Autor Tema: Y la familia, qué....?  (Leído 25573 veces)

Desconectado William

  • Moderador
  • Velociraptor
  • **
  • Mensajes: 21814
  • Ignorantia legis neminen excusat.
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #220 en: 27 de Diciembre de 2011, 13:14:21 pm »
Qué falta haría ése compañerismo en todas las plantillas !
QUID PRO QUO

Desconectado uidnoche

  • Profesional
  • Brontosaurus
  • *
  • Mensajes: 16583
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #221 en: 17 de Febrero de 2012, 02:25:31 am »
......y como le dijo la mujer a un compi del turno de noche, "en casa se folla a las 23:00, estés tú o no".
333

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42688
  • Verbum Víncet.
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #222 en: 17 de Febrero de 2012, 03:02:03 am »
 . . . bueno, es una forma de encontrarte la cama caliente cuando vuelves del trabajo.

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172397
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #223 en: 16 de Agosto de 2013, 15:13:25 pm »


De la pregunta hecha por mi en enero de 2010...




Somos una profesión proclive al divorcio o separación?

A la respuesta en forma de estudio en EE.UU...pero ese estudio es válido para España?


Divorcios a causa del trabajo: empleos con más riesgo de separación


Entre los motivos que dan muchas parejas para justificar un divorcio, el trabajo suele citarse como una de las principales. En Estados Unidos han ido más allá y han elaborado un listado con las diez profesiones que más divorcios causan en el país. Así, ser policía, barman o masajista terapeútico son profesiones de riesgo para la estabilidad de un matrimonio.

La profesión con más riesgo de divorcio según este estudio es la de policía, con una probabilidad de divorcio que se alza hasta el 80%. La segunda más peligrosa es barman, con un 38%, seguida de masajista terapéutico con idéntica proporción. El resto de profesiones son (por orden de posibilidades): empleado de industria de la alimentación o tabaco, teleoperador, personal sanitario, deportistas y artistas, vendedores, empleados de mantenimiento y construcción y por último: empleados domésticos.

El singular estudio es obra de la Universidad Radford de Virginia con los datos que obtenidos de la Oficina de Censos de Estados Unidos, en la que se detalla toda la información necesaria para realizar este análisis.

Asimismo, otro dato interesante que se aporta en la relación entre divorcio y trabajo es que las personas con trabajos más relacionados a la cultura y que generan más recursos económicos son menos proclives a la separación que los empleos más físicos y con un nivel salarial menor.

Desconectado William

  • Moderador
  • Velociraptor
  • **
  • Mensajes: 21814
  • Ignorantia legis neminen excusat.
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #224 en: 16 de Agosto de 2013, 20:10:17 pm »
......y como le dijo la mujer a un compi del turno de noche, "en casa se folla a las 23:00, estés tú o no".

 :roto
QUID PRO QUO

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172397
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #225 en: 04 de Diciembre de 2013, 15:00:42 pm »

03/12/2013   
   
54       
   
“Tengo un hijo de 12 años y otro de 18 y no les he dicho que soy policía

La pesadilla de los policías en el País Vasco: ocultan su profesión por el veto que hoy sufren en bancos, colegios, ayuntamientos...


Históricamente, los policías nacionales que trabajan en el País Vasco se han quejado de ejercer su profesión en un ambiente hostil. El cese de la violencia por parte de ETA parecía que iba a mejorar su situación, pero no es así. Las cosas siguen parecidas. Tal como afirma uno de ellos: "Tengo un hijo de doce años y otro de dieciocho y no les ha dicho que soy policía".


Los policías en el País Vasco ocultan su profesión para evitarse problemas.Los policías en el País Vasco ocultan su profesión para evitarse problemas.   

Los miembros del Cuerpo Nacional de Policía destinados en el País Vasco siguen sufriendo todo tipo de represalias, y por eso en muchos casos optan por esconder su profesión a familiares, amigos y vecinos. El Confidencial Digital ha recogido el testimonio de un grupo de agentes, que explican su experiencia profesional y personal, no de cuando ETA seguía asesinando, sino de ahora.

Todos ellos, que son citados en esta información con seudónimos para preservar su intimidad,  coinciden en que la “animadversión” contra el Cuerpo Nacional sigue plenamente vigente en Euskadi, y lo comprueban cada día.

Obligados a ocultar su profesión

La mayoría de policías a los que ha tenido acceso ECD confiesan que, a día de hoy, gente muy cercana a ellos no conocen a qué se dedican. Los agentes ocultan su oficio para no perjudicar a sus familias y para evitar conflicto con vecinos y conocidos, muchos de los cuales quieren a la Policía Nacional fuera del País Vasco.

ECD ha podido conocer los siguientes casos reales y de hoy en día:

--Miguel tiene dos hijos a los que no les ha contado que es policía: “Uno tiene doce y otro dieciocho años, pero ninguno sabe de verdad a qué me dedico”. El agente reconoce que “el mayor ya sospecha, pero lo que cuenta a sus amigos es que me dedico a la informática”.

--Pedro, por su parte, cuando va al banco a pedir un crédito prefiere presentar la nómina de su mujer: “En la única oficina donde tengo una cuenta con mi nombre es una en la que trabaja un amigo mío de toda la vida”.

--María, miembro del CNP, que lleva toda la vida residiendo en el País Vasco, también oculta su profesión a ex compañeros de colegio: “Mantengo muy buena relación con ellos, pero alguno está absolutamente en contra de la presencia de Policía y Guardia Civil en Euskadi. Por eso, jamás les diré que soy policía”.

--Raúl y sus compañeros jamás van a un bar al que hayan entrado con el uniforme: “Una vez, el dueño reconoció a uno de los nuestros, que acudió de paisano, y empezó a despotricar del Cuerpo con su familia delante”.

Vetados en bancos, colegios, y hasta como voluntarios

Este secretismo autoimpuesto tiene un motivo: los agentes aseguran que confesar su profesión públicamente les ha traído más de un problema.

En este sentido, uno de los policías entrevistados se muestra tajante: “Si vamos con la verdad por delante, nos van cerrando puertas”. He aquí algunos casos reales:

--A Roberto, padre de dos niños pequeños, un colegio de Bilbao le impidió la inscripción de sus hijos al enterarse de que era policía: “Al principio no me quisieron dar una explicación, pero al final me dijeron que mi profesión podría generar conflicto a mis hijos con sus compañeros”.

--Pedro, ya citado en esta información, explica: “Presenté mi nómina para pedir una hipoteca en un banco que ofrecía unos intereses bastante bajos. Me la rechazaron, y ahora pago más cada mes, aunque al menos estoy en un sitio de confianza”.

--Antonio fue vetado por un ayuntamiento de Guipúzcoa cuando se inscribió como voluntario para ayudar a los servicios de emergencias locales durante el fin de semana. Licenciado en Medicina, el agente se ofreció para ayudar a los sanitarios en la asistencia en ambulancia. El consistorio rechazó incluirle en el equipo ciudadano, argumentando que trabajaba en un cuerpo “estatal”. Sin embargo, sí autorizó la colaboración de un ertzaina.

El Gobierno Vasco les quiere 'echar'

Los agentes de policía consultados aseguran que, en municipios pequeños, "es difícil" la convivencia, ya que, “si el ayuntamiento sabe que eres policía, todos lo saben”.

Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que el rechazo institucional al Cuerpo Nacional no solo se da en los consistorios; ocurre también en el Gobierno Vasco.

Las fuentes consultadas destacan que la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán, muestra “especial aversión” por los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. De hecho, recuerdan, ya ha presentado una petición al Ejecutivo central solicitando el “repliegue” de ambos cuerpos para 'fortalecer' a la Ertzaintza.

La Delegación del Gobierno en el País Vasco está, de momento, “conteniendo” las reivindicaciones de la consejera vasca: “Ha blindado los puestos vacantes, de modo que no se amorticen, para que nuestra presencia no se reduzca a corto plazo”, dicen las fuentes consultadas.



Desconectado Koji K.

  • Profesional
  • Master Honorario
  • *
  • Mensajes: 1935
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #226 en: 06 de Diciembre de 2013, 19:56:10 pm »
No palpo esa realidad aquí.
En las zonas de la Guipuzcoa profunda, puede ser pero en las capitales es exagerado hablar así.
Que me quiten lo bailao

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172397
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #227 en: 16 de Septiembre de 2015, 08:01:49 am »
Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios
En 2014 se separaron 15.256 parejas en Madrid, un 8,8% más que en 2013

14.611 parejas se divorciaron en la comunidad, frente a 634 separaciones y 11 nulidades matrimoniales

Las parejas permanecen juntas una media de 15,8 años

    EFEMadrid

Actualizado 15/09/201511:47

Un total de 15.256 parejas se separaran en la Comunidad de Madrid el pasado 2014, 2, 4 por cada 1.000 y un 8,8% más que las 13.913 contabilizadas en 2013, según la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, 14.611 parejas se divorciaron en la comunidad, frente a 634 separaciones y 11 nulidades matrimoniales.

En 2013, Madrid sumó 13.913 divorcios, separaciones y nulidades matrimoniales, 1.474 rupturas menos -9,5%- que en 2012, cuando se produjeron 15.387 sentencias de ruptura.

En 2014 se rompieron en el conjunto de las comunidades 105.893 parejas, entre nulidades, separaciones y divorcios, un 5,4% más que un año antes, al tiempo que continuó aumentando, hasta en el 21,3 por ciento de los casos, la concesión de custodia compartida de hijos, frente al 17,9 por ciento de 2013.

La duración media de los matrimonios no ha variado mucho respecto a 2013 y las parejas permanecen juntas una media de 15,8 años, un periodo algo menor en el caso de los que se disuelven por divorcio (15,4 años) y muy inferior al de quienes se separan que lo hacen tras permanecer juntos una media de 22,2 años.

El 76,1% de los divorcios se produjo por mutuo acuerdo, un porcentaje que se eleva hasta el 85,5 por ciento en el caso de las separaciones. El resto se disolvió mediante un proceso contencioso.

La edad media de las mujeres cuando deciden romper la pareja es de 42,8 años y la de los hombres de 45,3.

La tasa de nulidades, separaciones y divorcios por cada 1.000 habitantes en España fue de 2,3 en el año 2014.

La ciudad autónoma de Ceuta (2,8), Cataluña (2,6) y Canarias (2,6) registraron las mayores tasas por cada 1.000 habitantes.

Por el contrario, las que presentaron las menores tasas fueron Castilla y León, Castilla-La Mancha, y Extremadura (todas ellas con 1,8).

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172397
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #228 en: 14 de Diciembre de 2015, 18:25:54 pm »

El número de divorcios se reduce en España por primera vez desde 2013


La disminución afecta a todos los tipos de disolución matrimonial. Entre el 1 de julio y el 30 de septiembre se registraron 25.276 demandas de divorcio, lo que supone una reducción del 7,3 % respecto a las del tercer trimestre de 2014.

El número de divorcios ha descendido por primera vez en España desde 2013 y en el tercer trimestre de 2015 se ha reducido en un 7,3% con respecto al mismo periodo del año anterior y las demandas de separación se han reducido, asimismo, en un 10,3% en relación con el mismo periodo.

Según los datos de la Sección de Estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), durante el tercer trimestre de este año se han presentado 26.705 demandas de disolución matrimonial (7,4% menos que el año anterior). Esta disminución afecta a todos los tipos de disolución matrimonial. Así, se registraron 25.276 demandas de divorcio entre el 1 de julio y el 30 de septiembre pasados, lo que supone una reducción del 7,3% respecto a las del tercer trimestre de 2014.

Del total de las demandas de divorcio, 15.249 fueron de mutuo acuerdo y las otras 10.027 contenciosas. Estos datos suponen el primer descenso en el número de divorcios registrados en España desde el cuarto trimestre de 2013. También bajaron las demandas de separación, de manera que las 1.382 ingresadas en ese periodo representan una disminución interanual del 10,3%. De ellas, 987 fueron consensuadas -un 9,2% menos que en el mismo trimestre del año pasado- y 395 contenciosas -un 13% menos-. En este caso, en el segundo trimestre de este año el número de separaciones no consensuadas ya había experimentado una reducción del 9,7%. Además, en el tercer trimestre del año se presentaron 47 demandas de nulidad.

Del total de las demandas de divorcio, 15.249 fueron de mutuo acuerdo y las otras 10.027 contenciosas

Canarias, a la cabeza de divorcios

Por comunidades autónomas, el mayor número de demandas de disolución por cada mil habitantes se dio en Canarias (con 0,79), a la que siguen Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana (con 0,73), Asturias (con 0,71), Cantabria (con 0,69), y Madrid (con 0,68).

Todas estas regiones superan la media nacional, que es de 0,67, y que igualan Andalucía y Galicia. En el otro extremo, Castilla y León y Navarra tienen la tasa más baja de disoluciones matrimoniales por cada mil habitantes, con 0,49.

En cuanto a la modificación de las medidas de guardia, custodia y alimentos de hijos, este tipo de procedimientos, que venían observando importantes incrementos a lo largo de todo el periodo de crisis económica, han empezado a mostrar en el tercer trimestre del año indicios de ralentización en su crecimiento.

Esto se ha traducido en menores incrementos en los procedimientos de modificación de medidas en procesos de separación o divorcio, especialmente en los contenciosos, y en los de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales, que en el caso de los no consensuados han experimentado una disminución interanual.

Por CCAA, el mayor número de demandas de disolución por cada mil habitantes se dio en Canarias, seguido de Baleares, Cataluña y Valencia

Así, entre el 1 de julio y el 30 de septiembre se iniciaron 2.092 procedimientos de modificación de medidas consensuada, un 8,4% más que en el mismo periodo del año anterior, y 6.911 procedimientos de modificación de medidas no consensuadas, un 1,1% más. En el segundo trimestre del año, los incrementos interanuales habían sido del 9,7% y del 7,4%, respectivamente.

Por lo que se refiere a los procedimientos de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales, en el tercer trimestre de 2015 se iniciaron 3.684 consensuados, un 6,1% más que en el mismo periodo del año anterior, y 5.640 no consensuados, lo que representa una disminución del 4,8%.

En el segundo trimestre del año se registraron incrementos interanuales de ambas clases de procedimiento: de un 15,4% en los consensuados y de un 5,2% en los no consensuados.

Desconectado Heracles_Pontor

  • Moderador
  • Tyranosaurius Rex
  • **
  • Mensajes: 42688
  • Verbum Víncet.
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #229 en: 14 de Diciembre de 2015, 18:53:26 pm »
 :pen: . . . las hipotecas unen . . .  :carcaj

"No hay hechos, sino interpretaciones" Nietzsche

Conectado 47ronin

  • Administrador
  • Tyranosaurius Rex
  • ***
  • Mensajes: 172397
Re:Y la familia, qué....?
« Respuesta #230 en: 20 de Abril de 2018, 18:02:45 pm »

"Mi mujer evitó que me pegara un tiro, el suicidio es la principal causa de muerte entre agentes policiales"


 Casimiro Villegas, policía local de Sevilla, ha impulsado la Plataforma ZERO Suicidio Policial tras sufrir un episodio violento que le llevó a intentar quitarse la vida.

 El año pasado se contabilizaron 46 casos en España, la mayoría en Andalucía con 10 casos, Madrid (7) y Catalunya (6), mientras en la Comunitat Valenciana se registraron tres casos.



Casimiro Villegas en la jornada de prevención del suicidio policial
Por Carlos Navarro Castelló
16 abr 201823:20

"Sufrí un enfrentamiento armado feroz con cuatro individuos que asaltaron mi casa una noche que estaba con mi mujer; tras esta brutal experiencia para la que nadie nos prepara y tras recibir una denuncia por la que me piden 20 años de prisión y 300.000 euros, sufrí un episodio de pérdida de conciencia que me llevó a coger mi pistola, ponérmela en el cuello y disparar; no pasó nada porque estaba el seguro puesto y porque mi mujer me vio y vino con mucho cuidado a retirármela de la mano".


Este es el escalofriante testimonio de Casimiro Villegas, poilicía local de Sevilla y principal impulsor de la Plataforma ZERO Suicidio Policial, quien ha participado este lunes en València en la 'Primera Jornada para la Prevención del Suicidio en el Ámbito Policial' organizada conjuntamente por la Asociación Unificada de Guardias Civiles, el Sindicato Unificado de Policía y la sección sindical de Comisiones Obreras de la Policía Local de València.


Villegas ha alertado de que, por desgracia, su caso no es aislado ya que los suicidios son "la principal causa de muerte entre los agentes policiales en España".

Según ha explicado, tras el episodio que sufrió a finales de 2012, empezó a indagar con compañeros: "Detectamos casos de colegas fallecidos víctimas de suicidios entre los años 2013 y 2014 y comenzamos a crear un grupo para coordinarnos y analizar cada caso en toda España".

Fruto de este trabajo, compatibilizaron el año pasado 46 suicidios en toda España, 22 de ellos de agentes de la Guardia Civil, 14 de la Policía Nacional, 8 de la Local y dos entre las autonómicas, en concreto de dos Mossos. Al respecto, Villegas ha lamentado el muro informativo que han encontrado entre los cuerpos autonómicos.

Por comunidades autónomas, la mayoría de suicidios se produjeron en Andalucía con 10 casos, seguida de Madrid (7), Catalunya (6), Canarias (5), Galicia (4) y Comunitat Valenciana y Castilla-La Mancha, donde se registraron tres casos en cada una. El resto de casos están distribuidos en las demás comunidades, salvo en Ceuta, Melilla y Baleares, donde no se registraron casos.

En el primer trimestre del presente año, se han contabilizado otros 12 suicidios, seis en la Guardia Civil, cuatro en la Policía Nacional y dos en la Local, lo que supone un caso más con respecto al mismo periodo de 2017, en concreto en el cuerpo Nacional.

En cuanto a los métodos más habituales para ejecutar los suicidios, de los 46 casos registrados el pasado año, el 71% lo hicieron con su propia arma, el 16% se precipitaron mediante algún vehículo, el 7% se ahorcaron, un 3% usaron fármacos con alcohol y otro 3% se causaron un atropello, por ejemplo, en las vías de un tren.

Según Villegas, otro dato preocupante es que hay más del doble de casos de suicidios entre agentes policiales que entre la población general. Así, teniendo en cuenta que en 2017 se quitaron la vida 3.650 personas sobre una población de 47 millones de españoles, en relación a 235.100 agentes de la autioridad se deberían haber producido 18,3 suicidios. Sin embargo, hubo 46.

Para el impulsor de la Plataforma, "estamos ante un problema muy grave que hasta ahora ha sido tabú y para el cual no se nos prepara porque esta es una profesión con un peligro extremo y hay que poner medios en forma de atención psicológica especializada como se está haciendo con buenos resultados en Estados Unidos o más recientemente en Italia".

Según Villegas, tras una situación traumática como la que vivió agravada por el "mazazo" del litigio judicial empiezan a producirse una pérdida de control del estrés: "Cuando se desboca y se cronifica se crean desajustes psicológicos y fisiológicos en la salud del policía".



EL alcalde de València, Joan Ribó, con los organizadores de la jornada
La siguiente fase es el desarrollo de este estrés que se muestra con ataques de ansiedad (dolor de pecho, ira interna, insomnio taquicardia) y eso desemboca "en angustia, sensación de ahogo, temblores, pesadillas recurrentes y desapego".

Por último, "el proceso finaliza con una depresión en el ámbito laboral y familiar que lleva a la despersonalización y el autoabandono, lo que empieza a llevar a ideas suicidas que a la mínima situación o mala noticia puden ser detonantes para su ejecución si no se detecta esta situación y se pone remedio a tiempo".

Nuevos protocolos de prevención
Otro de los ponentes de la jornada ha sido Fernando Pérez Pacho, psicólogo clínico especializado en policías, quien ha analizado las causas de los suicidios.

Pérez ha advertido al respecto que hay factores de riesgo: "a los de la población general que suelen ser, por ejemplo, emocionales, económicos o de salud mental, se suman los de la labor policial, que pueden ser los turnos que te impiden conciliar la vida familiar y laboral, poco reconocimiento en el trabajo, estar sometido constantemente a situaciones de mucho estrés como ver gente muerta por accidentes, ver niños víctimas de abusos; todo esto puede llevar poco a poco al policía a tener esa idea suicidio, pero no hay una causa única, cada caso de suicidios nos cuenta una cosa distinta porque cada persona es diferente".

Según ha explicado, hay una serie de mitos relacionados con el suicidio que no son reales: "por ejemplo eso que se dice de que el que lo dice no lo hace es mentira, ocho de cada diez de los que lo advirten se quitan la vida".

Así, el psicólogo ha reclamado la necesidad de "protocolos que logren la detección de posibles casos desde la base, y no solo detectarlas, sino poner soluciones".

En este sentido, ha afirmado que "actualmente existen protocolos, pero de una forma dispersa, por ejemplo, en la Guardia Civil tienen uno y ahora se están generando otros en la Dirección General de Policía, cuando lo ideal sería poder confluir un protocolo genérico para todas los policías".

Sobre los recursos necesarios para hacer frente a esta situación, ha comentado que "primero de todo habría que asegurar una asistencia adecuada a nivel psicológico y médico de los policías en riesgo, que además deberían de tener una baja psicológica que no les suponga un problema económico, ya que muchos no dicen nada y siguen aguantando estando mal emocionalmente porque les supone una merma de ingresos".

Además, ha añadido que "el tratamiento debe ser externo, que no tenga nada que ver los profesionales con el cuerpo del paciente para que tenga la sensación de intimidad en sus comentarios".

Ribó apoya la jornada
El alcalde de València, Joan Ribó, ha dicho este lunes que los poderes públicos no deben esconderse, sino afrontar y contribuir a prevenir un problema como el del suicidio en el ámbito policial, que es la primera causa de muerte entre los cuerpos y fuerzas de seguridad.

Ribó ha participado en la apertura de la jornada organizada: "estamos ante un problema serio, el del suicidio en los cuerpos y fuerzas de seguridad. Un problema que no se ha de esconder sino que se ha de afrontar y llevar a cabo una política preventiva"


Para el alcalde, "es posible buscar las causas y es posible trabajar conjuntamente como ya se está haciendo desde la Plataforma Suicidio ZERO para buscar y encontrar el camino para evitar esos suicidios con psicólogos, con psiquiatras, con especialistas en prevención de riesgos laborales".