Autor Tema: Academias de los Cuerpos policiales  (Leído 56398 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #541 en: 22 de Abril de 2019, 19:35:45 pm »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #543 en: 16 de Mayo de 2019, 07:29:04 am »

Deberes ‘escolares’ a los alumnos de la Guardia Civil que sean castigados

El nuevo régimen interior de los centros docentes contempla como acción correctora la realización de trabajos académicos de hasta 3.000 palabras

Fecha
16/05/19access_time 1:02

La Dirección General de la Guardia Civil prepara una orden general con la que regulará las normas generales de régimen interior de los Centros Docentes de la Guardia Civil. Dicha orden viene a completar la Ley de Régimen de Personal de la Guardia Civil y el Reglamento de Ordenación de la Enseñanza de la Guardia Civil.

Las asociaciones profesionales del cuerpo ya han tenido acceso al borrador de esa orden general, que se espera que se apruebe en los próximos meses. Dichas asociaciones realizarán alegaciones y propuestas de modificación antes de que la Dirección General eleve el texto definitivo y se apruebe por Orden del Ministerio de Presidencia.

Confidencial Digital ha podido consultar el borrador de esta orden, que entre numerosas cuestiones relativas a los alumnos de las academias y centros docentes de la Guardia Civil (calendario, horarios, uniformidad, vacaciones, permisos, régimen de internado...) contempla en el Capítulo IV unas “Infracciones de carácter académico del alumnado de la enseñanza de formación”.
Acciones correctoras “educativas y formadoras”

Dentro de ese régimen disciplinario interno, la Guardia Civil va a dejar establecido que “las infracciones de carácter académico se corregirán motivadamente, según su gravedad y circunstancias, con amonestaciones verbales y escritas a través de las acciones correctoras […], así como mediante una reprensión o llamada de atención”.

Junto a esas amonestaciones verbales o escritas, en los centros docentes de formación de la Guardia Civil los mandos podrán adoptar una serie de acciones correctoras; siempre, eso sí, con un carácter “educativo y formador”, y de forma que se garantice el respeto a los derechos de los alumnos.

Sin embargo, algunas de estas acciones correctoras (que en este caso no se daban hasta ahora) ha llamado la atención, por ejemplo, de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que se vaya a imponer “deberes” a los alumnos de las academias, lo que para ellos significará una notable “falta de pedagogía en la formación que aplica la Guardia Civil”.

3.000 palabras en seis días

¿En qué consistirán esos deberes? Si un alumnos comete una infracción académica, le podrán imponer como castigo “la realización de trabajos académicos en horario no lectivo en relación con la infracción cometida”. Esos trabajos o deberes “tendrán una extensión máxima de 3.000 palabras y serán acometidos en un período máximo de seis días hábiles”.

Otra posibilidad es que los alumnos de las academias de la Guardia Civil cumplan la sanción con “estudio obligatorio o controlado en horario no lectivo”. Como máximo le podrán poner de castigo un máximo de 16 horas de estudio controlado, repartidas en un período total de dos semanas de duración y pudiéndose realizar como máximo dos horas de estudio por día lectivo.

Además, también se contempla “limitar la participación en las actividades extraescolares adicionales del centro”, y también establecer un refuerzo de actividades de instrucción y adiestramiento o de educación física de hasta diez y doce horas como máximo.

Por último, en la lista de posibles acciones correctoras se establece la “privación de condiciones especiales que hayan sido autorizadas en relación con el régimen de vida, distintivos o reconocimientos propios de los alumnos del propio centro docente”.

Desde AUGC lamentan que el régimen disciplinario, una vez se apruebe esta norma que prepara la Dirección General de la Guardia Civil, no se basará en el rendimiento académico “sino en cualquier acción que quieran corregir lo podrán hacer con la imposición de “deberes”, o incluso la privación de condiciones especiales como cuestiones que afecten a la conciliación de la vida familiar y laboral que hubieran sido concedidas”. De ahí que vayan a presentar alegaciones en este punto concreto.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175641
Re:Academias de los Cuerpos policiales
« Respuesta #546 en: 11 de Octubre de 2019, 07:01:12 am »

Ni móviles ni vítores en las pruebas físicas de la Policía Nacional

La Escuela de Ávila endurece los controles para evitar que se grabe y se difunda la carrera de 1.000 metros al aire libre, como sucedió hace un año

Fecha
11/10/19access_time 1:02

La Policía Nacional se pone firme en las pruebas físicas de la oposición de acceso... pero con los “espectadores” que siguen desde las gradas de la Escuela Nacional de Policía (Ávila) los ejercicios de los opositores.

Este año, como en años anteriores, la misma convocatoria de las oposiciones publicada en el BOE estableció que “la carrera de 1.000 metros sí será pública, al desarrollarse en pista al aire libre. No se permitirá su grabación por medio audiovisual alguno al poder afectar a la seguridad, al derecho a la intimidad personal y la propia imagen de los intervinientes”.

Confidencial Digital ha podido recabar el testimonio de familiares de aspirantes a ingresar en la Policía Nacional, que explican que este año los agentes encargados de la organización de las pruebas se han mostrado mucho más estrictos en ese punto de no grabar la carrera, así como en reprimir las muestras excesivas de apoyo durante la carrera.
Problemas en la carrera al aire libre

Las pruebas físicas, que se iniciaron en septiembre y se siguen desarrollando a lo largo del mes de octubre, se celebran en las instalaciones de la escuela en Ávila. Una parte de los ejercicios se realiza en un polideportivo, cubierto, en el que sólo pueden acceder los opositores y los examinadores.

Pero en la carrera de 1 kilómetro, que tiene lugar en la pista de atletismo, se permite que familiares y acompañantes puedan seguirla desde las gradas.

Fuentes oficiales de la Escuela Nacional de Policía señalan que hace unos años se fueron acumulando los problemas, en muchos casos faltas de educación que se quisieron cortar de raíz: “Algunos familiares, al animar, decían cosas despectivas de otros que corrían con sus hijos, parejas... Además, el ruido molestaba a quienes estaban calentando mientras otros corrían”.

Eso en lo que respecta a las muestras de ánimo excesivas. Sobre la prohibición de grabar, por ejemplo en 2018 se desató cierta polémica al difundirse por Internet un vídeo de la carrera de 1.000 metros grabado desde la grada. Una de las opositoras presentó una queja por haber permitido la escuela que se le grabara sin su consentimiento.

Controles y advertencias

Aunque ya desde hace algunos años se toman medidas, este año especialmente se ha detectado un celo especialmente riguroso en la academia de Ávila para evitar estos problemas.

A los familiares que se sitúan en las gradas se les está avisando, por parte del personal de la Escuela Nacional de Policía, que está completamente prohibido grabar la prueba. “Para respetar el derecho a la imagen de cada opositor”, apuntan fuentes oficiales de la escuela.

Otras fuentes apuntan que este año ha habido casos en que los policías que estaban allí controlando el desarrollo de la carrera se han acercado a algunos espectadores para hacerles un aviso: o bien guardaban de inmediato el móvil, que habían sacado de pronto, o bien dejaban de gritar para animar a su familiar que se examinaba. En ambos casos, o seguía las instrucciones, o tendría que marcharse de la grada.

Hace un par de años, ya una persona fue expulsada por sacar el móvil. Este año, ECD tiene constancia al menos de que en algún caso los vítores excesivos provocaron que varios padres fueran advertidos de que iban a ser expulsados si no paraban.

“La orden de no grabar también se da por seguridad, para que no se difundan los rostros de muchos policías que aparecerían en las imágenes”, apuntan fuentes policiales.