Autor Tema: Nos estamos convirtiendo en xenófobos?  (Leído 89401 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618
Re:Nos estamos convirtiendo en xenófobos?
« Respuesta #1600 en: 02 de Julio de 2019, 06:26:36 am »

VIVEN DOS MILLONES DE UCRANIANOS
Ucrania se muda a Polonia o cuando el racismo es blanco contra blanco

Polonia está acogiendo a una gran cantidad de inmigrantes para paliar la falta de mano de obra en diversos sectores de la economía, pese al discurso nacionalista y antiinmigrante del gobierno

Miguel Á. Gayo Macías. Cracovia
02/07/2019 05:00

Cuando los polacos abordan un autobús local en Poznán pueden encontrarse con un conductor indio que se comunica con ellos usando Google Translator mientras, a su lado, un veterano chofer ucraniano le indica con gestos la ruta y en la radio se escucha al primer ministro nacionalista Mateusz Morawiecki despotricando contra los inmigrantes.

A la empresa municipal de transporte le costó tanto encontrar candidatos que, tras contratar 50 ucranianos tuvo que fichar a seis indios que apenas chapurrean el idioma. Después de pasar los exámenes y obtener los permisos, estos hombres conducen sonrientes por unas calles que les resultan tan exóticas como ellos lo son para los polacos.

Esta escena resume los contradictorios tiempos que vive Polonia. En lo que va de siglo, ningún otro país europeo ha acogido a tantos extranjeros en tan poco tiempo -dos millones solo en los últimos años- y sin embargo el gobierno conservador del PiS cultiva una retórica nacionalista y antiinmigratoria bajo lemas como "Polonia primero" o "Polonia para los polacos".
Ucrania se muda a Polonia

Oleg Z. llegó a Cracovia con 26 años huyendo de la inestabilidad que desde 2014 convirtió a Ucrania "en un sitio sin futuro". Como él, otros dos millones de compatriotas han encontrado en el país vecino -con el que Ucrania comparte 530 kilómetros de frontera- una tabla de salvación económica.

En las grandes ciudades, la tendencia es innegable. Un 10% de los habitantes de Cracovia y Wroclaw son extranjeros y la mitad de ellos son ucranianos. Con una tasa de paro del 5,6%, la economía polaca se ha convertido en un imán no solo para sus vecinos, sino también para nepalíes, bielorrusos e incluso cada vez más europeos occidentales.

A Oleg no le costó mucho adaptarse gracias a la afinidad cultural que comparten Polonia y la Ucrania occidental. Después de una temporada echando una mano en mudanzas y trabajos eventuales consiguió montar un pequeño negocio de restauración de muebles y hoy es el patrón de su compañero de piso, el polaco Szymon, quien se ocupa del negocio cuando él tiene que ausentarse. Además, ayuda a sus amigos ucranianos Vlad, Igor y Víktor a moverse por el laberinto de la burocracia polaca.

Pero el peligro de la inflación y la falta de competitividad planean sobre una economía que mantiene bien el tipo pese a que está siendo exprimida con la gran cantidad de ayudas sociales con las que el PiS contenta a su base de votantes (se pagan 120 euros al mes por hijo para las familias y se planea pagar 100 por vaca y 22 por cada cerdo para los granjeros). Esto hace que los trabajadores inmigrantes, muchos en situación precaria, sean vistos cada vez con más suspicacias por los polacos, a muchos de los cuáles no les gusta que su país reciba “influencia extranjera”.

Blancos sin papeles

Vestido con una camisa malva tradicional, Piotr Tyma espera frente a una silla vacía en plena Plaza Mayor de la ciudad de Przemysl. El presidente de la Unión de Ucranianos en Polonia había organizado este curioso acto para invitar a los polacos a conversar y responder cualquier inquietud sobre su país o la comunidad ucraniana. Pero nadie se sentó con él.

Un grupo ultranacionalista impidió que nadie se acercase a la mesa de Tyma y boicoteó el acto gritando consignas nacionalistas con un altavoz. El único detenido fue precisamente un polaco que recriminaba a los extremistas su actitud.

Este ambiente de tensión tiene su reflejo en otros medios. La serie polaca más éxitosa del momento, “Wataha” (“La Manada”), muestra el trabajo de la policía de fronteras poloca, combatiendo el narcotráfico, la trata ilegal de personas y el contrabando que provienen de Ucrania. En la producción, emitida por HBO, aparecen terroristas y agentes a sueldo de Rusia que intentan penetrar en Polonia para desestabilizar el país.

En ocasiones, esta realidad de desconfianza se ve reflejada en casos más trágicos. Hace unos días, un trabajador ilegal ucraniano fue hallado muerto en un bosque cerca de Poznán después de que sufriera un accidente mientras trabajaba en una fábrica. El patrón prohibió que se avisase a una ambulancia y abandonó el cuerpo a 125 kilómetros del lugar por miedo a que la policía descubriese que no tenía papeles.

Urgente: encontrar inmigrantes

El año pasado, el viceministro polaco de Inversión y Desarrollo instó a "incrementar el influjo de inmigrantes para mantener el desarrollo económico”. Poco después fue desautorizado y cesado por el gobierno populista de Morawiecki. Sin embargo, no se puede tapar el dedo con un sol.

La natalidad en Polonia es una de las más bajas de todo el mundo y ni siquiera el discurso nacionalista del PiS puede evitar plegarse a la evidencia de que, para cubrir los puestos de trabajo necesarios -y pagando los salarios actuales-, los inmigrantes son imprescindibles. En 2017, el gobierno concedió más visados de trabajo a extracomunitarios que ningún otro país de Europa -el 85%, para ucranianos- y una de cada cinco empresas polacas tiene al menos un ucraniano en su nómina. Aún así, faltan manos.

"(Encontrar trabajadores) es el mayor problema ahora mismo", dijo recientemente el portugués Luis Amaral, consejero delegado de Eurocash, la compañía que domina el sector de la distribución alimentaria en Polonia. Actualmente, muchos ucranianos tienen que salir del país cada seis o 12 meses debido a las leyes de inmigración y esto “está creando un lío, cuando lo que necesitamos es estabilidad”, subrayaba Amaral en una entrevista para el 'Financial Times'.

La situación ha llegado al punto de que Biedronka, la mayor cadena de supermercados del país, mantiene una línea de teléfono con operadores ucranianos que se ocupan de reclutar a ciudadanos de aquel país, ofreciéndoles un contrato fijo, un curso de polaco gratuito y prometen ocuparse del papeleo para conseguir un permiso de trabajo.

Europa Christi: un partido católico para 'recristianizar' el continente desde Polonia
Miguel Á. Gayo Macías. Cracovia
El surgimiento de esta formación a la sombra del sector ultraconservador del Partido Ley y Justicia tiene detrás a uno de los hombres más poderosos de este país: el enigmático padre Tadeusz Rydzyk.

¿Y si se van los inmigrantes?

Sin embargo, el racismo no es el único problema. El 80% de los trabajadores extranjeros que recalan en Polonia obtienen puestos por debajo de su cualificación o experiencia, según el diario Rzeczpospolita.

Muchos acaban trabajando en Uber y otras empresas de reparto de comida a domicilio que muchos inmigrantes extracomunitarios aprovechan como "cabeza de puente" para beneficiarse de la bonanza económica de este país. En ciudades como Cracovia una gran cantidad de los ciclistas que sortean el tráfico e invaden las aceras son de India y Nepal. La embajada polaca en Nueva Delhi asegura estar colapsada por la gestión de más de 50.000 solicitudes de permisos de trabajo de indios.

Esto, unido a los bajos sueldos (el salario mínimo está en 570 euros mensuales) y a la limitada duración de los permisos hacen que dos de cada tres inmigrantes estén planteando irse a Alemania para mejorar sus condiciones.

Hasta ahora, Polonia ha destacado por tener una de las poblaciones más homogéneas de la Unión Europea. Pero eso está cambiando, con consecuencias visibles en la economía, en la demografía y hasta en las fronteras. Hace unos días, en un puesto de control fronterizo entre Polonia y Ucrania, los componentes de un coro arrancaron a cantar para amenizar la espera en la oficina de pasaportes, mientras los guardias no podían evitar sonreír. La presencia de inmigrantes en el país tiene visos de convertirse en algo permanente, irreversible y necesario.



Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618
Re:Nos estamos convirtiendo en xenófobos?
« Respuesta #1602 en: 10 de Julio de 2019, 06:31:11 am »



La Policía retira una pancarta racista contra los menores no acompañados
Hogar Social, organización ultraderechista, ha detallado a través de la red social que los carteles se han colgado en los centros de Hortaleza y Casa de Campo

La Policía Municipal de Madrid ha retirado una pancarta del colectivo ultraderechista y okupa Hogar Social Madrid (HSM) contra los menores extranjeros no acompañados (MENAS) que se encuentran en el centro de Hortaleza. El centro de menores se puso en contacto con la Policía tras ver el cartel con la inscripción "¡Cuidado? (presuntamente) aquí habitan (presuntos) MENAS (presuntamente) peligrosos", que llevaba inscrito el logotipo de la organización HSM.

Así, los agentes procedieron este lunes a retirar la pancarta ante la llamada del centro y realizaron un informe para comprobar si esta inscripción puede estar incurriendo en algún tipo de infracción penal o administrativa, por lo que se procedió al traslado de este asunto a la Unidad de Gestión de la Diversidad. Los hechos se han conocido este martes.

La organización neonazi ha publicitado los carteles a través de Twitter y ha señalado que los trabajadores de nacionalidad española "sufren agresiones, robos e inseguridad" en los barrios donde están presentes los MENAS. "El totalitarismo 'políticamente correcto' nos amordaza legal y socialmente para no contarlo. La verdad antes que la paz", han indicado. La organización ha detallado a través de la red social, que los carteles se han colgado en los centros de Hortaleza y Casa de Campo, aunque Policía Municipal solo tiene constancia del primero de ellos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha constatado el malestar existente entre los trabajadores del Centro de Primera Acogida de Hortaleza por las pancartas colocadas en las vallas de sus instalaciones.
La Policía retira una pancarta racista contra los menores no acompañados

Las pancartas, que llevan el sello del grupo neonazi ‘Hogar Social’, caen en el reiterado error de considerar estos centros únicamente para menores extranjeros, cuando se trata de centros de primera acogida en los que recalan menores en situación de exclusión independientemente de su nacionalidad.

Los trabajadores tanto del Hortaleza como del centro de la Casa de Campo, antiguo albergue Richard Schirrmann, en los que aparecieron las pancartas que la Policía Municipal retiró a primera hora del lunes, están cansados de explicar que son centros de urgencia específicos para todos los menores de Madrid, en los que recalan tanto menores extranjeros como nacionales que por diferentes situaciones precisan ayuda.

De igual manera, los trabajadores rechazan que se vincule a estos menores con peligrosidad o delincuencia, y aclaran que los altercados que se producen a menudo en centros como el de Hortaleza, o fuera de sus instalaciones, son por culpa de una minoría que en muchos casos hace la vida imposible al resto de menores, que son pacíficos y que solo desean sacar su proyecto de vida adelante.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618
Re:Nos estamos convirtiendo en xenófobos?
« Respuesta #1603 en: 10 de Julio de 2019, 16:40:57 pm »

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618
Re:Nos estamos convirtiendo en xenófobos?
« Respuesta #1604 en: 13 de Julio de 2019, 09:16:07 am »


La Fiscalía abre una investigación por presuntos delitos de odio en la movilización contra la apertura de un centro de menores migrantes en Sevilla


La asociación de juristas Grupo 17 de Marzo trasladó a la Fiscalía la campaña en contra de abrir un centro de integración sociolaboral en el barrio de la MacarenaLa Fiscalía ha incoado diligencias de investigación para averiguar lo ocurrido en torno a la puesta en marcha del centro y en las concentraciones, respaldadas por Vox, que calificó a los jóvenes como "inmigrantes de especial peligrosidad"Vecinos a favor de la presencia de los jóvenes celebraron hace unos días un "acto solidario" para apoyar y colaborar con los responsables del centro


La Policía estableció un dispositivo de seguridad frente al centro de acogida durante una de las concentraciones
Por Javier Ramajo
12 jul 2019 20:45

La Fiscalía de Sevilla ha incoado diligencias de investigación tras estudiar la denuncia de un grupo de juristas relativa a supuestas "manifestaciones de odio" registradas en la capital hispalense por parte de algunos vecinos del barrio de la Macarena, respaldados por Vox, con motivo de la apertura de un centro para menores extranjeros no acompañados acogidos por la Junta de Andalucía a través de la Fundación SAMU.


Según ha podido saber eldiario.es Andalucía, la Fiscalía Especial de Delitos de Odio y Discriminación de Sevilla ha optado por investigar los hechos denunciados y no archivar la denuncia, interpuesta el pasado 25 de junio y que se dirige contra "autores cuya identidad se desconocen pero perfectamente identificables" al haber sido registrados por la Policía. Las diligencias de investigación "en trámite", señalan escuetamente fuentes de la propia Fiscalía.

La asociación Grupo 17 de Marzo (sociedad andaluza de juristas para la defensa de los Derechos Humanos individuales y colectivos) alertó al Ministerio Público de "los graves incidentes" que se están produciendo durante las últimas semanas en el barrio de la Macarena, algunos de cuyos vecinos celebraron la semana pasada un 'acto solidario' con el fin contrario: favorecer la integración de los jóvenes migrantes con quienes ya están conviviendo.

La denuncia que investigará la Fiscalía, que repasa los hechos ocurridos desde que el 3 de junio se produjera una concentración ilegal contra dicho centro, pide al Ministerio Público "que tome las medidas que correspondan" e "impida nuevas manifestaciones de odio contra los menores", a quienes se les podrían estar "vulnerando" sus derechos. El último de esos hechos que describe la denuncia tuvo lugar el 24 de junio, cuando la Policía evitó un escrache a las mismas puertas del centro. Los responsables del centro se llevaron de 'excursión' a los jóvenes para que no contemplaran directamente contra su presencia. La convocatoria sólo se vio respaldada por unas cincuenta personas, entre ellas los concejales en Sevilla de Vox, desde cuyo perfil de Twitter se calificó a los jóvenes como "inmigrantes de especial peligrosidad".

Entre los hechos referidos en la denuncia se recordó que se había realizado "una campaña por algunas asociaciones para impedir la instalación del centro de acogida" y "se señala el centro donde residirán los menores y se publicita su ubicación exacta mediante pasquines repartidos por muchos domicilios y bloques de la zona cercana, incluido el propio domicilio de los menores".


"Los organizadores han esgrimido como motivo la existencia de abundantes centros de acogida social en el distrito. Sin embargo son muchas las indicaciones que apuntan a estimar el rechazo a los menores migrantes como el auténtico motivo", consideraba el escrito, que añadía que "ninguna valoración positiva se ha reconocido a los menores, el trabajo de acogida o reinserción laboral que se realizará con ellos,  y ninguna reivindicación se ha hecho en orden a evitar los abundantes problemas de convivencia social que dicen sufrir los barrios que mencionan".

"Un motivo racial"
El grupo de juristas, representado por el abogado Luis de los Santos, decía haber tenido también constancia de "diversos actos vandálicos que se han producido en la puerta del domicilio de los menores (pegada de carteles, destrozo de cerraduras, etc) suponemos que con el objetivo de amedrentar o coaccionar a dichos menores, o a los trabajadores del centro, y que se vayan de allí". En la denuncia también se aludía, por otra parte, a "numerosos vecinos que han mostrado la necesidad de acogida y además de ofrecer su solidaridad con los menores migrantes, les han propuesto como merecedores del reconocimiento de todos los derechos que ampara la tutela de la Junta", como también informó este diario.

La denuncia entendía que "el único motivo que por parte de determinados sectores quieren expulsar a estos menores del barrio es por un motivo racial, es decir, que podrían alentarse en la ciudadanía hechos y acciones que promueven delitos de odio contra estos menores". "Estos menores podrían ser víctimas de delitos de odio contemplados en el Código Penal", señala.

Por todo ello se solicitaba que por parte de la Fiscalía se dieran las órdenes oportunas para la protección de los menores residentes en el centro "al objeto de evitar que se produzcan situaciones que atenten contra su intimidad e incluso integridad física y moral". "Que se tomen las medidas necesarias para el cese de las acciones que violentan la seguridad de los menores referidos, investigue y denuncie, derivando a los órganos policiales especializados y judiciales competentes si corresponde, a los instigadores y participantes de las mismas, así  como se ponga todas las medidas a su alcance para que cesen y no se repitan los hechos denunciados", concluía el escrito.


Cabe recordar que la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ya solicitó al Defensor del Pueblo Andaluz que investigara "la incitación al odio y al racismo" en esta zona de Sevilla. En su denuncia apuntaron a declaraciones vertidas por militantes de Vox y recogidas por este diario, que sin conocer a los posibles acogidos "se les ha despreciado como 'manojo de inmigrantes', se ha advertido sobre su peligrosidad, reconociéndoles como delincuentes y se han difundido en todos los tonos las socorridas expresiones cargadas de racismo y xenofobia. Incluyendo la afirmación de llevar más delincuencia la barrio, o que el centro de acogida se pueda convertir en 'un nido de prostitución o delincuencia, ocupas y trata de blancas'.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618
Re:Nos estamos convirtiendo en xenófobos?
« Respuesta #1605 en: 16 de Julio de 2019, 09:22:48 am »


La Policía italiana incauta un arsenal de guerra a un militante neonazi



Un misil, nueve fusiles de asalto, una ametralladora, siete pistolas, tres escopetas de caza y 20 bayonetas han sido incautados en la operación de la sección antiterrorista

Además del militante del ultraderechista Fuerza Nueva han sido detenidos otros dos hombres: el propietario del local y un italiano de 51 años


El misil incautado en una operación de la Policía italiana contra la extrema derecha. EUROPA PRESS
Por Agencias
15 jul 2019 22:10

La sección antiterrorista de la Policía italiana se ha incautado este lunes de un importante arsenal de armas que incluían hasta un misil aire-aire y que estaban en posesión de un neonazi. La propia Policía ha informado a través de un comunicado de prensa de la operación, que se ha desarrollado esta mañana en Turín y que se ha saldado con tres detenidos: el propio ultraderechista y dos individuos más, uno de ellos suizo.


Las investigaciones comenzando hace aproximadamente un año con el seguimiento de varias personas vinculadas a movimientos de extrema derecha. Según la Policía italiana, las personas que estaban siendo monitorizadas habían viajado a Ucrania para luchar contra las milicias separatistas de Donetsk y Lugansk.

Tras una serie de escuchas telefónicas y guardias, descubrieron que un hombre tenía un arsenal y que estaba intentando vender un misil aire-aire 'Matra' de fabricación francesa que luego fue localizado y confiscado en la provincia de Pavía, en el norte de Italia. El misil no llevaba carga explosiva, pero era "funcional", según la unidad antiterrorista de la División de Investigaciones Generales y Operaciones Especiales de la Policía italiana.


Arsenal incautado por la Policía en Italia. EUROPA PRESS
"Además del misil, se han incautado de nueve fusiles de asalto, una ametralladora, siete pistolas, tres escopetas de caza, 20 bayonetas, casi mil cartuchos y muchas piezas de armas", ha apuntado la Policía en un comunicado. También se ha hallado en el domicilio de la persona arrestada simbología de "inspiración nazi explícita".

La prensa italiana ha informado de que el propietario del misil y de estas armas sería Fabio Del Bergiolo, de 60 años y ex inspector de aduanas. Del Bergiolo es militante del partido ultraderechista italiano Fuerza Nueva y fue candidato al Senado en 2001. Los otros dos detenidos son Alessandro Monti, suizo de 42 años y propietario del local donde se encontró el misil, cerca de Voghera, en Lombardía. El tercero sería Fabio Bernardi, italiano de 51 años.


Al parecer, Del Bergiolo intentó vender el misil por 470.000 euros y entre los pujantes había un representante de un país extranjero quien había pedido documentación sobre el proyectil.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172618