo ejemplifica perfectamente Fox News, o la gira europea de Bannon en 2018 aleccionando a los partidos de derecha radical. Hace falta muchísimo dinero para eso, y el dinero, como sabemos, se acumula en sectores concretos. Si me permites, aquí voy a enlazar con una pregunta anterior. Acabo de decirte motivos por los que considero esencial el papel de las redes sociales en la difusión de mensajes desafiantes para la estabilidad democrática, y voy a añadir uno más: la ultraderecha crea constantemente falsos medios de comunicación cuya única finalidad es difundir desinformación; también lo hace la ultraizquierda, pero menos. Y son falsos medios que, obviamente, están en acceso abierto, y que además son baratos, porque no necesitan más que una web y una persona redactando y maquetando bulos, o colgando vídeos. De manera que el internauta medio encuentra, por un lado, enlaces de noticias que lo llevan a muros de pago de los medios profesionales, y por otro, enlaces que lo llevan a estos medios falsos (el fenómeno de medios supuestamente profesionales que se entregan a la desinformación lo dejo aparte). Esas son las falsedades que se difunden como noticias, sin serlo; y como suelen ser mensajes sensacionalistas, enseguida se viralizan, en redes y apps de mensajería. Así que es normal que el mensaje más presente en la red sea el que desinforma, polariza, banaliza y agita.

la ultraderecha crea constantemente falsos medios de comunicación cuya única finalidad es difundir desinformación; también lo hace la ultraizquierda, pero menos"
¿Y cómo crees que las democracias pueden defenderse de toda esa desinformación?

Uy, esta pregunta da para mucho y es difícil desarrollar una respuesta breve. Además, sospecho que en esto tengo una opinión que no es muy compartida. Pero te respondo muy resumidamente: si de verdad nos creemos que la prensa es un actor esencial de las democracias (y yo me lo creo), hay que encontrar el modo en que su subsistencia esté garantizada, del mismo modo que se da ayudas a otras empresas cuyo mantenimiento se considera positivo para las sociedades. En Signos rotos hablo de esto a propósito de lo que ocurrió con la COVID-19, cuando los medios fueron declarados actividad esencial mientras sus ingresos por publicidad y distribución se hundían clamorosamente en el confinamiento.

¿Y cuál es entonces la solución?

Hay un académico austríaco, Paul Clemens Murschetz, que ha estudiado esto muy bien, y señala que los medios de comunicación representan lo que en economía se llama un “fallo de mercado”. Sus análisis muestran que la ayuda gubernamental a los medios no se traduce, como suele pensarse, en servilismo o parcialidad, y que, en todo caso, hay mecanismos de control de las ayudas. Aquí tendemos a pensar que las ayudas a medios son casi una inmoralidad, pero en cambio tenemos un montón de flujos de dinero bajo el concepto de “promoción institucional”. Yo creo que ese tipo de ayudas, que deben estar destinadas a mantener la pluralidad informativa y a proteger los ecosistemas mediáticos locales, tan necesarios, deberían estar en manos de agencias plurales e independientes, como los Consejos del Audiovisual, y no vinculados directamente a los gobiernos. Pero vaya, no es que lo diga yo, es que la Unión Europea tiene resoluciones en este sentido, que animan a los Estados miembros a intervenir para proteger la pluralidad informativa.

si de verdad nos creemos que la prensa es un actor esencial de las democracias (y yo me lo creo), hay que encontrar el modo en que su subsistencia esté garantizada"
Con la irrupción de Elon Musk en Twitter y su decidida apuesta por el mensaje polarizado y la desinformación, hay quien está hablando del final de las redes sociales, ¿lo ves factible?

Pues no sé si el final de las redes. Supongo que como tipo de herramienta no, pero sí creo que sería deseable algún tipo de pacto que dejara de darles la amplificación mediática que tienen ahora. Por pura profesionalidad. Entiendo (y esto también lo hemos investigado juntos) que hay un problema económico de base, que las redes aportan a los medios gran parte de sus visitas web, pero es imprescindible encontrar otro modelo de negocio que restrinja la intermediación a los medios profesionales. No sé, tal vez es puro idealismo. En todo caso, más que las redes sociales, me empieza a preocupar la irrupción de las inteligencias artificiales en la esfera pública, como estamos viendo estos días (por cierto, no me gusta nada llamarlas “inteligencias artificiales”, es engañoso). Me preocupa todo eso. Creo que deberíamos ser capaces de evitar ese mundo al que aspiran los neorreaccionarios de Sillicon Valley, un mundo dirigido por un CEO de empresa informática, que reniega de los valores ilustrados y cede el mando a los multimillonarios, aunque lo que observo es a gente fascinada con la maquinita.

Creo que deberíamos ser capaces de evitar ese mundo al que aspiran los neorreaccionarios de Sillicon Valley, un mundo dirigido por un CEO de empresa informática, que reniega de los valores ilustrados"

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 221911
Re: BUENOS LIBROS
« Respuesta #2816 en: 28 de Mayo de 2023, 15:53:46 pm »
Muere Antonio GALA a los 92 años.

 :Lazo_Negro

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 50828
  • Verbum Víncet.
Re: BUENOS LIBROS
« Respuesta #2817 en: 29 de Mayo de 2023, 09:42:52 am »
D.E.P.

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche