Autor Tema: Las redes sociales y los peligros de internet  (Leído 259166 veces)

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3580 en: 29 de Mayo de 2019, 12:45:05 pm »
El marido la apoyo?
La cuñada una cerda.
Los compañeros unos hijos de puta
DEP.

Pobres niños que han perdido a una madre por unos puros pajilleros.


Ojalá la vida les devuelva el golpe

Lo podemos poner a letra de 24…...así es señor Celestino.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3581 en: 29 de Mayo de 2019, 15:13:39 pm »


CCOO denunciará a Iveco por inacción en el caso de la trabajadora que se suicidó tras difundirse un vídeo sexual


El sindicato considera que la multinacional debería haber activado el protocolo de acoso sexual
Fábrica de Iveco.
Fábrica de Iveco. / EUROPA PRESS - Archivo (EUROPA PRESS)

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

Comentarios
CADENA SERMadrid 29/05/2019 - 10:05 h. CEST
El sindicato Comisiones Obreras ha anunciado que va a presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo contra la empresa Iveco por inacción. Considera que no activó el protocolo de acoso sexual en el caso de la Verónica, trabajadora de 32 años que se suicidó después de que se difundiera por los móviles de todos los trabajadores de la planta de Madrid un vídeo sexual suyo grabado hace cinco años.


MÁS INFORMACIÓN
La Policía investiga un posible delito en la difusión del vídeo sexual de la empleada de Iveco que se suicidó

CCOO ha informado de que, tras conocer la distribución de dicho vídeo, contactó con la trabajadora de Iveco para informarle de que podía solicitar la activación de un protocolo de prevención de acoso y denunciar a la persona que había difundido las imágenes por vulneración del derecho a la intimidad y por violencia de género.


En un comunicado, el sindicato ha explicado que acompañó a la afectada a una reunión con la dirección de la empresa para notificar lo que había ocurrido y quién había iniciado la transmisión del vídeo. En esa reunión, ha asegurado el sindicato, Iveco respondió que se trataba "de un asunto personal y no de ámbito laboral", por lo que no tomó medidas, con lo que, a juicio de CCOO, incumplió sus obligaciones de protección de la salud de la trabajadora que establecen la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la Ley de Igualdad.

"Siendo la empresa conocedora de la situación de riesgo en el centro de trabajo al menos desde el jueves 23 de mayo, no ha tomado ninguna medida preventiva y por ello CCOO considera que su inacción ha sido un factor decisivo en el lamentable resultado del fallecimiento de nuestra compañera", ha declarado la rama de Industria del sindicato.

Tras conocerse la muerte de la mujer, que estaba casada y tenía dos hijos (de nueve meses y de cuatro años), la Policía Nacional abrió una investigación por un presunto delito contra la intimidad de Verónica por la difusión del vídeo. La mujer no había denunciado los hechos ante comisaría pero sí los había puesto en conocimiento del comité de empresa, añaden las mismas fuentes.


Verónica era operaria en la planta de Madrid, en San Fernando de Henares, que tiene 2.500 empleados.

Desconectado Der Kaiser

  • Experto II
  • *
  • Mensajes: 2981
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3582 en: 29 de Mayo de 2019, 19:41:24 pm »
 :Lazo_Negro

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3583 en: 30 de Mayo de 2019, 07:21:49 am »


Investigan al hombre que envió el vídeo sexual de Verónica y a los 20 amigos que lo recibieron


    LUIS F. DURÁN
    Madrid
    LUIS NÚÑEZ-VILLAVEIRÁN
    @LNvillaveiran

Jueves, 30 mayo 2019 - 01:27

La Policía Nacional investiga ya si tras el suicidio de una trabajadora de Iveco de 32 años hay un presunto caso de acoso por parte de un compañero tras divulgarse un vídeo sexual suyo entre los colegas de su empresa. Según las primeras averiguaciones, la semana pasada una veintena de compañeros recibió la grabación de Verónica, filmada por ella misma hace cinco años y en la que aparecía sola. Se sospecha que esas imágenes fueron enviadas a un grupo de Whatsapp de compañeros de trabajo por un ex novio de la joven con el que mantuvo una relación hace seis años. El remitente y los destinatarios están ahora en el foco de la Policía.

Las primeras indagaciones apuntan a que esa antigua pareja amenazó a la chica con viralizar el vídeo si no volvía con él. La chica se negó ya que estaba casada y tenía dos hijos de nueve meses y cuatro años. Sin embargo, el hombre pudo haber cumplido con la extorsión lo que finalmente condujo a la mujer a quitarse la vida el pasado sábado en un parque de Alcalá de Henares.

A tenor de las primeras pesquisas, el vídeo llegó el pasado lunes a una veintena de personas. El remitente era un antiguo novio de Verónica, según fuentes sindicales. Varias personas lo vieron y lo lanzaron a otros compañeros de trabajo. En poco menos de un día casi lo habían compartido 200 personas. La mujer se enteró de lo que había sucedido y trató sin éxito de parar esa bola de nieve en las redes sociales. Ella tenía miedo de que se enterase su marido que también trabaja en la empresa.

La joven estuvo toda la semana angustiada según sus compañeros del sindicato CGT donde estaba afiliada Verónica. «Lo paso mal ya que había gente que venía a comprobar si era ella», dijo una colega. Verónica se dirigió el jueves al departamento de Recursos Humanos que le ofreció denunciar el caso aunque rechazó tomar esa medida, según la factoría. «Quería que el caso pasase sin que se tomara ninguna decisión drástica», señaló un compañero.

Hasta el pasado viernes su marido no se enteró de lo que pasaba. Ese día la mujer aquejada de un ataque de ansiedad decidió marcharse antes del trabajo acompañada por una amiga. Ya por la tarde en casa del matrimonio se produjo una fuerte discusión, según fuentes de su familia. El sábado al mediodía los colegas se enteraron de que había fallecido.

Desde CGT creen que los compañeros han podido cometer una grave irresponsabilidad aunque creen que la empresa debería de haber atajado el caso.


Los compañeros dicen que los que compartieron el vídeo lo hicieron pensando que era una broma y que no hacían daño.
Mantienen que «ha sido un secreto a voces que todo el mundo sabía pero no sabía» pero exculpan a la empresa de la que dicen que sí que respondió correctamente desde que conoció el caso el pasado jueves. «Cuando se enteraron del suicidio vi a muchos jefes destrozados porque nos dijeron que pusieron todos los medios al conocer lo que estaba ocurriendo», apuntó una compañera.

La Policía Nacional ha centrado la investigación en averiguar la identidad de la persona que mandó el vídeo a sus compañeros y en las 20 personas que lo recibieron para tratar de localizar a los que lo compartieron. Se podrían enfrentar a un delito contra la intimidad que puede acarrear penas de hasta un año de prisión.

Los agentes también disponen ya del teléfono móvil de la mujer fallecida con el que van a tratar de averiguar también si pudo sufrir acoso por parte de algún compañero como apuntan los allegados de la mujer. También han interrogado a su marido que explicó todo lo que había sufrido su mujer antes de acabar con su vida.

La fiscal de Sala de Criminalidad Informática, Elvira Tejada, también pidió ayer a la Policía un informe sobre las circunstancias que rodearon el suicidio de Verónica. Desde el Ministerio Público se ha ordenado la apertura de diligencias informativas para determinar si hay actuaciones que tengan relevancia penal y puedan ser investigadas.

Además la secretaria de Estado de Igualdad en funciones, Soledad Murillo, catalogó ayer como víctima de violencia machista el caso de Verónica. Asimismo, pidió que la empresa Iveco abra una investigación para que no haya impunidad.

Murillo señaló que la mujer ha sido víctima de la violencia machista y «de la falta de protección», causada por un sentimiento de «culpabilidad» que, según apostilló, sufren todas las víctimas de la violencia sexual. «Tu imagen es solo tuya, tu cuerpo te pertenece», defendió, achacando esa culpa a «una mano sucia» que difundió el vídeo, que es a quien hay que «señalar» por ser «osado e indecente». Igualmente, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha iniciado actuaciones de oficio en relación con este caso.

También la Agencia Española de Protección de Datos decidió iniciar actuaciones de oficio «por la posible difusión sin consentimiento» de este vídeo de contenido sexual.

Dos centenares de trabajadores han vuelto a concentrarse por segundo día consecutivo a las afueras de la sede de la compañía en repulsa por la muerte de Verónica. Una compañera, indignada, reivindicaba la libertad de la mujer para «enviar el vídeo a quien quieras». «El que lo reenvíe que pague luego las consecuencias», comentó una trabajadora poco antes de fichar en el trabajo.




Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 43079
  • Verbum Víncet.
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3585 en: 30 de Mayo de 2019, 08:56:07 am »
Que machote, este, como en el parchís, se come una y cuenta veinte.

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12435
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3586 en: 30 de Mayo de 2019, 13:48:08 pm »
Los asesinos de Verónica


Periodista y novelista Carme Chaparro

Impostoras
Verónica no ha muerto.
 Verónica no se ha suicidado.
A Verónica la han matado entre todos.

La ha asesinado el antiguo amante que, como venganza porque ella no quería retomar la relación, mandó por WhatsApp un vídeo erótico suyo.
La han asesinado los compañeros de su empresa que compartieron ese vídeo sexual, grabado cinco años atrás, cuando ella no estaba casada. La ha asesinado cada una de las personas que hicieron clic y le dieron a reenviar. La han asesinado los trabajadores de la empresa en la que trabajaba, en Madrid, que se acercaban hasta su puesto de trabajo para ver en persona a esa mujer que protagonizaba el vídeo erótico que un compañero les acababa de enviar. La han asesinado los responsables que no hicieron nada para atajar la situación y que permitieron que el vídeo siguiera circulando entre los 2.500 empleados de esa empresa de automoción de Madrid.La han asesinado los que difundieron el vídeo, los que lo vieron, los que lo recibieron, los que no hicieron nada para pararlo.Y los que se lo mandaron a su marido. Y los que hicieron que se enterara toda su familia. Y los que la hicieron sentir culpable y avergonzada. Y los que la miraban con lascivia. Y los que se rieron de ella. Y los que dijeron ''mira esa zorrita qué callado se lo tenía''. Verónica no pudo más. Se le cayó el mundo encima. Tenía 32 años. Deja dos niños muy pequeños. A Verónica la hemos matado un poco entre todos, por esta cultura asquerosa de los trolls de internet, de los que se creen con derecho a acosar -sobre todo a mujeres-, a insultar, a amenazar. De los que se parten de la risa compartiendo vídeos íntimos de compañeras. De ese desgraciado de amante a quien iba dirigido el vídeo y lo repartió por venganza. De esa sociedad que considera machito a un hombre -mirad, aquí estoy, el gran follador- y zorra -puta, guarra, ninfómana- a una mujer. Todos ellos son, todos nosotros, somos culpables de que Verónica ya no esté. La hemos matado un poco entre todos. Ojalá su muerte no sea en vano. Y nunca más vuelva a ocurrir.


Totalmente de acuerdo, se cambió la Ley con el vídeo de la concejala Hormigos, pero debería haberse endurecido mucho más, suerte que el marido de esta mujer era una persona decente y pensaría en sus hijos, quizás ahora el marido de Verónica y la "cuñada", estén dándose cuenta de que participaron activa y pasivamente en la muerte de la madre de sus hijos / sobrinos, espero que cuando crezcan les expliquen la razón, porque yo no la veo, también espero que el pedazo de hijo de puta de su ex pise la cárcel.

Cada día estoy más orgulloso de haber borrado el vídeo de Hormigos sin siquiera haberlo abierto cuando me llegó a través de un grupo de wassap. No todos los hombres abrimos esos vídeos ni todas las mujeres son como su cuñada.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3587 en: 31 de Mayo de 2019, 07:17:14 am »
Que la mayoría desconocía?

Según los primeros relatos de los 2500 trabajadores muy posiblemente el 80 por ciento visionase el vídeo, pero además el tiempo corroboraría ese dato ya que el vídeo o los vídeos empezaron a circular hace un mes.




https://www.elmundo.es/madrid/2019/05/30/5cf02cb621efa0357f8b460a.html

La investigación policial del caso se centra por el momento en indagar en los teléfonos móviles de varios de los empleados que recibieron el vídeo. «El asunto está aún en pañales y la investigación se acaba de iniciar», indicaron fuentes policiales.

La tensión en la factoría ha aumentado en las últimas horas tras la divulgación del vídeo y el suicidio de su compañera. En el día de ayer, el vehículo de un operario de Iveco fue atacado y pintado con la palabra «asesino». Según varios trabajadores de la empresa, el coche amaneció «roto» y con esa acusación serigrafiada en el exterior del turismo.

Se desconoce la identidad del afectado por este acto vandálico y si tiene algún tipo de relación con los hechos que desencadenaron el ahorcamiento de Verónica el pasado sábado en un parque de Alcalá de Henares.

Asimismo, varias personas también han increpado a un familiar del mismo joven propietario del coche dañado. «Se está generando mucha rabia. La gente se está tomando la justicia por su mano», contó una trabajadora a ELMUNDO.

Los empleados de Iveco están hartos de ser «criminalizados» por unos hechos que, la gran mayoría, desconocía.



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3588 en: 31 de Mayo de 2019, 07:20:56 am »
Que machote, este, como en el parchís, se come una y cuenta veinte.

Enviado desde mi Mi A2 Lite mediante Tapatalk


OPINIÓN DE 'LA TELETIPA'
Carta abierta a Fran Rivera: "Pide perdón y rectifica. Si el Rey pudo, tú también"
El colaborador de 'Espejo público' ha recibido una avalancha de críticas por unas afirmaciones realizadas esta semana a raíz del vídeo sexual de la empleada de Iveco

Autor
Milagros Martín-Lunas

31/05/2019 05:00 - Actualizado: 31/05/2019 07:12

La has liado parda, Fran, muy parda. Y no me vale que te escudes en que condenaste con rotundidad en el plató de 'Espejo público' el hecho de que se viralizara el vídeo sexual de Iveco; no me vale que llamaras sabandija, asqueroso y malnacido al responsable de la 'pornovenganza' que ha provocado el suicidio de una joven madre; no me vale que desde el minuto uno condenaras los hechos, como tampoco me vale la defensa que alega tu mujer en las redes sociales. "Como la sociedad no está educada en el respeto y aún estamos a años luz de controlar el gran avance tecnológico que vivimos, se da un consejo". ¿Perdón? ¿De qué caverna nos hemos escapado?

Un día después de la movida, me da que no te has enterado de nada, que no eres consciente de la gravedad de tus palabras. No eres consciente y, para colmo, te has enrocado en tu condena y sostienes que todo este lío está sacado de contexto. Con todo el cariño del mundo, te voy a dar un consejo de primero de gestión de crisis en Comunicación: cuando uno se equivoca, pide perdón y rectifica. Es muy sencillo. "Lo siento, me equivoqué, no lo volveré a hacer". Son palabras reales. Si el Rey pudo, tú también.

¿Por qué prejuzgas y sostienes que los hombres no son capaces de guardar algo así? Algunos no lo son, pero no debes generalizar

Efectivamente, condenaste firmemente al culpable cero, al individuo que comenzó la cadena de envíos (por cierto, yo también castigaría a todos los que se rieron y lo compartieron, para mí son igual de responsables), pero quedaste como Cagancho en Almagro (y seguro que tú ya sabes de lo que hablo) al confesar que los hombres no sois capaces de tener un vídeo de esa enjundia y no enseñarlo.

[Fran Rivera, sobre el suicidio en Iveco: "Los hombres no somos capaces de tener un vídeo así y no enseñarlo"]

"No es de hombres hacer viral un vídeo así. Pero los hombres, y yo soy hombre, no somos capaces de tener un vídeo así y no enseñarlo. A todas las niñas y mujeres, por favor, que no manden vídeos de este tipo". Se me ponen los pelos como escarpias al repetir esto negro sobre blanco.

Pero alma de cántaro, ¿no te das cuenta de que con tus palabras estás poniendo el foco en la mujer que se grabó el vídeo en lugar de en el malnacido que no supo respetar su intimidad? Hasta donde yo sé, manipular y enviar imágenes sin el consentimiento de los protagonistas es un delito castigado con entre tres meses y un año de cárcel.

Compañero, a ver si nos va quedando claro, como mujer o como hombre, con mi sexualidad puedo hacer lo que me venga en gana. Si me hago una foto o me grabo desnuda, semidesnuda o subida a un columpio BDSMK, es asunto mío y de mi pareja. Si decido enviar una imagen o una grabación, se la envío a él o a ella, y no al resto de los mortales. Que es lo que se deduce de tus inoportunas palabras.


No es de hombres, ni tampoco de mujeres

No es de hombres, ni tampoco de mujeres, hacer viral un vídeo así. Desde que los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo y no te cuento desde que el Super 8 entró en nuestros hogares, el sexo, el porno casero o los juegos eróticos en vídeo forman parte de la cotidianidad de miles y miles de parejas. En el siglo XXI, los 'smartphones' han disparado esta tendencia, pero estarás conmigo en que forma parte de la intimidad de una pareja. Cada uno en su cama hace lo que le da la gana (sobre este asunto y los adolescentes necesitaría otra columna, algo de responsabilidad tenemos cuando con 10 años les ponemos en la mano un teléfono y les abrimos las puertas del mundo sin salir de casa).

¿Cómo que los hombres no sois capaces de no enseñarlo? ¿Qué pasa, que os quema en las manos? En todo caso, no serán capaces de respetar al prójimo los hombre que piensen como tú. Aunque después insinuaste que no lo harías. ¿Por qué prejuzgas y sostienes que los hombres no son capaces de guardar algo así? A la vista está que algunos no lo son, pero no debes generalizar.

Si confiesas que no eres capaz de no enseñarlo, me saltan en la cabeza una batería de preguntas. ¿No serás ese perfil de hombres machistas, engreídos, petulantes y altaneros, de aquellos que se jactan entre amigos de los polvos que han echado en una noche, de lo grande que la tienen y de los que guardan en una libreta el nombre de todas las tías a las que se han tirado? (Perdón por el lenguaje, pero me tengo que poner a la altura de gente como esa). No, hasta donde yo he visto, tú eres un caballero.

El miedo es algo intrínseco a la paternidad y a la maternidad, debemos aprender a vivir con él, no transmitirlo

Lo sé, estos energúmenos también existen, pero que existan no significa que las culpables seamos las mujeres. Son ellos y sus indeseables acciones los que deberían estar perseguidos. Quiero pensar que cada vez son menos, porque como madre estoy criando a un futuro hombre y, desde que nació, mi mayor esfuerzo ha sido enseñarle a reconocer y verbalizar sus sentimientos, además de educarlo en el respeto, la igualdad y la tolerancia.

Entiendo que pensando en tus hijas te invadiera el pánico, que proyectaras y que se te abrieran las carnes solo en pensar en ellas como víctimas de un caso así. Fran, no puedes, no debes inculcarles el miedo y la responsabilidad de algo que no les pertenece. Nuestra obligación como padres es dar a nuestros hijos e hijas las herramientas necesarias para que cuando llegue el momento sean capaces de discernir y entre dos opciones escojan la mejor. El miedo es algo intrínseco a la paternidad y a la maternidad, debemos aprender a vivir con él, no transmitirlo. No te puedes escudar en el miedo para frenar su libertad y mucho menos para cargarles con las culpas de otros, de aquellos que no conocen lo que es el respeto al prójimo.


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12435
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3590 en: 31 de Mayo de 2019, 10:01:59 am »
Criminalizar a la víctima, en el caso de las mujeres hasta ahora es "normal".


Cómo se le ocurre enviar eso con lo "malotes " que somos los tíos jo,jo,jo y se queda tan pancho el tipo

Desconectado Boffer

  • Senior
  • ***
  • Mensajes: 882
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3591 en: 31 de Mayo de 2019, 11:46:13 am »
Hoy en día los móviles los carga el diablo. Mejor mantenerse alejado de todo tipo de grabaciones.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12435
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3592 en: 31 de Mayo de 2019, 14:19:42 pm »
Y no fiarse de nadie.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3593 en: 31 de Mayo de 2019, 15:20:11 pm »


La juez prohíbe al ‘youtuber’ que humilló a un mendigo usar la red social durante cinco años


La sentencia condena a ReSet a 15 meses de cárcel y a pagar 20.000 euros

JESÚS GARCÍA
Barcelona 31 MAY 2019 - 15:07   CES
Una juez de Barcelona ha prohibido al youtuber ReSet que utilice esta red social durante los próximos cinco años. Kenghua R., creador del popular canal ReSet, ha sido condenado por humillar a un mendigo al ofrecerle galletas Oreo rellenas de dentífrico y grabarlo en vídeo. La titular del juzgado de lo penal número 9 de Barcelona ha impuesto al joven una pena de cárcel de 15 meses —que no cumplirá porque no tiene antecedentes— por un delito contra la integridad moral.


MÁS INFORMACIÓN
El youtuber que dio galletas con dentífrico a un indigente borra el vídeo y pide disculpas

La sentencia, a la que ha accedido EL PAÍS, ordena una medida novedosa: prohíbe a Kenghua "acudir" al escenario del delito —un escenario virtual como YouTube, la plataforma de vídeos de Google— durante cinco años. También ordena que borre, durante ese periodo de tiempo, su canal. Y le prohíbe crear una cuenta nueva, con lo que el negocio de ReSet en la red social llega a su fin. La juez impone, además, una indemnización de 20.000 euros por los "daños morales" causados a la víctima, un sin techo de origen rumano que duerme en el barrio de la Marina de la Zona Franca de Barcelona.

La Fiscalía de delitos de odio impulsó la investigación contra Kenghua. La juez considera que el vídeo que colgó fue "un acto claro e inequívoco de contenido vejatorio" y que, además, la ingesta de pasta de dientes provocó un "padecimiento físico" a la víctima. En el juicio, el joven alegó que el vídeo formaba parte de los "retos" que emitía en su canal y que todo lo hizo "en plan broma". Gracias al vídeo del mendigo y las Oreo, obtuvo unas ganancias de unos 2.000 euros.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3594 en: 31 de Mayo de 2019, 18:38:26 pm »
Hoy en día los móviles los carga el diablo. Mejor mantenerse alejado de todo tipo de grabaciones.



La investigación parece ser que se complica, los vídeos son cinco y los presuntos posibles...tres.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12435
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3595 en: 31 de Mayo de 2019, 21:38:12 pm »
El ex, niega las acusaciones

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3596 en: 01 de Junio de 2019, 07:54:17 am »
Rubén Arranz
Sobre el suicidio de la trabajadora de Iveco y los papagayos de tertulia


Publicado31.5.2019 - 20:04

A Graciano Palomo le llevaron el viernes a la televisión para hablar de la muerte de esa trabajadora de Iveco que, desesperada tras la difusión de un vídeo sexual que protagoniza, se suicidó hace unos días. El periodista compartió mesa de tertulia con Lucía Etxebarria, la intrépida escritora que lo mismo vuelca bilis como columnista que se presta para concursar en las aventuras de supervivencia de Telecinco. Hubo un momento en el que Palomo aseguró -con precisión cartesiana- que existe una máquina que cuesta un millón de dólares y que puede borrar cualquier rastro de una persona de internet, por lo que está haciendo furor entre los famosos. Sorprendida, Etxebarria contestó: "Si eso fuera así, Melania Trump habría eliminado todo el contenido sobre ella".

Este sublime diálogo televisivo es el enésimo que ha versado sobre el fallecimiento de Verónica Rubio, convertida en la última pieza de carnaza del muladar mediático. Se me ocurren pocos casos tan complejos de analizar como el de este fallecimiento, dado que contiene varios episodios de irracionalidad, tanto por su parte, como por la de su entorno. Ella bajó la guardia cuando perdió el control sobre ese vídeo. Quien lo difundió en primer lugar es evidente que no quería ningún bien para su protagonista. Quienes lo enviaron en cadena se dejaron llevar por una combinación de estupidez, falta de empatía, inconsciencia y morbo malsano. Y parece claro que el suicidio no fue la vía de escape más adecuada para una crisis que, tarde o temprano, es previsible que hubiese remitido. Porque rara vez los deslices suelen convertirse en enfermedad crónica si son simplemente eso: errores aislados.

El caso es que la víctima tuvo la mala suerte de suicidarse en la semana posterior a las elecciones, cuando el caudal informativo baja y la audiencia de los programas de actualidad suele resentirse. Por eso, su muerte ha elevada a la categoría de acontecimiento informativo y bautizada como "la tragedia del vídeo sexual", como rotulaba una televisión esta mañana. Por su plató han pasado varios supuestos expertos en criminología, tecnología y relaciones laborales y sexuales. Los que hace unas semanas eran politólogos y, anteriormente, capadores.
Una sociedad atacada

Si la salud mental de una sociedad se mide en su capacidad para discernir las escalas de grises a la hora de analizar los problemas, se puede decir que España sufre de una alteración nerviosa que ha nublado su raciocinio. Se observa con claridad en este tipo de sucesos, en los que los extremistas, los oportunistas y los que arrastran algún trauma suelen aprovechar para verter su habitual ración de odio.

Así lo han hecho estos días algunas conocidas feministas, quienes han aprovechado para "culpar a todos los hombres" del suicidio de Verónica. La vertiente más radical y caduca de este movimiento social no ceja en su empeño de hincar lo más profundo posible sus pilotes de resentimiento sobre el terreno, arrastrando a las voluntades más leves e imprimiendo una dosis extra de resentimiento en la ciudadanía.

Es posible que el precio social que debe pagar una mujer por un hecho de estas características, que afecta al bajo vientre, sea mayor que el de un hombre en su situación. Máxime si ella tiene relevancia pública. Sin embargo, ni el común de los varones tiene culpa en este asunto (enorme tontería), ni siquiera existe la certeza de todos los hechos que han motivado el suicidio. Por tanto, esa ración de odio es imprudente. O inmoral, pues busca un beneficio a costa de una desgracia.

    Si la salud mental de una sociedad se mide en su capacidad para discernir las escalas de grises a la hora de analizar los problemas, se puede decir que España sufre de una alteración nerviosa que ha nublado su raciocinio.

Está claro que la tecnología ha dificultado la siempre necesaria tarea de lavar los trapos sucios en casa. También ha permitido situar en el centro del debate a los excéntricos y a los tontos de capirote, cuyas hazañas se difundían hasta hace no mucho en forma de 'leyendas urbanas'. Hay unos cuantos quinceañeros que ahora se dedican a hacerse 'el mata-león' y grabarse los unos a los otros mientras convulsionan, entre risas y gritos de complacencia. Hace unos meses, se puso de moda arrancar el coche, pulsar el acelerador, abrir la puerta y hacer un baile lateral mientras la máquina se movía. Poco antes, se convocaban concursos que consistían en meterse una cucharada de canela en la boca y aguantar lo máximo posible sin ahogarse. Las fronteras físicas de la estupidez de algunos humanos se han disipado con estas nuevas formas de comunicación.

El problema es que, a veces, de determinadas conductas se derivan situaciones de terror y eso puede generar fuertes pesadillas. Asusta pensar en la cantidad de personas que se despiertan por la mañana con inquietud, ante la posibilidad de que se haya difundido aquel vídeo incómodo del que hace tiempo perdieron el control, como Verónica Rubio. Lo peor es que no hace falta ser un inconsciente para verse metido en una situación de ese tipo. A veces, solo es necesario un mero desliz. Una salida de tono. Bajar la guardia. Nunca antes la potencia de fuego de quienes esconden malas intenciones fue mayor.

    No hace falta ser un inconsciente para verse metido en una situación de ese tipo. A veces, sólo es necesario un mero desliz. Una salida de tono. Bajar la guardia.

Una buena parte de los medios -indignos- aprovechan fango que generan las nuevas tecnologías para llenar sus páginas y sus horas de parrilla de programación. De hecho, el caso de la trabajadora de Iveco ha traspasado las fronteras nacionales; y tabloides como el The Sun inglés se han hecho eco de sus pormenores con su inigualable capacidad para generar excrementos. Las redes sociales también aprovechan estos casos para realizar linchamientos y juicios sumarísimos.

Nadie está libre de la justicia y los ajusticiamientos tecnológicos; y la prensa, en lugar de alejarse de los matarifes, los espolea. Patético.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12435
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3597 en: 02 de Junio de 2019, 08:36:59 am »
No era la primera vez que esos vídeos curculaban, la primera vez,la cosa no se extendió y Verónica pudo pararlo, la pena es que no denunció al malnacido que los difundió y la situación quedó latente, esta vez, debe ser que aprovechando que la vida le sonreía había que hundirla, a mí me parece un caso claro de venganza por despecho y le deseo lo peor al filtrador, ojalá pierda su empleo para empezar y su vida sea un infierno como el que pasó esa madre las semanas que le llevaron a tomar esa terrible decisión

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12435
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3598 en: 02 de Junio de 2019, 23:29:06 pm »
Según las fuentes consultadas, el marido ha admitido, arrepentido, que ese viernes mantuvo una fuerte discusión con Verónica, en la que la amenazó con divorciarse de ella y quitarle la custodia de los dos niños.

El desenlace fatal es conocido. El sábado a las 16.50 horas, cuando Daniel estaba fuera de casa con los dos niños, Verónica se ahorcó con una sábana.



Ese padre tendrá que explicar a sus hijos porqué no tienen madre, era la gota que colmó el vaso, en su propia casa no obtuvo el apoyo que necesitaba y merecía.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 175550
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3599 en: 03 de Junio de 2019, 06:29:45 am »
Caso Iveco: Los reenvíos que volvieron loca a Verónica

La joven revivió su peor pesadilla cuando se enteró de que el vídeo sexual que grabó hace cinco años volvía a circular entre sus compañeros de trabajo. Ya había ocurrido hace años, pero esta vez le llegó a su marido y ella no vio salida


Laura L. Álvarez.

    @_llalvarez

Tiempo de lectura 8 min.

02 de junio de 2019. 10:44h

Tanatorio Jardín de Alcalá de Henares, domingo 26 de mayo. Una señora no para de dar vueltas, de presentarse a todo el que se acerca a la sala donde yace el cadáver de su hija. Necesita saber. Hace apenas unas horas que le han practicado la autopsia, ya se han cumplido 24 horas desde su fallecimiento y a eso de las 23:00 horas van a proceder a su incineración. Ella está desolada, sí, pero intranquila: hay algo que no le cuadra. ¿Cómo pudo hacer Vero algo así? Era feliz, tenía a Izan y a los dos Danis, algo no encajaba. Por eso preguntaba a todas esas chicas a las que no conocía de nada (pero que suponía que ellas sí a su hija) si la habían visto «rara últimamente».

Fue allí cuando la familia comenzó a enterarse. En la misma sala, sentado, cabizbajo, estaba el marido de la joven. Él sí sabía de qué iba la cosa. El día anterior al fallecimiento de Vero habían tenido una fuerte discusión: él había recibido el vídeo sexual de su mujer que ya circulaba por medio Iveco. Al parecer, no encajó bien la situación porque cuando ella lo grabó, la pareja ya llevaba varios años de relación. Al menos, ya compartían piso en Alcalá, en un barrio cercano al río Henares. Su vecina de al lado, María José, habla de al menos diez años. Podría tratarse, por tanto, de una infidelidad que Dani no supo gestionar. «No reaccionó bien pero ¿quién lo haría? Debió decirle que se separaba y que él se quedaría con los niños, pero quién no dice de todo cuando te enteras de algo así», explica esta mujer, una de las mejores amigas de Vero. Pero quizás esa falta de comprensión de su marido fue la gota que colmó el vaso de Verónica, que ya se sabía la comidilla de todos los corrillos en el trabajo. No sabía dónde meterse y tampoco en casa encontró refugio. Hasta se asomaba a su zona gente de otras áreas para ponerla cara. «Mira, mira, ésa es la del vídeo», parecían decir.

No todos habían recibido ni reenviado las imágenes, pero creen que el 80 por ciento de la empresa sí lo había visto o sabía de su existencia. «Se lo enseñaban unos a otros en los descansos. Yo te lo puedo enseñar sin pasártelo y, vale, no lo tienes pero lo has visto igual», dice un compañero de Iveco que lleva trece años trabajando allí, justo los mismos que la víctima. Verónica Rubio nació hace 32 años y se crió con su abuela en Torrejón de Ardoz tras un complicado proceso de divorcio de sus padres. Tenía dos hermanos (uno de 17 y otro más mayor) e iba casi todos los fines de semana a comer a casa de su madre, que vive en un pueblo de Guadalajara. Comenzó con apenas 20 años en Iveco, donde empezó de carretillera pero ya estaba en la sección de Ejes y Puentes.

Lo peor eran los turnos rotatorios, que le obligaban a hacer malabares con los dos niños pequeños. El mayor cumple seis años mañana y el pequeño no tiene ni un año. Era su amiga María José quien cuidaba de ellos y les recogía del colegio y la guardería si ella no llegaba. Dani también llegaba muy tarde a casa porque trabaja en una empresa de mantenimiento. «Ella vivía por y para su marido y sus niños. Apenas tenía tiempo para hacer nada más, yo la veía muy saturada. Se quejaba mucho de cosas de la casa, de que no le daba la vida para hacerlo todo pero nunca me contaba otro tipo de intimidades ni les escuché discusiones». Tampoco oyó nada el viernes por la noche, cuando la pareja supuestamente habló del asunto. «Lo que sí me dijo hace poco era que había pedido media jornada para estar más con los niños».

Porque además de cantidad de horas que echaba en Iveco, Vero se implicaba a fondo en las tareas del cole y en lo que hiciera falta. Era ella quien estaba preparando los disfraces de toda la clase para la fiesta de fin de curso de su hijo mayor, que iba a celebrarse dentro de unas semana y también la celebración de su sexto cumpleaños el próximo día 3. Pero la presión pudo con ella y decidió poner fin a todo. «Cómo se tuvo que ver para hacer algo así, ella que se desvivía por los niños, es incomprensible», dice esta mujer que cuidaba a diario de los pequeños y que vio a su marido en el tanatorio «como ido». «Yo creo que aún no ha asimilado lo que ha pasado. Ahora ha venido su madre y está estos días con él». En el barrio le ven con los niños y, al que se acerca a darle el pésame, le dice que él quiere darle toda la normalidad posible a la vida de los niños, sobre todo del mayor, que se entera ya de todo y que probablemente echará en falta a su mamá porque dicen estaba siempre pegado a ella.

Él llamó al 112

«Supongo que estará esperando a que termine el curso para poner la casa en venta, no creo que pueda seguir ahí con lo que se encontró», dice un comerciante y amigo de la pareja. Y es que fue Dani quien se encontró a su mujer ahorcada el sábado por la mañana cuando subió con los niños del parque. Él fue quien marcó el 112. Ahora, habría comentado en su círculo más cercano, que quizá no reaccionó como hubiera debido cuando recibió el video de su mujer pero no supo ver en ese momento la magnitud del agobio de ella. «Quizás no se puso en su piel, pero seguro que no sabía que ella ya había sufrido esto hace cuatro o cinco años», explica una compañera de Vero. Porque, al parecer, el famoso vídeo ya había circulado por algunos trabajadores de la empresa hace unos años pero entre menos gente.

En esta ocasión, sin embargo, se hizo viral. Al verse en un callejón sin salida, ella trató de tomar medidas y acudió a la dirección de la empresa y al comité. La dirección la invitó a que pusiera una denuncia civil pero no aplicó el protocolo de abusos sexuales vigente, según denuncia CC OO, algo que ya se debía haber hecho cuando se difundió hace años. Ahora ya no se puede hacer nada por ella pero su caso ha servido para abrir el debate de cómo utilizar las redes sociales y los comportamientos machistas que siguen impregnados en cada «reenvío» de sus compañeros.

El que creen que inició la difusión (ex amante de Vero y destinatario inicial) sintió tal presión que decidió presentarse el jueves en el puesto de la Guardia Civil de Mejorada del Campo. Los agentes llamaron a la Brigada de Delitos Tecnológicos de la Policía, que son quienes llevan el tema. El chico declaró varias horas en Jefatura y salió en libertad. Al parecer, alegó que él no había iniciado su difusión. La jueza ya ha declarado la causa secreta y los agentes siguen buscando a todo el que le diera a «reenviar» y contribuyera así al infierno que empujó a Vero al precipicio.

Humillación con penas de cárcel

No solo quien envió el vídeo, sino todos los que lo compartieron están ahora bajo la lupa policial. A raíz del caso de Olvido Hormigos el Código Penal cambió en 2015 y ahora establece una pena de prisión de tres meses a un año al que «sin autorización de la persona, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido (...) o en otro lugar fuera del alcance de terceros, cuando la divulgación menoscabe la intimidad de la persona». Está aún más casti-gado si lo rea-liza la pareja o ex pareja y si la víctima es menor o tiene una discapacidad.