Autor Tema: Pongamos que hablo de Madrid  (Leído 90340 veces)

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #320 en: 01 de Enero de 2015, 09:09:00 am »



Madrid, 31/12/1912. Al comenzar el año. Un detalle de la fiesta de las uvas en la Puerta del Sol al dar las doce campanadas del 31 de diciembre

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 47636
  • Verbum Víncet.
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #321 en: 01 de Enero de 2015, 13:50:39 pm »
Y las chicas? . . . dónde están? . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #322 en: 01 de Enero de 2015, 14:10:31 pm »
Y las chicas? . . . dónde están? . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk

Si esos paisanos de 1912 viesen esto...



Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 47636
  • Verbum Víncet.
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #323 en: 01 de Enero de 2015, 14:12:30 pm »
Ya te digo . . . cómo ha cambiado el cuento . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #324 en: 02 de Enero de 2015, 15:01:04 pm »

El misterioso asesinato de la fulana Verdier que lleva un siglo bajo investigación

marta r. domingo @ABC_Madrid  / madrid 

Día 02/01/2015 - 04.32h
 
Tan conocido y tan ruidoso fue el crimen de la calle de los Tudescos en 1907 como el fracaso de la Policía para dar captura al homicida


Archivo de abc

La imagen de Vicenta Verdier tomada en 1907

El jueves 13 de junio de 1907, sobre las dos de la tarde, un grito desgarrador que reclamaba auxilio voló por el cielo madrileño desde el balcón del piso tercero izquierda del número 15 y 17 de la calle de los Tudescos, cerca de la plaza de Callao. Vicenta Verdier, mujer morena, de regular estatura y no muy delgada, yacía sobre un gran charco de sangre con la cabeza casi separada del tronco. A sus pies, el único testigo sin voz de los hechos: su perra «Nena». Los periódicos de la época, enseguida dieron cuenta de este «misterioso crimen» que mantuvo en jaque a las autoridades madrileñas durante décadas y del que todavía, un siglo después, se desconoce su autor.

A Vicenta Verdier, natural de Zaragoza, le gustaba andar de cafés en cafés, siempre de la mano de distintos hombres. Los días siguientes a su asesinato, la Policía recibió un sinfín de anónimos que remitían a las idas y venidas de Verdier una casa de citas. En las páginas de ABC publicaron la lista de hallazgos insólitos con los que se toparon en el piso del crimen: ropas de varón, y un reloj, e incluso un libro pornográfico ilustrado.

Tan conocido y tan ruidoso fue el crimen como el fracaso de la Policía para dar captura al homicida. El inspector D. Francisco Cara Blanca escribía, cinco años después del asesinato, un telegrama anunciando la noticia: «Tengo la satisfacción de poner en conocimiento que ha sido detenido un individuo de buen porte, que dijo llamarse Salustiano Fernández Morales, soltero, de 32 años y natural de Menorca. Desde su llegada a la capital era vigilado porque, a pesar de haberse alojado en uno de los mejores hoteles, se dedicaba a pedir dinero, especialmente a los médicos, figiéndose farmacéutico de Piedrahita. Una vez detenido e interrogado para averiguar sus antecedentes y la causa de su venida a León, terminó confesando ser el autor del asesinato de Vicenta Verdier».

Salustiano fue propietario de una casa de mala nota donde Vicenta vivía. «Había sido empleado de Gobernación con poco sueldo, jugador y amigo de amoríos poco románticos», tal y como le describieron las crónicas de ABC de la época. En su espontánea declaración también reconocido que había logrado dar esquinazo a la Policía porque tras perpetrar el crimen había partido rumbo a América, y que después huyó a Santander, Bilbao, San Sebastián y, por último, León, donde fue capturado.
 
El día de su declaración ante el Juzgado, Salustiano relató que el día de autos del crimen estuvo con su víctima en el Café Pombo y que, por celos, riñeron. Después se marcharon a la casa de la mujer, donde se produjo ya reyerta. Exasperado por los celos, la increpó de forma brusca, y en medio de la bronca la mató usando la navaja barbera que había en la mesa de noche.

5 sospechosos fugaces

Lo cierto es que Salustiano, que en realidad se llamaba José González, no duró como sospechoso más de una semana. Muchos fueron los personajes curiosos que desfilaron por la comisaría como presuntos autores del crimen.

La primera fue la señora Romillo, esposa de un señor que hacía más de una década había mantenido supuestas relaciones con la Verdier y que tuvo la mala idea de pasarse, en las horas posteriores al crimen, por la calle Tudescos en dirección a Jacometrezo. Después, se detuvo a su marido, en una tragicomedia que acabó con dos policías expulsados por intentar falsificar pruebas y hacer chantajes para acusarle.

En 1913 se detendría a Luis Miguel Rosales, un cordobés que jamás había pisado suelo madrileño. En 1927, Antonio Pérez de la Cuesta, que residía en Estados Unidos, donde se hacía llamar Eddy Ponsshon y estaba vinculado al Ku Kux Klan, se declaró culpable. Un loco más para la colección. Han pasado hoy más de cien años y nadie, aún, ha pagado por el asesinato de la fulana Verdier.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #325 en: 05 de Enero de 2015, 16:03:16 pm »
Las históricas cabalgatas de Reyes en Madrid

 Simpáticas fotografías antiguas en ABCfoto

http://www.abc.es/abcfoto/galerias/20150105/abci-fotografias-cabalgata-reyes-201412291924.html

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #326 en: 06 de Enero de 2015, 11:04:02 am »
Una perfumería y una quincalla, primeras en instalar los escaparates en Madrid
s. l.@abc_madrid / madrid
Día 06/01/2015 - 00.42h

Cambiaron así el modo de vender artículos en la Villa, donde se solían sacar los productos a la calle


 Una perfumería y una quincalla, primeras en instalar los escaparates en Madrid
abc
Sus Majestades Doña Victoria y Doña María Cristina mirando un escaparate de una sucursal de París

No fue hasta el año 1835 cuando se vio el primer escaparate en Madrid. Concretamente, según Fernández de los Ríos, en la tienda de baratijas La Combe, ubicada en la calle Montera, y en la perfumería Diana, ubicada en Caballero de Gracia. Utilizaron el sistema de escaparates que existían en Londres y París. Diez años después, todos los negocios tenían sus expositores.

Hasta entonces, las pocas tiendas que había en la Villa exponían su producto en la calle, junto a la fachada del comercio. La llegada de los escaparates supuso la desaparición de la decoración callejera, la publicidad y los rótulos populares. A partir de entonces, todo se podía ver a través de la vidriera.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #327 en: 09 de Enero de 2015, 17:38:58 pm »

El famoso perro callejero «Paco» que iba al Teatro Real, a ver los toros y a los cafés


ADRiÁN DELGADO abc_madrid / MADRID

Día 09/01/2015 - 01.27h


Su muerte, tras ser herido por un novillero al que «recriminó» su mala faena, conmovió a Madrid; la prensa se hizo eco de sus andanzas y, después de ser disecado, fue enterrado en El Retiro

El famoso perro callejero «Paco» que iba al Teatro Real, a ver los toros y a los cafés

CARMEN ROMERO

Visión artística del perro Paco de la ilustradora Carmen Romero en el libro Otros Tiempos

Paco no fue cualquier perro. Fue bautizado así por el mismísimo marqués de Bogaraya, uno de sus múltiples protectores en Madrid. Una ciudad en la que el can callejero sin dueño gozaba en la década de los 80 del siglo XIX de celebridad y respeto allí donde fuera. Era un perro negro, más bien tirando a «chucho» que cayó en gracia por sus extravagantes apariciones en los cafés, las tertulias, los teatros y, sobre todo, en los toros.

Era asiduo a la desaparecida plaza de toros de Goya –en la plaza de Felipe II–. No faltaba a una corrida, y los mejores toreros figuraban entre sus amistades. Dicen que ladraba a los toros y a los toreros cuando lo hacían mal. Precisamente, una tarde de junio de 1882, saltó al coso para «recriminar» a un mal novillero –un tabernero aficionado conocido como «Pepe el de los Galápagos»– que le clavó el estoque porque le estaba incordiando en el albero.

Un gesto que hirió gravemente al perro «Paco» y por el que los aficionados en la plaza se levantaron contra el desafortunado diestro. Tal era la celebridad del can en la capital que la prensa dio cuenta del estado de salud del perro en sus páginas. Entre ellos «El Imparcial» que le dedicó varios artículos, incluido en el su muerte. Pese al esfuerzo de los veterinarios por salvar su vida, no pudo recuperarse de las heridas del estocazo



Recorte de «El Imparcial», en 1882, dando cuenta del suceso del perro «Paco»

ABC recuperó en los años cincuenta en sus páginas la historia del insigne can cuya muerte proporcionó un día de luto a Madrid. «Todos los periódicos le dedicaron sentidas necrológicas; salió en romances de ciego, y sus amigos del café de Fornos, presididos por el poeta Eduardo del Palacio. Este junto al torero Frascuelo se hizo cargo del can y lo mandaron disecar, permaneciendo varios años en un museo taurino que había en la calle de la Fuente del Berro, casi esquina a la de Alcalá», se explicaba en las páginas de este diario.
 



Alfonso XIII envió «su sentido pésame» al marqués que le puso el nombre
En la memoria de los madrileños quedó el recuerdo del perro «Paco» que asistía a los teatros, «sentándose en lo alto del pasillo central del patio de butacas». Dicen que «no entraba cuando «olfateaba» representaciones dramáticas». En el citado artículo de ABC se relataba que «Paco» estaba en los estrenos en el Real «solamente cuando cantaba Gayarre» y se iba a la puerta del Palacio Real «cuando había crisis». «Asistía igualmente al Parlamento y a las grandes paradas militares», describía.
Enterrado en el Retiro

En 1889, tras desaparecer el museo en el que estaba disecado, el perro «Paco» recibió sepultura en lugar desconocido de los jardines del Buen Retiro. Un hecho que también recoge el Diccionario Breve de Madrid –obra de Isabel Gea– en el que se asegura que el propio Alfonso XIII envió «su sentido pésame» al marqués de Bogaraya que le puso el nombre de «Paco».

Pero su extravagante historia no acaba ahí. «En 1920 alguien propuso levantarle un monumento. A los pocos días, se consiguió recaudar un total de 2.900 pesetas –una cantidad generosa para la época–», explica la citada obra. Sin embargo, tan «pillo» como el propio perro «Paco», el que propuso la idea «desapareció con el dinero y nunca más se supo de él».

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #328 en: 11 de Enero de 2015, 10:11:33 am »
Cuando Canillas fue el Moscú de «Doctor Zhivago»
M.t., efe / madrid
Día 11/01/2015 - 01.26h

Un descampado del entonces desértico barrio del extrarradio madrileño se convirtió en «set» para los rodajes de la superproducción de David Lean
Cuando Canillas fue el Moscú de «Doctor Zhivago»
Fotograma de la película «Doctor Zhivago», con una calle de Moscú reproducida, con tranvía y todo, en el barrio madrileño de Canillas

El barrio madrileño de Canillas se convirtió en el Moscú bolchevique, los campos de Soria en la estepa siberiana y cientos de españoles cantaron «La Internacional» a pleno pulmón bajo la vigilancia policial franquista durante el rodaje de «Doctor Zhivago», la obra maestra de David Lean que cumple 50 años.

La épica y a la vez íntima historia, basada en la novela de Boris Pasternak, sobre un médico soviético con el corazón dividido entre dos mujeres durante la Revolución Rusa no podía rodarse en la Unión Soviética, por lo que se barajaron países como Yugoslavia o Finlandia, pero finalmente Lean se decantó por España.

La experiencia previa con «Lawrence de Arabia», filmada en gran parte en Almería, la supuesta garantía de nieve en Soria y la cercanía de los estudios de la CEA fueron decisivos para inclinar la balanza, contaba el español Perico Vidal, entonces asistente de dirección de Lean, en la novela biográfica «Big Time», de Marcos Ordóñez, publicada recientemente.

Vidal detalla todos los tiras y aflojas que hubo hasta que se cerró el reparto, con Omar Sharif como inesperado protagonista de último minuto, una entonces desconocida Julie Christie como la adorable Lara y una jovencísima Geraldine Chaplin en su primer gran papel, el de Tonya, la esposa de Zhivago.

En un principio Lean quería como protagonista a Peter O'Toole, su Lawrence de Arabia, pero la cosa no cuajó, así que también se tanteó a Paul Newman, una idea del estudio que no convencía al director, y a Max von Sydow.

El rodaje de «Doctor Zhivago» se prolongó casi un año, desde diciembre de 1964 hasta octubre de 1965. John Box y Terrence Marsh se llevaron uno de los cinco Óscar que cosechó la cinta por su minucioso diseño de producción.

La gran calle de Moscú donde se desarrolla la primera parte tardó cinco meses en ser recreada en un inmenso descampado de Canillas, entonces un barrio prácticamente desierto de Madrid. Además, fueron reconstruidas las tiendas de principios del siglo XX, se hizo un tranvía a propósito e incluso se levantó el Kremlin que asomaba al fondo.

La obsesión de Lean por los detalles era tal que, por ejemplo, durante la filmación de la famosa escena de Lara con el vestido rojo, el cineasta gritó «corten» para ordenar que en el espejo del fondo se dibujase un corazón atravesado por una flecha, que apenas podía distinguirse en el plano.

Y para que el exterior de la casa donde Yuri y Lara viven su amor -en realidad, un pueblo de Soria- estuviese rodeado de flores, se importaron de Holanda cientos de narcisos amarillos que se plantaron el otoño anterior con el fin de que brotasen en el momento de rodar esas escenas, en primavera.

Pese a todo, lo más difícil no fue convertir Canillas en Moscú, ni hacerse con locomotoras de vapor de la época, ni las escenas con 3.000 extras. Lo realmente complicado fue conseguir nieve en Soria. En contra de las predicciones meteorológicas, pasaban los meses y no nevaba. Fue el invierno más cálido en 50 años.

Así que hubo que recurrir a toneladas de sal, polvo de mármol, plástico blanco y cera derretida rociada con hielo para trasladar pueblos sorianos como Candilichera, Gómara o Villaseca al invierno siberiano.

Después del largo y accidentado rodaje, el montaje de la película se hizo casi a contrarreloj para llegar a tiempo al estreno en Nueva York, en diciembre de 1965. La crítica la machacó hasta tal punto que Lean se planteó dejar de hacer cine.

Sin embargo, el productor norteamericano Robert H. O'Brien peleó e invirtió por mantenerla en cartel. Primero, en Estados Unidos y, ya al año siguiente, en Cannes, Londres y el resto de Europa.

Cada estreno era mejor que el anterior. Al final, «Doctor Zhivago» recaudó 200 millones de dólares en todo el mundo y se convirtió en la película con mejor recaudación de la Metro desde «Lo que el viento se llevó».

Los Óscar acabaron de coronarla, aunque ninguno fue para la dirección de Lean ni para los actores: mejor guión adaptado, mejor diseño de producción, fotografía, vestuario y, cómo no, mejor banda sonora para Maurice Jarre por su inolvidable vals.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #329 en: 11 de Enero de 2015, 10:13:57 am »

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 47636
  • Verbum Víncet.
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #330 en: 11 de Enero de 2015, 14:38:55 pm »
Que bueno, el guindilla con la cartera pasando lista a los puestos . . . hay cosas que no han cambiado.

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #331 en: 11 de Enero de 2015, 14:42:49 pm »
Que bueno, el guindilla con la cartera pasando lista a los puestos . . . hay cosas que no han cambiado.

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk

Y los cristos por los suelos...vaya imagen.




Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 47636
  • Verbum Víncet.
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #332 en: 11 de Enero de 2015, 14:43:55 pm »
Las imágenes o los calderos?

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #333 en: 11 de Enero de 2015, 14:51:17 pm »
Las imágenes o los calderos?

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk

Venga, que es usted tan viejo como el rastro  :cul , como se llama al conjunto de lo que vendía?

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 47636
  • Verbum Víncet.
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #334 en: 11 de Enero de 2015, 14:54:20 pm »
Chamarilero? . . . porque vende chamariles . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #335 en: 11 de Enero de 2015, 15:09:01 pm »
Chamarilero? . . . porque vende chamariles . . .

Enviado desde mi CUBOT ONE mediante Tapatalk

chamarilero, ra.

 (Etim. disc., quizá del ant. chambariles, instrumentos de zapatero).

 1. m. y f. Persona que se dedica a comprar y vender objetos de lance y trastos viejos.

Mas bien entraría dentro del gremio de los quincalleros, también llamados mercheros, caldereros o quinquis.

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #337 en: 14 de Enero de 2015, 10:56:29 am »
Y el extraer esa foto del album fotográfico no ha sido al azar, sino para que vean que detrás que el Metro discurre por railes y los railes discurren por debajo de las alcantarillas de Madrid.

http://www.patrulleros.com/foro/index.php?topic=14266.msg706928;topicseen#msg706928

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ****
  • Mensajes: 206510
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #338 en: 19 de Enero de 2015, 16:04:18 pm »

La farola republicana que Franco ordenó mantener junto al Palacio Real



s. l.@abc_madrid / madrid

Día 19/01/2015 - 11.54h


Tiene la corona almenada y se ubica en la esquina noreste del edificio monarcal



famélica legión
 .
La farola



Es de los pocos símbolos que quedan ya en la Comunidad de Madrid de la II República. La farola que alumbra la esquina más noreste del Palacio Real sobrevivió a la Dictadura del caudillo Franco, quien se encargó de retirar las insignias de aquella época, al igual que hicieron los republicanos con los emblemas de Primo de Rivera. Esta farola ha sido un descubrimiento del Grupo de Estudios del Frente de Madrid, que mensualmente realiza excursiones para recorrer los lugares más emblemáticos de la II República y la Guerra Civil.

Este grupo decidió informar sobre su existencia el pasado verano porque es una de las farolas más protegidas de la ciudad. Dificilmente puede desaparecer. Cuenta incluso con una cámara de videovigilancia para velar por la seguridad del Palacio Real. Esperan que no la retiren ni la destruyan como ha ocurrido con otros símbolos, ya que su ubicación en este tramo de la calle Bailén es estratégica, así como el valor de su historia.

Los republicanos cambiaron la corona monárquica por una corona cívica o almenada y eliminaron las flores de lis borbónicas. Se puede apreciar en esta lámpara. En el escudo de Madrid también llevaron a cabo el cambio de coronas.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 47636
  • Verbum Víncet.
Re:Pongamos que hablo de Madrid
« Respuesta #339 en: 19 de Enero de 2015, 19:33:20 pm »
Que curioso.

Enviado por Eutelsat usando ViaSat con Tapatalk.


"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche