Autor Tema: Las redes sociales y los peligros de internet  (Leído 256340 veces)

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3600 en: 31 de Mayo de 2019, 21:38:12 pm »
El ex, niega las acusaciones

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3601 en: 01 de Junio de 2019, 07:54:17 am »
Rubén Arranz
Sobre el suicidio de la trabajadora de Iveco y los papagayos de tertulia


Publicado31.5.2019 - 20:04

A Graciano Palomo le llevaron el viernes a la televisión para hablar de la muerte de esa trabajadora de Iveco que, desesperada tras la difusión de un vídeo sexual que protagoniza, se suicidó hace unos días. El periodista compartió mesa de tertulia con Lucía Etxebarria, la intrépida escritora que lo mismo vuelca bilis como columnista que se presta para concursar en las aventuras de supervivencia de Telecinco. Hubo un momento en el que Palomo aseguró -con precisión cartesiana- que existe una máquina que cuesta un millón de dólares y que puede borrar cualquier rastro de una persona de internet, por lo que está haciendo furor entre los famosos. Sorprendida, Etxebarria contestó: "Si eso fuera así, Melania Trump habría eliminado todo el contenido sobre ella".

Este sublime diálogo televisivo es el enésimo que ha versado sobre el fallecimiento de Verónica Rubio, convertida en la última pieza de carnaza del muladar mediático. Se me ocurren pocos casos tan complejos de analizar como el de este fallecimiento, dado que contiene varios episodios de irracionalidad, tanto por su parte, como por la de su entorno. Ella bajó la guardia cuando perdió el control sobre ese vídeo. Quien lo difundió en primer lugar es evidente que no quería ningún bien para su protagonista. Quienes lo enviaron en cadena se dejaron llevar por una combinación de estupidez, falta de empatía, inconsciencia y morbo malsano. Y parece claro que el suicidio no fue la vía de escape más adecuada para una crisis que, tarde o temprano, es previsible que hubiese remitido. Porque rara vez los deslices suelen convertirse en enfermedad crónica si son simplemente eso: errores aislados.

El caso es que la víctima tuvo la mala suerte de suicidarse en la semana posterior a las elecciones, cuando el caudal informativo baja y la audiencia de los programas de actualidad suele resentirse. Por eso, su muerte ha elevada a la categoría de acontecimiento informativo y bautizada como "la tragedia del vídeo sexual", como rotulaba una televisión esta mañana. Por su plató han pasado varios supuestos expertos en criminología, tecnología y relaciones laborales y sexuales. Los que hace unas semanas eran politólogos y, anteriormente, capadores.
Una sociedad atacada

Si la salud mental de una sociedad se mide en su capacidad para discernir las escalas de grises a la hora de analizar los problemas, se puede decir que España sufre de una alteración nerviosa que ha nublado su raciocinio. Se observa con claridad en este tipo de sucesos, en los que los extremistas, los oportunistas y los que arrastran algún trauma suelen aprovechar para verter su habitual ración de odio.

Así lo han hecho estos días algunas conocidas feministas, quienes han aprovechado para "culpar a todos los hombres" del suicidio de Verónica. La vertiente más radical y caduca de este movimiento social no ceja en su empeño de hincar lo más profundo posible sus pilotes de resentimiento sobre el terreno, arrastrando a las voluntades más leves e imprimiendo una dosis extra de resentimiento en la ciudadanía.

Es posible que el precio social que debe pagar una mujer por un hecho de estas características, que afecta al bajo vientre, sea mayor que el de un hombre en su situación. Máxime si ella tiene relevancia pública. Sin embargo, ni el común de los varones tiene culpa en este asunto (enorme tontería), ni siquiera existe la certeza de todos los hechos que han motivado el suicidio. Por tanto, esa ración de odio es imprudente. O inmoral, pues busca un beneficio a costa de una desgracia.

    Si la salud mental de una sociedad se mide en su capacidad para discernir las escalas de grises a la hora de analizar los problemas, se puede decir que España sufre de una alteración nerviosa que ha nublado su raciocinio.

Está claro que la tecnología ha dificultado la siempre necesaria tarea de lavar los trapos sucios en casa. También ha permitido situar en el centro del debate a los excéntricos y a los tontos de capirote, cuyas hazañas se difundían hasta hace no mucho en forma de 'leyendas urbanas'. Hay unos cuantos quinceañeros que ahora se dedican a hacerse 'el mata-león' y grabarse los unos a los otros mientras convulsionan, entre risas y gritos de complacencia. Hace unos meses, se puso de moda arrancar el coche, pulsar el acelerador, abrir la puerta y hacer un baile lateral mientras la máquina se movía. Poco antes, se convocaban concursos que consistían en meterse una cucharada de canela en la boca y aguantar lo máximo posible sin ahogarse. Las fronteras físicas de la estupidez de algunos humanos se han disipado con estas nuevas formas de comunicación.

El problema es que, a veces, de determinadas conductas se derivan situaciones de terror y eso puede generar fuertes pesadillas. Asusta pensar en la cantidad de personas que se despiertan por la mañana con inquietud, ante la posibilidad de que se haya difundido aquel vídeo incómodo del que hace tiempo perdieron el control, como Verónica Rubio. Lo peor es que no hace falta ser un inconsciente para verse metido en una situación de ese tipo. A veces, solo es necesario un mero desliz. Una salida de tono. Bajar la guardia. Nunca antes la potencia de fuego de quienes esconden malas intenciones fue mayor.

    No hace falta ser un inconsciente para verse metido en una situación de ese tipo. A veces, sólo es necesario un mero desliz. Una salida de tono. Bajar la guardia.

Una buena parte de los medios -indignos- aprovechan fango que generan las nuevas tecnologías para llenar sus páginas y sus horas de parrilla de programación. De hecho, el caso de la trabajadora de Iveco ha traspasado las fronteras nacionales; y tabloides como el The Sun inglés se han hecho eco de sus pormenores con su inigualable capacidad para generar excrementos. Las redes sociales también aprovechan estos casos para realizar linchamientos y juicios sumarísimos.

Nadie está libre de la justicia y los ajusticiamientos tecnológicos; y la prensa, en lugar de alejarse de los matarifes, los espolea. Patético.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3602 en: 02 de Junio de 2019, 08:36:59 am »
No era la primera vez que esos vídeos curculaban, la primera vez,la cosa no se extendió y Verónica pudo pararlo, la pena es que no denunció al malnacido que los difundió y la situación quedó latente, esta vez, debe ser que aprovechando que la vida le sonreía había que hundirla, a mí me parece un caso claro de venganza por despecho y le deseo lo peor al filtrador, ojalá pierda su empleo para empezar y su vida sea un infierno como el que pasó esa madre las semanas que le llevaron a tomar esa terrible decisión

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3603 en: 02 de Junio de 2019, 23:29:06 pm »
Según las fuentes consultadas, el marido ha admitido, arrepentido, que ese viernes mantuvo una fuerte discusión con Verónica, en la que la amenazó con divorciarse de ella y quitarle la custodia de los dos niños.

El desenlace fatal es conocido. El sábado a las 16.50 horas, cuando Daniel estaba fuera de casa con los dos niños, Verónica se ahorcó con una sábana.



Ese padre tendrá que explicar a sus hijos porqué no tienen madre, era la gota que colmó el vaso, en su propia casa no obtuvo el apoyo que necesitaba y merecía.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3604 en: 03 de Junio de 2019, 06:29:45 am »
Caso Iveco: Los reenvíos que volvieron loca a Verónica

La joven revivió su peor pesadilla cuando se enteró de que el vídeo sexual que grabó hace cinco años volvía a circular entre sus compañeros de trabajo. Ya había ocurrido hace años, pero esta vez le llegó a su marido y ella no vio salida


Laura L. Álvarez.

    @_llalvarez

Tiempo de lectura 8 min.

02 de junio de 2019. 10:44h

Tanatorio Jardín de Alcalá de Henares, domingo 26 de mayo. Una señora no para de dar vueltas, de presentarse a todo el que se acerca a la sala donde yace el cadáver de su hija. Necesita saber. Hace apenas unas horas que le han practicado la autopsia, ya se han cumplido 24 horas desde su fallecimiento y a eso de las 23:00 horas van a proceder a su incineración. Ella está desolada, sí, pero intranquila: hay algo que no le cuadra. ¿Cómo pudo hacer Vero algo así? Era feliz, tenía a Izan y a los dos Danis, algo no encajaba. Por eso preguntaba a todas esas chicas a las que no conocía de nada (pero que suponía que ellas sí a su hija) si la habían visto «rara últimamente».

Fue allí cuando la familia comenzó a enterarse. En la misma sala, sentado, cabizbajo, estaba el marido de la joven. Él sí sabía de qué iba la cosa. El día anterior al fallecimiento de Vero habían tenido una fuerte discusión: él había recibido el vídeo sexual de su mujer que ya circulaba por medio Iveco. Al parecer, no encajó bien la situación porque cuando ella lo grabó, la pareja ya llevaba varios años de relación. Al menos, ya compartían piso en Alcalá, en un barrio cercano al río Henares. Su vecina de al lado, María José, habla de al menos diez años. Podría tratarse, por tanto, de una infidelidad que Dani no supo gestionar. «No reaccionó bien pero ¿quién lo haría? Debió decirle que se separaba y que él se quedaría con los niños, pero quién no dice de todo cuando te enteras de algo así», explica esta mujer, una de las mejores amigas de Vero. Pero quizás esa falta de comprensión de su marido fue la gota que colmó el vaso de Verónica, que ya se sabía la comidilla de todos los corrillos en el trabajo. No sabía dónde meterse y tampoco en casa encontró refugio. Hasta se asomaba a su zona gente de otras áreas para ponerla cara. «Mira, mira, ésa es la del vídeo», parecían decir.

No todos habían recibido ni reenviado las imágenes, pero creen que el 80 por ciento de la empresa sí lo había visto o sabía de su existencia. «Se lo enseñaban unos a otros en los descansos. Yo te lo puedo enseñar sin pasártelo y, vale, no lo tienes pero lo has visto igual», dice un compañero de Iveco que lleva trece años trabajando allí, justo los mismos que la víctima. Verónica Rubio nació hace 32 años y se crió con su abuela en Torrejón de Ardoz tras un complicado proceso de divorcio de sus padres. Tenía dos hermanos (uno de 17 y otro más mayor) e iba casi todos los fines de semana a comer a casa de su madre, que vive en un pueblo de Guadalajara. Comenzó con apenas 20 años en Iveco, donde empezó de carretillera pero ya estaba en la sección de Ejes y Puentes.

Lo peor eran los turnos rotatorios, que le obligaban a hacer malabares con los dos niños pequeños. El mayor cumple seis años mañana y el pequeño no tiene ni un año. Era su amiga María José quien cuidaba de ellos y les recogía del colegio y la guardería si ella no llegaba. Dani también llegaba muy tarde a casa porque trabaja en una empresa de mantenimiento. «Ella vivía por y para su marido y sus niños. Apenas tenía tiempo para hacer nada más, yo la veía muy saturada. Se quejaba mucho de cosas de la casa, de que no le daba la vida para hacerlo todo pero nunca me contaba otro tipo de intimidades ni les escuché discusiones». Tampoco oyó nada el viernes por la noche, cuando la pareja supuestamente habló del asunto. «Lo que sí me dijo hace poco era que había pedido media jornada para estar más con los niños».

Porque además de cantidad de horas que echaba en Iveco, Vero se implicaba a fondo en las tareas del cole y en lo que hiciera falta. Era ella quien estaba preparando los disfraces de toda la clase para la fiesta de fin de curso de su hijo mayor, que iba a celebrarse dentro de unas semana y también la celebración de su sexto cumpleaños el próximo día 3. Pero la presión pudo con ella y decidió poner fin a todo. «Cómo se tuvo que ver para hacer algo así, ella que se desvivía por los niños, es incomprensible», dice esta mujer que cuidaba a diario de los pequeños y que vio a su marido en el tanatorio «como ido». «Yo creo que aún no ha asimilado lo que ha pasado. Ahora ha venido su madre y está estos días con él». En el barrio le ven con los niños y, al que se acerca a darle el pésame, le dice que él quiere darle toda la normalidad posible a la vida de los niños, sobre todo del mayor, que se entera ya de todo y que probablemente echará en falta a su mamá porque dicen estaba siempre pegado a ella.

Él llamó al 112

«Supongo que estará esperando a que termine el curso para poner la casa en venta, no creo que pueda seguir ahí con lo que se encontró», dice un comerciante y amigo de la pareja. Y es que fue Dani quien se encontró a su mujer ahorcada el sábado por la mañana cuando subió con los niños del parque. Él fue quien marcó el 112. Ahora, habría comentado en su círculo más cercano, que quizá no reaccionó como hubiera debido cuando recibió el video de su mujer pero no supo ver en ese momento la magnitud del agobio de ella. «Quizás no se puso en su piel, pero seguro que no sabía que ella ya había sufrido esto hace cuatro o cinco años», explica una compañera de Vero. Porque, al parecer, el famoso vídeo ya había circulado por algunos trabajadores de la empresa hace unos años pero entre menos gente.

En esta ocasión, sin embargo, se hizo viral. Al verse en un callejón sin salida, ella trató de tomar medidas y acudió a la dirección de la empresa y al comité. La dirección la invitó a que pusiera una denuncia civil pero no aplicó el protocolo de abusos sexuales vigente, según denuncia CC OO, algo que ya se debía haber hecho cuando se difundió hace años. Ahora ya no se puede hacer nada por ella pero su caso ha servido para abrir el debate de cómo utilizar las redes sociales y los comportamientos machistas que siguen impregnados en cada «reenvío» de sus compañeros.

El que creen que inició la difusión (ex amante de Vero y destinatario inicial) sintió tal presión que decidió presentarse el jueves en el puesto de la Guardia Civil de Mejorada del Campo. Los agentes llamaron a la Brigada de Delitos Tecnológicos de la Policía, que son quienes llevan el tema. El chico declaró varias horas en Jefatura y salió en libertad. Al parecer, alegó que él no había iniciado su difusión. La jueza ya ha declarado la causa secreta y los agentes siguen buscando a todo el que le diera a «reenviar» y contribuyera así al infierno que empujó a Vero al precipicio.

Humillación con penas de cárcel

No solo quien envió el vídeo, sino todos los que lo compartieron están ahora bajo la lupa policial. A raíz del caso de Olvido Hormigos el Código Penal cambió en 2015 y ahora establece una pena de prisión de tres meses a un año al que «sin autorización de la persona, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido (...) o en otro lugar fuera del alcance de terceros, cuando la divulgación menoscabe la intimidad de la persona». Está aún más casti-gado si lo rea-liza la pareja o ex pareja y si la víctima es menor o tiene una discapacidad.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3605 en: 05 de Junio de 2019, 08:05:27 am »

Hermann Tertsch, condenado a indemnizar al padre de Pablo Iglesias por implicarlo en el asesinato de un policía

    El fallo impone una indemnización de 15.000 euros a favor de Francisco José iglesias, además de la publicación de la sentencia en el perfil de Tertsch en la misma red social y la eliminación de los tuits


contacta@infolibre.es @_infoLibre
Publicada el 04/06/2019 a las 20:12 Actualizada el 04/06/2019 a las 20:25


El periodista Hermann Tertsch en una imagen de archivo. TELEMADRID

El periodista y eurodiputado electo de Vox, Hermann Tertsch ha sido condenado por el Juzgado de Instrucción número 2 de Zamora a indemnizar con 15.000 euros a Francisco Javier Iglesias, padre del líder de Podemos, Pablo Iglesias, por un delito de "intromisión ilegítima y vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen" después de que éste denunciara un tuit en el que se le acusaba de participar en el asesinato de un policía en 1973.

Los hechos se remontan al pasado 5 de marzo de 2018, cuando Tertsch escribía en Twitter un mensaje en el que afirmada: "Del nombre de este policía tampoco se acuerda nadie. José Antonio Fernández Gutiérrez asesinado por el FRAP, grupo terrorista comunista, el 1 de mayo de 1973. Entre los miembros detenidos después estuvo el padre de Pablo Iglesias. Como llegó la amnistía nunca fue acusado nadie".

Francisco Javier Iglesias denunció al ahora eurodiputado electo, según publica La Opinión-El Correo de Zamora, ante los tribunales de la ciudad del Duero.

El fallo impone una indemnización de 15.000 euros a favor del padre del líder de Podemos con imposición de costas, además de la publicación de la sentencia en el perfil de Tertsch en la misma red social y la eliminación de los tuits y todo su rastro en los buscadores de Internet.



Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3606 en: 05 de Junio de 2019, 08:45:39 am »
Este sí que es un bocazas y se merece la condena, ale paga la multa y calla la boca. :silen

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3607 en: 06 de Junio de 2019, 07:27:45 am »
VAYA PANDA DE HIOPÓCRITAS



"Mariquita tartamuda" no se salta sus reglas
YouTube no retirará vídeos de contenido racista y homófobo: son solo "debates"
La polémica se ciernes sobre la compañía de Google después de que un periodista estadounidense denunciase unos vídeos en los que le atacaban con comentarios rascistas y homófobos

Autor
G.C.
Contacta al autor
guilleciro


05/06/2019 15:39 - Actualizado: 05/06/2019 15:43

Pese a los filtros cada vez más estrictos de estas plataformas para evitar cualquier contenido hiriente o que incite al odio, aún quedan resquicios que generan grandes debates. El último afecta de lleno a YouTube y es que la compañía de Google se ha negado a retirar unos vídeos de un 'youtuber' estadounidense en los que ataca a un periodista con términos racistas y homófobos. ¿El motivo de la negación? Que, según YouTube, son solo opiniones que no se saltan las normas del 'site'.

Así al menos se lo explicó el propio equipo de YouTube al periodista insultado el cual decidió denunciar la situación a través de las redes sociales y pedir ayuda a la compañía. Carlos Maza, periodista del medio estadounidense Vox decidió hacer público el acoso que vivía por parte de los fans del polémico 'influencer' de la ultraderecha Steven Crowder. Esta especie de 'youtuber' que sigue la misma moda de otros canales como Infowars, le llamaba en algunos de sus vídeos "mariquita tartamuda", "mexicano gay" (por su origen latino) y le imitaba copiando la voz de Maza y soltando cosas sobre como: "simplente no me puedo comer una patata, prefiero los penes". Pero estas declaraciones no son suficientes para que YouTube haya decidido borrar los contenidos de Crowder.

En un mensaje en las redes sociales de YouTube, la empresa contesta a Maza, que también habla de acoso telefónico y a través de todo tipo de plataformas por los fans del influencer (tiene más de 3 millones de seguidores solo en YouTube), que, aunque confirman que el 'youtuber' usa un lenguaje claramente hiriente, no se salta las normas de su sitio por lo que no pueden intervenir ni retirar los contenidos. "Nuestros equipos pasaron los últimos días realizando una revisión en profundidad de los videos que nos fueron señalados, y aunque encontramos un lenguaje claramente perjudicial, los videos tal como están publicados no violan nuestras políticas", explica la empresa.

"Analizamos si las críticas se centrarn fundamentalmente en debatir las opiniones expresadas o si son puramente maliciosas. Como plataforma abierta, es crucial para nosotros permitir que todos, desde creadores hasta periodistas y presentadores, expresen sus opiniones en el ámbito de nuestras políticas. Las opiniones pueden ser profundamente ofensivas, pero si no violan nuestras políticas, permanecerán en nuestro sitio", argumentan. Eso sí, dejan claro que "aunque un video permanezca en nuestro sitio, esto no significa que respaldemos / apoyemos ese punto de vista".

Obviamente la decisión ha creado una gran polvareda alrededor y desde YouTube, por ahora, no han querido dar más detalles sobre el caso. Y es que Crowder se ha convertido en uno de esos líderes de opinión de la 'alt right' que usan las redes sociales para difundir sus mensajes y venderse como pequeños 'David' contra el 'Goliat' que son los grandes medios. Incluso vende sus propio merchandising en internet con frases como "el socialismo es para maricones".



Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3608 en: 07 de Junio de 2019, 15:07:53 pm »

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3609 en: 09 de Junio de 2019, 17:14:26 pm »
Todos gente ya edad, a punto de la segunda actividad y tras haber pasado años adquiriendo experiencia en las calles.

https://www.abc.es/espana/madrid/abci-trabaja-policia-contra-estafas-y-bulos-internet-201906090035_noticia.html



Así trabaja la Policía contra las estafas y bulos en internet

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3610 en: 10 de Junio de 2019, 06:52:36 am »

Las denuncias por 'sexting' se incrementan un 46% en el último año

Expertos advierten que el envío de imágenes o vídeos de contenido más o menos íntimo, normalmente de carácter erótico o pornográfico, sin consentimiento se ha convertido en una práctica diaria

Marina Alías

Publicado 10.06.2019 - 05:15

El número de denuncias por 'sexting' en España aumentó cerca de un 46% en 2018. Según los datos facilitados a la Secretería de Estado de Seguridad por parte de la Policía Nacional, la Guardia Civil y los cuerpos de Policía Local, en el año 2017 se registraron un total de 590 denuncias por revelación de secretos y difusión de grabaciones que atentan contra la intimidad. Al año siguiente, la cifra se elevó hasta las 860.

Sin embargo, fuentes de Interior advierten que la estadística no recoge datos de la Ertzaintza, los Mossos y la Policía Foral, por lo que se puede afirmar que existen más. Solo en la Fiscalía de Tarragona, por citar un ejemplo, se iniciaron 66 investigaciones en el último año relativas a denuncias por descubrimiento de secretos que van desde la difusión de contenido sexual explícito a imágenes en situaciones íntimas e incluso audios o capturas de pantalla que se reenvían sin autorización.

"El envío de imágenes y vídeos de carácter sexual sin consentimiento ocurre a diario, pero no se suele denunciar y el principal motivo por el que no se acude a la policía es por vergüenza", explica Encarni Iglesias, presidenta de la Asociación Stop Violencia de Género Digital, una plataforma que se creó para dar una respuesta integral a las víctimas de delitos informáticos.
"Falta formación"

Por otro lado, Iglesias cree que en España "falta formación" por parte de las autoridades a la hora de atajar este tipo de delitos y aconseja que si alguien es víctima de un delito de este tipo "debe denunciar a la Policía desde el minuto uno". "Aún hay países que ni siquiera tienen legislación sobre este asunto y, sin embargo, todos llevan un móvil en la mano", advierte.

    Es claramente perceptible la frecuencia creciente con que se utilizan las tecnologías como medio para canalizar la humillación o el ejercicio del control sobre otros

De acuerdo a la Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2018, es claramente perceptible la frecuencia creciente con que se utilizan las tecnologías como medio para canalizar el hostigamiento, la humillación, la persecución, la coacción, el acoso o el ejercicio del control sobre otros y por ende para atentar contra la libertad de las personas.

"El uso generalizado de estas herramientas en la actividad cotidiana ha hecho factible su aprovechamiento para la comisión de este tipo de conductas cuyos efectos perversos se ven agravados por la capacidad que ofrecen las TIC para dar permanencia en el tiempo a dichas situaciones de acoso", señala el texto.
Nuevas tecnologías

Con la reforma del Código Penal de 2015 se introdujo el 'sexting' como delito, tipificándolo en el artículo 197.7 de dicho cuerpo legal. Según aclara la abogada Miriam Guardiola en la plataforma jurídica Legal Today, la  práctica consentida de enviar imágenes o vídeos de contenido más o menos íntimo está permitida y no es reprochable penalmente, pero sí se ha tipificado como delito la divulgación o emisión de estas imágenes sin el consentimiento de la víctima aunque la imagen o vídeo se hubiera tomado originariamente con su anuencia.

"La facilidad y el acceso ágil y rápido de las nuevas tecnologías han potenciado y popularizado esta práctica. Sin embargo, en ocasiones, la viralización del medio y su rápida difusión a un ritmo vertiginoso hacen que se pierda el control de la imagen, pudiendo tener consecuencias muy adversas", señala en su artículo.

Tan adversas como las que padeció Verónica, la empleada de 32 años de Iveco que se suicidó después de que un vídeo sexual con ella como protagonista se difundiese entre los trabajadores de la empresas. Tras el fatídico desenlace de la trabajadora, y mientras la Fiscalía investiga el caso, su vídeo se convirtió en el más buscado en las páginas porno, tal y como denunciaron diversas asociaciones.

.

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3611 en: 13 de Junio de 2019, 07:20:46 am »


Julián, el acusado de difundir fotos de contenido sexual de su exnovia tras romperse la relación E.E.

Julián se vengó de su novia por dejarle publicando sus fotos sexuales en un perfil falso de Facebook
Tras descubrirse que era el supuesto culpable de hacer circular las imágenes entre sus amigos, él la amenazó: "Puta, ya llorarás, mereces un castigo”.
13 junio, 2019 03:19

Jorge García Badía Murcia

El idílico inicio de su relación y el tortuoso motivo por el que este jueves se verán las caras en los juzgados de instrucción zaragozanos tiene un denominador común: Facebook. A través de esta red social, S., residente en Zaragoza, y Julián, afincado en La Unión (Murcia), comenzaron a intercambiar mensajes y llamadas telefónicas: primero de amistad y después de tipo sentimental.

Corría el año 2016 y tan fuerte fue el flechazo entre ambos que después de cinco meses intercambiando conversaciones propias de cibernovios, la distancia de más de 580 kilómetros que separa la ciudad maña de la localidad murciana, no fue un impedimento para que decidiesen pasar de los mensajes a conocerse en persona. Este viaje sería el origen de la supuesta venganza que ha sufrido esta mujer, de 33 años, y por la que ha enviado al banquillo de los acusados a su expareja para el que su abogado pide cuatro años de cárcel por difundir todo tipo de imágenes sexuales.

S. se desplazó en el verano de 2016 al municipio unionense con el objetivo de dar un paso más en la relación que cinco meses antes había iniciado con Julián a través de las redes sociales. Durante nueve días de un caluroso mes de junio, convivieron bajo el mismo techo: tuvieron tiempo de intimar en la cama, de comerse a besos, hacer turismo… pero también de poner fin a su noviazgo y de que la zaragozana hiciera la maleta para regresar a su casa. Hasta ahí todo normal, una simple ruptura.

Sin embargo, pasados unos días ella recibió una solicitud de amistad, vía Facebook, de una chica: Sonia Arenas Zapata. Pulsó aceptar porque compartía afinidades con esta joven: las dos eran naturales de Zaragoza, ambas habían estudiado en el instituto Corona de Aragón, les apasionaban los animales... De hecho, Sonia en su perfil informaba de que residía en Valencia porque estaba trabajando en una protectora de animales de Paterna y se presentaba como animalista al igual que S.
Sara Carbonero, ingresada de nuevo en la clínica Ruber Internacional
Elena BustamanteUn día después de acudir al bautizo de Hugo, el hijo de Isabel Jiménez, la periodista tuvo que volver a ser hospitalizada.

A través de conversaciones sobre temas banales Sonia se fue ganando la amistad de S. hasta el punto de que le ofreció irse a trabajar a Valencia. A partir de ese momento las conversaciones pasaron a abordar asuntos muy personales, tanto, que S. prefería no responder porque no entendía el contenido íntimo de algunas preguntas. La cosa se complicó todavía más cuando un amigo informó a S. de que la tal Sonia Arenas Zapata estaba distribuyendo por Facebook fotos íntimas suyas, de tipo sexual. La supuesta venganza se había consumado: una docena de imágenes sexuales -captadas supuestamente durante los nueve días de verano que pasaron juntos- circulando sin control por la citada red social.

“No sabes hasta dónde puedo llegar”

S. comenzó a sospechar de que el perfil de Facebook de Sonia estaba siendo utilizado presuntamente como tapadera por Julián. Por ello se puso en contacto con su exnovio, vía Messenger, para advertirle de que le había descubierto y recibió supuestas amenazas. Así lo refleja la denuncia que interpuso S., el 1 de julio de 2016, en la Comisaría de la Policía Nacional del Distrito de Arrabal y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL: “No sabes hasta dónde puedo llegar, solo quiero que pases por el dolor que me hiciste pasar, puta, ya llorarás, ya te llegará la hora, mereces un castigo”.
Perfil falso creado para acceder a sus amigos y distribuir las imágenes sexuales

Perfil falso creado para acceder a sus amigos y distribuir las imágenes sexuales E.E.

Tal y como ha ocurrido con casos recientes relacionados con delitos contra la intimidad, como el de Verónica, la empleada de Iveco que se suicidó después de que se viralizase un vídeo suyo, los investigadores del puesto que la Benemérita tiene en La Unión comenzaron a realizar numerosas pesquisas en torno al origen de las fotografías de tipo sexual de S. y del perfil de la red social que estaba bajo sospecha.

La Guardia Civil se puso en contacto con la protectora de animales de Paterna en la que Sonia afirmaba trabajar y les confirmaron que allí nunca había trabajado Sonia Arenas Zapata. Comenzaba a tomar fuerza la hipótesis de que se trataba de un perfil falso para materializar la venganza. Las declaraciones de S. y de su amigo Héctor, que también recibió las imágenes, apuntaban a que el supuesto autor de la difusión del material gráfico era Julián.

Dieciocho días después de iniciarse la investigación, el 18 de julio de 2016, la Guardia Civil detuvo en La Unión a ese hombre, de 31 años, como supuesto responsable de un delito contra la intimidad y el honor empleando el perfil falso de Facebook a nombre de Sonia Arenas Zapata. Este caso, como el ocurrido con Verónica, en Iveco, evidencia las dificultades que encuentra la Justicia para acotar el origen de este tipo de venganzas. Ya que que tres años después de denunciarse esta violación de la intimidad que sufrió S. y con la vista oral señalada para este jueves, sigue sin conocerse a ciencia cierta la titularidad del perfil bajo sospecha. De hecho, ni siquiera la red social ideada por Mark Zuckerberg ha sabido aclararlo, tras haber sido requerido por los juzgados zaragozanos para que informase sobre datos de registro de la cuenta, coreos electrónicos asociados, tarjetas de crédito vinculadas, histórico de conexiones, direcciones IP desde las que se accedió al perfil...

El Grupo de Delitos Tecnológicos de Aragón concluye sin ningún género de dudas que la cuenta de Facebook de Sonia es falsa: “Pudiera haberse creado con datos parecidos al perfil auténtico de la denunciante, con el fin de hacerse pasar por una chica de la localidad de Zaragoza y ser aceptada por un amigo de la víctima al que enviarle las fotos íntimas de S., como ha sido el caso del amigo de ésta, llamado Héctor”.

Tal hipótesis es la que corrobora la Fiscal María Ventura, en su escrito de conclusiones provisionales, en el que considera que Julián supuestamente “creó el perfil falso basándose en datos publicados por S., tales como su centro de estudios y sus aficiones”. Ventura añade que la relación entre ambos “acabó de malas maneras” y a través de Facebook “consiguió humillar a S., ya que las fotos de carácter íntimo y comprometido que colgó en el perfil social fueron vistas por familiares y amigos”.
Penas de cárcel

La Fiscalía zanja que el acusado “tratando de menoscabar gravemente la intimidad de S., con el referido perfil falso, colgó en el portal de Facebook fotos íntimas y particularmente comprometidas, en las que aparece ella en ropa interior [...] con un pene que parece ser pertenece al acusado". Eran "fotografías que ambos se hicieron de común acuerdo durante los días que estuvieron juntos y que de ningún modo le autorizó a su publicación y divulgación”. Por todo ello, el Ministerio Público solicita una pena de ocho meses de prisión por un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos, así como un año por amenazas y una multa económica de 1.000 euros.
Jorge Novella, el letrado del acusado, pedirá “la libre absolución” de Julián

Jorge Novella, el letrado del acusado, pedirá “la libre absolución” de Julián E.E.

El abogado de la víctima de esta venganza reclama dos años de cárcel por el delito de descubrimiento y revelación de secretos y otros dos años por amenazas, además de una indemnización de 3.000 euros. La mercantil Facebook, después de dos requerimientos judiciales, sigue sin aclarar la titularidad de la cuenta investigada y que a lo largo de todas las pesquisas no ha estado activa. Jorge Novella, el letrado del acusado, avanza que durante la vista de hoy pedirá “la libre absolución” de Julián: “Toda la causa se basa en las declaraciones de la mujer y no es suficiente para romper la presunción de inocencia de mi cliente, para eso están las pruebas periciales”.

Novella asegura que “se llega al juicio sin localizar la dirección IP ni saber de qué usuario es el perfil de Sonia Arenas Zapata, todo ello, a pesar de que siempre estuvimos a disposición del juzgado para que se practicasen las pruebas necesarias”. La vista deberá aclarar quién se esconde detrás de Sonia. 


Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3612 en: 13 de Junio de 2019, 08:53:43 am »
Qué cara de tonto tiene el pobre


Desconectado Der Kaiser

  • Experto II
  • *
  • Mensajes: 2771
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3614 en: 14 de Junio de 2019, 19:22:51 pm »
Imbécil e hija de puta.

Desconectado Aniquilatorz

  • Profesional
  • Master Honorario
  • *
  • Mensajes: 1554
Si tu jodel chino........chino mealse en sopa. !Tu decidil!.

Desconectado Celestino

  • Profesional
  • Chamán
  • *
  • Mensajes: 12274


Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3618 en: 16 de Junio de 2019, 15:19:03 pm »


Redes sociales: cuando compartir es humillar



Las plataformas sociales generan un eco infinito. En ocasiones, conducen a una deshumanización del otro. Necesitamos formación para usarlas sin dañar y para no cometer, sin darnos cuenta, un delito

ROSARIO G. GÓMEZ
16 JUN 2019 - 00:00   CEST
El youtuber que hace dos años entregó una galleta rellena de dentífrico a un mendigo en Barcelona, grabó la escena y la subió a la web sabría que estaba cometiendo un delito contra la integridad moral si hubiese intuido que en el mundo virtual rigen los mismos derechos y obligaciones que en el entorno físico. Humilló y vejó a una persona vulnerable. Y para agravar la situación lo difundió masivamente a través de su propio canal de YouTube. Hace dos semanas, fue condenado a 15 meses de cárcel. Las redes sociales no son una simple e inocente tertulia de un bar. Tienen un eco infinito y, a menudo, distorsionan y corroen la convivencia.



El caso del youtuber es una muestra de la deshumanización que se ha instalado en las redes sociales. Se atenta contra los derechos fundamentales de las personas, se menosprecian los valores sociales, se pisotea la intimidad. Como apunta el coordinador del máster de Marketing Digital de La Salle, Ricard Castellet, las redes sociales son una herramienta con dos polos: “Han amplificado hechos punibles, algunos muy tristes, pero también han desarrollado flujos de comunicación y de conocimiento, contribuyendo a que estos circulen y se democraticen como nunca. El problema está en el uso que hacemos. Son fantásticas, pero, si se les da un mal uso, son plataformas peligrosísimas para la convivencia”.

Las redes sociales nacieron antes de lo que pensamos. Al abogado estadounidense Andrew Weinreich se le atribuye la creación de la primera a mediados de los años noventa del siglo pasado. La bautizó Six Degrees (Seis Grados), evocando la hipótesis de que cualquier persona puede estar conectada a otra a través de una cadena de conocidos con un máximo de seis enlaces. Weinreich vendió su empresa en 1999, al borde del pinchazo de las puntocom y apenas cinco años antes de que Mark Zuckerberg y sus socios fundaran Facebook, la más popular de las redes sociales contemporáneas, con más de 2.000 millones de usuarios.
PUBLICIDAD

inRead invented by Teads


Para gran parte de la legión de adeptos, usar bien estas plataformas es una asignatura pendiente. Subir vídeos que inciten al odio, cortejen la xenofobia o fomenten la violencia y el sexismo no son solo reprobables ética y socialmente, sino que puede acarrear consecuencias penales. Muchos usuarios no son plenamente conscientes. “Hay que vacunarse contra la ingenuidad”, dice el experto en Derecho Digital Ricardo Oliva, quien reclama que se refuerce en los colegios la educación digital para evitar cometer humillaciones, vejaciones o atentados contra la intimidad a golpe de clic.

El pasado abril, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó un informe coordinado por el exsenador socialista José Cepeda que planteaba una pregunta inquietante: las redes, ¿son conexiones sociales o amenazas a los derechos humanos? El documento cuestionaba el modelo de negocio de Internet, asentado en recopilar datos personales. ¿Es ese el precio a pagar por acceder a los servicios? ¿Cómo evitar el control subrepticio?


En teoría son inocuas, pero pueden mutar y mutar hacia maquinarias perversas. El científico británico Tim Berners-Lee aprovechó el 30º aniversario de la Word Wide Web para reflexionar sobre los aciertos y errores derivados de su invento. “Aunque la web ha creado oportunidades, dando voz a grupos marginados y haciendo más fácil nuestras vidas, también ha creado oportunidades para los estafadores, ha dado voz a los que proclaman el odio y hecho más fácil cometer todo tipo de crímenes”.

Las redes, ¿son conexiones sociales o amenazas a los derechos humanos?, planteaba un informe del Consejo de Europa

La trabajadora de la planta de la empresa Iveco ubicada en el distrito madrileño de San Blas-Canillejas que se suicidó a finales de mayo tras la difusión masiva de un vídeo sexual grabado hace cinco años es un ejemplo paradigmático de los efectos ominosos de las plataformas digitales. La empleada de este grupo empresarial, de 32 años y madre de dos niños de 4 años y 9 meses, no pudo soportar el acoso que vivió en el entorno laboral, los cuchicheos de sus compañeros y la presión ambiental al hacerse viral el vídeo a través de grupos de Whats­App. La investigación judicial determinará las responsabilidades ante esta trágica muerte. Pero la ley es muy clara. “Ver un vídeo de estas características es un tema moral, exhibirlo es una cuestión legal”, sostiene la experta en comunicación digital y profesora de la Universitat Oberta de Catalunya Raquel Herrera, que percibe en este desdichado suceso una evidente carga machista. La fanfarronería, la cultura de la exhibición, es masculina. “Todavía en muchas situaciones se considera que un hombre es un campeón si tiene muchas conquistas, pero en una mujer parece que fuera un delito. Hay mucha gente que ha buscado el vídeo por puro morbo. Es fácil que un contenido morboso se vuelva viral. Si la gente supiera que distribuir este tipo de imágenes es delito, se abstendría de hacerlo”, dice Herrera.

El Código Penal deja poco margen a la duda. El artículo 197 es meridianamente claro cuando dice que será castigado con una pena de 3 meses a 1 año de prisión o multa de 6 a 12 meses aquel que sin autorización de la persona afectada “difunda, revele o ceda a terceros” imágenes o grabaciones audiovisuales privadas, incluso en el caso de que hubieran sido obtenidas con su consentimiento. Parece obvio que en el terrible caso de Iveco se ha vulnerado la ley y atentado gravemente contra la intimidad personal. El daño fue de tal dimensión que condujo a esta trabajadora a tomar una decisión drástica. El abogado Oliva considera que las personas que han contribuido a la distribución del vídeo deberían ser investigadas por un delito de revelación de secreto y de ataque a la intimidad.

Hasta la reforma del Código Penal de 2015, solo se castigaba la difusión de fotografías o vídeos si habían sido tomados sin autorización del interesado o eran imágenes robadas. El detonante del endurecimiento tiene un nombre propio: Olvido Hormigos. En 2012 era concejal de la localidad toledana de Los Yébenes. Denunció a su expareja por difundir un vídeo erótico que circuló por Internet a toda velocidad. Pero no hubo delito contra la intimidad porque no fue robado ni se grabó ilícitamente. El Código Penal de aquella época recogía que el delito de descubrimiento y revelación de secretos requería que las imágenes difundidas hubieran sido obtenidas de forma ilícita. No era el caso de Hormigos.

En las redes sociales confluyen las conductas privadas con las sociales. “Hay una falsa apariencia de privacidad”, dice el profesor de la Universidad Complutense Arturo Gómez Quijano, que observa cómo en Internet domina la ley de simplicidad. “Se juzga inmediatamente, eliminando matices y profundidad. Los medios de comunicación necesitan información sobre lo que ocurrió en la tragedia de Iveco antes que los jueces, y las redes, antes que los medios. Hemos convertido estas plataformas en un fin, cuando en realidad son un medio”. En el mismo instante en el que un vídeo recala en Internet o en Facebook se pierde su control. Se desboca. Su difusión puede adquirir una dimensión global.

El desconocimiento por parte de los usuarios es monumental. “Tenemos un problema de pedagogía y educación de las redes”, apuntala Castellet. “Estamos ante una revolución de la comunicación. Un cambio radical. En 10 años se han modificado usos y costumbres. La sociedad está aprendiendo a utilizar estas plataformas y debería haber formación obligatoria en primaria y secundaria para enseñar las posibilidades negativas de las redes y sus peligros. Hay que educar en la escuela y en la familia para que el uso sea coherente y racional”.

“Tenemos un problema de pedagogía y educación de las redes. Hay que educar en la escuela”.

RICARD CASTELLET

Utilizar incorrectamente estas plataformas es nocivo para la convivencia. De ahí que se haya extendido una corriente de opinión que reclama una mayor reglamentación de Internet y de las redes sociales. “Si se utilizan estos canales para dañar la reputación de una persona, ha de entrar el regulador”, dice Castellet. Para evitar situaciones dramáticas, no faltan quienes apuestan por activar en el ecosistema laboral manuales de buenas prácticas. Estos cortafuegos serían, según Raquel Herrera, una garantía de los derechos y deberes de las empresas para proteger la reputación de su plantilla.

Los cambios tecnológicos avanzan a un ritmo vertiginoso y la sociedad no los asimila con la misma celeridad. Gómez Quijano recurre a una metáfora: “La gente no está capacitada para conducir un Ferrari, y eso genera problemas de calado”. Las redes sociales son una herramienta muy potente para la que los usuarios no están formados. “Nos ha estallado en las manos y vamos aprendiendo a fuerza de prueba y error”, añade. La dualidad emisor-receptor de los medios tradicionales ya no sirve. “El receptor antes era pasivo, pero ahora le hemos dado la máquina de responder. La sociedad está atrapada en un ecosistema hiperconectado, con sus ventajas e inconvenientes. Nos falta experiencia y conocimiento acumulado. En las redes sociales se ha perdido la sensación de privacidad e intimidad. Medimos muchos lo cuantitativo, pero hace falta educación para jerarquizar y dar importancia a lo cualitativo. Hasta ahora, la tribu ha sabido educar, pero por primera vez en la historia no está sabiendo asumir esa función pedagógica”.

Esta carencia, mezclada con una clamorosa ignorancia y un ilimitado afán de notoriedad, es un cóctel explosivo que lleva a alimentar a las redes con productos tóxicos para ganar adeptos a toda costa. Incluso con pasatiempos macabros. Muchos adolescentes se enganchan a retos violentos, extravagantes pruebas y ridículas competiciones para ampliar su cuadrilla de seguidores online. Por la web circulan vídeos donde los jóvenes rivalizan con juegos salvajes. Una de las últimas modas consiste en apretar el cuello de una persona para provocar el desmayo por asfixia, una atrocidad que convive en la Red con otros desafíos absurdos, como embadurnarse el cuerpo con alcohol y prenderse fuego, autolesionarse o pasar de una habitación a otra por el balcón en los hoteles.

Es precisamente esta falta de formación y aprendizaje en el uso de las redes la que hace a los usuarios altamente manipulables, según Gómez Quijano: “Somos previsibles porque las empresas nos conocen. Les regalamos nuestra intimidad. Facebook y WhasApp son un gigantesco oído. Saben todo lo que decimos”. Para mitigar este poder omnímodo, el Consejo de Europa da una receta: establecer fórmulas de cooperación entre las redes sociales y las autoridades públicas como antídoto a los venenos del ciberespacio: la intolerancia, la desinformación, la incitación al odio, los ataques a la privacidad. Información

Desconectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 174054
Re:Las redes sociales y los peligros de internet
« Respuesta #3619 en: 19 de Junio de 2019, 06:58:26 am »

YouTube cierra el canal de Vox después de tres denuncias por "vulnerar los derechos de autor"
OBSERVATORIO DIGITAL. El partido lo califica como "un atentado contra la libertad de expresión".
18 junio, 2019 21:00

Fernando Cano @canocadiz

Vox ha denunciado este martes que YouTube, el sitio web dedicado a compartir vídeos, ha eliminado su canal en la plataforma "sin ninguna explicación" y han exigido "una explicación y que la cuenta sea habilitada lo antes posible".

En declaraciones a EL ESPAÑOL la plataforma ha explicado que el motivo de la suspensión del canal se debe a infracción de derechos de autor. "Cuando un canal acumula tres infracciones procedemos a suspenderlo, con previa notificación", indican.

YouTube tiene herramientas de administración de derechos de autor para dar a los propietarios de derechos control sobre su contenido en la plataforma. Es así como cuando el propietario de derechos notifica que un vídeo ha infringido derechos de autor, se elimina el contenido a la brevedad y se suspenden las cuentas de los usuarios que acumulan varias infracciones.

Es así como esta suspensión se ha producido por la reclamación de propietarios que han denunciado que la cuenta de Youtube de Vox utilizaba su contenido protegido por derechos de autor sin consentimiento previo.

Contenido eliminado

“Cuando un titular de derechos de autor nos informa de que un vídeo infringe esos derechos, eliminamos ese contenido inmediatamente de acuerdo con la ley. Un conflicto de derechos de autor puede resolverse si el usuario envía una contranotificación y prevalece en el proceso” ha dicho un portavoz de YouTube a EL ESPAÑOL.

Este martes, el partido liderado por Santiago Abascal ha alertado del cierre del canal a través de su cuenta oficial de Twitter, en la que han compartido una captura de pantalla. "Hemos inhabilitado tu cuenta de forma permanente", puede leerse en el texto.

Fuentes de la formación han señalado a Europa Press que YouTube no ha aportado más argumentos al cierre del canal, que contaba hasta este mismo martes con 158.000 suscriptores.

"La decisión de eliminar el canal es un grave atentado contra la libertad de expresión y difusión de un partido político. Exigimos una explicación y que la cuenta sea habilitada lo antes posible", han reclamado.